Infortelecom

Noticias de politica

19-11-2017 | Fuente: abc.es
Haití, el país de las 102 guerras civiles y golpes de Estado, restablece su Ejército 22 años después
El presidente de Haití, Jovenel Moise, ha anunciado este sábado el restablecimiento del Ejército en el país después de 22 años, un asunto que divide a la nación caribeña que tiene una larga historia de golpes sangrientos e inestabilidad política. En concreto, en los 72 años anteriores al desembarco ordenado por Bill Clinton en Puerto Príncipe, en 1994, Haití había sufrido 102 guerras civiles, revoluciones, insurrecciones, revueltas o golpes de Estado. Haití no tiene Ejército desde 1995, cuando el expresidente Jean Bertrand Aristide lo disolvió tras regresar al poder después de otro golpe, dejando a la Policía Nacional responsable de la seguridad del país. Moise nombró este jueves al ex coronel del Ejército Jodel Lesage como comandante en jefe interino, lo que acercó a las tropas a la operación total. La cita debe aún ser aprobada por el Senado del país. «El Ejército es nuestra madre» El mandatario ha dado este sábado la bienvenida al esperado regreso del Ejército con un desfile que contaba con decenas de soldados en la ciudad costera de Cabo Haitiano, llamando a los haitianos a recordar la batalla de Vertieres ganada contra los franceses hace exactamente 214 años. «El Ejército es nuestra madre», ha asegurado Moise. «Cuando tu madre está enferma y usa ropa sucia no la matas. La llevas al hospital. Así que unámonos para brindar la atención necesaria a nuestra madre», ha añadido. El ministro de Defensa de Haití, Herve Denis, ha informado a Reuters de que el Ejército comenzará con alrededor de 500 soldados en los cuerpos de ingeniería, medicina y aviación, pero que aún está trabajando para llenar sus filas. Denis ha señalado que el Gobierno tiene pensado ampliar en última instancia a 5.000 soldados que trabajan para proteger las fronteras de Haití, luchar contra el terrorismo, frenar el comercio ilegal y ayudar a los haitianos afectados por los desastres naturales.
19-11-2017 | Fuente: abc.es
Antonio Ledezma: «Militares descontentos con el Gobierno venezolano me ayudaron a escapar»
Poco después de comenzar la primera entrevista que concede Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, desde la escandalosa detención en su despacho oficial el 19 de febrero de 2015, el opositor venezolano hace un inciso y se disculpa por la «falta de entrenamiento» que presupone denotan sus respuestas. Lleva casi tres años sin hablar con medios de comunicación ni dictar conferencias, algo a lo que estaba acostumbrado desde que era un adolescente. El líder de Alianza Bravo Pueblo llegó este sábado por la mañana a Madrid, en un vuelo procedente de Bogotá, tras protagonizar una fuga «de película», en la que ha jugado un papel determinante el expresidente de Colombia Andrés Pastrana. Ledezma acababa de reunirse con Mariano Rajoy, y el salón del hotel madrileño cercano al Congreso de los Diputados en el que dio la entrevista a ABC era un fluir de familiares y amigos. Los últimos en llegar, sus hijas Isabel y Vanesa y su hermano Renato, que venían de Italia. No faltaron abrazos y lágrimas de emoción. Ledezma fue dos veces elegido alcalde de Caracas: en noviembre de 2008 y en diciembre de 2013. El mes próximo habría podido terminar su mandato si el régimen de Nicolás Maduro no lo hubiera detenido por una supuesta conspiración. Su juicio quedó después paralizado. Tras conocer que las autoridades venezolanas planeaban su traslado a la cárcel de la policía política conocida como «la tumba», por su firme posición ante un diálogo entre Gobierno y oposición que él califica de «parodia», improvisó una fuga que no comunicó a su familia. Asaltado y robado Desde que los guardianes de Ledezma llamaron a la puerta de su casa las 07.10 de la mañana del jueves -como hacían cada día para tomar la foto de control rutinaria-, el alcalde de Caracas vivió 22 horas de infarto por carreteras venezolanas hasta que atravesó a pie el puente internacional que une San Antonio del Táchira con Cúcuta (Colombia). Superó 30 controles de la guardia y la policía; en 4 estuvo a punto de ser descubierto. Por tomar un atajo, fueron asaltados y les robaron dinero y bolígrafos. En otro momento, para no ser identificado, llegó a «interpretar una obra de teatro para explicar que me habían robado la cédula de identidad». A las 06.30 de la mañana del viernes, en la entrada del puente internacional Simón Bolívar, el corazón le dio un vuelco cuando una mujer le identificó. A diez pasos de la libertad, el guardia que la había oído, le dijo: «Pase y siga su lucha». En el recuento del periplo hasta que «me sentí a salvo» en Colombia, explicó que sus vigilantes no se dieron cuenta de la fuga hasta las 08:00 de la mañana del viernes. Entonces rodearon la embajada de Chile, pero él ya era una