Infortelecom

Noticias de oriente proximo

12-01-2020 | Fuente: elpais.com
Derbi en Oriente Próximo
Real Madrid y Atlético disputan la final de la Supercopa y Rubiales asegura que ha contribuido a la igualdad de la mujer en Arabia Saudí
12-01-2020 | Fuente: abc.es
El nombre del sucesor al trono de Omán, oculto en un sobre
Apenas unas horas después de anunciarse de madrugada la muerte de Qabús bin Said de Omán sin herederos ni sucesores conocidos, ayer subió al trono su primo Haitham bin Tareq al Said para tomar el relevo del que era el último sultán de Oriente Próximo, tras casi cinco décadas en el poder. En un aparente intento de evitar un vacío de poder, el nuevo sultán logró encajar en una misma mañana la celebración de la ceremonia de su ascenso al trono, marcada por las promesas de continuar con la política conciliadora y de no interferencia de su predecesor, y la despedida de Bin Said hacia el cementerio familiar de Baushar. Gran Bretaña pergeñó el golpe «suave» que elevó a Qabús al Said al trono de Omán en julio de 1970: veía peligrar sus intereses -y por ende, los de Occidente- ante la incapacidad de su padre, el Sultán Said ben Taimur, de acabar con la rebelión marxista de Dhofar -sur del país- y su pasividad de cara a la modernización de un país que ya disponía, gracias al petróleo, de las bases para alcanzar la prosperidad. Qabús entendió la lección, poniendo en marcha ambiciosos planes de infraestructuras en un país que carecía hasta entonces de redes solventes de carreteras, hospitales y escuelas. Tampoco descuidó las formas: el nuevo soberano cambió la bandera, la moneda y hasta el nombre del país, que pasó a llamarse Sultanato de Omán, en vez de «Omán y Mascate», que recordaba a las divisiones del pasado. Fue, sin embargo, en el ámbito diplomático en el que Qabús desarrolló su originalidad, impulsando a adhesión de su país a la ONU y a la Liga Árabe, pero no a la Opep ni a su equivalente estrictamente árabe, la Opaep. Esta actitud distante respecto de los organismos de coordinación petrolífera no ha afectado al estatus de potencia energética media de Omán. Mención aparte merecen las relaciones con Irán, el poderoso vecino con el que controla la circulación por el estratégico Estrecho de Ormuz. Nueva etapa Si bien el sultán aceptó los tres mil soldados que el Sha envió en 1975 para ayudar a sofocar la rebelión de Dhofar, se decantó por el pragmatismo con el advenimiento de la República Islámica. Sin ir más lejos, mantuvo, a diferencia del resto de países árabes, una postura de neutralidad durante la guerra entre Irán e Iraq, de la que tomaron nota en Teherán, aceptando años más tarde los ayatolás que Omán acogiese algunos de los discretos encuentros con interlocutores estadounidenses que ayudaron a forjar el hoy agonizante Acuerdo Nuclear de 2015. Qabús también destacó en el conflicto árabe-israelí: volvió a desmarcarse de sus socios de la Liga Árabe al no romper con Egipto tras los Acuerdos de Camp David de 1979 al tiempo que estableció unas curiosas conexiones de altibajos con Israel, que comenzaron con una visita de Yitzhak Rabin a Mascate en 1994, cuyo logro más palpable fue la apertura de oficinas comerciales en ambos países, que se cerraron una vez estalló la Segunda Intifada. El encuentro de hace dos años entre Qabus y Benjamín Netanyahu solo sirvió para restablecer formalmente un diálogo. En el plano interno, Qabús supo reaccionar en los últimos años a los conatos de una «mini primavera árabe» al cesar a los ministros más implicados en casos de corrupción aunque sin socavar los cimientos autocráticos de un régimen en el que asumía, además de la Corona, las carteras de Finanzas, Exteriores y Defensa. En su intervención, el nuevo sultán se comprometió a seguir respetando la «soberanía» de los países, mantener la cooperación internacional, apoyar la vía pacífica para la resolución de «todas» las disputas y tener relaciones amistosas con las diferentes naciones del mundo. Queda por ver ahora si logrará llenar el vacío dejado por un sultán en el poder desde 1970, muy querido y hasta venerado en el pequeño país, del que se le atribuye la modernización y desarrollo en las pasadas décadas.
