Infortelecom

Noticias de politica

18-06-2018 | Fuente: as.com
Luxemburgo se hace 'youtuber'
El exentrenador del Real Madrid abre un canal en la plataforma de vídeo de internet para hablar de fútbol y política. Quiere evitar la vuelta a la dictadura en Brasil.
18-06-2018 | Fuente: abc.es
Singapur derrite la Guerra Fría con la cumbre Trump-Kim
No había mejor lugar que Singapur para celebrar la histórica cumbre del martes entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un. Con su riqueza y elevado nivel de vida, esta pequeña y calurosa ciudad-Estado del Sudeste Asiático era ideal para convencer al joven tirano de las ventajas del capitalismo y derretir el último conflicto que queda de la Guerra Fría. Pero sin asustarlo con los riesgos que entraña la libertad porque, tras su deslumbrante fachada de rascacielos y prosperidad, Singapur esconde una «democracia tutelada» al modo confuciano con ciertos tics autoritarios. Con un PIB per cápita de 53.000 euros que está entre los cinco primeros del planeta, esta isla de 707 kilómetros cuadrados y 5,6 millones de habitantes es uno de los epicentros de la economía global. Además de ser la cuarta plaza financiera del mundo tras Londres, Nueva York y Hong Kong, cada año se disputa con esta última el puerto de mercancías más transitado de la Tierra. Al igual que Hong Kong, que también fue colonia británica, Singapur creció a un ritmo del 8 por ciento entre los años 60 y 90 y atrajo numerosas multinacionales y bancos que la han convertido en una de las capitales mundiales del comercio y el lujo. Para este siglo XXI, está apostando con fuerza por la tecnología y la investigación. Singapur y su «milagro económico» Aunque su economía es de las más libres del planeta, el Gobierno gestiona dos poderosos fondos de inversión internacionales, GIC y Temasek ? que controla el 6% de Repsol ?, y funciona como una gran empresa que paga sueldos millonarios a los mejores para dirigir sus ministerios. Junto a Corea del Sur, Hong Kong y Taiwán, Singapur es uno de los cuatro «tigres de Asia» que han protagonizado un «milagro económico» de libro. En pocas décadas, ha llevado a su pueblo de la pobreza en que vivía en 1965, cuando fue expulsada de la Federación de Malasia tras un baño de sangre interétnico, al desarrollo actual. Además de tener acceso a servicios médicos y educativos punteros, los singapurenses residen en viviendas de protección oficial con los más exigentes estándares de calidad. «Singapur ha sido elegido por motivos de seguridad y para que Kim Jong-un muestre a su pueblo en un vídeo de la propaganda que su país podría lograr similares resultados», analiza para ABC David Kim, experto del Foro Pacífico CSIS que durante la Administración Obama coordinó las relaciones con Asia Oriental y la no proliferación nuclear. El vídeo al que se refiere es un documental de 42 minutos de la televisión norcoreana sobre la cumbre en Singapur de Trump y Kim Jong-un, quien también aparece visitando la terraza con espectaculares vistas del casino Marina Bay Sands y el puerto. Apuntándose un tanto diplomático, el joven dictador ha mejorado su imagen paseándose por calles abarrotadas donde los curiosos le saludaban y hacían fotos. Pero, tras la opulencia que reflejan los futuristas rascacielos y gigantescos centros comerciales de Singapur, se oculta uno de los sistemas políticos y sociales más controlados del mundo. Aunque hay democracia, las elecciones las lleva ganando el Partido de Acción Popular (PAP) desde antes incluso de su independencia. Con 83 de los 89 diputados del Parlamento, su primer ministro es Lee Hsien Loong, hijo de Lee Kuan Yew, fundador del país y artífice de este modelo político en el que