Infortelecom

Noticias de pan

24-06-2018 | Fuente: as.com
Pepe: "Ya lo dijo Costa, contra España fuimos perjudicados"
El central habló sobre el partido ante Irán: "Es muy importante para nosotros, nos da la oportunidad de pasar a octavos. Va a ser un choque de mucha lucha".
24-06-2018 | Fuente: as.com
Así está el césped de Kaliningrado a 24 horas del partido de España
La selección no ha podido entrenarse en el escenario del partido contra Marruecos para preservar el césped.
24-06-2018 | Fuente: as.com
Hierro: "No somos músculo"
El seleccionador español apunta a que no cambiará el estilo y no se fía de la relajación de Marruecos: "Tenemos que estar con la luces encendidas".
24-06-2018 | Fuente: as.com
El 'Mapfre'' consigue el mejor resultado español de siempre
Fue segundo tras el 'DongFeng' chino, que ganó en la última etapa (Gotemburgo-La Haya) en un apretado final. Tercero el 'Team Brunel' holandés.
24-06-2018 | Fuente: as.com
El Movistar había conquistado los ocho últimos títulos del Campeonato de España de fondo en carretera.
24-06-2018 | Fuente: elpais.com
La sangre fría de Kroos: así se fraguó el gol de la victoria en el minuto 95
Mientras sus compañeros pedían que centrara y Alemania estaba al borde del abismo, el centrocampista estudió con Reus cómo abrir el ángulo para marcar de falta
24-06-2018 | Fuente: abc.es
Merkel y Macron, dispuestos a acuerdos en la UE sobre inmigración aunque no los apoyen todos los países
La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, han coincidido este domingo, a la entrada de la cumbre informal que se celebra en Bruselas para abordar el desafío de la inmigración en la UE, en que ven posible llegar a acuerdos en esta cita, aunque solo con parte de los 28 países miembros de la Unión. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en su estreno en una reunión con jefes de Estado y de Gobierno comunitarios, señaló que ve «un punto de partida» en la propuesta de centros de desembarco «controlados» que este sábado plantearon él y Macron. Alemania confía en «acuerdos rápidos» Merkel ha expresado su confianza en lograr «rápidos acuerdos» con algunos de sus socios europeos en materia de política migratoria, pero no al nivel de los 28 miembros de la Unión Europea (UE). «Se trata de lograr soluciones equilibradas y justas», afirmó la canciller, antes de entrar en la cumbre informal organizada en Bruselas por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y que reúne a 16 estados miembros, para añadir que estos acuerdos serán previsiblemente «entre algunos socios». La reunión informal se produce en medio de las fuertes presiones internas sobre la canciller, procedentes de sus socios de coalición de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), cuyo líder y ministro del Interior, Horst Seehofer, exige un giro restrictivo en política de asilo. El detonante de las tensiones entre la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y la CSU bávara es el llamado «plan maestro» de Seehofer, que pretende devolver a los refugiados sin perspectivas de ser reconocidos como tales al país donde se registraron al ingresar en la UE. Francia Por su parte, Emmanuel Macron dijo a su llegada a la cumbre que debe encontrarse una solución basada en la «cooperación» y los «valores» europeos, aunque no participen los 28 Estados miembros. «La solución que debemos conseguir aportar hoy es una solución europea. Esta se construirá únicamente sobre la cooperación entre los Estados miembros de la UE, sea una cooperación a veintiocho o entre varios Estados que decidan avanzar juntos», afirmó en declaraciones a los medios. El presidente francés defendió que debe encontrarse una solución «eficaz» para reducir la inmigración clandestina «de forma humana» y con un «método» que, a su juicio, combine la cooperación con países terceros, la protección de las fronteras exteriores y un mejor reparto entre países de la carga migratoria. En este sentido, Macron defendió que los países de la UE deben trabajar junto con los países de origen y tránsito de los inmigrantes, ya sea con «Libia u otros países de África», los Balcanes u otros Estados, y consideró que los esfuerzos en este sentido puestos en marcha hasta ahora «ya han dado resultados». Por otra parte, dijo que deben protegerse mejor las fronteras externas de la Unión con una «inversión suplementaria» en la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) y con soluciones como las plataformas de desembarco que propuso este sábado junto con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. Macron y Sánchez, que se reunieron en París para abordar la cuestión antes de la reunión de este domingo, propusieron la creación de centros de desembarco cerrados para los inmigrantes en suelo europeo desde los que se gestione su situación y su repartan a los diversos países de la UE. En este sentido, el presidente francés dijo hoy que debe existir «una buena organización entre los Estados miembros para repartir la carga», puesto que «actualmente hay una crisis de movimientos secundarios» de los inmigrantes una vez que han entrado en el espacio de libre circulación Schengen. Para ello, abogó por avanzar en la reforma del reglamento de Dublín y de los