Infortelecom

Noticias de oriente proximo

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump reconoce a Jerusalén como la capital de Israel y caldea Oriente Próximo
Donald Trump presume desde este miércoles de haberse atrevido a dar un paso que todos sus antecesores habían reducido al amago. Desmarcarse del establishment, y en especial de Barack Obama, se ha convertido para el presidente outsider en una exhibición con la que disfruta. Y más, si muestra al mundo su afición a ir por libre. Este miércoles, volvió a relamerse cuando compareció para anunciar un histórico giro a la política norteamericana sobre Oriente Próximo. Por primera vez, un presidente de Estados Unidos proclama abiertamente a Jerusalén, la ciudad santa para las tres grandes religiones, como capital de Israel: «Durante dos décadas, otros han renunciado a hacerlo, sin que por ello la paz se haya acercado». Se refería a la ley que el Congreso aprobó en 1995, cuyos efectos habían sido congelados siempre por el inquilino de la Casa Blanca. Siempre con el fracaso de sus predecesores en el cargo como referencia, Trump también se mostró orgulloso de cumplir con su promesa electoral de trasladar la embajada del país al disputado lugar, piedra angular del eterno conflicto palestino-israelí: «Es hora de reconocer ni más ni menos que la realidad, y de reconocer a Israel el derecho que tiene cualquier nación decidir cuál es su capital», se jactó el ocupante del Despacho Oval. Aunque esta segunda decisión no se verá formalizada por ahora. Al término de la comparecencia, lo que Trump firmó no fue sino la continuidad de la sede de Tel Aviv como embajada de Estados Unidos en Israel, al igual que habían hecho los demás presidentes. El motivo, que proclamó previamente él mismo, es que Washington se dispone a construir una nueva y flamante sede para su legación diplomática en Jerusalén, cuyos trámites ya ha puesto en marcha el Departamento de Estado. La Casa Blanca calcula que el traslado efectivo de embajada no podrá hacerse efectivo antes de tres o cuatro años. Flanqueado por el vicepresidente, Mike Pence, con la osadía del jugador que lleva dentro, Trump redobló su apuesta y convirtió en base de esa iniciativa lo que para gran parte de la comunidad internacional constituye el golpe de gracia a los restos del último intento de resolver el conflicto de los conflictos, las conversaciones sepultadas en 2014. Paradójicamente, mientras el líder demócrata, Chuck Schumer, cerraba filas con Trump en Estados Unidos, la comunidad internacional en pleno salía en tromba contra el presidente norteamericano. Su homólogo francés, Emmanuel Macron, la voz europea más coincidentemente crítica con las denuncias de los países árabes, tachó el anuncio de «unilateral y desafortunado», además de poner en peligro la «seguridad internacional». También, Londres, Berlín y Roma cuestionaron la decisión de Washington. Todos los países árabes, incluidos los aliados de Estados Unidos, como Arabia Saudí, Egipto y Jordania, criticaron la medida y mostraron su inquietud por el posible aumento de la violencia. Opinión compartida por el primer ministro libanés, Michel Aoun, y por el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, para quien el anuncio «contraviene el derecho internacional». El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, además de criticar a Trump de actuar por libre en un asunto tan delicado, afirmó que «pone en peligro la paz». Entre los países de mayoría chií, el régimen de Teherán advirtió que no tolerará la que tachó de «violación» de Jerusalén, mientras que la organización radical Hamás, en su habitual tono apocalíptico, avisó a Trump de que «ha abierto las puertas del infierno». Su yerno Consciente de encontrarse ante una declaración «sensible», el presidente estadounidense pronunció un generoso discurso con Israel, al que calificó de «una de las democracias más exitosas del mundo», pero anunció también que había tomado la decisión «en nombre de la paz entre israelíes y palestinos». Y recalcó el mensaje de que «Estados Unidos no toma partido por ninguna de las partes». En el fondo de sus palabras se halla la estrategia impulsada personalmente por su yerno y asesor en la Casa Blanca, Jared Kushner, comisionado por Trump para diseñar un proceso de paz. Un proyecto en el que ha trabajado el último año, y para el cual el vicepresidente, Mike Pence, empezará a allanar el camino en enero, en una visita a los países amigos de la región. Aunque Trump no hizo alusión alguna a los derechos palestinos, se cuidó de mantener la estrategia estadounidense de los «dos estados» y advirtió que «los límites de los territorios deberán ser fruto de una negociación entre las dos partes». Frente a la opinión mayoritaria en la comunidad internacional del riesgo que supone su decisión, el presidente estadounidense aseguró que su Administración «trabaja con sus aliados en la región para combatir el terrorismo y reforzar la seguridad». Afirmación que pronunció antes de cerrar su discurso repartiendo guiños a todas las partes: «Dios bendiga a los Estados Unidos, a los israelíes y a los palestinos».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Putin viaja por sorpresa a Siria y ordena el comienzo de la retirada de las tropas rusas
