Infortelecom

Noticias de pemex

12-08-2020 | Fuente: abc.es
El exdirector de Pemex implica a Peña Nieto en los sobornos de Odebrecht
El exdirector de Pemex Emilio Lozoya dio este martes un golpe de efecto a la investigación judicial del caso Odebrecht en México al implicar directamente al expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) en el uso de dinero de sobornos de la constructora brasileña durante su campaña electoral y su gobierno. Como ya se especulaba, Lozoya, extraditado a México en julio tras ser detenido en España, apuntó bien alto al denunciar a Peña Nieto tras cerrar un pacto con la Fiscalía General de México para recibir beneficios durante su proceso judicial. De hecho, fue el mismo fiscal general, Alejandro Gertz Manero, quien en un mensaje a los medios informó este martes de la denuncia que Lozoya presentó contra Peña Nieto y el exministro de Hacienda Luis Videgaray por el uso de sobornos de la constructora brasileña. Es ahora el Ministerio Público el que debe decidir si llama a declarar a Peña Nieto, sobre el que siempre han planeado sospechas de corrupción pero quien ha salido indemne hasta la fecha. Compra de votos Lozoya, imputado por haber recibido 10,5 millones de dólares de Odebrecht durante la campaña de Peña Nieto de 2012 y su posterior gobierno, sostiene que el expresidente y su mano derecha fueron los que decidieron cómo usar el dinero recibido de los sobornos. Denunció que ambos le ordenaron invertir 100 millones de pesos (4,4 millones de dólares) de dicha trama para contratar asesores internacionales durante la campaña electoral. Posteriormente, cuando Peña Nieto ya era presidente, Videgaray era secretario (ministro) de Hacienda y Lozoya dirigía la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), se destinaron esos sobornos a comprar voluntades en el Congreso. Según denunció Lozoya, Peña Nieto y Videgaray le mandaron usar 120 millones de pesos (5,3 millones de dólares) para lograr el voto de cinco senadores y un diputado en favor de la reforma energética que liberalizó el mercado mexicano en 2013. El exresponsable de Pemex ya entregó a la Fiscalía testigos, recibos y un vídeo que demostrarían su versión de los hechos y que serán estudiados por esa entidad para decidir si llama a declarar a los señalados. «Es muy pobre la información dada a conocer, hay que ser cautelosos y pensar que es el principio de algo más importante», dijo a Efe Fabiola Navarro, miembro del Observatorio de la Corrupción de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Y es que, según Navarro, lo sucedido durante la campaña de 2012 ya habría prescrito y la entrega de sobornos para la reforma energética es un «delito menor» comparado con las sospechas de enriquecimiento ilícito que siempre han sobrevolado la figura de Peña Nieto. El «testigo colaborador» Desde que llegó a México el 17 de julio pasado, con la expectativa de revelar los entramados de corrupción del gobierno anterior, Lozoya ha recibido un trato muy amable de la Fiscalía a cambio de colaboración. El que fuera director de Pemex entre 2012 y 2018 no ha pisado en ningún momento la cárcel, puesto que compareció ante el juez desde un hospital privado en el que fue internado con anemia y, tras recuperarse, la Fiscalía rechazó pedir prisión preventiva. Así pues, Lozoya, de quien tampoco ha trascendido ninguna imagen desde su llegada al país, afrontará en libertad los dos procesos judiciales que pesan sobre él: la trama de sobornos de Odebrecht y la compraventa irregular de una planta de fertilizantes. El actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, definió a Lozoya como «un testigo colaborador» y apoyó que reciba «ciertas consideraciones» a cambio de «conocer más» sobre la corrupción en la anterior administración. El objetivo del exdirector de Pemex es lograr que se le conceda el llamado «criterio de oportunidad», por el cual la Fiscalía levantaría su acusación contra Lozoya e iniciaría una contra Peña Nieto y Videgaray. Sin embargo, Navarro no lo vería procedente, dado que lo denunciado este martes tiene una «lesividad menor» a los delitos que se imputan a Lozoya de uso de recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y cohecho. Una presidencia embarrada La presidencia de Peña Nieto, con la que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) volvió al poder tras 12 años en la oposición, estuvo marcada por un constante goteo de escándalos de corrupción de los que hasta ahora el mandatario ha salido indemne. Recientemente, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría (ministerio) de Hacienda, Santiago Nieto, dijo a Efe que «la corrupción era sistemática» en el Gobierno de Peña Nieto. En 2014 estalló el escándalo de la casa blanca, un supuesto conflicto de interés en la compra de una lujosa vivienda por parte del presidente y su esposa, Angélica Rivera. La que fuera secretaria (ministra) de Desarrollo Social Rosario Robles lleva un año en prisión preventiva a la espera de juicio por permitir el desvío de fondos públicos por unos 255,6 millones de dólares a través de universidades públicas y empresas fantasma. Además, exgobernadores como el de Chihuahua César Duarte, el de Veracruz Javier Duarte o el de Quintana Roo Roberto Borge, que representaban el «nuevo PRI» de Peña Nieto, están en la cárcel.
