Infortelecom

Noticias de organizaciones internacionales

26-02-2022 | Fuente: abc.es
La OTAN activa por primera vez en su historia su fuerza de respuesta rápida
Tras una reunión de Joe Biden con los socios de la Alianza Atlántica, esta activó por vez primera en su historia su Fuerza de Respuesta, un cuerpo de unidades terrestres, navales, aéreas y comandos de operaciones especiales capaz de desplegarse con rapidez. Los aliados alertaron tras su reunión, que tuvo lugar por videoconferencia, de que «la paz en el continente europeo ha quedado fundamentalmente destrozada», aunque no tienen planes de enviar soldados a Ucrania, que se defiende sola. El comandante supremo aliado de la OTAN, el general norteamericano Tod Wolters, activó esa Fuerza de Respuesta, que puede desplegarse ahora en defensa de los países miembros. El presidente Biden, ha dejado claro que las tropas estadounidenses se están desplegando en Europa del Este para ayudar a reforzar a los países de la OTAN, y no para entrar en Ucrania, que no es miembro. La Casa Blanca se encuentra en máxima alerta ante los siguientes movimientos de Rusia. El presidente Biden aun tiene una ronda de sanciones en la recámara, incluidas las que puede aplicar directamente a Vladimir Putin por iniciar la invasión. En Washington, la Administración norteamericana se refuerza ante la posibilidad de que el Kremlin responda a las sanciones con ciberataques. Tras esa reunión con la OTAN, Biden habló por teléfono 40 minutos con el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, que se encuentra en Kiev y ha pedido a sus socios occidentales más ayuda militar. Ambos mandatarios no habían hablado desde el inicio de la invasión. Biden participó en la reunión de urgencia de la OTAN tras invocar los socios el Artículo 4 del Tratado de Washington, que permite consultas cuando al menos un socio teme por su integridad territorial, independencia política o seguridad. En el comunicado emitido después, los socios, acompañados por Finlandia y Suecia como invitados, dijeron que «la paz en el continente europeo ha quedado destrozada». Según los socios: «La decisión del presidente Putin de atacar Ucrania es un terrible error estratégico, por el cual Rusia pagará un alto precio, tanto económico como político, en los años venideros. Ya se han impuesto sanciones masivas y sin precedentes a Rusia. La OTAN continuará coordinándose estrechamente con las partes interesadas relevantes y otras organizaciones internacionales, incluida la UE». Soldados a Alemania El Pentágono ya se dispone a enviar 7.000 soldados adicionales a Alemania para reforzar las defensas de la OTAN, según anunció el jueves Biden, horas después de que comenzara el ataque ruso. Se unen estas tropas a otras 7.000 enviadas en las últimas semanas a los países de la OTAN, incluidos los vecinos de Ucrania, que temen que Putin pueda dirigir sus fuerzas hacia ellos a continuación. También ha trasladado EE.UU. a los estados bálticos y al flanco este de la OTAN ocho aviones de combate F-35 y 32 helicópteros de ataque Apache que ya estaban en Europa. Dos son las principales sanciones a Rusia que Biden ha estudiado y de momento no ha autorizado: contra Putin y su familia, y para expulsar a aquel país de Swift, un sistema bancario de alta seguridad que conecta a miles de instituciones financieras de todo el mundo. El presidente se ha negado a dar más detalles sobre esa negativa en sus comparecencias públicas durante esta crisis, pero según su viceconsejero de Seguridad Nacional, Daleep Singh, aplicar de golpe las sanciones más duras al alcance de EE.UU. al principio de la invasión hubiera sido contraproducente. «Si hubiéramos desatado todo nuestro paquete de sanciones financieras de manera preventiva, creo que podrían haber sucedido un par de cosas. Número uno, el presidente Putin podría haber dicho que no nos tomamos en serio la diplomacia, que no estamos participando de un esfuerzo de buena fe para alcanzar la paz», según Singh. «En segundo lugar, podría verlo como un precio irrecuperable. En otras palabras, Putin podría pensar que ya ha pagado todo el precio que tenía que pagar».
