Infortelecom

Noticias de oriente proximo

22-05-2018 | Fuente: elpais.com
EE UU amenaza a Irán con sanciones ?sin precedentes en la historia?
El secretario de Estado quiere imponer un pacto a Teherán con 12 condiciones, entre ellas el abandono de la actividad nuclear y balística, y el fin de su intervencionismo en Oriente Próximo
21-05-2018 | Fuente: elpais.com
EE UU amenaza a Irán con sanciones ?sin precedentes en la historia?
El secretario de Estado quiere imponer un pacto a Teherán con 12 condiciones, entre ellas el abandono de la actividad nuclear y balística, y el fin de su intervencionismo en Oriente Próximo
21-05-2018 | Fuente: abc.es
Las relaciones que explican el efecto en cadena bélico en Oriente Próximo
En el agitado Oriente Próximo cada movimiento produce una reacción en cadena entre países aliados y enemigos. El traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén originó protestas de palestinos en Gaza, reprimidas letalmente por Israel, y recrudeciendo el enfrentamiento diplomático con Turquía, entre otros. El bombardeo de Irán en los Altos del Golán, territorio tomado por el Estado judío a Siria, fue contestado con el ataque israelí a posiciones iraníes desplegadas en siria, donde cada país de la región apoya a un bando en la guerra civil. Todos los hilos están unidos. Estos son los aliados y enemigos del complejo tablero en Oriente Próximo: Israel Aliados El principal aliado de Israel en la región no está en Oriente Próximo. Estados Unidos es su mejor apoyo. La decisión del presidente Donald Trump de trasladar la embajada a Jerusalén es la última muestra. En menor medida, y a pesar de guerras pasadas, Egipto ejerce de contención a la animadversión general de la región hacia el Estado hebreo. Su límite con la convulsa Franja de Gaza le compromete en un papel pacificador para calmar su frontera, como ha hecho ahora presionando a Hamás para apaciguar las protestas que han acabado con la muerte de más de 60 palestinos a manos de las fuerzas israelíes. Neutralidad o desconfianza La masacre israelí con las protestas en Gaza ha sido el motivo del último enfrentamiento diplomático con Turquía. Ambos se guardan una enorme desconfianza, con choques abiertos como el ataque a la flotilla del Mavi Marmara, pero mantienen cooperación económica y militar. Mejor es la situación de Israel con Arabia Saudí, de casi perfecta neutralidad. No mantiene relaciones diplomáticas formales con el reino wahabí, pero les considera fundamentales para la estabilidad de una región que le es mayoritariamente hostil, especialmente para la contención de Irán. Hostilidad y enemigos Irán e Israel han protagonizado este mes el último enfrentamiento militar abierto, con el bombardeo iraní en los Altos del Golán y la destrucción por parte del Ejército israelí de posiciones en Siria desplegadas por el régimen de los ayatolás en apoyo al gobierno de Al Assad. Irán se presenta como valedor de la causa palestina, en defensa del Islam, y tiene como objetivo la destrucción del Estado judío. Apoya de forma activa a grupos armados en Gaza, Cisjordania y el sur de Líbano. Israel, por su parte, es la principal oposición al desarrollo del plan nuclear iraní, y el país que más ha presionado y celebrado la ruptura del acuerdo firmado con Estados Unidos. Irak y Siria son otros enemigos del Estado judío. Al Assad incluso ha amenazado con atacar Israel en caso de una intervención militar occidental contra su régimen en la guerra civil siria. Irak, desde la caída de Sadam Hussein, ha bajado su actividad como promotora de grupos insurgentes, pero sigue siendo hostil a Israel. Los palestinos, sin poder militar, viven a expensas del apoyo internacional. Palestina Los países árabes simpatizan con la causa palestina, pero su apoyo es menos activo de lo que desearían, suficiente para mantener el status quo de eterno conflicto. Arabia Saudí y Turquía les ofrecen sustento económico. El presidente turco, Erdogan, califica a Hamás de organización no terrorista, para escarnio de Israel, y se reúne periódicamente con su líder. El apoyo de Irán está más dirigido a Hamás, mientras que con la Autoridad Palestina se limita a mantener relaciones cordiales. El líder palestino Mahmud Abbas tiene unas estupenda comunicación con el gobierno de Irak. Egipto, preocupado por su frontera con Gaza, ejerce un papel neutral, pero también de contención de la agitación de Hamás. Estados Unidos no tiene una hostilidad manifiesta contra la Autoridad Palestina (sí contra Hamás), pero apoya incondicionalmente a su enemigo, Israel. La relación con Siria es tirante. Neutral en la guerra civil, la penosa situación de los refugiados palestinos en siria es fuente constante de conflictos. Irán Irán es el archienemigo de Israel en la región, con el objetivo último de la desaparición del Estado judío. El régimen de los ayatolás es también enemigo de Estados Unidos, una animadversión encendida ahora por la ruptura del acuerdo nuclear por parte de Donald Trump. Mantiene también una hostilidad directa con Arabia Saudí, régimen de la corriente político religiosa wahabí, derivada de la rama suní del islam, mayoritaria, enfrentada al chiísmo del régimen de los ayatolás. Irán colabora estrechamente con Irak, de mayoría chií, a quien ha proporcionado ayuda en su lucha contra los terroristas islámicos de Daesh. Teherán extiende también