Infortelecom

Noticias de partidos politicos

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al Sisi, recibido en la Casa Blanca como aliado clave contra Daesh
En los negocios -un mundo que Donald Trump conoce muy bien- y en la política, el éxito de una operación muchas veces tiene que ver con las concesiones que se esté dispuesto a hacer y las compensaciones que se consiguen. En su relación con Egipto, tradicionalmente el principal aliado de EE.UU. en Oriente Medio, el presidente de EE.UU. ha optado por mirar para otro lado en lo que se refiere a la situación política y de derechos humanos en el país y concentrarse en el enemigo común para ambos Gobiernos: el terrorismo islámico. Este lunes, Donald Trump abrió las puertas de la Casa Blanca a su homólogo egipcio, Abdelfatah al Sisi, que le habían estado cerradas desde que el general accediera al poder tras el derrocamiento del anterior presidente, Mohamed Morsi, en 2013. «Quiero que todo el mundo sepa, por si hay alguna duda, que estamos totalmente del lado del presidente Al Sisi», anunció Trump en un breve encuentro con los medios. «Ha hecho un trabajo fantástico en una situación muy difícil. Estamos con Egipto y con el pueblo egipcio». La visita de este lunes fue la confirmación de un cambio de relaciones entre ambos países, después de una cierta desconexión durante las presidencia de Barack Obama. Al Sisi fue uno de los cabecillas del derrocamiento de Morsi, el líder de los Hermanos Musulmanes que accedió al poder tras la Primavera Árabe de 2011. Entonces era el ministro de Defensa y fue un puntal en la represión de la organización de Morsi y de otros grupos políticos islámicos. Se impuso en las elecciones de 2014, boicoteadas por muchos partidos políticos, con una aceptación del 93%. Sintonía plena La caída de Morsi por la fuerza supuso una crisis en las relaciones con EE.UU. Obama, que no llegó a calificar la actuación de Al Sisi como golpe de Estado, decidió congelar la ayuda militar y económica que Egipto recibe cada año de Washington. Eso duró dos años, hasta que Obama necesitó reforzar la alianza de países islámicos en su lucha contra Daesh. Sin embargo, las relaciones con Al Sisi nunca fructificaron, y el líder egipcio no puso el pie en la Casa Blanca. Con Trump todo ha sido diferente. Mucho más preocupado por entenderse con mandatarios fuertes -aunque su historial en derechos humanos sea cuestionable- que den estabilidad a la región y colaboren en la derrota del terrorismo yihadista, Trump recibió a Al Sisi todavía como candidato presidencial, en septiembre del año pasado. «Es un tipo fantástico, ha tomado el control de Egipto, de verdad que lo ha hecho», dijo entonces Trump, a lo que Al Sisi respondió calificando al multimillonario neoyorquino como «un gran líder». Trump y Al Sisi tenían importantes asuntos que discutir. En primer lugar, la ayuda de EE.UU. a Egipto. Washington envía a su socio en Oriente Medio 1.300 millones de dólares al año en ayuda militar, algo que la Administración de Trump parece comprometida a mantener, sobre todo para contener los avances de Daesh en la península del Sinaí, donde han perdido la vida cientos de policías y militares egipcios. Donde hay menos certezas es en los 250 millones de dólares de ayuda económica, que podrían ser víctimas de los planes presupuestarios que prevén desvestir al Departamento de Estado de fondos para ayuda al desarrollo. Conservar el flujo de financiación de EE.UU. es clave para Al Sisi, que no vive su mejor momento en Egipto y que utilizará su visita a la Casa Blanca para dar un espaldarazo a su prestigio. Al Sisi también pretende que EE.UU. coloque a los Hermanos Musulmanes en la lista de organizaciones terroristas, algo que parece complicado por el malestar que podría causar en otros gobiernos de países islámicos. Los ataques a los derechos humanos en Egipto tuvieron menos protagonismo, a pesar de las críticas de organizaciones civiles estadounidenses.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«No permitiremos que la izquierda populista española reivindique las bondades del castrismo»
Durante un homenaje en Madrid al desaparecido disidente cubano Oswaldo Payá, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha alertado contra la reivindicación de las «bondades» del castrismo y la justificación de una «ideología perversa» por parte de la izquierda europea frente a la «representación de la dignidad moral del pueblo» que era el líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL). Casado aseguró que «no vamos a permitir que la izquierda europea, en especial la izquierda populista española, esté intentando reivindicar las bondades del régimen más liberticida y cruel que queda en el mundo junto al de Corea del Norte». En este contexto, el político del PP calificó de «insólito» que Podemos haya bloqueado la aprobación de una declaración institucional sobre Venezuela en el Congreso de los Diputados. Payá, según este testimonio, representaba con su Proyecto Varela (propuesta de transición política desde la legalidad vigente en Cuba) «esa fuerza tranquila pero imparable que cada vez tenía más adeptos y más voz a nivel internacional». Por ello lamentó su muerte «en circunstancias aún no aclaradas» por un accidente de tráfico el 22 de julio de 2012 junto al activista del MCL Harold Cepero. Destacó su «austeridad y discurso moral limpio, sin rencor, revanchismo o crítica» contra el régimen de Fidel y Raúl Castro. «Lo único que quería Payá era que desearas para los cubanos lo mismo que deseabas para España», agregó. Por ello reclamó a la comunidad internacional que cualquier «cesión» para que mejore la situación económica de la isla «vaya acompañada de una