Infortelecom

Noticias de parlamento

11-12-2020 | Fuente: abc.es
Los líderes de la UE dan luz verde al fondo de recuperación. ¿Y ahora qué?
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han dado luz verde al programa financiero para el periodo 2021-2027, lo que a su vez permite crear el fondo de recuperación para estimular la economía tras el estancamiento por la pandemia. Para ello ha sido necesario salvar el veto de Polonia y Hungría, que se negaban a dar su visto bueno si no se retiraba el mecanismo de condicionalidad democrática que se había introducido. Estas son las claves para entender lo sucedido y sus efectos. ¿Por qué Polonia y Hungría podían vetar el fondo de recuperación? El dinero que la Comisión Europea va a pedir en el mercado de deuda para construir ese fondo de recuperación tiene que ser devuelto con nuevas tasas (sobre el carbono, o sobre el plástico no reciclable) que están inscritas en el Presupuesto. El fondo en sí había sido aprobado ya, pero los presupuestos exigen unanimidad. El mecanismo de condicionalidad democrática se había aprobado por mayoría, desvinculándolo de los presupuestos, para evitar precisamente el veto de ningún país. ¿Cambia algo el pacto que ha logrado Alemania? Nada sobre el fondo. Lo único que han logrado Polonia y Hungría es la garantía de que pueden ir al Tribunal Europeo de Luxemburgo para que se pronuncie sobre la legalidad del mecanismo de condicionalidad democrática, que para el Consejo es irrefutable. En caso de que cualquier país quiera preguntar a los jueces, ha de hacerlo en los próximos dos meses. ¿Cuál es la importancia de ese mecanismo de condicionalidad democrática? La UE ya tenía un mecanismo para sancionar a los países que violen los valores básicos de la democracia y el estado de derecho, el artículo 7 del Tratado, pero se ha demostrado muy lento y difícil de usar porque en los hechos permite que los propios países señalados influyan en su aplicación y su castigo más grave sería perder el derecho de voto en el Consejo. Los países que más contribuyen a este fondo de recuperación y el Parlamento Europeo querían una fórmula más agil y directamente vinculada a la recepción de este dinero que tendrán que devolver los ciudadanos de todos los países, incluyendo los de aquellos que no lo van a usar y que prestan su aval para financiar a los más afectados por la pandemia. ¿Cuándo se podrán producir los desembolsos? España ha presupuestado ya para el año que viene 27.000 millones de este fondo que serán en parte subvenciones a fondo perdido. No obstante, el dinero se atribuirá a proyectos concretos que estén dentro de los objetivos de la Comisión, que son la transición energética y la digitalización de la economía. No pueden usarse con discrecionalidad para otros objetivos. Para que se puedan recibir, primero la Comisión ha de lanzar la emisión de deuda después de todo el procedimiento de ratificaciones nacionales que puede tomar meses. ¿Cuáles serán los países más favorecidos? Italia y España son, por este orden, los países que tienen más dinero atribuido, aunque en el caso de España cada año perdemos la mitad de la financiación europea por atascos administrativos.
10-12-2020 | Fuente: abc.es
Los líderes de la UE desbloquean el fondo de recuperación tras el acuerdo con Hungría y Polonia
Finalmente, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE acordaron poner fin a los obstáculos que impedían la aprobación del próximo programa financiero para el periodo 2021-2027 que a su vez permite la creación del fondo de recuperación para estimular la economía europea después del periodo de congelación debido a la lucha contra la pandemia. La solución encontrada por la presidencia alemana ha permitido desbloquear sin traumas el bloqueo que mantenían Polonia y Hungría porque no aceptaban la condicionalidad establecida para beneficiarse de esos fondos a través de un mecanismo que fiscalizará si los países que lo reciben incumplen las reglas básicas del estado de derecho y los principios democráticos. El mecanismo se mantiene, como exigían tanto los países que contribuyen con más fuerza a ese fondo, parte del cual serán subvenciones a fondo perdido, como quería el Parlamento Europeo, que ha presionado con mucha intensidad para que se apruebe esta fórmula que impida el deslizamiento de algunos gobiernos hacia posiciones autoritarias o «ademocráticas». El acuerdo supone el desbloqueo del presupuesto europeo para los próximos siete años, que asciende a 1,1 billones de euros, así como el del año que viene (2021) que ya estaba aprobado. Ello contiene los anclajes jurídicos para que la Comisión pueda empezar a tramitar las emisiones de deuda necesarias para constituir el fondo de recuperación, que asciende a 750.000 millones de euros, lo antes posible. Para hacer realidad los términos pactados hará falta acelerar los procedimientos burocráticos y recuperar el tiempo perdido durante este paréntesis. Se espera que el sábado se convoque una reunión del Coreper (el órgano que agrupa a los embajadores de los países miembros) para que aprueben formalmente el protocolo explicativo que ha propuesto la presidencia alemana una vez que los líderes dieron ayer su conformidad, de modo que pueda entrar en el orden del día del Parlamento Europeo de la semana que viene y pueda ser aprobado totalmente a tiempo para que el 1 de enero todos los programas europeos tengan su correspondiente financiación. Un regalo para Orban La cuestión cronológica es muy importante en este caso, precisamente porque el arreglo propuesto para contentar a Polonia y Hungría prevé que antes de que ese mecanismo de control del Estado de Derecho pueda entrar en vigor, cualquier país tiene derecho a pedir al Tribunal Europeo de Luxemburgo que se pronuncie sobre su legalidad y mientras se establece el compromiso de que no se aplicará. Algunos creen que se trata de un regalo para el primer ministro húngaro Viktor Orban, que podría esperar optar a una nueva reelección en 2022, si el Tribunal tarda lo que suele en este tipo de sentencias, es decir, entre un año y medio o dos años. Otros creen que ni Orban ni su