26-02-2022 | Fuente: abc.es
Rusia veta la resolución en su contra en el Consejo de Seguridad de la ONU
Como estaba previsto, Rusia ejerció este viernes su derecho de veto para evitar una resolución en su contra del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre su invasión de Ucrania. La resolución impulsada por EE.UU. y Albania, buscaba condenar la agresión rusa y exigir un repliegue inmediato de las tropas. Y, pese al veto, buscaba el mayor apoyo posible. Lo consiguió hasta cierto punto. De los quince miembros, once votaron a favor y solo uno -Rusia- en contra. A la misma hora que las bombas de la artillería rusa caían sobre Kiev una noche más y las fuerzas rusas acorralaban la capital ucraniana, otros tres países decidían no unirse a la resolución y optaban por la abstención. El más decisivo, China, aliado clave de Rusia, justificaba que la resolución suponía «echar gasolina al fuego» y defendía las «legítimas aspiraciones de seguridad» de Rusia y que Ucrania debe ser «un puente entre el Oeste y el Este?, no una ?avanzadilla para la confrontación». También se abstuvieron India y Emiratos Árabes Unidos, preocupados por encontrar una posición intermedia con la que hacer un guiño a Rusia. Esas dos abstenciones fueron la peor noticia para EE.UU. y sus aliados, que buscaban mostrar un frente internacional unido contra Putin y dejarle con la sola compañía de la otra gran potencia autoritaria. Los retrasos en la celebración de la reunión -tuvo que posponerse hasta en dos ocasiones- quizá se debieron a los esfuerzos de última hora para conseguir apoyos. Sí lograron los de otros países con presencia rotativa en el órgano, como Brasil y México, que podían haber optado también por la abstención. «Tenemos la obligación solemne de no mirar hacia otro lado», proclamó antes de la votación la la embajadora estadounidense, Linda Thomas-Greenfield, que recordó que la ONU se creó para «proteger a nuestros hijos y nietos de los horrores de la guerra». La embajadora defendió que la guerra ha sido «una elección» de Rusia, «sin provocación, injustificada e inconcebible», que inflige un ?dolor inimaginable al pueblo ucraniano y a sus propios ciudadanos?. Tras el fracaso de la votación por el veto ruso, Thomas-Greenfield adoptó un tono más agresivo: «Podéis vetar la resolución. Pero no podéis vetar nuestras voces. No podéis vetar la verdad. No podéis vetar nuestros principios. No podéis vetar al pueblo ucraniano. No podéis vetar la Carta de la ONU. Y no podéis vetar la rendición de cuentas». El siguiente paso será llevar la resolución a la Asamblea General de la ONU, donde no hay vetos, pero donde los textos no tienen el mismo poder vinculante que los del Consejo de Seguridad. El final de la sesión acabó con más tensión por las intervenciones de Rusia y Ucrania. El embajador ruso, Vasili Nebenzia, repitió la letanía de agravios que utiliza la propaganda rusa para justificar la guerra y, ante las informaciones de ataques a civiles, acusó a Ucrania de usarlos como «escudos humanos». Apuntó a los países occidentales y a la propuesta de resolución como un intento de «inflar la crisis en Ucrania» y guardó un recado para EE.UU.; «Es difícil competir con vosotros en número de invasiones. No estáis en posición de dar lecciones de moral». Tampoco se olvidó de agradecer a los tres países que no votaron a favor del texto. Su homólogo ucraniano, Sergei Kislitsia, respondió a Nebenzia que no «dignificaría» la intervención del embajador ruso con un comentario, pero la calificó de «comentario diabólico que supone una garantía para tener un puesto de privilegio en el infierno». Describió los «crímenes de guerra3 ejecutados por Rusia en su país en los últimos días, pidió un momento de silencio al consejo por las víctimas -y Nebenzia le interrumpió para que fuera también para los pro-rusos en el este de Ucrania- y exigió a todos los países que rompan relaciones diplomáticas con Rusia y la expulsen de las organizaciones internacionales. «Esta organización fue creada como consecuencia de la guerra para acabar con la guerra», aseguró el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, sobre la organización que lidera. «Hoy no se ha conseguido ese objetivo. Pero no debemos rendirnos nunca».
25-02-2022 | Fuente: abc.es
La OTAN moviliza la Fuerza de Respuesta por primera vez en su Historia
En una reunión mantenida este viernes por videoconferencia, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y los demás líderes de la Alianza Atlántica acordaron realizar nuevos «despliegues defensivos adicionales de fuerzas al flanco este» de Europa. El comandante supremo aliado de la OTAN, el general norteamericano Tod Wolters, activó después por primera vez en su historia su Fuerza de Respuesta multinacional compuesta por efectivos terrestres, aéreos, marítimos y de operaciones especiales de los aliados, que pueden desplegarse rápidamente en defensa de la Alianza. El presidente Biden, ha dejado claro que las tropas estadounidenses se están desplegando en Europa del Este para ayudar a reforzar a los países de la OTAN y no para entrar en Ucrania, que se defiende sola. Biden participó en la reunión de urgencia de la OTAN tras invocar los socios el Artículo 4 del Tratado de Washington, que permite consultas cuando al menos un socio teme por su integridad territorial, independencia política o seguridad. En el comunicado emitido después por los socios, acompañados por Finlandia y Suecia como invitados, dijeron