Infortelecom

Noticias de politica migratoria

18-09-2020 | Fuente: abc.es
El nuevo campamento de Lesbos acoge ya a casi 5.000 inmigrantes
Poco a poco van entrando en el campamento», asegura una voluntaria europea que prefiere mantener el anonimato. Describe cómo muchas familias y sobre todo mujeres y niños entran ya, arrastrando los pies, eso sí, en el campamento temporal creado por las autoridades griegas en la isla de Lesbos. Se trata de un terreno estatal al borde del mar, algo que cuando empeore el tiempo hará la vida de sus habitantes más dura. En este momento las personas que van entrando primero tienen que hacer el denominado «quick test» para el Covid-19 y si dan negativo, pasar a ser registrados. Se les entregan mantas y otros objetos básicos y pasan a ocupar una de las grandes tiendas de campaña de ACNUR, en donde cabe una familia completa. El miércoles eran 1.200 personas en total ya en el campamento temporal, de los que 35 habían dado positivos. Estas personas son trasladadas inmediatamente a una parte más alejada del campamento, donde estarán en cuarentena. Ayer eran casi dos mil ya, sin que se conozca el número de los positivos. «De momento hay más africanos que afganos, pero van entrando. Familias sobretodo», dice Pablo de la ONG Remar, que distribuyen las comidas que provienen de un catering contratado por el ejército, como antes. «A los del campamentos les distribuye el desayuno a las 10 y una caja con comida y cena para los miembros de la familia hacia las 2.» Se confirma lo anunciado por el Portavoz gubernamental Petsas: el nuevo campamento temporal de Kara Tepé ofrece «vivienda, alimentación y protección», mientras que insiste que existe un operativo policial para trasladar a las personas a la nueva estructura. Y Petsas insiste que hay «grupos de inmigrantes» que instan, de forma insistente, a otros inmigrantes a no entrar en el campamento. Vehículos de la policia pendientes de trasladar refugiados al nuevo campo - REUTERS Para impedir que los millares de migrantes que se siguen negando a entrar en el nuevo campamento lleguen a la capital de la isla, Mitilini, la policía sigue bloqueando la carretera general que va hacia el pueblo de Thermis, algo que por un lado ha molestado a los habitantes locales. Por otro lado prefieren que estos no lleguen a la ciudad y se escondan en ella, intentando llegar al puerto para irse de la isla, algo que no podrían hacer debido a la fuerte vigilancia, esta vez del ejército. Estos miles de personas, casi 10.000, que aún siguen a los bordes de la carretera reciben también una vez al día su comida, ya que la empresa de catering deja la comida en el parking de Panagiuda, un pueblito al borde del mar y a 6 kms. de la capital, cerca del campamento nuevo y son los voluntarios quienes preparan bolsas toda la mañana y van distribuyendolas después durante varias horas. Y el Ministro de Política Migratoria dejó claro ayer, una vez más, que «hay 12.000 migrantes sin hogar en Lesbos porque su centro fue incendiado por seis afganos, ya arrestados». Y que solo quienes se registren e ingresen en el campamento temporal podrán abandonar legalmente la isla. Una política a largo plazo El drama de los refugiados tras el incendio del campo de Moria ha reabierto el debate sobre las políticas de inmigración de la UE. Ayer en Bruselas, la mayoría de los grupos en el Parlamento Europeo (PE) coincidieron en pedir que no se construyan más campos de refugiados como el devastado de Moria y abogaron por la necesidad de que la Unión Europea (UE) dé una respuesta a largo plazo a la política de asilo e inmigración, según recoge Efe. Mientras la líder de los socialdemócratas,la española Iratxe García, afirmaba que «otro Moria no puede ser la solución»;la representante de los populares, la maltesa Roberta Metsola criticó que «no puede haber una solidaridad ?ad hoc?», sino que «hacen falta instrumentos permanentes en los que los Estados desempeñen su parte» ante una presión creciente de la migración. Por su parte, los liberales de Renew Europe, sostuvieron que Moria no debe ser la norma, sino la excepción. En esta línea, la eurodiputada liberal Sophia In?t Veld abogó por la abolición de los campamentos de refugiados, y señaló la responsabilidad de la gestión griega de la crisis: «¿Qué ha pasado con los cientos de millones de euros que se atribuyeron las autoridades griegas?», preguntó. Reunión este jueves en la Eurocámara para debatir la situación de Moria (Lesbos) - EFE
17-09-2020 | Fuente: abc.es
Alemania considera fracasada la política europea de inmigración
En una reunión a puerta cerrada con la directiva de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), Merkel expresó anoche con disgusto su frustración. Después de lograr un acuerdo histórico en el interior de la gran coalición, en el que incluso sus socios bávaros de la CSU estuvieron de acuerdo, el Gobierno alemán había acordado la acogida de 1.500 refugiados de las islas griegas. «Pero de nada sirve tomar la iniciativa si después nadie te sigue», reconoció, tras informar que ningún país europeo parece dispuesto a una decisión en este mismo sentido. Su grupo parlamentario, reticente a la medida y consciente de que fue precisamente la acogida de refugiados el elemento que sirvió de disparador a la extrema derecha en 2015, accede al trasvase desde Lesbos solamente si otros países europeos hacen su aportación en el mismo sentido, algo en lo que Merkel tenía puesta una «amplia confianza». «Pero al parecer hay gente que sigue pensando que si entierras la cabeza en la arena no te alcanzará», juzgó con amargura la canciller alemana, que dio por fracasada la política europea de inmigración. «Todos sabíamos que las condiciones en las islas griegas eran insostenibles, y que lo habían sido durante mucho tiempo», reflexionó en voz alta la canciller alemana, que se remontó al Gobierno de Alexis Tsipras. «La situación con el primer ministro Kyriakos Mitsotakis ha mejorado un poco», mencionó también, en referencia a los 12.000 de un total de 25.000 refugiados trasladados de Moria al continente. «Pero 13.000 personas en un campo