Infortelecom

Noticias de recep tayyip erdogan

30-11-2017 | Fuente: abc.es
La Fiscalía de Ankara inicia una investigación contra familiares de Erdogan por supuesta evasión fiscal
La Oficina del Fiscal General de Ankara ha iniciado este jueves una investigación contra la familia del presidente, Recep Tayyip Erdogan, por la supuesta evasión de impuestos que habría realizado a través de cuentas en paraísos fiscales, según ha informado el periódico local «Hurriyet». El presidente de la formación opositora Partido Republicano del Pueblo (CHP), Kemal Kilicdaroglu, ha acusado a los familiares de Erdogan a principios de esta semana de transferir 14 millones de dólares (unos 11,7 millones de euros) a un paraíso fiscal en la isla de Mann, situada en el mar de Irlanda. Kilicdaroglu ha asegurado que existen documentos que prueban la realización de estas transacciones, aunque Erdogan ha sostenido que las acusaciones son falsas y ha afirmado que Kilicdaroglu «pagará el precio» por mantener lo contrario. «Tengo otros documentos. En los próximos días, este asunto será el tema de discusión», ha declarado Kiliçdaroglu. El líder opositor ha denunciado que esta situación «no es ética ni moral», al tiempo que ha afirmado que las transacciones se realizaron a la empresa 'offshore' Bellway LTD. Un responsable de Bellway LTD también ha declarado que esos documentos son falsos y ha exigido al CHP que se los entregue. «El dinero no se envió allí», ha dicho el representante de la empresa británica. Por su parte, la Fiscalía ha instado a Kiliçdaroglu a revelar la documentación que posee, una petición a la que ha respondido el vicepresidente del CHP, Ozgur Ozel, garantizando que su formación cumplirá con los requerimientos de la Justicia. Cinco acusados Kiliçdaroglu ha acusado a cinco miembros de la familia de Erdogan, entre los que se encuentran su hijo, su hermano y su cuñado. Erdogan ha admitido que su familia ha recibido dinero, pero ha explicado que proviene de la venta de empresas de las que era propietario. «Si hay dinero recibido, (la situación) es mucho más grave. Significaría que ha habido lavado de dinero o evasión de impuestos. Esto empeoraría. Si ha habido lavado de dinero sería un asunto del Derecho Internacional», ha agregado Kiliçdaroglu. El CHP también ha presentado una moción parlamentaria solicitando una investigación. Sin embargo, la Asamblea, que está controlada por el gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan, la ha rechazado. Erdogan ha dominado el escenario político de Turquía durante casi 15 años y sigue siendo, con diferencia, el líder más popular del país. La oposición le acusa de adoptar una conducta cada vez más autoritaria, especialmente desde el fallido golpe de Estado de julio de 2016. No obstante, el CHP lucha por conseguir el apoyo suficiente para enfrentar a Erdogan.
22-11-2017 | Fuente: abc.es
Rusia, Turquía e Irán acuerdan que Sochi acoja un nuevo intento de reunir al Gobierno sirio y a la oposición
Un nuevo intento de sentar en la misma mesa a representantes del Gobierno sirio y a la oposición tendrá lugar en la ciudad balneario rusa de Sochi en fecha aún sin determinar. Así lo acordaron ayer los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, Turquía, Recep Tayyip Erdogan, e Irán, Hasan Rohaní, en esa ciudad costera. El formato del encuentro llevará el nombre de Congreso de Diálogo Nacional y pretende reunir a todas las facciones sirias. Rusia ya lanzó esta misma idea en octubre con la intención de haber celebrado tal reunión en el presente mes de noviembre, pero no recibió el apoyo de la mayoría de los grupos opositores y Turquía vetó además a los kurdos. Ahora, sin embargo y según asegura Putin, "la situación en Siria ha alcanzado un nivel nuevo" más propicio para el "diálogo". Rusia, Turquía e Irán apadrinaron también las negociaciones de Astaná, pero no lograron que las partes confrontadas se sentaran a hablar. Las conversaciones fueron indirectas y los resultados de las siete reuniones habidas en la capital de Kazajstán no pasaron de definir las llamadas "zonas de distensión" en Siria, aunque sin llegar a lograr completamente un compromiso que las hiciera realmente operativas y seguras. "Lo logrado en Astaná es importante, pero no suficiente", admitió Putin en Sochi en compañía de Erdogan y Rohaní. Los tres jefes de Estado se reunieron menos de 48 horas después de que allí en Sochi estuviera Assad en un viaje relámpago y secreto. El presidente sirio "me dijo que está a favor de una reforma constitucional y de celebrar elecciones", manifestó ayer el jefe del Kremlin. Según su opinión, el establecimiento de la paz en el país árabe "requerirá compromisos de todas las partes, incluido