Infortelecom

Noticias de organizaciones internacionales

16-06-2022 | Fuente: abc.es
El Salvador ha detenido ya a más de 40.000 personas desde la imposición del estado de excepción
Cuatro organizaciones internacionales advirtieron esta semana que en El Salvador se «podrían estar configurando delitos de lesa humanidad» bajo el régimen de excepción, implementado desde finales de marzo pasado, ante las miles de denuncias de atropellos a los derechos humanos. «Las capturas masivas y arbitrarias sin orden judicial como política criminal (.) y las desapariciones forzadas de detenidos de los que no se tiene certeza de su paradero, podrían estar configurando delitos de lesa humanidad», dijeron en un comunicado. A estas supuestas violaciones de los derechos humanos se suman «las torturas, lesiones y graves abusos que han sufrido miles de personas por parte de agentes del Estado, tanto durante su detención como dentro de los centros penales». Además del «sinnúmero de abusos a los que podrían estar sometidas muchas personas inocentes» en las prisiones, recoge Efe. Organizaciones humanitarias locales, como Cristosal, ya habían advertido sobre este peligro y lanzaron una «alerta temprana» a mediados de mayo. «Creo que estamos en una situación donde ya se configura un escenario posible de lesa humanidad y que es un momento de alerta temprana que estamos tratando ya de lanzar a la comunidad internacional», apuntó David Morales, de Cristosal. Las organizaciones internacionales instaron «al Estado salvadoreño a restablecer las garantías constitucionales que han sido suspendidas bajo el estado de excepción», que fue impuesto el 27 de marzo y ha sido prorrogado dos veces. Desde entonces han sido detenidas más de 40.000 personas, según el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública. De ellas, 40 habrían muerto bajo custodia del Estado, según información de medios locales. Este régimen de excepción fue aprobado por la Asamblea Legislativa tras una escalada de violencia a finales de marzo y, según el presidente Nayib Bukele, están cerca de ganar la «guerra a las pandillas».
25-05-2022 | Fuente: abc.es
Suecia promete no apoyar a grupos que Turquía considera terroristas para que no vete su entrada en la OTAN
Para que no quepa duda de que el compromiso es respaldado por el Gobierno sueco al más alto nivel, la primera ministra Magdalena Andersson ha informado personalmente, en una rueda de prensa en Estocolmo, que se compromete a «no entregar ni armas ni dinero a organizaciones terroristas», cumpliendo así con una de las condiciones expresadas por el Gobierno de Turquía como contrapartida a su apoyo a la entrada de Suecia en la OTAN. Andersson ha señalado que con esta declaración espera eliminar las «ambigüedades» en las que a juicio del Gobierno turco incurre la política de Estocolmo. Hacía estas declaraciones mientras tenía lugar en Ankara una primera reunión de negociaciones entre dos delegaciones de Finlandia y Suecia y representantes del Gobierno turco. El encuentro se celebraba en el Complejo Presidencial de la capital turca. La delegación de Turquía está encabezada por el portavoz presidencial ?brahim Kal?n y por el viceministro de Relaciones Exteriores Sedat Önal. Los visitantes incluían a Oscar Stenstrom, secretario de Estado de Asuntos Exteriores y Seguridad de Suecia, y Jukka Salovaara, secretario de Estado permanente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Finlandia. Turquía, miembro de la Alianza desde 1952 y con derecho a veto en una decisión de admisión que ha de tomarse por unanimidad, ha presentado una lista de condiciones en la que reclama cinco «garantías concretas», incluida la «finalización del apoyo político al terrorismo», una «eliminación de la fuente de financiación del terrorismo» y el «cese del apoyo armamentístico» al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y a un grupo de milicias kurdas sirias afiliadas a él (VK), además de la adopción de una postura pública más clara contra el PKK por parte de los dos países aspirantes y la extradición de militantes kurdos y otros sospechosos que ha solicitado a Suecia desde 2017 sin éxito. Finlandia, por su parte, ha recibido nueve solicitudes de extradición por parte de Turquía y solo dos de ellas fueron ejecutadas. «Está claro que es un problema a dónde enviamos nuestra ayuda financiera o a quién vendemos armas», ha identificado Andesson como principales escollos, aunque ha advertido que «no estamos enviando dinero a organizaciones terroristas, obviamente, ni siquiera armas, ni vamos a hacerlo en el futuro». «Por supuesto, escuchamos todo lo que se nos dice y discutiremos la lista y resolveremos una serie de cosas que no están claras», ha añadido la primera ministra sueca después de una reunión mantenida con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, «el diálogo está en marcha con Turquía y espero fortalecer las relaciones bilaterales, incluyendo en materia de paz, seguridad y la lucha contra el terrorismo». Andersson ha subrayado además que «en estos tiempos es importante fortalecer nuestra seguridad» y ha calificado esta primera reunión de contacto como «un diálogo muy constructivo». 376 millones de dólares a militantes kurdos Turquía ha reprochado a Suecia durante la reunión que este país haya entregado 376 millones de dólares en el último año a los militantes kurdos y que les haya proporcionado equipo militar, incluidas armas antitanque y drones, una acusación que Estocolmo ha negado. «Suecia es un importante donante humanitario en la crisis de Siria a través de asignaciones globales a actores humanitarios», ha explicado la ministra de Exteriores Ann Linde, «la cooperación en el noreste de siria se lleva a cabo principalmente a través de la ONU y otras organizaciones internacionales, de manera que Suecia no proporciona apoyo específico a los kurdos sirios o a las estructuras políticas o militares en el noreste de Siria, aunque la población en esas áreas se beneficia de proyectos de ayuda». Pero las demandas de Turquía señalan también el levantamiento de las sanciones de armas contra su propio territorio y signos concretos de cooperación mundial contra el terrorismo. En 2019, ambas naciones nórdicas impusieron un embargo de armas a Ankara después de su incursión en Siria y este asunto centró la conversación que el secretario de Estado de EE:UU., Antony Blinken ha mantenido también hoy (miércoles) con su homólogo turco en Washington. Ahí es donde se juega buena parte de la negociación y, para demostrar una posición de fuerza, Erdogan ha anunciado hoy una nueva ofensiva militar en el norte de Siria, con el objeto de crear una «zona segura» a lo largo de la frontera.