su influencia en Siria proporcionando soporte militar, armamentístico y económico al gobierno de Damasco, de la minoría religiosa alauí, derivada del islam chií. Estos apoyos a Irak y Siria generan la animadversión de Turquía. Irán y Turquía, potencias regionales enfrentadas desde tiempos de los otomanos y los persas, viven en un estado de paz fría, sin injerencias, pero llena de desconfianza. Arabia Saudí Como le ocurre a Israel, el mejor apoyo de Arabia Saudí en la región está fuera de Oriente Próximo. Estados Unidos mantiene una excelentes relaciones con el régimen saudí. Las hostilidades de Riad son principalmente hacia Irán y, por extensión, sus países de influencia, Irak y Siria. El reino saudí da apoyo militar a los rebeldes sirios. El Egipto del general Al-Sisi, como lo fue el de Hosni Mubarak, es otro aliado. Arabia Saudí destinó una fortuna para reponer un régimen militar en el país. Egipto Además de Arabia Saudí, Egipto cuenta con el apoyo militar de Estados Unidos, que recientemente ha modulado para presionar a Al-Sisi por la falta de respeto a los derechos humanos. El presidente egipcio también mantiene unas excelentes relaciones con el gobierno iraquí, que le apoyó en el derrocamiento del líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi. Al contrario que Turquía, que condenó el golpe de Estado contra Al-Sisi. Mursi animó apoyó a los rebeldes contra Al Assad, pero ahora El Cairo mantiene neutralidad, no exenta de desconfianza, en el conflicto siria. Siria En Siria, las alianzas están tejidas con los diferentes bandos de la guerra civil. El régimen de Al Assad tiene el firme apoyo de Irán, que proporciona apoyo militar, e Irán; y la oposición manifiesta de Israel, Arabia Saudí y Turquía, que apoyan a la oposición moderada. Turquía, a su vez, es enemiga de los kurdos, cada vez más fuertes en el norte de Siria, y que suponen una amenaza terrorista para Ankara. Turquía e Irak La relación de Turquía con los kurdos del norte de Irak supone una fuente de tensión con Irak, que lo considera una injerencia en su territorio. Irak y Turquía chocan por sus diferencias en las relaciones con Irán y Egipto, aliados de Bagdad y enemigos de Ankara. El gobierno iraquí, a su vez, es aliado de Estados Unidos; mientras que Turquía mantiene una relación de desconfianza con Washington, empeorada por las divergencias en la estrategia de la guerra en Siria, a pesar de los intereses militares compartidos.
09-05-2018 | Fuente: abc.es
Inquietud en Europa, obligada a mover ficha sobre el acuerdo nuclear con Irán
Emmanuel Macron sostuvo en la tarde de este martes una conversación telefónica con Donald Trump para intentar salvar lo que pudiera salvarse del «Joint Comprehensive Plan of Action» (JCPOA, Plan de Acción Conjunto y Completo, PACC), firmado el 14 de julio de 2015 por Irán, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (EE.UU., Rusia, China, Reino Unido y Francia), Alemania y la Unión Europea (UE), que pretendía «poner coto» a las ambiciones nucleares de Teherán. Si el presidente norteamericano comunicó al presidente francés su decisión «definitiva» sobre la salida de EE.UU. del acuerdo nuclear, como anuncian fuentes generalmente bien informadas, el presidente francés intentó también sin duda una penúltima «presión» para evitar «riesgos mayores». Apoyado por Berlín, Londres y la UE, el presidente Macron ha intentado jugar la baza de sus relaciones aparentemente cordiales con el presidente de los EE.UU., estimando que la ruptura del acuerdo nuclear con Irán agravará los riesgos de un conflicto generalizado en Oriente Próximo. Tras su reciente visita oficial a Washington, Macron confesó su esperanza de hacer cambiar a Trump su proyecto de abandono y ruptura pura y simple del acuerdo, sugiriendo que el Plan de 2015 podría «completarse» con otros capítulos por negociar en tres terrenos: la prolongación de las cláusulas que expiran el 2025, el marco o el techo del programa balístico iraní; y las dimensiones multilaterales de la crisis en todo Oriente Próximo, comenzando por Siria. Desde la óptica francesa, ese abanico de eventuales negociaciones permitiría prolongar el diálogo de fondo, evitando una ruptura del acuerdo, que todavía pudiera oscilar entre la «ruptura brutal» y la «ruptura controlada». El presidente Macron avanzó tales tesis, por vez primera, el mes de septiembre pasado, cuando sostuvo un primer diálogo personal, en Nueva York, con el presidente de EE. UU. y el presidente iraní, Hasán Rohani. Nueve meses más tarde, los resultados prácticos de la presión o intento de mediación francesa, parecen muy volátiles e intangibles. En vísperas de recibir este miércoles el premio Carlomagno, por sus proyectos europeos, el diálogo telefónico Macron-Trump volvía a iluminar el problema de fondo de los proyectos diplomáticos «macronianos». Los europeos podrían «llenar el vacío» La gesticulación viajera ha conseguido restaurar la imagen internacional de Francia; pero esa imagen muy positiva todavía no consigue estar armada de unos argumentos de presión e influencia determinantes. Toca ahora a las capitales europeas mover rápido ficha para salvar lo salvable del pacto. Teherán ha dado a entender que también lo abandonará si los europeos no «llenan el vacío», sobre todo el económico que producirá para Irán el restablecimiento de las sanciones de EE.UU.
