Infortelecom

Noticias de oea

19-11-2019 | Fuente: abc.es
Desde el exilio, Morales convoca la violencia en Bolivia
Por primera vez en la historia moderna de Bolivia, la sociedad civil salió a las calles a defender el voto de forma pacífica y a denunciar fraude electoral. Este fue confirmado por el Secretario General de la OEA tras una auditoria. Fue una suerte de Revolución Boliviana de Terciopelo, algo parecido a lo que ocurrió en Praga en 1989. Evo Morales se presentó ilegalmente como candidato a las elecciones generales e instruyó el fraude lo que impidió que el segundo ganador Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana vaya al balotaje. Luego Morales instó a sus seguidores a cometer actos de violencia que rebasaron a la policía. Estas solicitaron apoyo a las FFAA y ambas instituciones declararon su apoyo a la sociedad civil. Morales salió de La Paz con la cola entre las piernas. Se refugió en la sede de la Federación de Cocaleros Cochabamba, que ha presidido incluso siendo siendo Presidente de Bolivia. Desde allí anunció su renuncia argumentando que su vida y la de sus partidarios del MAS corría peligro y que se le había hecho un golpe de Estado. Una falacia ya que los golpes de Estado tienen otras características y nadie había asumido el poder. Eran «aletazos de ahogado». La gente festejó su salida. Horas después el resentido exmandatario ordenó a sus huestes atacar a sus opositores a los que incendiaron sus casas, quemaron 65 autobuses y destruyeron lo que pudieron. Se llamó «la noche del terror». Los bolivianos, rodeados de explosiones de dinamita, se encerraron en su casas, apagaron las luces y colocaron colchones en las ventanas. Jeanine Áñez, se autoproclamó Presidenta Constitucional de Bolivia de forma transitoria en legítima sucesión constitucional avalada por el Tribunal Constitucional. Morales desde el exilio violó su condición de asilado político. Afirmó que se instaló una «dictadura» y sigue instruyendo a sus huestes atacar lo que ha causado muertos y heridos. Lo peligroso es que los seguidores de Morales, estarían armados principalmente en la zona del Chapare lugar donde se produce la mayor cantidad de cocaína en Bolivia. Los agresores desconocen la legitimidad de Áñez y tienen a la ciudad de La Paz desabastecida de alimentos, gasolina y gas -no porque no los hayan- sino porque los masistas tienen bloqueados los caminos. Añez ha nombrado a su gabinete ministerial y a otras autoridades. También se ha apresado a los miembros de las cortes electorales; expulsado a 725 ciudadanos cubanos; roto relaciones con Venezuela; y detenido a 8 sujetos venezolanos por sedición ya que fueron encontrados con armas de fuego. Le queda todavía tareas urgentes. Primero, debe pacificar el país, lo cual es difícil a causa de Morales. Segundo, debe conformar un nuevo Tribunal Supremo Electoral y cortes electorales departamentales con ciudadanos notables que garanticen elecciones limpias y transparentes. Tercero, debe llamar a elecciones generales que para aquello asumió el poder. Esto legitimará su gobierno. Cuarto, debe hacer una ofensiva diplomática que aclare que en Bolivia no hubo un golpe de Estado, como declara Morales y se victimiza, sino que un levantamiento popular de los civiles en defensa del voto y de la democracia. Verónica Ormachea es escritora, periodista y Académica de la Lengua.
18-11-2019 | Fuente: abc.es
Dita Charanzová: «Lo que está sucediendo con Ferrer vulnera el acuerdo de la UE con Cuba»
El pasado 1 de octubre fue detenido el expreso de conciencia y coordinador de la plataforma Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer. Incomunicado, sin abogado, sin poder hacerle llegar medicinas, el disidente, miembro del Grupo de los 75, estuvo 35 días en paradero desconocido hasta que la presión internacional logró que su esposa, Nelva Ortega, pudiera verle el pasado 7 de noviembre. Según relataba hace unos días a este periódico, su marido parecía un anciano: había perdido la mitad de su peso, tenía hematomas por todo el cuerpo, la visión dañada. Obligado a convivir en una celda con otro preso, adoctrinado por los carceleros para pegar palizas al disidente e incluso quitarle la vida si se cansaba de él, Ferrer sigue aferrado a su lema de «libertad, dignidad o muerte», sin saber de qué se le acusa. Mientras tanto, su familia pide ayuda a la comunidad internacional para que presione al régimen y el disidente no pierda la vida, víctima de las torturas o de un asesinato en la cárcel. Hace unos días esa presión aumentaba: el viernes el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, hacia un nuevo llamamiento al Gobierno cubano pidiendo la liberación de Ferrer y de otros tres activistas ?Roilán Zárraga, José Pupo y Fernando González?. Al mismo tiempo que reclamaba a la dictadura de la isla que «debe respetar los derechos de tod@s quienes piensan distinto y dejar de reprimir, desaparecer, encarcelar y torturar a los disidentes». Exigimos la inmediata liberación de @jdanielferrer, Roilán Zárraga, José Pupo y Fernando González en #Cuba. La dictadura de la isla debe respetar los derechos de tod@s quienes piensan distinto y dejar de reprimir, desaparecer, encarcelar y torturar a los disidentes. #OEAconCuba pic.twitter.com/P0BBxyVrIf? Luis Almagro (@Almagro_OEA2015) November 15, 2019 La OEA no ha sido la única en alzar la voz en defensa de Ferrer durantre los casi 50 días que dura el cautiverio del disidente. También lo ha hecho la Comisión de Desapariciones Forzadas de la ONU, el Departamento de Estado de EE.UU., además de varias ONGs, como Aministía Internacional, Freedom House y Prisoners Defenders. Campaña de descrédito Para contrarrestar esta presión internacional, en apoyo de José Daniel Ferrer, también se ha intensificado la campaña de descrédito contra el coordinador de Unpacu en redes sociales y blogs, acusándole de ser el líder de una banda o un delicuente común ?el pretexto bajo el que lo quiere encarcelar el régimen frabricando pruebas falsas, como algunos testigos han revelado?. Pero lo más grave de esta campaña de descrédito es que también estaría participando en ella personal diplomático del propio Gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel. Así se desprende de un comunicado remitido la semana pasada por Prisoners Defenders (PD), ONG que ha denunciado al regimen cubano ante la Corte Penal Internacional (CPI) por la esclavización de sus profesionales en las misiones internacionales ?especialmente los médicos? y ante las ONU por las expatriaciones forzosas de disidentes. En el texto, PD se refiere a la presunta intención del Gobierno cubano de engañar a la