Infortelecom

Noticias de petroleo

21-10-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. se prepara para el relevo de Nicolás Maduro
El Gobierno de EE.UU. trabaja en un plan de transición en Venezuela ante la certeza de que la crisis humanitaria que vive el país sudamericano puede provocar la caída del régimen, con un número de refugiados que superará al de la guerra en Siria. Varios altos funcionarios, diplomáticos y senadores consultados por este diario han aconsejado al presidente Donald Trump que prepare una propuesta de intervención en el país, ante la posibilidad de que la situación devenga pronto en un golpe militar, una revuelta popular o la propuesta de una coalición armada. Recientes en la memoria norteamericana las experiencias de Afganistán e Irak, el único escenario que no contempla la Casa Blanca es una misión armada unilateral, a pesar de que Trump ha expresado esa posibilidad en varias ocasiones. Sí ha habido consultas en ese sentido entre EE.UU. y aliados suyos e instituciones como la Organización de Estados Americanos, cuyo secretario general, Luis Almagro, dijo recientemente: «Respecto a una intervención militar para deponer al régimen de Maduro, ninguna opción debe descartarse». De producirse, sería a través de una coalición, con un objetivo limitado. Drama de los refugiados Según admitió recientemente el almirante Craig Faller, candidato a liderar el Comando Sur de EE.UU., «los esfuerzos militares de momento han dado cobertura a la diplomacia para garantizar una transición pacífica en Venezuela, pero la situación es desastrosa, y está afectando a toda la región. Nuestro principal foco serán nuestros aliados». Colombia, Perú y Ecuador han acogido a 1,8 millones de los 2,6 millones de venezolanos que han abandonado hasta la fecha el país, ante la carestía de alimentos y medicinas y una inflación que el FMI estima que a final de año llegará al 1.000.000%. Trump cuenta con apoyo de ambos partidos en el Capitolio, que trabajan en su propio plan de transición. Once senadores republicanos y demócratas han elaborado una ley dedicada a preparar a EE.UU. para un cambio de régimen inminente, con 55 millones en fondos de ayuda y créditos para la reconstrucción de Venezuela. Sus objetivos declarados son «restaurar la ley y la democracia, liberar a los presos políticos, permitir la entrega de ayuda humanitaria y crear las condiciones necesarias para que se celebren unas elecciones libres y democráticas». Según opina uno de los autores de la ley, el senador republicano David Perdue, «muchas cosas deben cambiar, desde el hundimiento de la economía al deterioro del marco legal. Es de vital importancia que EE.UU. se mantenga junto a la ciudadanía de Venezuela frente a esta tiranía». «Hasta que Leopoldo López, Juan Requesens y los otros presos políticos sean liberados, se le devuelvan los poderes a la Asamblea Nacional y se restablezcan los mecanismos legítimos de la democracia, seguiré ejerciendo presión sobre ese régimen corrupto», añade el demócrata Dick Durbin. Una de las medidas principales que ya ha tomado la Administración de Trump es aumentar la presión sobre Cuba. Según un alto funcionario de EE.UU., la Casa Blanca cree que lo único que mantiene a Maduro en el poder es «que la inteligencia cubana le ayuda a tener bajo control a los elementos del Estado que están insatisfechos con él y que podrían tomar la iniciativa para deponerle». Ese representante del Gobierno norteamericano, que explicó estas medidas a un grupo de periodistas bajo condición de anonimato, dijo que 22.000 cubanos se han infiltrado en las instituciones venezolanas. En los próximos días, el Asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, prevé ofrecer detalles sobre esas medidas de presión a Cuba, que pasan por mayores restricciones a los norteamericanos que quieran viajar o hacer negocios en la isla, revirtiendo varias medidas aperturistas de Barack Obama. Un impedimento para Bolton y EE.UU. son sus constantes ataques a la Corte Penal Internacional, ante la que Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú han denunciado los crímenes contra la humanidad de Maduro. Varios senadores han aconsejado a la Casa Blanca que se sume a esas demandas, en lugar de boicotear a la Corte. Una razón de peso para que la Casa Blanca se haya resistido hasta ahora a tomar medidas más enérgicas contra Maduro es que Venezuela fue el año pasado el cuarto país que más petróleo vendió a EE.UU., un 7% del total de sus importaciones. Las ventas a EE.UU. suponen un 80% de las exportaciones totales de crudo de Venezuela, y una fuente primordial de ingresos del régimen. De momento, las sanciones económicas de EE.UU. se han dirigido al régimen y sus representantes, pero el secretario de Estado [ministro de Exteriores], Mike Pompeo, sugirió el mes pasado que Trump está considerando sanciones parciales a la producción de crudo, en concreto a las productoras de petróleo del Ejército y a las aseguradoras que cubren el transporte del crudo. El año pasado, Washington prohibió a bancos de EE.UU. conceder créditos a la petrolera pública venezolana, PDVSA. Desde que llegó al poder, Trump ya ha impuesto cuatro rondas de sanciones al régimen. La última, el mes pasado, afectó entre otros a la mujer de maduro, Cilia Flores, la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, y al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López. Varios altos funcionarios de EE.UU. se llegaron a reunir con militares venezolanos que sopesaban un deponer a Maduro, pero finalmente decidieron no apoyar logística o militarmente ningún golpe de Estado, según reveló hace un mes «The New York Times». Dos intentos recientes de derrocar al régimen han fallado: una conspiración militar en mayo y un ataque con drones a Maduro en agosto.
