Infortelecom

Noticias de recesion economica

05-01-2020 | Fuente: abc.es
El socialdemócrata Milanovic se hace con la Presidencia
El ex primer ministro socialdemócrata, jurista y diplomático de 53 años, Zoran Milanovic, ganó ayer las elecciones en Croacia con un 53% de los votos, según el escrutinio definitivo, con lo que se convertirá en nuevo presidente en sustitución de su oponente, que ostentaba el cargo hasta ahora, la conservadora Kolinda Grabar-Kitarovic, que logró el 47% de los votos. Milanovic ya ganó el 22 de diciembre la primera vuelta electoral con el 29,5% de los votos, frente a su principal rival: Grabar-Kitarovic que obtuvo el 26,7%. En esa primera ronda participó un 51% de los más de 3,8 millones de ciudadanos con derecho a voto del país balcánico, miembro de la Unión Europea (UE) desde 2013. Mientras la campaña de Milanovic ha abogado por una Croacia sin corrupción, ni intolerancia ni discriminación; Grabar-Kitarovic ha hecho lo suyo poniendo hincapié en el patriotismo, la fe católica y la familia tradicional croata. La primera mujer en la presidencia croata responsabilizó a Milanovic de la larga recesión económica de la que salió hacia el final de su mandato. A partir del lunes, Croacia comenzará a convertirse «en un país normal», sin discriminación, corrupción ni odio, ha dicho Milanovic en el colegio de Zagreb donde ha votado mientras era atacado verbalmente por un hombre que le gritaba «comunista». Milanovic prometió que respetará en primer lugar «la letra y el espíritu» de la Constitución de Croacia y destacó que se dirigirá no solo a los croatas sino también a los ciudadanos que no lo son.
03-12-2019 | Fuente: abc.es
Trump pasará, pero ¿y AMLO?
El populismo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en sus formas personales, es muy semejante al de Hugo Chávez o Evo Morales. Las «mañaneras» del presidente mexicano ?esos mensajes diarios televisados que en el fondo convierten el Estado en patrimonio del mandatario, sujeto a sus humores y arbitrariedades? son comparables al «Aló, presidente» de Chávez o a la intervención cotidiana en Nicaragua de Rosario Murillo, esposa-vicepresidenta de Daniel Ortega. López Obrador muestra un talante tan similar en muchos aspectos al de esos líderes, que en última instancia la pregunta es si, creyéndose insustituible, forzará su permanencia en el poder, como Chávez-Maduro, Ortega y Morales. En Latinoamérica también ha habido algún presidente de derecha que ha propiciado un cambio legislativo para obtener la reelección presidencial (en Honduras se aprobó una reelección consecutiva), pero ha sido la izquierda de tinte bolivariano la que principalmente ha hecho bandera de este asunto, con un hiperpresidencialismo que incluía la reelección indefinida. Por su parte, el particular populismo de Trump tiene fecha segura de expiración (enero de 2021 o de 2025, según sea o no reelegido el próximo mes de noviembre). Si en su discurso de inauguración, la influencia de Steve Bannon parecía otorgar a Trump el deseo de pilotar un movimiento que cambiara el sistema, poco después quedó claro que el presidente estadounidense no está en ninguna revolución y que tras pasar el tiempo estipulado en la Casa Blanca se seguirá dedicando a sus negocios. López Obrador sí quiere transformar el sistema político, y para ello cuenta con mayoría en las dos cámaras del Congreso. Una reelección tras el sexenio único choca contra uno de los pilares del México moderno ?la revolución de 1910 se hizo precisamente para imponer la no reelección?, pero AMLO también podría mantener su influencia gobernando a través de un sucesor suyo en la presidencia, como en los inicios del PRI. Es aún pronto para que López Obrador haya definido una estrategia. Su alta popularidad le deja abierta ciertas opciones, pero la celebración de su primer año como presidente, este 1 de diciembre, deja un balance negativo en economía y seguridad que puede atarle las manos. Recesión económica El Gobierno se vanaglorió a comienzos de año de que la cancelación de las obras del nuevo aeropuerto internacional de Ciudad de México (NAICM) no estaba afectando a las inversiones y por tanto a la economía. Pero la situación pronto cambió. De vender que la economía de México crecería un 4% anual durante