Infortelecom

Noticias de pri

20-10-2020 | Fuente: as.com
Pere Milla, del miedo de Sudáfrica a héroe del Elche
El autor del tanto del ascenso se estrena como goleador en Primera después de una carrera de sobresaltos y alguna que otra aventura de cine.
20-10-2020 | Fuente: as.com
La etapa del día en la Vuelta: Arrate decide al primer líder
La ronda nacional arranca hoy en Irún y premiará a los escaladores con un final en alto en Arrate, 5,3 kilómetros al 7,7% de desnivel y rampas del 13%.
20-10-2020 | Fuente: as.com
Una ministra brasileña defiende que Robinho vaya a la cárcel "inmediatamente"
La ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil, Damares Alves, exigió el ingreso en prisión del jugador.
20-10-2020 | Fuente: as.com
Monchu adquiere galones y es el nuevo metrónomo del Girona
El medio, que firmó en verano procedente del Barça, ha firmado un gol y una asistencia en los dos últimos duelos. "Estoy contento por mi primer gol. Espero que lleguen muchos más", dijo.
20-10-2020 | Fuente: abc.es
La victoria del candidato de Morales sume a Bolivia en la incertidumbre
Hay elecciones insólitas, fraudulentas, previsibles y hasta normales. Las de Bolivia no forman parte de ninguna de estas opciones pero, al menos, arrojaron un resultado sin cuestionamientos de legitimidad. Luis Arce, el delfín de ese tiburón político que es Evo Morales, se convirtió en presidente electo con una mayoría que rondaría el 52 por ciento, según sondeos a pie de urna y recuentos rápidos de diferentes misiones de observación internacional, como reconoció Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana), el gran derrotado en las urnas. Quizás Luis Arce y David Choquehuanca no lleguen finalmente a ese 52 por ciento que anticiparon los pronósticos pero los candidatos del MAS (Movimiento Al Socialismo) se impusieron al resto sobradamente. Les bastaba el 40 por ciento de los votos y una diferencia de diez puntos para gritarle al mundo y a Bolivia que «el jefe», una vez que se celebre la ceremonia de investidura, será Arce. El economista no tendrá fácil demostrar su autoridad cuando regrese Evo Morales de su refugio argentino pero en sus primeras palabras se mostró conciliador y dispuesto a unir a un país partido, como por un hachazo, en dos. «Vamos a gobernar para todos los bolivianos, vamos a construir un Gobierno de unidad nacional? Vamos a reconducir un proceso de cambio sin odio, defendiendo y superando nuestros errores», se comprometió. Felicitaciones del eje bolivariano La felicidad manifiesta del exministro que puso a Bolivia en la senda del crecimiento y equilibró las cuentas maltrechas del país más pobre de Sudamérica, era comparable con la expresada por el viejo bloque bolivariano. Nicolás Maduro, recibió la noticia como un balón de oxígeno propio. Pletórico, celebró la «derrota al golpe de Estado que le dieron a nuestro hermano Evo? Felicidades a nuestro jefe indio del sur», proclamó. La alusión a la renuncia y huida de Morales del pasado año, tras su pucherazo electoral, era inevitable. Desde Buenos Aires, Alberto Fernández, fue determinante al considerar «un acto de justicia» ante «la agresión» sufrida por los bolivianos. Su vicepresidente, Cristina Fernández de Kirchner, fue directa a su teléfono móvil al despertar. «Buen lunes para todos y todas. Felicitaciones a Lucho Arce y David Choquehuanca que, junto a Evo, construyeron en Bolivia un gran triunfo popular. La Patria Grande feliz», escribió en su cuenta de Twitter. El ecuatoriano y prófugo de la justicia, Rafael Correa, también se despachó a gusto: «!Qué castigo para la criminal derecha boliviana, su prensa cómplice, Almagro y sus secuaces!». Ironías de la historia, el secretario general de la OEA ya se había apurado a «felicitar» a la pareja ganadora y hacer un pronóstico optimista: «Estoy seguro que desde la democracia sabrán forjar un futuro brillante para su país». El triunfo de Arce y Choquehuanca, alimenta las esperanzas de construir un nuevo tablero sudamericano a modo de revival del socialismo siglo XXI. Algo inviable hoy por hoy con Jair Bolsonaro, Ivan Duque, Luis Lacalle Pou, Lenin Moreno y Mario Abdo Benítez. Con la idea de volver a ser lo que fue está también Luiz Inacio Lula. «Felicitaciones al pueblo boliviano que restauró su democracia?», escribió el brasileño apuntando dónde