Infortelecom

Noticias de politica nacional

26-11-2019 | Fuente: abc.es
La «tercera vía» de Bloomberg: conquistar el centro para echar a Trump
«Bloomberg ofrece a Trump diez mil millones de dólares para que abandone la Casa Blanca hoy mismo». Era el titular de un artículo satírico a comienzos de este mes en la revista «New Yorker», un anticipo en clave de humor de una posible guerra electoral el próximo otoño: millones contra millones, multimillonario contra multimillonario, Donald Trump contra Michael Bloomberg. El choque de billeteras está más cerca después de que este fin de semana Bloomberg acabara con las especulaciones y anunciara por fin su desembarco en las primarias para conseguir la nominación demócrata como candidato. «Me presento a la presidencia de EE.UU. para derrotar a Donald Trump y reconstruir EE.UU.», aseguró el magnate de los medios en su anuncio. «Sé lo que hace falta para ganar a Trump, porque ya lo he hecho antes. Y lo volveré a hacer», añadió en un guiño evidente a que le ha vencido donde quizá le duele más al presidente de EE.UU.: en los negocios. Bloomberg es mucho más rico que Trump: según «Forbes», el magnate de los medios controla la octava mayor fortuna de EE.UU., con 53.400 millones de dólares, frente a los poco más de 3.100 millones del actual residente de la Casa Blanca. Y, sobre todo, empezó con mucho menos: «Yo monté un negocio y no lo empecé con un cheque de un millón de dólares de mi padre», dijo para molestar a Trump en 2016. La llegada de Bloomberg supone una «tercera vía» centrista para sacar a Trump de la Casa Blanca: un candidato sin gran identificación con el partido demócrata, con las credenciales de su éxito empresarial y de su experiencia en la gestión pública -fue alcalde durante trece años de la mayor ciudad del país, Nueva York-, pragmático, conservador en lo económico y liberal en lo social. En los últimos años ha abrazado y financiado causas populares entre los demócratas como el control de armas o la lucha contra el cambio climático. La idea es labrar una coalición que sume a los republicanos moderados, a los votantes de centro, a los moderados demócratas y a todo el voto «anti Trump», incluidos los más izquierdistas, que se taparán la nariz para votar a un multimillonario antes que dar cuatro años más a Trump en la Casa Blanca. Bloomberg siempre ha amagado con carreras presidenciales, pero nunca ha creído que era el momento para hacerlo. Tampoco iba a ser en este ciclo electoral: la primavera pasada aseguró que descartaba presentarse a la presidencia, ante unas primarias con otro moderado, Joe Biden, como gran favorito y la alternativa dominada por rivales izquierdistas como los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren. La razón por la que ha dado marcha atrás y ahora se presenta tiene que ver con la erosión de Biden. El exvicepresidente con Barack Obama comanda todavía las encuestas pero cada vez crea más dudas sobre su capacidad de tumbar a Trump. Calificar su desempeño en los debates como mediocre sería generoso y el escándalo de las presiones de Trump a Ucrania le salpica; con el desarrollo del «impeachment» todavía podría hacerlo más. Los izquierdistas -sobre todo Warren- le arañan posiciones en las encuestas y es evidente que su fortaleza es cuestionable cuando el también moderado Pete Buttigieg -37 años, gay, sin experiencia política nacional- lidera en un estado bisagra y clave como Iowa, donde se celebran las primeras primarias. Las dudas sobre Biden tienen el efecto de que mejoran las posibilidades de que Warren o Sanders ganen la nominación demócrata. Esa es la segunda razón por la que Bloomberg aterriza en las primarias. Buena parte del «establishment» demócrata considera que el programa agresivo de estos candidatos -sanidad pública universal, ampliación de programas sociales, subidas de impuestos- asustaría a buena parte del electorado y los convertiría en rivales asequibles para Trump, que agitará el fantasma del «socialismo». Es posible que Bloomberg tenga razón en su análisis, y que él sea mejor candidato que Biden o Warren y Sanders para derrotar a Trump. Pero ignora una realidad evidente: será muy complicado que se imponga en las primarias demócratas. Bloomberg aterriza en la campaña como un paracaidista, sin los meses de mítines, encuentros con votantes, trabajo de campo de sus rivales. Eso sí, al paracaidista se le escapa los billetes de cien dólares del bolsillo. La semana pasada, antes de confirmar su candidatura, Bloomberg compró de una tacada anuncios televisivos por valor de 37 millones de dólares, el mayor desembolso de este tipo en la historia electoral de EE.UU. Su equipo ha dicho que está dispuesto a inyectar tantos fondos como sean necesario para su apuesta electoral. ¿Será suficiente el dinero? Bloomberg parte de cero en las encuestas, es irrelevante en electorados clave como la mayoría negra -muy favorable a Biden- y lleva en la mochila un historial de declaraciones sobre mujeres y políticas con minorías -como las detenciones arbitrarias en Nueva York, por las que ya ha tenido que pedir disculpas- que no encajan con el discurso dominante en el partido demócrata. El dinero, además, ya está siendo utilizado en su contra. «Los multimillonarios no tienen derecho a comprar elecciones», ha criticado Sanders. «Esta elección no debería estar a la venta?» ha protestado Warren. La apuesta de Bloomberg, a pesar de su músculo financiero, es todavía muy improbable.