pensado para 3.000? esas condiciones humanitarias no se pueden soportar», insistió, anclada en principios del cristianismo que ella tiene interiorizados como hija de pastor y que la CDU lleva en las siglas del partido, como el hecho de que si estás en condiciones de ayudar al que lo necesita, tienes el deber de hacerlo, aunque ello te perjudique. «Lesbos y el campo de Moria muestran toda la miseria de la política migratoria europea, que no es una», lamentó. «Cuando Acnur te dice que rara vez han visto un campo de refugiados en el mundo en esas condiciones, estamos hablando de los valores de Europa y de la capacidad de Europa para actuar». Constató la derrota en el intento de forjar una política europea común, aunque dejó una puerta abierta a la esperanza. «Sin embargo -dijo-, creo que Europa vale tanto para nosotros que deberíamos intentarlo». Para la canciller alemana resulta inexplicable que el resto del países europeos, al unísono, asuman posiciones que en Alemania solo defiende la extrema derecha. El único partido político en contra de acoger a las familias con niños a las que el incendio ha dejado sin campamento en Lesbos es el partido antiextranjeros y antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD). Algunos medios de comunicación de los Länder orientales también lanzan mensajes en ese sentido, aunque son minoritarios. «Imagínense que llama a su puerta un tipo que pide ser acogido y usted le ofrece su dormitorio para huéspedes. Pero en algún momento deja de ser suficiente para él y se apodera de la sala de estar e incluso de su propia habitación. ¿Cómo debe uno reaccionar a eso?», ha dicho esta semana en un programa de radio el popular locutor André Hardt, cuyo programa se emite en horario de mañana en Radio Leipzing, Radio Dresde y Radio Chemnitz. Pero se trata de una línea de pensamiento minoritaria en Alemania. En el otro extremo, el vicepresidente del Partido Socialdemócrata (SPD) y hasta hace poco líder de las revolucionarias juventudes del partido, Kevin Kühnert, ha dado a Seehofr un plazo de 48 horas para presentar propuestas viables de rescate de todos los refugiados de Moria, emplazándolo a dimitir en caso contrario. Los Verdes, por su parte, critican la solución parche a la que en su día llegó la UE con Turquía, que supuso pagar dinero al Gobierno de Erdogan a cambio de que mantuviese contenida en su territorio la afluencia de refugiados, y piden un programa alemán de acogida más amplia. «La admisión a través de la UE es una necesidad absoluta, y esto es válido para los 13.000 refugiados», ha dicho la portavoz verde Luise Amtsberg, que considera que «Alemania es el lugar apropiado para proteger a todos ellos». Más Europa «Créanme. Sin una efectiva política europea de asilo, no lograremos una solución eficaz ni duradera», insistió ayer el ministro de Interior, Horst Seehofer, ante el pleno del Parlamento alemán «Necesitamos una mejora sustancial del trabajo conjunto con el resto de los socios europeos en este campo -dijo-, la solidaridad no significa solamente que cuando es necesaria financiación llega de la UE, la solidaridad es un principio que circula en los dos sentidos».
16-09-2020 | Fuente: abc.es
Arrestados cinco de los seis jóvenes afganos que quemaron el centro de acogida de Moria
El ministerio de Protección Ciudadana dio a conocer ayer que han sido identificados seis jóvenes que provocaron el primer incendio del centro de acogida de Moria en la isla de Lesbos y ya se han detenido a cinco de ellos. El Ministro Mijalis Jrisojoídis declaró que «los autores del incendio de Moria están detenidos, son cinco jóvenes extranjeros y se busca aún a otro más. La Policía trabajó de forma metódica y ahora se ha dado fin a cualquier escenario infundado». Se desmienten así muchas afirmaciones que hablaban de provocaciones locales o de atentados de autoría islamistas. Y Jrisojoidis insiste en que tanto los migrantes como locales «tienen interés en aceptar nuestras propuestas y la realidad de la nueva estructura», refiriéndose al campamento temporal instalado a poca distancia de Moria y fuera de la capital de la isla, Mitilini: en Kara Tepé, con tiendas de campaña. «Les aseguro que prevalecerá la lógica, la legalidad, la seguridad, la salud y la normalidad». El Ministro de Política Migratoria, Notis Mitarakis, añadió poco después en Twitter que «los autores del incendio están detenidos, la estructura temporal está lista, se realizan las pruebas del Covid-19. Y la seguridad de todos está garantizada». Grabados por móviles Según los medios griegos los autores del gran incendio que destruyó la mayor parte del campamento (hubo otro un día después) se trata de dos afganos menores de edad y no acompañados de 17 años, que fueron evacuados en vuelos espaciales horas después del incendio que provocaron con sus amigos a otros centros de Grecia. Los restantes autores del incendio son tres chicos de 19 años y otro de 20 años. Han sido arrestados estos cinco de los seis (que ha sido identificado) casi una semana después de su acto vandálico, ya que encontrarlos era la primera prioridad de la Dirección Policial de la isla de Lesbos junto con la brigada antiterrorista y el Servicio Nacional de Información griego. Muchas imágenes de estos jóvenes fueron recogidas por teléfonos móviles y hasta uno de ellos comentaba risueño y orgulloso como «había puesto fuego a la mitad del campamento». Poco a poco los inmigrantes que llevan días en la carretera y en los campos cercanos están resignándose a entrar en el nuevo campamento para subsistir mejor. Ahora son más de 800 de los 12.000 que estaban al aire libre y 21 de ellos en cuarentena al dar positivos al test del Covid-19. Pero quedan sin embargo miles de migrantes y refugiados que no quieren permanecer en la isla y consideran que aceptar entrar en la nueva estructura supondrá más meses de espera sin fin. Otros temen el hacer el test y dar positivos, ya que supone ser llevados a un lugar especial de cuarentena y aun mas retraso. Y no les convence las afirmaciones constantes de las autoridades de que «sin documentos legales nadie abandonará la isla».
