Infortelecom

Noticias de policia nacional

02-03-2018 | Fuente: abc.es
«Guerra eterna» entre la Policía y los jóvenes de los suburbios en Francia
Era febrero de 2017, apenas un par de meses de las elecciones que ganó el liberal Emmanuel Macron a la ultraderechista Marine Le Pen. Entonces, un estallido de rabia sacudió Aulnay-sous-Bois, en los suburbios parisinos, tras la presunta violación sufrida por un joven negro de 21 años llamado Théo en un rifirrafe con la policía francesa. Meses antes murió el joven Adama Traoré durante su detención cuando intentaba escapar del control de los agentes también en la región parisina. Los brotes violentos en los suburbios han llevado a amalgamar toda una realidad compleja en una sola palabra: «banlieue» (suburbio). Si París tiene la cara pobre y la cara rica, la propia banlieue, también. En Aulnay-sous-Bois conviven dos mundos que no terminan de encontrarse: el norte degradado y el sur de las casas pintorescas y un acogedor ambiente de pueblo. En el centro de la población situada al norte de París, los vecinos dicen haber vivido el el «Affaire Théo» muy de lejos y no muy atentos. Para Lamence Madzou, mediador del Ayuntamiento de Aulnay para la juventud, el estallido de violencia se debió a la situación sensible de los barrios, a la chispa que encendió la mecha de la rabia, pero también producto de rumores y muy poca información. «Es la Justicia la que debe juzgar lo que pasó. No creo que la policía sea racista en un barrio como este, solo tratan de que estemos seguros». Hace unas semanas, la cadena Europe 1 publicó la grabación de videovigilancia en la que aparece Théo forcejeando con agentes de la brigada especializada de Aulnay que presuntamente han perdido el control de la situación. El vídeo muestra los golpes que recibe Theo L., que parece recibir una estocada de la porra de un policía mientras se resiste a ser esposado. El joven acusa a la policía de haberle golpeado e introducido «voluntariamente» la porra por el ano, denunciándolo como un «acto de tortura». El oficial implicado reconoció el golpe, pero negó cualquier intencionalidad. Como parte de la investigación, dos expertos policiales también concluyeron que la acción parecía «proporcional» y «justificada». «No está todavía demasiado claro qué ha pasado realmente con Théo, pero con estas situaciones nos damos cuenta de que los que venimos de los barrios populares podemos ser parados tres, cuatro y hasta cinco veces por un policía que nos pide identificación. A su vez, en estos barrios hay una desconfianza y violencia creciente hacia la policía, quienes en su mayoría tratan de su trabajo pero que quizá les falta pedagogía», comenta Samir Akacha, activista de Coexister, un movimiento juvenil que promueve el diálogo interreligioso en Francia. Nacido en Argelia, Akacha -de visita en Madrid para participar en una mesa redonda de la Casa Árabe organizada por la fundación «Centro Persona y Justicia»-, emigró a los siete años a Francia con sus padres en plena guerra civil argelina para instalarse primero en Perpiñán y más tarde en los suburbios de Marsella, con varios de sus barrios entre los más pobres del país. Desde su experiencia en Coexister, este joven argelino de 30 años fomenta el acercamiento y el diálogo entre las distintas comunidades de Francia en pleno repunte de racismo, islamofobia y judeofobia. «Los franceses salidos de barrios populares se sienten como si vivieran en un mundo completamente distinto a la población del centro de las ciudades. En mi escuela en el norte de Marsella no encontré apenas diversidad de religión ni de historias personales. No había acceso a toda riqueza de Francia. La mayoría eran árabes y negros, que no representan a la mayoría de la ciudad. Me di cuenta de que hay una suerte de segregación: la política de la ciudad ha consistido en llevar a gente a unos barrios o a otros y eso ha creado problemas estructurales de delincuencia, desconfianza y racismo. La solución no es que los judíos de Francia sigan la llamada de Netanyahu para mudarse a Israel, sino luchar por que todos, sin distinción de religión o procedencia, se sientan también franceses». El