Infortelecom

Noticias de racismo

14-08-2020 | Fuente: abc.es
El racismo sube enteros como arma arrojadiza en Portugal
La reciente muerte violenta del actor Bruno Candé, de piel oscura, en Lisboa ha destapado la utilización del racismo como arma arrojadiza de la política portuguesa, en pleno agosto y sin actividad parlamentaria. El intérprete de la popular telenovela «Única mujer» fue presuntamente alcanzado por los disparos de un hombre, de 80 años, en el barrio de Moscavide, próximo al aeropuerto, después de una discusión sobre el perro, que el rostro de la cadena TVI, se encontraba paseando. La investigación al respecto ya se ha puesto en marcha, pero no está aclarado que el conflicto se desatase por el color de la piel de Candé, que tenía 39 años y deja tres hijos. Lo que sí se ha constatado, según testigos presenciales, es que el agresor le dijo: «Márchate por donde has venido», sin tener en cuenta que se trataba de un ciudadano portugués en toda regla. De hecho, la presencia en territorio luso de personas de color es algo asumido al otro lado de la frontera desde siempre, porque abundan los portugueses nacidos en las antiguas colonias (Angola, Mozambique, Cabo Verde, Guinea Bissau, Goa, Macao, Brasil) o provenientes de ellas y la mezcla de razas es un hecho palpable de norte a sur. Lo que ocurre es que han intervenido dos grupos minoritarios neonazis, Resistencia Nacional y Nova Ordem de Avis, que reaccionaron ante las protestas antirracistas acontecidas en las últimas semanas y convocaron una manifestación denominada ?parada Ku Klux Klan? frente a la sede de SOS Racismo. A continuación, profirieron amenazas a dos diputadas del Bloco de Esquerda y a la independiente Joacine Katar Moreira. Igualmente, se han embarcado en una macabra estrategia en la que advierten de que tal vez pasen a «ajusticiar» a extranjeros y se han lanzado a intimidar a Mamadou Ba y a otros seis activistas más del entorno antirracista. Solo un partido político ha mostrado su tibieza después de semejantes circunstancias: es Chega, que significa Llega y se alinea en unas posiciones al estilo de Vox en España. Su líder, André Ventura, se ha expresado de forma reiterada en términos considerados como «xenófobos» por las restantes fuerzas, aunque su contundencia social comienza a ganar un creciente número de adeptos. Ahora se ha descolgado con unas declaraciones que están sembrando la polémica: «Cuando me amenazan a mí o a Chega, lo que sucede de manera constante, nadie se alarma. Cuando son estos pobrecitos, la gente llora y grita. Miserable país». La crispación sube de tono, aunque ni mucho menos como en España, y el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, no ha tenido más remedio que terciar en el asunto para apelar a la sensatez, una de sus señas de identidad. Mientras tanto, el principal partido conservador PSD se ha instalado en una sorprendente apuesta por la ausencia de actitud opositora, lo que está dando precisamente alas a Chega.
