Infortelecom

Noticias de problemas sociales

29-11-2016 | Fuente: abc.es
Nunca seremos ceniza
Ahora habrá metáforas y alabanzas así como las tardías declaraciones de venganza de sus enemigos pero lo cierto es que el movimiento revolucionario mundial ha perdido su baluarte más emblemático desde su fundación, quizá superior al de Lenin sobre la locomotora de la estación de Finlandia el 3 de abril de 1917. La incertidumbre y el vacío se dejarán sentir de inmediato. No se trata de lo que el actual gobierno de Cuba pueda enmendar para seguir adelante o para conseguir más plazos de estadía en el poder, todas esas maniobras de supervivencia que implementarán con más o menos fortuna (pienso, de inicio, que no conocerán de grandes contratiempos), sino de algo que, en justicia, la forma adecuada de llamarle es sagrado: el concepto mismo de la Revolución, de la capacidad de los hombres para concebirla, cómo lanzarla al escenario y luego llevarla a cabo de manera ininterrumpida. Eso no volverá a recuperarse probablemente nunca más. La vida de Fidel Castro, Fidel Castro con su ajado uniforme de campaña, los bolsillones cargados de papeles, tabacos y mecheros, esa voz entre infantil y rajada y tremebunda, los arcos apocalípticos que describían sus brazos en la furia de cualquier discurso, la barba, la barba rala y de arduo crecimiento en el rostro de un lampiño y que, pese a todo, fue su símbolo junto a un fusil belga de mirilla telescópica, el fusil con el que cobró su primer muerto en la campaña de la Sierra Maestra al efectuar el disparo inicial del asalto del cuartelito de La Plata el 17 de enero de 1957 y volarle la cabeza a un soldadito que se acomodaba en su taburete, es una porción de lo que se nos ha escapado. Un problema, de peso, a considerar para los que nos quedamos vivos. A partir de hoy el sustento y propósito de nuestras vidas se halla en el pasado. En el futuro no existe nada con que superemos lo que ya, en su propio desarrollo cotidiano, era una leyenda. Queda advertido que de ahora en adelante no existirá un puñetero, mediocre político o cabecilla contrarrevolucionario en capacidad de redimirnos. Ningún pueblo puede redimirse dos veces. Lo cierto es que no nos dejó ser ciudadanos comunes, no nos permitió ablandarnos en la abulia de las siestas ciudadanas, y nos convenció que desde los griegos hasta la fecha la única felicidad posible es la que se obtiene alrededor de las fogatas, en los altos bosques, cuando vivaqueas al regreso del combate. «Tenemos que prepararnos para gobernar este país por lo menos durante 25 años» Militar, sin duda. Tal su marca distintiva. Victoria militar sobre Batista. Derrota de los yanquis en Bahía de Cochinos. Derrota de Somalia y de Sudáfrica y tropas cubanas dislocadas por cualquier rincón del planeta. Pero tantas aventuras y tanto retozar con la gloria empañan a la postre la visión de algo que subyace en el punto de arranque de toda esta historia suya y del proceso bajo su mando. El origen y la esencia rigurosamente intelectual de Fidel Castro suele ser un asunto a eludir por biógrafos e historiadores. El estudioso, el hombre de gabinete, el hipotético tonto de la colina ensimismado en el disfrute de sus pensamientos resulta una materia incómoda para quienes han hecho una carrera literaria en la fácil disciplina de satanizarlo. No importa donde estuviese el gabinete o si solo era un camastro en una casa de huéspedes o una hamaca entre dos palos de monte. Basta con saber que el humo espeso de una excelente breva criolla le aviva el cerebro ya de por sí dispuesto por una taza de café carretero y que se hallaba bien abastecido de los Lenin y los Stalin por la librería del viejo Partido. La Revolución Cubana fue pensada. Existió primero entre las paredes de la imaginación de este hombre. Un proceso de carácter intelectual poco común en los manejos políticos del área y que muchas veces resultó profético. «No basta con tumbar a Batista ?le dijo a uno de sus capitanes, Manuel Penabaz, y a un político de la vieja escuela que se le había sumado, José Pardo Llada, a fines del otoño de 1958?. Tenemos que prepararnos para gobernar este país por lo menos durante 25 años. Primero, para lograrlo, tengo que organizar un ejército de 300.000 hombres. Así los yanquis no van a tener cojones de meterse conmigo». Fidel entendió como nadie qué era lo caótico tanto en Cuba como en América Latina y que se le identificaba a simple vista. Para empezar, el problema de la tierra, de la propiedad de la tierra. Pero supo ver además que donde esa crisis en perenne acumulación se reflejaba con acuciosidad y con reclamos de urgencia, era en una masa depauperada de campesinos con unos escasos sino inexistentes servicios de educación y salud. Fidel, hijo del terrateniente Ángel Castro, dueño de la mitad de la región de Birán, creció en medio de esas criaturas macilentas, desdentadas, las barrigas reventándoseles por los parásitos. El blanquito proteínico, de piel casi rosada y rojizos cabellos encrespados surgía como un líder natural en aquel cuartón cañero, y su padre latifundista, gallego desconfiado y autoritario, con solo darle la espalda a sus súbditos le daba espacio al niño para que se destacara con cualquier gesto de generosidad hacia el resto de los muchachos, todos pobres, todos costillaje afuera por el hambre. De modo que los problemas a resolver se llamaban salud pública y educación. Lo demás era repartir un poco de tierra, otro poco de comida y alguna ropita. Aunque, ojo, tampoco permitirse nunca que los caballos se desbocaran. Porque la segunda cosa que supo Fidel Castro ?probablemente a las pocas horas de desalojar a Batista del poder y quedarse sin enemigos al menos momentáneamente, hasta que reenganchara la otra bronca con los americanos? es que la solución completa y satisfactoria de los problemas sociales y económicos, estos últimos sobre todo, equivalen a decretar el fin de la Revolución. Por el contrario, la solución inmediata y de acceso gratuito para toda la población de la medicina y la educación se convertirían en los estandartes de su proceso. El dinero a recaudar por el país se destinaría para esas campañas y no para crear desigualdades dentro de la población, y sobre todo ?lo realmente peligroso? el surgimiento de los grupos de concentración plutocrática. Soldados. Las revoluciones no se hacen con individuos solventes. Una masa disciplinada de médicos y maestros cubanos desperdigados por América Latina llevan hoy el peso de las ideas revolucionarias a escala continental. Son la defensa de la islita lejana y sus mejores propagandistas. Desde luego que la solución de los problemas internos no era el objetivo final de la Revolución. Eso es algo ?en las semanas y meses venideros lo comprobarán? que él deja para los herederos. El idealismo ha terminado. Dedíquense de inmediato a los asuntos materiales. Busquen dinero para sobrevivir, no ideas. Fidel el gladiador Hubo audacia y despliegue de ingenio en sus empresas. Pero él sabía combinar estos arranques de intrepidez con la eficacia de un puntilloso control, de no dejar los detalles al libre albedrío, de constantes comunicaciones por radio o teléfono o cifrados con sus comandantes en el terreno. De modo que las características suicidas no aparecían en sus programas y es algo que la nación, en aquellos instantes de grandeza, aún se la deben, a Fidel, como una bendición. Tuvieron gloria pero no la vida estaba en un rango aceptable de riesgo. Evitó la destrucción de punta a rabo de la isla porque actuaba sobre la base de golpes ofensivos medidos con precisión. Véanlo de esta manera: se trata de la conducta que, es razonable, podemos esperar de un sibarita. Oh, como disfrutaba. Gustaba de las mujeres, de las que disponía a su antojo, de los ostiones crudos por cubos, de los helados