Infortelecom

Noticias de pri

19-09-2020 | Fuente: elmundo.es
La Legión cumple 100 años: del Rif al Covid, en primera línea
La fuerza que nació para combatir en Marruecos ha destacado en la 'operación Balmis' 
19-09-2020 | Fuente: as.com
Oyarzabal: "Debemos agradecer a Odegaard lo que nos ha dado"
Es un líder que con sólo 23 años ya ha jugado más de 150 partidos en Primera. Tras superar el coronavirus, llegó justo a la primera jornada. Recibe al Madrid ya en condiciones óptimas.
19-09-2020 | Fuente: abc.es
Fallece la jueza Ruth Bader Ginsburg y se abre una guerra política por la renovación del Supremo de EE.UU.
El Tribunal Supremo de EE.UU. ha informado este viernes del fallecimiento de Ruth Bader Ginsburg, la jueza decana de la más alta instancia judicial del país. La muerte de Ginsburg, de 87 años, se produce en plena campaña electoral para la reelección de Donald Trump y supone un terremoto político de consecuencias inciertas. El relevo de la magistrada podría afectar a la composición ideológica del órgano decisivo sobre la interpretación de la Constitución y del sistema legal del país y provocará una batalla en el Senado que afectará a las elecciones del próximo noviembre. Ginsburg, un bastión progresista en el Tribunal Supremo y un icono pop para los sectores izquierdistas de EE.UU. en la recta final de su vida, falleció por «complicaciones en un cáncer metastásico», informó el tribunal en un comunicado. La jueza llevaba más de dos décadas de pelea contra el cáncer. Ya en 1999 tuvo que ser tratada por un cáncer de colon, una dolencia que en los últimos años sufrió también en el páncreas y en los pulmones. Ginsburg fue una figura central en la lucha contra la discriminación por cuestión de género antes de incorporarse al Supremo. La nombró para el cargo el presidente Bill Clinton en 1993. Entonces, era solo la segunda mujer en vestir la toga del criminal en la historia de EE.UU. El escenario político que abre la muerte de Ginsburg es volcánico. Donald Trump y los republicanos del Senado -el órgano encargado de confirmar la nominación de jueces del Supremo- tienen tiempo suficiente para colocar un nuevo juez antes de que se elija un nuevo presidente y se renueve un tercio de la cámara alta en las elecciones del 3 noviembre. También podrían hacerlo después de las elecciones, porque la presidencia y el Senado no cambiarían de manos hasta enero. La renovación del Supremo ha sido una de las grandes cartas electorales de Trump. En las elecciones de 2016, el entonces candidato insistió hasta la saciedad en la importancia del alto tribunal para conquistar a votantes conservadores incómodos con un multimillonario lenguaraz y mujeriego. Trump ha cumplido con creces con ese electorado en su primer mandato: ha tenido la oportunidad de colocar a dos jueces y ha nominado a magistrados conservadores. Ahora tiene la oportunidad de elegir a un tercero cuando su primer mandato está a punto de concluir. Si lo consigue dejaría un Tribunal Supremo con una línea mucho más conservadora que el que encontró, con seis jueces nominados por republicanos y solo tres elegidos por demócratas. Esta nueva supermayoría conservadora podría determinar el futuro de EE.UU. en asuntos centrales -aborto, discriminación racial, acceso a armas, derechos LGBT, financiación electoral- e inclinar al país hacia esa posición ideológica durante muchos años (el cargo de juez