02-08-2020 | Fuente: abc.es
Las confesiones del exdirector de Pemex amenazan al endémico sistema de corrupción de México
México es visto como uno de los países más corruptos del planeta. El paíz azteca se ubica en el puesto 130 de los 180 países analizados en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) del 2019, que elabora la oenegé Transparencia Internacional. Desenraizar el endémico sistema de corrupción es uno de los principales objetivos del presidente, Andrés Manuel López Obrador. Y, para ello, la Fiscalía busca deshilvanar esa estructura a través de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, quien es investigado por la justicia y podría haber llegado a un acuerdo para tirar de la manta a cambio de beneficios procesales. Lozoya, uno de los hombres cercanos al expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), es testigo protegido en varios casos de corrupción.. Ver Más
28-07-2020 | Fuente: abc.es
El exdirector de Pemex revela que Odebrecht pagó 10 millones a la campaña Peña Nieto
La constructora brasileña Odebrecht habría financiado con 4 millones de dólares la campaña electoral con la que Enrique Peña Nieto ganó en 2012 las elecciones presidenciales en México, según declaraciones del expresidente de Pemex, Emilio Lozoya, a la Audiencia Nacional de España a las que tuvo acceso el diario «Reforma». Lozoya, uno de los hombres cercanos a Peña Nieto, es un testigo protegido en varios casos de corrupción que apuntan a exdirigentes del Partido Revolucionario Institucional, el PRI, la agrupación política que gobernó México durante casi todo el siglo pasado y que está en el ojo de la Fiscalía del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Serían un total de 10 millones de dólares los que recibió el PRI bajo el mandato de Peña Nieto (2012-2018), de acuerdo con el testimonio de Lozoya. Además de esos supuestos 4 millones de dólares cobrados durante la campaña, Odebrecht habría pagado otros seis millones de dólares para obtener un contrato en la refinería de Tula ?propiedad de Pemex? y sobornar a diputados para que aprobaran en 2014 la reforma energética, un cambio legislativo que desde entonces permite que las petroleras privadas logren contratos de exploración y producción en México. Vídeos de los sobornos Según la prensa mexicana, Lozoya aceptó ser extraditado a México desde España porque supuestamente tiene unas 16 horas de vídeo que evidencian cómo varios políticos aceptaron esos sobornos. «Hay información de que hubo sobornos para tener los votos de la reforma energética», dijo López Obrador en rueda de prensa. Lozoya involucra en esta trama también a Luis Videgaray, exministro de Hacienda y de Exteriores durante el gobierno de Peña Nieto que acabó en diciembre de 2018. Estas revelaciones del exdirector de Pemex, detenido en Málaga en febrero, son un misil directo a la base de flotación del PRI, partido que gobernó México entre 1930 y 2000 y que tuvo un nuevo Sexenio con Peña Nieto entre 2012 y 2018. Ese periodo, 2012-2018, estuvo marcado por varios escándalos como la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa y la «casa blanca», un posible caso de corrupción que involucraba a Angélica Rivera, la exmujer de Peña Nieto. Un partido en decadencia La aplastante victoria de López Obrador a mediados de 2018, tras obtener uno de cada dos votos, supuso un punto de inflexión entre la sociedad mexicana y el PRI. En aquellos comicios, el candidato del PRI José Antonio Meade apenas logró el 16,4% de los votos, el peor resultado jamás registrado por este partido en unas elecciones presidenciales. Debido a los numerosos casos de corrupción que asolan el PRI y los elevados índices de violencia que han dejado sus gobiernos, su presencia regional también ha disminuido de manera progresiva y actualmente sólo gobierna en once de los 32 estados de México, cuando normalmente controlaba más de la mitad. Su actual presidente, Alejandro Moreno Cárdenas, es prácticamente un desconocido para el gran público, opacado totalmente por la enorme capacidad de López Obrador para generar polémica y, así, marcar