Infortelecom

Noticias de paulo guedes

02-11-2019 | Fuente: abc.es
Marcos Pereira: «En Brasil no sucederá lo de Chile, porque ya lo vivimos en 2013»
Esta semana se ha cumplido un año de la victoria en las urnas de Jair Bolsonaro, que asumió la presidencia de Brasil el 1 de enero 2019. Desde entonces, el mandatario, conocido como el «Trump caribeño», no ha dejado de sumar polémicas y enemigos, confrontados por sus políticas sobre el cambio climático, la explotación de la Amazonia o el respeto a los derechos humanos. Su explosivas declaraciones vía Twitter le han granjeado numerosas críticas y tener que echar marcha atrás en más de una ocasion, como le sucedió con el vídeo colgado esta semana en el que Bolsonaro se presentaba como un león y acusaba de hienas a la Corte Suprema, a los partidos de la oposición y a la Conferencia Episcopal. Tampoco ha dejado indiferente su encolerizada respuesta a las informaciones publicadas por el periódico «O Globo», que vinculaban al presidente con la investigación por el asesinato de la concejala Marielle Franco. Diez meses después de su toma de posesión, Bolsonaro se ha convertido en el presidente con peor índice de popularidad en la historia del país (31%) y ha empeorado la imagen de Brasil en el exterior. Una evidencia a la que se rinde el primer vicepresidente de la Cámara de Diputados y el Congreso Nacional de Brasil, Marcos Pereira, como el mismo ha reconocido esta semana en Madrid. De ahí que tanto él como el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, estén visitando algunos países ?Maia viajó la semana pasada a Reino Unido? para contrarrestar esa mala imagen y convencer a instituciones e inversores de que la economía brasileña se está fortaleciendo con las medidas tomadas por el Gobierno de Bolsonaro. Exministro de Industria, Comercio Exterior y Servicios durante el Gobierno de Temer y presidente del partido Republicanos -formación que apoyó a Dilma Rousseff hasta 2017-, Pereira ha visitado España -segundo país inversor en Brasil- para informar a las empresas e instituciones financieras sobre las reformas económicas que se están haciendo en su país: «La semana pasada fue aprobada la reforma de pensiones, y ahora estamos debatiendo en el Congreso una reforma administrativa, para reducir el número de funcionarios públicos, y la del sistema tributario, para simplicarlo», explica durante una entrevista con ABC. Con una inflación del 3%, el tipo de interés ha caído al 5%, «el más bajo en toda la historia de Brasil, que bajará al 4,5% el próximo mes [por noviembre]», desvela Pereira, que reconoce que si bien para Europa siguen siendo altos, para su país «es extraordinario». Gracias a estas reformas, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central de Brasil han hecho una privisión de crecimiento del 2% para 2020 y 3,5% para 2021. Entre las medidas a abordar también se encuentra la privatización de las empresas públicas (hay 680 empresas participadas por el Estado), que se reducirán a tres:Petrobras, Caixa Económica Federal y Banco de Brasil. Pereira reconoce que esta última la inició el Gobierno de Dilma Rousseff, «pero de una manera muy tímida». Michel Temer las continuó pero es con la llegada de Bolsonaro al poder cuando «se han reforzado», subraya. Al frente de estas medidas se encuentra el ministro de Economía, Paulo Guedes. «Bolsonaro no sabe nada de economía», reconoce Pereira. Con una economía «100% liberal», el vicepresidente de la Cámara de Diputados no le preocupa que modelos similares hayan fracasado en la región y no espera que haya una reacción contraria a ella por parte de los brasileños, como ha sucedido en otros países:«En Brasil no va a pasar lo de Chile, porque ya se vivió en 2013, cuando subieron la tarifa del autobús en Sao Paulo. Comenzó como un pequeño problema que luego se extendió. Ese sarampión ya lo hemos pasado», afirma. La tasa de paro en Brasil, que llegó a superar los 14 millones de desempleados en 2017, ha bajado levemente en