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, llegó este lunes a Siria en una visita sorpresa y ordenó el comienzo de la retirada de las fuerzas rusas allí desplegadas, informaron los medios rusos. Putin fue recibido en la base aérea rusa de Hmeimim por distintas autoridades, entre ellos el presidente sirio, Bashar el Assad, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú y el y el comandante del contingente militar ruso en el país árabe, Serguéi Surovikin. Ante los militares, el presidente ruso ordenó «al ministro de Defensa y al jefe del Estado Mayor proceder a la retirada de un grupo de las tropas rusas a las bases de su emplazamiento permanente», según informaron las agencias rusas. El jefe del Kremlin señaló que «a lo largo de dos años y medio, las Fuerzas Armadas de Rusia junto con el Ejército sirio destruyeron a los grupos terroristas internacionales más potentes militarmente». Y agrego: «Debido a esto he tomado una decisión: una parte significativa del contingente militar ruso que se encuentra en la República Árabe de Siria regresa a casa, a Rusia». Putin advirtió, no obstante, de que «si los terroristas levantan la cabeza de nuevo, les golpearemos de tal forma como nunca la han visto». En marzo de 2016, el presidente ruso ya anunció la retirada de una parte de las fuerzas rusas enviadas a Siria para apoyar a su aliado, Bashar el Assad, al constatar la mejora de la situación en la guerra contra Daesh y otros grupos que luchan contra Damasco. Ya en Egipto La visita sorpresa de Putin a Siria se ha anunciado una vez que ya salió de ese país, pues poco después de difundirse esta información el presidente ruso llegaba a Egipto, para una visita anunciada de antemano. El El Cairo fue recibido con todos los honores por el presidente Abdelfatah al Sisi, con el cual abordará las actuales crisis en Oriente Próximo y las relaciones entre los dos países, incluida la construcción de una planta nuclear en Egipto. La televisión estatal egipcia mostró la llegada de Putin al aeropuerto internacional de El Cairo poco antes de las 13.00 hora local (11.00 GMT), después de haber hecho una parada en la base aérea rusa de Hamimim. Durante la visita, anunciada ayer por la presidencia egipcia, está previsto que Putin y Al Sisi ultimen los detalles para el comienzo de la construcción de la planta nuclear de Dabaa, en el noroeste de Egipto, que estará financiada por Rusia en casi su totalidad. Turquía A continuación, está previsto que Vladímir Putin se traslade este lunes a Ankara, invitado por su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, para tratar sobre los conflictos en la región, especialmente el caso de Jerusalén. «Se prevé que en las conversaciones de nuestro presidente con Putin en Ankara se intercambiarán opiniones sobre asuntos internacionales y regionales, especialmente el asunto de Jerusalén y los sucesos en Siria, aparte de las relaciones bilaterales entre Turquía y Rusia», reza el comunicado de la Presidencia turca.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La UE se muestra contraria ante Netanyahu al traslado de la capital a Jerusalén
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, instó este lunes a los países de la Unión Europea (UE) a trasladar sus embajadas de Tel Aviv a Jerusalén, como ha anunciado Estados Unidos, reconociendo así a esa ciudad como capital del Estado de Israel. «Creo que todos o la mayor parte de los países europeos trasladarán sus embajadas a Jerusalén, reconocerán que es la capital de Israel y se implicarán de forma robusta con nosotros en seguridad, prosperidad y paz», indicó Netanyahu en una declaración a la prensa junto a la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini. Netanyahu se reunió este lunes en Bruselas, durante un desayuno informal, con los 28 ministros de Exteriores, en la primera visita de un primer ministro israelí a las instituciones de la UE en Bruselas en 22 años. Los ministros recibirán en enero en un formato similar al presidente palestino, Mahmud Abás. El político israelí pidió además esperar a conocer la propuesta «en camino» de la Administración estadounidense para la paz en Oriente Próximo. Sin embargo, incluso los países europeos más próximos a Israel -como la República Checa- advirtieron este lunes que la decisión de Trump de trasladar la capital a Jerusalén era mala solución para los esfuerzos de paz en la región, informa Reuters. El Gobierno francés insistió en que el estatus de Jerusalén solo podía ser acordado por israelíes y palestinos. El titular de Exteriores checo, Lubomir Zaoraleksaid, aseguró sobre la decisión de EE.UU. que «temo que no nos ayude». El ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, y su homólogo británico, Alan Duncan, también expresaron el rechazo de sus países y la Unión Europea (UE) al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Estados Unidos. «No estamos de acuerdo con el anuncio de que Jerusalén es la capital. Debería haber habido una decisión final de Estado, en particular porque Jerusalén está dividida en este y oeste y Jerusalén Este básicamente no es parte de Israel», dijo Duncan a su llegada a la reunión de titulares de Exteriores de la UE. El ministro británico insistió en que los Veintiocho transmitirían este mensaje «muy claro» al primer ministro israelí. Por su parte, el ministro de Exteriores francés indicó que su país está en «desacuerdo con la decisión