Infortelecom

Noticias de politica

19-01-2021 | Fuente: abc.es
Pospresidencia
Unos, sobre todo Nixon, se han dedicado hasta el último de sus días a la tarea de rehabilitar su malograda imagen política. Otros, al estilo de Obama y Clinton, se han concentrado en ganar dinero, mucho dinero, y retener algo de influencia en la vida pública de EE.UU. Algunos han preferido asumir un perfil bajo como Bush hijo. Y al estilo de Carter, también están los que han intentado ser más relevantes que cuando ocupaban el despacho oval. Los expresidentes de EE.UU. forman parte de uno de los clubs más exclusivos del mundo. Retienen una envidiable cuota de atención residual, aunque solo sea por sus respuestas a la morbosa cuestión de si hay vida después de la Casa Blanca. Y aunque.. Ver Más
19-01-2021 | Fuente: abc.es
Vuelve la esperanza ilusoria del Grupo de Boston como salida para Venezuela
La política de Joe Biden hacia Venezuela lógicamente contemplará, como es normal en una nueva Administración, una apertura inicial para tantear directamente al régimen de Nicolás Maduro y cargarse de argumentos propios para una subsiguiente actitud de dureza si no hay un adecuado avance de la situación. Estos días ha vuelto a evocarse el Grupo de Boston, una iniciativa que fraguó ciertas relaciones entre políticos de los dos países hace veinte años, como esperanza de un entendimiento mutuo para la salida del callejón en el que se encuentra Venezuela. Sin embargo, gestiones de quienes establecieron aquellos lazos solo han llevado los últimos años a la excarcelación de algunos estadounidenses detenidos de modo arbitrario en Venezuela, no a concesiones políticas del chavismo para permitir el regreso de la democracia al país caribeño. Difícilmente esa «puerta de atrás» tendrá más éxito ahora. El acceso de John Kerry al Departamento de Estado en 2013 debía haber significado un impulso de ese diálogo, pues alguien del Grupo de Boston pasaba a ser el titular de la política exterior estadounidense. No obstante, ni hubo un acercamiento personal de Kerry hacia políticos venezolanos, ni los manejos de quien sí propició reuniones con el chavismo ?Thomas Shannon, que llegó a número dos de Kerry? produjeron los beneficios buscados. Ahora, otro congresista que participó en la iniciativa de 2002 y 2003 y desde entonces ha seguido haciendo algunos viajes a Caracas, el también demócrata Gregory Meeks, se convierte en presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de Washington. En una entrevista con la agencia AP, Meeks ha especulado con posibles contactos con dirigentes chavistas, pero ha dejado claro que los fracasos de intentos de diálogo previos obligan a «prefijar condiciones» para asegurarse de que hay voluntad de avance por parte de Maduro. Béisbol entre amigos El primer encuentro de lo que se llamó Grupo de Boston se dio en septiembre de 2003 en Brewster, una localidad del estado de Massachusetts. Reunió a parlamentarios de Venezuela y de Estados Unidos, de diferentes partidos políticos. El objetivo era conocerse y crear relaciones personales que permitieran rebajar la tensión que existía entre ambos países, pues Hugo Chávez acusaba a Washington de haber apoyado el intento de derrocarle ocurrido unos meses antes. Por parte de los estadounidenses existía también el interés de que venezolanos oficialistas y opositores pudieran tender puentes entre ellos, superando la confrontación que estaban viviendo, y dieran valor a la Asamblea Nacional como lugar donde hacer política, al margen del hiperliderazgo que estaba comenzando a desarrollar Chávez. En 2003 hubo un segundo encuentro, en la isla de Nantucket, frente al Cabo Bacalao, donde los participantes jugaron a béisbol, compartiendo equipo con rivales políticos. Esas citas, que duraban unos cinco días y congregaban de veinte a treinta parlamentarios, perdieron fuerza por intervención de Chávez, que las vio como una posible amenaza a su autoridad. Después hubo algunos contactos más informales y pronto la iniciativa se limitó a la relación esporádica mantenida con sus contrapartes de Venezuela por