11-08-2020 | Fuente: abc.es
Biden no arriesga y elige a Kamala Harris como candidata a la vicepresidencia
Kamala Harris, senadora novata por el estado de California, albergó el verano pasado alguna posibilidad de aspirar a ser la primera presidenta de EE.UU. Sorprendió en el primer debate entre candidatos, donde atacó con dureza a Joe Biden, el favorito. Le acusó de colaborar con legisladores segregacionistas en el pasado y capturó todos los titulares. «Fue un puñetazo en el estómago», dijo entonces el exvicepresidente con Barack Obama. Ha pasado algo más de un año, Biden es hoy -como se esperaba- el candidato a la presidencia y aquellos ataques han cicatrizado. El demócrata le brindó este martes otro hueco en la historia: convertirse en la primera vicepresidenta del país y en la primera persona negra en ostentar el cargo. Y, de paso, ponerle más cerca de una futura presidencia. Después de retrasos y mucho suspense, Biden deshojó ayer la margarita y nombró a Harris como su candidata a la vicepresidencia. No fue ninguna sorpresa. Biden anunció que su acompañante en el llamado «ticket presidencial» sería una mujer. Tras la oleada de reflexión y reconocimiento sobre el racismo estructural que vive EE.UU. como consecuencia de la muerte de George Floyd en Mineápolis -el último caso de abusos policiales contra la minoría negra en el país-, era casi seguro que la candidata perteneciera a una minoría racial. Harris, hija de emigrantes de Jamaica y de India, reúne esas dos características. Y, sobre todo, es uno de los valores en ascenso del partido demócrata en lo que va de siglo, con una carrera meteórica: fiscal del distrito de San Francisco en 2004, fiscal general de California en 2011, senadora -segunda mujer negra de la historia- por California en 2017. Si el asalto a la Casa Blanca fuera un partido de fútbol, Harris cubriría mucho terreno. Refuerza el tirón que Biden entre la minoría negra, su voz se ha sentido con fuerza en las exigencias de reforma policial en los dos últimos meses, apela al voto femenino, y es una moderada pragmática, que abrazó propuestas sociales ambiciosas en campaña, pero que no asustará al voto moderado de ambos partidos que persigue Biden, ni tampoco enfadará demasiado al votante izquierdista. Biden anunció su elección a sus seguidores en un breve mensaje: «Gran noticia: he elegido a Kamala Harris como mi compañera de candidatura. Juntos, y contigo, vamos a ganar a Trump». La nueva candidata a la vicepresidencia aseguró en Twitter que era un honor ser la nominada y aseguró que Biden ?puede unir al pueblo de EE.UU. porque ha dedicado su vida a luchar por nosotros. Como presidente, construirá un EE.UU. a la altura de sus ideales?. Los dos miembros del «ticket presidencial» aparecerán hoy juntos en Delaware, donde Biden tiene su residencia, para comenzar su andadura conjunta de campaña. «Joe Biden acertó con su decisión», reaccionó el expresidente Obama. «Con la elección de la senadora Kamala Harris como la próxima vicepresidenta de EE.UU., da muestras de su juicio y carácter. La realidad nos muestra que esos atributos no son opcionales en un presidente». La campaña de Trump no tardó en criticar la elección. «Demuestra que Joe Biden es una cáscara vacía que la están llenando con la política extremista de los radicales de izquierda», dijo una portavoz. No será fácil atacar por ahí a Biden, a quien Trump pinta como un monigote de la izquierda que está en contra de la policía. Porque Harris, que fue una dura fiscal general en California, es más bien una candidata de «ley y orden». En el Senado, se ha confirmado como una legisladora efectiva, y ganó relevancia nacional en los interrogatorios a altos cargos de Trump. En campaña, fue más irregular. Después del fulgor inicial, se desinfló pronto y demostró que puede tener pifias y que los candidatos izquierdistas la podrían arrinconar con cierta facilidad. Ahora tiene dos meses y medio de campaña para contribuir a la victoria demócrata y labrarse su propio futuro. Si Biden gana, tendrá casi 82 años cuando busque su segundo mandato y es probable que no se presente. Nadie estará entonces más cerca de la Casa Blanca que su vicepresidenta.
10-08-2020 | Fuente: abc.es
Trump dice que le parece «buena idea» que esculpan su cara en el monte Rushmore
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó este domingo que le parece buena idea se añada su cara a los rostros esculpidos de cuatro mandatarios del país en el monte Rushmore, en Dakota del Sur. «Nunca lo he sugerido, aunque en base a todas las cosas conseguidas durante mis primeros tres años y medio, a lo mejor [lo merezco] más que ningún presidente. ¡Parece una buena idea para mí!», tuiteó el mandatario. Trump acompañó su mensaje del link de una noticia de la «CNN» que se hacía eco de una información aparecida este fin de semana en el diario «The New York Times», que señalaba que un asistente de la Casa Blanca se había puesto en contacto el año pasado con la oficina de la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, para preguntar cuál sería el proceso para añadir la figura de un presidente en Rushmore. El rotativo recordaba también que Trump le había dicho a Noem en 2018 en el Despacho Oval que aspiraba a que su rostro fuera incluido en el monumento. En un segundo tuit, Trump difundió una foto suya en Rushmore, tomada durante su visita del mes pasado, la víspera del 4 de julio, donde pronunció un discurso en el que instigó las divisiones sociales, en medio de la ola de protestas raciales en el país y los ataques a monumentos de presidentes y líderes de la Confederación, entre otros, como símbolos del pasado esclavista de Estados Unidos. En la famosa ladera de Dakota del Sur están esculpidos los rostros de los presidentes George Washington (1789-1797), Thomas Jefferson (1801-1809), Abraham Lincoln (1861-1865) y Theodore Roosevelt (1901-1909). Para miles de indígenas en Estados Unidos, la visita de Trump al monte Rushmore fue un «símbolo del supremacismo blanco» que promueve el mandatario, y la recibieron como un «insulto», en pleno debate nacional sobre los monumentos y el racismo.
