Infortelecom

Noticias de parlamento europeo

23-09-2018 | Fuente: abc.es
Berlusconi valora presentarse a las elecciones europeas «para salvar al país»
El líder de Forza Italia, el ex primer ministro Silvio Berlusconi, afirmó hoy que valora presentarse como candidato a las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019 para salvar al país del antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S), al que considera un «enemigo de la libertad». Berlusconi -de 81 años, con un marcapasos desde 2006 y operado en junio de 2016 por una insuficiencia aórtica severa- parece no haber cerrado su capítulo con el mundo de la política y se plantea ser candidato en los comicios europeos, una vez que la Justicia italiana le ha otorgado la «rehabilitación». El 1 de agosto de 2013, el Tribunal Supremo confirmó la condena de Berlusconi a cuatro años de prisión y cinco de inhabilitación para cargos públicos por la compraventa de derechos de películas en el llamado «caso Mediaset», aunque no tuvo que ir a la cárcel. Hoy, en un acto de la conservadora Forza Italia en la localidad de Fiuggi (centro), Berlusconi dijo a los medios: «Pienso en presentarme a las europeas. Me lo piden todos. Y además, si queremos salvar Italia, debemos hacer las cosas bien». En su discurso a los asistentes, el magnate afirmó que esa formación salvó en el pasado a Italia «de los comunistas» y que ahora el país «se encuentra frente a un peligro mayor, la ignorancia, la incompetencia, el odio social». Para enderezar Italia, argumentó, volverá al terreno político y conquistará la confianza de sus votantes. «Debemos hablar a los italianos que opinan como nosotros, pero que no han votado o lo han hecho con un voto de protesta», señaló. Aseguró que el M5S es el «enemigo de la libertad» y cargó contra su socio en coalición en las pasadas elecciones generales, la ultraderechista Liga, para criticar que comparta con Forza Italia el «95 % del programa electoral» y, aun así, haya pactado con el Movimiento Cinco Estrellas para gobernar el país. La Liga, que obtuvo un 17 % de los sufragios en los comicios de marzo pasado, se unió al M5S, que logró un 32,6 %, ya que en coalición con Forza Italia (14 %) y Hermanos de Italia (4 %) no tenía los apoyos suficientes para encabezar una legislatura.
23-09-2018 | Fuente: elpais.com
Urge proteger a los filtradores
El Parlamento Europeo está debatiendo cómo cuidar a quienes se arriesgan a denunciar prácticas corruptas para evitar el calvario que han sufrido hasta ahora casi todos ellos
20-09-2018 | Fuente: abc.es
Cumbre en la zozobra
La cumbre informal del Consejo Europeo en Salzburgo se celebra en un momento de profunda crisis de la idea misma del proyecto europeo y con gran zozobra por las grandes tensiones y diferencias políticas. Hay tanta angustia por buscar una solución al reto sin precedentes de la salida de un miembro de la Unión como por evitar grandes enfrentamientos que pudieran convertir el Brexit en un precedente de otros abandonos. En todo caso la cumbre convocada por la presidencia rotatoria austriaca con los 27 más el Reino Unido se marca dos grandes intenciones en dos cuestiones urgentes que no pueden cumplirse allí. Una, la de máxima urgencia es buscar una fórmula de acabar con el bloqueo del proceso negociador del Brexit entre la UE y el Reino Unido. Porque, como advirtió el presidente del consejo Donald Tusk, si no hay acuerdo para la salida del Reino Unido en marzo próximo, podemos asistir a una catástrofe para todos. Tusk dijo que las cesiones de Theresa May en su propuesta de Chequers, que han generado indignación en parte de su partido, van en la buena dirección, pero no son suficientes. Lo cierto es que cada vez hay menos tiempo. Lo cierto es que nadie quiere dar facilidades al Reino Unido, pero todos saben el poco margen de May ene Londres. Y pesa la certeza de que sin acuerdo la deseada limitación de daños puede saltar por los aires. El otro gran reto es buscar fórmulas de limitación de daños al gran choque de trenes entre conceptos opuestos en la política de inmigración. El canciller austriaco Sebastian Kurz ha tenido un gran protagonismo en buscar puntos de encuentro y conciliación entre unas posturas y otras. Para su objetivo de cerrar las fronteras exteriores ha conseguido concesiones para un incremento masivo de las fuerzas de Frontex de diversos países. Aunque su voto en favor del proceso contra Hungria en el parlamento europeo han deteriorado sus relaciones con los países vecinos miembros del grupo de Visegrado. Claro está que la línea dura frente a la inmigración gana peso día a día convertida en una propuesta política global que es la que teme la postura aun mayoritaria aun liderada por Merkel y Macron.
