Infortelecom

Noticias de petroleo

18-02-2020 | Fuente: abc.es
Sanciones sin precedentes de EE.UU. a Rusia por apropiarse del crudo de Venezuela
El Gobierno de Estados Unidos ha tomado la extraordinaria medida de dictar sanciones contra la petrolera estatal, Rosneft, y el directivo de esa empresa que coordina sus negocios en Venezuela, el portugués Didier Casimiro, por mantener a flote al régimen de Nicolás Maduro ayudándole a sortear las sanciones en pie contra Pdvsa, la petrolera estatal venezolana. ABC reveló la aprobación de estas sanciones en una información publicada el domingo. Las sanciones están dirigidas en concreto a Rosneft Trading, una filial de la empresa estatal rusa que se dedica a la comercialización de crudo y que ha sido crucial para que el petróleo venezolano, sujeto a embargo de EE.UU., llegue a mercados internacionales en África y Asia por medio de una intermediaria en Panamá. Según una estimación del Gobierno norteamericano, Rusia distribuye ya dos tercios del crudo venezolano. Según el Secretario del Tesoro [ministro de Economía] Steven Mnuchin, «Rosneft Trading S.A. y su presidente han operado como agentes del petróleo crudo de Venezuela». «EE.UU. está decidido a impedir el saqueo de los activos petrolíferos de Venezuela por parte del régimen de Maduro», añadió Mnuchin. De este modo, todos los bienes de los que disponga Rosneft Trading o Casimiro en EE.UU. quedan congelados. Ambos tienen prohibido el acceso de los circuitos bancarios y financieros estadounidenses y además las personas que hagan negocios con la entidad y su directivo pueden quedar sujetos a penalizaciones posteriores. Según el jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, «como principal intermediario de acuerdos globales para la venta y el transporte del petróleo crudo de Venezuela, Rosneft Trading ha apoyado al dictator Maduro, facilitando la represión del pueblo venezolano. Maduro ha destruido las instituciones, la economía y las infraestructursa de Venezuela, mientras se enriquece a sí mismo y a sus secuaces, a través de su abuso del poder y del apoyo malicioso de Rusia, así como de Cuba, Irán y Chin». El Tesoro norteamericano identifica varias transacciones de crudo venezolano por parte de Rosneft en días recientes: el mes pasado envió 20 millones de barriles a África y en septiembre de 2019, un millón a Asia. En meses recientes, Rosneft Trading ha extraído 55 millones de barriles de crudo de Venezuela, sorteando las sanciones de EE.UU. a Pdvsa, la petrolera estatal venezolana. «Estas acciones van a tener un efecto importante sobre el régimen militar. Ninguno de estos recursos acaba beneficiando al pueblo venezolano. El régimen militar de Maduro los explota para mantener su represión», dijeron fuentes de la Casa Blanca al informar de las sanciones este martes. «Este es un paso importante en nuestra campaña de máxima presión, pero seguiremos añadiendo más medidas hasta que haya una transición a la democracia en Venezuela», añadieron esas fuentes. Deuda multimillonaria Desde 2006, Rusia ha financiado al régimen de Venezuela con préstamos y líneas de crédito por un valor estimado total de 15.000 millones de euros. Estos se han devuelto parcialmente, bien en dinero líquido o bien en crudo y otros recursos naturales como oro. En noviembre de 2017 el Kremlin aceptó reestructurar una deuda restante de 3.000 millones con pagos semestrales a lo largo de una década. No hay constancia de si el régimen abona esos reembolsos dentro de plazo. El más reciente vencía en otoño de 2019, con un importe adeudado de 180 millones. Una parte de la deuda restante es la que Pdvsa ha contraído directamente con Rosneft. Al hacerse con el control de la distribución del crudo venezolano, Moscú ha logrado que Maduro pague una gran parte de esa otra deuda. A finales de 2017 la petrolera venezolana le debía a la rusa más 4.000 millones de euros. A mediados de 2019 esa cifra había bajado de los 1.000 millones. El régimen espera haber pagado la totalidad de la deuda con Rosneft a lo largo de 2020. En el año que ha transcurrido desde que EE.UU. reconociera a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, la Casa Blanca ha aprobado varias rondas de sanciones que han afectado a 75 personas y 51 personas, en 18 países. Guaidó visitó Washington hace dos semanas y mantuvo reuniones con Trump y su equipo en la Casa Blanca y con diputados y senadores demócratas y republicanos en el Capitolio. En esas reuniones le avanzaron a él y a su equipo las medidas que EE.UU. iba a tomar en cuestión de días. Los altos funcionarios estadounidenses que han anunciado estas medidas también han advertido que Repsol y otras compañías que hagan negocios con el crudo de Venezuela pueden verse sujetas a sanciones. «Cualquiera que haga negocios con el régimen de Maduro puede verse sujeto a sanciones de EE.UU. Estas medidas de hoy van dirigidas al peor violador de esas sanciones, que es Rosneft Trading, pero también iremos tras aquellos que hagan lo mismo», dijeron esas fuentes, preguntadas por ABC.