exigencia de mayor libertad para el pueblo cubano». El hijo de la líder del MCL en La Habana, expreso político, huyó en una precaria embarcación a EE.UU. en diciembre El actual líder del MCL, Eduardo Cardet, cumple una condena a tres años de cárcel por los delitos de «atentado contra la autoridad y resistencia al arresto». Amnistía Internacional lo ha reconocido como prisionero de conciencia. Uno de los momentos más emotivos del homenaje en la sede de Alfa y Omega llegó cuando el político del PP, con un bisabuelo enterrado en el cementerio habanero de Colón y una abuela cubana, elogió la resistencia de pacíficos disidentes como Rosa María Rodríguez Gil, coordinadora del MCL en la capital. Durante su intervención, Rodríguez explicó cómo fue «chantajeada» por la policía política para que se convirtiera en «agente infiltrada en el movimiento» si no quería que uno de sus hijos, con dificultades de aprendizaje, terminara en prisión. Pero la opositora respondió que «nunca iba a traicionar mis ideas y al MCL». Su hijo, Yosvani Melchor Rodríguez, fue condenado a doce años de cárcel por el delito «inventado de atentar contra la seguridad del Estado». Después de siete años de presidio, ya en libertad condicional, Yosvani huyó a Estados Unidos en una precaria embarcación el pasado 16 de diciembre. Rosa María Rodríguez, que tenía previsto regresar a su país este mismo viernes, es la encargada de la recogida de firmas de la campaña del MCL «Un cubano, un voto» en La Habana, entregada recientemente a la Asamblea Nacional y cuyas reivindicaciones están incluidas en el Proyecto Varela, explicó la opositora. En síntesis, reclaman el derecho al voto para los cubanos dentro y fuera de isla, y que se reconozcan otros partidos políticos distintos al PCC. Rock en la parroquia Carlos Payá, hermano del fallecido líder del MCL, y Regis Iglesias, ex preso político de la Primavera Negra de 2003, recordaron los orígenes parroquiales del movimiento en la década de los ochenta. Ambos están exiliados en España. Durante la conferencia «El legado de Oswaldo Payá: el MCL», su hermano describió al movimiento fundado en 1988 por «laicos comprometidos» como «no confesional, basado en la doctrina social de la Iglesia y el mensaje liberador del Evangelio». «En aquellos años, la parroquia de El Cerro (barrio de La Habana) era una burbuja de libertad negada en la calle», añade Payá. Iglesias, portavoz del MCL «en libertad, en la prisión y en el destierro», se acercó a la Iglesia católica a través del rock. Recordó que en aquellos años el único modo que tenía para escuchar esa música era «acudiendo a la parroquia de Santa Clara de Asís (barrio habanero de Lawton)». También se refirió a sus siete años y medio de prisión por defender el Proyecto Varela, en los que estuvo en una celda en la que podía tocar las dos paredes con los brazos extendidos y veía pasar ratas. El régimen cubano ha desoído sus peticiones para regresar a Cuba y ahora se ha ofrecido para «cambiarme por Eduardo Cardet».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Parlamento de Venezuela denunciará a Maduro ante la Corte Penal Internacional (CPI)
La Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, de mayoría opositora, ha decidido tramitar una denuncia ante la Corte Penal Internacional (CPI) por delitos de de lesa humanidad contra el presidente del país, Nicolás Maduro. Con el voto de la mayoría opositora y la ausencia de la bancada del chavismo, el Legislativo aprobó el acuerdo de «condena a la represión, persecución, tortura y otras violaciones a los derechos humanos de la población» en el que han calificado como una «autocracia» al Gobierno de Maduro. En la declaración aprobada se ha instado a «instruir el expediente correspondiente a los efectos de tramitar denuncia ante la Corte Penal Internacional para el conocimiento de los delitos de lesa humanidad cometidos por Nicolás Maduro y las demás autoridades con poder de mando». Entre los supuestos delitos, los diputados han mencionado ataques contra centros de salud «lo cual está prohibido hasta en tiempos de guerra» y «la persecución de un grupo de personas fundada en motivos políticos». Asimismo, han asegurado que durante las últimas dos semanas «el Gobierno ha cometido graves violaciones de derechos humanos para sostenerse en el poder, tales como torturas físicas, síquicas y morales contra militantes de partidos políticos para obtener confesiones forzosas». «Golpe de Estado» El Parlamento insiste en que existe una ruptura del orden constitucional en el país caribeño desde que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió dos sentencias que despojaban a la Cámara de sus facultades y limitaban la inmunidad de los diputados, pese a que estas decisiones fueron luego aclaradas y parcialmente suprimidas. En este sentido, la resolución aprobada por el Legislativo ha añadido que una «cúpula» conformada por los poderes Ejecutivo y Judicial, así como por el Alto Mando de las Fuerzas Armadas por el «golpe de Estado» que, han afirmado, «continúa y se ha agravado». Por lo anterior, la AN resuelto denunciar esta situación ante la comunidad internacional, rechazar toda violación al derecho a la vida y a la libertad personal, al tiempo que hacer un exhorto a las autoridades y funcionarios públicos a respetar la Constitución y a garantizar su cumplimiento. Además, han instado a la Defensoría del Pueblo y a la Fiscalía a velar por los derechos fundamentales y a concretar investigaciones «para hacer efectiva la responsabilidad» de quienes cometan delitos. La declaración ha asegurado que el «Gobierno ha acudido a la represión desmedida y uso desproporcionado de la fuerza mediante el empleo de armas de fuego y sustancias tóxicas para contener las manifestaciones pacíficas» recientes, algunas de las cuales se han tornado violentas y han dejado al menos seis muertos. Según la Cámara, esta actuación del Gobierno ha «dado lugar a asesinatos y atentados contra la integridad corporal» y ha dejado al menos 538 arrestos y denuncias de torturas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Maduro, atrapado entre la protesta y el ala dura chavista
