Infortelecom

Noticias de racismo

22-08-2019 | Fuente: abc.es
El exembajador de Guatemala en EE.UU.: «Giammattei puede ser un punto de inflexión en la historia del país»
En 2014, la crisis migratoria de los países del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) se agudizó con la llegada de los «coyotes», personas que se dedicaban al tráfico de niños hasta la frontera sur de Estados Unidos. Esos niños que viajaban sin padres terminaron siendo una cifra de alrededor 64.000. Julio Ligorría (Guatemala, 1956) fue quien abordo la crisis como embajador de Guatemala en Washington durante 2013 hasta 2015. En su gestión, colaboró con el Plan de la Alianza para la Prosperidad que buscaba atender las preocupaciones de EE.UU. respecto al flujo de migrantes centroamericanos a su territorio. Antes de la llegada del presidente Donald Trump al poder tuvo la oportunidad de reunirse con él y exponerle lo que estaba sucediendo en materia de migración. Una vez salió del cargo, Ligorría se ha dedicado a temas de consultoría en gestión de crisis. Hoy responde a ABC temas de interés internacional: Uno de los mayores problemas para EE.UU. es la migración procedente de centroamérica. ¿Qué opinión merece el endurecimiento de la política migratoria de Trump? La lectura que se le debe dar a su política migratoria es de racismo, «bulling» político, es una medida de carácter político-electoral. Si Trump hubiera querido atacar el problema siguiera con el plan que fue consensuado por demócratas y republicanos (refiriéndose al Plan Alianza para la Prosperidad). En cambio, Trump satisface al elector del centro-oeste de EE.UU., una gente que piensa que están siendo invadidos por personas cuya tez no es de su mismo color. Sin embargo, los centroamericanos han demostrado que son grandes trabajadores. Los 2.5 millones de guatemaltecos que se encuentran en territorio norteamericano enviaron 10.000 millones dólares, lo que representa el 13% del producto interno bruto de Guatemala, a su país de origen. No existe granja o cultivos norteamericanos que no tengan un alto capital humano de latinos trabajando. Trump firmó el pasado mes de julio un nuevo convenio llamado «Tercer país seguro» (falta que la corte constitucional de Guatemala de su dictamen para ratificarse) que, en paralelo, otorgaba por primera vez la visa de trabajo temporal para los guatemaltecos. Aplica para la temproada de siembras y cosechas que duran cuatro meses. Vas trabajas, ganas en dólares y regresas a tu país. Este modelo ya existe con Canadá que lo extendió a hondureños, salvadoreños y guatemaltecos. Durante sus años como embajador en Washington (2013-2015), usted vivió la crisis de migrante, específicamente de los niños que llegaban solos al EE.UU.. Guatemala es la verdadera frontera sur de EE.UU. porque norteamerica (con México) ya forman un solo mercado. Guatemala es el vecino del mercado más grande del mundo por lo que esa frontera tiene implicaciones y desafíos en muchos ámbitos, desde la seguridad nacional hasta la facilitación de las exportaciones. En 2014, me tocó enfrentar la crisis de migrantes más importante de los ultimos años. En este caso, eran alrededor de 64.000 niños no acompañados que llegaron a la frontera norteamericana. Venían sin sus padres con el acompañamiento únicamente de los «coyotes», (personas que se dedican al tráfico de humanos). Los embajadores del Triángulo Norte nos reunímos y concluímos con un plan que se llamó «Plan Alianza para la Prosperidad». Esto ocurrió al final del mandanto de Obama. Fue un plan muy interesante e incluía lo que realmente se necesita en la zona. El Gobierno de EE.UU. iba a aportar cerca de 1.000 millones de dólares y los países del triángulo otra cantidad para que en conjunto, se hicieran inversiones importantes y crear empleo, sostenibilidad, seguridad y servicios públicos básicos. ¿Por qué cree que no se ha puesto en marcha dicho plan? Hay una responsabilidad compartida entre todos los actores afectados. En la transición entre Obama y Trump tuve la suerte de reunirme con este último para hablar del tema de migración. Allí le conté a Trump que la migración mexicana es negativa, que el año anterior habían salido 800.000 de regreso a su país porque las condiciones de vida en la franja norte de México son exactamente las mismas que en los estados sur de EE.UU. El mexicano del norte tiene sostenibilidad