de chocolate, de la sopa china de la Plaza del Mercado de La Habana espesada con camarones y jamón y tres yemas de huevo flotando en superficie, de las ruedas de queso que no abarcaba en los brazos y, entre los placeres mayores, sus triunfos bélicos. Olvídense de su continuo hablar de la muerte. Por regla general era una referencia a la mortandad que se causaba al enemigo. Nunca luchó para perder. Y en este orden de naturaleza táctica, siempre actuaba sobre la base de una abrumadora superioridad de fuerzas. Claro que a veces no contaba con ellas, pero lo hacía creer. He aquí otra de sus virtudes. La excelencia de su propaganda, a veces en una extraña mezcla de sueño (abstracción) con objetividad. Empezó con un enviado del The New York Times, Herbert Matthews, en la finquita de Epifanio Díaz, en la vertiente norte de la Sierra Maestra, el 17 de febrero de 1957, al caer la tarde. Hizo pasar a la media luz del crepúsculo a los mismos 20 hombres de su esmirriada guerrilla, que se intercambiaban sombreros y armas, por lo que el veterano periodista creyó contar a centenares de hombres. Así dijo una vez en una reunión secreta con altos oficiales de Seguridad del Estado, a fines de 1975, en el alboroto posterior a su primera victoria en Angola (léase: la ocupación completa por sus tropas de un país once veces y media mayor que Cuba), que la Revolución Cubana no había cometido ningún errores estratégico. Esto, quizá, sea difícil de asimilar si lo vemos solo como una sucesión de maniobras tácticas, pero hay que entender lo que quiso decir. Que la Revolución Cubana y él principalmente tuvieron la capacidad de nunca comprometerse a largo plazo y dejar siempre a su favor un amplio margen de maniobra. Pero ese Estado Mayor. A esa gente había que amarrarlas cortito. La experiencia histórica indica que un país de guerreros invictos está obligado a ser muy represivo Por otro lado, como método de aseguramiento, y de cuidarse las espaldas sobre todo en el orden jurídico, si bien es cierto que hizo transcurrir casi toda la Revolución bajo la protección de los conflictos internacionales en los que se metía, tuvo además el tacto y la inteligencia de actuar ?es el caso al menos de sus mayores expediciones militares? en conveniencia con los acuerdos internacionales vigentes. Obtenía dos beneficios esenciales de las contiendas. Uno, que alejaba la primera línea de defensa del país. Imagínense la que se hubiese armado en este planeta por un ataque yanqui contra Cuba, digamos a mediados de los 80, cuando tenía los más de 500 tanques de la Sur Agrupación del contingente internacionalista cubano pegados a la frontera de Namibia. Esa gente suelta por toda África y sin comunicaciones con La Habana y a sabiendas de que los yanquis les estaban bombardeando la casa de los padres. Por otro, le ofrecía un sinnúmero de argumentos plausibles a escala internacional, sobre todo en los países del Tercer Mundo, que le veían como (lo que en verdad era, en definitiva) su redentor. Quizá, si de esto se derivó algún efecto negativo para su persona como proyección histórica, fue el de tener demasiadas batallas victoriosas. Tantas, que estaba obligado a repartirlas cuidadosamente entre sus generales. Había que evitar por todos los medios que repitieran una victoria. El peligro mayor inherente residía en que la última batalla significativa que le tuvo al frente de sus tropas fue Playa Girón. Y las emociones y glorias ciertas de aquellos tres días de abril de 1961 sobre un teatro de operaciones definido por dos estrechas carreteras que se comunicaban con dos balnearios a medio construir, Playa Larga y Playa Girón, se alejaban en el tiempo. Se tornaba en historia, es decir, en un material que es útil ?o tiene algún peso? solo como puro icono de la propaganda revolucionaria. Y eso si se le sabe emplear. Estaba ocurriendo a casi 14 años del último disparo de aquella batalla cuando las nuevas campañas cobraban una impronta inesperada en la vida de la sociedad cubana, especialmente en amplios sectores de la juventud ?los soldados que las integraban? y los altos mandos militares ?sus comandantes. Y era algo que, de ninguna manera, Fidel podía desatender. En todo caso porque la presencia militar cubana y las batallas que ganaban, primero en África, luego en Centro América, fueron siempre de mayor envergadura que la de Girón. Exigieron ingentes esfuerzos materiales y comprometer la voluntad (amén de la valentía y la inteligencia) de miles de hombres pero debía evitarse que adquirieran mayor relevancia que Playa Girón. Fidel no estaba allá, disparando cañonazos desde su viejo cañón soviético autopropulsado SAU-100. Cierto que produjo tres guerras teledirigidas antes que la historieta de los yanquis en el Irak de 1991. Y con un teléfono ?también soviético? de decodificación automática en las manos fue capaz de ocupar tres países ?y por poco cuatro. Pero no había imagen suya. Así que proveería en ausencia toda la que pudo y llenó cuanta pared de Nicaragua, Etiopía y Angola tuvieron delante sus instructores políticos militares. Eran unos pósters enormes que alababan la batalla de Girón y en los que se desplegaba la tan conocida foto suya descendiendo de un tanque T-34 después de cañonear el buque Houston de la brigada invasora. Y de ahí surgieron las derivaciones en los portaestandartes de la propaganda de combate. Angola: Un Girón africano. Nicaragua: la segunda gran derrota del imperialismo yanqui en América. (Ya saben cuál fue la primera.) Y cada una de las oportunidades fue aprovechada en clasificar las victorias de las expediciones como reiteraciones de la obtenida primero en Playa Girón. Sólo El Salvador escapó de conocer tal gloria porque no pudo aprovechar al máximo las últimas semanas de Carter en el poder y se evaporó la poderosa ofensiva que montara allí. (Una sucesión de crisis internacionales y el pobre estado de la economía debilitaron la gestión de la presidencia ?entre 1977 y 1981? de Jimmy Carter; sin embargo, esto hizo creer en Cuba que la caída del gobierno salvadoreño podía precipitarse con una ofensiva militar al estilo de la montada cuatro años antes en Nicaragua. Cayó de ese modo en el mismo error tantas veces criticado por Fidel mismo: se preparó para la guerra anterior. El ejército salvadoreño demostró ser mucho más aguerrido y cohesionado que el de Somoza en Nicaragua. Y, por lo menos entonces, con índices muy bajos de corrupción. Por otro lado, las guerrillas salvadoreñas estaban minadas por demasiadas luchas intestinas y Fidel no estaba en capacidad de ponerlos bajo su control de manera tan absoluta como había logrado antes con los nicas.) Y no se trataba de que su ausencia del campo de batalla actuara en detrimento de las acciones. Se trataba en definitiva de cuidar la paz social dentro de Cuba. Los muchachos que iban a combatir voluntariamente a África se podían moldear y a su regreso se les daba tareas y lo incorporabas a alguna brigada de choque de la Unión de Jóvenes Comunistas y les decía, ahora la lucha es construir esta fábrica o sembrar malangas. Pero ese Estado Mayor. A esa gente había que amarrarlas cortito. La experiencia histórica indica que un país de guerreros invictos (como el proceso nos enseña) está obligado a ser muy represivo. Qué difícil nos resultaba aceptar al anciano ataviado con mono deportivo Pero hubo algo evidente desde Playa Girón y es esa relación de signo en su destino de guerrero. El destino del tiempo. Una especie de tenso equilibrio siempre en la frontera de la crisis que determinaba sus batallas. En un minuto se decidía el futuro completo. En el Moncada, en la Sierra, en Playa Girón, en Angola. El sino de Fidel. Una categoría aceptable desde el punto de vista del materialismo histórico si lo echamos en el saco de la casualidad. Pero habla también