Infortelecom

Noticias de recep tayyip erdogan

07-04-2020 | Fuente: abc.es
Erdogan denuncia a un presentador de TV por criticar su discurso sobre el Covid-19 en una red social
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha presentado hoy una denuncia penal contra el principal presentador del canal turco Fox TV, Fatih Portakal, por criticar en las redes sociales un discurso suyo sobre el coronavirus. Concretamente, la denuncia cursada por Erdogan y la Agencia de Regulación y Supervisión Bancaria (BDDK) acusa al moderador de «publicar mensajes falsos en redes sociales con el objetivo de manipular la opinión pública» y compartir «mensajes falsos sobre el sistema bancario y fiscal», informó la emisora NTV. El tuit de Portakal hacía referencia a un discurso de ayer de Erdogan sobre el coronavirus, en el que éste recordó que durante la guerra de independencia turca en la década de 1920 «el 40 % de los alimentos y ropa fueron confiscados» mediante un decreto. «Me pregunto si, recordando el decreto, también pedirán dinero a quienes tienen depósitos o ahorros, y diciendo 'Estamos pasando por días difíciles'. Desafortunadamente, no puedo decir que no sucederá, tuiteó poco después Portakal. Otros 229 detenidos por «mensajes provocadores» Al menos siete periodistas han sido detenidos en el último mes en Turquía por sus reportajes o publicaciones en redes sociales sobre el coronavirus. El ministerio de Interior turco anunció anoche que otras 229 personas han sido detenidas en la última semana bajo la acusación de difundir mensajes «provocadores» en relación con la pandemia del coronavirus. Un total de 639 personas han sido detenidas en las últimas tres semanas por sus publicaciones en redes sociales sobre el coronavirus. Según los datos que ofreció anoche el Ministerio de Salud, en Turquía se han confirmado hasta ahora 30.217 casos de contagio, con 649 muertos, pero en las redes sociales circulan mensajes que ponen en duda las cifras oficiales y aseguran que la dimensión de la pandemia es considerablemente mayor.
31-03-2020 | Fuente: abc.es
Erdogan dona su salario de siete meses para combatir la pandemia de coronavirus en Turquía
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha lanzado la «Campaña Nacional de Solidaridad» con el objetivo de combatir la pandemia de coronavirus en Turquía, para la que ha donado siete meses de su salario. «Estoy lanzando la campaña personalmente donando mi salario de siete meses », ha indicado Erdogan en un discurso a la nación recogido por la agencia de noticias turca Anatolia. Asimismo, los miembros del gabinete y los legisladores turcos han donado un total de 5,2 millones de liras turcas (más de 716.000 euros) para la campaña, ha agregado el mandatario, que ha subrayado que el objetivo de la acción es proporcionar apoyo «adicional» a las personas con bajos ingresos que sufren económicamente debido a las medidas adoptadas contra la propagación del Covid-19. En el discurso, Erdogan ha recalcado que Turquía «tiene mejores instalaciones médicas que otros países» y ha asegurado que en el país se están abriendo «rápidamente» nuevos hospitales , al tiempo que se fortalecen los existentes. Por otra parte, ha afirmado que los expertos turcos están trabajando para producir «dispositivos respiratorios y una vacuna contra el virus». «Nuestro objetivo es alcanzar resultados serios para fin de año», ha matizado. Por otra parte, ha pedido a los ciudadanos turcos que se confinen en sus hogares. Las autoridades han puesto en «cuarentena» 41 barrios y aldeas a causa de la pandemia. «Estamos decididos a utilizar todos medios para frenar la propagación del virus», ha remachado. Por último, ha señalado que Turquía no se enfrenta a ningún problema con respecto al suministro de alimentos, y ha matizado que el país cuenta con «excedente» en la producción agrícola. El Gobierno de Turquía ha confirmado este lunes la muerte de 37 personas en las últimas 24 horas a causa del coronavirus, la cifra diaria más alta desde el inicio de la pandemia, y ha elevado a 168 el número de fallecidos en el país . El Ministerio de Sanidad ha señalado además que 1.610 personas han dado positivo por el virus durante el último día, lo que eleva a 10.827 el número total de casos .
