Infortelecom

Noticias de parlamento

23-09-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. sanciona a supuestos dirigentes opositores vinculados a Maduro
Los primeros cinco parlamentarios opositores de la «Operación alacrán», que se vendieron al régimen chavista hasta por un millón de dólares, fueron sancionados este martes por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, por corrupción y usurpación de partidos políticos. Los sancionados son Bernabé Gutierrez de Acción Democrática (AD), Guillermo Luces de Voluntad Popular (VP), Miguel Ponente de Primero Justicia (PJ), Chaim Bucaran de Un Nuevo Tiempo (UNT) y al chavista Williams José Benavides (Tupamaro). Estos supuestos opositores, denominados «alacranes», ocupaban altos cargos en sus respectivas formaciones políticas y fueron expulsados en junio pasado cuando se prestaron a la confiscación de los símbolos partidistas para participar en las legislativas, convocadas por Maduro para diciembre. La «Operación alacrán» comenzó en noviembre pasado cuando el régimen sobornó a dos docenas de diputados, entre ellos Luis Parra, para que montaran en enero de este año una Asamblea Nacional inconstitucional paralela y así desplazar a Juan Guaidó como jefe del parlamento. Así «Maduro está rediseñando de manera antidemocrática el mapa electoral de Venezuela antes de las elecciones del 6 de diciembre para asegurar un resultado favorable que prolongará su intento de dictadura», reza en el informe de penalización. Al anunciar las nuevas sanciones, el secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin, afirmó que la presión contra el régimen no cesará, «Estados Unidos sigue comprometido a responsabilizar al régimen de Maduro y sus partidarios por su flagrante corrupción para garantizar que el pueblo venezolano obtenga las elecciones libres y justas que se merecen». La medida de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC)) del Departamento del Tesoro embarga «todas las propiedades e intereses en la propiedad de estas personas que se encuentran en los Estados Unidos o en posesión o control de personas estadounidenses están bloqueadas y deben informarse a la OFAC». También «se bloquea cualquier entidad que sea propiedad, directa o indirectamente, del 50 por ciento o más de las personas designadas. Las regulaciones de la OFAC generalmente prohíben todos los tratos de personas estadounidenses o de personas dentro (o en tránsito) de los Estados Unidos que involucren cualquier propiedad o interés en la propiedad de personas bloqueadas o designadas», dice la resolución.
23-09-2020 | Fuente: abc.es
Un Brexit duro dejará sin cuentas bancarias a los británicos residentes en la UE
Aunque todavía faltan más de tres meses para que el Brexit se materialice, los británicos residentes en la Unión Europea ya están sintiendo en su propia piel las consecuencias de que su Gobierno haya sido incapaz de firmar un acuerdo con el bloque comunitario para evitar un Brexit duro. Así, en los últimos días miles de británicos han comenzado a recibir de sus bancos en el Reino Unido emails y cartas en las que les informan de que sus cuentas serán cerradas y sus tarjetas dejarán de funcionar una vez que el país deje el club comunitario el 31 de diciembre, o incluso antes. Entidades como Lloyds, Barclays o Coutts han sido las primeras en dar la mala noticia a sus clientes esparcidos en la otra orilla del canal de La Mancha. Llodys, propietario de Halifax y del Bank of Scotland, ha contactado con 13.000 clientes en Alemania, Holanda, Portugal y otros países comunitarios, según publica «The Guardian». «Le hemos escrito a un pequeño número de clientes que viven en países de la UE para informarles que, debido a la salida del Reino Unido, lamentablemente no podremos seguirles brindando nuestros servicios», anunciaron desde Lloyds. Por su parte, Barclays informó de que han comenzado a contactar con sus clientes en España, Francia y Bélgica para advertirles que desde el 16 de noviembre sus tarjetas serán canceladas. La filial británica del Santander, por su parte, no ha informado todavía si también hará lo mismo o no. Se estima que hay más de un millón de británicos en la UE, un alto porcentaje de ellos son jubilados cuyo principal ingreso es la pensión que el Estado les deposita en sus cuentas. Desde las 11.01 horas de la próxima Nochevieja los bancos británicos no podrán operar en el mercado único, pues perderán el llamado passporting que les permitía operar en los Veintisiete. Solo un acuerdo con la UE puede evitarlo, pero esto hoy parece más lejos que nunca por la Ley del Mercado Interior del Reino Unido defendida por Boris Johnson y ratificada en el Parlamento. Las entidades con filiales en la UE podrían continuar operando, pero las que no las poseen tendrían que solicitar una licencia para comerciar en cada país del espacio económico europeo y algunas entidades tienen muy pocos clientes en la Unión para justificar esta costosa operación burocrática. Desde el referendo del 2016, las consultoras estiman que desde el próximo enero los bancos y aseguradoras británicas perderán el 25 % de sus ganancias: 50.000 millones de libras (59.000 millones de euros). Pese a las enormes cifras del sector financiero, los intereses del pequeño, pero simbólico, sector pesquero han terminado imponiéndose en las negociaciones con Bruselas. Desde el bando comunitario han exigido a Londres que le permita a sus pescadores continuar faenando en aguas británicas como hasta ahora, así como que acepte mantenerse alineado en materia laboral, medioambiental y de subsidios, a cambio de suscribir un acuerdo de libre comercio que garantice a sus bancos seguir operando sin problemas. La petición ha sido rechazada desde el 10 de Downing Street, por considerar que vulnera su independencia.
