Infortelecom

Noticias de politica

19-06-2018 | Fuente: elpais.com
Todas las exprimeras damas de EE UU rechazan la separación de las familias migrantes en la frontera
Rosalynn Carter fue la última esposa de un expresidente en criticar la política de 'tolerancia cero': ?Es una vergüenza para nuestro país?
19-06-2018 | Fuente: abc.es
Así gritan los niños al ser separados de sus padres en la frontera de EE.UU.
«Papá», «mami» es lo que algunos niños han podido decir entre lloros, cuando en la frontera eran separados de sus padres. «No quiero que me separen de mi papá, no quieri que lo deporten». La ONG «ProPública» ha distribuido un audio en el que se pueden escuchar los gemidos y los llantos de los pequeños que se encuentran en un centro de internamiento de menores puesto en marcha por la Administración Trump, de casi ocho minutos de duración. La voz de barítono de un agente de la Patrulla Fronteriza retumba por encima del llanto. «Bueno, aquí tenemos una orquesta,» bromea. «Faltaba el director». Entonces, una angustiada niña salvadoreña de seis años suplica repetidamente que alguien llame a su tía. Solo una llamada, ruega a cualquiera que la escuche. Dice que ha memorizado el número de teléfono y, en un momento dado, se lo recita de un tirón a un representante consular. «Y mi mami después que me venga a traer mi tía va a venir lo más pronto posible para irme con ella», gimotea. Estas son las primeras consecuencias de la politica migratoria que ha puesto en marcha el gobierno de Trump, que perseguirá penalmente a todos los adultos que intenten cruzar ilegalmente la frontera sur de Estados Unidos. Como resultado, cientos de niños y bebés están siendo alojados en centros de detención, incluidos almacenes y supermercados reconvertidos, y se mantienen alejados de sus padres. Incluso la primera dama, Melania Trump, ha criticado esta política migratoria, afirmando que «odia ver a los hijos separados de sus familias y espera que ambas partes puedan unirse». Una de las críticas más duras fue la de la ex primera dama, Laura Bush, que escribió en el «Washington Post» que «esta política de tolerancia cero es cruel. Es inmoral. Y me rompe el corazón». El Gobierno anunció que no pedirá disculpas por la separación de los niños de sus familias en la frontera con México, ya que «las acciones ilegales tienen consecuencias»
19-06-2018 | Fuente: abc.es
Macron llega a Berlín para salvar a Merkel
El gobierno de Merkel pende de un hilo, el hilo de la inmigración. Pero justo a tiempo, a solo diez días de la cumbre europea de finales de junio de la que la canciller alemana espera volver con un acuerdo migratorio en el bolsillo, llega a Berlin Emmanuel Macron para organizar la operación salvamento. Llega con varios de sus ministros y la reunión será, de hecho, el primer gabinete conjunto, de los dos que suelen celebrar los gobiernos francés y alemán cada año, desde que Merkel lograse echar a andar con su nueva gran coalición. Para la ocasión ha sido abierta la casa de invitados del gobierno alemán, el palacio de Meseberg, a media hora de Berlín y retirado de las tensiones de la Cancillería, con menos periodistas alrededor y con la presencia solamente de los equipos designados, los más estrechos colaboradores de los jefes de gobierno, para que la misión de rescate encuentre a su paso las menos dificultades posibles. Si el gobierno de Merkel pende de un hilo, la Europa que conocemos pende de este otro, que Macron salga exitoso de esta «Misión imposible», de este «Salvar al soldado Merkel». La negativa de Italia a abrir sus puertos a los migrantes del Aquarius ha desatado una crisis en la Unión Europea de efectos impredecible y, sobre todo, puesto de relieve la profunda fractura interna. Macron y Merkel necesitan demostrar que el eje franco-alemán sigue funcionando y