02-05-2022 | Fuente: abc.es
El misterio de Katyn: la cuenta pendiente de Rusia con Polonia
La historia alternativa de Putin es una y se escribe en línea recta y directa hacia la victoria pasada o futura, tachando a las voces críticas de traidoras o de rusofobia, y condenando al ostracismo a la historia extraoficial, porque siguiendo el manual de su admirado Stalin: «La violencia es el único medio de lucha y la sangre el carburante de la historia». Y es así como las masacres de Bucha o de Mariúpol son el eco de hechos pasados. Katyn es un interrogante y una cicatriz que sigue abierta y revelando que todo empieza o termina en una fosa común. Mientras, Putin pone a prueba ante el mundo lo que decía uno de los hermanos Marx, «¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?». María José Pérez del Pozo, profesora de relaciones internacionales de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), relata que la historia de Katyn se remonta al inicio de la Segunda Guerra Mundial. El pacto germano-soviético de no agresión implicaba la repartición de Polonia, una mitad la ocupaba Alemania y la otra la Unión Soviética, «lo que permitió a Stalin capturar a miles de oficiales del ejército polaco, que no eran una fuerza militar profesional, sino que habían sido reclutados para la guerra. Eran abogados profesores, pilotos, maestros? Y la idea era privar a Polonia de su élite. Primero, los encarcelaron, y posteriormente los trasladaron en tren hacia la zona de Katyn, que actualmente está dentro de la Federación Rusa, en Smolensk. En el bosque de Katyn mataron a más de 25.000 hombres y fueron enterrados en una fosa común en 1940», explica la profesora. El problema para la URSS comenzó cuando Alemania rompe el pacto de no agresión, con la Operación Barbarroja en 1941, y llega a Katyn. Los alemanes hicieron cavar en la zona fruto de las habladurías de la gente del pueblo, y aparecieron los restos de varios cadáveres, pero las prioridades eran otras y sellaron las tumbas con una cruz de abedul. Será un par de años después cuando el coronel de la Wehrmacht, Friedrich Ahrens, siguiendo el rastro de un lobo en enero de 1943 encontró los restos humanos y Goebbels usó cínicamente lo sucedido como muestra de lo que eran capaces los rusos. Pero antes de eso, el Primer Ministro del Gobierno polaco en el exilio, el general Wladyslaw Sikorski, había viajado a Moscú en diciembre de 1941 y le había preguntado directamente a Stalin por el paradero de los oficiales polacos que habían sido hechos prisioneros, y de los que su familia no tenía ninguna noticia. Stalin sostuvo la versión de que habían huido de los campamentos alemanes en los que estaban apresados a Manchuria, que está a más 6.000 kilómetros de Polonia. Eso provocó que Sikorski pidiera que la Cruz Roja Internacional llevase a cabo una investigación de lo ocurrido. Sin embargo, el 4 de julio de 1943, Sikorski y su hija morían en `circunstancias extrañas´ al estrellarse el avión en el que viajaban. Apertura o rechazo Pese a los intentos fallidos de Sikorski, los germanos dieron con las fosas y, según explica la profesora Pérez del Pozo, «Alemania invitó a organizaciones internacionales no gubernamentales al proceso para dejar claro que no fueron ellos los que mataron a los oficiales polacos. La Unión Soviética negó la autoría, y cambiaron la versión que habían mantenido hasta entonces, acusando a los nazis de la masacre y de un montaje. Pero el nudo que maniataba a los prisioneros era un nudo típico ruso». Los forenses que hicieron las autopsias concluyeron que los oficiales h abían sido asesinados antes de 1941 con un tiro en la nuca, aunque las balas eran alemanas. Este detalle se explica porque los nazis habían entregado varias partidas de sus armas a los soviéticos para la invasión de Polonia en 1939. La Walther era el arma típica de la Gestapo alemana, además de una forma del ejército soviético de cubrirse las espaldas. Es lo que se llama una operación de bandera falsa, llevada a cabo por los soviéticos, pero con la intención de hacerla pasar como un crimen de las tropas alemanas. «Rusia seguirá usando la propaganda de desnazificación el 9 de mayo con sus soldados; si no, tendría que enviarlos a defender un régimen de oligarcas y corruptos y eso no vende», afirma la profesorda de la UCM Con la caída de la Unión Soviética quedó claro que Stalin ordenó la matanza Cuando el Ejército Rojo volvió a ocupar Katyn, la NKVD, que es la antecesora del KGB, colocó pruebas falsas para respaldar al Kremlin y continuar con la pantomima. Como matiza Pérez del Pozo, «durante los Juicios de Nüremberg no se le atribuyó esa matanza a los alemanes. Pero tampoco se hizo mención a que el culpable era la Unión Soviética, dado que en aquella época la URSS era un aliado y no podían permitirse perderlo». De hecho, documentos desclasificados por el Archivo Nacional de Estados Unidos en 2020 expusieron la complicidad del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt y el primer ministro británico, Winston Churchill. En una carta de Roosevelt a Stalin dice que el líder polaco, Wladyslaw Sikorski, se equivocó al presionar para conseguir una investigación de Katyn, «Me inclino a pensar que el primer ministro Churchill encontrará una forma de convencer al Gobierno polaco en el futuro para que actúe con más sentido común». Será con la caída de la Unión Soviética cuando saldría a la luz un documento de alto secreto que dejaba claro que Stalin había ordenado la matanza. En 1940, Lavrenti Beria, al mando de la NKVD, le proponía en dicho documento la eliminación