Infortelecom

Noticias de politica

12-11-2017 | Fuente: abc.es
Yon Goicoechea: «No soy un traidor, voy a las elecciones para denunciar el fraude del chavismo»
Apenas lleva una semana en libertad y ya está en campaña para las elecciones municipales del 10 de diciembre. El caraqueño Yon Goicoechea, abogado graduado en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas y de doble nacionalidad hispanovenezolana, es un joven político surgido del movimiento estudiantil de 2007. Milita en Voluntad Popular, partido fundado por Leopoldo López, pero es candidato a alcalde de El Hatillo por otro, Avanzada Progresista. Tras permanecer 14 meses en prisión, fue excarcelado por el régimen, aunque cada semana tiene que presentarse ante un juzgado y tiene prohibido salir del país. «Mi caso es tan absurdo que no hay acusación de delito ni pruebas», afirma. ¿Tuvo que negociar con el régimen su salida de prisión? Sí, todos los presos políticos tienen que negociar. ¿Y qué tuvo que dar a cambio? No es un asunto de dar algo a cambio, sino de la presión internacional y de los organismos internacionales de los derechos humanos que se debe ejercer para salir de la cárcel. ¿Lo torturaron durante el año y medio que estuvo en las celdas de la policía política del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional)? No me golpearon físicamente, pero me sometieron a castigos infrahumanos de encierros prolongados en celdas sin luz ni ventanas. ¿Qué le motivó para lanzarse como candidato a alcalde de El Hatillo? Desde hace 15 años estoy llamando a votar en elecciones. Nunca he llamado a la abstención. Pero el último mes en la cárcel me tuvieron en una celda sin ventanas, de 2 por 3 metros, en el Helicoide, y estuve castigado porque 18 presos políticos firmamos una carta para ir a votar en las regionales para gobernadores del 15 de octubre. En ese momento todos los partidos estaban participando. Entonces mal pudiera yo ahora dejar de participar. Tenía en mente estas municipales hace año y medio, cuando regresé al país tras mi postgrado en la Columbia University y lamentablemente me tomaron preso. ¿Quién le propuso ser candidato? Carlos Melo, quien cayó preso junto a mí hace año y medio. Me dijo que Avanzada Progresista, de Henri Falcón, buscaba candidatos. Me pareció interesante, porque la alcaldía estaba descabezada, ya que el régimen inhabilitó al alcalde titular, David Smolansky, quien se tuvo que asilar en EE.UU. «Todos los presos políticos tienen que negociar para salir. No es un asunto de dar algo a cambio, sino de presión internacional» ¿Qué compromisos asume con Avanzada, siendo usted de otro partido como Voluntad Popular? No formo parte de esa organización. Mi único compromiso es la cooperación, que comparto con todos los partidos de la unidad democrática. Tenemos el deber de cooperación, que es un deber de supervivencia. Si no cooperamos entre nosotros, vamos a morir, Maduro va a reelegirse y eternizarse en el poder. Es importante para recuperar la unidad de la oposición. Se le tacha, junto a otros, de vendido al régimen y traidor a la oposición.. No somos vendidos ni traidores. Tampoco creo que del lado contrario lo sean. Es una decisión que había que tomar, vista la polarización en la oposición. ¿Ha roto la línea de Voluntad Popular al participar con otro partido? Eso no es un tema de principios, sino de coherencia política. ¿De pragmatismo puro? Es una decisión política que tiene un componente para presionar y denunciar un sistema electoral que no sirve ni da garantías para ganar. Hay bastiones de la oposición en los que podemos ganar, porque somos mayoría pese al sistema fraudulento del chavismo. ¿Estaría dispuesto a juramentarse ante la asamblea constituyente de Maduro, que es ilegítima? Esa constituyente es ilegítima, porque fue electa con un procedimiento que no es constitucional. Lo que nos pasó en las regionales del 15 de octubre no fue juramentar o no, sino hacer las cosas cada gobernador por su cuenta, no una postura de bloque unitario. Pero, ¿cuál es su posición? Está basada en una estrategia política común. Lo importante no es tener la razón, sino llegar a una solución democrática y un sentido común. Si repetimos lo que pasó en las regionales e impulsamos la grave polarización, si vamos divididos, Maduro va a ganar. Si hoy decimos vamos a votar, todos iríamos y derrotaríamos al chavismo. ¿En qué falla la oposición? En la incoherencia política de sus estrategias. Hoy dice que no participará en las elecciones por ser fraudulentas, pero ayer sí participó en las de gobernaciones. Dice no a las municipales, pero sí a las presidenciales. Somos una mayoría y el país requiere de un rumbo fijo. ¿Cómo va a enfrentar el sistema electoral cuestionado? La próxima semana voy al Consejo Nacional Electoral a exigir condiciones más justas: eliminar la reubicación de centros electorales a última hora, la obligación de la tinta indeleble y la auditoría del electorado. Tenemos una larga lista. ¿Qué opina de la reanudación del diálogo que se preveía en la República Dominicana? Soy escéptico con la forma como se ha llevado el diálogo. Por principio, y por pragmatismo, soy partidario de que se llegue a una negociación para una salida democrática. La otra opción es la violenta y peligrosa que no la deseo para mi país. ¿Y qué balance hace de los intentos de diálogo? Que han sido mal llevados. La oposición ha sido engañada y el Gobierno ha logrado sus efectos dilatorios. Pero hay que seguir insistiendo en los caminos de la paz y no de la guerra.
