Infortelecom

Noticias de periodistas

17-11-2019 | Fuente: abc.es
¿A quién le duele otro libro contra Trump?
Detenerse en la sección de política de cualquier librería estadounidense es como meterse en un caleidoscopio «trumpiano»: el rostro del presidente de EE.UU. lo llena todo, mirando desde la portada de las decenas de libros que le han dedicado desde su ascenso al poder en 2016. Este martes desembarca uno nuevo, quizá el más esperado de este otoño: «A Warning» (algo así como «Una advertencia»), otro relato más sobre una Casa Blanca caótica y un presidente desatado y peligroso. La particularidad es que su autor es un infiltrado, un alto cargo anónimo que conoce la gravedad de la situación y justifica la publicación de las interioridades de la Casa Blanca para evitar la reelección de Trump el año que viene, lo que sería, en su opinión, desastroso para EE.UU. El éxito editorial está garantizado. Desde que se anunció su publicación hace más de tres semanas, «A Warning» está en el «top diez» de los libros más vendidos en Amazon gracias a los pedidos anticipados. Según la editorial, Hachette, se han vendido ya más de cien mil copias, y planean imprimir al menos medio millón para responder a la demanda. Lo que no está tan claro es qué impacto puede tener el nuevo relato en una opinión pública que ha perdido la capacidad de sorpresa sobre Trump, ahogada en el sitio mediático al presidente, abrumada por filtraciones constantes, tanto en prensa como en el sector editorial. ¿Cambia algo otro libro sobre Trump? Más allá de los bolsillos de los autores y los editores, es difícil saberlo. Nikki Haley: un libro para ascender hacia la Casa Blanca Dentro del género literario de los libros sobre Donald Trump, hay un subgénero -minoritario- en el que las obras van a favor del presidente de EE.UU. «Let Trump Be Trump», de Corey Lewandowski -que fue su director de campaña-; «Trump?s America», de Newt Gingrich; o «Liars, Leakers and Liberals», de Jeanine Pirro, son ejemplos de ello. La novedad editorial más interesante de los últimos días en este ámbito es el libro de Nikki Haley, la que fuera gobernadora de Carolina del Sur y embajadora ante la ONU de la Administración Trump. Haley se está demostrando como una estratega política de gran habilidad: dejó el Gobierno de Trump en buenos términos con el multimillonario neoyorquino, no ha dicho una palabra en su contra y se ha llegado a rumorear que podría sustituir a Mike Pence como candidata a vicepresidenta en la reelección de Trump. Su mira, sin embargo, parece más puesta en las elecciones de 2024, cuando Trump haya cumplido sus dos mandatos. Una forma de apuntalar sus posibilidades para la presidencia y congraciarse con el electorado «trumpista» ha sido su libro, en el que no descarga contra Trump, sino contra sus «traidores». En él, revela que Rex Tillerson y John Kelly -secretario de Estado y jefe de Gabinete- trataron de reclutarla en los esfuerzos internos contra Trump. El origen de «A Warning» tiene fecha exacta: el 5 de septiembre del año pasado. Aquella mañana, «The New York Times» publicó una columna de opinión poco habitual: su autoría era anónima. Llevaba el atractivo título de «Yo soy parte de la resistencia dentro de la Administración Trump». En ella, el autor se definía como un alto cargo del Gobierno de EE.UU. dedicado, junto a otros, a evitar o controlar «los peores instintos» de Trump desde dentro. La columna corroboraba la existencia de los llamados «adultos en la sala», el grupo de miembros de la Administración que buscan meter a Trump en cintura y evitar crisis internas o internacionales. Sobre todo después de que algunos de estos adultos, meses después de la publicación del anónimo, dejaran el Gobierno quemados en el volcán «trumpiano». Rex Tillerson, su primer secretario de Estado, contó cómo no cumplía órdenes de Trump que le parecían que atentaban contra la ley. El director legal de la Casa Blanca, Don McGahn, rechazó las instrucciones de despedir a Robert Mueller, el investigador especial de la «trama rusa». Y Gary Cohn, el principal asesor económico del presidente, le llegó a robar acuerdos comerciales de la mesa de su despacho para que no los firmara. Fe ciega en el presidente Ahora, el anónimo regresa con este libro, que es una versión ampliada de aquella columna. Y esa es una de las críticas que estos días se hace del libro: no cuenta nada demasiado nuevo (lo cual es todavía más flagrante para un anónimo, que se supone que utiliza esa condición para contarlo todo). El autor insiste en el retrato de un presidente «sin principios», «insensato», intempestivo, sin capacidad de