escritor y editorialista francés Eric Hazan escribe en su ensayo «París en tensión» (La Fabrique, 2011) que las revueltas de 2005 provocaron, entre otras cosas, que volviese a surgir una antigua pregunta: ¿cómo acabar con la escisión entre París y sus barrios periféricos? Al contrario del «Gran Londres», París se ha desarrollado en capas concéntricas, como una cebolla, al ritmo de sus sucesivas murallas. Ahora París «es una ciudad material y administrativamente cerrada sobre sí misma que trata de abrirse, como siempre ha sucedido en su historia, cuando la última muralla construida constituía un corsé demasiado apretado. ¿Cómo hacer para no crear en la periferia lo que tanto nos ha costado expulsar del centro?», se cuestiona. Nicolas Sarkozy quería conectar el centro de París y sus suburbios. Si François Mitterrand es el presidente de la pirámide del Louvre, Sarkozy quería su Gran París como gran obra arquitectónica: «No es tiempo para embellecer el centro de las ciudades, sino para reconectar el corazón de las ciudades y suburbios», comentaba su entorno en 2009. El presidente de centro-derecha trató de renovar los bloques de edificios de los suburbios y entendía que la arquitectura podía resolver parte de los problemas. «En Marsella hay barrios que están muy mal comunicados con una sola línea de bus que no es muy regular. La gente desarrolla un cierto miedo a ciertas zonas de ciudad porque no es fácil ir allí y así resulta difícil crear una identidad de ciudad. Tampoco ayuda que solo haya noticias negativas cobre la 'banlieue': quema de coches, robos y mucha violencia. Nunca una buena noticia», asegura el activista de Coexister. Nunca ha habido tantas oportunidades para los muchachos de la 'banlieue' en la educación superior, dice en la web «L?Étudiant» Fabien Truong, profesor de un instituto de Sena-Saint Denis, en la 'banlieue' parisina, pero tampoco nunca se había desconfiado tanto de ellos. «Los habitantes de los barrios populares sufren especialmente el Estado de emergencia. Un amigo tenía hace unos días una entrevista de trabajo en el centro de París. Me dice: "Llegué tarde". Y yo: "¿Por qué llegas tarde a algo tan importante?". ?He tenido siete controles de policía?, me respondió. Si te controlan siete veces es que hay un problema, él solo iba a una entrevista de trabajo», cuenta este diario Claire Carroué, doctoranda en Estudios Urbanos por la Universidad París-Nanterre. Un estudio realizado por el Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) apuntaba en 2009 -cinco años antes de la ola de atentados yihadistas en Francia- que un hombre negro tenía 11,5 veces más probabilidades que un hombre blanco de sufrir un control policial y los árabes, siete veces más. «Desgraciadamente la policía, como otros empleos, ha pasado a ser permeable de ciertas teorías de extrema derecha, se sabe hoy que cerca del 50% de la policía nacional prefiere votar a Le Pen antes que a otro partido o abstenerse. Hay una extrema-derechizacion de ciertos colectivos de la V República que es muy peligrosa», afirma Akacha. Una encuesta del Instituto sociológico IFOP realizada el pasado abril, fecha de las últimas elecciones, apuntaba que la mitad de los gendarmes de Francia prefería como presidente a Marine Le Pen, la líder que más defendió a la Policía en el caso Théo: «Pseudo "Caso Theo": estamos esperando las disculpas de las asociaciones, los medios y la política de izquierda para lo que parece ser un baile de máscaras, un gran #FakeNews para ensuciar a la policía francesa. ¡Una vergüenza!», tuiteó hace un mes, en el primer aniversario de este incidente. Según el código penal francés, una penetración no consentida es suficiente para calificar el acto como violación, lo que daría la razón a Théo frente a las acusaciones de «Fake News» de la líder del FN. Sin embargo, la jurisprudencia insiste en que debía haber una intencionalidad sexual para considerarse una violación. Sobre el terreno, la Policía denuncia la violencia creciente de la población de los suburbios. En Nochevieja y los primeros días del año, varios policías fueron atacados en la «banlieue» parisina en horas de servicio.