dar con la clave de una gestión europea eficiente del problema y un proyecto que logre implicar a otros países, como Polonia o Hungría, rechazan abrir sus fronteras. Pero por primera vez en muchos años Merkel no es el polo fuerte en esta bilateral. La inmigración se ha convertido para la canciller alemana en una cuestión de supervivencia política, y Macron podrá cobrarse el inestimable apoyo para sostenerla. Aprovechará sin duda la ocasión para relanzar su proyecto de «refundación de Europa», que Merkel ha ido retrasando hasta la amenaza de extinción. Un presupuesto propio Horas antes del viaje a Berlín, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, ha insistido en la necesidad de un presupuesto propio para la eurozon a que permita asistir mejor a los países en dificultades y ha calificado de insuficiente la opción de recurrir únicamente al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que es la propuesta de Merkel. Le Maire ha calificado de «idea interesante» que puede servir de base el planteamiento de la canciller alemana de prestar apoyo a corto plazo a través del MEDE a los países que involuntariamente se ven sumidos en una crisis, «pero para decirlo con claridad: esto únicamente no es suficiente. Esta propuesta no convierte en prescindible un presupuesto propio para la eurozona», añadía. En el marco de la unión monetaria, los países del euro renunciaron a una parte de sus competencias en materia de política monetaria, ha recordado el ministro francés, «por eso necesitamos un instrumento para cubrir la falta de opciones de reaccionar a una crisis, lo que supone también llevar la solidaridad a la práctica». El equipo de Macron subraya un punto especialmente importante en el contexto alemán: no se trata de una unión de transferencias. «De lo que se trata ahora es de unir en un conjunto de disposiciones coherente y razonable que logre ambas cosas, el crecimiento y la estabilidad de la eurozona», añadía Le Maire, «nos encontramos en una encrucijada: o nos diluimos en una obra inacabada y defraudamos a los Estados miembros de la unión monetaria y al resto del mundo, que confía en una eurozona fuerte y en un pronto acuerdo, o nos enfrentamos a los desafíos y hacemos historia». Merkel se encuentra, por tanto entre la espada de los conservadores bávaros y la pared de Macron. Y optará seguramente por apoyar el proyecto del francés y seguir avanzando hacia una unión económica y monetaria quizá con algo más de entusiasmo que el que desearía personalmente. En su habitual videomensaje de los sábados, la canciller aludió el pasado fin de semana al Consejo de Ministros franco-alemán de Meseberg y subrayó su voluntad de seguir «desarrollando el MEDE como símbolo de solidaridad intergubernamental». «Creo que la inmigración es un elemento decisivo para la cohesión europea», ha relacionado Merkel directamente los dos planos de negociación. «Ciertamente, Macron esun golpe de suerte para Alemania», reconoce Andreas Jung, de la CDU, apuntando que el francés es consciente de que Alemania y Francia deben apoyarse mutuamente por la estabilidad de Europa, independientemente del tema del que se esté tratando. Merkel quiere un sistema de asilo europeo más uniforme, con las mismas reglas y criterios de admisión, protección y deportación, sin importar donde hayan solicitado asilo los recién llegados. Y cuentan con que Macron estará de acuerdo. A cambio ofrecerá un generoso presupuesto europeo de inversión, una Unión Económica y Monetaria fortalecida y un aumento en cooperación en materia de política exterior y defensa. Llevará a Meseberg capacidad de compromiso y alguna carta adicional en la manga, como suele hacer en las negociaciones. Y contando con la conciencia europea de Macron, es posible que termine bien la película europea, al menos por ahora.