algunos de los estadounidenses, como Gregory Meeks y el también demócrata Bill Delahunt. Este último, junto con el republicano Cass Ballinger, habían sido los promotores iniciales de la idea. Meeks y Delahunt acudieron al funeral de Chávez en representación de la Administración Obama. A largo del tiempo esos contactos sirvieron para la puesta en libertad de algunos ciudadanos de Estados Unidos, como en el caso de Joshua Holt, un joven de Utah que estuvo dos años en una prisión venezolana acusado falsamente de esconder armas. En esa gestión intervino por parte venezolana Rafael Lacava, gobernador de Carabobo. Maduro no necesita hacer concesiones En sus declaraciones a AP, Meeks, afroamericano de Harlem, reconoce frustración por la deriva dictatorial de Maduro. «Hemos tenido algunas conversaciones verdaderamente duras acerca de lo que ha ocurrido y de lo que debe hacerse para revertir parte de las cosas autoritarias que han sucedido desde que es presidente», asegura. Meeks se declara dispuesto abrir canales de contacto con dirigentes chavistas si así lo pide la Administración Biden, los aliados latinoamericanos y la Unión Europea. No obstante, advierte que también está dispuesto a confrontar a Maduro si esos intentos no produjeran avances reales. Meeks ya se ha visto en Estados Unidos con Pedro Díaz Blum, antiguo parlamentario que coordinó la parte venezolana en los encuentros del Grupo de Boston. Al parecer, antes de su viaje Díaz Blum se entrevistó con Maduro. Los intentos de diálogo, sin embargo, chocan siempre con la misma realidad: el régimen chavista no tiene ninguna necesidad de hacer concesiones, y menos ahora que ya no debe guardar las formas. El ejemplo más claro han sido las recientes elecciones a la Asamblea Nacional: no ha tenido que aceptar ningún elemento de limpieza electoral porque la falta de reconocimiento internacional ya le da igual. Mientras que esa ecuación no cambie, el chavismo seguirá usando cualquier momento de diálogo, también el propiciado por viejos amigos del Grupo de Boston, para ganar tiempo.
19-01-2021 | Fuente: abc.es
Conte se juega su futuro hoy en el Senado tras pasar la prueba de la Cámara
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, sigue buscando desesperadamente una mayoría parlamentaria. Aunque Conte ha ganado la confianza de la Cámara de diputados, la incertidumbre sobre la solución a la crisis del Gobierno italiano se mantiene todavía hoy. Era una victoria esperada, porque la coalición de gobierno goza de mayoría suficiente en esta cámara. Pero la mayor dificultad para salvar la crisis de gobierno la va a encontrar hoy Conte en su intervención en el Senado, donde solo podría obtener, no sin dificultad, una mayoría relativa. La síntesis del discurso de Conte se puede resumir en una frase: o me dan su confianza, o habrá elecciones anticipadas. Con semblante de gran preocupación, Giuseppe Conte se dirigió ayer a los diputados haciéndoles ver que el país se encuentra en un momento decisivo: «De las decisiones que cada uno de nosotros adopte en esta hora grave, dependerá el futuro del país -advirtió el primer ministro-. Estamos llamados a construirlo juntos. Este es un llamamiento transparente y claro, a la luz del sol, que propongo en la sede más institucional y representativa del Parlamento». Conte, que reconoció sus errores, lamentó la crisis que los ciudadanos no entienden y que ha dañado la imagen de Italia: «Esta crisis ha causado una profunda consternación en el país, se corre el riesgo de producir daños considerables y no solo porque ha elevado la prima de riesgo, sino también porque ha llamado la atención de los medios internacionales y cancillerías extranjeras». Sin citarlo, Giuseppe Conte atacó con dureza al líder de Italia Viva, Matteo Renzi, que el pasado miércoles abrió la crisis al retirar del Gobierno a las dos ministras de su partido. «Esta crisis no tiene ningún fundamento y no se puede cancelar lo que ha sucedido», dijo Conte. De esta forma, el primer ministro ha cerrado la puerta a Renzi para que pueda volver a formar parte de la coalición de