Infortelecom

Noticias de politica

15-11-2017 | Fuente: abc.es
Primera crisis del partido de Macron, denunciado por «autoritarismo» y «falta de democracia»
Ha estallado la primera crisis de «La República En Marcha» (LREM), el partido del presidente Emmanuel Macron, a los seis meses de su fundación, en vísperas de su primer congreso: un centenar de cuadros y militantes han dado un portazo denunciando el «autoritarismo» y «falta de democracia» del nuevo partido central de la política francesa. LREM se fundó el 8 de mayo pasado, para sustituir el grupúsculo En Marcha.!, el «movimiento» de nuevo cuño creado por Macron el 6 de abril de 2016. Hasta hoy, el presidente de la República sigue siendo el patriarca / fundador y jerarquía máxima de su propio partido. El próximo sábado, LREM debe nombrar presidente o secretario general del partido presidencial a Christophe Castaner, portavoz oficial del Gobierno. El primer congreso de LREM deberá limitarse a «aprobar» el nombramiento a dedo de Castaner, elegido, presentado y nombrado personalmente por Macron, en su despacho personal, antes siquiera de la celebración del congreso del partido, en Lyon. Ese comportamiento «bonapartista» ha sido la gota de agua en el vaso de aguas turbias de la «refundación» de la política francesa. Un centenar de cuadros y militantes de LREM han publicado en la página web de France Info (primera cadena del servicio público) una carta vitriólico, demoledora, denunciando el «autoritarismo» del presidente y la «falta de democracia» de un partido que apenas tiene seis meses de historia. Las más altas jerarquías militares del Estado comenzaron a calificar a Macron de «joven autoritario» el mes de julio pasado, tras una anécdota célebre? Pierre de Villiers, jefe de Estado Mayor de los Ejércitos, se atrevió a criticar veladamente los recortes presupuestarios anunciados en el ministerio de Defensa. Pocas horas más tarde, el presidente lo invitó a presentar su dimisión irrevocable, tras convocar a todas las jerarquías del Estado, en el Elíseo. Reunida la cúpula militar de Francia, en su residencial personal, Macron se subió a una tarima y dirigió a los generales de todos los ejércitos esta frase célebre: «El jefe soy yo. Y no necesito consejos. Pueden disponer». Los generales saludaron militarmente, en signo de obediencia y fueron invitados a volver a sus cuarteles? A partir de ahí, el «joven autoritario» ha confirmado su política económica liberal neoclásica, ocupando la vida pública nacional de manera masiva, eclipsando a un gobierno que debe limitarse a «cumplir órdenes». En vísperas de la celebración del primer congreso de LREM, algunos cuadros y militantes tuvieron la peregrina idea de «abrir un debate», «presentar candidaturas» al liderazgo presidencial. En vano. Macron anunció personalmente que el primer presidente de su partido será Christophe Castaner, portavoz oficial del Gobierno. Nadie contestado el nombramiento oficioso y ese doble ?empleo?. El portazo de un centenar de cuadros y militantes quizá pueda interpretarse como la primera crisis del partido presidencial, que presentará su nueva organización y «programa» el próximo sábado. A pesar de tal crisis, LREM se encuentra en una situación política excepcional: la derecha tradicional está en crisis, en proceso de «refundación»; el socialismo está literalmente hundido, en busca de líder, programa e ideas. La única oposición visible al macronismo es el populismo de extrema izquierda que lidera Jean-Luc Mélenchon, y el populismo de extrema derecha que lidera Marine Le Pen, víctimas ambos de otras dos «crisis de identidad», paralelas.
