Infortelecom

Noticias de odebrecht

28-07-2020 | Fuente: abc.es
El exdirector de Pemex revela que Odebrecht pagó 10 millones a la campaña Peña Nieto
La constructora brasileña Odebrecht habría financiado con 4 millones de dólares la campaña electoral con la que Enrique Peña Nieto ganó en 2012 las elecciones presidenciales en México, según declaraciones del expresidente de Pemex, Emilio Lozoya, a la Audiencia Nacional de España a las que tuvo acceso el diario «Reforma». Lozoya, uno de los hombres cercanos a Peña Nieto, es un testigo protegido en varios casos de corrupción que apuntan a exdirigentes del Partido Revolucionario Institucional, el PRI, la agrupación política que gobernó México durante casi todo el siglo pasado y que está en el ojo de la Fiscalía del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Serían un total de 10 millones de dólares los que recibió el PRI bajo el mandato de Peña Nieto (2012-2018), de acuerdo con el testimonio de Lozoya. Además de esos supuestos 4 millones de dólares cobrados durante la campaña, Odebrecht habría pagado otros seis millones de dólares para obtener un contrato en la refinería de Tula ?propiedad de Pemex? y sobornar a diputados para que aprobaran en 2014 la reforma energética, un cambio legislativo que desde entonces permite que las petroleras privadas logren contratos de exploración y producción en México. Vídeos de los sobornos Según la prensa mexicana, Lozoya aceptó ser extraditado a México desde España porque supuestamente tiene unas 16 horas de vídeo que evidencian cómo varios políticos aceptaron esos sobornos. «Hay información de que hubo sobornos para tener los votos de la reforma energética», dijo López Obrador en rueda de prensa. Lozoya involucra en esta trama también a Luis Videgaray, exministro de Hacienda y de Exteriores durante el gobierno de Peña Nieto que acabó en diciembre de 2018. Estas revelaciones del exdirector de Pemex, detenido en Málaga en febrero, son un misil directo a la base de flotación del PRI, partido que gobernó México entre 1930 y 2000 y que tuvo un nuevo Sexenio con Peña Nieto entre 2012 y 2018. Ese periodo, 2012-2018, estuvo marcado por varios escándalos como la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa y la «casa blanca», un posible caso de corrupción que involucraba a Angélica Rivera, la exmujer de Peña Nieto. Un partido en decadencia La aplastante victoria de López Obrador a mediados de 2018, tras obtener uno de cada dos votos, supuso un punto de inflexión entre la sociedad mexicana y el PRI. En aquellos comicios, el candidato del PRI José Antonio Meade apenas logró el 16,4% de los votos, el peor resultado jamás registrado por este partido en unas elecciones presidenciales. Debido a los numerosos casos de corrupción que asolan el PRI y los elevados índices de violencia que han dejado sus gobiernos, su presencia regional también ha disminuido de manera progresiva y actualmente sólo gobierna en once de los 32 estados de México, cuando normalmente controlaba más de la mitad. Su actual presidente, Alejandro Moreno Cárdenas, es prácticamente un desconocido para el gran público, opacado totalmente por la enorme capacidad de López Obrador para generar polémica y, así, marcar la agenda política y mediática del país mesoamericano. Otro miembro destacado del PRI que también ha sido arrestado recientemente por posible corrupción es el exgobernador de Chihuahua César Duarte, quien estaba prófugo de la justicia y fue detenido en Estados Unidos. Duarte fue gobernador entre 2010 y 2016 y todavía no ha sido extraditado a México. Además, la fiscalía de López Obrador ha detenido a Rosario Robles, exministra del gobierno de Peña Nieto y a Juan Collado, el abogado del expresidente priista. El círculo alrededor de Peña Nieto es cada vez más estrecho. Y es que, en su lucha por tratar de poner fin a la corrupción en México, López Obrador ve al caso Odebrecht como el hilo idóneo del que tirar para desmontar toda la red clientelar que, según AMLO, el PRI creó en todas las estructuras del Estado mexicano. México y Venezuela son los dos únicos países donde no hay condenados por la trama corrupta de Odebrecht. Y el PRI está en el «ojo del huracán» de AMLO.