19-06-2018 | Fuente: elpais.com
Los Max reclaman una política cultural de Estado
'La desnudez' logra tres galardones en unos premios escénicos muy repartidos
19-06-2018 | Fuente: abc.es
El «sonoro fracaso» de la UE en la reubicación de refugiados
Europa vuelve a vivir uno de sus momentos más tensos debido a la llegada de inmigrantes y refugiados a sus costas. Si en septiembre de 2015 el detonante fue la foto de Aylan, un niño de tres años, en una playa turca de Bodrum; ahora ha sido la decisión del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, de rechazar un barco con 629 refugiados la que ha reavivado un problema que ha puesto en jaque las políticas comunitarias y nacionales europeas en los últimos dos años. A pesar de los esfuerzos de Bruselas, plasmados en varios acuerdos, tanto en el seno de la UE como bilaterales -Turquía, Afganistán-, el problemas lejos de resolverse se ha enquistado. Su falta de operatividad se ha traducido en el incumplimiento del acuerdo de cuotas de reubicación de refugiados firmado en septiembre de 2015 por la UE. Ninguno de sus socios ha cubierto los objetivos, y algunos de ellos incluso se han negado a aceptar refugiados -el grupo de Visegrado-. El plazo para llevar este acuerdo, dos años, se cumplió hace casi nueve meses «con un sonoro fracaso». De los 160.000 refugiados prometidos, solo han sido reubicados algo más de 30.000, según denuncia la Comisión España de Ayuda al Refugiado (CEAR) en su informe anual, presentado ayer. El texto hace un repaso por la evolución de la crisis migratoria. Si bien es cierto que ha disminuido de manera importante la llegada de inmigrantes y refugiados a Europa, que ha pasado de recibir más de un millón en 2015 a 171.635 en 2017 -algo que estaría directamente vinculado con el acuerdo bilateral con Turquía-, la urgencia por acoger a miles de personas que huyen de la violencia de sus países persiste. Es un hecho, además, que el acuerdo con Ankara obligó a los refugiados a cambiar de ruta, adentrándose en territorios dominados por las mafias. Así, en 2017 «miles de personas quedaron atrapadas en países de tránsito donde no se respetan sus derechos humanos», apunta el informe; «otros miles fallecieron en el Mediterráneo, que sigue siendo la ruta migratoria más mortal del mundo». En total, 3.139 personas perecieron haciendo esta ruta. La ruta de los Balcanes Respecto a otras rutas, mientras CEAR subraya el «retroceso» de los países de Europa del Este en política migratoria y de asilo, cada vez más restrictiva, Cruz Roja alertaba ayer lunes del incremento del número inmigrantes que intentan pasar por los Balcanes. Así, en 2018 habrían llegado a Bosnia-Herzegovina, el país más contaminado de minas de Europa, y Croacia unos 5.600 inmigrantes, frente a los 754 que recibieron a lo largo de todo el año 2017. Si bien el informe hace referencia a la disminución de personas que solicitaron protección internacional en algún país de la UE el año pasado -704.625, frente a 1.259.2645, en 2016- también hace hincapié en el imparable incremento del número de desplazados forzosos en el mundo, que supera ya los 70 millones de personas. El país con más desplazados sigue siendo Siria, con más de doce millones de personas, la mitad de ellas fuera de su país. Salvini promete un censo de gitanos El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, anunció ayer su intención de hacer «un censo de los gitanos, los que son italianos desgraciadamente los debemos tener, a los irregulares los expulsaremos», dijo al canal TeleLombardia. «En el ministerio he pedido que me preparen un dossier sobre la cuestión de los gitanos en Italia, porque es el caos», declaró, subrayando que es necesario «un reconocimiento sobre los gitanos para saber quiénes, cómo y cuántos son». La propuesta ha suscitado la indignación de las asociaciones de gitanos: «El censo étnico está prohibido por ley en Italia».