del Supremo no expira). Trump conoció la muerte de Ginsburg de la mano de los periodistas. Nada más acabar un mitin en Minnesota, de camino al avión presidencial, los periodistas le pidieron una reacción al fallecimiento. «¿Ha muerto?», contestó con gesto de sorpresa. «Tuvo una vida increíble, ¿qué más se puede decir? Fue una mujer increíble, estuvieras de acuerdo con ella o no. Me entristece escucharlo». Después, en un comunicado, destacó sus esfuerzos para conseguir la «igualdad legal de las mujeres y de los incapacitados» y la calificó de «titán de la ley». La renovación del Supremo con la campana a punto de sonar para Trump devuelve la mirada a 2016. En marzo de aquel año, ocho meses antes de las elecciones presidenciales que encumbrarían a Trump, Barack Obama eligió al juez Merrick Garland, progresista, para ocupar el hueco dejado por Antonin Scalia, conservador. Entonces, como hoy, el Senado estaba bajo mayoría republicana. También como hoy, su líder era Mitch McConnell, senador republicano por Kentucky. Bajo su mando, los republicanos obstaculizaron el proceso de confirmación de Garland para evitar un nuevo juez progresista en el Senado. Defendieron entonces que no era justo en año de elección presidencial votar a un nominado por un presidente saliente y que había que dar voz a los votantes para que eligieran al presidente que nominara al siguiente juez. La jugada funcionó: Garland no fue confirmado, Trump ganó las elecciones y nominó a un juez conservador, Neil Gorsuch, que el Senado confirmó. Cuatro años después, aquella justificación de McConnell y los republicanos ya no sirve. Al menos para McConnell, que, poco después de la muerte de Ginsburg, anunció que haría lo que no permitió en 2016: se votará al nominado que Trump elija. En un comunicado, McConnell justificó que la situación es distinta. Entonces había un Senado elegido para oponerse a Obama. Ahora, el Senado está elegido para cumplir la agenda de Trump. Lo que queda por delante será una batalla encarnizada en el Senado, que afectará a la composición del Supremo, a la elección del presidente y a la configuración del Senado. Está por ver si una elección ?in extremis? de un juez conservador moviliza al electorado demócrata o, quizá, reafirma al votante conservador sobre la importancia de elegir presidente y senadores con capacidad de influir en la composición del Senado. El candidato demócrata, Joe Biden, terció en el asunto nada más conocer la muerte de la jueza: «Los votantes deben elegir al presidente. El presidente debe elegir al juez. Esa due la posición que el Senado republicano tomó en 2016. Esa es la posición que debe tomar hoy». Los demócratas necesitan al menos tres defecciones republicanas para evitar la confirmación del nuevo juez antes de las elecciones. Lisa Murkowsk i, senadora republicana por Alaska, ya dijo este viernes que se opondría. Otros republicanos de estados moderados que se juegan el escaño podrían seguirle. Otros, como Lindsay Graham, que sostuvieron en su día que nunca confirmarían a un juez del Supremo en año electoral, tendrán que comerse la hemeroteca si no lo hacen. Pocos días antes de su muerte, Ginsburg dictó un último deseo a su nieta, Clara Espera: «Mi deseo más ferviente es que no sea reemplazada hasta que haya un nuevo presidente». Que se cumpla o no es será la gran batalla política de este otoño, junto a la reelección de Trump.