persona libre en territorio colombiano. -¿Cómo consiguió burlar a las patrullas policiales y a la policía política para comenzar el jueves por la mañana una fuga «de película», como usted mismo la ha calificado? -Venía estudiando cómo utilizaban el tiempo los policías. Una vez me hacían la foto en la puerta de mi apartamento, a las 7 u 8 de la mañana, desayunaban y desde la ventana yo veía sus ubicaciones. Decidí salir corriendo todos los riesgos porque mi casa estaba vigilada por al menos dos patrullas de la Policía Nacional. Me hicieron la foto a las 07.10 y a las 08.30 ya estábamos saliendo en un vehículo cuatro personas, entre ellas una mujer muy valiente. Para poder llegar donde lo hice, conté con el apoyo de mucha gente. Para pasar por 30 controles, algún militar me tuvo que haber hecho un guiño. Revela que no todos los militares están postrados ante la tiranía. Hay militares que sienten vergüenza de ver cómo sus galones no están siendo bien llevados. Conté con el apoyo de gente, entre ellos militares, inconformes con este Gobierno, asqueados con la corrupción y de cómo se han degradado las instituciones en Venezuela. -En Cúcuta anunció que desde España emprenderá una gira mundial para seguir su lucha democrática por los derechos humanos y la libertad de los venezolanos. ¿Cuánto tiempo permanecerá en España? -Lo necesario. Acabo de tener una entrevista de hora y media con el presidente Rajoy, en la que me ha dicho que me sienta como en mi propia casa, que España no va a regatearle ningún respaldo a la lucha por la democracia y la libertad en Venezuela. Le hablé primero no de mí, sino de los venezolanos que están pasando hambre, que se están muriendo por falta de medicinas. Se conmovió mucho cuando le describí la situación de cerca de 300.000 niños desnutridos que tenemos en el país con las mayores reservas de petróleo del mundo. Le pedí que sea él quien encabece en Europa la gestión para que se abra el canal humanitario en Venezuela, pero que sea administrado por las iglesias venezolanas, para que cualquier ayuda que se logre sea para los necesitados, sin importar su tendencia política, que no se politice y no se juegue con el hambre de los venezolanos. En segundo lugar le solicité que siga insistiendo en Europa por la libertad de los perseguidos políticos. Conversamos también sobre el diálogo en República Dominicana, que es la prolongación de la parodia que comenzó el año pasado y ha terminado en un gran fraude a un pueblo que ha luchado denodadamente y ha sentido desengaños. También ha llorado la muerte de más de 130 personas en las protestas celebradas entre abril y julio, con más de 15.000 heridos y miles de personas sometidas a juicio de presentación. En Venezuela siguen cerrando medios de comunicación, se incrementan los presos políticos desde la llegada del expresidente Rodríguez Zapatero como moderador y el país tiene la inflación más alta del mundo, un promedio del 50% mensual, con los salarios más paupérrimos del mundo. Fue un gesto con Venezuela que nada más bajar del avión el presidente Rajoy me llamase para recibirme en Moncloa. También el viernes el presidente Juan Manuel Santos tuvo un gesto conmigo al interrumpir una reunión para hablar conmigo por teléfono. En breve conversaré con Mauricio Macri. Con sus llamadas y solidaridad, estos presidentes son defensores de la democracia y la libertad venezolana, no es que estén con la oposición. -¿Le pidió asilo político al presidente Rajoy? -No, no he pedido asilo político, simplemente buscar una figura que me permita estar en España los días que necesite para moverme en Europa y desde allí trasladarme a otros continentes. Voy a cumplir una agenda, seré una voz más en defensa de los presos políticos y de los exiliados venezolanos. Esa va a ser también mi lucha, la libertad de los presos políticos. Cuando salí de mi casa, en la que he vivido los últimos 34 años de mi vida, donde nacieron mis hijas y estaban mis libros, mis compañeros estos años de prisión domiciliaria, dejé dos fotografías de dos hermanos con los que he compartido cárcel: Leopoldo López y Daniel Ceballos. Temo por ellos. López está bajo arresto domiciliario y Ceballos en el Helicoide (sede de la policía política). Daniel no declina ni pacta sus ideales y Leopoldo es un valiente a toda prueba y está sufriendo junto a su familia ese arresto domiciliario. -¿Qué países piensa visitar para «seguir luchando por la liberación» de Venezuela? -Portugal, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia. Viajaré a Washington para asistir a una reunión de la OEA (Organización de Estados Americanos). Lo más seguro es que en diciembre me traslade a Bruselas para recoger el Premio Sajarov otorgado a la oposición venezolana. También a Sudamérica para tener contacto con los gobiernos de los países que forman parte del Grupo de Lima y hablar de las sanciones de