Unión Europea con pruebas falsas sobre el activista, justificando su detención. Así, a ONG asegura haber conocido de «primera mano» que diplomáticos europeos han tenido sesiones con la Embajadora de Cuba en Bruselas y esta les habría enseñado «un vídeo donde Ferrer sería un torturador horrible». Según las fuentes de la ONG, «la zafiedad del vídeo», que los propios diplomáticos llegan a calificar de «burdo y ridículo montaje», dio vegüenza ajena a los participantes, que salieron de la reunión «con una indignación aún mayor que con la que entraron para pedir que liberasen a Ferrer». Estos diplomáticos, según el comunicado de PD, tras la visita a la embajada, «enviaron un cable a distintas instancias advirtiendo del burdo montaje». Según PD, el vídeo mostrado por la embajada de Cuba en Bruselas a varios diplomáticos europeos desacreditanto a Ferrer era un «burdo y ridículo montaje» No sería esta la primera vez que el régimen cubano intenta silenciar con falsas excusas la preocupación de eurodiputados de la Unión Europea por la situación de los derechos humanos en Cuba, y en particular por la situación de José Daniel Ferrer. Lo que al parecer podría haber contribuido a que esta haya dilatado un pronunciamiento oficial sobre este caso, frente a otros organismos que sí lo han hecho con rapidez y rotundidad. Instrumento de presión de la UE ABC se puso en contacto con la Vicepresidenta del Parlamento Europeo encargada de América Latina, Dita Charanzová, y eurodiputada por el grupo liberal Renew Europe, para preguntarle por qué hasta ahora la UE no se había posicionado públicamente sobre este caso. «No puedo hablar en nombre de la Unión Europea, pero sé que la oficina de la Alta Representante y el Embajador de la UE en la Habana están en contacto con el Gobierno cubano sobre este asunto», explicó en una entrevista por correo electrónico el pasado viernes, en la que recuerda que la Unión Europea«firmó el Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación con Cuba en 2016, «y como todos los acuerdos que tiene la Unión Europea, tiene una cláusula democrática, es decir, una provisión para suspender un acuerdo en caso de violaciones de derechos humanos como último recurso. Creo ?puntualiza? que debemos utilizar nuestro Acuerdo con Cuba, no solo como canal de diálogo, pero también si fuese necesario como instrumento de presión». Algo que de momento no ha sucedido, si bien es cierto que algunos eurodiputados remitieron una carta ?a la que ha tenido acceso ABC? el pasado 25 de octubre a la embajadora de Cuba en Bruselas, Norma Goicochea Estenoz, pidiendo aclaraciones «sobre el paradero del señor José Daniel Ferrer García». En ella se le recuerda que las circunstancias de la detención del activista, sin derecho a atención médica y sin conocer los motivos de su arresto, «es contraria a lo previsto en los artículos 1(5) y 22 del Acuerdo de Diálogo, Político y de Cooperación entre la UE y sus Estados miembros y la República de Cuba, sobre Democracia y derechos humanos». Y se la conmina a que ante la inexistencia de cargos contra Ferrer, «se le ponga en libertad», además de garantizarle acceso a un abogado y a su familia (en aquel momento esta llevaba más de 20 días sin conocer su paradero). Finalmente, le exige acceso inmediato a un examen médico. La misiva fue firmada, entre otros, por los eurodiputados Javier Nart, de Renew Europe; Leopoldo López Gil (padre del líder opositor venezolano), del grupo Popular Europeo; y Hermann Tertsch, de los Conservadores y Reformistas Europeos. «Claros avances en relación a los derechos humanos en Cuba fue una condición concreta para el apoyo de nuestro grupo al Acuerdo con Cuba», afirma Charanzová Charanzová subraya que, si bien prefiere no hablar en nombre de todo el grupo Renew Europe, este siempre ha sido muy activo sobre la cuestión de derechos humanos en Cuba. «La necesidad de poder observar claros avances en relación a los derechos humanos en Cuba fue una condición concreta para el apoyo de nuestro grupo al Acuerdo con Cuba -señala-. Conociendo a mis compañeros, me imagino que estarán de acuerdo conmigo en decir que la situación de José Daniel Ferrer es muy grave. No se puede detener a alguien sin que se conozcan las razones para privarle de su libertad. Y las informaciones que recibimos sobre sus condiciones en la cárcel son muy preocupantes», alerta. Un hombre admirable La vicepresidenta del Parlamento Europeo encargada de América Latina conoce personalmente al activista cubano, una de las voces más críticas contra el régimen cubano y con mayor eco internacional. «Conocí a José Daniel Ferrer en persona cuando él y Manuel Cuesta Morua fueron panelistas en un evento que organicé en 2016 sobre la sociedad civil en Cuba en el Parlamento Europeo. Mi impresión personal es que es un hombre admirable, dedicado a la libertad y a mejorar las condiciones de vida en su país». Reconoce que la situación del activista la ha llevado a reunirse con la embajadora de Cuba en Bruselas hace dos semanas. «Tuve un encuentro con ella para transmitirle mi gran preocupación y pedir información sobre el caso de Ferrer. Me aseguró que tendríamos una respuesta al respeto cuanto antes, pero que tenía que esperar a la respuesta oficial del Gobierno cubano al mecanismo del Consejo de Derechos Humanos». Insiste en que durante ese encuentro explicó «claramente nuestra preocupación. Me extraña, y se lo dejé claro, que se tarde más de un mes en informar sobre los motivos de su detención y los cargos contra él. En el Acuerdo UE-Cuba, Cuba se comprometió a ?respetar y hacer valer plenamente la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y promover y proteger los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de todas las personas?». Se muestra tajante al afirma que, «lamentablemente, en mi opinión, lo que está sucediendo con Ferrer hasta el momento vulnera este compromiso del acuerdo». Sobre si conoce la existencia de un vídeo falso que desacredita a Ferrer, que estaría haciendo circular la Embajada de Cuba en Bruselas, la eurodiputada no lo confirma pero tampoco lo desmiente: «Le puedo asegurar que, hasta ahora, no he visto ni una sola prueba que justifique la detención de José Daniel Ferrer». Por último, le preguntamos si su grupo tiene pensado realizar alguna acción urgente en el Parlamento Europeo para salvaguardar la vida del disidente cubano que lleva más de mes y medio detenido, sin causa justificada. «Estamos examinando todas las opciones posibles por el momento, tomando en cuenta los contactos entre el Servicio Europeo de Acción Exterior con el Gobierno cubano y la embajada de Cuba», concluye.