atención, «intelectualmente vago», inclinado a la misoginia y a las conspiraciones, abusón con sus subordinados y que entiende cualquier crítica como una traición. Hay revelaciones adicionales en el libro -la supuesta intención de Trump de prescindir del vicepresidente, Mike Pence, para la reelección; el plan de un grupo de altos cargos de dimitir conjuntamente, una «masacre de medianoche» que nunca se produjo; la promesa del presidente a sus subalternos de darles el perdón presidencial si hacían algo ilegal por él; o su propuesta de enviar a inmigrantes ilegales a Guantánamo-, pero en el fondo no cambia el relato de otros libros y se centra en descripciones creativas de un presidente desquiciado: trabajar para Trump es como «llegar al hogar de ancianos por la mañana y ver a tu tío viejo corriendo sin pantalones por el patio y maldiciendo la comida de la cafetería, mientras los asistentes tratan de atraparlo». Es el mismo tono de la mayoría del género literario «trumpiano»: el de «Fuego y furia», el libro de Michael Wolff publicado a principios de 2018 que detallaba las intimidades de la Casa Blanca. O de «Miedo», del célebre Bob Woodward, uno de los periodistas clave en la investigación del caso «Watergate»; o el «Unhinged» de Omarosa Manigault, la que fuera su colaboradora (y, antes, concursante de su programa de telerrealidad); o de «Trumpocracy», del conservador David Frum. O de tantos otros La presidencia de Trump está envuelta en el escándalo desde antes de llegar a la Casa Blanca y los medios lo han utilizado en su favor. El presidente monopoliza el ciclo informativo y algo similar ha ocurrido en los libros. Se suceden las filtraciones explosivas, los exabruptos de Trump cacareados por los medios, las crisis y los abusos de poder del presidente. Lo que no cambia apenas es la posición de Trump ante el electorado. El presidente tiene un índice de aprobación que oscila por encima del 40% y apenas ha cambiado en meses. «A Warning» soliviantará todavía más al votante «anti Trump» y será despreciado por el fan del presidente. Si el éxito del libro está en cambiar la percepción de los votantes sobre Trump, apunta a fracaso.
16-11-2019 | Fuente: abc.es
Bolivia vive la jornada más fuerte desde el estallido de las protestas
Bolivia vivió este viernes la jornada más dura desde que se registran las protestas tras las elecciones del 20 de octubre, con fuertes enfrentamientos en la región de Cochabamba con un saldo de 5 muertos y 29 heridos, en medio de importantes anuncios sobre política exterior. En 26 días de manifestaciones, la situación en Bolivia se ha ido agudizando tras las elecciones en las que Evo Morales fue reelegido para un cuarto mandato consecutivo, entre denuncias de fraude que luego fueron corroboradas por un informe de la Organización de Estados Americanos, que pidió repetir esos comicios. Morales renunció a la Presidencia el pasado domingo y al día siguiente viajó a México en condición de asilado, no sin antes pedir a sus bases condenar lo que él considera un «golpe de Estado», que «se consumó» luego de que Jeanine Áñez asumiera la Presidencia interina de Bolivia. Áñez le advirtió este viernes a Morales que tiene cuentas pendientes con la Justicia si regresa a Bolivia, por un supuesto delito electoral y presuntos casos de corrupción de su Gobierno. Campo de guerra Como si se tratara de un campo de batalla, así fue el duro enfrentamiento entre grupos cocaleros del trópico de Cochabamba que por segundo día intentaron entrar en la ciudad, donde la Policía y el ejército tienen bloqueada la entrada para evitar su llegada. El representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Nelson Cox, dijo a Efe que «penosamente tenemos cinco (muertos) en Sacaba», por heridas de bala. Desde el domingo ha habido «una escalada de intervenciones de las fuerzas conjuntas, policiales y de las Fuerzas Armadas que han tenido de forma desproporcional sus intervenciones», concluyó. La Policía Boliviana informó que sus agentes «fueron atacados con armamento letal y armas de fuego improvisadas en el puente Huayllani», entre las ciudades de Cochabamba y Sacaba. La nueva gobernadora del Departamento de Cochabamba, Esther Soria, señaló que se va a conformar una comisión integrada por la Iglesia Católica, la Defensoría del Pueblo y demás autoridades para instalar un diálogo con las partes en conflicto e hizo un llamado urgente a la pacificación. Evo Morales, que desde México se encuentra muy activo en sus redes sociales, condenó la represión contra los grupos cocaleros y llamó a las Fuerzas Armadas y a la Policía Boliviana a «que paren la masacre». Continúan los