EE.UU., Canadá y la UE, que no son contra el pueblo venezolano, sino contra corruptos, personas específicas. Les quiero trasladar que no estamos en contra de una salida electoral, sino contra elecciones manipuladas, como las regionales y las fraudulentas constituyentes. Hasta la empresa Smartmatic confesó que había sido un fraude. -¿Le parece paradójico que mientras usted se refugia en España, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont lo ha hecho en Bélgica? -No, la diferencia es que yo estoy luchando para unir a Venezuela, y Puigdemont ha dado saltos al vacío para dividir a España. -¿Le preocupa que, con su llegada a España, le acusen de abandonar a los venezolanos? -Todos conocemos el valor de cada uno: Leopoldo López, Daniel Ceballos y yo, los que vivimos en la cárcel de Ramo Verde. No sabemos qué es peor si la casa por cárcel o la cárcel propiamente dicha. Esos días en los que volvimos a la cárcel Leopoldo y yo fueron días de intensa hostilidad. Para liberarme como me liberé hay que tener sangre fría, ganas de libertad y de luchar por Venezuela. Porque creo que soy más útil aquí ahora. Venezuela no necesita mártires. Necesita gente activa. Los mártires que recordaremos son los estudiantes que se inmolaron. -¿Teme la quiebra de su país, la suspensión definitiva de pagos? -Eso sería avalar el despilfarro más grotesco de la historia del mundo. Estamos hablando de un océano de petrodólares que se han despilfarrado. En 4 años se han pagado 72.000 millones de dólares por el servicio de la deuda. Eso es una fortuna que, en buena parte, está en cuentas bancarias de los grupos que han hecho negocios con los bonos de la república que involucran a Pdvsa (Petróleos de Venezuela). Hoy Venezuela produce 170.000 barriles de petróleo menos al día. La OPEP lo ha reconocido. Esto revela la bancarrota de Pdvsa, con sus refinerías desvencijadas. Hay líneas rojas que no se pueden traspasar. Y ahora quieren que reconozcamos esa orgía financiera. Ledezma, durante su primera entrevista tras fugarse de Venezuela, en Madrid - Matías Nieto «Antes de dialogar, la oposición debe aclarar sus contradicciones» -¿Cree que España y el mundo en general están haciendo todo lo posible por la democracia venezolana o debería haber más firmeza, como la expresada por el secretario general de la OEA, Luis Almagro? -Yo creo que no. Debemos sentirnos satisfechos de la reacción del mundo a favor de la causa de la libertad. Las contradicciones tenemos que resolverlas los dirigentes de la oposición. El pasado 30 de julio, cuando Maduro anunció que habían votado más de ocho millones de personas por la Constituyente, más de 40 países desconocieron esa Asamblea y los que entramos en contradicción fuimos nosotros, que al siguiente día anunciamos la participación en las regionales. Eso fue un error y una contradicción. Una de las cosas que más preocupa al presidente Rajoy es la unidad. Yo le he dicho que debe ser auténtica, en la que nos tratemos con confianza y respeto. Y para eso hay que depurarla. Usted no puede ir a negociar a Santo Domingo cuando hay algunas individualidades que dicen que no hubo fraude en las regionales, mientras algunos creemos lo contrario. No puede ir a un diálogo mientras unos reconocen la Constituyente y otros creemos que esta Asamblea es inconstitucional y fraudulenta. Y no podemos comprometernos en unas presidenciales si no se hace primero un cambio estructural del sistema electoral. Y que exista un compromiso para que haya observadores internacionales, pero de verdad, no con los amigos de Maduro que convalidan todos los trucos electorales. -¿Considera que el opositor Yon Goicoechea se ha visto obligado a participar en las municipales de diciembre a cambio de su excarcelación? -Es un rehén de una tiranía que los utiliza como pañuelos con los que limpiarse la cara sucia. El Gobierno pretende lavarse la cara de tiranía diciendo que en Venezuela hay elecciones y que un preso político salió de la cárcel a competir por una alcaldía. No juzgo a Yon Goicoechea, lo comprendo. -¿Será capaz la oposición de conseguir un candidato único o lo ve difícil, dada la fractura en la coalición? -Fue uno de los logros de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) cuando celebramos las primarias de 2012 y Henrique Capriles fue nuestro candidato. En 2013 repitió como candidato por consenso e hizo un extraordinario papel. Capriles es el presidente electo, ganó esa elección y se la robaron. Como nos robaron el revocatorio. -¿Cree que Maduro está fortalecido, tras el resultado de las regionales, la fractura de la oposición y cuando se han desinflado las protestas? -No, está más débil que nunca, con un mundo que lo repudia y lo condena. Pero está aprovechándose de las incoherencias de los dirigentes de la oposición, que tenemos que resolver la unidad con propósitos definidos que sean leales a la lucha popular.