23-03-2020 | Fuente: abc.es
La Policía griega repele con gases lacrimógenos a 200 migrantes que buscaban cruzar al país desde Turquía
Las fuerzas de seguridad griegas han lanzado gases lacrimógenos sobre unas 200 personas durante los enfrentamientos que se han producido este domingo a lo largo de la frontera entre Grecia y Turquía. El suceso ha tenido lugar en el pueblo fronterizo de Kastanies, en el noreste de Grecia, donde se encuentra una de las dos oficinas de aduanas para cruzar la frontera con Turquía. De acuerdo con la información a la que ha tenido acceso la agencia DPA, el choque se produjo después de que unos 200 migrantes provocaran el derribo de un árbol, ocasionando daños en un tramo de la valla situada en el lado griego. La Policía griega ha respondido usando gases lacrimógenos para asegurar la frontera. La situación en la región se ha visto agravada después de que Turquía declarase a finales de febrero que la frontera con la Unión Europea estaba abierta, lo que ha provocado que miles de migrantes y refugiados se dirigiesen hacia la frontera con Grecia y Bulgaria. Por su parte, las autoridades griegas han impedido que se produjeran los cruces hacia su territorio, por lo que centenares de personas han quedado varadas en el lado turco a la espera de poder cruzar. Después del anuncio del Gobierno de Recep Tayyip Erdogan, la Unión Europea (UE) declaró su apoyo inmediato a Grecia y Bulgaria. «Nuestra máxima prioridad en esta etapa es garantizar que Grecia y Bulgaria tengan todo nuestro apoyo. Estamos dispuestos a proporcionar apoyo adicional, incluso a través de la misión FRONTEX por la frontera terrestre», anunció la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a través de su cuenta de Twitter. Erdogan justificó su decisión de abrir los pasos fronterizos por el incumplimiento de la UE del acuerdo alcanzado en 2016 para el cierre de la frontera a cambio de ayuda económica, e insistió en que «Europa debe mantener sus promesas».
12-03-2020 | Fuente: abc.es
La UE pagará 2.000 euros a inmigrantes que retornen de forma voluntaria a sus países de origen desde Grecia
La Comisión Europea pagará 2.000 euros por persona en un programa destinado a incentivar el retorno voluntario de inmigrantes desde Grecia a sus países de origen. Así lo anunció este jueves la comisaria europea de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, junto al ministro de Migración griego, Notis Mitarakis, durante una visita a Atenas. Johansson aclaró que se trata de un programa temporal financiado por la Comisión Europea para ayudar a descongestionar las superpobladas islas del Egeo. El programa dará sólo un mes a las personas acogidas (y llegadas antes del 1 de enero) para presentarse voluntarias y será gestionado junto a la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y Frontex, informa Efe. Mitarakis destacó que se trata de un esfuerzo añadido a los 10.000 traslados que el Gobierno ha prometido realizar a Grecia continental durante el primer trimestre de 2020. Según la OIM, 49.505 personas se han acogido a su programa de retorno voluntario asistido y reintegración desde 2010 hasta el término del año pasado. Estaba previsto que a esta visita acudiera también la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, pero su presencia se ha pospuesto para poder centrarse en la coordinación de la lucha europea contra el coronavirus. Uno de los principales objetivos era que las autoridades europeas se hicieran una idea sobre la situación de los alrededor de 5.000 refugiados menores no acompañados que hay en los campos griegos. Esta semana, Alemania anunció que estaría dispuesta a acoger junto a otros países europeos a entre 1.000 y 1.500 niños. «Es muy urgente encontrar una solución porque la infancia y la adolescencia sólo se viven una vez», destacó la comisaria. Un total de siete países de la Unión Europea se han comprometido a aceptar a 1.600 niños y adolescentes no acompañados que se encuentran en campamentos de refugiados en Grecia, según ha anunciado Johansson. Fuentes comunitarias han indicado a Europa Press que los países que acogerán a los menores no acompañados serán Alemania, Portugal, Francia, Irlanda, Luxemburgo, Croacia y Finlandia. En lo que se refiere a la cantidad de menores migrantes que acogerá cada país, la cifra está aún por acordar. Johansson se reunió también con el primer ministro griego, el conservador Kyriakos Mitsotakis, quien hizo hincapié en que se debe comprender a nivel internacional que la situación no es un problema migratorio sino de «seguridad nacional». «Gente oprimida como peones» Mitsotakis añadió que tanto Grecia como Europea se enfrentan a una amenaza asimétrica en sus fronteras terrestres y marítimas con Turquía «utilizando a gente oprimida como peones». La comisaria explicó también que espera que un nuevo marco regulatorio del asilo sustituya al fracasado reglamento de Dublín después de Semana Santa. Según Johansson, la Comisión está trabajando para encontrar un acuerdo entre los diferentes Estados, especialmente después de que a finales de febrero el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, decidiera abrir las fronteras a los millones de migrantes y refugiados que viven en su país. A todo el mundo no le gustará el nuevo marco, «pero lo aceptarán», aseguró la comisaria.
