Infortelecom

Noticias de peninsula arabiga

27-09-2018 | Fuente: abc.es
Tres cuartas partes de la población de Yemen necesitan asistencia humanitaria o protección debido a la guerra
Tres años y seis meses de guerra, y una situación calificada por Naciones Unidas como «la peor crisis humanitaria del mundo». Este es el estado en el que se encuentra Yemen. Su población es de 29.141.245 habitantes, de los cuales «más de 22 millones necesitan asistencia humanitaria o protección», denunció en mayo Mark Lowcock, subsecretario general de asuntos humanitarios y coordinador de emergencia de Naciones Unidas. Este país de la Península Arábiga tiene el porcentaje más alto de personas que padecen una dieta alimentaria insuficiente o prevalencia de subalimentación, así queda reflejado en el mapa elaborado con los datos del informe que presentó este mes la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). En él se indica que el 34,4% de la población yemení sufrió entre 2015 y 2017 «carencia crónica de alimentos», siendo nueve millones y medio de personas las afectadas por una subalimentación agravada por la guerra, la climatología y las dificultades para la entrada de ayuda humanitaria. Sobre esto último avisó la organización no gubernamental, Save The Children: «El 64,5% de la población no sabe de dónde vendrá su próxima comida», Yemen está ante una «hambruna devastadora» que pondría «en riesgo» a más de 5,2 millones de menores, un millón más de niños corren este peligro por los ataques sobre Al Hudeida, informó la organización. Asedio sobre Al Hudeida La ciudad de Al Hudeida es vital para la población, ya que cuenta con uno de los puertos clave para la entrada de ayuda humanitaria. Sin embargo, al comenzar en junio una ofensiva de la Coalición Árabe sobre la ciudad, Naciones Unidas advirtió de la posibilidad de que se produjera una hambruna. Según la ONU, a través de los puertos de Al Hudeida y Saleef, entra «el 70% de toda la asistencia humanitaria y casi todas las reservas comerciales de alimentos para el norte de Yemen». Pero ambos enclaves están controlados por los hutíes, milicia tribal enfrentada a las fuerzas progubernamentales que respalda la Coalición: «Lo que está ocurriendo en Yemen no es nuevo, el bloqueo como arma de guerra, al final lo que están buscando los saudíes y sus aliados es que se produzca una especie de levantamiento interno contra los propios hutíes y para ello lo que hacen es presionar así a la población local », explica Mikel Ayestaran, corresponsal de ABC en Jerusalén. Después de una convocatoria de paz fallida y una tregua de 11 semanas, el pasado 17 de septiembre las tropas leales al presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, volvieron a lanzar una operación militar sobre la ciudad portuaria de Al Hudeida, lo que hizo saltar las alarmas: «Cientos de miles de vidas penden de un hilo en la ciudad. La situación se ha deteriorado dramáticamente en los últimos días», dijo la coordinadora humanitaria de la ONU en Yemen, Lise Grande, «las familias están absolutamente aterrorizadas por los bombardeos y los ataques aéreos». Miembros de la coalición liderada por los saudíes en Yemen, se reúnen a las afueras de la ciudad de Al Hudeida - Najeeb Almahboobi (EFE) Las ofensivas sobre esta ciudad llevadas a cabo por la Coalición que lidera Arabia Saudí, «han golpeado casas, granjas, ganado, negocios, caminos, instalaciones de agua y un molino de harina», informó Naciones Unidas, que se muestra «especialmente preocupada» por la fábrica de Red Sea que conserva alimentos y agua «suficientes» para abastecer a «3,5 millones de personas durante un mes. Si las fábricas son dañadas el costo humano será incalculable». Pero la población yemení ya se enfrenta a la imposibilidad de acceder a productos de primera necesidad debido a la pérdida del poder adquisitivo dentro de un país económicamente destrozado. «Aunque hay suministros de comida en el mercado por ahora, las familias son incapaces de pagar incluso las cosas más básicas, como pan, leche o huevos», dice Save the Children en un comunicado. Desde que comenzó la guerra en 2015 los precios de los alimentos básicos, el gas y la gasolina han aumentado un 68%. Un incremento que fue acompañado, en el mismo periodo, de la depreciación del 180% del rial yemení. Epidemias e «incapacidad» de la ONU A la guerra que asola el país hay que sumar la extrema climatología que «amenaza con menoscabar y revertir los avances realizados en la erradicación del hambre y la malnutrición», apunta el informe de la FAO. Las temporadas de lluvias y los periodos secos del Yemen afectan a la producción de alimentos y hacen peligrar la vida de millones de personas. En los dos últimos meses de este año todas las gobernaciones de la república, excepto Abyan y Al Mahrah , se encuentran en crisis alimentaria , situación caracterizada por «altos niveles de desnutrición» donde «apenas se pueden satisfacer necesidades alimentarias mínimas», según explica la ONU en su Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases. Las previsiones son poco alentadoras. La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional estima que ocho de las 21 gobernaciones entren en la fase de emergencia a partir de octubre de 2018, con unos «niveles muy elevados de desnutrición aguda y mortalidad