el Gobierno sirio". Putin considera además que el actual momento, cuando el Ejército de Assad controla el 98% del territorio de Siria gracias a la ayuda militar rusa, ha hecho posible "la aparición de una verdadera oportunidad de poner fin a esta guerra civil que dura ya varios años". En cualquier caso, las negociaciones de Ginebra se reanudan el próximo 28 de noviembre y habrá que ver si Assad, ahora en posición de fuerza, continúa siendo un obstáculo infranqueable o existe la posibilidad de encontrar una fórmula aceptable para todos, para Damasco, Moscú, Teherán, Ankara, la oposición y el mundo árabe. En Ginebra se perfilará seguramente si el Congreso de Diálogo Nacional Sirio que se pretende organizar en Sochi tendrá o no futuro. La estrecha relación entre Moscú y Damasco suscita muchos recelos en gran parte de la oposición siria, que no ve a Rusia como árbitro, sino como parte beligerante.
21-11-2017 | Fuente: abc.es
Putin refuerza a Al Assad tras dar por ganada la guerra en Siria
El presidente ruso, Vladímir Putin, ha anunciado hoy en la ciudad balneario de Sochi (Mar Negro) que las tropas sirias controlan ya el 98% del territorio del país. El jefe del Estado Mayor del Ejército ruso, Valeri Guerásimov, aseguró por su parte que «la fase activa de la operación militar ?en Siria? se acerca a su fin». Rusia inició su intervención militar en el país árabe el 30 de septiembre de 2015. Las declaraciones triunfalistas estuvieron precedidas de la visita a Sochi, el lunes por la noche, del dictador sirio, Bashar al Assad, que fue recibido por Putin en su residencia de descanso. Allí mismo, mañana se celebra una cumbre para hablar del futuro de Siria en la que, además del máximo dirigente ruso, estarán presentes los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, e Irán, Hasan Rohaní. «Más del 98% del territorio está ya bajo control de las tropas gubernamentales de Siria. Aún hay focos de resistencia, pero desaparecen rápidamente ante nuestros ataques aéreos», le dijo ayer en Sochi Putin a su homólogo checo, Milos Zeman, otro de los dirigentes extranjeros incluidos en su agenda de encuentros. Éste, que nunca ocultó sus simpatías hacia el jefe del Kremlin, le respondió en ruso y sin traductor que Assad «ha ganado la guerra en Siria y controla prácticamente todo el territorio salvo algunas pequeñas partes». En el marco de los esfuerzos diplomáticos para lograr apoyos que permitan normalizar la situación en Siria, Putin habló ayer por teléfono también con su colega norteamericano, Donald Trump, al que informó de lo tratado con el presidente sirio, y con el Rey Salmán de Arabia Saudí. Según el comunicado facilitado por el servicio de prensa del Kremlin, el primer mandatario ruso le dijo el lunes a Assad que «ha llegado el momento de abordar un proceso político» que ponga fin a una guerra que estalló en 2011 y ha causado centenares de miles de muertos. Sin injerencias externas Pese a las reticencias de Occidente, los países árabes suníes y Turquía en relación hacia el presidente sirio, Moscú da claramente a entender que sigue siendo su apuesta. «Contamos con el apoyo de Rusia para garantizar que desde fuera no interfieran en el proceso político y respalden el proceso que liderarán los propios sirios», afirmó Bashar al Assad el lunes. Señaló también que «no queremos mirar hacia atrás. Damos la bienvenida a todos aquellos que estén realmente interesados en un acuerdo político, estamos listos para entablar un diálogo con ellos». Tras lo que agradeció a Putin la ayuda militar ofrecida para recuperar el control del país. Irán, según palabras de Rohaní, ha proclamado igualmente la «victoria» en Siria sobre el Daesh. Erdogan se volverá mañana a ver con Putin, con quien ya se reunió en esta ciudad costera el pasado día 13. Y es que Al Assad y los kurdos son cuestiones espinosas que siguen suscitando preocupación en Ankara. El presidente ruso contará con la ayuda de su aliado iraní para suavizar al líder turco. Conversaciones de Astaná Ante los escasos resultados obtenidos en las conversaciones de Astaná (Kazajstán), en donde ha habido siete rondas negociadoras, Moscú quería haber organizado en estos días en Sochi un gran encuentro de todos los grupos opositores sirios con el Gobierno del país. Ante la negativa de la mayor parte de ellos, Putin se ha tenido que conformar con reunir a Erdogan y Rohaní y confiar en que el proceso de transición política vaya tomando cuerpo poco a poco. Las conversaciones de Ginebra se reanudan el próximo 28 de noviembre, pero antes, a partir del miércoles en Riad, la capital saudí, tendrá lugar una reunión de distintas facciones de la oposición a Assad. A este encuentro acudirá un emisario ruso.