disturbios Miles de personas provenientes de varias provincias del departamento boliviano de La Paz marcharon nuevamente en las ciudades de La Paz y El Alto y se registraron incidentes con la Policía y el ejército que usaron gases lacrimógenos. A diario estos grupos intentan llegar a la plaza Murillo, donde queda el Palacio Quemado, antigua sede del Gobierno que la presidenta interina retomó, pues Evo Morales ejercía la Presidencia desde otro edificio contiguo en La Paz. Las Fuerzas Armadas dan apoyo a la Policía, que se vio desbordada para poder enfrentar el vandalismo y los disturbios, que en ciudades como La Paz y El Alto ha llevado a sus pobladores a «blindar» sus casas, comercios y edificios con laminas de madera y cartón. Rupturas con socios históricos En materia de política exterior, el Gobierno interino tomó fuertes decisiones que en principio rompen los lazos históricos que formó Evo Morales en sus casi 14 años de Gobierno. Bolivia rompe relaciones con el Gobierno del mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, abandona la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), de la que Morales era uno de sus líderes, e inicia los trámites para retirarse de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). La canciller interina de Bolivia, Karen Longaric, confirmó estos anuncios al señalar que «las embajadas no van a ser un punto de operación política» desde este momento. Grupos armados La presidenta interina denunció la presencia de grupos «subversivos armados» conformados por extranjeros y bolivianos con la intención de provocar daños en dependencias públicas y bloquear provisiones a las principales ciudades del país. Áñez señaló que las últimas protestas se han convertido en un «mecanismo de asfixia» para que en ciudades como La Paz comience la escasez de combustibles y de algunos alimentos, con «agresiones físicas» en dependencias estratégicas. Además, el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, presentó a nueve venezolanos acusados de «sedición» por su presencia en las manifestaciones que supuestamente defendían a Morales, quienes portaban insignias e identificaciones de la Policía de Venezuela y el PSUV, el partido de Nicolás Maduro. La canciller interina confirmó también que tuvo una conversación con su homólogo de Cuba, Bruno Rodríguez, quien le señaló que retirarán del país a 725 cubanos, ante las acusaciones de que sus ciudadanos estarían vinculados con las protestas y le pidió pruebas. Finalmente, las asociaciones de Periodistas en Bolivia rechazaron la advertencia de la ministra interina de Comunicación, Roxana Lizárraga, de procesar a «pseudoperiodistas» que alienten la sedición y también condenaron que el argentino Rolando Graña haya usado el gentilicio «boliviano» como insulto.
16-11-2019 | Fuente: abc.es
Fuerzas de seguridad de Venezuela irrumpen en la sede del partido de Guaidó
Un grupo de agentes de la fuerza pública venezolana irrumpió este viernes en Caracas en la sede de Voluntad Popular (VP), partido del presidente del Parlamento y líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por casi 60 países. Los agentes, encapuchados y con armas largas, entraron en las oficinas de VP y pidieron a los presentes entregar sus teléfonos móviles y tirarse al suelo, según se observa en un vídeo difundido por el partido, y abandonaron el lugar unos 40 minutos después sin identificarse. El dirigente Roland Carreño dijo a periodistas que los supuestos funcionarios robaron ordenadores, teléfonos móviles, documentos de identidad y una cantidad de dinero indeterminada por ahora. Otro de los activistas de VP, que estuvo detenido en el lugar, denunció que los encapuchados los «golpearon». Antes, el subsecretario del Parlamento venezolano, Roberto Campos, informó de que los agentes pertenecen a la Fuerza de Acciones Especiales (FAES), una división de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) acusada por Naciones Unidas de violar derechos humanos de manera sistemática. Cerca de 30 personas, colaboradores y militantes del partido, se encontraban en el lugar ultimando detalles de la manifestación de este sábado, cuando Guaidó ha convocado a una gran protesta contra el Gobierno de Nicolás Maduro, al que considera ilegítimo. Juan Guaidó desde Voluntad Popular ?Este allanamiento lo que refleja es el miedo de la dictadura? pic.twitter.com/mrAdhQUnci? Oliver Fernández (@oliverandresfz) November 15, 2019 Guaidó acudió al sitio y aseguró que este tipo de actos fortalece las razones para participar mañana, cuando también el chavismo gobernante ha convocado a movilizaciones «en defensa de la revolución».