12-01-2020 | Fuente: abc.es
Por qué a Trump se le resiste la misión de retirar las tropas norteamericanas de Oriente Próximo
Cuando presentó su candidatura a la presidencia, Donald Trump resumió su principal propuesta en materia de política exterior en una frase sucinta que se convirtió en unos de los lemas de su campaña: «Devolveremos a las tropas a casa». Han pasado cuatro años desde entonces, y ese regreso sigue siendo una promesa, porque en lugar de retirarse de Oriente Próximo, principal teatro de operaciones militares de Estados Unidos, Trump ha enviado a miles de soldados más al golfo Pérsico. Se le puede preguntar al Pentágono, como ha hecho este diario, cuál es el número exacto de soldados enviados por EE.UU. a Oriente Próximo. La respuesta siempre es equívoca. Los portavoces ofrecen algunas cifras, siempre divididas por países, y ocultan la mayoría por razones de seguridad. Sumando estimaciones del propio Pentágono, la Casa Blanca y el Capitolio, que aprueba el gasto militar, hay en el arco de comprende desde la costa este del Mediterráneo hasta Afganistán al menos 80.000 soldados de EE.UU. El presupuesto presentado por el ministerio de Defensa en marzo de 2019 contempla gasto para la manutención de 12.000 soldados en Afganistán; 5.800 en Irak y Siria, y 60.000 en otras bases en Qatar, Kuwait y otros. La tensión con Irán, que viene aumentando desde que Trump retirara a EE.UU. unilateralmente del acuerdo de desnuclearización en 2018, sólo ha incrementado el número de soldados en la zona. El Presidente envió un destacamento de 3.500 al golfo Pérsico tras un ataque con drones contra campos petrolíferos saudíes en septiembre, que elevó en otros 3.500 la semana pasada tras ordenar un ataque con misiles contra un general iraní.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">The United States has spent EIGHT TRILLION DOLLARS fighting and policing in the Middle East. Thousands of our Great Soldiers have died or been badly wounded. Millions of people have died on the other side. GOING INTO THE MIDDLE EAST IS THE WORST DECISION EVER MADE...</p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1181905659568283648?ref_src=twsrc%5Etfw">October 9, 2019</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Según los analistas, el único motivo que Trump contempla en este momento para mantener tropas en Oriente Próximo es contener a Irán. Es la razón mediante la cual los generales le han convencido de que le conviene, al menos de momento, no precipitar el repliegue total. Cuando condenó los ataques de Irán contra las bases militares de EE.UU. en Irak, Trump quiso destacar que, desde su punto de vista, ni siquiera asegurar el suministro mundial de petróleo en el Golfo es ya prioridad de EE.UU. «Somos el primer productor de petróleo del mundo. Somos energéticamente independientes, y no necesitamos más petróleo de Oriente Próximo», dijo el presidente. Las referencias al petróleo son constantes en los discursos de Trump sobre asuntos militares. En una entrevista concedida el viernes por la noche a la cadena Fox News, el Presidente dijo que la razón por la que ha aceptado dejar 500 soldados en Siria, tras ordenar un repliegue total que luego abortó, es controlar los campos petrolíferos. «Los únicos soldados que tengo se están llevando el petróleo», dijo el presidente. Preguntado por si de verdad estaba extrayendo petróleo de un país extranjero, algo ilegal, Trump respondió: «No lo sé. Puede que nos lo llevemos. De momento, lo tenemos nosotros» Esas promesas de replegarse han hecho de Trump alguien popular entre los soldados (un 57% le apoya en un sondeo de julio del prestigioso centro Pew), pero menos entre los generales, confundidos al enfrentarse a un Presidente que se resiste a sus recomendaciones de incrementar la presencia militar en Oriente Próximo para contener no sólo a Irán sino el resurgimiento grupos yihadistas sucedáneos de Al Qaeda o el Daesh. Formó Trump en 2017 un Gobierno repleto de generales, en activo o retirados: H.R. McMaster como Consejero de Seguridad Nacional; John Kelly como Secretario de Interior y después Jefe de Gabinete, y John Mattis como secretario de Defensa. Todos han sido despedidos, sustituidos por políticos o disciplinados funcionarios más dóciles y hábiles en ejecutar las órdenes del Presidente. La prueba más evidente de la confusión que Trump ha creado en el Estado Mayor Conjunto es la petición de salida de las tropas de EE.UU. que aprobó el Parlamento de Irak el 6 de enero. El Presidente confirmó que él quiere salirse de Irak. Los generales le convencieron de que eso sería una victoria para Irán, una potencia con milicias desplegadas desde Líbano hasta Afganistán. Trump reculó, pero antes los generales habían mandado una carta a sus homólogos en Bagdad notificándoles movimientos inmediatos de cara a una posible salida a medio plazo. Abochornado, el jefe del Estado Mayor, general Mark Milley, tuvo que pedir disculpas por el error. Según William F. Wechsler, que dirige el centro Rafik Hariri sobre Oriente Próximo en el ?think tank? Atlantic Council, la presidencia de EE.UU. en la zona es importante por varias razones: estabiliza y previene conflictos entre las dos potencias en liza (saudíes e iraníes); refuerza a sus aliados más estrechos, como Israel y Jordania, y asegura el suministro mundial de crudo. Según Wechsler un Oriente Próximo «carente de un liderazgo americano claro y convincente, vería cómo los recursos energéticos son menos seguros; a un Irán más agresivo; una Turquía tentada por sus aspiraciones expansionistas, y mayor poder e influencia de China y Rusia. Otros actores regionales ?socios, competidores y adversarios? se verían libres de cualquier limitación».
