Infortelecom

Noticias de problemas sociales

12-02-2016 | Fuente: abc.es
Los jóvenes iraníes crean una aplicación para sortear los controles de las «patrullas de la sharía»
Pese al reciente lavado de cara internacional, la República Islámica de Irán continúa siendo uno de los regímenes más opresores del mundo. La sharía es la ley y la barbarie del medievo rige el día a día de los iraníes. Pero los jóvenes se las ingenian para sortear los obstáculos rigoristas de los ayatolás. La última «trampa» es el boom de una nueva aplicación para smartphones que ayuda a evitar a las «patrullas de la moral». Una suerte de app que avisa de los detectores de radares de tráfico pero contra los controles de la ley islámica. Gershad, como se llama, permite a los usuarios detectar las zonas de control de las patrullas islámicas, quienes fuerzan a los viandantes a vestir y a comportarse como rige la sharía. Señalan su localización en un mapa de Google mediante el icono de hombres barbudos. Sin embargo, la aplicación no tardó en ser bloqueada por las autoridades después de aparecer en la tienda de Android el pasado lunes, cuando se cumplían 37 años de la revolución islámica, pero muchos iraníes cuentan con una red privada virtual o VPN, una tecnología que permite una extensión segura de la red local sobre una red pública o no controlada. Miembro de la «policía moral» en Teherán- REUTERS El éxito de la aplicación fue inmediato al tener ya más de 800 valoraciones en la tienda de Google Play, la mayoría positivas, aunque este espacio no pubilca el número de descargas. Gershad es visto por algunos como un precedente para la «protesta digital» en Irán como las elecciones telar y el país emerge de años si el aislamiento tras el levantamiento de las sanciones internacionales impuestas por su programa nuclear. «La tecnología ha creado una gran oportunidad para forjar una solución cooperativa a los problemas sociales comunes», dijeron los creadores anónimos de Gershad en un intercambio de correos electrónicos con Reuters. «Durante años la policía de la moral han causado todo tipo de trastornos a las mujeres iraníes», dijo el equipo que compone Gershad.
10-02-2016 | Fuente: elpais.com
El derecho a alcanzar la felicidad
La Berlinale que arranca mañana apuesta de nuevo por el cine político y que muestre los problemas sociales actuales. Por GREGORIO BELINCHÓN
28-12-2015 | Fuente: abc.es
Uno de cada diez civiles muertos por la Policía en EE.UU. no portaba armas
Demasiados elementos entremezclados como para zanjar el debate con unos datos: los problemas sociales o juveniles, la tensión racial, la excesiva violencia de algunos agentes de policía? Estados Unidos vuelve a plantearse si el uso de la fuerza es el adecuado en algunas ciudades conflictivas, mientras la estadística sirve para refrescar un problema latente y para concluir que algo no marcha bien. El año que termina se ha cobrado la vida de 965 civiles a manos de la Policía, según un detallado estudio llevado a cabo por el Washington Post. Probablemente en muchos de esos casos, el fatal desenlace era el único camino para resolver el desafío del delincuente, capaz de situar muchas veces al policía en el límite entre la vida y la muerte. Pero en otros, como mostró el reciente vídeo del tiroteo al adolescente Laqual McDonald en Chicago, el comportamiento de algunos agentes sobrepasa los límites de lo tolerable. Así lo denunció recientemente la fiscal general, Loretta Lynn, mientras anunciaba una investigación en el departamento de Policía de la ciudad. Que 90 de esas muertes en 2015 se produjeran en situación similar, es decir, sin la amenaza de un arma de por medio, y que en el 60% de esos casos, las víctimas fueran de raza negra o hispanos, son datos más que concluyentes. La precisa investigación del diario estadounidense, que viene a duplicar el número de fallecimientos de civiles disparados por la Policía registado por el FBI, concluye que la mitad del casi millar del total de muertos eran de raza blanca, mientras que el 26% eran personas de raza negra y el 17% hispanos (el 8%, asiáticos y de otras minorías). La existencia del problema racial emerge cuando se entra en el detalle de las 90 personas que no portaban arma, alguna cuando fueron abatidas. En un país en el que el número de hombres negros supone el 6% de la población, que el 40% de los fallecidos en esas circunstancias pertenecieran a esta raza ya supone una desproporción. A ello habría que sumar el 20% de hispanos, que dejarían ya en minoría a los blancos en ese grupo de víctimas, pese a constituir la mayoría de la población del país. El injusto reparto de actuación policial no es nuevo en Estados Unidos. Pero sí lo es el creciente efecto que todos los sucesos están teniendo en una sociedad mediatizada por el vídeo y las redes sociales, que propagan las imágenes a gran velocidad, con el consiguiente impacto. Es el motivo por el que el juez de Chicago que investigaba el caso de Laqual McDonald prohibió la difusión del vídeo de su muerte durante un año, hasta después de su decisión de imputar al agente Jason Van Dyke por homicidio en primer grado. Su decisión, dirigida a evitar alborotos en las calles de Chicago, fue duramente criticada por la comunidad negra de la segunda ciudad más poblada del país. Fue el caso de la muerte del joven de raza negra Michael Brown, en agosto de 2014 en Ferguson (en el estado de Misuri), y las subsiguientes semanas de protestas en sus calles, el que desató una tensión que todavía no se ha apagado. Los procesos Aunque no es sólo una cuestión racial. También la prueba del vídeo sirvió para encausar y condenar a la agente Lisa Mearkle, policía de Hummelstown (Pennsylvania), quien golpeó y mató a tiros a David Kassick (ambos blancos), después de perseguirle en coche y a pie por haberse saltado un stop. Mearkle alegó que temía que la víctima sacase un arma del bolsillo. También en su descargo, el presidente de la Orden de Policía Pennsylvania Fraternal, Les Neri, afirma: «Nosotros evaluamos microscópicamente, durante días y semanas, lo mismo que ellos pudieron hacer en apenas segundos antes de actuar. Estamos criminalizando errores». Como en el caso anterior, este año registra un alto número de condenas de agentes de policía, 18 en total, decisiones judiciales que dan continuidad a los 47 condenados en los diez anteriores, a una media de cinco por año. Más allá de los aciertos o los fallos, la relación de sucesos de 2015 eleva a 564 los civiles muertos que portaban armas de fuego en el momento de ser abatidos por la Policía, lo que representa casi un 60% del total. Son 281 los objetos cortantes que llevaban las víctimas, mientras que el resto se reparte entre réplicas de armas u objetos contundentes.
