Infortelecom

Noticias de refugiados

16-03-2020 | Fuente: abc.es
Muere una niña de seis años a causa de un fuerte incendio en el campo de refugiados de Moria (Lesbos)
El Cuerpo de Bomberos de Lesbos ha informado este lunes de la muerte de una niña de seis años a causa de un fuerte incendio registrado en el campo de refugiados de Moria, el más masificado de la isla griega. El fuego, que se ha extendido debido al fuerte viento que azota la zona, ha dificultado el trabajo de los bomberos, que han hallado un contenedor, tiendas de campaña y refugios hechos de madera calcinados por las llamas, según informaciones de la agencia de noticias ANA-MPA. Los bomberos, que creen que el incendio se produjo de forma accidental y han tardado cerca de una hora en controlarlo, han procedido a desalojar el campo, que fue construido para unas 5.000 personas y es ahora refugio de más de 20.000. El incendio se produce en plena crisis a nivel global por la pandemia de coronavirus, una situación que supone un grave peligro para los refugiados y que ha llevado a organizaciones como Médicos Sin Fronteras (MSF) a pedir la evacuación «urgente» de los campos en las islas griegas.
14-03-2020 | Fuente: abc.es
Más de 100.000 personas huyeron de Nicaragua tras la crisis política de 2018
Más de 100.000 personas se han visto obligadas a huir de Nicaragua desde que el 18 de abril de 2018 comenzaron las protestas contra el presidente Daniel Ortega. Según un informe de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), cada mes se marchan unos 4.000 nicaragüenses hacia otros países, cantidad que podría incrementar si no se encuentra una solución a la crisis económica y política que vive el país centroamericano. Costa Rica suele ser el primer destino que eligen los nicaragüenses. En Costa Rica hay actualmente unas 77.000 personas, es decir un 66% de todos los refugiados y solicitantes de asilo originarios de Nicaragua. Por otro lado, México ha acogido a unos 3.6000 nicaragüenses, mientras que en Panamá hay 8.000 y otras 9.000 están en Europa. ACNUR, un organismo de Naciones Unidas, trabaja para intentar que se agilice el procedimiento de asilo a aquellos que han sido perseguidos por el régimen de Ortega, quien gobierna ininterrumpidamente el país desde 2007. Se estima que unas 800 personas han sido detenidas en Nicaragua por participar en las protestas contrarias al gobierno, según la Comisión Permanente de Derechos Humanos, una ONG local. Naciones Unidas, sin embargo, Naciones Unidas rebaja esta cifra a 400 personas. Unas 100 personas recibieron casa por cárcel como parte de las negociaciones celebradas en 2019 entre el gobierno y la oposición para tratar de encontrar una solución a la crisis política. Las conversaciones fracasaron después de que el gobierno sandinista abandonó la mesa de negociación. Las manifestaciones de 2018 crecieron exponencialmente después de que el Gobierno de Nicaragua comenzó a reprimir violentamente una serie de pacíficas protestas celebradas en contra de una reforma de la Seguridad Social. Desde entonces, la policía del país centroamericano ha puesto en marcha duras medidas para acallar todo tipo de estallido social que sea contrario al presidente Daniel Ortega.
13-03-2020 | Fuente: abc.es
MSF pide la evacuación de los campos de refugiados en Grecia tras un positivo por coronavirus en Lesbos
La organización Médicos sin Fronteras (MSF) ha pedido este viernes que se evacúen los campos de refugiados de Grecia después de que se confirmara un primer caso de coronavirus en la isla de Lesbos, donde una mujer griega ha sido infectada tras la expansión de la epidemia. La reclamación de MSF se produce ante el temor de que la crisis sanitaria pueda tener consecuencias catastróficas en los campos de refugiados, donde las condiciones de vida son deplorables, con sus moradores padeciendo escasez de agua y alimento, lo que convierte esos escenarios en focos potenciales de la enfermedad. En Lesbos, se levanta el campo de refugiados de Moria, con unas instalaciones pensadas para unas 3.000 personas, pero donde conviven alrededor de 10.000. «Gobiernos de todo el mundo están cancelando eventos y prohibiendo grandes concentraciones de población, pero en los campos de las islas griegas del Egeo, refugiados, migrantes y solicitantes de asilo no tienen más opción que vivir en un espacio muy reducido», denuncia MSF a través de un comunicado.
