Infortelecom

Noticias de parlamento

18-12-2020 | Fuente: abc.es
El secretario general de la ONU pide a Alemania que asuma un rol más fuerte en el mundo
La visita del secretario general de la ONU Antonio Guterres a Berlín se produce en el momento en el que Alemania hace balance ya de su semestre en la presidencia por turnos de la UE y a pocos días de que comiencen las campañas de vacunaciones en Europa, un punto de inflexión en la lucha contra la pandemia que ha valorado como «significativo» y que ha aprovechado para felicitar, una vez más, la aportación alemana, dado que la primera vacuna desarrollada procede de un laboratorio de Alemania. Guterres ha hecho, ante el pleno del Bundestag, un discurso laudatorio a la gestión de la canciller Mekel, no solamente contra el coronavirus sino también ante otros grandes retos a los que se enfrenta la humanidad en la década de los años veinte, como la protección del clima o la preservación del multilateralismo. «Los estudios demuestran que los trabajos de gestión dirigidos por mujeres en la lucha contra la pandemia Covid han dado mejores resultados», ha aludido a la condición femenina de Merkel, que ha pedido a Alemania «un rol más fuerte en el mundo» y ha reivindicado que «la vacuna debe ser un bien público global». Guterres ha descrito la Alemania de 2021 como «poder de paz» y «columna del multilateralismo». «Como secretario general de la ONU, soy testigo de cómo trabaja Alemania en el día a día, con profunda conciencia histórica y responsabilidad, para asumir progresivamente un papel de liderazgo en el mundo», ha dicho, «veo cómo Alemania afronta los grandes retos de nuestro tiempo». «Alemania es un aliado importante en todo el mundo en nuestra lucha por la paz», ha enfatizado, poniendo como ejemplo el compromiso alemán en Afganistán y en la región del Sahel. También ha felicitado expresamente a Merkel por la organización de la Conferencia Internacional de Libia, el pasado mes de enero en Berlín y ha animado al Parlamento alemán a seguir esa misma senda cuando Merkel, que termina en 2021 su cuarta y última legislatura en el poder, se haya marchado. «Se lo pido a ustedes con urgencia, Alemania debe asumir un papel más fuerte en el mundo, en el mantenimiento de la paz y el multilateralismo, en la defensa de los Derechos Humanos, que hoy está conectada directamente con los procesos de digitalización y protección del clima», ha urgido a los diputados alemanes. «Hoy la amenaza mayor no son las guerras, sino nuestros propios crímenes contra la naturaleza», ha advertido, pasando a anotar la serie de datos que respaldan el hecho de que «el calentamiento climático es ya un hecho» y describiendo un escenario «apocalíptico» en el que Alemania hace en su opinión una importante aportación con sus metras de reducción de emisiones hasta 2030, su política de abandono de las energía procedentes del carbón y su soporte al Acuerdo de París, al que contribuye «con un gran apoyo a su financiación». También ha señalado que Alemania es necesaria «en el trabajo sobre muchos otros retos, como la erosión de las potencias nucleares», y ha terminado su discurso lamentando que no puedan celebrase hoy los grandes conciertos en todo el mundo proyectados con motivo del 250º aniversario del nacimiento de Ludwig van Beethoven, cancelados a causa de la pandemia. «Pero a cambio hemos podido escuchar un coro global, con cantantes que desde diversas partes del mundo cantaban al unísono su Oda a la Alegría, un signo de los nuevos tiempos que vivimos, en los que también hay nuevas esperanzas». Este discurso halagador y agradecido tiene lugar cuando está a punto de terminar la ocupación interina de Alemania de uno de los sillones del consejo de Seguridad de la ONU, que el país reivindica desde hace décadas como permanente. Coincide también con el enfrentamiento que en el seno del consejo han protagonizado en los últimos días los representantes de Rusia y China con el embajador alemán ante la ONU, Christophe Hughes, que en una sesión sobre Siria criticó las posiciones de estos dos países y advirtió que contribuyen a complicar aún más la entrega de importante ayuda humanitaria. El Gobierno alemán acaba de publicar un informe, además, en el que denuncia el deterioro de la situación de los Derechos Humanos en China, Rusia y Turquía, en el que señala, por ejemplo, la tendencia negativa en China desde 2012. «Los derechos individuales están siendo socavados cada vez más», alerta el documento, que estipula que «esto concierne tanto a los derechos civiles y políticos como a la liberta de prensa y expresión, además de la libertad religiosa». Sobre Rusia, declara que «especialmente en lo referente a las elecciones de 2019, la libertad de asamblea ha sido mercada» y critica que la Ley de soberanía de Internet de 2019 «ha creado un escenario en el que se permite la censura online». El discurso de Guterres viene a respaldar estas posiciones y supone, además, una despedida de Merkel con mención de honor por los muchos servicios prestados en diversos conflictos internacionales durante sus 16 años en el poder.