22-09-2020 | Fuente: abc.es
Detectan un paquete sospechoso en el Bundestag alemán en Berlín
Un paquete sospechoso y posiblemente explosivo ha sido detectado este martes en la sede del Bundestag (cámara baja alemana) en Berlín y se ha alertado para su retirada a especialistas de la policía. Según informaron el diario «Bild» y la televisión «n-tv», el servicio de correos del parlamento detectó sobre las 11.00 hora local (9.00 GMT) un «USBV», abreviatura de «dispositivo explosivo e incendiario no convencional». La sede parlamentaria del Bundestag se compone del Reichstag, su edificio principal, y media docena de edificios adyacentes para despachos y comisiones. El complejo se encuentra en el centro de Berlín, entre la Puerta de Brandeburgo y la Cancillería.
21-09-2020 | Fuente: abc.es
El presidente de Uruguay apuesta por la «austeridad» de los Gobiernos para luchar contra la pandemia
Uruguay ha sido un ejemplo en el mundo por su gestión en la lucha contra la pandemia del Covid-19. El Gobierno de este país hispanoamericano, que preside Alberto Lacalle Pou, ha aplicado una receta basada en la austeridad, que ha contado con la complicidad y la colaboración de los ciudadanos en el cumplimiento de las medidas de restricción de la movilidad. El éxito de esta gestión ha sido el tema central del primer «Foro ABC España-Uruguay. Mirando al futuro», en colaboración con Cointer, que se celebró ayer, de manera telemática, contando con la presencia del presidente del país, en directo desde la residencia presidencial. Lacalle Pou desgranó las medidas que ha puesto en marcha, en una conversación con el director de ABC, Julián Quirós, así como con la coordinadora del Foro, Carmen de Carlos. Asimismo, ABC puso en contacto al presidente de Uruguay con el expresidente del Gobierno, Felipe González, y ambos entablaron un diálogo sobre las circunstancias tan especiales alrededor de las cuales gira ahora la política internacional. Lacalle Pou no quiso hacer triunfalismo sobre su gestión y advirtió de que «el éxito es relativo. Nunca debemos compararnos con el resto del mundo y estamos con la guardia alta porque puede cambiar todo. No estoy contento porque cualquier situación que golpea a mi país, me pone en el lado de los que sufren». «El bolsillo de los uruguayos no aguantaba más y el esfuerzo tenía que hacerlo el Estado», afirmó el presidente uruguayo Precisamente para estar cerca de sus ciudadanos, de los más necesitados, Lacalle quiso que su Gobierno diera ejemplo para afrontar la crisis con «austeridad» y, partiendo de la premisa de que «el bolsillo de los uruguayos no aguantaba más y el esfuerzo tenía que hacerlo el Estado», apostó porque «los gobernantes predicaran con el ejemplo». Por ello, el Parlamento aprobó la bajada de salarios de los miembros del Gobierno y de los funcionarios con sueldos superiores a los 1.800 euros al mes. En esta política de contención del gasto, el presidente de Uruguay no es partidario de aumentar los impuestos a los ciudadanos, ya que asegura que eso supondría «parar los motores de la economía en un futuro próximo. Nos basamos en la austeridad, en el cuidado de los fondos, en un gasto excepcional no muy abultado y en la bajada de los salarios, que ayudaban mucho a la confianza en un Gobierno comprometido con la crisis». Confianza en el Gobierno Esta austeridad ha derivado en una confianza de los uruguayos en su Gobierno, que ha antepuesto los intereses de sus país a la rentabilidad electoral de las medidas que se han aplicado. Lacalle Pou alerta de que «vivimos un momento en el mundo en el que muchos líderes actúan en base a su electorado interno, y no teniendo en cuenta el entorno internacional, y ello atenta contra la unidad del resto de los países». En este sentido, ha criticado a aquellos líderes que no saben interpretar «la soberanía del país, sino solo la de su electorado y no entienden su lugar en el mundo. La opinión que cuenta para ellos no es la de su país, sino la de su electorado». «¿Qué puede hacer un gobernante? Apelar a los anclajes más básicos del individuo, y la libertad es uno de ellos. Los Gobiernos deben trasladar seguridad y confianza», concluyó el presidente Lacalle Pou El presidente de Uruguay realizó una defensa cerrada del papel de sus ciudadanos en este éxito contra la Covid: «Si Uruguay tiene hoy un lugar importante en la lucha contra la pandemia, que lo ponen en una buena posición en el mundo, no es por el Gobierno, sino por los ciudadanos, y yo confío en ellos». Lacalle Pou insistió en que los uruguayos han sabido interpretar que su libertad individual está vinculada con el bien común: «Se trataba de un tema de libertad, que para los uruguayos es un bien preciado, y por eso el éxito ha sido suyo». Finalmente, el presidente de Uruguay admitió que «lo único cierto en el mundo es que el futuro es muy incierto» y ante esta circunstancia se preguntó: «¿Qué puede hacer un gobernante?». Su respuesta fue muy clara: «Apelar a los anclajes más básicos del individuo, y la libertad es uno de ellos. Los Gobiernos deben trasladar seguridad y confianza». El expresidente asegura que subir los impuestos «no es una buena idea» El expresidente del Gobierno, Felipe González, admitió sentir «envidia» por el éxito de la gestión de Lacalle Pou frente a la pandemia, sobre todo «por la aproximación que ha hecho a los ciudadanos». A su juicio, la mayor apuesta que ha realizado el presidente de Uruguay es «la aproximación a los ciudadanos», señalando que «no es el BOE el que obliga, sino el ciudadano es el que asume la responsabilidad, y ha salido bien. Ha hecho una gestión envidiable, por sus resultados y por su estrategia». El expresidente socialista señaló que «subir la presión fiscal no es una buena idea» porque entiende que «no hay margen fiscal». Finalmente, González destacó las cualidades de un pueblo «acostumbrado a vivir respetando el principio de libertad, una democracia liberal».