19-06-2018 | Fuente: abc.es
La reactivación económica de Colombia, prioridad para Duque
Es muy temprano aún para definir el impacto que va a tener el triunfo de Iván Duque, quien el domingo fue elegido nuevo presidente de Colombia con la participación más alta en la historia del país. Sin embargo, ayer lunes todos los programas de radio, los titulares de diarios y revistas de actualidad y la perspectiva de los comentaristas políticos daban por hecho una nueva etapa para la política en el país. Más allá del relevo generacional que representa Duque, a lo que se referían es a que Colombia dio el domingo parte oficial de la crisis de los partidos tradicionales, que se ven obligados a efectuar profundas reformas, y le abrió la puerta a una izquierda democrática a la que por décadas le fue imposible crecer por cuenta de la nefasta sombra que la guerrilla de las FARC tendía sobre sus propuestas. El gran impacto político que traerá el triunfo del candidato del partido de derecha Centro Democrático sobre el centro izquierda de la Colombia Humana de Gustavo Petro será que el país empiece a vivir en un inédito escenario de gobierno-oposición. Ya los petristas se declararon en resistencia y si bien reconocen las mayorías parlamentarias que acompañan a Duque en el Congreso, anuncian cuatro años de control para garantizar la implementación del Acuerdo de Paz con las FARC, así como el respeto a los derechos alcanzados por las minorías. Proceso de transición Hay muchas expectativas también sobre el grado de independencia de Duque frente a las alianzas hechas con la clase política tradicional, para lo cual el nombramiento de su equipo de gobierno será definitivo, pues será el parámetro para valorar su real capacidad de renovación. Hasta ahora y en medio del silencio del presidente electo, el portavoz oficial del proceso de transición es el exministro de Hacienda de gobierno de Uribe Vélez, Alberto Carrasquilla, quien además de diseñar el programa económico del próximo gobierno, fue nombrado jefe del equipo de transición con el gobierno saliente de Juan Manual Santos, labor que empieza este miércoles. Mientras Duque seguía recibiendo felicitaciones por parte de los mandatarios latinoamericanos, del gobierno de Estados Unidos y de muchos otros líderes mundiales, la ONU lo felicitaba y reconocía el talante conciliador de sus primeras palabras como presidente electo. Y, al mismo tiempo que el país se entretenía con su deporte favorito, la gabinetología, el gremio de los industriales madrugó para anunciar que espera una pronta reunión con Duque para entregarle las medidas de choque que considera se requieren para reactivar la economía, entre ellas, la reducción del impuesto a las empresas y políticas que hagan competitiva y muy atractiva la inversión en Colombia.
19-06-2018 | Fuente: abc.es
El hecho de que precisamente un país como Alemania reafirmase la dignidad humana abriendo sus fronteras hace tres años a 1,4 millones de refugiados procedentes de Siria, Afganistán e Irak no debería suponer el final de una líder como Angela Merkel. Sin embargo, la contagiosa revuelta anti-inmigración que se extiende por Europa también llega al país que mayor generosidad ha demostrado durante este inquietante ciclo político jalonado por dilemas morales. La canciller ha descubierto que sus peores enemigos no son otros que sus correligionarios de Baviera, encabezados por su crítico ministro del Interior, Horst Seehofer. La mayor parte del éxodo de personas en busca de asilo en Alemania ha entrado precisamente por Baviera, que comparte una frontera con Austria de 800 kilómetros. Y aunque al inicio la bienvenida fue memorable, con el compromiso del gobierno de Múnich de garantizar una cama a cada emigrante, la buena voluntad se ha esfumado. Baviera ha sido también durante décadas un bastión electoral para los democratacristianos de la CSU. El problema es que la cómoda mayoría absoluta de los conservadores bávaros se encuentra ahora cuestionada de cara a las elecciones previstas en octubre. Sobre todo, con la creciente popularidad de Alternativa por Alemania que está forzando la radicalización de otros partidos y el abandono del principio de corresponsabilidad generado tras la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, el grosero oportunismo de Trump ha llegado también hasta el aspecto más divisivo de la política alemana. El presidente tuiteó ayer que la tasa de criminalidad en Alemania se ha disparado por la inmigración. Un argumento falaz acompañado por un mensaje supremacista: «Gran error se ha cometido por toda Europa permitiendo la entrada de millones de gentes que de forma tan fuerte y violenta están cambiando su cultura». Esto lo dice un presidente que durante un periodo de seis semanas, que terminó el mes pasado, ha separado a 1.995 menores de sus padres cuando intentaban entrar sin papeles en territorio de EE.UU. Germany First no es una solución, es una receta para el desastre.