tanto se fijan dictaduras como China o Corea del Norte. Pasando por las urnas, el poder también se hereda en Singapur. Debido al carácter multicultural de la población, dividida entre chinos (80%), indios (12%) y malayos (8%), una educación muy estricta moldea a los singapurenses bajo un fuerte espíritu nacional y una uniformidad política de la que pocos se salen. Por si osan hacerlo, las manifestaciones están prohibidas fuera de un «Speaker´s Corner» muy limitado, lo que sin duda habrá decidido a Kim Jong-un a escoger Singapur como sede del encuentro con Trump. Junto a la autocensura que impera en los medios, unas severas leyes antidifamación silencian las redes sociales y a los políticos opositores, como Chee Soon Juan o el fallecido JB Jeyaretnam, con astronómicas multas que los arruinan. «No hay democracia en Singapur porque las elecciones e instituciones no son libres», se quejaba hace años a ABC Chee Soon Juan en un mitin del Partido Democrático. Al igual que él, despedido por malversación de fondos de la Universidad Nacional de Singapur tras entrar en política, otro alto cargo de su formación, John L. Tan, fue destituido en 2008 como profesor en un centro privado y encarcelado 15 días y multado por vestir una camiseta de un canguro vestido de juez. Ambos denunciaban que el clientelismo del partido en el poder en todas las esferas sociales hace que nadie se atreva a hablar contra el Gobierno. «Corea del Norte quiere beneficios económicos como los de Singapur pero con el control absoluto de Kim», pronostica el experto David Kim, quien vaticina «una reforma sin apertura». Aunque admite que «podría haber cambios en el camino», cree que los planes de Kim Jong-un para su pueblo son «mantener sus estómagos llenos y sus corazones llenos de miedo». Con su despotismo ilustrado, quizás Singapur le inspire. «Amnesia» sobre los derechos humanos En su histórico encuentro en el Hotel Capella de la isla de Sentosa, Trump y Kim Jong-un hablaron de la desnuclearización, la normalización de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Corea del Norte y hasta de cambiar los misiles de Pyongyang por hoteles de lujo en la costa. Pero a ambos se les ?olvidó? la violación de derechos humanos de la que se acusa al régimen comunista de Pyongyang, uno de los más brutales y represivos del mundo. Además de adoctrinar a su pueblo con un bombardeo de propaganda y culto al líder propio de una secta, se calcula que entre 80.000 y 120.000 prisioneros se pudren por motivos políticos en campos de trabajos forzados (kwan li-so) sacados del horror nazi. Pero Trump, movido por el pragmatismo, prefirió no mencionar esta infamia para no arruinar su esperada cita con Kim Jong-un, con quien intenta iniciar un diálogo para que renuncie a sus armas atómicas y abra finalmente su régimen.
18-06-2018 | Fuente: abc.es
Los miedos de Europa en el horizonte del Aquarius
Exterior. Día. Junio de 1989. Patio de un colegio. Es verano y el calor aprieta. En la hora del recreo, la directora de la escuela pública de Épinal, en Alsacia, se da cuenta de que una niña de apenas 5 ó 6 años sufre por el calor. La directora le recomienda quitarse el velo islámico que cubre su cabeza para aliviar el sudor. La niña se planta. No quiere quitarse el velo. Es la escena inicial que abre la llamada «polémica del velo» en el país galo. Una herida todavía hoy abierta que tendría el siguiente episodio en el mes de septiembre de aquel año. En la vuelta al cole, dos hermanas de 13 y 14 años, Fatima y Leïla Achahboun y una tercera alumna musulmana del colegio Gabriel-Havez del municipio de Creil dans L?Oise renuncian a asistir a las clases. El centro tiene 500 alumnos de familias islámicas de un