21-09-2020 | Fuente: abc.es
El centro-derecha mejora sus resultados en Italia
No hubo victoria de la candidata de la Liga, Susanna Ceccardi, en Toscana, región gobernada siempre por la izquierda. Era el sueño del líder de la Liga, Matteo Salvini: conquistar ese feudo, cosa que hubiera producido un terremoto político, con repercusiones para la estabilidad del Gobierno. El centro-derecha ha obtenido un buen resultado en las elecciones regionales, porque el viento sopla a su favor. La estabilidad del Gobierno parece asegurada, tras las elecciones celebradas el domingo y lunes en 7 regiones italianas (Toscana, Apulia, Campania, Las Marcas, Véneto, Liguria, y Valle d?Aosta, en esta última región no se elige de forma directa el presidente). El centro izquierda gobernaba en esas cuatro primeras y ha perdido Las Marcas, región en la que ha ganado el centroderecha, además de apuntarse una victoria arrolladora en Véneto y también en Liguria. Con la mayoría de los votos escrutados, el resultado sería de tres presidentes para el centroizquierda y otros tantos para el centroderecha, coalición a la que se debe añadir también la victoria en Valle d?Aosta, cuyo escrutinio se inicia mañana, pero los sondeos a pie de urna se la adjudican al centroderecha. Tras estos resultados, la gran mayoría de las regiones italianas son gobernadas por el centroderecha. Buena afluencia La afluencia a las urnas fue superior a lo que indicaban todas las previsiones: 63,8 %, un porcentaje en principio casi inimaginable, porque se temía que el coronavirus ejerciera gran influencia para no acudir a las urnas. Se plantearon estas elecciones regionales como un test nacional. Es habitual en Italia que los políticos y los medios informativos consideren cualquier elección como una ocasión para comprobar la fuerza o debilidad del Gobierno y de las distintos partidos políticos. El resultado es la transformación de la política en permanente campaña electoral. Así ha ocurrido también en estos comicios. En consecuencia, hubo motivación en los italianos para ir a los colegios electorales, inclinándose por el voto útil, según reflejan los resultados. En Toscana, región que concentraba todas las miradas, venció Eugenio Giani, 61 años, del Partido Democrático (PD), con el 48 % de los votos, seguido de Susanna Ceccardi (40 %). Los votantes de Toscana prefirieron la continuidad de la buena gestión del centroizquierda, esta vez representada por Eugenio Gianni, un político con gran experiencia en los pasillos de la política de su región. Otra región en la que a priori había muchas dudas sobre el vencedor era Apulia. Al final se impuso el presidente actual, el exmagistrado Michele Emiliano, del Partido Democrático, con el 46 %. El voto útil se impuso también en Campania, donde arrasó el presidente actual, también del PD, Vincenzo De Luca: 67 %. En el centro-derecha, además de ganar en Las Marcas, Liguria y la prevista en Valle d? Aosta, destaca la victoria de Luca Zaia, de la Liga, con el 75 % de los votos, prácticamente un plebiscito. Zaia ha visto premiada su gestión en combatir el coronavirus. Estas elecciones han confirmado que Zaia es un serio rival de Salvini para el liderazgo de la Liga. Estabilidad El ministro para Asuntos regionales, Francesco Boccia, ha comentado que el centroderecha «quería dar un empujón al Gobierno, pero no lo han logrado». Este resultado electoral, junto con el sí en el referéndum, permitirá al gobierno llegar al final de la legislatura, en el 2023. A ningún parlamentario actual le interesaría un adelanto electoral, sabiendo que en el próximo parlamento habrá 345 diputados menos. Aunque el Gobierno gana estabilidad, no tendrá más remedio que contar con el centro-derecha, sobre todo a la hora de repartir los 209.000 millones de euros del Fondo de Cooperación que Europa ha concedido a Italia. La mayoría de las regiones en Italia están gobernadas por el centro-derecha, que hoy ganaría las elecciones generales con mayoría absoluta, según todas las encuestas. Un sondeo del Instituto Tecné publicado este lunes indica que la Liga sería el primer partido (26,2 %), seguido del PD (20,1 %), Fratelli d? Italia (16,1 %), Movimiento 5 Estrellas (15,7 %) y Forza Italia (7,5 %).