08-05-2018 | Fuente: abc.es
En directo: Rohani: «Debemos ser pacientes para ver cómo reaccionan los otros países»
21.44 El expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha comparecido este martes, después del anuncio de Trump, para denunciar que la decisión de su sucesor es «un grave error». 21.35 Rohani ha informado de que he pedido a su ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, que en las próximas semanas negocie con los países europeos, Rusia y China. «Si al final de este periodo llegamos a la decisión de que los otros países pueden darnos lo que Irán quiere, continuaremos con el acuerdo y haremos todo lo posible por la paz en la región», subrayó. En caso contrario, si Irán no logra conseguir sus «objetivos» ni los «beneficios» del pacto, Rohani ha advertido de que tomarán «un camino muy evidente». 21.30 Israel está movilizando reservistas, informa Reuters, después del anuncio de Trump de su retirada del acuerdo nuclear iraní. 21.22 el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha asegurado que los Veintiocho darán una respuesta «unida» a la decisión de Washington y ha avanzado que los líderes europeos abordarán esta cuestión en la cumbre que se celebrará en Sofía, en Bulgaria, la próxima semana. «Las políticas de Donald Trump sobre el acuerdo con Irán y comercio tendrán un enfoque europeo unido. Los líderes de la Unión Europea abordarán las dos cuestiones en la cumbre de Sofía de la próxima semana", ha escrito en la red social Twitter. 21.10 El barril de petróleo Brent para entrega en julio ha cerrado este martes en el mercado de futuros de Londres en 74,85 dólares, un 0,02% menos que al cierre de la sesión anterior. El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, ha terminado la jornada en el International Exchange Futures con un retroceso de 0,02 dólares respecto a la última negociación, cuando acabó en 74,87 dólares. El precio del petróleo ha descendido después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara que EE.UU. se retirará del acuerdo nuclear con Irán de 2015 y volverá a imponer las sanciones levantadas bajo el pacto. 21.07 El acuerdo nuclear con Irán es la culminación de doce años de diplomacia y pertenece a toda la comunidad internacional Está funcionando y cumpliendo su objetivo, que es garantizar que Irán no desarrolla armas nucleares. La Unión Europea está determinada a preservarlo», ha expresado la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, Federica Mogherini. 21.02 El presidente iraní, Hasan Rohaní, también ha afirmado que Irán «continuará» en el acuerdo nuclear de 2015, tras la retirada de EE.UU., si se garantizan sus intereses y tomará «decisiones» más adelante en caso contrario. «Debemos ser pacientes para ver cómo reaccionan los otros países», ha dicho Rohaní en un discurso aludiendo al resto de firmantes del pacto: Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania. El presidente iraní, Hasan Rohaní, denunció hoy que es «inaceptable» que EEUU se retire del acuerdo nuclear de 2015 porque Irán ha cumplido con sus compromisos. «No hemos hecho nada incorrecto y es inaceptable que EE.UU. se retire», ha dicho en un discurso televisado Rohaní, tras la decisión anunciada por su homólogo estadounidense. 20.58 Ampliamos las reacciones de Israel. En unas declaraciones ofrecidas minutos después del anuncio de Trump, Netanyahu ha señalado que el acuerdo era «una receta para el desastre», tal y como ha informado la agencia británica de noticias Reuters. «Un desastre para nuestra región, un desastre para la paz en el mundo», ha agregado. Por su parte, el ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, ha descrito a Trump como «líder del mundo libre» y ha sostenido que con su anuncio «ha dicho 'suficiente' a los ayatolás con una voz clara y decisiva». «Irán es una dictadura que apoya y financia el terrorismo y la muerte en todo el mundo. Irán es en sí mismo una entidad terrorista que aspira a hacerse con armas nucleares», ha afirmado. 20.57 Arabia Saudí ha anunciado que apoya la decisión de Trump de retirarse del acuerdo nuclear con Irán y de volver a imponer sanciones a la República Islámica. No hay que olvidar que ambas potencias compiten por la hegemonía en la región. 20.50 El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha asegurado este martes que tanto su país como Alemania y Reino Unido «lamentan» la decisión de Estados Unidos de abandonar el acuerdo nuclear con Irán y ha advertido de que «el régimen de no proliferación nuclear está en peligro». «Trabajaremos de forma colectiva en un marco más amplio que cubra actividad nuclear, el periodo posterior a 2025, la actividad balística y la estabilidad en Oriente Próximo, principalmente en Siria, Yemen e Irán», ha señalado en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter. 20.44 Ampliamos información sobre la comparecencia de Trump. El presidente ha asegurado de los archivos presentados recientemente por Israel son «la prueba definitiva» de que Irán mintió cuando dijo que su programa nuclear tenía fines pacíficos. «En el corazón del acuerdo con Irán había una gran ficción: que un régimen asesino solo deseaba un programa de energía nuclear pacífico. Hoy tenemos pruebas definitivas de que esta promesa iraní era una mentira», ha señalado. 20.40 La responsable de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha dicho que espera que el resto de la comunidad internacional continúe aplicando el pacto con Irán después de que Trump anunciase que se retira del acuerdo. Hay que recordar que Alemania, China, Rusia, Reino Unido y Francia son otros de los países signatarios. 