total de 876, y hasta 25 nacionalidades diferentes. El director ha enviado al principio del curso una circular en la que indica que el velo es una marca religiosa «incompatible» con el buen funcionamiento del establecimiento. Se queja también de que una veintena de alumnos judíos no asisten a clase ni el viernes por la tarde ni el sábado por la mañana por el Sabath. Nació así la que constituye, para muchos, la mayor amenaza interior al proyecto de construcción europeo y a la estabilidad de nuestras sociedades: la integración de la diferencia y la gestión de la inmigración. La polémica actual sobre la acogida y atención a los más de 600 migrantes ?atrapados? en el Aquarius tiene un primer nivel de lectura y de actuación simbólica, relacionado con la aplicación de principios solidarios elementales y, más en concreto, del derecho del mar y humanitario. Tenemos la obligación de socorrer, en Sicilia, en Valencia, en Córcega o donde sea, a estas personas que llaman, mojados, cansados y derrotados, a nuestras puertas. Pero no podemos obviar el segundo nivel de lectura, más profundo, relacionado con el miedo a la diferencia y la fatiga cultural y económica con la inmigración en muchos rincones de esta Europa de la post-austeridad. Cuando el popular Xavier García Albiol afirma que «España no se puede convertir en una gran ONG porque los recursos económicos son limitados», no debiéramos reaccionar solo en función del primer nivel humanitario de lo que está pasando, sino con esta segunda lectura en mente. El mayor de los peligros para una Unión Europea tolerante e integradora es, precisamente, despreciar o ignorar estas corrientes profundas de miedo, o rechazo, al extranjero-inmigrante-refugiado que anida en la mentalidad de muchos de los europeos que votan a Le Pen, la Lega, a Alternativa para Alemania o a Viktor Orban. Europa adquirió conciencia del riesgo de soterrar este debate durante los referendos sobre la constitución europea de 2005. Bajo el ?No? del 55% de los franceses y del 61,5% de los holandeses que votaron subyacía una peineta continental a unos gobiernos e instituciones comunitarias que, hasta la fecha, se ponían el manto del multiculturalismo para no mirar de frente a las corrientes más oscuras del continente. En 2005, recordarán, estallaron también las ?culture wars? desencadenadas por la publicación de caricaturas del profeta Mahoma en el diario danés Jyllands-Posten. La herida sigue abierta. El pasado mes de abril, el nuevo gobierno conservador austriaco anunció sus planes para prohibir el velo en las guarderías y las escuelas. ?Nuestro objetivo es hacer frente al desarrollo de sociedades paralelas en Austria?, dijo el primer ministro Kurz. El miedo. Y la realidad: en Austria viven unos 700.000 musulmanes ?el 8 % de la población- y en los últimos tres años han recibido a unos 150.000 refugiados de Oriente Medio. Kurz, como se ha contado en estas páginas, lidera una alianza de gobiernos defensores de endurecer las políticas migratorias frente a las tesis de la Comisión Europea y de la canciller Merkel. A su lado figura el primer ministro del «lander» de Baviera, Markus Söder, que acaba de aprobar la colocación de cruces cristianas en las entradas de todos los edificios oficiales de la región. Este conservador protestante al frente del mayor estado (católico) de Alemania ha sido acusado de vulnerar la neutralidad del Estado y de azuzar los miedos identitarios. No podemos permitirnos hacer política barata con ellos. Pero están ahí. Y la política simbólica no será suficiente, porque se van a llevar a Merkel por delante. Y pueden, desde Italia, hacer naufragar el euro y, desde el grupo de Visegrado, la Unión Europea como tal.
