Infortelecom

Noticias de politica

01-01-1970 | Fuente: abc.es
La exfiscal Luisa Ortega y su marido se habrían refugiado en México
La ex fiscal general Luisa Ortega Díaz y su esposo el diputado chavista disidente Germán Ferrer se habrían refugiado en México después que el régimen de Nicolás Maduro los acusara de presunta corrupción en el Ministerio Público. El allanamiento de su residencia en Caracas se produjo este miércoles pero ninguno de los dos se encontraba dentro cuando intervino la policía política, Sebin, (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional). Elyangélica González, corresponsal de la colombiana Caracol Radio, fue la que informó que el destino de la pareja sería en México después de haber pasado por Colombia en su salida clandestina de Caracas. El nuevo fiscal oficialista Tareck William Saab acusó este jueves a Luisa Ortega Díaz de ser la presunta autora intelectual de las muertes de 126 personas producidas por la represión durante las protestas de los últimos 4 meses. La ex fiscal Ortega fue destituida de su cargo por el Tribunal Supremo de Justicia por «atentar, lesionar, o amenazar la ética pública y la moral administrativa», según dijo el diputado chavista Pedro Carreño. El nuevo fiscal Tareck también acusa al diputado Germán Ferrer de presunta extorsión por diversos cargos vinculados al manejo de 6 millones de dólares en cuentas en las Bahamas. Antes de ser destituida la ex fiscal Ortega Díaz logró rescatar de la Fiscalía muchos documentos que comprometen al régimen de Nicolás Maduro en muchos casos de corrupción, el mayor de ellos, de la empresa Odebrecht que habría pagado 98 millones de dólares en sobornos por tener contratos de obras públicas por el orden de 30.000 millones de dólares que nunca terminó.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump despide a Bannon, mentor de su nacionalismo populista
El general John Kelly, el hombre llamado a poner orden en una Casa Blanca plagada de luchas intestinas, empieza a imponer su ley. La marcha de Steve Bannon, la sexta desde que Donald Trump formara su equipo el pasado enero, no es una más. Tras el relevo del fugaz director de Comunicación, Anthony Scaramucci, el nuevo jefe de gabinete del presidente ha forzado la salida del considerado mentor ideológico del nacionalismo de carácter populista con el que Trump venció la elección presidencial y que practica ahora desde el Despacho Oval. Pero no sólo. Los recientes guiños del presidente a la extrema derecha tras los disturbios de Charlottesville (Virginia), que, rectificación incluida, han sacudido a todos el establishment político norteamericano, se atribuyen también a la influencia de Bannon. Pese a que su renuncia al cargo de asesor se había producido ya los días previos, según distintos medios. La marcha del polémico ideólogo de cabecera de Trump viene a marcar el fin de una primera y convulsa etapa dentro de la Casa Blanca, en la que el enfrentamiento entre los miembros del equipo del presidente, de carácter personal, ideológico y estratégico, ha protagonizado sucesivos capítulos. Lo que no significa que el nuevo periodo, marcado por los Intentos del general Kelly de profesionalizar el equipo, se presente fácil, dada la impresivible forma de actuar del ocupante del Despacho Oval. Pese a la influencia que había demostrado tener hasta ahora en el presidente, Steve Bannon no se sumó a la campaña de Trump hasta los últimos meses antes de la elección, cuando las encuestas le situaban claramente por detrás al candidato republicano. Fue entonces cuando la campaña se tornó más agresiva en las críticas a Hillary Clinton, en el cierre de las fronteras a los inmigrantes y en el rechazo a los acuerdos comerciales de ámbito internacional, esencia de un proteccionismo económico que Trump no ha dejado de pregonar desde entonces. En una entrevista concedida hace pocos días, Bannon sorprendió con duras críticas a los supremacistas blancos, a los que tachó de «payasos», pese a que quien fuera director ejecutivo del sitio web Breitbart News reconoció en su día que este periódico digital de noticias era representante de la llamada Alt Right, la extrema derecha alternativa en Estados Unidos. Banquero, periodista y estratega de la política Polifacético en su actividad profesional, el paso de Steve Bannon (Norfolk, Virginia, 1953) por tan diversas labores profesionales le ha permitido abrir muchos ángulos. Ejecutivo de banca en Goldman Sachs, periodista en Breitbart News, productor y director de cine, publicista y estratega de la comunicación política, el polémico representante del neonacionalismo estadounidense, de inspiración populista y cercana a la extrema derecha, ha demostrado una intuición y un conocimiento del país poco común. Los que le permitieron ser uno de los hombres clave en la victoria electoral de Donald Trump.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Maduro dice que el músico Gustavo Dudamel no comprende a su Gobierno