20.37 El Ejército de Israel ha reclamado este martes a las autoridades de los Altos del Golán que «preparen y abran los refugios» a causa de lo que ha descrito como una «actividad irregular de Irán en Siria». «El Ejército ha detectado una actividad irregular de Irán en Siria y está preparando a la población civil de los Altos del Golán de forma acorde, así como a los sistemas de defensa», ha dicho Jonathan Conricus, uno de los portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel. La noticia llega justo después de la comparecencia de Trump. 20.36 Ampliamos información sobre la comparecencia de Trump. El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, se dirige en estos momentos a Corea del Norte, como ha anunciado el mandatario, para preparar la que será la primera reunión en la historia entre Washington y Pyongyang. 20.33 Primeras reacciones desde Irán. Según informa Reuters, la televisión estatal iraní ha señalado que la decisión de Trump es «ilegal e ilegítima», y que «mina los acuerdos internacionales». 20.31 El presidente de Israel, Benjamin Netanyahu, ha afirmado que Trump ha tomado una decisión «valiente y correcta». Comienzan las reacciones al anuncio realizado por el mandatario este martes. 20.24 «Gracias. Que Dios os bendiga». Termina la comparecencia del presidente de los Estados Unidos. Una de las frases más destacadas de esta intervención es que el mandatario ha afirmado que, cuando hace promesas, «las cumplo». 20.23 El presidente añade ahora que Pompeo está viajando a Corea del Norte para fijar la desnuclearización de la península asiática. Precisamente, este martes el mandatario norcoreano se ha encontrado con su homólogo chino. Por último, Trump ha querido enviar un mensaje de compasión hacia el pueblo iraní. «El pueblo iraní tiene una cultura y un pasado del que se tiene que sentir muy orgulloso», añade el magnate, que indica que esta situación no tiene nada que ver con ellos, sino con el «regímen criminal» que les gobierna. 20.21 «Hoy anuncio que Estados Unidos se retira del acuerdo», concluye el presidente. Los rumores de todo el día se confirman: Trump rompe con el pacto nuclear iraní. El mandatario restaura las sanciones económicas a su máximo nivel. 20.20 Trump señala ahora los numerosos esfuerzos que ha hecho durante los últimos meses para tratar de reformar este pacto sin éxito. «No podemos frenar el programa nuclear iraní», prosigue el presidente. 20.18 «Si no rompo este acuerdo, habrá pronto una escalada de países en Oriente Próximo que también querrán tener el arma nuclear», ha explicado el presidente, que justifica así la decisión, abandonar el acuerdo, que parece que está a punto de anunciar. 20.16 Trump califica el acuerdo nuclear de «acuerdo desastroso». También afirma que Irán miente, y que es falso que los iraníes solo estén desarrollando energía nuclear con fines civiles. «Desde el acuerdo nuclear, el presupuesto de Defensa iraní ha aumentado un 40%», ha señalado a continuación. 20.15 El presidente, que ya comparece en la Casa Blanca, critica al regímen iraní por sus «crímenes». Por el momento, hace referencia al pasado acuerdo, alcanzado por Obama en 2015. Los países que lo firmaron son, además de Estados Unidos y la República Islámica, China, Alemania, Reino Unido y Francia. 20.11 Expectación ante el anuncio que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, va a hacer este martes sobre el acuerdo nuclear con Irán. El mandatario ha criticado durante meses el pacto, alcanzado por su predecesor Barack Obama. A lo largo del día de hoy, diversas noticias sobre sus contactos con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, han saltado a los medios. En principio, y a no ser que tenga lugar un giro inesperado de los acontecimientos, el magnate anunciará la decisión de abandonarlo.
12-03-2018 | Fuente: elpais.com
El comercio mundial de armas crece un 10% con respecto al lustro anterior
La región de Oriente Próximo incrementa las compras en un mercado en el que EE UU gana cuota y Rusia pierde
28-02-2018 | Fuente: abc.es
El general Kelly sospecha de los negocios del yerno de Trump
La nada recomendable mezcla de asuntos de Estado y de familia sigue pasando factura a Donald Trump. Es el sino de un mandato que situó en la Presidencia a un magnate dispuesto a gestionar el país como su propio emporio, lo que incluyó un comprometido reparto de papeles a sus propios descendientes, entre ellos los de altas tareas de representación. En su continuada labor de expiar pecados originales, el jefe de gabinete de Trump, el general John Kelly, ha tomado la decisión más delicada: degradar al yerno del presidente, Jared Kushner, y negarle el acceso a la información clasificada dentro de la Casa Blanca. Un varapalo para el marido de Ivanka Trump, hacedor de confianza del presidente en asuntos internacionales, pero también señalado por utilizar esa labor en beneficio de sus negocios particulares. Es la principal razón por la que Kelly ha cortado las alas al yernísimo, abriendo una guerra con la familia de imprevisibles consecuencias. Pase de seguridad Desde que Trump aterrizara en el Despacho Oval, Kushner ha sido un verso suelto dentro del amplio equipo de asesores que le rodea. Su indefinido papel de familiar y persona de confianza dentro del complejo mundo presidencial le granjeó la consideración de asesor, aunque sin cargo específico ni remuneración. Todo dirigido a evitar problemas de tipo legal. Pero, como a todo el personal con acceso directo al presidente, su libre presencia en el entorno requería una definición