Infortelecom

Noticias de petroleo

03-01-2020 | Fuente: elpais.com
El petróleo Brent sube casi un 4% tras el ataque al general iraní Soleimani
Las principales Bolsas europeas acusan el ataque de EE UU contra el militar iraní y los inversores apuestan por valores refugio como el oro
03-01-2020 | Fuente: finanzas.com
La cautela se apodera de los mercados financieros mundiales . Las caídas de los mercados asiáticos se han extendido a los europeos. El petróleo se ha disparado junto al yen y el oro.
03-01-2020 | Fuente: finanzas.com
El precio del barril de crudo Brent llegaba a alcanzar los 69,16 dólares, frente a los 66,25 del cierre de la sesión de ayer, lo que implica una revalorización del 4,4%
02-01-2020 | Fuente: abc.es
Con protestas de Italia y la UE, el Parlamento de Turquía autoriza el envío de tropas a Libia
La guerra civil de Libia entra desde hoy en una nueva y peligrosa escalada. Es un polvorín que se está convirtiendo en guerra mundial. A pesar de las protestas de Italia y la Unión Europea, que no salen de su estupor, el Parlamento turco ha autorizado el envío de soldados a Libia para apoyar al frágil Gobierno de Trípoli encabezado por Fayez al-Sarraj, reconocido por las Naciones Unidas y con el débil apoyo de Italia y Qatar. En una sesión de emergencia, el Parlamento turco ha adelantado su voto para el envío de soldados y contrastar el ataque lanzado contra Trípoli por el general rebelde Khalifa Haftar, un señor de la guerra que ocupa la región oriental libia, la Cirenaica, al confín con Egipto, dominando más de la mitad del país. Italia, con fuertes intereses energéticos (gas y petróleo) en la otra región clave de Libia, Tripolitania, la parte septentrional del país, sede del Gobierno de Trípoli, se ha quedado fuera del juego. Italia, preocupada y concentrada por sus infinitas luchas políticas internas, puede sufrir así el más duro varapalo diplomático de los últimos decenios, perdiendo definitivamente su influencia en Libia, un país prácticamente en guerra civil desde la caída de Gadafi en el año 2011. Graves repercusiones Las repercusiones para Italia son graves porque no solo ve amenazados sus intereses energéticos, sino que además no tendrá ya capacidad para gobernar los flujos migratorios que en buena medida parten hacia sus costas precisamente desde la Tripolitania, sin descartar que Libia pueda ser origen de un nuevo terrorismo islámico, según temen los servicios de información italianos. El «premier» libio Serraj pidió apoyo militar a Turquía con la justificación de que «Italia no ha dado la ayuda suficiente al gobierno libio». En territorio libio confluyen ahora, por una parte, el ansia expansionista del presidente turco Erdogan , quien con su ideología nacionalista parece soñar glorias pasadas del imperio otomano y aspira a convertir a Turquía en potencia regional; por otra parte, aparece el presidente ruso Putin, otro líder nacionalista, dispuesto siempre a tener un papel importante en el Mediterráneo oriental y en Oriente Medio, y que ahora ya está dando fuerte apoyo militar al general Haftar. No están solos Turquía y Rusia en el escenario libio, un territorio que, según el ministro de Exteriores turco, Mevlu Cavusoglu, «corre el riesgo de convertirse en otra Siria». En efecto, al igual que ocurrió en Siria, Erdogan se confronta con Putin, quien junto a Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes (EAU) apoyan al general Haftar. Rusia ha enviado drones y «asesores» militares utilizando como tapadera la compañía Wagner de mercenarios, ya vistos en Ucrania. El olor a petróleo y gas es lo que empuja a Turquía, Rusia y otros países a lanzarse sin escrúpulos al conflicto libio. Erdogan pretende incluso participar en los importantes yacimientos de gas descubiertos en el mar por Egipto, Chipre, Israel e Italia mediante las exploraciones de su poderoso Ente Nacional de Hidrocarburos (ENI). Para evitar la escalada militar, Alemania, Francia, Italia y la Unión Europea pretenden organizar una conferencia sobre Libia en Berlín a finales de enero. Los analistas consideran que hoy por hoy está destinada al fracaso.