12-11-2017 | Fuente: abc.es
Mohamed bin Salman: el «cachorro real» impulsivo y de puño de acero
El megayate de Mohamed bin Salman (MBS) se llama Serene, tiene siete cubiertas, un hangar y dos plataformas de aterrizaje de helicópteros que en total suman 4.500 metros cuadrados de cubierta, lo que le convierten en uno de los diez yates más grandes del mundo. No es extraño que un príncipe saudí tenga una embarcación de este tipo, pero la forma en la que la compró dice mucho de la personalidad de un heredero al trono que, a sus 32 años, es también el ministro de Defensa más joven del mundo y tiene a Oriente Próximo en vilo por su fuerte política intervencionista y su deseo de frenar a cualquier precio la expansión de su gran enemigo: Irán. Su ascenso meteórico ha llegado acompañado de la aparición en escena del presidente estadounidense, Donald Trump, que ha encontrado en este joven y en el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a sus grandes aliados contra la república islámica. MBS, tal y como le conocen, tiene una cara doméstica en la que se muestra como el regenerador que necesita la monarquía y el país, por lo que no le tembló la mano hace una semana a la hora de ordenar una purga masiva que ha terminado con 201 personas apresadas bajo la acusación de corrupción, entre ellas varios príncipes y ministros. Organizaciones como Human Right Watch (HRW), sin embargo, han interpretado este movimiento como «una lucha por el poder». Dentro del reino, también es el impulsor proyecto «Visión 2030», programa que pretende que Arabia saudí deje de depender del petróleo para ese año. Con el precio del crudo por los suelos, el joven príncipe promueve la austeridad, rebaja el sueldo de los funcionarios y predica la contención del gasto público, pero en el verano de 2015 no se pudo resistir a Serene. MBS paseaba por una localidad de la costa al sur de Francia cuando lo vio atracado y envió a uno de sus ayudantes a comprarlo. El barco pertenecía al magnate ruso del vodka, Yuri Shefler, y la operación se cerró en apenas unas horas de negociación por unos 500 millones de euros, según relató The New York Times. Shefler dejó el Serene esa misma tarde. Así de impulsivo es MBS en una vida privada de la que apenas aparece información en los medios. La opacidad de la casa real saudí hace complicado tener detalles de una persona que, a diferencia de todos sus hermanos, «se ha educado en una universidad nacional, luce sandalias en lugar de zapatos de Gucci y no habla un inglés fluido. Dicen que permite que se discutan sus puntos de vista, aunque no los cambia y su gran punto fuerte, o débil, es su crueldad», señala el analista del The Washington Institute, Simon Henderson, en su último artículo «El nuevo rey de Arabia Saudí». Casado con su prima Sara bint Mashur al Saud, con la que tiene tres hijos, es licenciado en Derecho por la universidad rey Saud y «habla el lenguaje de los jóvenes en un país que durante demasiados años ha mirado al mundo a través de las lentes de gobernantes mayores», según declaró a los medios tras su elección como heredero al trono Hoda al-Helaissi, miembro del Consejo de la Shura. Apenas trascienden detalles de su vida privada, y menos de caprichos como el Serene, pero las calles del país están llenas de fotografías de un MBS que quiere proyectar una imagen aperturista y moderna en una sociedad donde el sesenta por ciento de la población es menor de 30 años. Un verano después de comprar el Serene, cambió Francia por Estados Unidos y visitó Facebook, donde se fotografió junto a Mark Zuckerberg. Es una de las pocas imágenes sin el atuendo tradicional saudí que se pueden ver de un heredero a la corona que en las últimas semanas ha combatido las dudas que plantean la guerra que lanzó en Yemen hace dos años o el bloqueo impuesto a Qatar este verano con decisiones como el permiso para conducir a las mujeres saudíes o el final de la prohibición de su entrada en instalaciones deportivas. Durante unas horas el mundo habló de estas medidas, en lugar de sobre bloqueo humanitario a Yemen y los 10.000 muertos que deja esta campaña en la que no se ve una salida a medio plazo.