en el empleo, seguridad social, educación y de muy alta calidad. El plan también incluía lucha contra el narcotráfico. La aproximacion al tema migratorio no puede ser político porque es un drama humanitario. Esas ideas quedaron flotando en esa sala. Y ahora con la victoria de Alejandro Giammattei en Guatemala, ¿cree que pueda mejorar la situación? Los medios quieren poner a Giammattei como un exjefe de prisiones. Es médico, tecnócrata, ha sido director de entidades públicas, ha tenido una trayectoria.. Su declaración sobre un muro económico en vez de un muro de piedra nos dice por dónde quiere llevar la politica migratoria (el verdadero muro son las oportunidades laborales). Su primer desafío será ver qué hace con el convenio firmado entre Jimmy Morales y Donald Trump (Tercer país seguro). Con él puede hacer dos cosas: si la Corte dice que tiene que ir al Congreso para su ratificación sería una ruta cómoda ya que Giammatei no interrumpe el acuerdo de Estado. Lo otro que puede hacer es desconocerlo una vez conversado con EE.UU. Es una oportunidad de desarmarlo ahora y armar algo más inteligente e integral. Por otro lado, el llamado de Giammattei a una mesa de consenso es positivo porque vamos a tener una dinámica de diálogo nacional que va a nutrir ese espacio transicional (cinco meses hasta que asuma el cargo en enero) y si logra establecer comisiones de transición entre el Ejecutivo actual y el electo puede avanzar mucho trabajo. Es un hombre que piensa como Estado, algo que no tuvimos con el presidente Morales lamentablemente. Giammattei puede ser un punto de inflexión en la historia política de Guatemala. La desnutrición infantil es uno de los grandes problemas que aqueja Guatemala y que no ha podido resolver.. Sí. Es el principal problema es que somos el país número uno en desnutrición crónica infantil a nivel hemisférico. No somos el país más pobre, somos el país donde más niños menores de cinco años (el 46%) padece de desnutrición, eso te entrega después niños con unas capacidades muy limitadas en su aprendizaje y en su crecimiento. En los años 60, El Salvador y Guatemala en sus indicadores manejaban unas cifras similar. ¿Qué ha sucedido desde entonces? El Salvador ha hecho decrecer su índice de desnutrición en casi un 75% y Guatemala únicamente en un 8%. Con esos datos, hay estudios que nos dicen que si hoy empezamos a resolver el problema de la desnutrición a ese ritmo vamos a terminar en 100 años. Y eso no debería ser cierto porque los protocolos para resolver ese problema con el apoyo de la tecnología existen. Pero no hemos tenido voluntad política. En su experiencia como crisis migratoria, ¿Cómo describe lo que está pasando en Venezuela? La crisis humanitaria de la diáspora venezolana es uno de los elementos en este mundo globalizado y deshumanizado más doloroso que hay. Venezuela siempre ha tenido problemas, pero era uno de los países más ricos del mundo y hoy está en la línea de la pobreza. Para los que se van es el desprendimiento de su tierra, algo totalmente inmerecido y desgarrador que no tiene nombre. Lo que yo veo con Venezuela es que los de afuera no podemos sentir lástima, sino compromiso para que esos héroes anónimos como Juan Guaidó, Leopoldo López y algunos otros, que los hemos abandonado, vuelvan a sentir el apoyo de la comunidad internacional. La solución pasa por Venezuela. La comunidad internacional ha demostrado su cobardía, su falta de solidaridad, superficialidad y egoísmo porque los hemos abandonado en manos de una camarilla de criminales liderados por Nicolás Maduro. Yo he sido un benefactor con el diálogo porque la salida de estos temas indudablemente pasan por ahí. Por último, ¿qué significado tiene la victoria del kirchnerismo en las primarias en Argentina? Mauricio Macri está pagando una factura muy dolorosa, no como consecuencia que haya sido un mal presidente porque yo creo que ha sido sobresaliente, pero sus asesores son los principales responsables de que el kirchnerismo (no el peronismo) pueda regresar a Argentina. El kirchnerismo es sinónimo del desastre y que hoy tiene posibilidades gracias a un elemento que nos es común a todos los latinoamericanos: la ignorancia y no hablo de educación. En Argentina hay gente que no se da cuenta que el voto por Kirchner es ir al pasado y regresar a escenarios del latrocinio público que no se habían visto en ese país.