10-03-2020 | Fuente: abc.es
La UE pide a Erdogan que frene la ola migratoria en la frontera
La Unión Europea sigue condicionando cualquier apoyo económico o político a Turquía a que detenga de forma efectiva el flujo de personas que intentan atravesar la frontera griega. La visita ayer a Bruselas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, podría entenderse como un acontecimiento amistoso, al que se le dio una relevancia extraordinaria desde el punto de vista protocolario, pero en realidad fue un nuevo escenario de este pulso en el que han quedado atrapados miles de personas que se afanan por entrar en Europa. Antes de reunirse con Erdogan, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, compareció ante los periodistas para hacer un balance de sus primeros cien días en el cargo, y acabó dando a entender que las instituciones europeas tampoco podrán resistir indefinidamente la presión política que supone esa dramática situación en la alambrada de la frontera. Erdogan llegó a Bruselas con la idea de pedir a la UE y a la OTAN más apoyo frente a Rusia en la guerra de Siria y por ello insistió en centrar en ese conflicto el punto de interés. «La crisis derivada de Siria, con sus aspectos humanitarios y de seguridad, amenaza a nuestra región e incluso a toda Europa y ningún país europeo puede permitirse el lujo de permanecer indiferente», dijo Erdogan al llegar a la OTAN. «Nosotros esperamos un apoyo concreto de todos nuestros aliados en la lucha que Turquía ha estado llevando a cabo sola». Pero ni en la Alianza Atlántica hay planes para una mayor implicación en este conflicto ni en la Unión Europea ignoran que la inmensa mayoría de los que se hacinan ante la frontera griega no son sirios, sino gentes que huyen de otros lugares, sobre todo de Afganistán o incluso del Magreb, que intentan labrarse un mejor futuro en Europa. En estos momentos, Turquía alberga a casi cuatro millones de refugiados, entre ellos muchos sirios que han encontrado una manera de integrarse en el país. En 2016, la UE acordó con Erdogan que correría con los gastos de esas asistencia humanitaria, pero también le prometió que los turcos podrían viajar a Europa sin visado, algo que no ha podido cumplir todavía. Además de la reunión de Von der Leyen y el presidente del Consejo Charles Michel con Erdogán, el alto representante, Josep Borrell, mantuvo otro encuentro separado con el ministro turco de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, un despliegue poco frecuente en Bruselas.
09-03-2020 | Fuente: abc.es
Erdogan viaja este lunes a Bruselas en plena crisis por los migrantes y refugiados en la frontera con Grecia
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, viaja este lunes a Bruselas para entrevistarse con los principales dirigentes de la UE y abordar la situación en la frontera entre Turquía y Grecia después de que Ankara anunciara la apertura de la frontera. «El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, se reunirán con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan el lunes a las 18.00 horas en Bruselas», ha informado un portavoz de Michel, Barend Leyts, a través de Twitter.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">President <a href="https://twitter.com/eucopresident?ref_src=twsrc%5Etfw">@eucopresident</a> and President <a href="https://twitter.com/vonderleyen?ref_src=twsrc%5Etfw">@vonderleyen</a> will meet with President <a href="https://twitter.com/RTErdogan?ref_src=twsrc%5Etfw">@RTErdogan</a> of Turkey on Monday at 18h in Brussels to discuss EU-Turkey matters, including migration, security, stability in the region and the crisis in Syria.</p>&mdash; Barend Leyts (@BarendLeyts) <a href="https://twitter.com/BarendLeyts/status/1236655099986001921?ref_src=twsrc%5Etfw">March 8, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> La visita servirá «para abordar cuestiones Turquía-UE» tales como «migración, seguridad, estabilidad en la región y la crisis en Siria», ha indicado Leyts. Hace una semana Erdogan anunció la apertura de la frontera con la UE y advirtió de que los migrantes y refugiados llegarían «por millones», lo que daba por roto el acuerdo de 2016 de cierre de fronteras de Turquía a cambio de ayuda económica. Grecia ha denunciado desde entonces el uso de medios violentos por parte de los migrantes para intentar entrar en territorio comunitario y la colaboración con este «asalto masivo» de las autoridades turcas. En respuesta, Atenas ha reforzado los efectivos militares y policiales en la frontera con el apoyo de Bruselas y ha suspendido durante un mes el derecho de asilo.