05-08-2020 | Fuente: marca.com
Del ostracismo al 'rechazo': James no tiene sitio en Madrid
  Leer
03-08-2020 | Fuente: as.com
Danny Rose denuncia el racismo que sufre en su vida cotidiana
El lateral izquierdo del Tottenham ha confesado en un podcast que aún a día de hoy continúa teniendo que soportar comentarios racistas.
27-07-2020 | Fuente: abc.es
Un senador republicano llama a la esclavitud «el mal necesario»
El senador republicano de Arkansas, Tom Cotton, ha encendido nuevamente la opinión pública en Estados Unidos, esta vez con unos polémicos comentarios sobre la esclavitud de millones de africanos en el país norteamericano a la que calificó como «el mal necesario sobre la que se construyó la unión». Las declaraciones del senador de 40 años, que se dice que está planeando una candidatura a la presidencia en 2024, han sido publicadas el domingo en una entrevista con el Arkansas Democrat-Gazette. Cotton hacía referencia a la ley que presentó el pasado jueves llamada «Saving American History Act 2020» (Ley para salvaguardar la historia estadounidense de 2020», que tiene como objetivo prohibir el uso de fondos federales para enseñar el «Proyecto 1619», una iniciativa del New York Times que pretende reformular la historia de Estados Unidos a partir de agosto de 1619 con la llegada forzada de los primeros esclavos africanos a las costas de de Virginia Según la oficina del senador, la ley «prohibiría el uso de fondos federales para enseñar el Proyecto 1619 por escuelas K-12 o distritos escolares». Las escuelas que enseñan el Proyecto 1619 tampoco serían elegibles para subvenciones federales de desarrollo profesional. A prinicipio de junio, el senador de Arkansas generó fuertes críticas al publicar una columna de opinión en el New York Times titulada «Manden a las tropas», donde arremetió fuertemente contra las personas que salieron a la calle a manifestar contra el racismo y por la muerte del afroamericano George Floyd. Incluso, muchos de los periodistas de ese diario decidieron condenar abiertamente la decisión de publicar el artículo. Más tarde, el republicano compartió el enlace a la nota a través de su Twitter con el mensaje: «La nación debe restablecer el orden. El ejército está listo». «Si las fuerzas del orden locales están abrumadas y necesitan respaldo, veamos cuán duros son estos terroristas antifa cuando se enfrentan a la 101 División Aerotransportada», tuiteó Cotton. Seguidamente, el presidente Donald Trump compartió la publicación de Cotton a que agradecía con este mensaje: «100% correcto. ¡Gracias Tom!».