colega polaco Mateusz Morawiecki se atreverán a llevar este caso ante los jueces de Luxemburgo, porque el servicio jurídico del Consejo ha garantizado la solidez de este mecanismo de condicionalidad. El polaco tenía razón el miércoles cuando decía que el problema para llegar al acuerdo podían ser los países llamados «frugales» especialmente Holanda, al que se han sumado Bélgica y Luxemburgo, que tenían dudas de que esta interpretación no invalidase el objeto del mecanismo de condicionalidad, pero la discusión no llegó muy lejos y las últimas reticencias desaparecieron ante la evidencia de la importancia de lo que estaba en juego, más de 1,8 billones de euros. Algunos eurodiputados han mostrado también reservas temiendo que ese protocolo explicativo contenga algún resquicio jurídico que pueda ser utilizado por Hungría y Polonia, pero se consideraba como prácticamente seguro que este añadido será aprobado sin problemas en el pleno y que podrá entrar en vigor a tiempo. Hasta la portavoz de los Verdes, la alemana Ska Keller, ha declarado que está satisfecha con el pacto en el Consejo. Fuentes francesas celebraron que el resultado «ha sido un compromiso en el que no hemos cedido nada ni sobre el plan de reconstrucción ni sobre el mecanismo de condicionalidad» fruto de «seis meses de coordinación entre Francia y Alemania». Diplomáticos españoles que acompañan a Pedro Sánchez dijeron que creían «probable» que el presidente del Gobierno hubiera intervenido, aunque describieron la discusión en el seno del Consejo como una confrontación entre Polonia y Hungría de un lado y los países «frugales» (Holanda, Suecia, Dinamarca, Finlandia y Austria) del otro.
10-12-2020 | Fuente: abc.es
La aplicación para votar en la consulta popular de Guaidó, colapsada
Yadira González, de 62 años no tiene internet en su casa de La Pastora, un antiguo barrio del norte de Caracas que rodea el Palacio de Miraflores, pero pudo votar en la consulta popular que impulsa la oposición liderada por Juan Guaidó, gracias al comando vecinal que la visitó ayer, facilitándole así su participación en estos comicios. La visita casa por casa, que adelantan los grupos de vecinos desde el lunes y hasta el viernes, es para asistir a los que no tienen internet para votar a través de alguna de las tres plataformas diseñadas por el Gobierno interino: la página web de la consulta, la aplicación Voatz o la red social Telegram. El presidente interino dijo a ABC, que apenas 8 de cada 100 venezolanos cuentan con internet todos los días. Es la primera vez que en Venezuela se utiliza la votación digital a distancia para lo cual se requiere tener la cédula (DNI español) y ser mayor de 18 años. La consulta cuenta con el respaldo técnico de Estados Unidos y la Organización de Estados de América (OEA). Este sistema electrónico permite a los venezolanos votar tanto dentro como fuera del país. La fase inicial de cinco días para enviar tu voto culminará este sábado de manera presencial en 3.000 centros donde los electores, sin necesidad de que estén registrados en el Consejo Nacional Electoral puedan ratificar su voluntad. La consulta incluye tres preguntas con respuestas de «Si o No» que fueron aprobadas por la mayoría opositora del Parlamento que dirige Juan Guaidó. En la primera se pregunta «Si exige el cese de la usurpación de la Presidencia de parte de Nicolás Maduro y convoca la realización de elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables». La segunda pregunta dice: «¿Rechaza usted el evento del 6 de diciembre organizado por el régimen de Nicolás Maduro y solicita a la comunidad internacional su desconocimiento?». Y la tercera pregunta a los ciudadanos si «ordenan hacer las gestiones necesarias ante la comunidad internacional para activar la cooperación, acompañamiento y asistencia que permitan rescatar nuestra democracia, atender la crisis humanitaria y proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad». Juan Guaidó y los diputados opositores han estado en campaña desde hace dos semanas en medio de los obstáculos como son la falta de gasolina y las extremas medidas de control de la policía y la Guardia Nacional en las carreteras que impedían el tránsito de los políticos. Otro obstáculo lo ha puesto el régimen de Nicolás Maduro con la empresa telefónica pública Cantv, responsable de prestar servicio a más de la mitad del país, que ha bloqueado el internet tanto en Caracas como en las regiones, lo que sabotea la transmisión de datos en las plataformas de la consulta popular. Problemas técnicos Emilio Graterón, exalcalde de Chacao, y miembro del comité organizador de la consulta, dijo que en su inicio el lunes pasado las tres plataformas habilitadas para la participación digital: la aplicación Voatz, la red social Telegram y un portal web dedicado a la consulta, presentaron problemas técnicos en las horas de inicio del proceso algo que desde el Comité Organizador no vieron del todo mal, ya que aseguraron que ocurrió por el alto volumen de venezolanos que estaba intentando participar. «El sistema ha presentado problemas, lo sabemos, el sistema está colapsado por la cantidad de personas que tratan de ingresar, en algunos casos se están detectando hasta ocho personas por segundo», explicó la exmagistrada Blanca Rosa Mármol en una rueda de prensa que se realizó en la plaza Los Palos Grandes, al este de Caracas. Los problemas de mayor saturación de las plataformas se registraron principalmente en la app Voatz, una aplicación hecha por una empresa estadounidense y que ha sido usada en pequeñas elecciones de ese país, mientras que, en las redes sociales los usuarios que reportaban su participación destacaban lo sencillo del proceso a través de Telegram. Por su parte Yadira González dijo a ABC que agradecía la oportunidad de participar en la consulta con los vecinos porque sufre de artritis. «Sabemos que Maduro no saldrá de Miraflores al día siguiente, pero le exigimos con la consulta que se vaya pacíficamente. Ya basta de tanta miseria y es hora de que deje el poder. Queremos un cambio. Esta es mi opinión. La consulta es una manera de protestar y presionar».