09-03-2020 | Fuente: abc.es
Alemania acepta recibir 500 niños refugiados de Lesbos en coordinación con la UE
El anuncio aparece en un comunicado que el Gobierno alemán ha emitido a las tres de la madrugada de hoy, después de una reunión de siete horas de duración de la gran coalición alemana que, en principio, se ocupaba de un paquete de medida para combatir la extensión del coronavirus. Según este documento, «la Unión Europea considera la posibilidad de recibir hasta 1.500 niños inmigrantes que se encuentran actualmente en campamentos griegos» y «Alemania está preparada para apoyar esa iniciativa». «Queremos apoyar a Grecia en la difícil situación humanitaria de 1.000 a 1.500 niños en las islas del país», transmite el Gobierno alemán, al que una red de más de cien ciudades pedía la semana pasada poder ocuparse de la acogida de hasta 500 niños de Lesbos. La gran coalición considera que Alemania participará en la operación de acogida con «una parte apropiada» del total como parte de esta «coalición de voluntarios» europea en curso de negociación. El gobierno de Merkel reconoce así que «está siendo negociada una solución humanitaria a nivel europeo», dado que la preocupación por la difícil situación de los menores ha aumentado en los últimos días, tras comprobar que hay numerosos niños que requieren tratamiento médico urgente y muchos de ellos no están acompañados por adultos. Estos serían la prioridad en las listas de acogida, puesto que son considerados los más vulnerables y no supondrán la necesidad de separaciones de familias. Al finalizar la reunión de madrugada, varios miembros del Gobierno comparecieron ante la prensa para informar sobre los principales acuerdos en materia de coronavirus, pero ninguno de ellos se refirió a los niños de Lesbos. El asunto aparece, entre otros muchos puntos de contenido de la reunión, en el texto de 14 páginas del comunicado. Ha sido Saskia Esken, copresidenta del SPD, quien ha hablado únicamente del asunto. «Debatimos en el comité de la gran coalición hasta las 02:30 horas y aclaramos mucho este punto. Me alegra personalmente que Alemania ahora participe de manera apropiada en una coalición de la UE voluntaria, que se está cerrando en estos días, y que acogerá a niños particularmente vulnerables de Grecia». Ampliar el acuerdo con Turquía Al mismo tiempo, Alemania, en el marco de la UE, estudia la posibilidad de ampliar el acuerdo con Turquía por el que, a cambio de cuantiosas ayuda económicas, este país se comprometió a mantener en su territorio el flujo de refugiados, evitando así su entrada en Europa. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se reunirá hoy en Bruselas para conversar con las autoridades de la UE sobre la situación de esos refugiados, a los que las autoridades turcas lanzan contra la frontera griega. El Gobierno turco ha acusado repetidamente al bloque europeo de no cumplir sus promesas. La pasividad del gobierno Merkel respecto a la situación de Lesbos había quedado en evidencia la semana pasada, cuando un grupo de 140 ayuntamientos alemanes enviaron una carta a la canciller Merkel solicitando que se les permitiese acoger a 500 niños, dada la situación en los campamentos de Lesbos. «Hay un baño para 167 personas y una ducha para 250 personas. 4.000 personas no tienen acceso a agua corriente en absoluto. Y estamos hablando de Europa. Todavía será peor en los próximos meses, cuando suban las temperaturas y la salubridad empeore?», declaraba el alcalde de Potsdam, Mikel Schubert, tras visitar personalmente el campamento de refugiados de Moria. Casi 5.500 niños y adolescentes menores de 18 años están registrados como refugiados en Grecia unos 500 de ellos son niños menores de 14 años no acompañados por adultos. «Se nos ha dicho que son enviados por sus padres, pero la cruda realidad que se percibe allí es que salieron de sus países en familia, pero el resto de la familia ha muerto por el camino», aclara el alcalde Schubert, coordinador de la iniciativa «Ciudades, puertos seguros», «eso los convierte en víctimas preferidas de las mafias y todo tipo de malhechores». «También hay administraciones de nivel