Infortelecom

Noticias de oea

11-01-2020 | Fuente: abc.es
López Obrador convierte México en refugio de la izquierda latinoamericana
México atraviesa un proceso de cambio desde que en diciembre de 2018 inició la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Según AMLO, durante su gobierno se producirá lo que él denomina como la «Cuarta Transformación» del país, es decir, un proceso histórico de profundo calado como lo fueron primero la Independencia, la Reforma, segundo; y la Revolución, el tercero. En política exterior, las consecuencias de esta transformación se traducen en un cierto distanciamiento de Estados Unidos y una aproximación a los líderes socialistas latinoamericanos que en las últimas dos décadas han dominado varios países de la región. López Obrador se ha convertido en el gran referente de la izquierda en un continente que se ha quedado prácticamente huérfano de aquellos representantes del «socialismo del siglo XXI». Únicamente Daniel Ortega en Nicaragua, Nicolás Maduro en Venezuela y la irreductible Cuba sobreviven como los principales exponentes de una izquierda latinoamericana que había logrado tomar el control de Brasil, Ecuador, Uruguay, Bolivia o Paraguay. Con el objetivo de estrechar relaciones con los líderes socialistas de la región, AMLO ha utilizado el asilo político como un instrumento que ha convertido a México en el país de refugio para los políticos de izquierda del continente. Así, México otorgó asilo diplomático esta semana a cuatro diputados ecuatorianos afines al expresidente Rafael Correa (2007-2017), quien se enfrenta a varios procesos judiciales en su país que no avanzan porque reside en Bélgica. Los cuatro asambleístas ecuatorianos ?miembros de la organización Revolución Ciudadana, liderada por Correa? ya se encuentran en México, donde pidieron asilo por no haber recibido presuntamente protección policial tras ser supuestamente amenazados durante las protestas que asolaron el país andino en octubre de 2019. Este es el último de los procesos de asilo otorgados por México. Ya en noviembre del año pasado, la administración de AMLO envió un avión de la Fuerza Aérea hasta Bolivia para recoger al expresidente Evo Morales días después de que el político presentara su renuncia tras las irregularidades en las elecciones presidenciales del 20 de octubre, según un informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Tras permanecer alrededor de un mes asilado en México, Morales realizó una visita a Cuba y reside actualmente refugiado en Argentina, país que gobierna desde hace un mes el peronista Alberto Fernández. Sin reconocer a Guaidó En la Embajada de México en La Paz, mientras tanto, se encuentran todavía asilados varios exfuncionarios de la administración de Morales. Algunos de estos exfuncionarios se enfrentan a órdenes de arresto emitidas por el nuevo Gobierno interino, en el poder desde el 12 de noviembre. Precisamente, la presencia de estos asilados en la Embajada fue la causa de un reciente y confuso conflicto diplomático entre Bolivia, México y España. Con respecto a Venezuela, la presidencia de López Obrador ha supuesto un giro de 180 grados para la política mexicana comparada con la defendida por el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018). Mientras que el país mesoamericano había sido uno de los más fervientes críticos contra el chavismo dentro de la OEA, ahora México es la única potencia latinoamericana que no ha reconocido a Juan Guaidó como «presidente encargado» de Venezuela, postura que ha supuesto un balón de oxígeno al régimen bolivariano.
