Infortelecom

Noticias de panal

06-09-2016 | Fuente: abc.es
Maduro castiga sin bolsas de comida a los vecinos de Margarita por su cacerolada
La cacerolada con que los vecinos de Isla Margarita recibieron a Nicolás Maduro el pasado viernes les estña costando muy caro. No solo ha sido arrestado el abogado y editor Braulio Jatar por difundir la noticia en su portal Reporte Confidencial, sino también se han tomado represalias contra los vecinos de Villa Rosa -el sector del estado isleño de Nueva Esparta donde tuvo lugar la protesta-. Entre ellas la suspensión de la entrega de la bolsa de comida que reparte el gobierno a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Este sistema de distribución a la población de alimentos de primera necesidad se implantó supuestamente para combatir a los llamados «bachaqueros», que compraban productos a precios regulados y los vendían a un precio mucho mayor. El español Alfredo Serrano Mancilla, uno de los profesores universitarios que contribuyó a la gestación de Podemos, ha tenido un papel decisivo en este operativo, que está bajo la responsabilidad de Rodolfo Marco Torres, ministro de Alimentación. Mancilla fue designado miembro del Comando de Abastecimiento Soberano, según la Gaceta Oficial. El diputado José Manuel Olivares ha denunciado que el gobernador del estado de Nueva Esparta, el general Carlos Mata Figueroa, ordenó interrumpir la entrega de bolsas con productos básicos por los Clap en el sector. «Maduristas dicen que lo que ocurrió en VillaRosa es falso, pero el gobernador Mata Figueroa mandó a suspender los Clap como represalia. Revocatorio ya», escribió en Twitter. La denuncia de este diputado ocurre dos días después de que los habitantes de Villa Rosa, un antiguo feudo chavista, protestaran con sus utensilios de cocina ante el propio presidente Nicolás Maduro, cuando caminaba por las calles. El episodio tuvo lugar al día siguiente de la «Toma de Caracas», la marcha en que un millón de personas exigieron una fecha para el referéndum revocatorio del presidente venezolano.Mata Figueroa fue quien divulgó por Twitter la visita de Maduro a Villa Rosa para entregar unas viviendas remodeladas el pasado viernes para que acudiera más gente. Pero no tomó en cuenta el alto rechazo que genera Maduro en la actualidad entre la ciudadanía, de modo que en lugar de recibir una calurosa bienvenida se encontró con decenas de vecinos que le abucheaban y hacían sonar sus cacerolas para expresar su indignación. «Ahora no les darán más las bolsas de los Clap hasta que investiguemos lo que ocurrió», habría ordenado el militar que gobierna Nueva Esparta. Una isla bajo una grave escasez Isla Margarita ha sufrido de forma especial los embates de la escasez de alimentos y medicamentos que sufre el país. El ferry que comunica la isla con el continente fue expropiado por Hugo Chávez y su funcionamiento se ha resentido, de modo que hay graves problemas para el suministro de los productos básicos. Villa Rosa es un ejemplo del papel que los militares asumen en el reparto de productos básicos como el pollo, aceite, huevos, caraotas (frijoles), harina de maíz, margarina, dentífrico, pañales, papel higiénico y otros. La semana pasada, el ministro de Defensa y jefe de la Gran Misión Abastecimiento Soberano y Seguro, Vladimir Padrino López, informó que asignaría a un general en jefe o almirante para cada grupo de alimentos. El propio Alfredo Serrano Mancilla ha elaborado la lista de 18 jefes militares que ha sugerido el ministro Padrino López para fiscalizar la producción, distribución y comercialización de productos en el plan de Maduro para combatir la severa escasez en el país. Se ha asignado militares de alto rango para alimentos como el aceite, el azúcar, el café, los frijoles, el maíz amarillo y la harina de maíz con la que se hacen las tradicionales arepas venezolanas. También para lácteos, margarina, trigo y torta y frijol de soja, así como el bovino, el porcino y la pesca. Pero las designaciones no se limitaron a los alimentos. El general Manuel Vera Boada fue asignado jefe para el papel higiénico, toallas sanitarias y pañales desechables. Otro general, Fernando Prieto, por su parte, estará al frente del detergente, el jabón de baño, el champú, la crema dentrífica y el desodorante, mientras que el sector farmacéutico estará bajo las órdenes del general de División Juan Rivas Rojas.