22-12-2015 | Fuente: elpais.com
Son firmas que contribuyen a solucionar problemas sociales, a humanizar los negocios y a la sostenibilidad del planeta
06-12-2015 | Fuente: elpais.com
Cuidado con los planes fiscales
Lo más adecuado en términos de sostenibilidad financiera del Estado y de atención a los problemas sociales inmediatos sería justamente lo contrario a lo que ofrecen los partidos, no bajar impuestos
01-12-2015 | Fuente: abc.es
Las mujeres en Gaza desafían la pobreza y la tradición jugando al baloncesto
Un público formado por seguidoras y animadoras celebra con júbilo el primer tanto conseguido para su equipo por su amiga Maram Abu Shaban, de 17 años, jugadora de baloncesto, un deporte que en Gaza supone un desafío a la pobreza y la tradición. Lo festejan durante el partido de clasificación disputado esta semana por dos equipos de jugadoras en una cancha del Club Deportivo de Gaza, en la parte oeste de la capital, donde Abu Shaban y sus compañeras ignoran las estrictas tradiciones sociales de la Franja para practicar su deporte favorito. «Básicamente me gusta el baloncesto desde que tenía 10 años, es mi deporte favorito», declara a Efe Abu Shaban, y añade que se entrena unas dos veces por semana. «Así escapo de las crisis y complicaciones que todos sufrimos aquí». El empobrecido enclave costero, con una población de 1,9 millones de palestinos ?dos tercios son refugiados residentes en ocho campos con superpoblación?, ha estado sometido a un estrecho bloqueo israelí desde que el movimiento islamista Hamás se hizo con el control del territorio en el verano de 2007. Desde entonces, los índices de desempleo y pobreza han aumentado a la par que las restricciones de movimiento impuestas por el cierre de cruces con Israel y Egipto, sus únicas vías de escape. «El control de ideologías islámicas en el poder y las restricciones impuestas sobre las mujeres han dificultado su vida cotidiana y las priva de igualdad con los hombres a la hora de desarrollar sus hobbies y deportes como el baloncesto», dice Hisham Zqour, psiquiatra de Gaza. Y alerta de las numerosos problemas que tienen que afrontar las mujeres, impuestas principalmente por la familia o el entorno social «que quizá lleven a más problemas sociales en la comunidad gazatí si no se levanta el bloqueo israelí y las condiciones de vida no mejoran». Abu Shaban dice que cuando decidió jugar al baloncesto su familia, «una de tantas familias conservadoras de Gaza, se opuso a la idea» y vio raro que jugara «con otras chicas frente a un auditorio lleno de hombres». «Fue muy difícil, pero insistí hasta que mis padres accedieron», subraya. «El tiempo corre. Y yo me vi a mí misma en una edad crucial, dentro de una familia conservadora y una comunidad religiosa, debatiéndome entre rendirme a la tradición y vivir una vida normal o luchar. Y decidí luchar y conseguir lo que quiero», afirma orgullosa. En el Club Deportivo de Gaza, en el barrio de Remal, casi todos los jugadores son jóvenes, hombres y mujeres, que practican este deporte y se preguntan por qué, si les gusta jugar, la comunidad les impone restricciones y les impide entrenarse. «Empecé cuando tenía 14 años y he progresado mucho. Me entrenaba dos veces por semana y ahora lidero un equipo de chicas con el que espero competir en el mundo árabe ¡y llegar a los Juegos Olímpicos algún día!», desea esta joven promesa del baloncesto femenino. Dalia Naser, una niña de 11 años también de Gaza, la tiene por ídolo y explica a Efe que ella está en el baloncesto porque me «encanta» este deporte. «Logré convencer a mis padres para que me dejaran unirme al club». «Si es un caso único, la gente de Gaza lo verá como algo extraño. Pero cuando los padres ven que hay más mujeres y niñas jugando a lo que les gusta, siendo creativas en su juego, entonces las familias y la comunidad no solo aceptan el fenómeno, sino que lo apoyan», argumenta Naser. Muchas de ellas llegan a la cancha acompañadas de sus padres o hermanos y empiezan a calentar. Entre ellas, Samer Saed, que como muchas de sus compañeras destaca por su altura y agilidad. Con sus 10 años, es la jugadora más joven desde que hace dos semanas decidió dar el paso y ponerse a entrenar. «Me gusta esto. Me quiero hacer famosa y convertirme en una estrella internacional del baloncesto», revela. Sobre si el deporte afectará a su educación en la escuela o molestará a sus padres, lo tiene claro. «Para nada. Organizo mi horario cada día. Voy a la escuela, hago los deberes y después vengo aquí» y explica cómo esta actividad le ayuda a entretenerse cuando está aburrida en casa durante las largas horas de cortes de electricidad en Gaza, frecuentes debido a la falta de combustible con el que funciona la planta eléctrica. Desde el borde de la pista observa a estas jóvenes tan determinadas Mohamed Waheidi, su entrenador. Cuenta a Efe que trabaja con dos equipos de adolescentes de entre 16 y 20 años, algunas con pañuelos que les cubren el pelo, todas con largas ropas deportivas que les tapan brazos y piernas mientras se entrenan en la sala. «El número de mujeres a las que les gusta el baloncesto y vienen a jugar ha aumentado en los últimos dos años. Antes, muy pocas eran capaces de venir, ya fuera por la situación económica de sus familias o por las restricciones de la comunidad», opina, satisfecho de la apertura que poco a poco observa en el seno de una sociedad tan tradicional.
01-12-2015 | Fuente: abc.es
Las canteras europeas de la yihad
Terror, solo terror. El impacto de los ataques de París del 13 de noviembre no se puede medir únicamente con cifras de muertos y heridos. Dejaron tras de sí un rastro de sospecha hacia los franceses de confesión musulmana. Primero se estigmatizó un barrio de los suburbios parisinos, Saint-Denis, donde sus vecinos se despertaron de madrugada el martes 18 entre los tiros y explosiones de la operación antiterrorista para capturar al presunto cerebro de los atentados, Abdelhamid Abaaoud. Una conexión de la matanza con Bélgica apuntó igualmente al barrio de Molenbeek, cuna de la mayoría de belgas que combaten en el autodenominado califato. Otros como el británico Luton, o El Príncipe en España, llevan marcados igualmente desde hace años. La pobreza, delincuencia y desesperanza tiñen de gris sus calles, también el fracaso de una convivencia que permite el arraigo del fanatismo. Mohamed Merah, Mehdi Nemmouche y Amedy Coulibaly, nacidos en Francia, son asesinos en nombre de un dios. Pero una minoría cada vez más ruidosa los llama mártires por desestabilizar un país que no les representa. Todos estos hombres eran criminales comunes que comenzaron como pequeños delincuentes de barrio y se radicalizaron religiosamente en la cárcel. Algunos como Samy Amimour, uno de los kamikazes de la sala Bataclan, fueron durante casi toda su vida musulmanes no practicantes que no habían hablado nunca árabe, la lengua del Corán. Los lobos solitarios han dado paso a auténticos comandos como el de los últimos ataques de París. A medio camino estuvo el asalto de los hermanos Kouachi a la sede de la revista Charlie Hebdo, que recordó al atentado de la maratón de Boston: inmigrantes de segunda y tercera generación, inadaptados en el país de acogida y sin esperanza en el futuro. Mercado de Molenbeek (Bélgica) El autor del atentado en el Museo Judío de Bruselas (en mayo de 2014, antes de la proclamación del califato), Mehdi Nemmouche, de ascendencia argelina, provenía de Roubaix, la zona con mayor tasa de pobreza de Francia con un 45%. En esta localidad fronteriza con Bélgica cometió su primer delito a los 14 años: un atraco. A los 17 agredió a una profesora. Y a los 19 fue condenado a tres meses de prisión por robo con violencia. Salah Abdeslam, supuestamente el único de los terroristas que atacaron París que sigue con vida, residente en Molenbeek, estaba fichado por delitos de tráfico de estupefacientes, tenencia de armas y violencia. Bélgica es el país con mayor proporción de yihadistas de Europa Occidental. «Suponemos que Daesh está captando a estos jóvenes y no, más bien ellos llaman a la puerta de Estado Islámico. Buscan un sentido a su vida para acabar con el vacío existencial marcado por la pequeña delincuencia y la exclusión», explica Barah Mikail, especialista en Oriente Medio del think tank Fride. Mikail, de origen franco-sirio, ejerció de profesor durante varios años en la Universidad de Saint-Denis. «Este barrio refleja una parte de la realidad francesa, la de suburbios con gente pobre, que se siente excluida de las percepciones republicanas». Según el analista de Fride, los franceses de ascendencia magrebí o subsahariana de condición modesta no creen que deban asimilar tanto los valores de la República como que esta respete su identidad. «En estos guetos que desarrollan la pertenencia a la identidad francesa es mucho mas frágil». Hollande instó a los parisinos a colgar banderas francesas en sus balcones como homenaje a las víctimas. En Saint-Denis no se vio ninguna. «La mayoría de sus gentes no justifican los atentados, pero sí consideran que hay que defender sus propios orígenes, importar la religión y en este sentido yo creo que el respeto de la cultura de origen acaba a veces en unas interpretaciones radicales del islam». Barrios europeos de la sharía: ¿mito o realidad? El converso Jordan Horner es uno de los líderes de las patrullas de la sharia- EFE Una grabación resuena llamando al rezo del almuédano y los musulmanes caminan, cumplidores hacia alguna de las 25 mezquitas repartidas por sus calles. Las mujeres se esconden tras el riguroso negro de sus niqab; los hombres llevan gorro de algodón blanco o casquillo paquistaní, y casi todos visten chilaba. Aunque no es Islamabad, El Cairo o Medina, tiene algo de todas ellas. Bury Park, en Luton, es un barrio europeo. Caminar por esta pequeña localidad aeroportuaria de 250.000 habitantes es como viajar a Asia sin billete ni avión, sumergirse en una atmósfera paralela al país que la acoge, una oriental donde el comercio local se nutre de negocios halal, tiendas de kebabs, Haji Foods o venta de alfombras de Cachemira. Algunos autores, haciendo referencia a las similitudes, lo llaman simplemente «Londonistan». Situado a 40 kilómetros al norte de la capital de Inglaterra, Bury Park poco tiene que ver con la fama de esta, aunque sí puede permitirse disputarle lo de cosmopolita. Bengalíes, paquistaníes o «negros de islas caribeñas que abandonan el cristianismo en este tipo de barrios», describía el actual director de Innovación de Vocento, Borja Bergareche, durante su etapa como corresponsal en Londres. Razas y religiones se congregan en esta localidad británica y muchos locales de clase media se sienten cada vez más arrinconados por la concentración de extremistas tanto islámicos como los propios anglicanos. De hecho, una semana después de los atentados de París los crímenes de odio contra británicos de confesión musulmana se habían incrementado un 300%, informó «IBI Times». Aunque no todo es violencia física, El extremismo lleva al éxodo, y esta progresiva huida, a su vez, levanta más y más guetos. Según un estudio de la Universidad de Manchester, la proporción de «británicos blancos» ya «es oficialmente inferior al 50 por ciento». Señalada en rojo como epicentro de los cuatro kamikazes que atentaron contra el suburbano londinense en 2005, provocando la muerte de 56 ciudadanos, Bury Park se ha convertido en un polvorín donde imperan el extremismo, el desempleo y el tráfico de drogas. En el reportaje de la BBC «Pelearía en Siria si pudiera» indican que del avispero de Luton han salido al menos dos docenas de yihadistas que se han unido a las filas de Estado Islámico en Siria e Irak. «Aviso: está entrando en una zona controlada por la sharía, leyes islámicas obligatorias», rezan varios carteles a la entrada de Tower Hamlets, un área al este de Londres también conocida como «República Islámica de Tower Hamlets». A una hora en coche de Luton, en este barrio, calificado por los más radicales como «no-go zone (zona prohibida)», han llegado a producirse amenazas de muerte a mujeres que se negaban a llevar velo. «The Sunday Telegraph» reveló más de una docena de casos en los que tanto musulmanes como no musulmanes han sido amenazados por un comportamiento que los más radicales consideraban una violación de las normas islámicas fundamentalistas. «Alguna de las víctimas acusó a la Policía de ignorar los crímenes de odio perpetrados en el barrio, suprimiendo o minimizando pruebas que implican a musulmanes, por temor a que sospechas de racismo recayesen sobre ellos», recoge el diario. Uno de los carteles que han ciculado por la red de los barrios de la sharía En enero de 2014, el inspector jefe de las fuerzas policiales en Inglaterra y Gales, Sir Tom Winsor, admitió en el «London Times» que «algunas partes de Gran Bretaña tienen su propia forma de justicia» y que delitos como los crímenes de honor, la violencia doméstica, el abuso sexual a niños o la mutilación genital femenina no suelen denunciarse. Y explica: «Hay comunidades de otras culturas que prefieren tener su propia policía. En zonas como Midlands, los agentes nunca entran no porque se les prohíba el acceso o tengan miedo, sino porque nunca requieren su presencia, resuelven sus problemas con sus propias leyes». El analista del think tank británico Chatham House, Hayder al Khoei, avisa de que ciertos reportajes nutren la propaganda de la extrema derecha xenófoba del país. «Reino Unido ha sido acusado de albergar mini estados islámicos, incluso algunas agencias de inteligencia europeas hablan de un Londonistan. Eso es cierto, como también que hay patrullas de jóvenes radicales que se dedican a vigilar las calles de algunos suburbios para garantizar el cumplimiento de la sharía. Pero hay que tener cuidado con los vídeos que circulan, no reflejan la realidad, son basura y solo generan más odio. La ley islámica no gobierna estos barrios», insiste. España no se libra del caldo de cultivo que se está gestando en Europa. Cada vez aparecen más focos de islamismo radical. El más conocido es el del barrio ceutí El Príncipe, récord nacional de paro, donde la convivencia agoniza. «El modelo de Ceuta como crisol de culturas y religiones está cada vez más lejos. Las