17-12-2020 | Fuente: abc.es
Johnson obliga a los Comunes a hacer horas extra para aprobar un pacto pos-Brexit
Los diputados de la Cámara de los Comunes empezaron ayer su receso navideño con la advertencia de que en cualquier momento podrían ser llamados al Parlamento para ratificar el acuerdo con la Unión Europea, en caso de que finalmente Londres y Bruselas lleguen a un acuerdo in extremis. «Creemos que podemos aprobar la legislación necesaria antes del 31 de diciembre para dar seguridad jurídica a las empresas en el futuro», declaró el número dos del Gobierno, Michael Gove, que sostuvo que dicha aprobación podría producirse solo dos días después del anuncio de un pacto. Sin embargo, fue claro en que «si no hay tiempo para el escrutinio parlamentario, saldremos (el 31 de diciembre) sin acuerdo». Por su parte, una fuente de Downing Street aseveró que no creen que sea necesario que los parlamentarios trabajen el día de Navidad, sobre todo ahora que la nueva fecha límite para el fin de las negociaciones es el domingo por la noche, y según fuentes del Parlamento, podría acordarse una votación el 28 de diciembre si se llega a un acuerdo antes de la medianoche del domingo 21 de diciembre. El Reino Unido tiene además dos proyectos de ley relacionados con el divorcio en diferentes etapas del proceso legislativo: el proyecto de ley del mercado interno y el proyecto de ley de impuestos. El primero, que se encuentra en las fases finales antes de su aprobación, generó mucha polémica cuando el gobierno admitió que supondría una violación del derecho internacional ya que algunas de sus cláusulas entran en conflicto con partes del Acuerdo de Retirada. No obstante, el Ejecutivo justificó su decisión diciendo que este es un paso importante para poder garantizar el libre comercio entre las cuatro naciones que conforman el Reino Unido ?Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte? una vez que la salida de la UE sea definitiva. Además, quiere tener una red de seguridad ante los previsiblemente complejos acuerdos aduaneros, ya que mientras los bienes y productos deberían poder moverse sin obstáculos entre Irlanda del Norte y el Reino Unido, el Gobierno no quiere que Irlanda sea «una puerta trasera» para la entrada de mercancías desde el bloque comunitario. El Gobierno de Boris Johnson considera que en ambos textos legislativos hay cláusulas necesarias para proteger a Irlanda del Norte en caso de que haya dudas, lagunas o directamente una falta de acuerdo sobre cómo gestionar su frontera con la República de Irlanda. Pero en todo caso, en las últimas semanas suavizó su posición diciendo que podría estar dispuesto a eliminar algunas de las cláusulas conflictivas si hay una conclusión «satisfactoria» en los próximos días de las conversaciones con respecto a la implementación de las reglas en la frontera irlandesa, y que son independientes de las negociaciones sobre un acuerdo comercial pos-Brexit.
17-12-2020 | Fuente: abc.es
¿Qué es el Brexit?