que «la paz en el continente europeo ha sido fundamentalmente destrozada». Según los socios: «La decisión del presidente Putin de atacar Ucrania es un terrible error estratégico, por el cual Rusia pagará un alto precio, tanto económico como político, en los años venideros. Ya se han impuesto sanciones masivas y sin precedentes a Rusia. La OTAN continuará coordinándose estrechamente con las partes interesadas relevantes y otras organizaciones internacionales, incluida la UE». El Pentágono se dispone a enviar 7.000 soldados adicionales a Alemania para reforzar las defensas de la OTAN, según anunció el jueves Biden, horas después de que comenzara el ataque ruso. Se unen estas a unas 7.000 tropas estadounidenses enviadas en las últimas semanas a los países de la OTAN, incluidos los vecinos de Ucrania, que temen que Putin pueda dirigir sus fuerzas hacia ellos a continuación. También se ha trasladado ocho aviones de combate F-35 y 32 helicópteros de ataque Apache de EE.UU., que ya estaban en Europa, a los estados bálticos y al flanco este de la OTAN. El Gobierno de EE.UU. se encuentra en un estado de máxima alerta ante los siguientes movimientos de Rusia en Ucrania. El presidente Biden aún tiene una ronda de sanciones en la recámara, incluidas las que puede aplicar directamente a Putin por iniciar la invasión. En Washington, la Administración norteamericana se refuerza ante la posibilidad de que el Kremlin responda a las sanciones dictadas de momento con ciberataques. Hay dos sanciones que Biden ha estudiado que de momento no ha autorizado: contra Putin y su familia, y para expulsar a Rusia del sistema bancario Swift, un sistema de alta seguridad que conecta a miles de instituciones financieras de todo el mundo. El presidente se ha negado a dar más detalles sobre esa negativa en sus comparencias públicas durante esta crisis, pero según su viceconsejero de Seguridad Nacional, Daleep Singh, aplicar de golpe las sanciones más duras al alcance de EE.UU. al principio de la invasión hubiera sido contraproducente. «Si hubiéramos desatado todo nuestro paquete de sanciones financieras de manera preventiva, creo que podrían haber sucedido un par de cosas. Número uno, el presidente Putin podría haber dicho que no nos tomamos en serio la diplomacia, que no estamos participando de un esfuerzo de buena fe para alcanzar la paz», según Singh. «En segundo lugar, podría verlo como un precio irrecuperable. En otras palabras, el presidente Putin podría pensar que ya ha pagado todo el precio que tenía que pagar». Por su parte, la OTAN tiene la cláusula de defensa mutua, el conocido como Artículo V del Tratado de Washington, que implica que un ataque contra un miembro es un ataque contra todos los demás, y requiere una respuesta unida. Ucrania no es miembro de la OTAN, aunque lo ha solicitado, pero linda con Polonia, Eslovaquia, Hungría y Rumanía, que sí lo son.
09-02-2022 | Fuente: abc.es
Cae 'Mica Tropo', uno de los líderes de las milicias urbanas del Ejército de Liberación Nacional
Arauca, la capital del departamento del mismo nombre, ubicado al noreste de Colombia y vecino de Venezuela, respira hoy un poco más tranquila. Ayer, en una acción del Ejército colombiano en el municipio de Fortul, cayó preso 'Mica Tropo', considerado uno de los líderes de las milicias urbanas del Ejército de Liberación Nacional (ELN), guerrilla de izquierda que ha asolado en los últimos meses a esta región tan golpeada por la violencia y que históricamente ha sido el bastión de este grupo guerrillero. Junto con ?Mica Tropo? ?de quien no se conoce el nombre real y no ha sido precisado por las autoridades? cayó alias 'Pájaro', otro miembro de las milicias urbanas del ELN que lo acompañaba cuando una operación conjunta entre el Ejército y la Fuerza Aérea dio con su paradero en una vereda de la zona rural de Fortul. En el enfrentamiento, 'Pájaro' fue herido y posteriormente murió. Un golpe importante El golpe es importante, pues 'Mica Tropo' no solo es el jefe de las milicias urbanas del llamado Frente de Guerra Oriental del ELN, sino de 'Raúl' o 'Nacho', líder de ese frente que también opera en los departamentos de Casanare y Boyacá, y considerado el más poderoso de ese grupo ilegal. El Frente de Guerra Oriental fue el responsable, en 2019, del atentado con la escuela de policía General Santander, en Bogotá, y el que ha impuesto una estela de terror y desplazamiento en Arauca, especialmente en los municipios de Arauquita, Saravena y Fortul, donde sostiene enfrentamientos con disidencias de las Farc, por el control territorial. A finales de la semana pasada, precisamente por causa del atentando que 'Mica Tropo' y 'Pájaro' realizaron contra una patrulla militar que estaba en Fortul, dejando un militar muerto y dos heridos, en un hecho más entre los que al menos semanalmente vienen sucediendo en la región. Farhan Haq, portavoz adjunto del secretario general de Naciones Unidas, pidió que el ELN y las disidencias de las Farc cesen sus enfrentamientos ante el preocupante número de desplazados y víctimas en esta región que históricamente ha sido centro de disputas entre miembros de esos grupos. «Nos preocupa el aumento de la violencia y tendremos que ver qué se puede hacer para ayudar a los desplazados por los combates. Mientras tanto, por supuesto, estamos pidiendo que cesen los combates y que todos aquellos que lo necesiten estén accesibles para que puedan recibir asistencia», señaló Haq. En el mismo sentido