Infortelecom

Noticias de otan

05-06-2020 | Fuente: abc.es
Piñera retoca su gabinete en medio de las «dos pandemias» que azotan Chile, la sanitaria y la social
Un ajuste limitado en su gabinete ministerial realizó este jueves el presidente chileno Sebastián Piñera. El cambio involucró a tres ministerios, entre ellos dos del equipo político del palacio de La Moneda, en medio de las «dos pandemias» que azotan a Chile, la sanitaria y la social, como las llamó el gobernante. Piñera removió al ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, un independiente que en el pasado estuvo vinculado a la Democracia Cristiana, y en su lugar nombró a Cristián Monckberg, exdiputado del gobernante partido Renovación Nacional y hasta ahora también titular del Ministerio de Vivienda. La llegada de Monckeberg supone el ingreso de su partido al comité político, del cual estaba ausente. El mandatario también sacó a Felipe Ward del Ministerio Secretaría de la Presidencia (SegPres), de la Unión Demócrata Independiente (UDI), y en su lugar instaló al también UDI y hasta este jueves subsecretario de Desarrollo Regional, Claudio Alvarado; este último es reconocido como un experimentado negociador que en el Gobierno anterior de Piñera ocupó el viceministerio de SegPres. Felipe Ward, en tanto, pasó a ocupar la titularidad de Vivienda. Curva ascendente El cambio de gabinete se produce en un momento delicado de la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus, pero no afectó ni al equipo económico y al ministro de Salud, Jaime Mañalich. La suma diaria de infectados por coronavirus dibuja una curva ascendente que llega a casi 120.000 personas contagiadas y más de 1.300 fallecidos, desde el 3 de marzo, cuando se registró el primer caso de Covid-19. El impacto en la economía, que ya venía afectada por las masivas y sostenidas movilizaciones sociales desde octubre del año pasado, así como la paralización de actividades comerciales por los hechos de violencia social, se ha reflejado en una fuerte caída de hasta un -14,3 por ciento de la actividad económica, un aumento del desempleo al 15,6 por ciento en el Gran Santiago (según cifras de la Universidad de Chile) y una fuerte demanda por alimentos para las familias de escasos recursos que rodean las grandes ciudades chilenas, derivada del hecho que casi un tercio de la fuerza de trabajo tiene empleos informales. El complicado escenario ha llevado al Gobierno de Piñera a tramitar proyectos de ley y a tomar medidas administrativas para entregar bonos de emergencia a sectores focalizados de la población que bordean los 80 euros, planes de protección al empleo de las pequeñas y medianas empresas con el uso de fondos para la cesantía, así como la distribución de dos millones y medio de cajas de alimentos a las familias que viven en las poblaciones más vulnerables. La llegada de Claudio Alvarado al Ministerio Secretaria de La Presidencia ha sido interpretada como un empuje a las gestiones y negociaciones para nuevas leyes de protección social que se debaten en el Congreso, donde el Gobierno de Piñera tiene minoría en ambas cámaras. El propio Piñera dijo en su discurso tras la juramentación de sus nuevos ministros, que la prioridad política en estos días es la de sacar adelante un «acuerdo nacional» -que involucra a la oposición- que logre establecer un plan de emergencia para hace frente a la crisis social y económica y que eventualmente pueda involucrar la inyección de unos doce mil millones de dólares, para los próximos 18 meses, hasta cuando termina su Gobierno.