El Reino Unido pondrá fin a su relación con la Unión Europea el próximo 1 de enero de 2021. A partir de ese momento, deberá quedar establecido un acuerdo de comportamiento entre el país y el organismo supranacional, aunque todavía en estos momentos no hay nada cerrado y se teme una salida sin un acuerdo. El propio primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que veía «muy complicado» un acuerdo con la UE. Uno de los principales escollos que existen en las negociaciones es el de la pesca, sobre todo por parte de Francia, ya que pretenden seguir entrando en aguas británicas, algo que no contempla el Gobierno de Boris Johnson. Todas las reuniones y negociaciones no son de ahora, ya que el Brexit se produjo en 2016, cuando se llevó a referéndum por parte del Ejecutivo de David Cameron. ¿Qué es el Brexit? El Brexit es un acrónimo de dos palabras en inglés («Britain» y «exit») y hace referencia a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El artículo 50 del Tratado de la Unión Europea permite que los estados miembro puedan decidir su salida del organismo. Posteriormente, la UE negociará con el Estado su forma de salida, así como relaciones futuras. En el caso de Reino Unido, el referéndum de salida tuvo lugar el 23 de junio de 2016 y se notificó al Consejo Europeo el 29 de marzo de 2017. Desde entonces comenzó una fase de dos años para negociar las condiciones de salida. El Acuerdo de Retirada fue rechazado en varias ocasiones por el Parlamento británico, pero con la llegada de Boris Johnson se pudo ratificar el 23 de enero de 2020. El 31 de enero de este año comenzó lo que se denomina el Periodo Transitorio para definir las relaciones entre la UE y Reino Unido. Estas comenzaron en febrero con Michel Barnier como negociador principal. ¿Cómo se encuentran las negociaciones? El Periodo Transitorio no se renovó en junio de 2020, fecha tope para hacerlo, por lo que el 31 de diciembre de 2020 termina esta fase. El 1 de enero de 2021, Reino Unido ya no pertenecerá a la Unión Europea, haya o no acuerdo. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, dijo que el acuerdo del Brexit es posible, aunque todavía «está lejos» de materializarse. Mientras tanto, las negociaciones siguen en secreto y desde Bruselas se piensa en positivo. En cambio, el problema puede tenerlo Boris Johnson, que tendría que aceptar algunos acuerdos como el de la pesca y un cambio de regulación para poder llegar a un entendimiento.
17-12-2020 | Fuente: abc.es
A vueltas con el Estado de derecho
¿Podría ser que uno de los más perniciosos efectos secundarios de la pandemia fuera un creciente cuestionamiento del estado de derecho? Al hilo de la actual crisis sanitaria ya hemos visto erosionarse desde los límites al poder del Estado hasta el balance entre derechos individuales y colectivos, pasando por el cuestionamiento de la privacidad de los ciudadanos y otros derechos civiles. A esta lista de daños colaterales con profundas implicaciones políticas, sociales y económicas toca sumar el contagio de diversos gobiernos (no importa si bajo la influencia de la izquierda radical o del nacional-populismo) empeñados en tomarse libertades con el estado de derecho, especialmente en lo que respecta a la separación de poderes y la independencia judicial. Para salirse con la suya en la saga del Brexit, aunque sea incumpliendo las obligaciones internacionales asumidas por el Reino Unido, Boris Johnson ha olvidado una y otra vez que el Gobierno de Su Graciosa Majestad debe contar con una base legal para todo lo que hace y que sus ministros deben cumplir con las leyes aprobadas por el Parlamento y aplicadas por los tribunales («enemigos del pueblo»). Sin salir del Viejo Continente, Polonia y Hungría han intentado tomar como rehén a las finanzas más necesitadas que nunca de la Unión Europea para salir impunes de su sistemático asalto al estado de derecho. Incluso el gobierno de España se ha metido en este callejón sin salida al considerar la renovación del Consejo General del Poder Judicial sin una reforzada mayoría parlamentaria. La próxima Administración Biden tampoco es inmune a esta alarmante tendencia. La mutación americana se llama Court Packing, intentada de forma desastrosa por FDR en su segundo mandato, y supone expandir el número de jueces en el Supremo para forzar una mayoría favorable. Tras cuatro años de turbios manejos judiciales por parte de Trump, al otro lado del Atlántico también hay dificultades para recordar que Estados Unidos, antes incluso que una democracia, es una república gobernada por la ley.