21-09-2020 | Fuente: abc.es
Italia ahorrará cien millones de euros al año tras la reducción de parlamentarios
Italia aprueba de forma clara y abrumadora la reforma constitucional para recortar en un 36,5 % el número de parlamentarios. Con la mayoría de los votos escrutados, el sí en el referéndum ganó con casi el 70%, mientras el no superó ligeramente el 30% de los votos. La Cámara de Diputados pasará de 630 a 400 escaños, y el Senado tendrá 200 en lugar de los 315 actuales. En total, se eliminan 345 escaños. La ley entrará en vigor al final de la actual legislatura, en el año 2023. Aparte del valor simbólico y político del resultado, tiene un efecto económico. El Movimiento 5 Estrellas, promotor de la iniciativa, ha prometido que el siguiente paso será la reducción del salario de los parlamentarios. Actualmente, un diputado o senador italiano cobra 18.435 euros mensuales, la remuneración más alta de un parlamentario en Europa, distribuida así: 10.435 de salario, más otros 8.400 euros por diversos conceptos: estancia en Roma, taxi, teléfono y gastos varios a justificar; además, dispone de un de carnet para viajar gratis y sin limitaciones en avión, tren, barco y sin peaje en autopistas. Según datos ofrecidos por el Movimiento 5 Estrellas, se producirá un ahorro de 500 millones de euros en los cinco años de cada legislatura, cien millones por año. Son diferentes los cálculos de Carlo Cottarelli, director del Observatorio de Cuentas Públicas de la Universidad Católica de Milán. Según este reconocido profesor de Economía, «el Estado solo ahorrará 57 millones de euros al año, el 0,007% del gasto público. Esto representa 1 euro por italiano o el precio de un café», dice Cottarelli. En su opinión, si realmente se quiere recortar privilegios a la llamada «casta» política, se deberían reducir los costes y salarios de cada parlamentario. Lo ha prometido el M5E, pero está por ver cuál será el recorte. Es muy discutible que sea eficaz, porque por ahora se mantiene intacto el perfecto bicameralismo, con un Senado y Cámara de Diputados que tienen las mismas funciones, con lo cual toda ley debe ser sometida a un largo proceso en ambas cámaras. Di Maio, ministro de Exteriores y líder del Movimiento hasta su dimisión a finales de enero pasado, considera que se trata de un resultado histórico: «Volvemos a tener un Parlamento normal, con 345 escaños y menos privilegios. La política da así una señal a los ciudadanos. Sin el Movimiento 5 Estrellas, todo esto nunca hubiera sucedido». Sin duda ha sido un triunfo para el M5E que hicieron de este recorte en el parlamento una bandera electoral. Es un balón de oxígeno para el Movimiento que sufre una fuerte crisis y divisiones. Ganó las elecciones generales de marzo 2018 con el 32,4 % de votos; hoy, según las encuestas, obtendría la mitad. A la vista de estos pronósticos en los sondeos, Luigi Di Maio, que podría volver a hacerse con el liderazgo del Movimiento en un próximo congreso, en las últimas semanas concentró todos los esfuerzos en la campaña del referéndum. Una elección muy estratégica, porque Di Maio abandonó por completo la campaña de las elecciones regionales, para recuperar consenso con el corte de los parlamentarios, la batalla histórica del Movimiento. Junto a Di Maio, otro vencedor en este referéndum ha sido el líder del Partido Democrático, Nicola Zingaretti, que apoyó el sí, contra la opinión de destacados líderes de la izquierda, como el ex primer ministro Romano Prodi. Sin miedo al virus Pero no es suficiente con una reducción de diputados y senadores, según los expertos. El reconocido constitucionalista Michele Ainis asegura, en el diario «La Repubblica», que «existe un consenso transversal sobre la mala calidad de los parlamentarios», lo cual tiene una explicación: «La mala calidad de los parlamentarios se deriva de listas cerradas, no de su número. Es el fruto envenenado de un proceso que se inició con la ley electoral llamada Porcellum (2005), que quita a los votantes la elección de los parlamentarios, para ponerla en manos de los dirigentes del partido», según el profesor Ainis. Precisamente, un nuevo objetivo en la próxima reforma será aprobar una nueva ley electoral. Cabe destacar que la afluencia a los colegios electorales para el referéndum ha sido buena, teniendo en cuenta los temores por el Covid: 53,8 %, porcentaje superior a todas las previsiones. El virus no alejó a los italianos de las urnas.