15-11-2017 | Fuente: abc.es
Los pantagruélicos cumpleaños de Mugabe
En 2012 celebró su aniversario «rebosante de energía» y entre certámenes de belleza. En 2013, recordando que su permanencia al frente del país africano era un «deber divino». Y en 2014, con el anuncio de que no tiene ninguna «necesidad de jubilarse». En los últimos tiempos, el cumpleaños del presidente Zimbabue, Robert Mugabe, se ha convertido en uno de los acontecimientos festivos por excelencia al sur del continente. Sobre todo, ante unos pantagruélicos expendios que suelen superar el medio millón de dólares. El mandatario no ha dudado en tirar de chequera. La carta no defrauda: según asegura un terrateniente local, Tendai Muasa, citado por el diario Chronicle, en algunas celebraciones hasta 20.000 invitados han podido degustar búfalos, elefantes e incluso leones, entre otros; en un menú cárnico de coste aproximado de 120.000 dólares. Todo ello, en un país donde cerca del 70% de su población vive por debajo del umbral de la pobreza (aunque el ágape ha sido calificado de donación particular). Represión y sin tierras En el poder desde 1980, Mugabe ha gobernado con mano de hierro Zimbabue bajo el disfraz de héroe de la independencia colonial y líder panafricano. Sus claras agresiones contra los derechos humanos, como el «Gukurahundi», la campaña de terror que en los años 80 aniquiló entre 20.000 y 30.000 miembros opositores, así lo demuestran. Y sus «éxitos» continúan. Para muestra, su política para generar apátridas. En 2002, el mandatario anunciaba una reforma agraria acelerada con el objetivo de provocar la adquisición forzosa de las explotaciones de la minoría blanca. De forma paralela, introdujo una enmienda a la Ley de Ciudadanía, por lo que las personas con doble nacionalidad (caso de los antiguos colonizadores) perdían automáticamente sus derechos naturales. La medida, eso sí, no solo afectó a los granjeros blancos (cerca de 300.000). En aquel momento, la mayor parte de los trabajadores agrícolas eran inmigrantes de segunda o tercera generación cuyos ancestros se habían trasladado a Zimbabue (o a la antigua Rhodesia antes de la independencia en 1980) procedentes de Malawi, Zambia o Mozambique. Y pese a sus más de dos décadas en el territorio, todos ellos perdieron su puesto de trabajo y viviendas. *Este texto se publicó originalmente en 2015
15-11-2017 | Fuente: abc.es
Robert Mugabe: el presidente más longevo del mundo que no quiso ser Mandela
Nelson Mandela, el primer presidente negro de Sudáfrica, dejó el Gobierno a los 81 años tras cumplir un solo mandato. Robert Mugabe, primer presidente de Zimbabue tras la independencia colonial, ha seguido en el poder pese a sus 93 privameras. Ambos fueron en su juventud luchadores por la libertad y la emancipación del pueblo africano, pero ocuparán páginas distintas en los libros de historia. Mientras uno es venerado por todo los sudafricanos como un héroe nacional, otro ha dividido a su país hasta llevarlo a la fractura política y social. El presidente más longevo del mundo lleva 37 años al frente de Zimbabue. Su prestigio como héroe tras la independencia del país en la década de los 80 se ha ido deteriorando por la situación actual del país africano, que está sumido en una importante crisis económica, y por los numerosos escándalos de que rodean a su gobierno. Además, está acusado de tener un extenso historial de violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Esto le ha valido numerosas sanciones tanto por parte de la Unión Europea como de Estados Unidos. Totalitarismo Según organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, el gobierno de Zimbabwe viola los derechos de alojamiento, alimentación, libertad de circulación y residencia, de libertad de reunión y existen normas sociales que impiden combatir la discriminación sexual. Hay ataques contra medios de comunicación, medidas violentas contra la oposición, los activistas y los defensores de los derechos humanos. Dichas violaciones incluyen asaltos, torturas, amenazas de muerte, secuestros y detenciones ilegales. En Zimbabwe, la libertad de reunión está severamente restringida por la ley. Aquí un ejemplo. El 11 de marzo de 2007, un mitin del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) terminó con el líder del partido Morgan Tsvangirai y otros 49 activistas de la oposición arrestados y golpeados de manera brutal por la policía. Un periodista llamado Edward Chikombo facilitó imágenes de la brutalidad policial a medios extranjeros y, como después, fue secuestrado y asesinado. Durante el 2016, el gobierno intensificó la represión contra miles de personas que