19-11-2017 | Fuente: abc.es
Emmanuel Macron, el arrogante
A los seis meses de ser elegido presidente de la República, Emmanuel Macron encarna, para bien y para mal, las virtudes y defectos de algunos de los grandes constructores y reformadores de Francia, Luis XIV, Bonaparte, De Gaulle, Valery Giscard d?Estaing. Cuando su partido, La República En Marcha (LREM), celebró ayer su primer congreso en Lyon, con una fiebre propia de la transición de la infancia a la pubertad, el primer semestre de su presidencia está siendo estudiado con la veneración debida a los héroes nacionales. Su victoriosa campaña triunfal, a paso de carga, al frente de un modesto y entusiasta cuerpo de ejército de ilustres desconocidos, solo es comparable a la primera campaña de Italia del general Bonaparte, que Stendhal celebra en su obertura de «La Cartuja de Parma» en unos términos legendarios: «El 15 de mayo de 1796, el general Bonaparte hizo su entrada en Milán, al frente de su joven ejército, que atravesaba el puente de Lodi para descubrir al mundo que, después de tantos siglos, César y Alejandro tenían un sucesor». Antes siquiera de instalarse en el Elíseo, el presidente electo celebró su triunfo en la entrada del Museo del Louvre, en unos términos líricos que recuerdan a Saint-Simon contando la toma de posesión del jovencísimo Luis XIV en la más emblemática de las antiguas residencias de la monarquía absoluta francesa, Versalles, donde los presidente de la V República también tienen una residencia de recreo». A los dos meses de su instalación en el Elíseo, Macron zanjó su primera crisis con un brío marcial propio del general De Gaulle, fulminando a los generales que contestaban su política en Argelia. Ante las críticas por sus recortes presupuestarios, Macron puso firmes a los mandos militares y exigió la dimisión inmediata del Jefe de Estado Mayor de los Ejércitos, y sentenció: «El jefe soy yo. Y no necesito consejos. Pueden disponer». Calificado de «joven autoritario» por la jerarquía militar desde entonces, Macron siguió utilizando métodos igualmente expeditivos para hacer pasar sus primeras reformas. Allí donde sus antecesores se habían perdido en las pantanosas aguas de los debates parlamentarios, Macron ha recurrido a las «ordenanzas», una suerte de «decretazo» que permite a cualquier gobierno francés imponer sus leyes sin apenas debate. El mismo recurso usado por De Gaulle en la posguerra. Macron comenzó sus maniobras internacionales, con un abanico de ambiciosas propuestas europeas, siguiendo el modelo que Voltaire describe en «El siglo de Luis XIV», proyectos destinados a restaurar el puesto de Francia y su cultura en una Europa paralizada por varias crisis de fondo. Podio Olímpico El estilo Macron recuerda al del general De Gaulle evocado por François Mauriac: «El orador sobrevuela el planeta, el pasado, el presente y el futuro. Distribuye críticas y elogios y no disimula la satisfacción que le inspira la Francia que él desea transformar». Instalado en tan olímpico podio, Macron también comete faltas de temible altivez cuando habla de «vagos» para referirse a algunos sindicalistas renuentes, con la misma condescendencia que De Gaulle denunciaba el barullo de los sindicalistas de su época. En el terreno de las formas, Macron sigue las huellas de Giscard, que recurrió al más aristocrático de los grandes fotógrafos del siglo XX, Jacques Henri Lartigue, para realizar su fotografía oficial, una obra maestra. La fotógrafa oficial de Macron es Soazig de la Moissonnière, joven estrella ascendente, cuya obra insiste en el intimismo y una estética del buen gusto alejada de la Francia profunda e invisible desde los parisinos palacios de la República. Heredero de tan majestuosa tradición, Macron se ha instalado en un solitario Olimpo. La izquierda y la derecha están en ruinas. La extrema derecha y la extrema izquierda ofrecen una modesta «resistencia» de griterío populista. Los historiadores suelen recordar que los franceses adoran la coronación de sus héroes nacionales, para terminar condenándolos a la guillotina. Emmanuel Macron todavía tiene cinco largos años para descender del Olimpo de su alicaída estima popular: un 53 por ciento de los franceses tienen mala o muy mala opinión de su joven presidente.
19-11-2017 | Fuente: abc.es
Los venezolanos huyen del autoritarismo
Durante muchos meses miles de manifestantes se enfrentaron a la Policía y a los grupos paramilitares chavistas pidiendo democracia y mejores condiciones de vida. Los enfrentamientos se saldaron con 124 muertos, 1.958 heridos y más de 5.000 detenidos, según ha reconocido la propia ONU. Esta última etapa de protesta violenta en la ya larga crisis venezolana se originó cuando el chavismo intentó deslegitimar a la Asamblea Nacional, legalmente elegida por los venezolanos y controlada por la oposición, que preparaba el proceso revocatorio del presidente Maduro. El chavismo arremetió usando el Supremo contra la Asamblea y, posteriormente, organizó unas eleciones fraudulentas que dieron origen a la Asamblea Nacional Constituyente, no reconocida por ningún país. Los opositores calificaron este hecho de fraudulento, se lanzaron a las calles a protestar y fueron duramente reprimidos. Muchos, cegados por el poder y ante la carencia de un liderazgo capaz de conseguir justicia a través de las urnas en las elecciones regionales, aceptaron ir a otra contienda electoral (las regionales) que terminó aniquilando y dividiendo casi por completo a los partidos de oposición. En las calles se quedó la gente con una sensación de traición y tristeza después de tantos muertos. Las protestas que tomaron las calles de Venezuela no solo pusieron en evidencia la violación sistemática de derechos humanos, sino la precariedad de la coalición política opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que demostró no tener ningún plan objetivo