Infortelecom

Noticias de politica

30-07-2018 | Fuente: elpais.com
Borrell intensifica la campaña contra el relato secesionista
El ministro de Exteriores despliega sus competencias políticas, diplomáticas, mediáticas y jurídicas para desmontar la reclamación del derecho a la autodeterminación
29-07-2018 | Fuente: abc.es
Casi 300 menores palestinos siguen presos en cárceles israelíes
Con su característico pelo largo y rizado y con el aspecto adolescente de una chica de 17 años, Ahed Tamimi ha sido liberada el domingo de la prisión de Hasharon en Israel, en los territorios ocupados de Cisjordania, después de ocho meses de cautiverio por haber abofeteado a dos soldados isralíes en la puerta de su casa. Frente a un muro de cámaras y con un pañuelo blanco y negro símbolo de la resistencia palestina en los hombros, Ahed Tamimi pronunció sus primeras palabras tras ser liberada: «La resistencia continuará hasta que la ocupación termine». La joven y su madre, Nariman, fueron trasladadas a un puesto de control de Cisjordania, cuya ubicación cambió varias veces desde que se notificó la liberación a familiares y amigos, que fueron a recibirlas. Luego, Bassem Tamimi, su padre, se unió a la adolescente y a su mujer, y el trío se dirigió a la casa familiar, rodeados por una multitud que gritaba: «¡Queremos vivir libres!». La joven cumplió los ocho meses de condena que la justicia israelí le impuso el pasado mes de marzo por golpear a un militar. Ídolo palestino La imagen de Tamimi, el pasado 15 de diciembre, agrediendo a un soldado, corrió como la pólvora por las redes y se hizo mundialmente conocida. La acción se produjo durante una redada del ejército israelí a las tres de la madrugada, en Nabi Saleh. el pueblo de Cisjordania donde vive la familia de Tamimi. Nariman, la madre de Ahed ,fue quien grabó lo sucedido. Junto a ella aparecía su prima, Noor Tamimi, de quince años, que también fue detenida y condenada por los mismos hechos pero pronto liberada, mientras su tía y su prima tuvieron un juicio militar. Ahed Tamimi se ha convertido en un símbolo de la resistencia palestina contra la ocupación israelí y el presidente palestino, Mahmud Abás, recibió a la adolescente en el palacio presidencial y la alabó como «ejemplo de lucha palestina». Antes, visitaron la tumba del líder palestino Yaser Arafat, que Ahed idolatra, en la ciudad cisjordana de Ramala, donde depositaron un ramo de flores. Durante su procesamiento salió a la luz un polémico vídeo en el que se veía a Ahed durante un interrogatorio con miembros del ejército israelí que ejercían una gran presión sobre la joven de 16 años en aquellas fechas. Menores encarcelados Esto llamó la atención mundial y Amnistía Internacional dijo tras su condena que la sentencia contravenía el derecho internacional, ya que el encarcelamiento de un menor debe usarse solo como último recurso y por el tiempo más breve posible. También la Unión Europea pronunció «la necesidad de respetar y proteger los derechos de los menores, sobre todo durante su arresto, detención y el proceso judicial». Un informe de la organización israelí de los derechos humanos B? tselem, ponía de manifiesto la violación de los derechos de los menores palestinos en los tribunales militares de Israel: «Cada año, cientos de menore palestinos sufren el mismo escenario. Fuerzas de seguridad israelíes, los atrapan en las calles o en sus casas a media noche, luego los atan y les vendan los ojos, llevándolos a interrogatorios y con frecuencia y durante el trayecto son sometidos a actos de violencia». Además, en la mayoría de ocasiones no les dan la oportunidad de consultar con un abogado antes del interrogatorio. Según la organización Addameer, son 291 menores palestinos los que se encuentran arrestados en cárceles israelíes y de entre ellos, 49 tienen menos de 16 años. «Mi felicidad no está completa porque tengo «hermanos» que permanecen en prisión» declaró Ahed Tamimi. Durante el pasado año, más de 500 menores fueron arrestados y juzgados, según la organización Defensa de los Niños Internacional en Palestina que considera que el caso Tamimi «no es una excepción». El padre de la menor aseguró a Efe que el arresto y la condena a su hija era un ejemplo del «castigo para que otros niños palestinos no sigan sus pasos».La abogada Gaby Lasky declaró que ,«se ha demostrado que las razones de la detención son políticas y no legales» y transmitió su preocupación por las consecuencias que tendría que Ahed volviera a participar en otra manifestación o acto público.