protestaron pacíficamente por las violaciones de los derechos humanos y el deterioro de la situación económica y, a día de hoy, sigue la total impunidad por los abusos cometidos por parte de la policía. Las numerosas reestructuraciones llevadas a cabo en los últimos años para, supuestamente, allanar el camino a su esposa, Grace Mugabe, de 53 años, han creado un ambiente de crispación difícil de sobrellevar. El despido por deslealtad de su aliado y vicepresidente Emmerson Mnangagwa la semana pasada habría sido el detonante para una actuación militar. Enquistado en el poder, incapaz de asumir su derrota en los pasados comicios de 2008, represor de las voces disidentes durante décadas, revanchista con las minorías, Robert Mugabe ha desaprovechado la oportunidad de ser recordado en Zimbabue como el padre de la patria. De formación católica y seis títulos universitarios Robert Mugabe nació el 21 de febrero de 1924 en Matibiri, al noreste Harare, entonces conocida como Salisbury, la capital de la antigua colonia británica Rodesia. Maestro de profesión y de formación católica, con seis títulos universitarios, comenzó la lucha política a los 36 años, cuando se unió al Partido Nacional Democrático. En 1964, el mismo año en que Mandela fue condenado cadena perpetua, Robert Mugabe fue enviado a prisión debido a un discurso subversivo contra el Gobierno de Ian Smith. Tras diez años de prisión, el líder africano abandonó el país para dirigir desde Mozambique la guerra de guerrillas que operaban contra el régimen impuesto por la minoría blanca de Rodesia. En 1979, Mugabe regresó a su país, recién convertido en Zimbabue, y se proclamó primer ministro en las elecciones de 1980, hasta convertirse en presidente en 1987 tras la creación del cargo. En sus primeros años de gobierno, el nuevo presidente fue alabado como uno de los grandes líderes africanos por la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos, aunque pronto se atisbaría el carácter totalitario que lo ha acompañado toda su vida. El granero de África Mugabe emprendió una ofensiva brutal contra su oposición política, liderada por Joshua Nkomo, que se cobró más de 20.000 vidas, la mayoría de la etnia Ndebele, según la Comisión Católica de Justicia y Paz. En una campaña de represión conocida como «Gukurahundi» y dirigida por la Quinta Brigada, entrenada en Corea del Norte, el líder zimbabuense aniquiló a sus adversarios hasta forzar en 1987 su integración en su actual partido, el ZANU-PF (Unión Nacional Africana de Zimbabue ? Frente Patriótico). Desde entonces, ha ganado sistemáticamente las elecciones presidenciales, empañadas por el fraude, la intimidación y la represión de la disidencia. Zimbabue, conocida como el «granero de África», acabó por sumirse en una de las mayores crisis económicas de la historia cuando en el año 2000 el Gobierno de Mugabe emprendió la expropiación de miles de explotaciones a los granjeros blancos. La situación desató la escasez de alimentos, una inflación superior al 150.000 por ciento y un desempleo del 80 por ciento, que Mugabe atribuyó a una conspiración de los gobiernos occidentales para derrocarle. Las políticas de «indigenización» han continuado con la entrega de accionariado de empresas extranjeras para su redistribución a los zimbabuenses negros, que han acabado mayoritariamente en manos de sus aliados políticos del ZANU-PF.
15-11-2017 | Fuente: elpais.com
Volkswagen Navarra incrementará un 40% su fabricación con el segundo modelo en 2019
Estima que crearán unos 500 empleos para esta nueva producción La compañía ve ralentizarse ya los pedidos en Cataluña por la crisis política
15-11-2017 | Fuente: abc.es
El Fiscal estudia actuar contra Clinton por la «trama rusa»
La filtración de que el Departamento de Justicia sopesa abrir una investigación oficial contra Hillary Clinton, por sus presuntos vínculos con Rusia, ha abierto un nuevo frente de polémica en Estados Unidos. Ayer, el director del departamento, el fiscal general, Jeff Sessions, no fue del todo explícito, alegando que «dependerá de si los hechos son suficientes como para hacerlo». El estudio que lleva a cabo su departamento para tomar una decisión llega después de que el presidente Trump, en diversos tuits, reclamara una actuación contra la Fundación Clinton. Para muchos, la iniciativa planteada por el inquilino de la Casa Blanca no pretende sino extender un velo sobre la investigación de la llamada trama rusa, una forma de ampliar las responsabilidades a la que fuera su rival electoral. Ayer, los senadores demócratas advirtieron a Sessions de la posibilidad de cometer «un delito de obstrucción a la Justicia, si