05-06-2020 | Fuente: elpais.com
Edén botánico
Está bien llevar libros cuando se visita un jardín. Si hace buen tiempo ofrece rincones de mucho sosiego para la lectura
04-06-2020 | Fuente: abc.es
Conservadores alemanes proponen una «OTAN de la salud»
La crisis sanitaria nos ha servido para reflexionar acerca de cómo nos organizamos y salimos adelante en condiciones sanitarias límites, sobre las capacidades de nuestra sociedad, su resistencia y sus limitaciones. Y entre los conservadores alemanes ha surgido la inquietud de canalizar toda esa reflexión, de manera que la pandemia nos sirva de plataforma para repensar un Estado acorde con las necesidades del siglo XXI. Un grupo de 30 diputados de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y 34 expertos en diversas áreas públicas afines al partido, han elaborado una lista de 103 propuestas para una reforma del sistema sanitario, incluso de la política y del Estado. Le han dado forma de libro, titulado «Nuevo Estado» y fue presentado ayer en Berlín. «El Estado se ha vuelto disruptivo consigo mismo», trata de explicar uno de los coautores, Florian Oßner, «antes del coronavirus ya nos preocupábamos por el federalismo, por la efectividad de la administración y por la cooperación internacional. A medida que el mundo cambia a un ritmo muy rápido, el Estado y las estructuras políticas están llegando a sus límites. Los proyectos tardan demasiado o fallan por completo. Estamos atrapados en la trampa de la complejidad y es imprescindible tomar la iniciativa de las reformas necesarias, para que no nos atropellen». «A menudo somos demasiado jerárquicos, demasiado burocráticos y demasiado lentos. Para tener éxito a largo plazo, nuestro Estado debe cambiar más en los próximos 10 años que en los últimos 70 juntos», estima Oßner, que como miembro de la circunscripción de Landshut-Kelheim, ha aportado su experiencia en las áreas de movilidad, planificación de proyectos y gestión de presupuestos. «Debemos hacerlo mejor. La política y la administración deben cambiar», añaden los diputados Nadine Schön y Thomas Heilmann, que subrayan la idea de que miles de millones de dólares no son suficientes para que la economía salga bien de esta crisis. «Será necesario que cambien el Estado, las regulaciones administrativas y las estructuras. El coronavirus no será la última de las amenazas y hemos de poner a punto el Estado para los nuevos retos», dice Schön, que propone las siguientes preguntas: ¿Nuestro sistema de financiación hospitalaria ha demostrado su eficacia en esta situación de emergencia? ¿Cómo nos aseguraremos de tener suficiente material de protección y desinfectantes la próxima vez? ¿Cómo pueden las autoridades de Sanidad, los hospitales y el Instituto Robert Koch trabajar juntos aún mejor? «Básicamente, nuestra respuesta es muy clara: no hay forma de evitar la globalización y la cooperación internacional. Necesitamos soluciones globales, como una mayor cooperación en el marco de la OMS, los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas o una conferencia internacional de donantes, y quizás también una especie de "OTAN de salud". Esto podría desarrollarse a partir del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades, ya existente. Sus tareas incluyen la recopilación conjunta de datos, el control y la coordinación de las capacidades de laboratorio, la adquisición conjunta y la distribución de equipos de protección. Dicha estructura no reemplazaría a la OMS, que como institución global permanente tiene muchas tareas que realizar más allá de las pandemias, pero crearía capacidades adicionales para situaciones excepcionales», propone Heilmann. «También en Europa, no debemos dejar a nadie solo, ni persona ni Estado. Tenemos que planificar la recolección e investigación conjunta de datos, coordinar las pruebas y la búsqueda de vacunas y métodos de tratamiento, hacerlo juntos, garantizar la producción, adquisición y distribución conjunta de equipos de protección. No nos ayuda que Mecklenburg-Pomerania Occidental acapare las mascarillas que necesitan las enfermeras italianas. Y tenemos que mantener la autonomía básica en caso de crisis, al menos para Europa. Si toda la producción textil se subcontrata a Asia, nuestras empresas no pueden satisfacer la necesidad de mascarillas a corto plazo. Y si el 80% de nuestros medicamentos se producen en China, habrá escasez en una situación de emergencia, por lo que debemos garantizar un suministro que ningún Estado miembro pueda garantizar por sí solo». «Receta del éxito» Partiendo del hecho de que los países de la región de Asia Oriental han dominado la pandemia mejor que los países de Europa, el libro llama a preguntarnos qué estrategias han llevado al éxito y cuál de estos es compatible con los valores del mundo occidental. «Las pasadas epidemias se han producido con mucha más frecuencia en el este de Asia que en Europa, los MERS y SARS, la gripe aviar y porcina se originaron en Asia. Por lo tanto, tanto los ciudadanos como el estado están allí mucho mejor preparados para una pandemia de lo que Europa ha estado hasta ahora. Podemos aprender de tales experiencias». «Para la "receta del éxito" de Corea del Sur, una combinación de pruebas y seguimiento, el uso de tecnología y datos juega un papel central», apuntan también, «nuestra respuesta europea es la solución DP3T (Protocolo descentralizado de seguimiento de proximidad para preservar la privacidad) desarrollado por una red internacional de investigación. Sobre esta base, el uso de la tecnología Bluetooth permite rastrear los contactos. Si alguien demuestra estar infectado, los contactos de Bluetooth en su teléfono celular de los 14 días anteriores pueden recibir un mensaje de advertencia y pasar a la cuarentena. Es mucho mejor que cualquier toque de queda si las personas usan voluntariamente estas herramientas para romper la cadena de infección». Y ponen todo el énfasis posible en señalar que «la amenaza de pandemia requiere mayor atención y capacidad de respuesta en todos los niveles de las instituciones públicas y sobre la base del estado constitucional democrático». El libro «Neustaat» ha generado generó una gran respuesta, anes incluso de llegar a las librerías. Christian Miele, presidente de Bundesverband Deutsche Startups e.V., cree que «el libro podría ser el comienzo de un tercer período de puesta en marcha de la República Federal». El editor en jefe de Die Welt, Christoph Keese, ha festejado que «estaba esperando este libro».