10-12-2020 | Fuente: abc.es
Alemania logra desbloquear el veto de Polonia al presupuesto
La presidencia alemana ha propuesto una fórmula para convencer a Hungría y Polonia de que levanten su veto a los presupuestos europeos, basada en la posibilidad de que un país que sea señalado en el mecanismo de vigilancia sobre el respeto al Estado de derecho pueda acudir al Tribunal Europeo de Justicia de Luxemburgo. La fórmula fue presentada ayer tarde a los embajadores de los países miembros y si resulta aceptada, deberá ser ratificada la semana que viene por el Parlamento Europeo. Todos los actores esenciales dan por hecho que será aprobada, pero, en el actual ambiente en Bruselas, también otras fuentes insisten en esperar y ver. Los primeros ministros de Polonia, Mateusz Morawiecki, y Hungría, Viktor Orbán , se habían reunido el martes por la noche en Varsovia para analizar esta propuesta de la presidencia alemana. Los dos países exigen que las disposiciones sobre el mecanismo de condicionalidad -que liga el desembolso del fondo de reconstrucción con el respeto al Estado de Derecho- sean claras y no puedan ser utilizadas para ataques políticos contra ningún país. Lo que Alemania les propone ahora es que, sin necesidad de retocar en absoluto el diseño del mecanismo de condicionalidad, se deje claro que el país concernido podrá acudir al Tribunal Europeo de Justicia para que aclare las cosas, y en ese tiempo el procedimiento sancionador quedaría suspendido. Polonia ya anunció ayer que estaba de acuerdo, pero exigía al mismo tiempo la garantía de la presidencia alemana de que esta solución será aceptada por los países que son denominados como «frugales», y que son los que quieren que se establezcan garantías sobre el buen uso de los fondos europeos que ellos contribuyen en gran medida a mantener. Hungría, pendiente El mecanismo de condicionalidad está ya definido y pactado entre el Consejo y el Parlamento, porque en ambos casos basta la mayoría. Sin embargo, Polonia y Hungría han amenazado con negarse a aprobar los presupuestos de los próximos siete años, para los que sí se requiere unanimidad, y de los que depende jurídicamente la puesta en marcha del fondo de recuperación para combatir los efectos de la pandemia, y que asciende a 750.000 millones. Fuentes diplomáticas explicaron que la mayoría de los países no han tenido conocimiento de los detalles de esta propuesta hasta ayer a media tarde, durante una reunión de los embajadores (Coreper), y que casi todos los gobiernos decidieron estudiarla durante la noche para que sean los presidentes y los jefes de Gobierno los que la aprueben en la cumbre de hoy. El presidente del Consejo, C harles Michel, ha mencionado en su tradicional carta de invitación sus esperanzas de que los Veintisiete lleguen a un acuerdo. En todo caso, en la reunión de ayer de los embajadores, parece que los «frugales» (Holanda, Austria o Finlandia, entre otros) hicieron muchas preguntas al servicio jurídico del Consejo sobre los detalles de la propuesta, mientras que los representantes de Polonia y Hungría no intervinieron. Si este anexo recibe la bendición de los presidentes en la cumbre que empieza hoy, se ha previsto que el Coreper se vuelva a reunir el sábado para aprobarlo formalmente como propuesta, que entonces sería votada la semana que viene en el Pleno del Parlamento. Lo que deja tiempo de sobra para que se tramite antes de fin de año tanto el marco financiero plurianual, es decir, el de los próximos siete años, que asciende a 1,1 billones de euros, así como el presupuesto de 2021, y así permitir a la Comisión tramitar el fondo de recuperación.