del Gobierno estadounidense de Donald Trump y que esta «es también la posición de la UE», informa Efe. Condena de la violencia La jefa de la diplomacia europea, por su parte, condenó ante el primer ministro israelí toda violencia contra los judíos, contra Israel y contra los ciudadanos de ese Estado. «Condeno en los términos más firmes posibles todos los ataques contra judíos en todas partes del mundo, incluido en Europa, y contra Israel y ciudadanos israelíes», indicó Mogherini. Mogherini se pronunció así en contra de los ataques a israelíes después de que Estados Unidos anunciara su decisión de considerar Jerusalén como la capital del Estado de Israel, lo que choca con el consenso internacional. La política italiana evitó este lunes hacer una condena explícita a esa decisión e insistió en que «la única solución realista al conflicto entre Israel y Palestina está basada en dos Estados, con Jerusalén como capital de ambos». «Ésta es nuestra posición consolidada y vamos a seguir respetando el consenso internacional sobre Jerusalén hasta que se resuelva el estatuto final de la Ciudad Santa mediante negociaciones directas entre las partes», agregó. Mogherini confió en que las partes «se impliquen en unas negociaciones significativas con el apoyo de la comunidad internacional». «Es por el interés de Israel encontrar una solución integral y sostenible al conflicto. Por ello, la UE incrementará su trabajo con los socios internacionales y regionales», indicó. En opinión de Mogherini, «lo peor que puede pasar ahora es una escalada de tensión y violencia, en la región y más allá». «Incrementar la tensión y la violencia sólo inflamará la región y será un regalo para los extremistas y los que no están interesados y están en contra de la paz y la seguridad y de vivir juntos», concluyó.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Putin reivindica la victoria en Siria y se presenta como «zar» de Oriente Próximo
Ante la presencia casi testimonial de EE.UU. en Siria, reducida a algún bombardeo esporádico y un grupo de fuerzas especiales e instructores militares en el norte del país, Rusia ha demostrado tener realmente la iniciativa. El presidente Vladimir Putin ha marcado la hoja de ruta de la lucha contra Daesh y apuntalado la figura de Bashar al Assad, que estaba contra las cuerdas cuando Moscú decidió intervenir en Siria en septiembre de 2015. Putin proclamó hace unos días la victoria total contra el «califato» y ahora ha anunciado una retirada parcial de sus tropas desplegadas en Siria. En este contexto triunfante, y aprovechando la ola de indignación en el mundo árabe por la decisión de Washington de trasladar su Embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, Putin efectuó este lunes una gira relámpago por Siria, Egipto y Turquía con el objetivo de afianzar su nuevo papel en Oriente Próximo como principal potencia mundial capaz de eclipsar a su adversario del otro lado del Atlántico. Durante años su influencia en la zona había estado debilitada. Escoltado por aviones de combate rusos, cuyas imágenes han sido difundidas por el canal de televisión RT, Putin aterrizó por la mañana en la base aérea rusa de Hmeimim, en la provincia siria de Latakia, se reunió con Assad, por segunda vez en menos de tres semanas, y anunció el comienzo de la retirada de las fuerzas rusas del país árabe. Dijo que «regresará a casa la mayor parte» de ese contingente militar pero otra parte no menos significativa se quedará para seguir dando apoyo al Ejército sirio. El máximo dirigente ruso dejó claro que Rusia mantendrá de forma «permanente» sus dos bases en Siria, la aérea de Hmeimim y la naval de Tartús. El experto en temas militares, Vladimir Anojin, señala que «Rusia no puede retirar todas sus tropas de Siria por el momento, no se puede dejar solo a Assad después del esfuerzo realizado y los recursos invertidos». Sin embargo, en clave preelectoral, tras dar a conocer que se presentará a los comicios de marzo, Putin dio este lunes orden de retirada. «Regresaréis victoriosos a vuestros hogares», manifestó. Según su opinión, «hay condiciones para una arreglo político (..) y los refugiados están regresando a sus casas». El presidente sirio le dio una vez más las gracias. En marzo de 2016, el jefe del Kremlin ya anunció una primera retirada de tropas, pero no fue tal. Llegaron más aviones, barcos y fue ampliada la base de Hmeimim. Por motivos de seguridad, de esta escala en Siria no se supo hasta que el avión de Putin tomó tierra en El Cairo. Egipto es un país con el que Rusia mantiene viejos lazos, pero cuya relación se enfrió un poco después del ataque terrorista que sufrió el Airbus de la compañía rusa Kogalimavia el 31 de octubre de 2015 sobre la península del Sinaí. Perecieron las 224 personas que viajaban a bordo y Moscú suspendió todos los vuelos con Egipto, con el consiguiente perjuicio económico para el sector turístico del país árabe. El presidente ruso saluda al líder egipcio, Abdelfatah al Sisi, en El Cairo - Afp Putin habló este lunes con su homólogo egipcio, Abdelfatah al Sisi, del posible restablecimiento de las conexiones aéreas entre sus respectivos países y parece que hay un acuerdo inminente para volver a enlazar las dos capitales. Los vuelos a Sharm el-Sheij, desde donde despegó el avión de Kogalimavia, no están todavía previstos. Este lunes