12-11-2017 | Fuente: abc.es
«Alemania y Francia trataron a los polacos como europeos de segunda y ahora nos llaman insolidarios»
«Europa necesita respirar con sus dos pulmones, el eslavo y el occidental», sostuvo Juan Pablo II desde el principio de su pontificado. Sentado en un despacho de la Embajada de Polonia en Madrid, el Viceministro de Exteriores Marek Magierowski (Bystrzyca K?odzka, 1971), en un impecable castellano, cita al Papa polaco y héroe nacional para destacar a su país como puente para la crisis que dice vivir Europa. «Nos preocupa lo de la Europa a varias velocidades. En general, tanto el Gobierno polaco como los otros países del Visegrado se oponen a este concepto porque podría significar el principio del fin de la Unión Europea. Queremos reformarla desde dentro, no queremos ser observadores», asegura en la entrevista con ABC. Si Francia simboliza la lucha obstinada por preservar la laicidad de la República, Polonia en cambio se erige como guardiana de los valores cristianos que construyeron las fuentes morales de Europa. Desde las capas más conservadoras se insiste en que «la Iglesia y su lucha ha sido durante siglos la piedra angular y el fundamento de Europa» para alertar de una excesiva secularización que -sostienen- está abriendo la puerta a una progresiva islamización del continente. En 2004, el gigante del Este, con 38 millones de habitantes, entró en la UE y pasó a ser el principal receptor neto de ayudas, que equivalen al 2,7% del PIB anual polaco y suponen el 54% de la inversión pública, según un reciente informe de la Comisión Europea (CE). Polonia, que en 13 años ha doblado su Producto Interior Bruto gracias a estos fondos, se enfrenta ahora a posibles sanciones de Bruselas por su negativa a aceptar refugiados del programa de cuotas. «Acogerlos sería peor que sufrir sanciones», dijo en mayo el ministro polaco de Interior Mariusz Blaszczak. La Comisión Europea abrió expediente a Polonia el pasado junio por no participar en el reparto, y ha iniciado un procedimiento de infracción que podría suponer la imposición de sanciones por violar los principios legales de la UE según el Artículo 7 del Tratado de Lisboa. Varsovia se arriesga a perder su derechos a voto. «Nos tachan de euroescépticos e incluso de eurófobos, pero luego estamos entre los cinco países con mayor eurofilia según las encuestas. Si no seguimos los pasos de la Comisión ni las palabras de los países más influyentes, no quiere decir que seamos euroescépticos. Sería un suicidio político abogar por un Polexit». Nacionalistas polacos participan en la Marcha de la Independencia 2017 bajo el lema 'Queremos a Dios' como parte de las celebraciones del Día de la Independencia de Polonia en Varsovia - EFE Con el lema «Queremos a Dios», más de 100.000 nacionalistas polacos recorrieron este sábado Varsovia para celebrar el Día de la Independencia con fuertes críticas a la Unión Europea. Desde el Gobierno insisten en que Polonia debe ser el garante europeo de la cristiandad al tiempo que prosiguen las discrepancias con Bruselas. ¿Se puede ser europeísta rechazando los mandatos de la UE? Somos un país católico: el 95% de nuestros ciudadanos se reconoce así. Somos un país muy homogéneo, no porque hubiésemos querido ser homogéneos en el pasado, sino que es a causa de varias guerras y de movimientos de fronteras. Después de la II Guerra Mundial perdimos una tercera parte de nuestro territorio. En esa Polonia oriental vivían los bielorrusos, ucranianos y los judíos, que perdieron la vida en su mayoría en el Holocausto. Polonia se convirtió en un país homogéneo tanto religiosa como culturalmente. También a nivel lingüístico. En España hay varios acentos. En Polonia no, todos tenemos el mismo. La UE tiene que controlar los flujos y las fronteras. Ahora todos hacen lo que Hungría y ya no reciben con los brazos abiertos a los refugiados como decía la canciller alemana Tiene que darse cuenta de que no tenemos ninguna experiencia con la inmigración de países de otro círculo cultural. Nos duele cuando nos tachan de anti inmigrantes. No somos