para establecer su capacidad de acceder a la información secreta. Lo que en Estados Unidos se conoce como pase de seguridad. Hasta ahora, Kushner había contado con uno provisional de acceso a la información clasificada. La decisión de Kelly de reducir en un escalón esa capacidad, de información clasificada a secreta, supone una degradación que puede restringir su margen de maniobra. Pese a que la Casa Blanca asegura que nada va a cambiar en su labor, en la práctica, Jared Kushner ya no podrá ver documentos esenciales de la labor presidencial, incluidos aquellos que genera la reunión diaria («briefing») en el Despacho Oval, de la que queda excluido en adelante. Investigado por Mueller El jefe de gabinete de Trump ha tomado esta decisión en plena inquietud por las actividades de Kushner en defensa de sus negocios, investigadas por el fiscal especial de la trama rusa. Desde que iniciara sus pesquisas para determinar la posible connivencia del Gobierno de Putin con el equipo de Trump, Robert Mueller ha seguido el rastro de los movimientos de su yerno, y no sólo sus contactos con portavoces rusos. El FBI detectó el inicio de actividades de Kushner con compañías chinas, algunas vinculadas al Gobierno de Pekín, en las que podría haberse extralimitado. Según la investigación, entre noviembre y enero, durante la transición presidencial, el marido de Ivanka estableció los primeros contactos, que después habría seguido cultivando para desarrollar negocios inmobiliarios con socios inversores de aquel país asiático. Altamente endeudado En ese periodo, Kushner ha reconocido que estableció «cincuenta contactos en quince países». Aunque la entrada en acción de Mueller le hizo desistir de avanzar en algunos de los proyectos. La sobreexposición del yerno del presidente se hizo aún más evidente al conocerse la elevada deuda que afronta su sociedad, Kushner Companies, con sede en Nueva York, que gestiona junto con su hermana, Nicole Meyer. Una situación de debilidad que, combinada con su detectable falta de experiencia, ha llevado a los gobiernos de algunos países, como Emiratos Árabes Unidos, China, México e Israel, a intentar sacar provecho. Según las fuentes de inteligencia consultadas por el diario «The Washington Post», miembros de esas administraciones habrían situado a Kushner como objetivo de su manipulación. Durante los quince meses desde la elección presidencial, el yerno de Trump fue el encargado de promover la política de la Casa Blanca en Oriente Próximo, incluido el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, así como la nueva relación política y económica con China.
26-02-2018 | Fuente: abc.es
La geopolítica de los brutos y el Mundial de Rusia 2018
La FIFA se fía de Putin. Apenas unas pocas horas después de la muerte de un agente de la Ertzaintza en el contexto de los violentísimos enfrentamientos entre ultras del Spartak de Moscú y del Athletic de Bilbao, el órgano de gobierno del fútbol mundial corrió a expresar el viernes su «completa confianza en la organización de la seguridad y el extenso concepto de seguridad desarrollado por las autoridades rusas» de cara al Mundial de Rusia 2018. Para qué dejar que una víctima de la barbarie altere un suculento negocio que sirve, además, perfectamente a los fines geoestratégicos del régimen que dirige Vladimir Putin. El presidente ruso lleva desde 1999 alternando el cargo de primer ministro y de jefe del Estado de la Federación Rusa. Acaba de superar a Leonid Brézhnev como el dirigente más duradero después del propio Stalin. Y el mes que viene será reelegido sin sorpresa en unas nuevas «elecciones» presidenciales (permítanme las comillas), justo a tiempo para llegar ungido de poder a la inauguración del Mundial el 14 de junio. Una ocasión perfecta para blanquear el renovado papel de superpotencia que Moscú reclama ante una audiencia global cuyas últimas retransmisiones «made in Russia» han sido la anexión por la fuerza de Crimea en 2014, la guerra sucia en Ucrania, la interferencia en las elecciones presidenciales de EE.UU. y, en el ámbito deportivo, el escándalo de dopaje masivo en las Olimpiadas de Invierno de Sochi de 2014 que costó a Rusia la prohibición de participar en los recientes Juegos de Pyeongchang. Pero nada, ni el matonismo ni el doping, logran empañar la unidad de destino en lo universal de la Rusia de Putin. «La prohibición de participar en las Olimpiadas de Invierno de 2018 ha sido en realidad un regalo para él», afirmaba recientemente Andrei Kolesnikov, especialista en Rusia del think-tank estadounidense Carnegie Endowment for International Peace. «Para Putin, supone el combustible perfecto para [reforzar] su concepto de fortaleza asediada, uno de los pilares de su legitimidad personal y su popularidad». La utilización de los grandes eventos deportivos al servicio de la diplomacia internacional está en los propios orígenes griegos de la competición olímpica. Lo acabamos de ver en los Juegos de Invierno de Pyeongchang, donde las dos Coreas han escenificado un presunto esfuerzo reconciliatorio ante la mirada incómoda e impaciente del vicepresidente Pence de los Estados Unidos. El paripé no parece haber dado resultado: el viernes pasado, Trump anunció el paquete de sanciones energéticas más duro hasta la fecha contra empresas y petroleros vinculados al régimen norcoreano. El propio Hitler, quien antes de su llegada al poder calificaba -como no- a las Olimpiadas como «una invención de judíos y masones», aprovechó con maestría los Juegos de Berlín de 1936. Aquellos a los que aspiraba también la Barcelona republicana y en los