19-09-2020 | Fuente: abc.es
El aborto, la fosa que separa a Trump y Biden en la campaña electoral
Desde la sentencia del Tribunal Supremo conocida como «Roe versus Wade», que hace casi medio siglo despenalizó el aborto por 7 votos frente a 2, no existe probablemente en Estados Unidos debate social más controvertido y apasionado que el de la interrupción voluntaria del embarazo. Y este año electoral no es una excepción. La novedad quizá estriba en la nitidez con que los dos contendientes a la Casa Blanca defienden sus posiciones: Donald Trump en contra de la práctica abortista, y Joe Biden a favor. Otra peculiaridad del debate de este año es su argumentario laico: pese a que a Trump tiene el respaldo sin fisuras de los líderes protestantes evangélicos, él no oculta su desinterés personal por la práctica religiosa. Biden, en cambio, ha jugado en varias ocasiones la baza de ser -por tradición familiar y origen irlandés- «católico y practicante», aunque defienda en materia de protección del nasciturus una posición meridianamente contraria a la doctrina de la Iglesia. Donald Trump quiere culminar lo que ya prometió antes de llegar a la Casa Blanca en 2016: lograr que el aborto sea ilegal en Estados Unidos y vuelva a estar penalizado, salvo para los casos de violación y grave peligro de la vida de la madre. El presidente republicano logró en su primer mandato situar en el Supremo a dos jueces antiabortistas, aunque el equilibrio sigue siendo favorable a Roe v. Wade. Junto a eso, centenares de jueces provida han llegado a los tribunales de justicia de los estados, facilitando en muchos de ellos restricciones a las prácticas abortistas. Alabama es el caso más emblemático. Paralelamente, el presidente Trump ha prohibido la entrega de fondos federales a las organizaciones que practican el aborto o facilitan los trámites y el acceso a las clínicas abortistas. No solo en los Estados Unidos. Algunas organizaciones internacionales, en particular Planned Parenthood, que promueve la planificación familiar y el aborto en el Tercer Mundo, han perdido millones de dólares en fondos del Gobierno federal. La denostada por los demócratas Enmienda Hyde prohíbe que el dinero federal de los contribuyentes financie prácticas contra la vida, un principio que algunos abortistas denuncian como «hipócrita» porque el dirigente republicano es abierto defensor de las armas y de la pena de muerte. «No para las víctimas inocentes en el vientre de la madre», suele replicar Trump. Irónicamente, si hay un candidato que ha tenido una experiencia fuerte con el drama de la muerte de seres queridos es Joe Biden. Años después de casarse, y ya con tres hijos, perdió a su primera mujer y a una hija en un accidente de tráfico. En 2015 su hijo Beau -que apuntaba una brillante carrera política- murió de un tumor cerebral. Joe Biden, que en ocasiones ha mostrado el rosario de su hijo que porta en una muñeca como señal de religiosidad, defiende no obstante la postura oficial de su partido en materia de aborto. Es «un derecho ya adquirido de la mujer» que él promete defender, aunque la moral católica respecto al no nacido no admite dudas ni excepciones. Consciente de que, pese a una eventual victoria en las presidenciales de noviembre, el Tribunal Supremo podría experimentar pronto un vuelco en favor de una mayoría de magistrados provida, el candidato demócrata promueve una ley federal dirigida a blindar el aborto. Si en su día se aprobase en el Congreso, la ley mantendría la práctica abortista despenalizada en todo el país aunque el Supremo llegara a revocar «Roe v. Wade». Para ello los demócratas necesitan no solo colocar a Joe Biden en la Casa Blanca sino también la victoria de sus candidatos en la renovación de las dos cámaras.
19-09-2020 | Fuente: abc.es
Biden vuelve a casa para convencer a la clase media