gobierno, constituida hoy por el Movimiento 5 Estrellas, Partido Democrático y Libres e Iguales. «El país merece un Gobierno cohesionado, ahora pasamos página», precisó Conte. Consciente de las dificultades que tendrá en el Senado para lograr una suficiente mayoría para gobernar, Conte hizo un llamamiento para que lo apoyen quienes aman a Italia: «Para los desafíos a los que se enfrenta el país, se requiere la mayor cohesión posible, el mayor consenso en el Parlamento. Se necesitan unas fuerzas parlamentarias conscientes de la delicadeza de su misión, capaces de huir del egoísmo y del interés personal», enfatizó. El primer ministro italiano pidió apoyos políticos -«claros y transparentes»- que se sitúen en la más alta tradición europeísta: liberal, popular, socialista. Renzi, el perdedor La apertura de esta crisis, en medio de una pandemia que ha causado ya en Italia 82.554 muertos (cifra ofrecida ayer por el Gobierno) y con una economía que agoniza, ha enfrentado en una durísima batalla personal y política a Renzi y Conte, ambos tan arrogantes como de fuerte carácter. A falta de lo que suceda hoy en el Senado, Renzi será el perdedor de la crisis. Pero Conte, si consigue mantenerse al frente del Gobierno, lo hará con cesión de poder, sobre todo al Partido Democrático (PD), que en los últimos meses se había mostrado también muy crítico hacia Conte. El primer ministro ha tenido que aceptar todas las condiciones que le había impuesto el PD, anunciando en su discurso, entre otras cosas, que habrá una ley electoral. Ha aceptado también las modificaciones al Fondo de Reconstrucción europeo. Las reacciones de la oposición ante los últimos acontecimientos políticos han sido durísimas. El líder de la Liga, Matteo Salvini, afirmó que «Conte sigue en Marte». Giorgia Meloni, de Hermanos de Italia, atacó también muy duramente al primer ministro y pidió la convocatoria de unas elecciones anticipadas en el país: «Es el tiempo de los patriotas, de la libertad y del orgullo», dijo la líder ultraderechista. Abstención de Italia Viva La prueba definitiva para Conte llega hoy en el Senado. Podría obtener una mayoría relativa, si Italia Viva se abstiene, como hizo ayer en la Cámara de diputados. En el mejor de los casos, podría formar nuevo Gobierno en unos días, con una gran remodelación. Pero sin tener garantizada la estabilidad política, porque los números de sus apoyos serán muy limitados.
18-01-2021 | Fuente: abc.es
El último tren de Biden desde Wilmington a Washington
Joe Biden quería estar hoy en una de las butacas mullidas del Regional del Noroeste número 87, que lanza un chirrido desconsolado cuando sale de Wilmington (Delaware). Mañana jurará en Washington el cargo de presidente de EE.UU., el final de un periplo que cumple un sueño de adolescente, conseguido en la tercera intentona y en el ocaso de su vida pública. Hoy quería montarse en el tren, pieza central en su idiosincrasia política. Pero el 87 sale sin Biden. No hay un ejército de seguridad en el andén, ni fogonazos de fotógrafos, ni saludos sentidos a pasajeros, ni la cabellera blanca del próximo arrendatario de la Casa Blanca. En un mundo sin pandemia, el presidente electo hubiera caminado unos pocos cientos.. Ver Más
18-01-2021 | Fuente: abc.es
La Policía de Guatemala se enfrenta a golpes con la caravana de inmigrantes
El Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Honduras informaba de que 780 mujeres, 922 hombres y 407 menores de edad, en su mayoría provenientes de Honduras, pero entre los que se encontraban cubanos, haitianos, nicaragüenses y costarricenses, se dirigían a paso firme hacia la frontera sur de Guatemala el viernes pasado. Finalmente, la caravana logró entrar ilegalmente en este país por el paso de El Florido, divididos en grupos, pero posteriormente el Ejército los detuvo en el kilómetro 122 de la ruta al Atlántico, donde se encuentran detenidos cerca de dos tercios del total. La carava compuesta en total por 6.000 hondureños y otros centroamericanos, para un total de 9.000 compatriotas, permanece varada en la carretera del este de Guatemala. El