21-09-2020 | Fuente: abc.es
La coalición del centro-derecha, favorita en las regionales italianas
El centro-derecha confía en ganar las elecciones regionales, porque se presenta unido y además, según las encuestas, el viento sopla a su favor. Italia acude a las urnas para elecciones en siete regiones y para votar un referéndum constitucional que propone reducir en más de un tercio su parlamento. Son consultas importantes que pueden tener impacto en el Gobierno. Se votó este domingo en las primeras elecciones en Italia en tiempos del coronavirus, con una influencia de poco más del 30%, y mañana lunes los colegios electorales siguen abiertos hasta las 15:00 horas. En el conjunto de las dos jornadas, se teme una escasa afluencia a las urnas. El miedo a la pandemia y la obligación de llevar la mascarilla durante todo el día (los colegios electorales se abrieron el domingo a las 7:00 y se cerraron a las 23:00), ha causado la fuga de muchos presidentes y componentes de las mesas electorales. Para cubrir las ausencias, los ayuntamientos han recurrido a empleados municipales y también a estudiantes. Las elecciones son regionales (Toscana, Apulia, Véneto, Liguria, Campania, Las Marcas y Valle d?Aosta), pero sus resultados tendrá una lectura de política nacional. La clave está en Toscana, gobernada desde la posguerra por la izquierda, la región roja por antonomasia, pero cada vez menos roja. Por primera vez, el centroderecha tiene posibilidades reales de hacerse con este feudo de la izquierda hasta ahora inexpugnable. Cuenta con la ventaja de que los tres partidos del centroderecha (Liga, Fratelli d?Italia y Forza Italia) se han presentado unidos en las siete regiones. La izquierda ha sido incapaz de unirse, salvo en Liguria. Si perdiera en Toscana, quedaría muy debilitado el líder del Partido Democrático (PD), Nicola Zingaretti, y también se vería afectado el Gobierno de Giuseppe Conte, del que forman parte el PD y el Movimiento 5 Estrellas. Una victoria de la derecha en Toscana es fundamental para el secretario de la Liga, Matteo Salvini, que aspira a ser el primer partido de la región y líder indiscutido de la derecha. La última encuesta realizada por Winpoll-Cise daba un sustancial empate entre el candidato del centroizquierda, Eugenio Giani (43 %), del Partido Democrático (PD), y la candidata del centro derecha Susanna Ceccardi (42,5 %), de la Liga. Muy lejos queda el tercer candidato, Irene Galleti (8,3 %) del Movimiento 5 Estrellas. La «leonessa» de Salvini Entre los candidatos de Toscana, la «liguista» Susanna Ceccardi, 33 años, eurodiputada, juega con la ventaja de ser la más popular. Fue alcaldesa de Cascina, municipio de 43.000 habitantes, de la provincia de Pisa, donde adoptó decisiones que la hicieron muy popular, hasta el punto de ser conocida como la «pasionaria» de la Liga, mientras Salvini la llama su «leonessa». Ceccardi fue la primera regidora de la Liga elegida en Toscana. En mayo de 2017, Susanna Ceccardi se hizo filmar en un polígono de tiro, donde había ido a practicar y entrenarse: «La defensa es siempre legítima. Pero si no aprendes a disparar, cualquier ley es inútil», escribió en Facebook. Ceccardi repartió gratis a las mujeres de su municipio spray con gas pimienta y organizó cursos de autodefensa financiados por el ayuntamiento. Durante el confinamiento, fue noticia nacional su iniciativa de ir a Barcelona en autobús, para recoger a 50 italianos bloqueados en España, sin esperar las disposiciones de la Unidad de Crisis del ministerio italiano de Asuntos Exteriores. Frente a la populista Ceccardi, el centroizquierda ha colocado como candidato a un abogado y político de vieja escuela, Eugenio Giani, 61 años, un hombre tranquilo, que mantiene siempre el aplomo e intenta dar valor a su gran experiencia en los pasillos de la política toscana. Las encuestas indican que el centro-derecha logrará el gobierno de la mayoría de las siete regiones. Estos resultados despiertan más interés que el referéndum constitucional porque se da por hecho que en la consulta para reducir en un 36,5 % el número de parlamentarios ganará el sí. La Cámara de diputados pasaría de 630 a 400 escaños, y el Senado tendría 200 en lugar de los 315 actuales.