el sexenio, AMLO ha llegado a su primer aniversario como presidente con el país en recesión. Durante el último trimestre de 2018 y los dos primeros de 2019 el PIB del país cayó un 0,1%; desde el verano el crecimiento está en 0,0%, según las propias cifras gubernamentales. Esto podría hacer revisar incluso la mejora del 1,3% que inicialmente preveían el FMI y la Cepal para 2020. La deuda pública, que en los últimos de Peña Nieto fue decreciendo, ahora vuelve a estar en ascenso: puede alcanzar el 53,8% del PIB al término de 2019 y el 54,6% a final de 2020, de acuerdo con la estimación del FMI. Unas cifras ligeramente más bajas han obligado a los gobiernos de Ecuador y de Colombia a aplicar paquetes de reformas, que han causado protestas callejeras contra Lenín Moreno e Iván Duque, respectivamente. Si la fortaleza de líderes como Chávez, Correa y Morales se basó en el ciclo de bonanza de las materias primas ?el incremento de los precios financió el clientelismo del sistema?, AMLO se enfrenta a un ciclo menos expansivo. Incluso en la cuestión petrolera parte de una situación menos ventajosa que Chávez, que cogió PDVSA con un nivel de producción suficiente, a cuya promoción el dirigente venezolano no dedicó inversiones, mientras que el mexicano hereda un PEMEX bajo mínimos, que requiere aportaciones públicas para que tenga un mayor impacto en las cuentas del Estado. Récord de homicidios La seguridad ciudadana ha empeorado y México va camino de superar este año el récord de homicidios dolosos, tanto el marcado por Felipe Calderón (PAN) como luego por Enrique Peña Nieto (PRI). Los 36.685 homicidios de 2018 fueron una importante palanca dialéctica en la campaña electoral del líder de Morena, pero con una gestión luego adversa López Obrador primero cuestionó las cifras para luego mirar hacia otro lado. Como aspectos positivos de la presidencia está una relación de trabajo con Estados Unidos que, aunque no fácil, ha dado sus resultados, como la renovación del tratado de libre comercio de América del Norte (el aumento del salario mínimo en México busca superar las reticencias de los sindicatos estadounidenses) o la aceptación mexicana de contribuir a limitar la llegada de migrantes centroamericanos a EE.UU. En otros asuntos la gestión de López Obrador no ha resuelto problemas que pretendía solucionar, como acabar con el robo de gasolina que se realiza perforando los conductos de combustible (se siguen robando 5.000 barriles diarios). Y en cuento al recién anunciado plan de infraestructuras, de 42.000 millones de dólares para todo el sexenio, aportado principalmente por la iniciativa privada, aún no está cerrada la inversión para el tan prometido Tren Maya.
24-11-2019 | Fuente: abc.es
Aplastante victoria de la oposición democrática en las elecciones municipales de Hong Kong
Los votos son más fuertes que las balas. Con la mejor rima del inglés («Ballots are stronger than bullets»), la pintada al salir del muelle del legendario ferri Star resume el espíritu con que Hong Kong hace frente a su mayor crisis política desde su devolución a China en 1997. Tras cinco meses y medio de protestas que han traído la violencia, el caos y la recesión económica, los hongkoneses volvieron a echarse a las calles este domingo. Pero no para manifestarse contra el autoritarismo de Pekín, sino para votar en unas elecciones municipales que fueron un plebiscito para el Gobierno local y los partidos que lo apoyan. Dándole una importancia inusual a estos comicios a los consejos de distrito, órganos asesores con más funciones sociales que políticas, se formaron largas colas para votar desde las siete y media de la mañana hasta las diez y media de la noche. Con una participación récord del 71,2 por ciento, en estas quince horas acudieron a la llamada de las urnas tres de los cuatro millones de electores registrados en el censo. Al unísono, su mensaje fue mucho más duro y doloroso que los cócteles molotov lanzados por los radicales desde las barricadas en llamas durante los últimos meses. Hacia las 5.00 de lunes, hora local (las 22.00 del domingo en la España peninsular), la oposición democrática arrasaba en el escrutinio a los partidos oficialistas. De los 452 escaños en juego en los 18 consejos de distrito de Hong Kong, llevaba 