Instituto Guatemalteco de Migración informó este lunes de que la caravana no ha tenido movimiento y de que «se continúa con la coordinación de los retornos voluntarios». Guillermo Díaz, el director de Migración de Guatemala apostillaba a los caminantes: «Es imposible que puedan seguir su ruta. Los invitamos a que regresen a su lugar de origen, no van a pasar». Después de algún enfrentamiento con los militares que se ha saldado con algún herido y arrestos, pocos han logrado cruzar legalmente con un test negativo de coronavirus y el pasaporte en regla, requisitos indispensables para dejarles paso y que cumplían sólo un centenar de inmigrantes. La mayoría sigue a la espera de la aprobación para su acceso y llegar a México como un destino previo hacia la frontera sur estadounidense. El país azteca refuerza la seguridad en el sur ante la llegada masiva de inmigrantes para intentar detener a los más de 9.000 centroamericanos que adelantaron su viaje a la noche del 15 de enero partiendo desde la segunda localidad hondureña de San Pedro Sula e inicio de las tres últimas caravanas hasta Estados Unidos. A los 500 agentes aduaneros mexicanos que normalmente se encargan de vigilar el paso se han unido cientos de guardias nacionales, militares y marinos para detener la marcha. Equipos antidisturbios se han desplegado en puntos habituales como el río Suchiate que divide Guatemala y México que se encuentra bajo de caudal. Vicente Hernández, coordinador de la Guardia Nacional, explicó que el refuerzo sigue el protocolo con la ayuda del Ministerio de Salud por la pandemia y ante un grupo migratorio que quiere ingresar de manera no ordenada al país. La misión de las fuerzas del orden es revisar el estado de salud de cada persona y se les permitirá su ingreso sólo de forma reglada. México ha felicitado a Guatemala por la resolución del conflicto y mediante un documento del ministerio de Asuntos Exteriores solicita que «atiendan, oportunamente, este flujo irregular de personas migrantes, de tal manera que prevengan futuros desplazamientos». Reforma migratoria Ante la desesperada situación de Honduras por el paso de los huracanes Iota y Eta, unido a la pandemia, los caminantes buscan solución ante la inminente toma de posesión de Joe Biden. El presidente electo preparaba una reforma migratoria favorable a los indocumentados, con más permisos de residencia, menos tiempo de espera para lograrla, mejores condiciones del programa DACA (para los dreamers) y para los amparados por el Estatus de Protección Temporal (TPS), así como un aumento de la plantilla de jueces para tramitar las solicitudes de asilo. En diciembre, Susan Rice y Jake Sullivan, asesores de política nacional y seguridad nacional de Biden, intentaron rebajar las expectativas, al señalar que «la situación en la frontera no se transformará de la noche a la mañana». El nuevo Gobierno necesitará meses en restablecer el proceso de asilo en la frontera con México. Una espera que se puede hacer interminable para la caravana de inmigrantes ya que Biden fijó estas promesas en sus primeros cien días de mandato por lo que hasta el 30 de abril podría durar la expectativa. «Es una historia de éxito», afirmó Trump en reciente visita al muro por el que invirtió 150.000 millones de dólares que México no llegó a pagar y del que se ha llegado a construir 727 kilómetros de los 3.145 que conforman la frontera. El casi ya expresidente estadounidense agradeció a López Obrador el acuerdo que permite a su gobierno el envío de indocumentados a la espera de la cita ante un tribunal migratorio. Fruto del acuerdo sobre inmigración que firmaron los dos estados a principios de junio de 2019 México se evitó futuros aranceles progresivos que Estados Unidos podría imponer. A cambio militarizó su frontera sur restringiendo el paso de inmigrantes hacia el norte, reforzada estos días ante la llegada masiva de los caminantes hondureños. Además, el presidente saliente se comprometía a incentivar con ayudas a los países centroamericanos, un plan que no se realizó. Biden lo ha tomado como punto de su campaña.