se han pronunciado otras organizaciones internacionales o entidades multilaterales, entre ellas la Oficina en Colombia de la Alta Comisionada de la ONU para los DD.HH. Human Rights Watch. Injerencias El Gobierno colombiano ha desplazado más de 700 miembros de la fuerza pública y ha realizado varios consejos de seguridad para procurar el control territorial de la región y ofrecer recompensa por los cabecillas del ELN y de las disidencias de las Farc que operan en la región. Sin embargo, los resultados aún no son contundentes. Para el ministro de Defensa, Diego Molano, entre las dificultades para detener la violencia de estos grupos ilegales se encuentra el hecho de que reciben amparo, si no ayuda, del régimen de Nicolás Maduro. Precisamente, el pasado 4 de febrero las declaraciones del ministro, en el sentido de que con apoyo de Irán y Rusia Venezuela movilizaba tropas y recursos a la frontera que podrían caer en manos de esta guerrilla, generaron una pequeña crisis diplomática. «Injerencia extranjera en el borde de la frontera. Por inteligencia tenemos la información de que del otro lado están estas confrontaciones que tiene el ELN, aliado con la segunda Marquetalia, para sacar a las disidencias de las FARC», dijo el ministro, y agregó que «sabemos que han sido movilizados hacia la frontera también algunos hombres y unidades de la Fuerza Militar Bolivariana con el apoyo y la asistencia técnica de Rusia y con el apoyo y la asistencia técnica de Irán, allá al otro lado de frontera». Para concluir que la crisis en Arauca no se genera en ese departamento, sino en el país vencino. En la noche del lunes, la canciller Marta Lucía Ramírez se reunió con el embajador ruso en Bogotá, Nikolay Tavdumadze, quien protestó por las declaraciones, aunque el ministro Molano afirma que se sustentan en un informe de inteligencia de Colombia que hablan de injerencia extranjera en el país y de su ayuda técnica al ejército bolivariano, cose que se sabe hacer años viene sucediendo como principal abastecedor de armamento al régimen venezolano.
12-01-2022 | Fuente: as.com
El riesgo de 'gripalizar' la COVID, según la OMS
Diversas organizaciones internacionales llaman a la calma a la hora de empezar a tratar el coronavirus como si fuera un gripe. Hay variedad de opiniones.
10-01-2022 | Fuente: abc.es
Un bebé perdido en la evacuación del aeropuerto de Kabul se reencuentra con su familia meses después
Un niño entregado desesperadamente a un soldado a través de la valla del aeropuerto en el caos de la evacuación estadounidense de Afganistán fue encontrado y se reunió con sus familiares en Kabul el sábado 8 de enero. El bebé, Sohail Ahmadi, tenía solo dos meses cuando desapareció el 19 de agosto mientras miles de personas se apresuraban a salir de Afganistán cuando cayó en manos de los talibanes. Sohail se encontraba en Kabul, donde un taxista de 29 años llamado Hamid Safi lo encontró en el aeropuerto y lo llevó a casa para criarlo como si fuera suyo. Después de más de siete semanas de negociaciones y súplicas, y de una breve detención por parte de la policía talibán, Safi finalmente devolvió al niño a su abuelo y a otros familiares que aún se encuentran en Kabul. Dijeron que ahora buscarían la forma para que se reencuentre con sus padres y hermanos que fueron evacuados hace meses a Estados Unidos. Durante la tumultuosa evacuación afgana el pasado verano, Mirza Ali Ahmadi, el padre del niño que había trabajado como guardia de seguridad en la embajada de Estados Unidos, y su esposa Suraya temieron que su hijo fuera aplastado entre la multitud cuando se acercaban a las puertas del aeropuerto en el camino a un vuelo a los Estados Unidos. Ahmadi dijo a Reuters a principios de noviembre que en su desesperación ese día, entregó a Sohail por encima del muro del aeropuerto a un soldado uniformado que creía que era estadounidense, con la plena esperanza de que pronto llegaría hasta la entrada para reclamarlo. Pero justo en ese momento, las fuerzas talibanes hicieron retroceder a la multitud y pasó otra media hora antes de que Ahmadi, su esposa y sus otros cuatro hijos pudieron entrar. Pero para entonces, el bebé no se encontraba por ningún lado. Ahmadi indicó que buscó desesperadamente a su hijo dentro del aeropuerto y los funcionarios le dijeron que probablemente lo habían sacado del país por separado y que podrían reunirse con ellos más tarde. El resto de la familia fue evacuada y terminó en una base militar en Texas. Durante meses no supieron dónde estaba su hijo. Sin una embajada de EE.UU. en Afganistán y organizaciones internacionales sobrecargadas, los refugiados afganos han tenido problemas para obtener respuestas sobre el momento o la posibilidad de reunificaciones complejas como esta. «Estamos trabajando para reunir a la familia», dijo un funcionario del Departamento de Estado a Reuters. El mismo día que Ahmadi y su familia fueron separados de su bebé, Safi se coló por las puertas del aeropuerto de Kabul después de llevar a la familia de su hermano, que también estaba lista para ser evacuada. Safi dijo que encontró a Sohail solo y llorando en el suelo. Después de intentar sin éxito localizar a los padres del bebé, decidió llevarlo a casa con su esposa e hijos. Safi tiene tres hijas y dijo que el mayor deseo de su madre antes de morir era que él tuviera un hijo. En ese momento decidió: «Me quedo con este bebé. Si encuentran a su familia, se lo daré. Si no, lo criaré yo mismo», contó a