Infortelecom

Noticias de politica

18-10-2018 | Fuente: abc.es
Theresa May se presenta en Bruselas sin ideas nuevas, pero las dos partes seguirán negociando
No hubo acuerdo ni siquiera aproximación clara, pero la primera ministra británica, Theresa May, debió de sentir claramente la sensación de lo que significa salir de la Unión Europea cuando abandonaba el edificio del Consejo Europeo poco después de las 8 de la noche, mientras los demás líderes se quedaban sentados cenando, para discutir sobre el futuro de Europa. La cumbre, que empezó anoche, debía haber sido el momento de definición del acuerdo para la salida ordenada de los británicos, pero a falta de acuerdo, fue una reunión más, en la que lo único que se pudo constatar es que se mantiene incólumne la unidad de los Veintisiete frente a la soledad de May, que no trajo ideas nuevas ni fue capaz ni siquiera de garantizar que el eventual acuerdo sería aprobado por el Parlamento Británico. El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, dijo a su entrada al Consejo que en las próximas semanas seguirán negociando «con calma y paciencia» para lograr una salida ordenada del Reino Unido. Lo dijo en inglés, a pesar de que le cuesta más trabajo usar esta lengua, de modo que el mensaje pudiera llegar al otro lado del Canal, donde este proceso está generando una inestabilidad política considerable. También en Europa el Brexit empieza a verse ya como un dolor de cabeza del que muchos desean librarse cuanto antes. Fuentes diplomáticas europeas reconocen que a pesar de que todo el mundo insiste en que prefiere que haya acuerdo «empieza a cundir la impresión de hartazgo, teniendo en cuenta la cantidad de energías que dedicamos a este tema y que no podemos emplear a otros que van a ser muy importantes para el futuro de la UE», siga o no siendo el Reino Unido miembro del club. Pero por el momento, esas energías siguen siendo necesarias en este farragoso proceso que ha encallado en la cuestión de la frontera irlandesa, un tema en el que los británicos están atrapados en las inmensas contradicciones de su propia decisión. Por un lado se han comprometido a que no haya una frontera física entre la provincia del Ulster y la República de Irlanda, pero por otro insisten en que no desean que el Reino Unido permanezca en una unión aduanera con el resto de la UE, porque desean poder tener libertad para negociar acuerdos de con otros países, lo que obligaría entonces a levantar esa frontera. May dijo a su llegada que «trabajando intensa y estrechamente podemos llegar a un acuerdo» sobre el mecanismo de seguridad que propone la UE para que eventualmente se puedan controlar las mercancías que llegan a Irlanda del Norte desde el resto del Reino Unido, para evitar que ese territorio se convierta en una entrada incontrolada de productos al mercado europeo. «Tenemos la voluntad colectiva de avanzar, pero no hemos llegado aún» dijo May, precisando que es algo que se puede esperar alcanzar «en los próximos días o semanas». Periodo de transición La víspera, una filtración que se supone interesada por parte del equipo negociador europeo había lanzado la idea de una posible extensión del periodo de transición, lo que supuestamente habría enviado al mismo tiempo la idea de que desde Bruselas existía cierta flexibilidad, siempre que May viniera a la cumbre con «propuestas concretas y claras», como había pedido el presidente del Consejo, Donald Tusk. Ya pesar de que la primera ministra británica no las trajo, sino que se limitó a reiterar sus posiciones sobre la imposibilidad de aceptar una separación entre dos territorios británicos (impuesta por los diez diputados del partido unionista del Ulster que le son esenciales para mantener la mayoría parlamentaria), los demás dirigentes apreciaron un mejor ambiente, algunos hablaron incluso de una «gestualidad más amable». Sobre todo si se compara con el choque que se produjo en la anterior cumbre de Salzburgo, de la que la británica se fue con cajas destempladas, denunciando haber sido víctima de una humillación, cuando en realidad las posiciones de unos y otros no han variado prácticamente desde entonces. Con esta perspectiva, los periodistas preguntaban a todos los presidentes y a los «floaters», los funcionarios que pueden entrar y salir de la sala de reunión, si se celebrará la cumbre que se había programado como posible en el mes de noviembre. Y la respuesta casi siempre era que «noviembre y tal vez diciembre», cuando ya se ha programado una reunión el día 22. Hay quien apuesta que el acuerdo sobre la separación se alcanzará después del consejo de pesca, que es el que bate todos los records en el último día lectivo del año.
18-10-2018 | Fuente: abc.es
Septiembre, mes récord de familias que cruzan la frontera sur de EE.UU.