ni haber aprendido de los errores de las manifestaciones de 2014. Incluso las caras más visibles como María Corina Machado y el excandidato presidencial Henrique Capriles han desertado de sus filas. Entonces muchos venezolanos optaron por el exilio. Hablar de asilo o refugio ya es algo cotidiano. A los venezolanos les sobran motivos para huir al exilio, están psicológicamente exhaustos. El pueblo se siente huérfano de líderes que puedan generar un cambio. El país está aplastado por una inflación sostenida (pronosticada para llegar al 1.600% a finales de año), cada día con menos alimentos y medicinas y más asesinatos, desnutrición y enfermedades tropicales erradicadas hacía más de medio siglo. «Estoy decepcionado: tanto luchar para que nos abandonaran», se lamenta Martín Pinto. «No pienso volver hasta que las cosas cambien. Prefiero huir, pero no quiero seguir sintiendo miedo». La región se prepara para la mayor diáspora en la historia de los venezolanos. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en 2015 habían salido de Venezuela 606.281 personas, mientras que el Banco Mundial sitúa esta cifra en 655.400. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aseguran que ha habido un aumento del 8,8% en el número de solicitudes de asilo por venezolanos. Steffany Hurtado, 28 años, ama de casa. «El hambre me hizo huir de Venezuela». Tras años de hacer colas para llevar comida a casa, cuando aprobaron la Constituyente «me di cuenta de que era mejor largarse»Los misioneros Scalabrinianos tienen en Colombia desde hace cuarenta años una casa para migrantes, que otrora solo era usada para los colombianos expulsados de Venezuela. «Es preocupante lo que viven los venezolanos en este momento, cada día son más los que llegan y esto finalmente puede desencadenar en un éxodo masivo con grandes consecuencias sociales», asegura el sacerdote Francesco Bortignon, que dirige la misión Scalabrini en Cúcuta. Pinto vendió lo poco que tenía, tomó su mochila e hizo el viaje por tierra hasta el estrecho puente fronterizo Simón Bolívar en agosto. Ahora, mientras sobrevive en las calles de Cúcuta capital del Norte de Santander, en Colombia, solo espera encontrar un trabajo para poder seguir su camino hacia Perú y ayudar a su familia. Las refugiados venezolanos ocupan plazas, parques y rotondas de Cúcuta Son tantos que parecería que huyen de un país devastado por un terremoto, un huracán o algún otro desastre natural. Y no, huyen de la catástrofe generada por el autoritarismo militar del socialismo del siglo XXI.
18-11-2017 | Fuente: elpais.com
Otros casos sospechosos de injerencia rusa en la UE
Proliferan los indicios de que agentes de la órbita rusa han protagonizado intentos de interferencia política y social en la UE. Alemania, Reino Unido u Holanda los investigan
18-11-2017 | Fuente: abc.es
Hariri acuerda con Macron regresar al Líbano el miércoles
Saad Hariri, el primer ministro libanés que dimitió la semana pasada, volverá a su patria el próximo miércoles tras los contactos y maniobras en la sombra posteriores a su recepción oficial celebrada hoy en el Elíseo, donde se reunió con el presidente Emmanuel Macron. La diplomacia francesa considera una «gran victoria» nacional la salida de Saad Hariri de Arabia Saudí, donde no está claro si estuvo retenido, privado de libertad o secuestrado por el mismo régimen que precipitó el anuncio ¿forzado? de su dimisión y fuga hacia Riad, la capital «amiga». Después de sus pasadas conversaciones en Riad con Hariri y Mohamed bin Salman (conocido MBS), el príncipe heredero de la monarquía absoluta saudí, el presidente Macron ha conseguido rescatar al primer ministro libanés del atroz atolladero precipitado por el aventurerismo saudí. En el Elíseo, hoy y en los próximos días, Macron intentará hacer avanzar unas maniobras que quizá escapen al voluntarismo francés. Precipitando la dimisión de Hariri e invitándolo a «refugiarse» en Riad, Bin Salman provocó un ataque súbito de nacionalismo en el Líbano, donde todas las fuerzas políticas percibieron una burda maniobra saudí, que intenta desplazar la temible influencia de Hizbolá, que es apoyado por Irán, pero que también es la fuerza política que representa a los chiíes libaneses. En París, Macron intenta maniobrar para conseguir una cierta neutralidad de Teherán ante la vuelta anunciada de un primer ministro que nadie sabe si confirmará su dimisión o aceptará su restablecimiento, apoyado por una mayoría de partidos nacionales. Consumada la salida de Hariri, no está claro qué podrán hacer Macron y el gobierno francés para apuntalar el frágil y balcanizado paisaje político libanés. Arabia Saudí, los sunníes libaneses y Hariri denuncian con cierta agresividad verbal el comportamiento de Irán, «intentando desestabilizar todo Oriente Medio». Macron ha intentando asociar a Irán a una solución global. Pero Teherán, por su parte, denuncia el comportamiento irresponsable de Riad y sus aliados libaneses. Malestar en Irán Consultado por «Le Monde», Karim Emile Bitar, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Saint-Josep de Beirut, resume el equilibrio de fuerzas así: «De un lado está la potencia iraní, profesional y cínica; del otro, se encuentran las gesticulaciones saudíes, dando muestras palmarias de amateurismo impulsivo». Ante la presencia de tales influencias, la personalidad de Hariri se percibe frágil, falta de la autoridad y del carisma imprescindibles para resistir a sus «protectores» saudíes y sus enemigos iraníes. Tras su visita a los Emiratos Árabes Unidos y su escala en Riad, Macron proyectaba visitar oficialmente Irán. Tras la crisis de la dimisión de Hariri, Teherán reaccionó advirtiendo que el comportamiento diplomático francés «está ayudando a transformar crisis potenciales en crisis reales». Lenguaje elíptico que no parece sugerir una evolución tranquilizadora en la zona.
