Infortelecom

Noticias de panal

12-08-2018 | Fuente: elpais.com
André Silva y Aleix Vidal contra el pesimismo
El Sevilla encara su 18ª final del siglo con un proyecto todavía en pañales
11-08-2018 | Fuente: elpais.com
André Silva y Aleix Vidal contra el pesimismo
El Sevilla encara su 18ª final del siglo con un proyecto todavía en pañales
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Miles de personas protestan contra la visita de Trump al Reino Unido: «No es bienvenido»
Miles de personas salieron hoy a las calles de varias ciudades británicas para decirle a Donald Trump que «no era bienvenido» al Reino Unido. Las marchas se extendieron desde la pequeña localidad de Aylesbury, cercana a Chequers donde el mandatario estadounidense se reunía con Theresa May, hasta Manchester pasando por Glasgow (donde Trump ya se encuentra pasando el fin de semana junto a su esposa) y por supuesto Londres. En la capital británica se dio cita la más multitudinaria , convocada por la coalición Together Against Trump (Juntos contra Trump), y que se extendió desde primera hora de la tarde hasta última hora del día. Cruzando el centro de la ciudad, pasando por las concurridísimas Oxford Circus y Regent Street, y acabando en Trafalgar Square los londinenses coparon las calles con pancartas en las que se podía leer «No eres bienvenido», «Tirad a Trump a la basura» o «Racista, quédate en tu país» y que han hecho que, como el mismo Trump confirmó en su polémica entrevista al «The Sun», sus actos institucionales en esta visita de trabajo hayan sido fuera de la capital británica al «sentirse mal por las protestas desagradables que tendrán lugar durante mi estancia». El más llamativo de todos estos actos en contra del presidente estadounidense tuvo lugar a las puertas del Parlamento de Westminster donde por la mañana, y durante dos horas, se desplegó el globo gigante de 6 metros de tamaño, con la cara de un Trump anaranjado y enfadado con el cuerpo de un bebé en pañales. El inflable, que contó con el permiso del alcalde de Londres, Sadiq Khan, que afirmó que él no es «un censor», fue el gran protagonista de una jornada de protestas que los organizadores consideraron «todo un éxito».
07-06-2018 | Fuente: abc.es
Los pacientes venezolanos crónicos, condenados a morir por falta de medicinas
En Venezuela es un lujo enfermarse y una tragedia si se contrae una enfermedad grave que no tiene cura por falta de medicamentos y de hospitales equipados. Decenas de miles de pacientes crónicos con diversas dolencias están en el umbral de la muerte y claman por ayuda humanitaria. La dramática situación de los venezolanos condenados a morir por falta de tratamiento y medicinas los ha empujado a protestar sin descanso ante el Ministerio del Poder Popular para la Salud aunque les den un portazo en sus narices y sus reclamos se los lleve el viento. Como el régimen de Nicolás Maduro niega la crisis sanitaria, los pacientes van con sus dolencias a cuestas en fase terminal y se los restriegan en su cara. La mujer con un seno canceroso muestra ante las cámaras el estado deteriorado de su pecho. Los niños cancerosos con la cabeza afeitada y tapabocas también desfilan. Otros los llevan en su camilla y los que no pueden marchar son llevados en su silla de rueda. Las embarazadas dan a luz en la calle o en la frontera de Colombia y Brasil porque en los hospitales venezolanos no se brinda la atención necesaria. La viruela, el sarampión, la malaria, la difteria, ya erradicadas hace más de 60 años, comenzaron a diezmar a la población infantil al sur del país, donde no llega ningún tipo pastillas ni de vacunas para la prevención. Pero tampoco hay alimentos por lo que la desnutrición que está llegando al 16% de la población infantil, según Cáritas, afecta a más de 300.000 niños que están a punto de sucumbir. Al frente de