13-03-2020 | Fuente: abc.es
Condenan a 125 años de cárcel a los tres traficantes responsables de la muerte del niño Aylan Kurdi
Un tribunal turco ha condenado este viernes a 125 años de cárcel a cada uno de los tres traficantes directamente implicados en la muerte del niño kurdosirio Aylan Kurdi, cuyo cuerpo ahogado y sin vida se convirtió, en 2015, en el icono de la tragedia de los refugiados. Kurdi y su familia intentaban llegar desde Turquía a la isla griega de Kos cuando su bote naufragó cerca de la costa. Ninguno tenía chaleco salvavidas. Doce personas perdieron la vida cuando intentaron cruzar el mar desde la localidad turca de Bodrum rumbo a la isla griega de Kos. Otros cuatro menores también fallecieron junto a Aylan, entre ellos su hermano Galip, un crío de cinco años, y la madre de ambos, Rehan, de 35. Abdullah Kurdi, esposo de Rehan y padre de Aylan y Galip, logró sobrevivir al naufragio. Fue encontrado medio inconsciente y llevado al hospital cerca de Bodrum. Como señaló entonces, su único deseo consistía en regresar a Kobani, la ciudad siria de donde procedían, para enterrar a su mujer y a sus hijos. Los tres condenados, identificados como Cebrail E., Ecevit Bülent G. y Ali Can S., llevaban cinco años a la fuga hasta que fueron detenidos en la ciudad de Karatas, en el sur del país y muy cerca del lugar del naufragio, en la provincia de Adana, según informa la agencia oficial de noticias turca Anatolia. Todos ellos han sido condenados por asesinato al entenderse que fueron los directos responsables de gestionar el fatídico viaje. El cuerpo de Kurdi, de tres años, fue arrastrado a la orilla y la imagen capturada por las cámaras acabó poniendo rostro a las penurias y los riesgos que atraviesan quienes huyen de la guerra. En 2016, Turquía ya condenó a dos sirios a cuatro años en prisión por tráfico de personas relacionadas con la muerte de Kurdi y su familia.
13-03-2020 | Fuente: abc.es
El chantaje de Erdogan
Como anda escaso de problemas y sobrado de vigor, el presidente Erdogan insiste un día y otro en que Europa debe acoger a los casi cuatro millones de refugiados de los campamentos turcos. Por las buenas o por las malas, porque así lo ha decidido el sultán. Erdogan no rehúsa reunirse con los responsables europeos, y al mismo tiempo empuja a unos cuantos miles de refugiados a que rompan las alambradas y se enfrenten a la Policía griega. Su máquina de propaganda también actúa: hoy acusa a las fuerzas de seguridad griegas de utilizar «prácticas nazis» en la represión de los asaltos fronterizos, denuncia a la Unión Europea por incumplimiento de compromisos con Ankara, e incluso ha filtrado a The New York Times ?que se ha tragado el anzuelo? que Atenas tiene campos de detención secretos junto a la frontera con Turquía, donde tortura a los miles de «ilegales» que han logrado entrar en suelo europeo. Las mentiras ?«fake news por usar el palabro? son fáciles de descubrir. De entrada, el supuesto drama humanitario de los refugiados sirios que llaman a las puertas de Europa no es tal: la mayoría de los que intentan o han logrado entrar en territorio griego proceden de muchos países, tanto de Oriente Próximo como de Asia. Son jóvenes o familias con hijos impelidos a emigrar no por la guerra o la persecución política sino por la difícil situación económica de sus países de origen. Por otro lado, el compromiso adoptado en 2016 entre la UE y Turquía sigue plenamente en vigor. Aquel año, y tras una crisis migratoria que amenazaba a todo el flanco sur de Europa, las autoridades europeas llegaron a un acuerdo con el gobierno turco para enviar una ayuda financiera de 6.000 millones de euros a cambio de que Ankara contuviera la oleada migratoria que procedía de sus fronteras. La guerra civil en Siria ?que ya cumplió nueve años? es un factor apremiante, pero no hay que olvidar que Turquía ha puesto su granito de arena con su intervención en el norte de ese país para atacar a los kurdo-sirios. Bruselas ha reiterado que el pacto con Turquía sigue en vigor y está dispuesta a revisarlo para ofrecer, si es preciso, una actualización de las cifras de ayuda. Pero Erdogan no se muerde la lengua y ha puesto sus cartas sobre la mesa: quiere además pasos concretos para la incorporación de Turquía a la UE, con una unión aduanera nueva como anticipo.