16-09-2020 | Fuente: abc.es
La acogida a 1.500 nuevos refugiados divide a la CDU de Merkel
Cuando se cumplen cinco años de la crisis de los refugiados, la gran coalición alemana vuelve a responder a una crisis humanitaria con la apertura de fronteras, en este caso de forma limitada. La CDU de Merkel y el Partido Socialdemócrata han estado discutiendo el asunto durante el pasado fin de semana y, finalmente, el vicecanciller, Scholz, y el ministro de Interior, Seehofer, han acordado los detalles que deberá ratificar el consejo de ministros que se celebra hoy miércoles. La postura de Seehofer es significativa, dado que sus críticas a Merkel en 2015 pusieron entonces contra las cuerdas a la canciller alemana. El partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) sacó provecho electoral de aquella polémica, hasta convertirse en la primera fuerza de la oposición en el Bundestag. En esta ocasión, sin embargo, participa de forma activa en la decisión y desde su oficina se han filtrado los números. Alemania acogerá a 408 familias de varias islas griegas, un total de 1.552 personas, principalmente padres con dos hijos procedentes de Afganistán, Siria e Irak, que se suman a los 150 solicitantes de asilo menores de edad no acompañados que Seehofer anunció el viernes pasado que serían aceptados. A todos ellos, se les reconoce legalmente el derecho a la protección en Alemania, porque ya han pasado por el procedimiento de asilo griego. El Partido Socialdemócrata (SPD), miembro también de la gran coalición, así como Los Verdes y Die Linke (La Izquierda), están de acuerdo con el plan. Lars Castellucci, portavoz de política migratoria del SPD, celebra que «es bueno que la CDU finalmente se mueva bajo nuestra presión. En una emergencia inmediata, se requiere una acción rápida. Nuestra posición sigue siendo que debemos ayudar en la medida en que los estados y municipios indiquen que están dispuestos». Castellucci pide públicamente el establecimiento de centros europeos de asilo y un mecanismo de distribución común. Espera que la propuesta de la Comisión Europea del 23 de septiembre contemple esta necesidad. La presidenta del SPD, Saskia Esken, se había mostrado anteriormente a favor de que Alemania acoja a varios miles de refugiados de Grecia. Rechazo de los radicales Abiertamente en contra, solamente AfD. Su líder en el Bundestag, Alexander Gauland, ironizó afirmando que «a partir de ahora, ya todos saben que si quieres ir a Alemania, solo tienes que prender fuego a tu propio campamento». Pero en las filas de la CDU de Merkel también se escuchan ciertas voces discordantes, comenzando por el jefe del grupo parlamentario, Ralph Brinkhaus, y terminando por el candidato a suceder a Merkel al frente del partido, Friedrich Merz. «La señal no debería ser que si un campo de refugiados está en llamas, todos vendrán a Europa», declaró Brinkhaus, «no debe establecerse ningún precedente que dé lugar a otra afluencia de refugiados». «Además, no me gusta cómo se conduce la discusión», añadió, sugiriendo la necesidad de más debate interno antes de la toma de decisiones. Merz, por su parte, subrayó que «Grecia ni siquiera ha pedido todavía aceptar refugiados de Lesbos en la Unión Europea y distribuirlos a países individuales». «Aparte de Luxemburgo y Alemania, ningún otro Estado miembro de la UE está preparado para hacer esto en este momento. Por tanto, no tiene sentido seguir buscando una solución europea para la distribución, ni entrar en un debate en Alemania para determinar cuántos migrantes debemos acoger». Merz también sugirió aportar medios para alojar dignamente a los refugiados allí, a través de la Cruz Roja y la THW, y abordar la opción ya discutida en el Parlamento Europeo de «usar cruceros fuera de servicio para alojamiento temporal en las fronteras exteriores de la UE. Estos barcos también podrían utilizarse para llevar a cabo el procedimiento de asilo». Solución internacional El Gobierno alemán sigue manteniendo la necesidad de una solución internacional y llama a una coalición de voluntarios europeos para una «contribución sustancial adicional» a las cifras de acogida acordadas por diez de los países miembros. La vecina Austria, sin embargo, está dispuesta a plantar oposición a esa demanda. El canciller, Sebastian Kurz, que gobierna en coalición con el partido verde, ha recordado que «Austria toma decisiones soberanas», respondiendo así a ciertas palabras de Merkel con las que la canciller alemana ha criticado la política austriaca. En una reunión interna del «presídium» de la CDU, Merkel dijo a la directiva de su partido que el papel de Austria en la política europea de refugiados «no es bueno». Esa apreciación, filtrada por medios alemanes, provocó la reacción de Kurz, que considera que «ya se ha aceptado un número muy, muy elevado de refugiados» y que adelanta su negativa a participar en nuevas iniciativas humanitarias. «No seguiremos la ruta alemana en esto», dijo durante una visita a los cuarteles en la Baja Austria. «También asumo que muchos países europeos no seguirán este camino, de acoger a un gran número de refugiados de Grecia», bosquejó el frente opuesto a la iniciativa alemana. Según Kurz, Austria es el tercer país más afectado de la UE por los movimientos migratorios y ha acogido al mayor número de niños después de Suecia. La república alpina ha concedido protección hasta ahora a 3.700 menores mediante una decisión positiva en el procedimiento de asilo. Como resultado, se enfrenta a grandes desafíos en el ámbito de la integración. Es importante «integrar a los primeros en lugar de aceptar constantemente nuevos», explicó el canciller Kurz.