15-11-2019 | Fuente: elpais.com
Evacuados varios periodistas argentinos de Bolivia tras ser agredidos y amenazados
Los reporteros tuvieron que refugiarse en la Embajada del país sudamericano en La Paz, después de que un grupo de manifestantes los persiguiera hasta sus hoteles
15-11-2019 | Fuente: abc.es
El Gobierno interino de Bolivia y el partido de Evo Morales tratan de rebajar la tensión
El Gobierno provisinoal de Jeanine Áñez y los partidarios de Evo Morales han establecido un primer contacto para tratar de rebajar la tensión en el país andino tras la renuncia del mandatario por el fraude electoral de octubre y avanzar hacia unos nuevos comicios. «Vivimos un momento de convulsión social en el que tenemos que extremar absolutamente todos los esfuerzos para tratar de disminuir ese riesgo de que los ciudadanos bolivianos sean heridos o pierdan la vida», aseguró el nuevo ministro de Presidencia, Jerjes Justiniano Atalá, en declaraciones recogidas por el diario local «La Razón». Las horas previas a este acercamiento entre las partes estuvieron cargadas de agitación. Después de que el miércoles reapareciera la anterior presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, y la Policía le impidiera el paso a la sede del parlamento, el partido de Morales eligió ayer de madrugada un nuevo presidente para la Cámara de Diputados de Bolivia, Sergio Choque, con la oposición ausente. La presidencia del Senado y la del Congreso están en la línea de sucesión constitucional en caso de ausencia del presidente del país. Jeanine Áñez, que era vicepresidenta del Senado, se proclamó esta semana jefa de Estado provisional pese a que la Asamblea Legislativa no contaba con quorum, dada la ausencia de los seguidores de Morales. Mientras, el ministro de Exteriores de Evo Morales, Diego Pary, se encontraba de «visita» en Nicaragua, desde donde aseguró que no renuncia a ejercer ese cargo y que seguirá representando a Bolivia en el exterior, a pesar de que Jeanine Áñez ha nombrado ya una nueva canciller, Karen Longaric, entre otros miembros del Gobierno. La tensión seguía ayer también en las calles. Una multitud de personas, muchas de ellas ataviada con vestimentas tradicionales y ondeando la wiphala ?bandera indígena? afluyó hasta las inmediaciones del Palacio presidencial al grito de «¡Áñez golpista, el pueblo no te quiere!» y «¡Áñez, racista, queremos tu renuncia!». Poco antes, la presidenta interina había asegurado que ni Evo Morales ni su vicepresidente, Álvaro García Linera, podrán presentarse a las próximas elecciones presidenciales, que pretende que se convoquen lo antes posible. «Decirle al MAS (Movimiento Al Socialismo) que tienen todo el derecho a participar en las elecciones (y) que vayan buscando candidato (..): Evo y Álvaro no están habilitados para un cuarto mandato», recalcó en una comparecencia. El expresidente Carlos Mesa, candidato opositor en los comicios del 20 de octubre, expresó ayer jueves su respaldo a la mandataria interina, y aclaró que su alianza Comunidad Ciudadana no participará en el actual «Gobierno constitucional», con la intención de poder acudir al próximo proceso electoral, informa Efe. Emisario de Guterres Ante la creciente tensión reinante, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha decidido enviar a un emisario personal a Bolivia con el fin de apoyar la búsqueda de una «solución pacífica» a la crisis, desatada a raíz del fraude en las elecciones del 20 de octubre y agudizada tras la dimisión de Morales el pasado domingo. Mientras, Jeanine Áñez recibió un tibio reconocimiento de Rusia. Aunque con reticencias, ya que el Kremlin considera que Evo Morales fue desalojado del poder a causa de un «golpe de Estado», Moscú ha tomado no obstante la decisión de reconocer a Jeanine Áñez como presidenta en funciones de Bolivia hasta la celebración de unas nuevas elecciones. Así lo anunció ayer el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, desde la cumbre de los BRICS en Brasilia. Pese a estas declaraciones, el presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró ayer que Bolivia está al borde del caos y que había un vacío de poder tras la renuncia a la Presidencia de Evo Morales. En declaraciones a los periodistas durante la cumbre de los BRICS en Brasilia, señaló que quiequiera que acceda al poder en el país andino seguirá cooperando con Moscú.
14-11-2019 | Fuente: elpais.com
Preocupantes niveles de plomo en el agua de un tercio de los hogares canadienses
Un informe realizado por universidades y periodistas en 11 ciudades revela cantidades del metal pesado superiores a las recomendadas
14-11-2019 | Fuente: as.com
El debate Vinicius-Rodrygo se instala en la 'canarinha'
Varios periodistas brasileños opinan sobre el futuro tanto en el Madrid como en la selección brasileña de las dos jóvenes estrellas del conjunto madridista.