12-07-2016 | Fuente: elpais.com
Venezuela toma la fábrica de pañales y papel higiénico Kimberly-Clark
Maduro considera "bloqueo económico" el cierre de sus cuentas en Citibank
12-07-2016 | Fuente: abc.es
Maduro manda ocupar la planta clausurada de la empresa Kimberly Clark
El gobierno de Nicolás Maduro ha ordenado este lunes la ocupación forzada de la factoría de la empresa estadounidense Kimberly Clark. Los encargados de dicha ocupación serán los trabajadores de la compañía, que ha abandonado recientemente el país latinoamericano. El anuncio lo ha realizado el ministro para el Proceso Social del Trabajo, Oswaldo Vera, en declaraciones a la televisión venezolana. «Fue una resolución aprobada por orden del presidente Nicolás Maduro con el fin de proteger a la clase obrera», ha añadido. El ministro también ha dicho que la resolución prevé la ocupación inmediata de la planta por parte de sus trabajadores y el reinicio de sus actividades ante la suspensión indefinida de la producción ordenada por sus dueños. «El viernes pasado esta empresa cerró sus puertas echando a miles de trabajadores sin preocuparse por sus familias y las grandes riquezas que les dio», ha señalado el ministro Vera. «Una vez que firmamos esta resolución invitamos a los trabajadores a que enciendan las máquinas porque a partir de hoy vuelve a abrir sus puertas», añadió, sin explicar con qué recursos van a reanudar las operaciones. Asimismo, ha señalado que «a los empresarios les decimos: bienvenido el sector empresarial que quiera acompañar al gobierno, pero también ratificamos que empresa que sea cerrada, empresa que será abierta a los trabajadores». La corporación Kimberly-Clark había suspendido todas sus operaciones en el país, con efecto inmediato, debido al constante deterioro de las condiciones económicas y de negocio. El comunicado emitido por la empresa sostiene que «todas las operaciones en las oficinas en Caracas, junto con las de la planta y el Centro de Distribución de Maracay, han sido suspendidas indefinidamente y Kimberly-Clark no seguirá produciendo, comercializando y vendiendo sus líneas de productos de consumo masivo e institucionales, mientras esta suspensión esté vigente». «Esta decisión ha sido tomada después de años en los que la compañía ha procurado hacer frente a complicadas circunstancias más allá de su control, como la imposibilidad de comprar materia prima, lo que en los últimos dos meses ha ocasionado que la mayoría de las líneas de producción cierren, así como la carencia de divisas y el rápido aumento de la inflación», expresa el comunicado. Kimberly Clark comercializa en Venezuela pañales, toallas sanitarias, pañales para adultos y otros productos de higiene personal. Según su sitio web, sus ventas promedio son de más de $200 millones anuales y una fuerza laboral de 1.000 empleados. Una parte de los productos elaborados por esta empresa tienen precios controlados desde el año 2011, con pocos incrementos, como es el caso de las toallas sanitarias y los pañales, lo que genera pérdidas. Además, la empresa ha señalado que «debido a la larga historia que tiene Kimberly-Clark operando en Venezuela, la decisión anunciada este sábado es muy difícil, especialmente por el esfuerzo de nuestros colaboradores que han trabajado diligentemente, frente a crecientes retos, para mantener el negocio funcionando».