regional, varios gobiernos de Bundesländer como Berlín, Schleswig-Holstein, Baja Sajonia o Turingia, dispuestos a participar en la operación acogida, espero que también Brandemburgo, y estoy seguro de que hay más administraciones locales o regionales en Europa que desearían sumarse a este movimiento». El ministro alemán de Interior, Horst Seehofer, presente en la reunión hasta horas de madrugada y que ha informado acerca de nuevos controles en las fronteras relacionada con el coronavirus, no se ha pronunciado acerca de este acuerdo, aunque en el debate parlamentario celebrado la semana pasada en el Bundestag, tras una moción presentada por Los Verdes, dejó claro que la única esperanza para los niños de Lesbos es que «los acepten también en el resto de países europeos».
08-03-2020 | Fuente: abc.es
Erdogan se queda solo en su pulso militar con Putin en los conflictos de Siria y Libia
Están en bandos opuestos en el conflicto sirio, pero tienen intereses comunes en otros ámbitos. Por eso, sabiendo que las fricciones pueden arruinar unos vínculos que ambos quieren preservar, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan volvieron a reunirse el pasado día 5 para limar asperezas y actualizar su acuerdo. Un pacto que, desde el establecido en Sochi (septiembre de 2018), se había erosionado significativamente a favor de Moscú y Damasco (sin que el Gobierno sirio haya tenido que participar ni siquiera en estos encuentros). Turquía ha visto cómo su territorio se ha seguido llenando de personas que huyen de la violencia (hasta llegar ya a los cuatro millones), cómo las milicias kurdas sirias siguen activas en la zona fronteriza y cómo sus puestos militares de observación en la provincia de Idlib han quedado neutralizados por las tropas sirias. Rusia, en cambio, se ha convertido sin discusión en el factótum diplomático y militar, colocando al régimen sirio bajo su manto protector, sustituyendo el proceso de Ginebra (auspiciado por la ONU) por el de Astana (en el que también figura Irán, junto a Turquía) y respaldando, sobre todo con fuego artillero y apoyo aéreo, a las fuerzas leales a Damasco en su intento por recuperar el control sobre todo el territorio. Erdogan ha calculado mal sus fuerzas. Si primero optó infructuosamente por el derribo del régimen de Bashar al Assad, abriendo sus puertas al tránsito de yihadistas de todo pelaje y apoyando a milicias contrarias a Damasco, a partir de 2016 pasó a centrarse en el triple objetivo de evitar que su territorio fuera contaminado por la violencia de su vecino, cerrar el paso a nuevos refugiados (con cuya vida juegan vergonzosamente unos y otros) e impedir que los kurdos sirios puedan consolidar una entidad propia en sus inmediaciones. A la vista está que los resultados no son muy satisfactorios y el lanzamiento de la actual operación Escudo de Primavera tampoco augura algo muy distinto. Es cierto que Erdogan está destruyendo algunos activos militares sirios?sobre todo con fuego artillero y drones armados? pero, como acaba de demostrar el endeble acuerdo logrado en Moscú, no puede derrotar a Al Assad mientras este siga contando con la cobertura aérea rusa. El juego de Moscú Al haber extendido demasiado sus líneas (llegando hasta Libia) y al haber acumulado gestos inamistosos con sus principales socios y aliados ?sea con la Unión Europea, perturbando los planes de explotación del gas localizado en el Mediterráneo oriental y ahora con su decisión de dejar salir a los desesperados que se agolpan ante la frontera griega, o con Estados Unidos, con la compra de sistemas antiaéreos rusos S-400 y la amenaza de no prestar sus bases a las fuerzas estadounidenses?, Erdogan se ha quedado solo (ahí está la falta de respuesta aliada a su petición de despliegue de baterías de Patriot) y sometido a un Putin interesado por igual en la fragmentación de la OTAN y en cortejar a Ankara con la oferta de negocios de explotación conjunta del gas (sirva el gasoducto Turkstream como ejemplo). Y todo eso mientras su posición interna se va erosionando, con una población cada vez más crítica con su deriva autoritaria, más reacia a soportar la carga que suponen los