19-10-2018 | Fuente: abc.es
Putin saldría beneficiado si EE.UU. aplica sanciones contra Arabia Saudí por el caso Khashoggi
La desaparición y probable asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi se ha convertido en un caso que podría terminar beneficiando al presidente Vladímir Putin, a quien en Occidente también le acusan de estar detrás de numerosos asesinatos y del intento de envenenamiento en Salisbury del ex agente soviético, Serguéi Skripal, y su hija, el pasado mes de marzo. Una de las medidas que Riad contempla ante posibles sanciones de Estados Unidos es reforzar la todavía incipiente relación que mantiene con Moscú. El jueves, en el marco del llamado Club Internacional de Debate de Valdái celebrado en Sochi, Putin dijo que no hay que «apresurarse» a extraer conclusiones sobre lo sucedido con Khashoggi. «Tenemos que esperar a ver los resultados de la investigación», añadió. Según sus palabras, «dicen que el asesinato ocurrió en Estambul, pero no han presentado pruebas. No sabemos lo que pasó realmente». La sombra del máximo dirigente ruso se proyecta todavía sobre sonados asesinatos como el de la reportera, Anna Politkóvkaya, o el ex agente Alexánder Litvinenko, entre otros muchos. El jefe del Kremlin cree además que Washington «tiene cierta responsabilidad en lo sucedido», ya que el periodista «vivía allí». «¿Y vamos a dar pasos para estropear las relaciones?» con Arabia Saudí, se preguntó, subrayando que «si alguien sabe lo que pasó, espero que presente pruebas». Putin señaló que solo en tal caso su país «dará pasos» concretos. «A nosotros nos han acusado de emplear armas químicas -en el caso Skripal- y nos han aplicado sanciones sin ninguna prueba». Antiguos enemigos Rusia y Arabia Saudí eran enemigos irreconciliables hasta hace muy poco. Riad dio apoyo a los muyahidines afganos en su lucha contra la tropas soviéticas y también a los separatistas chechenos durante las dos guerras que mantuvieron con el Ejército ruso. Además, Rusia ha acusado siempre a los saudíes de financiar el terrorismo islámico a nivel global. Ahora, sin embargo, las cosas han cambiado. En un contexto en el que la influencia del Kremlin es cada vez más patente en Oriente Próximo, Putin lleva meses dando pasos de acercamiento a Arabia Saudí. Expertos rusos hablan incluso de un supuesto plan del Kremlin para mediar y tratar de reconciliar a Riad y Teherán, iniciativa que ahora mismo no parece que tenga ningún viso de materializarse. Hace justo un año, tuvo lugar la primera visita a la corte de Putin de un rey saudí. Salmán Bin Abdelaziz dijo sentirse «feliz» de estar en Rusia al ser recibido por el presidente ruso en el Kremlin. A partir de ese momento, los contactos bilaterales han ido en aumento. Aunque con posiciones diferentes, ambas partes desean pacificar Siria y colaboran estrechamente para estabilizar los precios del petróleo en el mercado internacional. Hitos del acercamiento El pasado 14 de junio, el príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salman, asistió al partido de fútbol de la selección de su país contra la de Rusia en el estadio moscovita de Luzhnikí. Estuvo acompañado por Putin, con quien mantuvo conversaciones de profundo calado político y económico, según el comunicado que difundió entonces el servicio de prensa de la Presidencia rusa. El jefe del Kremlin acaba de verse, el pasado 3 de octubre, también con el ministro de Energía saudí, Khalid al Falih, durante la Semana Energética de Moscú, y planea volver a reunirse con el príncipe heredero, con Bin Salman, durante la cumbre del G20 en Argentina de finales de noviembre. Así lo asegura el viceministro de Exteriores ruso, Mijaíl Bogdánov. Además, esta semana, el embajador de Arabia Saudí en Jordania, Khalid Bin Turki al Saud, expresó el deseo de que el jefe del Estado ruso viaje lo antes posible a Arabia Saudí. Entre el 23 y el 25 de octubre tendrá lugar en Riad el foro económico considerado el «Davos del desierto» y, aunque no hay nada oficial sobre la posibilidad de que acuda Putin, es seguro que habrá delegación rusa en medio del boicot de algunos países occidentales. Como demostración de que Moscú ha intensificado el vector árabe en sus relaciones internacionales, el miércoles estuvo en la capital rusa el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi.