de una paradoja. La del hombre que vivió demasiado tiempo para sus batallas tan rápidas. Y el tiempo extendido conspira contra la gloria. Qué difícil nos resultaba aceptar al anciano ataviado con mono deportivo que se esforzaba por mantener encarrilados sus pensamientos mientras intentaba trasmitirnos los que ya reconocemos como mensajes postreros. La casualidad. La casualidad como materia. Es la forma más religiosa y de elusivos misterios que usaba para su propio entender de cómo son las cosas y que le ?nos? conducen hasta los confines de la materia, unos confines que son su origen y que los astrónomos dan en llamar el Big Bang cuando concluyen que materia y tiempo son la misma entidad y que se requirió de un suma de casualidades y de que hubiese un espacio y un tiempo para producirse, y por lo que Fidel Castro Ruz, pedestre criatura resultante de esos polvos siderales que navegan en la inconciencia de lo infinito, cuando ?en su época de fumador? degustaba uno de los lanceros Cohíba de su producción personal, o calentaba el caldo dorado de un buen coñac, en la madrugada, a socaire de la corriente del Golfo, a bordo de El Pájaro Azul, o en unos de sus chalet de la Sierra Maestra, sólo aunque sabiéndose bien protegido por sus infalibles escoltas parapetados en los alrededores, se sentía sobrecogido y triste, de muchas maneras triste, más perturbado aún por ser un conspirador, por ser un hombre que planea, al tener que aceptar, él, y todo lo que le rodeaba, y que estaba contemplando, como producto de la casualidad.
27-10-2016 | Fuente: abc.es
Álvaro Uribe: «Ojalá con el ELN no se cometan los mismos errores que con las FARC»
El expresidente Álvaro Uribe insiste en que su partido, el Centro Democrático, busca «un acuerdo nacional que reforme los acuerdos. Si ese pacto nacional se da -observa-, nosotros ayudaremos a su implementación en el Congreso y aislaremos el tema del debate presidencial». Reforzado tras el triunfo del «no» en el plebiscito que vetó los acuerdos entre las FARC y el presidente Juan Manuel Santos, Uribe quiere destacar: «Pedimos una mesa técnica en la que participe el Gobierno, las FARC y portavoces del "no"». «Ojalá con el ELN (Ejército de Liberación Nacional) no se cometan los mismos errores cometidos con las FARC», advierte en una de las respuestas enviadas a este cuestionario. Dispuesto a discutir cualquier tema que se ponga sobre la mesa, Uribe asegura: «Nosotros no hemos hablado hoy de líneas rojas». Dicho esto, lamenta que «se debió exigir la devolución de los niños soldados y conocer el destino de los secuestrados» antes de sentarse a negociar con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). -¿Qué opina de que el partido del presidente Santos haya pedido repetir el plebiscito? -Nunca pensaron que podía ganar el «no». Fue la campaña más desventajosa de la historia política de Colombia: bajaron el umbral de participación del 50 al 13 por ciento; 297 páginas las resumieron en una pregunta; de haber ganado el «sí», esas 297 páginas habrían sustituido la Constitución; el Gobierno abusó de la publicidad en favor del «sí» y negó recursos para el «no»; presionaron a los alcaldes y funcionarios para que hicieran campaña por el «sí» con los recursos de transferencia de la nación. Les sorprendió que ganara el «no» y por eso han hecho todos los esfuerzos para desprestigiar la votación del «no». -¿Qué puntos del acuerdo FARC/Gobierno le resultan inaceptables y no negociaría bajo ningún concepto? y ¿Cuáles de sus propuestas considera imprescindibles para llegar a un acuerdo de paz con las Farc? «Para la paz, proteger a las FARC y proteger nuestra democracia» -¿Qué puntos del acuerdo FARC/Gobierno le resultan inaceptables y no negociaría bajo ningún concepto? ¿Cuáles de sus propuestas considera imprescindibles para llegar a un acuerdo de paz con las FARC? -Durante la campaña hicimos una serie de observaciones al articulado del acuerdo final. Hemos presentado ahora unas propuestas que son concordantes con esas observaciones. Nosotros decimos: para la paz, proteger a las FARC y proteger nuestra democracia. Cuando se afecta la justicia, cuando se le crean riesgos a la estabilidad macroeconómica del país, a la iniciativa privada, se le crean riesgos enormes a la democracia. Nosotros no hemos hablado hoy de líneas rojas, lo que hemos pedido es que a través de un diálogo constructivo se construyan opciones para lograr el propósito: consolidar la paz, proteger a las FARC y excluir de los acuerdos temas que puedan afectar la democracia. -¿Considera que se debe o puede negociar de forma simultánea con las FARC y el ELN? ¿Un virtual acuerdo debería ser idéntico para ambos grupos? -Ojalá con el ELN no se cometan los mismos errores cometidos con las FARC. El problema es que cuando a un grupo se le da plena impunidad, elegibilidad política a los responsables de delitos atroces, se negocia con ellos la agenda nacional, esa negociación le crea riesgos al futuro de la empresa privada, de la competitividad del país, todo eso se constituye en mal ejemplo y se constituye en un escalón a partir del cual el otro grupo pide más para él. -¿A qué atribuye que las FARC no hayan dicho hasta ahora dónde están los secuestrados que, presuntamente, aún tienen y dónde enterraron a sus víctimas? ¿Ve posible que las FARC liberen pronto a los niños-soldado? -Eso se debió exigir como condición para avanzar en la negociación. Se estima que los niños reclutados ascendieron a 11.700. Además, entre el año 1998 y 2003, de acuerdo con la Procuraduría, las FARC fueron responsables de 1.794 secuestros. A día de hoy, hay mínima cantidad de niños devueltos, más de 400 casos de secuestrados que nunca regresaron y de ellos nada se sabe. Por lo menos las FARC tienen que asumir la responsabilidad clara frente a estos casos que tanto afectan a las familias y a la sociedad colombiana en general. -¿Por qué estaría dispuesto a convivir en el Senado con miembros de las FARC que ocuparan escaños sin haber sido votados? -Para nosotros lo fundamental es que los responsables de delitos de lesa humanidad no tengan el derecho a la representación y, además, que se corrijan los privilegios que se les da al partido del terrorismo, que no debería tener partido, pero ya que le van a permitir un partido político, que se corrijan los privilegios. «Es necesario que la comunidad internacional exija correctivos de fondo a los textos acordados» -¿Le parece que la comunidad internacional (ONU, UE, EE.UU. etcétera) ha estado a la altura de las circunstancias? -Hasta el día del plebiscito, la comunidad internacional apoyó no solo la paz, que es comprensible, sino también los textos de los acuerdos sin medir el inmenso riesgo para la democracia colombiana, para la empresa privada colombiana, para las posibilidades del país de resolver todos sus problemas sociales y económicos en el mediano y largo plazo. Confío que después del plebiscito, la comunidad internacional haya empezado hacer reflexiones. Hoy es necesario que la comunidad internacional exija correctivos de fondo a los textos acordados. -¿Qué diferencias encuentra entre las FARC, el ELN y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)? -Las FARC y el ELN empezaron como variantes marxistas-leninistas y ambos han terminado en el narcotráfico. Las Autodefensas inicialmente nacieron por el crecimiento de la violencia guerrillera y la ausencia del Estado para apoyar a los ciudadanos víctimas, pero después esas Autodefensas evolucionaron y llegaron a tener la misma crueldad de la guerrilla y también a ser carteles del narcotráfico. En Colombia no hemos tenido una insurgencia armada contra una dictadura, sino primero unas guerrillas comunistas que decidieron enfrentar nuestra democracia y después se convirtieron en carteles traficantes de droga.