la legión de enfermos que desfilan ante el Ministerio de la Salud se encuentra el diputado y médico William Barrientos, quien denunciar que más de 250.000 enfermos del Virus de Inmunodeficiencia Humana (HIV) no reciben tratamientos antirretroviral que pueden morir. ?Esto es un auto genocidio inducido por parte del régimen?, dijo. Sus reclamos no fueron atendidos en el ministerio. «Es más le tiraron la puerta en su cara» cuando los vieron en la entrada. «Es preocupante la inacción del régimen. Pedimos con urgencia la apertura de un canal humanitario para la recepción de medicinas y alimentos. Pero el Gobierno la niega, dice que no existe». Las protestas ante el Ministerio de la Salud también están siendo organizadas por varias ONG como Codevida y Prepara Familia, que esperan presentar sus reclamos. «En el Ministerio de la Salud no nos atendieron. Es una falta de respeto al pueblo venezolano. La gente se está muriendo. Es una burla por parte del gobierno», expresó Francisco Valencia, director de Codevida. Los manifestantes, que portaban pancartas, enfurecidos gritaron consignas y reclamos ante la falta de atención por parte de las autoridades. En el lugar también se presentaron personas en sillas de ruedas, que desde las 5:00 de la mañana pedían pañales para adultos. Más de 5.000 enfermos renales esperan por trasplantes desde hace un año y 3.500 pacientes trasplantados sufren por la escasez de inmunosuprerores; es una situación que ha causado 75 rechazos de órganos y 6 personas fallecidas en el primer trimestre del año. Cada día se agrava la crisis sanitaria por «culpa de una cúpula indolente con el sufrimiento de los venezolanos», añade el médico Barrientos. Dijo que en Caracas han muerto unos 28.000 pacientes con sida por la falta de medicina oportuna. «En el resto del país estamos hablando de 1.120.000 mil portadores de sida que no reciben ningún tipo de tratamiento». Los pacientes de trasplante renal están en la misma situación de los del sida. La escasez de El diputado zuliano dijo que los pacientes de trasplante renal están en esa misma situación. La escasez es de un 95 por ciento de medicamentos en términos general. El régimen de Maduro ha fracasado en su política sanitaria. El sistema ambulatorio y el hospitalario público, que utiliza el 85% de la población, ha colapsado porque no tiene insumos médicos para atender a los enfermos. «Por eso los pacientes se están muriendo de mengua», dice Barrientos. La Asamblea Nacional ha lanzado varios exhortos para que el régimen acepte la ayuda humanitaria internacional y se puedan recibir las donaciones. Pero Maduro no da su brazo a torcer.
30-05-2018 | Fuente: abc.es
Los piratas vuelven al Caribe por la crisis en Venezuela
Los piratas vuelven a acechar las aguas del Caribe. La grave crisis que atraviesa Venezuela ha disparado los ataques frente en sus costas, según un informe sobre la piratería en el mundo elaborado por la fundación estadounidense One Earth Future (Futuro de una Tierra). El pasado año se registraron 71 incidentes de este tipo en América Latina, la mayoría en el litoral venezolano. Esto supone un aumento del 163% con respecto a los 27 de 2016, siguiendo patrones similares a los que vivió Somalia hace años. La mayoría de los incidentes piratas en la región tuvieron lugar en aguas territoriales, siendo los yates amarrados los primeros objetivos de los piratas, indica el informe «Ocean Beyond Piracy» (Océanos más allá de la piratería), de la citada fundación. Por ello se advierte a los propietarios de embarcaciones de lujo que tomen precauciones. «Los turistas ya no van solos a la playa, sino en grupos de amigos y regresan a casa temprano», asegura Marisol Padilla, de 19 años, una amante del sol, la arena y el mar que sufrió un atraco colectivo en una playa de Higuerote en enero pasado. Quienes navegan, lo