18-10-2018 | Fuente: abc.es
La Venezuela de Maduro defiende y elogia a Zapatero: «Es un hombre digno y decente»
El ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, ha elogiado este miércoles el trabajo de mediación con la oposición que ha realizado el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, al que ha calificado como un «hombre decente, digno». El titular de la cartera de Comunicación venezolano ha rechazado «las mentiras que se han inventado» contra el expresidente español, a quien el ex ministro de Petróleo del país caribeño Rafael Ramírez acusó de ejercer como representante de empresarios españoles que han recibido un contrato para explotar la Faja Petrolífera del Orinoco. En este sentido, ha alabado el papel jugado por España para promover el diálogo con la oposición en Venezuela y ha recordado que el Gobierno de Nicolás Maduro recibió la visita del secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia, para «evaluar y promover algún proceso». «Nos reunimos con él, dimos nuestra versión de la situación actual de Venezuela. Él se reunió también con amplios sectores de la oposición venezolana», ha indicado Rodríguez, quien ha defendido que «la inmensa mayoría de los venezolanos cree que debe darse un proceso de diálogo». En la misma línea, ha criticado las «mentiras» y «patrañas» contra Zapatero que se están vertiendo desde la oposición venezolana. «Ójalá algún día muestre los mensajes de WhatsApp de Julio Borges, Lilian Tintori, Leopoldo López, Antonio Ledesma. Ojalá, para ver dónde se van a meter porque la verdad de todo lo que ocurrió con respecto al diálogo y de todos los esfuerzos de Zapatero para acercar a la oposición venezolana a un proceso enmarcado en la Constitución está en ese teléfono», ha señalado. Unos esfuerzos que se verían reflejados, ha dicho, «en los agradecimientos de Lilian Tintori, de Antonio Ledesma, de Julio Borges, de todos los jefes y jefas de la oposición» en esas conversaciones. En la misma línea, ha señalado que «corresponderá en algún momento» a Zapatero hacer públicas esas conversaciones «ante tantas mentiras y tantas patrañas». La postura española respecto a Venezuela ha suscitado las críticas de un sector de la oposición. Así, Lester Toledo, coordinador internacional de Voluntad Popular, el partido político de Leopoldo López, ha acusado al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, de alinearse con «la tesis cómplice» de Zapatero. El expresidente ejerció de mediador en el último intento de diálogo entre Maduro y sus críticos. Las conversaciones fracasaron y la oposición acusó a Zapatero de ayudar al Gobierno a ganar tiempo para dejar a sus rivales sin margen de maniobra de cara a las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo.