17-09-2018 | Fuente: abc.es
Orban demandará al Parlamento Europeo por las sanciones en contra de Hungría
El primer ministro húngaro, el nacionalista Viktor Orban, reiteró este lunes que su Gobierno planea demandar ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) el voto del Parlamento Europeo a favor de sancionar al país por violación del Estado de derecho. «Hungría planea dar pasos legales en este caso», dijo Orban en el Parlamento en el primer día de la sesión de otoño, sin dar más precisiones. El Parlamento Europeo (PE) votó la semana pasada iniciar un proceso para sancionar al país centroeuropeo por violación del Estado de derecho, a raíz de un informe que critica la situación de la libertad de prensa, la falta de independencia del poder judicial, la discriminación de las minorías y el trato de los refugiados por parte de Hungría. Oraán calificó ese informe de «colección de mentiras» y dijo que es un «ataque porque el pueblo húngaro ha decidido no convertir (a Hungría) en un país de inmigración». El primer ministro nacionalista húngaro ha reiterado varias veces en los últimos meses que Europa se divide en dos partes, una a favor de la inmigración y otra que se opone. En este sentido, explicó que la nueva propuesta de la canciller alemana, Angela Merkel, de ceder competencias para fortalecer la protección de las fronteras externas de la UE sirve para quitarle a los países el derecho de defensa fronteriza y así «dejar entrar a los inmigrantes». Hungría selló sus fronteras Orban, que se opone categóricamente a las soluciones europeas al problema de la inmigración, indicó hoy que en la cumbre de la Unión Europea (UE) de esta semana en Austria defenderá su postura de no ceder a otros el derecho de la defensa de las fronteras. «No renunciaremos al derecho de defender las fronteras (de Hungría), nadie puede quitarnos esto», dijo. Merkel ha pedido que los países fronterizos de la UE «cedan algunas competencias nacionales» para que la agencia europea de protección de fronteras (Frontex) pueda operar sin restricciones. Orban, que en los últimos años ha reiterado la importancia de fortalecer la defensa de las fronteras externas de la zona de Schengen de libre circulación, dijo la semana pasada que lo que Merkel pretende es enviar «mercenarios» a las fronteras de Hungría, que después dejarán entrar los inmigrantes. «Es bueno que reforcemos la defensa fronteriza, también es bueno que se ayude a los que no pueden cumplir con esta tarea. Pero no es bueno que Bruselas quiera dirigir la defensa de las fronteras húngaras», enfatizó Orbán. El Gobierno húngaro selló sus fronteras del sur en el otoño de 2015 para detener a los refugiados y también aplicó una serie de legislaciones que prevén hasta cinco años de cárcel por el cruce ilegal de las fronteras.