18-07-2020 | Fuente: abc.es
María Alejandra Muñoz, nueva vicepresidenta de Ecuador para diez meses
En una votación parlamentaria que dejó golpeada la imagen del Gobierno de Lenín Moreno, María Alejandra Muñoz (41 años) fue elegida, la noche de este viernes, nueva vicepresidenta de Ecuador, la cuarta en lo que va de esta administración, a la que le restan apenas diez meses y días de gestión. En una arriesgada apuesta política, el presidente Moreno, que tiene calificaciones de respaldo por debajo de los 20 puntos, envió una terna encabezada por su ministra de Gobierno, María Paula Romo, la funcionaria con mayor visibilidad y, como segundo, a Juan Sebastián Roldán, secretario de Gabinete. Los dos sufrieron un serio revés en la Asamblea Nacional (Legislatura). Romo logró 36 votos de 70 que requería para ser ungida. Roldán, apenas 12. María Alejandra Muñoz, que estuvo como tercera, obtuvo 75 votos, cinco más de los que necesitaba para ser elegida, de un Congreso de 135. Tuvo el apoyo de varios sectores políticos, incluidos los de la oposición, el oficialismo y algunos independientes. Lenín Moreno transita su último año de gestión, encarando una severa crisis económica, acrecentada por la pandemia del Covid-19, y por numerosos escándalos de corrupción que salpican a funcionarios cercanos y a aliados en el Parlamento. Deberá entregar el poder el 24 de mayo de 2021. Su administración ha estado marcada también por la inestabilidad política. De hecho, Muñoz, es la cuarta vicepresidenta. En 2017, Junto a Moreno fue elegido vicepresidente Jorge Glas, pero se vio forzado a renunciar tras ser procesado por la trama de corrupción de Odebrecht. Hoy guarda prisión El presidente Moreno le había retirado todas las funciones. A Glas le reemplazó María Alejandra Vicuña, que fue elegida por la Asamblea, pero debió renunciar 11 meses después, luego de que el primer mandatario también le retirara el respaldo por un escándalo de corrupción de su época como legisladora. Fue sentenciada por concusión, al haberse comprobado que recibió aportes de sus colaboradores para su movimiento político. A Vicuña le reemplazó Otto Sonnenholzner, un comunicador vinculado a la radiodifusión; permaneció 18 meses en la segunda magistratura. Renunció la semana anterior, con miras a participar como candidato a la Presidencia de la República, en las elecciones de febrero de 2021. Luego de ser elegida, María Alejandra Muñoz, que se desempeñaba como directora de Aduanas, escribió en Twitter que recibía la designación democrática a tan alta dignidad, con agradecimiento y profundo compromiso con Ecuador.
16-07-2020 | Fuente: abc.es
AMLO espera la extradición del exdirector de Pemex para desenmarañar la trama Odebrecht en México
México aguarda con gran expectación la pronta extradición desde España del expresidente de la petrolera estatal Pemex, Emilio Lozoya, quien fue arrestado en Málaga el pasado 12 de febrero debido a su presunta conexión con la trama corrupta de Odebrecht en el país mesoamericano. «Esta extradición va a ayudar mucho para limpiar de corrupción el país», dijo el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para celebrar la inminente extradición de Lozoya. «Aceptó de manera voluntaria la extradición y hay un compromiso de que va a informar sobre lo que sucedió acerca de los presuntos fraudes de los que se le acusa. Considero que va a hablar de Odebrecht y de otro tipo de ilícitos», dijo López Obrador durante una rueda de prensa en Zapopan, Jalisco. Sobornos Lozoya fue director entre 2012 y 2016 de Pemex, la empresa más grande de México y una de las petroleras más endeudadas del mundo, con una deuda que ronda los 100.000 millones de dólares (unos 87,6 millones de euros). En ese periodo fue cuando se aprobó la reforma energética auspiciada por el Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018). Esa reforma abría la posibilidad de que petroleras privadas obtuvieran contratos de exploración y producción en México a través de subastas públicas. El Gobierno de Peña Nieto otorgó más de cien contratos durante la reforma, algunos a empresa españolas como Repsol. Según los diarios «Reforma» y «Milenio», Lozoya ha aceptado su extradición porque supuestamente tiene unas 16 horas de vídeo que muestran como varios congresistas aceptaron sobornos para aprobar la reforma energética. Esas evidencias serían entregadas a la Fiscalía de México para que investigue un posible crimen. «Hay información de que hubo sobornos para tener los votos de la reforma energética», dijo López Obrador esta semana. La reforma energética, cuya implementación ha sido detenida por López Obrador tras su llegada en diciembre de 2018, permitió de nuevo la inversión