La clave del ascenso al poder de Donald Trump es cómo un magnate del ladrillo, hijo de millonario, un «playboy» urbano que se libró de Vietnam por sus contactos se convirtió en el referente del americano modesto, del granjero devoto, del parado en una cuenca minera abandonada. Joe Biden trató este jueves por la noche de recuperar el territorio de la clase media que Trump arrebató a los demócratas en algunos estados industriales en 2016 y que le permitieron llegar a la Casa Blanca. Lo hizo desde Pensilvania, un estado que el presidente se anotó hace cuatro años y que dentro de mes y medio será decisivo. Biden tiene, a primera vista, mayores credenciales para ello que el multimillonario neoyorquino. Pasó los primeros años de su vida en Scranton, una ciudad de pasado industrial glorioso, ahora deteriorado. Creció sin lujos y su familia acabó por mudarse a Delaware, donde Biden acabó por hacer su carrera política. Pero hoy Pensilvania es mucho más determinante que Delaware, un estado de fuerte implantación demócrata. Por eso Biden trata de recordar sus orígenes en Scranton siempre que puede. El jueves protagonizó un encuentro con votantes televisado por CNN a 15 kilómetros de donde nació, con el objetivo de retratarse como el candidato de la clase media. «Veo esta campaña como una campaña entre Scranton y Park Avenue», dijo en referencia a la avenida neoyorquina, una de las más exclusivas de la ciudad, alrededor de la que se concentran muchas de sus grandes fortunas. «Todo lo que Trump ve desde Park Avenue es Wall Street. Él solo piensa en la Bolsa», dijo sobre el presidente, al que acusó de minimizar los riesgos de la pandemia para no afectar a los mercados financieros y no debilitar la posibilidad de su reelección. «En mi barrio de Scranton no hay mucha gente que tenga acciones». Biden utilizó el encuentro con votantes para atacar la gestión de la pandemia -«no creo al presidente sobre vacunas, creo al doctor Fauci», dijo sobre la posibilidad de una vacuna a corto plazo, en la que Trump insiste contra la opinión de las autoridades médicas- y para buscar la conexión con la clase media en cada oportunidad. Por ejemplo, que él, al contrario que Trump (que fue, precisamente, a Wharton, en Pensilvania), no estudió en una universidad elitista. Biden buscó también combatir la idea que Trump propaga sobre su posición contraria a los cuerpos de policía y condenó , como ha hecho hasta la saciedad en los últimos meses, «todas las formas de violencia en las protestas», asuntos que son clave para el votante moderado que busca cortejar en estados bisagra como Pensilvania.
19-09-2020 | Fuente: abc.es
Maduro puede ser enjuiciado por terceros países como Pinochet por crímenes de lesa humanidad
El informe de la ONU que responsabiliza al régimen de Nicolás Maduro de perpetrar crímenes de lesa humanidad contra venezolanos disidentes, puede ser enjuiciado por terceros países como ocurrió en el caso del dictador chileno Augusto Pinochet, y en la Corte Internacional de Justicia y la Corte Penal Internacional en La Haya. Los alcances de la investigación llevada a cabo por la Misión de Determinación de Hechos de la ONU sobre la violación de los derechos humanos en Venezuela desde 2014, fecha en que Maduro asume el mando, son amplios y se reflejan en las 13 recomendaciones principales. La Misión emitió un informe de 443 páginas donde documenta 223 casos de tortura y malos tratos sobre más de 2.000 personas que han sido víctimas de trato inhumanos. Señala como responsables de estos crímenes a Maduro, también a Diosdado Cabello, el número dos del régimen y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, y a los ministros de Interior, Néstor Reverol y de Defensa Vladimir Padrino López. La embajadora venezolana en Guatemala, María Teresa Romero, calificó de histórico el informe de la Misión de la ONU porque cambia «la correlación de fuerzas en la opinión pública nacional e internacional, frente a Nicolás Maduro y todos sus agentes policiales y de inteligencia», «Esto tiene consecuencias muy importantes, en lo inmediato va a ser discutido en el Consejo de Derechos Humanos, la próxima semana, y esto además debería ser un insumo para la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI), donde ya está el caso venezolano en una fase de investigación preliminar», refirió la embajadora Romero a CCN Radio. Jurisdicción universal Romero resaltó además que «al elevar este informe a nivel internacional, las personas mencionadas pueden ser enjuiciadas en cualquier país con jurisdicción universal, esto significa que hay capacidad para juzgar delitos internacionales sin importar la nacionalidad o el lugar donde se haya cometido el delito del