281 por solo 31 de los pro-gubernamentales, que sufrieron una contundente derrota bajo un festivo ambiente de domingo. A pesar de las amenazas por el violento estallido de las dos últimas semanas en las universidades, la jornada se desarrolló con normalidad en medio del calor primaveral de este otoño de cambio climático. Aprovechando la tregua de las elecciones, las criadas filipinas e indonesias volvieron a tomar las calles para disfrutar de su único día libre y los hongkoneses se lanzaron a pasear, navegar por la bahía, hacer deporte y, por supuesto, votar. «Aunque estas elecciones nunca han sido muy importantes, he venido a votar al Partido Democrático, y no al candidato pro-China, porque tenemos que demostrar al mundo que los hongkoneses estamos comprometidos con la lucha por la libertad», explicaba Angie, estudiante de 21 años de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, tras salir de un colegio electoral en Mong Kok. A su alrededor, las aceras levantadas, las bocas de metro cerradas y los bancos estatales chinos blindados con planchas de metal revelaban las cicatrices de las últimas batallas campales libradas en este barrio entre los manifestantes y la Policía. «Para mí, el nivel de violencia es todavía aceptable porque nos da fuerza para presionar al Gobierno local y al central, pero mucha gente mayor prefiere la estabilidad y quiere que acaben ya las protestas», analizaba la brecha generacional que se está abriendo en la excolonia británica, que goza de más libertades que el resto de China. Espoleada por el malestar contra las autoridades, que ha provocado las manifestaciones más multitudinarias de Hong Kong, tan amplia participación benefició al bando democrático, que reclama sufragio universal para elegir al Gobierno y a todo el Parlamento. Hasta ahora, tanto el jefe ejecutivo de la isla como la mitad del Consejo Legislativo (Legco) son seleccionados por comités afines a Pekín. Dichas ansias democráticas sentenciaron al bando afín a China, donde destaca la Alianza para la Mejora de Hong Kong. Aunque se trata de la mayor fuerza política de la ciudad, sufrió un varapalo en estos comicios al perder la mayoría de sus escaños. «He intentado hacer lo mejor posible mi trabajo en los últimos cuatro años, sirviendo a la comunidad. Cada semana recorro el distrito, hablo con la gente y apunto sus números de teléfono para llamarles y preguntarles por sus problemas. Si pierdo, se deberá en un 99% a la ley de extradición a China y al momento político actual», advertía resignada Kenny Lee, candidata de la Alianza por el céntrico distrito de Wan Chai. Las protestas, que empezaron en junio contra la ya retirada ley de extradición, han derivado en la revuelta más violenta contra Pekín, cuyos medios oficiales la retratan falsamente como un revolución por la independencia y llamaron a participar a sus partidarios para recobrar la estabilidad. Demandas pendientes A pesar del clarísimo resultado, todavía está por ver que estos comicios provoquen una reacción del Gobierno, que solo cedió a una de las seis demandas de los manifestantes y con tres meses de retraso. Entre las cinco que quedan figuran una comisión independiente para investigar la fuerza policial en las protestas, una amnistía para los 4.500 detenidos y el pleno sufragio universal para elegir al jefe ejecutivo. Entre sus banderolas ondeando al viento, los aspirantes de ambos bandos llamaron a votar hasta el último minuto sabiendo que se jugaban algo más que unas municipales. «Me da igual cómo lo haga en este distrito el candidato al que vote. Para mí, lo importante es que va a ser uno de los que seleccione al próximo jefe ejecutivo, que es lo que yo querría hacer», justificaba su opción Lui, empleada de 46 años de una naviera. Y es que 117 concejales de distrito forman parte del comité de 1.200 miembros, representantes de todos los sectores de la sociedad, que designan al jefe del Gobierno. Además, seis serán diputados en el Parlamento local, donde el bando democrático sumará escaños para contrarrestar la mayoría pro-gubernamental. Una revolución con votos, más fuertes que las balas, que hasta algún chino curioso cruzó la frontera para ver lo que se puede hacer en Hong Kong, pero no en el resto del país: elegir a sus gobernantes.