18-11-2017 | Fuente: abc.es
Maduro irá a elecciones si le suspenden las sanciones financieras en su contra
El presidente Nicolás Maduro ha sacado su carta bajo de la manga para el diálogo, y es el levantamiento o suspensión de las sanciones financieras que pesan sobre la economía nacional a cambio de ir a elecciones presidenciales el próximo año sin especificar si va a adelantarlas que por constitución están previstas en diciembre de 2018. Pero lo más llamativo es que el mandatario pide que sea la oposición la que haga una campaña en el exterior para convencer a la comunidad internacional de este propósito. Antes de celebrarse la reunión técnica en República Dominicana este viernes Maduro dijo que «los emisarios del gobierno pedirán que ellos se comprometan, los opositores Julio Borges y Luis Florido, que han negociado conmigo, se comprometan a hablar con el Gobierno de EE.UU. y exigir que levante la persecución financiera y económica, y las sanciones contra Venezuela, esa es la exigencia que lleva Venezuela a la mesa de diálogo». Y añadió: «Nosotros pusimos un tema entre muchos, un tema central, yo le mandé a exigir a la oposición venezolana que para el año 2018 desde ya lleguemos a un acuerdo para que haya elecciones presidenciales con garantías, garantías económicas, que cesen las sanciones del gobierno de EE.UU., que cese la persecución financiera». El diputado opositor de Un Nuevo Tiempo e integrante de los dialogantes, Enrique Márquez, precisó: «las sanciones internacionales se dieron por la ruptura del orden constitucional. No tenemos nada que ver con eso». Entre la oposición y el régimen de Maduro persiste la desconfianza, pero los grupos opositores tiene más razones para desconfiar de su interlocutor chavista tras verse utilizados en el diálogo dos veces 2016 y 2017 para desmovilizar las manifestaciones que pedían un cambio de gobierno pacíficamente. El régimen afirma que dará garantías en las elecciones pero en los últimos dos comicios como el de asamblea constituyente del 30 de julio y las regionales del 30 de octubre, la oposición denunció monumentales fraudes que se cometieron. Y Maduro, un tanto cínico y socarrón, aseguró que la oposición pide cambiar el sistema electoral pero para qué, se preguntó, «si tenemos el mejor y perfecto sistema electoral del mundo». Ayer viernes concluyó la reunión técnica en República Dominicana para preparar el encuentro formal del 1 y 2 de diciembre entre el gobierno venezolano y la oposición. La reunión contó con la participación de una delegación experta en aspectos técnicos y de negociación por parte de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), integrada por Vicente Díaz, Gustavo Velásquez y José Luis Cartaya. Por su lado, el gobierno designó a los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, y a Elías Jaua como sus representantes. Los facilitadores del encuentro fueron el canciller de República Dominicana, Miguel Vargas, y el ex presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero. Como garantes se confirmó la participación de México, Chile y Paraguay, propuestos por la oposición, y Nicaragua y Bolivia, planteados por el gobierno. Aún queda por determinar el tercer país, pero el chavismo no lo ha anunciado todavía. Aunque no se ha determinado quiénes formarán parte del equipo negociador por parte de la oposición, se da por descontado la participación de Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, y portavoz principal del proceso. «El clima de la reunión fue bastante adecuado, aunque esto no es garantía de lo que vendrá después», señaló al indicar que además de los negociadores se debe precisar el apoyo de asesores nacionales e internacionales. Reiteró que el Parlamento instaló el jueves una comisión que consultará a la ciudadanía, con miembros de diversas toldas, incluso de los que no están de acuerdo con la negociación. El equipo está integrado por Jorge Millán, de Primero Justicia; Olivia Lozano, de Voluntad Popular; Edgar Zambrano, de Acción Democrática; Stalin González, de Un Nuevo Tiempo; Manuel Texeira, de Movimiento Progresista; Julio César Reyes, de Avanzada Progresista; Omar González, de Vente Venezuela; Edwin Luzardo, de Alianza Bravo Pueblo, y Mariela Magallanes, de La Causa R. «Sabemos contra quien luchamos, pero tenemos la firme convicción de que este proceso no se va a convertir en un show mediático», advirtió el diputado Florido. La MUD lleva en su agenda las elecciones presidenciales con un nuevo Consejo Nacional Electoral, reconocimiento de la Asamblea Nacional, la apertura del canal humanitario y la liberación de presos políticos y amnistía. Por su lado el régimen de Maduro lleva en la agenda según lo anunció Jorge Rodríguez: «cese del sabotaje y del bloqueo financiero, cese a cualquier forma de sanción y la apropiación indebida de los recursos del Estado, el cese a la violencia externa contra Venezuela de cara a las elecciones de 2018, reconocimiento a la asamblea constituyente y la comisión de la verdad en estos 18 años».