18-06-2018 | Fuente: abc.es
Triunfo histórico del conservador Iván Duque
El conteo fue rápido y efectivo. A las 4:45 de la tarde Colombia ya conocía el nombre del nuevo presidente del país. Iván Duque, candidato del Centro Democrático, ganó con el 54% de la votación y a partir del próximo 7 de agosto será el nuevo mandatario de los colombianos, como también el más joven en ocupar el cargo. Fue una jornada electoral marcada por hitos. Aunque perdedor con el 42% de los votos, Gustavo Petro también fue ganador al convertirse en la figura de la izquierda más votada en la historia del país, con más de ocho millones de votos, lo que lo convierte en el indiscutible líder de la oposición al próximo gobierno. Por eso, sus seguidores celebraban en medio del guayabo de la derrota, pronosticando un mayor crecimiento para las elecciones regionales de 2019, cuando el país elija alcaldes y gobernadores, un paso a mitad de camino de las próximas presidenciales de 2022, que hoy la izquierda se ha puesto como nuevo derrotero. El triunfo del candidato del Centro Democrático marca otro hito pues llega a la Casa de Nariño con la mayor votación recibida por un candidato en la historia, cercana a los 10 millones cuatrocientos mil votos, y acompañado por una mujer como fórmula, lo que hace de Marta Lucía Ramírez la primera vicepresidenta del país. Además, contrario a las predicciones, los colombianos salieron a votar y con un 52% de participación derrotaron la altísima abstención que suele acompañar a estas segundas vueltas presidenciales. A esto se suma una jornada electoral en total calma, una eficiente labor de la Registraduría, el acompañamiento de veedores internacionales y miles de testigos electorales dispuestos por las dos campañas en todo el país, lo que refuerza la legitimidad de los resultados de este proceso. Lo que sigue Pasadas las cinco de la tarde el presidente Juan Manuel Santos llamó al presidente electo para felicitarle y ofrecer todo su concurso en el proceso de empalme que debe iniciar esta misma semana. Se espera que Duque anuncie cuanto antes su equipo de gobierno, en especial aquellas personas encargadas de las carteras económicas, donde varios analistas y calificadoras internacionales han definido estará el principal reto del gobierno entrante. Otro tema que tendrá relevancia es el de los ajustes a la implementación de los Acuerdos de paz con las Farc. Al respecto, ayer mismo y luego de votar el propio Rodrigo Londoño, más conocido como Timochenko y reconocido como líder del partido de la Farc, anotó que considera blindados los acuerdos. Días antes había señalado que su grupo político no es refractario a mirar algunos ajustes. Empieza así una nueva fase para este proceso que todo el país reconoce como crucial para su futuro. Economía, paz y seguridad serán tres ejes de trabajo del presidente Duque. Para ello cuenta con un 70% del Congreso a su favor a partir de alianzas de bancadas de centro y derecha, lo que le da un margen de gobernabilidad que aprovechará en su primer año de gobierno para presentar y sancionar, apoyado por la bancada mayoritaria del Centro Democrático que lidera el expresidente Álvaro Uribe, proyectos de ley que representen los cambios que prometió durante la campaña. Sin embargo, Duque también sabe que tendrá una dura oposición liderada por Gustavo Petro y apoyada por partidos de centro izquierda, además de un 42% de los electores que se declararon en las urnas contrarios a las banderas de campaña del Centro Democrático. Generar consensos y buscar unidad a favor de Colombia es la tarea urgente que también tiene entre manos, pues será difícil que el país avance de profundizar el desencuentro nacional. Así se lo confirmó Gustavo Petro, pasadas las seis de la tarde y durante su discurso de reconocimiento de los resultados y cierre de campaña: «Aceptamos su triunfo, es el Presidente de la República de Colombia; no le vamos a pedir ministerios, embajadas ni nada. Hoy somos la oposición al gobierno que va a conformar. Y no porque queramos ser oposición ?nos preparamos para gobernar, había dicho minutos antes- sino porque no coincidimos con su programa». Empieza una nueva etapa para la política de Colombia. Un hombre joven y carismático, liderando las fuerzas tradicionales de la política nacional, es el nuevo presidente de un país en el que la izquierda se ha alzado como una real opción de gobierno, dispuesta al pulso del modelo de gobierno-oposición, fortalecida y dispuesta a morder poder en las elecciones regionales del 2019, marcando así un nuevo panorama para este país que espera dejar atrás 50 años de guerra y conflictos para iniciar, de manera amplia e incluyente, una verdadera época de prosperidad para todos. Ahora Iván Duque tiene la palabra.