11-01-2020 | Fuente: elpais.com
Derbi en Oriente Próximo
Real Madrid y Atlético disputan la final de la Supercopa y Rubiales asegura que ha contribuido a la igualdad de la mujer en Arabia Saudí
11-01-2020 | Fuente: abc.es
El presidente ucraniano exige a Irán reparaciones por el derribo del avión de pasajeros
Tras reconocer Irán que el Boeing 737 de la compañía Ukraine International, que se estrelló el miércoles en las afueras de Teherán con un balance de 176 víctimas mortales, fue derribado por dos misiles disparados «por error» por un destacamento de los Guardianes de la Revolución, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, acaba de exigir a través de su cuenta de Twitter reparaciones por lo sucedido. «La mañana de hoy no ha sido buena, pero nos ha traído la verdad. Incluso antes de que finalizaran los trabajos de la comisión internacional, Irán se ha declarado culpable de haber derribado el avión», afirma Zelenski. Su mensaje publicado en Twitter prosigue diciendo que «insistimos en el reconocimiento total de la culpa. Esperamos de Irán garantías de estar dispuestos a realizar una investigación completa y abierta, de poner a los responsables ante la justicia, de devolver los cuerpos de los fallecidos, del pago de compensaciones y de pedir disculpas oficiales a través de los canales diplomáticos». «Esperamos que la investigación continúe en adelante sin demoras ni obstáculos. Nuestros 45 profesionales ?en Teherán desde el jueves? deben recibir pleno acceso y ayuda para establecer los hechos y hacer justicia», concluye Zelenski. Ya el jueves y antes de la confirmación por parte de EEUU de que el Boeing ucraniano fue abatido por error con dos misiles, el Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania (SNBO), órgano que asiste al presidente del país en cuestiones de seguridad, llegó a la conclusión de que la causa del siniestro pudo ser el impacto de «un misil Tor de fabricación rusa», entre otras posibilidades. Este tipo de cohete se encuentra entre los que Rusia ha suministrado a Irán en los últimos años. Además, en la zona cercana a la capital iraní en donde cayó el aparato fueron encontrados fragmentos del fuselaje con aparentes desperfectos provocados por metralla. En aquel momento, las autoridades iraníes negaron contundentemente que se tratara de una acción militar e insistieron en la versión de «fallo técnico». El vuelo PS752 con destino Kiev de Ukraine International se estrelló el miércoles por la mañana tras despegar del aeropuerto internacional Imán Jomeini, de Teherán. A bordo del avión viajaban 167 pasajeros y 9 miembros de la tripulación. Todos perecieron (82 iraníes ?casi todos de origen iraní?, 63 canadienses, 11 ucranianos, 10 suecos, 4 afganos, 3 alemanes y 3 británicos). Mientras tanto, hoy llega a Rusia la canciller alemana, Angela Merkel, para reunirse con el presidente Vladímir Putin. La situación en Oriente Próximo, la muerte del general iraní, Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución, la respuesta iraní contra dos bases americanas en Irak y lo sucedido con el avión ucraniano serán algunos de los asuntos que traten Putin y Merkel.