17-12-2020 | Fuente: abc.es
Francia lanza un órdago: el acuerdo pos-Brexit debe incluir la pesca
El acuerdo sobre las relaciones futuras entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) es posible, a pesar de la premura del tiempo, pero «sigue estando lejos», reconoció ayer la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, en un discurso en el Parlamento Europeo. Los temas sobre los que hay más proximidad abren la posibilidad de un pacto en el aspecto regulatorio, puesto que el Reino Unido se habría comprometido al menos a no rebajar los estándares medioambientales, sanitarios o laborales que ya aceptó cuando era miembro de la UE. Sin embargo, el acceso de los barcos europeos a los caladeros de las aguas británicas sigue siendo un escollo por ahora sin solución. La presidenta reconoció que los negociadores británicos habían aceptado asumir garantías legales de que no se socavarían las normas que rigen en la UE, y que las conversaciones sobre lo que sucedería en el futuro si se producen cambios que desembocan en lo que la UE pueda percibir como competencia desleal estaban siendo «fructíferas» y estarían abriendo un camino claro hacia un acuerdo. Fuentes británicas reconocieron que se habían registrado ciertos avances pero que «en asuntos clave seguimos estando muy lejos». La canciller alemana lo describió también ayer con sus propias palabras: «La Comisión sigue negociando en estas horas, en estos días, hasta el fin de esta semana, para ver si todavía puede haber un acuerdo. Ha habido avances pero no definitivos y creo que debemos ceñirnos a nuestra posición de que un acuerdo sería mejor que ningún acuerdo, pero también estamos preparados para esta opción». La presidenta de la Comisión reconoció, en efecto, que por lo que respecta a la cuestión de la pesca, «la negociación sigue siendo muy difícil. No cuestionamos la soberanía del Reino Unido en sus propias aguas. Pero pedimos previsibilidad y estabilidad para nuestros pescadores y nuestras pescadoras» de los países que comparten esas aguas desde hace siglos. «Con toda honestidad -dijo Von der Leyen a los eurodiputados- a veces se siente que no seremos capaces de resolver esta cuestión. Pero debemos seguir intentando encontrar una solución. Y es el único rumbo responsable y correcto». En secreto Las negociaciones prosiguen en el más absoluto secreto en Bruselas, en un escenario en el que la Comisión parece apostar por la posibilidad de un acuerdo, aunque sin abandonar los preparativos para el caso de que no lo haya. Ayer mismo se aprobaron las medidas de contingencia para garantizar la movilidad de los transportes aéreos y terrestres entre el Reino Unido y la UE y también las disposiciones para gestionar el trabajo de los pesqueros en la zona en caso de no acuerdo. Naturalmente, todas esas medidas dependen de que el Reino Unido acepte recíprocamente esos mismos principios mínimos, para que no se congele completamente todo el enjambre de interrelaciones de todo tipo que existen entre las dos orillas del Canal. Según los expertos europeos, lo más imprevisible puede estar ahora en el lado británico, cuando Boris Johnson tenga que pedir a los partidarios acérrimos del Brexit que acepten estas posiciones que exige la UE tanto en las consecuencias económicas de un cambio de regulación, que ellos consideran como «represalias», como en lo que respecta al aceso de los pesqueros europeos a sus aguas, porque lo ven como una cuestión de soberanía. Por lo que ha podido saberse hasta ahora, en el campo de la pesca el Reino Unido quiere tener el poder de cerrar el acceso de los barcos europeos a sus aguas en todo momento, pero la UE pide que siempre haya un periodo mínimo de tres meses de aviso previo y aún con compensaciones. Londres también quiere que el 60% de lo que capturen los barcos europeos se descargue en puertos británicos y que ningún pesquero comunitario pueda entrar en la zona entre las 6 y 12 millas de las aguas británicas, algo que los pescadores franceses y belgas llevan haciendo tradicionalmente. Francia ha advertido que no aceptará ningún acuerdo que no incluya la pesca. Por ahora, está prevista una reunión de seguimiento de funcionarios para el viernes. Un portavoz del gobierno del Reino Unido dijo: «Seguimos colaborando con la UE a fin de prepararnos para el final del período de transición», lo que incluye, por supuesto, las medidas para el caso de que no haya acuerdo.