excesiva». Evolución de la severidad de la seguridad alimentaria, de agosto de 2018 a enero de 2019 - Belén García-Pozuelo Las lluvias hacen que «los brotes de enfermedades transmitidas por el agua sean más probables» y la rápida propagación de afecciones, como el cólera, se ven favorecidas por la carencia de agua potable, un bien que depende de infraestructuras y sistemas de saneamiento que en Yemen están «destrozados» por la guerra. Este año la ola de cólera que comenzó en abril dejó 2.119 muertes y 745.205 «casos sospechosos», según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, miles de yemeníes afectados no pueden recibir la ayuda necesaria para combatir la enfermedad. Antes de que comenzara la ofensiva sobre Al Hudeida, hubo sucesivos bloqueos sobre la ciudad y la prohibición de suministros para afrontar al calificado por UNICEF como «el peor brote de cólera del mundo», estaba vigente. «Los suministros humanitarios clave, incluyendo los a rtículos necesarios para abordar el brote de cólera, permanecen en la lista prohibida de importaciones», denunció en mayo el director general para Oriente Medio de Naciones Unidas, Geert Cappelaere. El pasado año la ONU documentó en Al Hudeida 44 «incidentes de denegación de acceso humanitario» de una forma «que contradice los principios humanitarios», en palabras del coordinador de emergencia de la ONU, Mark Lowcock. Un niño yemení está rodeado de residuos y desechos, entorno de alto riesgo para el cólera - Yahya Arhab (EFE) El derecho internacional humanitario está regulado por Naciones Unidas mediante diferentes Resoluciones en las que se pide la garantía del suministro de asistencia, incluida la médica, pero «a nivel práctico se necesita que alguien sea capaz de implementar este tipo de decisiones porque la ONU no puede, no tiene capacidad», explica Mikel Ayestaran. Mediante el Mecanismo de Verificación e Inspección de las Naciones Unidas para Yemen (UNVIM), l a ONU inspecciona los artículos comerciales y la ayuda humanitaria que llegan a las ciudades portuarias de Al Hudeida y Saleef para evitar la entrada de armas. También informa a la Coalición liderada por los saudíes sobre las «ubicaciones [?] y movimientos humanitarios con el objetivo de garantizar las actividades humanitarias», pero a pesar de las resoluciones, controles y comunicaciones, se producen bloqueos totales o parciales que impiden y peligran la entrada de ayuda humanitaria. ¿Cuál es el motivo? «Naciones Unidas no tiene fuerza ni en Yemen, ni en Palestina ni en Siria [?] en el mundo ideal debería ser capaz de implementar sus resoluciones, en el mundo real lamentablemente no porque no hay voluntad política», responde Mikel Ayestaran. «No son un objetivo» Los niños y civiles, sus infraestructuras y hospitales «no son un objetivo». Este es el llamamiento de organizaciones médicas y humanitarias que trabajan en el terreno, como Médicos Sin Fronteras o Cruz Roja y Media Luna Roja. «Hoy en día la totalidad de los niños en Yemen se enfrentan a graves necesidades humanitarias» y 66.000 mueren anualmente por «enfermedades prevenibles», señalan desde Naciones Unidas. Ante estas tragedias los pequeños son los más vulnerables. Cuando empezó la guerra en 2015 la desnutrición aguda grave afectaba a 200.000 menores, desde entonces los casos se han «duplicado», apuntan los líderes humanitarios. La subalimentación hace que los pequeños yemeníes sufran retraso en el crecimiento y emaciación, un adelgazamiento patológico que provoca una disminución excesiva del peso corporal respecto a la estatura. Yemen es el país de Asia Occidental con el mayor número de niños afectados por ambos problemas. El 46,5% de los menores de cinco años padecen retraso en el crecimiento, el 16,3% emaciación, según datos de 2017 del último informe de la FAO. Asimismo, desde que empezó la contienda hasta agosto de 2018, más de 2.400 niños murieron y 3.600 quedaron mutilados o fueron heridos, reflejan los datos de UNICEF. El paisaje ha cambiado. Lo que antes eran colegios ahora se utilizan con fines militares o son centros de acogida de personas desplazadas. Otros han quedado reducidos a escombros. Naciones Unidas pudo verificar que 2.500 escuelas «ya no sirven como centros educativos» y, «en comparación con hace tres años, medio millón más de niños no pueden ir a la escuela [?] dejándolos más expuestos a riesgos de reclutamiento por grupos armados y otras violaciones de sus derechos». Detrás de parte de las muertes y del drama de los reclutamientos se esconden falsas promesas. Menores engañados, atraídos por unas palabras que prometen mejoras económicas o del estatus social. 2.318 niños fueron reclutados, todos ellos varones, entre el 26 de marzo y el 31 de diciembre de 2017, según constató la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH). Un número que podría ser «mucho más elevado» porque «la mayoría de familias no quieren hablar del reclutamiento de sus hijos por miedo a las represalias», advirtió Ravina Shamdasani, portavoz de la OACDH. «Cuando las bombas caen sobre las calles de la ciudad cuando la electricidad, el agua, los sistemas de salud son destruidos cuando las importaciones son bloqueadas, un país es puesto de rodillas», escribe Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de Cruz Roja: «Esto es Yemen hoy».