13-11-2017 | Fuente: abc.es
Putin y Erdogan escenifican armonía pero siguen discrepando sobre Siria
Es ya la cuarta vez que los presidentes de Rusia y Turquía, Vladímir Putin, y Recep Tayyip Erdogan, se reúnen desde el verano y la quinta en lo que va de 2017. La última vez fue en Ankara a finales de septiembre. El tema recurrente de las conversaciones es Siria, en donde los dos dirigentes exhiben entendimiento cuando en realidad son muchos los problemas en los que discrepan. El futuro del dictador sirio, Bashar al Assad, es el principal, pero también el papel de los kurdos ahora y una vez acabe la guerra. La reunión de ayer fue una vez más en la ciudad balneario rusa de Sochi, a orillas del Mar Negro. Antes de subirse al avión para viajar hasta allí, Erdogan mostró su desacuerdo con la declaración que el sábado suscribieron en Danang (Vietnam) Putin y su homólogo estadounidense, Donald Trump. El documento decía que «no puede haber una solución militar al conflicto sirio». «No lo entiendo, se dice que no hay solución militar, pero el número de personas que el gobierno -sirio- ha matado por la vía militar supera ya el millón», aseguró el máximo dirigente turco durante una comparecencia ante la prensa en el aeropuerto de Estambul. Según su opinión, si Rusia y Estados Unidos creen que no debe existir el recurso a la fuerza que retiren sus soldados, que traten de resolver el conflicto por medios políticos, que busquen maneras de celebrar elecciones cuanto antes. «¿Lo han intentado utilizando esos medios durante 7 u 8 años? No vayamos a engañar el mundo», añadió Erdogan. Tratando de desviar el foco de Rusia, país que inició su intervención militar en Siria en septiembre de 2015, fundamentalmente con bombardeos aéreos y lanzamiento de misiles desde navíos, el presidente turco arremetió contra Washington señalando que es el país que mayor dispositivo militar tiene en Oriente Próximo y «habla de evitar soluciones de fuerza». Restricciones a las exportaciones turcas Denunció también el hecho de que la milicias kurdo-sirias de las Unidades de Protección Popular (YPG) sigan todavía al este del río Éufrates, pese a que, según él, «prometieron retirarse», y continúan acosando a las fuerzas turcas. Erdogan dijo que pediría ayuda a Rusia en esta cuestión, país que mantiene buenas relaciones con los kurdos. Dijo además que solicitaría a Putin retirar completamente todas las restricciones a las exportaciones turcas, impuestas por Moscú después de que un avión de combate turco derribara en noviembre de 2015 a un cazabombardero ruso junto a la frontera turco-siria. Según el asesor del Kremlin de política exterior, Yuri Ushakov, Putin y Erdogan hablaron de los preparativos para la reunión del llamado Congreso de Diálogo Nacional en Sochi, prevista en un principio para el próximo día 18, pero ante la escasa acogida por parte de la oposición siria, se celebrará en fechas posteriores. Erdogan tampoco aprueba que a ese encuentro de Sochi acudan kurdos. "Las fechas las fijaremos más tarde", afirmó Ushakov. Esta nueva visita del presidente turco a Rusia coincide con el cierre de la transacción de venta de lanzaderas antiaéreas rusas S-400 a Turquía. El acuerdo se alcanzó en septiembre, ya que, según Ankara, no fue posible adquirir un armamento similar dentro de la OTAN. Solamente Rusia fabrica en el mundo un sistema de defensa antiaéreo de tales características La reunión ayer en Sochi duró hora y media y, según Putin, «nuestras relaciones pueden considerarse prácticamente restablecidas en su totalidad». El presidente ruso insistió en que el intercambio comercial entre ambos países sigue creciendo. Erdogan, por su parte, dijo que «nuestras relaciones bilaterales y la cooperación en la solución de problemas regionales nos dan la posibilidad de mirar hacia el futuro. Cada día que pasa, nuestras relaciones se desarrollan más y mejor en los ámbitos político, militar y comercial».