se acordó también la construcción en la localidad de Dabaa de una central nuclear, la primera que tendrá Egipto, con tecnología, dinero y especialistas rusos. Moscú ayudará también en la creación de una «zona industrial», que será una cabeza de puente en Egipto para la exportación de productos rusos a todos los países de la región. La inversión, según el jefe del Kremlin será de más de 6.000 millones de euros. La ciudad santa Pero de lo que más hablaron los dos jefes de Estado fue de la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como la capital de Israel. Moscú cree que tal medida «añade leña al fuego» a un conflicto que no acaba de resolverse y con su postura Putin pretende suscitar nuevas simpatías en Oriente Próximo. «Nuestros países abogan por la pronta reanudación del diálogo palestino-israelí sobre todas las materias en disputa, entre ellas el estatus de Jerusalén (..) cualquier paso que fuerce el anticipo de los resultados del diálogo entre palestinos e israelíes es contraproducente y desestabilizador. No ayuda a resolver la situación», aseguró Putin en una rueda de prensa ofrecida tras su encuentro con Al Sisi. La cuestión de Jerusalén y el conflicto sirio fueron también los dos asuntos principales de conversación entre el presidente ruso y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, con el que se reunió en Ankara, por séptima vez en lo que va de año, tras volar desde Egipto. Ambos dirigentes se vieron la última vez el pasado 22 de noviembre en la ciudad balneario rusa de Sochi. Allí se reunieron también el 13 de ese mismo mes. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, comparece junto a Vladimir Putin en Ankara - Afp Y es que Erdogan no quiere ver a los kurdos en las negociaciones de paz que el presidente ruso aspira a apadrinar en Sochi, en fecha aún sin determinar, y no es muy partidario de que Assad siga en el poder. Pero el diálogo entre ambos presidentes es muy intenso. El año pasado superaron la crisis que provocó el derribo de un cazabombardero ruso por parte de un avión de combate turco al norte de Siria. Putin ha intensificado también en los últimos meses sus relaciones con países como Arabia Saudí. En Octubre, recibió en Moscú al rey Salmán Bin Abdelaziz. Era la primera vez que un monarca saudí ponía el pie en Moscú. Esta vez Rusia llega a Oriente Próximo y parece que para quedarse.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Recuperar la atención hacia los Balcanes, prioridad de la primera presidencia búlgara de la UE
Bulgaria, que asumirá el próximo 1 de enero la presidencia semestral del Consejo de la UE, por vez primera desde su ingreso en el club comunitario hace diez años, se ha marcado como una de sus prioridades recuperar la atención europea hacia los Balcanes Occidentales, según explicó ayer en Madrid el embajador búlgaro, Ivan Kondov. Kondov, que estuvo acompañado de la consejera política de la Embajada, Elisaveta Simeonova, señaló que la Presidencia búlgara se ha marcado cuatro objetivos sobre los que trabajar: la seguridad y estabilidad; la economía digital; las políticas de cohesión y los Balcanes. Sobre este último punto, anunció la celebración de una Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno sobre los Balcanes Occidentales, que tendrá lugar el 17 y el 18 de mayo en Sofía, para tratar de que la UE vuelva a mirar hacia esa región, «porque -recordó- después de que hace veinte años sucedieran allí cosas tremendas, ahora ha quedado fuera del foco de atención, mientras persisten problemas que no se ven en la superficie». Insistió el embajador en que si la UE presta más atención a los países de los Balcanes que quieren adherirse a ella, será un acicate para que emprendan las reformas económicas, política o judiciales que son necesarias para que puedan logar su objetivo. No obstante, reconoció que la situación de cada uno de esos países, que aún no forman parte de la UE ? Serbia, Montengro, Macedonia, Albania, Bosnia o Turquía- es diferente. Por lo que respecta a las políticas de cohesión, que se verán afectadas por la retirada del Reino Unido de la UE, señaló que será una cuestión a debate en la discusión del marco financiero plurianual a partir de 2020, y recordó que Bulgaria y España, como países receptores comparten el deseo de evitar una reducción de los fondos, arbitrando alguna fórmula que pueda ser aceptada por todos los Estados. Agregó que Madrid y Sofía se oponen a la postura «dura» de Alemania, que aboga por establecer las políticas de cohesión en base al nivel de desarrollo, y apuestan por un criterio que tenga en cuenta los resultados. En el terreno migratorio, Bulgaria considera positivos los acuerdos de partenariado establecidos con países del África Subsahariana, y abogará por que se extiendan a naciones de Asia Central y Oriente Próximo, que tienen importantes flujos migratorios hacia los Balcanes Occidentales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Cristianos de Oriente Próximo, en el punto de mira