14-10-2018 | Fuente: elpais.com
Guía para invertir en la vuelta de Cepsa a la Bolsa
Las caídas de los mercados y del petróleo de esta semana han complicado el trabajo de la banca de inversión, que aconseja fijar el precio en torno a los 13 euros Los expertos destacan su alto dividendo y la poca exposición a los vaivenes del Brent, pero alertan de su endeudamiento
11-10-2018 | Fuente: abc.es
Secuestrado el multimillonario más joven de África en Tanzania
El multimillonario más joven de África, Mohammed Dewji, ha sido secuestrado en Dar es Salaam, la capital del Tanzania. El suceso se produjo en las cercanías del lujoso hotel Colosseum y Club de Fitness en Oyter Bay a primera hora de la mañana del jueves. Según los informes, el magnate de 43 años estaba caminando por una concurrida calle de la capital sin guardaespaldas cuando fue asaltado por un grupo de encapuchados armados. Los testigos presenciales dijeron que uno de los hombres disparó al aire antes de arrastrar a la víctima fuera del hotel donde acababa de terminar su rutina de ejercicios. «La información inicial indica que fue secuestrado por, al menos , dos blancos y un número desconocido de cómplices distribuidos en dos vehículos», dijo el gobernador regional Paul Makonda, quien destacó el «carácter inusual de este incidente». Por su parte, el comandante de la policía de la zona especial de Dar es Salaam, Lázaro Mambosasa, declaró que había implicados extranjeros y confirmó que ya se habían realizado arrestos. Makond dijo que se había alertado al personal de seguridad de todo el país y pidió la colaboración ciudadana para ayudar a rastrear a los secuestradores. Poco después de que saltara la noticia, el ministro de medioambiente, January Makamba, confirmaba la información a través de twitter después de haber hablado con el padre de Dewji. La identidad de sus secuestradores y el motivo del secuestro aún no se conocen. Tanzania ha tenido problemas con grupos terroristas islamistas, como al-Shabaab (Somalia). Sin embargo, no hay indicios de que se trate de un acto terrorista. Empresario, político y solidario El joven empresario tanzano es uno de los actores claves del desarrollo del país, un líder en el empleo local y la manufactura en África Oriental y Central. Dewji es el presidente del Grupo METL, que opera en más de 10 países y en 35 industrias con intereses en sectores tan diversos como el comercio, la agricultura, la energía y petróleo, los servicios financieros, la telefonía móvil, infraestructura, transporte, logística y distribución. La empresa fue fundada por el padre de Dewji a principios de la década de 1970, pero bajo su supervisión se ha transformado en una gran multinacional que emplea a más de 24.000 personas. Además de ser un importante hombre de negocios, fue parlamentario en su país de 2005-2015, es el principal accionista del club de fútbol Simba FC y patrocina programas contra la pobreza. Dewji, conocido popularmente como Mo, nació en Tanzania y estudió en la Universidad de Georgetown en Estados Unidos. En 2013 se convirtió en el primer tanzano en protagonizar la portada de la prestigiosa revista Forbes y en 2015 fue nombrado Persona del Año en África (Forbes). Según este medio especializado, su patrimonio neto ronda los 1.5 mil millones de dólares y es la decimoséptima persona más rica del continente africano.
10-10-2018 | Fuente: abc.es
El FMI prevé una inflación del 10.000.000% en Venezuela para 2019
El colapso de la economía venezolana no ofrece signos de mejoría, según los últimos pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI), que alerta del riesgo de una pérdida del 60% de la riqueza per cápita entre 2013 y 2023, cifra que se asemeja en la historia reciente al empobrecimiento sufrido por la población de países en guerra o inmersos en procesos revolucionarios, mientras que la hiperinflación en el país sudamericano alcanzará el 10.000.000% en 2019. Según los últimos pronósticos del Fondo, recogidos en su informe Perspectivas de la Economía Mundial (WEO por sus siglas en inglés), el PIB de Venezuela registrará este año una contracción del 18%, ampliando a cinco años su caída, tras el retroceso del 14% observada en 2017, mientras que el próximo año la recesión podría ser del 5% como consecuencia del desplome de la producción de petróleo y la inestabilidad política y social. A más largo plazo, el FMI pronostica que el país caribeño continuará en recesión durante todo el horizonte de sus proyecciones, registrando una caída anual del PIB del 1,5% en 2023. De este modo, el mercado laboral venezolano profundizará su deterioro durante los dos próximos años, con una tasa de paro del 34,3% este año y del 38% en 2019, que alcanzará el 45,2% para 2023. En cuanto a los precios, el FMI señala que Venezuela ha realizado una redenominación monetaria al suprimir cinco ceros del 'bolívar fuerte, reemplazado por el bolívar soberano, equivalente a 100.000 bolívares fuertes. «Se espera un rápido empeoramiento de la hiperinflación de Venezuela debido a la financiación monetaria de los enormes déficits fiscales y la pérdida de confianza en la moneda», señala el FMI en su análisis de la situación en el país, cuyos datos han sido excluidos del cálculo global de la región de Latinoamérica para evitar distorsiones. De este modo, la hiperinflación venezolana alcanzará en 2018 el 1.370.000% y se disparará al 10.000.000% el próximo año. Por otro lado, el FMI calcula que la riqueza por habitante de Venezuela ha caído «más de un 35%» entre 2013 y 2017 y pronostica la pérdida de alrededor del 60% del PIB per cápita entre 2013 y 2023, cifra que situaría el empobrecimiento previsto para Venezuela en niveles semejantes al registrado por países en guerra o revoluciones entre 1960 y 2017, incluyendo los casos de Irán entre 1976 y 1981, Irak entre 1999 y 2003, Azerbaiyán entre 1990 y 1995 o Libia entre 2010 y 2011.