de los oficiales polacos. Beria acusaba a los detenidos de estar «llenos de odio por el sistema de gobierno soviético». Por ello, solicitaba «el castigo más extremo: la muerte por fusilamiento».Con la Perestroika, Mijail Gorbachov reconoció la responsabilidad de su país en las matanzas de Katyn. Posteriormente, Boris Yeltsin envió al gobierno polaco archivos con datos sobre la masacre; pero de los 183 tomos sobre Katyn solo les entregaron 148. Para más «inri», la profesora Pérez del Pozo comenta que «en 2010 Putin hace un reconocimiento de la situación e invita al Gobierno polaco a conmemorar en Katyn el aniversario. Para ello viajaron en avión el presidente polaco, el primer ministro, el presidente del Tribunal Constitucional, la oposición y el director del Banco Central. Era un día de muy mala visibilidad y se recomendó al piloto ir a Moscú, al final, el avión terminó estrellándose». Sin perdón Fue entonces cuando el presidente ruso Dmitri Medvédev, para evitar la acusación de que fueron los rusos los culpables del accidente de avión, permitió que se publicasen copias electrónicas de documentos secretos, que a día de hoy están cerrados. También llegó a hacerse una película, `Katyn´, sobre el suceso, del director Andreu Wajda, hijo de uno de los hombres asesinados en Katyn. Konstantin Kosachev, hombre de confianza de Putin, dijo después de verla: «En realidad, Rusia no tiene que pedir perdón a Polonia por nada porque les salvaron de los nazis».La negación de los hechos y su misión de desnazificación como justificación sigue viva en Bucha y Mariúpol. Las autoridades rusas acusan a los propios ucranianos de la autoría de las fosas, a la CIA, al MI6 o al Mossad, incluso han dicho que las víctimas de la masacre son en realidad rusas y no ucranianas. Por su parte, el alcalde de la ciudad de Mariúpol, Vadym Boychenko, denunció que en las fosas puede haber entre 3.000 y 9.000 «En las fotos satelitales el sector de la fosa común en Mangush, área de Mariúpol, es 20 veces más grande que la de Bucha. Los rusos cavaron nuevas trincheras y las llenaron de cadáveres a diario durante todo el mes de abril. Nuestras fuentes informan que en esas tumbas los cuerpos se han colocado en varias capas». La cuestión es: ¿los crímenes de guerra en Ucrania correrán igual destino que el de Katyn? La profesora Pérez del Pozo señala que «el Tribunal Penal Internacional ha actuado solo ante líderes que han sido vencidos, si Putin no es derrotado será difícil que a los oficiales y soldados rusos se los juzgue. Más aun teniendo en cuenta que el régimen ruso no ha firmado la jurisdicción de ese Tribunal. Mientras, Putin seguirá usando efusivamente la propaganda de desnazificación tanto el 9 de mayo, Fiesta Nacional rusa de victoria sobre los nazis, como para mandar a luchar a los soldados. Si no, tendría que enviarlos a defender a un régimen de oligarcas y corruptos y eso no vende propagandísticamente». Al final, la pregunta es la misma: «¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?».
02-04-2022 | Fuente: abc.es
El TPI abre una oficina en Caracas para investigar crímenes de lesa humanidad
El Tribunal Penal Internacional (TPI) tiene luz verde en Venezuela. El fiscal Karim Khan del TPI anunció que instalarán una oficina en Caracas para investigar los crímenes de lesa humanidad y tener acceso a los organismos internacionales que han estudiado las torturas y violaciones de los derechos humanos bajo el régimen de Nicolás Maduro. Justo con el mandatario Maduro, el fiscal británico sostuvo una reunión de tres días en Caracas tras la cual ambos dieron una sorpresiva rueda de prensa este jueves en el palacio de Miraflores. En su tono sereno y pausado Khan afirmó que «estos tres últimos días hemos tenido unos intercambios constructivos. Hemos acordado que mi fiscalía, la CPI, podrá abrir una oficina en Caracas. Esto es un paso importante y significativo, para cumplir con el estatuto de Roma». «El segundo acuerdo son los visados para la entrada a diversas personas del equipo y así puedan entrar sin burocracia necesaria», añadió. En tercer lugar, «acordamos también reuniones de trabajo entre miembros técnicos de mi oficina y grupo de su gobierno y logramos un consenso ya que la fiscalía podrá trabajar con organizaciones internacionales en el país.» Khan subrayó además que su «fiscalía está comprometida a darle vida a esa promesa del memorando. Renovando su compromiso para trabajar de forma transparente, colegial y lo más diáfano con las autoridades». Por su lado, Maduro dijo que «son importantes los acuerdos que logramos en consenso de establecer una oficina de trabajo con la buena experiencia que ya se tiene con la Alta Comisionada de los DD.HH., Michelle Bachelet. Esto permitiría un nivel de diálogo efectivo». El presidente interino, Juan Guaidó, saludó de manera positiva los acuerdos que logró el fiscal Khan para buscar justicia a las víctimas de las torturas y violación de los derechos humanos. La diputada de la Asamblea Nacional legítima, Delsa Solorzano, también celebró la creación de una oficina de la CPI, destacando que «la justicia siempre llega». Tamara Suju, defensora de DD.HH., señaló que «lo que no podrá ocultar la narcotiranía de Maduro al fiscal Khan es la existencia de presos políticos arbitrariamente detenidos, varios con más de tres años sin juicio», al mismo tiempo que denunció la «falta de interés real en investigar las torturas denunciadas por la mayoría de las víctimas presas hoy día o en libertad plena o condicional y otras que sufrieron torturas y nunca fueron presentados».