16-09-2020 | Fuente: abc.es
La acogida a 1.500 nuevos refugiados enfrenta a Merkel con sus socios
Cuando se cumplen cinco años de la crisis de los refugiados, la gran coalición alemana vuelve a responder a una crisis humanitaria con la apertura de fronteras, en este caso de forma limitada. La CDU de Merkel y el Partido Socialdemócrata han estado discutiendo el asunto durante el pasado fin de semana y, finalmente, el vicecanciller, Scholz, y el ministro de Interior, Seehofer, han acordado los detalles que deberá ratificar el consejo de ministros que se celebra hoy miércoles. La postura de Seehofer es significativa, dado que sus críticas a Merkel en 2015 pusieron entonces contra las cuerdas a la canciller alemana. El partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) sacó provecho electoral de aquella polémica, hasta convertirse en la primera fuerza de la oposición en el Bundestag. En esta ocasión, sin embargo, participa de forma activa en la decisión y desde su oficina se han filtrado los números. Alemania acogerá a 408 familias de varias islas griegas, un total de 1.552 personas, principalmente padres con dos hijos procedentes de Afganistán, Siria e Irak, que se suman a los 150 solicitantes de asilo menores de edad no acompañados que Seehofer anunció el viernes pasado que serían aceptados. A todos ellos, se les reconoce legalmente el derecho a la protección en Alemania, porque ya han pasado por el procedimiento de asilo griego. El Partido Socialdemócrata (SPD), miembro también de la gran coalición, así como Los Verdes y Die Linke (La Izquierda), están de acuerdo con el plan. Lars Castellucci, portavoz de política migratoria del SPD, celebra que «es bueno que la CDU finalmente se mueva bajo nuestra presión. En una emergencia inmediata, se requiere una acción rápida. Nuestra posición sigue siendo que debemos ayudar en la medida en que los estados y municipios indiquen que están dispuestos». Castellucci pide públicamente el establecimiento de centros europeos de asilo y un mecanismo de distribución común. Espera que la propuesta de la Comisión Europea del 23 de septiembre contemple esta necesidad. La presidenta del SPD, Saskia Esken, se había mostrado anteriormente a favor de que Alemania acoja a varios miles de refugiados de Grecia. Rechazo de los radicales Abiertamente en contra, solamente AfD. Su líder en el Bundestag, Alexander Gauland, ironizó afirmando que «a partir de ahora, ya todos saben que si quieres ir a Alemania, solo tienes que prender fuego a tu propio campamento». Pero en las filas de la CDU de Merkel también se escuchan ciertas voces discordantes, comenzando por el jefe del grupo parlamentario, Ralph Brinkhaus, y terminando por el candidato a suceder a Merkel al frente del partido, Friedrich Merz. «La señal no debería ser que si un campo de refugiados está en llamas, todos vendrán a Europa», declaró Brinkhaus, «no debe establecerse ningún precedente que dé lugar a otra afluencia de refugiados». «Además, no me gusta cómo se conduce la discusión», añadió, sugiriendo la necesidad de más debate interno antes de la toma de decisiones. Merz, por su parte, subrayó que «Grecia ni siquiera ha pedido todavía aceptar refugiados de Lesbos en la Unión Europea y distribuirlos a países individuales». «Aparte de Luxemburgo y Alemania, ningún otro Estado miembro de la UE está preparado para hacer esto en este momento. Por tanto, no tiene sentido seguir buscando una solución europea para la distribución, ni entrar en un debate en Alemania para determinar cuántos migrantes debemos acoger». Merz también sugirió aportar medios para alojar dignamente a los refugiados allí, a través de la Cruz Roja y la THW, y abordar la opción ya discutida en el Parlamento Europeo de «usar cruceros fuera de servicio para alojamiento temporal en las fronteras exteriores de la UE. Estos barcos también podrían utilizarse para llevar a cabo el procedimiento de asilo». Solución internacional El Gobierno alemán sigue manteniendo la necesidad de una solución internacional y llama a una coalición de voluntarios europeos para una «contribución sustancial adicional» a las cifras de acogida acordadas por diez de los países miembros. La vecina Austria, sin embargo, está dispuesta a plantar oposición a esa demanda. El canciller, Sebastian Kurz, que gobierna en coalición con el partido verde, ha recordado que «Austria toma decisiones soberanas», respondiendo así a ciertas palabras de Merkel con las que la canciller alemana ha criticado la política austriaca. En una reunión interna del «presídium» de la CDU, Merkel dijo a la directiva de su partido que el papel de Austria en la política europea de refugiados «no es bueno». Esa apreciación, filtrada por medios alemanes, provocó la reacción de Kurz, que considera que «ya se ha aceptado un número muy, muy elevado de refugiados» y que adelanta su negativa a participar en nuevas iniciativas humanitarias. «No seguiremos la ruta alemana en esto», dijo durante una visita a los cuarteles en la Baja Austria. «También asumo que muchos países europeos no seguirán este camino, de acoger a un gran número de refugiados de Grecia», bosquejó el frente opuesto a la iniciativa alemana. Según Kurz, Austria es el tercer país más afectado de la UE por los movimientos migratorios y ha acogido al mayor número de niños después de Suecia. La república alpina ha concedido protección hasta ahora a 3.700 menores mediante una decisión positiva en el procedimiento de asilo. Como resultado, se enfrenta a grandes desafíos en el ámbito de la integración. Es importante «integrar a los primeros en lugar de aceptar constantemente nuevos», explicó el canciller Kurz.