27-02-2018 | Fuente: abc.es
La vida de Netflix de Hugo Aguilar: de cazar a Pablo Escobar a ir la cárcel por corrupción
Colombia es el país Netflix. Da para todo tipo de documentales, series, con trama, trauma y drama, escenarios majestuosos, personajes pintorescos y grotescos cargados de contradicciones entre el bien y el mal. Muchos de temer, pocos para adorar; casi todos con escenas en eventos de la realidad que tienen tintes propios de Narcos, mientras otros parecen protagonistas de un spin-off de House of Cards. Hugo Aguilar parece de serie de ficción. Sin embargo, forma parte de nuestra realidad. El primer registro suyo es famoso, ideal para un tráiler o una escena de apertura: un hombre de pie sobre un tejado, con un poblado mostacho, pelo negro y evidente mirada de satisfacción mientras agarra a su «presa» ?con cierto asco en los dedos- del borde de la manga de la camiseta tipo Polo azul oscura que lleva puesta. Lo hace para darle vuelta y que se le vea el rostro. Que se vea. Y, claro, aunque ensangrentada es esa cara tan buscada en el mundo: Pablo Escobar, el Bin Laden del narco, el capo de capos, el patrón de todos los males que hizo del mal un patrón y modelo a seguir por los narcos y por los siglos de los siglos. Tejas rotas, militares armados, un muerto famoso y este joven oficial vestido de sport, con grado de Mayor y cabeza del Bloque de Búsqueda, grupo élite de la Policía Nacional que a principios de los 90 fue conformado por su confiabilidad y rectitud a toda prueba, y entrenado por las fuerzas especiales del ejército de Estados Unidos. Delgado y de cuerpo ágil, esa imagen alcanza a captar eso que en Colombia llamamos malicia indígena, la misma que ha llevado a muchos a sospechar del verdadero papel protagónico de Aguilar en la caída de Escobar, aunque otros aún lo consideran materia perfecta para héroe nacional. De eso ya han pasado 25 años y siguen rondando muchos cuentos: que la muerte de Escobar estuvo en manos del hermano de «Don Berna», un conocido paramilitar que operaba en Medellín, hoy paga cárcel en Estados Unidos y la semana pasada entró nuevamente a escena al reactivarse el proceso por paramilitarismo contra el expresidente Álvaro Uribe, para el cual «Don Berna» fue llamado a declarar en 2016 y a la fecha no ha sucedido; que en realidad el disparo mortal lo hizo un agente de fuerzas especiales de Estados Unidos; que el golpe certero de fusil que acabó con el corazón de Escobar fue gracias al buen pulso de Aguilar; mientras que el vicepresidente de Colombia, general (r) Óscar Naranjo, aseguró en la entrevista-libro «El general de las mil batallas» (2017, Editorial Planeta) que fue otro agente de la policía, solo conocido como «Sangre e?yuca», quien lo mató. Este simple debate sobre la autoría del golpe final a Pablo Escobar daría para otro especial de Netflix. Realidad de ficción Basta de Escobar. El que ahora tiene enredos con la justicia es él, hoy igualmente mediático a como lo fue en los años 90 pero ya no con el bigote tan poblado, en cambio canoso, con 66 años a cuestas y el paso del tiempo marcado en el rostro. Su cara no tiene esa mirada de satisfacción del 2 de diciembre de 1993. El gesto de Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo -sí, hasta el nombre es de guion- del pasado 21 de febrero, justo después de ser detenido en Bucaramanga, parece más bien de malestar, incómodo por la orden de la Fiscalía que pidió su recaptura acusado de lavado de activos y enriquecimiento ilícito por un valor estimado en quince mil millones de pesos, unos 4.300 millones de Euros. Según las investigaciones, el dinero lavado pertenecería al grupo paramilitar Bloque Central Bolívar (BCB), que presionó de forma decidida su elección como Gobernador en 2003 (el grupo se desmovilizó en 2006), respaldo que en 2011 le representó a Aguilar una condena de nueve años de cárcel por parte de la Corte Suprema de Justicia, de la que pagó poco más de cuatro años y medio. Tiene pendiente por cancelar una deuda originalmente de 6.337 millones de pesos, dinero