imputado, como se juzgó en su día a Augusto Pinochet». En efecto, entre sus recomendaciones internacionales, los investigadores de la Misión de la ONU, plantean que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional tenga en cuenta la necesidad de que se haga justicia oportunamente a las víctimas de los crímenes investigados. También señala que los Estados deberían considerar la posibilidad de iniciar acciones legales contra los individuos responsables de las violaciones y los crímenes identificados en el presente informe, de conformidad con su legislación interna pertinente. Igual asegurar que la futura cooperación en materia de seguridad y las transferencias de equipo policial y militar estén supeditadas a que Venezuela se comprometa a garantizar que sus fuerzas de seguridad cumplan sus obligaciones internacionales en virtud del derecho internacional de los derechos humanos. En el plano interno recomienda derogar la «Ley contra el odio» de la Asamblea Nacional Constituyente y cesar el enjuiciamiento penal en virtud de esta ley, incluso contra los disidentes políticos y los periodistas. También «cesar la retórica pública, incluso de las autoridades de alto nivel, que incita a la violencia contra quienes expresan oposición a las políticas o acciones del Gobierno, incluidos los manifestantes». Adicionalmente «asegurar que no se levante la inmunidad parlamentaria a menos que sea de acuerdo con los procedimientos establecidos en el artículo 200 de la Constitución. Restablecer la inmunidad parlamentaria de los diputados que no haya sido retirada de acuerdo con este proceso». Órdenes de liberación pendientes También «ejecutar inmediatamente las órdenes judiciales de liberación pendientes relacionadas con personas a las que se han concedido medidas sustitutivas no privativas de la libertad o que han cumplido plenamente sus sentencias, pero que siguen detenidas, incluidas las identificadas en el presente informe». Recomiendan «acabar inmediatamente con el uso de lugares de detención temporales o clandestinos. Investigar y procesar a los sospechosos de participar en su creación y uso. Asegurar la reparación de las víctimas detenidas en esos lugares». Por otra parte «suspender a los miembros del SEBIN, de la DGCIM o de cualquier otra institución del Estado mientras se les investiga por tortura» Enfatizan ?desmantelar las FAES dado el alto número de ejecuciones extrajudiciales realizadas por esta fuerza policial desde su creación? Subrayan «cesar la colaboración con los colectivos y cualesquiera otros grupos armados que operen fuera de las estructuras de seguridad del Estado, que participen en actividades ilegales y no estén sujetos tanto a control como a responsabilidad, así como desarmarlos y disolverlos». Por último, aconsejan cooperar con los órganos de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Cumplir con las medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana y las medidas provisionales emitidas por la Corte Interamericana. Aplicar las sentencias de la Corte Interamericana relacionadas con Venezuela.
19-09-2020 | Fuente: abc.es
México suma 45 masacres en 2020 y se encamina a registrar su año más sangriento
México ha sufrido al menos 45 masacres en lo que va de 2020, un año que va camino de convertirse en el más sangriento desde que comenzaron los registros en 1997. Según cálculos del diario «Reforma», unas 320 personas han fallecido en diversos asesinatos colectivos en veinte Estados del país este año. El periódico califica como «masacre» cuando en el mismo crimen son asesinadas al menos cinco personas. La noticia, portada de «Reforma» el viernes, fue comentada por el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador en su rueda de prensa matutina. «Ahí están las masacres», dijo con sorna López Obrador mientras señalaba con su índice derecho a la portada del periódico que estaba proyectada durante su comparecencia ante los medios. «Son predecibles, muy obvios», bromeó tras proyectar la primera página del diario en búsqueda de un comunicado firmado por 650 intelectuales en defensa de la libertad de expresión en México. El comunicado fue reproducido en varios diarios. El 2020 está encarrilado para ser el año con más homicidios dolosos en la historia del México