22-11-2019 | Fuente: abc.es
Un cacerolazo nocturno mantiene la protesta en Colombia contra Iván Duque
El cierre de las protestas en Colombia sorprendió tanto como el desarrollo de la huelga nacional que se realizó ayer y que convocó a miles de colombianos. Anoche, en un caso jamás visto en Bogotá y otras ciudades del país, se dio un cacerolazo. La huelga, así, pasó de la calle al ámbito privado, con lo cual los ciudadanos hicieron sentir nuevamente su descontento con el Gobierno del presidente Iván Duque. Lo que fue un día de protesta pacífica, con algunos desmanes en puntos específicos de las grandes ciudades, en especial en Cali, Medellín y Bogotá, donde al final de la tarde grupos de vándalos muy jóvenes se animaron a pintar y destruir estaciones de transporte público, edificios y cajeros bancarios. No dejaron por fuera la quema de contenedores de basura, ruptura de escaparates y abusos contra la propiedad privada. Como sucede en ese escenario, el Gobierno colombiano despejó a las fuerzas de seguridad a las calles del centro y la Plaza Bolívar, que a lo largo del día recibió a miles de personas, a pesar de la lluvia, y los rumores de que sería una jornada caótica. Porque esa fue la característica de la actividad convocado: ciudadanos marchando en paz, acompañados por grupos de música, baile de colectivos de todo tono y tema, pero unidos con el propósito de protestar contra la institucionalidad. Eso sí, con arengas y carteles agresivos, pero en todo caso haciendo del jueves un día más cercano a un domingo de fiesta. La ciudad más afectada fue Cali. Además de una jornada marcada por vándalos que trataron de frenar las marchas pacíficas, en horas de la noche la ciudad se vio acosada por delincuentes armados de machetes que amenazaban con tomar las residencias, a pesar del toque de queda que al final de la tarde decretó el alcalde. En esta ciudad, la tercera más importante del país, estas acciones lograron que algunos ciudadanos respondieran con armas de fuego, agregando así otro ingrediente violento y de difícil control para las autoridades de esa ciudad. La economía colombiana crece La jornada culminó con un fuerte cacerolazo. La gran huelga nacional trascendió sin problemas. Los temores de la víspera parecían disipados a plena luz del día, aunque algunos puntos del metro de Medellín fueron cerrados preventivamente, otros del transporte público bogotano también estuvieron restringidos y así sucesivamente en las grandes ciudades, cuyos alcaldes tomaron medidas para atajar cualquier acto vandálico. Se dieron, pero proporcionalmente insignificantes para lo esperado. La noche del miércoles, el presidente Iván Duque se dirigió al país para enviar un mensaje de respeto al derecho constitucional a protestar, pero sin desmanes ni violencia. 12.000 miembros del ejército fueron desplegados en Bogotá y más fuerza pública fue apostada por todo el país. Los colombianos se lanzaron a las calles básicamente para protestar contra las medidas económicas (pensiones, salarios, fiscales), el asesinado continuo de indígenas y líderes sociales, la lenta implementación del Acuerdo de Paz y de control de la seguridad y el territorio nacional, la campante corrupción y la crisis de la política nacional. El presidente llegó a esta jornada que marca a su gobierno, con una imagen desfavorable del 69%, apenas año y medio después de llegar a la Casa de Nariño. Así, ayer Colombia se sumó al cauce de protestas mundiales, a la dura tendencia regional de exigirle al gobierno y al Estado beneficios y garantías, independientemente del tinte político que tenga. Paradójicamente, el paro de ayer se dio tras el anuncio de que la economía nacional creció un 3,3% en el tercer trimestre del año, de los mejores registros de la región. Sin embargo, hay una creciente insatisfacción contra el gobierno. A estas protestas se vincularon colombianos en diferentes ciudades del mundo, mientras en Colombia las autoridades deportaban a 15 extranjeros acusados de llegar al país con el propósito de generar violencia. Ese fue uno de los flancos más cubiertos por las autoridades, que cerraron todas las fronteras hoy a la madrugada local, e implementaron mecanismos de contingencia en los principales puertos y aeropuertos del país. Colombia, que no ha logrado consolidar la paz en su territorio y sigue cruzada por la violencia, parecía ayer lograrlo en las calles, con un paro contundente pero mayoritariamente en paz. Ahora falta que el gobierno escuche, si no las cacerolas, lo que el pueblo colombiano le ha dicho con claridad al marchar por las calles del país.
20-11-2019 | Fuente: abc.es
Un testigo afirma que una reunión de Madrid fue clave para las presiones de Trump a Ucrania
En un encuentro en Madrid el 2 de agosto, el abogado personal de Donald Trump le pidió a un enviado del presidente de Ucrania que este último hiciera unas declaraciones a la prensa en las que anunciaría que su país abría una investigación sobre el demócrata Joe Biden, según reveló ayer un testigo clave en la investigación del «impeachment». Esas declaraciones del mandatario ucraniano Volodimir Zelensky nunca se materializaron, pero tanto insistió Trump, y tan lejos llegó en su propósito de que Ucrania investigara a Biden, que finalmente alarmó al propio Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, uno de cuyos integrantes se quejó a las agencias de inteligencia. La importancia del encuentro en España la destacó ayer Kurt Volker, que dimitió en septiembre como enviado especial de Estados Unidos al conflicto en Ucrania. A instancias de Trump, Volker habló en agosto con las dos personas que se habían visto en Madrid, el abogado Rudy Giuliani y el enviado ucraniano Andrei Yermak. «Me dijeron después que Ucrania emitiría el comunicado. Ese comunicado incluiría menciones a Biden y a Burisma», dijo ayer Volker, en referencia a la empresa energética en la que trabajó un hijo de Biden, de nombre Hunter, y a la que Trump ha acusado de corrupción. Los cuatro testigos de ayer en las vistas de la comisión mixta que decidirá sobre la destitución del presidente dieron abundantes detalles sobre las presiones de Trump y sus emisarios, y de la resistencia de Ucrania a meterse de lleno en la política nacional de EE.UU. «Es inadecuado e impropio que el presidente pida investigar a un adversario político, y que sobre todo se lo pida a una potencia extranjera», dijo uno de ellos, el teniente coronel Alexander Vindman. No fue el único en reprobar la diplomacia paralela del presidente. Jennifer Williams, asesora del vicepresidente en materia de seguridad, con responsabilidad sobre Europa y Rusia. Escuchó la llamada que Trump tuvo el 25 de julio con su homólogo ucraniano y ayer dijo: «Las referencias a Biden me parecieron de índole política». La llamada, según