Nicolás Maduro se encuentra entre la espada y la pared por la presión de las protestas opositoras y del ala dura del chavismo. El presidente de Venezuela se halla en una encrucijada, pero pronto debería tomar una decisión si no quiere que la crisis empeore y la ingobernabilidad se desborde, sostienen los analistas. En la cuarta semana de manifestaciones para exigir comicios anticipados, entre otras reclamaciones, la Policía impidió que la marcha opositora pudiera llegar este miércoles a la Defensoría del Pueblo, a la que se le insta a que se pronuncie sobre los siete magistrados de la Sala Constitucional del Supremo que anularon las competencias de la Asamblea Nacional. Un requisito necesario para que el Parlamento pueda destituir a los jueces. El chavismo moderado propone convocar elecciones regionales a mediados de año, junto a la reelección de los tres diputados del estado de Amazonas, y comicios locales en diciembre. El ala dura chavista, sin embargo, descarta medirse en las urnas y quiere aplastar a la oposición radicalizando la violencia en las calles y encarcelando a sus dirigentes. Con la reelección de los tres diputados vetados por el régimen, la Asamblea recuperaría la mayoría absoluta de 112 legisladores, de la que había sido despojada en diciembre de 2015. La oposición entonces podrá ejercer plenamente sus competencias, como convocar elecciones generales, nombrar magistrados y directores del Consejo Nacional Electoral (CNE). El ala dura del chavismo no quiere negociar sino acabr con la oposiciónPero lo que realmente preocupa al presidente Maduro son las protestas de la oposición, que han recibido el apoyo de organizaciones internacionales y gobiernos demócratas. Las marchas opositoras han sido masivas, efectivas y han sacado de sus casillas al mandatario, según los observadores. En las últimas semanas, a su manera, Maduro ha tendido puentes a la oposición y la ha invitado a dialogar para enfriar las protestas. Pero los líderes opositores no se fían y no quieren repetir el fracaso del año pasado, cuando disolvieron las manifestaciones con la esperanza de que el Gobierno cumpliera sus promesas de convocar elecciones, liberar a los presos políticos, respetar el Parlamento y abrir un canal humanitario para repartir alimentos y medicinas. Ninguna de las peticiones fue satisfecha. La crisis económica y social se ha agravado con la crisis política por el intento de anular las competencias de la Asamblea Nacional hace un mes. La oposición ha salido con más fuerza a la calle este año a reclamar los derechos legislativos conculcados por las decisiones de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo. Maduro ha enviado emisarios a los diferentes partidos políticos de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), pero ninguno de los dirigentes ha querido atenderlos ni de cerca para evitar ser fotografiados o grabados con los oficialistas; como ocurrió el pasado octubre en la mesa de conversaciones, en la que ejercieron de mediadores el Vaticano y los tres expresidentes de Unasur, el español José Luis Rodríguez Zapatero, el dominicano Leonel Fernández y el panameño Martín Torrijos. El alcalde chavista Jorge Rodríguez no ha podido romper esta vez la barrera de la desconfianza. Los líderes opositores están decididos a continuar con las protestas y presionar en la calle mientras el régimen no ofrezca las cuatro condiciones para volver a la paz y normalidad. Es decir, no ha habido negociación con el chavismo por ahora. Así lo han declarado, Julio Borges, presidente del Parlamento y Henry Ramos Allup, expresidente de la misma institución. Ambos son secretarios generales de los dos partidos principales del país: Primero Justicia y Acción Democrática. Integrantes del ala dura El presidente Maduro se ha mostrado «ansioso» por convocar elecciones, pero no ha aclarado si serán las presidenciales, el objetivo central de la oposición. Pero en su ofrecimiento, el mandatario se ha enfrentado internamente a los halcones del chavismo que son el vicepresidente Tareck El Aissami y Diosdado Cabello (número dos del chavismo), quien ha declarado que «no habrá elecciones regionales». Otros integrantes del ala dura del chavismo son el alcalde del municipio Libertador Jorge Rodríguez y el exalcalde Freddy Bernal, encargado de repartir las bolsas de comida «Clap». Ambos dirigen las bandas armadas, conocidas los «colectivos» que en su origen tenían fines sociales. Estas bandas paramilitares y parapoliciales actúan con el estilo cubano de exterminar a los dirigentes opositores y amedrentar a los seguidores. El mandatario está bloqueado entre la facción moderada y la radical. La primera está integrada por la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, y algunos ministros y gobernadores que dejó el difunto Hugo Chávez y que no han querido mostrar la cara, apoyados por los disidentes que se marcharon y que quieren elecciones regionales y locales para que Maduro no arrastre al chavismo a la caída. La facción radical, sin embargo, no quiere negociar sino exterminar a la oposición. Para la mayoría de los chavistas, que representan menos del 20 por ciento del electorado, continuar con Maduro hasta el final de su mandato en diciembre de 2018 es más conveniente