los últimos meses, reduciéndose hasta los 12,8 millones. «Con el crecimiento económico del 2% y el 3,5% la gente va a vivir mejor», mantiene Pereira. Mala imagen internacional Para el diputado brasileño el punto fuerte de la Administración de Bolsonaro es la economía, que contrasta con la imagen que transmite el presidente a nivel internacional. «Sería más fácil si analizara más lo que dice, pero él ya no va a cambiar. ¿Cómo va a cambiar una persona de 64 años?» Y, admite, que «en el Congreso sabemos que no entiende de economía, por lo que hacemos oídos sordos a lo que dice y continuamos con nuestros programas adelante». No obstante, reconoce que «esa mala imagen que se está proyectando» es el motivo «por el que venimos aquí». También con ese objetivo, tiene previsto viajar, junto al presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, a Ginebra el próximo mes de diciembre para hablar con la OMC, OMPI y con la ONU. Para Pereira es importante que «el mundo entienda» que para rubricar culquier medida el presidente Bolsonaro necesita la aprobación del Congreso. Un diálogo que no ha sido siempre fácil y ha dificultado la toma de decisiones. «La relación de Bolsonaro y de Maia no es de amigos, pero es de convivencia institucional. El propio presidente ha dado un paso atrás en algunas iniciativas». Y concede que «que la relación ha mejorado, pero podría ser mejor..», señalando que en épocas anteriores la situación «era peor». Como en el caso de la presidenta Dilma Rousseff, que fue descabalgada del poder por un «impeachment» . Una situación que Pereira no cree que pueda repetirse con Bolsonaro. «Solo hay una hipótesis para que el presidente tenga que dejar el poder, que el pueblo salga a la calle y lo pida». Si bien asegura que no es bolsonarista, «le voté en la segunda vuelta y soy crítico con muchas de sus medidas», el diputado defiende que una parte importante de la sociedad brasileña apoya al actual mandatario. Bolsonaro vs Fernández Algunas de las últimas polémicas que rodean a Bolsonaro tienen que ver con la victoria de Alberto Fernández en Argentina ?el presidente brasileño no dudó en afirmar que el pueblo argentino se había equivocado al votar?, país del que es principal socio comercial y con el mantenía buenas relaciones durante el mandato de Mauricio Macri. Pereira reconoce que el presidente brasileño «no fue elegante» en sus declaraciones, «pero tampoco Alberto Fernández cuando el día de su victoria pidió la libertad de Lula da Silva y dijo que estaba preso injustamente. Ese no es el papel de un presidente, además de que cuestionó la decisión de tres tribunales que le condenaron». En cuanto a las relaciones comerciales entre ambos países, considera que «en algún momento ambos tendrán que conversar. Si será posible o no, no lo sé, porque con el temperamento de Bolsonaro.. (bromea). De todas manera creo de Paulo Guedes le dará algún consejo para disminuir la tensión porque el 50% de nuestras exportaciones van a Argentina. Ahí debe de ser pragmático». Ayer Bolsonaro no lo fue, pues anuncó que no tenía previsto acudir a la toa de posesión de Fernández el próximo 10 de diciembre. Otro de las temas que preocupa tras la victoria de Fernández en Argentina es la viabilidad del acuerdo de libre comercio de Mercosur con la Unión Europea, que el presidente electo ha cuestionado. Pereira no considera que esté en peligro. «No lo creo. No es un acuerdo entre los cuatro países. Aquí, el Parlamento Europeo tiene un poder de decisión y ejecutivo en algunas medidas respecto a los Estados. Lo que hay que revisar son detalles de redacción. Además, la entrada en vigor del acuerdo Mercosur-UE es bilateral, cada país negocia con ella. Brasil, Uruguay y Paraguay lo van a aprobar, y Argentina se verá obligada también a hacerlo. ¿Por qué perdió Macri las elecciones? Por la economía. Para Argentina es fundamental este acuerdo, aunque haya alguna dificultad», admite Pereira. La influencia política de los evangélicos Marcos Pereira