10-01-2020 | Fuente: abc.es
La OEA refrenda la reelección de Guaidó y condena a Maduro
La Organización de los Estados Americanos (OEA) reconoció oficialmente esta tarde la reelección de Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela e interino de su país, en un rechazo directo al intento del régimen de Nicolás Maduro de colocar a diputados adeptos al frente de un poder legislativo cuya sede acordonó movilizando a la Guardia Nacional Bolivariana. Tan controvertido ha sido el golpe autoritario de Maduro, que de sus principales aliados en la OEA sólo Nicaragua votó en contra de la resolución de apoyo a Guaidó. La resolución adoptada ayer por el Consejo Permanente con 20 votos a favor, cinco en contra y nueve abstenciones, saluda «la reelección de Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela» y condena «el uso de la fuerza y tácticas intimidantes por parte del régimen de Nicolás Maduro para obstruir el libre acceso de los diputados de la Asamblea Nacional a la sesión, convocada para el 5 de enero de 2020, para elegir democráticamente su Junta Directiva». Esta moción de apoyo a Guaidó fue redactada y propuesta por Brasil, Canadá, Colombia, Guatemala, Paraguay, Perú y Estados Unidos. La misión diplomática de este último país pidió que el texto se aprobara por unanimidad, algo a lo que se opuso Nicaragua. Los aliados más estrechos del régimen de Maduro en la actualidad ?los gobiernos de Alberto Fernández en Argentina; de Andrés Manuel López Obrador en México, y de Tabaré Vázquez en Uruguay? se abstuvieron, condenado en su turno de intervención el uso de la violencia por parte del chavismo. Esta es la primera ocasión en la que la misión de Bolivia ante la OEA se alinea con el eje que conforman EE.UU., Brasil y Colombia, en una votación de apoyo a la oposición contra el chavismo en Venezuela. El Gobierno de Evo Morales, que había sido un firme aliado de Maduro en todas las votaciones de esta institución multilateral americana, cayó en noviembre de 2019 después de que un informe de la misión de observación de la propia OEA revelara graves sospechas de fraude en el recuento de las últimas elecciones mantenidas en Bolivia. El representante del gobierno de Guaidó ante la OEA, Gustavo Tarre, proyectó en la sala del Consejo Permanente un vídeo que mostraba al presidente de la Asamblea Nacional tratando de entrar en la sede de la Asamblea Nacional en Caracas, algo que impedían los guardas enviados por el régimen, parapetados por sus escudos antidisturbios. «Tú no decides quién entra, eso no lo decides tú», le decía Guaidó a uno de los guardas en el vídeo. Según dijo después Tarre, «el 5 de enero se dio a conocer al mundo lo que los diputados venezolanos han venido sufriendo a lo largo de los años, el uso de las instituciones venezolanas por parte de una banda criminal para perpetuarse en poder. Uso la palabra dictadura en la más plena acepción del término. En Venezuela existe un sistema de gobierno que niega los principios más esenciales de la democracia».
09-01-2020 | Fuente: elpais.com
Los expertos independientes de la OEA retoman el ?caso Ayotzinapa?
El Gobierno de López Obrador admite que aún no hay resultados que esclarezcan el destino de los 43 estudiantes desaparecidos
09-01-2020 | Fuente: abc.es
Organizaciones de DD.HH. exigen la liberación del opositor cubano José D. Ferrer tras 100 días detenido
Organizaciones de defensa de los Derechos Humanos han exigido este jueves a las autoridades cubanas que liberen al líder opositor José Daniel Ferrer, jefe de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), cuando se cumplen cien días de su detención. «Reiteramos nuestro llamamiento a las autoridades cubanas para liberar inmediata e incondicionalmente a José Daniel Ferrer, los otros miembros de la UNPACU detenidos con él y de todos los prisioneros de conciencia», ha dicho la directora de Programas para América Latina y el Caribe de Freedom House, Deborah Ullmer. Ullmer ha denunciado que el Gobierno cubano ha maltratado a Ferrer, apuntando en concreto a torturas y aislamiento, y que le ha negado la asistencia legal, lo cual «ofrece más pruebas de que los recientes cambios constitucionales en el país son un intento puramente cosmético de ocultar la actual represión». «Desde que la nueva Carta Magna entró en vigor el pasado mes de abril, el régimen cubano ha seguido reforzando