27-09-2016 | Fuente: abc.es
El futuro de la droga en Colombia
En lo profundo del Cauca, departamento fuertemente afectado por el conflicto armado colombiano, los lugareños debaten sobre el futuro cercano de los cultivos de drogas ilícitas, más allá de los acuerdos alcanzados en la Habana entre la guerrilla de las FARC y el Gobierno colombiano. La gente considera que mucho de lo que se ha dicho sobre ese tema, es letra muerta porque la realidad del campo es otra. Los acuerdos alcanzados contemplan atender estos temas, que incluyen plan de desarrollo agrario y solución a los graves problemas sociales, económicos y ambientales que se generan de la producción y el mercado de estos cultivos y que requiere una solución real a partir de una revisión de la actual guerra contra el narcotráfico. En el marco de las negociaciones el Gobierno colombiano y las FARC iniciaron un proyecto piloto de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos en el municipio de Briceño, en el departamento de Antioquia. El plan de sustitución constituye el inicio de la implementación de los acuerdos que se están logrando en La Habana y que en este caso llegan a las zonas rurales, los territorios donde más afecta el conflicto. «Acá ninguna autoridad llega para ayudarnos con los cultivos tradicionales. La guerrilla es la que pone el orden. Aquí seguiremos sembrado coca y marihuana», dijo un campesino que cultiva marihuana en la localidad de Jambaló mientras se tomaba un café en una estación de gasolina. De acuerdo con el último informe Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), 74.500 hogares colombianos están involucrados en la siembra de coca, un 11% más que en 2014. En el departamento del Cauca, además de las plantaciones de marihuana en el valle, se hallan alrededor de 3326 hectáreas de coca y se estima que en estas montañas se encuentran los cultivos más grandes de esta planta en Colombia. En las poblaciones se denuncia que tanto el Ejército como los grupos armados irregulares cobran impuesto a la coca, por lo que los cultivos ilícitos son cada vez mayores y a la vista de las autoridades. Incidencia de las FARC en las drogas ilícitas Durante muchos años, las FARC han sido calificadas como una guerrilla «narcoterroristas» por el Gobierno de Colombia, Estados Unidos y la Unión Europea, pero los guerrilleros niegan ser narcotraficantes e insisten en que sólo cobran el «gramaje», es decir, un impuesto a quienes manejan el negocio: los que mueven el clorhidrato de cocaína y los que tienen laboratorios de producción de clorhidrato, no a los campesinos ni los que producen base de coca. Es toda una cadena de pagos por la droga que se mueve y produce dentro de sus territorios que según informes oficiales pueden dejarle una ganancia promedio por kilo de 450 $ que multiplicados. Se estima que de la producción total de cocaína colombiana, las FARC controlan dos tercios. Aunque en sus inicios se oponían al cultivo de coca, lo aceptaron, así que la cocaína se convirtió en una de sus fuentes de autofinanciación más importantes. La Fiscalía colombiana ha dicho que tiene evidencias de que desde 1982 las FARC se incursionaron en el narcotráfico. La firma de la paz no garantiza que se acabe con el narcotráfico que circula en los espacios que dominan la FARC. Existe el riego y una gran posibilidad de que las unidades disidentes de la guerrilla entren en el negocio de las drogas por sí mismas y trabajen al lado de las bandas criminales o que otros grupos guerrilleros de izquierda asuman el control de todos los territorios. La Agencia Antidrogas estadounidense DEA no duda en señalar la vinculación entre varios frentes de las FARC y organizaciones criminales mexicanas. En el informe se incluyen redes con los Zetas, el cartel de los hermanos Beltrán Leyva, el cartel Jalisco Nueva Generación, así como el de Sinaloa, cuyo principal líder es Joaquín «Chapo» Guzmán. Al igual que las FARC, la DEA señala que las bandas criminales colombianas también han incrementado sus negocios con carteles mexicanos con la misma dinámica, pues se apoyan en las redes de los mexicanos para la distribución de droga en Estados Unidos Algunos analistas consideran que si en Colombia las FARC no estuvieran dedicadas al narcotráfico, no tendrían los recursos ni la estructura que los mantiene.