Reuters en una entrevista. Después de que se conociera la historia de Reuters sobre el niño desaparecido, algunos de los vecinos de Safi, que habían notado su regreso del aeropuerto meses antes con un bebé, reconocieron las fotos y publicaron comentarios sobre su paradero. Ahmadi pidió a sus familiares que aún se encuentran en Afganistán, incluido su suegro Mohammad Qasem Razawi, de 67 años, que vive en la provincia nororiental de Badakhshan, que buscaran a Safi y le pidieran que devolviera a Sohail a su familia. Razawi viajó dos días y dos noches hasta la capital con obsequios, incluida una oveja sacrificada, varios kilos de nueces y ropa, para Safi y su familia. Finalmente, después de sentir que se habían quedado sin opciones, Razawi se puso en contacto con la policía local de los talibanes para denunciar el secuestro. Safi comentó a Reuters que negó las acusaciones a la policía y dijo que estaba cuidando al bebé, no secuestrándolo. La familia del bebé finalmente acordó compensar a Safi con alrededor de 950 dólares por los gastos por cuidar al bebé durante cinco meses.
02-01-2022 | Fuente: abc.es
Biden pospone su promesa de cerrar el centro de detención de Guantánamo
Como candidato, Joe Biden prometió que cerraría el penal de la base de Guantánamo, que en campaña describió como «un reclamo para formar más terroristas». Sin embargo, justo antes de Navidad el actual presidente de Estados Unidos ratificó una ley de gasto en Defensa que hace imposible que pueda cumplir esa promesa, ya que dificulta sobremanera el uso de fondos públicos para transferir a varios prisioneros de la guerra del terrorismo a otros países o a suelo estadounidense para que sean juzgados en cortes de justicia civil. Según lamentó Biden en un comunicación oficial, «estas disposiciones menoscaban indebidamente la capacidad del poder ejecutivo de determinar cuándo y dónde procesar a los detenidos en la base de Guantánamo y dónde enviarlos cuando sean liberados». El 11 de enero de 2022 se cumplen 20 años de la llegada de los primeros prisioneros de la guerra contra el terrorismo a la base naval de Guantánamo, que EE.UU. tomó en suelo cubano tras la guerra que perdió España en 1898. Desde entonces, la Armada estadounidense opera en ese espacio de 117 kilómetros cuadrados, en el que George W. Bush construyó un penal con varios centros de detención con distintos grados de seguridad, incluido uno de aislamiento en el que están los ideólogos de los ataques terroristas del 11-S, como el kuwaití Khaled Sheik Mohammed. Han pasado por ese penal 780 personas, de las que quedan hoy apenas 39. El resto han sido transferidas a otros países. Los que quedan están todavía a la espera de juicio final. La intentona del Gobierno de Barack Obama, del que Biden era vicepresidente, de transferir a aquellos que quedan a suelo estadounidense para ser juzgados fue boicoteada por los republicanos y algunos demócratas en el Capitolio. Donald Trump también expresó malestar con Guantánamo, pero no por las acusaciones de tortura y maltrato a prisioneros, sino por el coste anual de mantener el penal, que según él mismo dijo alcanza los 13 millones de dólares (11 millones de euros) por detenido. Cierto es que el expresidente nunca prometió cerrar el penal y hasta en ocasiones se refirió a él como un buen sitio «al que enviar a tipos malos». Los primeros detenidos del penal llegaron cuando este aún no estaba acabado, y por eso fueron encerrados en unas jaulas a la intemperie, conocidas en su conjunto como «Campo Rayos X». Los presos llevaban monos anaranjados, iban encapuchados, con las manos esposadas en el regazo. Las fotos con ellos de rodillas, facilitadas por el Pentágono, provocaron una polémica sobre posible maltrato y tortura que solo ha ido en aumento. Los abogados de varios presos, muchos de los que fueron liberados y organizaciones internacionales como la Cruz Roja han denunciado trato degradante a estos reos en los interrogatorios, sobre todo los que ha conducido la CIA, la agencia de Inteligencia. La Administración Bush permitió esos duros interrogatorios durante la llamada guerra contra el terrorismo que sucedió a los ataques del 11-S. Testimonio de torturas Recientemente, a finales de octubre de 2020, uno de esos detenidos pudo testificar por primera vez ante la justicia militar de EE.UU. sobre su supuesta tortura a manos de la CIA. Majid Khan es de Pakistán, pero residía en la ciudad de Baltimore cuando fue detenido. Se le acusó de ser mensajero para Al Qaida. Fue retenido en varios sitios secretos de la CIA hasta que llegó a Guantánamo en 2006. Durante otros seis años se le mantuvo en aislamiento, sometido a interrogatorios de la CIA. Según dijo, estos, antes y después de llegar a Guantánamo, incluyeron intimidación, amenazas y tortura como quedar suspendido desde el techo o ser sometido al ahogamiento fingido, lo que se conoce en inglés como ?waterboarding?. Tras declararse culpable, Khan fue sentenciado a 26 años. El grueso del resto de detenidos todavía espera cargos. En este asunto, como en otros, la Casa Blanca de Biden ha provocado una gran insatisfacción en ambos partidos de EE.UU. Uno de los últimos asuntos que trató la comisión de Justicia del Senado antes del receso navideño fue el cierre del penal. Invitaron a la Presidencia a que enviara a un testigo, algo a lo que Biden se negó. «La verdad, ni siquiera estoy seguro de que tengan un plan para cerrarlo», dijo el senador republicano Chuck Grassley.