03-06-2020 | Fuente: abc.es
Los 21 segundos de silencio de Trudeau antes de responder a una pregunta sobre Trump
El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, necesitó 21 segundos de silencio antes de responder a una pregunta sobre sus pensamientos ante la amenaza del presidente estadounidense, Donald Trump, de utilizar al Ejército contra las protestas que se desarrollan en EE.UU. Durante esos 21 segundos, retransmitidos en directo por las principales cadenas de televisión del país, Trudeau intentó en varias ocasiones responder a la cuestión, en varios momentos con la mandíbula desencajada, hasta que finalmente y mirando fijamente a la cámara expresó su «horror y estupefacción». «Todos miramos en horror y estupefacción lo que está pasando en Estados Unidos. Es un momento para unificar a la gente, pero es un momento para escuchar, para aprender que la injusticia continúa, a pesar de los avances en los últimos años y décadas», respondió Trudeau. El vídeo se ha viralizado en todo el mundo, con miles de reproducciones.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">WATCH: Canadian PM Trudeau takes a long pause when asked about President Trump&#39;s response to protests in America over George Floyd&#39;s death. <a href="https://t.co/za2986H6VN">pic.twitter.com/za2986H6VN</a></p>&mdash; NBC News (@NBCNews) <a href="https://twitter.com/NBCNews/status/1267905235953074177?ref_src=twsrc%5Etfw">June 2, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> «Y es un momento para que los canadienses reconozcamos que nosotros también tenemos problemas. Que los canadienses negros, que los canadienses de minorías se enfrentan cada día a discriminación. Hay una discriminación sistémica en Canadá», añadió el primer ministro canadiense. Cuando el periodista insistió en que sus palabras no respondían a la pregunta sobre las acciones de Trump, Trudeau señaló que su labor es proteger a los canadienses. Desde la llegada al poder de Trump, Trudeau ha intentado no inmiscuirse en la política de EE.UU. A pesar de ello, los dos dirigentes han tenido encontronazos , como al final de la Cumbre del G7 celebrada en 2018 en Canadá, que Trump abandonó abruptamente después de que Trudeau criticase la decisión de Washington de aducir razones de seguridad nacional para imponer tarifas al acero y aluminio canadiense. A finales de 2019, un vídeo mostraba a Boris Johnson, Emmanuel Macron y Justin Trudeau bromeando sobre Donald Trump en el inicio de la cumbre de la OTAN. El presidente estadounidense llamó «falso» al dirigente canadiense. «Bueno, creo que es hipócrita», dijo Trump.