12-03-2020 | Fuente: abc.es
La UE intenta parar la tensión en Grecia pagando a los emigrantes por volver
A la nueva presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, las cosas no se le ponen fáciles. Hace apenas cien días que está en el cargo y ya sabe que ninguno de los planes que había preparado cuidadosamente para la legislatura podrá funcionar como ella esperaba. Personalmente lo experimentó ayer mismo cuando tuvo que suspender en el último minuto un viaje oficial a Atenas con el que quería intentar apagar el incendio político causado por la llegada masiva de candidatos a la emigración desde Turquía. El desplazamiento lo tuvo que suspender a causa de las recomendaciones sobre la pandemia del coronavirus, que es el ingrediente más devastador para cualquiera de sus planes. Al final, el viaje lo llevó a cabo sola la comisaria de Interior, Ylva Johansson, que anunció un plan para subvencionar con 2000 euros el viaje de regreso a todos aquellos que acudieron a la frontera griega creyendo que podrían entrar en Europa. Si funcionase, el plan podría verse como la solución más sencilla para pasar cuanto antes por alto los graves problemas jurídicos y políticos que plantea el hecho de que el Gobierno de Atenas haya decidido paralizar la admisión de cualquier demanda de asilo y que haya ejecutado prácticas demasiado violentas hacia la dignidad de los que intentan entrar en su territorio ilegalmente. La Comisión ha tenido que afrontar como ha podido las denuncias del diario «The New York Times», que asegura que ha podido confirmar la existencia en la frontera griega de centros secretos de detención de aquellos que luego serán sometidos a expulsiones sumarias. Los testimonios recogidos por este diario son terribles y difícilmente compatibles con la legislación europea. Para ello, en Bruselas la Comisión ha admitido que puede haber habido prácticas como estas, pero le concede al Gobierno griego la potestad de aclarar qué ha pasado, mientras que en Atenas, la comisaria Johansson aporta el dinero para intentar un método expeditivo que permita resolver la situación antes de que las críticas abrasen al ejecutivo comunitario. El plan que ayer anunciaron la comisaria de Interior y el ministro de Inmigración griego, Notis Mitarachi, pretende alentar a los migrantes que llegaron a los campamentos superpoblados en las islas griegas después del 1 de enero a regresar voluntariamente a su lugar de origen para lo que se les ofrece «una asignación de 2.000 euros que ayudará a la reintegración de las personas en su país». Para la comisaria Johansson, se trata de un medio «para reducir la presión del hacinamiento» en los campamentos donde en estos momentos hay más de 37,000 personas en condiciones lamentables. Un contagio devastador El plan pretende también reducir la presión sobre las estructuras de la Unión Europea, sometidas a una tensión desconocida en todos los aspectos, sobre todo a causa de la epidemia del coronavirus. La Comisión desmintió ayer haber tenido noticias de que haya habido contagios de esta enfermedad entre los refugiados y candidatos a la emigración que viven en esos campos, algo que podría ser catastrófico. Aunque existen servicios médicos mínimos, en las circunstancias en las que tienen que estar esas personas, la enfermedad sería devastadora. Afortunadamente, según la Comisión solo se ha constatado un contagio en la isla de Lesbos, una de las que albergan refugiados, pero se trataba de un ciudadano griego. La otra parte del problema es la actitud de Turquía. Ayer se informó que después de la visita del autócrata turco Tayyip Erdogan a