que con Tareck El Aissami en la presidencia por sus supuestos vínculos con el narcotráfico. La canciller venezolana Delcy Rodríguez, en una cumbre de la OEA hace casi un año en Santo Domingo- Reuters Caracas amenaza con irse de la OEA L. V. La ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, aseguró que su país se retirará de la Organización de los Estados Americanos (OEA) si el organismo reúne a los cancilleres sin la aprobación del Gobierno de Nicolás Maduro. El régimen chavista habla de esa posibilidad desde que el organismo amenaza con aplicar la carta democrática interamericana contra el país si no convoca elecciones anticipadas. «De realizarse alguna reunión de cancilleres de la OEA que no cuente con el aval del Gobierno de Venezuela, he recibido instrucción del jefe de Estado de iniciar la retirada de esta institución», dijo Rodríguez el martes a la cadena estatal Venezolana de Televisión (VTV). La ministra agregó que Maduro no permitirá violaciones a la legalidad e institucionalidad que «sobrepasan cualquier muro de la moral».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Su distancia con Marine Le Pen se va estrechando a cuentagotas cuando solo falta una semana para la segunda vuelta. Sí, pero Emmanuel Macron ha sido estos días el hombre del momento en Europa. Traje bien planchado, atlético, corbata con el nudo correcto, sonrisa de anuncio, ojos azules? En sus mítines Macron ondea orgulloso la bandera de la UE -el único europeísta orgulloso de las elecciones-, proviene de la banca -Rotschild- y lidera un movimiento que promueve el social-liberalismo. Pese a sus dos años de experiencia de Gobierno como ministro de Economía (2014-2016), parece como si hubiese salido casi de la nada mediáticamente, al menos fuera de Francia. Y, en cuestión de días, varios países han elegido a su Macron: en Italia, el dimitido Matteo Renzi quiere copiar su modelo para volver al poder, en Canadá dicen que el joven centrista ha aprendido bien las lecciones de Justin Trudeau y en España se tuitea que el Elíseo se debate entre Ciudadanos (¡En Marcha!) y Vox (Frente Nacional). Aunque Ciudadanos se basó inicialmente en potenciar la personalización de la campaña con Albert Rivera, En Marcha lleva el ADN de Macron hasta en las siglas de su partido. «Albert Rivera ofrece una perspectiva muy reformadora, planteando siempre el diálogo social, no se ven actitudes enconadas, sino que siempre se preocupa por emplear argumentos», decía a ABC Mónica Quintana, del proyecto H4ckademy, que tuiteó a lo largo de la campaña de las elecciones del 20-D de 2015 las emociones de los políticos en los debates electorales. Rivera y Macron comparten no solo espacio político y estrategias de márketing político, sino también generación, con 37 y 39 años, respectivamente. Pero sus partidos y trayectorias difieren. Mientras que En Marcha, de Emmanuel Macron, sumó en tan solo nueve meses desde su creación 145.000 simpatizantes y 3.000 comités locales en Francia, Ciudadanos saltó a la escena nacional casi diez años después de haber fundado el partido, que desde su nacimiento en 2006 ha dado varios tumbos: primero socialdemócrata, luego aliándose con la formación derechista y xenófoba Libertas para las europeas de 2009 y ahora abrazando el liberalismo limpio de cualquier traza de socialismo democrático. La rapidez con la que se ha expandido En Marcha ha impresionado al presidente de Ciudadanos. Y parte del secreto de Macron es que ha sido de los pocos favoritos a la elección en no dejarse influir por la agenda de los candidatos extremistas como Fillon y Hamon, que quedaron en tierra de nadie y se vieron solapados por la «marca original». Ahora los seguidores del izquierdista de Mélenchon se baten entre abstenerse, en su mayoría, apoyar a Macron con una pinza en la nariz o incluso por optar por la líder del Frente Nacional. Banderas de la UE «Ver las banderas de Francia y la UE saludar el resultado de Macron es la esperanza y futuro de nuestra generación», afirmó Federica Mogherini, Alta Representante en política exterior de la UE, tras la victoria de Macron, a quien se le atribuyen posiciones defendidas por el líder de los liberales en el Parlamento Europeo (ALDE), Guy Verhofstadt. Este ex primer ministro belga sostuvo en campaña que la Unión Europea podía soportar un Brexit pero no la salida de Francia: «Este país supone un cuarto de la zona euro, su posición geográfica es un eje crucial del mercado interior (..) Sin el aporte francés al presupuesto europeo, ninguna comunidad política será jamás financiable», escribió. Proveniente del Gobierno socialista de François Hollande y de la banca privada, Emmanuel Macron exige la transformación del país, atrapado en las arenas movedizas del gigantesco Estado francés donde lo público se lleva cerca de la mitad del PIB anual. Este joven filósofo y ex banquero de Rothschild está a favor de reducir el gasto público, de la reducción de 120.000 funcionarios y de bajar impuestos a las finanzas. También propone un plan de inversión de 50.000 millones de euros. Sus adversarios le acusan de querer contentar a todo el mundo, de ser un populista de centro. En los tiempos de maratón electoral en España, de Rivera se decía en sus mejores momentos «que contaba lo que a la inmensa mayoría de españoles les gusta escuchar». Macron y la ultraderechista Marine Le Pen se enfrentarán el 7 de mayo en la segunda vuelta de las presidenciales, que dieron un histórico portazo a los dos grandes partidos tradicionales. Desde Ciudadanos, su líder, Albert Rivera, se ha mostrado contento de la victoria de Macron porque irrumpa «por fin» un liderazgo «nuevo y con vocación claramente europeísta» en el «corazón de