18-02-2020 | Fuente: abc.es
El régimen cubano insiste en negar la crisis económica
El régimen de La Habana insiste en negar que el país atraviesa una agudizada crisis económica y financiera, mientras el panorama en la Isla describe desabastecimiento de alimentos, productos de aseo personal y combustible. Un reportaje del diario oficialista Granma, publicado este 16 de febrero, destacó que la empresa Cementos Cienfuegos S.A. ha recurrido a la quema de neumáticos en desuso y a la utilización de aceites viejos y lodos de petróleo para alimentar el fuego de sus hornos. Como justificación, las autoridades del régimen alegaron que esta «alternativa» aporta a «la sustitución de importaciones», otro de los eufemismos que utiliza La Habana para designar su crisis económica. Largas colas en gasolineras, más la prolongación de la frecuencia en el servicio de transporte estatal, se evidenciaron en todas las localidades habaneras por el déficit de petróleo. Trabajadores preguntados en distintas gasolineras informaron que desde la semana pasada la venta de gasolina comenzó a ser regulada sin explicaciones mediante por parte de sus directivos. Otra publicación de Granma, del 11 de febrero, culpó al embargo económico y financiero contra Cuba como «la principal causa del problema». «Las medidas de agresión no convencionales y sin precedentes en la práctica internacional, dirigidas a privar a Cuba del suministro de combustible, han provocado situaciones complejas en extremo»; expresaba el artículo. Restricciones Paralelo a esta situación con el déficit de combustible, el régimen implementó a través del Ministerio de Transporte otro paquete de restricciones en detrimento de los transportistas privados en la Isla. Como reacción, la Asociación Cubana de Transportistas Autónomos (ACTA), anunció otra huelga mientras no se cumplan sus demandas. «Por estos motivos, una gran cantidad de transportistas autónomos en La Habana, Artemisa y Mayabeque, hemos decidido cesar la prestación de servicios hasta tanto las autoridades accedan a nuestros reclamos»; refleja el documento de ACTA. La crisis económica y financiera que atraviesa al país, y que el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, insiste en catalogar de «coyuntural», afectó el abastecimiento de alimentos en los que sobresale la leche en polvo. Según Genisley Hernández González, segunda jefa de la división agroalimentaria del grupo empresarial de la Industria Alimentaria, «los arribos tardíos del producto al país» son también resultados del embargo. «Este ensañamiento de la administración de Donald Trump ha incidido en la ampliación de los ciclos de reaprovisionamiento de las navieras, a lo que se han sumado las limitaciones financieras para adquirir la leche en polvo en el mercado internacional»; declaró Hernández González. Solo la vianda Por su parte, el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, admitió que solo la vianda, dentro de la tradición alimentaría «de arroz, frijoles, vianda y proteína», está garantizada para la alimentación de los cubanos. «De ellos, hoy alcanzamos total soberanía solo en uno: las viandas»; explicó Marrero Cruz en su discurso de celebración al 32 aniversario del programa de la agricultura urbana, suburbana y familiar; un proyecto fracasado creado por el general Raúl Castro. Más adelante, Marrero Cruz también reconoció que el régimen en la Isla planea garantizar a cada cubano en el presente año, «cinco kilogramos de proteína animal mensualmente», al tiempo que reveló que en 2019 solo se había alcanzado, «para cada compatriota», 200 gramos de este producto. La escasez de productos de aseo fue anunciada por su parte, a inicios de febrero, por la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez que no se podrá satisfacer la demanda nacional de productos de aseo hasta mediados del próximo mes de abril. Díaz Velázquez, quien también responsabilizó al embargo, justificó que el déficit se debe a una «redistribución de los productos del Estado». «El financiamiento tiene que destinarse a sortear las adversidades del crudo bloqueo [embargo] y poder adquirir el combustible en otras regiones. Entre el combustible y los alimentos se dan las principales prioridades del financiamiento del que se dispone».