18-06-2018 | Fuente: elpais.com
Nueva política social
El pacto salarial y los retoques en la reforma laboral afianzarán la economía
18-06-2018 | Fuente: elpais.com
El momento de una nueva política penitenciaria
El Gobierno de Zapatero ejecutó una política activa de reinserción de presos y el PSOE la ha seguido defendiendo
17-06-2018 | Fuente: abc.es
«No nos ofenderá que España acoja a 66.000 inmigrantes más», dice Salvini
«Están desembarcando en estos momentos en España 629 presuntos prófugos. Gracias al gobierno español. Espero que acoja otros 66.000. Nosotros no nos vamos a ofender». Así, con cierta provocación, el vicepresidente del gobierno y ministro del interior, Matteo Salvini, líder de la Liga, de extrema derecha, reaccionaba a la llegada de los 629 inmigrantes rescatados por la nave Aquarius a la que se cerraron los puertos italianos El caso ha sido utilizado como un gran spot propagandístico por Salvini, quien evoca constantemente el caso Aquarius, como ayer hizo en un mitin electoral en Seregno, en la provincia de Monza y Brianza, al norte de Italia, y después en Twitter: «La Aquarius llega a España. Por primera vez una nave que parte desde Libia con destino a Italia atraca en un país diverso. Es una señal de que algo está cambiando, no somos ya el felpudo de Europa». La campaña de Salvini contra la inmigración ha calado profundamente en la opinión pública italiana, aunque en este país el número de inmigrantes en relación con la población está en el 9,4% , frente al 11,6 % de Francia, el 11,9 en Alemania y el 13,8 % en España, según el informe de las Naciones Unidas sobre la Población Mundial. Una encuesta publicada este fin de semana por el instituto Ipsos revela que la mayor parte de los italianos, el 71 %, está a favor de la línea dura de Salvini, basada en el cierre de los puertos. Un dato interesante del sondeo es que no solamente los votantes de la Liga y del Movimiento 5 Estrellas, sino también una tercera parte de los electores del Partido Democrático, izquierda, está a favor de la política de Salvini sobre inmigración. El ministro del Interior destaca que solo el 6 % de los inmigrantes que han llegado a Italia se les ha podido reconocer el derecho de asilo, en base a la convención de Ginebra. Salvini recibió ayer un apoyo indirecto del fiscal de Catania: Carmelo Zuccaro, que ha investigado el flujo migratorio en el Mediterráneo, aseguró que «los ingresos en Europa de inmigrantes están gestionados por criminales, por traficantes de seres humanos». Mientras desde la izquierda se alzan algunas voces contra Salvini, y el Papa advierte que «la solidaridad es el camino a seguir con los inmigrantes», el ministro del interior mantiene la línea dura. El sábado amenazó con el bloqueo a otras dos naves de ONG extranjeras, y ayer extendió la amenaza del cierre de los puertos a las «naves con arroz asiático».