las restricciones sobre las voces independientes ante los problemas económicos y el creciente descontento popular», ha indicado. Detención arbitraria Por su parte, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, ha incidido en que Ferrer «fue detenido arbitrariamente sin previa orden de un tribunal competente e independiente que garantizara un proceso justo e imparcial», por lo que «se violó el debido proceso». Además, «una vez detenido se le negó el derecho a notificar sobre su arresto», por lo que la organización disidente le considera «desaparecido». Ferrer fue detenido el pasado 1 de octubre en un operativo efectuado por unos 60 efectivos de las fuerzas de seguridad cubanas en las tres viviendas que constituyen la sede de la UNPACU, una de ellas la del líder opositor, en Santiago de Cuba. Los motivos de esta detención no se revelaron hasta el pasado 20 de noviembre, cuando el diario oficial 'Granma' informó de que Ferrer fue arrestado «en respuesta a la denuncia presentada por un ciudadano cubano» que le acusa a él y a otros tres hombres «de haberlo secuestrado durante toda una noche y propinado una severa golpiza». El medio oficialista reveló esta información y realizó una campaña de descrédito contra el opositor encarcelado coincidiendo con la resolución aprobada por la Unión Europea en la que exigía la «liberación inmediata» de Ferrer, además de que pudiera contar con un abogado y que tuviera acceso tanto a asistencia médica como a las visitas de su familia, que ha podido visitar al opositor en contadas ocasiones. Estas acusaciones fueron desmontadas por la propia esposa del ciudadano que acusó al disidente, que aseguró que sus lesiones eran resultado de un accidente con una motocicleta, así como por un informe realizado por la ONG española Cuban Prisoners Defenders, que acusó al régimen de fabricar pruebas falsas. Según las últimas declaraciones de la esposa de Ferrer, Nelva Ortega, si el régimen condena a Ferrer por esta acusación también podría reactivar una anterior condena de 25 años, de la que cumplió 8 años (entre 2003 y 2011) durante la conocida como Primavera Negra. Desde su «presunta liberación», «que no fue tal porque se ha realizado con la pena vigente y la amenaza constante de volver a prisión» -apunta Cuban Prisoners Defenders-, Ferrer ha sido detenido más de cien veces aunque sin cargos, lo que arroja una media de una vez al mes desde hace ocho años, «la mayoría de forma extremadamente violenta, con golpizas brutales, amenazas y asaltos a su casa». Con motivo de los cien días de encarcelación, se puso en marcha la campaña 100 días 100 voces pidiendo la liberación del opositor (#FreeFerrer), en la que han participado personas anónimas, así como personalidades como el Secretario General de la OEA, Luis Almagro; los eurodiputados Hermann Tertsch y Leopoldo López Gil, el congresista de los Estados Unidos, Mario Diaz-Balart; el ex congresista, Lincoln Diaz-Balart, la senadora colombiana, Paola Holguín; la activista, Rosa María Payá y varios jóvenes activistas y líderes religiosos de la Isla y de Latinoamérica.
03-01-2020 | Fuente: abc.es
2020: El Gobierno de Pablo Iglesias y Venezuela
Volvamos brevemente a los hechos ocurridos el pasado 27 de diciembre, en la sede de la embajada de México en Bolivia. Nueve prófugos, presuntos delincuentes solicitados por las autoridades de Bolivia, se habían «refugiado» en la sede. En tales circunstancias, en extremo delicadas, violando las más elementales precauciones propias del ejercicio diplomático, dos funcionarios de la embajada de España, la encargada de negocios, Cristina Borreguero, y el cónsul, Álvaro Fernández, decidieron hacer una «visita de cortesía», escoltados por cuatro oficiales de seguridad, llamativamente encapuchados. El despropósito, lo inadecuado de la supuesta «visita» es más que evidente. En el momento en que el nuevo Gobierno de Bolivia lucha por estabilizar al país y trabaja con denuedo para organizar un proceso electoral que ofrezca garantías de respeto a la voluntad popular; en el momento en que el poder judicial de Bolivia actúa para castigar a los culpables del fraude electoral -documentado con amplitud y rigor en el informe «Análisis de Integridad Electoral. Elecciones Generales en el Estado Plurinacional de Bolivia», del 20 de octubre de 2019-; en el momento en que ya eran públicas las tensiones entre