24-07-2018 | Fuente: abc.es
Dos tercios de los migrantes muertos en 2018 en el mundo se ahogaron en el Mediterráneo
Desde enero de 2014, han muerto y desaparecido 28.052 personas mientras intentaban alcanzar otros países a través de las principales rutas migratorias del mundo. Según los datos de Missing Migrants Project (Proyecto de Migrantes Desaparecidos) de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), los años 2015 y 2016 fueron los más trágicos. Aunque desde 2017 se ha producido un significativo descenso del flujo migratorio en la ruta del Mediterráneo, esta continúa siendo la ruta donde se producen más muertes y desapariciones. La ruta del Mediterráneo además de ser la más transcurrida, es la que presenta unas cifras más elevadas de muertes en comparación con las del resto del mundo. A través de ella discurren diferentes travesías que cruzan la zona central del Mediterráneo (Italia), la parte oriental (Grecia y Chipre) y la occidental (España). Únicamente teniendo en cuenta el registro de llegadas de migrantes referentes a estos cuatro países, se puede afirmar que el Mediterráneo es la ruta que presenta un mayor flujo migratorio. La ruta que realizaron estas personas corresponde a la del Mediterráneo Central. Tiene su origen en el Cuerno de África, Túnez o Libia, y los destinos principales son las costas de Sicilia, la isla de Lampedusa o Malta. De las tres travesías del Mediterráneo esta es donde un mayor número de migrantes perdieron la vida, según datos de Missing Migrants Project. Desde 2014 hasta el 19 de julio de 2018 se tiene constancia de 14.630 muertes, de las cuales 4.581 corresponden a 2016. Con unas cifras menores se encuentra la ruta del Mediterráneo Oriental, donde en el mismo periodo de tiempo murieron 1.477 personas, siendo 2015 el año más mortífero. Los migrantes que viajan por esta travesía, entre Turquía y Grecia, suelen ser refugiados que huyen de la guerra de Siria. El Estrecho de Gibraltar es un enclave principal en la ruta del Mediterráneo Occidental. Los migrantes que hacen esta travesía marítima llegan hasta diferentes puntos de la costa española, pero también de la costa francesa. En España la migración desde esta travesía no ha dejado de crecer desde 2015, y está siendo especialmente concurrida en lo que llevamos de año. A pesar de que estas tres travesías que se desarrollan en el Mediterráneo hacen que sea la ruta más concurrida, no es la única que existe de gran volumen. A lo largo de diferentes grupos geográficos del mundo hay otras peligrosas rutas migratorias donde también se producen trágicos incidentes. África y Oriente Medio El continente africano tiene tres principales puntos de origen desde los cuales comienzan las rutas migratorias. Los migrantes que salen de África del Norte realizan la ruta del Mediterráneo. En su mayoría provienen de Libia, pero también inician la travesía desde Marruecos, Túnez o Argelia. Dentro de la trágica situación y la alta mortalidad, los datos referentes a este concepto son menores que los registrados en la frontera de México con Estados Unidos. Desde África Subsahariana confluyen distintos flujos migratorios, uno dirigido hacia el norte del continente y otro hacia el sur. Una de las travesías dirigidas al norte es la que cruza el desierto del Sáhara para llegar hasta Argelia y alcanzar la costa. Los migrantes que se dirigen hacia la parte oriental del sur de África cruzan República Democrática del Congo, país en el que se registraron el mayor número de muertes de los meses de 2018. Según los datos de Missing Migrants Project, en este país se produjeron 47 de las 102 muertes de este último año. Todos ellos murieron ahogados en el río Ubangui, uno de los principales afluentes del río Congo. Mozambique, Zambia y las costas de Madagascar fueron países en los que muchos de ellos perdieron la vida. Otra de las rutas migratorias es la que da comienzo en el Cuerno de África y tiene como destino Italia y Malta. Uganda, Somalia, Etiopía, Kenia o Yibuti son algunos de los países de procedencia de los migrantes que se dirigen a la Península Arábiga atravesando el Mar Rojo o el Golfo de Adén. A través de la ruta migratoria de Oriente Medio, desde 2014 a 2018 murieron 482 personas mientras realizaban la travesía desde países como Siria, Irán o Irak. Los migrantes de se dirigen hacia Turquía para cruzarla y llegar al sureste de Europa. La mayoría perdieron la vida en accidentes de vehículo y alcanzados por disparos. América También en el transcurso de 2014 a 2018 se sucedieron movimientos migratorios en América del Sur, Caribe y América Central, en donde, por orden de mención, se produjo un menor flujo migratorio pero un porcentaje de mortalidad mayor. Según la Organización Internacional para las Migraciones, la mayoría de los migrantes de América del Sur son procedentes de los países andinos y se dirigen a Brasil, Chile o Argentina. En otros casos, su destino es Estados Unidos, Canadá, Italia o España. La ruta que atraviesa el Caribe tiene mayor afluencia migratoria con respecto a la anterior. Missing Migrants Project estima que fueron 636 las personas que viajaron a través de ella en los últimos cuatro años, mientras que 251 murieron en el mismo período de tiempo. Algunos de los migrantes se dirigen hacia América Central mientras que otros van desde Haití a Dajabón, en República Dominicana. América Central es la ruta más concurrida comparada con las dos anteriores. En torno a unas 1.374 personas realizaron la travesía. De ellas 189 murieron, según cifras de Missing Migrants Project para los últimos cuatro años y los pasados meses de 2018. Frontera de México con Estados Unidos La ruta de la frontera de México con Estados Unidos es una de las más mortíferas en relación al flujo migratorio registrado. Desde 2014 hasta 2018, la cifra de muertes y desapariciones estimada por la Organización Internacional para las Migraciones, es de 1.619 de los 1.827 hombres, mujeres y niños que viajaron a través de ella. Entre las causas de muerte de las que se tiene constancia, la más numerosa fue por ahogamiento, al igual que en el Mediterráneo. Asia En la región de Asia las migraciones se suceden año tras año. Según Missing Migrants Project desde el 6 de enero de 2014 hasta el 16 de julio de 2018, en el Sur de Asia, Asia Central, Sudeste y Este del continente también se han producido desplazamientos migratorios. La ruta del Sudeste asiático presenta un flujo migratorio más elevado en comparación con las del resto del continente, un total de 2.900 personas fueron las que decidieron desplazarse, de las cuales murieron 705 en estos cuatro últimos años. Una de las rutas se inicia en Bangladesh, Myanmar, Sri Lanka o Bangkok, y desemboca en Yakarta o Malasia, lugar desde donde continúan la travesía marítima hasta Canadá. A través del Mar Arábigo se desarrolla otra cuyo destino es Europa, comienza en Medan o Sumatra y el primer destino es la Península Arábiga.