10-12-2020 | Fuente: abc.es
Johnson y Von der Leyen no logran sacar la negociación del atasco
El primer ministro británico viajó ayer a Bruselas para cenar con la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen. Los primeros detalles, incluyendo el hecho de que prefiriese utilizar el avión en lugar del más ecológico tren que atraviesa el túnel bajo el canal de La Mancha, ya daban a entender que no había muchas posibilidades del llegar a un acuerdo. Fuentes diplomáticas europeas insistieron en que el objetivo de este encuentro era únicamente tratar de identificar los puntos más importantes que impiden a los británicos aceptar las condiciones europeas, para centrar en ellos las posibles soluciones en los próximos días, en un intento de encontrar una solución «in extremis» antes del fin de año. Johnson llegó al edificio Berlaymont, la sede de la Comisión, poco después de las 8 de la tarde. Con la presidenta del ejecutivo comunitario posaron para los fotógrafos antes de retirarse a una sala de reuniones con sus principales asesores para una discusión de media hora. Después subieron a cenar al piso 13 donde les esperaba un menú de tres platos y una discusión muy redundante sobre los mismos asuntos que están pendientes desde hace meses. No se descartaba que en el mejor de los casos, se reanudarían hoy las negociaciones entre los equipos que presiden Michel Barnier por parte europea y David Frost en el lado británico. Sin embargo, las posibilidades de que este plan tenga éxito son bastante escasas, a juzgar por el espíritu con el que el británico abandonó su capital. En una comparecencia parlamentaria antes de subirse al avión ya dejó claro que ningún primer ministro podría aceptar los términos comerciales ofrecidos por la UE. «Nuestros amigos en la UE insisten actualmente en que si aprueban una nueva ley en el futuro con la que nosotros en este país no cumplimos o no queremos aprobar una ley similar, entonces quieren tener el derecho automático a castigarnos y tomar represalias». Johnson se refería a la exigencia europea de que para obtener un tratado de libre comercio el Reino Unido debería respetar un nivel mínimo de legislación común respecto a las reglas que se aplican en la UE en la protección de los consumidores, reglamentos sanitarios, medioambientales o laborales, porque de otro modo sus empresas podrían trabajar con ventaja respecto a las comunitarias y seguir operando en el mercado europeo. Inamovibles Este principio es tan evidente para la parte europea, que insiste en que no puede aceptar una solución que desemboque en que el Reino Unido obtenga ventajas competitivas por haber abandonado la UE. Johnson tampoco podría convencer a los partidarios del Brexit para que asuman que ha dejado al país vinculado a la legislación europea, ahora que ya no pueden influir en su desarrollo. El segundo aspecto en el que Johnson tampoco ve posibilidades de acuerdo es el de la pesca. En la mencionada comparecencia volvió a decir que a su juicio «la UE cree que el Reino Unido debería ser el único país del mundo que no tiene control soberano sobre sus aguas de pesca» y por ello «no creo que esos sean términos que cualquier primer ministro de este país pudiera aceptar». En realidad, como confesaba ayer un veterano diplomático de uno de los países más importantes de la UE, hay pocas cosas que se puedan hacer por parte europea, teniendo en cuenta que «en los últimos dos meses no se ha movido nada» a pesar de las evidentes premuras del calendario. Por ello es muy probable que en la cumbre de hoy los dirigentes europeos confíen a la Comisión la tarea de preparar todo para una desconexión sin acuerdo en al medianoche del 31 de diciembre. Lo que Johnson está constatando en estos momentos son las consecuencias reales de haber optado por abandonar la UE y que no podían ser irrelevantes en ningún caso. El Reino Unido convertido en un país tercero tiene plena capacidad para decidir con quién quiere comerciar, pero si quiere hacerlo con la UE tendrá que aceptar las condiciones que le pidan, o renunciar a ello. Le pasará igual con Estados Unidos, independientemente de la administración que esté al frente. De hecho, muchos consideran en Bruselas que esta aparente concesión sobre el protocolo irlandés ha sido hecha pensando más en el presidente norteamericano electo Joe Biden, que apoya claramente a Irlanda. Y en los hechos, el haber restablecido el mecanismo para controlar las mercancías que van de la isla de Gran Bretaña a Irlanda del norte puede considerarse como un preparativo para la ruptura, ya que este protocolo estaba pensado para aplicarse precisamente si no hay un acuerdo de libre comercio entre el conjunto del Reino Unido y la UE. Irlanda, el país más afectado, y Alemania, la primera economía de la UE, ya han indicado que si no hay perspectivas de acuerdo será necesario empezar a prepararse para una situación de ruptura. Johnson, por su parte, insistía ayer en que esta seguro de que aunque no haya acuerdo «las inversiones nos lloverán». Tal vez, pero por ahora en Londres ya se han apresurado a preparar un sistema de transporte aéreo para las vacunas, que tienen que importar desde el continente, porque prevén que pueda haber atascos gigantescos de camiones en las aduanas a partir del 1 de enero. Un final sin acuerdo dejaría a Scotland Yard sin información clave El Reino Unido puede perder el acceso a las bases de datos de la policía del área Schengen a partir del 1 de enero si no hay un acuerdo para sus relaciones con la UE. La presidenta del grupo de trabajo de la zona Schengen dentro del Parlamento Europeo, la socialista eslovena Tanja Fajon, ha advertido que en ausencia de un apoyo legal para ello, el Reino Unido debería dejar de poder consultar el SIS (Sistema de Información de Schengen) que contiene información importante y en tiempo real para combatir el crimen, como datos sobre presuntos delincuentes, personas desaparecidas y propiedad robada. Aunque el Reino Unido no ha formado parte nunca del espacio Schengen, desde 2015 se le permitió acceder a esa información puesto que era miembro de la UE, una circunstancia que desaparecerá automáticamente el 1 de enero. Responsables policiales británicos como el jefe del Consejo de Jefes de la Policía, M artin Hewitt, y el director de la Agencia Nacional del Crimen, Steve Rodhouse, han advertido de que la pérdida del acceso a las bases de datos europeas tendrá impacto en su capacidad operativa. Por ahora la solución que se ha previsto pasa por acrecentar la cooperación de Interpol con Europol.