El año 2003 pasará a la historia como el de la invasión de Irak por parte de Estados Unidos y como la fecha que marca el inicio del gran éxodo moderno de los cristianos de Oriente Próximo por culpa de la decisión de George Bush. El presidente estadounidense y su equipo de neoconservadores planearon llevar la democracia a Irak, pero en su lugar sumieron al país en una guerra interna cuyo último capítulo ha sido el «califato» del grupo yihadista Daesh. Unas de las grandes víctimas de esta guerra ha sido la comunidad cristiana, reducida 14 años después a apenas 400.000 personas, cuando en 2003 superaban los 1,5 millones. La caída de Sadam Hussein abrió las puertas a la guerra sectaria entre suníes y chiíes, y los grupos radicales de ambos lados, sobre todos suníes como Al Qaida y Daesh, han tenido a los cristianos en su punto de mira. La guerra en Siria ha hecho también que la comunidad cristiana (ortodoxos, siríacos, maronitas, católicos de rito armenio?), que en 2011 representaba al 10 por ciento de la población, se mire al espejo del vecino iraquí. Uno de cada tres cristianos vive hoy como desplazado o ha huido al extranjero por la persecución de los grupos armados radicales de la oposición, según los datos del patriarcado greco-melquita de Antioquía, Alejandría y Jerusalén. Desde el comienzo de la crisis la jerarquía eclesiástica ha intentado mantenerse neutral en un conflicto que les ha golpeado de forma directa en forma de coches bomba contra sus comunidades, ocupación de lugares como Malula, cuna del arameo, el asesinato de sacerdotes y los secuestros, entre ellos los del obispo metropolitano de Alepo y Alejandría, Bulos Yaziji, y el siriaco ortodoxo de Alepo, Yuhanna Ibrahim. Terror contra los coptos El último foco de anticristianismo en la región lo ha encendido Daesh en Egipto, donde la población copta supone un nueve por ciento de los 80 millones de ciudadanos de un país donde la mayoría es musulmana suní. Son la comunidad cristiana más numerosa de Oriente Próximo y una de las más antiguas, pero se enfrentan a una oleada de terror que este año ha dejado más de 60 muertos en los atentados del Domingo de Ramos en las iglesias de Tanta y Alejandría, y en la emboscada al autobús de peregrinos que se dirigía en mayo al monasterio de San Samuel.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«La presencia cristiana en Tierra Santa está en serio peligro»
«Cuando los israelíes ocuparon la Ciudad Vieja en 1967 pasaron casa por casa para hacer un censo y nos dieron un papel para que, pasada una semana, fuéramos a recoger un documento de identidad. Era el cuarto documento para mi padre, que antes había tenido el turco, el británico y el jordano. Yo tenía entonces 13 años y mi padre, para enfado del soldado israelí, me mostró el papel y me dijo que yo vería un quinto documento», recuerda Harout Sandrouni en su taller de cerámica del barrio armenio de la Ciudad Vieja de Jerusalén, abierto desde 1983 y uno de los centros de referencia para los amantes del arte armenio. Dos semanas después de que Donald Trump reconociera Jerusalén como capital de Israel y anunciara el traslado de la embajada de Estados Unidos una mezcla de impotencia y malestar se ha instalado en casas como la de los Sandrouni, miembros de una minoría cristiana cada vez menos numerosa en Tierra Santa. «Todos pelean por los lugares santos, pero nadie puede pretender tener su control absoluto, diga lo que diga Trump. Israel afirma que esta es su tierra, pero a nosotros no nos quieren. No se puede ocupar tierra con gente a no ser que les eches o les mates», reflexiona con tristeza este artesano que «aunque amo profundamente Jerusalén, me iría mañana mismo». Pocas horas antes de su discurso sobre Jerusalén, los líderes cristianos de Tierra Santa, dejaron a un lado las diferencias internas entre comunidades y pidieron al presidente de EE.UU. que «nos ayude a todos a movernos en dirección a la paz y a un amor duraderos», una paz que «no puede ser alcanzada» si no se considera la ciudad santa como patrimonio «de todos». El Papa Francisco también solicitó a Trump «respetar el status quo» para evitar «nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya convulsionado». En la misma línea se pronunció el arzobispo de Canterbury, cabeza de la iglesia anglicana. Desde Egipto, el Papa copto, Teodoro II, rechazó reunirse con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que finalmente ha cancelado el viaje que tenía previsto a la región, en señal de protesta por la decisión Trump, que «no respeta los sentimientos de millones de árabes», y los caldeos de Irak también pidieron «respeto a las resoluciones de Naciones Unidas» sobre Jerusalén. Comunidad partida por el muro En la Ciudad Vieja de Jerusalén se encuentra el Santo Sepulcro y a menos de diez kilómetros, en Belén, la basílica de la Natividad. Los lugares santos se encuentran divididos por el muro levantado por Israel en 2004 y los cristianos que viven en Cisjordania, como el resto de palestinos musulmanes menores de 50 años, necesitan permisos especiales para poder acceder a la ciudad santa. Se estima que «el número total de cristianos en el territorio histórico de Palestina es de 170.000, de los que 120.000 viven en Israel y otros 50.000 residen en Jerusalén Este, Gaza y Cisjordania», según los datos del pastor luterano Mitri Raheb, que acaba de publicar el estudio «Cristianos de Palestina. Emigración, desplazados y diáspora» con la universidad Dar Kalima. Para este religioso nacido hace 55 años en Belén «nuestra simple existencia como cristianos es un inconveniente que imposibilita que el conflicto se pueda etiquetar de guerra religiosa entre judíos y