un país que rechace a los inmigrantes. Hace años admitimos a miles de chechenos y eran musulmanes. Ahora viven en Polonia un millón de ucranianos, que no son refugiados, son inmigrantes económicos, y se han integrado impecablemente en la sociedad polaca. Muchos de ellos aprenden el idioma en tres meses. Son cristianos, se sienten bien y nosotros también nos sentimos a gusto con ellos. Tienen empleo, se traen sus familiares. Esto podría ser un ejemplo a seguir de integración. Muchos periodistas y políticos europeos se olvidan de eso. Somos un país que admite a inmigrantes. Hay más de un millón de inmigrantes. Otorgamos asilo de acuerdo a nuestras leyes. Nos oponemos al sistema de cupos que han tratado de imponernos. Esa opción no ha sido la panacea. Los húngaros, que han sido también objeto de rotundas críticas por parte de Alemania, han terminado teniendo la razón sobre que la tarea principal de la UE está en controlar los flujos migratorios y controlar las fronteras. Ahora todos hacen lo que hacían en Hungría y no reciben a los inmigrantes con los brazos abiertos como propuso la canciller. Desde Bruselas y Berlín se les acusa de insolidarios con el proyecto comunitario. Antes de tratar este tema me gustaría contarle una anécdota un poco triste. Hay una fundación privada en Polonia que quería ayudar a los refugiados de Siria; a unas 50 familias cristianas. Gastó no sé cuánto dinero para traerlos a Polonia y que tuvieran empleo, plaza en los colegios o subsidios. Al cabo de unas semanas, estas familias desaparecieron misteriosamente. Probablemente se marcharon a Alemania, a Dinamarca o Suecia. No querían quedarse ni vivir en Polonia. Antes, yo era portavoz del presidente y le acompañaba en sus viajes al extranjero. Él decía ante sus homólogos: «¿Qué vamos a hacer con estos 7.000 refugiados que deberíamos haber admitido conforme a ese reglamento de la UE si se hubieran ido a Alemania o Suecia?, ¿tenemos que encerrarlos en campos de detención al no tener una frontera?» Alemania tampoco ha sido solidaria con nosotros en seguridad energética Polonia no es un país atractivo para los inmigrantes, en Alemania y en otros países tienen ya familiares. Desde nuestra óptica, este concepto de reubicación de refugiados no tiene ningún sentido. Nos hemos beneficiado masivamente de los fondos europeos de cohesión con los que hemos construido carreteras, fábricas.. En Polonia hay también muchas empresas francesas, alemanas? de cada euro invertido en Polonia de la UE, 50 céntimos han vuelto a Alemania, Francia, Italia o España. Cuando entramos en la UE, éramos países en vías de desarrollo y necesitábamos capital y nuevas tecnologías. Los occidentales también se han beneficiado. Han sido solidarios con nosotros invirtiendo en Polonia a través de los fondos europeos. Pero, por favor, Polonia es un mercado de consumidores con 38 millones y entre todos los que hacemos el Visegrado sumamos 100 millones. Usted habrá oído hablar del gasoducto que va de Rusia a Alemania. Ese proyecto va en contra de todas las leyes europeas en seguridad energética? Para nosotros es un problema de carácter estratégico. Es una cuestión de vida o muerte. Son precisamente los alemanes, franceses y holandeses los socios de este proyecto. Cuando usted me dice que Polonia no ha sido solidaria en la crisis migratoria, yo le digo Alemania tampoco ha sido solidaria con nosotros en la seguridad energética. Pero entonces está reconociendo que no han sido solidarios.. Yo le puedo dar miles de ejemplos más de faltas de solidaridad. Tuve un debate muy interesante sobre el desplazamiento de los trabajadores con uno de los directores del Ministerio de Exteriores español. Me resultaba muy difícil de convencerle de que esto que propone el presidente francés va muy en contra de las Cuatro Libertades (Libre circulación de mercancías, de trabajadores, de servicios y de capitales) y la idea de la Unión Europea. «Ya no hay refugiados» ¿Entonces Polonia prefiere las sanciones económicas a aceptar las cuotas? Lo curioso es que ya no hay refugiados. Los griegos ya no