comunidades mayoritarias, la cristiana y la musulmana, viven cada vez más separadas y no se vislumbra un acercamiento a corto plazo. A los tradicionales problemas sociales y económicos hay que unir el agravamiento de otro, el religioso. De unos 12.000 vecinos (calculan que, aparte, se han instalado unos 3.000 marroquíes) solo queda una familia cristiana. Cristianos y musulmanes se alejan en medio de altas tasas de paro, delincuencia y un creciente yihadismo», relataba el periodista de ABC Luis de Vega desde el terreno. Redada en El Príncipe- Ángel de Antonio Otros embriones de radicalismo que preocupan en España se hallan en Cataluña. También en la Península algunos grupúsculos tratan de imponer los preceptos de la sharía mediante la violencia física o la intimidación. En diciembre de 2009, Los Mossos detuvieron en Reus (Tarragona) a nueve hombres después de organizar un juicio islamista en una masía acusando de adulterio a una mujer marroquí y condenándola a la lapidación. «El problema base es el de la desigualdad y en este capítulo las culpas hay que repartirlas a todos los ámbitos implicados: Estado, ciudadanos, comunidades minoritarias, etc.», asegura Sergio Príncipe, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y experto en temas de la Unión Europea. 750 «zonas urbanas sensibles» en Francia Las supuestas «zonas no-go», tristemente de actualidad después de la masacre cometida por terroristas yihadistas en París el pasado viernes 13, cuando truncaron la vida de 130 personas atacando el corazón de la capital gala, son un tabú en el país de la «liberté, egalité, fraternité». Lo pudo comprobar un analista de «Fox News», demandado por supuestamente mal informar sobre la existencia de zonas prohibidas, regidas por preceptos islámicos y donde se impide la entrada a los no musulmanes. «No acepto los insultos a nuestra ciudad y sus habitantes», argumentó la alcaldesa Anne Hidalgo, impulsora de las acciones judiciales contra el medio estadounidense. La República francesa reconoce la incidencia de distritos donde los hábitos y costumbres occidentales son mal vistos, pero todos los parisinos pueden acceder con libertad a cualquier zona del país, si así lo desean. El Gobierno galo califica estas zonas, casi siempre en los suburbios o «banlieues», como Zonas Urbanas Sensibles (ZUS) e identifica 750 barrios donde se necesitan mayores medidas de seguridad. Algunos de sus habitantes se esfuerzan por huir de las elevadas tasas de desempleo que asuelan sus barrios, y utilizan artimañas para no caer en la discriminación de algunos trabajos. Se cambian los apellidos árabes por franceses, occidentalizan su forma de vestir? Algunos ni siquiera son musulmanes, aunque vivan en zonas donde estos predominan. Redada en Saint-Denis «Los barrios del municipio de París no-go son falsos, nos hace mucha gracia estar tomándonos copas en zonas consideradas sensibles. Ningún alcalde local va a tolerar ni un minuto algo así. Es cierto que puede haber patrullas de jóvenes fanáticos que se dedican a vigilar las zonas o que episódicamente salafistas de Saint-Denis amenacen especialmente a las chicas por su atuendo: de vez en cuando se escuchan insultos del estilo 'eres una puta por fumar', pero esto ocurre desde hace 20 años», describe el prestigioso periodista especializado en geopolítica Hyman Harold. «Antes de internet, tuvimos la guerra civil argelina en los noventa, en ese momento, la gente de la rebelión islamista vino aquí para reclutar a jóvenes delincuentes, pero desde internet ahora se radicalizan en su propio cuarto». La conversación telefónica discurre mientras que este especialista en suburbios se toma una copa en pleno centro de «Bobolandia» (apelativo para los burgueses bohemios), cerca del lugar donde atentaron la noche del viernes 13. «A 400 metros de aquí tenemos la mezquita Omar, una de las más radicales de Francia». Es por tanto este fracaso en la convivencia entre dos formas de vivir opuestas lo que alimenta el odio y el fanatismo: «Ellos ven de manera cotidiana a mujeres que beben a pocos metros de la mezquita. No hay integración y los comerciantes de las tiendas, unas occidentales y otras islámicas, no se dirigen entre ellos la palabra», añade. «Por unos cuantos cientos de euros se pueden comprar fusiles de asalto. ¡El precio de un iPhone!»Sebastien Roché Pero hay distritos más conflictivos que otros, y existen opiniones de todo tipo al respecto de su radicalización. El diario galo «Le Figaro» se hizo eco del gran flujo de kalashnikov que entran y salen de los suburbios franceses. «Por unos cuantos cientos de euros se pueden comprar fusiles de asalto. ¡El precio de un iPhone!», reflexionaba el politólogo Sebastien Roché en la publicación. El suburbio marsellés de La Castellane (7.000 habitantes) es uno de los epicentros del tráfico de armas y drogas de Francia. Con uno de cada dos vecinos en paro y el 40% por debajo del umbral de pobreza, los tiroteos entre gangsters y bandas de todo tipo están a la orden del día. Franceses de origen magrebí, esencialmente de ascendencia argelina, conforman un caladero de delincuentes señalado continuamente por el Gobierno. De hecho, poco después de los atentados de Charlie Hebdo, durante la visita de Manuel Valls, un ataque a tiros contra la policía encendió de nuevo la psicosis. Precisamente, con estos fusiles de asalto los terroristas atacaron diferentes puntos de París en el peor atentado sufrido por el país. Muchos de estas «banlieues», pero no todas, se han convertido en cuna de muyahidines. Uno de las más señaladas es Saint-Denis. Ahí fue donde dos terroristas iniciaron el viernes negro inmolándose a las puertas del Estadio de Francia y también donde una operación antiterrorista posterior se saldó con ocho detenidos y tres muertos que planeaba otro ataque. Saint-Denis es uno de los suburbios con más población musulmana de Francia: lo son alrededor de 600.000 de sus habitantes, procedentes del norte y este de África, de una población total de 1,4 millones. Saint-Denis está dividido en 40 distritos administrativos, conocidos como «communes», de los cuales 36 aparecen en la lista oficial de ZUS. Conocido localmente como «noventa y tres» o «nueve tres», los dos primeros dígitos del código postal de este suburbio, Saint-Denis tiene una de las tasas más altas de desempleo en Francia: 24% frente al 10,3% de la media nacional, porcentaje del que más del 40% representa a menores de 25 años. El tráfico de drogas y los crímenes violentos son la norma en esta especie de «ciudad sin ley». Como respuesta a los reportajes sobre barrios de la sharía en Francia y una posible estigmatización, surgieron respuestas de todo tipo, desde las ofendidas hasta las solidarias. Un fotógrafo amateur Julian Bottriaux que frecuenta estas zonas señaladas ha creado un blog donde da la palabra a los vecinos de estos barrios, acompañando la entrevista con un retrato. Derniers préparatifs avant le vernissage de l'expo Portraits de #NoGoZones? jeudi ! https://t.co/xfLIM59Yk6 pic.twitter.com/gu6967zFws — Portraits NoGoZones (@FromNoGoZones) noviembre 2, 2015 «Daesh no quiere grises, solo blancos y