18-11-2019 | Fuente: abc.es
Morales teme una guerra civil en Bolivia y promete volver «en cualquier momento»
El expresidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró sentirse con «miedo» de que la situación en su país desencadene una guerra civil entre sus partidarios y detractores. En una entrevista con la agencia EFE, Morales -asilado en México desde el día 12- afirmó que cuenta con información de que existen bandas de «paramilitares organizados», además de «pandilleros y drogadictos» que están desatando la violencia en las calles de Bolivia. Estos grupos violentos están, según Evo, pagados por la derecha boliviana que es contraria a su regreso al país andino. Mientras tanto, Evo aprovechó para anunciar que va a «volver en cualquier momento» a Bolivia en unas declaraciones con «BBC», por lo que el exdirigente no da por cerrada la posibilidad de que se celebren unas nuevas elecciones en las que él también participe. Al menos 23 personas han fallecido y 715 han sido heridas en incidentes durante la crisis en Bolivia tras las elecciones del pasado 20 de octubre, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, entidad adscrita a la OEA. La estancia de Evo Morales como asilado en México es probable que sea temporal. Según escribe el columnista de «El Universal», Salvador García Soto, el expresidente boliviano se mudará próximamente a Cuba y Venezuela, según fuentes anónimas del Gobierno mexicano y cercanas a Evo. La decisión de ir a uno de esos dos países es porque que desde ahí el expresidente tendrá más capacidad de operar para rearmar su movimiento y tratar de volver a Bolivia, a la vez que evitaría que una estancia prolongada en México ponga en aprietos al país mesoamericano con EE.UU.
18-11-2019 | Fuente: abc.es
La presidenta interina de Bolivia da inmunidad al Ejército ante las protestas
No hay tregua en Bolivia. Los indicios eran suficientes para pensar que se podía entrar en una etapa de calma pero la realidad impone un escenario de más violencia y tensión. Al cerco a La Paz de los campesinos cocaleros y columnas del MAS (Movimiento Al Socialismo), que siguen leales a Evo Morales, se sumó una decisión polémica de Jeanine Áñez. La ex vicepresidenta del Senado y presidente interina, designada en una fórmula in extremis, tras la dimisión en cascada de la línea de sucesión presidencial, firmó un decreto que exime de «responsabilidad penal» a las fuerzas de seguridad del Estado que usen la violencia «proporcionada» en «legítima defensa», para reducir a los grupos que insisten en sembrar el caos. El artículo 3 del decreto 4078 firmado por Áñez y su Gabinete desató la furia de la turba que clama, «que la presidenta autoproclamada pida perdón de rodillas y renuncie». La norma, en rigor, reza: «El personal de las FF.AA. que participe en los operativos para el restablecimiento del orden interno y estabilidad pública estará exento de responsabilidad penal cuando en cumplimiento de sus funciones actúa en legítima defensa o estado de necesidad, en observancia de los principios de legalidad, absoluta necesidad y proporcionalidad?» Relatos enfrentados La lectura de este decreto es radicalmente opuesta entre los bandos enfrentados. Para el Gobierno y buena parte de la sociedad civil, la medida era necesaria. Dicho de otro modo, no hay otro camino para frenar las huestes organizadas y con los bolsillos llenos, de «masistas» y miembros de las federaciones de coca del trópico de Cochabamba, que asedian la Paz y siembran el terror en Bolivia. Para los leales a Evo Morales, al frente de esas seis federaciones desde hace más de veinte años, incluso siendo presidente de Bolivia, el decreto significa una especie de licencia para matar que abre la veda para dar caza a los que hasta hace un mes le seguían ciegamente y ahora, a su juicio, se defienden en un contra ataque a lo que consideran un golpe de Estado. Infiltrados entre estos, policías y soldados han descubierto grupos de venezolanos que con «falsos médicos cubanos», serían el cerebro de la estrategia que tiene como objetivo derrocar a un Gobierno a medio hacer y facilitar el regreso del ex presidente que reconoce haber renunciado. «Está probado que hay extranjeros con armamento letal, gente de afuera que viene a matar bolivianos. Este es un decreto de excepción que no se daría en un marco pacífico», insistió el ministro de Defensa, Fernando López. En declaraciones al diario «PáginaSiete», López justificó la medida, «es lo correcto, estamos cumpliendo una función constitucional, nos estamos defendiendo de una agresión. Por qué tendríamos que ser procesados si estamos defendiendo la vida de los bolivianos. Lo complicado sería que no tuviéramos ese decreto». Sin ahorrar en explicaciones, el ministro observó: «El espíritu de este decreto es que nosotros respondemos sólo y tan solo (cuando) haya una agresión armada y de manera proporcional» a la acción de «las fuerzas armadas de la otra parte. Nosotros -puntualizó- vamos de manera persuasiva para resolver los conflictos, no de manera agresiva». Advertido del número de muertos (23 y más de cien de heridos), el ministro reiteró, «se tiene que investigar cómo se dieron esos fallecimientos» porque los «militares no dispararon una sola bala». La presencia de cubanos y venezolanos en el país forma parte del paisaje boliviano desde hace casi catorce años. Esto es, desde que Evo Morales ganó las primeras elecciones. La OEA tenía sobrado conocimiento de estos. La novedad, detectada durante al auditoria de las elecciones en las que comprobó el fraude cometido por el Gobierno de Evo Morales, fue la presencia de «dos espías argentinos en la misión de la auditoria. No eran técnicos con capacidades electorales. Es un despropósito. Eso, no se hace, es inmoral», declaró en entrevista al periódico mexicano «Excelsior» el secretario genera de la OEA. Luis Almagro denunció un intento por parte de los argentinos de desvirtuar el informe final de las elecciones e incluso reemplazarlo por otro. «Había mucha información confidencial, con pruebas testimoniales y personas a las que había que proteger. Esa información no la puede estar agarrando cualquier persona», advirtió alarmado. En la misma entrevista Almagro recordó que Evo Morales pidió mantener en secreto el resultado de la auditoria de las elecciones. «Así no es como funciona. Hay que hacerse responsable de lo que uno hizo», reflexionó antes de preguntarse: «¿Cuántos procesos más quería (Morales) hacer como ese? Eso tenía que parar ahí». «Que los ricachos se mueran de hambre? Queremos la cabeza de Mesa (Carlos) y Camacho (Luis Fernando)». Las consignas de las columnas que cercan La Paz buscan revancha contra los líderes de la protesta por el golpe a las urnas que asestó Evo Morales. En su mayoría indígenas, el asedió a La Paz está provocando el estrangulamiento de la población. «Hay escasez de víveres y el bloqueo impide el suministro de combustible», observa en conversación telefónica la escritora y miembro de la Académica Boliviana de la Lengua, Verónica Ormachea. «Tuve que comprar huevos ?clandestinos?. Me los vendieron al triple del precio habitual», detalla. Reforzar la estrategia Versión siglo XXI del cerco a La Paz comandado por el indígena Túpac Katari en marzo de 1871, el objetivo es que los «káras» (blancos) no reciban ni un grano y los vehículos de las Fuerzas Armadas se queden con los tanques secos. La estrategia tiene previsto reforzarse y ampliarse a los largo de la semana hasta que las columnas masistas recuperen la «Casa Grande del pueblo», la torre que ordenó construir Morales durante su mandato y transformó en sede del Ejecutivo y vivienda con lujos de «ricacho». Una vez ganada esa batalla, -según sus cálculos- el regreso desde México de Evo Morales pondría punto y final a una virtual guerra que, pese a las apariencias, tienen difícil ganar.