extranjera en el sector petrolero mexicano. Este sector había sido exclusivo de Pemex desde los años 30, pero Peña Nieto impulso este cambio legislativo en 2013 con el objetivo de impulsar la producción de petróleo en México. Pemex produce actualmente unos 1,6 millones de barriles diarios, un 46% menos que los 3 millones de barriles diarios que extraía 2004. Irregularidades Lozoya, uno de los hombres fuertes del Gobierno de Peña Nieto, está acusado por la Fiscalía de de haber recibido sobornos de Odebrecht y de participar en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes que Pemex adquirió de la acerera AHMSA. Estas compañías deliberadamente incrementaron en un 57% el precio de la compra de la planta de fertilizantes. Con respecto a Odebrecht, tres exejecutivos de la constructora brasileña afirmaron en declaraciones juradas que Lozoya habría recibido 10,5 millones de dólares entre 2012 y 2016 para que la compañía obtuviera contratos con Peña Nieto. El Departamento de Justicia de EE.UU. estima que la constructora desembolsó 788 millones de dólares en sobornos a cambio de obtener un centenar de proyectos de obra pública en varios países de América Latina. Hay dos países latinoamericanos en los que todavía no hay condenados por el caso Odebrecht: México y Venezuela. En Panamá, Ecuador, Brasil y Perú hay políticos y empresarios que ya han sido sancionados por esta trama corrupta. La pronta extradición de Lozoya estrecha el círculo alrededor de Peña Nieto. Bajo el Gobierno de López Obrador, México ya ha arrestado a varias personas clave del entorno de Peña Nieto, incluyendo a Rosario Robles, una exministra, y a su abogado Juan Collado. La semana pasada fue también detenido en EE.UU. el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, por un posible caso de corrupción y quien llevaba tres años prófugo. Duarte era una figura clave dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece Peña Nieto.
16-07-2020 | Fuente: abc.es
El exdirector de Pemex llega a México extraditado desde España para desenmarañar la trama Odebrecht
El expresidente de la petrolera estatal Pemex, Emilio Lozoya, llegó a Ciudad de México desde Madrid en la madrugada de este viernes tras ser extraditado por las autoridades españolas. México aguardaba con gran expectación la extradición desde España de Lozoya, quien fue arrestado en Málaga el pasado 12 de febrero debido a su presunta conexión con la trama corrupta de Odebrecht en el país mesoamericano. «Esta extradición va a ayudar mucho para limpiar de corrupción el país», dijo el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para celebrar la inminente extradición de Lozoya. «Aceptó de manera voluntaria la extradición y hay un compromiso de que va a informar sobre lo que sucedió acerca de los presuntos fraudes de los que se le acusa. Considero que va a hablar de Odebrecht y de otro tipo de ilícitos», dijo López Obrador durante una rueda de prensa en Zapopan, Jalisco. En un vuelo especial de la Fiscalía General de la República custodiado por agentes de la Interpol, el extitular de la empresa pública aterrizó en la capital y responderá este viernes ante un juez de las acusaciones de varios casos de corrupción que amenazan con salpicar directamente a varios miembros del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018). Tras prestar declaración, Lozoya seguirá encarcelado en el Reclusorio Norte de la capital mexicana durante las investigaciones judiciales y sus sucesivas comparecencias ante el juez en la que supuestamente destapará múltiples casos de fraudes y corrupción. Sobornos Lozoya fue director entre 2012 y 2016 de Pemex, la empresa más grande de México y una de las petroleras más endeudadas del mundo, con una deuda que ronda los 100.000 millones de dólares (unos 87,6 millones de euros). En ese periodo fue cuando se aprobó la reforma energética auspiciada por el Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018). Esa reforma abría la posibilidad de que petroleras privadas obtuvieran contratos de exploración y producción en México a través de subastas públicas. El Gobierno de Peña Nieto otorgó más de cien contratos durante la reforma, algunos a empresa españolas como Repsol. Según los diarios «Reforma» y «Milenio», Lozoya ha aceptado su extradición porque supuestamente tiene unas 16 horas de vídeo que muestran como varios congresistas aceptaron sobornos para aprobar la reforma energética. Esas evidencias serían entregadas a la Fiscalía de México para que investigue un posible crimen. «Hay información de que hubo sobornos para tener los votos de la reforma energética», dijo López Obrador esta semana. La reforma energética, cuya implementación ha sido detenida por López