tienen más refugiados que cumplan con todos los requisitos. Ese sistema de cuotas está muerto ya. No admitiremos a los refugiados, no solo porque no queremos, sino porque no los hay. Tenemos que darnos cuenta que hay que poner fin a la guerra civil en Siria, es el origen del problema. Es cuestión de enfocarse en las prioridades. Y la prioridad no debería estar en acogerles? ¿Cuál es el sueño de cada refugiado verdadero? Volver a su casa. Los polacos que tuvieron que huir de Polonia durante la guerra llegaron a refugiarse en Irán atravesando la URSS. Todos soñaban con volver a su casa algún día. Lo más cristiano y europeo sería ayudarles a regresar a sus casas. Si tomamos esta prioridad. Faltan muchos años para conseguir la estabilidad en Siria, ¿no debería ser prioritario ayudar a los que buscan refugio y se encuentran en los países del sur de Europa? ¡Hombre! ¿Y cuántos años faltan para acabar la crisis migratoria? Y si acogemos a esos 7.000 refugiados y desaparecen de Polonia como esas familias, ¿qué pasa? ¿Nos lavamos las manos? Yo personalmente no me sentiría a gusto si eso sucediera en Polonia. ¿Acogemos a los refugiados y luego dejamos que se marchen? La campaña del Brexit utilizó la figura del «fontanero polaco» para llamar al voto en favor de la salida de la UE. Desde su Gobierno, ¿cómo se valora el Brexit y que se utilizara de esta forma a los inmigrantes polacos? ¿Entiende a los que comparan el trato que recibieron ustedes con el actual rechazo a recibir a refugiados sirios? Son dos temas que no deberíamos mezclar. Lo del «fontanero polaco» empezó en Francia. Todos somos miembros de la UE y nos guiamos por unos principios que han existido desde hace años. Gran Bretaña fue uno de los tres países de la UE que liberalizaron sus mercados laborales desde la entrada de Polonia en la UE. No podíamos trabajar sin permiso en Alemania ni en Austria durante siete años a partir de la entrada en la UE, en Gran Bretaña sí. En junio de 2004 podías ir a Londres y trabajar inmediatamente, en Alemania no. ¿Esto era solidario? No. Éramos ciudadanos de segunda clase. El Brexit fue muy triste para nosotros al utilizar esa imagen y de los inmigrantes de Rumanía. Hay una gran diferencia entre los inmigrantes económicos y los refugiados, además somos ciudadanos de la UE. La estatua de Juan Pablo II en la localidad de Ploermel - ABC Polonia se ha prestado a salvar una estatua de Juan Pablo II que Francia quiere derribar. Ustedes consideran que la política francesa es excesivamente laicista y que homologa la cruz a la media luna musulmana teniendo en cuenta la tradición europea. Cuando le dicen a un polaco que la cruz es ilegal, ¿qué tiene que ver esto con la libertad de expresión? La laicización de Francia lleva varios años produciéndose. Si en una de las calles céntricas de Madrid aparece una estatua con una emblema del islam, ¿crees que vuestra alcaldesa se atrevería a dar la orden de quitarla? No lo creo. Esto provocaría un escándalo. Llevaría a la quema del ayuntamiento. Un lío terrible. ¿Y la cruz en Francia? Ilegal. La quitamos porque es ilegal. Cuando le dicen a un polaco que la cruz es ilegal, ¿qué tiene que ver esto con la libertad de expresión? Si hablamos de los valores europeos? ¿y quitar la cruz es europeo? Los dos elementos arquitectónicos que se pueden encontrar en todos los países de la UE son los estadios de fútbol y las catedrales. Soy capaz de reconocer lo que aportó el islam a la cultura europea. Estuve en Granada hace un par de años. Los musulmanes nos invadieron hace mil años. Sí que han aportado algo los árabes, los musulmanes, como los judíos o los griegos. ¿Y los cristianos no? Eso nos duele. Le digo sinceramente que eso nos va a doler. No se puede hablar de un conflicto diplomático porque es trivial y gira en torno a una cruz. Pero si el presidente francés nos critica y dice que no respetamos los valores europeos, le podemos preguntar, ¿cuáles son? ¿Están seguros de que respetan los valores europeos? No estamos tan de acuerdo. Nosotros no somos los malos en este cuento. Usted, que fue periodista, ¿cómo