contemporáneo. El gobierno espera que entre enero y diciembre podrían alcanzarse los 40.863 asesinatos, a pesar de la reducción de la movilidad provocada por la pandemia, según se lee en el «Segundo Informe» de la administración de López Obrador, un documento de rendición de cuentas que el presidente de México publica cada año. Las estimaciones oficiales contrastan con los discursos que públicamente emite el presidente, quien trata de convencer a la población de que la criminalidad se ha reducido durante su gobierno, que comenzó diciembre de 2018. «Ya no hay torturas, desapariciones ni masacres; se respetan los derechos humanos y se castiga al culpable sea quien sea», dijo López Obrador en una rueda de prensa a inicios de septiembre en la que dio a conocer el contenido del «Segundo Informe». «Ya no manda la delincuencia organizada», remarcó el mandatario, a pesar de que una de sus decisiones más controvertidas fue la de poner en libertad a Ovidio Guzmán, un hijo del narcotraficante «El Chapo» Guzmán, tras haber sido capturado en la ciudad de Culiacán (Sinaloa) por las fuerzas de seguridad en octubre de 2019. En respuesta a la detención, decenas de sicarios tomaron las calles de Culiacán para convertir la ciudad en una zona de guerra. Ante el temor de que se produjera una masacre de civiles, López Obrador dio su brazo a torcer y ordenó la liberación de Ovidio. Asesinatos de mujeres Mientras tanto, el número de asesinatos de mujeres también ha ido al alza durante 2020. En los siete primeros meses del año fueron asesinadas 2.240 mujeres, un 3,1% más que la cifra registrada durante el mismo periodo de 2019. Sin embargo, a inicios de septiembre López Obrador había dicho que delitos como el feminicidio también se habían reducido en el país. Este año México ha presenciado feminicidios terribles como el asesinato de la niña Fátima, de 7 años , cuyo cadáver fue encontrado dentro de bolsas de plástico con signos de haber sufrido tortura. En 2019, el primer año López Obrador, el país ya registró su año más sangriento tras contabilizar un total de 34.582 homicidios. El país registraría un alza del 9% en el índice de homicidios si se alcanzan los 40.863 asesinatos que prevé el gobierno para 2020, un año marcado por el cierre de negocios y escuelas por la expansión del nuevo coronavirus (Covid-19).
19-09-2020 | Fuente: abc.es
China enseña los dientes por la segunda visita de EE.UU. a Taiwán
Coincidiendo con una nueva visita oficial a Taiwán de un alto cargo de Estados Unidos, la segunda en solo dos meses, China lanzó ayer unas precipitadas maniobras militares en el estrecho que la separa de esta isla, cuya soberanía reclama. Con la belicosidad de la que le gusta hacer gala, Pekín despachó casi una veintena de aviones de combate para «protestar» contra el viaje del subsecretario de Estado Keith Krach, el responsable de la diplomacia estadounidense de más alto rango que recala en la isla en 41 años. El mes pasado fue el secretario de Salud, Alex Azar, el primero que abrió estas visitas oficiales que tanto enfurecen al régimen del Partido Comunista, que intenta «asfixiar» diplomáticamente a esta isla independiente «de facto». «Esta es una medida legítima y necesaria tomada en respuesta a la actual situación en el Estrecho de Taiwán y para salvaguardar la soberanía nacional y la integridad territorial», anunció ante la prensa el portavoz del Ministerio de Defensa, Ren Guoqiang, según informa el periódico «South China Morning Post». Aunque no dio detalles sobre las maniobras, el Gobierno taiwanés denunció que había detectado 18 aviones chinos en su territorio. «Dos bombarderos H-6, ocho cazas J-16, cuatro cazas J-10 y otros cuatro J-11 han cruzado la línea media del Estrecho de Taiwán y entrado en nuestra Zona de Identificación de Defensa Aérea», reveló en Twitter tras ordenar el despegue de sus propios aviones y desplegar sus sistemas de misiles para vigilar la incursión. La tensión vuelve a subir en la región con la llegada a Taipéi del subsecretario Krach, quien ayer se reunió con la presidenta Tsai Ing-wen. Como responsable de Crecimiento Económico, Energía y Medioambiente, Krach se entrevistó con funcionarios del Gobierno taiwanés y asiste hoy sábado al homenaje de despedida al expresidente Lee Teng-hui