procedimientos que rigen el asilo en Europea. La denominada «inmigración secundaria» se produce cuando las personas que llegan a la UE a través de los países con costa en el Mediterráneo se dirigen después a otros Estados del norte para pedir protección, mientras que el reglamento de Dublín vigente en la actualidad dice que deben hacerlo en el primer país de llegada. Sánchez insiste en respetar los derechos humanos Para el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, la propuesta que plantea junto con Francia y Alemania para crear centros de desembarco controlados de inmigrantes en suelo europeo es «un punto de partida» para intentar llegar a un acuerdo de toda la UE. Sánchez defendió esa propuesta en una declaración a su llegada a la cumbre sobre inmigración . Explicó que el planteamiento que abandera junto con Emmanuel Macron y Angela Merkel es una respuesta europea, consistiría en crear centros controlados y pretende no sólo respetar los derechos humanos de los migrantes, sino tener una política migratoria responsable que haga frente a la realidad. «Es un punto de partida. Vamos a ver lo que surge en el debate de hoy y en los debates del 28 y 29 de junio (el próximo Consejo Europeo), pero el diálogo que tenemos el Gobierno español y el francés es de buena sintonía, también en este asunto», precisó. Emmanuel Macron insistió en que el encuentro es «solo una reunión de trabajo» e insistió en que la UE debe atenerse en todo caso a sus «valores» de respeto a los derechos humanos e individuales y a la soberanía de sus Estados, y señaló que esto requiere «cooperación» y «solidaridad» para repartir la carga. «En este espíritu quiero avanzar con todos los colegas que estén dispuestos a proponer una solución que respete nuestra historia y permita progresar», dijo. Malta: «No es momento de apuntar con el dedo» El primer ministro maltés, Joseph Muscat, afirmó que «no es momento de apuntar con el dedo» en materia de inmigración, después de rechazar al barco de la ONG alemana Lifeline que permanece en el Mediterráneo con 230 personas a bordo. «Venimos a esta reunión con la mente abierta. Esperamos que todo el mundo alrededor de la mesa adopte la misma actitud», declaró Muscat a la prensa a su llegada a la cumbre informal de varios países de la Unión Europea (UE) para abordar el problema migratorio, organizada por la Comisión Europea. Consideró que «es obvio que la situación es extremadamente precaria» y señaló que seo está «presenciando de primera mano en el Mediterráneo».
24-06-2018 | Fuente: abc.es
Turquía cuenta los votos tras una jornada electoral con participación masiva
Los colegios han cerrado sus puertas en una Turquía que ha votado dividida entre los partidarios y los detractores de Recep Tayyip Erdogan. Los primeros han acudido a las urnas con la intención de dar todo el poder a su líder, los segundos, con el único objetivo de acabar con un político que gobierna el país desde hace 16 años. Los centros de voto han abierto sus puertas a las 8 de la mañana (una hora menos en España) y han cerrado a las cinco de la tarde, este es el tiempo que han tenido los turcos para acudir de forma masiva -90 por ciento de participación, según las primeras estimaciones- a tomar una decisión histórica: el paso que culminará la transformación de la república en un sistema presidencialista. Ciudades como Estambul han despertado con un cielo nublado y tres ejércitos diferentes desplegados en sus calles: los seguidores de Erdogan, sus detractores y los turistas que abarrotan sus lugares más emblemáticos ajenos a la importancia de la jornada. Los dos primeros están armados con sus papeletas, el tercer ejército con los teléfonos móviles para no dejar de tomarse selfies. Las dos Turquías vuelven a verse las caras, como ya lo hicieron en el referendo de 2017 en el que la petición de Erdogan de reforma de la Constitución ganó con un ajustado 51 por ciento. Quince meses después la polarización ha crecido y la grave crisis económica, junto a la irrupción de Moharrem Ince, principal candidato de la oposición, ponen en duda lo que parecía indudable, la victoria de Erdogan. «Hay que poner fin al sultanato, hay que echarlo hoy o será demasiado tarde, por eso es imprescindible una movilización sin precedentes. Más que un voto por Ince, el mío es un voto contra Erdogan», comenta una votante que pide mantener el anonimato a la salida de un colegio del distrito central de Estambul de Sisli. Ramazan, estudiante de Ingeniería, no está de acuerdo y piensa que «solo Erdogan puede dar estabilidad a un país tan complicado, ¿quién es Ince?». Ince, ex profesor de Física de 54 años, ha depositado su papeleta en su ciudad natal de Yalova y ha deseado ante las cámaras que «la nación tenga suerte». El candidato del Partido Republicano del Pueblo (CHP) ha destacado además que estará presente durante el recuento para evitar un posible fraude. Erdogan ha subrayado la importancia de la fuerte participación cuando ha depositado su papeleta. Las encuestas apuntan a un duelo muy igualado y a la posibilidad de una segunda vuelta entre ambos candidatos, pero aquí nadie olvida que Erdogan ha ganado todas las elecciones a las que se ha presentado en los últimos 16 años.