encaja las críticas que recibe su Gobierno por la supuesta crisis de la libertad de prensa en Polonia? El anterior Gobierno también me despidió a mí por razones políticas. La revista para la que trabajaba fue vendida a un propietario que era muy cercano al Gobierno de Plataforma Cívica. Hace unos días un hombre se inmoló en Polonia como protesta contra las políticas de su Gobierno. Esta es una tragedia y punto. Lamentablemente la oposición trata de politizar esa tragedia. No quiero hablar de eso. Cada uno tiene sus opiniones y puede declararse a favor o en contra del Gobierno. ¿Qué responde a la oposición cuando les acusan de utilizar la religión como cortina de humo para desviar la atención de la población acerca de su agenda de políticas regresivas? ¿A qué políticas de regresión se refiere? El Gobierno polaco aprobó una ley en verano que le permitía designar y destituir a los presidentes del Tribunal Supremo sin alegar motivos. Acto seguido, el presidente Andrzej Duda vetó la reforma. Este es un Gobierno conservador. Si usted mira a Gran Bretaña, la Reina es también la cabeza de la Iglesia Anglicana y participa en todas las ceremonias religiosas. Francia es un país laico. Por cierto, el hijo de la primera ministra polaca es cura, fue ordenado hace pocos meses en una ceremonia muy bonita. Usted ha mencionado esas diferencias de opinión entre el Gobierno y el presidente. Esto es democracia. Si alguien nos dice que somos una democracia iliberal, digo que tenemos un debate normal. La oposición utiliza ese argumento de que el Gobierno quiere emplear leyes mordaza. Y no. Esto es absolutamente normal. El presidente vetó dos leyes. Hay un debate entre el líder de la mayoría parlamentaria y el presidente sobre cómo reeditar las leyes. Es un proceso parlamentario. La amenaza rusa La prensa europea ha publicado reportajes sobre la creación de «milicias armadas» ante la amenaza rusa. No, no son milicias armadas. Es lo que en polaco llamamos defensa territorial, un concepto basado en la Guardia Nacional americana. Tenemos un ejército de 80.000 soldados. Solo queremos ampliar nuestras capacidades militares con la amenaza rusa y lo que está ocurriendo en el este de Ucrania. Se ha hablado de que aspirban a llegar a las 30.000 unidades en unos años. Si España fuera vecino de Rusia, no le sorprendería los números. ¿Qué espera de la OTAN? Seguimos queriendo reforzar el flanco oriental de la OTAN. Hasta 2015 también éramos ciudadanos de segunda clase en la OTAN. Tras la anexión a Rusia de Crimea, los países de la OTAN se dieron cuenta de que era una amenaza seria. Para los polacos no es una broma, tenemos una guerra regular a unos 800 kilómetros de nuestra frontera oriental. Hay rotaciones de tropas americanas en Polonia y, ahora, tratamos de convencer a nuestros aliados de que este refuerzo debe ser permanente. Polonia exige una reparación de guerra a Alemania por «una cuestión de honor» Reuters/EP El líder del gobernante Partido Ley y Justicia (PiS), Jaroslaw Kaczynski, ha defendido este sábado la necesidad de que Alemania pague reparaciones a Polonia por la Segunda Guerra Mundial por «una cuestión de honor». «Los franceses cobraron. Los judíos cobraron. Muchos otros países cobraron por las pérdidas que sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial. Los polacos, no», ha afirmado Kaczynski. «No se trata solo de fondos materiales. Se trata de nuestra situación, nuestro honor (..) y esto no es un teatro. Esta es nuestra demanda. Una demanda absolutamente seria», ha añadido. Las demandas de reparaciones por las víctimas de la ocupación nazi de Polonia se han incrementado en los últimos meses tras la llegada al poder en Varsovia del partido nacionalista-conservador PiS. Alemania, por su parte, se remite a la declaración de 1953.
12-11-2017 | Fuente: elpais.com
Alianza energética UE-California contra Trump
La Unión Europea junta esfuerzos y desvelos con el estado norteamericano para luchar contra el cambio climático y las políticas negacionistas
12-11-2017 | Fuente: elpais.com
¿Ha sometido Trump a la Fed?