y «padre» de la democracia en la isla, fallecido el 30 de julio. Jugosas ventas de armas «Bienvenido a Taiwán. Apreciamos su llegada y la de su delegación para presentar sus respetos a nuestro querido presidente Lee. Valoramos nuestros fuertes lazos con EE.UU., igual que hizo el presidente Lee, y esperamos trabajar con ustedes para hacerlos todavía más sólidos», saludó la presidenta Tsai su visita en Twitter. Desafiando a Pekín, Trump ha reforzado las relaciones de EE.UU. con Taiwán firmando un acta para permitir estos viajes oficiales y fomentando su participación en organizaciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde China veta su entrada. Además, Washington ha firmado siete jugosas ventas de armas por valor de 13.300 millones de dólares (11.200 millones de euros). «Recientemente, EE.UU. y las autoridades del Partido Democrático Progresista (PDP) han intensificado sus relaciones y causado problemas con frecuencia. No importa si el objetivo es contrarrestar a China o elevar el estatus del PDP, pero esto es un pensamiento ingenuo que acabará en un callejón sin salida», criticó el Ministerio de Defensa. Para ello, advirtió de que el «Ejército Popular de Liberación tiene la firme voluntad, plena confianza y capacidad suficiente para impedir todas las injerencias extranjeras y actos separatistas por la independencia de Taiwán». Aunque Taiwán es un país independiente «de facto», solo lo reconocen 15 Estados del mundo y Washington cambió sus relaciones diplomáticas por China continental en 1979. Desde entonces, y debido a la «política de una sola China» que exige Pekín, ningún miembro del Gobierno estadounidense había viajado a Taiwán hasta el mes pasado, cuando su secretario de Salud, Alex Azar, abrió este tipo de visitas que ahora continúa Krach. Con el recrudecimiento de la «Nueva Guerra Fría» entre EE.UU. y China por el coronavirus, Trump ha abierto todos los frentes para recortar su desventaja ante el candidato demócrata, Joe Biden, en las elecciones de noviembre. A las disputas comerciales y tecnológicas, como el veto a Huawei y la prohibición de las populares aplicaciones TikTok y WeChat, se suma Taiwán, un escenario mucho más peligroso porque Pekín aspira a la reunificación, incluso por la fuerza si es necesario. Almuerzo en Nueva York Un almuerzo el miércoles en Nueva York ha desatado la cólera del régimen chino. El motivo es que los comensales fueron la embajadora de EE.UU. en la ONU, Kelly Craft, y el responsable de la Oficina Económica y Cultural de Taiwán en dicha ciudad, James Lee. Como Taiwán no forma parte de la ONU desde que China ocupó su asiento en 1971, Pekín veta su presencia en foros internacionales al considerar que la isla forma parte de su territorio. «Obviamente, estamos presionando para que vuelvan a la ONU o tengan un papel en la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS). «Si EE.UU. no hace frente a China, ¿quién va a hacerlo cuando se trate no solo de Taiwán, sino de Hong Kong y otros?», declaró Craft a la agencia AP. Pekín protestó contra este almuerzo por «atentar contra la política de una sola China».
19-09-2020 | Fuente: abc.es
Trump aviva la guerra tecnológica con China con el cierre de WeChat y TikTok
Desde la madrugada del lunes, TikTok y WeChat, la red social de moda en EE.UU. y el llamado «facebook chino», desaparecerán de las tiendas de aplicaciones ?las llamadas «app stores»? desde las que los usuarios estadounidenses las descargan en sus dispositivos. Es el último embate de la Administración Trump en la guerra tecnológica con China, tras una escalada de tensiones este verano entre las dos grandes potencias económicas, con sanciones a compañías y autoriades del gigante asiático y vetos a su presencia en EE.UU. Las dos grandes «app stores» las manejan Apple y Google. La decisión la anunció ayer el Departamento de Comercio, que explicó que TikTok y WeChat no podrán ser descargadas ni actualizadas a partir de este momento. La directiva es todavía más estricta con WeChat: EE.UU. prohibirá la provisión de servicios por parte de compañías locales que permiten a la red social las transferencias de dinero y los pagos móviles. También se vetará la provisión de cualquier servicio ?redes móviles, acceso a Internet? que permiten el