musulmanes. No es un problema religioso, es un conflicto por la tierra y los recursos». El estudio, realizado en base a mil entrevistados en los territorios ocupados, 500 cristianos y 500 musulmanes, refleja que «el porcentaje de población cristiana es cada vez menor y hemos pasado de ser el 11 por ciento de la población en 1850 al 1,7 por ciento, hoy». En cuanto a los motivos para dejar Tierra Santa «los dos principales son la crisis económica y los problemas políticos, es decir, la ocupación. Aquí los problemas religiosos o de presión del islamismo radical como motivo para emigrar no son los más importantes para los encuestados». El padre Raheb lamenta que «Trump y Pence hablan de los cristianos perseguidos en Siria o Irak, pero se olvidan por completo de quienes vivimos bajo ocupación de Israel y no se dan cuenta que está en serio peligro la presencia cristiana en Tierra Santa». La tendencia a emigrar entre los cristianos de los territorios ocupados se extiende también a los que viven en Israel, «aunque en este caso no viven bajo ocupación y las condiciones económicas son mejores, pero eso no hace que no tengan en su mente el deseo de irse porque se sienten ciudadanos de segunda clase», apunta el padre Jamal Jader, del Patriarcado Latino de Jerusalén, que aclara que «es imposible tener cifras exactas de quienes se marchan, pero gracias a este estudio ahora sabemos la tendencia y el deseo de abandonar Tierra Santa». Presión de los cristianos sionistas Frente a este rechazo general por parte de la iglesia, la organización evangélica Cristianos Unidos por Israel (UCI, por sus siglas en inglés), liderada por el pastor John Hagee y con más de 3,8 millones de miembros en EE.UU., publicó un anuncio a toda página en The Washington Post de agradecimiento a Trump con el lema «nosotros y los millones de cristianos a los que representamos nunca olvidaremos tu acto de valentía». Este es uno de los grupos de presión más importante en el país y «Trump recibió el voto del 80 por ciento de la comunidad evangélica en las últimas elecciones, una cifra nunca alcanzada por otro candidato», según datos recogidos por The Washington Post. En opinión de la UCI, «el gran obstáculo para la paz hasta ahora ha sido el oscuro sueño palestino de que podían echar a los judíos de Jerusalén e Israel». Este medio se puso en contacto UCI para intentar recabar su opinión frente al rechazo general de la iglesia en Occidente y en Oriente Próximo a declarar Jerusalén capital e Israel, pero la respuesta fue negativa. Pueblos para la comunidad aramea Quien sí habla, y en voz alta, es Shadi Jalul, activista de la comunidad aramea de Israel e impulsor de un proyecto que persigue «la construcción de tres pueblos para la minoría aramea en Galilea porque esta es nuestra tierra y los cristianos israelíes tenemos una identidad propia, no árabe. Lo que propongo es una revolución y que, como los judíos, también los cristianos tengamos derecho a nuestro pueblo sin contaminación árabe. Lugares a los que incluso se podría traer a cristianos de Irak y Siria que buscan refugio». Jalul, católico maronita de 41 años y padre de dos hijos, fue el primer cristiano en convertirse en oficial del Ejército de Israel, con el que combatió en Líbano, acusa a los líderes de la iglesia de «debilidad» porque «tienen miedo frente al islam radical y por eso critican declaraciones como la de Trump. Además, saben que Israel, a diferencia de los terroristas, no les cortará la cabeza por decir cosas así. En este país hay democracia y todos somos iguales ante la ley». Jalul vive en Jish, al norte del país y muy cerca de la frontera con Líbano y Siria. Reza en arameo, la lengua empleada por Jesús, y lamenta profundamente que en Tierra Santa «los cristianos somos rehenes de los musulmanes y por eso se toman medidas como la de suspender las celebraciones navideñas en ciudades como Nazaret en señal de protesta por la decisión de Trump. ¿Alguien imagina los musulmanes cancelando un día de ramadán en solidaridad con los cristianos masacrados por el grupo yihadista Daesh en Mosul? Hay que decir la verdad de una vez y el mundo debe saber que vivimos oprimidos por la sociedad árabe, no por Israel». A la espera del cambio Alejado del debate político generado por Trump, Sandrouni prepara la Navidad y la llegada del nuevo año y ha colocado un timbre especial que arranca una serie de villancicos cada vez que un cliente se acerca al escaparate de la tienda. Un árbol iluminado preside la entrada y desde la cristalera principal, desde la que se divisa una de las rutas principales para llegar al barrio judío, ve pasar los días y observa los cambios que se producen en Jerusalén. «Amo esta ciudad, pero no me siento querido ni por mi propia iglesia, que tampoco se esfuerza en exceso porque sigamos aquí y por eso no quedamos más de 700 armenios. Ya me he sacrificado bastante, ¿para qué seguir?», se pregunta este artista en mitad de una tienda repleta de pequeñas obras de arte con colores y dibujos que solo pueden salir de sus manos. «Mi última esperanza es esperar el quinto papel del que habló mi padre en 1967 porque esto es Tierra Santa y la historia nos ha enseñado que las cosas cambian, sobre todo en Jerusalén».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los rebeldes hutíes apoyados por Irán lanzan un misil balístico contra la residencia del Rey saudí