29-10-2017 | Fuente: abc.es
El presidente kurdo Barzani, adalid del referéndum de independencia, renuncia a su cargo
Masud Barzani, principal adalid de la causa kurda, renunció hoy a la presidencia de la región autónoma del Kurdistán iraquí, pagando el precio de haber desafiado a Bagdad al organizar un referéndum de independencia el pasado 25 de septiembre que desató viejas tensiones entre los dos Gobiernos. Perteneciente al poderoso clan de los Barzani, que desde los años cuarenta domina todos los resortes de la política y buena parte de la vida económica de la región, Masud Barzani ha servido al Kurdistán con las armas y desde los despachos. A sus 71 años, lleva doce al frente de la Presidencia kurda, aunque desde 2013 su mandato ha sido prolongado por decisión del Parlamento kurdo sin acudir a las urnas. Hoy, en una carta enviada al Parlamento regional del Kurdistán, Barzani aseguró que rechaza permanecer en el puesto de presidente después del 1 de noviembre de 2017, esto es, la fecha para la que estaban previstas elecciones presidenciales y parlamentarias, que habían sido pospuestas hasta el próximo julio. El líder no apareció hoy en público, que se ha acostumbrado a verlo con su turbante blanco y rojo que identifica a su tribu, y la vestimenta tradicional kurda de color caqui, ya que Barzani ha sido y sigue considerándose un soldado "peshmerga", tal y como él mismo escribió en la misiva. Barzani elevó la causa kurda en los foros internacionales, ganándose el favor de Estados Unidos y de la Turquía de Recep Tayyip Erdogan, aunque ambos aliados le han dado la espalda desde la consulta de independencia, una promesa que hizo a sus seguidores y que llevó a cabo hasta sus últimas consecuencias. El referéndum que ha acabado con su carrera política tenía como objetivo -según sus detractores- tapar la corrupción y otros problemas internos de la región y tenía pocos visos de conducir a la creación de un estado kurdo. El propio Barzani no quiso proclamar la independencia a pesar del éxito de la consulta -más del 90 % de los votantes optaron por la separación-, sin antes negociar los términos con Bagdad, que no reconoció la votación y lanzó una campaña militar en respuesta al desafío. Desde 2014, el Kurdistán se benefició de la lucha contra el grupo terrorista Daesh en el norte de Irak y se anexionó de facto varios territorios que había recuperado de manos de los yihadistas, lo cual fue usado por Barzani ante Bagdad y la comunidad internacional para reivindicar su papel en el país.