19-08-2019 | Fuente: elpais.com
Tumblr, la historia de una popular red social que ha terminado en el ostracismo
Automattic compra la empresa por menos de 20 millones de dólares, cuando Yahoo! pagó por ella 1.100 millones en 2013
16-08-2019 | Fuente: as.com
Lampard, sobre el racismo contra Abraham: "Es asqueroso"
El técnico del Chelsea denunció los comentarios racistas en Twitter contra Tammy Abraham tras fallar el quinto penalti en la tanda de la final.
16-08-2019 | Fuente: elpais.com
Kelvyn Colt: ?Veo debates sobre racismo en los que solo habla gente blanca?
El artista anglo-alemán se ha consolidado como una de las grandes promesas del rap en el viejo continente
14-08-2019 | Fuente: as.com
El QPR acusa a España: "Algunos países tienen un largo camino por recorrer contra el racismo"
Los jugadores del equipo sub'18 del club londinense tuvieron que abandonar un encuentro contra el Nervión en la segunda parte por insultos racistas.
11-08-2019 | Fuente: elpais.com
Bale apuesta contra Zidane
El galés está convencido de que permanecerá esta temporada en el Real Madrid, asume su ostracismo con el técnico y cree que volverá a jugar cuando el francés deje el banquillo
11-08-2019 | Fuente: abc.es
Los hispanos crecen, como su miedo, en la Norteamérica de Donald Trump
Desde la matanza de El Paso, cada vez que entran en una tienda o un restaurante, lo primero que hacen los tres hijos de Edgar y Nancy Salas, que tienen entre seis y 14 años, es buscar las salidas de emergencia y pensar un plan de huida por si otro loco viene a cazarles. A estos niños, nacidos todos en Estados Unidos y tan norteamericanos como el que más, les ha tocado vivir en un tiempo y un país en el que alguien, armado legalmente con un fusil de asalto, puede conducir diez horas hasta la frontera con la única misión de cazar a personas que como ellos, tienen la tez oscura, el pelo negro y hablan español. No es trago fácil para un padre explicarle a sus hijos cómo una familia decente como la suya, en la que el padre trabaja en la construcción y el hijo mayor sueña con ser abogado o futbolista, puede ser cazada con un fusil como lo fueron las 22 personas asesinadas dentro del Walmart de El Paso. Pero es necesario hacerlo, porque cuando confluyen el racismo y la facilidad para comprar armas, masacres como la del 3 de agosto aquí en Texas no son algo realmente excepcional. Estos niños, además, han escuchado en televisión al presidente de Estados Unidos llamar a sus familiares y amigos al otro lado de la frontera violadores y criminales, y aunque el miércoles Donald Trump vino aquí a El Paso a consolar a las víctimas, familias humildes y trabajadoras como esta le consideran responsable moral de la peor masacre que han sufrido los hispanos de EE.UU. en su historia. «El presidente debe darse cuenta de que es alguien con mucho poder y de que lo que dice tiene mucho peso», dice el padre de familia, que tiene 38 años. Los hispanos son algo más que la segunda mayoría en EE.UU. Ahora representan el 18,1% de la población, pero la Oficina del Censo estima que al actual ritmo serán el 28,6% en 20160. Muchos de los hispanos que viven en El Paso, familias que hacen su vida a ambos lados de la frontera, denuncian que en la América de Trump viven con miedo. Todo para ellos es peor, más difícil. Francisco Martínez, de 78 años, vive en Ciudad Juárez pero cruza casi a diario a El Paso para visitar a su hermana, Alicia, de 66. Antes tardaba 30 minutos y hoy el cruce puede llevarle hasta tres horas. Pero esas incomodidades no son lo peor de esta época actual. «Yo soy mexicano y me gano la vida decentemente, comprando mercancía en El Paso y vendiéndola en Juárez», dice a ABC. «Soy una de esas personas a las que el presidente llama terroristas y asesinos y tengo un mensaje para el señor Trump: los terroristas y asesinos son quienes vienen aquí a cazarnos simplemente por ser quienes somos. Ojalá se dé cuenta».