destinado a reparar a las víctimas del BCB. Como se declaró ilíquido y casi borde de la inopia, Aguilar logró un acuerdo de pago en cómodas cuotas mensuales de 500.000 pesos, es decir unos 140 euros. Pero si el pez muere por la boca, el lavador de dineros o el testaferro con frecuencia cae por la ostentación. Aunque Aguilar se declaró de pobreza franciscana como para reparar a las víctimas del grupo paramilitar que lo ayudó a llegar a la Gobernación, el año pasado fue visto y fotografiado mientras conducía un Porsche. Escándalo local y nacional que hizo que los investigadores de la Fiscalía enfilaran todas sus baterías a revisar el capital de su exesposa y personas cercanas. El resultado: aumento patrimonial injustificado de sus familiares y 32 bienes que incluyen carros de gama alta, casas, fincas, consultorios médicos, oficinas y estacionamientos, entre otros. Además, un capital de 2.500 millones de pesos a su nombre (unos 715 millones de euros) que no parecen tener justificación alguna. Para resumir estos primeros capítulos: oficial de la policía mata a Escobar en 1993, se lanza a la política en el año 2000, sale elegido como diputado de la Asamblea de Santander (2001-2003), renuncia a su cargo para ganar la gobernación, apoyado tras bambalinas por los paramilitares (2004-2007). Tiene un primer proceso por parapolítica y es encarcelado (2011-2015), cumple parte de su condena, sale y se dedica a los negocios privados, sin perder por el camino su poder e influencia política. House of Cards Aguilar no solo es conocido por su papel en el caso Escobar, sino más recientemente como «capo» electoral en el departamento de Santander, donde se dice que aún hoy tiene las cuerdas en la mano. Aunque la condena de la Corte incluyó inhabilidad por 20 años para ejercer cargos públicos, Aguilar Naranjo sigue ejerciendo su poder en privado. De ahí el doble escándalo de su detención: no solo debe regresar a los estrados judiciales por enriquecimiento ilícito a través de su exesposa Mónica María Becerra (solo en el papel, pues viven juntos), de su suegra Socorro Carreño y de un testaferro identificado como Yeison Albeiro Sáenz Plazas, sino que su caso tiene un impacto en la contienda electoral regional y nacional. Hugo Aguilar es padre de otro exgobernador de Santander, Richard Aguilar, que por el partido Cambio Radical, creado por el candidato presidencial Germán Vargas Lleras, aspira a quedarse el próximo 11 de marzo con el escaño de senador de su hermano Nerthink Mauricio, que los que saben del ajedrez local dicen se lanzará en 2019 a la gobernación. Así se pasan la posta y los puestos. Un clan con nombres de película y un solo interés común: mantener el poder regional y las rentas que eventualmente puedan derivar de él. En el plano nacional, el caso de Aguilar tiene otro alcance. El pasado 14 de febrero algunos afirman que fue visto en la ciudad santandereana de San Gil, acompañando las actividades del partido político Cambio Radical, que respalda la candidatura al Senado de su hijo Richard, mientras la prensa local relató que el candidato presidencial Germán Vargas Lleras dejó plantada a la familia Aguilar en un mega evento político que organizó en Bucaramanga, para evitar quedar en una misma foto con el cuestionado personaje, escrúpulo o cálculo que no tuvo meses atrás al tomarse otras en un evento público de respaldo a la candidatura de Richard Aguilar. Pero también hay quienes afirman que el hábil Vargas Lleras para la fecha estaba al tanto de una inminente detención de Hugo Aguilar, además de estar molesto por la división al interior del grupo político liderado por los Aguilar, en detrimento de un acuerdo previo que les exigía llegar unidos para no restarle fuerza a los candidatos a Cámara y Senado del partido Cambio Radical. Así, aprovechando las circunstancias, el candidato presidencial les sacó el cuerpo y la trama de esta serie dio un nuevo giro. Y a Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo, el del tino para matar a Escobar, esta vez le salió el tiro por la culata.
