Infortelecom

Noticias de oea

08-02-2020 | Fuente: abc.es
Zapatero da oxígeno al falso diálogo chavista con la oposición en pleno «Delcygate»
El expresidente socialista del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero llegó a Caracas -es ya su visita número 39-, en plena polémica por la estancia en el aeropuerto de Madrid-Barajas de la vicepresidenta del régimen chavista, Delcy Rodríguez, a pesar de las sanciones de la UE contra ella que le prohíben pisar territorio Schengen, y por la conversación telefónica que, como reveló ABC, sostuvo con el jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez. Rodríguez Zapatero fue recibido por Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores, en una reunión donde también saludó a la propia Delcy Rodríguez. En los últimos años, el expresidente del Gobierno español ha realizado una supuesta labor de mediación entre el régimen de Maduro y la oposición venezolana, si bien los opositores le acusan de ejercer como «abogado» del chavismo. Durante la reciente visita a España de Juan Guaidó, el presidente encargado de Venezuela, Zapatero apoyó la decisión de Pedro Sánchez de no recibir a Guaidó, frente a la opinión de otro exjefe de Gobierno, Felipe González, que consideraba que sí debía hacerlo. Las últimas visitas del exjefe del Gobierno a Caracas fueron recibidas con aluviones de críticas en las redes sociales por su afinidad chavista. Al mismo tiempo, ayer visitaba la capital venezolana el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, quien mostró el apoyo de su país a las «medidas políticas y diplomáticas» de Maduro, con las que pretende resolver la crisis que se vive en Venezuela. Lavrov participó de una reunión con la supuesta mesa de diálogo impulsada por el régimen, en la que tan solo participa un sector minúsculo de la oposición, y en una rueda de prensa aprovechó para cargar contra las sanciones hacia el Gobierno chavista por parte de Estados Unidos, que calificó de «indignantes» por «afectar» los proyectos sociales y humanitarios, señaló. El ministro ruso de Exteriores acusó a Washington de «promover una revuelta popular en Venezuela». El emisario de Vladímir Putin prometió al régimen chavista más armas y nuevas inversiones rusas, que serán compensadas con el petróleo venezolano al estar en quiebra la economía del país caribeño desde hace años por la ineptitud del chavismo para gestionar las riquezas naturales de Venezuela. Las visitas ayer de Lavrov y Rodríguez Zapatero se producen mientras el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, permanecía en EE.UU., donde ha sido recibido por Donald Trump y ha acudido como invitado al discurso sobre el Estado de la Unión. También obtuvo en Washington el espaldarazo de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. Candidata a la «lista negra» El Departamento del Tesoro de EE.UU. impuso ayer mismo nuevas sanciones contra el chavismo, en este caso contra la aerolínea estatal Conviasa, al considerar que se utiliza para transportar por el mundo a los funcionarios corruptos del régimen para «alimentar el respaldo a sus esfuerzos antidemocráticos», por lo que se prohíbe a los estadounidenses las relaciones comerciales con esa compañía. El encargado de negocios de la Oficina Externa de EE.UU. para Venezuela, James Story, ha asegurado, por su parte, que «es posible» que la Casa Blanca incluya a Venezuela en la lista de países patrocinadores del terrorismo, en el marco de las medidas de presión contra el Gobierno de Maduro. «Es posible, por supuesto», dijo Story en una entrevista concedida el jueves por la noche a TV Venezuela. Story mencionó los 7.000 muertos a manos de las fuerzas especiales de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).