11-08-2019 | Fuente: abc.es
Asma Lamrabet: «Islam y feminismo no son incompatibles»
La cita es en Rabat, el día está despejado, hace calor, pero la brisa que llega del río Buregreg hace la jornada algo más agradable. Este respiro permite hacer unas compras por la medina de la ciudad sin que signifique un golpe de calor asegurado. La parte más agradable es la Kasbah, una alcazaba que da la impresión de ser una ciudad dentro de Rabat. Desde el mirador se puede ver la playa de Rabat abarrotada de gente en bañador que busca aliviar el bochorno. Este verano no ha habido polémica como el pasado, cuando una página de Facebook marroquí inaguraba la estación estival con el mensaje de: «Sé un hombre y tapa a tus mujeres». Miles de reacciones en contra de este comentario inundaron las redes con la respuesta de: «Sé una mujer libre». Un movimiento feminista comenzó a alcanzar protagonismo en las redes y las calles de Marruecos. El feminismo es una ideología que nadie asocia al mundo musulmán y menos a la religión. Que la mujer esté bajo tutela de un pariente masculino, que el hombre pueda ejercer la poligamia, que su testimonio durante un juicio valga la mitad o que herede la mitad que sus hermanos por el hecho de ser mujer es, en el mundo musulmán, lo habitual. La lista de agravios es larga y el origen, supuestamente divino, hace que sean difíciles de cuestionar. Pero ha emergido una nueva corriente que rechaza la lectura tradicional del islam y que propone su propia lectura. Es el caso de Asma Lamrabet (Rabat, 1961), teóloga, doctora y una de las pocas intelectuales en el mundo musulmán que habla sobre igualdad de género en el islam. «Islam y feminismo no son incompatibles, ni contradictorios.», defiende Lamrabet. La teóloga asegura que es necesaria una reinterpretación de los textos coránicos en el nuevo contexto social. Propone una revisión reformista del islam, «el profeta habló del ?Tajdid?, es decir, una renovación de la religión acorde con el tiempo, por lo tanto, la renovación es inherente al islam». «El problema no proviene de los textos religiosos, sino de la interpretación de estos textos por parte de los hombres», asegura la activista marroquí. Primeros cambios Una profunda dinámica femenina de protesta dentro del islam -una religión estructuralmente sexista- ha comenzado en varios países. Como ejemplo, están las reformas que ha experimentado Marruecos. «Se iniciaron avances legales gracias a la voluntad política, incluida la del propio rey Mohamed VI y también de la larga y dura lucha de las mujeres desde la década de los 70, como el Código de Familia de 2004 y la Constitución de 2011 que fueron emblemáticas para la emancipación de la mujer en el mundo musulmán y han permitido, aunque aún queda mucho, abandonar en cierto modo la configuración tradicionalista y discriminatoria», explica Lamrabet. El año pasado, la doctora dimitió de la dirección del Centro de Estudios de la Mujer en el Islam, que llevaba dirigiendo casi una década, por la presión de las instituciones religiosas y los círculos conservadores, después de que declarara que la igualdad de género en la herencia era parte de los objetivos del islam. A pesar de ello, Lamrabet sigue con su lucha particular por dar a conocer el «feminismo musulmán» que defiende, al que también llama de «tercera vía», el cual se basa en replantear y cuestionar el dominio del modelo occidental colonial y neocolonial, ya que «no existe un feminismo universal, sino que hay diferentes variantes según el contexto del que estemos hablando. No es el mismo feminismo el que se defiende en España como el de Francia, como tampoco es el mismo el que se puede defender en Marruecos o en Arabia Saudí, todo depende del contexto social, político y económico». Teniendo en cuenta estas diferencias, sí que existen unos principios universales, «la libertad, dignidad y la igualdad entre hombres y mujeres son reglas fundamentales para todas las sociedades». Marruecos, que quiere ser adalid de un islam moderado, ha revisado su campo religioso y ha nombrado a unas cincuenta mujeres predicadoras (mourchidates) en mezquitas para supervisar la educación religiosa. Lamrabet, sin embargo, ve en este gesto una simple estrategia de marketing. «Este programa de mourchidates es interesantes desde el punto de vista simbólico; pero han pasado diez años desde que comenzó el proyecto y solo están transmitiendo el mismo mensaje patriarcal que antes», dice. Uno de los temas más controvertidos es el uso del velo por las mujeres musulmanas. Lamrabet denuncia la visión reduccionista de los que consideran el hiyab como una marca del patriarcado: «Es simplista y también existe racismo en esa visión, pero yo soy bastante crítica con mi propia tradición porque exite un discurso islámico que ha hecho del hiyab toda la identidad musulmana de la mujer. Si no se ponen el velo, no son mujeres musulmanas, y esta postura también es muy reduccionista. El velo debe ser una elección que haga la mujer, deben tener la libertad de decidir si lo llevan. El velo es una expresión de espiritualidad y no de identidad».