01-11-2021 | Fuente: abc.es
La embajadora de Biden en España, bloqueada por una batalla en el Capitolio
Tres meses han pasado desde que Joe Biden nombrara a Julissa Reynoso embajadora de Estados Unidos ante España, tras la marcha del enviado elegido por Donald Trump, Duke Buchan. Reynoso testificó ante la comisión de Exteriores del Capitolio el 5 de octubre, pero su candidatura no ha sido aprobada allí, y aún debe presentarse ante el pleno. El proceso durará aún largas semanas, si no meses. El caso de Reynoso no es una excepción. De todos los nominados por Biden, la comisión de Exteriores del Senado solo ha confirmado a cuatro, de casi 80, entre emisarios a naciones extranjeras y organizaciones internacionales. La razón de este bloqueo, que afecta directamente a España, tiene nombre y apellido. Se trata del senador de Texas Ted Cruz, quien tiene asiento en esa comisión y ha decidido demorar las confirmaciones de embajadores en respuesta a la decisión de Biden de renunciar a aplicar sanciones contra el proyecto de gasoducto Nord Stream 2, que va de Rusia a Alemania. Para un gobierno como el de Biden, que se precia de estar recomponiendo la diplomacia y las relaciones internacionales, tener solo a cuatro nuevos embajadores en pie es un drama. En contraste, a estas alturas, Trump, que practicó un mayor aislacionismo, tenía ya confirmados a casi 30 embajadores, incluido Buchan, el enviado a España. En su comparecencia en el Senado, Reynoso destacó la importancia de la relación bilateral, sobre todo en términos militares, por el uso de las bases compartidas en Rota y Morón y la participación conjunta en la OTAN. «Si soy confirmada, trabajaré con el Gobierno del presidente español Pedro Sánchez, la sociedad civil y el sector privado para reforzar una relación bilateral que ya es fuerte de por sí y ampliar los lazos políticos, comerciales, educativos y culturales entre nuestros países», dijo. Es una gran oportunidad para que el Gobierno español recomponga las relaciones bilaterales, tras meses de altibajos. Recientemente la Casa Blanca dejó a España fuera de una iniciativa para combatir los ciberataques, y ha aprobado varias rondas de aranceles. Una de las más graves, en respuesta a la tasa Google, ha sido anulada dada la disposición de España a retirar ese impuesto antes de 2024. Pero para estrechar relaciones es necesario tener un embajador en Madrid, pero el senador Cruz lo impide. Este republicano, que fue candidato a las primarias republicanas en 2016, sólo ha permitido que se confirme a los enviados a México (Ken Salazar), Turquía (Jeff Flake), Nueva Zelanda (Tom Udall) y Austria (Victoria Reggie Kennedy). Los tres primeros fueron ellos mismos senadores y la última es la viuda del senador Ted Kennedy, por lo que Cruz ha primado las relaciones personales. Embajadas descabezadas La comisión de Exteriores del Senado supervisa la política exterior de EE.UU. Tiene 22 integrantes. La preside el demócrata Bob Menéndez, y en ella sirven grandes nombres de la política estadounidense como Marco Rubio, Mitt Romney o Tim Kaine. Y luego está el senador tejano, convencido «trumpista» y enemigo de componendas con los adversarios de EE.UU., en especial Rusia y China. Trump impuso las sanciones por Nord Stream 2 en 2019, al considerar que este suponía un riesgo para la seguridad de Europa ya que fomentaba la dependencia energética de Rusia. El gasoducto tiene una longitud de más 1.200 kilómetros desde las costa rusas hasta Alemania, y puede suministrar unos 55.000 millones de metros cúbicos de gas al año. En su momento aprobaron las sanciones tanto republicanos como demócratas en el Capitolio, y luego las ratificó Trump. Cualquier empresa que participara en la construcción del gasoducto ruso se exponía desde entonces a ser sancionada por EE.UU. Biden anuló esas penalizaciones. Los demócratas creen que Cruz está yendo demasiado lejos. Menéndez, el presidente de la comisión, le acusa de poner en jaque la seguridad nacional y los intereses del país. Otro demócrata, Chris Murphy, ha dicho que tratar de negociar con Cruz es «como negociar con un terrorista». La acusación principal es que el senador de Texas, que según varios medios norteamericanos todavía alberga esperanzas de ganar unas primarias a la presidencia, actúa como si él fuera el secretario de Estado y dictara la política exterior norteamericana. Para una potencia como EE.UU. es un drama tener más de 100 embajadas descabezadas incluyendo las de España, Argentina, Canadá, Alemania, Reino Unido e Israel. De hecho, del grupo del G-20, en cuya cumbre participó Biden este fin de semana, 15 países no tienen embajador de EE.UU. En muchos casos, los jefes de Estado o de Gobierno no se molestan en reunirse o comunicarse con encargados de negocios o «números dos», algo sin duda nocivo para la diplomacia estadounidense y su capacidad de forjar alianzas y prevenir crisis en el mundo. La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, ha criticado a Cruz en sus ruedas de prensa, alegando que muchos de los nominados tienen apoyo republicano y no son elecciones polémicas. Cruz respondió a Psaki en una entrevista a la cadena de televisión CNN en la que dijo: «Espero levantar las restricciones tan pronto como impongan las sanciones a Nord Stream 2 que exige la ley federal». A Cruz le permite este bloqueo una vieja norma del Capitolio que permite a uno o más senadores impedir que una moción llegue a votación en el pleno del Senado. No es que un solo senador pueda demorar esas votaciones indefinidamente, pero tradicionalmente el grueso de los embajadores, si no son especialmente controvertidos, suelen aprobarse por la vía rápida y con un voto unánime. Ahora habrá que debatir sobre ellos en un largo proceso que puede demorar otras deliberaciones importantes en el contexto de pandemia y negociaciones de presupuestos, infraestructura y techo de gasto.