08-02-2020 | Fuente: abc.es
Zapatero se reúne con Maduro en pleno «Delcygate» y da oxígeno al falso diálogo chavista
El expresidente socialista del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero llegó a Caracas -es ya su visita número 39-, en plena polémica por la estancia en el aeropuerto de Madrid-Barajas de la vicepresidenta del régimen chavista, Delcy Rodríguez, a pesar de las sanciones de la UE contra ella que le prohíben pisar territorio Schengen, y por la conversación telefónica que, como reveló ABC, sostuvo con el jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez. Rodríguez Zapatero fue recibido por Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores, en una reunión donde también saludó a la propia Delcy Rodríguez. En los últimos años, el expresidente del Gobierno español ha realizado una supuesta labor de mediación entre el régimen de Maduro y la oposición venezolana, si bien los opositores le acusan de ejercer como «abogado» del chavismo. Durante la reciente visita a España de Juan Guaidó, el presidente encargado de Venezuela, Zapatero apoyó la decisión de Pedro Sánchez de no recibir a Guaidó, frente a la opinión de otro exjefe de Gobierno, Felipe González, que consideraba que sí debía hacerlo. Las últimas visitas del exjefe del Gobierno a Caracas fueron recibidas con aluviones de críticas en las redes sociales por su afinidad chavista. Al mismo tiempo, ayer visitaba la capital venezolana el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, quien mostró el apoyo de su país a las «medidas políticas y diplomáticas» de Maduro, con las que pretende resolver la crisis que se vive en Venezuela. Lavrov participó de una reunión con la supuesta mesa de diálogo impulsada por el régimen, en la que tan solo participa un sector minúsculo de la oposición, y en una rueda de prensa aprovechó para cargar contra las sanciones hacia el Gobierno chavista por parte de Estados Unidos, que calificó de «indignantes» por «afectar» los proyectos sociales y humanitarios, señaló. El ministro ruso de Exteriores acusó a Washington de «promover una revuelta popular en Venezuela». El emisario de Vladímir Putin prometió al régimen chavista más armas y nuevas inversiones rusas, que serán compensadas con el petróleo venezolano al estar en quiebra la economía del país caribeño desde hace años por la ineptitud del chavismo para gestionar las riquezas naturales de Venezuela. Las visitas ayer de Lavrov y Rodríguez Zapatero se producen mientras el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, permanecía en EE.UU., donde ha sido recibido por Donald Trump y ha acudido como invitado al discurso sobre el Estado de la Unión. También obtuvo en Washington el espaldarazo de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. Candidata a la «lista negra» El Departamento del Tesoro de EE.UU. impuso ayer mismo nuevas sanciones contra el chavismo, en este caso contra la aerolínea estatal Conviasa, al considerar que se utiliza para transportar por el mundo a los funcionarios corruptos del régimen para «alimentar el respaldo a sus esfuerzos antidemocráticos», por lo que se prohíbe a los estadounidenses las relaciones comerciales con esa compañía. El encargado de negocios de la Oficina Externa de EE.UU. para Venezuela, James Story, ha asegurado, por su parte, que «es posible» que la Casa Blanca incluya a Venezuela en la lista de países patrocinadores del terrorismo, en el marco de las medidas de presión contra el Gobierno de Maduro. «Es posible, por supuesto», dijo Story en una entrevista concedida el jueves por la noche a TV Venezuela. Story mencionó los 7.000 muertos a manos de las fuerzas especiales de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).
08-02-2020 | Fuente: abc.es
El Gobierno se desmarca de la visita de Zapatero a Maduro: «Viajó como ciudadano particular»
El expresidente socialista del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero llegó a Caracas -es ya su visita número 39-, en plena polémica por la estancia en el aeropuerto de Madrid-Barajas de la vicepresidenta del régimen chavista, Delcy Rodríguez, a pesar de las sanciones de la UE contra ella que le prohíben pisar territorio Schengen, y por la conversación telefónica que, como reveló ABC, sostuvo con el jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez. Una conversación negada en todo momento por el gobierno. Rodríguez Zapatero fue recibido por Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores, en una reunión donde también saludó a la propia Delcy Rodríguez. En los últimos años, el expresidente del Gobierno español ha realizado una supuesta labor de mediación entre el régimen de Maduro y la oposición venezolana, si bien los opositores le acusan de ejercer como «abogado» del chavismo. Tras desatarse la polémica, el Gobierno español se ha apresurado a matizar este sábado que Zapatero realizó su viaje a Caracas, en calidad de ciudadano particular, con el objetivo de mantener un encuentro con los líderes venezolanos, pero que estos no guardan ninguna relación con la política oficial de España. «El expresidente del Gobierno señor Rodríguez Zapatero ha viajado a Venezuela estrictamente en su condición de ciudadano particular», ha