17-09-2018 | Fuente: abc.es
El Gobierno de Orban plantará batalla al Parlamento Europeo en los tribunales
El primer ministro húngaro, Viktor Orban, anunció ayer que su Gobierno presentará una demanda ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) contra el voto del Parlamento Europeo a favor de sancionar a su país por violación del Estado de derecho. El jefe de la Oficina del primer ministro, Gergely Gulyás, enumeró en una rueda de prensa los pasos violados durante la votación en Estrasburgo y recordó que de acuerdo con el Tratado de Lisboa se requiere de una mayoría de dos tercios para adoptar una resolución y contar también las abstenciones. Para que la resolución sea aplicable, calcula además, requerirá la aprobación de las cuatro quintas partes del Consejo de la Unión Europea (28 miembros) y solo después de probar que no ha cumplido recomendaciones todavía no emitidas. En la apertura de la sesión parlamentaria, Orban calificó el informe que sirvió de base a la votación de «colección de mentiras» y dijo que es un «ataque porque el pueblo húngaro ha decidido no convertir a Hungría en un país de inmigración». En su discurso, mantuvo que el motivo último por el que la Eurocámara desea sancionar a su Gobierno es la resistencia que ha planteado en Bruselas a la inmigración. Cumbre en Salzburgo En su opinión, «Europa se divide en dos partes, una a favor de la inmigración y otra que se opone», lo que le llevó a criticar duramente la propuesta formulada una día antes por la canciller alemana Angela Merkel y apoyada por el jefe del gobierno austriaco Sebastian Kurz. Orban sentenció que el plan para fortalecer Frontex es en realidad «una ofensiva para dejar entrar a los inmigrantes». «Quieren quitarnos las llaves del portón», acusó a los países a favor de ceder competencias a una policía europea fronteriza que podría aumentar en 10.000 efectivos en 2020. Orban defenderá esta postura en la cumbre informal de jefes de Estado y gobierno de la Unión Europea en Salzburgo. «No renunciaremos al derecho de defender las fronteras, nadie puede quitarnos esto»? «lo que Merkel pretende es enviar mercenarios a las fronteras de Hungría, que después dejarán entrar los inmigrantes». El primer ministro húngaro, que durante los últimos años ha sido el primero en pedir que sea reforzada la seguridad en las fronteras exteriores europeas, reconoce todavía que «es bueno que reforcemos la defensa fronteriza, también es bueno que se ayude a los que no pueden cumplir con esta tarea. Pero no es bueno que Bruselas quiera dirigir la defensa de las fronteras húngaras», precisó. En el parlamento húngaro, sin embargo, la oposición considera que Orbán trata de tapar con la cortina de humo de las fronteras y la inmigración una deriva totalitaria de su gobierno que es la auténtica razón de las sanciones votadas por la Eurocámara. Contundente manifestación Miles de húngaros se manifestaron el domingo en Budapest contra sus políticas y en defensa de los valores europeos, bajo el lema «Defendamos nuestra patria europea». Los partidos de izquierda que convocaron la protesta, el Partido Socialista, la Coalición Democrática y Párbeszéd (Diálogo) querían así «demostrar que Hungría es mucho más que Viktor Orban» y que no comparten los valores del primer ministro. «El que ataca los ultrajes del Gobierno de Orban no ataca a Hungría, sino que defiende los intereses y derechos de los húngaros», afirmaron los organizadores. «Estoy orgulloso de los eurodiputados que han votado a favor del informe», aseguró el líder de Pérbeszéd, Gergely Karácsony y agregó que «Hungría tiene su lugar en la UE». La tensión pudo apreciarse en declaraciones salidas de tono, como las del ex primer ministro socialdemócrata Ferenc Gyurcsány, que es el líder de la Coalición Democrática y que opinó que «Hungría actualmente está dirigida por un bastardo malcriado». Mientras Orban da los «pasos legales» anunciados, cuenta con un defensor dispuesto a rebatir la decisión de la Eurocámara. El partido nacionalista y de derecha radical austriaco FPÖ, que forma parte de la coalición de gobierno de Viena junto con los conservadores de Sebastian Kurz, ha exigido ya en Bruselas una revisión jurídica del procedimiento sancionador aprobado el pasado miércoles con 448 a favor y 197 en contra y que, de llegar a sus consecuencias máximas, podría conducir a retirar el derecho de voto de Hungría en el Consejo Europeo. El vicecanciller austriaco y líder del FPÖ, Heinz-Christian Strache, ha declarado que «entiendo bien a Turquía» y ha confiado en que el procedimiento no saldrá adelante porque no se podrá conseguir la mayoría de dos tercios necesaria.