11-09-2020 | Fuente: abc.es
Alemania y Francia acogerán «el grueso» de 400 menores sin techo de Moria
Alemania y Francia acogerán la mayor parte de los 400 menores no acompañados que han quedado sin techo tras el incendio del campo griego de refugiados de Moria, anunció hoy el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer. «Estamos en contacto con otros socios europeos para precisar cifras, pero partimos de la base que nos corresponderá recibir al grueso de ese grupo», afirmó el titular de Interior, en una rueda de prensa en la que participó, de forma virtual, el vicepresidente de la Comisión Europea (CE), el griego Margaritis Schinas. Alemania estima recibir entre 100 y 150 de esos menores, afirmó Seehofer, a lo que «presumiblemente» se sumarán otros tantos hacia Francia, a la espera de que se logre una «solución europea» que, dijo, no puede «demorarse más». Ya ayer, tanto la canciller alemana, Angela Merkel, como el presidente francés, Emmanuel Macron, avanzaron la disposición de sus respectivos países a acoger a los menores no acompañados en situación de mayor vulnerabilidad, aunque sin concretar cifras. Schinas agradeció, en una intervención virtual, la disposición de ambos países y recordó que, tras los esfuerzos por reubicar a los refugiados concentrados en la isla de Lesbos, se había logrado en los últimos meses reducir su número de los 25.000 que llegaron a estar ahí a los algo más de 12.000 actuales. Seehofer, por su parte, apremió a sus socios europeos a lograr una «solución conjunta» que, advirtió, no puede demorarse más. Alemania está acogiendo ya una media de 300 refugiados diarios -llegados a través de los Balcanes u otras rutas, en virtud de las normas de reagrupamiento familiar o por otras circunstancias-, recordó. Merkel explicó ayer, en un acto público en Berlín, que había mantenido una conversación telefónica con el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, quien le había pedido apoyo para acoger a los refugiados que quedaron sin techo tras el incendio del campo de Moria. «Alemania cumple con su responsabilidad. Pero no podemos estar satisfechos con la política migratoria europea. Hoy por hoy, en realidad ésta no existe», afirmó la canciller, quien se comprometió a trabajar durante la presente presidencia de turno alemana de la UE por lograr «avances». Las presiones sobre el Gobierno de Merkel y especialmente sobre el ministro Seehofer para brindar esa ayuda humanitaria se suceden desde el pasado miércoles. Miles de manifestantes marcharon el miércoles por Berlín, Hamburgo y Fráncfort, entre otras ciudades, en favor de la acogida de esos refugiados. Las Iglesias católica y evangélica llamaron asimismo a la clase política a prestar esa ayuda humanitaria. El gobierno regional del «Land» de Berlín se ha ofrecido a recibir a unas 300 personas, mientras que los de Turingia (este), Baviera (sur) y Renania del Norte-Westfalia (oeste) acogerían hasta unas 1.000 cada uno. Alemania está entre el grupo de países comprometidos con la reubicación de los refugiados en campos griegos. Desde mediados de julio ha recibido a unos 450, en su mayoría menores no acompañados o niños junto con familiares, en casos de especial vulnerabilidad. El propósito del Ministerio de Interior era acoger hasta finales de septiembre o principios de octubre a un total de 950.