23-03-2022 | Fuente: abc.es
Uno de los oligarcas de Putin abandona Rusia por su oposición a la invasión de Ucrania
Un asesor del Kremlin, Anatoli Chubais, ha dimitido de su cargo y salido de Rusia, supuestamente por su disconformidad con la política oficial en relación a Ucrania, donde el presidente ruso, Vladimir Putin, dio orden de lanzar una ofensiva hace un mes. «Sí, es cierto. Anatoli Borisovich (Chubais) ha dejado su puesto», ha confirmado una fuente de su entorno a la agencia de noticias TASS. Otra fuente ha asegurado que el hasta ahora asesor para las relaciones con las organizaciones internacionales «ha abandonado el país». Sobre los motivos, fuentes citadas por la agencia Bloomberg han vinculado la salida con una supuesta oposición a la guerra de Ucrania. De confirmarse, sería el funcionario de más alto nivel que rompe con el Kremlin por la invasión sobre Ucrania. Amenazas Chubais, de 66 años, es uno de los pocos impulsores de la reforma económica de los noventa que seguía en el actual Gobierno. De hecho, le dio a Putin su primer trabajo en el Kremlin y desde diciembre de 2020 ocupaba el puesto que ahora abandona. El Gobierno ruso y el propio Putin no han escatimado avisos contra los que se salgan de la línea oficial de Moscú en relación a la guerra. El presidente ha amenazado públicamente a los «traidores» y ha promovido un endurecimiento de las leyes contra cualquier atisbo de disidencia.
21-03-2022 | Fuente: abc.es
Ucrania denuncia que las tropas rusas han reprimido de manera violenta una manifestación en Jersón
El ultimátum de seis horas que el Ministerio de Defensa ruso dio a los defensores de Mariúpol para que entregaran esta ciudad portuaria en el mar de Azov a las tropas rusas y a las fuerzas rebeldes de Donetsk venció a las cinco de la mañana. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, rechazó la imposición rusa y avisó que «no aceptaré ultimátumes» ni entregará al Ejército ruso Mariúpol ni ninguna otra ciudad del país. Zelenski advirtió también que cualquier eventual acuerdo que se alcance con Rusia para parar la guerra «será sometido a referéndum». La jornada del lunes, en la que se volvieron a reanudar las negociaciones para un alto el fuego entre las delegaciones rusa y ucraniana, registró por primera vez ataques contra la ciudad portuaria de Odesa efectuados con misiles disparados desde navíos rusos en el mar Negro. También por primera vez los soldados rusos hicieron uso de sus armas para disuadir a los civiles que protestaban contra su presencia. El incidente tuvo lugar en la ciudad de Jersón. Defensa de Mariúpol La ciudad más castigada de Ucrania, sin embargo, sigue siendo Mariúpol, en donde unas 350.000 personas continúan atrapadas en los sótanos de las viviendas sin agua, alimentos, luz ni calefacción. Esta localidad comenzó a ser atacada el 25 de febrero, al día siguiente de que comenzase la guerra, lo que Moscú llama «operación especial», y desde el 18 de marzo está completamente sitiada. Según el ministro de Defensa ucraniano, Oleksiy Réznikov, las fuerzas que defiende Mariúpol «están desempeñado un enorme papel en el desmantelamiento de los planes del enemigo y en la mejora de nuestra defensa». A juicio de Réznikov, «gracias a Mariúpol, se están salvando a Kiev, Dnipró y Odesa. Todo el mundo debe entenderlo», ya que, una vez que la ciudad caiga, las tropas rusas tendrán más efectivos para continuar la contiendan en otras áreas y cerrar el nexo de unión entre el Donbass separatista y la península de Crimea. Mijaíl Mizíntsev, jefe del Centro de Control Nacional del Ministerio de Defensa ruso, dijo que instaron a Kiev a retirar de Mariúpol «todas las formaciones armadas (?) en aras de salvar a los civiles y las infraestructuras». Mizíntsev explicó que, una vez depuestas las armas, llegarían los convoyes humanitarios «para evacuar a los civiles con unidades de zapadores por delante para el desminado de la ruta (?) han sido invitados a estar presentes a representantes de la ONU, la OSCE, el Comité Internacional de la Cruz Roja y otras organizaciones internacionales». Una de las unidades que luchan en Mariúpol es el Batallón Azov, calificado de neonazi por las autoridades rusas y cuya financiación vetó el Pentágono en 2017 Pero este operativo tendrá que esperar. El cabecilla rebelde de Donetsk, Denís Pushilin, reconoció que sus fuerzas no podrán tomar Mariúpol «ni siquiera en una semana». Según sus palabras, en la ciudad «hay varios miles de combatientes de los batallones nacionalistas ucranianos». «Hacernos con Mariúpol no va ser cosa de dos o tres días, ni siquiera de una semana (?) desafortunadamente, la ciudad es grande», declaró ante las cámaras del canal público ruso Rossiya 1. Una de las unidades que luchan en Mariúpol es el Batallón Azov, calificado de neonazi por las autoridades rusas y cuya financiación vetó el Pentágono en 2017. A este respecto, el presidente de la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso), Viacheslav Volodin, acusó al presidente Joe Biden de «crímenes de guerra» por enviar armas a Ucrania que, según sus informaciones, «fueron a parar a manos de los neonazis de Batallón Azov». «El Congreso de Estados Unidos debe poner fin al doble rasero y hacer que el presidente Biden rinda cuentas (?) a causa de la sangre vertida por miles de civiles», víctimas, según Volodin, de estos grupos armados ultraderechistas. El asesor de la Presidencia de Ucrania, Mijailo Podoliak, manifestó que «Rusia intenta persistentemente justificar su agresión contra Ucrania (?) con