México y Bolivia, por la decisión del Gobierno de López Obrador de proteger a los nueve exfuncionarios, varios de los cuales han sido acusados de manipular los resultados electorales (lo que les calificaría, de confirmarse los señalamientos, de haber cometidos delitos penados por las leyes de Bolivia), en este marco de cosas, se produce la impertinente, extraña, desajustada e impropia visita a la casa donde se encuentran los prófugos en cuestión. Las sospechas de los vecinos, que reaccionaron en contra de los encapuchados y en contra de la presencia de los vehículos, está más que justificada: fueron desatadas por las extrañas conductas de los visitantes. La conclusión de que se aprestaban a rescatar a algunos de los prófugos, se fundamenta, no solo en la inoportuna visita, sino en los largos vínculos que unen a varios dirigentes del partido Podemos, con el delincuente electoral, Evo Morales (aprovecho para recomendar aquí la lectura del informe de la OEA que mencioné en el párrafo anterior: muestra que el fraude electoral en Bolivia fue previamente diseñado, que fue posible por toda una estructura de complicidades, y que fue supervisado directamente por Evo Morales y varios de sus ministros). Este no es un hecho aislado: inaugura la nueva diplomacia encabezada por Pablo Iglesias -y no por Pedro Sánchez-, que será quien dicte las pautas de las relaciones del nuevo Gobierno de España con América Latina. Es una mala noticia para los demócratas de México, que resisten el avance del siniestro populismo de López Obrador. Lo es para los bolivianos, hartos de los fraudes cometidos por Evo Morales para eternizarse en el poder. Los es para la oposición democrática nicaragüense, que paga con la cárcel, con torturas o con la vida, el objetivo de recuperar la libertad. Y, por supuesto, es una noticia terrible para los venezolanos, que encontrarán un nuevo escollo que salvar en la política exterior de España y, en consecuencia, de Europa. Mientras las más importantes asociaciones criminales del continente, los Ortega, los Maduro, los Kirchner, el Partido de los Trabajadores de Lula, el Foro de Sao Paulo, las FARC, Petro, los colectivos dedicados al narcotráfico, Correa y su combo, el PSUV de Diosdado Cabello, celebran la toma del poder por parte de sus socios de Podemos, Iglesias y sus asistentes ejecutan su primera gran operación diplomática, cuyo avance tuvo lugar en Bolivia: usar la estructura diplomática de España para blanquear las huellas del financiamiento ilegal recibido por los gobiernos corruptos de América Latina. La fallida operación, impedida por los vecinos, anuncia la nueva política exterior de España hacia Venezuela y América Latina, al mando de Iglesias y Rodríguez Zapatero, que dictarán los lineamientos que deberá cumplir Josep Borrell como canciller de la Unión Europea. Con Iglesias como jefe de gobierno, vienen trabas para la circulación de las denuncias sobre la sistematicidad de las violaciones de los derechos humanos. Trabas para impedir que los países que han reconocido a Juan Guaidó Márquez como presidente encargado de Venezuela, reconozcan a sus embajadores. Vienen obstáculos para que los medios de comunicación bajo el control o influencia directa de Podemos, informen sobre la tragedia que asola a millones de familias, dentro y fuera del territorio. Viene, y esto es clave, una arremetida en el ámbito de la opinión pública, para distorsionar la realidad de nuestro país, bajo el siguiente relato: que lo que ocurre es el resultado de un enfrentamiento político entre dos poderes, y no lo que es: una dictadura que persigue al conjunto de la sociedad, al costo de sus vidas, mientras se enriquece y se aferra al poder, violando los principios básicos de la democracia. En esta nueva etapa, donde Josep Borrell tendrá la tarea de asegurarse que Europa siga el rumbo señalado por Iglesias y Rodríguez Zapatero, se agitará, todavía con más fuerza, la política de hacer silencio y mirar hacia otro lado mientras Maduro reprime y tortura y mata a indefensos, bajo el supuesto de que España debe proteger sus intereses empresariales. Y más: es previsible la reaparición de Rodríguez Zapatero, para el relanzamiento de la inútil, agujerada y fracasada tesis del diálogo como única solución a la crisis venezolana, alentada desde ya, por López Obrador y por el kirchnerismo, socios de Maduro y Morales.