la agenda política y mediática del país mesoamericano. Otro miembro destacado del PRI que también ha sido arrestado recientemente por posible corrupción es el exgobernador de Chihuahua César Duarte, quien estaba prófugo de la justicia y fue detenido en Estados Unidos. Duarte fue gobernador entre 2010 y 2016 y todavía no ha sido extraditado a México. Además, la fiscalía de López Obrador ha detenido a Rosario Robles, exministra del gobierno de Peña Nieto y a Juan Collado, el abogado del expresidente priista. El círculo alrededor de Peña Nieto es cada vez más estrecho. Y es que, en su lucha por tratar de poner fin a la corrupción en México, López Obrador ve al caso Odebrecht como el hilo idóneo del que tirar para desmontar toda la red clientelar que, según AMLO, el PRI creó en todas las estructuras del Estado mexicano. México y Venezuela son los dos únicos países donde no hay condenados por la trama corrupta de Odebrecht. Y el PRI está en el «ojo del huracán» de AMLO.
16-07-2020 | Fuente: abc.es
AMLO espera la extradición del exdirector de Pemex para desenmarañar la trama Odebrecht en México
México aguarda con gran expectación la pronta extradición desde España del expresidente de la petrolera estatal Pemex, Emilio Lozoya, quien fue arrestado en Málaga el pasado 12 de febrero debido a su presunta conexión con la trama corrupta de Odebrecht en el país mesoamericano. «Esta extradición va a ayudar mucho para limpiar de corrupción el país», dijo el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para celebrar la inminente extradición de Lozoya. «Aceptó de manera voluntaria la extradición y hay un compromiso de que va a informar sobre lo que sucedió acerca de los presuntos fraudes de los que se le acusa. Considero que va a hablar de Odebrecht y de otro tipo de ilícitos», dijo López Obrador durante una rueda de prensa en Zapopan, Jalisco. Sobornos Lozoya fue director entre 2012 y 2016 de Pemex, la empresa más grande de México y una de las petroleras más endeudadas del mundo, con una deuda que ronda los 100.000 millones de dólares (unos 87,6 millones de euros). En ese periodo fue cuando se aprobó la reforma energética auspiciada por el Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018). Esa reforma abría la posibilidad de que petroleras privadas obtuvieran contratos de exploración y producción en México a través de subastas públicas. El Gobierno de Peña Nieto otorgó más de cien contratos durante la reforma, algunos a empresa españolas como Repsol. Según los diarios «Reforma» y «Milenio», Lozoya ha aceptado su extradición porque supuestamente tiene unas 16 horas de vídeo que muestran como varios congresistas aceptaron sobornos para aprobar la reforma energética. Esas evidencias serían entregadas a la Fiscalía de México para que investigue un posible crimen. «Hay información de que hubo sobornos para tener los votos de la reforma energética», dijo López Obrador esta semana. La reforma energética, cuya implementación ha sido detenida por López Obrador tras su llegada en diciembre de 2018, permitió de nuevo la inversión extranjera en el sector petrolero mexicano. Este sector había sido exclusivo de Pemex desde los años 30, pero Peña Nieto impulso este cambio legislativo en 2013 con el objetivo de impulsar la producción de petróleo en México. Pemex produce actualmente unos 1,6 millones de barriles diarios, un 46% menos que los 3 millones de barriles diarios que extraía 2004. Irregularidades Lozoya, uno de los hombres fuertes del Gobierno de Peña Nieto, está acusado por la Fiscalía de de haber recibido sobornos de Odebrecht y de participar en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes que Pemex adquirió de la acerera AHMSA. Estas compañías deliberadamente incrementaron en un 57% el precio de la compra de la planta de fertilizantes. Con respecto a Odebrecht, tres exejecutivos de la constructora brasileña afirmaron en declaraciones juradas que Lozoya habría recibido 10,5 millones de dólares entre 2012 y 2016 para que la compañía obtuviera contratos con Peña Nieto. El Departamento de Justicia de EE.UU. estima que la constructora