21-02-2018 | Fuente: abc.es
Al menos 43 muertos tras la caída de autobús a un abismo en el sur de Perú
Al menos 43 personas han muerto y otras 24 han resultado heridas este miércoles después de que un autobús de pasajeros volcara y ha cayera a un abismo en la región Arequipa, en el sur de Perú, han informado fuentes oficiales. El último reporte del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) señala que «hasta el momento se han recuperado 43 cuerpos, que serán trasladados a la morgue de Arequipa para las diligencias de ley; y se han evacuado 24 heridos al hospital Honorio Delgado y Hospital Goyeneche, de Arequipa». Medios locales han indicado, sin embargo, que las víctimas mortales son 44 ó 45, aunque estas últimas cifras aún no han sido confirmadas por las autoridades. El Indeci ha indicado, sin embargo, que los grupos de rescate «continúan revisando el área a fin de descartar el hallazgo de algún otro fallecido» y que miembros del Departamento de Investigación de Accidentes de Tránsito de Arequipa realizan «las diligencias correspondientes para la investigación» del caso. El accidente se produjo esta madrugada a la altura del kilómetro 780 de la carretera Panamericana Sur en las cercanías del puente Ocoña, en la localidad arequipeña de Camaná. El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, ha afirmado en un mensaje en su cuenta oficial en Twitter que las autoridades activaron de inmediato todos los protocolos para atender esta emergencia. «Mis condolencias a los familiares de las víctimas del accidente de tránsito en Arequipa. Desde lo ocurrido, se activaron todos los procedimientos para el apoyo inmediato del rescate y traslado de las víctimas a los centros de salud más cercanos para su atención», ha señalado. Mis condolencias a los familiares de las víctimas del accidente de tránsito en Arequipa. Desde lo ocurrido, se activaron todos los procedimientos para el apoyo inmediato del rescate y traslado de las víctimas a los centros de salud más cercanos para su atención inmediata.? PedroPablo Kuczynski (@ppkamigo) 21 de febrero de 2018Según la información, el autobús se precipitó, por causas aún no conocidas, en una curva pronunciada de la carretera hacia un abismo de unos 200 metros hasta llegar casi a orillas del río Ocoña. Al lugar llegaron cuadrillas de los bomberos voluntarios, la Policía Nacional y equipos médicos y se ha instalado un puente aéreo para trasladar a los heridos de mayor gravedad hacia los hospitales de las provincias cercanas. La gobernadora de Arequipa, Yamila Osorio, ha informado de que el Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) «viene trabajando desde la madrugada, coordinando el traslado y atención de heridos». «Mis condolencias a las familias de todas las personas fallecidas por este fatal accidente», ha señalado en un mensaje en Twitter.
20-02-2018 | Fuente: as.com
Castilla y Barça B, en la lista de partidos sospechosos por amaños
El Confidencial ha publicado la lista de 51 partidos con la que trabaja la Policía Nacional. Está el famoso 12-0 entre Barça B y Eldense y el Cerceda-Real Madrid Castilla.
19-02-2018 | Fuente: as.com
Macrooperación contra amaños en partidos de Tercera División
Más de 200 agentes de la Policía Nacional investigan una presunta trama para beneficiarse de los resultados de las apuestas deportivas.
19-02-2018 | Fuente: as.com
Macrooperación contra amaños en partidos de Tercera: el ex del Athletic, Jonan García, detenido
Hasta el momento, la Policía Nacional ha detenido ya a 24 personas por su implicación en una supuesta trama. El exjugador, retirado en 2015, podría ser uno de los cabecillas.
14-02-2018 | Fuente: elpais.com
Cobos afirma que Trapero se mostró reacio a evitar el referéndum
El encargado de la coordinación policial del 1 de octubre ha defendido que la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil fue proporcional
13-02-2018 | Fuente: as.com
Más de 1.800 efectivos velarán por la seguridad del Madrid-PSG
El dispositivo estará integrado por efectivos de Policía Municipal, Samur, Protección Civil, Cruz Roja y sobre todo de Policía Nacional.
09-02-2018 | Fuente: abc.es
«Dar voz a los decepcionados con Daesh ayuda a neutralizar su propaganda»