18-11-2017 | Fuente: abc.es
El expresidente Sebastián Piñera, principal favorito para vencer en las elecciones chilenas
Las elecciones presidenciales y parlamentarias de este domingo en Chile tienen una certeza: el empresario y ex presidente Sebastián Piñera llega como favorito para ocupar el primer lugar; pero lo más probable es que su votación no sea suficiente para superar el 50 por ciento, por lo que deberá competir en la segunda vuelta del 17 de diciembre. Una incertidumbre es cómo la indiferencia y malestar de la ciudadanía impactará en una eventual baja participación del electorado. Ocho candidatos compiten para llegar a La Moneda por un periodo de cuatro años y suceder a la socialista Michelle Bachelet, que finaliza un segundo mandato marcado por una larga lista de logros pero con un telón de fondo de bajo crecimiento de la economía, que en todo caso tiene mejores indicadores que el resto de la región sudamericana. En las encuestas, el segundo lugar lo ocupa el periodista y senador independiente Alejandro Guillier, apoyado por los sectores socialdemócratas del oficialismo, seguido de la también periodista del debutante Frente Amplio, que agrupa a una docena de movimientos y partidos que alcanzaron protagonismo en las movilizaciones sociales y estudiantiles de los últimos años. La democratacristiana y senadora Carolina Goic buscar marcar la identidad de su partido, que ha perdido empuje electoral en la última década. Por tercera vez postula a La Moneda el cineasta Marco Enríquez-Ominami, apoyado por un pequeño partido progresista; mientas con menor adhesión también compiten el senador Alejandro Navarro, escindido del Partido Socialista, y el profesor Eduardo Artés, líder de una agrupación que adhiere al estalinismo y férreo defensor de Corea del Norte. También el margen se ubica la candidatura del diputado de derecha y ex UDI, José Antonio Kast, partidario de militarizar los territorios indígenas en conflicto, de derogar la reciente ley de aborto terapéutico, de facilitar la posesión de armas para luchar contra los delincuentes y de liberar a los militares condenados por violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura militar de Augusto Pinochet. Baja participación La eventual baja participación electoral, en tanto, tiene sus raíces en la década de los 90 pero se ha intensificado en los últimos años, cuando comenzó a regir el voto voluntario. El distanciamiento de la ciudadanía de la actividad política y su malestar, además, se ha visto acentuado desde hace tres años, cuando estallaron los primeros escándalos por el financiamiento irregular de las campañas electorales y los partidos políticos. Todo el espectro terminó salpicado por los casos de corrupción, con grandes empresarios y parlamentarios llevados a justicia. La propia presidenta Bachelet se vio afectada cuando su hijo y nuera aparecieron involucrados en una operación especulativa de venta de terrenos, lo que impactó en su popularidad y adhesión al gobierno, que hoy bordea el 30 por ciento. En las elecciones municipales de octubre del año pasado, apenas un 36 por ciento de los potenciales 14,3 millones de electores acudió a las urnas Los casos de corrupción coparon la agenda política durante casi dos años y el impacto fue de proporciones. En las elecciones municipales de octubre del año pasado, apenas un 36 por ciento de los potenciales 14,3 millones de electores acudió a las urnas. Piñera llega como favorito a las elecciones de mañana, entre otras cosas, porque logró mantener unida su coalición de partidos, conformada por la Unión Demócrata Independiente (UDI, de derecha conservadora) y Renovación Nacional (liberal). Además de conseguir estructurar una lista única de candidatos al Congreso. Al contrario, el oficialismo se fracturó. La antigua Concertación, una alianza integrada por la Democracia Cristiana y colectividades socialdemócratas, derivó en 2014 hacia una coalición que incorporó al Partido Comunista y otros partidos menores que dieron soporte a la elección y gobierno de Bachelet. La alianza no llegó a puerto con un candidato único, y de ella salieron Guillier, Goic y Navarro. Por lo mismo, también llevan listas de candidatos al Congreso por separado. La alta dispersión de candidaturas y la eventual baja participación vaticinan que cualquiera sea el presidente electo, ninguno contaría con mayoría parlamentarias en el próximo periodo presidencial. Asperezas en la campaña Las elecciones de este domingo se realizan con una nueva ley electoral, que regula drásticamente los aportes económicos a las campañas, así como los volúmenes de dinero que los candidatos pueden invertir. Ello ha hecho casi desaparecer la propaganda electoral en las calles, por lo que la competencia se transformó en una batalla por conseguir un espacio en los medios de comunicación. Sebastián Piñera ha dicho: «Chile está en el suelo y lo vamos a poner el pie» - Reuters Tal escenario produjo una campaña áspera, con acusaciones cruzadas de corrupción, irregularidades y una notoria escasez de propuestas programáticas. El blanco favorito de las acusaciones ha sido Piñera, quien ostenta una fortuna personal, estimada por Forbes, de unos 2.300 millones de euros. Una decena de ex colaboradores de su anterior gobierno (2010-2014) están procesados por la justicia. El ex presidente ha centrado sus fuegos en la administración de Bachelet, a la que acusa de haber frenado el crecimiento económico y la inversión privada, realizar reformas ?como la educativa y tributaria? deficientes y regresivas, además de ser incapaz de controlar la inseguridad ciudadana. Por ello ha prometido revisar los proyectos de gratuidad de la educación para el nivel universitario, tomar medidas para aumentar la inversión privada y con ello generar nuevos empleos. «Chile está en el suelo y lo vamos a poner de pie», suele repetir en