desembolsó 788 millones de dólares en sobornos a cambio de obtener un centenar de proyectos de obra pública en varios países de América Latina. Hay dos países latinoamericanos en los que todavía no hay condenados por el caso Odebrecht: México y Venezuela. En Panamá, Ecuador, Brasil y Perú hay políticos y empresarios que ya han sido sancionados por esta trama corrupta. La pronta extradición de Lozoya estrecha el círculo alrededor de Peña Nieto. Bajo el Gobierno de López Obrador, México ya ha arrestado a varias personas clave del entorno de Peña Nieto, incluyendo a Rosario Robles, una exministra, y a su abogado Juan Collado. La semana pasada fue también detenido en EE.UU. el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, por un posible caso de corrupción y quien llevaba tres años prófugo. Duarte era una figura clave dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece Peña Nieto.
16-07-2020 | Fuente: abc.es
El exdirector de Pemex llega a México extraditado desde España para desenmarañar la trama Odebrecht
El expresidente de la petrolera estatal Pemex, Emilio Lozoya, llegó a Ciudad de México desde Madrid en la madrugada de este viernes tras ser extraditado por las autoridades españolas. México aguardaba con gran expectación la extradición desde España de Lozoya, quien fue arrestado en Málaga el pasado 12 de febrero debido a su presunta conexión con la trama corrupta de Odebrecht en el país mesoamericano. «Esta extradición va a ayudar mucho para limpiar de corrupción el país», dijo el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para celebrar la inminente extradición de Lozoya. «Aceptó de manera voluntaria la extradición y hay un compromiso de que va a informar sobre lo que sucedió acerca de los presuntos fraudes de los que se le acusa. Considero que va a hablar de Odebrecht y de otro tipo de ilícitos», dijo López Obrador durante una rueda de prensa en Zapopan, Jalisco. En un vuelo especial de la Fiscalía General de la República custodiado por agentes de la Interpol, el extitular de la empresa pública aterrizó en la capital y responderá este viernes ante un juez de las acusaciones de varios casos de corrupción que amenazan con salpicar directamente a varios miembros del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018). Tras prestar declaración, Lozoya seguirá encarcelado en el Reclusorio Norte de la capital mexicana durante las investigaciones judiciales y sus sucesivas comparecencias ante el juez en la que supuestamente destapará múltiples casos de fraudes y corrupción. Sobornos Lozoya fue director entre 2012 y 2016 de Pemex, la empresa más grande de México y una de las petroleras más endeudadas del mundo, con una deuda que ronda los 100.000 millones de dólares (unos 87,6 millones de euros). En ese periodo fue cuando se aprobó la reforma energética auspiciada por el Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018). Esa reforma abría la posibilidad de que petroleras privadas obtuvieran contratos de exploración y producción en México a través de subastas públicas. El Gobierno de Peña Nieto otorgó más de cien contratos durante la reforma, algunos a empresa españolas como Repsol. Según los diarios «Reforma» y «Milenio», Lozoya ha aceptado su extradición porque supuestamente tiene unas 16 horas de vídeo que muestran como varios congresistas aceptaron sobornos para aprobar la reforma energética. Esas evidencias serían entregadas a la Fiscalía de México para que investigue un posible crimen. «Hay información de que hubo sobornos para tener los votos de la reforma energética», dijo López Obrador esta semana. La reforma energética, cuya implementación ha sido detenida por López Obrador tras su llegada en diciembre de 2018, permitió de nuevo la inversión extranjera en el sector petrolero mexicano. Este sector había sido exclusivo de Pemex desde los años 30, pero Peña Nieto impulso este cambio legislativo en 2013 con el objetivo de impulsar la producción de petróleo en México. Pemex produce actualmente unos 1,6 millones de barriles diarios, un 46% menos que los 3 millones de barriles diarios que extraía 