además de vicepresidente de la Cámara de Diputados de Brasil y presidente del partido Republicanos es obispo de la Iglesia Universal del Reino de Dios, una de las organizaciones evangélicas más importantes del país. El aumento de fieles de esta congregación y el incremento de su influencia política en Brasil es una realidad. El propio presidente Jair Bolsonaro fue bautizado en el Jordán bajo esta fe, sin abandonar la católica, en 2016. Según los datos de su victoria electoral, el actual presidente superó a su contricante, Fernando Haddad, por 11 millones de votos, el mismo número que obtuvo de papeletas evangélicas. Según Marcos Pereira en la actualidad hay «40 millones de evangélicos en Brasil», más del 20% de la población. El incremento de esta práctica religiosa, frente a la disminución de la católica, se debe según él, «sin querer hacer una crítica», matiza antes de contestar, a que «la Iglesia católica se distanció de las personas. La cúpula estaba arriba y el pueblo abajo. No solo en el discurso sino también en la práctica». Y pone como ejemplo el intento del Papa Francisco, del que dice le gusta mucho, por acercarse al pueblo «pero la curia romana le pone problemas». Frente a esto, los evangélicos «dan más calor y cercanía. La gente se siente más acogida», argumenta. Otro motivo por el que los evangélicos están logrando más fieles es la flexibilización de algunas aspectos: «admiten el divorcio y los métodos de control de natalidad, que no admite la Iglesia católica. Tienen 3, 4 o 5 hijos aunque no tengan para comer». En cuanto a por qué los evangélicos juegan un papel tan relevante en la política brasileña (190 diputados de los 513 son evangélicos, distribuidos en distintos partidos; y lo son también 14 de los 81 senadores. La suma en ambas cámaras representa casi un 40% del Congreso) indica que este debe a esta religión «estimula la participación de las personas en la sociedad. Nosotros incentivamos al pueblo a participar en la política. No es una imposición, los incentivamos».
06-09-2019 | Fuente: abc.es
El ministro de Economía de Brasil insulta a la esposa de Macron: «Es realmente fea»
El ministro brasileño de Economía, Paulo Guedes, se disculpó este jueves por unas declaraciones que dijo haber hecho en tono de broma en las que describió como «realmente fea» a Brigitte Macron, la esposa del presidente francés, Emmanuel Macron. Guedes, uno de los principales miembros del Gabinete del presidente Jair Bolsonaro, hizo su «broma» al comentar el incidente provocado por el jefe del Estado brasileño al referirse a la primera dama de Francia igualmente de forma despectiva. «El ministro Paulo Guedes pide disculpas por la broma hecha hoy en un acto público, cuando mencionó a la primera dama francesa Brigitte Macron», señala un comunicado divulgado por su despacho para intentar superar la polémica generada por sus declaraciones. «La intención del ministro era mostrar que asuntos importantes y urgentes para el país no tienen el espacio que deberían tener en el debate público. No hubo intención de proferir ofensas personales», agrega la nota. En su declaración en un seminario sobre privatizaciones en la ciudad de Fortaleza, Guedes dijo que la mujer de Macron «es realmente fea» al alegar que, pese a que Brasil ha logrado algunos avances económicos en los últimos meses, el país sólo debate las polémicas como la generada por Bolsonaro en su disputa con su homólogo francés. «Yo veo progreso en varios frentes, pero nada de eso es destacado. La única preocupación es si insultaron a (la ex presidenta chilena Michele) Bachelet, si insultaron a la esposa de Macron, si la llamaron de fea», alegó el ministro. «Macron dijo que estamos quemando la selva brasileña y el presidente (Bolsonaro) replicó y dijo que la mujer del francés es fea y que por eso él está diciendo esas cosas. Muy bien, es algo divertido. No hay ningún problema. Todo es verdad. El presidente dijo realmente eso y es realmente verdad, la mujer es realmente