funcionamiento de la aplicación en EE.UU. WeChat es la principal red social china, dentro y fuera del gigante asiático. Es una vertebradora de las comunidades chinas repartidas por el mundo y, también, un canal del Gobierno comunista para diseminar propaganda y controlar a disidentes. En EE.UU., millones de chinos y chino-americanos la utilizan para comunicarse con sus familiares en Asia o para mandar dinero. «A efectos prácticos, quedará cerrada en EE,UU., pero solo en EE.UU. y a partir de la madrugada del lunes», dijo sobre WeChat el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en una entrevista en Fox News. Lo mismo ocurrirá con TikTok, pero con un plazo más largo: el 12 de noviembre, pocos días después de las elecciones en las que Donald Trump se juega las llaves de la Casa Blanca. El plazo hasta el 12 de noviembre de TikTok tiene que ver con el proceso de venta en el que está inmerso la red social. Este año se ha convertido en la favorita de los adolescentes estadounidenses, donde comparten vídeos de baile, reflexiones existenciales, interpretaciones en «playback» de canciones de éxito o sus experimentos culinarios. Pero también se ha convertido en un arma política, una plataforma donde diseminar mensajes políticos o atacar a candidatos (un grupo de usuarios de TitTok alardearon de haber provocado el fiasco del mitin de Trump en Oklahoma en junio). Vender la compañía Trump firmó el mes pasado una orden ejecutiva con la que obligaba a TikTok a venderse a una compañía estadounidense o echar el cierre. Todo apuntaba a que la favorita era Microsoft, pero en los últimos días parecía que Oracle podría quedarse con la red social, que es propiedad de la compañía china ByteDance. Esa operación deberá cerrarse de forma satisfactoria para la Administración Trump en mes y medio, o TikTok correrá la misma suerte que WeChat. «El presidente ha dado hasta el 12 de noviembre para que se resuelvan los problemas de seguridad nacional que supone TikTok. Si lo hacen, estas prohibiciones podrían eliminarse», dijo Ross en un comunicado. TikTok y WeChat, como cualquier otra red social, almacenan datos de sus usuarios, lo que para el Gobierno de EE.UU. es una amenaza por estar bajo propiedad china. Según el Departamento de Comercio, están obligadas por ley a cooperar con los servicios de inteligencia chinos. TikTok ha insistido en que almacena los datos de usuarios estadounidenses en EE.UU. y que ni ha compartido ni compartirá esa información con el Gobierno de China. Algo que no convence a la Administración Trump. «Las acciones de hoy muestran que el presidente Trump hará todo lo que está en su poder para garantizar nuestra seguridad nacional y proteger a los estadounidenses de las amenazas del Partido Comunista chino», dijo Ross. «Hemos tomado una actuación significativa para combatir la recolección maliciosa de datos personales de estadounidenses, a la vez que promocionamos nuestros valores nacionales». El Departamento de Comercio explicó que el Gobierno de EE.UU. no tratará de impedir que los particulares utilicen las aplicaciones, pero la imposibilidad de descargarlas, actualizarlas o tener mantenimiento las acabará por hacer obsoletas. La prohibición de la Administración Trump también afecta a los códigos informáticos sobre los que están armadas estas redes sociales, para evitar que las compañías las pongan en macha con otro nombre. La decisión será combatida en tribunales por algunas organizaciones de derechos civiles, como la Unión por las Libertades Civiles Americanas (ACLU), que argumenta que el veto afecta a la libertad de expresión de los usuarios. En China, la prohibición y limitación de aplicaciones y redes sociales occidentales es rutinaria. Este mismo verano, obligó a Apple a eliminar de su «app store» una aplicación que permitía a los manifestantes de Hong Kong hacer seguimientos de los movimientos de la policía durante las protestas contras las nuevas leyes autoritarias impuestas por Pekín.
19-09-2020 | Fuente: elpais.com
Else Lasker-Schüler, del clamor al bisbiseo
La escritora, precursora de las vanguardias y figura central de la vida artística berlinesa, revive ahora con la traducción al castellano de su primer libro, publicado en 1901, que resucita su tierna y exuberante poesía