11-09-2020 | Fuente: abc.es
Diez países europeos se comprometen a acoger a 400 menores del campo de Moria
Alemania ha conseguido implicar diez socios en la «solución europea» al problema de los refugiados menores de edad que se hacinan en el campo de Moria. El ministro germano de Interior, Horst Seehofer, ha anunciado que diez países de la UE se han comprometido a acoger en total a 400 de estos menores y que la cifra de niños que llegará a Alemania superará el centenar. «Diez países miembros participan en el traslado y Francia y Alemania acogeremos entre 100 y 150 menores cada uno», ha especificado. Holanda ha anunciado por su parte que recibirá a otros 100. Se trata de menores que llegaron a Grecia continental tras el incendio que arrasó el miércoles el campo que acumulaba 1.200 refugiados y su traslado ha sido acordado con el comisario europeo encargado de Emigración, Margaritis Schinas. También ha informado que continúan las conversaciones con otros países europeos, por lo que la lista todavía podría aumentar. Desde el incendio de Moira, políticos de casi todos los partidos alemanes han elevado la presión sobre el ministro de Interior, que ha terminado tomando la iniciativa. «Gracias a Dios no hubo muertos ni heridos, pero sin duda es una emergencia humanitaria especial», ha admitido Seehofer en una conferencia de prensa. «La protección del clima es importante, las consecuencias económicas de la crisis sanitaria también, pero no hay que equivocarse: la inmigración es el problema más importante en la UE. No podemos simplemente hablar de humanidad y declarar buenos propósitos, ¡tenemos que hacerlo!», ha dicho. Además de la colaboración en el reasentamiento de los menores, Seehofer ha recordado que la ayuda en el sitio es ahora el soporte más urgente. «Tenemos que volver a ofrecer alojamiento y suministros a la población allí lo antes posible. Actuamos en estrecha coordinación con el Gobierno griego», ha informado sobre la actividad del Gobierno alemán al respecto. Alemania ha recibido una «lista de requisitos» y las organizaciones no gubernamentales alemanas ya están trabajando para brindar el mayor apoyo posible. «Desde que asumí el cargo, he estado luchando para lograr una ley europea común de asilo», ha recordado Seehofer, «porque no solo la situación en Grecia es problemática, sino también en Chipre, Malta, Italia y España». El vicepresidente de la Comisión de la UE, Margaritis Schinas, ha mantenido una videoconferencia retransmitida por las televisiones alemanas en la que ha afirmado que «se acabó el tiempo en que Europa no tenía una política migratoria común; ahora es el momento de cambiar eso», en referencia a que el 30 de septiembre debería iniciarse un segundo intento para negociar el pacto de asilo y migración de la UE. Casa de tres pisos Según Schinas, este pacto debería estructurarse como una casa de tres pisos. En primer lugar, acuerdos con los países de origen y tránsito para que las personas no huyan y tengan la perspectiva de una vida mejor en sus países de origen. «Y que no tengan que confiar sus vidas a los traficantes», ha subrayado. En segundo lugar, «un sistema sólido de protección de las fronteras exteriores con una nueva guardia de fronteras y costas de la UE que estará mejor equipada en términos de tecnología y personal». Y, por último, un sistema de solidaridad permanente y efectiva dentro de los estados de la UE. La responsabilidad del procedimiento de asilo debe ser asumida de forma conjunta, y no solo por algunos Estados miembros que se encuentran en las fronteras exteriores o, como Alemania, quieren recibir inmigrantes. El pasado mes de marzo, antes de que la pandemia congelase también el proyecto, los partidos políticos alemanes había llegado a un acuerdo para que más de 140 municipios que se habían presentado voluntarios acogiesen a menores procedentes de campos de refugiados griegos sobresaturados, bajo el estatus de protección subsidiaria. Alemania estaría dispuesta a recibir «a una parte razonable y limitada» en el marco de una «coalición humanitaria de voluntarios europeos», decía el texto del acuerdo, con el que la primera potencia europea buscaba además presionar a sus vecinos de la UE para que sigan sus pasos. En ese momento, la decisión contemplaba «apoyar a Grecia» ante el nuevo desafío que suponía la apertura de la frontera por parte del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y mencionaba la cifra total de entre 1.000 y 1.500 niños. Se trataría de menores de 14 años que no estén acompañados o que necesiten atención médica urgente debido a alguna enfermedad, preferentemente niñas. La presidenta de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, se refirió al pacto como una «buena combinación de orden y humanidad», y se aventuró a decir que algunos países europeos, como Francia, ya habían mostrado su disposición a ayudar. Ahora, el incendio ha precipitado la reapertura del expediente, que aviva a su vez los resquemores que despertó la decisión de Angela Merkel de abrir la frontera alemana a los refugiados sirios en 2015.
13-07-2020 | Fuente: abc.es
Londres priorizará la inmigración cualificada con un sistema por puntos
Reino Unido pondrá en marcha a partir del 1 de enero de 2021 la mayor reforma de su sistema de inmigración, justo el día en que, una vez consumado el Brexit, se terminará la libertad de movimiento entre sus ciudadanos y los de la Unión Europea. La ministra del Interior, Priti Patel, desveló ayer los detalles en un documento de más de cien páginas que recoge la nueva política migratoria del país, y cuya principal característica es el sistema de puntos mediante el cual los solicitantes de residencia y trabajo serán evaluados. Patel afirmó que el país está «listo para recibir al mejor y más brillante talento global», ya que este nuevo sistema será beneficioso para las personas más cualificadas. Así, para que alguien reciba el visto bueno para residir y trabajar en el Reino Unido, deberá obtener los 70 puntos mínimos necesarios, que se otorgarán con base en criterios como hablar inglés con fluidez, tener un doctorado universitario o una oferta de trabajo de más de 25.600 libras al año (unos 28.500 euros), con algunas excepciones que necesitarán un mínimo de 20.480 libras