fea», agregó. Tras unos segundos de risas y aplausos entre los empresarios que asistían al seminario, el ministro se retractó y dijo que «no existe mujer fea sino mujer observada desde el ángulo equivocado». La semana pasada el propio Bolsonaro negó haber insultado a Brigitte Macron al ser cuestionado sobre un comentario que publicó en Facebook sobre la primera dama francesa. El gobernante brasileño comentó una publicación en Facebook en la que uno de sus seguidores afirmó que su actual disputa verbal con Macron obedece a la «envidia» del francés por la belleza y la juventud de la esposa del brasileño. El internauta colocó juntas una fotografía de Bolsonaro y de su joven esposa, 27 años menor que él, y otra del gobernante francés junto a Brigitte Macron, 24 años mayor que el dirigente galo. «No lo humilles. Ja, ja, ja», comentó Bolsonaro en la publicación. Interrogado sobre su intención con ese comentario, el presidente brasileño dijo que sólo quiso pedir al autor de la publicación que «no dijera bobadas». La disputa verbal entre los dos mandatarios comenzó por el significativo aumento de los incendios forestales que destruyen parte de la Amazonía este año, que Macron atribuyó a las cuestionadas políticas ambientales de Bolsonaro.
14-06-2019 | Fuente: abc.es
La huelga general contra la reforma de las pensiones de Bolsonaro paraliza el transporte en Brasil
Carreteras y vías de las principales ciudades brasileñas amanecieron bloqueadas este viernes con neumáticos y marchas de sindicalistas en la primera huelga general convocada contra el Gobierno de Jair Bolsonaro y su propuesta de reforma del sistema de pensiones, que aumenta de 35 a 40 años el tiempo de las contribuciones. La huelga, que también protesta contra recortes en el presupuesto de la educación, coincidió con el estreno de la Copa América de fútbol, que comienza el viernes en Brasil. El transporte público se paralizó en 19 capitales y parcialmente en buena parte del país. Hubo incidentes de violencia y de represión policial con gases lacrimógenos en Sao Paulo, Belo Horizonte y en Río de Janeiro, donde se registró uno de los incidentes más graves. Un hombre que conducía un pequeño volkswagen rojo, aceleró en una calle bloqueada por centenares de profesores y estudiantes de universidades públicas de Río. Tres estudiantes fueron atropellados por el conductor que se fugó. Las protestas ocurren cuando el Gobierno presiona al Congreso para la aprobación de la reforma que busca elevar las edades de jubilación a 65 años para los hombres y 62 para las mujeres, que podrán recibir la pensión integral sólo después de 40 años de cotizaciones, lo que ocurre cada vez menos, en función de la informalidad. La propuesta, presentada por el ministro de economía, Paulo Guedes, sigue el modelo de capitalización individual, similar al que fue implantado en Chile. «La capitalización propuesta pretende recoger la contribución del trabajador para un ahorro individual», difundió en una nota la Asociación Jueces para la Democracia, que critica la ausencia del estado en el futuro sistema, destacando que 37 millones de brasileños ya trabajan en la informalidad, sin posibilidad de jubilarse. «La reforma de Guedes y Bolsonaro pretende poner fin al sistema solidario de la seguridad social, perjudicando a la población económicamente más vulnerable», informa el comunicado. Medida para salir de la recesión Guedes y Bolsonaro vienen presionando a los parlamentarios y a la opinión pública con el mensaje de que el país sólo saldrá de la recesión si se aprueba el sistema, que se ha convertido en la principal medida económica, y que lo contrario, puede quebrar al gigante sudamericano. Durante la mañana, Bolsonaro despidió al presidente de la empresa de correos, el general Juarez Cunha, que recomendó que la entidad siga siendo estatal. «Se comportó como un sindicalista», dijo el presidente a la prensa local en Brasilia, antes de su viaje a São Paulo donde inaugurará la Copa América, en el estadio Morumbi.