la decisión obedece al requerimiento de un presidente que está siendo investigado». El intercambio verbal se produjo durante la comparecencia del fiscal general en el Comité de Inteligencia de la Cámara alta. En su declaración, la segunda para aclarar su participación en una presunta connivencia del equipo de campaña republicano con Putin, Sessions dijo haber sugerido a Trump no reunirse con el presidente ruso. Respondía así a un requerimiento sobre uno de los asesores del candidato republicano, George Papadopoulos, quien confesó hace unas semanas al FBI haber sugerido un encuentro durante el proceso electoral. Sessions, que inicialmente dijo no recordar los contactos rusos de quien actuaba como uno de los consejeros de política exterior del equipo de Trump, posteriormente reconoció que las noticias publicadas en prensa le habían refrescado la memoria. El ahora fiscal general, que precisamente se recusó en la investigación de la trama rusa poco después de tomar posesión, después de ocultar al Senado sus contactos con cargos rusos durante la campaña electoral, atribuyó algunas de sus confusiones a la «caótica» campaña. Las preguntas de los senadores apuntaban a la recientemente destapada conexión de Papadopoulos con supuestos intermediarios del Kremlin. El asesor de campaña de Trump reconoció haber intercambiado mensajes y mantenido una reunión con un profesor de origen maltés afincado en Londres, Joseph Mifsud, en la que le presentó a una misteriosa joven rusa. Olga Vinogradova, que aseguró ser la sobrina de Putin, le propuso el encuentro con Trump.
15-11-2017 | Fuente: abc.es
Australia se acerca al matrimonio homosexual
Más de siete millones de personas en Australia, un 61,6 por ciento del censo electoral, han votado a favor de la legalización del matrimonio homosexual en el marco de una consulta realizada durante los últimos meses a través de correo postal en el país. La Oficina Nacional de Estadística de Australia ha señalado que más de 12,7 millones de personas, 79,5 por ciento del censo electoral, han participado en la consulta, que era voluntaria. Un 38,4 por ciento habría votado 'no' a la medida. Los resultados de la votación, que comenzó en septiembre, podrían poner fin a una cuestión que ha provocado divisiones a nivel interno en el Gobierno del primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, que tendrá que tendrá que esforzarse por legalizar el matrimonio igualitario antes de Navidades, según ha informado el diario local 'Herald Sun'. Aunque el matrimonio homosexual aún es ilegal en Australia, el país reconoció de forma legal en 2014 la existencia de un género «neutro» o «no específico». A finales de agosto, miles de personas salieron a las calles de la localidad de Melbourne para expresar su apoyo a la legalización del matrimonio homosexual en la recta final de la campaña para el referéndum. Turnbull ha aseverado que ahora el Parlamento debe ponerse «manos a la obra» para cumplir con la intención del pueblo. «Los australianos nos han pedido que hagamos esto posible. Este año, antes de Navidad, debemos cumplir con este compromiso», ha manifestado el primer ministro australiano. Asimismo, ha aprovechado la ocasión para agradecer el trabajo del ministro de Finanzas, Mathias Cormann, que gestionó la consulta mediante el voto postal. «Hay que reconocer su labor, así como la de la Comisión Electoral de Australia y de la Oficina Nacional de Estadística, que ha ofrecido su ayuda para llevar a cabo esta votación de forma tan eficiente, comprensiva y empática», ha aseverado el dirigente, que ha afirmado que el Gobierno debe «respetar la voz del pueblo sea cual sea su decisión». La organización Human Rights Watch (HRW) ha instado este miércoles en un comunicado al Gobierno australiano aprobar la ley sobre el matrimonio igualitario cuanto antes. «El pueblo australiano ha hablado. (..) Ahora el Gobierno y el Parlamento deben asegurar que este periodo de indecisión política se acaba y adoptar la legislación a favor del matrimonio igualitario de forma inmediata», ha señalado Boris Dittrich, el director del programa para Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT) de HRW. «Gays, lesbianas y bisexuales han estado esperando en Australia durante un largo periodo de tiempo por la igualdad, y ahora es el momento de que se les ofrezca», ha aseverado. «Los derechos de las minorías no son cosas que se puedan someter a la votación popular», ha manifestado Dittrich, que ha añadido que «los políticos deben actuar de forma rápida para colocar Australia a la altura de otros países de similar mentalidad en relación con el matrimonio homosexual».