31-12-2019 | Fuente: abc.es
Cuesta trabajo pensar que dos diplomáticos españoles son capaces de poner sus carreras en riesgo para «rescatar» a prófugos acusados de sedición y terrorismo en Bolivia. La hipótesis resulta, casi, tan excéntrica como la versión de que es normal que los GEO sean los choferes/escoltas de una ministra consejera y un cónsul, en un país donde se había recuperado la tranquilidad. Tampoco parece muy normal que, justo en ausencia del embajador de España, se produzca esa «visita de cortesía» a una embajada que tiene dentro a nueve huidos del último Gobierno de Evo Morales. Entre ellos, a Juan Ramón Quintana, hombre de total confianza del expresidente atrincherado en la Argentina de Alberto y Cristina Fernández. Todo lo que tiene que ver con el caso de la Embajada es, raro no, rarísimo. Y lo es aún más por el silencio de tres días del Gobierno de Pedro Sánchez que, hasta ayer, parecía ausente al escándalo. Si el asunto estuviera reducido a una torpeza o malentendido, se habría zanjado rápido y no se habría llegado al extremo de la expulsión mutua de diplomáticos. Si la verdad fuera tan simple como algunos ahora quieren hacernos creer, no habría hecho falta «el enviado especial» a Bolivia, para arrojar luz sobre este episodio insólito. Las versiones simplistas, por desgracia, no encajan en este puzzle lamentable. Tampoco cierra, como dicen algunos, que a Sánchez y a Pablo Iglesias, su socio bolivariano, les conviniera, dar luz verde a un «operativo» que, en su fuero interno, posiblemente, les hubiera encantado encabezar si hubiera sido un éxito y no un fracaso modelo la Tia de Mortadelo y Filemón. Bolivia se queja de que el mundo en general y España en particular tratan al país como si fuera de segunda y, en parte, tiene razón. El embajador en la OEA, Jaime Aparicio, lamenta que se «borre de la historia», el pucherazo de Evo Morales, ladino y hábil para imponer mentiras y quede como verdad suprema que le dieron un golpe. Y, también, tiene razón.
29-12-2019 | Fuente: elpais.com
?La OEA no debe ser un fiscal para decidir quién es bueno o malo?
La diplomática ecuatoriana es candidata para la Secretaría General del organismo regional con un plan que busca ?cicatrizar la polarización? alcanzada durante el liderazgo de Almagro
29-12-2019 | Fuente: abc.es
«No es lo más idóneo que policías españoles del GEO vayan encapuchados a una Embajada en Bolivia»
El candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, que se enfrentó a Evo Morales en las elecciones del pasado 20 de octubre, en las que la OEA demostró que hubo un gran fraude, pretende volver a presentarse en unos comicios con garantías en 2020. Carlos Mesa habla para ABC de la actualidad en Bolivia, en las últimas horas marcada por el episodio sucedido ante la Embajada de México en La Paz. ¿Considera que hubo un «atropello» a la soberanía boliviana por parte d España, como sostiene la Cancillería? Cuando menos, es cuestionable la presencia de policías del GEO encapuchados en territorio boliviano en las inmediaciones de una embajada de otro país. No parece el método más idóneo para trasladar y esperar a sus representantes diplomáticos. Menos aún en un contexto de tensión como el que existe entre México y Bolivia. Podría cuestionarse también la conveniencia de una visita de funcionarios españoles a la residencia de la Embajada de México en la que están nueve ciudadanos bolivianos solicitados por la Justicia de nuestro país. A su juicio, ¿fue correcta la actuación enla que se interceptó a un vehículo diplomático español? A mi juicio, no fue correcta la presencia en las calles de La Paz de la Policía española, con alguno de sus miembros encapuchado, vulnerando principios internacionales en la materia. ¿Qué garantías hay de que esta vez será un proceso limpio? El MAS tiene aún dos tercios del Parlamento? El mayor desafío es que la Asamblea acepte contar con un grupo plural y multipartidario que escoja a los mejores miembros del tribunal supremo electoral. Si esto se consigue, podemos contar con un tribunal creíble. Es fundamental que, además de la OEA, que fue muy importante para demostrar el fraude electoral en un informe demoledor, haya una misión plena de observación de la UE. La mejor garantía de una elección transparente y pacífica es una misión europea del más alto nivel. El líder cívico Fernando Camacho pretende presentarse. ¿La división podría propiciar que el MAS gane las elecciones, ahora limpiamente? El MAS podría, con optimismo, pasar a la