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha afirmado que el director de orquesta Gustavo Dudamel no le comprende y le dio la bienvenida a la política, meses después de que el músico venezolano hiciera algunas criticas a su Gobierno. «Le envío mi saludo a Gustavo Dudamel aunque no nos comprende, se ha vuelto un incomprendido como dice la canción de Ismael Rivera (..) no importa vamos a seguir trabajando por los niños y niñas de Venezuela», ha dicho el presidente venezolano. El pasado mes de mayo, Dudamel pidió a Maduro rectificar y escuchar «la voz del pueblo» frente a la ola de protestas antigubernamentales iniciada el 1 de abril y que ha dejado más de 120 muertos. Hoy Maduro ha mantenido que Dudamel se metió a político y por ello le dio la bienvenida a la política, aunque le pidió actuar «con ética». «No te dejes engañar y no ataques a quien ha sido el artífice de niños, niñas y jóvenes. Es muy fácil creer la mentira fresca, la mentira fácil y lanzársele al presidente Nicolás Maduro encima. Está bien Gustavo Dudamel, que Dios te perdone por dejarte engañar», ha añadido el mandatario. El pasado 5 de julio el director de orquesta venezolano indicó en una rueda de prensa que le dolía su país. «Lo más importante en este momento es encontrar esos puntos de encuentro (..) para que Venezuela pueda nuevamente encaminarse por un sendero de productividad y de paz», dijo entonces Dudamel.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Turquía hace detener en España a un escritor alemán crítico con su gobierno
El escritor alemán de origen turco Dogan Akhanli, de 60 años de edad, ha sido detenido a primera hora de este sábado en el centro de Granada, en el hotel en el que pasaba unas vacaciones con su pareja y con el objetivo de conocer mejor Andalucía. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía, en cumplimiento de una orden de arresto internacional de la Interpol por reclamación de las autoridades turcas, se han presentado en el hotel en el que se alojaba y lo han trasladado hasta dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Oriental, a la espera de ser custodiado hasta Madrid. Dogan Akhanli huyó de Turquía en 1991, escapando de la persecución política, y tras haber pasado dos años en prisión por haber luchado contra la dictadura militar turca. Desde entonces vive en Colonia, Alemania, y h seguido escribiendo textos muy críticos con el gobierno turco, por lo que es considerado un enemigo político por parte de Recep Tayyip Erdogan. Una de las principales acusaciones en su contra es por haber denominado en sus libros «genocidio» a la matanza de armenios a manos del Imperio Otomano hace un siglo, denominación que este mismo año ha aprobado el pleno del parlamento alemán. Actualmente, solo tiene la nacionalidad alemana y gracias a ello no ha sido extraditado a Turquía, como solicitaron en su momento las autoridades de ese país, pero los espías turcos en Alemania advirtieron de su viaje a España y Ankara emitió una alerta roja de a través de Interpol, de modo que los agentes españoles se limitaron a cumplir el protocolo, según ha explicado Ilias Uyar, abogado del escritor y que no ha podido ponerse en contacto con él, aunque sí con su pareja. El ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, que ayer viajó a España para conocer de primera mano el estado de los 13 heridos de nacionalidad alemana del atentado de Barcelona, ha sido puesto al corriente y se ha ocupado personalmente de que Akhanli reciba la debida atención consular. Fuentes de este ministerio califican la orden de detención como «una provocación más de Erdogan» y como otra «afrenta diplomática». «Es increíble que se mande detener en el extranjero a las cabezas críticas de Turquía», se queja su abogado en titulares que exponen ya todas las portadas de la prensa alemana. Akhanli nació en un pequeño pueblo del noreste de Turquía y su familia se mudó a Estambul cuando tenía 12 años para que él y su hermano pudieran ir a un buen colegio. Poco después comenzó a implicarse en la lucha contra la dictadura miliar y desde entonces ha mantenido una cruzada intelectual