negros, malos y buenos, infieles y fieles»Hayder al Khoei, especialista de Chatham House «El problema de bombardear Raqqa o Mosul (capitales del autodenominado califato) es que aunque acabes con el último yihadista de Daesh sobre la faz de la tierra, su narrativa es tan fuerte? Esta ideología existe desde mucho antes de Daesh, y seguirá después de Daesh», subraya el especialista de Chatham House, británico de confesión musulmana. Al final de la entrevista dice sentirse uno más en Reino Unido, nunca un extraño: «En Francia, cuando he ido con mi mujer, al ir con su velo notaba miradas diferentes que las que siento en mi país. En esto nos diferenciamos mucho británicos y franceses, muchos de allí hablan de musulmanes y no de franceses, y en Inglaterra, somos británicos de confesión musulmana, no musulmanes», agrega. Daesh no necesita mandar a yihadistas desde el califato cuando tienen una cantera en ciernes en Europa dispuesta a atentar. Al Khoei concluye que el propósito del grupo yihadista es la polarización de Europa. «Lo hacen público ellos mismos. No quieren grises, solo blanco y negro, fieles e infieles, que unos odien a los otros y que los musulmanes sientan que no les queda otro camino que su violencia». Los terroristas atacaron el centro de la fiesta parisina donde la juventud bohemia y acomodada se entremezcla con los nietos de argelinos y marroquies emigrados. «Para ellos, es o vivir con los 'bobos' o en un gueto», concluye Harold. Más allá, por ahora, parece poco posible. La plaza de la República de París- AFP Ataque al París joven y bohemio («Bobo») SILVIA NIETO Sin el trasiego comercial de los Campos Elíseos, a salvo de los visitantes que desfilan cámara en mano y protegidos de los restaurantes de comida rápida y tiendas de recuerdos que invaden parte del Barrio Latino. En París, los distritos diez y once conservan su singularidad porque permanecen al margen del circuito turístico: en sus calles no hay un Sagrado Corazón, esa basílica de finales del XIX levantada con una piedra blanca que lava la lluvia, ni una Torre Eiffel, fruto de la Exposición Universal de 1889 y de la pericia en la ingeniería del hierro. En sus calles, el patrimonio se encuentra en la vida que albergan los cafés, los teatros y los cines. Esos lugares que se convirtieron en diana de los atentados terroristas que costaron la vida a 130 personas e hirieron a 350 durante la noche del viernes 13 de noviembre. «Nos sentaremos de nuevo en las terrazas del este parisino, en esos barrios mestizos y abigarrados que son lo mejor que tenemos», escribió el periodista Luc Le Vaillant en el diario «Libération» dos días después de los ataques. «Mañana, volveremos a juntarnos los unos con los otros, con los puños cerrados, con los codos en el cuerpo, sobre esta explanada que se está convirtiendo en la más bella y la más triste de París, en la más conmovedora y la más significativa», añadió en referencia a la plaza de la República. Allí nacen las calles y los bulevares en los que murieron las víctimas y donde los ciudadanos ahora las homenajean, como ya homenajearon en enero a los dibujantes de la revista satírica «Charlie Hebdo». Por segunda vez en un año, la violencia sacudió la capital y el terror irrumpió en la vida cotidiana: actos tan banales como beber con los amigos, asistir a un concierto o salir a cenar continúan enrarecidos por el miedo. Con instinto de resistencia, algunos vecinos de la ciudad se adhirieron a la campaña de la red social Twitter #JeSuisEnTerrasse ?literalmente, estoy en la terraza? y subieron fotos propias disfrutando de una jarra de cerveza o una copa de vino en restaurantes o bares. Esos lugares que abundan en la rue Oberkampf o en la plaza de la Bastilla, situadas en las inmediaciones de los atentados. «El triángulo de oro de la cultura joven y parisina ha sido cubierto de sangre», indicó el periodista Manu Saadia en el medio estadounidense «Fusion». Cultura y juventud son dos rasgos que definen con precisión los barrios atacados. Los habitantes de los distritos diez y once son conocidos, no sin mala leche, como los «bobos»: esos chicos algo burgueses y un poco bohemios, con estudios universitarios e ideología próxima a la izquierda y poseedores de «un capital cultural y económico elevado», como explicó el sociólogo Bernard Lahire a la revista francesa «Les Inrocks» en abril de 2010. Pero también abiertos a la convivencia multiétnica. «Han disparado sobre mi generación. Han golpeado nuestra juventud. La cosmopolita, la tolerante, la generación sin nación, la generación sin barreras, la generación sin ejército, ¡la generación de la paz!», publicó «Le Monde» el 26 de noviembre en un artículo titulado «¡Sí, la generación Bataclan ha nacido!». Ubicado en el distrito once, el atentado contra el teatro Bataclan se cobró la vida de 90 personas. La sala de espectáculos posee una arquitectura que recoge esa pulsión «cosmopolita». La fachada imita un templo chino, en recuerdo del compositor francés Jacques Offenbach y de su obra «Ba-Ta-Clan», ambientada en un oriente exótico y a la que debe su nombre. Los paseos no solo desvelan los misterios de una ciudad, sino también el carácter de sus habitantes. París no es una excepción. Una caminata de quince minutos desde la plaza de la República conduce al Canal Saint-Martin, ubicado en el distrito once, abrigado por los árboles que recorren su orilla y sumergido en la parsimonia propia de un lugar medio descubierto por el turismo. El quai de Jemmapes ?«quai» se llaman las avenidas situadas junto al agua? recorre sus márgenes. En el número 80, el bar «Le Comptoir Général» acumula trastos de todas partes del mundo y recuerda a una tasca perdida en una colonia del África francesa en algún momento del siglo pasado. En el 43, el Centro Cultural Pouya enseña a los curiosos los entresijos de la cultura iraní y permite consultar libros en persa mientras se disfruta de un té con dátiles. Los restaurantes Le Carrillon y Le Petit Cambodge, ubicados en la intersección entre la rue Alibert y la rue Bichet, se encuentran a menos de cinco minutos a pie. Un total de catorce personas murieron tiroteadas en sus terrazas, que ahora cubren las flores y los mensajes de condolencia. «París no se acaba nunca, y el recuerdo de cada persona que ha vivido allí es distinto del recuerdo de cualquier otra. Siempre hemos vuelto, estuviéramos donde estuviéramos, y sin importarnos lo trabajoso o lo fácil que fuera llegar allí. París siempre valía la pena, y uno recibía siempre a trueque de lo que allí dejaba. Yo he hablado de París según era en los primeros tiempos, cuando éramos muy pobres y muy felices», escribió Ernest Hemingway al final de su obra «París era una fiesta» (1964), donde recogió sus recuerdos sobre la ciudad en la década de los años 20. Como señaló la cadena de radio «France Culture», tanto ese libro como el cartel de la película «París nos pertenece» (Jacques Rivette, 1960), donde el actor Giani Esposito pasea por uno de los tejados de la capital, se reivindicaron como símbolos de resistencia contra el terror causado por los atentados. La ciudad lucha ahora por volver a la normalidad.