Europa». Rivera, que siguió de cerca el escrutinio de la primera vuelta de las presidenciales francesas en la sede de su partido junto a seguidores de Macron, ha asegurado que En Marcha le recuerda «muchísimo» a Ciudadanos. «Los partidos tradicionales están en crisis» «Es un líder joven y dinámico, similar a Albert y en la misma línea del presidente canadiense Justin Trudeau», dicen desde el equipo de Rivera. La alegría naranja, en cambio, se destiñó la noche electoral por las contradicciones de Cs cuando Javier Nart, eurodiputado, aseguró que se habían reunido con el líder de EM en privado, hecho que desmintió el propio Rivera poco después en directo. Macron afirmó hace meses que «los partidos políticos tradicionales están en crisis», frente a los nuevos movimientos que nacen «para renovar la política». Junto con el Frente Nacional, él destruyó a los dos principales partidos de la V República: Partido Socialista y Los Republicanos, los tradicionales centro izquierda y centro derecha. Rivera, en más tiempo, no ha tenido la oportunidad de emular al hombre Rothschild de Francia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los nuevos partidos quieren definir el panorama europeo
Por primera vez en la historia de la V República en Francia ninguno de los dos grandes partidos políticos, ni los socialistas ni los republicanos, han pasado a la segunda vuelta de la elección presidencial. Es un indicador más que evidente de que las fuerzas políticas que han sido hegemónicas durante las últimas décadas están perdiendo apoyo en la sociedad europea, lo que en muchos países se traduce en la emergencia de nuevos partidos no siempre favorables a la que ha sido la corriente mayoritaria en Europa durante la segunda mitad del siglo pasado. Las razones por las que se produce esta efervescencia de nuevos partidos políticos tienen que ver con los distintos aspectos de la crisis económica de la última década, la llegada masiva de inmigrantes y los temores que suscita la globalización, la alergia contra las élites del poder. En cada caso hay elementos particulares, pero en general los nuevos partidos aparecen como un ingrediente inesperado en el panorama electoral y un elemento que no se puede ignorar a la hora de buscar mayorías estables. Hay distintas teorías sobre la adscripción de esos partidos a la extrema derecha o la extrema izquierda, algunas vinculadas a la herencia geográfica. Según esta teoría, en el sur de Europa la tendencia es la expansión de los partidos políticos de extrema izquierda, debido a la memoria vinculada a las pasadas dictaduras. Y en los países del centro y norte de Europa serían partidos neofascistas o de extrema derecha, reclamando una reacción a la hegemonía de la izquierda socialdemócrata. Distintas realidades En realidad, la situación es muy compleja y es muy difícil extraer teorías que sirvan para generalizar la situación. La AfD alemana no tiene nada que ver con Fidesz, el partido político hegemónico en Hungría que defiende ideas patrióticas muy similares. Los Nuevos Finlandeses y el Partido Popular Danés son nacionalistas pero no quieren tener el menor contacto con el Frente Nacional francés que puede pactar con el PVV de Holanda, pero que no puede homologarse con el Partido de la Ley y la Justicia (PiS) de Polonia, que a su vez está muy lejos del Partido de la Libertad de Austria. Aún menos que ver con el griego Syriza, que está en el poder después de haber laminado al socialismo tradicional del PASOK pero que no acepta ninguna relación política con los italianos de «Cinco Estrellas» pero sí con los españoles de Podemos. Ponerlos a todos juntos en la misma clasificación sería un error, aunque todos tienen en común esta voluntad de cambiar la corriente política tradicional en Europa. Si hay algo que tienen en común casi todos los partidos es su visión crítica al menos, cuando no destructiva, de la Unión Europea. Esto es lo que más preocupa a los dirigentes comunitarios, que han visto como estas nuevas fuerzas han invadido los escaños del hemiciclo de Estrasburgo y han logrado influir decisivamente desde allí en la vida política europea, como fue el caso del partido por la independencia del Reino Unido, (UKIP) que acabó precipitando el Brexit. Y por ello ha sido tan relevante la última edición del eurobarómetro en la que se ha puesto de manifiesto que el apoyo de los ciudadanos al proyecto europeo ha recuperado niveles previos a la crisis. Hay quien piensa que el camino que han elegido los británicos ha servido precisamente para que el resto de los europeos valoren más las ventajas que aporta la existencia de la UE y su pertenencia a esta organización. El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, comentó que «los resultados del Eurobarómetro son, por primera vez desde el inicio de la crisis en 2007, muy esperanzadores» e indican que «los ciudadanos europeos esperan que la Unión responda con una única voz a sus miedos sobre la reciente inestabilidad internacional, que ha creado un mundo más incierto y peligroso», por lo que los líderes europeos deberían explicar a sus ciudadanos que «la Unión puede proteger y mejorar sus vidas». A escala europea más del 57% de los entrevistados dijeron que prefieren ser miembros de la UE que estar fuera de ella, un porcentaje que representa casi un 5% más que el año pasado. Para los responsables europeos, la noticia ha sido un soplo de aire fresco después de una década en la que a pesar de las sucesivas ampliaciones en la UE, el apoyo ciudadano a las instituciones comunitarias no ha hecho sino disminuir, así como los índices de participación en las elecciones europeas. El brexit puede llegar a intervenir como una especia de vacuna