19-03-2019 | Fuente: abc.es
Venezuela será el tema central en el encuentro entre Trump y Bolsonaro
La crisis venezolana será uno de los principales puntos de la reunión de este martes entre los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y de Estados Unidos, Donald Trump. Dos de las mayores economías americanas, Estados Unidos y Brasil, vecino fronterizo de Venezuela, deben intensificar la presión sobre el Gobierno de Nicolás Maduro. «Brasil y Estados Unidos juntos asustan a los defensores del atraso y de la tiranía alrededor del mundo. ¿Los que tienen miedo de alianzas con un país libre y próspero? ¡Es lo que hemos venido a buscar!», escribió en su Twitter el brasileño, al desembarcar en el país norteamericano. Estados Unidos lidera una ofensiva de más de 50 países, entre ellos Brasil, que consideran a Maduro un dictador y reconocen como presidente interino a su opositor, el parlamentario Juan Guaidó. El grupo de países ha propuesto sanciones económicas y un embargo al petróleo venezolano, principal producto de su economía, que debe regir a partir del 28 de abril. La expectativa es que Bolsonaro salga de la reunión asumiendo un compromiso de liderazgo sudamericano frente a la crisis humanitaria de Venezuela. Pese a la concordancia en las presiones contra Maduro, sin embargo, la cancillería brasileña no ha apoyado el deseo de Estados Unidos de intervenir militarmente en el país vecino. La Casa Blanca difundió, sin dar detalles, que los presidentes deben abordar temas como la «restauración de la democracia en Venezuela» y «esfuerzos para entregar ayuda humanitaria». También deben conversar sobre los detalles del envío de esa ayuda, en alimentos y medicinas, para evitar que los suministros sean retenidos en las fronteras y lleguen a los necesitados. El encuentro es la primera visita oficial bilateral de Bolsonaro, que eligió a Trump y Estados Unidos como el símbolo de un giro en la política internacional brasileña de revitalización de las relaciones con la potencia americana, iniciado en los últimos dos años por su antecesor, Michel Temer. El brasileño y sus hijos son admiradores de Trump y de sus posiciones diplomáticas, como la de dar menos relevancia a organizaciones multilaterales y las políticas antiinmigración. De parte de Estados Unidos, la señal de una mejor relación con Brasil fue dada con la invitación para que Bolsonaro se aloje en la Blair House, la casa de huéspedes de la Casa Blanca. El brasileño agradeció en su Twitter el honor, concedido a pocos jefes de Estado. Trump y Bolsonaro deben firmar un acuerdo de salvaguardias tecnológicas (AST) que prevé el uso comercial de la base de lanzamiento de Alcántara en Maranhao, norte de Brasil, y permitirá a Estados Unidos lanzar satélites y cohetes, manteniendo el el territorio bajo jurisdicción brasileña. La base de Alcántara tiene una ubicación estratégica para lanzamientos espaciales por su cercanía a la línea del ecuador, generando un ahorro del 30% en combustible y un transporte mayor de carga. En Brasil, sin embargo, hubo críticas a la poca profundidad de los acuerdos que no incluyen, por ejemplo, el apoyo de Estados Unidos para que el país sudamericano entre en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Empresarios del sector agropecuario han mostrado preocupación de que una relación prioritaria con Estados Unidos, perjudique el comercio con China, su principal socio comercial. Brasil también retirará la visa a los norteamericanos, sin recibir la reciprocidad de Estados Unidos. Las próximas visitas oficiales de Bolsonaro hasta fines de marzo, serán Chile e Israel, apuntando su acercamiento a los gobiernos con los que tiene afinidad ideológica. Bolsonaro viajó acompañado por seis ministros, entre ellos, las estrellas de su Gobierno, el ministro de Economía, Paulo Guedes; y el de Justicia y Seguridad, Sérgio Moro. Desliz en la agenda No