15-11-2017 | Fuente: abc.es
El Senado de EE.UU. debate limitar el poder de Trump sobre el botón nuclear
Definitivamente, la Guerra Fría vuelve para quedarse. Pero no es sólo una guerra con el enemigo externo. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca ha abierto un choque con el Congreso capaz de llevar al límite los habituales roces entre poderes en el equilibrado engranaje institucional estadounidense. La desconfianza hacia el inquilino de la Casa Blanca llevó este martes a los senadores a abrir el primer debate formal dirigido a limitar el poder del presidente para lanzar un ataque atómico. El conocido botón nuclear, que tanta literatura y cinematografía ha generado y cuyo acceso está limitado en exclusiva al comandante en jefe, mediante códigos secretos, inquieta al unísono a republicanos y demócratas, en un momento de máxima tensión con Corea del Norte. No es coincidencia que los senadores demócratas hayan cuestionado durante meses la capacidad mental de Trump, ni que el promotor de la iniciativa, el republicano Bob Corker, presidente de la Comisión de Exteriores de la cámara alta, declarara hace poco que «su agresividad nos puede conducir a una III Guerra Mundial». En medio de un irrespirable ambiente de batalla política, en el que la desconfianza del Congreso hacia el singular presidente es máxima, ambos partidos se han puesto de acuerdo en estudiar una restricción a los «excesivos poderes» del presidente para decidir en solitario un ataque nuclear. A los temores de los congresistas contribuyó el anuncio de Trump de apostar por un refuerzo y ampliación del arsenal estadounidense. Nada más tomar posesión de su cargo, en una muestra más de su distanciamiento de la gestión de Obama, anunció que su Administración invertiría en «un ejército más fuerte y mejor dotado», una iniciativa en la que incluyó la ampliación de la capacidad atómica, después de años de una reducción estratégica pactada con Rusia. Exhibiciones de fuerza El momento nos retrotrae al año 1976, recién terminada la Guerra de Vietnam, cuando el Senado debatió y generó un informe denominado «El uso responsable del arsenal nuclear». Aunque sus sugerencias para controlar la casi omnímoda capacidad de decisión del presidente, aprobadas tras el segundo gran conflicto bélico mundial, nunca llegaron a traducirse en modificaciones legales. Dos años antes, durante el traspaso de poderes entre el presidente Richard Nixon, víctima del caso Watergate, y el vicepresidente Gerald Ford, durante las horas en las que el ya excomandante en jefe mantuvo en su poder la llamada «football» (maleta con los dispositivos nucleares que siempre viaja con el presidente), se ordenó al alto estado mayor y al jefe del Pentágono estar en alerta ante cualquier decisión de ataque nuclear. Lo que da una idea del extremado control al que obliga que tanto poder de decisión descanse sobre una sola persona. El actual intercambio de golpes de Trump con Pyongyang, alimentado por amenazas mutuas y exhibiciones verbales de fuerza nuclear del ocupante del Despacho Oval, ha llevado a los legisladores a desempolvar la idea, tras un silencio de cuarenta años. Durante el debate celebrado este martes en la cámara alta, el senador Corker intentó transmitir la idea de que el debate iba «más allá del hecho de quién sea el actual presidente»». El demócrata Chris Murphy, mucho más contundente, alertó del riesgo que supone el propio Trump: «Estamos preocupados por el hecho de que el presidente de Estados Unidos es tan inestable y tan volátil que puede ordenar en cualquier momento un ataque nuclear». Recientemente, la líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, alertó de la urgencia de un cambio de sistema que suponga un mayor control al presidente. Aunque los expertos avisan de que cualquier modificación legal que lleve a cabo el Congreso podría topar con la Constitución y el poder expreso que otorga al presidente como comandante en jefe. Normas estrictas En solitario. Para un ataque con misiles, con bombas o con submarinos nucleares, el comandante en jefe es en la cadena de mando el que decide en exclusiva. Subida «en doble». Hasta el presidente, la decisión de ataque nuclear de los altos mandos militares se toma de manera jerárquica con al menos dos personas en cada paso. La maleta nuclear. Viaja con el presidente a todas partes. Son códigos que sólo poseen el presidente y el mando militar encargado. Ataque. La decisión del presidente pondría a prueba la obediencia debida.