29-07-2018 | Fuente: abc.es
Farsa de elecciones en Camboya sin el principal partido opositor
Sin la participación del principal partido de la oposición, disuelto el año pasado y con sus líderes en prisión, suspendidos o exiliados, este domingo se han celebrado en Camboya unas elecciones que en realidad son una farsa. Aunque el Gobierno insiste en que 19 partidos concurren a estos comicios, el único que podía suponer una alternativa fue prohibido judicialmente en noviembre al ser acusado de conspirar con Estados Unidos para tomar el poder. Con la desaparición de sus principales rivales, el primer ministro Hun Sen, que lleva más de tres décadas en el poder, tiene garantizada una victoria segura. La única duda es saber por cuánto ganará, ya que la participación electoral mostrará si la sociedad le apoya a o no. Para expresar su rechazo, los responsables del ilegalizado Partido para el Rescate Nacional de Camboya habían llamado al boicot electoral con una campaña en pos del «dedo limpio». Para acreditar que han votado, los electorales han tenido que meter uno de sus dedos en tinta, lo que en la práctica permite a las autoridades saber quién lo ha hecho y abre la puerta a posibles represalias a quien haya seguido el boicot. A tenor de la Comisión Electoral Nacional, ha acudido a las urnas el 82,71 % de los votantes. Cuestionados por Estados Unidos y la Unión Europea, estos comicios confirman la deriva autoritaria de Camboya al mando de Hun Sen, quien se ha deshecho de la oposición y silenciado a los medios independientes que le criticaban. Desde septiembre del año pasado, el líder opositor Kem Sokha lleva encerrado en una remota cárcel en la frontera con Vietnam a la espera de ser juzgado por traición. Para evitar correr el mismo destino, muchos de sus compañeros de partido han huido al extranjero, como hizo en 2015 su principal dirigente, Sam Rainsy, cuando se exilió en Francia tras ser acusado de difamación. Ese mismo mes de septiembre, el Gobierno consiguió cerrar el periódico en inglés más crítico que había, «Cambodia Daily», al exigirle el pago de casi seis millones de euros en impuestos. Con las noticias del arresto de Sokha, su último titular fue «Caída en una dictadura absoluta». En noviembre, el Tribunal Supremo desmanteló el Partido para el Rescate Nacional de Camboya. Sus cien miembros fueron suspendidos de toda actividad política durante cinco años y sus 55 diputados perdieron sus asientos en el Parlamento, que tiene 123 escaños. Curisoamente, el presidente del Tribunal Supremo, el juez Dith Munty, pertenece a la formación política en el poder, el Partido del Pueblo de Camboya. «Es el fin de la democracia en este país», sentenció entonces en la BBC una de las principales figuras de la oposición, Mu Sochua, también exiliada. Para evitar críticas durante las elecciones, el Gobierno ha censurado en internet portales extranjeros de noticias, como Radio Free Asia, Voice of America y varios periódicos en inglés. En el pasado, cuando Camboya dependía de la ayuda humanitaria de EE.UU. y la UE, Hun Sen guardaba al menos las formas y permitía cierto margen de maniobra a la oposición. Pero, desde que China ha empezado a regarlo con millones para las inversiones que requiere su paupérrimo país, ya no necesita simular ninguna apariencia democrática. Media vida en el poder A sus 65 años, Hun Sen lleva la mitad de su vida dirigiendo Camboya, lo que le convierte en el primer ministro más veterano del mundo. Nacido en 1952 en una familia campesina y educado por monjes budistas, se unió a la guerrilla comunista a finales de los años 60 y formó parte de los Jemeres Rojos de Pol Pot, que diezmaron a la población camboyana durante su brutal utopía agraria entre 1975 y 1979. En esos cuatro años, se calcula que murieron dos de los seis millones de camboyanos por hambre, extenuación o ejecutados en los tristemente famosos Campos de la Muerte. En 1977, huyendo de una purga interna, Hun Sen se refugió en Vietnam, a cuyo Ejército se unió para derrocar a los Jemeres Rojos dos años después. Como ministro de Exteriores en un Gobierno colocado por Hanoi, fue ascendiendo hasta convertirse en primer ministro en 1985, con solo 33 años. Tras los Acuerdos de París que, en 1991, trajeron la paz al país, Hun Sen ha maniobrado para mantenerse en el poder, con golpes de Estado como el de 1997 o negociando con la oposición con promesas democráticas para luego prohibirla.