18-02-2020 | Fuente: abc.es
Rusia deberá pagar 46.000 millones de euros por la expropiación de Yukos
El Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya ha condenado hoy a Rusia a pagar 50.000 millones de dólares (46.000 millones de euros) a los antiguos accionistas de la desaparecida petrolera rusa Yukos, propiedad en su día del magnate Mijaíl Jodorkovski. Ya en 2014. éste mismo tribunal dictaminó que el Estado ruso tenía que pagar la indemnización por el desmantelamiento de Yukos, pero la sentencia fue anulada en 2016 por otra instancia judicial holandesa. La medida fue a su vez recurrida y ahora se ha concretado en el nuevo fallo emitido hoy. La corte ha considerado que la petrolera fue nacionalizada ilegalmente por motivos políticos. El Ministerio de Justicia ruso ya ha declarado que tal decisión será apelada, ya que estima que los accionistas de Yukos actuaron «con mal fe» y obtuvieron el control de los activos mediante el soborno de funcionarios rusos. En la sentencia de 2014, la Corte de Arbitraje de La Haya dictaminó que las autoridades rusas, con el presidente Vladímir Putin al frente, actuó «provocando el efecto equivalente a una expropiación de las inversiones de los demandantes». La sentencia establecía que Moscú «violó el artículo 13 de la Carta Energética», que obliga a proteger a los inversores de posibles arbitrariedades de la Administración. Hace 15 años Los hechos se remontan a 2005, cuando los activos de Yukos, la mayor petrolera rusa de entonces y cuyo patrón era Jodorkovski, fueron subastados para poder satisfacer la deuda por la supuesta evasión fiscal que la Hacienda del país le atribuía. El beneficiario principal de aquel desmantelamiento, muy dudoso desde el punto de vista legal según los expertos, fue la compañía Yuganskneftegaz, perteneciente Rosneft, convirtiéndose ésta en la extractora de crudo número uno de Rusia. Tras aquella expropiación, Leonid Nevzlin, de Group Menatep Limited, en representación de las firmas Yukos Hulley Enterprises Limited, Yukos Universal Limited, Veteran Petroleum Limited y de un amplio grupo de accionistas de países como Estados Unidos, España y Chipre, entre otros, interpusieron la querella en La Haya. Nevzlin declaró entonces que sufrieron pérdidas por valor de 114.000 millones de dólares, lo que indica que el Tribunal de Arbitraje ha satisfecho la demanda sólo en parte. Rusia sostiene que nunca llegó a ratificar la Carta Energética, por lo que no le son de aplicación las decisiones que se adopten en virtud de la misma. El declive de Yukos comenzó tras la detención de Jodorkovski, en octubre de 2003. Fue condenado a ocho años de cárcel por delitos económicos en un primer juicio y a otros seis en una segunda sentencia acusado de blanqueo de dinero y de robar petróleo de su propia compañía. Estuvo más de10 años en la cárcel, en su mayor parte en Siberia, y terminó siendo indultado, en diciembre de 2013, en la víspera de la Olimpiada de Invierno de Sochi y gracias a la intermediación de la canciller alemana, Angela Merkel. Él siempre negó los cargos y aseguró que fueron procesos amañados por motivos políticos, por financiar partidos de oposición y criticar a Putin. Ahora vive fuera de Rusia.