15-11-2017 | Fuente: abc.es
El Ejército de Zimbabue asegura que actúa contra «criminales» y niega un golpe de Estado militar contra Mugabe
El Ejército de Zimbabue ha asegurado este miércoles que está actuando contra «criminales» tras sus movimientos en la capital, Harare, recalcando que no se trata de un golpe de Estado militar contra el presidente, Robert Mugabe, y agregando que tanto él como su familia «se encuentran bien» y que «su seguridad está garantizada». En las últimas horas ha sido detenido el Ministro de Finanzas del páis africano, Ignatius Chombo, uno de los principales miembros de la facción del gubernamental ZANU-PF conocida como G40, encabezada por Grace, la esposa del presidente, Robert Mugabe. Asimismo, testigos citados por la agencia han señalado que militares y vehículos blindados han bloqueado los accesos a las principales oficinas gubernamentales, el Parlamento y las sedes de los tribunales en Harare. En un comunicado leído en la televisión estatal ZBC ?tomada horas antes por militares?, un soldado ha dicho que «sólo se está actuando contra criminales (..) que están cometiendo crímenes que están causando sufrimiento social y económico en el país para llevarles ante la justicia». «Una vez hayamos completado nuestra misión, esperamos que la situación vuelva a la normalidad», ha agregado, comunicando al aparato judicial que «puede llevar a cabo su autoridad independiente sin miedo a una obstrucción». «Queremos dejar muy claro que no es un toma del Gobierno por parte del Ejército. Lo que las Fuerzas de Defensa de Zimbabue están haciendo es pacificar una situación política, social y económica en deterioro a la que, de no hacérsele frente, podría derivar en un conflicto violento», ha argumentado. «Pedimos a todos los veteranos de guerra que jueguen un papel positivo en la búsqueda de la paz, la estabilidad y la unidad en el país», ha manifestado, recalcando que todos los militares «deben volver inmediatamente a sus barracones». Así, se ha dirigido además a los miembros del resto de fuerzas de seguridad, solicitando que «cooperen por el bien del país». «Que quede claro que queremos hacer frente a las amenazas de seguridad en el país. Cualquier provocación tendrá una respuesta adecuada», ha advertido. En un mensaje a los funcionarios, el Ejército ha dicho que «estos mismos individuos» buscan expandir «la purga en el ZANU-PF al servicio civil». «Estamos en contra de este acto de injusticia y pretendemos proteger a todo el mundo contra él», ha añadido. Asimismo, ha trasladado a los parlamentarios que «su papel legislativo es de una importancia fundamental para la paz y la estabilidad del país», recalcando que el Ejército «pretende que puedan servir en sus circunscripciones según los valores democráticos». Las Fuerzas Armadas han reclamado a la población zimbabuense que «permanezca en calma» y que «limite los movimientos innecesarios», solicitando a «los que tienen trabajos y empresas esenciales en la ciudad que sigan con sus actividades habituales». «Nuestro deseo es que (la población) disfrute de sus derechos y libertades y que devolvamos al país a una situación que permita la inversión, el desarrollo y la prosperidad por la que todos luchamos y por la que muchos ciudadanos pagaron el máximo precio», ha dicho. En este sentido, ha reclamado a los partidos políticos «que no animen a sus miembros a mantener un comportamiento violento», pidiendo a los jóvenes que «sean conscientes de que el futuro del país es suyo» y a las organizaciones religiosas que «recen por la paz, el amor, la unidad y el desarrollo». Por último, ha pedido a los líderes tradicionales «liderazgo» en sus comunidades, así como un trabajo «justo y responsable» a los medios de comunicación que cubren los acontecimientos en el país. La toma de la sede de la ZBC El comunicado ha sido publicado pocas horas después de la toma de la sede de la ZBC, durante la cual los soldados han garantizado al personal que «no debe preocuparse» y asegurado que su objetivo es proteger las instalaciones. La toma de la sede de la ZBC tuvo lugar horas después del despliegue de carros de combate en las inmediaciones de la capital de Zimbabue, Harare, tras la reciente advertencia del jefe de las Fuerzas Armadas, Constantino