historias sobre biolaboratorios, batallones nazis o bombardeos de artillería pesada sobre Donetsk y es todo mentira». Ataque contra Odesa Mientras tanto, Odesa fue atacada por primera vez con misiles. Los disparó un navío de guerra ruso en aguas del mar Negro. «Bombardearon viviendas civiles frente a la costa de Odesa. Como resultado del ataque de la mañana, una persona resultó con heridas leves y varias viviendas fueron destruidas. En un edificio nuevo cercano saltaron por los aires cristales, puertas y ventanas», aseguró en rueda de prensa el alcalde, Guennadi Trujánov. Se trata del primer ataque contra Odesa desde el comienzo de la invasión, aunque sus alrededores sufrieron con anterioridad algún que otro bombardeo. El pasado viernes, la Armada rusa lanzó ya un misil de crucero contra Odesa, pero, según el Estado Mayor del Ejército ucraniano, «fue derribado por nuestra artillería antiaérea». Trujánov advirtió que «no entregaremos nuestra ciudad, lucharemos por Odesa». Odesa fue atacada por primera vez con misiles, disparados por un navío de guerra ruso en aguas del mar Negro El domingo, según informó el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konáshenkov, el Ejército de Moscú «disparó misiles de crucero Kalibr contra objetivos en Ucrania, por primera vez desde buques emplazados en el mar Caspio», como ya hiciera Rusia en Siria en ataques contra el Daesh en 2015. En esta ocasión, estas armas, afirmó Konáshenkov, «impactaron contra un depósito de combustible en la aldea de Konstantinovka», en la región de Mykolaiv. El portavoz castrense dijo también que «la aviación rusa disparó desde Crimea misiles hipersónicos Kinzhal contra distintos objetivos en suelo ucraniano». Represión de las protestas En Jersón, la única ciudad ucraniana de más de 200.000 habitantes que las tropas rusas han logrado ocupar, la manifestación en contra de los «invasores» que cada día se repite a las doce del mediodía, fue ayer dispersada a tiros. La multitud empezó a gritar a los soldados rusos «¡iros a casa!» y estos respondieron haciendo uso de su armas automáticas y gases lacrimógenos. Al parecer, hubo un único herido y fue a causa de uno de los botes de humo arrojados por los militares rusos, según la publicación local 'Most Jersón'. El vicepresidente del Consejo Regional, Yuri Sobolevski, aseguró que hubo además un detenido, aunque testigos presenciales vieron más arrestos. Varios medios de comunicación y las redes sociales publicaron vídeos de cómo fue reprimida la protesta. Jersón se encuentra en la proximidad inmediata de Crimea, desde donde partieron las fuerzas rusas que la invadieron. Un bombardeo provocó también una fuga de amoniaco en Novoselytsya, al norte, en la región de Sumy, en una planta química de fertilizantes. Así lo aseguró el gobernador regional, Dmytro Jyvytsky, que llamó a la población a refugiarse en sótanos. «El amoníaco es más ligero que el aire, por lo que se deben utilizar refugios, sótanos y pisos bajos como protección», escribió Jyvytsky a través de Telegram. El Ministerio de Defensa ruso calificó el accidente de «provocación» y culpó de lo sucedido a los «ultranacionalistas» ucranianos. Por otro lado, el Ministerio de Exteriores ucraniano rechazó las acusaciones de Moscú sobre la supuesta existencia de una programa de para la elaboración de armas biológicas. Mediante un comunicado, Kiev condena las «acusaciones infundadas» lanzadas el domingo por Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU.
21-03-2022 | Fuente: abc.es
Zelenski se niega a entregar Mariúpol ni ninguna otra ciudad pese al ultimátum de Rusia
El ultimátum de seis horas que el Ministerio de Defensa ruso dio a los defensores de Mariúpol para que entregaran esta ciudad portuaria en el mar de Azov a las tropas rusas y a las fuerzas rebeldes de Donetsk venció a las cinco de la mañana. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, rechazó la imposición rusa y avisó que «no aceptaré ultimátumes» ni entregará al Ejército ruso Mariúpol ni ninguna otra ciudad del país. Zelenski advirtió también que cualquier eventual acuerdo que se alcance con Rusia para parar la guerra «será sometido a referéndum». La jornada del lunes, en la que se volvieron a reanudar las negociaciones para un alto el fuego entre las delegaciones rusa y ucraniana, registró por primera vez ataques contra la ciudad portuaria de Odesa efectuados con misiles disparados desde navíos rusos en el mar Negro. También por primera vez los soldados rusos hicieron uso de sus armas para disuadir a los civiles que protestaban contra su presencia. El incidente tuvo lugar en la ciudad de Jersón. Defensa de Mariúpol La ciudad más castigada de Ucrania, sin embargo, sigue siendo Mariúpol, en donde unas 350.000 personas continúan atrapadas en los sótanos de las viviendas sin agua, alimentos, luz ni calefacción. Esta localidad comenzó a ser atacada el 25 de febrero, al día siguiente de que comenzase la guerra, lo que Moscú llama «operación especial», y desde el 18 de marzo está completamente sitiada. Según el ministro de Defensa ucraniano, Oleksiy Réznikov, las fuerzas que defiende Mariúpol «están desempeñado un enorme papel en el desmantelamiento de los planes del enemigo y en la mejora de nuestra defensa». A juicio de Réznikov, «gracias a Mariúpol, se están salvando a Kiev, Dnipró y Odesa. Todo el mundo debe entenderlo», ya que, una vez que la ciudad caiga, las tropas rusas tendrán más efectivos para continuar la contiendan en otras áreas y cerrar el nexo de unión entre el Donbass separatista