17-09-2018 | Fuente: elpais.com
La ofensiva contra Orbán precipita la batalla electoral de las europeas
El Partido Popular Europeo intenta reorganizarse tras el varapalo del Parlamento Europeo al primer ministro húngaro y el resto de grupos políticos afrontan una reestructuración
16-09-2018 | Fuente: abc.es
Marie Le Pen afirma que «el regreso de las naciones» es imparable «en todo el mundo»
La líder de la ultraderecha de Francia, Marine Le Pen, se ha alegrado este domingo de que sus ideas ultranacionalistas y antiinmigración ya estén «en el poder» en Hungría, Polonia, Austria e Italia y ha asegurado que «el regreso a las naciones» es imparable en «todo el mundo». La presidenta de Agrupación Nacional (RN, por su siglas en francés) pronunció un discurso en la localidad de Fréjus, ciudad del sur de Francia controlada por su partido, donde también criticó al presidente del país, Emmanuel Macron, a ocho meses de que se celebren las elecciones europeas de mayo de 2019. Le Pen abordó dos de los temas clásicos de la ultraderecha: el peligro de la inmigración y la inseguridad. «Hungría, Polonia, Austria e Italia, nuestras ideas ya están en el poder», dijo la eurodiputada, quien recordó los buenos resultados de la ultraderecha en las legislativas de Suecia de la semana pasada. Elogió especialmente a la ultraderechista Liga, que gobierna Italia en coalición con el populista Movimiento Cinco Estrellas. «El número de demandantes de asilo en Italia, desde que Matteo Salvini llegó al poder ha bajado el 65 %. Hay que llevar a cabo una política que disuada a la inmigración», dijó Le Pen, quien aseguró que, con ella en el poder, el barco humanitario Aquarius no habría desembarcado en costas francesas. La presidenta del antiguo Frente Nacional acusó al Gobierno de Macron de dar dinero para integrar a la inmigración en detrimento de las necesidades de los franceses. Asimismo, cuestionó los motivos que llevan a los inmigrantes a marcharse a Europa y aseveró que muchos de los refugiados «pasan vacaciones» en los países de origen de los que habían huido. Puso como ejemplo un centro de acogida de inmigrantes abierto en la pequeña localidad de Châteaudouble, en el sur de Francia. «Châteaudouble muestra a los franceses que los desembarcos salvajes en las playas, la ida y venida de barcos de las ONG y los asaltos en (las ciudades españolas) Ceuta y Melilla no es una historia televisada que vemos de lejos. Es más bien una realidad», opinó. Le Pen censuró a la Unión Europea (UE) por considerarla pro-inmigración, aunque evitó hablar de una salida de la moneda única, una de las propuestas que lastraron su carrera presidencial ante Macron en 2017. En opinión de la ultraderechista, «el regreso a las naciones» es imparable «en todo el mundo», a la vez que señaló que esa corriente comenzó con el voto en favor el Reino Unido para abandonar la UE y con la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. De acuerdo con las últimas encuestas de cara a la celebración de las elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2019, la Agrupación Nacional de Le Pen está en empate técnico con La República en Marcha (LREM) de Macron, con cerca de un quinto de los votos en Francia.
16-09-2018 | Fuente: abc.es
Marine Le Pen afirma que «el regreso de las naciones» es imparable «en todo el mundo»
La líder de la ultraderecha de Francia, Marine Le Pen, se ha alegrado este domingo de que sus ideas ultranacionalistas y antiinmigración ya estén «en el poder» en Hungría, Polonia, Austria e Italia y ha asegurado que «el regreso a las naciones» es imparable en «todo el mundo». La presidenta de Agrupación Nacional (RN, por su siglas en francés) pronunció un discurso en la localidad de Fréjus, ciudad del sur de Francia controlada por su partido, donde también criticó al presidente del país, Emmanuel Macron, a ocho meses de que se celebren las elecciones europeas de mayo de 2019. Le Pen abordó dos de los temas clásicos de la ultraderecha: el peligro de la inmigración y la inseguridad. «Hungría, Polonia, Austria e Italia, nuestras ideas ya están en el poder», dijo la eurodiputada, quien recordó los buenos resultados de la ultraderecha en las legislativas de Suecia de la semana pasada. Elogió especialmente a la ultraderechista Liga, que gobierna Italia en coalición con el populista Movimiento Cinco Estrellas. «El número de demandantes de asilo en Italia, desde que Matteo Salvini llegó al poder ha bajado el 65 %. Hay que llevar a cabo una política que disuada a la inmigración», dijó Le Pen, quien aseguró que, con ella en el poder, el barco humanitario Aquarius no habría desembarcado en costas francesas. La presidenta del antiguo Frente Nacional acusó al Gobierno de Macron de dar dinero para integrar a la inmigración en detrimento de las necesidades de los franceses. Asimismo, cuestionó los motivos que llevan a los inmigrantes a marcharse a Europa y aseveró que muchos de los refugiados «pasan vacaciones» en los países de origen de los que habían huido. Puso como ejemplo un centro de acogida de inmigrantes abierto en la pequeña localidad de Châteaudouble, en el sur de Francia. «Châteaudouble muestra a los franceses que los desembarcos salvajes en las playas, la ida y venida de barcos de las ONG y los asaltos en (las ciudades españolas) Ceuta y Melilla no es una historia televisada que vemos de lejos. Es más bien una realidad», opinó. Le Pen censuró a la Unión Europea (UE) por considerarla pro-inmigración, aunque evitó hablar de una salida de la moneda única, una de las propuestas que lastraron su carrera presidencial ante Macron en 2017. En opinión de la ultraderechista, «el regreso a las naciones» es imparable «en todo el mundo», a la vez que señaló que esa corriente comenzó con el voto en favor el Reino Unido para abandonar la UE y con la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. De acuerdo con las últimas encuestas de cara a la celebración de las elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2019, la Agrupación Nacional de Le Pen está en empate técnico con La República en Marcha (LREM) de Macron, con cerca de un quinto de los votos en Francia.