refugiados y el aventurerismo militar, más descontenta con su gestión económica y, por tanto, más dispuesta a escuchar lo que planteen, incluso en las propias filas del islamismo político, sus opositores. Eso le ha permitido a Putin convertirse en interlocutor imprescindible en cualquier intento de buscar una solución al conflicto sirio (mientras EE.UU. pierde peso a ojos vista y la Unión Europea nunca ha logrado ser tenida en cuenta). Por un lado, se permite apoyar a Al Assad ?aumentando el peso de su presencia militar en la base naval de Tartús y en la aérea de Hmeimim? y, por otro, cuenta con una baza más con la que poder negociar un posible alivio a las sanciones que pesan sobre Moscú por su implicación en Ucrania. Además, logra imponer su criterio ante Teherán y Ankara, sin perder de vista el acercamiento a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, en un intento por sumar posibles financiadores de la futura reconstrucción siria. Y aunque Erdogan trate de vender el acuerdo como un éxito y haya logrado evitar la ruptura de relaciones con una Rusia con la que necesita seguir entendiéndose, la realidad es que su influencia en Siria disminuye. Y así se explica que la nueva línea que demarca el frente tras el acuerdo ruso-turco suponga admitir que Ankara pierde terreno o, lo que es lo mismo, que Damasco sigue avanzando sus peones y ya controla la importante autovía M-4 (que une el puerto de Latakia con Alepo). Esa cesión de territorio en Idlib, a manos de las fuerzas sirias, hace que sus posiciones militares (y las de sus aliados locales) se hagan insostenibles en cuanto las fuerzas de Damasco reemprendan la ofensiva. Jesús A. Núñez Villaverde es Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH)
07-03-2020 | Fuente: abc.es
El acuerdo entre Putin y Erdogan frena los bombardeos aéreos en Idlib
El tercer alto el fuego que se acuerda desde el inicio de la ofensiva contra Idlib arrancó con una jornada en la que los aviones de Siria y Rusia permanecieron en sus bases. «Calma tensa», así definió el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) el ambiente en esta provincia del norte de Siria tras el acuerdo alcanzado por Rusia, aliado de Bashar al Assad, y Turquía, que apoya a los grupos armados islamistas que combaten al Gobierno. Desde que entró el vigor el nuevo pacto en la media noche del jueves «no se han registrado bombardeos, no se ven aviones de combate y solo hemos escuchado algunos disparos, pero nada fuera de lo habitual», confirmó una fuente local consultada por este medio. Ahmed al Sheikhu, portavoz en la ciudad de Idlib para la Defensa Civil siria, conocida como los «cascos blancos», declaró a la agencia Efe que «no ha habido ataques aéreos en la provincia» y que «la calma prevalece en las áreas que hubo choques». «Todas las partes están en tensión, pero nadie mueve ficha por temor a que le señalen como responsable de violar el acuerdo», según declaraciones del líder opositor Ibrahim al-Idlibi recogidas por la agencia Reuters. El texto acordado por Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan no recoge la declaración de la zona de exclusión aérea, una de las exigencias de la oposición armada y de Ankara, pero los aviones permanecieron en sus bases al menos durante las primeras 24 horas. Tanto en Turquía como en Rusia, los medios oficiales recibieron el acuerdo como un triunfo, pero con el mapa en la mano es Putin quien ha logrado que su aliado sirio recupere una parte importante de territorio en Idlib y se haga con el control de las dos autopistas claves que unen Alepo con Damasco (M5) y Latakia (M4), en este último caso se pondrá en marcha un corredor de seguridad que se extenderá seis kilómetros hacia el norte y seis kilómetros al sur y contará con patrullas conjuntas ruso turcas. Al Assad mostró su «satisfacción» por un acuerdo que «contribuye a los esfuerzos para garantizar la soberanía de Siria y la unidad de su territorio, además de que pueden ayudar a preparar el ambiente para relanzar el proceso político». Según un comunicado difundido por la presidencia en Damasco «el cese de las hostilidades puede tener repercusiones