16-02-2020 | Fuente: abc.es
Trump prepara medidas para cortar la injerencia de Rusia en Venezuela
En todas las reuniones que tuvieron recientemente en Washington Juan Guaidó y su equipo con altos funcionarios de la Casa Blanca, incluido el presidente Donald Trump, y con diputados y senadores demócratas y republicanos en el Capitolio, se llegó a un consenso generalizado, una certeza que va a motivar una serie de duras sanciones que el Gobierno estadounidense planea anunciar en días venideros: el verdadero sostén del régimen de Nicolás Maduro es Rusia, que se dispone a invertir 5.000 millones en la extracción de crudo y 1.000 millones en la minería del oro y los diamantes de Venezuela. Varios participantes en esas reuniones consultados separadamente por ABC en los pasados días coinciden en que el consenso actual en la clase dirigente de Washington, tanto en el Gobierno y la oposición como en los poderes ejecutivo y legislativo, es que el Kremlin es el último gran sostén de Maduro y que la única forma de facilitar la caída de este último es cortar los lazos económicos que ha atado Rusia con él en el pasado año. La intención de un grupo de altos funcionarios de la Casa Blanca es aprobar, finalmente y tras meses de dudas, las sanciones secundarias. Hasta ahora, el Tesoro norteamericano ha aprobado sanciones primarias o directas, que afectan solo al régimen venezolano y varios de sus jerarcas. Las sanciones secundarias implicarían penalizar a aquellos que compren el crudo y otros productos al régimen, algo que afectaría no sólo a empresas rusas como Rosneft, sino también a estadounidenses como Chevron o españolas como Repsol. Según un alto funcionario en la Casa Blanca, que habló con periodistas y pidió que no se revelara su nombre, «ya sea Rosneft, Reliance, Repsol o Chevron aquí en EE.UU., yo ahora tendría cuidado respecto a sus actividades en Venezuela que apoyan directa o indirectamente a la dictadura de Maduro. Estamos solo a medio camino y solo vamos a movernos en una dirección, que es hacia adelante. Y sus actividades son claramente preocupantes». Según añade el representante especial de EE.UU. para la crisis venezolana, «los rusos pronto descubrirán que su continuo apoyo a Maduro ya no seguirá saliéndoles gratis. Otros que continúan beneficiándose o apoyando a Maduro deberían tomar sus precauciones. Y, en general, verán que en las próximas semanas anunciamos medidas que que demuestran la seriedad de nuestras intenciones en Venezuela». Rosneft en la mirilla Aunque las sanciones secundarias afectarían a un variado número de empresas internacionales, muchas de las cuales, como Repsol, sólo se están cobrando deuda, el gran objetivo sería Rosneft, la gran petrolera pública rusa. Según estimaciones del Gobierno norteamericano, esa compañía rusa ya distribuye dos tercios del crudo que extrae el régimen que, por medio de un despacho en Panamá, acaba sobre todo en India y China. Rusia cobra también comisiones por la distribución, en un negocio redondo. Desde que hace un año la Casa Blanca reconociera a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, el Kremlin ha estrechado sus lazos políticos y económicos con Maduro, para impedir un cambio de régimen. En septiembre de 2019 Moscú prometió invertir 5.000 millones de dólares (4.600 millones de euros) en las explotaciones petrolíferas de Venezuela, que están operando apenas a un 8,5% de su capacidad, según las cifras de venta de barriles de enero. El Kremlin también se ha lanzado a ayudar en la extracción de lo que los opositores a Maduro llaman «oro de sangre». El compromiso desde Moscú es invertir 1.000 millones en ese sector. El oro luego se vende y se distribuye a países diferentes como Emiratos Árabes Unidos, Uganda y Turquía, según una investigación de Lorena Meléndez y Lisseth Boon. El profesor adjunto de la universidad George Washington Vadim Grishin, experto en las relaciones de Rusia con el régimen de Maduro, asegura: «Moscú está ayudando a Venezuela a contrarrestar las sanciones impuestas por EE.UU. con respecto a las industrias de extracción de petróleo y oro, así como en sectores financieros y bancarios. Rusia ha ayudado al país a encontrar mercados alternativos para la venta de petróleo y oro, y para transportar y procesar estos productos para evitar las sanciones de EE.UU.». Hace apenas una semana la organización Human Rights Watch denunció los abusos a los que son sometidos los trabajadores de la minería del oro en el estado venezolano de Bolívar, que el informe correspondiente calificó de «horrendos». Esas extracciones se producen con el permiso o directamente bajo las directrices del régimen. Según las fuentes consultadas por ABC, el régimen de Maduro lanzó el órdago de intentar tomar por la fuerza la Asamblea Nacional el 5 de enero porque necesita del poder legislativo para autorizar los contratos de explotación de los pozos de petróleo y las minar de oro. Sin el visto bueno de la Asamblea, que controlan los opositores a Maduro, esos contratos en teoría no tienen validez.