hacen en flotillas de varias lanchas y yates para afrontar el peligro de los piratas, sin aventurarse solos en estas aguas inseguras, explica. «Hay un nivel continuo de criminalidad en parte alimentado con drogas, pero en el Caribe se reduce principalmente a tener precauciones sensatas y ser cuidadoso si la persona se aleja de los caminos trillados», señaló recientemente a «The Telegraph» Gerry Northwood, un excapitán de la Marina Real que comandaba la fuerza antipiratería del Reino Unido frente a Somalia. Filibusteros del siglo XXI Los 2.718 kilómetros de la costa venezolana se han convertido en zona roja por el acoso de bandas de estos filibusteros del siglo XXI, tanto en alta mar como en las mismas playas, ante la vista gorda de las autoridades. Para moverse, utilizan motos, camionetas de último modelo y lanchas rápidas. Su criminalidad ha ido en aumento a medida que se agravaba la crisis y el hambre en el país. El perfil de estos nuevos piratas del Caribe difiere bastante del de aquellos que merodeaban estos mares hacia el siglo XVII. Roban desde comida a dinero y objetos de valor como teléfonos móviles, cámaras, ropa y motores fueraborda. También secuestran a propietarios de embarcaciones y se enfrentan armados a los guardacostas. La escasez de productos en el país es tal que muchos de los que operan en el estado Sucre se ganan la vida a través del contrabando de pañales y productos básicos desde la isla de Trinidad, dice el informe «Ocean Beyond Piracy». Se distinguen dos categorías: los rateros que asaltan a turistas en las playas, yates y buques de carga fondeados frente a los puertos para robar comida por el hambre, y los «profesionales, tipo comando, muy bien entrenados», asegura el capitán de la marina mercante José Bellaben, presidente de la ONG, Asociación Civil de Gente de Mar. En todo caso, la crisis económica, la hiperinflación, la escasez de alimentos y medicinas no justifica el crecimiento delictivo. Según el capitán Bellaben, «también tenemos una crisis moral y ética». «Tiene que haber complicidad con las autoridades policiales, porque de otra forma no se explica el aumento de la piratería y la impunidad de los criminales», afirma Bellaben al criticar al Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (Inea) y a los Guardacostas de la Guardia Nacional Bolivariana. «Los actos de piratería son difíciles de comprobar, porque las autoridades ocultan la información a la prensa», añade. Asaltos masivos Los asaltos comenzaron hace cinco años en el oriente del país, en las paradisíacas playas e islas de los estados Sucre y Anzoátegui, que hacen frontera con Trinidad y Tobago, Surinam y Guayana en el Atlántico. Y ahora se ha extendido al oeste del país. Es decir, toda la costa venezolana está infestada de piratas. El primer asalto masivo ocurrió en la playa Arapito, estado Sucre, en diciembre de 2014, cuando atracaron a 300 turistas en plena celebración navideña. Los delincuentes, unos ocho individuos con pasamontañas, portaban armas largas, cortas y fusiles R-15 con los que sometieron a los temporadistas. Los dejaron practicamente desnudos. El segundo tuvo lugar meses después en las islas de Mochima. Los piratas llegaron en un bote y huyeron en un peñero (bote pesquero) que le quitaron a un pescador del lugar. Luego se extendieron a las costas de Zulia, Falcón, Carabobo y Caracas. El diputado Omar González, del partido Vente Venezuela, asegura que «el Estado venezolano ha perdido el control y no hace nada para enfrentar a las mafias». González señala que el país ha vuelto a la piratería de los siglos XVI y XVII, de mar y tierra firme. «Hay una relación estrecha entre los militares, las bandas de narcotraficantes y de piratas que actúan como mulas. La península de Paria en Sucre está en poder de los narcotraficantes por su cercanía a Trinidad».