2004. Irregularidades Lozoya, uno de los hombres fuertes del Gobierno de Peña Nieto, está acusado por la Fiscalía de de haber recibido sobornos de Odebrecht y de participar en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes que Pemex adquirió de la acerera AHMSA. Estas compañías deliberadamente incrementaron en un 57% el precio de la compra de la planta de fertilizantes. Con respecto a Odebrecht, tres exejecutivos de la constructora brasileña afirmaron en declaraciones juradas que Lozoya habría recibido 10,5 millones de dólares entre 2012 y 2016 para que la compañía obtuviera contratos con Peña Nieto. El Departamento de Justicia de EE.UU. estima que la constructora desembolsó 788 millones de dólares en sobornos a cambio de obtener un centenar de proyectos de obra pública en varios países de América Latina. Hay dos países latinoamericanos en los que todavía no hay condenados por el caso Odebrecht: México y Venezuela. En Panamá, Ecuador, Brasil y Perú hay políticos y empresarios que ya han sido sancionados por esta trama corrupta. La pronta extradición de Lozoya estrecha el círculo alrededor de Peña Nieto. Bajo el Gobierno de López Obrador, México ya ha arrestado a varias personas clave del entorno de Peña Nieto, incluyendo a Rosario Robles, una exministra, y a su abogado Juan Collado. La semana pasada fue también detenido en EE.UU. el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, por un posible caso de corrupción y quien llevaba tres años prófugo. Duarte era una figura clave dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece Peña Nieto.
01-06-2020 | Fuente: abc.es
México vuelve a la normalidad con la inauguración de las obras del Tren Maya, su gran proyecto ferroviario
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene previsto dar inicio hoy por la tarde ?la madrugada en España? a la construcción del Tren Maya, un proyecto ferroviario para la Península de Yucatán que tiene un presupuesto de más de 4.500 millones de euros. Se trata de un tren turístico con el que el gobierno pretende impulsar la economía del sureste, la región menos desarrollada del país mesoamericano. «Esta obra es importante para la reactivación económica del sureste y va a generar alrededor de 80.000 empleos este año y 150.000 el siguiente», dijo López Obrador en un vídeo el domingo en el que mandó un mensaje previo a que comience el periodo de «nueva normalidad». Este proceso hacia la «nueva normalidad» se da cuando México registra unos 150 fallecidos y unos 3.000 nuevos infectados diarios por el coronavirus (COVID-19). Alrededor de 90.000 personas se han contagiado y 9.930 han fallecido por Covid-19 en este país de 120 millones de habitantes.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Informe al pueblo de México sobre algunos indicadores económicos. <a href="https://t.co/QdzMQZ1Nyj">pic.twitter.com/QdzMQZ1Nyj</a></p>&mdash; Andrés Manuel (@lopezobrador_) <a href="https://twitter.com/lopezobrador_/status/1266838456598134790?ref_src=twsrc%5Etfw">May 30, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> A pesar de que la pandemia continúa extendiéndose por México, el gobierno de López Obrador ha calificado la obra del Tren Maya como una infraestructura prioritarita cuyo desarrollo no ha de detenerse por la enfermedad. El actual calendario prevé que la megaobra concluya en diciembre de 2022, dos años antes de que en 2024 finalicé el mandato de López Obrador. En México no existe la reelección. El Tren Maya ?de 1.440 kilómetros?es uno de los tres proyectos de infraestructura de López Obrador que serán los emblemáticos de su presidencia. Los otros dos son la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía, que será edificado en las proximidades de la Ciudad de México, y la refinería de Dos Bocas, una instalación que busca incrementar la capacidad de refinación de Pemex, la petrolera estatal. «Ni un paso atrás, tenemos que reactivar la economía lo antes posible», indicó semanas atrás el presidente para justificar la importancia de llevar a cabo estos proyectos, ya que este año Recesión económica México será en 2020 