frente a las teorías más alarmistas de los nuevos partidos, a medida que se revelen las dificultades que entraña la negociación. Previsiones En Francia, la emergencia inesperada de un nuevo partido social-liberal ha conseguido galvanizar la vida política y las elecciones presidenciales, con el ex ministro Emmanuel Macron al frente. Este movimiento, que aún no es un partido político y que carece de estructuras para afrontar unas elecciones legislativas, puede ser el centro de la política francesa, si hay una mayoría de votantes que se pronuncia por dar la leslada al Frente Nacional, que es el partido antisistema. En Alemania AfD está pasando por sus crisis de crecimiento, pero se da por hecho que tendrá un papel relevante en las elecciones generales de septiembre, y que logrará pasar la barrera legal del 5% para entrar en el Bundestag. Solo con esta posibilidad de que un partido antisitema pueda acabar teniendo la lleve para formar el gobierno en el país más importante de Europa habría como para preocuparse. Hasta ahora el peso de esas nuevas fuerzas ha sido desigual, pero en general siempre ha estado por debajo de los grandes temores. En el caso del UKIP británico, seguramente no se habría llegado al Brexit sin la ayuda inestimable del Partido Conservador. Pero es un hecho que estos partidos existen y que quieren entrar en la arena política de cada país europeo. Los partidos de la corriente tradicional tienen mucho trabajo para reconstruirse después de esta crisis, la mas larga conocida en la historia reciente de Europa. Y aunque los datos de crecimiento económico indican que ya ha pasado lo peor, los nuevos partidos intentarán seguir creciendo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Ruanda celebra este viernes elecciones presidenciales
Ruanda celebra elecciones presidenciales este viernes con Paul Kagame como gran favorito debido a las trabas que ha encontrado la oposición para lanzar un candidato que realmente pueda desafiar el dominio del actual mandatario, que, de resultar victorioso, podría extender su mandato hasta 2034, con lo que sumaría casi 40 años como gobernante de la nación africana. Kagame, de 59 años de edad, es el único presidente que ha conocido Ruanda desde el inicio del nuevo milenio. Comandó la fuerza rebelde que acabó con el genocidio de 1994 y se convirtió en vicepresidente hasta que en el año 2000 escaló a la Jefatura del Estado como presidente de un gobierno interino al que pusieron fin los comicios de 2003, los primeros que ganó. Ese año, se impuso con un 95 por ciento de los votos, cifra que empeoró levemente en las elecciones presidenciales de 2010, las últimas que han tenido lugar, en las que obtuvo un 93 por ciento de los sufragios. Para muchos, la única incógnita a despejar es cuántas papeletas acreditarán esta vez la continuidad de Kagame en el poder porque acude a las urnas prácticamente sin oposición. «Ruanda se ha acostumbrado a las elecciones en las que todo está predeterminado. Era así antes del genocidio, cuando oficialmente tenía un régimen de partido único, y ha sido así desde 1994, cuando se ha convertido 'de facto' en un régimen de partido único bajo el Frente Patriótico Ruandés (RPF)», explica en un artículo el 'think tank' African Arguments. Los obstáculos del sistema electoral ruandés solo han dejado como supervivientes a Philippe Mpayimana, un periodista y escritor poco conocido que ha regresado al país tras décadas de exilio en República Centroafricana y Francia, y Frank Habineza, un antiguo militante del RPF que ahora dirige su propio partido, el Democrático Verde (DGP), y que tuvo que huir de Ruanda en 2010 después de que asesinaran a su 'número dos', André Kagwa Rwisereka. Los candidatos independientes tienen casi vetado el acceso a las elecciones presidenciales porque la ley ruandesa requiere al menos 600 firmas, de las cuales el 12 por ciento deben proceder de 30 distritos distintos, algo difícil cuando apenas hay manifestaciones opositoras. Dos aspirantes, Diana Rwigara y Thomas Nahimana, superaron este filtro, pero la Comisión Electoral los rechazó alegando que las firmas no eran válidas. Para los partidos políticos también es todo un reto competir con el RPF en unos comicios. Desde la reforma electoral de 2013 deben ser autorizados a participar en unas votaciones. La criba se hace en base a criterios vagos que descartan a quienes puedan incitar a la violencia sectaria para evitar una nueva matanza interétnica en un país donde ningún cambio de Gobierno se ha producido de manera pacífica. Además, mientras los otros aspirantes tienen prohibido recaudar dinero hasta recibir el visto bueno de la comisión electoral, el RPF se nutre de las exitosas aventuras empresariales de Crystal Ventures, una compañía privada dependiente de la formación oficialista que se ha convertido en uno de los mayores fondos de inversión del país. Con ello, el RPF es el único con el músculo financiero para lanzar una campaña a nivel nacional. La falta de acceso a información independiente es otro factor a tener en cuenta. Las sanciones que planean sobre los medios de comunicación ruandeses les han empujado a una autocensura que ha convertido a Kagame en el candidato perfecto. En un paso más, la Comisión Electoral trató de someter a una revisión previa todos los mensajes que los aspirantes opositores lanzaran por redes sociales, pero dio marcha atrás por el revuelo generado con esta polémica medida. «Desde el que RPF tomó el poder, hace 23 años, los ruandeses se han enfrentado a enormes obstáculos --incluso mortales-- para participar en la vida pública (..) El clima en el que tendrán lugar estas elecciones es la culminación de años de represión», ha denunciado