19-06-2018 | Fuente: abc.es
Chile, el país americano con mayor aumento de inmigrantes
Entre 2014 y 2017, Chile ha visto aumentar en un 232% el número de inmigrantes que viven en el país, pasando de 416.082 a 966.363, lo que supone el mayor incremento inmigratorio en América. Estimaciones del Gobierno de Sebastián Piñera indican que en los primeros meses de 2018 se ha superado el millón de inmigrantes, de los cuales 300.000 se encuentran en el país de modo irregular. Esto sitúa la tasa de inmigración en el 5,5% del total de la población, una de las mayores de Latinoamérica. La cifra puede dispararse aún más con una esperada avalancha de venezolanos, que ya constituyen el grupo de mayor volumen de los que llegan. También ha habido un incremento de haitianos y, en menor medida, de cubanos, conforme otros países del continente, como Estados Unidos o Brasil, han ido cerrando sus puertas a esos migrantes. Chile cuenta con el atractivo de su estabilidad política y económica, y está alejado geográficamente de los conflictos que se viven en la región. Además, la necesidad de mano de obra que experimenta el país hace que el Gobierno tenga un discurso positivo hacia la inmigración, si bien requiere que esta sea ordenada y con ciertas garantías. De acuerdo con The Economist, Chile necesita población llegada de fuera para poder crecer económicamente, debido a su baja tasa de natalidad y al envejecimiento de la sociedad chilena; el bajo nivel de paro permite la acogida de mano de obra foránea. A la espera de la aprobación de una nueva ley migratoria, ya en tramitación, el presidente Piñera ha firmado varios decretos para negar la posibilidad de cambiar el visado de turista por otro de trabajo desde el mismo Chile (habrá que salir del país para solicitar ese cambio) y establecer nuevos visados: la Visa de Responsabilidad Democrática para la acogida de venezolanos y un visado de fines humanitarios pensado para los haitianos. En la práctica este último es más restrictivo que el dirigido a los venezolanos y parece reconocer la incomodidad hacia una creciente presencia de población negra con dificultades para la integración. Llegada de venezolanos El boom inmigratorio de los últimos años venía ya de una década atrás. De 2007 a 2015 el número de extranjeros residentes en Chile aumentó en un 143%. Pero ha sido especialmente en 2017 cuando la llegada de inmigrantes se ha disparado. El mayor volumen corresponde a venezolanos. De 8.381 visados de entrada que en 2015 Chile otorgó a venezolanos se pasó a 22.921 en 2016 y a 73.386 en 2017. Últimas informaciones indican que unos 450.000 venezolanos estarían preparando su marcha a Chile, de acuerdo los trámites que habrían comenzado en Venezuela, tales como la solicitud del certificado de antecedentes. Así lo ha asegurado el último embajador chileno en Caracas durante la presidencia de Michelle Bachelet, Pedro Felipe Ramírez, quien ha estado recientemente en el país caribeño hablando con sus autoridades migratorias. La cifra supone más de un tercio de los cerca de 1,6 millones de venezolanos que durante los primeros meses de 2018 han solicitado sus antecedentes penales para poder iniciar un proceso migratorio. La reforma migratoria del presidente Piñera contempla la creación de un visado especial para venezolanos. La Visa de Responsabilidad Democrática se puso en marcha ya en abril y desde entonces ha habido 27.910 solicitudes, de las que solo se han aprobado 3.244. Este mecanismo cuenta con respaldo social: el 66% de los chilenos dice estar de acuerdo con la creación de esa visa especial. Chile guarda en la memoria que Venezuela acogió a una buena cantidad de los 200.000 chilenos que abandonaron el país tras el golpe militar de Pinochet de 1973. Haitianos y cubanos Cuando en los últimos años Brasil comenzó a poner dificultades en el otorgamiento de visados, los haitianos, que no tenían preferencia de idioma debido a que en cualquier caso hablan francés, optaron a dirigirse a Chile. Por su parte, a medida que países como Colombia y Costa Rica retuvieron a migrantes cubanos que querían llegar por tierra a Estados Unidos a través de Centroamérica, antes de que en enero de 2017 concluyera la política de 'pies secos, pies mojados' y acabara así el asilo inmediato aplicado durante décadas por Washington, la corriente migratoria cubana decidió encaminarse también hacia Chile. En el caso de los haitianos, los visados de entrada fueron de 8.888 en 2015, de 23.750 en 2016 y 46.239 en 2017. En los últimos cuatro años el incremento ha sido del 4.433%, el mayor porcentaje entre los distintos grupos nacionales de llegada. No obstante, en 2017 y 2018 el mayor volumen corresponde a los venezolanos, que en los últimos meses están entrando en el país a un ritmo diario de 794, frente a los 411 procedentes de Haití. Entre los cubanos, el fin de la política estadounidense de 'pies secos, pies mojados' a comienzos de 2017 hizo que el desvío de emigración a Chile se triplicara respecto al año anterior, pasando de 877 a 2.533. Con todo, fruto de décadas de relación regional, la mayor colonia extranjera en Chile es la de los peruanos, con casi 250.000 personas, seguida de la colombiana, con 127.000, y la boliviana, con 111.000.