señalado el Ministerio de Exteriores español, «sin ostentar ningún cargo de representación y sin mandato alguno del Gobierno de España». Juan Guaidó Durante la reciente visita a España de Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, Zapatero apoyó la decisión de Pedro Sánchez de no recibir a Guaidó, frente a la opinión de otro exjefe de Gobierno, Felipe González, que consideraba que sí debía hacerlo. Las últimas visitas del exjefe del Gobierno a Caracas fueron recibidas con aluviones de críticas en las redes sociales por su afinidad chavista. Al mismo tiempo, ayer visitaba la capital venezolana el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, quien mostró el apoyo de su país a las «medidas políticas y diplomáticas» de Maduro, con las que pretende resolver la crisis que se vive en Venezuela. Lavrov participó de una reunión con la supuesta mesa de diálogo impulsada por el régimen, en la que tan solo participa un sector minúsculo de la oposición, y en una rueda de prensa aprovechó para cargar contra las sanciones hacia el Gobierno chavista por parte de Estados Unidos, que calificó de «indignantes» por «afectar» los proyectos sociales y humanitarios, señaló. El ministro ruso de Exteriores acusó a Washington de «promover una revuelta popular en Venezuela». El emisario de Vladímir Putin prometió al régimen chavista más armas y nuevas inversiones rusas, que serán compensadas con el petróleo venezolano al estar en quiebra la economía del país caribeño desde hace años por la ineptitud del chavismo para gestionar las riquezas naturales de Venezuela. Las visitas ayer de Lavrov y Rodríguez Zapatero se producen mientras el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, permanecía en EE.UU., donde ha sido recibido por Donald Trump y ha acudido como invitado al discurso sobre el Estado de la Unión. También obtuvo en Washington el espaldarazo de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. Candidata a la «lista negra» El Departamento del Tesoro de EE.UU. impuso ayer mismo nuevas sanciones contra el chavismo, en este caso contra la aerolínea estatal Conviasa, al considerar que se utiliza para transportar por el mundo a los funcionarios corruptos del régimen para «alimentar el respaldo a sus esfuerzos antidemocráticos», por lo que se prohíbe a los estadounidenses las relaciones comerciales con esa compañía. El encargado de negocios de la Oficina Externa de EE.UU. para Venezuela, James Story, ha asegurado, por su parte, que «es posible» que la Casa Blanca incluya a Venezuela en la lista de países patrocinadores del terrorismo, en el marco de las medidas de presión contra el Gobierno de Maduro. «Es posible, por supuesto», dijo Story en una entrevista concedida el jueves por la noche a TV Venezuela. Story mencionó los 7.000 muertos a manos de las fuerzas especiales de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).
07-02-2020 | Fuente: elpais.com
Guaidó en la OEA: ?Estamos preparando el regreso a Venezuela y claro que hay riesgos?
Estados Unidos advierte al régimen de Maduro que cualquier ?daño? que pueda causar al líder opositor tendrá ?consecuencias muy significativas?
07-02-2020 | Fuente: abc.es
¡Qué vienen los rusos!
Mera coincidencia o no, la visita del presidente interino venezolano, Juan Guaidó, a la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, se solapó ayer con la presencia en la región del ministro de Exteriores ruso, Lavrov. El canciller de Putin ?que comenzó el miércoles su gira en Cuba, ayer estuvo en México, y hoy concluye la visita en Venezuela? ha querido poner de relieve cuáles son las cartas y los peones de Moscú en la región, un área que tradicionalmente Estados Unidos considera su «backyard», su patio trasero. Aunque el caso mexicano tenga muchos más matices que el de los regímenes marxistas-leninistas instalados en Caracas y La Habana, algunos de los mensajes se han repetido. Y uno de ellos es el respaldo de Moscú a ese trampantojo de organismo latinoamericano llamado Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), que impulsó en 2011 Hugo Chávez para competir con la veterana OEA. en la que participa, con un lógico papel estelar, Estados Unidos. La antesala cubana y el corolario venezolano de la gira de Lavrov han servido en realidad para esconder el plato fuerte de su viaje relámpago: la cita con las autoridades del Gobierno mexicano de López Obrador. El pretexto comercial es el impulso de las relaciones comerciales ?armas rusas para combatir el crimen, más rampante que nunca en México, a cambio de tequila? en una relación comercial que apenas llega a los 3.000 millones de dólares anuales, frente a los 550.000 millones que representan los intercambios entre el país azteca y los Estados Unidos. La cuestión de fondo no es comercial, sino política, y tiene ciertas resonancias al caso «Ábalos-Delcy». El régimen ruso quiere mantener prietas las filas entre sus aliados bolivarianos ?que menguan, después de la salida del club de Ecuador, Brasil y Bolivia?, y ha pedido a México que mantenga firme su negativa a reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. El viejo populista López Obrador tiene en ocasiones ramalazos de pragmatismo que preocupan a los rusos.