Chiwenga, sobre una posible intervención para frenar la «purga» de exguerrilleros en el seno del gobernante ZANU-PF. Durante la jornada del martes fueron desplegados carros de combate en las inmediaciones de la capital de Zimbabue, Harare, tras la reciente advertencia del jefe de las Fuerzas Armadas, Constantino Chiwenga, sobre una posible intervención para frenar la «purga» de exguerrilleros en el seno del gobernante ZANU-PF. El reciente cese del vicepresidente Emmerson Mnangagwa por parte de Mugabe ha puesto las espadas en alto en Zimbabue, hasta el punto de que el jefe de las Fuerzas Armadas salió el lunes en defensa de Mnangagwa y reclamó el fin de la «purga» de antiguos guerrilleros en el partido gobernante. Las Fuerzas Armadas suelen estar al margen de este tipo de tensiones políticas y, de hecho, guardaron silencio cuando en 2014 fue apartada de la Vicepresidencia Joice Mujuru, una veterana de guerra. Ahora, en cambio, han decidido dar un polémico paso al frente. «Debemos recordar a quienes están detrás de los actuales chanchullos traidores que, si se trata de proteger nuestra revolución, el Ejército no dudará en intervenir», advirtió Chiwenga, en una comparecencia ante los medios que no ha dejado indiferente a nadie. La evidente división en el seno del gobernante ZANU-PF tiene como trasfondo la carrera por suceder al veterano presidente, de 93 años, que gobierna el país africano desde 1980. Una facción respalda a la primera dama, Grace Mugabe, mientras que otra apoya a Mnangagwa, que ahora parece haber quedado fuera por orden directa del jefe de Estado, que no ha dudado en acusarle de traidor. Grace Mugabe tiene entre sus principales apoyos a la facción G40, compuesta en su mayoría por jóvenes que no combatieron por la independencia y que creen que la sucesión de Mugabe debería dar pie también a un relevo generacional en Zimbabue. El líder de las juventudes del partido, Kudzai Chipanga, ha acusado al jefe militar de actuar contra la Constitución y ha asegurado que están dispuestos a hacer lo que sea necesario para «defender la revolución». «Es un ideal por el que vivimos y por el que estamos dispuestos a morir», ha proclamado en la sede del partido en Harare. El ZANU-PF en su conjunto también ha salido al paso de las advertencias de Chiwenga, al que ha acusado de seguir una «conducta traidora» con respecto a la cúpula política. En este sentido, el partido ha señalado en un comunicado que sigue apostando por la «primacía de la política sobre las pistolas».
15-11-2017 | Fuente: abc.es
El vicepresidente de Ecuador, a juicio por la trama de sobornos de Odebrecht
El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, irá a juicio por el presunto delito de asociación ilícita en la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht en el país, determinó hoy la Corte Nacional de Justicia. Tras revisar todos los elementos de convicción presentados por la Fiscalía, el juez Miguel Jurado «llama a juicio al vicepresidente y otros 12 procesados en calidad de autores dentro del delito de asociación ilícita en #CasoOdebrecht», indica una nota de la Fiscalía General del Estado ecuatoriano divulgada en su cuenta de Twitter. La Fiscalía había solicitado la semana pasada en un escrito al juez Jurado de la Corte Nacional que emitiera un auto de apertura de juicio contra Glas y otros doce procesados, entre los que figuran asimismo su tío Ricardo Rivera y el excontralor Carlos Pólit, prófugo de la justicia, por presuntamente cometer el mismo delito. Glas se encuentra en prisión preventiva en la cárcel número 4 de Quito desde el pasado 2 de octubre, y es el político de más alto rango que se sentará en el banquillo de los acusados salpicado por el escándalo de corrupción de la trama Odebrecht. El vicepresidente, que resultó electo en la segunda vuelta electoral del pasado mes de abril y al cual le fueron retiradas sus funciones en agosto por discrepancias con el presidente de la República, Lenín Moreno, ha defendido siempre su inocencia y achaca su situación a una persecución política y mediática. El miércoles, al inicio de la instancia preparatoria de juicio, la Fiscalía descartó presentar cargos contra cinco procesados, cuatro brasileños -entre ellos, José Conceicao Santos, exdirector