por la libertad de los Derechos Humanos. Solamente una vez, en 2010, ha viajado de vuelta a su país, para visitar a su padre en el lecho de muerte, y fue detenido por la policía turca, debiendo pasar varios meses en prisión acusado de haber participado en un robo en 1989. Presentadas las pertinentes pruebas de su inocencia, fue puesto en libertad y pudo regresar a Alemania, pero la fiscalía recurrió y la sentencia fue revocada en su ausencia en 2013. La policía española tiene la obligación de proceder a la detención en caso de que Interpol curse la orden, sin examinar los motivos, pero para que se produzca una extradición sí es necesario. Las difíciles relaciones entre la Turquía de Erdogan y la Alemania de Merkel han sufrido varias crisis en los últimos meses y el gobierno turco está elevando la presión a medida que se aproximan las elecciones generales de septiembre, en las que las encuestas siguen dando una cómoda mayoría a la canciller alemana. Erdogan se ha inmiscuido abierta y personalmente en la campaña electoral exhortando a los ciudadanos de origen turco en ese país a que no voten por ninguno de los grandes partidos políticos y sugiriendo así el voto por el partido anti euro Alternativa para Alemania (AfD), que por primera vez podría conseguir entrar en el Bundestag. «Llamo a todos mis compatriotas en Alemania a que no cometan el error de apoyar a ni a los cristianodemócratas, ni al SDP (socialdemócratas), ni a los Verdes. Son todos enemigos de Turquía», dijo Erdogan en Ankara al finalizar del rezo del pasado viernes. Hay «casi un millón de electores turcos» en Alemania, señaló, llamando a continuación a «dar la necesaria lección en las urnas a los partidos políticos que se comportan de forma irrespetuosa» con Turquía y pidiendo de nuevo a Alemania la extradición de presuntos golpistas: «Turquía espera que Alemania entregue a los terroristas que se encuentran allí». También se refirió, en tono de amenaza, a los dos periodistas se origen turco que se encuentran en prisión preventiva en Turquía bajo cargos de terrorismo y cuya puesta en libertad ha exigido Berlín con insistencia en nombre de la libertad de expresión.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Crece la tensión racial en Estados Unidos tras una nueva marcha en Boston
Miles de personas se manifestaron este sábado en Boston en favor de «la libertad de expresión» tras los episodios violentos ocurridos el fin de semana pasado en Charlottesville (Virginia), mientras que otras tantas organizaron una contraprotesta antirracista. Ambas concentraciones han tenido lugar después de que manifestaciones de simpatizantes neonazis y grupos defensores de los derechos civiles organizaran algo similar el sábado anterior en Virginia, encuentros que se tornaron violentos y se saldaron con la muerte de una joven de 32 años presuntamente atropellada por un neonazi. En Boston, sin embargo, no se registraron incidentes importantes, aunque la policía informó de 33 arrestos, en su mayoría por desorden público y agresiones contra agentes de seguridad. «Hoy está claro que Boston era la paz y el amor, no el fanatismo y el odio», dijo el alcalde de la ciudad, Marty Walsh. Aunque se temía que se produjeran enfrentamientos entre unos y otros, finalmente las manifestaciones han resultado pacíficas. Coalición de Discurso Libre de Boston La Coalición de Discurso Libre de Boston, el grupo que organizó la primera concentración, había planeado hasta hace poco incluir oradores con vínculos con el nacionalismo blanco, pero tras los últimos acontecimientos se distanciaron de esa retórica. Desde entonces se han alejado públicamente de los grupos racistas que incitaron a la violencia en Virginia el fin de semana pasado, aconsejando a los grupos de odio que no se unieran a su manifestación. «Mientras sostenemos que cada individuo tiene derecho a su libertad de expresión y defendemos ese derecho humano básico, no ofreceremos nuestra plataforma al racismo o al fanatismo», dijo el grupo en un comunicado publicado en Facebook. «Denunciamos las políticas de supremacía y violencia, denunciamos las acciones, actividades y tácticas del llamado movimiento Antifa (antifascista), denunciamos la normalización de la violencia política», añadieron. Los organizadores de la contramarcha, sin embargo, alegan que este tipo de defensa a ultranza de la libertad de expresión da alas a los grupos supremacistas, por lo que salieron a las calles con carteles en contra del Ku Klux Klan y cualquier tipo de alarde racista. La Policía mantuvo una zona de seguridad entre unos y otros manifestantes, evitando incidentes importantes a excepción de algún enfrentamiento aislado y gritos entre los asistentes a la contramarcha y los partidarios del presidente Donald Trump.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump ha despedido a diez miembros de su equipo en siete meses, con la salida Steve Bannon