29-07-2018 | Fuente: abc.es
La izquierda tiene miedo al nuevo presidente colombiano, Iván Duque. Su objetivo, incluso antes de que se confirmase su victorial el pasado 17 de junio, pero seguros ya de que era la voluntad inalterable del pueblo colombiano, era el de bloquearle políticamente antes de su posesión el próximo 7 de agosto. En estas páginas de ABC decíamos el 19 de junio que «el temor de muchos es que Santos aproveche estos casi dos meses que quedan hasta el traspaso del 7 de agosto para poner alguna última zancadilla a sus rivales políticos. Es difícil saber qué, pero no se puede descartar un uso pervertido de la justicia». Y ha ocurrido. El pasado martes, cuatro días después de tomar posesión de su curul como el senador con la mayor votación de la historia de Colombia, el presidente del partido de Duque, Álvaro Uribe, ha anunciado su renuncia por una indagatoria en su contra de la Corte Suprema de Justicia. Esa Corte de la que, tras dos mandatos, Santos ha hecho un traje a medida. A Uribe se le ha abierto un proceso bajo acusación de manipulación de testigos. Y en la legislación colombiana una causa de detención preventiva es la manipulación de pruebas. Uribe puede acabar en la cárcel en breve. El caso es como sigue: un tal Juan Guillermo Monsalve sostuvo hace tiempo que en la hacienda Las Guacharacas, que gestionaba su padre, Álvaro Uribe y su hermano Santiago se reunían para planear delitos. Este Monsalve es un delincuente con múltiples condenas y su propio padre lo ha desmentido. A Monsalve lo ha visitado en la cárcel hasta 21 veces Iván Cepeda, senador y portavoz del Movimiento de Víctimas de Crímenes del Estado. Después de las visitas de Cepeda varias personas dicen a Uribe que Monsalve está dispuesto a retractarse y, por tanto, hay que reunirse con él. Se designa a varios congresistas y abogados para que lo vean. A otros les dan otras razones para hacer la visita a la cárcel de La Picota. Al abogado de Uribe, Jaime Lombana, le piden que vaya a ver al delincuente Enrique Pardo Harche. Cuando se encuentra con él en la cárcel de La Picota, Pardo le ruega que se reúna con Monsalve. Lombana se niega, pero ya queda registrada su visita a la cárcel en la que está Monsalve. Algunos de los que fueron a ver a la cárcel a Monsalve u a otros presos tenían ya una imputación 48 horas después de haber visitado la cárcel. Algunos jueces los estaban esperando. Y, ¡oh, sorpresa! Monsalve tenía un aparato para grabar sus conversaciones, lo que la ley colombiana prohíbe tener en las cárceles. Según el senador -no uribista- Armando Benedetti, las conversaciones de Monsalve se graban con ayuda del MI6. ¿Quién dio la orden al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, dependiente de la Policía nacional, para que permitiese a Monsalve tener una grabadora? El resultado de esto es que sólo a Uribe se le ha imputado por presionar a un testigo. Pero al senador Iván Cepeda, que se ha reunido con ese testigo veintiún veces, no se le ha acusado de nada. Porque el objetivo que tienen Santos y su Corte es bloquear la Presidencia de Duque desde su gestación. Al nuevo presidente no es que no le vayan a dar 100 días de cortesía. Lleva defendiéndose de innumerables ataques desde seis semanas antes de asumir el poder. Y su proyecto de reformar la Corte Suprema de Justicia está ya muerto. Después de este proceso contra Uribe ¿cómo va él a cambiar ni un ujier en la corte que persigue a su mentor?