07-02-2020 | Fuente: abc.es
Guaidó pacta en Washington una estrategia para evacuar a Maduro
Juan Guaidó mantuvo ayer una serie de reuniones de alto nivel en Washington durante las cuales coordinó con el Gobierno de Donald Trump una serie de medidas para retomar la campaña de presión para forzar la caída del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. El presidente encargado de Venezuela, presidente también de la Asamblea Nacional, fue recibido por el jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, con quien trató sobre la creciente injerencia de Rusia en Venezuela, y con el director de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid), Mark Green, que le detalló planes para incrementar la ayuda humanitaria para los refugiados en el continente y los desplazados internos. El apoyo al cambio en Venezuela no es una cuestión partidista, y existe un amplio consenso sobre la necesidad de destituir a Maduro para forzar una transición a la democracia en el país caribeño. Por eso, en medio de la guerra del «impeachment» y sus efectos inmediatos, la presidenta de la Cámara de Representantes y líder demócrata, Nancy Pelosi, recibió ayer personalmente a Guaidó en el Capitolio para debatir también sobre qué medidas puede tomar el poder legislativo para apoyar el cambio en Venezuela. «El sufrimiento del pueblo de Venezuela es algo que debe preocupar a todos los países del mundo. Todos aquí le apoyamos en su lucha, señor presidente», dijo Pelosi. Guaidó, a su lado, indicó que había tratado también con la líder demócrata «qué hacer para acabar con este régimen de terror, que destruyó Venezuela, que alberga a miembros del ELN (guerrilla colombiana), que promueve el terrorismo internacional y que inunda de narcotráfico las calles de EE.UU.». El de ayer fue el segundo encuentro en dos semanas de Guaidó con el secretario de Estado, Pompeo, quien tras la reunión dijo en un comunicado que trabajará para que el apoyo al cambio en Venezuela se mantenga firme. «El secretario Pompeo y el presidente interino Guaidó hablaron sobre las vías en que las fuerzas democráticas y sus socios internacionales pueden abrir juntos el camino a un Gobierno de transición responsable de supervisar una elecciones libres y justas a la Asamblea Presidencial y a la presidencia. Ambos acordaron redoblar los esfuerzos para proporcionar al pueblo venezolano lo que han estado exigiendo durante años: el fin de la dictadura de Maduro y el restablecimiento de la democracia, la prosperidad económica y la dignidad del pueblo de Venezuela». Ayuda a los refugiados La jornada la comenzó Guaidó con una visita a la sede de Usaid, que en apenas dos años ha dedicado a la crisis venezolana más de 650 millones de dólares (590 millones de euros). Una gran parte ha sido dedicada a ayudar con alimentos y medicinas a los cinco millones de refugiados venezolanos que viven en otros países, especialmente en Colombia. No hay de momento programas de Usaid, con sus partidas presupuestarias correspondientes, que administre directamente el Gobierno interino de Venezuela. Sí que costea esa agencia norteamericana de sus fondos de asistencia los viajes y otros gastos de manutención a asesores de la Asamblea Nacional y el Gobierno de transición. Según dijo ayer Green, el director de Usaid, «estas ayudas se emplearán para restaurar la paz y la democracia» en Venezuela. Después, Guaidó fue recibido por el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, al que acompañaron miembros del Consejo Permanente de esa institución. Almagro fue crucial en el reconocimiento internacional de Guaidó como presidente encargado de Venezuela hace un año. La última vez en que Guaidó estuvo en Washington, en diciembre de 2018, ya se reunió en la misma sede de la OEA en Washington. Según Almagro, «el presidente encargado Guaidó ha tenido una actuación encomiable en resistir a los embates del régimen». «Tenemos la responsabilidad en la comunidad internacional de apoyarle y trabajar conjuntamente con él para que siga afirmándose», añadió. En su frenética agenda de reuniones, Guaidó sí tuvo tiempo de revelar que pronto regresará a Venezuela, tras este cierre de gira, «para hacer lo que sea posible para acabar esta crisis y esta tragedia». El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha sido muy claro en sus advertencias de que si el régimen de Maduro se atreve a detener a Guaidó a su regreso, «sufrirá muy graves consecuencias», según dijo un alto funcionario de la Casa Blanca en una conversación con periodistas. Según dicen a ABC fuentes conocedoras de la reunión que mantuvo Guaidó con Trump en el Despacho Oval el miércoles, el encuentro, celebrado a puerta cerrada, se alargó más de lo previsto, y en él se trató de ayuda diplomática a Venezuela, sanciones, el apoyo de Rusia a Maduro y una estrategia para forzar la caída del régimen. Según esas fuentes, Trump preguntó por qué esa visita no se había producido antes y expresó su firme compromiso con seguir peleando por la caída de Maduro. El pasado 30 de abril, un pronunciamiento cívico-militar de los opositores, apoyado por una parte del Gobierno de EE.UU., acabó fracasando estrepitosamente. Después de defender repetidamente la necesidad de un cambio de régimen en Venezuela, Trump dejó que el asunto pasara a un segundo plano durante unos meses. Con esta visita, Venezuela vuelve a la primera fila de los problemas internacionales en la agenda de Trump y la Casa Blanca.