más duele. Mesa, cabeza de la oposición A Carlos Mesa, se le hizo cuesta arriba asumir unos sondeos sin escrutinio oficial determinante pero lo hizo. «La diferencia es amplia y nos toca, como corresponde a los que creemos en la democracia» reconocer, «que hay un triunfador. Es un resultado que aceptamos». Dicho esto, añadió, «obviamente esperaremos los resultados oficiales» para saber cómo queda la composición de la Asamblea Legislativa Plurinacional, donde el MAS tendría mayoría en ambas Cámaras. La resignación de Mesa no impidió que hiciera un recordatorio y asumiera, «el mandato de ser la cabeza de la oposición? El país hereda una crisis de salud, económica y de corrupción». En ese contexto, anunció su voluntad de «fiscalizar y exigir» al futuro Gobierno. La otra misión, velar por: la «independencia de poderes» porque «el respeto a las instituciones es un imperativo al que todos estamos obligados». Sin rencor, al menos aparente, añadió: «Es el pueblo el que decide con sabiduría lo que quiere. Ojalá todos estamos a la altura». Para la escritora y analista, Verónica Ormachea, generosidad es lo que le falto al lider cívico Fernando Camacho (Creemos), «expulsó a Evo y ahora lo trajo de vuelta. Primó sus intereses personales y regionales (por la rica Santa Cruz de la Sierra) al mantener su candidatura», segura. En resumen, añade, «dividió a la oposición y volvió a polarizar al oriente y occidente de Bolivia». La victoria del MAS en primera vuelta era la única oportunidad que tenía el movimiento que lidera Evo Morales para recuperar el poder. La totalidad de los pronósticos advertían una derrota segura de haberse dado un balotaje. ¿Cómo se explica entonces un resultado tan demoledor?. «Pese a los largos años de Gobierno y el desprestigio creciente de Morales, la base del MAS seguía siendo sólida», analiza Carlos Malamud, investigador de América Latina del Real Instituto Elcano. «Tenían ?añade- un piso cercano al 40 por ciento de los votos». Pero son varios los factores, añade el historiador:«El electorado masista y sectores medios, sintieran que las conquistas sociales y económicas de los últimos años estaban amenazas si volvía la derecha». Dicho esto, observa que la gestión de Jeanine Áñez, resultó contra producente para sus intereses al sostener, un «mensaje de polarización y confrontación? Casi revanchista, con la persecución de muchos de los dirigentes del MAS». Finalmente, el efecto de esas «agresiones» se tradujo en, «una vuelta del voto pérdido del MAS». El gran perjudicado: Carlos Mesa.
20-10-2020 | Fuente: abc.es
La victoria del candidato de Morales da oxígeno a la izquierda bolivariana
Hay elecciones insólitas, fraudulentas, previsibles y hasta normales. Las de Bolivia no forman parte de ninguna de estas opciones pero, al menos, arrojaron un resultado sin cuestionamientos de legitimidad. Luis Arce, el delfín de ese tiburón político que es Evo Morales, se convirtió en presidente electo con una mayoría que rondaría el 52 por ciento, según sondeos a pie de urna y recuentos rápidos de diferentes misiones de observación internacional, como reconoció Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana), el gran derrotado en las urnas. Quizás Luis Arce y David Choquehuanca no lleguen finalmente a ese 52 por ciento que anticiparon los pronósticos pero los candidatos del MAS (Movimiento Al Socialismo) se impusieron al resto sobradamente. Les bastaba el 40 por ciento de los votos y una diferencia de diez puntos para gritarle al mundo y a Bolivia que «el jefe», una vez que se celebre la ceremonia de investidura, será Arce. El economista no tendrá fácil demostrar su autoridad cuando regrese Evo Morales de su refugio argentino pero en sus primeras palabras se mostró conciliador y dispuesto a unir a un país partido, como por un hachazo, en dos. «Vamos a gobernar para todos los bolivianos, vamos a construir un Gobierno de unidad nacional? Vamos a reconducir un proceso de cambio sin odio, defendiendo y superando nuestros errores», se comprometió. Felicitaciones del eje bolivariano La felicidad manifiesta del exministro que puso a Bolivia en la senda del crecimiento y equilibró las cuentas maltrechas del país más pobre de Sudamérica, era comparable con la expresada por el viejo bloque bolivariano. Nicolás Maduro, recibió la noticia como un balón de