El presidente ha roto una larga tradición de mantener al frente de la política monetaria a quien ha hecho un buen trabajo
11-11-2017 | Fuente: abc.es
Suspendido el diálogo entre Maduro y la oposición de Venezuela en la República Dominicana
La tercera ronda de conversaciones entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana prevista para el 15 de noviembre en República Dominicana ha quedado por ahora suspendida, porque Caracas no ha dado el visto bueno para la participación de las cancillerías latinoamericanas en la reunión. La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) emitió este sábado un comunicado en el que informa que «está en suspenso la reunión prevista para este miércoles 15 en República Dominicana, debido a que el Gobierno no ha dado el visto bueno a la presencia en la misma de los cancilleres de los países latinoamericanos, que acompañarán el proceso de negociación para la salida de la crisis política, económica e institucional que padece Venezuela». La coalición opositora aclaró que en esta nueva ronda de negociaciones con el régimen de Maduro tiene como «meta lograr unas condiciones electorales justas para la elección presidencial de 2018 y materializar la urgente apertura de un canal humanitario de alimentos y medicinas para el país». También precisó que los cancilleres de México, Chile, Paraguay, Bolivia y Nicaragua serán garantes del cumplimiento de los acuerdos que realicen, razón por la cual no deben ser vistos con incomodidad por parte de ninguna de las delegaciones. El comunicado de la oposición expresa su preocupación ante el hecho de que los representantes del Gobierno, hasta el momento, no hayan confirmado su presencia en la reunión por el acompañamiento de los cancilleres. Una «solución a la crisis generalizada» «El país clama por una solución a la crisis generalizada que existe en este momento y el compromiso con Venezuela debe ser de todos los factores. Exigimos seriedad y cumplimiento en estos difíciles momentos para el país», subraya el comunicado. La Mesa de la Unidad deja constancia de que «está preparada para un proceso serio con la participación de los países amigos de Venezuela, y es el Gobierno quien debe seguir adelante para cumplir con los compromisos adquiridos en este sentido». También reiteran al mundo que una «mediación internacional es el camino más seguro para lograr condiciones electorales para las presidenciales de 2018 y un canal humanitario lo antes posible; e insistimos en solicitarles su apoyo en esta lucha diaria que seguiremos dando por lograr unas elecciones limpias, que se traduzcan en un cambio político democrático que signifique el retorno de Venezuela al camino del progreso y el futuro».
11-11-2017 | Fuente: elpais.com
Concha Ruiz, una mujer buena en la cárcel franquista
Muere en Málaga a los 97 años una comunista que fue presa política y cuya vida es exponente del tránsito de España desde la dictadura a la democracia y la modernidad
11-11-2017 | Fuente: abc.es
Reino Unido cree que la Unión quiere separarla del Ulster
La televisión pública irlandesa ha difundido uno de los documentos de trabajo del equipo negociador europeo en el que se afirma que las únicas posibilidades de que no vuelva a haber una frontera física entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte una vez que el Reino Unido haya salido de la Unión Europea, son que, o bien Gran Bretaña permanezca en el Mercado Único, o que se mantenga solo Irlanda del Norte, lo que supondría instaurar aduanas entre la provincia del Ulster y el resto del Reino Unido. El negociador británico, David Davis, contestó implícitamente a este documento diciendo que su Gobierno «no entiende la preocupación europea por preservar la integridad del Mercado Único, pero eso no se puede hacer a costa de dañar el orden constitucional y la unidad del Reino Unido». Gran Bretaña y la República de Irlanda están vinculadas por el Acuerdo de Viernes Santo que forma parte del proceso de paz en el Ulster bajo el patrocinio de la Unión Europea y que prevé que no habrá fronteras entre las dos partes de la isla. Sin embargo, con la salida del Reino Unido de la UE y su voluntad de abandonar también el Mercado Único, para no tener que aceptar la libre circulación de personas, esa situación se vuelve imposible. La inmensa mayoría de los norirlandeses votaron a favor de seguir en la Unión Europea y contra el Brexit, pero el Gobierno británico depende ahora de los escaños de un pequeño partido unionista del Ulster que complican mucho la situación. David Davis dijo que cree que en este caso se necesita «pragmatismo, creatividad y un alto nivel de sensibilidad política».