26-10-2017 | Fuente: abc.es
Libertad con cargos para diez de los «once de Estambul»
Un tribunal turco ha dejado en libertad con cargos a diez de los once activistas de derechos humanos, entre ellos los dirigentes de Amnistía Internacional (AI) en el país, que están siendo juzgados desde hoy por colaboración con grupos terroristas, en un proceso que varias ONG califican de político. La medida significa la puesta en libertad inmediata de diez activistas detenidos en julio, entre ellos el alemán Peter Steudtner y el sueco Ali Gharavi, acusados junto a ocho activistas turcos. Dos de estos ya se hallaban en libertad provisional, mientras que los otros ocho han pasado más de tres meses en detención preventiva. Sin embargo, continuará entre rejas el presidente de AI en Turquía, Taner Kiliç, detenido en junio bajo la acusación de formar parte de la red de simpatizantes del predicador islamista Fethullah Gülen, al que Ankara imputa la responsabilidad del fallido golpe de Estado del 15 de julio de 2016. Kiliç tiene pendiente otro juicio que se celebrará mañana en Esmirna, por los que continúa en detención preventiva. Durante el juicio, todos los acusados se declararon inocentes de los cargos de colaboración con organizaciones terroristas, que les pueden acarrear hasta 15 años de cárcel. «Nosotros esperamos que todos los defensores de los derechos humanos sean puestos en libertad hoy», había indicado a Efe Andrew Gardner, representante de AI en Turquía, antes del juicio. «Las acusaciones son absurdas. En el escrito de acusación no hay prueba alguna. Esperamos que, después de tres meses en prisión preventiva, al menos se les ponga en libertad provisional para que puedan volver con sus familias», agregó. Steudtner, Gharavi y la directora de AI en Turquía, Idil Eser, fueron detenidos el pasado 5 de julio pasados en la isla de Büyükada, cerca de Estambul, donde participaron en un taller sobre seguridad informática y derechos humanos. Todo el grupo está acusado de mantener vínculos tanto con la cofradía gülenista como con la guerrilla izquierdista Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK) y con el DHKP-C, un grupo armado ultramarxista, tres organizaciones enfrentadas entre sí. La Fiscalía afirma que durante el taller, los acusados hablaron de «cómo almacenar información en un teléfono móvil de forma segura si lo confisca la Policía, cómo impedir que la Policía u otras personas accedan a esa información y cómo encriptarla». El escrito de acusación asevera, además, que algunos de los participantes hablaron sobre qué se puede aprender de las revueltas antigubernamentales de 2013 y cómo organizar protestas sociales. La Fiscalía concluye que los acusados querían «transformar la situación política actual suscitando nuevas revueltas similares a las 2013 a través de organizaciones que actuasen como ONGs pero estuvieran dirigidas por organizaciones terroristas». «Está totalmente claro que esto es un caso político, un caso impulsado por las declaraciones del Gobierno y las campañas contra las organizaciones de derechos humanos. No hay nada legal, no hay nada fundamentado en la ley que permite mantener a estas personas encarceladas", denunció Gardner. «Todas las acusaciones se basan en mi trabajo para Amnistía Internacional. No tengo nada que reprocharme. Solo hice mi trabajo como defensora de los derechos humanos», se defendió Idil Eser. También Steudtner y Gharavi se describieron como activistas pacíficos y exigieron su liberación. «Imagino que algunos de los acusados serán liberados. Pero como sabemos, desafortunadamente es nuestro presidente (Recep Tayyip Erdogan) quien da hoy día instrucciones a los tribunales» , había adelantando en conversación con Efe Garo Paylan, diputado del partido izquierdista HDP, que acudió como observador al juicio. «En Turquía no funciona el Estado de derecho. El presidente está tomando a los extranjeros como rehenes. Desafortunadamente, estos dos defensores de los derechos humanos son los rehenes de nuestro presidente», insistió Paylan, antes de iniciarse la sesión. Andrew Gardner recordó que «bajo el estado de emergencia (vigente en Turquía desde el fallido golpe), el acceso a los detenidos está muy restringido. Sus familiares los pueden ver una hora por semana, al igual que los abogados. Y ahora llevan en prisión ya más de tres meses. Queremos que los liberen ya». «La Judicatura no puede tomar una decisión, están esperando a que el presidente dé alguna señal, para ver si los pueden liberar o no», opinó Paylan.