16-12-2020 | Fuente: abc.es
El Parlamento Europeo aprueba el Presupuesto de la UE entre 2021 y 2027
El Pleno del Parlamento Europeo dio este miércoles luz verde al presupuesto comunitario para el periodo entre 2021 y 2027, dotado con 1,074 billones de euros, que se desbloqueó la semana pasada después de que Hungría y Polonia recibieran garantías sobre cómo se vincularán los fondos al Estado de derecho. Los negociadores del Consejo y del Parlamento habían llegado a un acuerdo sobre estas cuentas el pasado noviembre, pero el paquete presupuestario ha estado un mes vetado por el rechazo de Budapest y Varsovia a que el desembolso del dinero se vinculara al Estado de derecho, tal y como habían acordado los Veintisiete con la Eurocámara, un bloqueo que no se resolvió hasta el pasado jueves. Finalmente, estos dos países pactaron la semana pasada con la presidencia alemana del Consejo una declaración con algunas garantías sobre la aplicación de este mecanismo, que en cualquier caso no modifican el contenido de la regulación: permitirá por primera vez congelar las ayudas europeas cuando un país viole el Estado de Derecho. Esta declaración interpretativa desbloquea tanto el presupuesto europeo de 1,074 billones de euros como el fondo pospandemia de 750.000 millones de euros, si bien este segundo no requiere la aprobación del Parlamento Europeo. Los diputados aprobaron este miércoles el presupuesto con 548 votos a favor, 81 en contra y 66 abstenciones, en una regulación que incluye también una hoja de ruta para la introducción de nuevos recursos propios para alimentar el presupuesto de la UE. Un nuevo paso La aprobación parlamentaria del llamado marco financiero plurianual junto a la decisión de recursos propios allana el camino para que los países inicien la ratificación en sus parlamentos nacionales de la legislación que permitirá a la Comisión Europea emitir deuda para financiar el fondo de reconstrucción. De esos 750.000 millones a España le corresponden en torno a 140.000 millones, aunque Bruselas calcula que este dinero no llegará a los países hasta al menos junio de 2021 porque, una vez ratificado el fondo, tendrá que emitir la deuda para financiarlo y aprobar los planes de recuperación nacionales. Tras dos meses de largas negociaciones entre la presidencia alemana del Consejo y los negociadores del Parlamento Europeo, el acuerdo final contempla varios incrementos frente a las cifras que habían consensuado los Estados miembros en su histórica cumbre del mes de julio. En concreto, se trata de aumentos de 16.000 millones de euros para programas como el Erasmus + (2.200 millones más), el de ciencia e investigación Horizonte (4.000 millones), los de gestión de fronteras (1.500 millones) o el programa de salud Health4EU (600 millones), entre otros. El incremento, reclamado por el Parlamento para engrosar programas que consideran clave, se queda por debajo de los 39.000 millones que pedían en su última propuesta, pero es superior a los cerca de 10.000 millones que había ofrecido el Consejo (los países) inicialmente. El grueso del aumento, unos 11.000 millones, saldrá de las multas que impone Bruselas por infracciones a la competencia y el resto de reasignación de fondos durante el periodo y de aprovechar márgenes en ciertas partidas, con lo que el techo de gasto presupuestario se mantiene en 1,074 billones de euros como pedía el Consejo, que era muy reticente a retocar este tope. Mecanismo del Estado de derecho En un voto en paralelo, los eurodiputados validaron también la regulación que vinculará el desembolso de fondos al cumplimiento de los valores del Estado de derecho, que permitirá por primera vez que se congelen las ayudas a un país si se producen violaciones del Estado de derecho que afecten al presupuesto comunitario, si así lo propone la Comisión y es aprobado por una mayoría cualificada de los Veintisiete. Las aclaraciones para levantar el veto de Budapest y Varsovia señalan que este mecanismo solo se usará para penalizar violaciones del Estado de derecho que conciernan al presupuesto y si no hay otros mecanismos más efectivos, y que si un país pide la anulación de esta regulación ante el Tribunal de Justicia de la UE, la Comisión Europea no podrá proponer medidas contra los potenciales infractores hasta que haya una sentencia judicial. Este punto generó inquietud en algunos socios, en particular Países Bajos, pero los servicios jurídicos del Consejo confirmaron que el texto se ajusta a los tratados europeos, con lo que los líderes dieron su visto bueno unánime. Mantienen su preocupación los eurodiputados, que tienen previsto aprobar mañana una resolución para pedir a la Comisión Europea que sea «completamente independiente» a la hora de vigilar el cumplimiento de estos valores y no retrase su entrada en vigor. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha prometido que la Comisión «siempre actuará de forma independiente, con el máximo respeto a la ley y con la máxima objetividad».