segunda vuelta, pero en una segunda vuelta no gana. Hay una mayoría de la oposición a Morales. En cuanto a nuestra candidatura, el voto acaba concentrándose por el propio electorado. ¿No ve riesgo de que el MAS pudiera ganar en primera vuelta? No, el MAS no obtiene el triunfo en la primera vuelta en ningún caso, va a tener una disminución importante, porque no están los candidatos que construyeron la idea de que eran insustituibles, y eso será un golpe importante. «La sucesión fue impecable. No hubo golpe de Estado ni autoproclamación de la presidenta» ¿Qué sucederá si regresa Morales? La ley de las elecciones impide que se presente, pero ¿podría ser detenido? Lo impide la Constitución. En segundo lugar, hizo unas declaraciones, ya como expresidente en México, en una apología de la violencia que puede ser delito. Si volviera, tendría dificultades para moverse en las principales ciudades, donde el repudio es muy fuerte. Su imagen está muy deteriorada. Morales y sus seguidores han insistido en que hubo un golpe de Estado. ¿La proclamación de Jeanine Áñez sin quorum en la Asamblea fue legal? Fue una sucesión impecable. Su renuncia se produjo tras 21 días de protestas y las fuerzas armadas le pidieron dar un paso al costado. La ley de la fuerzas armadas establece que en caso de conmoción grave o emergencia podrán sugerir salidas políticas. Pero, objetivamente: ¿qué golpe es ese sin soldados ni tanques ni una sustitución de gobierno? Y lo más notable: 48 horas de acefalia. No conozco un golpe en el que no haya gobierno 48 horas después. Es una incongruencia. Con relación a la presidenta, no se autoproclamó. Renunciaron Morales, el vicepresidente, la presidenta del Senado, el presidente de Diputados, y el primer vicepresidente de Senadores. Por tanto, en la línea constitucional quedaba la segunda vicepresidenta de Senadores. Áñez se proclamó a partir de una declaración del Tribunal Constitucional, que estableció que no puede haber un minuto de acefalia. Ni hubo golpe de Estado ni autoproclamación; la transmisión fue legítima. El Constitucional había avalado decisiones de Morales como no respetar el referéndum o que su reelección era un derecho humano. ¿Qué le llevó a cambiar de actitud y respaldar a Áñez? Tanto el Constitucional como el Congreso, con dos tercios del MAS, se dieron cuenta de que las declaraciones violentas de Morales llevaban al país a una situación límite. La violencia, particularmente en la planta de combustilbles de El Alto, marcó el punto de inflexión. «Una misión de la UE sería la mejor garantía para unas elecciones transparentes en Bolivia» Áñez ha tomado decisiones como sacar a Bolivia del ALBA, expulsar a cubanos y venezolanos, cambiar embajadores.. ¿Ha ido más allá de lo que corresponde a un Gobierno provisional? No comparto todas sus decisiones, pero las entiendo. Había una presión muy fuerte para responder a la evidente injerencia cubana y venezolana. Morales se jactaba de romper con la injerencia norteamericana, para depender de Cuba y Venezuela. El Gobierno tiene un único objetivo, la convocatoria de elecciones. En cuanto al decreto que daba impunidad a las fuerzas del orden, ¿fue acertado? ¿Se investigarán los posibles abusos? La exención de responsabilidades no es aceptable. No comparto esa parte del decreto. Tiene que hacerse una investigación muy exhaustiva. Pero la reacción de las fuerzas armadas tuvo que ver con la violencia de manifestantes del MAS frente a una planta de combustible que podía haber causado 100, 200 o 300 muertos. Mientras, Maduro sigue atornillado al poder en Venezuela.. En Bolivia hay un sentido corporarivo muy intenso que permite una gran movilización que Venezuela no tiene. Y lo más importante: en Bolivia las fuerzas armadas no son parte del Gobierno y en el caso de Venezuela son el Gobierno, lo que hace más difícil un levantamiento. «No lo echaron por indígena, sino por violar la Constitución» ¿Qué responde a las acusaciones de Morales de que lo echaron de la presidencia por indígena? Eso es uno de los grandes equívocos entre la opinión pública europea. Si fuera verdad, esas élites racistas a las que hace referencia, que son una invención, le habrían echado a los tres meses, pero ha sido el presidente que más tiempo ha gobernado en Bolivia. Morales renunció a la presidencia porque violó la Constitución, controlando ilegítimamente los cuatro poderes del Estado como si fueran suyos, se burló del voto popular del referéndum de 2016 e hizo un fraude electoral monumental.