oxígeno propio. Pletórico, celebró la «derrota al golpe de Estado que le dieron a nuestro hermano Evo? Felicidades a nuestro jefe indio del sur», proclamó. La alusión a la renuncia y huida de Morales del pasado año, tras su pucherazo electoral, era inevitable. Desde Buenos Aires, Alberto Fernández, fue determinante al considerar «un acto de justicia» ante «la agresión» sufrida por los bolivianos. Su vicepresidente, Cristina Fernández de Kirchner, fue directa a su teléfono móvil al despertar. «Buen lunes para todos y todas. Felicitaciones a Lucho Arce y David Choquehuanca que, junto a Evo, construyeron en Bolivia un gran triunfo popular. La Patria Grande feliz», escribió en su cuenta de Twitter. El ecuatoriano y prófugo de la justicia, Rafael Correa, también se despachó a gusto: «!Qué castigo para la criminal derecha boliviana, su prensa cómplice, Almagro y sus secuaces!». Ironías de la historia, el secretario general de la OEA ya se había apurado a «felicitar» a la pareja ganadora y hacer un pronóstico optimista: «Estoy seguro que desde la democracia sabrán forjar un futuro brillante para su país». El triunfo de Arce y Choquehuanca, alimenta las esperanzas de construir un nuevo tablero sudamericano a modo de revival del socialismo siglo XXI. Algo inviable hoy por hoy con Jair Bolsonaro, Ivan Duque, Luis Lacalle Pou, Lenin Moreno y Mario Abdo Benítez. Con la idea de volver a ser lo que fue está también Luiz Inacio Lula. «Felicitaciones al pueblo boliviano que restauró su democracia?», escribió el brasileño apuntando dónde más duele. Mesa, cabeza de la oposición A Carlos Mesa, se le hizo cuesta arriba asumir unos sondeos sin escrutinio oficial determinante pero lo hizo. «La diferencia es amplia y nos toca, como corresponde a los que creemos en la democracia» reconocer, «que hay un triunfador. Es un resultado que aceptamos». Dicho esto, añadió, «obviamente esperaremos los resultados oficiales» para saber cómo queda la composición de la Asamblea Legislativa Plurinacional, donde el MAS tendría mayoría en ambas Cámaras. La resignación de Mesa no impidió que hiciera un recordatorio y asumiera, «el mandato de ser la cabeza de la oposición? El país hereda una crisis de salud, económica y de corrupción». En ese contexto, anunció su voluntad de «fiscalizar y exigir» al futuro Gobierno. La otra misión, velar por: la «independencia de poderes» porque «el respeto a las instituciones es un imperativo al que todos estamos obligados». Sin rencor, al menos aparente, añadió: «Es el pueblo el que decide con sabiduría lo que quiere. Ojalá todos estamos a la altura». Para la escritora y analista, Verónica Ormachea, generosidad es lo que le falto al lider cívico Fernando Camacho (Creemos), «expulsó a Evo y ahora lo trajo de vuelta. Primó sus intereses personales y regionales (por la rica Santa Cruz de la Sierra) al mantener su candidatura», segura. En resumen, añade, «dividió a la oposición y volvió a polarizar al oriente y occidente de Bolivia». La victoria del MAS en primera vuelta era la única oportunidad que tenía el movimiento que lidera Evo Morales para recuperar el poder. La totalidad de los pronósticos advertían una derrota segura de haberse dado un balotaje. ¿Cómo se explica entonces un resultado tan demoledor?. «Pese a los largos años de Gobierno y el desprestigio creciente de Morales, la base del MAS seguía siendo sólida», analiza Carlos Malamud, investigador de América Latina del Real Instituto Elcano. «Tenían ?añade- un piso cercano al 40 por ciento de los votos». Pero son varios los factores, añade el historiador:«El electorado masista y sectores medios, sintieran que las conquistas sociales y económicas de los últimos años estaban amenazas si volvía la derecha». Dicho esto, observa que la gestión de Jeanine Áñez, resultó contra producente para sus intereses al sostener, un «mensaje de polarización y confrontación? Casi revanchista, con la persecución de muchos de los dirigentes del MAS». Finalmente, el efecto de esas «agresiones» se tradujo en, «una vuelta del voto pérdido del MAS». El gran perjudicado: Carlos Mesa.
20-10-2020 | Fuente: as.com
¿Por qué la Serie Mundial se juega en sede neutral?
Esta es la primera ocasión desde 1944 en la que el Clásico de Otoño se juega en sede neutral (Sportsman's Park). También ocurrió en 1921 y 1922 (Polo Grounds).