27-06-2018 | Fuente: abc.es
Yemen significa en árabe «derecha», pero pocos estados fallidos hay en el mundo que lleven dando tantos tumbos durante tanto tiempo: golpes militares, monarquía y república, divisiones internas entre tribus, choques entre corrientes musulmanas (suníes y chiíes a partes iguales) e ideológicas (Yemen ostenta el dudoso mérito de haber sido, en parte de su territorio, el primer régimen comunista del mundo árabe). Ahora, el vientre débil de la península arábiga se desangra en una guerra que, como la siria, comenzó en 2011 como conflicto civil y se ha convertido en un choque entre potencias regionales. El régimen suní de Arabia Saudí dirige la coalición que apoya al depuesto gobierno de Saná, y el chií de los ayatolás de Irán a los rebeldes hutíes, sus hermanos en el islam. Por medio, Al Qaida, Daesh y grupos secesionistas del sur contribuyen a condimentar la marmita. Europa y Estados Unidos observan con indiferencia el conflicto por diversas razones. Los 28 millones de civiles yemeníes atrapados en la guerra no forman los pelotones de desarrapados, por lo general sirios, que afluyen a Europa por vía marítima o terrestre. Solo por ahora. Yemen padece el mayor riesgo de hambruna y de cólera del planeta, según la ONU, pero pemanece oculta bajo la bota territorial saudí, ajena a la mirada occidental. Los medios parecen más entretenidos con el programa de reformas sociales del Príncipe Heredero y hombre fuerte de Riad, Mohamed bin Salman, que con la brutal ofensiva aérea saudí contra el puerto de Hodeida, punto de entrada de la ayuda humanitaria en Yemen. La incompetencia en la campaña aérea de la aviación saudí -que parece no distinguir a veces entre bases hutíes y hospitales- debería bastar a Riad para convencerse de que sola no logrará ganar la guerra en Yemen, pero sí puede provocar una catástrofe humanitaria. Si Arabia Saudí fuera capaz de extraer alguna lección de las campañas de Israel contra la milicia chií de Hizbolá -el paralelo libanés del caso yemení-, dejaría de dar coces contra el aguijón para abrir la vía negociadora.
12-06-2018 | Fuente: abc.es
¿Por qué defiende el islam que Mahoma era analfabeto?
Cuando los más de 1.300 millones de musulmanes concluyan este jueves su mes santo de ramadán -el ayuno obligatorio durante la jornada de luz solar-, habrán cumplido cabalmente con uno de los cinco pilares de su religión. El tiempo de penitencia musulmana -abstinencia completa de comida y bebida- es una de las muchas similitudes entre el islam y las dos grandes religiones monoteístas anteriores: el judaísmo y el cristianismo. Ambas fijan en su liturgia un periodo algo más dilatado, para rememorar los cuarenta años de travesía de Israel por el desierto en busca de la Tierra Prometida, o los cuarenta días de ayuno de Jesús antes de comenzar su vida pública. Con el paso del tiempo, la penitencia ritual cristiana ha sido acotada con las normas moderadas de ayuno y abstinencia de la Cuaresma. Mahoma conoció sin duda tanto la doctrina judía como la cristiana antes de recibir, en torno al año 610 d.C., cuando tenía 40 años, la revelación del Corán a través de una visión del arcángel Gabriel. Su conocimiento, siquiera sesgado, del Antiguo y del Nuevo Testamento está atestiguado por muchos versículos del Corán y por los testimonios históricos, que demuestran su contacto con tribus judías de la península arábiga, y con comunidades cristianas influidas en gran medida por la herejía que niega la divinidad de Jesús. No obstante, el islam siempre ha defendido el carácter original y revelado de la predicación de Mahoma, y ha negado categóricamente el carácter de «copia», y además «parcial y tergiversada», que desde el principio ha sido crítica constante en el Occidente cristiano. Para apuntalar la defensa, la doctrina común suní -la corriente mayoritaria del islam, que representa al 90 por ciento de los musulmanes- no ha dudado en subrayar siempre su opinión de que Mahoma era analfabeto, aunque algunos historiadores de la primera hora como Ibn Ishaq sugieran que sabía leer porque era comerciante en La Meca. La razón dogmática del «analfabetismo de Mahoma» es clara: si el profeta no sabía leer, no pudo utilizar para su predicación del Corán los escritos sagrados revelados de judíos y cristianos, muy anteriores. Todo fue en el islam auténtico y novedoso: Dios, a través de San Gabriel se fue revelando a Mahoma y le pidió que memorizara y recitara a continuación a sus seguidores los versículos del Corán. La primera transcripción del libro sagrado de los musulmanes no tuvo lugar hasta muchos años después de la muerte del profeta, durante el tercer califato.