29-07-2018 | Fuente: abc.es
Los cubanos, sin cambios a la vista tras los cien primeros días de gobierno de Díaz-Canel
Amanece el viernes y, aunque es festivo en Cuba, para Ismael Patricio Ferrer es otra jornada de trabajo. En su filosofía personal, «los humildes no tienen días de descanso en su calendario». Mientras pregona media docena de variedades de flores por la barriada Los Sitios, intenta responder qué cambios percibe en los cien primeros días de gobierno del ingeniero Miguel Díaz-Canel Bermúdez, jefe de Estado desde el 19 de abril: «Cambios habrá cuando yo deje de empujar este carretón y el dinero de mi jubilación alcance para llevar de paseo a mis nietos como Dios manda», afirma. Después de 35 años como tornero en una azucarera, Ferrer, de 77 años, recibe 250 pesos de pensión, unos 10 dólares. En opinión de Yurima Valdivia, licenciada en Química Industrial, «evaluar cien días de gobierno es algo surrealista» en «un país que durante 60 años fue dirigido por una sola familia y por un solo partido. Se suponía que este país no sería el mismo que Fidel [Castro] le dejó a Raúl [Castro], y que ahora dejaron a Díaz-Canel. Ni siquiera las reformas constitucionales reflejaron cambios sustanciales en cómo sobrevive diariamente el pueblo», abunda. «Sin penas ni glorias» Julia Emilia Castellanos, exdirectora de una escuela de Secundaria, cree «injusto» evaluar el mandato de Díaz-Canel «por apenas poco más de tres meses». «Toda la infraestructura del país tiene que ser restaurada desde cero. Lo que debería cuestionarse es su manera de gobernar, mucho más cercana a ese populismo que reinó durante los primeros 20 años de Revolución, pero en su caso sin penas ni glorias», acota. Los gobiernos en la isla, empoderados desde enero de 1959 ?Manuel Urrutia (1959), Osvaldo Dorticós (1959-1976), Fidel Castro (1976-2008), Raúl Castro (2008-2018)?, se destacaron más por las promesas hechas que por sus logros. Con este criterio coincide Lino Alberto Cañizares, trabajador portuario, que dice haber nacido el mismo año que triunfó la Revolución, y considera que Díaz-Canel no será la excepción de la regla. «Muchas fueron promesas incumplidas, como aquella de que en este pueblo de hoy y en un mañana muy próximo cada ciudadano vivirá fundamentalmente de su trabajo y fundamentalmente de sus pensiones», cita Cañizares las palabras de Fidel Castro en 2005 en el aula magna de la Universidad de La Habana. «Además, cómo vamos a pesar la gestión de Díaz-Canel si él mismo afirmó que las decisiones trascendentales del gobierno las tomará Raúl. Acaso no resulta contradictorio preguntar entonces qué ha hecho o qué hará en los próximos cien días», agrega su esposa, Gladys Arguelles, mientras se despide para ir a su guardia en un policlínico del municipio Cerro. El salario promedio no supera los treinta dólares mensuales y un 50,6% de los ciudadanos percibe ingresos salariales por debajo de ese estándar. Solo en La Habana el déficit habitacional roza el medio millón de viviendas y casi un 60% de los cubanos vive en condiciones catalogadas mundialmente de hacinamiento. Para muchos cubanos que conviven bajo estas circunstancias socioeconómicas, como Adalberto Noa, técnico medio en Metrología que ejerce como administrador de un gimnasio privado en La Lisa, la esperanza se impone como única moneda de cambio ante la realidad. «En cien días el actual gobierno no dio muestras de implementar cambios que podrían considerarse como simples: arreglar e higienizar las calles, minimizar la violencia social, equilibrar los precios de alimentos y abastecer las farmacias», enumera Noa. Con el anterior criterio también coincide la doctora Laura Torres. «En cien días no es posible solucionar cosas complejas como la dualidad monetaria o la restructuración de las políticas salariales de los trabajadores, pero sí al menos instaurar medidas serias contra la corrupción institucional, el incremento del pandillerismo y la violencia de género, fenómenos que la prensa estatal no refleja ni de lejos». Más allá de las reformas introducidas en la Constitución, los primeros cien días no representan, entre los habaneros, variaciones: «No alcanzarán para valorar los cambios por el gobierno de Díaz-Canel, pero sí para