Williams fue «inusual porque las referencias a Joe Biden y su hijo Hunter parecen ser de naturaleza política». Una semana después se producía el encuentro en Madrid. Los demócratas quieren demostrar que el presidente Trump aprovechó sus poderes como presidente para demorar ayudas militares a Ucrania por un monto de 400 millones de dólares (360 millones de euros), aprobadas antes por el Capitolio, hasta que el gobierno de Zelensky abriera una investigación sobre Biden por unos negocios de su hijo en la empresa energética ucraniana. Biden, que fue vicepresidente entre 2009 y 2017, se presenta a las primarias demócratas, para las que lidera las encuestas. Según los demócratas, esos hechos pueden ser constitutivos de un delito de cohecho, que figura en la Constitución como motivo para la destitución del presidente por el método del «impeachment». El teniente coronel Vindman, que como empleado del Consejo de Seguridad escuchó la llamada de Trump y alertó a las agencias de inteligencia acudió al Capitolio vestido con el uniforme de ceremonia azul marino y varias medallas en el pecho, entre las que se encuentra el Corazón Púrpura, concedido por resultar herido en operaciones de combate en la guerra de Irak. En un momento, cuando uno de los republicanos se dirigió a él llamándole «señor Vindman», este le corrigió: «Teniente coronel Vindman, por favor». En su turno de preguntas, los republicanos, capitaneados por el diputado Devin Nunes, intentaron que los testigos, en especial el teniente coronel Vindman, les ayudaran a desenmascarar al funcionario anónimo que denunció las presiones de Trump y ha precipitado la apertura del «impeachment». Poco se sabe de esa «garganta profunda», excepto que es un agente de la CIA, no trabaja ya para la Casa Blanca y no oyó de primera mano la conversación de Trump con el presidente ucraniano del 25 de julio. Los republicanos sospechan que el teniente coronel Vindman, que sí oyó la conversación, se la detalló al delator. El teniente coronel sí admitió que, después de escuchar la conversación telefónica entre Trump y Zelensky el 25 de julio, habló sobre ella con algunos agentes de la inteligencia norteamericana, dando a entender que él podría ser la fuente originaria de esa «garganta profunda» y por lo tanto el instigador de esta investigación que amenaza a la presidencia de Trump a apenas un año de las elecciones en las que se juega su reelección. Aparte de Volker, Vindman y Williams, testificó también Tim Morrison, que hasta hace poco también trabajo en el Consejo de Seguridad de la Casa Blanca. El giro más sorprendente en la vista de ayer fue la admisión por parte de Vindman de que el gobierno de Ucrania le ofreció no una sino varias veces ser ministro de Defensa. Vindman nació en Ucrania cuando estaba dentro de la antigua URSS, pero emigró a EE.UU. de niño. ?Rechacé esas ofertas inmediatamente e informé de ellas a mis superiores?, dijo Vindman, quien las calificó de «cómicas». Los republicanos han intentado poner en duda el patriotismo del teniente coronel dados sus lazos familiares con Ucrania. Por su parte, Williams, la asesora del vicepresidente Mike Pence testificó que este «nunca ha mencionado las investigaciones sobre la familia Biden». De este modo separa al vicepresidente de las presiones de Trump. Si finalmente el actual presidente es destituido (algo poco probable, porque los republicanos son mayoría en el Senado), Pence asumiría la presidencia hasta las siguientes elecciones.
13-11-2019 | Fuente: abc.es
El Capitolio muestra el «impeachment» ante todo EE.UU.
Por primera vez en 21 años, hoy una comisión de la Cámara de Representantes del Capitolio abrirá sus puertas, sentará a un testigo en el banquillo y, mientras las cámaras de televisión retransmiten la vista a toda la nación, le interrogará sobre si el presidente de Estados Unidos ha cometido delitos lo suficientemente graves como para destituirle. Aunque las vistas para el llamado «impeachment» comenzaron hace un mes, se han mantenido hasta ahora en secreto y a puerta cerrada. Ahora, todo EE.UU. podrá ver cómo una serie de altos funcionarios norteamericanos acusan al presidente de presionar a Ucrania para que interfiriera en las elecciones presidenciales de 2020. Los demócratas volverán a sentar en el banquillo a diplomáticos que ya han dado detalles sobre los supuestos delitos de Donald Trump, asestando un golpe doble a la Casa Blanca, porque en las pasadas semanas ya habían filtrado primero parcial y luego totalmente las declaraciones juradas. No es casual que el primero en testificar este miércoles a puerta abierta ante la comisión mixta de inteligencia, control al gobierno y exteriores sea William Taylor, embajador en funciones de EE.UU. en Ucrania, quien hace tres semanas dijo que detectó «irregularidades» en la rescisión de ayudas económicas a Ucrania «por razones que solo tenían que ver con política nacional de EE.UU.». También testifica este miércoles en el Capitolio el subsecretario de Estado para Europa y Eurasia, George Kent, quien el 15 de octubre dijo abiertamente que a Trump sólo le interesaba que «el presidente Zelenski dijera ante los micrófonos tres palabras: investigar, Biden y Clinton». Los demócratas sospechan que Trump interrumpió el envío de ayudas por valor de 400 millones de dólares (370 millones de euros) a Ucrania hasta que el presidente de ese país, Volodimir Zelenski, dijera que investigaría unos negocios del hijo del demócrata Joe Biden y unos supuestos delitos de injerencia electoral de Hillary Clinton en 2016. Biden lidera, de momento, las encuestas sobre las primarias demócratas de cara a las elecciones de 2020. La presencia de Bolton Los demócratas han llamado a testificar a otros funcionarios, como el jefe de gabinete de Trump, Mick Mulvaney, que dijo ayer que no cumplirá con la citación. La Casa Blanca ha pedido a los funcionarios que no colaboren, pero muy pocos de ellos han obedecido. John Bolton, que hasta septiembre fue consejero de Seguridad Nacional, ha pedido que antes un juzgado decida si tiene obligación de cumplir con la petición del poder legislativo o con la prohibición del poder ejecutivo. Según han dicho varios testigos, Bolton se quejó abiertamente de las presiones de Trump a Ucrania y dijo a sus subalternos que le parecía que eran un delito tan grave «como el tráfico de drogas». Esta investigación la propició una queja anónima de un agente de la CIA que hasta hace unos meses trabajaba en la Casa Blanca y supo de una llamada entre Trump y Zelenski el 25 de julio. Trump hizo pública una transcripción editada de la llamada y ha anunciado que esta semana revelará otra anterior, mantenida en abril. «Fueron conversaciones muy bonitas, perfectas», ha dicho el presidente, que se considera víctima de una «caza de brujas».