anuales (unos 22.600 euros). El también conocido como «test de puntos» atribuye cierta cantidad a los candidatos según sus características o habilidades. Por ejemplo, tener una oferta de trabajo aportará 20 puntos, al igual que un doctorado. Asimismo, se dará prioridad a trabajadores de sectores considerados indispensables pero que el mercado nacional no es capaz de cubrir, como es el caso de la ingeniería civil y la enfermería. De hecho, el Gobierno de Boris Johnson ha prometido, ante las críticas expresadas por el opositor Partido Laborista, que el nuevo sistema no afectará negativamente al NHS (el sistema nacional de salud). Para ello, ha prometido introducir un visado especial para los trabajadores del sector sanitario, sobre todo profesionales de medicina y enfermería, que han sido además indispensables durante la gestión de la emergencia por el coronavirus. Gran reforma Estos cambios suponen la mayor reforma del sistema de inmigración en décadas, afirmaron fuentes del ministerio del Interior, que explicaron que las fronteras quedarán cerradas para los trabajadores sin cualificación y los ciudadanos comunitarios serán tratados igual que los de cualquier otro país. Este punto ha despertado los temores en las industrias que hasta hoy han dependido de la mano de obra barata proveniente de la UE, así como en el sector educativo, que teme que haya un descenso importante en el número de estudiantes internacionales, aunque Patel afirmó que «los estudiantes internacionales podrán quedarse por un mínimo de dos años después de terminar sus estudios». Tal y como está planteado, el sistema permitirá que solo los científicos e investigadores de alto nivel puedan ingresar sin tener oferta de trabajo. Patel señaló que «el pueblo británico votó para recuperar el control de nuestras fronteras e introducir un nuevo sistema de inmigración basado en puntos», por lo que «ahora que abandonamos la UE, somos libres de liberar todo el potencial de este país e implementar los cambios que necesitamos para restaurar la confianza en el sistema de inmigración y ofrecer un nuevo sistema más justo». Críticas de la oposición Sin embargo, los sindicatos, la oposición y diversos sectores han expresado su preocupación de que el sistema de visados, por el que los aplicantes deberán además pagar unas tasas, deje fuera a empleados indispensables en el sector de los cuidados, cuyos salarios no llegan al mínimo y que no serán beneficiarios del visado de salud. El Partido Laborista criticó además al Gobierno por haber «apresurado la legislación de inmigración en medio de una pandemia global», y el secretario del hogar en la sombra, Nick Thomas-Symonds, manifestó que «excluir a los trabajadores de cuidado del visado de salud es una señal clara de que este gobierno no aprecia la habilidad y la dedicación que estos roles implican, es otro insulto de este partido conservador para aquellos que han estado en la primera línea de esta crisis». El documento también confirma que los criminales extranjeros que han sido encarcelados podrían tener prohibido entrar a Reino Unido y los ciudadanos extranjeros condenados en el país se enfrentan a la deportación. «En un momento en el que un mayor número de personas en todo el Reino Unido están buscando trabajo, el nuevo sistema basado en puntos alentará a los empleadores a invertir en la fuerza laboral nacional, en lugar de depender simplemente de mano de obra extranjera», aseveró Patel en una declaración ministerial escrita a la Cámara de los Comunes, en la que agregó: «Pero también estamos haciendo los cambios necesarios para que sea más simple para los empleadores atraer a los mejores y más brillantes trabajadores de todo el mundo». La ministra anunció además el domingo en Calais la firma de un acuerdo entre Reino Unido y Francia sobre inmigración para «tomar medidas enérgicas contra las mafias que están detrás de la vil operación de contrabando de personas».
12-07-2020 | Fuente: abc.es
Lo que esta sucediendo el Belgrado es difícil de explicar incluso para quienes participan en las protestas. Este fin de semana ha vuelto a incendiarse la capital de Serbia con violentos disturbios y más de setenta detenciones después de una semana de manifestaciones fuera de control todo lo que la policía consigue describir es que los manifestantes parecen dividirse en dos grupos: uno que radicaliza las protestas y extiende la violencia en las calles con el único argumento de la falta de alternativa y otro que condena los disturbios tan enérgicamente como las políticas del Gobierno de Aleksandar Vucic. La chispa que incendió este movimiento fue el intento del Gobierno de volver a decretar nuevas normas de confinamiento, un toque de queda que debía haber entrado en vigor el pasado viernes, pero los sociólogos hablan de otro tipo de rebrote, el del nacionalismo y el supremacismo en contraste con una generación europeista que desea barrer con esos ismos limitadores. «Protesto por la dictadura, la injusticia, el nepotismo y la gente que dirige este país y no hace bien su trabajo, pero eso no quiere decir que quiera toda esta violencia», explica una de los manifestantes, Natasha Pavic, «quiero vivir en un país normal, estas violentas protestas son aterradoras, malas e inimaginables. Lloro cada vez que veo estas horribles escenas». Se refiere a las imágenes que repite una y otra vez desde hace días al televisión serbia, junto a los anuncios de la policía que advierten que el centro de Belgrado no es seguro y se desaconseja el tránsito por el casco antiguo a partir del atardecer. «La razón inicial fue la insatisfacción con las medidas del gobierno con respecto a la crisis Covid, pero los problemas son mucho más profundos. Hay corrupción, traición y nuestro país tiene una especie de cultura colonial. La prensa internacional dice que esto se debe a las medidas contra el coronavirus, pero esa es solo la excusa, tenía que haber sucedido mucho antes», dice en cambio Andrejs Zivojinovic, «la violencia está justificada, hay pocas posibilidades de que estas protestas cambien algo, pero tenemos que intentarlo». Andrejs defiende que «la política internacional y la política migratoria deben cambiar. Tenemos que cambiar todo desde las raíces para construir nuevas instituciones. El