17-11-2019 | Fuente: abc.es
Diego Arria: «La principal agencia humanitaria de Venezuela es la diáspora»
Venezuela consiguió con artimañas una silla en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. El informe elaborado recientemente por la oficina de la Alta Comisionada Michelle Bachelet, que detallaba con crudeza violaciones a los DD.HH., detenciones ilegales, torturas y asesinatos por el régimen de Nicolás Maduro, no impidió que la voluntad de 108 países concediera uno de los 47 puestos en el olimpo de los derechos humanos. La ONG UNWatch inició una campaña para expulsar a Maduro del Consejo de DD.HH. presidida por Diego Arria (Caracas, 1938), exembajador de Venezuela en la ONU, que conversó con ABC para explicar en qué consiste esa acción. ¿Qué consecuencias tiene la elección de Venezuela como miembro del Consejo? Desprestigia a las Naciones Unidas porque, ¿cómo es posible que un régimen que comete sistemáticamente violaciones a los derechos humanos puede entrar al organismo que debe tutelar y vigilar dichas violaciones? Esto no favorece a la tiranía de Nicolás Maduro, porque no puede limpiarse dentro del Consejo el prontuario criminal que indica la propia Alta Comisionada. Yo creo que fue un error que Venezuela presentara su candidatura porque esto ha generado tal indignación mundial que nos ha llevado a crear una campaña para expulsarla del Consejo. ¿Por qué países como Venezuela, Cuba, China y Arabia Saudí están en el Consejo? Anteriormente se necesitaban dos tercios de los votos para ser miembros del Consejo, eso lo cambiaron y ahora se necesita la mitad. Dos terceras partes eran imposibles para un país como Venezuela o Cuba, que hoy ocupan un lugar. Yo encuentro algo muy perverso dentro de la ONU: los grupos regionales. Venezuela pertenece al Grulac (Grupo latinoamericano y del caribe), con 35 países. Dentro del grupo hay un mercadeo de posiciones: te apoyo en el Consejo de Derechos Humanos y te doy a cambio mi apoyo en el Consejo de Seguridad o en la FAO. Ese mercadeo político lo sufren los países democráticos que tienen a los otros dentro de esos organismos. ¿Tuvo razón EE.UU. en 2018 cuando abandonó el Consejo porque «esa organización no merece ese nombre»? Sí y no. Teníamos una posición para que no se retiraran porque desde adentro pueden ayudar más a la causa, pero había un problema ético de, ¿por qué vamos a pertenece a una organización amoral como esta? Está presidiendo una iniciativa internacional junto a UN Watch para sacar a Maduro del Consejo. Cuando sucedió la votación yo dije «Aquí no se ha perdido la guerra solo se perdió una batalla». UNWatch, una gran defensora de Venezuela en el Consejo,inició una campaña para suspender a Maduro del organismo. Al día siguiente, me ofrecieron presidirla. ¿Cuántas firmas se necesitan para que salga adelante? No se necesita un número en específico. En el fondo lo que quiere generar es una opinión pública sobre todo en aquellos países que se han acomodado al voto de Venezuela por desconocimiento o por negociaciones para que cambien su voto. Teóricamente tenemos que cambiar los votos de diez países para que Costa Rica (el otro candidato) pueda ganar. Venezuela obtuvo 105 votos y Costa Rica 96 en las pasadas elecciones. Lo más importante es que si generamos el respaldo suficiente para suspender a Maduro, eso sería el equivalente a la fuerza para revocar la credencial de su gobierno en la ONU. Así quedaría desplazado de todos los organismos internacionales. ¿Cuentan con el respaldo del Gobierno de Juan Guaidó? No, ha llamado mi atención que deberían ser los primeros que debían firmar la campaña era la Asamblea Nacional. Pero ni una palabra, lo cual te indica lo divididos que estamos porque toman distancia de una organización internacional que nos está ayudando. Es la misma distancia que han tomado con Luis Almagro porque decía cosas incómodas. ¿Qué persiguen ustedes con todo este esfuerzo? El objetivo es unificar a la diáspora venezolana. Para mí es el componente más importante de la reserva internacional del país, que hasta ahora ha sido parcelada por los partidos políticos quienes han exportado sus problemas internos. El fin es el rescate de la libertad y eso es el elemento en común que debe unificar a los venezolanos, no el interés particular de cada partido. Afuera no debe haber protagonismo de nadie. ¿Cómo ve el futuro de Venezuela? Para mí el futuro sin la diáspora será imposible. La diáspora venezolana es la principal agencia humanitaria que tiene Venezuela, son 2.500 millones de dólares, la de Cuba representa 6.000 millones. Hay gente que come o que tiene medicinas gracias a la diáspora. En el caso de los venezolanos, los que están fuera hacen mucho más que lo que están adentro. No se ha sabido apreciar el rol de la diáspora. Se planteó una ruta para llegar a unas elecciones y ahora parece que cambió.. Guaidó no se debería poner una camisa de fuerza con respecto al uno, dos, tres (refiriéndose al cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres). Cuando uno va a negociar uno no puede anticipar cosas. Yo en el fondo creo que están en una especie de gobierno de transición porque se ha oficializado la cohabitación de dos gobiernos donde hay negociaciones para ir a unas elecciones presidenciales. ¿Parte de esa cohabitación en la inclusión de los diputados oficialistas que se habían retirado del Parlamento? Eso es el resultado de las negociaciones entre Guaidó y el Gobierno de Maduro. El gobierno interino los aceptó y está negociando con ellos un nuevo Consejo Nacional Electoral. Eso va a tener una pésima receptividad en el país porque cuando hay falta de credibilidad y transparencia las sociedades no se activan. ¿Son posibles unas elecciones libres con Maduro en el poder? Yo debo recordar que el año 2017 cuando tuvimos la oportunidad de formar un nuevo Consejo Nacional Electoral por tener mayoría en la Asamblea, el partido de oposición Un Nuevo Tiempo retiró a sus diputados y sabotearon la votación. Eso fue un error monumental porque desde hace dos años hubiésemos tenido un nuevo CNE. Esos mismos ahora son parte del gobierno que está eligiendo un nuevo órgano electoral. Estados Unidos, la OEA y la UE han dicho que sería un despropósito tener una elección con Nicolás Maduro pero ahora el gobierno interino parece aceptarlo. ¿A qué se debe el distanciamiento reciente entre Venezuela y el mundo? Hemos reconocido que solos no podemos y estamos abandonando a los que nos pueden ayudar. Yo veo un golpe de Estado contra Guaidó desde el momento en que no lo juramentó el Parlamento, sino que se tuvo que prestar juramento él mismo, con lo cual tuvimos que explicarle al mundo lo que estaba pasando porque nadie lo entendía. No contentos con eso el verdadero presidente ejecutivo es Leopoldo López desde la Embajada de España y Juan Guaidó quedó para su rol de diputado y de portavoz del Parlamento. Un drama.