saber los cambios que nunca sucederán bajo su mandato», concluye la doctora Torres. Una cubana, frente al televisor durante la retransmisión de la sesión de la Asamblea - Reuters Sin tiempo para la política en medio de la miseria En las barriadas habaneras, las conversaciones de sus habitantes ?a veces disimuladas o en ocasiones a gritos? no dan indicio de que viven un cambio de gobierno. Para estos cubanos, que llevan el peso del tedio y la sobrevida grabada en sus rostros, los vertederos de basura que adornan las esquinas, el pésimo estado de avenidas y calzadas, el depauperado alumbrado público o la escasez de medicamentos los tienen ocupados. La política ya no centra sus preocupaciones cotidianas. A ninguno le da tiempo a medir un mandato de cien días. Aunque sí perciben que los precios de frutas y verduras continúan inamovibles desde el 19 de abril. Que a pesar de la recién estrenada Resolución 54/2018 ?sobre protección al consumidor? siguen lloviendo los maltratos y la corrupción en establecimientos estatales, aunque en estos cien días los efectivos anticorrupción del régimen han recaído, sobre todo, contra cooperativas y el sector privado. En las paradas de ómnibus la frecuencia de rutas se ha extendido y, sin explicaciones, los boteros acortan aún más los tramos, mientras la radio de un anciano, que vende cigarrillos al menudeo, anuncia como celebración de los cien primeros días de mandato de Díaz-Canel una ola de calor. El proceso de referéndum para la presunta aprobación ciudadana del anteproyecto de la Constitución se prevé entre el 13 de agosto y el 15 de noviembre. Pero el 83% de los cubanos no sabe a quién enviar su propuesta.
29-07-2018 | Fuente: abc.es
Los kurdos y el Gobierno sirio negocian el fin de su confrontación
El Gobierno sirio y las fuerzas kurdas que controlan el noreste del país han acordado negociar el final de sus hostilidades y preparar una hoja de ruta que conduzca a una «Siria descentralizada y democrática», según anunciaron los kurdos y sin que exista confirmación oficial de Damasco. El Consejo Democrático de Siria (CDS), rama política de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de milicias lideradas por los kurdos y que cuentan con el respaldo de Washington en su lucha contra el Daesh, anunció el sábado que el acuerdo se alcanzó esta semana en Damasco en una reunión organizada por el gobierno sirio. En el comunicado emitido por el CDS se manifiesta la decisión de formar comités en varios niveles con el fin de llevar a cabo negociaciones que pongan fin a una confrontación que se ha desarrollado enmarcada en una guerra civil iniciada en 2011 y que ha dejado más de 500.000 muertos. Todavía no se ha precisado el número de comités ni los temas que se abordarán en próximas conversaciones aunque sí se ha acordado el suministro de servicios básicos a las zonas bajo dominio kurdo. Visiones opuestas Las relaciones entre el régimen sirio de Bashar al Assad y la administración kurda en el noreste, los dos bandos que controlan mayor territorio en Siria, han sido determinantes desde el principio. Si bien ambas partes han evitado en la mayoría de los casos el conflicto directo, sin embargo, sí han manifestado visiones diametralmente opuestas en torno al futuro de la región, con los kurdos aspirando a la autonomía y a un estado descentralizado y Damasco intentando recobrar el control total del país. De acuerdo con Efe, quien cita al portavoz del CDS, Burham Ozman, las fuerzas kurdas «no tienen ninguna intención de entregar» las zonas que supervisan al Gobierno de Damasco y asegura que serán los habitantes de esas regiones quienes decidan su porvenir. El movimiento de los kurdos, quienes recelan de su impredecible aliado norteamericano a la hora de sentarse en una mesa de negociaciones, busca un acuerdo con Assad para preservar su autonomía, en un momento en el que el gobierno sirio, con la ayuda de Irán y Rusia, ha recuperado la mayoría de áreas en manos de los rebeldes. Tras 7 años de guerra la situación es hoy completamente diferente con las tropas regulares sirias acumulando victorias, lo que obligaría a la comunidad kurda a un acercamiento al gobierno de Damasco. Aunque Assad ha jurado recobrar «cada centímetro» de