y la península de Crimea. Mijaíl Mizíntsev, jefe del Centro de Control Nacional del Ministerio de Defensa ruso, dijo que instaron a Kiev a retirar de Mariúpol «todas las formaciones armadas (?) en aras de salvar a los civiles y las infraestructuras». Mizíntsev explicó que, una vez depuestas las armas, llegarían los convoyes humanitarios «para evacuar a los civiles con unidades de zapadores por delante para el desminado de la ruta (?) han sido invitados a estar presentes a representantes de la ONU, la OSCE, el Comité Internacional de la Cruz Roja y otras organizaciones internacionales». Una de las unidades que luchan en Mariúpol es el Batallón Azov, calificado de neonazi por las autoridades rusas y cuya financiación vetó el Pentágono en 2017 Pero este operativo tendrá que esperar. El cabecilla rebelde de Donetsk, Denís Pushilin, reconoció que sus fuerzas no podrán tomar Mariúpol «ni siquiera en una semana». Según sus palabras, en la ciudad «hay varios miles de combatientes de los batallones nacionalistas ucranianos». «Hacernos con Mariúpol no va ser cosa de dos o tres días, ni siquiera de una semana (?) desafortunadamente, la ciudad es grande», declaró ante las cámaras del canal público ruso Rossiya 1. Una de las unidades que luchan en Mariúpol es el Batallón Azov, calificado de neonazi por las autoridades rusas y cuya financiación vetó el Pentágono en 2017. A este respecto, el presidente de la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso), Viacheslav Volodin, acusó al presidente Joe Biden de «crímenes de guerra» por enviar armas a Ucrania que, según sus informaciones, «fueron a parar a manos de los neonazis de Batallón Azov». «El Congreso de Estados Unidos debe poner fin al doble rasero y hacer que el presidente Biden rinda cuentas (?) a causa de la sangre vertida por miles de civiles», víctimas, según Volodin, de estos grupos armados ultraderechistas. El asesor de la Presidencia de Ucrania, Mijailo Podoliak, manifestó que «Rusia intenta persistentemente justificar su agresión contra Ucrania (?) con historias sobre biolaboratorios, batallones nazis o bombardeos de artillería pesada sobre Donetsk y es todo mentira». Ataque contra Odesa Mientras tanto, Odesa fue atacada por primera vez con misiles. Los disparó un navío de guerra ruso en aguas del mar Negro. «Bombardearon viviendas civiles frente a la costa de Odesa. Como resultado del ataque de la mañana, una persona resultó con heridas leves y varias viviendas fueron destruidas. En un edificio nuevo cercano saltaron por los aires cristales, puertas y ventanas», aseguró en rueda de prensa el alcalde, Guennadi Trujánov. Se trata del primer ataque contra Odesa desde el comienzo de la invasión, aunque sus alrededores sufrieron con anterioridad algún que otro bombardeo. El pasado viernes, la Armada rusa lanzó ya un misil de crucero contra Odesa, pero, según el Estado Mayor del Ejército ucraniano, «fue derribado por nuestra artillería antiaérea». Trujánov advirtió que «no entregaremos nuestra ciudad, lucharemos por Odesa». Odesa fue atacada por primera vez con misiles, disparados por un navío de guerra ruso en aguas del mar Negro El domingo, según informó el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konáshenkov, el Ejército de Moscú «disparó misiles de crucero Kalibr contra objetivos en Ucrania, por primera vez desde buques emplazados en el mar Caspio», como ya hiciera Rusia en Siria en ataques contra el Daesh en 2015. En esta ocasión, estas armas, afirmó Konáshenkov, «impactaron contra un depósito de combustible en la aldea de Konstantinovka», en la región de Mykolaiv. El portavoz castrense dijo también que «la aviación rusa disparó desde Crimea misiles hipersónicos Kinzhal contra distintos objetivos en suelo ucraniano». Represión de las protestas En Jersón, la única ciudad ucraniana de más de 200.000 habitantes que las tropas rusas han logrado ocupar, la manifestación en contra de los «invasores» que cada día se repite a las doce del mediodía, fue ayer dispersada a tiros. La multitud empezó a gritar a los soldados rusos «¡iros a casa!» y estos respondieron haciendo uso de su armas automáticas y gases lacrimógenos. Al parecer, hubo un único herido y fue a causa de uno de los botes de humo arrojados por los militares rusos, según la publicación local 'Most Jersón'. El vicepresidente del Consejo Regional, Yuri Sobolevski, aseguró que hubo además un detenido, aunque testigos presenciales vieron más arrestos. Varios medios de comunicación y las redes sociales publicaron vídeos de cómo fue reprimida la protesta. Jersón se encuentra en la proximidad inmediata de Crimea, desde donde partieron las fuerzas rusas que la invadieron. Un bombardeo provocó también una fuga de amoniaco en Novoselytsya, al norte, en la región de Sumy, en una planta química de fertilizantes. Así lo aseguró el gobernador regional, Dmytro Jyvytsky, que llamó a la población a refugiarse en sótanos. «El amoníaco es más ligero que el aire, por lo que se deben utilizar refugios, sótanos y pisos bajos como protección», escribió Jyvytsky a través de Telegram. El Ministerio de Defensa ruso calificó el accidente de «provocación» y culpó de lo sucedido a los «ultranacionalistas» ucranianos. Por otro lado, el Ministerio de Exteriores ucraniano rechazó las acusaciones de Moscú sobre la supuesta existencia de una programa de para la elaboración de armas biológicas. Mediante un comunicado, Kiev condena las «acusaciones infundadas» lanzadas el domingo por Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU.