que triunfó -recordemos- el gran atleta negro Jesse Owens calzando unas muy alemanas zapatillas d el empresario Adi Dassler, fundador de Adidas. Lo recuerda bien Mihir Bose, el periodista deportivo anglo-indio, en su libro «The Spirit of the Game». «Los nazis obtuvieron todo lo que querían: impresionaron a los extranjeros, demostraron a Hitler que podía ignorar las sanciones internacionales, y unificaron a los alemanes en torno al régimen». La elección por el comité ejecutivo de la FIFA en 2010 de Rusia y Qatar como sedes de los Mundiales de 2018 y de 2022 apesta a corrupción. Según publicó «The Sunday Times», Putin habría regalado un cuadro de Picasso al entonces presidente de la UEFA, Michel Platini. El francés fue uno de los 22 electores bajo sospecha. Siete de ellos han sido acusados por las autoridades estadounidenses, Franz Beckenbauer por las alemanas, Ángel María Villar por las españolas, y otros cinco han sido sancionados por la FIFA. La elección de dos países tan poco futboleros responde, en cualquier caso, al olfato geopolítico de Joseph Blatter, el suizo que dirigió el fútbol mundial desde 1998 hasta la redada del FBI contra la FIFA en 2015. «Entendió muy pronto que el poder global estaba desplazándose hacia el Este», afirmaba Simon Kuper, especialista en fútbol del «Financial Times«, en una crítica de libro en el New York Review of Books. La elección de Qatar -uno de los países más activos diplomáticamente en los últimos conflictos en Oriente Próximo- para el Mundial de 2022 acarrea el llamativo agravante de las elevadísimas temperaturas, por encima de los 40 grados, que sufre el emirato en verano. Una circunstancia que ha obligado a mover la competición, por primera vez en su historia, a los meses de noviembre-diciembre. Para desgracia de millones de aficionados civilizados al deporte rey, las hinchadas radicales de ciertos clubes rusos -«máquinas de pegar entrenadas en gimnasios y curtidas en peleas organizadas en bosques», según la descripción del corresponsal en Moscú de este diario, Rafa Mañueco- y de otros tantos equipos del fútbol internacional -los Herri Norte del Athletic, sin ir más lejos- desempeñan el papel de las legiones bárbaras de Atila en el tablero de la alta política global.
22-02-2018 | Fuente: abc.es
Pena de muerte para los yihadistas europeos del «califato», ¿un problema menos para Europa?
En plena agonía por sobrevivir al derrumbe del «califato», decenas de terroristas de Daesh son detenidos cada día en refriegas con las fuerzas kurdo-sirias apoyadas por EE.UU. (SDF) cuando tratan de abandonar Siria. Muchos llegaron con pasaporte europeo, como los dos últimos «Beatles», la sádica banda formada por ciudadanos británicos que se encargó de martirizar, torturar y decapitar en formato televisivo a más de una decena de occidentales. Reino Unido ha aportado más de 800 «yihadistas» -la mitad ha regresado a las islas- desde que empezó la guerra siria. En Europa, Francia lidera la lista con más de 1.910 yihadistas, de los que 271 han logrado retornar a territorio francés. Todos ellos son los enemigos «número uno» de sus países: no los quieren allí por temor a más matanzas como la del Bataclan. Diecisiete años después del 11 de Septiembre, los coletazos de la guerra contra el terror iniciada por Bush continúan: ¿cómo abordar, sin vulnerar los derechos humanos y la democracia, el desafío de miles de yihadistas que quieren destrozar el modo de vida occidental? Los dos últimos «Beatles», detenidosLo más sencillo, piensan los gobiernos británico y francés, debería ser dejar a los yihadistas en Siria e Irak para que respondan allí por los crímenes cometidos. Algunos de los terroristas «europeos» se enfrentarán a la pena de muerte ante tribunales de excepción iraquíes; quienes fueron detenidos por las milicias kurdo-sirias se encuentran en un limbo de arresto indefinido; sin olvidar los retenidos bajo la vigilancia del régimen de Bashar al Assad, acusado de utilizar armas químicas contra sus opositores y de ejecutar todo tipo de torturas. Sin apenas pruebas más allá de una confesión por crímenes cometidos en bastiones como Mosul, los yihadistas capturados en Irak se enfrentan a juicios masivos que generan muchas dudas sobre si cumplen todos los estándares procesales y de derechos humanos. «Si rompen la ley en ese país deben asumir las consecuencias previstas en ese país. Ahora espero que si vemos un juicio en Irak el Gobierno francés va a hacer lo posible para que un sospechoso francés reciba un juicio justo y reclame al Estado iraquí en caso de que no reciba una protección legal y no tenga acceso a un abogado. Pero piensa qué les ocurre a muchos occidentales detenidos por tráfico de drogas en algunos países y qué margen de maniobra tienen sus Estados de origen», explica a ABC Raffaello Pantucci, director de Estudios Internacionales de Seguridad del think tank británico RUSI. Contra Irak o Siria no puede dirigirse ningún Estado por vía jurisdiccional, aclara la analista especializada en Oriente Medio y consultora Itxaso Domínguez. «Como mucho, el ciudadano europeo puede dirigirse contra su propio Estado por no haber puesto en marcha el mecanismo de protección diplomática (Corte Europea de Derechos Humanos, Al Adsani vs. Reino Unido 21 noviembre 2001), pero eso no afectaría a la sentencia emitida en Irak», agrega. El caso David Hicks, «el talibán australiano» Estados Unidos, que mantiene abierto su centro de detención extrajudicial en la Bahía de Guantánamo, ha instado a sus aliados a repatriar a sus combatientes extranjeros capturados para que puedan enfrentarse a la