25-10-2017 | Fuente: abc.es
Turquía ultima la intervención en Idlib para centrarse próximamente en Afrin
No se ha cumplido todavía ni un mes desde que las tropas turcas entraron en la provincia siria de Idlib con el propósito de fortalecer la tregua entre el régimen de Bashar el Assad y milicias locales opositoras agrupadas principalmente en la organización yihadista Hayat Tahrir al-Sham ?exfilial de Al Qaida en Siria-, que controla la localidad. Para ello, su actividad consistió en formar puntos de control y observación en la zona, como parte de los acuerdos trilaterales alcanzados en Astana con Rusia e Irán para establecer zonas de distensión en Siria. Sin embargo, este martes el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha anunciado que el primer cometido de la operación se encuentra prácticamente terminado y, por lo tanto, según los planes de Turquía ahora el punto de mira debería centrarse en el segundo objetivo, situado más al norte, en Afrin. «Nuestra operación en Idlib se encuentra casi completa. Delante de nosotros está Afrin. Estas son amenazas para nosotros y nunca haremos concesiones a tales amenazas», aseguró Erdogan este martes ante su grupo parlamentario, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), en declaraciones recogidas por el diario turco Hurriyet. De hecho, además de prevenir un enfrentamiento entre régimen y rebeldes que pudiera desembocar en una nueva ola de desplazados hacia Turquía, Erdogan pretende con su presencia en Idlib frenar la posible penetración de las YPG en la provincia, una zona que los kurdos necesitarían para poder acceder al Mediterráneo. Desde su entrada en Siria, el gobierno turco no ha escondido sus temores ante la presencia e influencia de las milicias kurdas YPG (Unidades de Protección Popular) en el norte de Siria, cerca de la frontera turca. Las YPG controlan Afrin, justo encima de Idlib, y el gobierno turco considera a esta milicia como una extensión del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), su enemigo por antonomasia con el que mantiene un conflicto abierto en el sureste turco. Por todo ello, ahora Erdogan continuará con la intervención con tal de obstaculizar el establecimiento de un «corredor terrorista» ?término que ha utilizado repetidamente el líder turco- alrededor de su frontera, para evitar así que las milicias kurdas ganen acceso al mar Mediterráneo. En los últimos días, Erdogan ha reiterado sus críticas contra Estados Unidos por su apoyo a las YPG, especialmente después de que el grupo levantara carteles del líder encarcelado del PKK, Abdullah Ocalan, en Raqqa -la antigua capital del califato, ahora liberada de Estado Islámico. «¿Cómo vas a explicar esto, América?», esgrimía Erdogan, en medio del clima de tensión que mantienen ambos países aliados de la OTAN.
25-10-2017 | Fuente: abc.es
Dimite el alcalde de Ankara debido a la presión de Erdogan por revitalizar el AKP
La purga del presidente turco Recep Tayyip Erdogan contra distintos cargos políticos locales de su formación, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), sigue inexorablemente su curso. La última víctima de los movimientos dentro del partido ha sido el controvertido alcalde de Ankara, Melih Gökçek, que ostentaba el cargo desde 1994. Mediante una publicación en su Twitter, Gökçek anunciaba este lunes por la noche la intención de abandonar el puesto de alcalde el próximo sábado 28 de octubre. «Si Dios quiere, convocaré extraordinariamente al Concejo Municipal de Ankara el sábado, me despediré de nuestros Concejales y presentaré mi renuncia», declaraba el tuit. El anuncio de la renuncia, sin embargo, no ha cogido a casi nadie por sorpresa. El mismo Erdogan ha insistido más recientemente en la voluntad de renovar a los alcaldes más longevos del AKP, más concretamente tras el referendo del abril pasado. El resultado del plebiscito, que ganó con un ajustado resultado del 51% de los votos, ha de valerle el paso a un sistema presidencialista con una ampliación de sus poderes. Pese a la victoria, Erdogan ha criticado el ajustado resultado atribuyéndolo parcialmente a la «fatiga» de los oficiales más antiguos de su partido, el AKP. Tras el anuncio de Melih Gökçek, Erdo?an también difundió una serie de tuits en los que hizo hincapié en su confianza en la juventud de Turquía, reforzando así su voluntad de refrescar las filas del AKP. «A su debido tiempo, nuestros jóvenes asumirán los importantes deberes de esta nación», escribió en su Twitter. Anteriormente a Gökçek, el alcalde de Estambul también dimitió el mes pasado, tras 13 años de servicio. Asimismo, los alcaldes de Düzce, Nigde y Bursa también han anunciado su dimisión en los últimos días. La longevidad de Gökçek como alcalde de la capital turca ?cargo que ha servido durante 23 años- le valió el apodo de «El Jefe», como lo conocen sus simpatizantes. Gökçek, de 69 años de edad, ganó las elecciones locales de Ankara en 1994, justo cuando Erdogan salía elegido como alcalde de Estambul. A principios del nuevo milenio, Gökçek se unió al AKP y posteriormente fue reelegido como alcalde en tres elecciones consecutivas: 2004, 2009 y 2014. Entre distintas controversias donde se ha visto envuelto, Gökcek evocó el pasado febrero la teoría conspirativa que sugería que el clérigo Fetulá Gülen, exiliado ahora en Estados Unidos y acusado por el gobierno de Erdogan de perpetrar el fallido golpe de Estado de 2016, podría estar preparando terremotos «artificiales» en Turquía con el objetivo de perjudicar a la economía del país.