El «procés» ha copado toda la actualidad española desde septiembre, incluido el primer atentado reivindicado por el autodenominado Estado Islámico en España. El próximo 17 de febrero se cumplen seis meses de la matanza cometida por una célula de varios jóvenes de Ripoll (Gerona), que, según ha concluido el Real Instituto Elcano y varias voces críticas de los cuerpos de policía, evidenció la falta de coordinación y los desajustes en el intercambio de información entre los distintos servicios antiterroristas del Estado. También ha recibido críticas el propio Centro Nacional de Inteligencia, que reconoció haber mantenido contactos con Abdelbaki Es Satty, el autodenominado imán de Ripoll y líder de la célula yihadista que atentó en Barcelona. «Por desgracia creo que hay disfunciones en la coordinación policial. Son rivalidades que se dan no solo en la policía catalana y Ertzaintza, que también, sino entre Guardia Civil, Policía Nacional y CNI. Para neutralizar esta amenaza necesitamos una mayor coordinación de los cuerpos policiales», considera la especialista en terrorismo yihadista Anna Teixidor (Figueras, 1978), autora del libro «En el nombre de Alá» (Ed. Plataforma Actual) fruto de una investigación con casos reales y testimonios como el de Tarek, yihadista de origen marroquí que dejó Cataluña para combatir en las filas de Al Qaida en Siria. ¿Teme que por haber contactado con yihadistas y simpatizantes la policía le haya rastreado y haya pensado que es usted una radicalizada? (Ríe) Nosotros (se refiere a ella y su pareja también periodista) nos hemos conectado con perfiles radicalizados desde nuestro Facebook con nombres y apellidos, también 'messenger', medios de comunicación y dejando claro desde el principio cuál era nuestro propósito. Es muy importante siempre aportar todo eso porque si nuestro objetivo no es periodístico los cuerpos pueden pensar que estamos simpatizando con esta causa, que nos están reclutando o incluso estamos preparando un ataque, hubiéramos tenido problemas importantes con la policía. Es importante ser honesto con la persona con la que estás contactando, sea quien sea, si quieres que te expliquen su vida. La periodista Anna Teixidor - PLATAFORMA EDITORIAL Para un periodista es fácil acceder a sus canales de Telegram, ¿pero es peligroso? No tengo constancia que en España haya habido otros periodistas que hayan contactado con combatientes o personas radicalizadas. Empezamos en un momento, en mayo de 2014, en el que aún no se había ningun atentado de ISIS en Occidente. Eso nos permitió trabajar de esta forma, ahora es muy complicado porque ya pocos se fían en las redes sociales. Estas personas que se van con el ISIS desde España siempre necesitan credibilidad, quieren siempre contrastarlo todo. Si no les das la posibilidad de revisar quién eres, es muy dificil que te den confianza. Siempre cuando hablas con ellos lo cotejan con los libros que tienen, lo que les dice el imam, etc. Los chicos del atentado de Cambrils y Barcelona no conocían la religión. Por mucho que contrasten, a veces les faltan muchas herramientas para hacer este trabajo con fiabilidad. Describe el caso de una joven que fue detenida por un cuerpo policial por su supuesta vinculación terrorista cuando en realidad colaboraba con otros agentes. En el libro denuncia la falta de coordinación policial. ¿Lo de esta joven es un caso aislado? Por desgracia no creo que sea un caso tan aislado. En Mallorca ha salido la sentencia de un chico que supuestamente trabajaba para el CNI pero le detuvo la policía nacional. Este chico ha estado un año y medio en la cárcel, ha habido juicio, el juez se ha creído que trabajaba para el CNI a pesar de ser detenido por CNP (Cuerpo Nacional de Policía), y cuando se le acusaba que reclutaba a gente para ir a Siria en realidad estaba trabajando para un agente del CNI. Desafortunadamente creo que hay disfunciones en la coordinación policial. Son rivalidades no en la policía catalana y Ertzaintza, que también, sino entre Guardia Civil, Policía Nacional y CNI. Para neutralizar esta amenaza necesitamos una mayor coordinación de los cuerpos policiales. En Cataluña hay tres cuerpos policiales y uno de inteligencia trabajando en el mismo lugar. Nos hemos encontrado personas de la comunidad marroquí que han intentado ser captadas como confidentes, colaboradores por más de un cuerpo policial. Varios cuerpos policiales han ido a la misma persona para pedirles que trabajara para ellos. Ves que una persona trabaja para un cuerpo y otro le persigue por creer que está vinculada a organizaciones yihadista. Yo creo que nos la jugamos demasiado todos para que haya estas situaciones. La Fiscalía, Citco (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado).. a veces los confidentes son poco fiables. esto no puede pasar porque hay casos de personas que se la han jugado, infiltrados en las redes sociales y han tratado directamente con personas que están en Siria o Irak; y que sus vecinos piensan que son terroristas porque los han visto desfilar por delante de casa con la Policía, pero no pueden decir que colaboraba para unos agentes porque esto puede perjudicarlos en su integridad física. Hay gente en España que los vecinos