27-07-2020 | Fuente: abc.es
Un polémico museo para recordar el Estado Novo, el periodo de la dictadura en Portugal
Portugal vive con polémica los planes de construcción de un Museo del Estado Novo en Santa Comba Dao y el asunto ha llegado esta misma semana a la comisión parlamentaria de Cultura, que tomó en cuenta una petición de la Unión de Resistentes Antifascistas Portugueses firmada por 11.000 personas en contra de la obra. Entre los argumentos que esgrimen, destaca el rechazo a que desemboque en «una nueva romería de Fátima» para recordar al dictador. El alcalde de Santa Comba Dao, el socialista Leonel Gouveia, ha subrayado repetidas veces que en ningún momento se ha pretendido fundar el Museo Salazar, de ahí que la corporación municipal optara por denominarlo Museo del Estado Novo. La meta es priorizar el retrato de un periodo histórico de Portugal, con la exclusión de todo tipo de loas a la figura del déspota. La idea es explotar el centro con fines turísticos, pero la izquierda ve con suspicacia el proyecto. «Se trata de una afrenta a la democracia y a los valores consagrados en la Constitución, además de una ofensa a la memoria de las víctimas de la dictadura», explica un portavoz del Partido Comunista. La polémica dio pie a un primer manifiesto de repulsa al museo, rubricado por más de 200 intelectuales y expresos políticos, que llegaron a enviar una carta al primer ministro, António Costa, para frenar semejantes planes. El mandatario socialista no tardó en contestar que «puede ser útil como centro de interpretación de un periodo de nuestra historia», mientras que uno de los coordinadores científicos del proyecto, Joao Paulo Avelas Nunes, terció en el asunto con las siguientes palabras: «Se equivocan los que piensan que se va a realizar una apología del Estado Novo. Se sentirán desilusionados y molestos porque en absoluto va a ser ningún mausoleo». Lo que está claro es que, 50 años después de la muerte de Salazar, a nadie se le pasa por la cabeza en el país vecino trasladar su sencilla tumba, pues descansa junto a sus padres en el cementerio de Vimieiro. Reclamo turístico con fines pedagógicos Su austero mandato se vio prolongado por un ostracismo posterior que tiene su origen en dos razones principales: no llegó al poder tras una guerra civil, con lo cual no arrancó en una nación dividida, y la Revolución de los Claveles no destapó ninguna clase de nacionalismo, ni moderada ni beligerante. Así, en este Portugal de moda, las noticias acerca de remover y trasladar los restos de un dictador que gobernó con mano de hierro llegan desde España, una circunstancia que les resulta curiosa. El horizonte, por tanto, vislumbra una salvación turística para los habitantes de Santa Comba Dao con el fin pedagógico añadido de ser útil a quien se proponga documentarse acerca de la dictadura de Salazar. No puede olvidarse que el dictador portugués, azote de los disidentes a través de su temida policía política PIDE, autorizó el tránsito de la ayuda concedida por Hitler y Mussolini a España. Y acogió con los brazos abiertos a Nicolás Franco, el hermanísimo, en su papel de embajador en Lisboa.
26-07-2020 | Fuente: abc.es
Biden busca una mujer, a ser posible negra, para su fórmula electoral
En el debate entre candidatos demócratas del 16 de marzo, Joe Biden sacó una carta de debajo de la manga. Por sorpresa, anunció que elegiría a una mujer para el llamado «ticket presidencial». «Me comprometo a que, de hecho, elegiré a una mujer para la vicepresidencia», proclamó. Biden dejó con el pie cambiado a su gran rival, el izquierdista Bernie Sanders, que no fue capaz de emitir la misma promesa y solo dijo que «con mucha probabilidad» también elegiría a una mujer como compañera de campaña. Entonces, la campaña ya estaba cuesta abajo para Biden, que había remontado un comienzo desastroso de primarias y se había confirmado como favorito dos semanas antes, en el Supermartes. Después, la pandemia de Covid-19 hizo saltar por los aires las primarias y confirmó la victoria de Biden, que será ungido como candidato en la convención del partido de mediados de agosto en Milwaukee. El que fuera vicepresidente con Obama tiene previsto anunciar su elegida en pocos días. Está previsto que ocurra a comienzos de agosto, incluso el próximo fin de semana podría saberse el nombre. Será una decisión histórica por dos motivos: porque hay muchas posibilidades de que sea una mujer negra y porque Biden elegirá mucho más que una