11-01-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. revela que intentó sin éxito matar a otro poderoso comandante iraní en Yemen
La Casa Blanca acusó este viernes directamente al régimen de Irán de ser responsable de la caída del vuelo PS752 con 176 personas a bordo, y prometió una respuesta adecuada cuando las pesquisas hayan concluido. Según la legislación internacional, las autoridades norteamericanas tienen la potestad de participar en la investigación, porque el avión siniestrado, un Boeing 737-800, fue fabricado en Estados Unidos. El Gobierno estadounidense hizo pública su respuesta oficial al ataque con misiles contra dos de sus bases militares en Irak, cuya autoría ha reivindicado Irán. La Casa Blanca dictó sanciones contra ocho altos mandos del régimen iraní, entre ellos el comandante de las fuerzas paramilitares Basij, Gholamreza Suleimani, y el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Ali Shamjani. Además, EE.UU. penalizará el sector industrial metalúrgico de Irán, que considera una de las principales fuentes de liquidez del régimen. «Con estas medidas, le cortamos al régimen de Irán el acceso a miles de millones de dólares», dijo al anunciar las sanciones el secretario del Tesoro [ministro de Economía] Steven Mnuchin. «Seguiremos aplicando sanciones económicas hasta que Irán desista de sus acciones terroristas y se comprometa a no desarrollar armas nucleares», añadió. Fue precisamente en el anuncio de esas sanciones, que ya había avanzado Donald Trump, cuando el Gobierno de EE.UU. reveló que dispone de información que confirma que el vuelo PS752, de la aerolínea Ukraine International Airlines, fue abatido por un proyectil iraní, probablemente lanzado por error. Según dijo el secretario de Estado [ministro de Exteriores] Mike Pompeo: «Creemos muy probable que el avión fue abatido por un misil iraní. Vamos a esperar a que culmine la investigación antes de llegar a una conclusión final». El jefe de la diplomacia norteamericana añadió que «cuando la investigación llegue a su fin, el mundo tomará las medidas adecuadas en respuesta». Ya el jueves, Trump en persona había avanzando que su Gobierno estaba convencido de que el responsable de derribar el avión era el régimen iraní. «Puede que fuera un error», dijo el presidente norteamericano, sin dar más detalles. Posteriormente, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, acusó de forma más directa a Irán. De los 176 muertos, al menos 56 eran pasajeros canadienses. El avión cayó el miércoles, horas después de que Irán atacara con misiles balísticos dos bases militares de EE.UU. en Irak, en respuesta a la muerte, ordenada por Trump, del general Qassem Suleimani, uno de los comandantes con mayor poder en la República Islámica. En esos ataques, contra posiciones militares de EE.UU. en la provincia de Al Anbar y en Erbil, no hubo ninguna baja. Ataques a embajadas Durante el anuncio de sanciones de este viernes, los ministros de Trump no revelaron los motivos que llevaron al presidente norteamericano a autorizar la muerte del general Suleimani en un ataque con misiles lanzados desde un dron [avión no tripulado]. El jefe diplomático fue escueto en sus explicaciones cuando fue preguntado por la prensa. «Teníamos información concreta de una amenaza inminente, y esa amenaza incluía ataques contra embajadas de EE.UU., y eso es todo lo que puedo decir», dijo Pompeo. El jueves, el presidente Trump había dicho que la embajada estadounidense en Irak podía haber sido uno de los objetivos. El miércoles la Casa Blanca dio explicaciones sobre el ataque contra Suleimani en el Capitolio. El secretario de Defensa, Mark Esper, y la directora de la CIA, Gina Haspel, se reunieron con líderes republicanos y demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado para trasladarles los detalles de inteligencia de los que disponían. Esas reuniones no contentaron a todos, y un senador republicano, Mike Lee, dijo que había recibido «los peores informes de la historia, al menos desde el punto de vista militar». Un día después, el jueves, la Cámara de Representantes, con mayoría demócrata, votó a favor de limitarle a Trump la capacidad de declararle la guerra a Irán. Esa moción aún debe ser refrendada por el Senado, que controlan los republicanos. El Gobierno norteamericano también reveló que el jueves de la semana pasada, el mismo día en que mató al general Suleimani, el presidente Trump autorizó otra operación, contra un comandante responsable en parte de las operaciones de Irán en Yemen, Abdul Reza Shahlai. Esa otra operación fracasó, según publicaron ayer varios medios nacionales estadounidenses, entre ellos la cadena CNN. La muerte de Shahlai, sumada a la de Suleimani, hubiera sido un duro golpe para la república islámica, mermando su capacidad de interferir en los conflictos de otros países en Oriente Próximo. El general Suleimani era el máximo responsable de las operaciones de Irán en Irak, en cuyo conflicto mató, según el Pentágono, a casi 700 soldados estadounidenses. De hecho, Suleimani murió en Irak, cuando acababa de aterrizar en el aeropuerto de Bagdad. En Yemen, el régimen iraní ha apoyado a los rebeldes hutíes, que en 2014 tomaron la capital, Saná, y abrieron una guerra civil que ha dado pie a una de las peores crisis humanitarias del mundo. Recientemente, el número de bajas en el conflicto en Yemen superó los 100.000 muertos. Desde el inicio de las hostilidades, Irán se ha enfrentado a Arabia Saudí por el control de ese país. Los saudíes han formado una coalición árabe que ha bombardeado posiciones estratégicas, pero que no ha sido capaz de doblegar a los rebeldes apoyados por Irán.