10-10-2018 | Fuente: abc.es
Las «Iaqmet al-Had» ?las ejecuciones de la ley de Alá? son un espectáculo público habitual en Riad y en otras ciudades de Arabia Saudí, habitualmente después de la oración del viernes en la mezquita. Las decapitaciones de traficantes de droga y homicidas suelen escenificarse en la plaza del palacio de Masmak, junto al zoco de Dira. En el argot de los medios diplomáticos es conocida como la «plaza de chop-chop» (corte de charcutería en inglés), una broma macabra para un espectáculo seguido con morbo, piedad al menos formal ?al término de la ejecución es tradicional felicitar al verdugo por haber «cumplido las órdenes de Alá»? y ausencia estricta de cámaras. Una nota lacónica en el boletín televisivo de la noche da cuenta de la ejecución. El escándalo producido por la ausencia de respuestas a la desaparición del periodista Khashoggi en Estambul tiene algo de hipócrita. Si el exeditor, exasesor del jefe de la inteligencia saudí y colaborador del «Washington Post» fue asesinado en el interior del consulado saudí ?dejando a un lado los detalles «gore» para sacarle de la legación? el caso es una tropelía mayúscula por parte del régimen de Riad. Pero no tiene sentido el rasgado de vestiduras por parte de la ONU, el Reino Unido, Estados Unidos y menos aún de Turquía, por los métodos presuntamente utilizados, cuando es bien conocida la utilización de la ejecución pública a espada en el país con el que todos quieren hacer negocios y guardar una buena relación diplomática. El desprecio aparente de Riad hacia las formas en el «caso Khashoggi» se puede explicar, en cierto modo, por la costumbre de Riad de no escuchar críticas de los poderosos hacia sus abusos de los derechos humanos, empezando ?como es el caso? con el de la libertad de expresión y el derecho a la vida. Con el pretexto de que hay otros regímenes más antioccidentales en el mundo del islam que el saudí, y que además es preciso asegurar el suministro de petróleo y ¡los puestos de trabajo! acabaremos pensando que es posible vender a Riad misiles tan inteligentes que son capaces de evitar la muerte de civiles en la guerra de Yemen.
09-10-2018 | Fuente: abc.es
El revés de Morales en La Haya pone a Bolivia en estado preelectoral
Evo Morales necesitaba una victoria en La Haya para que su acto dictatorial de presentarse una vez más a la reelección, en las presidenciales del próximo año (a pesar de lo que dice la Constitución y del rechazo a tal posibilidad en un referéndum de hace dos años), fuera aceptado con suavidad por una mayoría de bolivianos. Le hubiera bastado incluso que esa Corte Internacional de Justicia, que el pasado 1 de octubre rechazó la petición de Bolivia, hubiera asumido alguno de los 14 requerimientos incluidos en la demanda que el Gobierno boliviano había presentado contra Chile para reabrir la histórica disputa con ese país por la pérdida de su acceso al Pacífico. Que había una finalidad sustancialmente electoralista en esa demanda, presentada ante la Corte en 2014 y ahora resuelta, lo indica la forma con que el Gobierno de Morales la redactó. La demanda no iba al fondo del problema (no cuestionaba la soberanía que Chile ejerce sobre la franja costera que Bolivia perdió en la Guerra del Pacífico, que tuvo lugar entre 1879 y 1883), ni abordaba la cuestión de modo completo (no incluía a Perú, el tercer litigante en aquella guerra y al que los tratados internacionales le otorgan también voz y voto en este asunto). La demanda únicamente pretendía que la Corte obligara a Chile a sentarse a «negociar» un arreglo pactado, algo que en La Paz pensaron que sería más fácil de aceptar por parte de ese tribunal, dado que Bolivia renunció al mar en el Tratado de Paz y Amistad firmado con Chile en 1904. Electoralmente, a Morales le bastaba que la Corte hubiera trasladado a los chilenos esa «obligación», aunque en realidad el Gobierno de Sebastián Piñera