23-05-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. avisa: «Europa tendrá que cumplir con las sanciones a Irán»
Estados Unidos no parece dispuesto a hacer la vista gorda a los aliados europeos en su ofensiva contra Irán. Los negocios de las grandes empresas de la Unión Europea, ahora comprometidos por las duras sanciones financieras que está aplicando Washington, se verán afectados directamente salvo que Bruselas opte por un desafío sin precedentes. En una nueva vuelta de tuerca de la Administración Trump, dispuesta a someter a Irán y a todo aquel que mantenga relaciones comerciales con su régimen, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, fue rotundo ayer durante su comparecencia en el Senado: «Europa tendrá que cumplir con las sanciones a Irán». La encrucijada para la Unión Europea no puede ser más difícil. Sus países no sólo se han negado a romper el acuerdo nuclear, sino que insisten en mantenerlo vivo, lo que supondría en la práctica que sus empresas no contribuyeran a las medidas de castigo que quieren aplicar los estadounidenses. Cualquier otra opción condenará a muerte el pacto con Irán, como intenta conseguir Washington. Pero Mnuchin advirtió que las llamadas «sanciones secundarias», de aquellos afectados indirectamente, no tienen alternativa alguna. Medidas financieras Ayer mismo se produjo el primer gran efecto empresarial. La compañía británica British Petroleum decidió paralizar su proyecto de colaboración con Iranian Oil Company en el Mar del Norte, donde ambas son propietarias al 50 por ciento del yacimiento de gas Rhum. La declaración se produjo tras la advertencia del secretario de Estado, Mike Pompeo, de aprobar «las sanciones más duras de la historia» contra Irán. El régimen iraní reaccionó amenazando a Washington con acciones legales por su «injerencia en asuntos internos y una amenaza ilegal contra un miembro de la ONU». Y tam bién acusó a la Administración Trump de «insultante e intervencionista». Mientras tanto, el goteo de sanciones continúa. El Departamento del Tesoro aprobó ayer medidas financieras contra cinco miembros de la Guardia Revolucionaria iraní, el cuerpo de élite del régimen de los ayatolás. Todos ellos están acusados de colaborar con los rebeldes hutíes en Yemen, no sólo ayundándoles con su experiencia, sino también con la aportación de tecnología para el uso de misiles, según el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin. Las sanciones suponen la congelación de todos sus activos y la posibilidad de que puedan operar con ellos. Yemen, país del sur de la Península Arábiga inmerso en una guerra y, como todos los de la región, zona tradicional de influencia de Arabia Saudí, se ha convertido los últimos años en un campo de batalla en el que Irán libra una de sus particulares luchas por incrementar su influencia. El movimiento de los hutíes, de composición mayoritariamente chií, que es la secta del islam que se practica en Irán, recibe el apoyo de Teherán. Frente a él combate una mayoría suní, respaldada por Riad, que cada vez se encuentra más debilitada. Al igual que en Siria, Estados Unidos intenta frenar el avance iraní con la ayuda de sus aliados, Israel y Arabia Saudí.
08-11-2017 | Fuente: abc.es
El hijo de Bin Laden hace un llamamiento a la «rebelión» contra «EE.UU. y sus agentes»
El hijo del fallecido líder de Al QaIda Usama bin Laden, Hamza, ha hecho este martes un llamamiento a la «rebelión» contra «Estados Unidos y sus agentes», reclamando venganza por la muerte de su padre en una operación en Pakistán en 2011. En un mensaje de audio publicado por la organización terrorista titulado «Osama, el combatiente contra los invasores e incitador de la rebelión contra los tiranos», Hamza bin Laden pide «incitar a las masas (..) hasta que se completen los preparativos (..) y estén preparadas para un levantamiento». En el mismo, el hijo del fundador de Al Qaida dice rechazar la democracia, argumentando que «la libertad no puede lograrse con inservibles trozos de papel metidos en una urna», según ha informado la emisora estadounidense Voice of America. «Invito a los musulmanes en general a vengarse de los estadounidenses, los asesinos del jeque (Usama bin Laden)», afirma en la grabación, de unos 25 minutos de duración. «Levantaos en rebelión contra la opresión y la tiranía, revolveos contra los agentes de los estadounidenses, iniciad levantamientos armados para derrocarles y establecer la 'sharia'», agrega, tal y como ha recogido la revista estadounidense 'Newsweek'. Asimismo, recalca que «un hierro sólo es doblado con otro hierro», pidiendo ataques contra objetivos occidentales y resaltando que el fallecido líder de Al Qaida "abandonó el mundo animándoos a continuar el camino de las revoluciones". Hamza bin Laden está incluido en la lista de terroristas internacionales de Estados Unidos y, si bien su papel exacto en el organigrama no está claro, ejerce funciones de propaganda a través de mensajes como este último. El 14 de agosto de 2015 el líder de Al Qaida, Ayman al Zawahiri, anunció oficialmente que Hamza bin Laden formaba parte de la organización que fundó su padre. Ya en este mensaje de audio, Hamza llamó a atentar en capitales occidentales. Posteriormente, Al Qaida publicó en julio de 2016 otra grabación de Hamza en la que amenazaba con vengarse de Estados Unidos y advertía de posibles atentados tanto en su territorio como fuera de él. En este mismo audio, el hijo de Bin Laden también instaba a las tribus saudíes a unirse a la filial de Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA) para combatir con el reino saudí.