Amnistía Internacional. HASTA 2034 A este enrarecido ambiente político se suma el hecho de que Kagame debía retirarse este año, cuando expira el último de los dos mandatos presidenciales, de siete años cada uno, que permitía la anterior Constitución. De hecho, el propio dirigente advirtió tras los últimos comicios, en 2010, en contra de «quienes persiguen un tercer mandato» porque «querrán un cuarto y un quinto». Sin embargo, el RPF puso en marcha una campaña para «convencer» a Kagame de que se mantuviera como jefe del Gobierno que dio sus frutos en 2015. Casi cuatro millones de ruandeses firmaron una petición para que el Congreso reformara la Carta Magna con el fin de despejar el camino al actual mandatario y diputados y senadores obedecieron, esgrimiendo que en los sondeos sobre el tema solo habían encontrado a diez personas que se opusieran a la reelección. El 98 por ciento de los votantes bendijo la reforma constitucional en un referéndum celebrado en diciembre de ese año y Kagame se dio por «convencido». «Me habéis pedido que siga dirigiendo este país más allá de 2017 y, dada la importancia que le habéis dado, no puedo más que aceptar», anunció. La Carta Magna enmendada mantiene el límite de dos mandatos, que ahora serán de cinco años, en lugar de siete, pero con una importante salvedad: el actual presidente podrá aspirar a otro periodo de siete años en 2017 y después, ya con el contador a cero, podrá concurrir a otras dos elecciones para gobiernos de cinco años. Es decir, Kagame podrá alargar su Presidencia hasta 2034. MILAGRO ECONÓMICO Kagame también cuenta en su haber con el milagro económico de Ruanda. Desde que tomó las riendas del país, devastado por un genocidio que acabó con más de 800.000 tutsis y hutus moderados en apenas cien días, la economía no ha dejado de crecer hasta consolidar un ritmo medio del siete por ciento en los últimos años. De hecho, muchos de los ruandeses que huyeron en 1994 han comenzado a volver. Otro de los logros de Kagame es que su férreo control sobre las voces opositoras le ha permitido mantener la paz en un contexto regional de creciente conflictividad. Donde Pierre Nkurunziza y Joseph Kabila, sus vecinos de Burundi y República Democrática del Congo, fracasaron en su intento de perpetuarse en el cargo sin derramamiento de sangre, el presidente ruandés ha triunfado. Así las cosas, aunque la comunidad internacional ha aireado sus críticas a Nkurunziza y Kabila, en el caso de Kagame han sido más disimuladas. «El RPF ha capeado esta tormenta diplomática, por lo que se espera poco criticismo sobre estas elecciones presidenciales», ha indicado el Africa Research Institute. Por todo ello, no es de extrañar que la victoria del actual presidente se dé por segura. El jefe de la misión diplomática de la Unión Europea en Kigali, citado por African Arguments, ha llegado a decir: «no perderíamos dinero si apostáramos por Kagame». En opinión del analista africano Filip Reynjens, consultado por el medio alemán DW, «si en Ruanda hubiera una escena política libre (..) el resultado sería muy diferente».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El CNE prohíbe a la oposición participar en siete estados a las elecciones a gobernador de Venezuela
El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela ha anunciado que la Mesa de Unidad Democrática (MUD) ?coalición opositora al chavismo? no podrá participar en las elecciones a gobernador en siete estados por litigios electorales que todavía no se han resuelto. «En el caso de la organización con fines políticos MUD, esta deberá abstenerse de inscribir candidaturas en Zulia, Apure, Monagas, Bolívar, Trujillo, Aragua y Carabobo, en cumplimiento de decisiones acordadas por juzgados de esos estados relacionadas con juicios que se vienen adelantando desde el año pasado», ha dicho el CNE. El CNE ha tomado esta decisión al término del proceso de renovación de partidos políticos, que han superado 22 de las 59 formaciones que se han presentado, entre ellas la propia MUD y las facciones que la integran, que en algunos casos podrán concurrir individualmente a los comicios regionales en todos los estados. Aquellos partidos que deseen concurrir a estos comicios, en los que se elegirán gobernadores y asambleas estatales, deberán inscribir a sus candidatos entre el martes y el miércoles. La MUD aún no ha decidido si se lanzará a esta pugna electoral. Partidos como Vente Venezuela, de María Corina Machado, o Alianza Bravo Pueblo (ABP), del ex alcalde caraqueño Antonio Ledezma, se han posicionado en contra. Sin embargo, Henry Ramos Allup ha anunciado que Acción Democrática (AD) sí competirá. Los partidarios del boicot electoral esgrimen que forma parte de la estrategia para rechazar todas las decisiones adoptadas por el Gobierno de Nicolás Maduro, al que acusan de ejercer un poder absoluto, especialmente tras la instalación de la Asamblea Constituyente. Más de cien personas han muerto y miles han resultado heridas y han sido detenidas desde el pasado mes de abril, cuando la MUD inició una ola de protestas contra Maduro con el objetivo de que convoque elecciones presidenciales antes de la fecha prevista, en 2019.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Francia aprueba la ley de moralización pública de Macron