el tercer país latinoamericano que sufra la recesión económica más profunda, sólo superado por Venezuela y Belice, según estima el Fondo Monetario Internacional. El desplome del PIB sería del 6,2% en el segundo año de gobierno de López Obrador. «Vamos a enfrentar la pandemia. A partir de mañana [hoy] se abre la minería, la industria automotriz y la automoción», dijo el presidente durante su mensaje del domingo en el que, además, alabó el esplendor de la cultura maya. Sin embargo, este proyecto ha enfrentado la oposición de multitud de organizaciones indígenas porque consideran que las obras destruirán parte de su ecosistema e impactarán negativamente en el medioambiente. Entre las empresas españolas que participarán en el Tren Maya se encuentra FCC, cuyo accionista mayoritario es el magnate mexicano Carlos Slim. La empresa es, junto con la mexicana Cicsa, parte de un consorcio que ganó un concurso para construir un tramo por unos 706 millones de euros. Serán 235 kilómetros entre los municipios de Escárcega y Calkiní, en el Estado de Campeche.
29-05-2020 | Fuente: abc.es
La Audiencia Nacional acuerda extraditar al expresidente de Altos Hornos de México Alonso Ancira
La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha acordado entregar a México al expresidente de Altos Hornos mexicanos, Alonso Ancira, reclamado por el pago de 3,4 millones de euros al exdirector de la petrolera estatal Pemex, Emilio Lozoya, a cambio de que emprendiese una operación que supuso al Estado pérdidas por encima de los 200 millones de dólares. El auto, del que ha sido ponente la magistrada Maria Riera, fue firmado el 27 de mayo. Acuerda la extradición a México porque los hechos por los que se le reclama «tienen clara apariencia delictiva» y «no es difícil reconocer» en ellos los tipos penales que en España constituyen el blanqueo de capitales procedentes del tráfico.. Ver Más
17-04-2020 | Fuente: abc.es
La Fiscalía se opone a la libertad del exdirector de Pemex
La Fiscalía de la Audiencia Nacional se ha opuesto a que el exdirector de Pemex Emilio Lozoya espere en libertad a que se tramite la extradición instada por las autoridades mexicanas, que le reclaman en relación a una causa de corrupción vinculada con la constructora brasileña Odebrech y presuntos sobornos a funcionarios públicos. Según informan en fuentes jurídicas a ABC, la defensa de Lozoya solicitó esta semana la puesta en libertad pero la posición de Fiscalía ha sido contraria, atendiendo a la gravedad de los delitos que se le imputan y al elevado riesgo de fuga que presenta, pues manejaba documentación falsa. Lozoya, considerado persona próxima al expresidente Enrique Peña Nieto, fue detenido el pasado 13 de febrero después de nueve meses de búsqueda. Se dio a la fuga en mayo de 2019, cuando la Fiscalía General de México presentó cargos contra él por delitos de cohecho, blanqueo y defraudación fiscal en el contexto de la adquisición a Altos Hornos (AHMSA) de una planta petroquímica en la que, presuntamente, medió un importante sobreprecio. Fue localizado finalmente por la Policía Nacional en las inmediaciones de la urbanización de lujo de Benahavís (Marbella) en la que se supone se había estado ocultando de las autoridades. Tras pasar a disposición del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, fue enviado a prisión provisional, donde aún se encuentra, en espera del trámite de extradición, una entrega a la que se opone. Según investigaciones preliminares, Pemex pagó 475 millones de dólares (424 millones de euros) por este complejo petroquímico que lleva dos décadas sin operar y que la paraestatal mexicana no ha logrado poner en marcha. Además, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda detectó una serie de transferencias financieras relacionadas con la compra y que estarían asociadas a Lozoya. Entre esas transferencias se encuentra un pago de 3,6 millones de dólares que, según la UIF, AMHSA realizó mediante una subsidiaria de Odebrecht a una empresa fantasma ubicada en Suiza que supuestamente tenía relación con Lozoya, tal y como publicaron los medios locales.  