Un total de 16.658 personas acompañadas de sus familiares cruzaron de manera irregular en septiembre la frontera sur de Estados Unidos, lo que ha supuesto un récord histórico, informó hoy el diario The Washington Post. Según el periódico, que cita estadísticas oficiales no publicadas, estas cifras, que engloban a familias con menores, representan un incremento del 80 % en relación a las recogidas en julio. Las autoridades no suelen revelar el número total de familias que atraviesan el límite, sino que el dato que ofrecen es el de personas que cruzan acompañadas de parientes. En agosto pasado, los miembros de familias que llegaron a EE.UU. ilegalmente fueron 12.774, lo que significó el 34,02 % del total de inmigrantes que cruzaron la frontera, de acuerdo a los datos difundidos hace semanas por Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés). Al ser preguntada por Efe, la portavoz del DHS Katie Waldman aseguró que no tienen «los números oficiales para informar en este momento», pero que los resultados de familias que llegan ilegalmente por la frontera sur serán «muy probablemente» este año «números récord». El máximo histórico se produce después de que a finales de junio, el presidente estadounidense, Donald Trump, decidiera, en medio de numerosas críticas, dar marcha atrás en sus políticas de separar familias de inmigrantes en la frontera, unas prácticas que efectuaba desde abril. Los datos llegan en un contexto en el que el pasado viernes el propio periódico informó de que la Administración se planteaba volver a separar familias de inmigrantes con menores, mientras esperan a que se resuelva su proceso de deportación. Waldman recordó hoy a Efe que «bajo la dirección del presidente, el DHS continúa examinando todas las opciones para asegurar las fronteras y mantener a las comunidades estadounidenses a salvo», incluyendo el trabajo con los socios centroamericanos y México. Trump y su Gabinete han considerado desde su aplicación que las separaciones de familias actuarían como elemento disuasorio para los inmigrantes que buscan acceder de manera irregular al país y creen que es necesario endurecer las políticas migratorias para evitar que entren.
18-10-2018 | Fuente: elpais.com
El peronismo celebra el Día de la Lealtad con cinco mítines simultáneos
Las divisiones internas muestras la complejidad política del movimiento creado por Juan Domingo Perón en 1945
18-10-2018 | Fuente: elpais.com
?España puede ser líder en Europa si legaliza el cannabis?
Michael Collins, director de la Oficina de Políticas de Drogas en Washington, asegura que el debate no es si habrá legalización sino cuándo y cómo
17-10-2018 | Fuente: elpais.com
Torra pide ayuda desde Suiza para forzar una mediación internacional
El presidente catalán insiste en la necesidad de que haya "presión pública política" para que el Gobierno acepte negociar un referéndum
17-10-2018 | Fuente: elpais.com
El peronismo celebra el Día de la Lealtad con cinco mítines simultáneos
Las divisiones internas muestras la complejidad política del movimiento creado por Juan Domingo Perón en 1945
17-10-2018 | Fuente: abc.es
El derecho a existir de Venezuela
Demasiadas noticias, malas, para Venezuela. La peor y más reciente sigue siendo la muerte del concejal opositor, Fernando Albán. El SEBIN, lo más parecido a la DINA de Pinochet, insiste todavía en que sus detenidos (o secuestrados) se le tiran por la ventana. Lo hace con el mismo cuajo con el que el Gobierno de Arabia Saudí mantiene que nunca tuvo noticias del paradero (desconocido) de Jamal Khashoggi, el periodista que entró por una puerta en su Consulado y presumiblemente, salió troceado por otra para embarcar en vuelo privado con dirección a Riad. La caída a plomo de Albán sobre el cemento, un suicidio según Maduro, se suma a las balas en el pecho de manifestantes, a los suplicios a la luz del sol -o entre tinieblas- de hombres, mujeres y jóvenes que pretenden vivir libremente y en paz desde hace dos décadas, el tiempo que permanecen bajo el yugo chavista/madurista. El descaro con el que el régimen de Caracas disfrazó el asesinato del concejal desembocó en que la oposición, atomizada, cerrase filas en un frente común de protesta. Pero la tragedia, la última de centenares registradas, no sirve para rearmar una plataforma política que pueda tumbar un régimen sangriento y despiadado. La represión de Maduro, en apenas cinco años, se ha cobrado la vida de más de setecientas personas y sin embargo, Pablo Iglesias y el resto de la cúpula de Podemos ponen su Gobierno como ejemplo. La intervención del ministro de Asuntos Exteriores español, José Borrell, en Bruselas y la tentación de Federica Mogherini de resucitar e intervenir en un diálogo entre oposición y Gobierno, que nació muerto, ahonda en la desesperación de los venezolanos. La posibilidad de que se levanten las sanciones a los gerifaltes que se han enriquecido a costa del esfuerzo y la sangre de otros les hunde, más si cabe, en la miseria. España es sinónimo de esperanza para los venezolanos y lo es, pese a la presencia intermitente del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, al que consideran un asalariado del régimen cuya misión verdadera, advierten, sería insuflar oxígeno a una dictadura modelo siglo XXI. Europa es la puerta grande del viejo continente con vistas al resto del mundo, una ventana más a la de Estados Unidos, con fuerza para sancionar y poner límites al terrorismo de Estado de Venezuela y a la miseria y penurias de sus habitantes. Amagar con hacer borrón y cuenta nueva, desde el Madrid que habita Pedro Sánchez es otro golpe o portazo renovado a la esperanza de un pueblo que tiene derecho a existir.