«Dejad a Trump ser Trump», es una de las habituales proclamas de los fieles al singular presidente norteamericano, desde que su irrupción ofreciera la personalidad del primer antipolítico de la historia reciente que gobierna los Estados Unidos. Dicho y hecho. El ocupante del Despacho Oval se comporta con el mismo desapego a la institucionalidad de los cargos que aquel hombre de negocios televisivo que despedía a los concursantes desde su atalaya de presentador de un reality show: «¡You´re fired!» (¡«Estás despedido!»). Acostumbrado a hacer y deshacer al frente de su imperio, el veterano Trump, el presidente que llegó con más años al cargo, muestra la imagen de una adaptación imposible, en las antípodas de la estabilidad que requiere cualquier Gobierno. La inexperiencia y la necesidad de conformar un equipo lleno de equilibrios internos cuando desembarcó en el Despacho Oval, han hecho el resto. Siete meses después, el presidente acumula una decena de destituciones sólo en su staff de la Casa Blanca, que se elevan a catorce si se cuentan los miembros de la Administración, en el arranque de mandato más inestable que se recuerda. Las tres semanas que duró en el cargo su Asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, obligado a dimitir por sus contactos rusos no confesados, podrían haber sido un hecho aislado. Sin embargo, la ruidosa llegada de Donald Trump a la presidencia no auguraba precisamente un periodo de tranquilidad. Un vistazo a las imágenes que inmortalizaron la toma de posesión del equipo del presidente, el pasado 22 de enero, muestra ya a un numeroso grupo de «caídos» en la cruenta batalla interna que aún se libra en la Casa Blanca. La salida el viernes del último de ellos, Steve Bannon, primer representante del nacionalismo de corte populista que impregna gran parte del discurso presidencial, forma parte de la «limpieza» que Trump ha encargado a su jefe de gabinete, el general John Kelly. En este tiempo de mandato, han convivido en el entorno presidencial enfrentamientos personales con pugnas de tinte ideológico. En el equipo de asesores, Bannon representaba un discurso opuesto al de Jared Kushner, yerno y asesor del presidente (aunque sin remuneración), a quien se sitúa entre los llamados «globalistas», opuestos al discurso proteccionista y de ruptura con las grandes instituciones occidentales promovido por su enemigo ideológico. Para algunos fieles a Trump, la marcha de Bannon puede suponer su abandono definitivo de las ideas que le permitieron al presidente conectar con sus bases, con lo que él mismo bautizó como su «movimiento». El núcleo duro de ese raquítico 39% de apoyo que refleja la media de las principales encuestas de popularidad (RealClearPolitics), sólo compensado con una fidelidad casi incondicional. Sin embargo, el anunciado regreso de Bannon al mismo diario digital que sirvió de palanca ideológica para la campaña de Trump, Breitbart News, permite pensar en que su ya ex asesor va a seguir ayudando al presidente desde la plataforma mediática. En una prueba de la buena relación que aún mantienen, Trump escribía ayer en Twitter este mensaje: «Quiero dar las gracias a Bannon por sus servicios. Llegó a la campaña durante mi campaña contra la corrupta Hillary Clinton. ¡Fue grande! Gracias». La marcha del polémico ideológo cuenta con dos interpretaciones. La primera respondería a una demanda del establishment republicano, que ha venido reclamando su salida, especialmente a raíz de los guiños que Trump lanzó al mundo de la extrema derecha, en concreto al del supremacismo blanco. La decisión del presidente obedecería también a un intento de compensar la destitución de Reince Priebus como su jefe de gabinete. El ex presidente del Partido Republicano estaba considerado la conexión de la Casa Blanca con el aparato y el establishment de la formación política. La lectura más plausible obedece al intento real de Trump de poner orden dentro de la Casa Blanca, para lo que nombró jefe de gabinete al miembro de su equipo en el que más confía, John Kelly. Tras algunas reticencias iniciales, el presidente logró convencer al general de cuatro estrellas de que era la persona idónea para