creen que son terroristas, las causas se han archivado? La coordinación tiene que funcionar y no solo de cara a la galería. Hemos encontrado personas de la comunidad marroquí que han intentado ser captadas como confidentes, colaboradores por más de un cuerpo policial ¿La chica del libro recibió alguna contraprestación? La chica no recibió dinero, lo que le prometían era cosas como un trabajo para ella o su hermano. Lo hacía más para ayudar y pensando que esto le serviría en otro momento para encontrar un trabajo. Ahora prefiere que no se sepa en prensa y los vecinos piensen que es terrorista a que los yihadistas crean que se ha vendido a la policía. El CNI admitió contactos con el autodenominado imán de Ripoll Abdelbaki Es Satti. Una cosa es haberse leído el Corán y otra conocer con exactitud el islam y las interpretaciones que se tienen que hacer. Del imán de Ripoll todos dicen que estaban fascinados con él porque cantaba muy bien el Corán y que lo tenia muy bien memorizado. ¿Esto significa que conoce el islam? Son preguntas que nos debemos hacer. Lo de Ripoll ha quedado en que el CNI ha admitido que hubo contactos cuando Abdelbaki Es Satti estuvo en cárcel de Castellón. El director del CNI ha pedido comparecer ante una comisión del Congreso donde dará explicaciones pero a puerta cerrada, por tanto dificilmente sabremos qué relación tenía con el CNI: todo lo relacionado con el CNI es secreto de Estado y no se puede saber públicamente por seguridad general. Parece que es imprescindible tener confidentes para adelantarse a un posible ataque. Mas que confidente, lo interesante es tener infiltrados en las células. Tener a infiltrados te permite neutralizar una posible amenaza. Todos los cuerpos han puesto en práctica a gente infiltrada, pero supone un gran esfuerzo del propio agente porque significa que durante esos meses, un año o dos, tienen que cambiar totalmente de vida y adaptarse al hábito de esta célula. Tener a infiltrados supone dedicar muchos recursos para dar apoyo a esta gente. No es nada fácil convivir con personas que están fuertemente radicalizadas. No es solo pasar un rato; estas personas están continuamente consumiendo propaganda yihadista. Sus vidas giran alrededor de esta ideología. Un confidente infiltrado en una célula tiene que tener mucha solidez emocional para poder sobrevivir a todo esto. Las viudas de Daesh El yihadista con el que contactó trató una y otra vez de seducirla para que viajara a Siria. Esto pasa con todos. Estos chicos que están luchando en Siria y están solteros tratan siempre de hacer proselitismo: quieren convencerte que des el mismo paso que ellos. Como en ese momento había pocas mujeres en Siria, pensaban que así no solo ganaban una conversa sino también una mujer. Aunque seas periodista, la gran mayoría acepta hablar contigo para tratar de casarse contigo si terminas yendo a Siria. ¿Cómo han logrado atraer a tantas mujeres occidentales? Nada más entrar en contacto con los chicos entendí perfectamente la vulnerabilidad de estas jóvenes. Ven en ellos a caballeros que están luchando por un ideal justo, por sus hermanos musulmanes que hablan de una vida totalmente musulmana, la sharia, los valores que según ellos tiene que transmitir el islam. Es un proyecto familiar muy atractivo para ellas. Puedo entender la vulnerabilidad de estas chicas de sentirse atraídas para emigrar al califato y casarse con uno de estos yihadistas porque lo que te ofrecían en un momento de vulnerabilidad podía ser perfectamente factible. En mi caso era más complicado: tenía 38 años y con pareja estable. España está a la cabeza de operaciones antiyihadistas en Europa, pero luego se pierde la pista sobre la situación de los detenidos, y si son o no condenados finalmente. Creo que hay un trabajo periodístico por hacer importantísimo y necesario que será comprobar todas estas detenciones a propósito de Daesh. Comprobar exactamente cuántas han quedado archivadas, cuántas con sentencias condenatorias, quiénes han quedado libres.. es un ejercicio periodístico que debemos hacer cuando tengamos mayor perspectiva histórica. No es fácil seguir estos casos. Tienen abogados de oficio en muchos casos y es muy complicado contactar con ellos para seguirles la pista. Es obligado para nosotros ver cómo han quedado estas detenciones. Cuando hay detención hay imágenes, grandes anuncios de Interior, pero cuando quedan absueltos no hay ningún anuncio. Los líderes de las federaciones musulmanas alertaron de los problemas de financiación de las mezquitas tras el atentado de Barcelona y Cambrils. ¿En qué ha quedado eso? Con el proceso catalán el atentado ha quedado en segundo plano. Ahora bien, se están moviendo cosas dentro de las mismas