15-02-2020 | Fuente: as.com
La Fórmula E también interesa... a los gigantes del petróleo
El certamen eléctrico cuenta con Shell y Total como patrocinadores, además de con Arabia Saudí, al ver un mercado innovador y con potencial al que abrirse.
15-02-2020 | Fuente: elpais.com
Bielorrusia afirma que Rusia presiona para fusionar ambos Estados a cambio de energía barata
El presidente Lukashenko eleva el tono y amenaza con extraer petróleo ruso del oleoducto que transita por su territorio y buscar proveedores alternativos
14-02-2020 | Fuente: abc.es
Maduro, sobre el «Delcygate»: «Lo que habló la vicepresidenta con Ábalos es un secreto»
Nicolás Maduro ha convocado a los medios internacionales para responder a cualquier pregunta de interés tras la llegada de Juan Guaidó a Venezuela tras una gira internacional por Europa y Estados Unidos. Una situación incómoda para el Gobierno de Venezuela, que no acostumbra a reunirse con la prensa. En transmisión nacional por radio y televisión, el mandatario venezolano dijo que España se había inventado la novela «El Delcygate», con una campaña permanente de desprestigio de España contra Venezuela, pero «la gran mayoría de la opinión pública entiende lo que pasa y cuando preguntaron quién es el presidente constitucional en una encuesta muy prestigiosa, el 56,3% dijo que Nicolás Maduro Moros», aseguró el mandatario. Al preguntársele qué habló con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en su encuentro en el aeropuerto de Barajas, se limitó a decir en tono jocoso: «Eso es secreto de Delcy, ella no me ha contado ese secreto, qué hablo con Ábalos». Delcy Rodríguez aterrizó la madrugada del domingo 26 de enero en el aeropuerto de Madrid-Barajas rumbo a una gira internacional, justificó a la vicepresidenta que está sancionada por EE.UU y la Unión Europea por cometer crímenes de lesa humanidad. «Llegó y dejó allí a nuestro ministro de Turismo, que estaba invitado oficialmente a la Feria Internacional de Turismo (Fitur). Él estuvo más de una semana, saludó al Rey, compartió con los ministros del Gobierno de España y con los empresarios españoles que quieren venir a Venezuela a invertir en hoteles, casino y petróleo», explicó Maduro el porqué de la estancia de Rodríguez en territorio español. Según Maduro, la vicepresidenta chavista siguió su gira por otros países, que calificó como «exitosa», para tocar temas de interés nacional. «No tiene una historia fuera de lo normal, lo que pasa es que la derecha española actúa como si Franco estuviera vivo y si va Delcy a España hay que detenerla, humillarla y expulsarla a patadas», espetó Maduro ante la polémica generada por el encuentro irregular con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en la terminal 1 del aeropuerto madrileños. La número dos del Ejecutivo de Caracas «es casi europea», aseguró el mandatario en rueda de prensa. Rodríguez estuvo seis años en Londres y cinco años en París ejerciendo funciones de embajadora en ambos países, explicó. «Le digo a la derecha franquista, a Vox y al PP que calmen los nervios y dejen la persecución contra Venezuela», dijo. Detención de Juan Guaidó Sobre la posibilidad de que el Gobierno de Venezuela detenga al presidente encargado, Juan Guaidó, tras violar la prohibición de salida del país dos veces, Maduro aseguró que serán los tribunales que decidan cuándo hacerlo. «El día que los tribunales de la República den