11-11-2019 | Fuente: abc.es
Morales se esconde en Chapare, su principal bastión político, y denuncia una orden de arresto en su contra
Bolivia no dejó que el fraude electoral le arrebatara su democracia. Horas más tarde de haber renunciado a la presidencia, tras comprobarse una gigantesca manipulación electoral, Evo Morales denunció una orden de arresto en su contra presuntamente en manos de un oficial de la Policía que tenía instrucción de ejecutar la orden. No le faltó tiempo para cargar contra la derecha que ha acusado de «golpistas» y de «destruir el Estado de Derecho del país». Denuncio ante el mundo y pueblo boliviano que un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona; asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio. Los golpistas destruyen el Estado de Derecho.? Evo Morales Ayma (@evoespueblo) November 11, 2019 El líder cívico Luis Fernando Camacho, que tras los acontecimientos de las últimas semanas ha saltado a la esfera política nacional, confirmó lo que ya había adelantado el exmandatario: «Confirmado!! orden de aprehensión para Evo Morales!! La policía y los militares están buscándolo en el Chapare, lugar donde se escondió. Los Militares le quitaron el avión presidencial y está escondido en el Chapare, van por él!». Confirmado!! orden de aprehensión para Evo Morales!! La policia y los militares están buscándolo en el Chapare, lugar que se escondió. Los Militares le quitaron el avión presidencial y está escondido en el chapare, van por el! ¡JUSTICIA!#NadieSeRinde #Bolivia? Luis Fernando Camacho (@LuisFerCamachoV) November 11, 2019 Evo, como lo llaman sus seguidores bolivarianos, se refugia en Chapare una de las 16 provincias del departamento de Cochabamba, una ciudad ubicada en el centro del país con una población de 393.408. Es una zona por excelencia cocalera y bastión político de Morales quien dio su apoyo al crecimiento y la producción de la coca en la región. Ayer desde allí señaló que varios grupos violentos asaltaron su domicilio. Camacho ha pedido a los bolivianos seguir con los paros y las medidas de presión durante al menos otros dos días para que se pueda recobrar la estabilidad política del país. Asegura que habrá juicios contra Morales y otras autoridades de su Movimiento Al Socialismo (MAS). El candidato opositor Carlos Mesa, en cambio, con un perfil más político y equilibrado instó a la Policía y a las Fuerzas Armadas a «garantizar y preservar el orden en todo el territorio» por un riesgo importante de hechos violentos provocados por la gente del MAS. Ante el ataque de grupos violentos organizados, hago nuevamente un vehemente llamado a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional para que en cumplimiento de su mandato constitucional protejan a la ciudadanía y garanticen la integridad y la vida de las personas.? Carlos D. Mesa Gisbert (@carlosdmesag) November 11, 2019 La presunta comisión de delitos electorales del pasado 20 de octubre ya tiene a sus dos primeras víctimas, la Policía boliviana detuvo el domingo por la noche a la presidenta y el vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Maria Eugenia Choque y Antonio Costas, después de que ambos renunciaran a sus respectivos cargos, uniéndose a la cascada de dimisiones de cargos afines al Ejecutivo de Morales. El arresto se ha producido siguiendo las órdenes emitidas por el Ministerio Público, según ha indicado la agencia de noticias boliviana ABI. Como se esperaba, una decena de altos cargos han renunciado, entre ellos el vicepresidente, Álvaro García Linera, que lo hizo con la misma inmediatez que el presidente de la Repúbica; la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra; y los ministros de Minería, Deportes, Hidrocraburos, Medio Ambiente y Agua, y Economía. A esa lista se le unen diputados y viceministros del seno del Gobierno. Ante el vacío de poder en Bolivia, el poder Legislativo debe reconducir el rumbo del país. La Constitución de 2009 estipula que ante la ausencia del presidente, el presidente del Senado será quien lo reemplace en el cargo. En caso de impedimento, recaerá en el presidente de la Cámara de Diputados que deberá convocar elecciones en un plazo de 90 días.