17-11-2019 | Fuente: abc.es
El polvorín latinoamericano
Algunos han bautizado el fenómeno como la «primavera latinoamericana». Otros, se esfuerzan en identificar los elementos en común de un polvorín que estalló, en cadena, en Haití, Ecuador y Perú pero mantiene en vilo a Bolivia y Chile. El desafío, ahora, es descifrar qué país está primero en la lista de espera de las revueltas o si llegó la etapa final de las sacudidas en Latinoamérica. Ecuador y Perú «resolvieron» sus crisis en lo que ahora se considera tiempo récord. La primera, desatada por la subida de combustibles y la última por la disolución irregular del Parlamento, del presidente, Martín Vizcarra y la convocatoria de elecciones. En Haití, tan lejos y tan cerca del continente, las revueltas de los últimos dos meses se calmaron pero todavía tienen en la cuerda floja a Jovenel Moïse, su Presidente. La escasez de gasolina sacó a relucir todos los males de esa mitad de la isla: desigualdades sociales, corrupción e inseguridad. En Venezuela, Juan Guaidó ayer sábado trataba de recuperar fuerzas al desafiar en la calle al régimen de Maduro para lograr el «Cese de la usurpación». En Chile, el anuncio de una convención constituyente confía en devolver las aguas al cauce de la tranquilidad después de un mes trágico. Y en Bolivia, las fuerzas leales al ex residente Evo Morales permanecen con el hacha de guerra desenterrada pese a la huida del bolivariano a México. COLOMBIA: Anticiparse y evitar el efecto contagio Arden los Andes y tiembla el resto de la región donde es difícil encontrar un país que no se pregunte: ¿El próximo seré yo? El interrogante recorre también Colombia donde hay convocada una huelga general el jueves. La apoyan sindicatos, estudiantes y simpatizan con ella sectores de la Iglesia. «Reconocemos que si hay alguien que tiene inconformidad, lo exprese. Es el deber nuestro, de los gobernantes, analizarlo, procesarlo, corregir muchas cosas si es el caso pero no podemos dejarnos llevar a la destrucción», declaró Iván Duque. Con la popularidad a la baja, forzado a remplazar a su ministro de Defensa por Carlos Holmes Trujillo, hasta hace unos días Canciller, el presidente procura anticiparse y evitar el efecto contagio de sus vecinos. BOLIVIA: El pacificador que alimenta la hoguera Los caso irresueltos que más preocupan son los de los vecinos Chile y Bolivia. Éste último no se zanjó con la presidenta interina, Jeanine Áñez, que no logra restablecer el orden. Los últimos días los enfrentamientos se recrudecen en los enclaves donde el MAS (movimiento Al Socialismo) tiene más fuerza como Cochabamba y el Chaparé, zona cocalera donde los cultivos se multiplicaron durante los casi catorce años de presidencia de Evo Morales. También en El Alto, localidad a más de cuatro mil metros de altura, en algo parecido a un cráter que bordea La Paz, las columnas masistas y las milicias indígenas de los «Ponchos rojos» intentan hacerse fuertes con «dinamita, hondas, palos con clavos, fierros, escopetas y bazucas artesanales», según informes oficiales. Ahora, sí, el Ejército y la Policía intervienen. Una veintena de muertos es el saldo junto a centenares de heridos de, prácticamente, un mes de disturbios desatados tras el pucherazo de Evo Morales. El expresidente de Bolivia arruinó su carrera política cegado por la ambición eterna de poder. La imagen de «el Evo» en el avión que le llevó a México, junto a su vicepresidente Álvaro García Linera y sus familiares, pasará a la historia de la ignominia de aquellos que llegaron con la promesa de hacer justicia social con los indígenas (36 pueblos originarios), sin olvidar el respeto a las libertades y la defensa de los derechos de todos los bolivianos. «No me arrepiento de haber querido un cuarto mandato», confesó Morales al diario «El Universal» de México. Seguro bajo el paraguas de protección de Andrés Manuel López Obrador, el expresidente atiza desde la distancia la llama de la discordia, se presenta como una víctima de algo parecido a un contra golpe y hasta se ofrece a volver a la Bolivia que dejó en llamas para pacificarla. Su fuga a Norteamericana recordó, salvando las distancias, a la de Gonzalo Sánchez de Lozada en el 2003 cuando estalló la llamada guerra del gas que terminó de convertir a Evo Morales en el líder que no tardaría en llegar a la Presidencia. El primer indígena en ser presidente, eligió el exilio mexicano mientras el avión de «Goni», más conocido entre el pueble como «el gringo», aterrizó en EE.UU. de donde no regresaría. La retirada de Evo Morales, acosado por las revueltas populares, descubierto el fraude electoral por la fiscalización de la OEA y con las FF.AA. y la Policía «soltándole la mano», estuvo calculada para dejar un escenario caótico institucional. La sucesión presidencial quedó vacante con la dimisión última (luego arrepentida) de la hasta entonces vicepresidenta del Senado del Estado Plurinacional. El laberinto para cubrir el vacío de poder estaba servido y la transición arrancaba con la promesa ?de momento incumplida? de convocar de inmediato elecciones. Pero el cambio se percibió de inmediato. La Casa Grande del Pueblo, una torre de veinte pisos con helipuerto, donde Evo Morales tenía una lujosa planta propia, hasta con gimnasio, quedo desierta. La sede del Ejecutivo volvió al Palacio Quemado del siglo XVI, la cruz y la Biblia recuperaron su espacio, la bandera nacional se alzó junto a la wipala (arco iris) y a la del Oriente con la flor patujú. El Gobierno rompió relaciones de inmediato con el régimen de Maduro, expulsó a 725 cubanos, se salió del ALBA, le dio el portazo a lo que quedaba de Unasur y anunció que estrecharía relaciones con EE.UU. y Chile. Dicho de otro modo, se desprendió de cualquier vestigio bolivariano mientras el ex vicepresidente Cáceres pedía asiló a Nicaragua. Abril es el mes que se baraja para convocar nuevas elecciones. La segunda vuelta que anticipaba