28-12-2019 | Fuente: elpais.com
?La OEA no debe ser un fiscal para decidir quién es bueno o malo?
La diplomática ecuatoriana es candidata para la Secretaría General del organismo regional con un plan que busca ?cicatrizar la polarización? alcanzada durante el liderazgo de Almagro
28-12-2019 | Fuente: abc.es
Tuto Quiroga, expresidente de Bolivia: «Sánchez y Podemos deben estar muertos de miedo»
El delegado ante la comunidad internacional del Gobierno interino de Bolivia, Jorge «Tuto» Quiroga, pidió al presidente en funciones del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, que "asuma su responsabilidad" por el incidente de personal de la Embajada de España en La Paz. Quiroga manifestó a los medios que espera que se realice la investigación del incidente y que el Gobierno español no diga que fue «un desliz» el tener «cuatro encapuchados armados» que acompañen al personal diplomático de España a la residencia de la embajadora mexicana en Bolivia, María Teresa Mercado. «Hubo orden, asuma su responsabilidad, usted como jefe del Gobierno de España», expresó Quiroga en conferencia de prensa en la ciudad boliviana de Cochabamba. El también expresidente de Bolivia sostuvo que Sánchez está «co-gobernando con Podemos», partido al que calificó de «agitadores académicos» que quieren venir a Bolivia a hacer «colonialismo de complicidad criminal».<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FBoliviatvOficial%2Fvideos%2F1011555202511291%2F&show_text=0&width=560" width="560" height="315" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true" allowFullScreen="true"></iframe> «Podemos son los agitadores académicos, que ahora son burgueses de chalet en España, que son los que hicieron colonialismo constitucional y ahora quieren venir a hacer colonialismo de complicidad criminal», criticó. Quiroga señaló que Pedro Sánchez y Unidas Podemos, formación con la que alcanzó un preacuardo de gobierno, «deben estar muertos de miedo» de que salga toda la información que tienen Juan Ramón Quintana y Héctor Arce, exministros respectivamente de la Presidencia y de Justicia en la gestión de Evo Morales. «Ahora están en el co-Gobierno con Sánchez y ahora están muertos de miedo de que desde Bolivia y Venezuela se denuncie y se desvele la enorme cantidad de dinero que le robaron a nuestros países estos señores a nombre de hacer colonialismo constitucional», subrayó. Además, advirtió a los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de España de que «no van a poder con Bolivia». «Seguiremos firmes en la defensa», añadió el que fuera presidente boliviano entre 2001 y 2002. Quiroga también expresó que Bolivia debe recurrir al Grupo de Lima y la Organización de Estados Americanos (OEA) para denunciar esta «conspiración contra la reconstrucción democrática» del país por parte de México y de España. El delegado recalcó que es «triste» que esta «conspiración» tenga aliados internacionales, al considerar que si Bolivia «recupera su democracia», «va ser inevitable» que tarde o temprano llegue a Venezuela, Nicaragua y Cuba. El exmandatario calificó a Sánchez como «otro padrino de tiranos» al igual que López Obrador. El Gobierno boliviano acusó este pasado viernes a la Embajada de España en La Paz de cometer «atropellos» a su soberanía por el incidente en el que al parecer funcionarios de esa delegación diplomática iban en vehículos oficiales «encapuchados» y «presumiblemente armados». La canciller interina de Bolivia, Karen Longaric, aseguró que intentaron ingresar de forma «clandestina» a la residencia de la embajadora de México en Bolivia, que alberga alrededor de una decena de exautoridades de Evo Morales. Cuatro de esas exautoridades tienen órdenes de aprehensión, ya que el Gobierno interino de Jeanine Áñez los acusó por distintos delitos como terrorismo, entre ellos el exministro Quintana.
...
7
...