30-11-2015 | Fuente: abc.es
Las canteras europeas de la yihad
Terror, solo terror. El impacto de los ataques de París del 13 de noviembre no se puede medir únicamente con cifras de muertos y heridos. Dejaron tras de sí un rastro de sospecha hacia los franceses de confesión musulmana. Primero se estigmatizó un barrio de los suburbios parisinos, Saint-Denis, donde sus vecinos se despertaron de madrugada el martes 18 entre los tiros y explosiones de la operación antiterrorista para capturar al presunto cerebro de los atentados, Abdelhamid Abaaoud. Una conexión de la matanza con Bélgica apuntó igualmente al barrio de Molenbeek, cuna de la mayoría de belgas que combaten en el autodenominado califato. Otros como el británico Luton, o El Príncipe en España, llevan marcados igualmente desde hace años. La pobreza, delincuencia y desesperanza tiñen de gris sus calles, también el fracaso de una convivencia que permite el arraigo del fanatismo. Mohamed Merah, Mehdi Nemmouche y Amedy Coulibaly, nacidos en Francia, son asesinos en nombre de un dios. Pero una minoría cada vez más ruidosa los llama mártires por desestabilizar un país que no les representa. Todos estos hombres eran criminales comunes que comenzaron como pequeños delincuentes de barrio y se radicalizaron religiosamente en la cárcel. Algunos como Samy Amimour, uno de los kamikazes de la sala Bataclan, fueron durante casi toda su vida musulmanes no practicantes que no habían hablado nunca árabe, la lengua del Corán. Los lobos solitarios han dado paso a auténticos comandos como el de los últimos ataques de París. A medio camino estuvo el asalto de los hermanos Kouachi a la sede de la revista Charlie Hebdo, que recordó al atentado de la maratón de Boston: inmigrantes de segunda y tercera generación, inadaptados en el país de acogida y sin esperanza en el futuro. Mercado de Molenbeek (Bélgica) El autor del atentado en el Museo Judío de Bruselas (en mayo de 2014, antes de la proclamación del califato), Mehdi Nemmouche, de ascendencia argelina, provenía de Roubaix, la zona con mayor tasa de pobreza de Francia con un 45%. En esta localidad fronteriza con Bélgica cometió su primer delito a los 14 años: un atraco. A los 17 agredió a una profesora. Y a los 19 fue condenado a tres meses de prisión por robo con violencia. Salah Abdeslam, supuestamente el único de los terroristas que atacaron París que sigue con vida, residente en Molenbeek, estaba fichado por delitos de tráfico de estupefacientes, tenencia de armas y violencia. Bélgica es el país con mayor proporción de yihadistas de Europa Occidental. «Suponemos que Daesh está captando a estos jóvenes y no, más bien ellos llaman a la puerta de Estado Islámico. Buscan un sentido a su vida para acabar con el vacío existencial marcado por la pequeña delincuencia y la exclusión», explica Barah Mikail, especialista en Oriente Medio del think tank Fride. Mikail, de origen franco-sirio, ejerció de profesor durante varios años en la Universidad de Saint-Denis. «Este barrio refleja una parte de la realidad francesa, la de suburbios con gente pobre, que se siente excluida de las percepciones republicanas». Según el analista de Fride, los franceses de ascendencia magrebí o subsahariana de condición modesta no creen que deban asimilar tanto los valores de la República como que esta respete su identidad. «En estos guetos que desarrollan la pertenencia a la identidad francesa es mucho mas frágil». Hollande instó a los parisinos a colgar banderas francesas en sus balcones como homenaje a las víctimas. En Saint-Denis no se vio ninguna. «La mayoría de sus gentes no justifican los atentados, pero sí consideran que hay que defender sus propios orígenes, importar la religión y en este sentido yo creo que el respeto de la cultura de origen acaba a veces en unas interpretaciones radicales del islam». Barrios europeos de la sharía: ¿mito o realidad? El converso Jordan Horner es uno de los líderes de las patrullas de la sharia- EFE Una grabación resuena llamando al rezo del almuédano y los musulmanes caminan, cumplidores hacia alguna de las 25 mezquitas repartidas por sus calles. Las mujeres se esconden tras el riguroso negro de sus niqab; los hombres llevan gorro de algodón blanco o casquillo paquistaní, y casi todos visten chilaba. Aunque no es Islamabad, El Cairo o Medina, tiene algo de todas ellas. Bury Park, en Luton, es un barrio europeo. Caminar por esta pequeña localidad aeroportuaria de 250.000 habitantes es como viajar a Asia sin billete ni avión, sumergirse en una atmósfera paralela al país que la acoge, una oriental donde el comercio local se nutre de negocios halal, tiendas de kebabs, Haji Foods o venta de alfombras de Cachemira. Algunos autores, haciendo referencia a las similitudes, lo llaman simplemente «Londonistan». Situado a 40 kilómetros al norte de la capital de Inglaterra, Bury Park poco tiene que ver con la fama de esta, aunque sí puede permitirse disputarle lo de cosmopolita. Bengalíes, paquistaníes o «negros de islas caribeñas que abandonan el cristianismo en este tipo de barrios», describía el actual director de Innovación de Vocento, Borja Bergareche, durante su etapa como corresponsal en Londres. Razas y religiones se congregan en esta localidad británica y muchos locales de clase media se sienten cada vez más arrinconados por la concentración de extremistas tanto islámicos como los propios anglicanos. De hecho, una semana después de los atentados de París los crímenes de odio contra británicos de confesión musulmana se habían incrementado un 300%, informó «IBI Times». Aunque no todo es violencia física, El extremismo lleva al éxodo, y esta progresiva huida, a su vez, levanta más y más guetos. Según un estudio de la Universidad de Manchester, la proporción de «británicos blancos» ya «es oficialmente inferior al 50 por ciento». Señalada en rojo como epicentro de los cuatro kamikazes que atentaron contra el suburbano londinense en 2005, provocando la muerte de 56 ciudadanos, Bury Park se ha convertido en un polvorín donde imperan el extremismo, el desempleo y el tráfico de drogas. En el reportaje de la BBC «Pelearía en Siria si pudiera» indican que del avispero de Luton han salido al menos dos docenas de yihadistas que se han unido a las filas de Estado Islámico en Siria e Irak. «Aviso: está entrando en una zona controlada por la sharía, leyes islámicas obligatorias», rezan varios carteles a la entrada de Tower Hamlets, un área al este de Londres también conocida como «República Islámica de Tower Hamlets». A una hora en coche de Luton, en este barrio, calificado por los más radicales como «no-go zone (zona prohibida)», han llegado a producirse amenazas de muerte a mujeres que se negaban a llevar velo. «The Sunday Telegraph» reveló más de una docena de casos en los que tanto musulmanes como no musulmanes han sido amenazados por un comportamiento que los más radicales consideraban una violación de las normas islámicas fundamentalistas. «Alguna de las víctimas acusó a la Policía de ignorar los crímenes de odio perpetrados en el barrio, suprimiendo o minimizando pruebas que implican a musulmanes, por temor a que sospechas de racismo recayesen sobre ellos», recoge el diario. Uno de los carteles que han ciculado por la red de los barrios de la sharía En enero de 2014, el inspector jefe de las fuerzas policiales en Inglaterra y Gales, Sir Tom Winsor, admitió en el «London Times» que «algunas partes de Gran Bretaña tienen su propia forma de justicia» y que delitos como los crímenes de honor, la violencia doméstica, el abuso sexual a niños o la mutilación genital femenina no suelen denunciarse. Y explica: «Hay comunidades de otras culturas que prefieren tener su propia policía. En zonas como Midlands, los agentes nunca entran no porque se les prohíba el acceso o tengan miedo, sino porque nunca