10-01-2020 | Fuente: abc.es
Trump aprueba sanciones «de miles de millones» contra Irán
La Casa Blanca ha anunciado este viernes una nueva ronda de sanciones sobre Irán en respuesta al ataque con misiles a las bases de Estados Unidos en Irak, que no provocó bajas. Estas sanciones se centrarán en el sector del metal, una de las mayores exportaciones de la República Islámica, y además afectarán a ocho altos funcionarios del régimen. «Como anunció el Presidente, hoy anunciamos una serie de sanciones sobre Irán por los ataques contra EE.UU. y sus aliados. Primero, el Presidente dictará un decreto con el que autoriza sanciones contra quienes posean, operen, comercien o ayuden a sectores de la economía iraní como construcción, manufactura, textil y minería», dijo el secretario del Tesoro [ministro de Economía] Steven Mnuchin. Dado que los ataques no provocaron bajas, la Casa Blanca ha optado por estas sanciones, que incluyen 17 penalizaciones a empresas fabricantes y que comercia en el sector metalúrgico. Estima el Gobierno norteamericano que con esta ronda de sanciones «privará al régimen de miles de millones en ingresos», según ha explicado Mnuchin en la rueda de prensa, mantenida en la Casa Blanca. A los iraníes sancionados, Mnuchin los ha identificado simplemente como «ocho altos funcionarios que lideran las actividades de desestabilización del régimen y estuvieron implicados en el ataque del martes con misiles balísticos». En un discurso, el miércoles, el presidente, Donald Trump, anunció que no respondería a Irán con el uso de la fuerza, sino por otros medios. «Aunque seguimos barajando nuestras opciones en respuesta a esta agresión de Irán, impondremos nuevas y duras sanciones económicas sobre el régimen iraní. Esas fuertes sanciones estarán vigentes hasta que Irán cambie su conducta», dijo el Presidente. El 27 de diciembre, una milicia respaldada por Irán, Kataeb Hezbolá, mató a un ciudadano estadounidense en un bombardeo en la localidad iraquí de Kirkuk. Dos días después, EE.UU. mató a 25 supuestos miembros de esa milicia en una campaña de ataques aéreos. El elevado número de bajas llevó a una turba a concentrarse en las puertas de la embajada estadounidense en Bagdad, en la que logró penetrar durante unas horas, provocando daños materiales. La semana pasada, el presidente norteamericano, que estaba de vacaciones en Florida, recibió detalles de la inminente visita a Bagdad del general con más poder en Irán, Qassem Suleimani, que iba a verse, entre otros, con los líderes de la milicia iraquí que días antes había matado al ciudadano estadounidense. Trump dio la orden de matar a Suleimani, comandante de las temidas Brigadas Quds y artífice de las injerencias de lrán en todo Oriente Próximo. Ya en la madrugada del viernes en Bagdad, un ?dron? [avión no tripulado] atacó con misiles el convoy en que viajaba Suleimani, que murió en el acto. En Teherán, el régimen islámico prometió una respuesta contundente.