un triunfo de Carlos Mesa no será posible y el expresidente y candidato analiza ceder su lugar a alguien más joven al interpretar que estos nuevos tiempos lo demandan. CHILE: Una nueva constitución para calmar las aguas Abril será también el mes del referéndum en Chile. Los chilenos deberán votar qué modalidad quieren para redactar una nueva Constitución que entierre a la actual, demonizada, pese a doscientas reformas, por tener su origen en la dictadura de Pinochet. Las opciones son una Convención Constituyente con elegidos en exclusividad para esa misión o un equipo mixto con diputados. Los plazos, de nueve meses para terminarla con una posible prórroga, le dan un respiro a Sebastián Piñera que confía en «patear» el problema de los disturbios que le han tenido entre las cuerdas, prácticamente, las mismas semanas que a Bolivia. Piñera corría el riesgo de convertirse en la cabeza de turco de una crisis que podía haberle estallado a cualquier de sus antecesores. Una veintena larga de muertos (en buena medida en incendios en locales que saqueaban), acusaciones de abuso desproporcionado de la fuerza, peticiones de comisiones de derechos humanos y de la ONU para revisar los actos de violencia, parecían colocar en un callejón sin salida a un Gobierno con la masa como interlocutor para negociar. Una reunión en el Palacio de la Moneda con los expresidentes Eduardo Frei y Ricardo Lagos (Bachelet en conferencia) ayudó a entender la dimensión histórica del conflicto. La clase política y los partidos, finalmente, cerraron filas en torno a la salida pacífica de una crisis que, a excepción del Partido Comunista, empezaron ?con matices? a entender que es responsabilidad compartida. El «Acuerdo por la paz y una nueva Constitución» demostrará en los próximos días si el escenario, como parece, mantiene la calma o la turba desatada vuelve a poner a Chile al borde del abismo. Sólo las pérdidas estimadas, en dinero, rondan los cinco mil millones de dólares. Las otras, son incalculables. URUGUAY Y ARGENTINA: Cambio de tono en las relaciones bilaterales El balotaje del 24 de este mes, salvo error de los sondeos, anticipa un triunfo de Luis Lacalle Pou (Partido Nacional). De materializarse, el ciclo de quince años consecutivos de Frente Amplio (coalición de izquierda) habría llegado a su fin. El presidente electo de Argentina, el kirchnerista Alberto Fernández, cruzó el rio de La Plata para almorzar y fundirse en un abrazo con Daniel Martínez, el adversario del Frente Amplio. Su «visita», si Lacalle Pou se convierte en presidente, es probable que le pase factura en el tono de las relaciones bilaterales, aunque no será tan dura como la que pretende cobrarle el Brasil de Jair Bolsonaro. El «oasis» de paz que hasta hace un mes fue Chile lo conserva Uruguay pero no son pocos los que se preguntan, ¿hasta cuándo? Detrás de las revueltas de Ecuador y Chile asomó la mano confesa de Venezuela con su «brisa» bolivariana y muda de Cuba. ¿Llegará tan lejos?
16-11-2019 | Fuente: abc.es
La contramarcha de Maduro, en solidaridad con Morales, tiene poco seguimiento
Muy pocos activistas chavistas acudieron a la contramarcha convocada este sábado por el régimen de Nicolás Maduro para manifestarse contra «el fascismo y el imperialismo» y solidarizarse con Evo Morales, quien renunció a la presidencia de Bolivia esta semana tras confirmarse el fraude electoral por la OEA. En la ruta trazada desde la avenida Sucre, el Poliedro y la avenida Libertador para desembocar en el Palacio de Miraflores la voz de Hugo Chávez acompañó a los activistas chavistas al igual que en las pantallas de Venezolana de Televisión como una especie de fantasma después de seis años muerto. A la altura de la telefónica CANTV, en la avenida Libertador, una chavista a carta cabal estaba cerca de la tarima bailando un regatón. «Estoy aquí para respaldar a Evo Morales en su lucha por regresar a Bolivia. Estamos luchando por la paz», dijo. Otro activista gritaba a todo pulmón. «Viva Chávez que murió para sacrificarse por nosotros y legarnos la revolución», mientras esperaba que llegara Maduro para cerrar el mitin. Sin embargo, hasta las 13,30 del mediodía Maduro no apareció en la escuálida concentración. Las amenazas represivas lanzadas previamente para intimidar a los opositores funcionó pero al revés. El boomerang actuó contra los propios chavistas que no se atrevieron a salir a las calles. En la víspera el primer vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello, amenazó este viernes una vez más a la oposición con que «los vamos a joder y no es jugando», así salgan en Caracas, Amazonas, Táchira o Zulia porque, a su juicio, sólo los chavistas tienen la fuerza de cerrar una calle. Diosdado aseguró por la estatal VTV que la oposición miente. «Una cosa es quien quiere y otra quien puede. Los únicos que tenemos fuerza para cerrar un país, todas las calles de un país, las calles de una ciudad, son los chavistas y cuando digo cerrar es cerrar, hasta la calle donde vives tú, Juanito Alimaña (Juan Guaidó), te la cerramos». En verdad el régimen suspendió el suministro de gasolina para bloquear la marcha opositora. También cerró el Metro de Caracas y parcialmente los vuelos comerciales y los equipos de control remoto. Igual restringió el internet, el Facebook e Instagram y militarizó la ciudad. Diosdado Cabello, dijo que la actitud de Michele Bachelet era exagerada al preocuparse por la marcha de la oposición: «La oposición tiene dos características o son violentas o de escasa presencia de pueblo, y no dice nada de Bolivia ni de Chile voltea hacia otro lado, la mejor muestra es que los chavistas marchan alegremente y no hay represión». Dijo Cabello que «Guaidó no mueve ni a su gente , no ha cumplido ninguna promesa, engañó a su gente». Al referirse a lo de Bolivia, «estamos preparados para dar una respuesta mucho más contundente» mientras marchaba hacia el centro de Caracas.