presidente Vucic debe renunciar. Es humilde con los gobiernos extranjeros, pero arrogante con su propio pueblo. Ha abusado durante muchos años». Muchos extranjeros entre los detenidos Pero la versión de la policía acerca de lo que está ocurriendo es bastante diferente. «Entre los detenidos hay muchos extranjeros, ciudadanos de Montenegro, Gran Bretaña, Túnez, Bosnia Herzegovina..», ha dicho el director de la policía serbia, Vladimir Rebic, «Serbia les acogió y recibió con hospitalidad y lo que han hecho a cambio es destruir y atacar a la policía». Desde el inicio de las protestas, más de 130 agentes de policía han debido recibir asistencia médica por lesiones cuando trataban de impedir que los manifestantes tomasen al asalto la sede del parlamento y fueron agredidos con piedras, bengalas y otros artefactos. También han resultado heridos varios periodistas que cubrían las protestas al grito de «prensa mentirosa» y «prensa comprad», consignas que ha popularizado la derecha ultranacionalista en varios países del centro de Europa. La policía lanzó gases lacrimógenos el viernes para desalojar las protestas frente al Parlamento, en Belgrado - AFP Rebic deja claro que estos violentos sarpullidos tienen lugar por la noche, cuando el grueso de la manifestación, la parte pacífica de las protestas, ya se ha disuelto. Es entonces cuando entran en acción manifestantes más radicales que atacan directamente a las fuerzas del orden. «Esto no se va a terminar a base de intervención policial. Estamos luchando contra este régimen para lograr algunos cambios en este país», aclara Branko Panic, que acude a la primera parte de las manifestaciones y ve la segunda en la televisión, ya desde su casa. «Para empezar, necesitamos diálogo en Serbia. Si tenemos un diálogo, tendremos un proceso. No hemos tenido juicio en los últimos 30 años. No apoyo la protesta violenta. Esa no es una imagen verdadera de nuestro país. Son solo individuos. Todas las noches, cuando comienza la violencia, la mayoría de los manifestantes abandonan este lugar porque la mayoría de los manifestantes desea protestas pacíficas». «Estamos hartos de las manipulaciones, han mentido sobre el número de víctimas de la pandemia y Vucic lleva desde 2012 haciendo lo mismo, sirviéndose de un sistema que manej», culpa al presidente Danijela Ognjenovic, de 52 años y asidua a las protestas. Vucic, por su parte, se ha referido a los manifestantes como «criminales». Este exministro del Gobierno de Slobodan Milosevic ocupó en el pasado posiciones ultranacionalistas, para reconvertirse después al centro-derecha moderado en el que no resulta creíble para muchos de los ciudadanos. «Ha disuelto a fuego lento la democracia, la oposición no está ya presente en el parlamento y Vuvic controla a los medios de comunicación, por lo que la única manera de hacer política es en la calle», asevera el comentarista político Boban Stjanovic, que también observa que en las protestas «no hay un objetivo ideológico claro, no hay un liderazgo definido ni una lista de reivindicaciones», lo que hace más difícil al Gobierno entablar un diálogo, porque no hay un interlocutor al que dirigirse.
25-06-2020 | Fuente: abc.es
López Obrador visitará a Trump en Washington, su primer viaje fuera de México desde que es presidente
El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador prepara una visita a inicios de julio a Washington para encontrarse con Donald Trump, el presidente de Estados Unidos. El objetivo del encuentro será para celebrar la puesta en vigor del nuevo tratado de libre comercio de América del Norte, conocido en español como T-MEC y que fue firmado por México, Estados Unidos y Canadá. Será el primer viaje al extranjero que realiza López Obrador desde que tomó la presidencia del país mesoamericano en diciembre de 2018. Casi veinte meses ha tardado en aventurarse a poner un pie fuera de México, país que no ha parado de recorrer en varias giras oficiales. «El primero de julio no será porque cumplimos dos años del triunfo histórico, del triunfo democrático y ese día es muy especial», dijo López Obrador en referencia a las elecciones de 2018, cuando logró una amplia victoria tras recabar el 54% de los votos. «Son dos años del triunfo del pueblo de México en unas elecciones limpias», añadió el presidente durante una rueda de prensa el miércoles. Las relaciones de López Obrador con Trump son muy buenas. El presidente estadounidense ha dicho que se lleva mejor con él que con Peña Nieto, su predecesor. Está buena relación se cimenta en el hecho de que López Obrador ha implementado a pie juntillas todo lo que el estadounidense le ha requerido en materia migratoria. México ha desplegado a miles de miembros de su Guardia Nacional en sus fronteras norte y sur que han servido para obstaculizar el tránsito de migrantes hacia la primera potencia. Esta militarización de la frontera, según el Gobierno mexicano, ha logrado que el número de personas indocumentadas que atraviesan el país y alcanzan a la frontera sur de Estados Unidos decayera en un 70% entre 2019 y 2018. Agradecer la ayuda durante la pandemia Este endurecimiento de la política migratoria es el resultado de la presión que ejerció la administración de Trump sobre la de López Obrador. Y es que EE.UU. amenazó con imponer una serie de aranceles a todos los productos importados desde México si el gobierno de Obrador no se comprometía a combatir la inmigración irregular. Así, a mediados del año pasado, los dos países cerraron un acuerdo por el que México conseguía librarse de los aranceles a cambio de detener el tránsito de indocumentados. Antes de la pandemia, unos 500.000 centroamericanos viajaban cada año hacia EE.UU. de forma irregular. López Obrador dijo que la visita a Washington ?en la que se prevé que también participará el presidente canadiense Justin Trudeau? servirá también para agradecer la ayuda de EE.UU. durante la crisis sanitaria del nuevo coronavirus (Covid-19). «Quiero ir a agradecer al gobierno de Estados Unidos, al presidente Trump en particular, por el apoyo que hemos recibido para enfrentar la pandemia porque nos ayudaron a conseguir ventiladores», comentó el tabasqueño. México ha contabilizado un total de 23.377 fallecidos y 191.410 contagiados por la Covid-19.
1
...