13-11-2019 | Fuente: elpais.com
Anticorrupción pide la imputación de Francisco González, expresidente de BBVA, por los pagos a Villarejo
El exdirectivo afirma ?su plena disposición a colaborar con la Justicia" que le investiga por el supuesto espionaje a políticos, empresarios y periodistas
13-11-2019 | Fuente: abc.es
Comienza formalmente el «impeachment» que amenaza la presidencia de Trump
Por primera vez en dos décadas, una comisión del Capitolio ha abierto sus puertas y ha iniciado formalmente las vistas para la destitución del presidente de Estados Unidos. Es un momento de crucial importancia para la política estadounidense, a apenas un año de las próximas elecciones. Donald Trump, que teme el daño que estas vistas orales, retransmitidas por televisión, puedan hacerle en su intento de reelección, ha denunciado ser víctima de «una caza de brujas» y ha instado a los republicanos presentes en la comisión a que le defiendan. Washington, una ciudad ya de por sí cautiva de la actualidad política, vive hoy completamente pendiente del «impeachment». Las cadenas de televisión y diarios en internet retransmiten en directo la llegada al Capitolio y a la comisión mixta del primer testigo, el embajador en funciones en Ucrania, William Taylor, que denunciará irregularidades en las relaciones entre Trump y su homólogo ucraniano, Volodimir Zelensky. Los bares y pubs de la capital estadounidense han adelantado su apertura a antes de las 10.00 (16.00 en la España peninsular) para poder servir a aquellos clientes que quieran ver en grandes pantallas de televisión los primeros interrogatorios de este momento histórico que sólo se ha vivido retransmitido en directo en el caso del Watergate, en 1973, y en el de Bill Clinton, en 1998. Son bares como Union Pub, a una manzana del Capitolio, que ha abierto a las 09.50, retransmite en directo el «impeachment» en sus pantallas y ofrece cócteles con descuento con nombres relacionados con esta investigación como «Impeachment Please» o «I Got 99 Problems But Impeachment Ain't One» [«Impeachment por favor» y «Tengo 99 problemas pero el impeachment no es uno de ellos»]. La cola de periodistas y curiosos para entrar en el Capitolio y la sala donde se celebra la vista oral comenzó al alba y muchos de los asistentes han tenido que quedarse bien en los pasillos o bien fuera del recinto, obligados a ver el interrogatorio de Taylor y del subsecretario de Estado para Europa y Eurasia, George Kent, en los bares que precisamente han abierto temprano para esta histórica jornada. Este es, sin embargo, el primer «impeachment» en que el presidente puede responder en tiempo real por medio de sus redes sociales, criticando tanto a los demócratas como a los testigos, a los que, a pesar de que son funcionarios o militares, ha calificado de «Never-Trumpers», miembros del movimiento de boicot interno a la actual presidencia. De hecho, antes incluso de que comenzara la vista, el presidente ya ha dicho en su perfil de Twitter (66 millones de seguidores): «El circo ha llegado a la ciudad». El presidente recibe hoy a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, y dará una conferencia de prensa con él a las 15.30 (21.30 en la España peninsular). Los demócratas y los republicanos cuentan con dos abogados que harán la mayor parte del interrogatorio, durante 45 minutos. Después los diputados de ambos partidos tienen otro turno de preguntas de cinco minutos cada uno, hasta sumar otros 45. Los demócratas sospechan que Trump interrumpió el envío de ayudas por valor de 400 millones de dólares (370 millones de euros) a Ucrania hasta que el presidente de ese país, Zelensky, dijera que investigaría unos negocios del hijo del demócrata Joe Biden y unos supuestos delitos de injerencia electoral de Hillary Clinton en 2016. Biden lidera, de momento, las encuestas sobre primarias demócratas de cara a las elecciones de 2020. Esta investigación la propició una queja anónima de un agente de la CIA que hasta hace unos meses trabajaba en la Casa Blanca y supo de una llamada entre Trump y Zelensky el 25 de julio. Trump hizo pública una transcripción editada de la llamada y ha anunciado que esta semana revelará otra anterior, mantenida en abril. «Fueron conversaciones muy bonitas, perfectas», ha dicho el presidente, que se considera víctima de una «caza de brujas».
12-11-2019 | Fuente: as.com
¿Qué le parece a la prensa la camiseta de la Selección para la Eurocopa 2020?
La Selección presentó la nueva camiseta que lucirá España en la Eurocopa 2020. Hablamos con los periodistas para ver qué les parece.
1
...