07-11-2019 | Fuente: abc.es
Macron: «La OTAN está hecha polvo y Europa puede desaparecer»
Emmanuel Macron confirma con gravedad su visión pesimista sobre el estado de Europa y la «difunta» Alianza Atlántica, afirmando que «la OTAN se encuentra en estado de muerte cerebral». En unas declaraciones al «Economist», el más influyente de los semanarios occidentales, el presidente francés afirma: «Europa desaparecerá si no se piensa y afirma como potencia, víctima de una fragilidad extraordinaria». Agregando: «Estamos viviendo la muerte cerebral de la OTAN. Debemos clarificar cuales son las finalidades estratégicas de la OTAN. Europa debe dotarse de la capacidad militar indispensable para afirmar su autonomía estratégica». Macron inició la temporada política nacional a finales del mes de agosto pasado, lanzando a la élite diplomática francesa esta advertencia solemne: «Estamos asistiendo al fin de la hegemonía occidental en el mundo. Sabemos que las civilizaciones desaparecen. Europa desaparecerá. El mundo se estructura hoy en torno a dos grandes polos, EE.UU. y China. Corremos el riesgo de pensar cada día menos». Mes y medio más tarde, preparando la cumbre de la OTAN, a primeros de diciembre, en Londres, Macron avanza nuevos análisis y «peones» en su entrevista concedida al «Economist»: «Europa debe afirmar su determinación estratégica, militar, cuando la OTAN está en la agonía. No existe ninguna coordinación estratégica con EE.UU. Asistimos a las agresiones consumadas por un miembro de la OTAN, Turquía, en una zona donde están en juego nuestros intereses estratégicos». Macron insiste, hoy como ayer, en el riesgo de «desaparición» de Europa, agregando: «No creo dramatizar las cosas. Intento ser lúcido. Los aliados europeos somos víctimas de tres grandes riesgos: olvidar que somos una comunidad con intereses comunes; alejamiento de los EE. UU. de Europa; y emergencia de la gran potencia china, que marginaliza claramente a Europa». Las declaraciones solemnes de finales de agosto, las declaraciones al Economist, marcha una inflexión «dramática» en la reflexión estratégica de Emmanuel Macron, que lanzó un gran proyecto de solidaridad estratégica de Europa en su discurso en la universidad parisina de la Sorbonne el otoño de 2017. Macron lleva dos años, desde entonces, intentando conseguir apoyo diplomático para sus iniciativas en materia de seguridad y defensa, sin conseguir apoyos masivos y elocuentes, cuando la vieja complicidad entre Francia y Alemania se encuentra empantanada sin hacer avanzar grandes proyectos estratégicos comunes.
31-10-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro dispara contra pista que lo vincula a muerte de Marielle Franco
El fantasma de la concejala Marielle Franco le ha quitado el sueño al presidente brasileño Jair Bolsonaro. El principal noticiero de TV Globo reveló con base en filtraciones, que han caído como una bomba en Brasil, que uno de los acusados de acribillar a la joven promesa de la izquierda entró en la urbanización de lujo en que vive Bolsonaro, en Río de Janeiro, autorizado por un hombre de dentro de la casa del actual presidente, horas antes del crimen, el 14 de marzo de 2018. Enfurecido, en un vídeo en vivo filmado a las 3:40 de la madrugada desde Arabia Saudí, donde se encuentra en gira, el mandatario negó la veracidad de la declaración del portero de su residencial, así como, que conozca al expolicía Elcio Queiroz, preso acusado de dirigir el coche de donde partieron los tiros contra Marielle, brutalmente asesinada en el centro de Río de Janeiro con varios tiros en la cabeza. Trastornado, gritando insultos y groserías, Bolsonaro acusó al grupo Globo de perseguirlo y querer destruir su Gobierno y su familia, y al gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, de entregar las filtraciones para debilitarlo, porque según el mandatario, tendría la ambición de disputar la presidencia contra él, en 2022. «Ustedes, TV Globo, ¡todo el tiempo hacen un infierno mi vida, carajo! Ahora quieren vincularme a la muerte de Marielle. ¡Sinvergüenzas! ¡Canallas!», exclamó varias veces el mandatario ultraderechista, a lo largo del vídeo de 23 minutos, amenazando a Globo, principal cadena de TV de Brasil, con la posibilidad de perder su concesión. LIVE: Mais uma matéria porca da Globo. Caso Marielle. https://t.co/GVW7KtWPVX? Jair M. Bolsonaro (@jairbolsonaro) October 30, 2019 «O el portero mintió o indujeron al portero a un cometer falso testimonio o escribieron algo en la investigación que el portero no leyó y firmó. ¿Cuál es la intención? Siempre la misma, todo el tiempo están encima de mi familia, de mis hijos y de quien está próximo a mí», se defendió el presidente. La filtración Según la filtración de las investigaciones sobre este caso - que es uno de los principales misterios de la política nacional-, el portero del residencial de lujo «Vivendas da Barra», donde vive Bolsonaro, en el barrio Barra da Tijuca, afirmó que Elcio Queiroz solicitó su entrada a la urbanización para visitar la casa número 58, donde viven el presidente y su esposa. El empleado del residencial anotó esa información y la matrícula del coche de Queiroz en el libro de visitas, y afirma que entró en contacto por el intercomunicador con la casa de Bolsonaro, asegurando que quien le atendió fue «Don Jair». Al ver en las cámaras que el coche de Queiroz estacionó en la casa vecina, la 66, entró en contacto nuevamente con la casa de Bolsonaro y «Don Jair» le habría respondido otra vez, confirmando que sabía que el vehículo iba a la casa del vecino. El vecino en cuestión es el exmilitar, Ronnie Lessa, preso como principal sospechoso de acribillar a la concejala. En