10-01-2020 | Fuente: elpais.com
El pulso militar entre Irán y EE UU en el tablero de Oriente Próximo
Así queda el equilibrio geopolítico y militar de Washington y Teherán en la región después de atravesar un mes de tensión máxima
10-01-2020 | Fuente: abc.es
El Congreso de EE.UU. aprueba una moción para impedirle a Trump declararle la guerra a Irán
El Partido Demócrata, que controla una de las dos cámaras del Capitolio, aprobó en la noche de este jueves una moción para prohibirle al Presidente de Estados Unidos nuevos ataques contra Irán si no logra antes el permiso del poder legislativo. Ha votado a favor de la resolución una mayoría compuesta por 224 diputados, todos demócratas menos tres republicanos y un independiente. Se han opuesto 194 diputados, todos republicanos menos ocho demócratas. La Casa Blanca había pedido un voto unánime a los republicanos. A pesar del consenso generalizado de que el general iraní Qassem Suleimani era uno de los peores enemigos de EE.UU., responsable de ataques terroristas contra intereses norteamericanos en todo Oriente Próximo que provocaron cientos de muertos, su muerte en un bombardeo ordenado por Donald Trump ha resultado ser muy polémica y divisiva en Washington. En la moción aprobada hoy, «el Congreso instruye al Presidente para que desista del uso de las Fuerzas Armadas de EE.UU. para iniciar hostilidades contra Irán, su Ejército o Gobierno». Tras el ataque contra Suleimani de hace una semana, la Casa Blanca ha afirmado que el Presidente tiene poderes para atacar a terroristas tras varias reformas aprobadas tras los atentados de 2001 contra Washington y Nueva York. Los demócratas disienten, y denuncian que un ataque contra el general de más rango de un país soberano como Irán es distinto a descabezar a Al Qaeda o el Daesh. La moción, que no es vinculante, debe ser ahora ratificada por el Senado. Es preocupante para la Casa Blanca que haya algunos republicanos en esa Cámara que no están satisfechos con las explicaciones dadas por Trump. El miércoles el Presidente envió al Capitolio a informar del ataque contra Suleimani a su ministro de Defensa, Mark Esper, y la directora de la CIA, Gina Haspel. Un senador republicano, Mike Lee, dijo después que los informes de inteligencia que le había ofrecido la Casa Blanca en esa reunión a puerta cerrada son «los peores que he visto nunca, al menos desde el punto de vista militar». Ayer, preguntado por los motivos reales del ataque, Trump dijo que Suleimani «planeaba hacer saltar por los aires nuestra embajada», en referencia a la misión diplomática de EE.UU. en Irak. Sobre la votación de los demócratas, que además trabajan paralelamente en el juicio político [impeachment] para destituir al Presidente, este lamentó este jueves que «es increíble cómo han acabado defendiendo a un monstruo como Suleimani». Trump añadió que no cree que deba pedir permiso al Capitolio para cada ataque «porque decisiones de este tipo se toman en cuestión de segundos». <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">I represent more troops than any other member of this body. I buried one of them earlier today at Arlington. <br><br>If our servicemembers have the courage to fight and die in these wars, Congress ought to have the courage to vote for or against them. <br><br>I?m voting for this resolution. <a href="https://t.co/cSCBG7CmIm">pic.twitter.com/cSCBG7CmIm</a></p>&mdash; Rep. Matt Gaetz (@RepMattGaetz) <a href="https://twitter.com/RepMattGaetz/status/1215398328944545797?ref_src=twsrc%5Etfw">January 9, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Es cierto que la Ley de Poderes de Guerra (1973) establece que el Presidente sólo podrá «declarar la guerra a otro país si antes recibe la aprobación de las dos cámaras del Capitolio». Qué significa «declarar la guerra» ha quedado sujeto a debate en las pasadas décadas. El Capitolio aprobó las guerras de Afganistán e Irak, pero no las operaciones para matar a Osama bin Laden en Pakistán o Abu Bakr al Bagdadi en Siria. Suleimani estaba desde 2007 en la lista de personas sancionadas por actividades terroristas del Tesoro [ministerio de Finanzas] de EE.UU., en concreto por los repetidos ataques de milicias financiadas y armadas por las Brigadas Quds, que comandaba desde Teherán ese mismo general. Según el Presidente, a Suleimani se le mató por sus actividades terroristas, no por ser general en la cúpula militar de Irán. Cuando murió, en Bagdad, se disponía a coordinar, según la Casa Blanca, nuevos ataques contra EE.UU.
09-01-2020 | Fuente: elpais.com
Las principales compañías aéreas limitan sus vuelos sobre Irak e Irán
Aerolíneas de Estados Unidos, Rusia y Emiratos Árabes Unidos, entre otras, desvían sus rutas para evitar el espacio aéreo de Oriente Próximo
...
6
...