el mandato de detener a Juan Guaidó por todos los delitos que ha cometido, ese día irá a la cárcel». En cuanto al tío de Guaidó, Juan José Márquez, detenido el pasado martes en el aeropuerto de Caracas y llevado ante los tribunales que dictaron su privativa de libertad, el mandatario no quiso opinar pues aseguró que es un tema que le compete al Fiscal General Tarek William Saab. Tampoco respondió si iba a sancionar a la aerolínea portuguesa TAP y si habían, en efecto, hecho las investigaciones correspondientes para ver en donde llevaba los supuestos explosivos. Maduro comunicó que mañana sábado y el domingo harán ejercicios militares en el sur del país. ?Vamos a movilizar a más de 2.000.000 de combatientes de la Fuerza Armada Nacional para defender el territorio patrio?, dijo. Estos ejercicios responderán al apoyo del Gobierno de Brasil, Jaír Bolsonaro, quien acogió con asilo político a los militares sublevados en el motín de Luepa, en el estado Bolívar, al sur del país, después del fallido levantamiento el pasado diciembre.
14-02-2020 | Fuente: elpais.com
Bielorrusia afirma que Rusia presiona para fusionar ambos Estados a cambio de energía barata
El presidente Lukashenko eleva el tono y amenaza con extraer petróleo ruso del oleoducto que transita por su territorio y buscar proveedores alternativos
14-02-2020 | Fuente: abc.es
Cuarenta añitos más de chavismo
Los privilegiados del régimen chavista, que ya son legión después de más de dos décadas de dictadura socialista en Venezuela, no sufren las consecuencias del desastre humanitario que padece el país. Las padecen los millones de venezolanos que, por razones muy diversas, no han podido votar con los pies y buscar refugio en España, Estados Unidos, o en otros países de Latinoamérica. Lo saben sus familiares en el extranjero, angustiados por tratar de enviarles ayuda, y habituados a tener que cortar la comunicación cuando llega la hora del suministro diario de agua a los domicilios porque hay que almacenarla. Tras el reciente paso por Washington de Juan Guaidó, el presidente interino, la Administración norteamericana ha afirmado que la estrategia para derrocar la dictadura en Venezuela consiste en «más presión», más sanciones económicas para ahogar su casi inexistente tejido industrial, más aislamiento en los foros internacionales. «El fin de Maduro es inminente» ha llegado a decir Trump sin aportar más pistas. El problema es que cada vez que habla Trump sube el pan literalmente en Venezuela. Y que su propuesta para devolver la democracia se parece, como una gota a otra gota, a la que lleva aplicando EE.UU. para derrocar el castrismo en Cuba desde hace más de sesenta años. Asi que, si no cambia el guión, faltan al menos cuarenta años más de chavismo, si para entonces queda algo en el país con más reservas de petróleo del planeta y patria del Libertador Bolívar. Que la solución ha de partir exclusivamente de los venezolanos es algo sabido y asumido por la oposición democrática. Pese a la represión sistemática, Guaidó y lo suyos ponen su esperanza en la protesta civil, que trata de reiventarse con fórmulas imaginativas. Pero su esfuerzo no debería ser obstáculo para que la Administración Trump ponga su granito de arena y busque también cómo aliviar la crisis humanitaria. Por ejemplo, concediendo un estatus especial a los refugiados venezolanos en EE.UU., una medida a la que se resiste la Casa Blanca.