Bruselas en la que se decidió «buscar una solución conjunta», el alto representante Josep Borrell está en contacto con el ministro turco de Exteriores «por lo que el trabajo ha comenzado ya y estamos seguros de que encontraremos una solución». Desde Bruselas se atribuye a las autoridades de Ankara la responsabilidad de alentar a miles de extranjeros a intentar atravesar la frontera griega, en contra de los términos del acuerdo alcanzado en 2015 por el que Turquía debía contener esta presión migratoria a cambio de que la UE se haga cargo de los costes. La posición de Turquía El problema es que por ahora, Turquía no ha aclarado su posición. No ha dicho que vaya a negarse a contener a los que quieren llegar a la frontera con Europa, pero tampoco ha actuado formalmente en este sentido, aparte de ciertas actuaciones realmente violentas contra algunos de los candidatos a la emigración. Más bien al contrario, en las últimas horas las autoridades turcas han hecho subir la tensión con Grecia tanto en la zona de la frontera terrestre como en el mar. Las fuerzas especiales turcas han disparado sobre un vehículo militar estacionado en el lado griego de la frontera en Evros y aviones de combate F-16 han violado el espacio aéreo de Grecia en la parte norte de la frontera. También en el mar, una embarcación turca embistió a un barco de la Guardia Costera griega frente a la isla de Kos, en el este del mar Egeo. Todos ellos síntomas de que Turquía mantiene la presión sobre la UE a través de los emigrantes, pidiendo el apoyo político y militar a sus posiciones en Siria, que es algo que no parece conveniente ni a la mayoría de gobiernos europeos, porque creen que prolongará aún más el conflicto y porque supone enfrentarse a Rusia que se ha convertido en la potecia dominante en la zona.
12-03-2020 | Fuente: abc.es
La UE pagará 2.000 euros a inmigrantes que retornen de forma voluntaria a sus países de origen desde Grecia
La Comisión Europea pagará 2.000 euros por persona en un programa destinado a incentivar el retorno voluntario de inmigrantes desde Grecia a sus países de origen. Así lo anunció este jueves la comisaria europea de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, junto al ministro de Migración griego, Notis Mitarakis, durante una visita a Atenas. Johansson aclaró que se trata de un programa temporal financiado por la Comisión Europea para ayudar a descongestionar las superpobladas islas del Egeo. El programa dará sólo un mes a las personas acogidas (y llegadas antes del 1 de enero) para presentarse voluntarias y será gestionado junto a la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y Frontex, informa Efe. Mitarakis destacó que se trata de un esfuerzo añadido a los 10.000 traslados que el Gobierno ha prometido realizar a Grecia continental durante el primer trimestre de 2020. Según la OIM, 49.505 personas se han acogido a su programa de retorno voluntario asistido y reintegración desde 2010 hasta el término del año pasado. Estaba previsto que a esta visita acudiera también la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, pero su presencia se ha pospuesto para poder centrarse en la coordinación de la lucha europea contra el coronavirus. Uno de los principales objetivos era que las autoridades europeas se hicieran una idea sobre la situación de los alrededor de 5.000 refugiados menores no acompañados que hay en los campos griegos. Esta semana, Alemania anunció que estaría dispuesta a acoger junto a otros países europeos a entre 1.000 y 1.500 niños. «Es muy urgente encontrar una solución porque la infancia y la adolescencia sólo se