comunidades religiosas para tener un mayor control de los imanes, para tener en cuenta la formación y que no tengan antecedentes policiales. Eso es trabajo de coordinación entre las comunidades musulmanas y los cuerpos policiales. Me consta que las comunidades, sobre todo las federaciones musulmanas, están intentando hacer un trabajo de mayor control de estos imanes y quieren mejorar sus condiciones de vida. Si tienes un contrato de imam cobras los 400 euros y con derecho a sanidad pública, pero si pierdes el trabajo no tienes cobertura para cobrar el paro. Esto se tenía en cuenta para los curas, pero los imanes muchas veces tienen familia y por tanto el contrato de curas y párrocos no puede ser el mismo que para el imam. Me consta que se está trabajando en todo esto. A raíz de lo que ha pasado en Cataluña y con este imam, en Bélgica están trabajando más que nosotros para protocolar todo esto. ¿Nunca se ha planteado que darles voz a los yihadistas es hacerle la propaganda? Cuando nosotros empezamos en esto desconocíamos qué les movía. En ese momento estaba muy legitimado preguntarles por qué tenían estas motivaciones. Esa importante hablar con estas personas porque es una manera de saber qué les han contado para que sepamos como hacer que desenganchen del mensaje. No digo que se pueda desradicalizarlos fácilmente pero conociendo las fases que siguen será un paso para ir poco a poco desmovilizándolos. Es importante dar voz a estos testimonios porque puedes desmovilizar a otros que vayan allí, el testimonio de muchos de los que vuelven es de decepción por tanto es importante que demos a conocer testimonios desmotivados, decepcionados, que lo que les habían prometido era mentira. Para usted, ¿por qué es importante hacerlo? La propaganda de Daesh estaba estratégicamente pensada con una argumentación muy coherente, muy ordenada, que consiguió conectar con población de todo el mundo. Hemos visto una capacidad propagandística que no habíamos visto antes, con Al Qaida estábamos acostumbrados a discursos muy pesados con una única cámara y hablando árabe. Con Daesh la publicidad está tan bien hecha que parece sacada de los videojuegos, que te convierte en protagonista en la vida real luchando por tus hermanos musulmanes en una guerra injusta contra un dictador que mata a niños y mujeres. Lograron una narrativa que captó la atención de muchos musulmanes y conversos en todo el mundo. Este ha sido el gran éxito del Estado Islámico. Ahora ha caído, no tenemos califato, pérdida territorial pero el califato sentimental pervive en personas que viven entre nosotros, que aunque saben que no lo hay territorial tienen la idea de un califato futuro. Aquí es donde se tiene que trabajar, neutralizar ese mensaje, quizá no estén dispuestos a cometer un atentado pero sí a hacer apoyo logístico. Se tiene que hacer un trabajo argumentativo, narrativo, de qué es el islam y qué no es, y neutralizar esta amenaza. ¿Qué hacemos con las viudas de los yihadistas? Es un trabajo que no se está haciendo y que se tendría que trabajar con las familias, viudas y con los huérfanos porque qué mensaje tendrán ellas de unos maridos que los dejaron y que ellas no participaron en la decisión. No sé hasta qué punto son mártires para ellas o terroristas o cuál es el mensaje que ellas transmiten a sus hijos. En el caso de una viuda de Ceuta me dijo que fue al psicólogo de la Seguridad Social le dijo que no estaba de duelo porque lo que ha hecho tu marido no es que se haya muerto de cáncer y no tengo herramientas para ti. La mujer se fue sin ayuda emocional para superar esto. Creo que se tendría que trabajar con estas mujeres y sus hijos. Se les debería tener en cuenta en lo bueno y en lo malo para evitar cosas peores y ayudarlas emocionalmente a estas mujeres y que no han tenido nada que ver con la decisión de sus maridos. Tienen un problema añadido y demostrar que sus maridos están muertos, ningún documento para cobrar la viudedad, poder separarse? Así y todo, son pocos casos, de unas diez o quince viudas en España. También tendrían que recibir algún tipo de ayuda psicológica. Hay una cosa que también me preocupa y es cómo les ayudas para revertir el mensaje de propaganda. La única opción para muchas es ir a la policía, pero a partir de ese momento va a estar monitorizada. Conozco el caso de una madre que fue a la policia despues de que su hija podría haberse radicalizado después de haber conocido a un chico marroquí, por el que lo dejó todo y alejándose de todo el mundo. «Vale, lo apuntamos», le dijo un agente. La policía lo investiga como un delito, pero no se le hace un seguimiento psicológico; no hay organismos para tratar de neutralizar el mensaje y su propaganda.
...
7
...