09-12-2020 | Fuente: abc.es
La Duma rusa aprueba la inmunidad vitalicia para Putin
La Duma Estatal rusa (Cámara Baja del Parlamento) aprobó hoy en tercera y definitiva lectura una ley que otorga inmunidad vitalicia a quienes ocuparon el cargo de jefe del Estado y también a los miembros de sus familias. La nueva norma beneficiará al actual presidente del país, Vladímir Putin, que lleva más de 20 años en el poder, y a Dmitri Medvédev, que estuvo al frente de Rusia entre 2008 y 2012. Ninguno de los dos podrá ser sometido a responsabilidad penal o administrativa, ni arrestado y tampoco interrogado. Sus domicilios no podrán ser objeto de registro alguno. Solamente en caso de «alta traición» u otro delito grave podría ser levantada la inmunidad judicial, pero siempre a petición de los Tribunales Supremo y Constitucional y tras el apoyo de los dos tercios de los diputados de la Duma y de los senadores del Consejo de la Federación (Cámara Alta). El proyecto fue presentado en octubre por el senador próximo al Kremlin, Andréi Klishas, y el diputado Pável Krashenínnikov, también oficialista. «Esta ley blinda las garantías de inmunidad de cualquier expresidente más allá del plazo de cumplimiento de su mandato», declaró entonces Klishas. La actual legislación rusa hace inviolables a los primeros mandatarios solamente durante el ejercicio de su mandato, pero no están protegidos ante causas penales o administrativas relacionadas con hechos anteriores o posteriores. Ahora la inmunidad será vitalicia y alcanzará también a las familias, propiedades, medios de transporte y efectos personales. Estos cambios legales emanan de la reforma constitucional aprobada en un plebiscito popular el pasado 1 de julio, que dejan además el camino expedito para que Putin pueda continuar en el poder dos mandatos más de seis años cada uno a partir de 2024, es decir, hasta 2036. En el mismo contexto hoy se aprobó también en la Duma una ley de reforma del Consejo de la Federación, que permitirá a los expresidentes ser senadores de por vida. Todo ello no ha hecho sino disparar las especulaciones en cuanto a que el actual jefe del Kremlin, que cumplió 68 años en octubre, pueda estar preparando el terreno para entregar la presidencia a otra persona en 2024 y él seguir dirigiendo desde el Consejo de Estado, un órgano contemplado en las enmiendas constitucionales recientemente adoptadas, pero cuyas prerrogativas no están todavía definidas. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, desmintió tal posibilidad subrayando que Putin goza de buena salud y no ha tomado todavía ninguna decisión sobre si seguirá o no siendo presidente después de 2024.
09-12-2020 | Fuente: abc.es
Podemos no recibe a diputados venezolanos que piden ayuda en su lucha contra Maduro
Diputados del parlamento de Venezuela que Nicolás Maduro pretende apropiarse con la farsa electoral del pasado domingo reclamaron este miércoles en Madrid a los grupos políticos del Congreso español apoyo en su «lucha por la libertad». «La que nosotros representamos es la única Asamblea que va a existir hasta que no haya elecciones libres, justas y verificables», reivindicaron, en palabras de Winston Flores, de Voluntad Popular. Los parlamentarios venezolanos, actualmente exiliados en España, acudieron a la sede de la cámara baja con el propósito de entregar a los grupos un informe sobre «el fraude en las elecciones» convocadas por el régimen chavista y una invitación para que ejerzan como «observadores» en la consulta popular por el presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. Con esta iniciativa se pretende que los ciudadanos expresen el rechazo al régimen y respalden la continuidad constitucional a través de la Asamblea legítima. La delegación estaba formada, además de Winston Flores, por Franco Casella (Voluntad Popular), Auristela Vásquez de Castillo (Acción Democrática), Eudoro González (Primero Justicia), Ramón López (Primero Justicia) y Concepción Mulino (Cuentas Claras) se reunieron con diputados del PSOE (Héctor Gómez, secretario del Área de Relaciones Internacionales), PP (Valentina Martínez Ferro, portavoz de exteriores del Congreso, entre otros) y Ciudadanos (Marta Martín y Edmundo Val). Además, dejaron entregada la documentación a Vox y el PNV, con los que contactaron pero sin que fuera posible reunirse físicamente con sus diputados. «Esperamos que nos contesten» En cambio, Flores indicó que no han recibido respuesta de Unidas Podemos, a pesar de haberles enviado la solicitud como al resto de formaciones. Explicó que se les envió un correo «y no han contestado aún, aunque aseguró que piensan «dejarles igual la carta por secretaría para que la tengan». «Esperemos que por el bien del debate y del diálogo, que siempre hemos estado abiertos a que UP escuche nuestra causa, nos contesten», añadió. ABC trató de recabar la versión de Unidas Podemos, pero hasta ahora no ha obtenido una contestación oficial. En sus encuentros con los diputados españoles que les recibieron, los miembros de la Asamblea venezolana pidieron que les ayudaran «con una coalición internacional para lograr los objetivos de la libertad en Venezuela», incluyendo la «activación» de los mecanismos R2P y TIAR, de la ONU y la OEA, que implican la responsabilidad de proteger al pueblo de un país por parte de la comunidad internacional ante la violación de los derechos humanos, incluso con el uso de la fuerza. Flores explicó que la consulta popular emprendida por la oposición, en la que se puede votar por vía telemática desde el lunes y que concluirá con votaciones presenciales este sábado, día 12, proporcionará «métodos de lucha y una estrategia para el año 2021 para lograr la salida del régimen de Nicolás Maduro. La alta abstención en la votación del 6 de diciembre, de alrededor del 80% según la oposición, «no basta», apuntó. Se trata, explicó, de que los venezolanos expresen su rechazo al