imponer disciplina en el equipo, para lo que le ofreció carta blanca en sus decisiones. La destitución fulminante de Anthony Scaramucci, el fugaz director de Comunicación que Trump había nombrado apenas diez días antes, fue la primera prueba de que Kelly actuaba con mando en plaza. En el mismo movimiento, el general se cobraría la pieza del secretario de prensa, Sean Spicer, quien para entonces ya había perdido el favor del presidente. Pese al vacío que el polémico Bannon deja en su entorno, puede que la marcha de miembros del grupo ultranacionalista no haya concluido. El polémico Sebastian Gorka, asesor en materia de seguridad, conocido por sus propuestas radicales para combatir el terrorismo, podría ser el próximo destituido, si el presidente sigue dejando hacer su labor al jefe de gabinete, John Kelly. Así lo apuntaban ayer diversos medios, que reducen a Kellyanne Conway, una de consejeras artífices de la victoria electoral de Trump, la futura presencia de los fieles a su discurso más populista.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Merkel impone no establecer cuotas de refugiados
Horst Seehofer, el presidente de la Unión socialcristiana de Baviera (CSU), partido hermano de la CDU de Merkel y que concurre conjuntamente con ella a las elecciones generales de septiembre, retiró ayer su exigencia de un techo de admisión en Alemania de 200.000 refugiados al año, después de una legislatura en la que, con esta reivindicación, se había convertido en el principal opositor y crítico de la canciller alemana. Seehofer llegó a amenazar incluso con no acudir conjuntamente a las elecciones, algo que no ha sucedido en toda la historia de la República Federal de Alemania, y con publicar en Baviera un programa electoral diferente al que los dos partidos conservadores defienden a escala federal. La única explicación del bávaro ante semejante giro fueron unas palabras pronunciadas en una entrevista con la televisión pública alemana ARD, en las que argumentó que «la situación ha cambiado, la política de Berlín ha mudado? Ahora tenemos una inmigración mucho menor que en el momento en el que hice esa declaración». Pero los analistas traducen este cambio de postura como una necesaria adaptación tras señalar las encuestas que tras las elecciones quedarán abiertas nuevas posibilidades de coalición para gobernar en Berlín, que incluyen a partidos que en ningún caso aceptarían el techo de refugiados. «Ahora de lo que se trata es de ganar unas elecciones», justificaba Seehofer. Un último sondeo publicado ayer sitúa a la CDU/CSU como primera fuerza, con el 39% de los votos, con tendencia al alza y a una cómoda distancia del segundo más votado, el Partido Socialdemócrata (SPD) con el 24%. Tanto Los Verdes como el Partido Liberal (FDP), posibles candidatos a apoyar a Merkel, obtienen el 8% de los votos y se convierten en potenciales socios a los que no merece la pena alejar con reivindicaciones anti refugiados. Aun así resulta sorprendente la contundencia con la que Merkel se ha impuesto frente a la demanda de los socialcristianos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Merkel agradece a España la libertad del escritor Dogan Akhanli
La canciller alemana, Angela Merkel, ha aprovechado este domingo una aparición en la cadena de televisión RTL para agradecer personalmente a España la decisión de poner en libertad condicional al escritor alemán de origen turco Dogan Akhanli, detenido el sábado en Granada, donde pasaba unas vacaciones con su pareja. Akhanli había sido detenido tras cursar Interpol una orden de detención solicitada por el Estado turco, que considera al escritor un enemigo político por sus críticas al gobierno de Erdogan. «Estoy muy contenta de que España de momento lo haya puesto en libertad», ha dicho Merkel durante un encuentro con ciudadanos en el que respondía en directo preguntas de estos. «Yo también podría llamar en cualquier momento al presidente del gobierno», ha señalado, después de reconocer que el ministro de Exteriores, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, se había puesto en contacto personalmente con las autoridades españolas para aclarar el caso y para pedir que Akhanli no sea extraditado a Turquía, como solicita el gobierno de Ankara. «Desde mi punto de vista esto es inaceptable», ha criticado Merkel la actuación de Ankara, «no se puede manipular a organizaciones internacionales como Interpol por algo así». Akhanli ha sido puesto en libertad en Madrid, aunque no podrá ausentarse hasta que la Justicia española se haya