Obrador tras su llegada en diciembre de 2018, permitió de nuevo la inversión extranjera en el sector petrolero mexicano. Este sector había sido exclusivo de Pemex desde los años 30, pero Peña Nieto impulso este cambio legislativo en 2013 con el objetivo de impulsar la producción de petróleo en México. Pemex produce actualmente unos 1,6 millones de barriles diarios, un 46% menos que los 3 millones de barriles diarios que extraía 2004. Irregularidades Lozoya, uno de los hombres fuertes del Gobierno de Peña Nieto, está acusado por la Fiscalía de de haber recibido sobornos de Odebrecht y de participar en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes que Pemex adquirió de la acerera AHMSA. Estas compañías deliberadamente incrementaron en un 57% el precio de la compra de la planta de fertilizantes. Con respecto a Odebrecht, tres exejecutivos de la constructora brasileña afirmaron en declaraciones juradas que Lozoya habría recibido 10,5 millones de dólares entre 2012 y 2016 para que la compañía obtuviera contratos con Peña Nieto. El Departamento de Justicia de EE.UU. estima que la constructora desembolsó 788 millones de dólares en sobornos a cambio de obtener un centenar de proyectos de obra pública en varios países de América Latina. Hay dos países latinoamericanos en los que todavía no hay condenados por el caso Odebrecht: México y Venezuela. En Panamá, Ecuador, Brasil y Perú hay políticos y empresarios que ya han sido sancionados por esta trama corrupta. La pronta extradición de Lozoya estrecha el círculo alrededor de Peña Nieto. Bajo el Gobierno de López Obrador, México ya ha arrestado a varias personas clave del entorno de Peña Nieto, incluyendo a Rosario Robles, una exministra, y a su abogado Juan Collado. La semana pasada fue también detenido en EE.UU. el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, por un posible caso de corrupción y quien llevaba tres años prófugo. Duarte era una figura clave dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece Peña Nieto.
01-05-2020 | Fuente: abc.es
Liberan a Keiko Sofía Fujimori, en prisión provisional, por riesgo a que contraiga coronavirus
La lideresa de «Fuerza Popular» y excandidata presidencial, Keiko Sofía Fujimori, saldrá en libertad después de que el Poder Judicial revocará su detención preventiva, solicitada por su defensa que alegó el riesgo de contraer coronavirus en el Penal de mujeres de Lima. La segunda sala penal de Apelaciones en delitos de crimen organizado impuso mandato de comparecencia restrictiva a Keiko Sofía, junto al pago de una fianza de 17.000 euros (70.000 soles) dentro de cinco días hábiles. Keiko Sofía Fujimori, de 44 años, fue liberada en el medio de la pandemia que asola los penales peruana donde hasta ayer, han muerto 30 reos y 7 trabajadores penitenciarios. «En las cárceles peruanas hay un 140 por ciento de sobrepoblación y hay un 35 por ciento de reos que no tienen condena. De 1432 pruebas a los reos, hay 645 contagiados y 30 fallecidos de coronavirus. De 11.000 trabajadores penitenciarios, hay 224 positivos, de los cuales fallecieron siete. Por eso he recomendado (al gobierno) que toda persona vulnerable y que no haya cometido un delito grave, sea liberado», dijo a ABC, José Luis Pérez Guadalupe, quien forma parte del equipo de asesores del Ejecutivo para apaliar los efectos de la pandemia. Hacinamiento «El tema urgente a tratar en las cárceles es el sanitario porque por el hacinamiento no hay distancia social y su vida depende al 100 por ciento del Estado. El riesgo de contraer coronavirus es altísimo, todo aquel que pueda salir que salga. Para volver a la cárcel hay tiempo, para resucitar a alguien no», concluyó Pérez Guadalupe. Además de Keiko Sofía Fujimori investigada por lavado de activos en el caso Odebrecht; dictaron arresto domiciliario a la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, de 70 años, investigada también por lavado de activos y presa en la misma cárcel que Keiko Sofía. También dio positivo por coronavirus, Antauro Humala, hermano del ex presidente Ollanta Moisés, preso por liderar una asonada en el 2005 a 19 años de cárcel y que cuenta con una bancada en el congreso de doce congresistas. En la última semana, han habido cuatro levantamientos en las cárceles de Perú en protesta por la falta de atención del gobierno y que han causado nueve muertes en el Penal de Miguel Castro Castro, ubicado al este de Lima. En Perú, hay más de 36 mil contagiados por coronavirus y 1051 muertos en medio de una cuarentena que suma 46 días y un toque de queda que busca la inmovilización de los peruanos con el fin de que no se contagien debido al precario sistema de salud pública y privado con el que cuenta.