25-10-2019 | Fuente: abc.es
Todas las claves de las elecciones presidenciales en Argentina
Los argentinos asistirán a las urnas este domingo 27 de octubre para elegir al presidente del país entre los seis candidatos que se presentan, entre ellos el actual mandatario Mauricio Macri. Llegan a las urnas tras las pasadas elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) en las que el candidato kirchnerista Alberto Fernández obtuvo el 47,01 por ciento de los votos. A continuación las claves de estas elecciones, que son claves para el país sudamericano: ¿Cuántos argentinos están registrados para votar? Unos 33.8 millones de argentinos están habilitados para votar y elegir a las nuevas autoridades, las cuales tendrán un mandato de cuatro años. El próximo presidente de Argentina asumirá el cargo el 10 de diciembre de este año. ¿Qué se elige en estas elecciones? Además del presidente, vicepresidente y diputados nacionales, se renovarán otros cargos en algunos distritos del país. En la Ciudad de Buenos Aires se elegirá al jefe de Gobierno, legisladores locales y senadores nacionales, mientras que en la provincia de Buenos Aires al gobernador, legisladores provinciales, intendentes, concejales. Por su parte, en Entre Ríos, Neuquén, Río Negro, Salta, Santiago del Estero y Tierra del Fuego votarán solo por senadores. ¿Cómo evitar la segunda vuelta? Para hacerse con la presidencia de Argentina, uno de los candidatos deberá obtener el 45% de los votos o más del 40% y diez puntos porcentuales de ventaja sobre el segundo más votado. Si esto no sucede, la segunda vuelta de elecciones se celebrará el próximo 24 de noviembre. ¿Quiénes son los candidatos? Los argentinos deberán votar por las duplas entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner por el Frente de Todos; Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto de Juntos por el Cambio; Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey por Consenso Federal; Nicolás Del Caño y Romina Del Plá de Frente de Izquierda; Juan José Gómez Centurión y Cynthia Hotton por el Frente Nos y José Luis Espert y Luis Rosales de Frente Despertar. ¿Cambio o continuidad? Aunque compiten seis candidatos presidenciales, las elecciones se plantean como un duelo entre Macri y el aspirante del peronista, Alberto Fernández, que lleva como candidata a la Vicepresidencia a la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner. Macri, que llegó al poder en 2015 tras doce años de Gobiernos kirchneristas, busca un segundo mandato en un difícil escenario de recesión económica, que ya lleva un año y medio. Macri pide ahora más tiempo para resolver los problemas económicos que asegura arrastra Argentina desde hace décadas. Mientras que Alberto Fernández, jefe de Gabinete durante todo el Gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) así como durante los primeros meses del primer mandato de Cristina, plantea un pacto económico y social entre el Estado, los empresarios y los sindicatos para «poner a la Argentina de pie». ¿Cómo afecta la crisis económica? El año pasado, la economía argentina entró en un ciclo recesivo, el PIB cayó un 2,5 % y la inflación se disparó un 47%. La recesión económica impactó de lleno en los indicadores sociales y elevó la pobreza a un 35,4 % en el primer semestre de este año, el mayor índice desde 2001, mientras que la tasa de desempleo subió al 10,6%, la cifra más elevada en 13 años. Este escenario económico ha complicado las posibilidades de reelección de Mauricio Macri, quien llegó al poder con la promesa de lograr una «pobreza cero» y bajar la inflación. El descontento social por la crisis económica inclina la balanza electoral hacia Alberto Fernández, favorito en los comicios, según las encuestas.