sus discursos. Quién es quién en estas eleciones. Los candidatos: Sebastián Piñera Con 67 años de edad, el empresario e inversor postula a un segundo mandato de la mano de una coalición de derechas. Las encuestas lo ubican a unos diez puntos por encima de su más directo competidor. Alejandro Guillier Conocido por su trabajo en televisión como conductor de noticieros, también es sociólogo y cuenta con el apoyo de la mayoría de los partidos oficialistas socialdemócratas. A sus 64 años de edad, es senador y su primera competencia por La Moneda. Su candidatura aparece en segundo lugar en las encuestas. Beatriz Sánchez Es la candidata del Frente Amplio, un bloque fundado a inicios de este año por una docena de organizaciones surgidas de las movilizaciones sociales. Periodista y con 46 años de edad, declara que hará un ?gobierno feminista?. Aspira a pasar a la segunda vuelta si logra derrotar a Guillier. Carolina Goic Trabajadora Social de 44 años de edad es senadora de la Democracia Cristiana, partido que se escindió de la coalición de gobierno para la competencia electoral y que probablemente disminuya en su representación parlamentaria. Marca entre 5 y 6 puntos en las encuestas. Marco Enríquez-Ominami Es el tercer intento que hace este cineasta de 44 años de edad por terciarse la banda presidencial. Ex diputado del Partido Socialista marca entre 5 y 6 puntos en los sondeos, lejos de los casi 20 puntos que obtuvo en su primera incursión a la presidencia de Chile en 2009. José Antonio Kast Escindido de la UDI, partido por el cual fue elegido diputado, este abogado de 51 años de edad marca menos de 5 puntos en los sondeos. Concentra su mayor apoyo en sectores de extrema derecha. Alejandro Navarro Senador por la sureña y populosa región de Concepción, este ex socialista aparece en las encuestas con menos de tres puntos. Si pierde la elección seguirá en el Senado por cuatro años más. Eduardo Artés Profesor de 61 años edad, lidera el izquierdista Partido Comunista-Acción Proletaria (de origen maoísta-estalinista) que integra la coalición Unión Patriótica formada por pequeños partidos. En las encuestas marca menos de dos puntos.
18-11-2017 | Fuente: abc.es
Miles de zimbabuenses piden la dimisión del Presidente Mugabe
Las calles de Harare se llenaron desde primera hora del sábado para pedir al presidente Robert Mugabe que dé un paso atrás y dimita, así como para dar su apoyo a los militares que llevaron a cabo la intervención a principios de semana. Los miembros del ejército desplegados por la capital fueron recibidos entre vítores y aplausos, y se hicieron fotografías con los manifestantes que portaban pancartas con lemas como #mugabemustfall (Mugabe debe caer) y #FreshStart (nuevo comienzo). El ambiente festivo se trasladó a otras ciudades del país como, por ejemplo, Bulawayo ?la segunda ciudad más grande del Zimbabue- y, también, fuera de sus fronteras. Los zimbabuenses residentes en otros países como, por ejemplo, Namibia también salieron a las calles para celebrar este histórico día que es considerado, por muchos, como el día de la liberación de Zimbabue. La «marcha solidaria» contó con el apoyo de los militares y del partido gobernante Unión Africana Nacional de Zimbabue -Frente Patriótico (ZANU-PF). Se cumplieron los deseos de las Fuerzas Armanas de Zimbabue (ZDF por sus siglas en inglés) y las manifestaciones se desarrollaron de manera «pacífica, ordenada». El ejército había pedido el día antes mediante un comunicado que «se actuara en consonancia con la declaración de los derechos fundamentales y dentro de los límites de la constitución del país y que no se usara un discurso de odio ni se incitara a la violencia». El partido de oposición principal, el Movimiento para el Cambio Democrático (MCD), destacó que la intervención militar «se hizo eco de los sentimientos de la población zimbabuense y, por tanto, su efecto era irreversible». Para muchos, el golpe ha sido perfectamente orquestado y ejecutado. Dumiso Dabengwa, ex Ministro de Interior y el veterano de guerra, felicitó a los militares por «la iniciativa que llevaron a cabo para frenar el ascenso político» de Grace Mugabe, la primera dama que amenazaba con suceder a su nonagenario marido. Durante el fin de semana, el ZANU-PF había convocado una reunión extraordinaria de su comité central para hablar de la situación política tras los recientes acontecimientos. A última hora del viernes, las diez delegaciones provinciales del partido gobernante pidieron la dimisión de su líder debido a que «ha perdido el control del partido y del gobierno» y señalaban su incapacidad de trabajar debido a su edad. Desafiante Por su parte, Mugabe sigue mostrándose desafiante a pesar de la presión creciente que se respira en todo el país. El viernes apareció públicamente por primera vez desde la toma de posesión militar y su arresto domiciliario en un gesto que algunos tachan de provocador. Precisamente ese mismo día se difundían unas imágenes de Mugabe con rostro relajado estrechando la mano del jefe del ejército y responsable del golpe, Constantino Chiwenga. Sin embargo, todo apunta que la paciencia de los militares y de los altos funcionarios del partido gobernante se estaría agotando y podrían forzar al líder a renunciar dentro de las próximas 48 horas. Según Reuters, el ZANU-PF se dispone a destituir a Mugabe de manera inminente y, además, expulsará a su mujer Grace como encargada de la sección femenina del partido. Asimismo, el exvicepresidente, Emmerson Mnangagwa, será nombrado número dos de la organización. La presión de la calle podría haber sido determinante.
18-11-2017 | Fuente: elpais.com
Los señores del petróleo vuelven a sonreír
El pacto de productores para reducir la oferta y las tensiones geopolíticas inflan los precios y devuelven el optimismo a un sector hace un año acosado por los problemas
1
...