03-06-2020 | Fuente: elmundo.es
La vuelta al gimnasio: sudar en dos metros cuadrados con mascarilla
Los centros deportivos que adelantan su apertura a la Fase 2 acotan los espacios, colocan mamparas y extreman la desinfección 
02-06-2020 | Fuente: abc.es
El presidente Trump usó al Ejército para salir de la Casa Blanca
Faltaban 25 minutos para que cayera el toque de queda de las 19.00 del lunes en Washington, cuando la explosión de una granada aturdidora paralizó la protesta que tenía lugar a las puertas de la Casa Blanca. Luego otra, y otra más. En aquel momento, los militares comenzaron a cargar, seguidos por los caballos de la policía montada, todos tras una pantalla de humo. Cientos de manifestantes que hasta entonces se habían concentrado sin mayores incidentes, quedaron encajonados. Más agentes municipales y federales habían creado otro cordón de seguridad detrás suyo, y les cerraban el paso. Entonces llegaron las bombas lacrimógenas y las balas de goma. Ante los agentes, que agitaban sus porras, un manifestante de raza negra con la cara cubierta gritaba: «Aún no ha comenzado el toque de queda, ¿qué hacéis?». Ninguno de los manifestantes lo sabía en aquel momento, porque la Casa Blanca no lo anunció, pero lo que hacían los soldados de la Guardia Nacional y una imponente masa de agentes del Servicio Secreto, la Guardia Forestal, el FBI y hasta la Agencia Antidroga era despejar las calles aledañas a la Casa Blanca para que Donald Trump se acercara a una iglesia cuyos bajos habían sido quemados el día anterior. Fue un despliegue militar que no se ha visto en la capital de Estados Unidos desde que la invadieran y quemaran los británicos en 1814. Fuera de ese perímetro, varias filas de manifestantes hincaron la rodilla y gritaron «no disparéis». Otros intentaban respirar entre las lágrimas, los estornudos y las toses que provoca el gas lacrimógeno, olvidada a la fuerza la pandemia de coronavirus que hasta hace una semana había dejado estas mismas calles completamente vacías. Un hombre blanco de mediana edad se desmayó a apenas dos calles de la residencia del presidente, y un grupo de jóvenes le derramaba agua fría sobre la cara para reanimarlo. Una ambulancia tuvo que cruzar el cordón de seguridad. Mientras, al filo de las 19.00, la verja delantera de la Casa Blanca se abrió y Trump salió a la plaza de Lafayette con un nutrido séquito. Él iba delante, paso firme, gesto grave, sin mascarilla, pelo intacto. Detrás, varios ministros, incluido el de Defensa, y el general de mayor rango en la nación, el Jefe del Estado Mayor Conjunto, Mike Milley. Un poco más rezagada, su hija Ivanka, con unos largos tacones, un bolso gigantesco y una mascarilla tapándole boca y nariz. Trump dejó a la izquierda unos baños públicos que han sido calcinados en las protestas y los saqueos de los pasados cinco días. Unos minutos atrás esos mismos baños habían sido un punto de reunión de los manifestantes, que vigilaban desde su techo el avance de los antidisturbios. En el desalojo, un hombre de unos 20 años se cayó desde ese mismo techo, y huyó cojeando, apoyándose en otros jóvenes que huían. Cuando Trump los dejó atrás aún estaban frescas con lemas como «Todos los policías son bastardos» o «Que se joda Donald Trump». Ni leyó la Biblia ni rezó Minutos después, ya con el toque de queda en vigor, el presidente se paró ante la iglesia de San Juan, un templo muy querido en Washington porque en él han rezado todos los presidentes desde James Madison a principios del siglo XIX y cuya sacristía, en un subterráneo, quedó calcinada la noche anterior. Trump inspeccionó la fachada ?no el sótano? y pidió que le dieran una Biblia preparada. No la leyó ni rezó. La cogió con la mano derecha y la elevó a la altura de la cabeza. Una periodista le preguntó si era su Biblia. «Es una Biblia», respondió el presidente. Después de una ronda de fotos, el presidente regresó a la Casa Blanca, seguido por el séquito. Tras ellos, se replegaron los antidisturbios, reduciendo de nuevo el perímetro de seguridad, aunque cargando de forma intermitente contra los manifestantes que desafiaban el toque de queda. Durante toda la noche, la Policía y el Ejército patrullaron las calles de la capital, que vivieron su cuarta noche de incendios y saqueos. Después de esta extraña visita, la arzobispo episcopal responsable de la diócesis de Washington y por tanto de la misma iglesia de San Juan criticó muy duramente a Trump por «recurrir a la violencia para cruzar el parque», todo para tomarse una foto «y ni siquiera rezar». «Estoy escandalizada», dijo Mariann Edgar Budde.