18-10-2019 | Fuente: elpais.com
El Manchester United, al borde de la recesión económica
Los dirigentes del club más rico de Inglaterra admiten que los ingresos bajarán por primera vez en más de diez años. Una derrota ante el Liverpool puede situarlo en zona de descenso
10-08-2019 | Fuente: elpais.com
Alerta máxima de los inversores por la guerra comercial
EE UU y China extienden su disputa al mercado de divisas y avivan el miedo del mercado a una recesión económica
18-07-2019 | Fuente: abc.es
Miles de manifestantes se han agolpado esta semana en el Viejo San Juan en lo más parecido a una rebelión popular contra un cúmulo de catastróficas desdichas. En virtud de una letanía de abusos, los 3,7 millones de habitantes de la entrañable isla de Puerto Rico sufren una vergonzosa pesadilla sin el mínimo respeto para la dignidad humana. Como telón de fondo, hay que recordar el huracán María que devastó la isla en septiembre de 2017, dejando en evidencia la enfermiza relación de este Estado Libre Asociado con Washington. La incompetencia y desconfianza demostrada por la Administración Trump en su propio vecindario dificultó el auxilio de las víctimas. Como parte de esa negligencia se ha intentado ningunear la gravedad de los daños estimados en 90.000 millones de dólares. Hasta el punto de ignorarse el verdadero número de víctimas que según las forzadas estadísticas ronda los 3.000 muertos. A esa catástrofe natural hay que sumar una catástrofe fiscal, ya que Puerto Rico lleva más de una década en recesión económica. En 2015, el gobierno de la isla declaró impagables las deudas acumuladas con sus acreedores y pensionistas. Un pufo de más de 120.000 millones de dólares que llevó a la intervención del Congreso de Estados Unidos a través de la llamada Ley Promesa, que ha supuesto tanto una sobredosis de austeridad como el menoscabo del autogobierno por la vía de la supervisión fiscal. La última gota que ha colmado la paciencia de los puertorriqueños ha sido el escándalo conocido como RickyLeaks. Se trata de casi 900 páginas de comunicaciones, a través de la aplicación Telegram, entre el gobernador Ricardo Rosselló y su equipo. El material, publicado por el Centro de Periodismo Investigativo de Puerto Rico, es una enciclopedia de insultos, vulgaridades y tóxicos contenidos. Además de presentar indicios de una larga lista de delitos y prevaricaciones. En lugar de admitir su responsabilidad y dimitir, el gobernador de estirpe intenta aferrarse al puesto, aunque no pueda ya gobernar. A nadie se le escapa la ironía de que su residencia oficial en el Viejo San Juan se llame precisamente la Fortaleza.
29-06-2019 | Fuente: abc.es
El rechazo frontal de Donald Trump a la mera idea de una negociación multilateral es a la vez una cuestión ideológica y un problema de temperamento, con costes cada vez más altos para el planeta. En la reunión anual del G-20 en Osaka, el magnate neoyorkino ha vuelto a despreciar a sus aliados. Ni los europeos ni tampoco el primer ministro japonés han escapado a sus críticas. Por contraste, la camaradería con Vladimir Putin, horas después de que el ex agente de la KGB haya anunciado el fracaso del liberalismo político, es más que una broma pesada. Trump es un mal defensor de los intereses de su país en el mundo. El presidente norteamericano improvisa posiciones, fiándose de su intuición y sin una estrategia clara detrás, en vez de forjar coaliciones, encauzar problemas globales y aportar estabilidad. Uno de los factores que pueden acelerar una recesión económica es el deterioro progresivo de las instituciones y reglas internacionales. La evolución hacia un mundo menos organizado y más multipolar comenzó con el final de la guerra fría. Pero los regímenes multilaterales, con todas sus imperfecciones y carencias, funcionan como garantía de mínimos, para llegar a consensos imprescindibles. Las pasiones proteccionistas y ultranacionalistas de Trump, combinadas con su comportamiento de abusón de patio de colegio, suman una factura muy alta. Su capacidad de atención es otro factor preocupante: el presidente ha estado más pendiente de los debates en Miami entre los candidatos demócratas que de lo que ocurría en Japón. Sin un interlocutor norteamericano central y fiable, las negociaciones del G-20 se quedan cojas. China se beneficia más que nadie del vacío de poder que deja el repliegue de Estados Unidos. En Osaka, Xi ha vuelto a defender el libre comercio global, sin renunciar a una política de expansión económica agresiva y a crear un modelo propio para liderar a la tecnología digital y la inteligencia artificial. Los pactos entre los líderes de las dos superpotencias que eviten la guerra comercial son necesarios. Pero aún más importante es contar con un presidente norteamericano que no contribuya a acelerar el desorden internacional.