fraude y de dar «continuidad constitucional» ante el «vacío de poder», ya que la Asamblea que salga de esas elecciones fraudulentas del régimen, que se constituirá el 5 de enero, será ilegítima. «Zapatero tiene que escucharnos a nosotros cuál es la realidad de Venezuela: hambre, miseria, falta de luz y de gasolina, violación de derechos humanos..», asegura el diputado Winston Flores Por otra parte, los diputados venezolanos criticaron al expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero por prestarse a participar como supuesto «observador» en las elecciones fraudulentas junto a personajes como Evo Morales, Rafael Correa, así como «cubanos, iraníes y Corea del Norte». «¿Estuvo la UE, el Centro Carter, la OEA, la ONU? No, ningún país democrático y libre», señaló Winston Flores. En cuanto a la postura del actual Gobierno sobre Zapatero, que ha evitado censurar su apoyo al régimen y a la farsa electoral, destacó que se haya «desmarcado políticamente», aunque «respetando» su opinión como un ciudadano particular, algo que también ellos hacen, aseguró el diputado exiliado. No obstante, sobre las declaraciones de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, en las que pedía «escuchar atentamente» al expresidente del Gobierno sobre la situación en Venezuela, Flores aseguró: «Zapatero tiene que escucharnos a nosotros cuál es la realidad de Venezuela: hambre, miseria, falta de luz y de gasolina, violación de derechos humanos, el asesinato del conceján (Fernando) Albán, de militares, los presos políticos (..). Eso es lo que quisiera que viera el señor Zapatero». Precisamente, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, exigió este miércoles al Ejecutivo de Pedro Sánchez que se «desmarque» de la posición de Zapatero sobre las elecciones en Venezuela, ya que, a su juicio, esos comicios han sido una «farsa» electoral y le instó a respaldar la postura de la Unión Europea, informa Ep. Mientras, Vox ha pedido en el Congreso la reprobación del expresidente del Gobierno por sus «vínculos, actuaciones y declaraciones» en favor del «régimen chavista» de Nicolás Maduro. La portavoz del Comité Ejecutivo de Ciudadanos, Melisa Rodríguez, exigió por su parte al Gobierno que no reconozca el resultado de las «elecciones fraude» del domingo y le conminó a ignorar los ruegos del expresidente del expresidente Rodríguez Zapatero, a quien presentó como un afiliado de Podemos, según recoge Efe.
09-12-2020 | Fuente: abc.es
Diputados venezolanos recaban el respaldo contra Maduro de los grandes partidos, salvo Podemos
Diputados del parlamento de Venezuela que Nicolás Maduro pretende apropiarse con la farsa electoral del pasado domingo reclamaron este miércoles en Madrid a los grupos políticos del Congreso español apoyo en su «lucha por la libertad». «La que nosotros representamos es la única Asamblea que va a existir hasta que no haya elecciones libres, justas y verificables», reivindicaron, en palabras de Winston Flores, de Voluntad Popular. Los parlamentarios venezolanos, actualmente exiliados en España, acudieron a la sede de la Cámara Baja con el propósito de entregar a los grupos un informe sobre «el fraude en las elecciones» convocadas por el régimen chavista y una invitación para que ejerzan como «observadores» en la consulta popular por el presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. Con esta iniciativa se pretende que los ciudadanos expresen el rechazo al régimen y respalden la continuidad constitucional a través de la Asamblea legítima. La delegación estaba formada, además de Winston Flores, por Franco Casella (Voluntad Popular), Auristela Vásquez de Castillo (Acción Democrática), Eudoro González (Primero Justicia), Ramón López (Primero Justicia) y Concepción Mulino (Cuentas Claras) y se reunieron con diputados del PSOE (Héctor Gómez, secretario del Área de Relaciones Internacionales), PP (Valentina Martínez Ferro, portavoz de exteriores del Congreso, entre otros) y Ciudadanos (Marta Martín y Edmundo Val). Además, dejaron entregada la documentación a Vox y el PNV, con los que contactaron pero sin que fuera posible reunirse físicamente con sus diputados. «Esperamos que nos contesten» En cambio, Flores indicó que no han recibido respuesta de Unidas Podemos, a pesar de haberles enviado la solicitud como al resto de formaciones. Explicó que se les envió un correo «y no han contestado aún», aunque aseguró que piensan «dejarles igual la carta por secretaría para que la tengan». «Esperemos que por el bien del debate y del diálogo, que siempre hemos estado abiertos a que UP escuche nuestra causa, nos contesten», añadió. Fuentes del partido que lidera Pablo Iglesias aseguraron a ABC que ni su portavoz de Exteriores en el Congreso ni la secretaría del grupo parlamentario han recibido solicitud alguna por parte de los diputados venezolanos para celebrar un encuentro. En sus encuentros con los diputados españoles que les recibieron, los miembros de la Asamblea venezolana pidieron que les ayudaran «con una coalición internacional para lograr los objetivos de la libertad en Venezuela», incluyendo la «activación» de los mecanismos R2P y TIAR, de la ONU y la OEA, que implican la responsabilidad de proteger al pueblo de un país por parte de la comunidad internacional ante la violación de los derechos humanos, incluso con el uso de la fuerza. Flores explicó que la consulta popular emprendida por la oposición, en la que se puede votar por vía telemática desde el lunes y que concluirá con votaciones presenciales este sábado, día 12, proporcionará «métodos de lucha y una estrategia para el año 2021 para lograr la salida del régimen de Nicolás Maduro. La alta abstención en la votación del 6 de diciembre, de alrededor del 80% según la oposición, «no basta», apuntó. Se trata, explicó, de que los venezolanos expresen su rechazo al fraude y de dar «continuidad constitucional» ante el «vacío de poder», ya