20-09-2016 | Fuente: abc.es
Sami Naïr: «Es estúpido pensar que habrá una guerra civil en Europa por los musulmanes»
Dos escenarios para una crisis. Grecia vivió este lunes una jornada negra más con los refugiados. Un gran incendió provocó que entre 3.000 y 4.000 solicitantes de asilo huyeran del campo de refugiados de Moria, en la isla de Lesbos. Y militantes del ultraderechista Amanecer Dorado, que participaban en una protesta de 400 vecinos cerca del centro de registro de la isla griega, agredieron a tres estudiantes, entre ellas una joven voluntaria de la zona. Al tiempo que se producían estos incidentes, la ONU arrancaba por primera vez en sus 71 años de historia una cumbre dedicada a los refugiados. Sobre ellos y sobre «soluciones reales» escribe en su nuevo libro el politólogo francés Sami Naïr (Tlemcen, Argelia, 23 de agosto de 1946), uno de los principales expertos en movimientos migratorios de Europa. ¿Qué busca con este libro («Frente a la catástrofe humanitaria, una solución real»)? (Ríe). Buena pregunta, qué busco? Busco concienciar a la gente sobre la situación de los refugiados, considero que el discurso sobre los refugiados es falso y simplificado, que no tiene en cuenta la complejidad del fenómeno y las múltiples dimensiones del asunto. Lo he escrito para explicar la situación: por qué tenemos el problema de los refugiados, la inmigración ilegal, por qué nos cuestionamos a nosotros mismos, sobre nuestros valores, etc. La situación de los refugiados es muy emblemática de la crisis de Europa. Hay líneas comunes entre esta crisis de refugiados con el Brexit o con el auge de los movimientos intolerantes, ultraconservadores, bueno, de extrema derecha; ojalá fueran conservadores, pero son comparables a los movimientos de los años treinta. He escrito este libro para explicar la complejidad y enfocarlo a la cuestión de los refugiados. En todos los libros que he escrito sobre refugiados, desde hace treinta y cinco años, siempre he tratado de hacer propuestas porque el intelectual tiene que tomar una posición. Creo que hay cosas justas e injustas y lo que importa es la justicia. De haberse publicado hace un año, su libro habría llegado en un momento en el que las iniciativas solidarias y las palabras de Merkel invitando a los sirios a Alemania copaban los medios. Ahora, tras el incidente de Colonia especialmente, la solidaridad ha sido sustituida por la sospecha de que la falta de control y registro de los refugiados ha amenazado a Europa con más atentados terroristas. Pienso que el libro es más necesario que nunca. Cuando ocurrió el fenómeno de los refugiados hubo una solidaridad espontánea. Hay una demanda de solidaridad muy fuerte, un fondo humano que se ha expresado en la crisis de manera positiva. Pero luego, los partidos y sobre todo los gobiernos han tratado de parar ese movimiento y la única gobernante que ha creído en él ha sido, paradójicamente, Merkel. Su corazón habló. Dio marcha atrás porque ningún otro jefe de estado la apoyó. No hay que confundir el 14% de la extrema derecha que ha votado en Berlín con la realidad de las ciudades alemanas. El 70% de los alemanes no está en contra de la solidaridad. Pero ese movimiento ha sido apagado por los jefes de Estado europeos. Merkel esperaba que Hollande se moviera. ¡Un socialista! Pero nada? El único país con una postura positiva ha sido Italia. Renzi ha introducido medidas muy solidarias. ¿La actitud de Merkel ha alentado a los xenófobos? ¿Abrir las fronteras significa darle alas a los extremistas? ¿Ha sido ingenua? No comparto esa visión. Creo que es un fenómeno complejo. Hay que analizar lo que ocurrió en Alemania si queremos entender la actitud de Merkel. Reaccionó desde el punto de vista humano. Es una creyente que viene de la Alemania del Este, que sufrió el totalitarismo comunista y sabe lo que es salir de un país totalitario. Su corazón y cultura han reaccionado éticamente. Por otro lado, es una mujer con una visión a largo plazo para Alemania y en una década reconocerán su visión de que el problema de Alemania no es económico sino demográfico. Francia tendrá una población equiparable en diez años merced a la inmigración, y la fuerza económica de un país desarrollado depende de la fuerza demográfica. Ella ha apostado por ello. Cuando apostó por esto tenía que tener el apoyo de los 'landers', pero no todos están en la misma situación. Dijeron: «Vale, te apoyamos pero, ¿quién paga?» Los 'landers' pagan. Ahí empezaron los problemas. La extrema derecha se desarrolló por su animadversión a los países del sur de Europa: «Queremos la salida de España, Portugal, Grecia?», decían. «Cada ciudadano alemán paga 4.000 euros a los españoles». Este asunto de los refugiados ha sido para ellos como un material inflamable. Se apoderaron del discurso. Se apoderaron de esta crisis. Luego, la política de austeridad también ha castigado de forma dramática al pueblo alemán. No hay más que ver algunas escuelas y hospitales en Berlín. Todos los créditos públicos se pararon. Schröder (excanciller alemán) pensó que diez euros por hora de trabajo era normal. ¡Socialista! Increíble. A esto hay que añadir de que esta mujer ha tenido tres mandatos y ya se ha iniciado el fin de ciclo de su poderío. Dentro de su partido tienen problemas y hay muchas voces que aseguran que no puede liderar más al partido en las próximas elecciones. Los alemanes han acogido a los refugiados haciendo un gran esfuerzo y, dentro de lo que cabe, lo están haciendo bastante bien, sin grandes problemas. ¿Está siendo Turquía un buen gendarme de Europa con los sirios? Turquía tiene una intención instrumental con los refugiados y se ha portado bastante bien Turquía tiene una intención instrumental con los refugiados y se ha portado bastante bien: es el que más refugiados acoge del mundo junto con Pakistán. Los sirios están creando empresas, comercios, oportunidades de trabajo muy importantes y están dando un gran empuje a la economía del país. Han creado más de 500 empresas. Es también una aportación a la UE. Turquía utiliza a esa gente desde una perspectiva económica y han tratado de crear unas condiciones de vida decentes. No como los húngaros y checos. Por desgracia, los griegos empezaron con una política humanitaria y de acogida, y ahora están siendo mucho más duros porque Alemania ha impuesto una gestión mucho más estricta de los refugiados. Ahora el pacto que ha firmado Turquía con Alemania es muy ventajoso para ellos y han aceptado sustituir la palabra refugiado por inmigrante. Les llaman invitados para no concederles el estatuto de refugiado. La propuesta que yo hago en este libro es de un pasaporte de tránsito a los refugiados, no solo para Europa sino por ejemplo también para que puedan ir a América Latina. Esto va en la misma línea del visado humano que propuso el Parlamento Europeo en 2015, que considera que si esta gente se encuentra en un país que carece de medios para acogerlos, darles la posibilidad de circular y la oportunidad de conseguir el asilo donde se lo puedan permitir. No hay que dejarlos encerrados en los campos. Lo que quiero decir, no otorgarles todos los derechos que vienen con el estatuto de refugiados, sino los mínimos como poder comer en lugares públicos y organizados, como los pobres que no tienen trabajo. Por ejemplo, si estás en España seis meses y no encuentras trabajo, ofrecerles la posibilidad de que circulen en busca de otros países con más oportunidades, en lugar de mandarlos de vuelta a sus lugares de origen. Algunos países han decidido no permitir la entrada de ningún refugiado hasta descartar posibles vínculos yihadistas. A partir del momento en el que se reconoce el estatuto de refugiado a una persona es normal que el país quiera saber de quién se trata. A mí esto no me parece un problema. Los terroristas no vienen con una etiqueta en la frente. Hay esa amenaza potencial que puede existir en cualquier situación, pero luego utilizar esa duda para no hacer nada? Imagina la situación siguiente. Estamos los dos en un barco y vemos a un refugiado, del que no sabemos nada, que se está hundiendo, ¿dejamos que se ahogue? No podemos culpar a una colectividad global porque haya unos pocos que se comporten mal. Los atentados que ocurrieron, salvo uno, que fue más bien un ataque, no tuvieron que ver con los refugiados. En Francia fueron franceses los que atentaron, en Bélgica, belgas. En París tiraron un pasaporte de un sirio que resultó ser falso. Estamos ante una enorme manipulación. Cada estado tiene derecho a saber quien llega y a quien acoge. En el libro trata las diferencias entre refugiados e inmigrantes económicos. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha apoyado el «refugees welcome», pero luego persigue a los manteros subsaharianos. ¿Cómo lo ve? Creo que son problemas diferentes porque, por un lado, se trata de refugiados y por otro de inmigrantes económicos, que en general no tienen el estatuto legal aquí, y en este caso específico llevan a cabo una práctica económica ilegal. Nuestra relación con los refugiados no es de solidaridad ni ética, es de derecho. Por eso, Merkel impulsa la palabra inmigrante en el pacto de la vergüenza con Turquía. Hemos transformado a los sirios en inmigrantes. Ese es el primer problema. Gestionar esto es otro problema. «Francia tiene solución» Según han publicado varios medios, uno de los principales especialistas europeos del islam, Gilles Kepel, cree posible una gran guerra civil en Europa por los musulmanes de 3ª generación. En caso de ser cierta, ¿qué piensa de esta afirmación? ¿Gilles ha dicho eso? Me parece totalmente estúpido. Le conozco muy bien, es muy amigo mío. Si ha dicho eso se lo diré por teléfono que es una idea estúpida. En Francia hay ciudadanos no musulmanes. ¿Quiénes son los musulmanes de tercera generación? ¿De quiénes estamos hablando? ¿De 18 millones de musulmanes? ¿Que significa? ¿Una guerra civil porque no se han integrado? Una gran parte de la población francesa tiene problemas de integración. Me parece surrealista. La estrategia del Daesh consiste en crear un estado de ánimo para quienes se definen como musulmanes en Francia se opongan a toda la sociedad francesa. Pero la inmensa mayoría de los musulmanes está en contra de esto. Cada día hay textos firmados por intelectuales musulmanes oponiéndose a este terrorismo. Si Gilles ha dicho eso, es o porque busca publicidad, que no necesita, es un señor muy respetado por su trabajo, he leído sus libros y lo conozco desde hace treinta años, o, lo más probable, que el titular no se ajuste bien a lo que ha podido decir. Usted sostiene que si los problemas sociales se plantean en términos identitarios, no hay solución. ¿Francia vive una crisis identitaria? ¿Tiene solución? Claro que hay solución, lo de Francia no es una crisis identitaria, es una crisis social. Pero de la crisis de los barrios periféricos, las 'banlieues', algunos de sus colegas han asegurado que ha pasado de crisis social a identitaria. Que hay dos Francias. La diferencia, las dos ciudades en una existen en todas las ciudades, no es algo único de Francia. Insisto en que las banlieues son un problema social no identitario. No han conseguido transformarlo en identitario. El problema identitario es diferente: tiene que ver con la integración del islam en una sociedad laica, antirreligiosa en realidad. No es por casualidad que los principales apoyos al islam vienen de los católicos, también en la construcción de mezquitas, porque los mismos católicos han tenido problemas por el laicismo. La crisis del burkini mostró una gran división en el seno del Gobierno de Hollande. ¿Viven en un estado de histeria política? Hay un poco de histeria y demagogia. Existe una manipulación porque al Gobierno francés le interesa este discurso, ven cómo el auge de la extrema derecha puede debilitar a la derecha tradicional y por consiguiente esto favorecer a la izquierda en las elecciones. En el pasado fue consejero de Gobiernos socialistas en Francia. ¿Se siente culpable de lo que ocurre ahora? Sí, me siento culpable, pero no totalmente porque dejé rápidamente el Gobierno y me fui al Parlamento europeo.
11-09-2016 | Fuente: abc.es
La alcaldesa populista de Roma da plantón a jóvenes católicos en El Vaticano
Roma es un una ciudad «en estado de abandono». Esta es la dura consideración que hace «L? Osservatore Romano», periódico de la Santa Sede, sobre la parálisis del ayuntamiento de Roma, que encabeza desde hace casi tres meses la abogada Virginia Raggi, 37 años, del populista Movimiento 5 Estrellas (M5E) del cómico Grillo. «El mal tiempo paraliza Roma». Así titula su comentario el periódico del Vaticano, siempre parco en sus juicios de valor: «En la capital, como demostración del estado de abandono en que sobre ciertos aspectos vive la ciudad, pocos minutos de lluvia han sido suficientes para causar la caída de numerosos árboles, dañando automóviles y poniendo en riesgo la seguridad de los ciudadanos», afirma el periódico del Vaticano. Añade: «Muchas calles se han visto literalmente inundadas a causa de la falta de limpieza, que es ya crónica, de los desagües». «En Roma no hay serenidad; la situación no permite trabajar a favor de la gente»Cardenal Parolin La advertencia de «L? Oservatore Romano» se produce después de que el secretario de Estado, cardenal Parolin, mostrara también su preocupación: «En Roma no hay serenidad; la situación que se ha creado no permite trabajar a favor de la gente; espero que se resuelva y la administración afronte los problemas de los ciudadanos». Un último gesto de la alcaldesa Raggi ha creado cierta irritación no disimulada en el Vaticano. El sábado dio plantón jóvenes de la Acción Católica en un encuentro previsto desde hacía tiempo en el Aula Pablo VI del Vaticano. Virginia Raggi alegó motivos personales para no cumplir con ese compromiso. Después se ha publicado una foto de la alcaldesa haciendo compras en un centro comercial al que acudió en coche oficial y con sus escoltas. Sin hacer referencia a este desaire, el director de Caritas, monseñor Enrico Feroci, que conoce a fondo los problemas sociales de Roma, ha hecho un duro comentario con una referencia indirecta a las luchas intestinas que se han desatado en el M5E: «Debemos gritar basta, la gente está desmoralizada, no soporta ya esta situación. Basta con los cuchillos afilados, basta cicuta en los vasos, ¡basta! Tienen que trabajar estas personas, hagamos que funcionen?». Políticos sin formación La alcaldesa ha sido incapaz hasta ahora de completar su Junta de Gobierno. Media docena de concejales y altos cargos han abandonado. El responsable de Finanzas, un puesto clave en Roma, ya ha sido cambiado dos veces, y Raggi busca el tercero. El último, el exmagistrado Raffaele De Dominicis, tuvo que marcharse, al día siguiente de ser nombrado, porque se descubrió que estaba siendo investigado por abuso de poder. La opinión pública se está percatando de que el M5E no tiene una clase política formada y que está muy lejos aún de conseguirla. El caos de Roma le ha hecho perder entre dos y cuatro puntos en las encuestas.