16-12-2020 | Fuente: abc.es
Von der Leyen cree posible un acuerdo de Brexit, pero recuerda que el escollo de la pesca no se ha superado
El acuerdo sobre las relaciones futuras entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) es posible, a pesar de la premura del tiempo, pero «sigue estando lejos», ha reconocido la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, en un discurso en el Parlamento Europeo esta mañana. Los aspectos sobre los que hay más proximidad abren la posibilidad de un acuerdo en el aspecto regulatorio, pues el Reino Unido se habría comprometido a no rebajar los estándares medioambientales, sanitarios o laborales que ya aceptó cuando era miembro de la UE, pero el acceso de lo barcos europeos a las aguas británicas sigue siendo un escollo por ahora sin solución. La presidenta reconoció que los negociadores británicos habían aceptado asumir garantías legales de que no se socavarían las normas ambientales, sociales y laborales, y que las conversaciones sobre lo que sucedería en el futuro, si se producen cambios que desembocan en lo que la UE pueda percibir como competencia desleal, estaban siendo «fructíferas» y estarían abriendo un camino claro hacia un acuerdo. Respecto a la pesca, sin embargo, la presidenta reconoció que «la discusión sigue siendo muy difícil. No cuestionamos la soberanía del Reino Unido en sus propias aguas. Pero pedimos previsibilidad y estabilidad para nuestros pescadores y nuestras pescadoras» de los países que comparten esas aguas desde hace siglos. «Con toda honestidad -dijo Von der Leyen a los eurodiputados-, a veces se siente que no seremos capaces de resolver esta cuestión. Pero debemos seguir intentando encontrar una solución. Y es el único rumbo responsable y correcto». Las negociaciones prosiguen en el más absoluto secreto en Bruselas en un escenario en el que la Comisión parece apostar por la posibilidad e un acuerdo, dado que no ha vuelto a poner sobre la mesa las medidas de contingencia para un no acuerdo. Sin embargo, lo más imprevisible puede estar ahora en el lado británico, cuando Boris Johnson tenga que pedir a los partidarios acérrimos del Brexit que acepten estas posiciones que exige la UE, tanto en las consecuencias de un cambio de regulación como en lo que respecta a la pesca. Por ahora, los quipos negociadores no han comunicado los detalles de los eventuales acuerdos a los que han llegado. «Los próximos días será decisivos», ha afirmado Von der Leyen.