justicia. «Esta gente ha cometido crímenes, deben ser llevados ante la justicia y la ley. Guantánamo no es justicia. Guantánamo solo fue pensado para ser un recurso provisional. En cambio, se volvió permanente y se convirtió en un enorme dolor de cabeza sin una resolución clara», agrega Pantucci. El caso del «talibán» australiano David Hicks sigue siendo emblemático como uno de los mayores desafíos que enfrenta el mundo en la actualidad: el aumento del extremismo islámico, cómo motiva el terrorismo, el creciente poder de los actores no estatales y cómo lidiar con ellos. Detenido en diciembre de 2001 por la Alianza Norte afgana -milicias apoyadas por Irán y Turquía contra los talibán- y entregado como preso a EE.UU., que lo encerró en Guantanamo desde 2002 y 2007, según sus defensores, el joven australiano no era más que un aventurero naíf que fue a parar al lugar equivocado en el momento equivocado; pero, para los gobiernos estadounidense y australiano, Hicks se trataba de un sujeto peligroso que se entrenó en campos de entrenamiento yihadista de Al Qaida. Foto de archivo de David Hicks con un bazooka en un campo de entrenamiento - AP Como narra el libro «Detainee 002: The Case of David Hicks», el entonces veinteañero de Adelaida dejó la apacible Australia en busca de aventuras en el extranjero, terminando por abrazar el extremismo islámico de los dos principales grupos yihadistas de principios de siglo: los talibanes y Al Qaida. Hicks estuvo en Pakistán el 11 de Septiembre para luego regresar a Afganistán. Los grupos de activistas de derechos humanos consideran la Bahía de Guantánamo el Gulag del siglo XXI, donde el joven estuvo siete años retenido hasta que se declaró culpable y pudo regresar a su hogar en Australia, cumpliendo solo nueve meses de una sentencia de siete años. Hicks dijo que no buscaría una disculpa oficial por las torturas sufridas, pero sugirió que debería ser compensado con el tratamiento médico necesario para superar los traumas tras prácticas como el controvertido «waterboarding» y por haber sido golpeado repetidamente, en una ocasión durante ocho horas, a veces mientras estaba inmovilizado y con los ojos vendados. Además lo obligaron a tomar una medicación desconocida y lo sometieron a privación del sueño entre otras prácticas, según recoge Amnistía Internacional. Los tribunales civiles de los Estados Unidos dictaminaron que la acusación de proporcionar apoyo material para el terrorismo no puede considerarse un crimen de guerra en los casos en que se iniciaron acciones antes de 2006, año en el que se aprobaron nuevas leyes a este respecto. De los 30.000 yihadistas que alguna vez combatieron para el Daesh, se cree que menos de 3.000 permanecen en Siria e Irak, escondiéndose en el desierto y luchando por su supervivencia. Los yihadistas franceses, los de mayor número de Europa occidental, se enfrentan a juicios en países altamente inestables ante el grave riesgo de que puedan escapar y reagruparse para cometer atentados nuevamente. Repatriarlos y juzgarlos en Francia amenazaría la estabilidad del sistema carcelario francés, en plena crisis por sus condiciones de hacinamiento y radicalización de sus presos. Las cárceles francesas no parecen preparadas para acoger a centenares de presos como el único terrorista vivo de la célula de los atentados de París, Salah Abdeslam, que, a la espera de juicio, se encuentra recluido en aislamiento en la prisión de Fleury-Mérogis (París) tras haber sido detenido en Bruselas en marzo de 2016. El presidente francés Emmanuel Macron dijo en noviembre que se examinará «caso por caso y dependiendo de su implicación en Daesh» el destino de las mujeres y los niños que se unieron al autodenominado Estado Islámico y se encuentran arrestados en Irak. «Estas mujeres han luchado contra Francia. No fueron a Irak para hacer turismo. Fueron para luchar contra nuestros valores», apuntó el ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian. «El problema de la falta de capacidad de las prisiones francesas es conocido; lo mismo va con el miedo que tienen las autoridades francesas de ver a unos presos influenciar a la ideología y a la mente de otros presos; pero eso no justifica ? ni soluciona ? la necesidad para Francia de clarificar su posicionamiento hacía los yihadistas de nacionalidad francesa desde un punto de vista jurídico», sostiene el fundador de la consultora de seguridad Stractegia, Barah Mikail. Radicalizados anónimos, desafío para España El sectarismo entre chiíes y suníes es un tema que puede aprovechar Daesh para volver con fuerza. Retirar los pasaportes, como ya hiciera el gobierno británico, «no es necesariamente una solución, solo algo temporal, que no aborda el problema de fondo», considera el director de RUSI. Los Estados tienen prohibido privar a un individuo de su ciudadanía si hacerlo le convierte en apátrida. «Se permitirían excepciones limitadas en virtud de la Convención para Reducir los Casos de Apatridia de 1961, cuando la conducta resulta 'gravemente perjudicial para los intereses vitales del Estado'. Es más, el Convenio Europeo sobre Nacionalidad de 1997 prohíbe la privación de nacionalidad, incluso por este último motivo, si esto convierte al individuo en apátrida. Al final hay que tener en cuenta que aunque los derechos humanos sean universales, la condición de ciudadanos de un Estado es fundamental, en muchos casos, para ejercitarlos o reclamarlos», aclara Domínguez. El problema de los retornados afecta de manera distinta a cada país, no es lo mismo Rusia, que ha «exportado 8.000», que España -200 identificados