vicepresidenta. Elegirá una heredera para el partido. El mundo y EE.UU. han cambiado desde aquel 16 de julio. No solo porque el coronavirus ha arrasado el país, con una crisis sanitaria y económica que ha dejado a los estadounidenses sin abrazos y sin trabajo y que será decisiva en la reelección de Donald Trump en noviembre. También porque desde finales de mayo EE.UU. está en un proceso colectivo de reflexión y revisión de las tensiones raciales y del racismo estructural tras la muerte de George Floyd en Mineápolis. El último episodio de los abusos policiales contra la minoría negra provocó una oleada de protestas en todas las grandes ciudades del país que ha dominado la opinión pública y el debate político durante semanas. Tras la irrupción del movimiento MeToo en el otoño de 2017, la probabilidad de que una mujer fuera, al menos, candidata a la vicepresidenta era muy alta. Con las protestas de Floyd, que han puesto el foco en la escasa representatividad de la minoría negra en las elites políticas, económicas y mediáticas del país, la posibilidad de que la elegida sea negra también es cierta. El componente racial es también político: la necesidad de movilizar el voto de la minoría negra, que no se entusiasmó con Clinton en 2016, y que Biden necesita. El candidato siente la presión por ese costado, pero también por la certidumbre de que la elección compañera de «ticket presidencial» determinará el futuro del partido. Biden cumplirá 78 años poco después del 3 de noviembre, la cita con las urnas. Si derrota a Trump, será el presidente de mayor edad en la historia del país. Si acude a la reelección, lo hará con casi 82 años. Biden no ha descartado públicamente un segundo mandato, porque solo validaría los ataques de Trump sobre su capacidad mental y física para ocupar la presidencia de la primera potencia mundial. Pero se ha filtrado desde su campaña que ser un presidente de un solo mandato es una posibilidad y el propio Biden se ha calificado a sí mismo como un presidente «de transición». Su idea es sacar al país de la turbulencia populista de Trump, recuperar lo que él llama «el alma de la nación» y entregar después el liderazgo a una generación de demócratas más joven y diversa. Hacer historia La candidata a vicepresidenta será, de alguna forma, una presidenta suplente si Biden gana. Tendrá que estar lista para asumir el Despacho Oval pronto, ya sea por un posible problema de salud de un presidente casi octogenario o por tener que convertirse en candidata en 2024. En esta situación, la elección convencional sería de alguna figura con amplia experiencia en Washington o en algún cargo ejecutivo de alta responsabilidad, como el de gobernadora de un estado. El problema es que, por la falta de representatividad de la minoría negra en la elite política, apenas hay candidatas que cumplan esos dos perfiles. No ha habido nunca ninguna mujer negra gobernadora de un estado (Stacey Abrams fue la primera candidata de uno de los grandes partidos para ese cargo en Georgia y con ello buena parte de sus opciones a la vicepresidencia). Ahora hay 24 mujeres negras entre los 435 diputados de la Cámara de Representantes, pero son legisladores que, fuera de los líderes de cada partido (y ahí no tienen representación), tienen poca relevancia pública a nivel nacional. Es diferente en el caso del Senado. En toda la historia de la Cámara alta, solo ha habido dos senadoras negras: Carol Moseley Braun, que representó al estado de Illinois entre 1993 y 1999; y Kamala Harris, que ganó su escaño en 2018 por el estado de California. Ella es la favorita en la carrera por ser vicepresidenta. Harris, de 55 años, se ha mostrado como una legisladora dura -como muestra, el interrogatorio a Brett Kavanaugh cuando era candidato al Tribunal Supremo- y ha abrazado posiciones progresistas en las primarias presidenciales, donde compitió contra Biden. Es la opción segura, algo que le podría ganar más puntos en un momento en el que Biden ha abierto brecha en las encuestas y no necesita un giro radical en su campaña. Entre las candidatas está también Susan Rice, exasesora de seguridad nacional con Obama.Otras opciones más arriesgadas serían la diputada Val Demings, con la ventaja de que es de Florida, un estado decisivo en las elecciones; su compañera de bancada Karen Bass, que cuenta con muchos apoyos de los sectores progresistas; o Keisha Lance Bottoms, la alcaldesa de Atlanta, que ha ganado relevancia nacional por su gestión de la pandemia.
1
...