16-09-2018 | Fuente: abc.es
El empuje de Europa de valores
Quienes celebran pompas fúnebres por la muerte de Europa harían bien en repasar con más cuidado la situación. Las políticas que se han aplicado en Europa viven malos momentos. Pero a quien debe afectar eso es a quienes han aplicado esas políticas, no a Europa. En cualquier democracia, cuando uno promueve las políticas equivocadas, lo que hay que hacer es cambiar las políticas, no finiquitar la democracia e instaurar una dictadura. La alternativa a la Europa que estamos viviendo en el momento presente es más Europa diferente, no el desmantelamiento de nuestra estructura política. Que sin duda necesita ajustes, porque tiene 61 años de vida. Y los elementos actuales son muy diferentes de los que dieron lugar a la firma del Tratado de Roma en 1957. A lo largo de los años se han ido haciendo nuevos tratados, pero el complejo puzle que representa la unión política de los europeos sigue siendo un rompecabezas sin precedentes históricos de comparación válida. Ésta es la Europa de las libertades. Y desde esa libertad, los europeos están buscando una regeneración democrática. Una renovación que asusta enormemente a quienes han marcado la pauta ideológica de Europa a lo largo de las últimas décadas. Los padres de esta Europa fueron tres democristianos ilustres, Konrad Adenauer, Robert Schuman y Alcide De Gasperi. Con el paso de los años y en el proceso de construcción política, las ideas socialdemócratas se han ido apoderando de la política de la Unión. A lo que, sin duda, ha contribuido la falta de liderazgo ideológico en la derecha europea, que a lo largo de décadas se ha dejado subsumir por la socialdemocracia hasta hacer verdad aquella dedicatoria que Friedrich von Hayek puso a su obra maestra, «The Road to Serfdom» (Routledge Press. Londres 1944): «A los socialistas de todos los partidos». Precisamente por intentar desmontar ese poder de la socialdemocracia y por dar respuesta a los problemas que están surgiendo en Europa y que algunos de los partidos tradicionales no han sabido contener, están surgiendo partidos que representan una alternativa que gana (y pierde) elecciones en las urnas. Y lo hacen desde el corazón de Europa y de su viejo Imperio Austrohúngaro: Austria, Polonia, Hungría? Lo más interesante es que hay dos casos especialmente notorios en los que esa regeneración, propulsora de una nueva derecha, se está produciendo desde dentro del Partido Popular Europeo: el Partido Popular Austriaco y el Fidesz húngaro. Esto ha llevado a los socialdemócratas de todos los partidos a denunciar el auge de una extrema derecha que no es tal. Criticar los fallos de la UE no es ser euroescéptico, es ser un verdadero europeísta. El pasado martes Hungría -no Víctor Orban- fue sometida a un auto de fe en el Parlamento Europeo. Orban terminó su discurso de defensa de Hungría con un duro alegato: «Hablemos con claridad: quieren denunciar a Hungría porque el pueblo húngaro ha decidido que nuestra patria no será un país de inmigración. Con el debido respeto, pero con la mayor firmeza, rechazo las amenazas, el chantaje, la difamación y las acusaciones fraudulentas contra Hungría y los húngaros por las fuerzas pro inmigración del PE. Les informo respetuosamente de que, cualquiera que sea su decisión, Hungría no cederá al chantaje: continuará defendiendo sus fronteras, parará la inmigración ilegal y defenderá sus derechos, contra ustedes si es necesario. Los húngaros estamos listos para las elecciones [europeas] del próximo mayo, cuando el pueblo tendrá finalmente que decidir el futuro de Europa y tendrá la oportunidad de restaurar la democracia en la política europea». Defender la democracia en Europa es ser europeísta.