18-01-2021 | Fuente: abc.es
Keiko Fujimori anuncia que indultará a su padre si es elegida presidenta de Perú en las próximas elecciones
La candidata a la Presidencia de Perú y líder de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, ha confirmado este domingo que en caso de lograr el triunfo en las próximas elecciones del 11 de abril indultará a su padre, el expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), en prisión por las masacres de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992). «Después de lo que nos ha tocado vivir, yo estoy a favor de un indulto a mi padre y prefiero decirlo así abiertamente, como lo dije abiertamente cuando estuve en contra y defendí una salida legal», ha revelado Fujimori, quien en caso de no lograr llegar a la Casa de Pizarro solicitará el perdón a su nuevo inquilino. En el último año la defensa y la familia de Alberto Fujimori han estado intentando su excarcelación por motivos humanitarios y esgrimiendo que la pandemia del coronavirus podría resultar fatal para su precario estado de salud, mientras se enfrenta a una nueva posible condena, en esta ocasión por su responsabilidad en la esterilización forzosa de unas 375.000 personas. Fujimori recibió un indulto humanitario a finales del año 2017 por el entonces presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, aunque menos de un año después, en octubre de 2018, fue anulado por el Tribunal Supremo, puesto que era incompatible con las obligaciones del Estado peruano en relación a las leyes internacionales, como la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH). Por otro lado, Fujimori ha preferido no «declarar nada» acerca de la investigación que se está llevando en su contra por un supuesto delito de lavado de dinero en relación a unas donaciones ilegales por parte de la constructora brasileña Odebrecht a sus campañas electorales de 2011 y 2016 a cambio de favores políticos. «No voy a declarar nada sobre el proceso, solo mencionar que ha habido un análisis pericial de cinco peritos de oficio hecho a diez años de nuestra contabilidad de nuestro esposo y mío, y el resultado es que no existe desbalance patrimonial», ha zanjado Fujimori en declaraciones a la cadena peruana América Televisión. En cuanto a la agitada situación política que vive Perú, con cuatro presidentes en los últimos cuatro años, Fujimori ha señalado que su partido, Fuerza Popular, «cayó en el círculo vicioso de la confrontación», impidiendo así que se pudieran hacer muchas de las cosas que habían sido planificadas. «Creo que somos muchos los políticos que hemos tenido responsabilidad de lo ocurrido», ha admitido Fujimori, cuyo partido, que llegó a ser nosotros mayoría en el Congreso, «dio todas las facultades que el Gobierno de Kuczynski y (Martín) Vizcarra solicitaron». Elecciones del 11 de abril George Forsyth, candidato por el partido conservador Restauración Nacional, continúa liderando la intención de voto (17 por ciento) de cara a las elecciones presidenciales del 11 de abril en Perú, un punto por debajo de la previsión de diciembre, según la encuesta de Ipsos Internacional publicada por el diario 'El Comercio'. La segunda vuelta, de ser necesaria, se celebraría el 6 de junio. La candidata de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, sería la segunda en preferencia con un 8 por ciento de respaldo, un punto más que en diciembre. El tercer lugar se lo disputan Verónika Mendoza (Nuevo Perú), y Julio Guzmán (Partido Morado), con un 7 por ciento. La encuesta de Ipsos revela además que cuatro candidatos destacan por el porcentaje de encuestados que aseguran que no les votarían: Ollanta Humala (73%), Keiko Fujimori (71%), César Acuña (62%) y Julio Guzmán (52%).
18-01-2021 | Fuente: as.com
Jovic pone bajo sospecha la política de vestuario de Zidane
El serbio hizo dos goles en menos de media hora en su redebut con el Eintracht. El Madrid lo cedió al ver que no contaba para el preparador marsellés.