14-05-2019 | Fuente: abc.es
La «ventana democrática» se cierra sin que América Latina la haya aprovechado
La democracia está en retroceso en el mundo, también en Latinoamérica. Si en la década de 1990 toda la región, salvo Cuba, había establecido marcos democráticos plenos, hoy son diversos los países americanos que muestran serias deficiencias democráticas. Y lo peor es que esos sistemas que podrían calificarse de «iliberales» pueden muy bien no ser una excepción temporal: si algunos países latinoamericanos se anticiparon en la senda populista, la extensión del populismo a otras partes del mundo hace que ya no exista una situación democrática «normal» a la que regresar. La «ventana democrática» se está cerrando sin que la mayor parte de los países latinoamericanos haya aprovechado en serio esa gran oportunidad para generar sólidas instituciones y establecer un verdadero Estado de derecho . La «década de oro» económica de la región (2003-2013 aproximadamente) supuso un aumento de los ingresos de los gobiernos que, si bien ayudaron parcialmente a combatir el nivel de pobreza, reducir el coeficiente de desigualdad y generar un espacio de clase media, al mismo tiempo fueron desaprovechados para ahondar en la consolidación democrática. Apuntarlarse en el poder Esos fáciles ingresos, derivados en gran medida del «boom» de las materias primas, fueron usados por muchos gobernantes para apuntalarse en el poder, derramando beneficios entre quienes participaron en la cooptación de las instituciones ?órganos electorales, legislativos y judiciales? para asegurar su permanencia en el poder, mediante reformas constitucionales, discutibles sentencias de cortes supremas y un ventajismo electoral que, cuando menos, alimentó las sospechas de fraude. La desmesura del caso Odebrecht muestra a qué llevó mucha de aquella bonanza. Esto pudo verse como un descamino que podría corregirse con nueva ola de recuperación democrática cuando ciertos líderes dejaran el poder. Sin embargo, las alternancias que se han producido en algunos países (el desmoronamiento de los partidos tradicionales, aunque puede tener sus elementos positivos, sobre todo está dejando a ciertos electorados sin estándares de referencia) y el clima internacional no ayudan a Latinoamérica a reconducir la situación. Apagada la «primavera latinoamericana» Esta visión poco optimista es compartida por diversos observadores. Diálogo Interamericano ?uno de los principales «think tanks» sobre la región, con sede en Washington? ha publicado recientemente un informe titulado «Promesas incumplidas», en cuya introducción la expresidenta costarricense Laura Chinchilla reconoce que los problemas de la región no son únicos, pero considera que en pocos otros lugares se puede decir que haya «una sensación tan fuerte de oportunidad perdida». «Latinoamérica es hoy una región particularmente identificada con promesas incumplidas, potencial sin explotar y negocios inconclusos», advierte. Y constata que cada vez que ha habido momentos de progreso económico en diversos países, después «una nueva recesión económica, un nuevo fracaso político, un nuevo trastorno social ha socavado sus logros y los ha atrasado varios años, cuando no décadas». En ese mismo informe, en el capítulo dedicado a revisar la fortaleza institucional de los países latinoamericanos, la investigadora Catalina Botero escribe que a pesar de las ganancias económicas y sociales de la primera década de este siglo, hoy «la excitación por la primavera latinoamericana se ha apagado, y también el optimismo sobre las no tan nuevas democracias». El gran engaño Debido a los éxitos geopolíticos de Rusia y China (en este último caso también económicos) y la menor preocupación de la Administración Trump por promover sistemas democráticos en el mundo, la democracia misma ha sido destronada como sistema al que todo país se veía obligado a tender. Eso «ha conducido a una desconcertante falta de interés ?por decir lo menos? por el retroceso democrático en América Latina», indica Botero. En su último libro, «The Great Delusion. Liberal Dreams and International Realities», el teórico de las relaciones internacionales John Mearsheimer comenta que los años que siguieron a la caída del Muro de Berlín llevaron a pensar en un triunfo sin retorno de la democracia como sistema político (ese era el sentido del «fin de la historia» entonces proclamado por otro teórico, Francis Fukuyama), pero eso fue un engaño o delirio («delusion»). Sin modelos internacionales que arrastren en esa dirección, Latinoamérica ya no se ve presionada para la consolidación de instituciones que contrapesen los diferentes poderes del Estado, de manera que algunas tendencias históricas, como el caudillismo, vuelven a cobrar fuerza.