16-09-2018 | Fuente: abc.es
La inmigración da alas a la derecha radical y pone en jaque a la vieja Europa
La crisis de la inmigración es sin duda el problema más importante para la Unión Europea. El Parlamento Europeo ha puesto en marcha por primera vez el mecanismo de sanciones, concentrado en el artículo 7 de los Tratados, contra un país como Hungría por negarse a recibir refugiados; los ministros de Luxemburgo e Italia se han llegado a insultar a viva voz en una reunión del Consejo y los sondeos prevén que en las elecciones europeas los partidos radicales de derecha recogerán los votos de una parte cada vez más relevante de las sociedades europeas que contempla con inquietud el futuro. La cuestión choca con los principios básicos de la fundación de Europa, o tal vez con la interpretación acumulativa que se ha hecho de los mismos a lo largo de los últimos setenta años. De una manera o de otra, la cuestión se ha puesto sobre la mesa y va a decidir a corto plazo el futuro de Europa. Es difícil identificar el auge de este tipo de partidos ni con la historia de cada país ni con la situación más o menos afectada por la violenta crisis económica. En Grecia, el país donde tal vez más severas han sido las consecuencias del hundimiento de la economía, no ha habido problemas sensibles con los refugiados. Sin embargo, en Alemania, una economía que ha atravesado con holgura el periodo en el que la mayoría de sus socios se tenían que apretar el cinturón, la emergencia de «Alternativa para Alemania» (AfD) se percibe como la principal amenaza para un panorama político que duraba desde el fin de la guerra. En Francia, país central y fundador de la UE, el antiguo Frente Nacional flirtea con su salida de la UE. En fin, hasta en los apacibles países nórdicos, paraíso acaudalado de la socialdemocracia, emergen fuerzas que desafían al centro derecha tradicional. La situación que se ha visto en muchos países, como Holanda o Austria, donde ha sido necesario contar con estas formaciones para lograr un Gobierno estable, puede darse en las elecciones europeas de mayo del año que viene. Actualmente, los eurodiputados que pueden encuadrarse en movimientos claramente nacionalistas o radicales de derecha sumarían cerca de 170 escaños, bastante cerca de los 191 de los socialistas. Muchos se preguntan ahora qué pasaría si además un partido como el del húngaro Viktor Orban, Fidesz, decidiera dar el paso y abandonar el grupo Popular, como le ha sugerido Christian Strache, vicecanciller austriaco y líder del Partido Liberal (FPÖ). Elecciones en Baviera La clave en este proceso puede empezar a entreverse en las elecciones de este 14 octubre en el estado Libre de Baviera, donde un partido como la Unión Cristianodemócrata (CSU) ha ganado siempre por mayoría absoluta desde hace más de cincuenta años y ahora espera ganar pero con un escueto -para sus registros habituales- 35%, para beneficio de AfD, que no tenía ninguna influencia en esta región. Y en este caso, si algo se le reprocha al líder saliente de la CSU y actual ministro del Interior federal, Horst Seehofer, ha sido precisamente haber sido más radical, incluso «políticamente incorrecto» en sus críticas a la política de puertas abiertas en materia de inmigración. El resultado en Baviera tendrá sin duda repercusiones en la política alemana, porque obligará seguramente a los democristianos a tener que pactar también en Munich con los socialdemócratas, para no tener que hacerlo con AfD, lo que contaminaría la política a escala federal. El voto del pasado pleno de Estrasburgo en el que se aprobó la puesta en marcha del artículo 7 para sancionar a Hungría puede considerarse también como un primer pulso entre las instituciones europeas y los Estados nacionales, cuya prevalencia absoluta defienden estas fuerzas de derecha radical. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quiso distinguir en su discurso sobre el estado de la Unión entre nacionalismo y patriotismo, el primero excluyente y pernicioso, «que detesta al diferente, que solo buscan culpables en vez de buscar soluciones que nos permitan vivir mejor juntos», mientras alababa «un patriotismo ilustrado nacional y europeo, que no se excluyen uno a otro». Naturalmente, el discurso de Orban, pronunciado la víspera y que concluía con una apelación al patriotismo de una Hungría «que seguirá defendiendo sus fronteras».
1
...