17-06-2018 | Fuente: elpais.com
La inmigración pone a prueba la supervivencia del Gobierno alemán
Merkel y su ministro de Interior, representantes del bloque conservador en el Gobierno, se enfrentan por la política migratoria
17-06-2018 | Fuente: abc.es
Dos mujeres compiten por la vicepresidencia por mérito propio
Los dos candidatos a la presidencia de Colombia, Iván Duque, del partido de derecha Centro Democrático, y Gustavo Petro, líder del movimiento de izquierda Colombia Humana, han coincidido en estas tres últimas semanas, tras la primera vuelta del pasado 27 de mayo, en ajustar sus promesas de campaña pateándolas más hacia el centro de la cancha donde quedaron sin juego 4,5 millones de electores que veían en Sergio Fajardo una tercera opción. Ese electorado es el trofeo que ambos persiguen, que en el caso de Duque le reforzaría la diferencia de 12 puntos que podría sacar de ventaja, mientras que no serían suficientes para que Petro sea el próximo residente en la Casa de Nariño. Pero llevamos una semana sin encuestas públicas, solo especulaciones que hablan de una diferencia menor al 10%, dato que expertos consideran estrategia para mover a los votantes. La mayoría de la clase política tradicional está con Duque, mientras las figuras alternativas y grupos de centro izquierda han preferido la opción Petro. El voto en blanco se calcula entre el 12% y 10%. Las mujeres y el presidente Las fórmulas vicepresidenciales juegan a la par de los candidatos. Ninguna está como simple invitada. Tanto Marta Lucía Ramírez, la fórmula de Duque, como Ángela María Robledo, la llave de Petro, aspiran a ocupar la vicepresidencia de Colombia con méritos propios. Aunque en orillas ideológicas muy distintas, ambas traen a la mesa experiencia en el sector público y en el Congreso, además de un electorado propio. En el caso de Ramírez es de casi dos millones de votos logrados como presidenciable en 2014. Por su parte, Ángela María Robledo ha llegado dos veces a la Cámara de Representantes (2010 y 2014) con su electorado de Bogotá, ciudad clave hoy y a la que conoce bien como exdirectora de Bienestar Social, cargo alineado con la ruta profesional de esta psicóloga con maestría en Política Social, quien antes fue decana de Psicología e investigadora de la jesuita Universidad Javeriana, la misma de la que se graduó Ramírez como Abogada con especialización en Derecho Comercial. Son el perfil de la mujer profesional colombiana, trabajadora, con metas claras y hecha a pulso. Y es precisamente por el trabajo realizado que el electorado las apoya, aunque nadie desconoce que ser mujeres influyó para ser parte de la ecuación. De igual forma, los candidatos han dicho que la mitad de su gabinete estaría conformado por mujeres. Sin embargo, ¿pesa el voto femenino en estas elecciones que por primera llevará a una mujer al cargo de la Vicepresidencia de la República? Para Juan Fernando Londoño, director del Centro de Análisis Político, «no mucho. En Colombia la situación es similar a la de otros países: las mujeres votan por quien más les gusta independientemente del género». Para Carlos Suárez, director de Estrategia & Poder, «pesarán factores como su procedencia política, trabajo con las bases y hoja de vida, como sucede con Ramírez en el Partido Conservador, que tiene además un espacio de la opinión electoral sin connotación de género. Lo mismo pasa con Robledo: su carrera política y posiciones de izquierda a favor de temas de género, inclusión, equidad para la mujer y defensa de los menores son su fortaleza para conquistar votos». Esa experiencia es la que también reciben los dos candidatos. En el caso de Duque, con poca trayectoria en el sector público, Ramírez aporta un amplio conocimiento: ha sido viceministra y ministra de Comercio Exterior, de Defensa, senadora y embajadora, entre otros. Además de su paso por el sector privado como presidenta de gremios y del sector bancario, litigante y docente. De llegar a la vicepresidencia, hará énfasis en temas de lucha contra la corrupción y en asuntos de desarrollo económico. Sabe que una buena gestión en temas de transparencia la acercará a la presidencia en el 2022. Robledo tiene reconocida capacidad de gestión y ha dicho que su labor será la de coordinación, elemento fundamental para el poder del Ejecutivo. Esa sola tarea bien lograda, además de ubicarla en un punto estratégico y poderoso, dará contenido a un cargo cuyo fin es reemplazar al presidente ante una falta temporal o absoluta, pero no cuenta con responsabilidades ni recursos propios, a menos que le sean delegados específicamente.