Siria y ha descrito a la administración kurdacomo una «estructura temporal», en mayo anunció por primera vez estar dispuesto a establecer un encuentro con las Fuerzas Democráticas Sirias. Los analistas se muestran escépticos ante la posibilidad de que se llegue a un acuerdo sustancial en los próximos meses dado el gran abismo existente entre las dos partes sobre la configuración de la futura Siria. Es posible que Assad esté dispuesto a hacer concesiones para una administración local más amplia, pero los expertos descartan que acceda a la autonomía de la región. En 2016 los kurdos declararon unilateralmente un sistema federal en el norte y noreste de Siria, lo que fue rechazado por el Gobierno de Damasco, Turquía y EE.UU. Cualquier negociación de los kurdos con el régimen genera a su vez nuevas preguntas para la política estadounidense en Siria, ya que el Ejército de EE.UU. apoya y se ha desplegado en territorio kurdo durante la campaña contra Daesh. Fuentes militares consultadas por ABC señalan que la consecución de esta hoja de ruta sugiere la existencia de un entendimiento tácito entre Rusia y EE.UU. para acelerar el fin de la guerra una vez que Washington da por cumplida su misión principal en Siria: La derrota del Daesh. Otra posición difícil es la de los propios kurdos ante las declaraciones contradictorias de la Administración Trump sobre sus planes en Siria y por la presión ejercida sobre EE.UU. por Turquía, quien ha organizado incursiones militares en Siria para luchar contra la milicia kurda del YPG, a la que considera un grupo terrorista. Principales actores Los Kurdos Los kurdos representan entre el 7 y el 10% de la población siria. Si bien al inicio de la guerra los principales partidos kurdos evitaron públicamente tomar postura, posteriormente sus milicias han arrebatado el control de amplias zonas que el Estado Islámico tenía en su poder en el norte de Siria, incluida su «capital», la ciudad de Raqqa. El Partido de la Unión democrática (PYD), la principal agrupación política opositora kurda en Siria, insiste en que cualquier acuerdo político para finalizar el conflicto debe incluir garantías legales para los kurdos y el reconocimiento de la autonomía kurda. Turquía La importancia militar que han cobrado los kurdos en Siria ha alarmado a la vecina Turquía quien ve en los nacionalistas kurdos una amenaza para su integridad en su frontera sur. Se quiere bloquear a toda costa los avances territoriales kurdos sirios y evitar que obtengan autonomía en cualquier acuerdo de posguerra. Para Ankara los kurdos sirios son una extensión de los partidos kurdos en Turquía con los que ha estado luchando durante más de tres décadas. El apoyo estadounidense a los combatientes kurdos ha tensado los lazos entre los dos aliados de la OTAN. El país se muestra ambivalente sobre si se debe permitir la permanencia de Assad en el poder en un acuerdo de paz final. Rusia Desde el comienzo de la guerra el Kremlin ha enviado el mensaje de que las revueltas populares destinadas a derrocar a los aliados rusos no tendrán éxito. Moscú quiere mantener a Assad, su socio más cercano en Oriente Medio, en el poder y asegurar su influencia militar en la región. Con su apoyo al régimen los rusos han conseguido instalaciones militares permanentes en Siria: poseen una importante base aérea militar en la provincia occidental de Latakia y una base naval en la ciudad portuaria de Tartus. Respaldan un acuerdo de paz con un amplio consenso entre las facciones moderadas de Siria que permitiría a Assad conservar el mando. Enfrentamiento Irán-Arabia Saudí La guerra civil siria ha sido el primer escenario en el que Arabia Saudí comenzó a mostrar sus intenciones regionales en la lucha geoestratégica que lo enfrenta con Irán. Los saudíes han jugado un papel clave apoyando a los rebeldes, un caos de milicias que han combatido tanto contra Damasco como entre ellas, y fomentando el ascenso de grupos de corte yihadista. Pero tras unos resultados bastante deslucidos, Arabia Saudí se ha ido retirando del terreno. Tras perder la batalla contra Irán en Irak y Siria, el heredero Mohammad Bin Salman apuesta por una inédita alianza con Israel, con quien comparte animadversión hacia Teherán.