que la Asamblea que salga de esas elecciones fraudulentas del régimen, que se constituirá el 5 de enero, será ilegítima. «Zapatero tiene que escucharnos a nosotros cuál es la realidad de Venezuela: hambre, miseria, falta de luz y de gasolina, violación de derechos humanos..», asegura el diputado Winston Flores Por otra parte, los diputados venezolanos criticaron al expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero por prestarse a participar como supuesto «observador» en las elecciones fraudulentas junto a personajes como Evo Morales, Rafael Correa, así como «cubanos, iraníes y Corea del Norte». «¿Estuvo la UE, el Centro Carter, la OEA, la ONU? No, ningún país democrático y libre», señaló Winston Flores. En cuanto a la postura del actual Gobierno sobre Zapatero, que ha evitado censurar su apoyo al régimen y a la farsa electoral, destacó que se haya «desmarcado políticamente», aunque «respetando» su opinión como un ciudadano particular, algo que también ellos hacen, aseguró el diputado exiliado. No obstante, sobre las declaraciones de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, en las que pedía «escuchar atentamente» al expresidente del Gobierno sobre la situación en Venezuela, Flores aseguró: «Zapatero tiene que escucharnos a nosotros cuál es la realidad de Venezuela: hambre, miseria, falta de luz y de gasolina, violación de derechos humanos, el asesinato del concejal (Fernando) Albán, de militares, los presos políticos (..). Eso es lo que quisiera que viera el señor Zapatero». Precisamente, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, exigió este miércoles al Ejecutivo de Pedro Sánchez que se «desmarque» de la posición de Zapatero sobre las elecciones en Venezuela, ya que, a su juicio, esos comicios han sido una «farsa» electoral y le instó a respaldar la postura de la Unión Europea, informa Ep. Mientras, Vox ha pedido en el Congreso la reprobación del expresidente del Gobierno por sus «vínculos, actuaciones y declaraciones» en favor del «régimen chavista» de Nicolás Maduro. La portavoz del Comité Ejecutivo de Ciudadanos, Melisa Rodríguez, exigió por su parte al Gobierno que no reconozca el resultado de las «elecciones fraude» del domingo y le conminó a ignorar los ruegos del expresidente del expresidente Rodríguez Zapatero, a quien presentó como un afiliado de Podemos, según recoge Efe.
09-12-2020 | Fuente: abc.es
Italia evita una crisis de Gobierno, pero mantiene la tensión por el fondo europeo de reconstrucción
Se evitó la crisis de Gobierno en Italia. El Parlamento aprueba hoy la reforma del Mecanismo Europeo de Estabilidad, conocido como fondo salva-Estados. El medio centenar de parlamentarios del Movimiento 5 Estrellas (M5E), que amenazaron con votar contra una resolución sobre la reforma del fondo de rescate europeo, han dado finalmente su aprobación para que el primer ministro, Giuseppe Conte, se presente este jueves en Bruselas con un resultado positivo. Los rebeldes del Movimiento habían mostrado su rechazo al Mecanismo por temor a que, si Italia utiliza ese fondo, vería muy condicionada su política económica por Bruselas. Esta es la razón fundamental que ha llevado también al centro derecha a votar contra la resolución. En su discurso en la Cámara de Diputados, el primer ministro, Giuseppe Conte, ha pedido cohesión a la mayoría gubernamental: «El Gobierno necesita la máxima cohesión de las fuerzas políticas de la mayoría para seguir luchando en la Unión Europea. El enfrentamiento dialéctico es un signo de vitalidad y riqueza, pero sin duda es saludable que se haga con espíritu constructivo y que no nos distraiga de los objetivos», ha resaldo , al tiempo que ha hecho un llamamiento a la oposición al diálogo: «La mesa de discusión está siempre abierta». Se mantiene la tensión La crisis se aleja por ahora. El Gobierno no caerá porque sería un suicidio político y a nadie interesa unas elecciones generales anticipadas en plena crisis económica y emergencia sanitaria por el coronavirus. Pero se mantiene la tensión y la fragilidad del gobierno de coalición que forman M5E, Partido Democrático, Italia Viva y Libres e Iguales. El exprimer ministro Matteo Renzi, con su minúsculo partido, ha abierto un nuevo frente de tensión en el Gobierno sobre cómo se debe gestionar el Fondo de Reconstrucción europeo, que destinará a Italia 209.000 millones de euros. Renzi critica a Conte en casi todo, en particular el haber marginado al Parlamento y actuar por su cuenta en la elección del equipo que debe desarrollar los proyectos del Fondo de Reconstrucción. Conte ha previsto un triunvirato para esa gestión: él personalmente, acompañado de un ministro del Partido Democrático y otro del M5E, apoyándose en seis gerentes, con un centenar de expertos. Italia Viva quedaría excluida, lo que ha irritado a Renzi, que amenaza incluso con retirar a sus dos ministros del Gobierno. «Conte ha pensado hacer todo él solo. No puede pensar en utilizar el parlamento solamente para transmitir sus opiniones. Ahora, basta», dijo Matteo Renzi. Ante las resistencias del exprimer ministro y de su partido sobre los planes relacionados con el Fondo, Conte tuvo que anular el martes un Consejo de Ministros convocado con ese objetivo. En consecuencia, el jefe de gobierno italiano viaja a Bruselas con la aprobación en el parlamento a la reforma del MEDE, pero sin concretar aún su plan del Fondo de Reconstrucción. Todo se pospone, con la esperanza de llegar a un acuerdo tras la oportuna mediación, que es la clave siempre en la política italiana. En cualquier caso, el retraso es motivo de preocupación para Bruselas. Hoy Giuseppe Conte ofrece a Europa una imagen paradójica: Es el reflejo de cierto inmovilismo que registra su gobierno a consecuencia de las tensiones internas, pero al mismo tiempo el abogado Conte se ha convertido en un político que ofrece una cierta estabilidad en la confusa política italiana.