05-05-2019 | Fuente: abc.es
Erdogan, el Sultán en declive
Nada ha trascendido sobre la razón y las pruebas de la Fiscalía de Estambul para ordenar la detención de hace dos semanas a dos supuestos espías de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) -en realidad dos ciudadanos palestinos-, Samer Samih Shabaan y Zaki Mubarak, por presuntos vínculos con el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi. Pero el caso se complicó esta semana cuando Turquía anunció que uno de los prisioneros se había suicidado en prisión. «Uno de los dos detenidos por las autoridades de Turquía bajo la acusación de haber espiado a favor de Emiratos Árabes Unidos se ha quitado la vida en la cárcel», ha informado un responsable del Ministerio de Justicia turco a la agencia de noticias Anatolia. Sin embargo, los familiares del palestino fallecido, identificado como Zaki Mubarak, cuestionan el suicidio y alegan que murió bajo custodia turca después de ser arrestado por cargos falsos de espionaje. Añadieron que las acusaciones contra él eran «de risa» y que creen que fue detenido con la ayuda de miembros de la Hermandad Musulmana por su abierta oposición a ellos y a la organización Hamas. Su familia en Gaza dice que seguirán luchando para descubrir la verdad sobre la muerte de Zaki Mubarak. La Policía turca reveló que lo encontraron ahorcado en su celda en Estambul pocos días después de ser arrestado, por lo que Ankara dice que estaba espiando a los disidentes árabes en el país. «Es imposible que Zaki se quitara la vida. Estaba cien por cien seguro de que sería liberado», dijo el hermano de Zaki, Zain Al Din, al diario con sede en en Abu Dhabi «The National». «Su abogado nos aseguró que sería puesto en libertad en dos días. ¿Por qué querría quitarse la vida?», subraya su hermano que, además, asegura que la familia había hablado por teléfono con Zaki y que él se había «reído», llamando a su detención «unas vacaciones». «Mi hermano temía que lo estuvieran usando como un peón político», concluyó Al Din. Posición en Siria Con el paso del tiempo, analistas turcos afirman, en privado por miedo a las represalias, que esta operación es el típico recurso de los dictadores de buscar un enemigo exterior para intentar tapar los graves problemas internos. Turquía, entre otros problemas para el presidente, Recep Tayyip Erdogan, se encuentra en recesión económica con problemas de empleo. La Comisión Electoral de Turquía confirmó la derrota en el ayuntamiento de Estambul del partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan, y en Ankara. En el ámbito exterior, el Gobierno turco se distancia de Occidente por su posición en Siria contra los kurdos que combatían a los terroristas del Daesh. Además, afronta un complicado litigio armamentístico por los aviones de combate F-35 con Estados Unidos por su acercamiento a Rusia a quien ha comprado misiles antiaéreos S-400, un preocupante distanciamiento con la OTAN y un papel activo en conflictos de Oriente Próximo como Libia, frente a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Sin Estambul y Ankara Los analistas políticos turcos subrayan que estas detenciones, ante los graves problemas internos, resultan un intento torpe de desviar la atención de la opinión pública turca hacia un enemigo fantasma en el exterior. Estos analistas recuerdan el supuesto intento de golpe de Estado en julio de 2016 por parte de algunas unidades de las Fuerzas Armadas, encabezadas por un gran enemigo en el exterior, el predicador Fetulá Gülen. Miles de ciudadanos turcos fueron detenidos y perdieron su puesto de trabajo. Estados Unidos ha negado la extradición de Gülen, que vive exiliado en Estados Unidos y que rechaza cualquier relación con lo que se considera un autogolpe de Erdogan para recuperar iniciativa política en un momento débil para sus intereses, tras dos elecciones generales donde no consiguió la mayoría que pretendía para reformar a su gusto la Constitución y donde tuvo que soportar que el partido prokurdo (HDP), el partido Democrático de los Pueblos, entrara en el Parlamento. Se acaba la sensación de que el nuevo Sultán, como se le conoce a Erdogan por sus últimas actuaciones y su mansión, y su partido son invencibles, tras los resultados de las elecciones municipales con la pérdida de Estambul y Ankara. La Comisión Electoral turca confirmó el triunfo de Ekrem Imamoglu, el político socialdemócrata que ha acabado con 25 años de dominio de partidos islamistas en la alcaldía de Estambul, es una estrella al alza en la política turca. Imamoglu, de 48 años, es la figura política que podría vencer en las urnas a Erdogan tras verse perfilado, con mucho respaldo popular, como uno de los nuevos dirigentes del Partido Republicano del Pueblo (CHP), el principal de la oposición. Tiene potencial incluso para dar un vuelco a la política de Turquía en los próximos años.