12-02-2020 | Fuente: abc.es
El coronavirus perjudica ya a las exportaciones sudamericanas hacia China
Solo un caso de coronavirus se ha detectado hasta ahora entre su población ?un argentino presente en el crucero en cuarentena en Japón?, pero Latinoamérica está empezando a acusar en su economía la onda expansiva de la epidemia. La reducción de la actividad económica en la República Popular China debido a las restricciones de movimientos por la crisis del coronavirus ha comenzado ya a tener su impacto en las economías latinoamericanas, sobre todo en aquellas en las que los productos vendidos a la potencia asiática tienen un mayor peso. El menor consumo de petróleo y cobre por parte de China tiene sus consecuencias en Colombia, Perú y Chile, y tanto este último país como Brasil y previsiblemente Argentina se verán también afectados en sus exportaciones agrícolas. China es el primer o segundo socio comercial de los países sudamericanos, para cuyas economías el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya preveía en conjunto, antes del comienzo de la emergencia de coronavirus, un crecimiento modesto de un 1,5% en 2020. Una vez estallada la crisis, el responsable del FMI para Latinoamérica y el Caribe, Alejandro Werner, consideró a finales de enero que aún era «un poco prematuro» para concretar los efectos negativos, pero se mostró seguro de que los habrá, sobre todo en las economías latinoamericanas con mayor comercio con China. «Obviamente, en la medida que este ciclo económico se presenta en la economía china tiene también repercusiones en los ciclos económicos de las economías más vinculadas a ella», afirmó, alertando especialmente sobre el impacto en el sector de productos perecederos. Experiencia con el SARS Werner indicó que en la epidemia de SARS, en 2002 y 2003, hubo cierta afectación en los dos trimestres posteriores a la aparición del brote y luego se produjo una reversión en los trimestres siguientes, por lo que las consecuencias en las cifras económicas anuales fueron relativamente pequeñas. Aunque en estos momentos la economía china tiene más peso en el mundo que entonces (ha pasado del 4% al 17% del PIB mundial, y del 5,3% al 12,8% del comercio global), también es de esperar que haya una relativa recuperación una vez el episodio de crisis se supere, algo que algunos observadores sitúan para finales de marzo. Sea o no suficiente esa ulterior recuperación para salvar las previsiones económicas de 2020, el sector agrícola es el que en cualquier caso se verá más largamente dañado, según Werner. Así, la reactivación industrial hará que China acelere sus cadenas de montaje y necesite parte de las materias primas que no ha adquirido en estos meses, pero la alimentación de la población no va a doblarse. La recuperación de la actividad en el sector de perecederos «es difícil, porque hay que esperar todo un ciclo agrícola». El cobre de Chile y Perú «The Economist» estima que el crecimiento económico de China podría ser este año de un 5,4%, con un peaje debido al coronavirus de un 0,6% respecto a la previsión de crecimiento de un 6% en 2020 hecha por el FMI antes del estallido de la crisis. Pero otros analistas manejan la posibilidad de escenarios peores, situando el crecimiento de la economía China en el 4,5%. La revista británica sitúa a Chile y Perú como los países latinoamericanos que de forma más inmediata están sintiendo las constricciones económicas de China, debido a las menores importaciones de cobre que esta nación está realizando y de las que tanto depende el PIB de los dos países sudamericanos. Además, el menor consumo chino de ese mineral ha llevado al descenso de su precio en el mercado mundial en un 10% en el último mes. La soja de Brasil y Argentina Por su parte, Colombia ve peligrar la previsión de un crecimiento del 3,5% hecha para este año por el FMI debido al menor consumo petrolero de China. La tendencia no alcista de los precios del crudo hizo que el FMI ya recortara una décima sus datos para Colombia. Pero si el sector de los minerales y del petróleo acusan enseguida este tipo de movimientos, una restitución del consumo en cuestión de meses puede permitir a sus productores recuperar parte de las ventas no realizadas en este tiempo. No ocurre lo mismo con el sector agrícola. La compra de alimentos por parte de China ha disminuido en Chile y también en Brasil, donde se está erosionando la oportunidad que para la exportación de soja y carne había creado la guerra comercial entre Washington y Pekín.