La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, ha afirmado este martes que el misil disparado durante la jornada por los rebeldes huthis contra Arabia Saudí -que ha sido interceptado- «porta todas las marcas de ataques previos usando armas entregadas por Irán». El Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán negó hoy de nuevo estar suministrando armas a los rebeldes hutíes del Yemen, como denuncian Estados Unidos y Arabia Saudí. Haley, que ha reconocido que «aún no hay suficiente información sobre este ataque», ha expresado su alivio «por el hecho de que el misil fuera interceptado antes de alcanzar su objetivo». «No es la primera vez que los huthis disparan misiles contra civiles en un país del G-20 y, a menos que actuemos, no será la última. Es sólo cuestión de tiempo que uno de estos misiles alcance el objetivo», ha advertido. Dear #Hezbollah, #Houthis & your masters in #Iran This type of thing can attract a #MOAB That stings, ask these ISIS clowns Oh wait you can't they were returned to their component molecules pic.twitter.com/gAAIASEohU? Jim Hanson (@Uncle_Jimbo) 20 de diciembre de 2017«Si no hacemos algo, perderemos la oportunidad de evitar nueva violencia desde Irán», ha subrayado, afirmando que «Estados Unidos seguirá compartiendo lo que sabe con Naciones Unidas y otras partes para combatir esta amenaza». Sin embargo, ha dicho que «el esfuerzo de una nación no es suficiente», resaltando que «todos deben actuar de forma cooperativa para exponer los crímenes del régimen de Teherán y hacer lo que sea necesario para asegurar que reciben el mensaje». Enésimo enfrentamiento Irán-Arabia Saudí Un portavoz de los huthis ha dicho que el misil balístico tenía como objetivo el palacio real de Al Yamama, donde se estaba celebrando una reunión de líderes saudíes. El movimiento rebelde huthi ha dicho posteriormente en un comunicado que el lanzamiento del misil balístico marca un nuevo episodio en su confrontación con Arabia Saudí. En este sentido, ha asegurado que los palacios reales, las instalaciones petroleras y militares están dentro del alcance de este tipo de misiles. Arabia Saudí no se ha pronunciado sobre el objetivo al que iba dirigido el misil ni ha aclarado si se estaba celebrando una reunión de altos cargos en el palacio. «Las fuerzas de la coalición confirman la interceptación de un misil huthi iraní dirigido hacia el sur de Irán. No hay constancia de víctimas en estos momentos», ha informado en su cuenta de la red social Twitter el Centro Internacional de Comunicaciones saudí. Arabia Saudí e Irán están enfrentados por conseguir imponer su influencia en Oriente Próximo, una región en la que las autoridades de Riad están preocupados por el respaldo iraní a los rebeldes huthis en Yemen, una guerra que ha dejado más de 10.000 muertos y ha provocado el desplazamiento de más de dos millones de peronas. La coalición liderada por Arabia Saudí ha lanzado miles de ataques aéreos contra los huthis, sus fuerzas aliadas y civiles desde que comenzó su intervención en la guerra de Yemen para respaldar a las fuerzas del Gobierno. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha denunciado este mismo martes que los ataques aéreos lanzados en Yemen por la coalición tras la muerte del expresidente Alí Abdulá Salé el 4 de diciembre han acabado con la vida de 136 civiles. Los huthis, por su parte, han lanzado varios misiles contra territorio saudí, la mayoría hacia el sur del país desde 2015 aunque no han causado daños importantes. Irán, que es el principal rival regional de Arabia Saudí, ha negado que haya suministrado armamento a los huthis, que se hicieron con el control de la capital yemení, Saná, hace más de dos años. Arabia Saudí aseguró el 4 de noviembre que había interceptado un misil balístico dirigido hacia un aeropuerto Rey Jaled, un ataque que llevó a la coalición saudí a cerrar los puertos yemeníes.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Nueve muertos en un atentado contra una iglesia al sur de El Cairo reivindicado por Daesh
La comunidad cristiana copta de Egipto vuelve a ser blanco de los atentados terroristas. Al menos once personas murieron ayer y cinco resultaron heridas en un doble ataque contra cristianos coptos en el sur de El Cairo, que han sido reivindicados por Daesh. El más sangriento tuvo lugar contra la iglesia de Mar Mina, en el distrito de Helwan, cuando un asaltante armado, a bordo de una moto, abrió fuego a las puertas del recinto religioso e intentaron irrumpir en el mismo causando al menos nueve muertos. Uno de los fallecidos era un policía que custodiaba la iglesia. El asaltante fue herido por otros miembros de las fuerzas de seguridad y se encuentra detenido. El segundo incidente se produjo poco antes, al ser asesinadas dos personas en una tienda de artículos del hogar regentada por una familia copta en una zona cercana, al parecer por el mismo terrorista. Las firmes medidas de seguridad, habituales en las iglesias egipcias, y que se refuerzan en estas fechas con la celebración de la Navidad copta ortodoxa el próximo 7 de enero no han logrado impedir la masacre. El ministro del Interior egipcio aseguró que el intercambio de disparos se inició cuando hombres armados intentaron cruzar en una moto el cordón de seguridad situado alrededor de la iglesia con la