06-11-2017 | Fuente: abc.es
Mohamed bin Salman, ¿revolucionario o autócrata?
En apenas dos años el heredero a la corona, Mohamed Bin Salman, ha pasado del anonimato a convertirse en la persona más poderosa de Arabia Saudí, por delante de su padre, el actual rey Salman Bin Abdulaziz. Este joven de 32 años, casado con su prima Sara bint Mashur al Saud, con la que tiene dos hijos y dos hijas, y licenciado en Derecho por la Universidad Rey Saud, concentra en sus manos el ministerio de Defensa, desde el que dirige la guerra en Yemen, y la dirección del Consejo Económico y de Asuntos de Desarrollo, órgano que se encarga de Aramco, la mayor petrolera del mundo. Desde su oficina gestiona también el bloqueo a Qatar y el proyecto Visión 2030, que busca reducir la dependencia del petróleo, pero su gran obsesión es frenar la expansión de Irán en la región y para ello ha encontrado en Estados Unidos e Israel a sus mejores aliados. Bin Salman tiene como ministro de Defensa y de Economía dos grandes decisiones en su haber. La primera, la entrada de Arabia Saudí en la guerra civil del Yemen para impedir la victoria de los rebeldes hutíes, una corriente chií que no ha tenido más remedio desde entonces que echarse en brazos de Teherán. El caos y la destrucción están laminando el talón de la península arábiga, y de paso el prestigio internacional del Heredero saudí. En su condición de ministro de Finanzas antes de cumplir los 30 años, Mohamed bin Salman fue también autor del llamado proyecto Visión 2030, un ambicioso programa dirigido a diversificar la economía de Arabia Saudí, centrada por completo en el petróleo. Bin Salman ?que confía en disfrutar muchos años de reinado? ha sido advertido del riesgo de bancarrota económica y social (elevadísimo desempleo de jóvenes, sobresaturación de la mano de obra extranjera, auge de las energías alternativas) si el régimen no se abre a las reformas. Y una de ellas es el acceso de la mujer al mundo laboral, atado con cien cerrojos por el clero suní wahabí por su lectura radical del Corán. Según un estudio del instituto Capital Economics, la decisión de facilitar la llegada de la mujer al mercado laboral saudí «estimulará el crecimiento potencial del Producto Interior Bruto». Y la movilidad es un elemento clave de toda actividad económica. Algunos analistas señalan también la coincidencia en el tiempo de la medida de gracia real hacia la mujer -autorizadas a conducir desde el año que viene- con la campaña de represión política dictada en las últimas semanas por el Príncipe Heredero contra algunos sectores críticos del régimen. Antes de las detenciones de príncipes y empresarios presuntamente corruptos, decenas de personalidades públicas ?clérigos, intelectuales y activistas de derechos humanos? fueron arrestadas en Arabia Saudí acusadas de «poner en peligro la unidad nacional y las leyes básicas del gobierno». El Consejo de Ulemas del reino ha acatado, por su parte, la orden del «hombre fuerte» sobre el carné de conducir y la presencia en estadios deportivos -«siempre y cuando haya garantías legales que protejan el respeto a la mujer»- pero va a necesitar tiempo para digerirlo. El decreto del Rey ha abierto una grieta en el pacto histórico entre los Saud y la secta suní wahabí, por el que el clero religioso se compromete a otorgar legitimidad a la monarquía a cambio de la imposición estricta de su interpretación del Corán en la tierra del profeta.
25-10-2017 | Fuente: abc.es
Arabia Saudí promete un «islam más tolerante» sin concretar si permitirá las iglesias
El Príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamad bin Salman, ha prometido un islam "moderado y abierto" en el país, actualmente dominado por el wahabismo, una rama extremadamente conservadora dentro del sunismo. "Estamos volviendo a lo que fuimos, un país de islam moderado que está abierto a todas las religiones del mundo", ha manifestado, según ha informado el diario local 'Saudi Gazette'. "No pasaremos los próximos 30 años de nuestras vidas haciendo frente a ideas destructivas. Las destruiremos hoy", ha dicho, agregando que "se acabará muy pronto con el extremismo". Bin Salman no concretó en qué consistirá la nueva apertura. Arabia Saudí no permite la construcción de iglesias en su territorio -pese a que tiene más de medio millón de inmigrantes católicos- ni la práctica privada de otra religión que no sea el islam, a diferencia de la situación del resto de monarquías musulmanas de su entorno. Así, Bin Salmán ha resaltado que "la juventud es la riqueza del país", argumentando que "si reciben la guía adecuada, crearán un mundo excelente sobre la Tierra". "Los jóvenes son ambiciosos. Todos los componentes del éxito están disponibles en el Reino. La voluntad política es fuerte y la gente es ambiciosa", ha sostenido el influyente príncipe heredero, quien es además viceprimer ministro y ministro de Defensa. En el país impera la doctrina wahabí, corriente religiosa perteneciente a la rama suní del Islam inspirada en las enseñanzas de Muhamad ibn Abdel Wahab, quien formuló una aplicación rigorista de la religión basada únicamente en el Corán y los 'hadices' (tradiciones relacionadas con las enseñanzas y los actos de Mahoma y sus discípulos) y elogió la 'yihad' violenta frente a la interiorizada. El wahabismo es aplicado como religión de estado -pese a ser considera casi herética por múltiples corrientes musulmanas- en base a la unión político-religiosa entre Abdel Wahab y la tribu Al Saud, que se haría con el poder