04-02-2020 | Fuente: elpais.com
Venezuela impide a la CIDH una visita de trabajo para evaluar la situación de los derechos humanos
El Gobierno de Maduro había avisado de que no aceptaría la visita de la delegación de la Asamblea Nacional tras su salida de la OEA
04-02-2020 | Fuente: abc.es
El Gobierno de Venezuela impide el vuelo de la CIDH a Caracas desde Panamá
Con el billete en mano los delegados de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) fueron vetados esta mañana para volar a Caracas en el avión de Copa Airlines en el aeropuerto de Panamá por instrucciones del régimen de Nicolás Maduro, según alegó la aerolínea. Los representantes de la CIDH venían a realizar una visita a Caracas «in loco» de cinco días para observar la situación de los derechos humanos, las torturas y reunirse con las víctimas y sus familiares de unos 390 presos políticos que son atendidos por las ONG. En su comunicado la Comisión informa que a la Presidenta de la CIDH y Relatora para Venezuela, Comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño; el Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão; el Relator Especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza; y especialistas de la Secretaria Ejecutiva, les prohibieron el abordaje al vuelo desde la ciudad de Panamá. Un día antes el canciller del régimen venezolano, Jorge Arreaza, informó que el viaje a Caracas de la delegación de la CIDH no estaba autorizado porque Venezuela no formaba parte de la OEA. En realidad el entonces presidente Hugo Chávez expulsó a la CIDH hace 17 años para ocultar la violación de los derechos humanos en el país. «La Comisión rechaza ese tratamiento de la manera más enérgica, y advierte que es propio de regímenes autoritarios no permitir el escrutinio internacional ni la observancia de la situación de los derechos humanos, lo cual perjudica, especialmente, a las víctimas de violaciones a los derechos humanos, y obstaculiza el valioso trabajo que adelantan las organizaciones de la sociedad civil», añade el comunicado. Pese al argumento del régimen de no pertenecer más a la OEA para negar su entrada al país, la CIDH le recordó que el Estado venezolano es parte de otros instrumentos internacionales que otorgan mandatos a la CIDH, entre ellos: la Convención «Belém do Pará»; la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura y la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas. Pese a la prohibición de Maduro, la CIDH ha dado un seguimiento cercano a la situación en Venezuela y ha corroborado que persiste un muy grave deterioro significativo en el goce de los derechos humanos. También considera que la prolongación indefinida e irrestricta del Estado de excepción, la suspensión de los poderes de la Asamblea Nacional democráticamente electa, la débil independencia judicial, la extralimitación de funciones de la Asamblea Nacional Constituyente, la ausencia de garantías para la celebración de elecciones libres y, en general, la falta de subordinación de las instituciones del Estado a la autoridad civil evidencian la ausencia de Estado de Derecho. Por ello, la CIDH hace un llamado para que Venezuela retome un compromiso decidido con los derechos humanos y adopte medidas concretas para superar la grave crisis institucional, económica y humanitaria en la que está sumergido el país. El texto añade que pese a lo ocurrido el día de hoy, la Comisión ha decidido dar seguimiento a su objetivo de encontrarse con las víctimas, para lo cual se desplazará inmediatamente a la ciudad fronteriza de Cúcuta donde podrá reunirse, documentar y recabar testimonios de víctimas y familiares sobre las graves violaciones de derechos humanos en Venezuela.