16-12-2020 | Fuente: abc.es
Von der Leyen se muestra muy optimista sobre un posible acuerdo comercial entre Reino Unido y la UE
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, se mostró optimista esta mañana ante el Parlamento Europeo con respecto a un acuerdo comercial entre el Reino Unido y la UE. «Hay un camino hacia un acuerdo», afirmó, y añadió: «Tal y como están las cosas, no puedo decirles si habrá un acuerdo o no, pero puedo decirles que ahora hay un camino hacia un acuerdo ahora. El camino puede ser muy estrecho, pero está ahí, y por eso es nuestra responsabilidad seguir intentándolo». La presidenta europea aseveró que «la buena noticia es que hemos encontrado un camino a seguir en la mayoría de los temas», lo que hace que ambas partes estén más «cerca» de lograr un pacto. No obstante, se mostró precavida al advertir que dos temas siguen pendientes de resolver: la igualdad de condiciones y la pesca. Von der Leyen ha revelado que el tercer escollo, relacionado con las salvaguardas para la gobernanza del propio acuerdo, han sido «ampliamente resuelto» y ha apuntado que los próximos días «serán decisivos». Sin embargo, el mayor obstáculo se sitúa en las conversaciones sobre el acceso de la flota europea a las aguas británicas que la Unión Europea quiere mantener pero que Londres se niega a garantizar. La discusión en este ámbito es «muy difícil» y «a veces parece que no seremos capaces de resolver esta cuestión», ha lamentado Von der Leyen, quien ha querido dejar claro que los Veintisiete no ponen en duda la soberanía de Reino Unido sobre sus aguas pero exigen «predictibilidad y estabilidad» para sus pescadores. Sobre el otro asunto clave pendiente, el de garantizar que las empresas de ambos lados que operen en el mercado interior lo hagan en pie de igualdad en materia de competencia y no se permitan prácticas desleales, Von der Leyen ha dicho que aunque siguen las negociaciones se han dado ya avances significativos. La UE quiere mecanismos «robustos» para asegurar una competencia justa en el mercado europeo, ha insistido la política alemana, quien ha desvelado que se ha avanzado en principios comunes porque el Gobierno británico ha aceptado un mecanismo interno sobre ayudas de Estado y la posibilidad de que la UE actúe de manera «autónoma» para solventar situaciones de competencia desleal. Los negociadores también han acercado posiciones en cuanto al mecanismo de «no regresión» para asegurar que los «altos estándares» medioambientales y sociales europeos no se recortan. Por todo ello, Von der Leyen ha defendido los esfuerzos y resiliencia del negociador europeo, Michel Barnier, que continúa en Bruselas junto a su contraparte británico, David Frost, con sus respectivos equipos tratando de salvar un acuerdo de mínimos antes del 31 de diciembre, cuando expire el periodo transitorio y se consolide el divorcio. «Es nuestra responsabilidad seguir intentándolo», ha insistido Von der Leyen, ante un pleno de la Eurocámara que tiene previsto votar este viernes las medidas de contingencia diseñadas por Bruselas para limitar los mayores daños en los sectores más vulnerables si se confirma que el pacto no llega a tiempo para entrar en vigor el 1 de enero.
16-12-2020 | Fuente: abc.es
Grecia aprueba un gasto militar cinco veces mayor para el próximo año
El Gobierno de Grecia ha anunciado este martes un plan presupuestario para el próximo año que prevé un gasto militar de 2.500 millones de euros, lo que supone cinco veces la cantidad gastada en defensa en 2020. Con 158 votos a favor y 142 en contra, el Parlamento griego ha aprobado este martes los presupuestos estatales para 2021, aunque no han estado exentos de polémica, como recogen los medios locales. No obstante, los gastos del Ministerio de Defensa Nacional fueron votados por una amplia mayoría de 189 diputados, mientras que otros 16 votaron en contra y 95 votaron presentes, así como los gastos de la Presidencia de la República votados por 266 diputados, con 34 en contra. El primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, que cuenta con la mayoría en el Parlamento, anunció un aumento del gasto en defensa debido a una disputa en curso con Turquía por los derechos de las potenciales reservas de gas natural en el Mediterráneo oriental. Dentro del gasto militar, Atenas planea comprar 18 aviones de combate franceses Rafale, contrato que se espera que se firme la semana que viene con París, mientras que también tiene la intención de adquirir cuatro fragatas, municiones y otras armas. Mitsotakis ha asegurado durante el debate del proyecto en el Parlamento que el presupuesto es «una concentración de prioridades», que aspira a ser «otro paso audaz para la modernización de la economía nacional para obtener un modelo viable, claro y de largo plazo», según recoge el diario local 'To Vima'. No obstante, la oposición se ha mostrado crítica con los presupuestos y con la gestión de la pandemia que está llevando a cabo el Gobierno heleno, en un debate sobre los presupuestos que ha durado cinco días y más de 60 horas. En este sentido, el expresidente y líder del partido Syriza, Alexis Tsipras, ha asegurado que la Administración «no ha podido hacer frente a la pandemia, no ha apoyado a la economía y a los trabajadores y no ha gestionado los problemas nacionales críticos».