01-01-2020 | Fuente: elpais.com
Ecuador sale de la OPEP para escapar de los recortes de producción
La decisión del país sudamericano muestra las primeras grietas en el cartel de exportadores de petróleo en su estrategia para impulsar los precios
01-01-2020 | Fuente: abc.es
Putin llegó al Kremlin hace 20 años y nadie descarta que siga mandando después de 2024
Sin incluir la época zarista, solamente el dictador comunista Iósif Stalin estuvo más tiempo en el poder de lo que lleva Vládimir Putin. Stalin dirigió los designios de la URSS durante 29 años y Leonid Brézhnev 19. Putin, que se convirtió en primer ministro el 9 de agosto de 1999, lleva ya 20 años como presidente. Se hizo cargo interinamente de la jefatura del Estado el 31 de diciembre de 1999, cuando dimitió su predecesor, Borís Yeltsin. Luego sería elegido por primera vez al frente del país en los comicios celebrados el 26 de marzo de 2000. La designación de Putin, que acaba de cumplir 67 años en octubre, como candidato a suceder a Yeltsin fue fruto de una decisión colegiada, en la que participaron desde la cúpula de los servicios secretos hasta los grandes empresarios del país. La misión que se le encomendó fue resolver el problema del separatismo checheno y poner algo de orden en el país, pero sin tocar la propiedad privada, injustamente repartida durante la década de los 90. Se decía entonces que el nuevo hombre fuerte de Rusia sería una simple marioneta de los intereses de los grupos de presión más poderosos. Pero no fue así. El antiguo agente del KGB adquirió vida propia e hizo las cosas a su manera. Primero reforzó sus ya abultados poderes hasta lograr una centralización comparable sólo a la existente en la época de Stalin, aunque con apariencia de democracia. Después propició que la propiedad cambiara de manos, especialmente en el sector energético, a favor de sus acólitos y se puso manos a la obra para poner bajo su control los medios de comunicación, la Justicia y la Comisión Electoral Central. El Gobierno y el Parlamento también terminaron supeditándose a su albedrío. Para desmontar la precaria democracia que construyó su predecesor, Putin se valió de los servicios secretos. La necesidad de un «estado fuerte» se convirtió en algo obsesivo para el máximo dirigente ruso. En ese camino fueron muchos los que acabaron en prisión, entre ellos el antiguo patrón de la petrolera Yukos, Mijaíl Jodorkovski. Otros caían tiroteados o eran envenenados sin que, en la mayoría de los casos, se pudiera esclarecer quién encargó los crímenes. El ex agente de los servicios de inteligencia, Alexánder Litvinenko, la periodista Anna Politkóvskaya, el diputado Serguéi Yushenkov, la activista pro derechos humanos, Natalia Estemírova, y el ex ministro y líder opositor, Borís Nemtsov, son algunos de los nombres que integraron la lista de asesinados cuya actividad contrariaba al régimen. Hoy día, ya no son tan frecuentes los asesinatos por motivos políticos, pero la oposición sigue perseguida y con muchos activistas en la cárcel. Sin embargo, y gracias a la abundancia de materias primas, sobre todo gas y petróleo, el país ha podido mantener una economía pujante que ahora se está viendo lastrada por las sanciones internacionales vinculadas a la anexión de Crimea y a la guerra en el este de Ucrania. Este declive paulatino también se está reflejando en la popularidad de Putin, aunque, según los sondeos que se publican periódicamente, conserva un apoyo significativo, por encima del 60 por ciento, aunque en otras épocas llegó a superar el 80 por ciento. La presencia militar de Rusia en distintos frentes mundiales, en Siria fundamentalmente, Ucrania y ahora en Libia, contribuye a crear una imagen triunfadora de Putin entre sus conciudadanos, aunque muchos rusos preferirían que el dinero que el Kremlin se gasta en guerras «ajenas» se emplease en mejorar las pensiones, los servicios sociales y las infraestructuras del país. Ahora todos se preguntan en Rusia qué hará Putin en 2024, cuando expira su actual mandato presidencial y, según establece la Constitución rusa, no podrá presentarse de nuevo a la reelección al no poder mantener el poder más de dos mandatos consecutivos. Sí podría volver en 2030, pero tendría que hacer un cambalache como el que protagonizó en 2008, cuando confió el sillón presidencial al actual primer ministro, Dmitri Medvédev, durante un único mandato, y él se puso al frente del Gobierno. El pasado día 19, durante su rueda de prensa anual, el jefe del Kremlin sugirió una enmienda en la Carta Magna para eliminar la palabra «consecutivos» en el artículo 81, lo que limitará a dos únicos mandatos la permanencia en el poder, como en Estados Unidos. Pero él podría seguir como primer ministro o aprovechar un eventual cambio en la Constitución para introducir alguna enmienda que le posibilite seguir al timón.