17-04-2020 | Fuente: abc.es
La Fiscalía de España se opone a la libertad del exdirector de Pemex
La Fiscalía de la Audiencia Nacional se ha opuesto a que el exdirector de Pemex Emilio Lozoya espere en libertad a que se tramite la extradición instada por las autoridades mexicanas, que le reclaman en relación a una causa de corrupción vinculada con la constructora brasileña Odebrech y presuntos sobornos a funcionarios públicos. Según informan en fuentes jurídicas a ABC, la defensa de Lozoya solicitó esta semana la puesta en libertad pero la posición de Fiscalía ha sido contraria, atendiendo a la gravedad de los delitos que se le imputan y al elevado riesgo de fuga que presenta, pues manejaba documentación falsa. Lozoya, considerado persona próxima al expresidente Enrique Peña Nieto, fue detenido el pasado 13 de febrero después de nueve meses de búsqueda. Se dio a la fuga en mayo de 2019, cuando la Fiscalía General de México presentó cargos contra él por delitos de cohecho, blanqueo y defraudación fiscal en el contexto de la adquisición a Altos Hornos (AHMSA) de una planta petroquímica en la que, presuntamente, medió un importante sobreprecio. Fue localizado finalmente por la Policía Nacional en las inmediaciones de la urbanización de lujo de Benahavís (Marbella) en la que se supone se había estado ocultando de las autoridades. Tras pasar a disposición del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, fue enviado a prisión provisional, donde aún se encuentra, en espera del trámite de extradición, una entrega a la que se opone. Según investigaciones preliminares, Pemex pagó 475 millones de dólares (424 millones de euros) por este complejo petroquímico que lleva dos décadas sin operar y que la paraestatal mexicana no ha logrado poner en marcha. Además, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda detectó una serie de transferencias financieras relacionadas con la compra y que estarían asociadas a Lozoya. Entre esas transferencias se encuentra un pago de 3,6 millones de dólares que, según la UIF, AMHSA realizó mediante una subsidiaria de Odebrecht a una empresa fantasma ubicada en Suiza que supuestamente tenía relación con Lozoya, tal y como publicaron los medios locales.  