declaraciones cuando su vecino fue preso, en marzo de este año, Bolsonaro negó conocerlo, así como a Queiroz, con quien tiene una foto, publicada por el acusado en redes sociales. La prensa brasileña descubrió también que el hijo menor de Bolsonaro, Renan, estuvo enamorado de la hija de Lessa. Pero la policía y la prensa reconocen que ninguna de esas casualidades pueden considerarse pruebas contra el mandatario. Contra la nueva denuncia, Bolsonaro también tiene una prueba contundente, presentada inclusive en el citado reporte de Globo. En el día de la muerte de Marielle Franco, en Río de Janeiro, el mandatario, que era entonces diputado, registró su presencia en el Congreso, en Brasilia, a más de mil kilómetros de su casa. Los brasileños que cuestionan al presidente levantan ahora sospechas en redes sociales con la etiqueta «¿Quién estaba en la casa 58?», insinuando que quien atendió el intercomunicador podría ser uno de sus hijos, el senador Flávio Bolsonaro, acusado de tener vínculos con los paramilitares de Río, que Marielle denunciaba; o el concejal de Río, Carlos Bolsonaro, que vive también en el residencial. La policía investiga ahora a partir de las grabaciones de la entrada en el residencial, con quién el portero habló realmente ese día y quién estaba en la casa del presidente. Cualquier posible vínculo de Bolsonaro en el caso puede llevar el proceso directamente a la Corte Suprema, la máxima instancia judicial, y provocar incluso su destitución, si la pista se confirma. El Partido Socialismo y Libertad (PSOL), al que pertenecía Franco, solicitó una audiencia «inmediata» con el presidente de esa corte, José Antonio Dias Toffoli. «El PSOL nunca hizo cualquier relación entre el asesinato y Jair Bolsonaro. Pero las informaciones de hoy son muy graves. Brasil no puede convivir con cualquier duda sobre la relación entre un presidente de la República y un asesinato», informó el partido en un comunicado. El presidente ha defendido que la investigación se mantenga en la Policía de Río de Janeiro y no a nivel nacional, como propone la Fiscalía, y pidió al ministro de Justicia, Sergio Moro, que solicite un nuevo interrogatorio del portero. E CONHECEREIS A VERDADE E A VERDADE VOS LIBERTARÁ! JOÃO 8:32 pic.twitter.com/qSG34ajhAr? Jair M. Bolsonaro (@jairbolsonaro) October 30, 2019 El fantasma de Marielle Franco Pocas horas después de la entrada del coche al residencial, Queiroz y Lessa se dirigieron en otro vehículo al centro de Río de Janeiro donde esperaron la salida de Franco de un evento feminista, siguieron su auto y lo acribillaron algunas manzanas después matando a la joven y a su chófer, Anderson Gomez. El cobarde asesinato de Franco, una negra, lesbiana de 38 años, que combatía la acción de grupos paramilitares en la violenta favela Maré, conmocionó a los brasileños que salieron en marchas por el país al día siguiente de su muerte exigiendo una solución de un crimen que ha sido difícil de descifrar. Sus presuntos autores, expolicías, no habían dejado rastro, y sólo fueron descubiertos y presos un año después del crimen. Los brasileños pasaron a exigir entonces, que se descubra «¿Quién mandó matar a Marielle?», cuya silueta es frecuente en las paredes de las calles brasileñas como un símbolo de los pobres de las favelas de Río y de la resistencia de la izquierda contra el actual Gobierno. Reportes de la prensa brasileña han mostrado relaciones del senador Flavio Bolsonaro, hijo mayor del presidente, con grupos paramilitares de las favelas, locales donde consiguió la mayoría de los votos con los que ganó la elección del año pasado. Flávio es acusado de contratar como asesores parientes de paramilitares presos o perseguidos por la policía. Flavio Bolsonaro también fue el único parlamentario que se negó a condecorar a Marielle Franco con un título póstumo concedido por el legislativo de Río de Janeiro, mientras el actual mandatario fue el único candidato presidencial que no quiso manifestarse ni condenó el asesinato de la concejala. La TV Globo y asociaciones de prensa y de derecho, criticaron el ataque del presidente contra un medio de comunicación.
31-10-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro dispara contra la pista que lo vincula a la muerte de Marielle Franco
El fantasma de la concejala Marielle Franco le ha quitado el sueño al presidente brasileño Jair Bolsonaro. El principal noticiero de TV Globo reveló con base en filtraciones, que han caído como una bomba en Brasil, que uno de los acusados de acribillar a la joven promesa de la izquierda entró en la urbanización de lujo en que vive Bolsonaro, en Río de Janeiro, autorizado por un hombre de dentro de la casa del actual presidente, horas antes del crimen, el 14 de marzo de 2018. Enfurecido, en un vídeo en vivo filmado a las 3:40 de la madrugada desde Arabia Saudí, donde se encuentra en gira, el mandatario negó la veracidad de la declaración del portero de su residencial, así como, que conozca al expolicía Elcio Queiroz, preso acusado de dirigir el coche de donde partieron los tiros contra Marielle, brutalmente asesinada en el centro de Río de Janeiro con varios tiros en la cabeza. Trastornado, gritando insultos y groserías, Bolsonaro acusó al grupo Globo de perseguirlo y querer destruir su Gobierno y su familia, y al gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, de entregar las filtraciones para debilitarlo, porque según el mandatario, tendría la ambición de disputar la presidencia contra él, en 2022. «Ustedes, TV Globo, ¡todo el tiempo hacen un infierno mi vida, carajo! Ahora quieren vincularme a la muerte de Marielle. ¡Sinvergüenzas! ¡Canallas!», exclamó varias veces el mandatario ultraderechista, a