29-07-2018 | Fuente: abc.es
Bolsonaro, el exmilitar aspirante a «Trump brasileño»
La campaña electoral del ultraderechista brasileño Jair Bolsonaro comenzó con una polémica, un artificio que ha usado con excelentes resultados en las encuestas, que a tres meses de la elección lo apuntan como el favorito para llegar a la presidencia de Brasil. Con una niña de tres años en sus brazos, el capitán retirado le enseñaba a hacer el gesto de disparar, con los dedos en forma de una arma imaginaria. Los seguidores del popular ícono conservador, que defiende el derecho a llevar armas, comenzaron a repetir el gesto con sus hijos en las redes sociales, con consignas como «un bandido bueno es un bandido muerto». El candidato del Partido Social Liberal (PSL) ha ganado apoyos con ese discurso en sectores que se sienten amenazados por el crecimiento de los índices de violencia en grandes ciudades y en áreas rurales.0 «Más que defender la vida de un ciudadano, el arma defiende la libertad de una nación», dijo Bolsonaro arrancando aplausos de una platea de empresarios de la industria de la caña de azúcar en São Paulo, prometiéndoles expandir la pose de armas de fuego y el derecho de legítima defensa. Bolsonaro se ganó la simpatía de hacendados contrarios a las ocupaciones del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) desde que les prometió fusiles para protegerse y defendió la masacre de 19 campesinos del MST en el Eldorado dos Carajás en 1996, considerada una fecha histórica para los sin tierra. «Los que tienen que estar presos son los del MST, canallas, vagabundos. Los policías reaccionaron para no morir», declaró en Pará. Con un discurso agresivo que defiende a torturadores y la dictadura militar (1964-85), Bolsonaro ha conquistado millones de seguidores La polémica fácil, que espanta a muchos, también ha seducido electores que lo ven como un candidato anticorrupción, nacionalista y con mano dura. Con un discurso agresivo que defiende a torturadores y la dictadura militar (1964-85), Bolsonaro ha conquistado millones de seguidores en las redes sociales, que son bastante activos en su defensa y feroces en los ataques a quienes se les oponen. Con la posibilidad, cada vez más lejana de que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2002-10), preso por corrupción desde hace tres meses, pueda presentarse, Bolsonaro, lidera las encuestas con entre el 15% y el 17% de los sondeos, detrás del exmandatario, que supera el 30% pese a su detención. En un escenario totalmente desilusionado con la política y fuertes indicios de abstención, algunos analistas apuestan a que la mayoría de los partidos se unirían contra Bolsonaro en un balotaje, mientras otros temen que sea eligido en lo que han calificado como un «efecto Trump». Rescatar a Brasil En su discurso oficial, Bolsonaro prometió luchar contra la corrupción y «rescatar» a Brasil. «Mi candidatura es una misión», proclamó el militar, mientras era elevado a la categoría de «mito» por unos tres mil correligionarios presentes en su lanzamiento en Río de Janeiro. «Precisamos elegir a un hombre o una mujer honesto, que tenga a Dios en su corazón y que sea patriota». Bolsonaro, de 63 años, tiene una larga carrera política en el legislativo nacional y de Río de Janeiro, con una trayectoria considerada mediocre, tanto en sus años en el Ejército como en el Congreso, donde no presentó ni aprobó proyectos importantes, destacándose más por insultar y ofender a colegas, como a la exministra de Derechos Humanos de Lula, María do Rosario a quien le dijo frente a cámaras: «No te violo porque no te lo mereces». Protagonista de esa y otras declaraciones grotescas, en general machistas, homófobas y racistas, Bolsonaro ha dicho frases como: ?negros no pueden procrear?; ?Pinochet debería haber matado más gente?, o «Prefiero que mi hijo muera en un accidente a que aparezca con un tipo con bigote». Por ahora, su principal hazaña política fue su elección como el diputado más votado de Río de Janeiro en 2014. Su primer momento de fama internacional fue cuando, en 2016, homenajeó al torturador de la expresidenta Dilma Rousseff al votar en el proceso político que terminó con su destitución y la caída del PT tras 13 años en el poder.
29-07-2018 | Fuente: as.com
Jorge Zepeda: ?En mi novela el pelotón es el Expreso de Oriente, a lo Agatha Christie?
El mexicano Jorge Zepeda Patterson da el salto de la política al deporte con ?Muerte contrarreloj?, un thriller ambientado en el Tour.