17-10-2018 | Fuente: elpais.com
No, secretaria Robles. La corrupción no tiene género
La política mexicana asegura que es "violencia de género" que una investigación periodística sobre corrupción señale a una mujer
17-10-2018 | Fuente: elpais.com
?España puede ser líder en Europa si legaliza el cannabis?
Michael Collins, director de la Oficina de Políticas de Drogas en Washington, asegura que el debate no es si habrá legalización sino cuándo y cómo
17-10-2018 | Fuente: abc.es
Khashoggi aún estaba vivo cuando lo empezaron a descuartizar, según la inteligencia turca
Cuando el príncipe heredero de la corona saudí visitó Madrid en abril, se hizo acompañar de uno de los sospechosos de haber participado recientemente en el asesinato del periodista y disidente Jamal Khashoggi en Turquía. Entonces, Mohamed bin Salman, hombre fuerte y ministro de defensa de Arabia Saudí, se reunió con el Rey y el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy durante una gira internacional cuya intención era presentarse como el líder de una nueva generación que abriría Arabia Saudí al mundo y la convertiría en un Estado moderno. En su llegada a Madrid, y sus recepciones en la Moncloa y el palacio de La Zarzuela, a Bin Salman le escoltó Maher Abdelaziz Mutreb, un diplomático saudí destinado a Reino Unido en 2007. Según las autoridades turcas, que investigan la desaparición del periodista saudí, Khashoggi aún estaba vivo cuando lo empezaron a descuartizar. Asimismo, aseguran que Mutreb es uno de los 15 saudíes que volaron a Estambul para interrogar y posiblemente matar al periodista . Según creen los investigadores, Mutreb ha trabajado en seguridad personal del príncipe y es una persona de su máxima confianza. Que ambos visitaran Madrid y otras ciudades europeas como París en viajes oficiales invalida las excusas que hasta ahora ha transmitido la corona saudí a sus aliados en EE.UU. y que Donald Trump ha hecho públicas: que el príncipe heredero no sabía nada de una operación de asesinato de un disidente y si ocurrió fue obra de matones, y no del gobierno. «De nuevo se intenta que alguien sea declarado culpable antes de ser inocente», dijo ayer Trump, defendiendo a la corona saudí ante las críticas de legisladores y medios de comunicación norteamericanos. Mutreb bajó del avión oficial saudí después de Bin Salman el 11 de abril, cuando recibió a ambos la ministra de Defensa Maria Dolores de Cospedal. Según han confirmado los servicios de inteligencia norteamericanos, estuvo también con él en una gira por varias ciudades de EE.UU., en una visita en la que se incluyó la Casa Blanca en Washington y la sede de Naciones Unidas en Nueva York. El diario The New York Times fue el primero en revelar la identidad de Mutreb. Los 17 saudíes identificados por Turquía como sospechosos de la muerte de Khashoggi llegaron en vuelos privados a Estambul y partieron el mismo día de regreso a Riad, a través de El Cairo y Dubái. Fue el 2 de octubre, la misma jornada en la que Khashoggi acudió a realizar un trámite en el consulado de su país en Estambul y nunca salió de él con vida, según creen tanto los investigadores turcos como sus empleadores en el diario «The Washington Post». De los 17 sospechosos, 11 tienen lazos con la inteligencia saudí. La visita de Bin Salman a España sirvió para que Arabia Saudí cerrara la compra de cinco corbetas a Navantia por importe de 1.800 millones de euros. El mes pasado el Ministerio de Defensa paralizó momentáneamente la venta a ese país de 400 bombas de precisión láser del Ejército español porque podrían ser utilizadas en el conflicto en Yemen. Luego, ante el malestar provocado en Riad, el Gobierno autorizó el envío. Aunque Kashoggi trabajaba para un medio de EE.UU. y residía en Washington, no tenía pasaporte de ese país, lo que ha llevado a Trump, que ha apostado una buena parte de su política exterior a tener unas buenas relaciones con Arabia Saudí, a renunciar a una investigación en profundidad por parte de los servicios de inteligencia norteamericanos.