podría haber luego desoído la invitación. Pero la Corte le dijo «no» incluso en eso. Recurso de las dictaduras «A Morales le salió el tiro por la culata», afirma Carlos Sánchez Berzaín, exministro de Bolivia, director ejecutivo del Instituto Interamericano para la Democracia y la voz opositora más destacada en el exilio. «Los bolivianos llevamos en la sangre la reclamación del mar; la pérdida del acceso al Pacífico es algo que todos aprendemos desde niños, es como la leche materna», explica. Por eso, a pesar de que el derecho internacional está básicamente de parte de Chile, «todas las dictaduras en Bolivia han invocado esta cuestión, para contar con el apoyo del pueblo, cuando han tenido problemas para mantenerse, según Sánchez Berzaín. «También Morales, cuando vio que su estrella iba a declinar, que sus socios se dirigían al naufragio [Venezuela, Nicaragua] y que la economía apuntaba a una caída decidió recurrir a este asunto como estrategia para sostener el régimen». Bolivia presentó la demanda en 2014 cuando aún el peso de los países del ALBA, la internacional bolivariana, era fuerte en la región, pues además contaba con la ayuda de la Argentina de Kirchner, el Brasil de Lula-Rousseff y de la multitud de islas caribeñas beneficiadas por el petróleo venezolano. Todo ese «sindicato político», en palabras de Sánchez Berzaín, junto con las simpatías también de países como Rusia, China, Irán y algunas naciones árabes, dieron la impresión de que la demanda de Bolivia era imparable, de forma que el propio Gobierno de Chile llegó a temer una sentencia contraria a sus intereses. El pueblo de Bolivia también creyó que iba a ganar, pues qué institución internacional no va a recomendar que dos países se sienten para dirimir negociadamente sus diferencias. El chasco y el sentido de derrota ha sido grande entre los bolivianos. Plan B: Mesa candidato Todo indica que el Plan B de Morales ha sido utilizar al expresidente Carlos Mesa para «normalizar» su propia candidatura electoral. Hace unas semanas Morales anunció que amnistiaba a los expresidentes Mesa y Tuto Quiroga, a los que él mismo había hecho condenar tiempo atrás, de modo muy cuestionable, por asuntos administrativos. Morales justificó ese perdón por la conveniencia de contar con Mesa y Quiroga en la defensa de los intereses de Bolivia ante La Haya. Mesa acaba de anunciar que se presentará a las elecciones presidenciales del próximo año, dando validez a un proceso que la oposición en bloque podría haber desautorizado si Morales huye hacia adelante y vuelve a ser candidato. Mesa probablemente piensa que dados los crecientes signos de complicación económica y de malestar popular con Morales, podrá ganarle las elecciones al actual presidente. Subestima la capacidad de manipulación de un bolivarianismo empeñado en perpetuarse en el poder. Si ahora no se hace valer la prohibición legal de que Morales vuelva a ser candidato en 2019, ya no habrá razones para impedirlo en 2023. El autor es director del centro de estudios estratégicos Global Affairs de la Universidad de Navarra
07-10-2018 | Fuente: abc.es
«El pueblo soy yo»: así fue el descenso a los infiernos de Venezuela por culpa de Hugo Chávez
El cineasta e historiador Carlos Oteyza ha quitado el velo de mentira que se esfuerza por mantener el gobierno venezonalo en torno a la imagen de Hugo Chávez. Pero no lo ha hecho a través de los cauces habituales, sino mediante una nueva cinta que será estrenada por fin en las salas españolas y en la que lleva a cabo una disección de cómo y por qué este controvertido personaje es el responsable del «hoy venezolano». Se trata de «El pueblo soy yo», un documental cuyo subtítulo: «Venezuela en populismo», Formado en París, Oteyza lleva cuarenta años analizando la vida de su país, Venezuela, donde nació, vive y trabaja, tanto con cine de ficción, con cintas como «El Escándalo» (1987), sobre un caso real