19-10-2017 | Fuente: abc.es
Turquía teme que los kurdos se crezcan en la zona conquistada en Siria
Cuando estalló la guerra en Siria y Turquía apostó por la caída del presidente Bashar Al Assad, las autoridades de Ankara no podían imaginar que seis años después iban a tener un Kurdistán sirio fuerte en sus fronteras y una milicia kurda encargada de liderar la lucha contra el yihadismo. El presidente Recep Tayyip Erdogan criticó en junio la decisión de EE.UU. de armar a las Unidades de Protección Popular (YPG), grupo más importante de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), y llegó a ofrecer sus tropas para liberar Raqa, pero desde Washington mantuvieron su confianza en los kurdos, pese a que las YPG son el brazo sirio del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), incluido en la lista de grupos terroristas de la UE y EE.UU. y en guerra con su aliado en la OTAN, Turquía, desde hace tres décadas. A diferencia de Irak, los kurdos de Siria no piden la independencia y apuestan por el establecimiento de una autonomía negociada con Damasco en los tres cantones que componen Rojava (nombre del Kurdistán de Siria). Raqa no está dentro de esos límites y grupos de activistas locales como los miembros de "Raqa está siendo masacrada lentamente", denuncian en las redes sociales que ?hemos pasado de la ocupación de Daesh a la de los kurdos?. La nueva administración local en la que fuera capital del califato tiene dos cabezas, el Consejo Civil de Raqa, formado por las FSD, y el Consejo Provincial de Raqa, creado por la opositora Coalición Nacional Siria, que tiene su centro de mando en el exilio turco. Terminada la fase militar, empieza otra nueva guerra por llenar el vacío de poder dejado por el califato.
18-10-2017 | Fuente: abc.es
Alemania plantea una reducción de las ayudas de la UE a Turquía
El Gobierno alemán plantea, de cara a la cumbre europea que comienza mañana en Bruselas, una reducción de las ayudas a Turquía en el marco de las negociaciones para el ingreso de ese país al bloque comunitario, que Alemania quisiera interrumpir aunque admite que no hay consenso para ello. «No hay consenso para romper las negociaciones, pero sí está claro que las cosas no pueden seguir como están», dijo hoy un alto funcionario del Gobierno alemán bajo la condición de anonimato en vísperas del Consejo Europeo. «Una reducción de las ayudas es uno de los temas que se pueden abordar», agregó. Otra variante, según la misma fuente, es hacer una reestructuración de las líneas de ayuda y hacer llegar la mayoría de ellas a organizaciones de la sociedad civil. No obstante, añadió, el debate sobre Turquía en la próxima cumbre europea no se limitará a las negociaciones para la adhesión y a las ayudas, sino que incluirá también aspectos como el acuerdo migratorio o el papel que tiene Ankara en diversos conflictos internacionales. También la relación de Turquía con la unión aduanera está sobre la mesa y, de momento, Alemania considera que es difícil que haya avances en ese tema. Las relaciones entre Alemania y Turquía se han deteriorado desde el intento de golpe de Estado registrado el año pasado y la posterior ola represiva del Gobierno turco contra opositores al presidente Recep Tayyip Erdogan. Varios ciudadanos alemanes han sido detenidos en Turquía acusados de apoyar al terrorismo o de ser miembros de la organización del predicador Fetullah Gülen, a quien Erdogan imputa haber organizado el intento de golpe.
1
...