17-06-2018 | Fuente: abc.es
Requiem por el reparto de refugiados
La canciller alemana Ángela Merkel va a incrementar la presión sobre los países del Este de Europa para intentar que acepten una reforma del Reglamento de Dublín que pueda intentar racionalizar la cuestión de la inmigración en Europa. Aunque en el último consejo de ministros de Interior ya se puso de manifiesto la división radical entre los países, las tensiones políticas que se han desencadenado en el seno de la propia mayoría en Alemania le obligan a poner toda su energía en la búsqueda de un acuerdo en la cumbre europea de este mes. La constatación más relevante es que la brecha que divide a los países no disminuye, sino que aumenta y que el hecho de aplazar la discusión no haría sino empeorar el problema. El pasado día 5, los ministros de Interior de la UE constataron en su reunión de Luxemburgo que las discrepancias entre los países sobre aspectos centrales como el reparto de los flujos de refugiados en caso de emergencia alejan cualquier posibilidad de llegar a un acuerdo en las próximas semanas. En palabras de uno de los participantes en la reunión, como el representante belga, el secretario de Estado para el Asilo y la Inmigración, Theo Francken, la reforma del reglamento de Dublín «está muerta». El recién nombrado ministro italiano y vicepresidente del Gobierno, el nacional-populista Matteo Salvini, ni siquiera quiso asistir aduciendo que pensaba que cualquier propuesta empeoraría las cosas para Italia. Ese consejo de ministros debía haber preparado el terreno para la cumbre de jefes de Estado o de Gobierno que tendrá lugar en Bruselas el próximo día 28 en la que se había planificado debatir una reformulación del mecanismo de Dublín para gestionar el asilo y la inmigración ilegal. A pesar de la premura de asuntos que en otros momentos serían extremadamente importantes, como la guerra comercial que ha desencadenado el presidente norteamericano Donald Trump o incluso el bloqueo de las negociaciones sobre el Brexit, la inmigración es el único tema que tiene efectos directos en la vida política interna de casi todos los países y se teme que pueda tenerlos en las elecciones europeas del año que viene. La escenificación de una reconciliación este viernes entre el presidente francés, Emmanuel Macron, y el nuevo primer ministro italiano, Giuseppe Conte, es la única buena noticia que se ha producido en este campo en las últimas horas, teniendo en cuenta las tensiones que el nuevo gobierno de Roma ha contribuido a producir bajo la órbita del canciller austriaco Sebastian Kurz y las consecuencias que estas han tenido en el seno de la coalición alemana. Las amenazas de su ministro del Interior y líder de los cristianosociales bávaros, Horst Seehofer, representan la principal amenaza para la canciller y para la estabilidad política de Alemania, precisamente porque no están hechas a humo de pajas, sino que vienen del socio históricamente más imbricado (CSU) con la democracia cristiana (CDU) y pueden tener efectos dramáticos en Berlín. Para aliviar su incómoda posición frente a los que le exigen una política de más rigor frente a la inmigración ilegal, Merkel necesitaría un acuerdo a escala europea que sirva para repartir la presión entre los distintos socios comunitarios. Pero eso es lo que por ahora se considera imposible, teniendo en cuenta la oposición de los países del grupo de Visegrado (Polonia, República Checa, Eslovaquia y Hungría) y de los bálticos (Letonia y Lituania) que suman una minoría de bloqueo. La Comisión Europea ha empezado a incrementar la presión sobre esos países en diversas formas, la más evidente de las cuales es la amenaza de recortar los fondos estructurales, que son la expresión de la solidaridad de los países más ricos pero que según fuentes alemanas «no se corresponde con la falta de solidaridad que han demostrado» estos países en materia de acogida de refugiados. En el caso de Polonia, la Comisión tampoco abandona su investigación sobre las violaciones de los valores fundamentales por parte del actual gobierno de Varsovia. No pasar página El problema para todos es que a falta de un acuerdo, la UE no puede pasar página como ha hecho tradicionalmente cuando era imposible alcanzar el consenso sobre algún asunto concreto, porque la cuestión de la llegada masiva de inmigrantes está teniendo efectos reales sobre la estabilidad política en Europa y no hay síntomas de que estén disminuyendo, sino todo lo contrario. Los altos funcionarios europeos se ufanan en constatar que la unidad se mantiene en asuntos tan peliagudos como el Brexit o como la guerra comercial desencadenada por Estados Unidos. Pero en el campo de la inmigración irregular el desacuerdo puede cavar trincheras muy profundas que desestabilicen todo lo demás.