16-11-2019 | Fuente: abc.es
Bolivia vive la jornada más violenta desde el estallido de las protestas
El enfrentamiento entre la Policía y el Ejército bolivianos con manifestantes contra el Gobierno de la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, en la ciudad de Sacaba, en el departamento de Cochabamba, ha dejado al menos ocho cocaleros muertos, decenas de heridos y más de un 100 de detenidos. Los hechos han tenido lugar en el puente Huayllani, en la ciudad de Sacaba, según el diario boliviano «La Razón Digital», que ha agregado que las fuerzas de seguridad han impedido que los cocaleros avanzaran y llegaran a la ciudad. El comandante de la Policía de Cochabamba, Jaime Zurita, ha indicado que se ha incautado a los manifestantes armas de fuego, bazucas artesanales y explosivos. «Hemos negociado hasta más no poder y entonces cuando las cosas pretenden salirse de control, entonces la Policía tiene que tomar el mando y restablecer el orden público», ha indicado Zurita tras retomar el control del puente. Zurita ha añadido que los cocaleros pretendían ingresar hacia Cochabamba de manera «pacífica», pero que, finalmente, «se les encontró armamento y artefactos explosivos», ha sostenido. Fuego real Por su parte, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, ha condenado las muertes de los cocaleros y el uso de fuego real contra los manifestantes. «Condeno y denuncio ante el mundo que el régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las Fuerzas Armadas y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho», ha indicado en su cuenta de Twitter. «Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba», ha lamentado. En este contexto, Morales también ha pedido que las Fuerzas Armadas y la Policía bolivianas «paren la masacre». «El uniforme de las instituciones de la patria no puede mancharse con la sangre de nuestro pueblo», ha reclamado. «La dictadura de Jeanine Áñez y los golpistas (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho nos acusaron de 'dictadura'», ha continuado el expresidente de Bolivia. «Ahora su 'presidenta' autonombrada y su gabinete de abogados defensores de violadores y represores masacra al pueblo con las fuerzas armadas y la Policía como la verdadera dictadura», ha apostillado. Para justificar el golpe, Mesa y Camacho nos acusaron de "dictadura". Ahora su "presidenta" autonombrada y su gabinete de abogados defensores de violadores y represores, masacra al pueblo con las FFAA y la Policía como la verdadera dictadura. #NoAlGolpeDeEstadoEnBolivia pic.twitter.com/FiDDor2idk? Evo Morales Ayma (@evoespueblo) November 16, 2019 Diálogo para pacificar En cambio, el nuevo Gobierno boliviano ha instado a los movimientos sociales a participar en un diálogo para pacificar el país. En concreto, el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, ha destacado que ya ha habido reuniones con algunos sectores sociales, pero existe apertura a dialogar también incluso con el movimiento que protagonizó la manifestación de este viernes en Sacaba. Justiniano ha explicado que por orden de Áñez él mismo irá a Cochabamba para impulsar el diálogo. Sin embargo, ha destacado que uno de los fallecidos en Sacaba presenta una herida de muerte «realmente singular», porque el proyectil entró por la parte de atrás de la nuca y de arriba hacia abajo: «Eso quiere decir que no provino de un enfrentamiento cruzado, sino que vino de atrás de su propia fuerza». Justiniano ha destacado que otro objetivo es decirles a las organizaciones que «las cosas buenas que se hicieron en el anterior gobierno van a continuar, que los proyectos no se van a paralizar». «Lo que queremos demostrar es que las cosas que se hicieron bien se van a continuar haciendo bien, que no se va a esconder el sol que ni se va a ir la luna, que vamos a seguir viviendo», ha señalado. En este contexto, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreza, también ha denunciado la «represión desmedida» y la «masacre» en Cochabamba. «Imágenes fuertes, pero necesarias, para denunciar el carácter represor y dictatorial de quienes han asaltado el poder en Bolivia», ha escrito en su cuenta de Twitter, acompañando el mensaje con un vídeo. «La comunidad internacional debe condenar y actuar para detener esta barbarie», ha zanjado. Más de 100 detenidos Un total de 110 personas también han sido detenidas este viernes en La Paz en una nueva jornada de protestas en Bolivia, en este caso contra el Gobierno de Áñez, ha informado el diario «El deber». «Estamos procesando cada caso particular, se les están revisando sus pertenencias, hemos encontrado artefactos explosivos, piedas, palos, hondas, objetos contundentes con los que estaban causando temor a su paso», ha indicado el subdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Cristian Saavedra. La crisis política en Bolivia estalló tras las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de octubre. Morales proclamó su victoria mientras que la oposición denunció un «fraude gigantesco». La auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha confirmado «irregularidades». Morales dimitió el domingo y el martes llegó a México en calidad de asiliado político. Áñez se ha proclamado mandataria interina para evitar el vacío de poder dejado por la renuncia del líder indígena y otros altos cargos, asegurando que su objetivo es celebrar nuevas elecciones.
15-11-2019 | Fuente: abc.es
Bolivia expulsa a 725 cubanos como paso previo al debilitamiento de relaciones
Una de las primeras decisiones del nuevo gobierno de Bolivia, presidido de forma interina por Jeanine Áñez, ha sido la expulsión de 725 ciudadanos cubanos que vivían en el país, y que se dedicaban a labores vinculadas con la comunicación y la sanidad, informa «Infobae». El anterior gobierno, presidido por Evo Morales, líder indígena y mandatario desde hace 14 años, se mostró a menudo alineado con los países situados a la izquierda en Iberoamérica, como Venezuela, Cuba o Nicaragua. Precisamente, esos países fueron los que denunciaron que Morales ha sido víctima de un golpe de Estado, a pesar de que su salida se produjo después de que la Organización de los Estados Americanos (OEA) publicara un informe donde detallaba las irregularidades de los comicios que supuestamente había ganado, y que le permitían renovar su mandato. «Hoy día he tenido una larga conversación con el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, en términos muy respetuosos, muy amistosos si se quiere, ellos están retirando a partir de mañana a 725 ciudadanos cubanos que cumplen funciones de cooperación en diferentes áreas», dijo Karen Longaric, la canciller de Bolivia, como recoge «Infobae». La salida se hará efectiva el viernes. De espaldas al chavismo La llegada de Áñez también ha replanteado las relaciones con Venezuela, como informa Efe. La presidenta interina anunció ayer que iba a reconocer a Juan Guaidó, cabeza de la oposición al chavismo, como mandatario venezolano, algo a lo que se negó Morales. «Ese es el reconocimiento que hace desde este momento Bolivia», explicó la portavoz del Gabinete de Añez, Roxana Lizárraga. Por su parte, el opositor venezolano también reconoció a Áñez como presidenta «en su misión de guiar una transición constitucional hacia una elección presidencial».