18-01-2021 | Fuente: abc.es
Conte acude a la Cámara con su gobierno en riesgo
Giuseppe Conte se juega entre el lunes y el martes el todo por el todo en el parlamento. El primer ministro acude hoy lunes a la Cámara de diputados y mañana al Senado para intentar obtener la confianza y seguir al frente del gobierno. Su discurso, en síntesis, podría resumirse así: o yo o el diluvio, o mi Gobierno o elecciones. En la Cámara tiene garantizada la mayoría absoluta. El problema está en el Senado, donde Giuseppe Conte no podrá contar seguramente con la mayoría absoluta, fijada en 161 votos. Tendrá que contentarse con la mayoría simple, que seguramente logrará porque Matteo Renzi, líder de Italia Viva, que abrió el miércoles la crisis al retirar del gobierno a las dos ministras de Italia Viva, ha prometido la abstención de sus 18 senadores. Renzi buscaba la caída de Conte y en parte, ante las numerosas críticas que ha recibido y al verse aislado, ha dado marcha atrás. Con la abstención de Italia Viva, Conte para obtener la confianza con mayoría simple necesita 149 votos. Tiene garantizados 151 con las tres fuerzas políticas de la coalición: Movimiento 5 Estrellas, Partido Democrático y Libres e Iguales. Para el primer ministro se trataría de una insignificante y momentánea victoria, de la que saldría un gobierno muy frágil, más aún que el actual. En este caso, Giuseppe Conte tiene dos opciones: la primera, seguir con el actual gobierno, con alguna remodelación, con la perspectiva de aguantar al máximo hasta junio y celebrar entonces elecciones generales. La segunda opción es presentar la dimisión en la confianza de que el presidente de la República le encargue la formación de su tercer gobierno, introduciendo una amplia remodelación en el gabinete, con la esperanza de obtener un mayor apoyo gracias a los parlamentarios tránsfugas. Alarma en Bruselas Con el país angustiado por la pandemia y una economía agonizante, esta crisis de gobierno es motivo de profunda preocupación en Italia y en la Unión Europea. En Bruselas se teme un periodo de parálisis en las decisiones sobre el Fondo de Reconstrucción, si en Roma no hay un gobierno fuerte. En realidad, ni los italianos ni la UE entienden esta crisis de gobierno. Con una media de unos 500 muertos diarios en Italia y un total de 81.800 víctimas del Covid (dato ofrecido el sábado por el ministerio de Sanidad), abrir una crisis de gobierno es un espectáculo «indecente» e «intolerable», según coinciden en señalar los analistas y politólogos italianos. Una de estas voces muy críticas contra la clase política es la de Mario Monti, senador vitalicio, ex primer ministro y excomisario europeo: «Hoy Europa practica una generosidad de la que estamos abusando. Los fondos (en referencia al de Reconstrucción) se convierten en la manzana de la discordia entre los políticos que miran sobre todo, fundamentalmente, a sus intereses personales y partidistas. Esto es intolerable». «La duda que surge en Europa -concluye Monti- es si Italia logrará permanecer en la UE como un país normal». En esta situación, no es de extrañar que a Roma le lleguen advertencias desde Bruselas y en particular desde Alemania. El profesor de Política Económica Lars Feld, que encabeza el «Comité de sabios» que asesora regularmente al gobierno de Merkel, advierte muy claramente a Italia: «La crisis debe cerrarse rápidamente y deben evitarse las elecciones anticipadas que serían ganadas por la derecha. La prioridad para Italia ?declara Feld a «La Repubblica»? es mejorar con decisión el Fondo de Reconstrucción, porque contiene pocas inversiones en el futuro y demasiadas inversiones en sectores deficitarios». Salvo el centroderecha, que dice estar listo para unas elecciones anticipadas, ni los italianos, según las encuestas, ni la mayoría de los parlamentarios las desean porque más de la mitad no serían reelegidos. Hace cuatro meses se aprobó en referéndum una reforma que redujo los diputados de 630 a 400 y los senadores de 315 a 200. De convocarse las elecciones, las encuestas indican que vencería claramente el centroderecha.