04-02-2020 | Fuente: abc.es
Siete candidatos se enfrentarán a los sucesores de Evo Morales en las elecciones de Bolivia
Por primera vez en catorce años, Bolivia celebrará unas elecciones sin la candidatura de Evo Morales a la Presidencia. El cacique del Movimiento Al Socialismo (MÁS) y su exvicepresidente, Álvaro García Linera, estarán lejos de las urnas el 3 de mayo, fecha en la que se abrirán con todas las garantías y transparencia. Ambos, refugiados en Buenos Aires bajo el paraguas protector de Alberto y Cristina Fernández, están proscritos y acusados de gravísimos delitos como terrorismo y sedición. Los hombres elegidos como presuntos testaferros políticos suyos son el exministro de Economía Luis Arce y el excanciller (ministro de Exteriores), David Choquehuanca. Ellos son su esperanza (blanca e indígena) para poder volver a poner un pie en tierra boliviana sin que vayan directos a la cárcel. La ilusión de regresar a Bolivia aumenta al comprobar que la antigua y la actual oposición, salvo sorpresa al filo del cierre de las inscripciones que vencían este lunes por la tarde, concurre a los comicios más dividida que nunca. En total son siete las candidaturas que hacen sombra a la del MAS, la favorita en primera vuelta, pero sin respaldo suficiente para evitar una segunda ronda. Jeanine Áñez se presenta La actual presidenta, Jeanine Áñez, se sumó días atrás a la carrera para mantener el puesto que ocupa de forma interina, gracias a los votos y no por sucesión constitucional. Mujer de carácter, ha ganado popularidad desde que sucediera a Morales tras la huida de éste en medio de revueltas como consecuencia del fraude electoral de octubre. Áñez eligió como compañero de papeleta a Samuel Doria Medina, un empresario respetado y sin suerte hasta ahora en la política, que la acompaña en la alianza Juntos. «No soy ninguna novata en pelear contra el MÁS. Siempre le hice frente y sin temor a ninguna consecuencia», se defendió durante una cumbre el pasado fin de semana donde los intentos por formar un frente unido contra el MÁS fracasaron. La decisión de la presidenta interina a la que sus adversarios atribuyen haber empeñado su palabra de que «no se postularía» sacudió el tablero electoral más de lo que estaba. El expresidente Carlos Mesa censuró su decisión y la acusó de aprovecharse del poder que ocupa en una transición compleja y cuestionada. Mesa es el único candidato que puede considerar que Evo Morales le robó las elecciones con el monumental «pucherazo» que advirtió la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea. Líder de Comunidad Ciudadana, hasta la irrupción de Áñez era el favorito de la población boliviana que repudia al MÁS. Ahora, por ella y por otros, se encuentra con una competencia imprevista y numerosa. El regreso de Tuto Quiroga En esa lista de obstáculos para Mesa hay que incluir a Jorge «Tuto» Quiroga, el hombre que le apoyó en octubre y que recuperó popularidad durante los últimos meses como asesor del actual Gobierno. Se trata de otro expresidente que, como él, alcanzó la primera magistratura por sucesión del cargo. En el caso de Mesa fue de Gonzalo Sánchez de Lozada y en el suyo, del difunto general Hugo Banzer. Quiroga es el líder de Libre 21. Luis Fernando Camacho, alias «el Macho», también se ha envalentonado con el éxito de su actividad contra Evo Morales postfraude y se anotó por Creemos. En otra línea ideológica Félix Patzi, alcalde de La Paz, intentará dar el salto a la Presidencia con el MTS (Movimiento Tercer Sistema). Más cerca de él en la forma de entender el mundo, la abogada y dirigente gremial, Ruth Nina, lo intenta con PAN-Bol. El último candidato y por cierto, una de las sorpresas del escrutinio de octubre, es el pastor de origen coreano Chi Chung, del FPV. Con el rejón en marcha para confirmar las candidaturas ?o sorprender?, Evo Morales reclamaba su derecho a inscribirse como candidato del MAS a la Asamblea Nacional y los manifestantes que vigilan la residencia del embajador de México en La Paz, donde una decena de ministros y ex altos cargos de Morales se refugian, consideraron pedir la renuncia del ministro de Gobierno, Arturo Murillo, y de la canciller, Karen Longaric, por conceder salvoconductos a dos de los atrincherados: César Navarro y Pedro Dorado.
31-01-2020 | Fuente: abc.es
Maduro prohíbe visitar Venezuela a la Comisión de Derechos Humanos de la OEA
El Gobierno de Nicolás Maduro negó este viernes la autorización de la visita de una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a Venezuela, que tiene previsto comenzar este lunes, al argumentar que el país ya no pertenece a la Organización de Estados Americanos (OEA). El canciller venezolano, Jorge Arreaza, aseguró hoy en una carta que Venezuela «dejó de ser Estado parte de la OEA» desde el 27 de abril de 2019, y por tanto «en ningún momento el Gobierno de la República de Venezuela ha invitado o dado anuencia a la CIDH para realizar una visita al país». La semana pasada la oposición liderada por Juan Guaidó, quien ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, anunció y autorizó la visita de la CIDH desde el 3 al 8 de febrero, después de que por más de 17 años el ente internacional no haya hecho trabajo de campo en el país.