01-01-2020 | Fuente: elpais.com
Venezuela recibe 2020 con otra crisis de escasez de combustible
El retraso en el suministro de gasolina genera colas de hasta cuatro días en ciudades del interior del país, uno de los mayores productores de petróleo
27-12-2019 | Fuente: abc.es
China, Rusia e Irán sacan músculo con unas maniobras militares en el golfo de Omán
China, Irán y Rusia sacarán músculo a partir de hoy con una maniobras militares conjuntas en el océano Índico y en el golfo de Omán que se prolongarán hasta el próximo lunes y con las que estas tres potencias refuerzan su cooperación en medio de las tensiones con Estados Unidos, especialmente en el caso de Teherán. Las maniobras son un «intercambio militar normal» entre las tres fuerzas armadas y en línea con la legislación y las prácticas internacionales, aseguró este jueves el ministro de Defensa chino, Wu Qian. «No están necesariamente conectadas con la situación regional», indicó en declaraciones que recoge Reuters. Aunque Pekín no ha precisado ni el número de efectivos ni de embarcaciones que enviará a estos ejercicios navales, sí ha avanzado que participará en ellos un destructor de misiles guiados conocido como Xining, un buque de última generación que forma parte de la amplia renovación en marcha de la Armada del Ejército Popular de Liberación. La quinta parte del petróleo mundial El golfo de Omán es una vía marítima especialmente sensible por ser la puerta de entrada al estrecho de Ormuz, por donde pasa la quinta parte del petróleo mundial, y que a su vez conecta con el golfo Pérsico. Las fricciones entre Irán y EE.UU. han ido en aumento desde que el pasado año el presidente norteamericano, Donald Trump, sacara a su país del acuerdo nuclear con Teherán que había suscrito su predecesor, Barack Obama, en 2015, así como los líderes de Rusia, China, el Reino Unido, Francia y Alemania. Washington volvió a imponer las sanciones que Obama había levantado, lo que ha tenido efectos negativos sobre la economía iraní. EE.UU. ha propuesto, además, liderar una misión naval después de que este año se produjeran en el Golfo varios ataques a buques mercantes internacionales, incluidos petroleros saudíes, de los que los norteamericanos culpan a Irán, que rechaza las acusaciones. Así mismo, tanto Washington como Riad culpan a Teherán de un ataque el pasado septiembre contra instalaciones petroleras en Arabia Saudí, de las que las autoridades iraníes tampoco se responsabilizan. Un portavoz de las fuerzas armadas de la república islámica, el general de brigada Abolfazl Shekarchi, aseguró este miércoles que el océano Índico y el golfo de Omán son áreas claves para el comercio internacional y que el mantenimiento de la seguridad en las vías marítimas es una tarea importante, según la agencia oficial de noticias iraní IRNA. «Estas maniobras tendrán lugar para respaldar y aumentar la experiencia en la seguridad del comercio internacional en la región», señaló. Entre dos aguas China cuenta con estrechos vínculos diplomáticos, comerciales y energéticos con Irán, pero también tiene buenas relaciones con uno de los principales rivales de Teherán en la región, Arabia Saudí, por lo que hasta ahora Pekín ha actuado con cautela en una parte del mundo donde tradicionalmente ha tenido una menor presencia que países como EE.UU., Rusia, el Reino Unido o Francia. El presidente chino, Xi Jinping, visitará previsiblemente Arabia Saudí el año que viene, ya que a este país le corresponde en 2020 acoger la cumbre de los países del G-20, que tendrá lugar el próximo mes de noviembre en Riad.