24-05-2018 | Fuente: abc.es
Maduro no paga el dinero prometido a los que le votaron
El joven Yosmar Castillo sigue esperando que Nicolás Maduro le pague el bono por haber votado por su reelección el domingo pasado. María Gómez, de 72 años, también quiere que le pague por el bono electoral pero no tiene paciencia para esperar que el régimen se lo deposite en su cuenta bancaria. Tanto Yosmar como María hacen una larga fila bajo un sol implacable frente a un abasto de la avenida Maturín de La Campiña para comprar un kilo de espaguetis a precio viejo de una semana, 700.000 bolívares (0,63 dólares al cambio paralelo) antes de que lo suban mañana. María Gómez confiesa a ABC que necesita los 10 millones de bolívares del bono electoral que prometió Maduro para comprar las pastillas de Losartán para tratar su hipertensión. «Desde hace tres meses que no consigo mi medicina en ninguna parte y cuando aparece en alguna farmacia entonces es tan cara que no la puedo pagar», dijo al insultar al presidente reelecto. Yosmar en cambio necesita el pago de su voto para hacer mercado, comprar leche y pañales para su bebé recién nacida. Estos productos son escasos desde hace más de cinco años y cuando aparecen en el mercado debe llevar a la bebé con la partida de nacimiento para que se los vendan. En la cola también estaba Carlos Rodríguez. Dijo que tenía carnet de la patria. «Pero no he votado por Maduro, así que no espero ningún pago», asegura. Otros prefirieron no decir por quien votaron para no tragarse la frustración de haber perdido. Lo cierto es que ninguno o muy pocos de los seis millones que votaron el domingo por Maduro recibirá los 10 millones de bolívares (nueve dólares al cambio paralelo) porque el Consejo Nacional Electoral (CNE) se lo prohibió y porque no hay fondos en el Banco Central de Venezuela para pagar la promesa del mandatario requeté electo. «No se va a realizar pago de bono ni incentivo monetario en los puntos», dijo Tibisay Lucena, la rectora principal del CNE que aseguró que el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) se comprometió a aceptar este y otros requerimientos de las autoridades, informó la agencia Efe. El anunció de Lucena se hizo después de que durante toda su campaña electoral y a través de los canales del Estado, el presidente ofreciera a sus partidarios un bono en dinero a quienes fueran a votar «libremente». Lucena prohibió el pago del bono electoral porque es un delito comprar votos mediante la coacción, pero no lo hizo antes de la elección del domingo sino después con lo cual se hace cómplice del mismo delito. La verdad es que no hay dinero para pagar 54 millones de dólares por los seis millones de electores chavistas que votaron por Maduro, según los datos oficiales. El Banco Central no tiene disponibilidad presupuestaria para esos pagos y mucho menos Petróleos de Venezuela, que anda en la bancarrota. Amenazas de despido El mismo engaño ocurrió en diciembre pasado con la promesa del regalo del pernil a los chavistas que votaran por los candidatos oficialistas en las elecciones municipales. Muy pocos tuvieron la suerte de preparar carne de cerdo en Navidad mientras que la mayoría todavía sigue esperando recibirlo algún día. Lo cierto es que Maduro va de elección en elección prometiendo cosas que no cumple. Y todavía hay chavistas que creen en sus promesas. Además de las promesas incumplidas, los funcionarios públicos están siendo amenazados con despidos por no haber votado. El control que ejerce el régimen sobre las nóminas de empleados no da mucho margen para sentirse libre de elegir a quien quiera.
09-05-2018 | Fuente: abc.es
Tres bebés abandonados en tres años por los mismos padres en Alemania
Septiembre de 2015, agosto de 2016 y agosto de 2017. En estas tres fechas fueron abandonados tres bebés, concretamente tres niñas lactantes de pocas semanas de edad en tres localizaciones diferentes de Berlín y Brandenburgo, el Land que rodea geográficamente la capital alemana. A medida que los servicios sociales se hicieron cargo de ellas, fueron adjudicadas a familias de acogida hasta que uno de los policías que se ocupó del último bebé relacionó los tres casos. ?Este tipo de abandonos no es nada frecuente en Berlín y los agentes no pudieron evitar recordar los otros casos recientes, de forma que buscaron algún patrón?, ha explicado el portavoz de la policía Michael Maas. Y el patrón hallado es un patrón genético que no deja lugar a dudas: las tres niñas son hijas de la misma madre y muy posiblemente también del mismo padre. La policía alemana busca ahora a una