14-07-2016 | Fuente: abc.es
Zapatero: «El diálogo va más allá del revocatorio de Maduro»
El ex presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y representante de la UE, declaró que «el diálogo va más allá del revocatorio. Antes están la capacidad de convivencia, los problemas sociales y económicos, que es lo prioritario», lo que ha generado recelos por parte de la oposición. Zapatero integra junto a los ex presidentes de Panamá, Martín Torres, y el de República Dominicana, Leonel Fernández, el grupo de mediadores nombrado por Unasur. Es la segunda entrevista que ofrece el presidente en una televisión venezolana. Esta vez a la cadena oficialista Globovisión en el programa «Vladimir a la 1». La anterior fue con TeleSur. En la entrevista Zapatero reveló que, a pesar de que fue designado por la Unasur para mediar entre Gobierno y oposición, la primera persona que lo visitó para solicitarle ayuda con el diálogo en Venezuela fue Timoteo Zambrano, diputado a la Asamblea Nacional por Un Nuevo Tiempo. Durante la entrevista aseguró que después de las horas mediando entre Gobierno y oposición está convencido de que habrá reconciliación en el país. Pidió confianza internacional para Venezuela y se comprometió a ser acompañante del proceso. Sobre la OEA, alegó que le tiene mucho respeto a la organización y que mantiene a los miembros informados de las conversaciones que tiene con los políticos venezolanos. Sin embargo, los diputados opositores se han reunido con Zapatero y Torrijos para informarles de que las cinco condiciones que expusieron son irrenunciables para iniciar una conversación. Entre ellas estaría la celebración del referendum revocatorio a Maduro en ese mismo año y la liberación de presos políticos. Zapatero, en cambio, apuntó que el Consejo Nacional Electoral es el que tiene que decidir las pautas de un eventual proceso electoral: «Que el CNE actúe cuando tenga que actuar (..) No es la tarea de los mediadores». En la entrevista sostuvo que lo fundamental en la mediación es aportar soluciones para la crisis económica que hay en el país. «Hay que mejorar las políticas económicas. Puedo asegurar que este es el tema prioritario de la mesa de diálogo», declaró a las preguntas de su entrevistador. La mejora del abastecimiento a través de varias fórmulas de cooperación sería clave para Zapatero. La producción se debe facilitar y tomar las medidas necesarias para aumentar las importaciones a través de un canal de financiación, además de mejorar la distribución; son las medidas que sugiere el ex presidnete español. Al final de la entrevista no quiso reconocer si hay presos políticos en Venezuela. Ante la pregunta del periodista Vladimir Villegas, optó por responder diplomáticamente: «es uno de los temas que vamos a abordar en el diálogo. No lo he escondido, es un tema muy sensible, las palabras hay que respetarlas. Tengo la convicción de que el diálogo nos ayudará a resolver a esa situación, que es muy reclamada por la gente». Añadió después que hay que «abordar este tema, con franqueza, con el gobierno facilita la reconciliación porque hay un debate sereno. Lo importante es que en la propuesta del diálogo un mediador pueda visitar a un preso político». Según el expresidente, ambas partes se encontrarían dispuestas a dialogar. «Diosdado Cabello dijo que está dispuesto a dialogar para lograr la reconciliación con la oposición y trabajar en conjunto para resolver los problemas», destacó. Sobre su relación con un partido u otro, expresó que tiene respeto por el gobierno venezolano, debido a que siempre ha tenido como principio llevarse bien con los gobiernos latinoamericanos. En cuanto a la oposición destacó que existe una«buena comunicación», especialmente con Henry Ramos Allup que, a su juicio, tiene mucha responsabilidad, «no solo por ser el presidente de la Asamblea Nacional, sino porque conoce la historia de Venezuela, está a favor de la reconciliación». Tras la entrevista, el diputado opositor William Dávila lo criticó: «no estoy de acuerdo con las palabras de Zapatero, cuando dijo que aquí hay políticos presos y eso no es así, hay presos políticos y debe reconocerlo».
10-07-2016 | Fuente: abc.es
Nace la Jornada mundial de las mujeres sin velo islámico
Una docena de organizaciones de mujeres francesas, europeas y magrebíes han creado la Jornada mundial de las mujeres sin velo islámico «en homenaje a todas las mujeres que han sido asesinadas por haber rechazado el velo». Nadia Benmissi, una de las líderes de la jornada celebrada hoy en París, comenta a ABC la razón fundacional de la Jornada mundial de las mujeres sin velo islámico: «Entre las mujeres y asociaciones que han lazando este proyecto hay de todo? mujeres de cultura musulmana que rechazan la imposición del velo; mujeres europeas de cultura católica; mujeres europeas agnósticas; mujeres euro magrebíes de la más diversa sensibilidad. Todas tenemos en común nuestra solidaridad contra las mujeres que resisten contra la tiranía islámica, todas las mujeres que resisten a las presiones y amenazas del islamismo radical, una impostura maniquea y machista del Islam». La primera Jornada mundial de las mujeres sin velo islámico se presentó la tarde del domingo en la emblemática parisina Plaza de la República, con la participación de varios centenares de mujeres y organizaciones como la Liga por el derecho internacional de las mujeres, la Brigada de madres, el Comité de mujeres contra la lapidación, la Asociación de mujeres por la igualdad en Argelia y Mujeres solidarias, entre otras. El colectivo organizador de la Jornada mundial de las mujeres sin velo islámico, de carácter polémico, se propone trabajar en defensa del principio básico de igualdad y libertad en cualquier parte. Su lema reza: «La libertad no es occidental ni oriental. La libertad es universal. ¿El velo? ¡Jamás! Ni aquí, ni allí, ni en ninguna parte». En el terreno práctico, el colectivo organizador de la Jornada mundial de las mujeres sin velo islámico se propone trabajar para «denunciar el proselitismo y la canalización del velo islámico: se trata de un uniforme mortífero, una humillación para todas las mujeres, un atentado contra valores fundamentales». El colectivo también se junta para «denunciar el negocio y el comercio ligados a esta ?moda? y pedir más a los líderes mundiales. Hay que «exigir a los gobiernos y estados la protección de las mujeres menores de edad contra el adoctrinamiento y la imposición de la tiranía paternalista de un islam radical, muy peligroso», denuncian. El movimiento, que ha culminado con el lanzamiento de la Jornada mundial de las mujeres sin velo, nació en la periferia norte de París, en la «banlieue», en los suburbios de ciudades como Aubervilliers, donde la presencia muy visible de una población musulmana muy integrista suscita problemas sociales y culturales de muy diversa naturaleza, incluso policial.