24-06-2018 | Fuente: abc.es
Erdogan arrasa en unas elecciones que le dan el poder absoluto en Turquía
Recep Tayyip Erdogan ha dado este domingo un paso más en la hoja de ruta que él mismo diseñó para transformar Turquía en un sistema presidencialista y, tras su amplia victoria en la urnas, se convierte en el nuevo «súper-presidente» del país. El líder islamista, de 64 años, gozará además del apoyo del parlamento, ya que la coalición liderada por el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) obtuvo la mayoría de asientos de la cámara. Erdogan ya tiene los poderes plenos que solicitaba para enfrentarse a problemas tan graves como la crisis económica o la guerra abierta en la que se encuentra inmerso contra los kurdos en Siria e Irak. Problemas que hasta ahora no había sido capaz de solventar y que llevaron a la oposición a soñar con una posible victoria, o al menos con una segunda vuelta en la que poner a Erdogan contra las cuerdas. Sin embargo, los resultados oficiales, con el 97% escrutado, otorgaron el 52,8% de los votos al líder islamista, frente al 30% de su máximo oponente, el candidato del Partido Republicano del Pueblo (CHP), Moharrem Ince, que no tardó en poner sobre la mesa denuncias de fraude. Turquía vivió unas elecciones con una participación histórica del 87,5%, una muestra más del fervor que despertó una cita doble, ya que se votó tanto para escoger presidente como la composición del parlamento. Los kurdos entran en la Asamblea En ambos casos, Erdogan fue el vencedor y la coalición formada por su partido, AKP, y el ultraderechista Partido de Acción Nacionalista (MHP) superó los 300 asientos necesarios, haciendo que ni la entrada en la cámara de los kurdos, que rebasaron el umbral del 10%, suponga amenaza alguna para los planes de Erdogan. El resultado del MHP fue una de las grandes sorpresas, debido a su escasa actividad durante una campaña en la que permaneció a la sombra del AKP. En sus primeras declaraciones tras su victoria, Erdogan dijo esperar que nadie arroje sombras sobre el resultado electoral y que «no habrá vuelta atrás» desde donde él y su partido han llevado la democracia y la economía. También aseguró que seguirá mejorando los derechos y libertades con determinación. Atrás quedan semanas de esperanza e ilusiones en una oposición que deberá esperar a 2023 para intentar acabar con un mandatario que, desde que llegó a primera línea de la política en 2002, ha ganado todas las elecciones a las que se ha presentado. El país vive en estado de emergencia y está cada vez más polarizado, pero la Turquía de Erdogan responde una y otra vez a los llamamientos de su líder y lo hace con disciplina marcial. Desde la oposición se multiplicaron las denuncias de fraude y cuando estas más fuerte sonaban el portavoz del AKP, Mahir Unal, compareció ante la prensa para definir la jornada de «fiesta de la democracia». El analista Mustafa Akyol, columnista de «The New York Times», definió en las redes sociales la actual situación en el país como la de «una democracia extremadamente intolerante y polarizada en la que el autoritarismo reina gracias al apoyo popular, pero que se enfrenta al mismo tiempo a la resistencia popular». Un juego de palabras que dibuja la fuerte división interna que Erdogan ha alentado para lograr el objetivo de concentrar todos los poderes en sus manos a base de elecciones. «Revolución democrática» Erdogan depositó su papeleta en el barrio asiático de Estambul de Uskudar y no quiso dejar el centro de voto sin declarar a los medios presentes que «junto a estas elecciones, Turquía lleva a cabo una revolución democrática. Por primera vez vivimos una transición hacia el presidencialismo», un sistema que permitirá colocar al país «muy alto el listón entre las civilizaciones contemporáneas». Su principal rival, Muharrem Ince, votó en su provincia natal de Yalova, en el noroeste del país, y tuvo un mensaje de alerta ante el riesgo de fraude, por lo que adelantó su intención de permanecer despierto «hasta que se cuente el último voto». El líder opositor fue el primero en clamar contra los resultados provisionales publicados por la agencia oficial Anadolu, que desde el primer momento otorgaron la victoria a Erdogan. Los opositores llegaron incluso a realizar un recuento alternativo de los votos. Cuando los datos ya estaban claros, la fiesta estalló en esa parte de Turquía que respalda a un presidente que tiene la mesa cargada de frentes abiertos. Durante la campaña Erdogan dio muestras de cansancio, pero con el resultado de estas elecciones obtiene el respaldo que le faltó tras el referendo del año pasado, en el que su apuesta por el cambio a un sistema presidencialista obtuvo una victoria ajustadísima. Arranca una nueva era para Turquía, pero lo hace sin cambio de caras.
24-06-2018 | Fuente: as.com
Wallace gana el BMW alemán y nuevo top-ten de Elvira
El inglés aguantó, en -10, en Pulheim el empuje de otros rivales y se llevó su segundo título de la temporada. Nacho Elvira, -6, ya fue cuarto en el Open de España.