11-11-2017 | Fuente: abc.es
Arabia Saudí abre el frente libanés en su lucha contra Irán
Líbano vive momentos de confusión tras la petición de Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes y Bahrein a sus ciudadanos de que abandonen el país, una medida que apuntaría al propósito de Arabia Saudí de abrir un nuevo frente en la región, el libanés, con el fin de recuperar influencia frente a Irán. La pugna entre las dos potencias escenificaba su penúltima representación el pasado sábado con el inesperado anuncio de dimisión del primer ministro libanés, Saad Hariri, como jefe del Ejecutivo. Desde Riad, Hariri justificaba su decisión por el clima de violencia política que reina en su país -una situación que le hacía temer por su vida- y acusaba a Irán y a la organización chií Hezbolá de tener el control del Líbano. La renuncia por sorpresa del político libanés, y que coincide con la purga anticorrupción lanzada por el príncipe heredero saudí, Mohammad Bin Salman, ha disparado los rumores de que el mandatario podría estar incluso sometido a arresto domiciliario. Los miembros de su partido político, el Movimiento Futuro, siguen considerándolo por el momento como «su líder nacional», mientras que el presidente del Líbano, Michel Aoun, tampoco acepta el abandono del cargo hasta que Hariri no presente su dimisión formal ante el Parlamento. La tensión no ha hecho más que incrementarse tras las declaraciones del líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, pidiendo a los saudíes que se mantengan al margen de los asuntos libaneses. Con su abandono, Hariri ha recordado a sus compatriotas el enorme peso de unas injerencias externas que lastran la realidad del Líbano desde hace décadas. Una realidad en la que coexisten por un lado el bloque encabezado por Hariri, un político suní apoyado por Arabia Saudí, y por el otro, el grupo de los chiíes de Hizbolá, siempre respaldados por Irán. En el medio aún queda espacio para cristianos y drusos y un sistema de alianzas imprevisible y cambiantes que hace caer gobiernos al tiempo que dificulta la formación de los mismos. Resulta difícil contemplar la dimisión de Hariri como resultado de las propias dinámicas internas de un país acostumbrado a vivir en la cuerda floja, y sí más como un primer paso de Arabia Saudí para forzar al gobierno libanés a distanciarse de un Irán cada vez más fortalecido en la región tras sus éxitos en Siria e Irak. «Parece que los saudíes han decidido que la mejor forma de enfrentarse a Irán es empezar en Líbano», manifestaba un anónimo diplomático europeo a Reuters esta semana. Líbano, por su parte, se muestra de acuerdo en que no debería producirse una escalada de la tensión después de que durante los últimos años tanto Hezbolá como el partido de Hariri hayan trabajado con grandes dificultades para no llevar el conflicto sirio a territorio libanés. A pesar de ello, el destino político del país ha estado fatalmente ligado desde el final de la guerra civil sobre todo a los saudíes, como patrocinadores financieros de la causa suní, y a Irán, sacando músculo de la mano de Hezbolá. Rivalidad entre Riad y Teherán En esa guerra fría entre Irán y Arabia Saudí, Hezbolá, miembro de la coalición política que gobierna el Líbano, se ha revelado estos años como aliado decisivo y vital para mantener al presidente sirio Bashar al Assad en el poder y alejar a Daesh de la frontera libanesa. Su participación en el conflicto ha permitido además a la organización incrementar su arsenal hasta convertirse a día de hoy en una fuerza militar que supera al propio ejército libanés. Hizbolá es asímismo la misma agrupación acusada de estar detrás del asesinato de Rafik Hariri, padre del recién dimitido Saad, con un coche bomba en Beirut en 2005. «Hezbolá es Irán», en palabras del propio Hariri, y frente a ella se levanta como rival una Arabia Saudí que, a sus hostilidades con Qatar y Yemen, parece querer sumar ahora un nuevo frente en el Líbano. La beligerante oleada de arrestos impulsada por el príncipe heredero Bin Salman contra numerosos cargos políticos y de la monarquía ha hecho especular a muchos analistas con la posibilidad de que el príncipe esté tratando de consolidar su poder sirviéndose de acusaciones de corrupción para despejar el territorio de competidores. El mismo Salman se ha lanzando a responsabilizar también al régimen iraní de suministrar los misiles con los que los rebeldes chiíes hutíes de Yemen intentaron el sábado pasado alcanzar el aeropuerto de Riad. Las autoridades saudíes calificaron el ataque como «acto de guerra» de Irán. De acuerdo con fuentes militares consultadas por este periódico, la acumulación de crisis exteriores en el reino saudí y la inestabilidad interna que reflejan las últimas detenciones propiciadas por el futuro rey requieren de un líder con un perfil «menos incendiario e impaciente» para manejar la situación y «embarcarse en el gran juego contra Irán». Las perspectivas para el futuro próximo se antojan sombrías, teniendo en cuenta que tanto Estados Unidos como Israel han recrudecido igualmente, y no por casualidad, su discurso contra Irán y Hezbolá.