de Odebrecht en Ecuador- y un ecuatoriano. La trama de supuesta corrupción versa sobre cinco obras adjudicadas a la constructora brasileña, una de las mayores contratistas de Latinoamérica, por el Gobierno del expresidente Rafael Correa. En este contexto, Glas, como titular de Sectores Estratégicos entre 2010 y 2016, se habría beneficiado de 13,5 millones de dólares en sobornos pagados entre 2012 y 2016, según informaron medios locales, aunque el vicepresidente sin funciones, siempre ha negado cualquier participación. El juez consideró que ciertas actuaciones de Glas son constitutivas del delito de asociación ilícita en grado de autor, al considerar que como ministro y vicepresidente tuvo como intermediario a su tío para acordar pagos entre el 1 y el 1,3 por ciento del monto de contratos vinculados con cinco proyectos, informó hoy la edición digital del diario «Expreso». El vicepresidente sin funciones adelantó el fin de semana que canalizaría sus mensajes a través de la red social Twitter mientras se encuentre en prisión preventiva. «Esta cuenta será utilizada para contar la verdad sobre el caso de @JorgeGlas, para publicar los mensajes que nos hace llegar el Vicepresidente Constitucional de la República mientras se encuentra #Injustamente privado de su libertad», anunció el domingo un mensaje en la cuenta de Twitter de Glas. En diciembre pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que Odebrecht pagó 788 millones de dólares en sobornos en doce países de Latinoamérica y África. En el caso de Ecuador, dicho informe señala que entre 2007 y 2016 la constructora brasileña pagó sobornos por valor de más de 35,5 millones de dólares a «funcionarios del Gobierno», lo que supuestamente le generó unos beneficios de más de 116 millones de dólares.
14-11-2017 | Fuente: abc.es
Sessions dice que recomendó a Trump no reunirse con Putin en campaña
El Fiscal General, Jeff Sessions, ha declarado en el Senado estadounidense que sugirió a Donald Trump no reunirse con el presidente ruso, Vladimír Putin, durante la campaña, después de que uno de los asesores del candidato republicano, George Papadopoulos, sugiriera el encuentro durante el proceso electoral. Sessions, que inicialmente dijo no recordar los contactos rusos de quien actuaba como uno de los consejeros de política exterior del equipo de Trump, posteriormente reconoció que las noticias publicadas en prensa le habían refrescado la memoria. El ahora Fiscal General, que precisamente se recusó en la investigación de la trama rusa poco después de tomar posesión, después de ocultar al Senado sus contactos con cargos rusos durante la campaña electoral, ha comparecido por segunda vez ante el Comité de Inteligencia de la cámara alta que investiga la posible connivencia de la campaña de Trump con el Gobierno ruso, para alcanzar la presidencia de Estados Unidos. En su declaración, Sessions atribuyó algunas de sus confusiones a la «caótica» campaña del entonces candidato republicano, aunque matizó que «su estrategia fue brillante». Las preguntas de los senadores apuntaban a la recientemente destapada conexión con supuestos intermediarios del Kremlin con Papadopoulos, quien se declaró culpable ante el FBI después de negar contacto alguno con los rusos. El asesor de campaña de Trump reconoció en su última declaración a los investigadores que había intercambiado mensajes y mantenido una reunión con un profesor de origen maltés afincado en Londres, Joseph Mifsud, quien dijo estar bien relacionado con el Kremlin. Además de sugerirle que Moscú contaba con información importante para perjudicar a Hillary Clinton, rival electoral de Trump, Mifsud le puso en contacto con una misteriosa joven, Olga Vinogradova, quien se presentó como sobrina de Putin y propuso un encuentro entre el presidente ruso y el entonces candidato republicano. Según su propio testimonio, Papadopoulos trasladó el ofrecimiento al equipo de campaña de Trump. Desde que se publicase su declaración, la Casa Blanca y el propio presidente han minusvalorado el papel real que jugó como asesor Papadopoulos, pero el testimonio de ayer de Sessions sugiere que su propuesta de una reunión de Trump con Putin estuvo en boca de los principales coordinadores de la campaña.
...
6
...