pronunciado sobre la solicitud de extradición. El procedimiento puede durar varias semanas. Según ha explicado su abogado, Ilias Uyar, debe presentarse cada semana ante la policía española y permanecer localizable por teléfono. «Se trata sin lugar a dudas de una detención por motivos políticos. La justificación de Turquía es que se le busca por un robo cometido en 1989, pero se trata de un juicio que en su momento fue sobreseído y que los fiscales turcos reabrieron en ausencia de mi cliente para revoca r el fallo», explica el abogado, recordando que Akhanli no tiene ya la nacionalidad turca, sino solamente la alemana, y que se vio obligado a huir de la persecución política en ese país en 1991, después de haber pasado dos años en prisión. El ministro Gabriel, telefoneó ayer a su homólogo Alfonso Dastis para solicitar la participación de Alemania en los procedimientos legales pertinentes y solicitar que el ciudadano alemán no sea extraditado a Turquía. Desde el fallido golpe de Estado de julio de 2016, Turquía ha encarcelado a nueve ciudadanos alemanes a los que acusa de apoyar al terrorismo y Gabriel ha declarado a este respecto que «sería terrible que Turquía lograse también conseguir en otros países europeos que personas que hacer oír su voz crítica con Erdogan vayan a la cárcel». «Tengo plena confianza en la Justicia española y en que nuestros amigos y socios del gobierno español saben de qué va esto», ha añadido, dejando a España en una situación diplomática un tanto delicada, en medio de la disputa entre los gobiernos turco y alemán, que ha elevado la tensión entre los dos países a la altura de crisis durante los últimos meses.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Sudáfrica concede la inmunidad diplomática a Grace Mugabe tras una supuesta agresión
Las autoridades sudafricanas confirmaron hoy que la primera dama de Zimbabue, Grace Mugabe, ha recibido inmunidad diplomática tras la supuesta agresión que cometió contra una joven de Sudafrica a quien golpeó con una alargadera eléctrica en la cabeza. En la gaceta del Gobierno del domingo, la ministra de Relaciones Internacionales y Cooperación, Maite Nkoane-Mashabane, dijo que de acuerdo con los poderes que le confiere la Ley de Inmunidades y Privilegios Diplomáticos y actuando «en el interés de Sudáfrica» reconocía «las inmunidades y privilegios de Grace Mugabe». La primera dama de Zimbabue volvió esta mañana a su país después de días de incógnita en los que no se sabía si se le permitiría abandonar la vecina Sudáfrica ya que la policía emitió una «alerta roja» para que Mugabe no saliera del país. Mugabe fue denunciada el pasado martes por supuestamente golpear en la cabeza a la joven modelo Gabriella Engels con una alargadera eléctrica tras encontrarla en la habitación de su hijo, en un lujoso barrio de Johannesburgo el pasado domingo. Por su parte el Gobierno de Zimbabue reclamó el pasado miércoles inmunidad diplomática para la primera dama con la base de que asistiría con su marido a una reunión de jefes de Estado de la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC) celebrada este fin de semana. La primera dama no hizo finalmente aparición con su marido en la cumbre y medios locales apuntaron a que Mugabe estaba en Sudáfrica para una revisión médica por la herida que sufrió en un reciente accidente de tráfico. Los Mugabe regresaron a su casa hoy después de que las autoridades de aviación de ambos países interrumpieran ayer algunos vuelos, lo que dio pie a pensar que el ataque podría desencadenar un incidente diplomático entre Zimbabue y Sudáfrica. Ante la mala salud del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, de 93 años, los rumores apuntan a que Grace Mugabe, de 52, podría convertirse en la sucesora de su marido. Zimbabue ha vivido varios meses de protestas sociales contra Mugabe y huelgas a finales de 2016 por la precaria situación económica del país, la corrupción en las clases políticas y la constante represión policial contra cualquier disidencia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Brigitte Macron asume un «rol oficial» no remunerado