21-03-2022 | Fuente: abc.es
Ucrania rechaza el ultimátum ruso para entregar Mariúpol
El Gobierno de Ucrania y las autoridades locales de Mariúpol han rechazado este lunes entregar las armas del Ejército y abandonar la asediada ciudad, tal y como exige el ultimátum que Rusia ha lanzado este domingo a las autoridades de la ciudad. La viceprimera ministra de Ucrania y ministra para la Reintegración de los Territorios Ocupados Temporalmente, Irina Vereshchuk, ha mostrado su rechazo a la propuesta rusa de entregar la ciudad de Mariúpol, después de recibir por parte de Rusia una carta de ocho páginas donde se condiciona la evacuación de civiles a que el Ejército ucraniano abandone la ciudad, según ha explicado en una entrevista a 'Ukrayinska Pravda'. «Son 8 páginas con un regreso a la historia y otro delirio. Enviaron la misma carta a la ONU, al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y esperaban que las organizaciones internacionales reaccionaran y comenzaran a presionar a Ucrania. Esto no sucederá, ya que el CICR y la ONU entienden que es una manipulación de Rusia y que está tomando personas como rehenes», ha asegurado Vereshchuk. Por su parte, Ucrania ha exigido al Ejército ruso que «abra inmediatamente» un corredor para evacuar a civiles y poder llevarlos a la región de Zaporiyia, que está bajo control ucraniano, sin condicionarlo a la entrega de armas de las tropas que defienden la ciudad. «No podemos hablar sobre la entrega de armas. Ya hemos informado a la parte rusa al respecto», ha detallado la vice primera ministra, que ha explicado que ha escrito a las tropas rusas pidiendo «simplemente» abrir el corredor «en lugar de pasar tiempo escribiendo una carta de ocho páginas». Asimismo, Vereshchuk ha acusado a las tropas rusas de secuestras y mandar a orfanatos rusos a 350 niños sin posibilidad de que las autoridades ucranianas mantengan la custodia de los mismos, algo que, la vice primera ministra ha calificado de "terrorismo". Por su parte, asistente del alcalde de Mariúpol, Petro Andryushchenko, también ha mostrado su rechazo a la propuesta rusa de ofrecer la ciudad. «Se dice que los rusos están proponiendo que el Ayuntamiento de Mariúpol se traslade a Rusia. Dio tiempo hasta la mañana para formar una respuesta. Y por qué esperar tanto si la respuesta está tan clara», ha expresado en una publicación de Facebook. El Ministerio de Defensa ruso emitió a última hora del domingo un ultimátum a las autoridades ucranianas para que entregaran la ciudad de Mariúpol y exigían una respuesta antes de las 5.00 horas en Moscú (3.00 horas en España). «Para salvar vidas humanas y preservar la infraestructura de la ciudad de Mariúpol, (..) la Federación Rusa abrirá a las 10.00 horas --hora de Moscú-- de mañana, 21 de marzo, corredores humanitarios desde Mariúpol hacia el este y, tras un acuerdo con Ucrania, al oeste», explicó el domingo el general ruso Mijail Mizintsev, según recoge la agencia de noticias rusa TASS. Aunque para ello, Rusia emplazó a los combatientes ucranianos a abandonar las armas y partir hacia las zonas bajo control ucraniano. Mariúpol ha permanecido bajo un intenso fuego constante desde el comienzo de la invasión rusa el pasado 24 de febrero. La ciudad se ha convertido en una de las más golpeadas por las fuerzas rusas en estos últimos días, hasta el punto de que el pasado 14 de marzo las autoridades ucranianas denunciaron que más de 2.500 personas habían muerto en el área. La ONU reconoce que es difícil obtener información clara sobre lo que está pasando.
15-03-2022 | Fuente: abc.es
Los primeros ministros de Polonia, República Checa y Eslovenia viajan a Kiev para verse con Zelenski
El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, ha viajado en tren durante buena parte de la noche y ha llegado a Kiev a primera hora de la mañana, para evitar en lo posible los bombardeos. Viaja acompañado por Jaros?aw Kaczy?ski, que actualmente es el presidente del Comité de Seguridad y Defensa Nacional de Polonia y líder en la sombra del partido en el gobierno PiS. Esta delegación polaca de máximo nivel desea escenificar así su apoyo incondicional al gobierno ucraniano, con el que se reunirán a lo largo del día en la capital ucraniana y sin hacer público el lugar ni la hora por motivos de seguridad. A la reunión asisten también los primeros ministros de la República Checa y Eslovenia, junto con el presidente de Ucrania y anfitrión, Volodímir Zelenski. La visita se produce en medio de mortíferos ataques rusos a Kiev, que ha sido rodeada por las tropas de Moscú ya casi totalmente, y en el momento en el que Rusia y Ucrania se disponen a reanudar las conversaciones para poner fin a la guerra de casi tres semanas. Según un anuncio oficial de la oficina del gobierno polaco, el viaje se organiza de acuerdo con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. «El propósito de la visita es confirmar el apoyo inequívoco de toda la UE a la soberanía e independencia de Ucrania y presentar un amplio paquete de apoyo al Estado y la sociedad ucranianos», dice el comunicado. La visita de Mateusz Morawiecki de Polonia, Petr Fiala de Chequia y Janez Jan?a de Eslovaquia ha sido anunciada a organizaciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas. Los tres estarán de visita como «representantes del Consejo Europeo», según el comunicado. Según Barend Leyts, portavoz del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, Morawiecki le informó sobre una posible visita a Kiev al margen de la reunión de Versalles la semana pasada. «La UE apoya a Ucrania. La UE está trabajando para proporcionar apoyo político, financiero, material y humanitario coordinado», ha declarado Leyts. «Europa debe garantizar la independencia de Ucrania y asegurarse de que esté lista para ayudar en la reconstrucción», ha escrito Morawiecki en Facebook al anunciar el viaje y ha citado al expresidente polaco Lech Kaczy?ski, hermano gemelo del actual presidente del Comité de Seguridad y Defensa Nacional y que falleció un trágico el accidente aéreo de Smolensk en 2010. «Hoy Georgia, mañana Ucrania, pasado mañana los estados bálticos, y luego quizás sea el momento de mi país, de Polonia», dijo Lech Kaczy?ski en 2008 durante una visita parecida a esta en la capital georgiana, Tiflis, cuando el país se enfrentaba a la agresión de Rusia. «Su visita cambió entonces la percepción de esta guerra, y un gran acto de valentía infundió espíritu a los georgianos y aún hoy se recuerda en todo el mundo», ha dicho ahora el jefe del gobierno polaco. Visita del ministro de Exteriores lituano El ministro de Relaciones Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, también se encuentra en una visita no anunciada a Ucrania, según ha informado la agencia de noticias Elta. Morawiecki había visitado Kiev por última ve a principios de febrero, en un viaje en el que ya expresó el apoyo de su país a Ucrania ante la escalada de tensión por la concentración de tropas rusas en la frontera. Ya entonces anunció que Polonia brindaría apoyo no solo verbal, sino también militar y humanitario a Ucrania frente a la amenaza rusa de agresión. En aquella ocasión coincidió con él en Kiev el primer ministro británico, Boris Johnson, con el que dialogó sobre la creación de un nuevo formato de cooperación ucraniano-polaco-británico y el gobierno británico anunció en las horas siguientes a la entrevista una nueva asignación de 105 millones de euros para contribuir a una «gobernanza estable» en Ucrania, avanzar hacia la "independencia energética" de ese país y reducir su necesidad de importar energía de Rusia. Lo que entonces era solo un temor hoy se ha convertido en realidad y la principal preocupación de los gobiernos de Polonia, República Checa y Eslovenia es ahora parar a Putin en territorio ucraniano. «Si Putin gana en Ucrania, es bastante porbable que nosotros seamos los siguientes», ha declarado el esloveno Janez Jan?a.