20-09-2020 | Fuente: abc.es
Italia vota hoy reducir drásticamente el número de parlamentarios
Con la incógnita de la afluencia por el coronavirus, los italianos están llamados a las urnas este domingo y el lunes para dos votaciones muy importantes. Mediante referéndum se decidirá una reforma constitucional para recortar en más de un tercio el Parlamento. Además, los ciudadanos de siete regiones de un total de veinte eligen a sus respectivos gobiernos, cuyo resultado tendrá una lectura nacional. Sobre el referéndum para el recorte de los parlamentarios hay abierto un profundo e intenso debate en Italia. La reforma constitucional, que entraría en vigor al final de esta legislatura en el 2023, prevé un recorte del 36 por ciento de parlamentarios, desde 945 a 600. La Cámara de Diputados se reduciría de 630 a 400 escaños, y el Senado tendría 200 en lugar de los 315 actuales. Teniendo en cuenta que en la política italiana entra en juego un sinfín de matices, esta consulta más que un sencillo referéndum para votar sí o no, parece un rompecabezas, porque entra el juego el populismo y las luchas entre los partidos. En menos de un año, todo ha cambiado. En un pleno de la Cámara de diputados del 8 de octubre del año pasado, se aprobó definitivamente la ley constitucional sobre el corte de parlamentarios: hubo 553 votos a favor, solo 14 en contra y 2 abstenciones. Todos parecían felices y contentos. Ningún partido político se atrevió a decir que no, porque era muy fuerte la corriente en la opinión pública contra la clase política, calificada como una «casta». Difícilmente se podía entender que en época de crisis económica, un parlamentario italian o cobre 18.435 euros mensuales (10.435 de salario, más otros 8.400 euros por diversos conceptos), la remuneración más alta de un parlamentario en Europa. División Tras aprobarse la reforma en el Parlamento, en menos de un año ya nada es igual. El debate y lucha política ha dividido incluso a destacados miembros del mismo partido o coalición. El Partido Democrático (PD), que votó en contra de la reforma, ahora al formar parte de la coalición de Gobierno con el Movimiento 5 Estrellas, se ve obligado a votar sí porque los «grillini» lo impusieron como condición al PD para que pudiera nacer hace un año el Gobierno de Giuseppe Conte. Pero mientras el líder del PD, Nicola Zongaretti, ha pedido un voto afirmativo, para no desestabilizar la coalición de Gobierno, muchos miembros destacados del PD votarán «no», como es el caso de un barón del partido y fundador del Olivo, Romano Prodi, exprimer ministro y expresidente de la Comisión Europea: «Un voto negativo es más útil -ha escrito Prodi- para no pensar que la disminución del número de parlamentarios constituye una reforma tan importante que las demás no tienen que realizarse». En cambio, el también exprimer ministro y miembro del PD, Enrico Letta, votará sí: «Durante decenios solamente han trabajado dos terceras partes de los parlamentarios. Desde que el número de parlamentarios fue fijado en la Constitución, nacieron el Parlamento Europeo y las asambleas regionales. Todos con poderes legislativos. De ahí la consecuencia natural de una reducción de parlamentarios nacionales». En la derecha, Silvio Berlusconi es partidario del no, mientras el líder de la Liga, Matteo Salvini, y Georgia Meloni, de Fratelli d?Italia, se han pronunciado por el sí, pero el fondo se alegrarían de que triunfara el no porque sería un varapalo para el Movimiento 5 Estrellas, hoy en fuerte crisis interna, y para el gobierno Conte. Las encuestas indican que ganará el sí, pero el recorte de parlamentarios en un símbolo de cierto populismo y del antiparlamentarismo que promueve sobre todo el M5E. Su fundador, el cómico Beppe Grillo, ha llegado a hacer en estos días un homenaje a las dictaduras, porque «funcionan mejor que las democracias». Elecciones regionales Si el voto del referéndum puede ser decisivo para el Movimiento 5 estrellas, las elecciones regionales se ven como un test con valor nacional. Siete millones y medio de personas están llamados a las urnas en Toscana, Apulia, Véneto, Liguria, Campania, Las Marcas y Valle d?Aosta. La madre de todas las batallas está en Toscana, la región roja por excelencia gobernada desde hace 70 años por la izquierda. Aquí se juegan en buena parte su futuro político Matteo Salvini y el líder del Partido Democrático, Nicola Zingaretti. Para el PD, una eventual derrota sería dramática, y quizás con repercusiones para el Gobierno del país. Tendría un valor político y simbólico enorme.