lo largo del vídeo de 23 minutos, amenazando a Globo, principal cadena de TV de Brasil, con la posibilidad de perder su concesión. LIVE: Mais uma matéria porca da Globo. Caso Marielle. https://t.co/GVW7KtWPVX? Jair M. Bolsonaro (@jairbolsonaro) October 30, 2019 «O el portero mintió o indujeron al portero a un cometer falso testimonio o escribieron algo en la investigación que el portero no leyó y firmó. ¿Cuál es la intención? Siempre la misma, todo el tiempo están encima de mi familia, de mis hijos y de quien está próximo a mí», se defendió el presidente. La filtración Según la filtración de las investigaciones sobre este caso - que es uno de los principales misterios de la política nacional-, el portero del residencial de lujo «Vivendas da Barra», donde vive Bolsonaro, en el barrio Barra da Tijuca, afirmó que Elcio Queiroz solicitó su entrada a la urbanización para visitar la casa número 58, donde viven el presidente y su esposa. El empleado del residencial anotó esa información y la matrícula del coche de Queiroz en el libro de visitas, y afirma que entró en contacto por el intercomunicador con la casa de Bolsonaro, asegurando que quien le atendió fue «Don Jair». Al ver en las cámaras que el coche de Queiroz estacionó en la casa vecina, la 66, entró en contacto nuevamente con la casa de Bolsonaro y «Don Jair» le habría respondido otra vez, confirmando que sabía que el vehículo iba a la casa del vecino. El vecino en cuestión es el exmilitar, Ronnie Lessa, preso como principal sospechoso de acribillar a la concejala. En declaraciones cuando su vecino fue preso, en marzo de este año, Bolsonaro negó conocerlo, así como a Queiroz, con quien tiene una foto, publicada por el acusado en redes sociales. La prensa brasileña descubrió también que el hijo menor de Bolsonaro, Renan, estuvo enamorado de la hija de Lessa. Pero la policía y la prensa reconocen que ninguna de esas casualidades pueden considerarse pruebas contra el mandatario. Contra la nueva denuncia, Bolsonaro también tiene una prueba contundente, presentada inclusive en el citado reporte de Globo. En el día de la muerte de Marielle Franco, en Río de Janeiro, el mandatario, que era entonces diputado, registró su presencia en el Congreso, en Brasilia, a más de mil kilómetros de su casa. Los brasileños que cuestionan al presidente levantan ahora sospechas en redes sociales con la etiqueta «¿Quién estaba en la casa 58?», insinuando que quien atendió el intercomunicador podría ser uno de sus hijos, el senador Flávio Bolsonaro, acusado de tener vínculos con los paramilitares de Río, que Marielle denunciaba; o el concejal de Río, Carlos Bolsonaro, que vive también en el residencial. La policía investiga ahora a partir de las grabaciones de la entrada en el residencial, con quién el portero habló realmente ese día y quién estaba en la casa del presidente. Cualquier posible vínculo de Bolsonaro en el caso puede llevar el proceso directamente a la Corte Suprema, la máxima instancia judicial, y provocar incluso su destitución, si la pista se confirma. El Partido Socialismo y Libertad (PSOL), al que pertenecía Franco, solicitó una audiencia «inmediata» con el presidente de esa corte, José Antonio Dias Toffoli. «El PSOL nunca hizo cualquier relación entre el asesinato y Jair Bolsonaro. Pero las informaciones de hoy son muy graves. Brasil no puede convivir con cualquier duda sobre la relación entre un presidente de la República y un asesinato», informó el partido en un comunicado. El presidente ha defendido que la investigación se mantenga en la Policía de Río de Janeiro y no a nivel nacional, como propone la Fiscalía, y pidió al ministro de Justicia, Sergio Moro, que solicite un nuevo interrogatorio del portero. E CONHECEREIS A VERDADE E A VERDADE VOS LIBERTARÁ! JOÃO 8:32 pic.twitter.com/qSG34ajhAr? Jair M. Bolsonaro (@jairbolsonaro) October 30, 2019 El fantasma de Marielle Franco Pocas horas después de la entrada del coche al residencial, Queiroz y Lessa se dirigieron en otro vehículo al centro de Río de Janeiro donde esperaron la salida de Franco de un evento feminista, siguieron su auto y lo acribillaron algunas manzanas después matando a la joven y a su chófer, Anderson Gomez. El cobarde asesinato de Franco, una negra, lesbiana de 38 años, que combatía la acción de grupos paramilitares en la violenta favela Maré, conmocionó a los brasileños que salieron en marchas por el país al día siguiente de su muerte exigiendo una solución de un crimen que ha sido difícil de descifrar. Sus presuntos autores, expolicías, no habían dejado rastro, y sólo fueron descubiertos y presos un año después del crimen. Los brasileños pasaron a exigir entonces, que se descubra «¿Quién mandó matar a Marielle?», cuya silueta es frecuente en las paredes de las calles brasileñas como un símbolo de los pobres de las favelas de Río y de la resistencia de la izquierda contra el actual Gobierno. Reportes de la prensa brasileña han mostrado relaciones del senador Flavio Bolsonaro, hijo mayor del presidente, con grupos paramilitares de las favelas, locales donde consiguió la mayoría de los votos con los que ganó la elección del año pasado. Flávio es acusado de contratar como asesores parientes de paramilitares presos o perseguidos por la policía. Flavio Bolsonaro también fue el único parlamentario que se negó a condecorar a Marielle Franco con un título póstumo concedido por el legislativo de Río de Janeiro, mientras el actual mandatario fue el único candidato presidencial que no quiso manifestarse ni condenó el asesinato de la concejala. La TV Globo y asociaciones de prensa y de derecho, criticaron el ataque del presidente contra un medio de comunicación.