13-10-2021 | Fuente: abc.es
El G-20 respalda mantener el diálogo con el Gobierno talibán
Las principales potencias del mundo se enfrentan a dos realidades en Afganistán: el país está desangrado por décadas de guerra y necesita ayuda humanitaria urgente para no colapsar por completo; y cualquier iniciativa en el territorio depende de unos líderes, los talibanes, contra los que la mayoría de estos países se han enfrentado militarmente y que no comparten su visión sobre los derechos humanos. Este domingo, los líderes del G-20 se reunieron de forma virtual y a puerta cerrada para buscar maneras de compatibilizar esas dos realidades. El acuerdo general, expresado al final del encuentro, fue el de la importancia de proveer con ayuda humanitaria a los afganos, en un momento de crisis económica y con el empeoramiento provocado por una sequía. Pero la forma y el compromiso para ofrecer esa asistencia parecieron desiguales. La Unión Europea mostró más urgencia y determinación para enfrentar la crisis, tanto en su compromiso financiero con el país como en su disponibilidad a tratar con los talibanes. «Tenemos que hacer todo lo posible para evitar un colapso humanitario y socioeconómico en Afganistán», dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en un comunicado posterior. El 40% del PIB de Afganistán proviene en la actualidad de ayuda humanitaria, según un análisis del Banco Mundial. Los bancos están sin efectivo, los funcionarios llevan meses sin cobrar, los precios se disparan y las organizaciones humanitarias advierten del riesgo de un éxodo masivo, que podría tener un impacto importante en Europa. El anfitrión de la reunión fue Italia, que también organizará la cumbre en persona del G-20 que se celebrará en Roma en los últimos días de este mes. Su primer ministro, Mario Draghi, reconoció que la cooperación con los talibanes será necesaria para atajar la situación. «Es muy difícil pensar cómo puedes ayudar a la gente de Afganistán sin implicar a los talibanes», admitió Draghi. «Pero eso no significa un reconocimiento», advirtió. De los países del G-20, solo Arabia Saudí reconoce al régimen talibán. Ausencias El encuentro quedó debilitado por la ausencia de dos grandes potencias, China y Rusia. Ni Xi Jinping ni Vladimir Putin aparecieron en el encuentro virtual, en una señal de que no les convence la articulación de la ayuda humanitaria planteada por el G-20 y podrían hacerlo por su cuenta. Antes del encuentro, Pekín exigió que se levanten las sanciones económicas contra Afganistán y que se desbloqueen los miles de millones de dólares de reservas del país que están bloqueadas en el extranjero, sobre todo en EE.UU. y Reino Unido. Washington, de momento, no tiene previsto hacerlo. Joe Biden participó ayer en el encuentro y tampoco anunció nuevos compromisos de ayuda humanitaria a Afganistán. En una conferencia de donantes organizada el mes pasado por la ONU, su Administración solo ofreció una cantidad adicional de 64 millones de dólares. El gasto militar de EE.UU. en las dos últimas décadas en Afganistán se eleva a cerca de 2,3 billones de dólares. En un comunicado posterior al encuentro del G-20, en el que en ningún momento se cita a los talibanes, la Casa Blanca puso más énfasis en la necesidad de«mantener un foco intenso en los esfuerzos antiterroristas, incluidas las amenazas de Estado Islámico-Jorasán, y asegurar la salida segura de extranjeros y afganos» que busquen abandonar el país. Sobre la ayuda humanitaria, aseguró que debe entregarse «directamente al pueblo afgano a través de organizaciones internacionales independientes» y recordó la importancia de «promover derechos fundamentales para todos los afganos, incluidos mujeres, niñas y miembros de minorías». Conversaciones en Doha La reunión del G-20 se celebraba solo un día después de que EE.UU. y los talibanes mantuvieran conversaciones en Doha (Catar), las primeras desde la salida caótica y trágica de las tropas estadounidenses de Kabul a finales de agosto. La intención de Washington es que cualquier ayuda humanitaria o colaboración con los talibanes venga condicionada con compromisos para luchar contra grupos terroristas que operan en Afganistán -algo dentro de los acuerdos firmados por los talibanes con la Administración Trump que promovió la salida de EE.UU.-, a las facilidades para continuar la evacuación del país -quedan decenas de miles de afganos y extranjeros sin hacerlo- y al respeto a los derechos humanos. Según la Casa Blanca, las conversaciones fueron «francas y profesionales» y los talibanes «serán juzgados por sus acciones, no por sus palabras».