15-12-2020 | Fuente: abc.es
Renzi pone en jaque a Conte por el Fondo de Reconstrucción y amenaza con una crisis de Gobierno
El ex primer ministro, Matteo Renzi, líder de un pequeño partido, Italia Viva (3 % en los sondeos de opinión), tiene en jaque al Gobierno de Giuseppe Conte, amenazando con retirar a sus dos ministras, lo que produciría una crisis política de incierta solución. Los italianos ven hoy con cierto asombro fotos del primer ministro reunido con los partidos para comprobar si se dan las condiciones para continuar con el Gobierno actual o se procede a abrir una crisis. Las imágenes de hoy eran las habituales de la primera república en Italia, cuando los Gobiernos se cambiaban cada dos por tres y duraban de media escasamente un año. Es lo que todos los italianos conocen como «verifica» (verificación), palabra que hoy produce hasta repelús, porque detrás solo se ve una lucha por el poder con intereses casi exclusivamente de partido. No se comprende que el Ejecutivo juegue con fuego, en medio de una emergencia sanitaria con cientos de muertos diarios, en vísperas de la adopción de nuevas y duras medidas restrictivas contra la difusión del coronavirus. Un experto maniobrero Matteo Renzi, con su minúsculo partido, abrió hace días un frente de alta tensión en el Gobierno sobre cómo se debe gestionar el Fondo de Reconstrucción europeo, que destinará a Italia 209.000 millones de euros. Renzi critica duramente a Giuseppe Conte por haber marginado al parlamento y actuar por su cuenta en la elección del equipo que debe desarrollar los proyectos del Fondo de Reconstrucción, sin contar con su partido Italia Viva. Renzi, un maniobrero que se desenvuelve como pez en el agua en la agitada y confusa política italiana, desea que Conte entre por el aro de sus pretensiones. Ha logrado en parte su objetivo. El abogado Conte, un político culto e inteligente, pero débil políticamente al no tener su propio partido, ha reconocido que se ha equivocado: «He cometido errores, no soy infalible», ha dicho. Pero está por ver si esa admisión y deseo de rectificar es suficiente para Renzi. Conte aísla a Renzi El primer ministro ha escuchado ya a las delegaciones del Partido Democrático y del Movimiento 5 Estrellas, las dos fuerzas políticas más importantes de la coalición de Gobierno. Conte les ofreció más colegialidad en la adopción de decisiones, aceptando también que Italia Viva intervenga en la gestión del Fondo de Reconstrucción. PD y M5E han rechazado abrir una crisis de Gobierno. De esta forma, Conte ha aislado a Matteo Renzi, que hoy se ve solo contra todos y sigue manteniendo a Conte contra las cuerdas. Hoy una delegación de su partido tenía una reunión decisiva, para la «verifica», con el primer ministro. Pero Matteo Renzi la ha pospuesto con una justificación: la ministra de su partido, Teresa Bellanova (Agricultura) debe viajar a Bruselas. Renzi eleva así la tensión y promete entregar un documento a Giuseppe Conte con su idea sobre la gestión del Fondo de Reconstrucción. A la espera de su encuentro cara a cara, le ha dicho: «Debes venir al parlamento a dar explicaciones o retiramos las dos ministras. Pedimos hablar sobre política y del Fondo de reconstrucción, no de remodelación del gobierno y de puestos». Cabe suponer que Matteo Renzi seguirá tirando de la cuerda, aunque seguramente evitará que se rompa. Los italianos no entenderían en este delicado momento una grave crisis de Gobierno. Al máximo, para cerrar la «verifica» podría haber una mínima remodelación del Gobierno, con algún cambio en carteras secundarias.
...
6
...