09-12-2020 | Fuente: abc.es
Hungría y Polonia no ceden en su veto al presupuesto de la UE
La presidencia alemana había pedido que los gobiernos de Hungría y Polonia dijesen cuanto antes si van a mantener su veto a los presupuestos, para poner en marcha la alternativa que les dejaría fuera del fondo de recuperación, y la respuesta ha sido una desafiante sugerencia de que ellos pueden forzar la convocatoria de una cumbre extraordinaria, además de la que se ha previsto para mañana y en la que seguramente esta será una de las cuestiones más importantes. Eso al menos es lo que dijo ayer tarde el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, en una rueda de prensa en Varsovia. «Puede suceder que sea necesaria otra cumbre o tal vez habrá más meses largos de negociaciones y un posible presupuesto provisional. No se deben descartar escenarios en esta etapa». Después de esta comparecencia se anunció que el primer ministro húngaro, Viktor Orban, viajaba anoche a Varsovia, para mantener una posición coordinada entre los dos. Las últimas declaraciones del húngaro no son en ningún caso favorables a la flexibilidad, porque se refieren a su idea de que su partido, Fidesz, debería tener «una relación más flexible» con el grupo popular europeo, del que aún forma parte, aunque está suspendido. Tanto los nacionalistas polacos como los húngaros se oponen a que se instaure un mecanismo que condiciona la recepción de fondos europeos al cumplimiento de los principios democráticos, que ya ha sido aprobado, y lo hacen vetando el presupuesto comunitario para los próximos siete años, que asciende a 1,1 billones de euros, que ha de aprobarse por unanimidad y del que depende también la puesta en marcha del fondo de recuperación que suma otros 750.000 millones. Este martes se reunieron por videoconferencia los ministros de Asuntos Europeos para preparar la cumbre y el alemán, Michel Roth, dijo que la presidencia alemana sigue negociando; pero descartó que se pueda revisar el contenido de los acuerdos ya alcanzados, tanto sobre el mecanismo de control del respeto al Estado de derecho como los presupuestos. «Polonia y Hungría tienen unas peticiones, pero también tenemos la posición del Parlamento Europeo y de los demás países y lo que hemos prometido ha de cumplirse». Al choque Así las cosas, los gobiernos de Hungría y Polonia van por ahora directos hacia una batalla sin precedentes en la historia de la Unión. La Comisión y el reto de los gobiernos ya han amenazado con usar artillería pesada que sería la puesta en marcha del «plan B» elaborado por la Comisión y que significaría prorrogar los actuales presupuestos y construir el fondo de recuperación sin estos dos países utilizando el mecanismo de la cooperación reforzada. El resultado es que Polonia y Hungría perderían una buena parte de los fondos de cohesión, estarían excluidos del fondo de recuperación para reactivar la economía después de los efectos de la pandemia y no lograrían su objetivo, puesto que el mecanismo de condicionalidad del estado de derecho, que es lo que se niegan a aceptar, seguiría en vigor. Polonia y Hungría rechazan el Mecanismo de Estado de Derecho por razones de política interna. En Polonia los sectores nacionalistas afirman que se usaría para imponer ideas liberales a la sociedad polaca, mientras que Orban imagina que con esa amenaza no podría seguir oponiéndose a la idea de aceptar inmigrantes. Sin embargo, tanto en Hungría como en Polonia, cientos de ayuntamientos, incluyendo los de las dos capitales, se han dirigido a la Comisión Europea para pedir que les permitan gestionar directamente los fondos europeos, para soslayar las posiciones de sus dos gobiernos. En una carta enviada ayer el lunes y firmada por los responsables de la administración de las principales ciudades de los dos países que presentaron conjuntamente los alcaldes de Budapest y Varsovia, Gergely Karácsony y Rafal Trzaskowski, intentaban desmarcarse de los ejecutivos de sus países. «Queremos subrayar que los Gobiernos (de Hungría y Polonia) no representan la voluntad de los ciudadanos húngaros y polacos», afirmó Karácsony mientras que su colega polaco dijo que en la UE «todos deben respetar el Estado de derecho. Si no hay puntos comunes, la comunidad será cada vez más débil».