Infortelecom

Noticias de proceso destitucion

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Brasil se asoma al abismo con la revocación de Rousseff, cada vez más cerca de la destitución
La Cámara de Diputados confirmó esta madrugada por 367 votos el inicio de un juicio político contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff , por maniobras contables y presupuestarias, totalizando más de los dos tercios necesarios. La derrota supone la activación de un procedimiento que culminará dentro de unos meses con otra votación en el Senado. La expectativa es que Rousseff también la pierda puesto que se decide por mayoría simple, probablemente en mayo. Por ello, tendría que entregar el mandato a su vicepresidente, Michel Temer, líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Anoche, los rumores sobre una inminente dimisión de Rousseff eran incesantes. Su renuncia inmediata evitaría un deterioro todavía más grande del Partido de los Trabajadores (PT), dadas las pocas expectativas que la presidenta tiene sobre un voto favorable en el Senado, Cámara aún más hostil que la de los Diputados y donde sus posibilidades de detener el proceso de destuición son casi inexistentes. La votación supone una ruptura en la historia de Brasil, y el comienzo del fin de los catorce años del Partido de los Trabajadores (PT) en el Gobierno. La formación del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva está contra las cuerdas. Es el segundo proceso de destitución de la democracia brasileña, después de Fernando Collor, que renunció bajo la presión del Congreso en 1992. Los 511 diputados presentes, con cuatro ausencias registradas, tuvieron 10 segundos para justificar su decisión y votar. La votación oficial comenzó alrededor de las 17 horas locales (once de la noche en España), con retransmisión en directo por los principales canales de televisión. En plazas y grandes avenidas de las principales ciudades del país, y 26 capitales, millones de manifestantes a favor y en contra del juicio contra Rousseff acompañaron la votación en pantallas gigantes. De los 511, 367 fueron a favor del juicio 137 en contra, 7 abstenciones y 2 faltas. El PMDB, partido del que sería su posible sucesor, de confirmarse una dimisión durante las próximas horas, Michel Temer, desembarcó en el Gobierno el mes pasado, tras catorce años con el PT. Daba así la señal para la estampida de los demás partidos de la alianza que también abandonaron a Dilma Rousseff. La nota curiosa es que por lo menos 300 del total de parlamentarios que votaron contra la corrupción del Gobierno, están siendo investigados o se defienden de acusaciones en la denominada operación Lavacoches, que investiga una gigantesca trama de corrupción en la estatal Petrobras. Varios diputados, incluso en la oposición a Rousseff, dejaron claro su repudio especialmente contra el diputado Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados, que es reo de la justicia por recibir sobornos de Petrobras y tener cuentas no declaradas en Suiza. Gritos de «Fuera Cunha» corearon en el plenario contra el diputado que fue llamado de «ladrón» por varios congresistas. «No acepto un corrupto presidiendo el proceso de impeachment», declaró el diputado Ivan Valente, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), una agrupación disidente del Partido de los Trabajadores (PT), bastante crítica al Gobierno de Rousseff y de oposición, pero que ahora se unió a los grupos de izquierda que apoyaron a Rousseff. La única excepción en la izquierda fue el Partido Socialista Brasileño, que ya tuvo ministerios en los gobiernos del PT. Buena parte de los votos contra Rousseff fueron sustentados por argumentos religiosos de congresistas evangelistas que suman 78 representantes. «Que Dios tenga misericordia de nosotros. Sí», votó Cunha, que es evangelista, enemigo declarado de Rousseff y principal motor de su proceso destitución.
1