de corrupción y espionaje dentro de la industria petrolera nacional, como en una serie de documentales de la que hoy presenta su penúltimo capítulo. De hecho, explica el director, habría que empezar a contar la historia en los años 80. «Entonces había tanto dinero que pensamos que saldríamos del tercer mundo y entraríamos en el primero; esos dinerales, que vuelven locos a los futbolistas -pone como ejemplo- también enloquecen a un país porque sus gentes se creen que son ricos. Y solo fue que tuvimos dinero y lo gastamos, no lo invertimos». Así empieza el documental «El pueblo soy yo. Venezuela en populismo», con imágenes reales inéditas de los años de bonanza, para recorrer después los catorce años del gobierno de Chávez hasta los momentos actuales con su sucesor, Nicolás Maduro, una realidad de basura y escasez que ha expulsado, en una diáspora desconocida hasta ahora, a cerca de tres millones de personas. Apoyado en testimonios de intelectuales e investigadores «de posición crítica pero que no vierten en la película», aclara Oteyza, -de Enrique Krauze a Loris Zanatta, pasando por el biógrafo de Chávez Alberto Barrera Tyszka, o la escritora Ana Rosa Torres- Oteyza no quiere «dar soluciones», ni siquiera analizar políticamente su situación actual. «Es un toque de atención, una provocación a una mirada reflexiva que ayude a entender el proceso que nos ha llevado a esta tragedia que vive Venezuela», apunta. Y alerta de que «cualquier democracia que sufra una crisis económica grave puede devenir en populismo»; hoy, afirma tajante, «el populismo está aquí, en Europa, no sólo en América Latina, acechando. Y esto no cambiará hasta que no aceptemos que hay una crisis de las democracias». Las nuevas realidades, explica, impactan en la gente que «empieza a no sentirse representada y así surgen los líderes carismáticos que saben hablar bien en la tele; en Venezuela -resume-, las consecuencias han sido aterradoras». La diáspora, el desabastecimiento, los sueldos de treinta dólares al mes de las clases medias, el inmovilismo político de Nicolás Maduro, la intervención de los medios de comunicación y la desintegración de las instituciones: esas son las consecuencias del populismo. Autor de la trilogía «El reventón. Una historia del petróleo en Venezuela (1883-1999)», documental en tres partes que se remonta al descubrimiento del petróleo en 1883, Oteyza ya hizo cine sobre los gobiernos del dictador Marcos Pérez Jiménez y de las dos presidencias de Carlos Andrés Pérez (1974-1979 y 1989-1993). Ahora explica en cinco partes las condiciones que permitieron que un golpista saliera de la cárcel para ser presidente de la república; su enamoramiento con el castrismo, cómo se deshizo de las instituciones, o el tremendo desengaño de la gente. Capítulo aparte merece la intervención en este proceso de «algunos españoles que estuvieron en Venezuela cuando el barril del petróleo estaba a 100-110 dólares. Eso duró algunos años, pero esos asesores se volvieron para España sin pensar que esos precios del petróleo no durarían siempre, y todo se vino abajo», explica Oteyza. «Cuando uno ve el país hoy, ve que aquello fue espuma, una burbuja que se escapó; era un momento ideal para dar discursos bonitos. Aquellos españoles pensaron que estaban modelando una nueva forma de gobernar en el siglo XXI», dice en referencia a algunos dirigentes de Podemos, entre ellos, Juan Carlos Monedero, al que no nombra. «Pero el precio del petróleo bajó, las empresas tomadas dejaron de producir y se volteó la tortilla. Lo que parecía un modelo se convirtió en un dolor. Es importante que en España tengan esto claro", advierte, porque "estos líderes tratan siempre de convencer de que todo el problema se basa en la corrupción y eso es una manera de tomar luego la constitucionalidad», como pasó en Venezuela, dice. El documental se estrena el viernes 11 de octubre en las salas españolas.