13-04-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. pedirá explicaciones a México por los negocios petroleros con Maduro
El Gobierno de Estados Unidos investiga ya a las empresas mexicanas que, según reveló ABC, están dando salida al petróleo venezolano para distribuirlo en mercados internacionales, sobre todo en Asia, según fuentes oficiales en Washington consultadas ayer por este diario. La Casa Blanca pedirá información al Gobierno mexicano, y espera que este le ayude a esclarecer si las tres empresas, incluida la distribuidora Jomadi, están vulnerando las sanciones impuestas por el presidente Donald Trump sobre el sector petrolífero de Venezuela, del que Nicolás Maduro se vale para sostener la estructura de su régimen. Es más: el último contrato entre una empresa mexicana y el régimen de Maduro no podrá cumplirse si no da su permiso el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ya que incluye la exportación de gasolina a Venezuela. La empresa mexicana Jomadi, que el pasado 17 de marzo acordó con el régimen de Maduro la extracción de cinco millones de barriles de crudo de Venezuela a precio de saldo, no figura en la lista aprobada de exportaciones de hidrocarburos del Gobierno de México. En virtud del acuerdo al que tuvo acceso ABC, esa empresa mexicana, Jomadi, recibirá el petróleo crudo venezolano en puertos de Turquía a cambio de una cantidad de litros de gasolina de 95 octanos que se decidirá a futuro y se depositará en buques en aguas costeras venezolanas. Un portavoz de la Subsecretaría de Estado para Asuntos del Hemisferio Americano de EE.UU. dijo ayer a ABC que «el departamento de Estado y el departamento del Tesoro siguen de cerca los esfuerzos del antiguo régimen de Maduro de evadir las sanciones de EE.UU. y sumar a otros a esas estratagemas. El gobierno de EE.UU. investigará activamente todos los esfuerzos de Maduro y sus subalternos para eludir las sanciones de EEUU. y tomará medidas contra aquellos que estén violando sus sanciones». Sin permisos No figura la empresa Jomadi en el listado oficial de los permisos otorgados por la Secretaría de Energía de México para la exportación de petrolíferos e hidrocarburos, que estaba vigente y actualizado al 2 de abril de 2020. Sí estuvo Jomadi en años anteriores, hasta 2019, en el listado de permisos para cuantiosas importaciones de gasolina de diverso octanaje, diésel y turbosina, un queroseno proveniente del destilado intermedio del petróleo, que es usado como combustible para aviones, jets y helicópteros. Al 31 de marzo de 2020, según la Secretaría de Energía mexicana se encuentran vigentes 216 permisos de importación y 32 permisos de exportación. En ninguno de ellos figura Jomadi, a pesar de que esa empresa en teoría debe canjear el petróleo de ofrece Maduro a precio de saldo para conseguir liquidez por una cantidad a determinar de gasolina de 95 octanos. El plazo del contrato con Pdvsa, la petrolera estatal venezolana, es desde el 25 de marzo al 25 de julio. En varias comunicaciones oficiales y licitaciones, Jomadi se describe como «distribuidor de Pemex». Esta última es la empresa estatal productora, transportista, refinadora y comercializadora de petróleo y gas natural de México. La prioridad ahora de la Administración Trump es asegurarse de que combustible de la empresa pública mexicana no acaba en manos del régimen de Maduro. Desde diciembre, la Casa Blanca ha advertido a las últimas empresas internacionales que canjean combustible como gasolina o diesel por crudo venezolano -la india Reliance, la italiana Eni y la española Repsol- de que se arriesgan a sanciones secundarias si no ponen fin a esta práctica. Pemex, por su parte, tiene un grave problema de pérdida de combustible, sobre todo por robo. Reducir esas pérdidas ha sido una de las prioridades de López Obrador, en el cargo desde el 1 de diciembre de 2018. En enero el director de Pemex, Octavio Romero, reveló en conferencia de prensa que en 2019 la empresa pública sufrió perdidas de 1,8 millones de barriles, en su mayoría por robo, frente a los 20 millones de barriles extraviados un año antes. La Casa Blanca aprobó el año pasado varias rondas de sanciones contra el petróleo venezolano para cortarle al régimen de Maduro las últimas vías de ingresos y liquidez que tenía. Trump incluso tomó la medida sin precedentes de dictar un embargo y prohibir las importaciones a EE.UU. En consecuencia, Maduro ofreció su petróleo a precio rebajado a la petrolera estatal rusa, Rosneft, que en diciembre llegó a comercializar dos tercios de todo el crudo venezolano. Pronto, Trump sancionó a dos filiales de Rosneft implicadas en esos negocios. Ante la presión, el Kremlin acabó de cobrar la deuda de Maduro y se salió completamente del mercado venezolano. Las últimas petroleras que quedan haciendo negocios en Venezuela, como Eni o Repsol, están cobrando deuda. La estadounidense Chevron cuenta también con una licencia otorgada por la Casa Blanca para operar en Venezuela exclusivamente para el cobro de deuda y hasta el 22 de abril. Tras esa fecha, Trump debe decidir si prorroga las licencias o corta de forma definitiva el acceso de Maduro a los mercados petrolíferos internacionales.
1
...