26-12-2019 | Fuente: elpais.com
El petróleo marca máximos de tres meses en una sesión semifestiva en las Bolsas
El dólar ronda máximos de seis meses ante el yen
22-12-2019 | Fuente: abc.es
El 15 de noviembre los iraníes se despertaron con la noticia de que el precio de la gasolina se había triplicado. En un país que es uno de los mayores productores de petróleo del mundo. Se desató la violencia por toda la República Islámica. A las 24 horas el Gobierno estaba desbordado y tomó una decisión radical: El 17 de noviembre se cortó internet en todo el país. Dejaron de circular todas las imágenes de la revuelta. Durante una semana la ciudadanía estuvo cortada de la red. Black out total. ¿Se imaginan ustedes el clamor en algunos medios españoles si Sebastián Piñera hubiera reaccionado a las protestas en Chile por el auge del precio del billete de metro cortando internet? Es evidente que todos los españoles llevamos a Chile en el corazón y sólo unos pocos llevan a Irán. Pero esos pocos hacen que la República Islámica tenga una influencia en nuestra vida política infinitamente superior a la de Chile. Por eso no verán información de las revueltas iraníes en las televisiones ni en la mayoría de nuestros medios. Y no lo verán a pesar de que hay imágenes que podrían ser de gran impacto televisivo y en las redes. Abolfazl Bahrampour es un teólogo próximo a los ayatolas que ha hecho una serie de comparecencias en la televisión iraní explicando cuál dice el Corán que debe ser la respuesta a los manifestantes que se han levantado contra la represión del régimen teocrático: «Primero hay que cortarles los dedos de la mano derecha, después los dedos del pie izquierdo. Después se les envía a la calle. Eso calmará a todo el mundo», dice el teórico del régimen que apoya a Podemos en España. También hay espeluznantes imágenes de Guardianes de la Revolución tirando sobre la multitud desde las azoteas en docenas de ciudades por todo el país. Por ejemplo en la ciudad de Javanrud, una localidad de casi 50.000 habitantes cerca de la frontera con Irak. La mayoría de los heridos y muertos fueron alcanzados en la cabeza y en el pecho, lo que demuestra que los Guardianes tiraban a matar. Como bien dice la politóloga Mahnaz Shirali, «la única diferencia entre el Daesh y los ayatolas es que el Daesh asesina ante las cámaras de televisión y los ayatolas cortan internet y asesinan a puerta cerrada». Su problema es que ahora se puede grabar con los teléfonos y circular las imágenes días más tarde. Porque no hay estado que pueda sobrevivir hoy al cierre de la red. El Líder Supremo iraní, Alí Jamenei, ha dicho que esto ha sido un complot internacional. Si eso es cierto, yo me preocuparía mucho si estuviera en sus zapatos. Porque es una infinita muestra de debilidad que un estado enemigo pueda tener ascendente sobre ciudadanos de un centenar de localidades esparcidas por todos los rincones de Irán. Lo que demuestra que la República islámica no ha estado nunca tan debilitada como en las últimas semanas. El 13 de diciembre 17 premios Nobel ?todos científicos, ni uno de la Paz? escribieron al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, denunciando la gravedad de las violaciones de los derechos humanos que están teniendo lugar allí. A la mayoría de los medios de comunicación les importó una higa. Como muy bien dice Mahnaz Shirali, «Un estado que asesina para mantenerse no tiene legitimidad para relacionarse con los demás estados». En realidad, es todavía peor: un Estado que dispara sobre sus ciudadanos es un Estado muerto. O, como mínimo, un estado que está agonizando, aunque sus mandatarios no lo sepan. O sí.