20-10-2020 | Fuente: abc.es
Prohibido votar en fin de semana
Unas cincuenta personas hacen fila ordenada a las afueras de la Oficina de Supervisión Electoral de Orlando, con las grietas de las aceras comidas por malas hierbas. Por la tarde, cuando la gente acabe de trabajar, se esperan muchas más y que la cola se desparrame por los alrededores. A dos semanas de la elección, es lunes y primer día de votación anticipada en persona en Florida, el estado más decisivo. La carrera aquí va muy ajustada entre Donald Trump y Joe Biden. Se nota por la presencia constante de candidatos en el estado: a quince minutos en coche de aquí, Kamala Harris, la candida a la vicepresidencia con Biden, habla a un grupo de seguidores desde sus coches. «Nunca vi una cola aquí», dice Sarah Chovnick, que ha votado de forma anticipada en esta misma oficina en otras ocasiones. Varios factores explican la acumulación de votantes en las urnas, que también se ha visto en los últimos días en estados como Virginia o Georgia. El entusiasmo y la tensión política que vive el país ante la reelección de Trump es evidente. Chovnick, que acude a la urna con una camiseta de la campaña Biden/Harris, quiere asegurarse de que su voto se contabiliza pronto, ante la posibilidad de un recuento complicado por la presencia de más voto por correo por la pandemia de Covid-19. Otros, como Bob Meltzer, quieren dejar ya de oír de política. «He venido para quitármelo de encima cuanto antes, ya he escuchado suficiente», asegura este partidario de Trump. Incertidumbre Para muchos, sin embargo, el voto anticipado es una forma de garantizarse que su voz será escuchada. Trump ha emprendido una campaña contra el voto por correo, después de que muchos estados ampliarán la capacidad de utilizar este sistema para evitar exposición al Covid-19. El presidente lo ha calificado de «fraude», a pesar de que lo ve con buenos ojos en Florida y de que él mismo lo utiliza para votar. Su mensaje ha calado y muchos votantes prefieren no jugársela a que su voto no cuente. «Lo que nos llega de los políticos es m ucha incertidumbre sobre el voto por correo», dice Brian Megnauth, que acaba de votar y luce con orgullo una banderita de EE.UU. El otro problema para Megnauth es una particularidad del sistema democrático EE.UU.: el día de la elección no es festivo. «El día de la elección (el 3 de noviembre) tengo que ir por trabajo a Tennessee, me lo perdería», explica. La ley electoral establece que el día de la elección es «el primer martes después del primer lunes del mes de noviembre» y la tradición es férrea. Desde hace años, los demócratas han propuesto que sea festivo nacional, para promover una mayor participación. En muchas partes de EE.UU. es habitual el escenario bochornoso de colas interminables en la cita con las urnas, sobre todo por la tarde, cuando la gente sale de trabajar. En Nueva York bajo la lluvia y en Texas achicharrados bajo el sol. Muchos estados permiten -como arranca ahora en Florida- la votación anticipada o el voto por correo. Pero para muchos eso no es suficiente. Según una encuesta de la Oficina del Censo de EE.UU. de 19 millones de estadounidenses que no votaron, el 14,3% lo justificó en estar muy ocupado ese día. De entre los países de la OCDE, la democracia más vieja y estable del mundo ocupa el puesto 26º en abstención. A debate El año pasado, los demócratas presentaron una propuesta para ampliar el acceso al voto que incluía convertir la fecha electoral en festivo. El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, lo calificó de «abuso de poder». Los demócratas lo interpretaron como un reconocimiento de los republicanos de que ampliar el acceso al voto les perjudica: los electorados que menos votan son los jóvenes, las personas de bajos ingresos y las minorías raciales. En muchos casos, tiene que ver con problemas en el registro como votante -otra particularidad estadounidense que afecta sobre todo a las minorías- pero también con la dificultad de abandonar el puesto de trabajo para votar. «Es una forma de impedir su voto, porque saben que va contra ellos», dice Chovnick mientras espera su turno para votar. Mezler, que es trumpista, asegura que no tendría inconveniente en que fuera festivo. Opina lo mismo el 59% de los republicanos y el 71% de los demócratas, según Pew Research
20-10-2020 | Fuente: as.com
"Llamé a mi primo y le dije: 'traete la guitarra que nos bebemos una botella de whisky"
Fali contó en "El Larguero" la pregunta que le hizo a Benzema: "Me miro cuando le pregunté que qué perfume usaba se lo dije en un momento que paró la carrera".
20-10-2020 | Fuente: as.com
Klopp, el Bayern y el tiqui-taca
Empieza la Champions y no están los equipos españoles entre los favoritos. Es la primera vez en muchos años que esto ocurre.