viven una vez», destacó la comisaria. Un total de siete países de la Unión Europea se han comprometido a aceptar a 1.600 niños y adolescentes no acompañados que se encuentran en campamentos de refugiados en Grecia, según ha anunciado Johansson. Fuentes comunitarias han indicado a Europa Press que los países que acogerán a los menores no acompañados serán Alemania, Portugal, Francia, Irlanda, Luxemburgo, Croacia y Finlandia. En lo que se refiere a la cantidad de menores migrantes que acogerá cada país, la cifra está aún por acordar. Johansson se reunió también con el primer ministro griego, el conservador Kyriakos Mitsotakis, quien hizo hincapié en que se debe comprender a nivel internacional que la situación no es un problema migratorio sino de «seguridad nacional». «Gente oprimida como peones» Mitsotakis añadió que tanto Grecia como Europea se enfrentan a una amenaza asimétrica en sus fronteras terrestres y marítimas con Turquía «utilizando a gente oprimida como peones». La comisaria explicó también que espera que un nuevo marco regulatorio del asilo sustituya al fracasado reglamento de Dublín después de Semana Santa. Según Johansson, la Comisión está trabajando para encontrar un acuerdo entre los diferentes Estados, especialmente después de que a finales de febrero el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, decidiera abrir las fronteras a los millones de migrantes y refugiados que viven en su país. A todo el mundo no le gustará el nuevo marco, «pero lo aceptarán», aseguró la comisaria.
10-03-2020 | Fuente: abc.es
En la jerga de las carreras hípicas, una trifecta es un tipo de apuesta en la que se debe acertar el orden exacto de los caballos que cruzarán la meta en primer, segundo y tercer lugar. Estos días Bruselas tiene planteada su propia trifecta geopolítica ante la reedición de la crisis de refugiados forzada con tintes de chantaje por el líder neo-otomano Erdogan. Por si fueran pocos los problemas e incertidumbres sobre la mesa, a la Unión Europea le corresponde acertar en esta triple apuesta tan poco deportiva que implica detener el éxodo de inmigrantes, respaldar a Grecia y contener a Turquía sin empujarla a la órbita de Rusia. Lo ocurrido en 2015 no se puede olvidar tan fácilmente. Las terribles fotografías de niños muertos, el caos de más de un millón de personas (la mayoría musulmanes) en búsqueda de refugio en el Viejo Continente, el cuestionamiento de políticas europeas que se suponían decisivas, el desbordamiento de Alemania con profundas fracturas políticas, además del terreno abonado para el auge del nacional-populismo acumulado en toda clase de elecciones. Durante estos cuatro años, tras subcontratar el problema a Turquía en un acuerdo del que ahora reniega Erdogan por el supuesto incumplimiento de Bruselas, la Unión Europea se ha limitado a comprar tiempo pero son mínimos resultados. Este desesperado margen de maniobra no ha servido para formular una coherente política común de migración y asilo. El único consenso claro es que nadie en Europa desea la entrada masiva de inmigrantes ni tampoco una nueva crisis de refugiados. Por supuesto, esta cínica posición compartida representa una incomodísima contradicción ética con respecto a los principios y valores asumidos por la Unión Europea a la hora de proteger los derechos humanos, empezando por la dignidad y el derecho a encontrar asilo bajo el derecho internacional. En cualquier caso, una vez más está quedando en evidencia la incapacidad europea para implicarse más allá de sus fronteras, pensar en términos estratégicos y hablar efectivamente el lenguaje del poder.