02-06-2020 | Fuente: abc.es
Putin convoca a las urnas el 1 de julio con la pandemia aún viva
En una situación engañosa, cuando unos días se observa una tendencia hacia la disminución de los contagios y a continuación un nuevo repunte, y sin que el país haya superado todavía la pandemia de Covid-19, el presidente Vladímir Putin anunció ayer que la votación popular para avalar la reforma constitucional que le permitirá presentarse a la reelección en 2024, en 2030 y seguir en el poder hasta 2036 se celebrará dentro de un mes, el próximo 1 de julio. Putin dijo a través de una nueva videoconferencia retransmitida por los principales canales de televisión que la fecha elegida para llevar a cabo la consulta es «impecable desde el punto de vista legal» y llamó a la población a participar en ella activamente. El 1 de julio, que cae en miércoles, será día festivo. La directora del órgano de control Rospotrebnadzor, Anna Popova, aseguró las recomendaciones que dará su departamento «no solo minimizarán, sino que eliminarán los riesgos de propagación del coronavirus durante la votación de las enmiendas». La presidenta de la Comisión Electoral Central, Ella Pamfílova, por su parte, declaró que «se organizarán grupos móviles especiales para proporcionar oportunidades de votación a la mayor cantidad de personas». Dijo también que «la votación podrá extenderse por espacio de una semana» y algunos territorios, Moscú y San Petersburgo entre ellos, podrán emitir el voto de forma telemática, lo que para la oposición extraparlamentaria constituye un plan perfecto para de favorecer la manipulación de los resultados. En declaraciones a la radio Eco de Moscú, el dirigente del partido liberal Yábloko, Nikolái Ribakov, señaló que «esta votación contradice la Constitución y la leyes rusas en el contenido y en la forma (..) no debe llevarse a cabo». Desescalada El jefe del Kremlin fijó la fecha del «plebiscito» mientras en Moscú comenzaba la desescalada, pese al repunte de contagios de Covid-19 del fin de semana. Tras dos meses de confinamiento a causa de la pandemia, la capital rusa ha abierto ya las tiendas no alimentarias, los centros comerciales y una amplia gama de establecimientos de servicios, tintorerías entre ellos, aunque con limitaciones de aforo. Inician también su actividad las superficies para la venta de ropa, calzado, joyas, electrodomésticos, electrónica, artículos deportivos y materiales de construcción. De igual forma, la mayoría de los parques estarán accesibles al público. Seguirán cerrados, sin embargo, restaurantes, salvo para el servicio de comidas a domicilio, bares, cafés, teatros, cines, museos, gimnasios y las áreas para juegos infantiles. Continuarán siendo obligatorios los salvoconductos QR para el uso del transporte público o privado. Se concederán por motivos de trabajo, para acudir al médico, a ciertas categorías de profesionales (militares, jueces, abogados, notarios y periodistas) y ahora también a quien solicite acudir a un determinado centro comercial o tienda. Por otro lado, los moscovitas podrán salir ya a la calle y a los parques para pasear o hacer deporte, pero solamente tres veces a la semana entre las nueve de la mañana y las nueve de la noche con arreglo a franjas horarias establecidas por domicilios y que figuran en la página web del Ayuntamiento (mos.ru). Entre las cinco y las nueve de la mañana se podrá deambular fuera de casa sin ninguna limitación. En todos los casos será necesario el uso de mascarilla. Toda la situación descrita se prolongará, de momento, hasta el 14 de junio. Pero esta suavización de las restricciones en Moscú, tras una cierta mejoría de la situación epidemiológica desde mediados de mayo, tiene lugar en medio de un cierto repunte de los contagios y de un ligero aumento del número de fallecidos. Después de alcanzar los decesos su máximo el sábado con 78 muertes y bajar el domingo a 69, ayer la principal ciudad del país registró 76 nuevos fallecimientos, lo que eleva el total a 2.553. En el conjunto de Rusia, país que ocupa el tercer puesto mundial en número de infectados, se anotan ya casi 415.000 infectados por COVID-19 y cerca de 5.000 fallecidos.
01-06-2020 | Fuente: as.com
Popovich atiza a Trump: "Es un idiota demente que se esconde en el sótano de la Casa Blanca"
El entrenador de los Spurs explota contra el presidente Donald Trump en relación a las protestas por la muerte de George Floyd a manos de la policía.
29-05-2020 | Fuente: as.com
El 75% de los equipos votan a favor de un torneo play-in
La reunión entre Adam Silver y los General Managers da prioridad al play-in, aunque sigue sin estar claro el formato del retorno. La NBA intenta innovar.
1
...