como los que se han ido para allá-, según datos del Centro de Estudios Estratégicos de La Haya. «La reacción no va a ser la misma. No hay que contar con que todos vayan a volver. Daesh continúa activo en Oriente Próximo y muchos seguirán allí. Se están abriendo nuevos frentes en lugares como el Sahel, pero también hay llamadas desde Birmania con los Rohingya, para que vayan allí a echar una mano a los que consideran castigados por los budistas», estima el director del instituto de Estudios sobre conflictos y acción humanitaria (IECAH), Jesús A. Nuñez. En el caso español, más preocupante -afirma Nuñez- parecen ser los radicalizados sin identificar ni rastrear (que no fueron a Siria) y que pueden causar atentados como el de Barcelona y Cambrils. «Lo que vemos como tendencia general es eliminarlos mientras estén allí. Rusia va por delante pero también otros países, lo digan o no lo digan directamente pero prefieren que estos individuos no lleguen a poner los pies en territorio nacional. O miran para otro lado si alguien los elimina o dedican parte de su esfuerzo, dado que algunos están implicados militarmente allí, para intentar que no lleguen nunca a retornar», subraya el director del IECAH. En octubre, el entonces ministro de Defensa del Reino Unido, Michael Fallon, dijo que los británicos que fueran a luchar junto a Daesh entrarían dentro de los «objetivos legítimos» de los bombardeos de la coalición; mientras que la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, siguió la línea de su homólogo y reconoció en una entrevista que «si los yihadistas mueren en combate, sería lo mejor para nosotros». Imagen de una de las yihadistas francesas más conocidas, Emilie König, detenida por fuerzas kurdas en SiriaLos yihadistas, frente al derecho internacional y los derechos humanos Entrevista a Itxaso Domínguez, analista especializada en Oriente Medio ?En caso de que un ciudadano francés sea condenado a muerte en Irak, ¿puede recurrir a algún tribunal supranacional o de DD.HH.? ?Contra Irak o Siria no puede dirigirse ningún Estado por vía jurisdiccional. Como mucho, el ciudadano europeo puede dirigirse contra su propio Estado por no haber puesto en marcha el mecanismo de protección diplomática (Corte Europea de Derechos Humanos, Al Adsani vs. Reino Unido 21 noviembre 2001), pero eso no afectaría a la sentencia emitida en Irak. ?¿Francia puede desentenderse de menores hijos de yihadistas franceses que estén en Siria? ?En lo que al Derecho Internacional respecta, se supone que no pueden desentenderse, de acuerdo con principalmente la Convención de los Derechos del Niño de 1989. El problema, como seguro que ya has podido ver, es la identificación/reconocimiento de los mismos. ?¿Hay riesgo de apatridia si se les retira el pasaporte? ?Los Estados tienen prohibido privar a un individuo de su ciudadanía si hacerlo le convierte en apátrida. Se permitirían excepciones limitadas en virtud de la Convención para Reducir los Casos de Apatridia de 1961, cuando la conducta resulta 'gravemente perjudicial para los intereses vitales del Estado'. Es más, el Convenio Europeo sobre Nacionalidad de 1997 prohíbe la privación de nacionalidad, incluso por este último motivo, si esto convierte al individuo en apátrida. Al final hay que tener en cuenta que aunque los derechos humanos sean universales, la condición de ciudadanos de un Estado es fundamental, en muchos casos, para ejercitarlos o reclamarlos. De todas formas, si un Estado revoca la ciudadanía de un individuo cuando éste está en el extranjero, ésto no elimina la jurisdicción del estado a efectos de protección de sus derechos humanos (Corte Europea de Derechos Humanos caso Hirsi Jamaa y otros vs. Italia 23 febrero 2012) No sé si aquí tendría sentido añadir que aunque se hayan convertido en apatridas, si esos yihadistas han vuelto a Francia no pueden ser mandados a un Estado donde su vida o sus derechos fundamentales corran peligro (como puede ser el caso en Iraq o Siria) en virtud del principio de non refoulement. La Corte Europea de Derechos Humanos (Caso Saadi vs. Italia 28 febrero 2008.) se ha pronunciado de hecho el respecto, dejando claro que se trata de un principio absoluto, aunque se trate de un terrorista que pueda poner en peligro intereses vitales del país en el que se encuentra.
20-02-2018 | Fuente: abc.es
«John sin miedo»: un exmilitar inglés de 88 años impide que cinco ladrones asalten a una mujer
Un veterano de guerra inglés de 88 años logró evitar que una banda de cinco ladrones robaran a una mujer recurriendo a sus conocimientos de artes marciales, y en particular a su valentía, según relata el diario "Evening Standard". "El miedo no entra en mi diccionario", dijo John Nixon, miembro en su día de un grupo de élite del ejército, que ha sido galardonado por su acción por la Policía Metropolitana de Londres. Según relata al "Standard", los hechos se produjeron en la localidad de Kentish, en el noroeste de Londres, cuando una banda de cinco jóvenes trató de robar el bolso a una mujer, que empezó a gritar pidiendo auxilio. "Mi primera intención fue sorprenderles", dijo John Nixon, "por lo que dí un golpe en el cuello a uno de ellos para inmovilizarlo". "Inmediatamente otro sacó una navaja del bolsillo", añadió Nixon, hoy viudo, "y me produjo un corte en una mano". Sorprendidos por la reacción del anciano, los ladrones decidieron abandonar la escena a la carrera. La Policía recordó que John Nixon participó en misiones de inteligencia en Alemania, Egipto y Oriente Próximo a la largo de su carrera profesional, y alabó su "extraordinaria bravura".