10-08-2019 | Fuente: abc.es
Cumbre hoy de partidos de extrema derecha en Lisboa
Acción y reacción. La convocatoria de una «convención» de la extrema derecha europea en Lisboa este sábado 10 de agosto ha disparado todas las alarmas en la capital portuguesa: el despliegue de seguridad está servido, y desde el bando contrario se ha anunciado una «manifestación nacional de repulsa» en las calles más céntricas de la ciudad. Los comunistas y el Bloco de Esquerda, socios del Partido Socialista en el Gobierno, han confirmado su presencia en esta última concentración, que tiene por objetivo declarar «que los neonazis no son bienvenidos en Lisboa». Frente a quienes apuntan que Portugal se mantiene libre de extremistas de derechas, el polémico encuentro responde a la invitación realizada por el colectivo portugués Nova Ordem Social, practicante de esta tendencia radical. Su planteamiento asegura enfatizar un doble lema: «Los portugueses primero» y «reconquista de la patria y expulsión de los invasores». El resultado no es otro que su intento de recuperar los «valores» de la dictadura de Salazar, algo que causa un mayoritario estupor en el país vecino. El líder de Nova Ordem Social, el escurridizo Mário Machado, tiene un significativo antecedente que lo retrata: fue condenado por una agresión de corte racista. Hoy, sin embargo, se afana en presentarse ante la opinión pública como un anfitrión correcto de la reunión de neonazis, que obviamente puede ser considerada cualquier cosa menos amistosa. Él, no obstante, ha cursado invitación a «delegados» procedentes de España, Francia, Italia, Bulgaria, Polonia o Alemania. Así, viaja desde Madrid el no menos controvertido Josele Sánchez, conocido exfalangista, y desde los demás países le acompañarán Francesca Rizzi, Adrianna Gasiorek, Yvan Benedetti, Blagovest Asenov o Mattias Deyda. Como son conscientes de la contestación social que despiertan, los neofascistas no han difundido todavía en qué local se juntarán. La previsión es comunicarlo una vez haya comenzado, a partir de las 16:00 horas del sábado 10 de agosto. Es la primera vez que se celebra en suelo portugués una «convención» de estas características y la plasmación de las protestas que genera se concreta en un manifiesto suscrito por numerosos grupos progresistas con este título por bandera: «En Portugal, los neonazis no son bienvenidos, ni hoy ni nunca». Los términos del documento, al que se suman la Unión de Mujeres Alternativas y SOS Racismo, va en esta línea: «Casi 75 años después del fin de la Segunda Guerra Mundial y de la derrota del fascismo y del nazismo, vemos por casi toda Europa el ascenso de la extrema derecha». Y añaden: «En Portugal, han pasado 45 años de la derrota del fascismo, pero la presencia y actuación de grupos terroristas y neonazis como Blood and Honour, Hammerskin o Nova Ordem Social ya fueron marcados por Europol». Como conclusión, afirma el manifiesto: «No podemos ni vamos a aceptar que nuestra seguridad, la de nuestros hijos e hijas, amigos, amigas y nuestros camaradas sean puestas en peligro con la presencia de estos grupos actuando libremente en nuestro país».