requieren su presencia, resuelven sus problemas con sus propias leyes». El analista del think tank británico Chatham House, Hayder al Khoei, avisa de que ciertos reportajes nutren la propaganda de la extrema derecha xenófoba del país. «Reino Unido ha sido acusado de albergar mini estados islámicos, incluso algunas agencias de inteligencia europeas hablan de un Londonistan. Eso es cierto, como también que hay patrullas de jóvenes radicales que se dedican a vigilar las calles de algunos suburbios para garantizar el cumplimiento de la sharía. Pero hay que tener cuidado con los vídeos que circulan, no reflejan la realidad, son basura y solo generan más odio. La ley islámica no gobierna estos barrios», insiste. España no se libra del caldo de cultivo que se está gestando en Europa. Cada vez aparecen más focos de islamismo radical. El más conocido es el del barrio ceutí El Príncipe, récord nacional de paro, donde la convivencia agoniza. «El modelo de Ceuta como crisol de culturas y religiones está cada vez más lejos. Las comunidades mayoritarias, la cristiana y la musulmana, viven cada vez más separadas y no se vislumbra un acercamiento a corto plazo. A los tradicionales problemas sociales y económicos hay que unir el agravamiento de otro, el religioso. De unos 12.000 vecinos (calculan que, aparte, se han instalado unos 3.000 marroquíes) solo queda una familia cristiana. Cristianos y musulmanes se alejan en medio de altas tasas de paro, delincuencia y un creciente yihadismo», relataba el periodista de ABC Luis de Vega desde el terreno. Redada en El Príncipe- Ángel de Antonio Otros embriones de radicalismo que preocupan en España se hallan en Cataluña. También en la Península algunos grupúsculos tratan de imponer los preceptos de la sharía mediante la violencia física o la intimidación. En diciembre de 2009, Los Mossos detuvieron en Reus (Tarragona) a nueve hombres después de organizar un juicio islamista en una masía acusando de adulterio a una mujer marroquí y condenándola a la lapidación. «El problema base es el de la desigualdad y en este capítulo las culpas hay que repartirlas a todos los ámbitos implicados: Estado, ciudadanos, comunidades minoritarias, etc.», asegura Sergio Príncipe, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y experto en temas de la Unión Europea. 750 «zonas urbanas sensibles» en Francia Las supuestas «zonas no-go», tristemente de actualidad después de la masacre cometida por terroristas yihadistas en París el pasado viernes 13, cuando truncaron la vida de 130 personas atacando el corazón de la capital gala, son un tabú en el país de la «liberté, egalité, fraternité». Lo pudo comprobar un analista de «Fox News», demandado por supuestamente mal informar sobre la existencia de zonas prohibidas, regidas por preceptos islámicos y donde se impide la entrada a los no musulmanes. «No acepto los insultos a nuestra ciudad y sus habitantes», argumentó la alcaldesa Anne Hidalgo, impulsora de las acciones judiciales contra el medio estadounidense. La República francesa reconoce la incidencia de distritos donde los hábitos y costumbres occidentales son mal vistos, pero todos los parisinos pueden acceder con libertad a cualquier zona del país, si así lo desean. El Gobierno galo califica estas zonas, casi siempre en los suburbios o «banlieues», como Zonas Urbanas Sensibles (ZUS) e identifica 750 barrios donde se necesitan mayores medidas de seguridad. Algunos de sus habitantes se esfuerzan por huir de las elevadas tasas de desempleo que asuelan sus barrios, y utilizan artimañas para no caer en la discriminación de algunos trabajos. Se cambian los apellidos árabes por franceses, occidentalizan su forma de vestir? Algunos ni siquiera son musulmanes, aunque vivan en zonas donde estos predominan. Redada en Saint-Denis «Los barrios del municipio de París no-go son falsos, nos hace mucha gracia estar tomándonos copas en zonas consideradas sensibles. Ningún alcalde local va a tolerar ni un minuto algo así. Es cierto que puede haber patrullas de jóvenes fanáticos que se dedican a vigilar las zonas o que episódicamente salafistas de Saint-Denis amenacen especialmente a las chicas por su atuendo: de vez en cuando se escuchan insultos del estilo 'eres una puta por fumar', pero esto ocurre desde hace 20 años», describe el prestigioso periodista especializado en geopolítica Hyman Harold. «Antes de internet, tuvimos la guerra civil argelina en los noventa, en ese momento, la gente de la rebelión islamista vino aquí para reclutar a jóvenes delincuentes, pero desde internet ahora se radicalizan en su propio cuarto». La conversación telefónica discurre mientras que este especialista en suburbios se toma una copa en pleno centro de «Bobolandia» (apelativo para los burgueses bohemios), cerca del lugar donde atentaron la noche del viernes 13. «A 400 metros de aquí tenemos la mezquita Omar, una de las más radicales de Francia». Es por tanto este fracaso en la convivencia entre dos formas de vivir opuestas lo que alimenta el odio y el fanatismo: «Ellos ven de manera cotidiana a mujeres que beben a pocos metros de la mezquita. No hay integración y los comerciantes de las tiendas, unas occidentales y otras islámicas, no se dirigen entre ellos la palabra», añade. «Por unos cuantos cientos de euros se pueden comprar fusiles de asalto. ¡El precio de un iPhone!»Sebastien Roché Pero hay distritos más conflictivos que otros, y existen opiniones de todo tipo al respecto de su radicalización. El diario galo «Le Figaro» se hizo eco del gran flujo de kalashnikov que entran y salen de los suburbios franceses. «Por unos cuantos cientos de euros se pueden comprar fusiles de asalto. ¡El precio de un iPhone!», reflexionaba el politólogo Sebastien Roché en la publicación. El suburbio marsellés de La Castellane (7.000 habitantes) es uno de los epicentros del tráfico de armas y drogas de Francia. Con uno de cada dos vecinos en paro y el 40% por debajo del umbral de pobreza, los tiroteos entre gangsters y bandas de todo tipo están a la orden del día. Franceses de origen magrebí, esencialmente de ascendencia argelina, conforman un caladero de delincuentes señalado continuamente por el Gobierno. De hecho, poco después de los atentados de Charlie Hebdo, durante la visita de Manuel Valls, un ataque a tiros contra la policía encendió de nuevo la psicosis. Precisamente, con estos fusiles de asalto los terroristas atacaron diferentes puntos de París en el peor atentado sufrido por el país. Muchos de estas «banlieues», pero no todas, se han convertido en cuna de muyahidines. Uno de las más señaladas es Saint-Denis. Ahí fue donde dos terroristas iniciaron el viernes negro inmolándose a las puertas del Estadio de Francia y también donde una operación antiterrorista posterior se saldó con ocho detenidos y tres muertos que planeaba otro ataque. Saint-Denis es uno de los suburbios con más población musulmana de Francia: lo son alrededor de 600.000 de sus habitantes, procedentes del norte y este de África, de una población total de 1,4 millones. Saint-Denis está dividido en 40 distritos administrativos, conocidos como «communes», de los cuales 36 aparecen en la lista oficial de ZUS. Conocido localmente como «noventa y tres» o «nueve tres», los dos primeros dígitos del código postal de este suburbio, Saint-Denis tiene una de las tasas más altas de desempleo en Francia: 24% frente al 10,3% de la media nacional, porcentaje del que más del 40% representa a menores de 25 años. El tráfico de drogas y los crímenes violentos son la norma en esta especie de «ciudad sin ley». Como respuesta a los reportajes sobre barrios de la sharía en Francia y una posible estigmatización, surgieron respuestas de todo tipo, desde las ofendidas hasta las solidarias. Un fotógrafo amateur Julian Bottriaux que frecuenta estas zonas señaladas ha creado