18-01-2021 | Fuente: abc.es
El exilio avisa a Biden: «Volver a las políticas de Obama en Cuba sería un gran error»
A sus 75 años, Sylvia Iriondo aún sueña con una Cuba libre. Llegó a Estados Unidos con 15 junto a sus padres, en 1960, y desde entonces no ha regresado a la isla que la vio nacer. Han pasado más de seis décadas, pero no ceja en su empeño por lograr que se libere de la dictadura castrista. Solo entonces regresará. «Ojalá Dios me dé los años y la salud para verlo», suspira. Esa lucha por la libertad casi le cuesta la vida en 1996. El 24 de febrero de ese año tres avionetas de la organización benéfica Hermanos al Rescate entraron en el espacio aéreo cubano. El Ejército castrista derribó dos de ellas, causando la muerte a cuatro personas. «Yo.. Ver Más
17-01-2021 | Fuente: abc.es
El opositor ruso Navalni, detenido tras aterrizar en Moscú
No sin percances de última hora, ligero retraso e intervención policial contra sus seguidores, el principal adversario político del Kremlin, Alexéi Navalni, regresó ayer a Moscú procedente de Berlín casi cinco meses después de que tuviera que ser enviado a Alemania en estado de coma tras ser envenenado en Siberia con «Novichok». Navalni, que llegó acompañado de su esposa, Julia, y de su hijo, Zajar, fue detenido nada más pasar el control de pasaporte. El motivo de su arresto, según el comunicado oficial emitido por el Servicio Penitenciario Federal de Rusia (FSIN), se debe a que, el pasado 29 de diciembre, se emitió una orden de búsqueda y captura contra él por «las continuas violaciones» al no haberse sometido periódicamente a las inspecciones penitenciarias, algo que no pudo hacer al encontrarse en Alemania hospitalizado. El FSIN presentó el martes pasado ante el Tribunal Simónovski de Moscú una solicitud para que la pena de prisión condicional de tres años y medio que le fue impuesta en 2014 por el caso Yves Rocher, por supuesta estafa y blanqueo de capital, pase a ser efectiva y la cumpla en la cárcel. En su nota de prensa, el Servicio Penitenciario ruso advierte que Navalni permanecerá en prisión preventiva hasta que el Tribunal Simónovski determine si debe ser puesto en libertad o enviado a la cárcel para cumplir allí la condena. El líder opositor «número uno» de Rusia sabía perfectamente a lo que se exponía regresando a su país. Además, aparte de las acciones emprendidas por el FSIN, el Comité de Instrucción de Rusia (SK) abrió, también el 29 de diciembre, una nueva causa penal contra él por un presunto delito de fraude supuestamente vinculado a la apropiación de 588 millones de rublos (unos seis millones de euros). Ya en diciembre, la portavoz del SK, Svetlana Petrenko, aseguró que el dirigente opositor se apropió del dinero recaudado a la ciudadanía y lo hizo con el objetivo de financiar su Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK) y otras ONGs vinculadas a su actividad. Navalni, en el interior del avión durante el vuelo a Moscú - Reuters Según Petrenko, de los 588 millones de rublos obtenidos por donaciones directas de la población, Navalni se gastó 356 millones (casi cuatro millones de euros) para fines personales: «propiedades y valores materiales, así como para pagar los gastos, incluidas las vacaciones en el extranjero». Los investigadores del SK sostienen que Navalni «mintió» a sus donantes y, por tanto, «les robó» su dinero. El político ruso, sin embargo, ya explicó en diciembre que, al igual que todas las demás persecuciones judiciales de las que ha sido objeto hasta la fecha, se trata de otro caso «amañado», cuyo principal objetivo ahora mismo consiste en obstaculizar las pesquisas que él y sus partidarios están llevando a cabo para esclarecer su envenenamiento. En un vídeo que publicó en Instagram, Navalni dijo que «van a intentar meterme en la cárcel porque no haber muerto en aquel avión, y buscar encima a mis asesinos. Por demostrar que Putin está personalmente detrás de todo». Navalni ha sido ya condenado por otros delitos, según él, «fabricados», está teniendo que hacer frente a una querella por «difamación» y ha cumplido numerosas penas de prisión menor por convocar manifestaciones. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha reconocido en sucesivas resoluciones que la persecución de sufre el dirigente opositor es por «motivos políticos», no penales. La Policía rusa detiene a partidarios de Alexéi Navalni en el aeropuerto de Moscú - Efe Ayer partió de Berlín junto con su familia con destino a Moscú en el vuelo de la compañía rusa «Pobeda» (Victoria) DP936, que despegó a las 14.45 (hora europea). No apareció en el mostrador de facturación y llegó hasta la escalerilla del avión a bordo de un AUDI negro de la Policía alemana. El avión tenía programado llegar al aeropuerto moscovita de Vnúkovo a las 19.20 (hora local), pero fue desviado al aeropuerto de Sheremétievo, también en la capital rusa, en donde terminó aterrizando a las 20.14. Como causa del desvió, la compañía argumentó que en mitad la pista de aterrizaje de Vnúkovo había una máquina quitanieves supuestamente averiada. Los partidarios de Navalni creen que así les dieron el esquinazo, ya que habían acudido a Vnúkovo a recibir a su líder. Junto con él, volaron numerosos periodistas y reporteros con quienes no habló durante todo el vuelo. Una vez aterrizaron en Sheremétievo, Navalni se dirigió a los informadores para decirles que «hoy es mi mejor día en los últimos cinco meses. Estoy feliz de haber llegado». «Yo no temo nada y pido a todos que tampoco tengan miedo», añadió. El principal opositor del presidente Vladímir Putin, anunció a través de las redes sociales el pasado miércoles su intención de regresar a Rusia precisamente el domingo. «Nunca me plantee la cuestión de si vuelvo o no a Rusia. Sencillamente porque nunca me fui, aparecí en Alemania en un dispositivo de cuidados intensivos por la única razón de que intentaron matarme». En el vídeo publicado en Instagram, el líder opositor insiste en que «no fui yo quien eligió ir a Alemania, que es un país genial, no llegué allí por mi propia voluntad», aseguró. Se encontraba en Alemania desde el 22 de agosto del año pasado. Dos días antes fue envenenado en la ciudad siberiana de Tomsk con la sustancia Novichok, catalogada como arma química y con la que también fue atacado en Salisbury (Reino Unido) el ex agente Serguéi Skripal y su hija. Fue en el avión en el que volaba desde Tomsk a Moscú en donde empezó a sentirse mal y perdió el conocimiento. Así que los pilotos decidieron aterrizar de emergencia en Omsk, en donde fue ingresado en uno de sus hospitales en estado ya de coma. Su esposa, Julia, pidió al presidente Vladímir Putin, que autorizase su traslado a Alemania, a la clínica Charité, para recibir tratamiento. Allí estuvo varias semanas y lograron que saliera del estado de coma a los 19 días de su hospitalización. El crítico más corrosivo de la política de Putin y de las corruptelas de muchos altos cargos y magnates rusos dijo el día 13 que «creo que estoy casi sano». Expertos del laboratorio especial de la Bundeswehr realizaron un análisis toxicológico de las muestras tomadas de Navalni y concluyeron que fueron encontrados rastros de una sustancia del grupo Novichok. Los laboratorios de Suecia y Francia, así como los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), llegaron a conclusiones similares. Las autoridades rusas, sin embargo, niegan las acusaciones de participación en el intento de asesinato del opositor. El pasado 15 de octubre, la Unión Europea y el Reino Unido impusieron sanciones a Rusia por lo sucedido con el político opositor. Moscú, en respuesta, anunció la aplicación de contramedidas contra altos cargos alemanes y franceses. Ahora, tras la detención de ayer, la UE amenaza con aplicar más sanciones a Moscú, si no es puesto en libertad. Charles Michel, Polonia y los países bálticos exigen la «inmediata liberación» del opositor ruso El presidente del Consejo Europea, Charles Michel, pidió este domingo la inmediata liberación del opositor Alexéi Navalni tras su detención nada más aterrizar en Moscú. «La detención de Alexéi Navalni a su llegada a Moscú es inaceptable», indicó a través de Twitter Michel, que coordina a los gobiernos de la UE en Bruselas. «Hago un llamamiento a las autoridades rusas para su inmediata liberación». Letonia, Estonia y Lituania, todos ellos países miembros de la Unión Europea, también pidieron la liberación de Navalni y plantearon la «imposición de medidas restrictivas» contra Rusia tras la detención del opositor al Kremlin Alexéi Navalni, según informó en Twitter el ministro lituano de Asuntos Exteriores. «La detención de Alexéi Navalni por las autoridades rusas es completamente inaceptable. Exigimos su inmediata liberación», señaló en su mensaje el ministro, Gabrielius Landsbergis. «La UE debería actuar rápidamente y si no es liberado, necesitamos valorar la imposición de medidas restrictivas en respuesta a este acto insolente», añadió. El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, se sumó a las llamadas a la inmediata liberación de Navalni.