06-10-2021 | Fuente: abc.es
Rusia e Irán acuerdan coordinarse para aplicar una estrategia común hacia Afganistán
Rusia sigue sumando aliados para diseñar una política común con respecto a los talibanes diferenciada de la que proponen Estados Unidos y la Unión Europea. Después de ponerse de acuerdo con China en algunas de las medidas a aplicar de cara a la ?normalización? de la actual situación en Afganistán y al periodo posterior, cuando haya que levantar la economía de un país que lleva decenios en estado de guerra, Moscú incorpora también a Irán en tales esfuerzos. Así lo anunciaron ayer en la capital de Rusia los ministros de Exteriores ruso e iraní, Serguéi Lavrov y Hussein Amir-Abdollahian. Los dos cancilleres hablaron de «coordinar» sus políticas en relación con las nuevas autoridades afganas. Parece tratarse de mirar para otro lado en cuestiones sensibles como los derechos de la mujer o la aplicación brutal de la ley islámica, la Sharia, con ejecuciones públicas o castigos que incluyen la amputación de extremidades. Los argumentos del Kremlin pretenden ser «pragmáticos», ya que, según ha declarado reiteradamente el emisario del presidente Vladímir Putin para Afganistán, Zamir Kabúlov, en el momento actual «no hay alternativa a los talibanes». Por eso, las autoridades rusas creen que hay que orientarse al futuro y pensar más en reconstruir el país centroasiático, dotarle de una economía más o menos eficaz y crear infraestructuras que contribuyan a su desarrollo. Contra el terrorismo Rusia quiere además que el régimen talibán se comprometa a «luchar contra el terrorismo», aseguró Lavrov durante la rueda de prensa conjunta que ofreció en compañía de su colega iraní, refiriéndose en concreto al Daesh. «Afganistán debe dejar de ser una fuente de inestabilidad regional y global. Hacemos un llamamiento a las nuevas autoridades afganas para que luchen sin concesiones contra los grupos terroristas, así como contra el tráfico ilegal de drogas y armas», declaró el jefe de la Diplomacia rusa. Según sus palabras, «Rusia e Irán se solidarizan con los afganos. Han soportado más de dos décadas de experimentos geopolíticos de Washington, tienen el derecho legítimo a la prosperidad y a la paz en su propia tierra». «Vemos esto como la garantía de la estabilización política interna, asegurando el equilibrio de todos los grupos etnoconfesionales y políticos, asegurando su incorporación a la hora de crear las nuevas estructuras de poder», añadió Lavrov. Señaló también que Moscú y Teherán «buscan formas de intensificar la cooperación internacional para ayudar en la reconstrucción postconflicto de Afganistán, partimos de la necesidad de involucrar a las organizaciones internacionales pertinentes en la solución de todo el espectro de problemas humanitarios y de índole económica». El ministro ruso alabó la enorme y significativa contribución de Irán, que ha acogido a millones de refugiados afganos. Por su parte, Amir-Abdollahian aprovechó para recabar el apoyo de Rusia en un momento de tensión con Azerbaiyán y advirtió que «no toleraremos cambios geopolíticos en el Cáucaso y estamos muy preocupados por la presencia de terroristas y sionistas en esta región». Desde hace una semana, la tensión se ha instalado en la frontera entre Irán y Azerbaiyán, países que hasta ahora tenían unas buenas relaciones. La causa ha sido al aumento de la cooperación entre Bakú y Tel-Aviv, enemigo jurado de Irán. Israel suministra ahora armas a Azerbaiyán e incluso, supuestamente, ha desplegado sus militares en la frontera con Irán con el presunto objetivo de observar las maniobras militares en la República Islámica. Azerbaiyán ha desmentido tal despliegue.