en la península Arábiga y crearía el actual estado. A partir del wahabismo han surgido algunos de los grupos extremistas suníes más activos en la actualidad, tales como la organización terrorista Al Qaida y otras organizaciones 'takfiríes' y salafistas. Megaproyecto de 500.000 millones En el terreno económico, el Príncipe heredero fue mucho más concreto. Bin Salman anunció el lanzamiento de un megaproyecto para la construcción de una ciudad junto a las fronteras de Egipto y Jordania, que contará con una financiación de medio billón de dólares que aportará mayoritariamente el Fondo de Inversiones Públicas saudí. El proyecto, anunciado hoy por el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, y bautizado como NEOM, está dentro del plan económico 2030, cuyo objetivo es diversificar la economía saudí centrada casi exclusivamente en las exportaciones de hidrocarburos. Su objetivo es "transformar el reino en un modelo pionero y global en todos los aspectos de la vida, centrándose en atraer cadenas de valor a las industrias y tecnologías del proyecto", indicó la agencia de noticias oficial, SPA. "La región de NEOM se centrará en nueve sectores de investigación cuyo objetivo será el futuro de la civilización humana, incluidos el futuro de la energía y el agua, del transporte, las biotecnologías, la alimentación, las ciencias técnicas y digitales, la industrialización avanzada, la información y la producción mediática, el entretenimiento y la vida", dijo Bin Salman. Bin Salman, que es también ministro de Defensa, agregó que con esto se pretende "estimular el crecimiento y la diversificación económica, habilitar los procesos de manufacturación y crear y promover la industria local a nivel global". "Todo lo que conduzca a crear oportunidades de trabajo y contribuya a incrementar el producto interior bruto saudí", concluyó el heredero, que no ofreció detalles sobre los plazos de construcción. NEOM se extenderá en un área de 26.500 kilómetros cuadrados, junto al mar Rojo y al golfo de Áqaba y será el punto desde donde parta el futuro puente Rey Salman, que tiene previsto unir Arabia Saudí con la península egipcia del Sinaí.
01-10-2017 | Fuente: abc.es
Maquillaje en el sistema feudal saudí
Los saudíes aman la tecnología punta occidental, y ?tanto ellas como ellos? los perfumes caros. Su joven Príncipe Heredero, Mohamed bin Salman, que pronto ocupará el trono de su padre, les ha prometido además reformas y un futuro económico prometedor a partir del 2030. Como adelanto, la Corona saudí acaba de anunciar que las mujeres podrán conducir en el reino desde junio del año que viene. Una noticia que ha llenado de júbilo a las saudíes y a las compañías de automóviles, que ven desaparecer uno de los más publicitados anacronismos de la superpotencia petrolera. Pese a la reforma, el Estado nacional creado por el fundador de la dinastía, el Rey Abdulaziz Al Saud, mantiene casi intacta una atmósfera legal y social propia del Medievo. Sus defensores aluden a la peculiar situación del país, guardián de los lugares sagrados de Meca y Medina y anfitrión de los 1.300 millones de árabes obligados a visitarlos al menos una vez en la vida. Lo definitivo, no obstante, para entender la burbuja saudí es el pacto entre la Monarquía absoluta y la secta de los wahabíes, una corriente radical suní que impone a todos los súbditos la «pureza» y la radicalidad de vida de los primeros siglos del islam. El acuerdo no escrito entre los llamados 7.000 Príncipes de la Casa Real saudí y el estamento religioso wahabí explica el extraño equilibrio entre islamismo radical y modernidad. Cuando el fundador de la dinastía Saud quiso introducir la radio en la península arábiga, a finales de los años treinta del siglo pasado, convocó a los ulemas a Palacio con una argucia. El monarca quería que escucharan una retransmisión de la llamada a la oración para que aceptaran así, sin pestañear, la difusión de transistores entre el pueblo. Uno de los pilares del esquema social wahabí es el modelo patriarcal, en el que se combinan la cultura nómada y el Corán. La mujer sometida al hombre, en el ámbito de los lazos de sangre. Policía religiosa La discriminación femenina es mucho más aguda en Arabia Saudí que en el resto del mundo árabe. Las saudíes deben ir vestidas de la cabeza a los pies con la túnica negra, la «abaya», o cubrir su cabello si son extranjeras. No pueden salir solas a la calle sin permiso del varón ?ni siquiera para ir al médico?, ni viajar al extranjero o abrir una cuenta bancaria si el marido o el guardián legal no se lo autoriza. La doctrina común wahabí considera que la libertad de movimiento hace a las mujeres «vulnerables al pecado». Esa fue la razón de fondo para imponer hasta ahora a la Corona la prohibición del carné de conducir femenino. Para garantizar la estricta separación de sexos, Arabia Saudí mantiene un complicado sistema que afecta a los transportes, a la sanidad, a los edificios públicos ?que tienen entradas diferenciadas para hombres y mujeres? y al presupuesto de la seguridad. El Estado mantiene una Policía religiosa, la «mutawa», un cuerpo de celotes funcionarios que esgrimen en una mano el Corán y en otra a veces el látigo de camellero, para obligar a los reticentes a dirigirse a la mezquita en las llamadas a la oración, o para evitar el contacto entre las pandillas de chicos y chicas. Arabia Saudí critica el hedonismo imperante en la publicidad de Occidente, pero su obsesión por la vigilancia sexual tiene también un ramalazo