03-10-2018 | Fuente: abc.es
Zulia, el estado petrolero de Venezuela, está al borde de caer en una emergencia eléctrica
La crisis económica que atraviesa Venezuela se manifiesta con más fuerza en la ciudad de Maracaibo, estado Zulia, un territorio limítrofe con Colombia y rico en petróleo, donde los venezolanos protestaron este lunes desde tempranas horas en las agencias bancarias porque no era posible adquirir dinero en efectivo debido a los cortes de electricidad. Los habitantes denunciaron mediante las redes sociales que muchas familias han tenido que dormir en las calles por las altas temperaturas, sin agua y con presencia de plagas que impiden su descanso. Ana Iriarte, venezolana y madre de dos hijos, denunció a través de twitter su situación actual: «Tenemos una cocina eléctrica y cuando falla la luz prácticamente nos quedamos sin poder cocinar. Se nos ha quedado la comida cruda varias veces.. sin luz pasamos hambre. No tenemos servicio de gas, estamos desesperados». P. Arocha Según el Foro Económico Mundial, Venezuela se destaca por tener la décima peor infraestructura eléctrica. El Comité de Afectados por los Apagones, una asociación civil que monitorea las fallas eléctricas, declaró 3.550 interrupciones del servicio eléctrico en el primer trimestre de 2018, cerca de 44 fallas por día. En 2017, las fallas totalizaron 18.221: 50 por día. Con una inflación diaria de 2,8%, persiste una escasez de dinero en efectivo y los venezolanos se ven forzados a realizar los pagos mediante los puntos de venta que, debido a las interrupciones eléctricas, se encuentran apagados y averiados, continúa el desabastecimiento en los supermercados y farmacias, se dificulta cada vez más el comercio, se alargan las jornadas laborales, incrementa el caos en el tráfico por la inactividad de los semáforos y es básicamente imposible adquirir agua potable. Amenaza para el resto del país Se han registrado protestas en toda la región ante el caos eléctrico que parece no tener solución a corto plazo tras ocho meses de apagones. Leonardo Fernández, concejal de la ciudad de Maracaibo, propuso declarar «emergencia eléctrica» al estado Zulia tras asegurar que los ciudadanos duermen en los techos de sus casas buscando un mejor ambiente para resistir las 120 horas sin ningún tipo de servicio eléctrico. «La situación de nuestro estado es inaceptable, el sufrimiento de los zulianos parece que no le importa al presidente, quien con su incapacidad ha agudizado esta crisis. El alcalde de Maracaibo no dice nada y el Gobierno ha traicionado hasta su propia palabra». Muchos ciudadanos indicaron en las protestas de esta semana que la situación se consideraba como una grave violación a los derechos humanos, por las altas temperaturas que presenta la entidad todo el año. Es alarmante como un estado con cuencas lacustres que abarcan una de las más grandes reservas de petróleo y gas del continente americano puede pasar hasta alrededor de 36 horas continuas sin electricidad. La industria eléctrica de Venezuela fue durante muchos años un gran ejemplo para todo el resto de América Latina. No fue hasta el día 30 de diciembre de 2011 cuando Chávez ordenó la reorganización del sector eléctrico para concentrarlo en una sola compañía llamada Corpoelec «Corporación Eléctrica Nacional» encargada de la generación, transmisión, distribución y comercialización del servicio eléctrico que ha provocado en estos últimos ocho años un colapso desbordante a nivel nacional. La gestión llevada a cabo por funcionarios sin ningún tipo de preparación técnica, como el ministro Luis Alfredo Motta, ha producido un malestar entre los trabajadores de nivel profesional, medio y de alta jerarquía que ha sido corrosivo en todos los niveles de esta nueva empresa burocratizada y centralista. El Dr. Lombardi Boscán, director del Centro de Estudios Históricos de la Universidad del Zulia, explica a ABC que la crisis eléctrica ha convertido la zona en un atroz desierto material: «Es necesario mencionar el colapso del sistema eléctrico nacional bajo Corpoelec y la actual administración bolivariana en los últimos 10 años. Lo irónico de esta situación es que Maracaibo, que dio inicio a la electricidad en Venezuela, será la primera ciudad en regresar a los tiempos post coloniales, donde el embrión de la modernidad apenas se estaba gestando y utilizábamos las velas para alumbrarnos». En un acto oficial en Caracas, antes de viajar a China, Maduro declaró una «guerra eléctrica»: «Tenemos identificadas a una élite que estuvo al frente de Enelven y he ordenado en el plan contra las mafias que los busquen y les pongan los ganchos y vayan presos los que dirigen la guerra, sin contemplaciones». El colapso en el sistema eléctrico sigue sin aliviarse y Zulia padece las graves consecuencias que amenaza con extenderse hacia otras regiones del país. A pesar del desabastecimiento y la incertidumbre ante esta situación, el jefe del Estado venezolano ha solicitado a la Fuerza Armada Nacional un plan especial contra el sabotaje y la supuesta guerra al sistema eléctrico.
1
...