cayó bien en la Casa Blanca el encuentro de Bolsonaro con Steve Bannon, el ex estratega de comunicación de Trump, que desde 2016 perdió influencia en el Gobierno norteamericano y se convirtió en enemigo del estadounidense, por llamar «traidor» a su hijo, Donald Trump Jr. Bannon, que es el ídolo de Bolsonaro y sus hijos, cenó el domingo con el presidente sudamericano en la embajada brasileña en Washington. Participaron en el encuentro el diputado Eduardo Bolsonaro, tercer hijo del mandatario, y el filósofo brasileño Olavo de Carvalho, que reside en Estados Unidos y es considerado el mentor intelectual de la familia presidencial y del canciller, Ernesto Araujo. Araujo, a propósito, ha incluido el portal ultraconservador de Bannon, Breitbart News, en la lista de lecturas obligatoria de diarios de la cancillería brasileña. Bannon es socio de la consultora británica Cambridge Analítica (CA), que difundió noticias falsas contra Hillary Clinton, y líder de The Movement, grupo que promueve la derecha nacionalista en el mundo. Polémico y llamado de «manipulador» por la revista Time, Bannon orientó desde Estados Unidos la campaña electoral de Bolsonaro, a quien se acercó por sus declaraciones racistas y machistas. El tercer hijo de Bolsonaro, Eduardo, se ha unido a Bannon, ofreciéndose como un paladín por la «extinción de la izquierda» latinoamericana.
30-10-2018 | Fuente: abc.es
Bolsonaro, como Pedro Sánchez, nombra ministro de Ciencia a un astronauta
Como hizo el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, al nombrar a Pedro Duque, el futuro jefe de Estado brasileño ha decidido nombrar ministro de Ciencia a un astronauta. Marcos Pontes, el único brasileño que ha viajado al espacio, afirmó este martes que recibió la invitación del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, para asumir la cartera de Ciencia y Tecnología en el futuro Gobierno y que sólo falta el anuncio oficial para confirmar el nombramiento. «Estoy muy feliz de poder contribuir con el nuevo Gobierno en un área como ciencia y tecnología a la que he dedicado 41 años de mi vida. Sólo falta el anuncio oficial para que el nombramiento sea confirmado», aseguró el astronauta en un vídeo que publicó en su cuenta en Facebook. Pontes, que participó en la campaña que llevó a Bolsonaro a ser elegido el domingo jefe de Estado con el 55% de los votos válidos, afirmó que tiene mucho por hacer como ministro en un área considerada estratégica para Brasil. «Vamos a promover educación para formar ciudadanos calificados; ciencia para desarrollar ideas y soluciones específicas para Brasil; y tecnología para transformar esas ideas en innovaciones y nuevos productos, que van a generar nuevos empresas y empleos», aseguró. Pontes, un teniente coronel de la Fuerza Aérea Brasileña y funcionario de la Agencia Espacial Brasileña de 55 años, se convirtió en 2006 en el primer y único brasileño en viajar al espacio. En la Estación Espacial Internacional Como miembro de un programa de entrenamiento de la NASA en un acuerdo de cooperación entre Brasil y Estados Unidos, el brasileño viajó a la Estación Espacial Internacional a bordo de un Soyuz TMA-8. Bolsonaro, que asumirá su mandato de cuatro años a partir del 1 de enero próximo, se reunió este martes en Río de Janeiro con sus principales colaboradores para comenzar a definir a los miembros de su futuro Gobierno y del equipo que realizará la transición con la administración del presidente Michel Temer. La semana pasada el diputado ultraderechista reprendió a algunos políticos que venían anunciando que serían sus ministros y advirtió que cualquiera que anticipara nombramientos sin su aprobación ya podía descartar la idea. Bolsonaro sólo ha confirmado hasta ahora tres personas que integrarán su Gabinete. En diferentes entrevistas, el parlamentario ha dicho que el ministro de Hacienda será el economista Paulo Guedes, un