10-07-2016 | Fuente: abc.es
Avalancha de venezolanos en busca de comida y medicinas en Colombia
En el primer día de reapertura fronteriza con Colombia, permitida durante un plazo de 12 horas por Caracas, miles de venezolanos abarrotaron ayer los supermercados colombianos situados en el país vecino. Unos 25.000 venezolanos, según fuentes locales, gastaron sus ahorros en dólares y regresaron felices por haber conseguido alimentos, pañales y medicamentos a despecho de las autoridades que niegan la escasez de productos en Venezuela. En las primeras tres de las doce horas de la jornada de frontera libre unos 16.000 tachirenses al grito de «queremos comida» y «tenemos hambre» habían cruzado ya a pie el puente internacional Simón Bolívar de San Antonio hacia la colombiana Cúcuta, capital del Departamento del Norte de Santander, para abastecerse de alimentos y medicinas. Fue una avalancha como nunca se había visto antes. Para cruzar ese puente binacional solo se requería presentar el carnet de identidad en el puesto fronterizo después de casi un año de cierre. El presidente Nicolás Maduro había decretado el cierre de la frontera en agosto del año pasado, por el contrabando de productos venezolanos hacia Colombia, entre ellos, toneladas de gasolina. Al parecer cerró la frontera indefinidamente y «se olvidó de reabrirla», como argumentó durante todo este tiempo de la prensa opositora. Una iniciativa insólita Pero la reapertura se ha producido por la presión que ejercieron la semana pasada unas 500 mujeres, que vestidas de blanco desafiaron a las autoridades militares nacionales y cruzaron la localidad fronteriza de Ureña en Táchira bajo rezos y plegarias para que los uniformados no las agredieran. «No voy a permitir que mis hijos se mueran de hambre», contaba ayer una madre venezolana muy contenta de haber podido comprar en un supermercado colombiano. La expresión de satisfacción que se repite en los rostros de los tachirenses no tenía parangón después del sufrimiento que han padecido durante los tres años de mandato de Nicolás Maduro: racionamiento de alimentos, colas en los supermercados, en las farmacias y en las estaciones de gasolina, apagones de luz y cortes de agua diarios. Por orden del Gobierno central venezolano, el gobernador del Táchira, el chavista José Gregorio Vielma Mora, decidió reabrir el paso fronterizo por Ureña y San Antonio, sólo durante 12 horas diarias. Antes había insultado a las 500 mujeres pioneras del desafío, calificándolas de «bachaqueras» revendedoras ilegales, el fenómeno que en España se denomina «manteros». Un poco más al sur de la zona andina, el estado Apure también abrió el paso para el tránsito peatonal de los compradores venezolanos. La mediación para que este hecho ocurriera se debió a la intervención del gobernador del departamento colombiano de Arauca, Ricardo Alvarado Bestene, así como la Cancillería colombiana, la Policía Nacional de Colombia y la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia. Muchos de los venezolanos que cruzaron ayer a Cúcuta regresaron al país entonando el himno nacional, mientras se mostrabon contentos por haber conseguido la comida que falta en Venezuela. Algunos medios señalaron que los productos más solicitados fueron aceite, margarina, lecha, arroz, espagueti, café, granos, papel higiénico, harina de maíz y pasta dental. Acogida calurosa «Decidimos cruzar la frontera porque no tenemos alimentos en nuestras casas y nuestros hijos están pasando hambre, hay mucha necesidad», dijo una de las venezolanas que atravesaron el puente internacional Simón Bolívar. Además, añadió que en el vecino país las trataron muy bien. «Encontramos de todo y la cordialidad de la gente colombiana fue inmensa, se lo agradecemos de corazón», añadió. El gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, que visitó los pasos fronterizos, indicó en la red social Twitter que el corredor humanitario «ha beneficiado a 25.000 personas» que compran «alimentos y medicinas». Villamizar conversó con algunos de los que cruzaban el paso fronterizo y posó para hacerse fotos con una familia que exhibía una pancarta en la que se leía «Colombia, gracias por su solidaridad con Venezuela». El comandante de la Policía de Cúcuta, coronel Jaime Barrera, informó de que ese cuerpo «garantiza la seguridad en zonas comerciales de Cúcuta a miles de personas provenientes de Venezuela» mediante el acompañamiento de uniformados en los pasos fronterizos y en los comercios de la ciudad.