20-09-2020 | Fuente: abc.es
Tres décadas después de la reunificación alemana, persiste el déficit democrático en los estados orientales
«Claro que se cometieron errores», reconoce hoy Wolfgang Schäuble, que como ministro de Interior de Helmut Kohl redactó y rubricó con su firma el Tratado de Reunificación que dio lugar a la Alemania que hoy conocemos. «No estábamos preparados. No podíamos estarlo. Solo unos días antes de la caída del Muro hubiera sido un escándalo, un conflicto internacional, que la República Federal tuviese planes de reunificación», recuerda los sucesos de hace 30 años, «pero, como dijo Bismarck, la política cambia de un momento a otro. Kohl actuó instintivamente y correctamente, actuó con cuidado en Europa y dio mucha esperanza a la gente aquí». «Hoy se podría decir que les dio demasiadas esperanzas», bromeaba Schäuble el pasado viernes, durante la fiesta de su 78º cumpleaños. Tres décadas después de aquella redención histórica de Alemania y como presidente, ahora, del Bundestag, ha vuelto a ver ondear banderas con la cruz gamada en la escalinata de la fachada del Reichstag, durante una manifestación contra las restricciones de la pandemia, este mismo mes. «Despreciable. No vamos a permitir algo así», sentencia. No es capaz de identificar un error concreto que haya conducido a semejante «vergüenza», pero reconoce que en la reaparición de formaciones de extrema derecha, que tienen sus fuertes en los Bundesländer orientales, subyacen asuntos políticos y sociales no resueltos en la Alemania reunificada, en su papel en Europa y en el mundo, «que han de aclararse cuanto antes». «El bienestar económico, claro, pero la segunda mayor diferencia que yo veo entre la sociedad de 1990 y la de ahora tiene que ver con la política». «Nos movilizamos entonces contra el sistema comunista y por la libertad, en dirección a la democracia, mientras que ahora quienes se manifiestan contra el sistema democrático lo hacen desde posiciones de extrema derecha». Así ve el principal cambio de los Bundesländer orientales alemanes, los que pertenecieron a la RDA, el profesor Matthias Kluge, que creció en Crimmitschau, Sajonia, y fue uno de los fundadores en Königswalde de Nuevo Forum, la plataforma ciudadana de resistencia pacífica que organizó las manifestaciones populares, el movimiento que terminó derribando el Muro de Berlín. Apenas reconoce el país en el que creció, en el que el PIB per cápita era el 37% del de la Alemania occidental. Hoy es del 79,1%. «No obstante, la brecha sigue siendo notable en densidad de población y en la ausencia de grandes empresas», señala el comisario para los Nuevos Länder, Marco Wanderwitz, que apunta como principal diferencia el «déficit democrático» que observa en el este. «La tasa de aprobación del sistema democrático y de sus instituciones, que en los estados del oeste se ubica en el 91%, en el este toca techo es el 78%», justifica. Si en la Alemania del oeste el 40% se declara satisfecho con la democracia, en el este el porcentaje es solo el 22%. El 91% de los alemanes occidentales piensa que la democracia es el mejor de los sistemas políticos, pero solo apenas un 78% de los orientales suscribe esa premisa. Las actitudes hostiles hacia los extranjeros son abiertamente declaradas por más de un 20% de la población oriental y el antieuropeismo se eleva por encima del 30%. Equiparación económica «La experiencia democrática lleva su tiempo, la construcción de una sociedad civil sólida cuesta décadas», trata de explicar Wolfgang Thierse, que considera zanjada la equiparación económica, «el este tenía mayores expectativas y ha tenido menos tiempo, los occidentales tienen más cayo democrático, por así decirlo, y en el este se percibe una pérdida cultural, de identidad, si lo prefiere, que a falta de otro área de expresión le está pasando la factura al sistema político». Thierse fue elegido en las primeras elecciones democráticas de la RDA y pocos meses después pasó a formar parte del Bundestag, que presidiría años más tarde. Cree que hubieran sido necesarias iniciativas de educación política democrática que ocupasen un vacío en el que se ha enseñoreando el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD). «La reunificación no es solamente un proceso económico y social, como se ha visto a menudo, sino también un proceso político y cultural», subraya, pero recuerda que AfD está también presente, aunque con menos fuerza, en todos los parlamentos regionales occidentales. «Abordar esto como un problema del este es un error, todos nosotros tenemos un problema, lo que ocurre es que allí donde la incertidumbre y la inseguridad son mayores, se manifiesta con más fuerza, esos ciudadanos son más fácilmente presas del populismo y luchar contra eso es una tarea pendiente, no solo para Alemania, sino para muchas otras democracias occidentales». Steffen Mau, sociólogo y profesor de la Universidad Humboldt de Berlín, es considerado uno de los mejores conocedores de la mentalidad de Alemania del Este. «En su mayoría están satisfechos», dice, «al fin y al cabo, ellos conocían mejor que nadie la vida en la RDA». Mau ha constatado, sin embargo, que la mayoría de los alemanes orientales son más estatistas y menos liberales que los occidentales. «También son menos solidarios, con tendencia más pronunciada a preservar los derechos adquiridos y tienen mayor dificultad para relacionarse con los extranjeros». «Sigue habiendo Ossis y Wessis», reconoce, «todavía hay una identidad del este, incluso entre los menores de 30 años, una quinta parte se considera más alemán orientales que alemán». «Y eso», insiste, «tiene un precio».