19-06-2018 | Fuente: abc.es
Iván Duque: «No tengo odios , ni venganzas ni represalias»
Los discursos de la noche electoral en Bogotá fueron extremadamente reveladores. Iván Duque hizo un llamado a la unidad del país, «quiero ser el presidente que le dio amor a todos»; tendió la mano a los derrotados, «no tengo odios, ni venganzas, ni represalias»; reivindicó «una paz con Verdad, Justicia, reparación y no repetición» añadiendo que «hay que superar la fractura de la paz que nos dividió en amigos y enemigos», y reivindicó a «los héroes de Colombia, nuestras Fuerzas Armadas». Fue el discurso de un presidente, aparentemente mucho más maduro de los 41 años que recoge su cédula de ciudadanía, que advirtió que no puede hacer milagros, pero que tiene claro que en política no se pueden imponer los intereses personales. Y señaló lo que probablemente sea la bandera de su Presidencia: «la lucha frontal contra la corrupción». Frente al discurso de paz e integración del candidato de la derecha, el de la izquierda hizo uno de odio y exclusión. Sólo cuando llevaba diez minutos de diatriba reconoció de pasada la victoria de Duque sin felicitarlo ni nada parecido. Fue una mención como quien reconoce que esta mañana llovió un poco. Lo que, no obstante, sirvió como argumento para que en los medios de comunicación se le atribuyese el haber reconocido su derrota. Antes al contrario, Petro reivindicó no haber sido derrotado porque había conseguido los votos de «ocho millones de ciudadanos libres» lo que debe de significar que los 10,3 millones que votaron por Duque estaban prisioneros -al menos mentalmente. A lo largo del discurso de Petro abundaron las mentiras que tanto han caracterizado el discurso de su campaña. Así, afirmó que ellos nunca habían matado. Sus votantes más jóvenes quizá no sabrán lo que pasó el 5 de noviembre de 1985, pero la mayoría de los colombianos no olvida que ese día el M-19 de Petro asaltó el Palacio de Justicia. En el consiguiente enfrentamiento murieron 98 personas, incluyendo 11 magistrados. Pelillos a la mar. O cuando explicó la razones de su victoria en Bucaramanga este domingo, lo que tenía un pequeño problema técnico: Petro sacó en Bucaramanga el 36 por ciento de los votos y Duque el 57. Un detalle menor. Viva la democracia Sus seguidores aclamaban a Petro y proferían gritos de «¡Resistencia!», especialmente cuando el candidato derrotado por la mayor votación de la historia de Colombia afirmó que «a Duque no le vamos a permitir que cumpla su programa» y le exigió que implementara el del propio Petro. Viva la democracia. Gustavo Petro hizo en la noche del domingo el discurso demagógico perfecto, que recordaba milimétricamente a los de Hugo Chávez en su primera campaña electoral victoriosa de diciembre de 1998. Esta vez esa retórica no le ha servido para alcanzar la victoria porque en Colombia hoy la situación no se parece nada a la de Venezuela en 1998. Además, es difícil disimular la realidad de la República vecina, desde la que llegan miles de refugiados cada día. Y las redes están plagadas de discursos de Petro exaltando a Hugo Chávez. Es cierto que Petro ha cambiado el discurso, mas parece una reforma un tanto precipitada e inverosímil. Pero su candidatura ha sido mimada por la mayor parte de los comentaristas políticos, que ni siquiera le han cuestionado el giro dado en su mensaje entre la primera vuelta y la segunda. Petro se ha quejado, con razón, de que Duque no le aceptara un debate en la segunda vuelta frente a las docenas que tuvieron en la primera. Pero el debate más interesante lo podía haber protagonizado el propio Petro sin rival, enfrentando sus posiciones radicales de la primera vuelta frente a sus posiciones más moderadas en la segunda.