10-07-2016 | Fuente: abc.es
Hospitales venezolanos se colapsan por falta de equipos médicos y comida
La paciente Yolanda Sayago Méndez, de 64 años, se lanzó de la planta 9 del Hospital Central de San Cristóbal, estado Táchira, el pasado 30 de junio. Estaba desesperada por la falta de medicamentos para su tratamiento pero como buena católica tuvo el gesto de persignarse antes de lanzarse al vacío. Su muerte fue grabada en un vídeo casero que conmocionó a toda Venezuela. Era el segundo suicidio ocurrido en una semana en el principal hospital del Táchira. Los médicos del centro alegan que no disponen de medicamentos para atender a los pacientes. El sistema público de salud en el país está colapsando por falta de instrumentos y equipos quirúrgicos, medicinas y de productos básicos como mantas, sábanas, guantes, jeringuillas, algodón, alcohol y otros desinfectantes, como denunció el ex ministro de Salud, Rafael Orihuela. En declaraciones a ABC el médico Orihuela dijo que el régimen chavista ha fracasado en el sistema sanitario nacional después de 17 años en el poder. «La infraestructura sanitaria se ha deteriorado, no ha construido nuevos hospitales pero ni siquiera ha cumplido con mantener el servicio en óptimas condiciones en los 213 hospitales públicos existentes y la red de 4.605 de ambulatorios, muchos de los cuales han tenido que cerrar por no tener con qué funcionar». Los pacientes deben llevar sus propios instrumentos quirúrgicos, medicinas y comida si quieren ser atendidos. Sus familiares se ven obligados a peregrinar en las farmacias o en el mejor de los casos en el mercado negro de los «bachaqueros» (vendedores en la reventa) para buscar los productos anticancerígenos para el tratamiento de quimioterapia u otra enfermedad. Si los que sufren de algún cáncer, diabetes o hipertensión, no consiguen los productos, se mueren. El índice de salvación es muy bajo en estos momentos. El gremio de médicos está llevando la cuenta de cuántos se están muriendo por falta de medicamentos, sin contar con la mortalidad que se registra en las salas de urgencia por las infecciones y la contaminación sanguínea de los heridos. Muchos hospitales públicos han tenido que cerrar sus salas de emergencia porque no tienen como atender a los pacientes que llegan heridos por la violencia de las calles. Los delincuentes con pistola en mano obligan a los médicos a operar a los heridos aunque sea a la luz de los móviles y las velas por los apagones. Para el gobierno de Nicolás Maduro no existe la crisis humanitaria y sanitaria, eso es «un invento de la oposición», diceN en los medios de comunicación públicos y las radios comunitarias. Por este motivo no permite que lleguen las donaciones de alimentos, pañales y medicamentos que se han recolectado en Madrid y Miami. Sería como reconocer su fracaso. El chavismo ha impedido incluso que lleguen los buques internacionales con Médicos Sin Fronteras para operar a los venezolanos. Hay en el Hospital de Niños J.M. de los Ríos de Caracas unos 5.000 niños que esperan ser operados porque se ha deteriorado su infraestructura y no cuenta con la dotación de medicamentos. Mueren 29 niños al día por desnutrición. El pediatra Eduardo Mata Ruiz afirmó a ABC que las clínicas y hospitales no reciben vacunas «desde hace 10 meses, lo que pone en peligro la salud de los niños y su desarrollo. Aquí pueden generarse epidemias catastróficas para las nuevas generacione». La lista de vacunas necesarias es larga e interminable. El ex ministro de Salud Rafael Orihuela confirma a ABC lo que dice Mata y alerta que los virus no tienen frontera y se han expandido en el país. Dijo que la tasa de ataque del zika es del 63%, «más de 3 millones de venezolanos han sido infectados por esta virosis del zika. Es una epidemia terrible». El director del Hospital Vargas de Caracas y ex diputado chavista, Tirso Silva, reconoció la necesidad de «debatir sin prejuicios la donación de medicinas a Venezuela. La falta de medicamentos afecta la eficacia terapéutica. Es hora de hacer lo que sea para permitir el acceso de las donaciones recolectadas para los pacientes».
29-06-2016 | Fuente: elpais.com
Galicia pide al Gobierno que se rebaje el IVA a los pañales
El Parlamento autonómico aprueba por unanimidad una iniciativa ciudadana. El PP gallego defiende la medida como apoyo a las familias ante el "invierno demográfico"
20-06-2016 | Fuente: elpais.com
El agua, la terapia de Marina Alabau
La regatista, oro en Londres, ha preparado los Juegos de Río entre biberones y pañales y dice que cuando se mete en el mar se olvida de todo
19-06-2016 | Fuente: elpais.com
El agua, la terapia de Marina Alabau
La regatista, oro en Londres, ha preparado los Juegos de Río entre biberones y pañales y dice que cuando se mete en el mar se olvida de todo
02-06-2016 | Fuente: elpais.com
Competencia multa con 128 millones a siete empresas de pañales por inflar precios
Les acusa de pactar desde 1996 sobrecostes en los paquetes que financia la Seguridad Social para pacientes no hospitalizados. Hay cuatro directivos sancionados
01-06-2016 | Fuente: elpais.com
Competencia multa con 128 millones a siete empresas de pañales por inflar precios
Les acusa de pactar desde 1996 sobrecostes en los paquetes que financia la Seguridad Social para pacientes no hospitalizados. Hay cuatro directivos sancionados