compulsivo. Biblias no Cinco veces al día suena en los minaretes y altavoces del reino la llamada a la oración. Y otras tantas debe paralizarse la actividad pública para las preces rituales. Los trabajadores extranjeros ?unos 9 millones, junto a los 23 millones de ciudadanos saudíes? deben suspender también la actividad durante esos minutos. La situación de los llamados «expatriados», originarios en su mayor parte de Filipinas, la India y Sri Lanka, mantiene vestigios medievales. Son el auténtico pulmón de Arabia Saudí porque suman hasta el 90 por ciento de la fuerza laboral de las empresas privadas; los saudíes son en su mayoría funcionarios, o desempleados que viven de los subsidios del reino petrolero. Pese a ello, los expatriados se ven sometidos a una doble presión: la amenaza del gobierno, que pretende devolverles a sus países de origen para ceder sus puestos a nacionales (que los empresarios saudíes no quieren, entre otras cosas porque deberían subir sus sueldos); y, por otro lado, el régimen de semiesclavitud al que les someten los patronos. El extranjero no puede cambiar de trabajo en Arabia Saudí sin permiso de su primer patrón ?que retiene además su pasaporte, por lo que tampoco puede irse?, y muchas veces el empresario saudí exige altas cantidades de dinero para permitirle cambiar de trabajo. No hay libertad de culto, y cualquier ejemplar de la Biblia ?o una mera reunión de empleadas domésticas filipinas para rezar? da ocasión para la deportación inmediata si la Policía recibe el chivatazo. Centenares de miles de trabajadores católicos asiáticos no pueden ir a misa ni recibir los sacramentos, porque, a diferencia del resto de países del Golfo, Arabia Saudí no permite la construcción de ninguna iglesia en su territorio. La blasfemia, la práctica homosexual y la apostasía están castigados con la muerte. La decapitación en plaza pública se suele reservar para los traficantes de droga, asesinos y culpables de robo a mano armada. Según Amnistía Internacional, el año pasado se llevaron a cabo en Arabia Saudí 153 ejecuciones, una cifra que se mantiene casi estable desde hace años.
28-09-2017 | Fuente: abc.es
Bin Salman se impone tras el «carné de conducir femenino» saudí
Desde 1990, la presión dentro y fuera de Arabia Saudí en favor del permiso de conducir para las mujeres ha sido constante. Centenares de mujeres desafiaron la prohibición y acabaron pasando la noche en comisaría. Una y otra vez, las autoridades religiosas musulmanas se opusieron férreamente a poner a las mujeres al volante, y la Corona se plegó de inmediato a sus edictos y fatuas. ¿Por qué ahora el octogenario y enfermo Rey Salman ha decidido cambiar de opinión? Los analistas son unánimes. La decisión en favor del derecho a conducir de la mujer tiene el sello del Príncipe Heredero, Mohamed bin Salman, auténtico hombre fuerte del régimen desde el confuso golpe palaciego del pasado mes de junio con el que desplazó a su primo Mohamed bin Nayef como sucesor del Trono. Bin Salman, de 32 años, tiene como ministro de Defensa y de Economía dos grandes decisiones en su haber. La primera, la entrada de Arabia Saudí en la guerra civil del Yemen para impedir la victoria de los rebeldes hutíes, una corriente chií que no ha tenido más remedio desde entonces que echarse en brazos de Teherán. El caos y la destrucción están laminando el talón de la península arábiga, y de paso el prestigio internacional del Heredero saudí. En su condición de ministro de Finanzas antes de cumplir los 30 años, Mohamed bin Salman es también autor del llamado proyecto Visión 2030, un ambicioso programa dirigido a diversificar la economía de Arabia Saudí, centrada por completo en el petróleo. Bin Salman ?que confía en disfrutar muchos años de reinado? ha sido advertido del riesgo de bancarrota económica y social (elevadísimo desempleo de jóvenes, sobresaturación de la mano de obra extranjera, auge de las energías alternativas) si el régimen no se abre a las reformas. Y una de ellas es el acceso de la mujer al mundo laboral, atado con cien cerrojos por el clero suní wahabí por su lectura radical del Corán. Según un estudio del instituto Capital Economics, la decisión de facilitar la llegada de la mujer al mercado laboral saudí «estimulará el crecimiento potencial del Producto Interior Bruto». Y la movilidad es un elemento clave de toda actividad económica. Algunos analistas señalan también la coincidencia en el tiempo de la medida de gracia real hacia la mujer con la campaña de represión política dictada en las últimas semanas por el Príncipe Heredero contra algunos sectores críticos del régimen. Decenas de personalidades públicas ?clérigos, intelectuales y activistas de derechos humanos? han sido arrestadas en Arabia Saudí acusadas de «poner en peligro la unidad nacional y las leyes básicas del gobierno». El entusiasmo social y mediático creado por el permiso de conducir sería por tanto, para algunos, una cortina de humo para acallar las críticas dentro y fuera del país por las detenciones de disidentes. El Consejo de Ulemas del reino ha acatado, por su parte, la orden real -«siempre y cuando haya garantías legales que protejan el respeto a la mujer»- pero va a necesitar tiempo para digerirlo. El decreto del Rey ha abierto una grieta en el pacto histórico entre los Saud y la secta suní wahabí, por el que el clero religioso se compromete a otorgar legitimidad a la monarquía a cambio de la imposición estricta de su interpretación del Corán en la tierra del profeta.
1