23-10-2019 | Fuente: abc.es
El embajador de EE.UU. en Ucrania implica directamente a Trump en la trama del «impeachment»
Los demócratas ya tienen la prueba de que el presidente Donald Trump condicionó expresamente el envío de 400 millones de dólares en ayudas a Ucrania a que el Gobierno de este país investigara al candidato Joe Biden. La ofreció el martes en un demoledor testimonio el actual embajador de Estados Unidos ante Ucrania, William B. Taylor Jr., en una vista a puerta cerrada ante la comisión que investiga a Trump para su destitución («impeachment»). Según dijo Taylor: «En agosto y septiembre de este año, comencé a preocuparme porque nuestra relación con Ucrania se estaba viendo gravemente perjudicada por un canal diplomático informal e irregular y por la rescisión de unas ayudas de vital importancia únicamente por razones de política nacional». Esas ayudas habían sido aprobadas por el Capitolio para asistir a Ucrania en un conflicto con Rusia que se ha cobrado 13.000 vidas. El efecto de ese testimonio por parte de un veterano diplomático nombrado por un presidente republicano como es George W. Bush resulta altamente perjudicial para Trump. Sólo con él, los demócratas pueden ya someter a votación, como quieren, el «impeachment» de Trump, para que luego sea el Senado el que celebre un juicio político en el que se decidirá su destitución. Los demócratas quieren haber votado antes de final de año. La investigación en el Capitolio la iniciaron el mes pasado los demócratas después de una denuncia anónima de un funcionario que escuchó una conversación entre Trump y el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky. La Casa Blanca se vio forzada a hacer pública esa conversación en la que Trump le pide a Zelensky «un favor»: que investigue si un hijo del demócrata Biden, Hunter, podía haber estado implicado en un caso de corrupción en Ucrania. Esa conversación entre ambos presidentes tuvo lugar el 25 de julio. Paralelamente, el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, mantuvo varias conversaciones con funcionarios ucranianos para obligar a Zelensky a que abriera una investigación sobre Biden, algo que los demócratas creen que iba destinado a influir sobre las primarias de su partido para las elecciones de 2020. Hasta hace unos días, Biden lideraba las encuestas sobre esas primarias. Según varios testimonios y pruebas recibidos por los demócratas en el Capitolio, Trump también quería que el nuevo gobierno de Zelensky investigara si sus predecesores en el Gobierno ucraniano interfirieron en las elecciones presidenciales norteamericanas de 2016. El presidente Trump ganó esas elecciones pero perdió el voto popular y ha denunciado que las acusaciones de injerencias a Rusia son falsas y que en realidad fue Ucrania quien intentó manipularlas. Según dijo el embajador en Ucrania Taylor en su testimonio del martes, que fue filtrado a los medios después, el embajador de EE.UU. ante la Unión Europea, Gordon Sondland, le dijo que «el presidente Trump quiere que el presidente Zelensky diga claramente que Ucrania investigará [a los Biden] y la posible injerencia de Ucrania en las elecciones estadounidenses de 2016». El embajador Sondland le dijo a Taylor que «todo depende de ese anuncio». Todo en esas presiones a Ucrania es altamente irregular. Giuliani es el abogado privado de Trump, no un cargo público. El área diplomática del embajador Sondland es exclusivamente la UE, de la que Ucrania no es miembro. No hay sospechas ni denuncias en los juzgados contra Ucrania por interferir en las elecciones de 2016. La fiscalía ucraniana ha negado que Biden o su hijo cometieran ninguna ilegalidad. La Casa Blanca respondió tarde el martes, sin nombrar abiertamente al embajador Taylor. Según dijo la portavoz del presidente, Stephanie Grisham, en un comunicado: «El presidente Trump no ha hecho nada malo: esta es una campaña de desprestigio coordinada entre diputados de extrema izquierda y burócratas radicales a los que no ha elegido nadie y que libran una guerra contra la Constitución».
05-09-2019 | Fuente: abc.es
Macron se refuerza a la derecha, católica y social
Emmanuel Macron refuerza su gobierno a la derecha, católica y social, para afrontar el más difícil de sus proyectos políticos: la reforma del sistema nacional de pensiones y jubilaciones, una «bomba de relojería» que ha contribuido a hundir a numerosos gobiernos desde hace treinta años. El martes día 3 fue nombrado ministro responsable de la reforma del sistema nacional de pensiones Jean-Paul Delevoye, que lleva veinticinco años trabajando ese problema de inmenso calado, que comenzó a «estudiar» como ministro de la Función pública de Jacques Chirac, presidente conservador, entre 2002 y 2004. El presidente de la República reúne este miércoles, en el Elíseo, un seminario de trabajo gubernamental, destinado a «fijar» los grandes objetivos políticos del Estado durante el próximo semestre, con una primera «tarea» de fondo: lanzar, al fin, el más ambicioso de los proyectos de la presidencia macroniana? la reforma del sistema nacional de pensiones, bajo la dirección de Jean-Paul Delevoye, que hoy participa en un consejo de ministros, con Macron, tras haber sido ministro con Chirac en el Elíseo, siempre. Macron y Delevoye tienen algo muy profundo en común: estudiaron en el mismo colegio de jesuitas de Amiens (norte de Francia), «La Providence», donde Brigitte Macron trabajaba como profesora. Allí se forjó su primera identidad moral y cultural, en la disciplina religiosa estricta de la institución. Cuando el presidente Macron inicia el Acto II de su mandato presidencial, el más delicado y determinante, quizá, refuerza su equipo a la derecha católica y social. Édouard Philippe (jefe de Gobierno), Bruno Le Maire (ministro de Economía y Finanzas) y Gérald Darmanin (ministro de los Presupuestos del Estado), son personalidades históricamente conservadoras, que trabajaron con Chirac y Nicolas Sarkozy. Con Macron ocupan posiciones estratégicas. Delevoye se integra hoy en ese equipo, conservador, católico y social a un tiempo. Le Maire y Delevoye tienen familias muy católicas. Darmanin y Philippe vienen de la derecha social heredera del general de Gaulle y de Chirac. Antes de ser nombrado Alto comisario de la reforma de las pensiones, Delevoye fue uno de los organizadores de la victoriosa campaña electoral de Macron del 2017. Ascendiendo a ministro, Delevoye está llamado a «pilotar» una reforma contra la que se estrellaron sucesivos gobiernos de izquierda y derecha, desde finales de los años noventa del siglo pasado. El nombramiento de Delevoye tiene dos dimensiones ultra sensibles para Macron. El éxito o fracaso de la reforma de las pensiones, será la baza maestra o amenazante de la futura campaña presidencial de Macron, cuando llegue su hora. Político avezado y muy popular, desde hace más de treinta años, como alcalde, diputado, senador, ministro, conservador, Delevoye será un «comodín» electoral de Macron entre el electorado conservador y católico, que se ha convertido en el «núcleo duro» de su implantación política nacional.
1
...