un blog donde da la palabra a los vecinos de estos barrios, acompañando la entrevista con un retrato. Derniers préparatifs avant le vernissage de l'expo Portraits de #NoGoZones? jeudi ! https://t.co/xfLIM59Yk6 pic.twitter.com/gu6967zFws — Portraits NoGoZones (@FromNoGoZones) noviembre 2, 2015 «Daesh no quiere grises, solo blancos y negros, malos y buenos, infieles y fieles»Hayder al Khoei, especialista de Chatham House «El problema de bombardear Raqqa o Mosul (capitales del autodenominado califato) es que aunque acabes con el último yihadista de Daesh sobre la faz de la tierra, su narrativa es tan fuerte? Esta ideología existe desde mucho antes de Daesh, y seguirá después de Daesh», subraya el especialista de Chatham House, británico de confesión musulmana. Al final de la entrevista dice sentirse uno más en Reino Unido, nunca un extraño: «En Francia, cuando he ido con mi mujer, al ir con su velo notaba miradas diferentes que las que siento en mi país. En esto nos diferenciamos mucho británicos y franceses, muchos de allí hablan de musulmanes y no de franceses, y en Inglaterra, somos británicos de confesión musulmana, no musulmanes», agrega. Daesh no necesita mandar a yihadistas desde el califato cuando tienen una cantera en ciernes en Europa dispuesta a atentar. Al Khoei concluye que el propósito del grupo yihadista es la polarización de Europa. «Lo hacen público ellos mismos. No quieren grises, solo blanco y negro, fieles e infieles, que unos odien a los otros y que los musulmanes sientan que no les queda otro camino que su violencia». Los terroristas atacaron el centro de la fiesta parisina donde la juventud bohemia y acomodada se entremezcla con los nietos de argelinos y marroquies emigrados. «Para ellos, es o vivir con los 'bobos' o en un gueto», concluye Harold. Más allá, por ahora, parece poco posible. La plaza de la República de París- AFP Ataque al París joven y bohemio («Bobo») SILVIA NIETO Sin el trasiego comercial de los Campos Elíseos, a salvo de los visitantes que desfilan cámara en mano y protegidos de los restaurantes de comida rápida y tiendas de recuerdos que invaden parte del Barrio Latino. En París, los distritos diez y once conservan su singularidad porque permanecen al margen del circuito turístico: en sus calles no hay un Sagrado Corazón, esa basílica de finales del XIX levantada con una piedra blanca que lava la lluvia, ni una Torre Eiffel, fruto de la Exposición Universal de 1889 y de la pericia en la ingeniería del hierro. En sus calles, el patrimonio se encuentra en la vida que albergan los cafés, los teatros y los cines. Esos lugares que se convirtieron en diana de los atentados terroristas que costaron la vida a 130 personas e hirieron a 350 durante la noche del viernes 13 de noviembre. «Nos sentaremos de nuevo en las terrazas del este parisino, en esos barrios mestizos y abigarrados que son lo mejor que tenemos», escribió el periodista Luc Le Vaillant en el diario «Libération» dos días después de los ataques. «Mañana, volveremos a juntarnos los unos con los otros, con los puños cerrados, con los codos en el cuerpo, sobre esta explanada que se está convirtiendo en la más bella y la más triste de París, en la más conmovedora y la más significativa», añadió en referencia a la plaza de la República. Allí nacen las calles y los bulevares en los que murieron las víctimas y donde los ciudadanos ahora las homenajean, como ya homenajearon en enero a los dibujantes de la revista satírica «Charlie Hebdo». Por segunda vez en un año, la violencia sacudió la capital y el terror irrumpió en la vida cotidiana: actos tan banales como beber con los amigos, asistir a un concierto o salir a cenar continúan enrarecidos por el miedo. Con instinto de resistencia, algunos vecinos de la ciudad se adhirieron a la campaña de la red social Twitter #JeSuisEnTerrasse ?literalmente, estoy en la terraza? y subieron fotos propias disfrutando de una jarra de cerveza o una copa de vino en restaurantes o bares. Esos lugares que abundan en la rue Oberkampf o en la plaza de la Bastilla, situadas en las inmediaciones de los atentados. «El triángulo de oro de la cultura joven y parisina ha sido cubierto de sangre», indicó el periodista Manu Saadia en el medio estadounidense «Fusion». Cultura y juventud son dos rasgos que definen con precisión los barrios atacados. Los habitantes de los distritos diez y once son conocidos, no sin mala leche, como los «bobos»: esos chicos algo burgueses y un poco bohemios, con estudios universitarios e ideología próxima a la izquierda y poseedores de «un capital cultural y económico elevado», como explicó el sociólogo Bernard Lahire a la revista francesa «Les Inrocks» en abril de 2010. Pero también abiertos a la convivencia multiétnica. «Han disparado sobre mi generación. Han golpeado nuestra juventud. La cosmopolita, la tolerante, la generación sin nación, la generación sin barreras, la generación sin ejército, ¡la generación de la paz!», publicó «Le Monde» el 26 de noviembre en un artículo titulado «¡Sí, la generación Bataclan ha nacido!». Ubicado en el distrito once, el atentado contra el teatro Bataclan se cobró la vida de 90 personas. La sala de espectáculos posee una arquitectura que recoge esa pulsión «cosmopolita». La fachada imita un templo chino, en recuerdo del compositor francés Jacques Offenbach y de su obra «Ba-Ta-Clan», ambientada en un oriente exótico y a la que debe su nombre. Los paseos no solo desvelan los misterios de una ciudad, sino también el carácter de sus habitantes. París no es una excepción. Una caminata de quince minutos desde la plaza de la República conduce al Canal Saint-Martin, ubicado en el distrito once, abrigado por los árboles que recorren su orilla y sumergido en la parsimonia propia de un lugar medio descubierto por el turismo. El quai de Jemmapes ?«quai» se llaman las avenidas situadas junto al agua? recorre sus márgenes. En el número 80, el bar «Le Comptoir Général» acumula trastos de todas partes del mundo y recuerda a una tasca perdida en una colonia del África francesa en algún momento del siglo pasado. En el 43, el Centro Cultural Pouya enseña a los curiosos los entresijos de la cultura iraní y permite consultar libros en persa mientras se disfruta de un té con dátiles. Los restaurantes Le Carrillon y Le Petit Cambodge, ubicados en la intersección entre la rue Alibert y la rue Bichet, se encuentran a menos de cinco minutos a pie. Un total de catorce personas murieron tiroteadas en sus terrazas, que ahora cubren las flores y los mensajes de condolencia. «París no se acaba nunca, y el recuerdo de cada persona que ha vivido allí es distinto del recuerdo de cualquier otra. Siempre hemos vuelto, estuviéramos donde estuviéramos, y sin importarnos lo trabajoso o lo fácil que fuera llegar allí. París siempre valía la pena, y uno recibía siempre a trueque de lo que allí dejaba. Yo he hablado de París según era en los primeros tiempos, cuando éramos muy pobres y muy felices», escribió Ernest Hemingway al final de su obra «París era una fiesta» (1964), donde recogió sus recuerdos sobre la ciudad en la década de los años 20. Como señaló la cadena de radio «France Culture», tanto ese libro como el cartel de la película «París nos pertenece» (Jacques Rivette, 1960), donde el actor Giani Esposito pasea por uno de los tejados de la capital, se reivindicaron como símbolos de resistencia contra el terror causado por los atentados. La ciudad lucha ahora por volver a la normalidad.
26-11-2015 | Fuente: elpais.com
La matanza lleva a Francia a afrontar sus tabúes
Los atentados terroristas evidencian problemas sociales que el país esquiva desde hace décadas
25-11-2015 | Fuente: elpais.com
La matanza lleva a Francia a afrontar sus tabúes
Los atentados terroristas evidencian problemas sociales que el país esquiva desde hace décadas