13-06-2016 | Fuente: marca.com
Río revuelto en Brasil
A falta de menos de dos meses para el arranque de los Juegos, problemas sociales, políticos, médicos, económicos, ecológicos.. sacuden Brasil y su capital 
23-05-2016 | Fuente: abc.es
Austria se parte en dos en sus elecciones presidenciales
La extrema polarización política generada en Austria en los pasados meses cristalizó este domingo en un empate técnico entre los dos candidatos a las elecciones presidenciales, cuyo resultado definitivo será decidido por el voto por el correo. Los primeros resultados daban una ligera ventaja al derechista Hofer, con un 51,9% de los votos frente al 48,1% del verde Van der Bellen. Pero la proyección que incluye el voto por correo daba un empate a 50% cada uno, con un margen de error de 0,7%. Por lo que la diferencia en el resultado final no excederá nunca el 1,5%. Hofer fue por delante de Van der Bellen, en las proyecciones iniciales pero después el empate se estabilizó. Que los partidos tradicionales que comparten el centro estén ausentes en esta contienda dice todo respecto al terremoto político que vive Austria y que continuará sea cual sea este lunes el resultado y el nuevo jefe del Estado. Este movimiento tectónico que se anuncia desde hace lustros por el agotamiento de los partidos tradicionales tuvo su detonante en la crisis de los refugiados que estalló el pasado año y que ha tenido en Austria uno de sus escenarios principales. La polarización se debe en gran parte a las posiciones irreconciliables en cómo tratar la llegada masiva de refugiados y los problemas sociales y culturales resultantes. Los dos candidatos comparecieron en televisión hora y media después de cerrarse los colegios sin poder hacer otra cosa que declaraciones de buenas intenciones ganen o pierdan tras el recuento de este domingo. Y los dos anunciaron que acudirían a sus fiestas electorales ya en marcha aunque no hubiera aún nada concreto de celebrar. Curioso y quizás significativo es que la izquierda con Van der Bellen celebrara su fiesta en el palacio de los Auersperg con descorche de espumosos y rodeado de artistas e intelectuales, mientras el derechista Hofer acudía a celebrar con los suyos a las cervecerías populares del célebre Prater. Ambos se mostraron conciliadores y dispuestos, gane quien gane, a colaborar para cerrar unas heridas que sin duda se han abierto en una campaña de inusual fiereza. Muy significativo es el contraste del resultado de Viena con el resto del país. En la capital, solo el 37% ha votado al derechista del FPÖ y un 63% al dirigente verde, antiguo decano de económicas en la Universidad y persona muy integrada en círculos artísticos y culturales de la ciudad, masivamente de izquierdas. «Siembra de miedo» El FPÖ lo ha explicado cómo «el éxito de las presiones y siembra de miedo de la maquinaria del partido estatal rojinegro» en referencia a la alianza de los dos partidos de la gran coalición, socialistas de SPÖ y populares de ÖVP. Estos han apoyado directa o indirectamente a Van der Bellen, después de que sus propios candidatos fracasaran estrepitosamente en la primera vuelta y no cosecharan ambos más que el 11%. Estas elecciones son las primeras en la historia de la República que no se dirimen entre los candidatos de esos dos partidos que siempre se han disputado ?y repartido? responsabilidades, cargos y competencias en la administracion del Estado. Lo cierto es que, gane quien gane, el consenso nacional de la II República ha quedado gravemente malparado con esta campaña. La política de los dos antiguos partidos principales SPÖ y ÖVP de hacer una especie de alianza general del sistema con los medios de prensa públicos y privados y los sectores izquierdistas de la cultura en una lucha sin cuartel contra el derechista Hofer puede haber causado un daño difícil de reparar. Todos ellos juntos no han logrado más que la mitad del electorado frente a lo que han llamado el peligro ultraderechista, cuando no nazi. Todo ello pese al distanciamiento claro y continuo de Hofer de los nazis a los que ha calificado en todo momento de «bandas de asesinos con los que nada tenemos que ver». Si con esta campaña de todos contra uno, Hofer pierde por décimas, tiene el FPÖ prácticamente hecha la campaña electoral para las legislativas, en las que su jefe Hans Christian Strache, el líder del partido tiene cada vez más papeletas para ser canciller. La victoria de Van der Bellen favorecería en ese sentido paradójicamente las aspiraciones del FPÖ de hacerse con el poder real que está en la cancillería. Aunque nadie descarta tampoco que una victoria de Hofer convenza al partido popular (ÖVP) de que la gran coalición es ya una condena que amenaza su propia existencia y decida acabar con la legislatura. De hecho el ÖVP, aunque también los socialistas, tienen que estar impresionados de la cantidad de austriacos votantes suyos que han despreciado sus recomendaciones y han votado a Hofer.
22-05-2016 | Fuente: abc.es
Un ultra, Norbert Hofer, confía en convertirse en presidente de Austria
No llegan a seis millones y medio los austriacos con derecho a voto en las elecciones presidenciales de este domingo. Pero son ellos los que decidirán si Austria va a acometer su más profundo cambio político desde la II Guerra Mundial. Y si Europa da un paso más hacia la renacionalización y la liquidación definitiva del consenso político del bipartidismo centrista europeísta. Este domingo por la noche o, dado el masivo recurso al voto por correo, a más tardar el lunes, se sabrá si el presidente de la República se llama Norbert Hofer o Alexander van der Bellen. ¿Habrá cambio de época o un balón de oxígeno para que el sistema intente reformarse para salvarse? Ni la elección de Hofer, que siempre respetó las reglas democráticas supone un abismo ni la victoria de Van der Bellen aleja la derrota de los partidos tradicionales ante el FPÖ en las elecciones generales, que serán antes de lo previsto con seguridad. Jugarán un papel muy importante en el resultado diversos factores, desde el agotamiento general que siempre produce una gran coalición de la que sin duda se ha abusado, hasta el repunte del paro, los precios de la leche, el miedo a la globalización y ante el acuerdo de libre comercio TTIP o las guerras de Ucrania y Oriente Medio. Pero sin duda el factor que debe considerarse catalizador de todo el terremoto político es la inmigración desde el Tercer Mundo y muy especialmente la crisis de los refugiados que estalló en el pasado verano. Austria es uno de los países más afectados. En el pasado dio cobijo a grandes oleadas de refugiados. Y siempre ha tenido una política de gran generosidad comparable solo a la de Suecia. Es Hofer el que reta al sistema y a la clase política, y dice que hasta aquí se ha llegado en la crisis de los refugiados Pero la crisis que comenzó el pasado verano y que llega sobre una enorme presión de la inmigración musulmana desde hace tiempo con inmensas dificultades de integración y problemas sociales en medio de la crisis han hecho estallar las costuras del aguante y la tolerancia de la población. La inmigración es la clave de toda la crisis política europea porque nutre y refleja a un tiempo una crisis de identidad, de miedo al futuro y de nula confianza en los políticos y caída en la credibilidad de las instituciones. Es Norbert Hofer el que reta al sistema y a la clase política, y dice que hasta aquí se ha llegado. Que hay que cerrar las puertas y cambiar radicalmente las formas de actuar en Europa. También ha sugerido que recurrirá a atribuciones que cree poder usar desde el cargo de presidente. Van der Bellen por su parte se presenta como un defensor del sistema mucho más de lo que a él le habría gustado. Se verá si el miedo al ultraderechista que ha sido el principal argumento en contra de Hofer, aun tiene el efecto deseado por la izquierda que lo utiliza. Hofer ha insistido siempre en distanciarse en los más duros téminos de «las bandas de asesinos de los nazis» con los que su partido no tendría nada que ver. Pero sus adversarios no le creen, por supuesto. El viejo profesor van der Bellen es así el candidato de todos los que tienen miedo que se erija en triunfador Hofer, el joven ingeniero derechista del Partido Liberal (FPÖ) que fue el candidato más votado con muchísima diferencia. Si todos los votantes de la primera ronda que no votaron a Hofer, los socialistas, populares y liberales de izquierdas se unieran como han pedido muchos en la dirección de los partidos tradicionales, el fantasma del presidente derechista en el Palacio de la Hofburg estaría neutralizado. Pero todos saben que esto no será así y que pesará mucho más el hartazgo y el malestar hacia el sistema y los partidos gobernantes. Para Van der Bellen, no facilita las cosas el ser de repente el representante del sistema, él que no es de los dos partidos, el socialista SPÖ y el popular ÖVP, que han dirigido siempre el país y que ahora llevan tres legislaturas gobernando juntos en una gran coalición que se identifica ya con todo el deterioro general. Gran expectación Jamás había despertado una elección presidencial austriaca un interés parecido. Desde 1945 en las primeras leyes aun dictadas sobre los escombros de la guerra y después en el Acuerdo de Estado por el que recuperaba su soberanía, la jefatura del estado se interpretó y asumió por todos como un cargo eminentemente simbólico que sirviera como instancia representativa y moral para la democracia. Sin embargo, en las actuales circunstancias con toda una oleada de populismo que recorre Europa, derechista en el norte, comunista en el sur, la decisión que tome el electorado austriaco tendrá una inmensa repercusión. Porque romperá un tabú ante elecciones en otros países con partidos derechistas al alza. Y porque marca el ocaso del poder y la influencia de los partidos que han gobernado europea occidental desde 1945.