mujer que en los pasados tres años ha estado visiblemente embarazada durante los meses de verano y que dio a luz de forma seguramente clandestina, algo que se deduce de la forma en que fueron cortados los cordones umbilicales, muy posiblemente en el mes de agosto, fecha que se deduce dela edad que los equipos pediátricos atribuyen a las niñas. Los embarazos y partos sugieren una situación que se repite, aunque los abandonos de las criaturas tuvieron lugar en diferentes localizaciones: la primera en Buch, la segunda en Blankenburg y la última en Schwanebeck, algo que la policía interpreta como un intento de quien abandona a las niñas de evitar llamar la atención en su entorno más cercano, algún punto el norte de Berlín, posiblemente en el distrito de Panklw, y que se traslada cada vez a mayor distancia para dejar el bebé. Las autoridades alemanas, todavía sin saber que eran hermanas, bautizaron a las niñas como Emma, Lillo y Hanna. En el primero de los casos, la policía publicó fotografías de la ropa que llevaba la pequeña cuando fue hallada, acostada sobre una almohada en una parada de autobús. Se trataba de un pantalón peto a rayas azules y blancas y una pequeña chaqueta con capucha, ambas prendas de niño. Sobre los dos segundos hallazgos, sin embargo, no ha sido publicada información gráfica y todo forma ahora parte de un expediente que la fiscalía examina para establecer cargos de abandono y puesta en peligro de la vida de un niño. Solamente se sabe que la segunda fue depositada ante la puerta de una casa familiar en Blankenburg y la tercera frente a una casa en Schwanebeck, envuelta solamente en una toalla. Todas estas ubicaciones están cerca de la clínica Helios, que está siendo investigada. Que crezcan juntas «Si algún vecino cree tener alguna pista debe informar a la policía», solicita la agente Uta Rösel, «creemos que la madre podría ser a su vez una víctima, quizá las niñas le sean sustraídas contra su voluntad para abandonarlas y es posible que sufra una relación de dependencia o dominación. Y lo más visible han sido los embarazos, por lo que si alguien se ha percatado de la presencia de una mujer con este perfil, podría aportar información muy valiosa». Al menos cinco hospitales en Berlín ofrecen depósitos donde las mujeres pueden dejar a los recién nacidos no deseados de forma anónima sin que la salud de estos corra peligro. Muchas otras clínicas ofrecen la posibilidad de dar a luz de forma anónima, sin dar parte al Registro Civil, que habitualmente toma nota oficial en los mismos centros médicos sobre cada nacimiento. El hecho de que la madre no acudiera a ninguno de estos servicios a su alcance para dejar a las niñas, que por otra parte daban muestras de estar siendo cuidadas con esmero, apunta a que carece de esta información o es víctima de algún tipo de situación irregular. Quizá se trate, por otra parte, de una madre enferma. En el pañal de la primera niña fueron detectados residuos de un medicamento para la hipertensión y la ansiedad, Metoprol, que muy posiblemente estaba tomando la parturienta. Se trata de un betabloqueante que solamente puede obtenerse en las farmacias con receta médica. En los pañales de las dos segundas niñas, también analizados, no han aparecido rstos sin embargo del medicamento. Una de las familias de acogida, a la vista de los acontecimientos, ha planteado la posibilidad de reunir a las niñas para que crezcan juntas, como las hermanas que realmente son, pero las autoridades están todavía estudiando el caso y de momento prefieren centrar los esfuerzos en la búsqueda de los padres para evitar que la serie continúe. Los psiquiatras forenses de la policía de Berlín ?no descartan que este próximo mes de agosto se produzca un nuevo abandono?, ha dicho la portavoz de la policía. Una de las hipótesis que maneja la investigación es que una madre psicológicamente enferma se vio abrumada por el nacimiento de la primera de las niñas y, después del abandono, está repitiendo sin control el patrón del ciclo de embarazo, parto y abandono, según ha explicado el experto psiquiatra judicial Werner Platz, del Centro de Salud Social de Moabit, en Berlín.
06-12-2017 | Fuente: as.com
Los 10 mejores jugadores de la historia del Sevilla
Desde Campanal hasta Reyes, en los 126 años de historia del Club han pasado grandes jugadores, nosotros destacamos 10.
26-11-2017 | Fuente: elpais.com
El ?Homo mobilis? en la era de la velocidad
Más barato, más veces, más rápido, más lejos. Viajar nunca había sido tan fácil como ahora. Pero la cultura del movimiento todavía está en pañales
1