representante de la Escuela de Chicago que defiende diferentes medidas liberales como la reducción del tamaño del Estado, la apertura económica y las privatizaciones. Las otras dos personas que Bolsonaro ha dicho que integrarán su Gabinete son el diputado Ónix Lorenzoni, del partido conservador Demócratas (DEM) y quien asumirá el Ministerio de la Presidencia, y el general de la reserva del Ejército Augusto Heleno Ribeiro, al que nombrará como titular de la Defensa. También ha declarado que «piensa» en el juez de primera instancia Sergio Moro como ministro de Justicia o futuro miembro de la Corte Suprema, pero aclaró que aún no ha tomado una decisión al respecto ni conversado con el magistrado. Moro ganó enorme notoriedad en Brasil como responsable en primera instancia de la operación Lava Jato, que destapó la vasta trama de corrupción que operó en la estatal Petrobras, en el marco de la cual declaró culpable al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y lo condenó a prisión
30-10-2018 | Fuente: abc.es
Bolsonaro descarta una intervención militar en Venezuela
El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, descartó este martes que pueda apoyar una intervención militar en Venezuela y afirmó que pretende dar una nueva dimensión al Mercosur, por considerar que el bloque está «supervalorizado». «De nuestra parte no existe eso (una intervención en Venezuela). Brasil siempre va a buscar la vía pacífica para resolver los problemas», aseguró el diputado ultraderechista en una entrevista que concedió a la red de televisión Record un día después de su victoria en las urnas. Bolsonaro, que fue elegido presidente con el 55 % de los votos válidos el domingo, frente al 45 % de su adversario, el socialista Fernando Haddad, admitió que algunas autoridades de otros países con las que conversó tras su victoria electoral abordaron la crisis de Venezuela y pidieron que Brasil «participe de alguna u otra forma para solucionar ese problema». Según el ultraderechista, si Brasil hubiese hecho su «tarea» cuando era gobernado por el Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, la situación de Venezuela tal vez ya habría sido resuelta. «Pero el PT siempre admiró el Gobierno de Hugo Chavez y después el de Maduro. Por eso llegamos a esa situación en la que los más pobres están sufriendo y huyendo incluso hacia Brasil porque ya no tienen qué comer en su país», afirmó. El Mercosur Sobre el Mercosur, Bolsonaro dijo coincidir con las declaraciones de su futuro ministro de Hacienda, el economista Paulo Guedes, y para quien el bloque integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay y del que Venezuela está suspendida «no es una prioridad». «Mercosur tiene su importancia sí pero, en mi opinión, está supervalorizado. Fue bien gestado en su inicio pero en el Gobierno del PT el asunto ideológico pasó a hablar más alto. Nadie quiere detonar el Mercosur pero queremos darle su debida estatura», afirmó. Según Bolsonaro, su país pretende librarse «de algunas amarras del Mercosur» y, en su opinión, «Venezuela nunca podía haber sido aceptada como miembro del Mercosur debido a la cláusula democrática». Jair Bolsonaro será el presidente de Brasil desde el 1 de enero de 2019 hasta finales de 2022, relevando en el cargo a Michel Temer, tras imponerse en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales al candidato del PT, Fernando Haddad.
27-10-2018 | Fuente: elpais.com
La industria le exige más precisión a Bolsonaro sobre su plan económico
El grupo que concentra un tercio del PIB de Brasil se reúne durante media hora con el favorito en la segunda vuelta del domingo 28. El presidenciable promete una reunión con su asesor Paulo Guedes tras las elecciones
09-10-2018 | Fuente: elpais.com
Los mercados respaldan al ?gurú? de Bolsonaro
El economista Paulo Guedes defiende reformas al estilo de Chile en los años ochenta
1