20-09-2020 | Fuente: abc.es
El déficit democrático en los estados orientales de Alemania persiste tras 30 años de reunificación
«Claro que se cometieron errores», reconoce hoy Wolfgang Schäuble, que como ministro de Interior de Helmut Kohl redactó y rubricó con su firma el Tratado de Reunificación que dio lugar a la Alemania que hoy conocemos. «No estábamos preparados. No podíamos estarlo. Solo unos días antes de la caída del Muro hubiera sido un escándalo, un conflicto internacional, que la República Federal tuviese planes de reunificación», recuerda los sucesos de hace 30 años, «pero, como dijo Bismarck, la política cambia de un momento a otro. Kohl actuó instintivamente y correctamente, actuó con cuidado en Europa y dio mucha esperanza a la gente aquí». «Hoy se podría decir que les dio demasiadas esperanzas», bromeaba Schäuble el pasado viernes, durante la fiesta de su 78º cumpleaños. Tres décadas después de aquella redención histórica de Alemania y como presidente, ahora, del Bundestag, ha vuelto a ver ondear banderas con la cruz gamada en la escalinata de la fachada del Reichstag, durante una manifestación contra las restricciones de la pandemia, este mismo mes. «Despreciable. No vamos a permitir algo así», sentencia. No es capaz de identificar un error concreto que haya conducido a semejante «vergüenza», pero reconoce que en la reaparición de formaciones de extrema derecha, que tienen sus fuertes en los Bundesländer orientales, subyacen asuntos políticos y sociales no resueltos en la Alemania reunificada, en su papel en Europa y en el mundo, «que han de aclararse cuanto antes». «El bienestar económico, claro, pero la segunda mayor diferencia que yo veo entre la sociedad de 1990 y la de ahora tiene que ver con la política». «Nos movilizamos entonces contra el sistema comunista y por la libertad, en dirección a la democracia, mientras que ahora quienes se manifiestan contra el sistema democrático lo hacen desde posiciones de extrema derecha». Así ve el principal cambio de los Bundesländer orientales alemanes, los que pertenecieron a la RDA, el profesor Matthias Kluge, que creció en Crimmitschau, Sajonia, y fue uno de los fundadores en Königswalde de Nuevo Forum, la plataforma ciudadana de resistencia pacífica que organizó las manifestaciones populares, el movimiento que terminó derribando el Muro de Berlín. Apenas reconoce el país en el que creció, en el que el PIB per cápita era el 37% del de la Alemania occidental. Hoy es del 79,1%. «No obstante, la brecha sigue siendo notable en densidad de población y en la ausencia de grandes empresas», señala el comisario para los Nuevos Länder, Marco Wanderwitz, que apunta como principal diferencia el «déficit democrático» que observa en el este. «La tasa de aprobación del sistema democrático y de sus instituciones, que en los estados del oeste se ubica en el 91%, en el este toca techo es el 78%», justifica. Si en la Alemania del oeste el 40% se declara satisfecho con la democracia, en el este el porcentaje es solo el 22%. El 91% de los alemanes occidentales piensa que la democracia es el mejor de los sistemas políticos, pero solo apenas un 78% de los orientales suscribe esa premisa. Las actitudes hostiles hacia los extranjeros son abiertamente declaradas por más de un 20% de la población oriental y el antieuropeismo se eleva por encima del 30%. Equiparación económica «La experiencia democrática lleva su tiempo, la construcción de una sociedad civil sólida cuesta décadas», trata de explicar Wolfgang Thierse, que considera zanjada la equiparación económica, «el este tenía mayores expectativas y ha tenido menos tiempo, los occidentales tienen más callo democrático, por así decirlo, y en el este se percibe una pérdida cultural, de identidad, si lo prefiere, que a falta de otro área de expresión le está pasando la factura al sistema político». Thierse fue elegido en las primeras elecciones democráticas de la RDA y pocos meses después pasó a formar parte del Bundestag, que presidiría años más tarde. Cree que hubieran sido necesarias iniciativas de educación política democrática que ocupasen un vacío en el que se ha enseñoreando el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD). «La reunificación no es solamente un proceso económico y social, como se ha visto a menudo, sino también un proceso político y cultural», subraya, pero recuerda que AfD está también presente, aunque con menos fuerza, en todos los parlamentos regionales occidentales. «Abordar esto como un problema del este es un error, todos nosotros tenemos un problema, lo que ocurre es que allí donde la incertidumbre y la inseguridad son mayores, se manifiesta con más fuerza, esos ciudadanos son más fácilmente presas del populismo y luchar contra eso es una tarea pendiente, no solo para Alemania, sino para muchas otras democracias occidentales». Steffen Mau, sociólogo y profesor de la Universidad Humboldt de Berlín, es considerado uno de los mejores conocedores de la mentalidad de Alemania del Este. «En su mayoría están satisfechos», dice, «al fin y al cabo, ellos conocían mejor que nadie la vida en la RDA». Mau ha constatado, sin embargo, que la mayoría de los alemanes orientales son más estatistas y menos liberales que los occidentales. «También son menos solidarios, con tendencia más pronunciada a preservar los derechos adquiridos y tienen mayor dificultad para relacionarse con los extranjeros». «Sigue habiendo Ossis y Wessis», reconoce, «todavía hay una identidad del este, incluso entre los menores de 30 años, una quinta parte se considera más alemán orientales que alemán». «Y eso», insiste, «tiene un precio».
1
...