La Asamblea Nacional aprobó el miércoles la Ley de confianza y moralización de la vida política, destinada a intentar poner fin a corruptelas económicas instaladas en el corazón de la vida pública nacional. La nueva Ley hace realidad la promesa más conocida de Emmanuel Macron, cuando era candidato a la presidencia y estalló, a finales de enero, el escándalo de los empleos ficticios de los que se habían beneficiado la esposa y los hijos de François Fillon, candidato conservador a la jefatura del Estado. Como otros 200 diputados, de izquierda y derecha, Fillon empleó a su esposa e hijos como «colaboradores» durante su mandato de diputado. Se trataba de una práctica muy bien conocida y consentida en los partidos políticos.. Hasta que el semanario satírico «Le Canard Enchaîné» descubrió en enero que Penelope Fillon estuvo cobrando unos 5.000 euros mensuales como asistenta parlamentaria de su esposo. Sensatez A cien días de la primera vuelta de la elección presidencial, aquella revelación se transformó en una bomba política, que hundió la carrera de Fillon y tuvo un efecto devastador para la derecha tradicional francesa. «Eliminado» Fillon de la carrera presidencial, víctima del escándalo de los empleos ficticios de los que se benefició su esposa, el candidato Macron utilizó aquella crisis como arma de guerra electoral, prometiendo una ley que moralizase la vida política. Esa es la promesa que ayer terminó aprobando la Asamblea Nacional, donde el partido del presidente tiene la mayoría absoluta. Los puntos esenciales de la nueva Ley no tienen nada de «revolucionarios» y son de una aparente sensatez abrumadora: Se prohíbe dar trabajo como «colaboradores» a familiares de diputados y senadores. Varios centenares de parlamentarios llevan años pagando con dinero público la «asesoría» de hijos, esposas, incluso amantes. Se suprime asimismo la «reserva parlamentaria» o fondo económico discrecional que diputados y senadores llevan años utilizando para conceder subvenciones a su clientela electoral. Se elimina la «reserva ministerial»: importantes sumas de dinero de las que disponían los ministros a su más libre antojo, sin el menor control administrativo ni fiscal. No es un secreto que algunos ministros llegaron a comprarse su casa con ese dinero. Prudencia Y por último, los candidatos a senadores y diputados deberán ser sometidos a una revisión fiscal automática. Medida tan prudente y elemental como sistemáticamente olvidada. Hollande llegó a nombrar ministro del Presupuesto a Jérôme Cahuzac, evasor fiscal con cuentas en Suiza. La nueva Ley también propone controles del dinero utilizado por partidos políticos durante las campañas electorales. El Estado se compromete a crear una suerte de «banco de la democracia», con el fin de facilitar el acceso al crédito a personalidades y organizaciones políticas que deseen participar en campañas electorales. Modesta en su forma y fondo, la nueva ley pretende sanear algunas corruptelas firmemente arraigadas en el modelo político nacional de la República.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los candidatos opositores deberán obtener «una carta de buena conducta» de la Asamblea Constituyente
Los candidatos opositores que deseen concurrir a las elecciones regionales que se celebrarán el próximo mes de diciembre en Venezuela deberán obtener para ello «una carta de buena conducta» expedida por la Asamblea Constituyente, según ha anunciado el vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello. «El que quiera ir debe tener un certificado de buena conducta de la Asamblea Constituyente» que diga «usted nunca llamó a quemar Venezuela», anunció Cabello el miércoles por la noche (hora local), poco antes de que expirara el plazo para la preinscripción de candidatos, en el programa que presenta en la televisión pública VTV. «Porque si usted cree, ciudadano amargado en su casa, que usted ahora se va a ir a inscribir (como candidato) después de que llamó a quemar a Venezuela, de que fue por el mundo diciendo que vamos a invadir Venezuela, usted rodó», subrayó el número dos del 'chavismo'. Cabello justificó esta exigencia indicando que es parte de la ley para crear la Comisión de la Verdad, cuyo objetivo es señalar a los responsables de la «violencia política» que supuestamente sufre la nación caribeña desde 1999, cuando el fallecido Hugo Chávez llegó al Palacio de Miraflores. La Mesa de Unidad Democrática (MUD) --coalición opositora-- finalmente decidió el miércoles que participaría en las elecciones regionales, a pesar de que muchos de los partidos políticos que la forman defendían boicotear estos comicios en señal de protesta por el control que el Gobierno de Nicolás Maduro ejerce sobre todos los poderes del Estado. Sin embargo, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha prohibido a la MUD presentarse en siete estados --Zulia, Apure, Monagas, Bolívar, Trujillo, Aragua y Carabobo-- por una serie de juicios pendientes en relación con disputas electorales. Asamblea constituyente La Asamblea Constituyente quedó instalada el pasado viernes con el objetivo de elaborar una nueva Carta Magna que devuelva la paz social a Venezuela después de cuatro meses de protestas opositoras que se han saldado con más de cien muertos y miles de detenidos por la represión de las fuerzas de seguridad. Se trata de un órgano constitucional ideado parar reformar por completo el Estado que, durante el tiempo que esté vigente, se situará por encima de los demás poderes, por lo que sus decisiones no podrán recurrirse ante ninguna instancia. Los 545 miembros que la forman son 'chavistas' porque la MUD decidió no participar en las elecciones a la Asamblea Constituyente que tuvieron lugar el 30 de julio por considerar que tanto su convocatoria como las nuevas bases electorales vulneran la actual Normal Fundamental. Aunque en un principio los propios constituyentes indicaron que su labor habría concluido en dos años --coincidiendo con el fin del mandado presidencial de Maduro--, Cabello apuntó el miércoles que, como «es soberanísima», «puede decidir que sean cuatro o seis años».