10-03-2020 | Fuente: abc.es
La UE pide a Erdogan que frene la ola migratoria en la frontera
La Unión Europea sigue condicionando cualquier apoyo económico o político a Turquía a que detenga de forma efectiva el flujo de personas que intentan atravesar la frontera griega. La visita ayer a Bruselas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, podría entenderse como un acontecimiento amistoso, al que se le dio una relevancia extraordinaria desde el punto de vista protocolario, pero en realidad fue un nuevo escenario de este pulso en el que han quedado atrapados miles de personas que se afanan por entrar en Europa. Antes de reunirse con Erdogan, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, compareció ante los periodistas para hacer un balance de sus primeros cien días en el cargo, y acabó dando a entender que las instituciones europeas tampoco podrán resistir indefinidamente la presión política que supone esa dramática situación en la alambrada de la frontera. Erdogan llegó a Bruselas con la idea de pedir a la UE y a la OTAN más apoyo frente a Rusia en la guerra de Siria y por ello insistió en centrar en ese conflicto el punto de interés. «La crisis derivada de Siria, con sus aspectos humanitarios y de seguridad, amenaza a nuestra región e incluso a toda Europa y ningún país europeo puede permitirse el lujo de permanecer indiferente», dijo Erdogan al llegar a la OTAN. «Nosotros esperamos un apoyo concreto de todos nuestros aliados en la lucha que Turquía ha estado llevando a cabo sola». Pero ni en la Alianza Atlántica hay planes para una mayor implicación en este conflicto ni en la Unión Europea ignoran que la inmensa mayoría de los que se hacinan ante la frontera griega no son sirios, sino gentes que huyen de otros lugares, sobre todo de Afganistán o incluso del Magreb, que intentan labrarse un mejor futuro en Europa. En estos momentos, Turquía alberga a casi cuatro millones de refugiados, entre ellos muchos sirios que han encontrado una manera de integrarse en el país. En 2016, la UE acordó con Erdogan que correría con los gastos de esas asistencia humanitaria, pero también le prometió que los turcos podrían viajar a Europa sin visado, algo que no ha podido cumplir todavía. Además de la reunión de Von der Leyen y el presidente del Consejo Charles Michel con Erdogán, el alto representante, Josep Borrell, mantuvo otro encuentro separado con el ministro turco de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, un despliegue poco frecuente en Bruselas.
09-03-2020 | Fuente: abc.es
Erdogan viaja este lunes a Bruselas en plena crisis por los migrantes y refugiados en la frontera con Grecia
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, viaja este lunes a Bruselas para entrevistarse con los principales dirigentes de la UE y abordar la situación en la frontera entre Turquía y Grecia después de que Ankara anunciara la apertura de la frontera. «El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, se reunirán con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan el lunes a las 18.00 horas en Bruselas», ha informado un portavoz de Michel, Barend Leyts, a través de Twitter.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">President <a href="https://twitter.com/eucopresident?ref_src=twsrc%5Etfw">@eucopresident</a> and President <a href="https://twitter.com/vonderleyen?ref_src=twsrc%5Etfw">@vonderleyen</a> will meet with President <a href="https://twitter.com/RTErdogan?ref_src=twsrc%5Etfw">@RTErdogan</a> of Turkey on Monday at 18h in Brussels to discuss EU-Turkey matters, including migration, security, stability in the region and the crisis in Syria.</p>&mdash; Barend Leyts (@BarendLeyts) <a href="https://twitter.com/BarendLeyts/status/1236655099986001921?ref_src=twsrc%5Etfw">March 8, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> La visita servirá «para abordar cuestiones Turquía-UE» tales como «migración, seguridad, estabilidad en la región y la crisis en Siria», ha indicado Leyts. Hace una semana Erdogan anunció la apertura de la frontera con la UE y advirtió de que los migrantes y refugiados llegarían «por millones», lo que daba por roto el acuerdo de 2016 de cierre de fronteras de Turquía a cambio de ayuda económica. Grecia ha denunciado desde entonces el uso de medios violentos por parte de los migrantes para intentar entrar en territorio comunitario y la colaboración con este «asalto masivo» de las autoridades turcas. En respuesta, Atenas ha reforzado los efectivos militares y policiales en la frontera con el apoyo de Bruselas y ha suspendido durante un mes el derecho de asilo.