intención de detonar varios explosivos en el interior. Otras fuentes señalan, sin embargo, que el ataque se produjo cuando las fuerzas especiales que patrullaban el área advirtieron la presencia de dos individuos con actitud sospechosa. Al acercarse a ellos, los dos terroristas habrían comenzado a disparar buscando la forma de acceder al edificio sin éxito. Horas después, y tras la difusión de versiones contradictorias, el Gobierno confirmó que se trató de un solo asaltante, que está herido y ha sido detenido. El atacante muerto portaba un cinturón de explosivos que fue desactivado y que pone en evidencia la clara intención de provocar un mayor número de víctimas. En vídeos publicados en redes sociales se puede contemplar al supuesto atacante abatido, un hombre con barba tendido en la calle y con un voluminoso chaleco cargado de municiones. Testigos presenciales declararon que la brutal agresión comenzó en el momento en el que los fieles salían de misa. Muchas personas buscaron refugio dentro del templo, en el que permanecieron por espacio de quince minutos escuchando las ráfagas de disparos en el exterior. Por su parte, la Iglesia Copta egipcia emitió un comunicado en el que confirmó la muerte de un guardia del templo y de al menos seis fieles, cuatro hombres y dos mujeres. Ayer mismo por la noche la Iglesia copta celebró un funeral conjunto por otro de los fallecidos. El Ministerio identificó al atacante como Ibrahim Ismail Mustafa, nacido en 1984, residente en Heluán y considerado uno de los terroristas más «peligrosos y destacados» buscados por la Justicia. Tensión entre los coptos El incidente no ayudará a calmar la tensión entre los coptos egipcios, una de las principales y más antiguas minorías cristianas en Oriente Próximo, quienes han acusado en no pocas ocasiones a las autoridades egipcias de llevar a cabo meros gestos simbólicos, sin apenas efectividad, para proteger a su comunidad. Egipto es un país de 93 millones de personas de mayoría musulmana y en el que la presencia cristiana, sobre todo miembros de la Iglesia Copta Ortodoxa, supone aproximadamente un 10 por ciento de la población. Desde diciembre de 2016, la filial del grupo Daesh en Egipto ha asesinado a más de cien cristianos, coptos en su mayoría, en ataques con bombas y armas de fuego en iglesias de todo el país y ha amenazado con más ataques contra esa minoría. En el pasado mes de abril al menos 45 personas murieron en dos ataques perpetrados por Daesh contra iglesias coptas en Alejandría y en la ciudad de Tanta, en el delta del Nilo. A ellos se suman otros 29 muertos acribillados por Daesh en un atentado contra un autobús en el que viajaban cristianos coptos en el mes de mayo y el apuñalamiento hasta la muerte de un sacerdote copto en El Cairo en octubre. El presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, transmitió en un comunicado sus condolencias a los familiares de las víctimas y condenó el ataque terrorista.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al Sisi mantiene la indefensión de los nueve millones de cristianos egipcios
El atentado más sangriento del tiempo previo a la Navidad en Egipto ?que en el calendario ortodoxo no se celebra hasta el 7 de enero? se produjo ayer en una iglesia copta de El Cairo. Pero el más lacerante y sintomático tuvo lugar hace una semana en una población más al sur del país, en la provincia de Al Guiza, donde el pasado 23 de diciembre centenares de musulmanes asaltaron una iglesia, destruyeron el mobiliario e hirieron a varios fieles cristianos. ¿El «delito» de la parroquia de San Teodoro, en Kafr al Waslin? Haber conseguido que por fin las autoridades de El Cairo concedieran al templo provisional el derecho a tener estatus de iglesia, y por tanto a contar con una cruz y una campana. La parroquia atiende en sus locales provisionales a 1.500 fieles coptos y lleva funcionando 16 años. Desde hace décadas, la construcción de iglesias en Egipto para sus más de nueve millones de cristianos es objeto de violencia sectaria sistemática, por lo que muchos pueblos prefieren no solicitar ese estatus oficial y mantener un régimen casi de catacumbas. La situación fue tolerada por Mubarak, alimentada por los Hermanos Musulmanes, y condenada ?solo de palabra? por el régimen actual del general Al Sisi. Pese a que el año pasado el Parlamento egipcio aprobó una ley que permite acelerar la construcción de iglesias, la indefensión de los cristianos coptos sigue siendo rampante. Su vieja presencia en la llamada Casa de la Protección (Dar al-sulh) debería garantizarles en teoría la tutela del islam a un alto precio (discriminación en la vida pública, obstáculos a la construcción o reforma de las iglesias), pero la realidad es muy distinta. La persecución de los coptos se ha agravado en los últimos años con la quema frecuente de iglesias y los ataques por parte de grupos islamistas violentos, que muchas veces quedan impunes. Todo el universo copto ?envuelto en una atmósfera de iconos, humo de velas y ceremonias en el idioma ancestral?, retrotrae al Egipto preislámico, una de las primeras comunidades cristianas del mundo y la más numerosa de Oriente Próximo, donde nació el profundo fenómeno de los eremitas del desierto en el siglo IV. A los viejos prejuicios contra ellos se suma uno nuevo: el rumor de que contribuyeron al golpe de 2013.