15-03-2022 | Fuente: abc.es
Los primeros ministros de Polonia, República Checa y Eslovenia llegan a Kiev para verse con Zelenski
El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki; el primer ministro de la República Checa, Petr Fiala, y el primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa, ya han llegado a Kiev, donde planean reunirse con el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. Su viaje se ha producido un día especialmente crudo, pues a lo largo de la jornada se han registrado numerosos ataques y las tropas rusas han estrechado su cerco sobre la ciudad. Morawiecki ha viajado en tren durante buena parte de la noche y ha llegado a Kiev a primera hora de la mañana, para evitar en lo posible los bombardeos. Ha viajado acompañado por el expresidente Jaros?aw Kaczy?ski, que ahora preside el Comité de Seguridad y Defensa Nacional de Polonia y es líder en la sombra del partido de Gobierno, el PiS. La delegación polaca de máximo nivel desea escenificar así su apoyo incondicional a Kiev.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">It is here, in war-torn Kyiv, that history is being made. It is here, that freedom fights against the world of tyranny. It is here that the future of us all hangs in the balance. EU supports UA, which can count on the help of its friends - we brought this message to Kyiv today. <a href="https://t.co/Us7k9xTq5f">pic.twitter.com/Us7k9xTq5f</a></p>&mdash; Mateusz Morawiecki (@MorawieckiM) <a href="https://twitter.com/MorawieckiM/status/1503782996444340224?ref_src=twsrc%5Etfw">March 15, 2022</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Según un anuncio oficial de la oficina del Gobierno polaco, el viaje se ha organizado de acuerdo con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. «El propósito de la visita es confirmar el apoyo inequívoco de toda la UE a la soberanía e independencia de Ucrania y presentar un amplio paquete de apoyo al Estado y la sociedad ucranianos», dice el comunicado. La visita de Morawiecki , Fiala y Jan?a también ha sido anunciada a organizaciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas. Los tres estarán de visita como «representantes del Consejo Europeo», añade el comunicado. Morawiecki le informó sobre una posible visita a Kiev al margen de la reunión de Versalles la semana pasada. «La UE apoya a Ucrania. La UE está trabajando para proporcionar apoyo político, financiero, material y humanitario coordinado», ha declarado Leyts. «Europa debe garantizar la independencia de Ucrania y asegurarse de que esté lista para ayudar en la reconstrucción», ha escrito Morawiecki en Facebook al anunciar el viaje y ha citado al expresidente polaco Lech Kaczy?ski, hermano gemelo del actual presidente del Comité de Seguridad y Defensa Nacional y que falleció un trágico el accidente aéreo de Smolensk en 2010. «Hoy Georgia, mañana Ucrania, pasado mañana los estados bálticos, y luego quizás sea el momento de mi país, de Polonia», dijo Lech Kaczy?ski en 2008 durante una visita parecida a esta en la capital georgiana, Tiflis, cuando el país se enfrentaba a la agresión de Rusia. «Su visita cambió entonces la percepción de esta guerra, y un gran acto de valentía infundió espíritu a los georgianos y aún hoy se recuerda en todo el mundo», ha dicho ahora el jefe del gobierno polaco. Visita del ministro de Exteriores lituano El ministro de Relaciones Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, también se encuentra en una visita no anunciada a Ucrania, según ha informado la agencia de noticias Elta. Morawiecki había visitado Kiev por última vez a principios de febrero, en un viaje en el que ya expresó el apoyo de su país a Ucrania ante la escalada de tensión por la concentración de tropas rusas en la frontera. Ya entonces anunció que Polonia brindaría apoyo no solo verbal, sino también militar y humanitario a Ucrania frente a la amenaza rusa de agresión. En aquella ocasión coincidió con él en Kiev el primer ministro británico, Boris Johnson, con el que dialogó sobre la creación de un nuevo formato de cooperación ucraniano-polaco-británico y el gobierno británico anunció en las horas siguientes a la entrevista una nueva asignación de 105 millones de euros para contribuir a una «gobernanza estable» en Ucrania, avanzar hacia la «independencia energética» de ese país y reducir su necesidad de importar energía de Rusia. Lo que entonces era solo un temor hoy se ha convertido en realidad y la principal preocupación de los gobiernos de Polonia, República Checa y Eslovenia es ahora parar a Putin en territorio ucraniano. «Si Putin gana en Ucrania, es bastante porbable que nosotros seamos los siguientes», ha declarado el esloveno Janez Jan?a.
1
...