Emmanuel Macron teme un «otoño caliente». Y espera que su esposa la permita restaurar parcialmente una popularidad decreciente, cuando sus proyectos de reformas se han convertido en un campo de minas, a los cuatro meses cortos de su elección como presidente de la República. Saliendo al paso de las protestas y resistencias contra la creación del estatuto oficial de primera dama de Francia, el presidente ha hecho pública, a través de la página web del Elíseo, una «carta de transparencia relativa al estatuto de la esposa del jefe del Estado». Cortando por lo sano todas las críticas de fondo, el Elíseo anuncia que su esposa tendrá una «función de representación, sin estatuto jurídico, no estará remunerada ni estará dotada de ningún tipo de presupuesto». Con la precisión y prudencia de un antiguo banquero de negocios, Macron ha construido un proyecto de reformas por venir, respetando todas sus promesas electorales. Durante sus primeros dos meses de trabajo parlamentario, la Asamblea Nacional (AN) ha aprobado una tímida pero real Ley de moralización de la vida pública y una Ley que permitirá imponer con decretazos las primeras reformas de fondo. El Derecho constitucional francés permite imponer con ordenanzas leyes que sería muy difícil o imposible adoptar a través de un debate parlamentario tradicional. Es una forma más o menos ?soft? de decretazo, cuyos orígenes se pierden en la monarquía absoluta del Antiguo Régimen. El general de Gaulle consumó las grandes reformas de la posguerra (1945) con ordenanzas. Todos los gobiernos de izquierda y derecha han recurrido a las ordenanzas, durante el último medio siglo, cuando se encontraban en una posición delicada. Basta con hacer aprobar una ley que utiliza el uso de las ordenanzas y cualquier gobierno puede legislar con esa forma francesa de «ordeno y mando». Consciente que algunas de sus reformas podrían «topar» con una oposición considerable, el candidato Macron anunció que comenzaría por recurrir a las ordenanzas para realizar «con rapidez» sus primeras reformas. Aprobada sin problemas una Ley de moralización de la vida política, las primeras reformas de fondo debieran comenzar el otoño que viene: reforma del mercado del trabajo, reforma de la legislación laboral, primeros recortes presupuestarios? El mero recuerdo de tales promesas electorales ha precipitado una caída llamativa en los sondeos. El presidente Macron todavía tiene una cota de estima y popularidad relativamente considerable, entre 35 y 45 % de opiniones positivas, según los sondeos. Pero ha perdido entre 15 y 20 puntos, en apenas cien días de gobierno. El vespertino ?Le Monde? estima que Macron ?teme un otoño caliente?. Extrema izquierda y extrema derecha populistas anuncian movilizaciones. Los sindicatos amenazan con manifestaciones de protesta contra la reforma del mercado del trabajo y la legislación electoral. Las ordenanzas permitirán a Macron imponer con sucesivos decretazos su primera ?batería? de reformas, con relativa celeridad. Tras esa primera e incierta batalla, Macron deberá afrontar un segundo frente de tensiones? El Tribunal de cuentas estima que Francia necesita entre 30.000 y 50.000 millones de euros de recortes presupuestarios ?los próximos años?. Un primer anuncio de 850 millones de recortes, en el gasto del ministerio de Defensa, abrió la primera crisis de fondo, el mes de julio pasado, precipitando la dimisión del jefe de Estado mayor de los ejércitos, que se atrevió a criticar en términos apenas velados los recortes. Macron reunió a todos los más altos cargos de los ejércitos franceses, los puso firmes, se subió en una discreta tarima, y les anunció: ?El jefe soy yo. Y no necesito consejos. Pueden disponer?. Los generales encajaron en silencio el ?ordeno y mando? presidencial. Y comenzaron a tratar a Macron, en privado, de ?joven autoritario?. Tras esa experiencia triunfante, no parece razonable esperar que los sindicatos de funcionarios respondan con el mismo silencio. Macron prometió la supresión de 120.000 puestos de funcionarios? cuando los recortes comiencen a ser realidad, a partir del otoño, está por ver la respuesta o ausencia de respuesta sindical. Ante tal horizonte otoñal, Emmanuel Macron sigue confiando en su optimismo, en su buena estrella y? en su esposa Brigitte. La primera dama tiene un estatuto oficial no remunerado. Y sigue teniendo una sólida popularidad. Cuando ?Manu? (el calificativo cariñoso del presidente) se está hundiendo en los sondeos, Brigitte sigue instalada en el podio de la mujer más influyente y popular de Francia. A sus sesenta y cuatro años (veinticinco más que su joven esposo), Brigitte Macron es percibida como una mujer joven, emprendedora, capaz de triunfar, rehaciendo su vida con envidiable brío. Se trata de virtudes canónicas del macronismo político. Con o sin estatuto jurídico de primera dama, la esposa del presidente parece llamada a jugar un papel eminente en la campaña política otoñal de su esposo. Veremos.