09-08-2019 | Fuente: abc.es
«El discurso de Trump es una de las causas de la masacre de Texas»
Antes de venir a visitar El Paso, Donald Trump le mandó un recado a quien hoy es uno de los hijos más ilustres de esta ciudad fronteriza, Beto O?Rourke. «¡Quédate callado!», le dijo el presidente a través de Twitter, después de que el político demócrata le llamara supremacista y le acusara de ser el responsable moral del odio que el domingo propició la matanza de 22 personas en un centro comercial frecuentado por mexicanos. Ante la provocación, O?Rourke (El Paso, 1972) hizo todo lo contrario y aprovechó las horas que el presidente pasó en esta ciudad todavía traumatizada para hablar más, más alto y más claro. Participó micro en mano en una concentración de repulsa contra Trump, visitó el lugar de la masacre y consoló a los supervivientes, a los que abrazó y dio su número de móvil y su dirección de correo electrónico personal. Allá adonde fue, a O?Rourke le siguió una multitud de seguidores, en su mayoría hispanos y en buena parte inmigrantes, que recientemente han hallado en este joven candidato a las primarias del Partido Demócrata el referente moral que no encuentran en el actual inquilino de la Casa Blanca. Entre una entrevista de televisión y otra, este diario habló con O?Rourke el miércoles por la tarde, en un aparcamiento a 20 metros escasos del Walmart donde el domingo tuvo lugar la tragedia. La conversación fue en español, un idioma que el candidato habla casi a la perfección. ¿Cree que son más vulnerables los hispanos hoy a causa de los discursos del presidente Trump? Sí. Por sus palabras, su racismo y el odio que ha manifestado hacia las comunidades de inmigrantes. ¡Si hasta ha descrito la llegada de inmigrantes como una invasión! ¡Los ha declarado una amenaza! En varios discurso ha llamado a los mexicanos violadores y criminales. Pero ¿qué efecto real tiene ese discurso del presidente? Provoca miedo, pero no sólo entre los inmigrantes. También quiere que este país tenga miedo de esos inmigrantes, sobre todo de los hispanos. Ese es el problema. Es una de las causas de lo que pasó aquí el sábado. ¿Responsabiliza entonces al presidente de lo que pasó aquí el sábado? Sus palabras son una de las causas, sí. ¿Qué solución puede haber a este problema? Hay que acabar con esa forma de hacer política aquí en los Estados Unidos. Y es necesario que mostremos orgullo de ser parte de la comunidad de El Paso, pero no sólo de eso. Tenemos que estar orgullosos de ser parte de Ciudad Juárez [la parte mexicana de la zona metropolitana] y de estar en la frontera. Debemos estar orgullosos de los inmigrantes y de los hispanos en este país. Tenemos una historia compartida muy valiosa en esta comunidad. En países como España hay una regulación de armas mucho más dura. ¿Es un modelo a seguir para EE.UU.? Sí. Necesitamos una revisión de antecedentes mucho más estricta antes de que se permita la compra de un arma, eso es una ejemplo claro. También debemos prohibir la venta de armas de asalto [fusiles] como la que se empleó el sábado aquí en El Paso. Entre 2013 y enero de este año, O?Rourke fue diputado en la Cámara de Representantes, donde representó a El Paso. En noviembre perdió por apenas un 2,6% de los votos la elección para convertirse en uno de los dos senadores por Texas. Conoce bien Washington y lo complejo que es reformar las leyes de tenencia de armas. ¿Hay apoyo en el Capitolio para restringir la compra de pistolas? Sí, hay apoyo bipartidista para ello, estoy convencido. Hay republicanos que quieren hacerlo. Pero para lograrlo se necesita liderazgo en el Congreso y se necesita también que el presidente tome la iniciativa para hacerlo. Usted denuncia que la comunidad hispana y su legado están sometidos a ataque. ¿Qué deben hacer los hispanos para defenderse? Compartir su historia. Y recordar que hay comunidades como esta, la de El Paso, que es un 80% hispana. Eso es una parte importante de este país. El presidente Trump dijo que esta era una de las ciudades más inseguras del país como argumento para construir el muro? Para nada, esta es una de las comunidades más seguras del país. Es una zona muy segura precisamente porque en su mayoría la conforman inmigrantes. Quienes vienen a este país desde otros países del mundo nos hacen mejores. Mejoran nuestra calidad de vida y nuestra seguridad. Esta ciudad es la prueba. En la matanza hubo unos 30 heridos, cinco de ellos siguen graves. Hubo mexicanos en Ciudad Juárez que quisieron donar sangre pero les impidieron la entrada. ¿Lo sabía? Sé que se impide entrar a peticionarios de asilo que han querido donar sangre tras la matanza. Soy partidario de que quienes solicitan asilo a EE.UU. se queden aquí mientras se deciden sus casos, y de que tengan la libertad de donar sangre y ayudar como puedan a esta comunidad. De todos modos para poder cambiar esta situación y estas normas es necesario cambiar al presidente. Para las elecciones queda más de un año. Mientras, haré todo lo que pueda como miembro de esta comunidad para cambiar esa situación y asistir también a la gente que está esperando en los albergues en Ciudad Juárez.
1
...