positivas para el pueblo sirio en diferentes aspectos, incluidos el humanitario, social o económico, en el caso de que la parte turca se comprometa a ello». «Escudo de Primavera» Esta «calma tensa» del primer día de alto el fuego llegó después de unas últimas jornadas marcadas por la muerte de 34 soldados turcos en un bombardeo y la puesta en marcha de la operación ?Escudo de Primavera? por parte de Turquía. Desde entonces las fuerzas turcas han derribado tres cazas sirios, destrozado decenas de tanques y blindados, y ?neutralizado? miles de soldados enemigos, esta es la fórmula que emplea el ministerio de Defensa en Ankara para hablar de muertos, heridos o capturados. La escalada de tensión obligó a Putin y Erdogan a reunirse y reforzar y actualizar los compromisos que ya adoptaron en Sochi en 2018. El cese temporal de la violencia no supondrá el regreso de los 900.000 civiles desplazados por los combates, lo que se considera la peor ola de desplazamientos desde el inicio de la guerra. Sobreviven en campos improvisados a lo largo de la frontera turca y no parece sencillo que muchos de ellos regresen a las zonas de las que salieron, porque muchas de ellas han quedado arrasadas por los bombardeos y porque ahora pueden haber pasado a manos de las fuerzas leales al Gobierno. Turquía no les permite acceder a su territorio, donde ya da cobijo a 3,5 millones de sirios, y el plan de Erdogan es lograr una zona de seguridad en Idlib para realojar a estos refugiados.
06-03-2020 | Fuente: abc.es
Comienza el frágil alto el fuego en Idlib pactado por Erdogan y Putin
«Calma tensa», así ha definido el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) las primeras horas tras el acuerdo de alto el fuego en Idlib firmado por Rusia, aliado de Bashar Al Assad, y Turquía, que apoya a los grupos armados islamistas que combaten al Gobierno sirio. Desde que entrara el vigor el nuevo pacto «no se han registrado bombardeos, no se ven aviones de combate y solo hemos escuchado algunos disparos, pero nada fuera de lo habitual», ha confirmado una fuente local consultada por este medio. Al menos 6 soldados de las tropas sirias y 9 combatientes opositores murieron en combates desatados esta madrugada en la provincia de Idlib pese a la entrada de un alto el fuego negociado ayer entre Turquía y Rusia a partir de la medianoche, informó a Efe el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman. Esta no es la primera vez que rusos y turcos acuerdan un cese de las hostilidades y son conscientes de la fragilidad de la situación. «Todas las partes están en tensión, pero nadie mueve ficha por temor a que le señalen como responsable de violar el acuerdo», según declaraciones del líder opositor Ibrahim al-Idlibi recogidas por la agencia Reuters. El texto acordado por Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan no recoge la declaración de la zona de exclusión aérea, una de las exigencias de la oposición armada y de Ankara, pero desde la media noche se han visto aviones. Esta «calma tensa» se produce después de unas últimas jornadas marcadas por la muerte de 34 soldados turcos en un bombardeo y la puesta en marcha de la operación «Escudo de Primavera» por parte de Turquía. Desde entonces las fuerzas turcas han derribado tres cazas sirios, destrozado decenas de tanques y blindados, y «neutralizado» miles de soldados enemigos, esta es la fórmula que emplea el ministerio de Defensa en Ankara para hablar de muertos, heridos o capturados. La escalada de tensión obligó a Putin y Erdogan a reunirse y reforzar y actualizar los compromisos que ya adoptaron en Sochi en 2018. El cese temporal de la violencia no ha supuesto hasta el momento el regreso de los 900.000 civiles desplazados por los combates. Sobreviven en campos improvisados a lo largo de la frontera turca y no parece sencillo que muchos de ellos regresen a las zonas de las que salieron, sobre todo si ahora están en manos de las fuerzas leales al Gobierno. Turquía no les permite acceder a su territorio, donde ya da cobijo a 3,5 millones de sirios, y el plan de Erdogan es lograr una zona de seguridad en Idlib para realojar a estos refugiados.
1
...