14-11-2019 | Fuente: abc.es
Venezuela y Cuba diseñaron el fraude electoral de Bolivia
El fraude electoral en Bolivia reproduce algunas de las pautas seguidas por el chavismo en Venezuela para la manipulación de las elecciones, a su vez ingeniadas en Cuba. No se trata de procesos exactamente iguales ?de entrada, en la propia Venezuela las tácticas de la usurpación del voto han ido variando de una elección a otra?, pero hay patrones muy parecidos, lo que lleva a sospechar acerca del asesoramiento chavista y, en última instancia, cubano. Ya han quedado sobradamente documentados diversos elementos del fraude electoral de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, y cómo el «know-how» de esos procedimientos, que tienen un gran componente de herramientas informáticas, llegó de Cuba y se aplicó con ayuda prestada desde La Habana. Veamos ahora qué similitudes guarda lo ocurrido en Bolivia, descrito en el informe realizado por los expertos de la Organización de los Estados Americanos (OEA), con lo conocido en Venezuela. De alguna manera el propio Evo Morales vino a reconocer que había falsificado el resultado, al anunciar su disposición a nuevas elecciones, aunque esta admisión acabaría precipitando su marcha al derrumbar los restos de legitimidad que decía sostenerle. 1. Parón en el anuncio del recuento Bolivia. La principal incidencia que alertó a la comunidad internacional sobre la falta de limpieza de las elecciones del domingo 20 de octubre fue el parón que, en la noche de esa jornada, se produjo en el proceso de dar a conocer la evolución del recuento del voto cuando este llegó al 83,8% del escrutinio. Con las cifras anunciadas hasta entonces, Morales se encaminaba a una segunda vuelta que le era poco propicia. Ahí se paró el ofrecimiento de datos, durante horas. Todo gran «pucherazo» necesita un tiempo para materializar los votos falsos y requiere hacerlo a puerta cerrada. Venezuela. Uno de los mayores «sapos» que en su día se tragó la oposición venezolana fue aceptar que la autoridad electoral no anuncie los resultados conforme se van contando los votos, lo que permitiría detectar evoluciones sospechosas, sino que solo se den cuando ya hay una «tendencia irreversible». Eso deja a la oposición y a los ciudadanos a oscuras, mientras el régimen fabrica los votos que necesita. 2. Avance de Morales al «volver» el sistema Bolivia. Cuando el tribunal electoral boliviano reanudó la información sobre el cómputo de votos, avanzado el día siguiente, Morales había ganado terreno en su duelo con Carlos Mesa, no necesitando ya de segunda vuelta para proclamarse vencedor. Venezuela. También en las primeras elecciones de Maduro, en 2013, se produjo un «apagón», en este caso durante las últimas horas de votación y fue una caída del sistema de internet. Según se detalla en el libro «Bumerán Chávez», esa incidencia pudo provocarse para permitir que el chavismo tuviera más capacidad de tráfico en los canales informáticos para llevar a cabo la emisión de votos falsos; cuando el servicio fue restablecido, Maduro adelantó en votos a su contrincante, Henrique Capriles, en las pantallas conectadas con el sistema informático electoral paralelo usado por el chavismo. 3. Sistema informático paralelo Bolivia. En Bolivia el voto no es electrónico, sino manual. Aunque en un proceso de voto manual también pueden introducirse votos falsos en las urnas, en el caso de voto con máquinas la existencia de una red informática que registra la evolución de la votación permite «hackearla» o, cuando menos, poder conocer ilícitamente ciertos parámetros de cómo está yendo la votación, lo que facilita saber cuántos votos falsos y en qué centros electorales deben producirse para girar el resultado. Eso puede explicar que en Bolivia, a pesar de ser el voto manual, esta vez se pusiera en marcha el llamado TREP (Transmisión de Resultados Electorales Preliminares), un sistema informático para escanear las actas de los resultados de cada centro, enviarlas a un lugar de recuento y dar a conocer provisionalmente el escrutinio conforme este se iba realizando, a la espera del conteo definitivo de los votos físicos. Precisamente, las irregularidades más graves encontradas por los expertos de la OEA tienen que ver con ese sistema, en el que operaron servidores ocultos, sin supervisión de la empresa auditora y manejados por personas externas: «Resulta extraño que se redirija el flujo de datos a una red foránea, no prevista ni documentada (..) Esto es extremadamente grave». Venezuela. El chavismo ha contado con un sistema informático paralelo, puesto a punto por ingenieros cubanos y conectado con el sistema electoral oficial, que permite al oficialismo conocer la evolución del voto y saber cuántos votos falsos son necesarios y dónde para ganar las elecciones. También hay sospechas de que las máquinas de votación son vulnerables y pueden ser comandadas desde fuera del centro electoral. 4. Alargar la votación y centros pequeños Bolivia. La tardanza con que Bolivia procedió al recuento del voto supuestamente rural va más allá de lo que sería normal en un país con población rural dispersa y en ocasiones con difícil comunicación viaria. Que ese voto último en computar fuera prácticamente todo para Morales rompe cualquier tendencia estadística, aun concediendo que entre cierto tipo de población el líder de MAS tuviera más apoyo. Venezuela. Todo indica que el fraude en Venezuela se produce sobre todo hacia el final de la jornada electoral, cuando normalmente el Centro Electoral Nacional prolonga un par de horas más el horario de votaciones. En las elecciones de 2013 también se registró un pico inusual de votos en favor de Maduro muy avanzado ya el escrutinio. En Venezuela las mayores incongruencias estadísticas ocurren en centros de pequeños, de una mesa o dos mesas. 5. Voto de ausentes, muertos y 100% del censo Bolivia. La comprobación de actas realizada por los expertos de la OEA destaca numerosas irregularidades: actas completadas por una misma persona (en ocasiones el delegado del MAS en el centro), firmas falsificadas y concesión al MAS del 100% de los votos (es decir, con el voto también de ausentes y muertos no depurados de las listas). Venezuela. El chavismo, con ayuda de los agentes cubanos que controlan el sistema nacional de identificación venezolano, ha desarrollado procedimientos para usurpar la identidad de ausentes o abstencionistas. También se ha dado el caso de computar votos para Maduro que incluso superan el 100% del censo.
1
...