17-04-2020 | Fuente: abc.es
La Fiscalía se opone a la libertad del exdirector de Pemex
La Fiscalía de la Audiencia Nacional se ha opuesto a que el exdirector de Pemex Emilio Lozoya espere en libertad a que se tramite la extradición instada por las autoridades mexicanas, que le reclaman en relación a una causa de corrupción vinculada con la constructora brasileña Odebrech y presuntos sobornos a funcionarios públicos. Según informan en fuentes jurídicas a ABC, la defensa de Lozoya solicitó esta semana la puesta en libertad pero la posición de Fiscalía ha sido contraria, atendiendo a la gravedad de los delitos que se le imputan y al elevado riesgo de fuga que presenta, pues manejaba documentación falsa. Lozoya, considerado persona próxima al expresidente Enrique Peña Nieto, fue detenido el pasado 13 de febrero después de nueve meses de búsqueda. Se dio a la fuga en mayo de 2019, cuando la Fiscalía General de México presentó cargos contra él por delitos de cohecho, blanqueo y defraudación fiscal en el contexto de la adquisición a Altos Hornos (AHMSA) de una planta petroquímica en la que, presuntamente, medió un importante sobreprecio. Fue localizado finalmente por la Policía Nacional en las inmediaciones de la urbanización de lujo de Benahavís (Marbella) en la que se supone se había estado ocultando de las autoridades. Tras pasar a disposición del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, fue enviado a prisión provisional, donde aún se encuentra, en espera del trámite de extradición, una entrega a la que se opone. Según investigaciones preliminares, Pemex pagó 475 millones de dólares (424 millones de euros) por este complejo petroquímico que lleva dos décadas sin operar y que la paraestatal mexicana no ha logrado poner en marcha. Además, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda detectó una serie de transferencias financieras relacionadas con la compra y que estarían asociadas a Lozoya. Entre esas transferencias se encuentra un pago de 3,6 millones de dólares que, según la UIF, AMHSA realizó mediante una subsidiaria de Odebrecht a una empresa fantasma ubicada en Suiza que supuestamente tenía relación con Lozoya, tal y como publicaron los medios locales.  
17-04-2020 | Fuente: abc.es
La Fiscalía de España se opone a la libertad del exdirector de Pemex
La Fiscalía de la Audiencia Nacional se ha opuesto a que el exdirector de Pemex Emilio Lozoya espere en libertad a que se tramite la extradición instada por las autoridades mexicanas, que le reclaman en relación a una causa de corrupción vinculada con la constructora brasileña Odebrech y presuntos sobornos a funcionarios públicos. Según informan en fuentes jurídicas a ABC, la defensa de Lozoya solicitó esta semana la puesta en libertad pero la posición de Fiscalía ha sido contraria, atendiendo a la gravedad de los delitos que se le imputan y al elevado riesgo de fuga que presenta, pues manejaba documentación falsa. Lozoya, considerado persona próxima al expresidente Enrique Peña Nieto, fue detenido el pasado 13 de febrero después de nueve meses de búsqueda. Se dio a la fuga en mayo de 2019, cuando la Fiscalía General de México presentó cargos contra él por delitos de cohecho, blanqueo y defraudación fiscal en el contexto de la adquisición a Altos Hornos (AHMSA) de una planta petroquímica en la que, presuntamente, medió un importante sobreprecio. Fue localizado finalmente por la Policía Nacional en las inmediaciones de la urbanización de lujo de Benahavís (Marbella) en la que se supone se había estado ocultando de las autoridades. Tras pasar a disposición del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, fue enviado a prisión provisional, donde aún se encuentra, en espera del trámite de extradición, una entrega a la que se opone. Según investigaciones preliminares, Pemex pagó 475 millones de dólares (424 millones de euros) por este complejo petroquímico que lleva dos décadas sin operar y que la paraestatal mexicana no ha logrado poner en marcha. Además, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda detectó una serie de transferencias financieras relacionadas con la compra y que estarían asociadas a Lozoya. Entre esas transferencias se encuentra un pago de 3,6 millones de dólares que, según la UIF, AMHSA realizó mediante una subsidiaria de Odebrecht a una empresa fantasma ubicada en Suiza que supuestamente tenía relación con Lozoya, tal y como publicaron los medios locales.  
07-04-2020 | Fuente: abc.es
El expresidente Correa, declarado culpable de corrupción y condenado a 8 años de prisión
El expresidente de Ecuador, Rafael Correa (2007-2017), fue senteciado ayer a ocho años de prisión por recibir aportes indebidos para financiar su movimiento político Alianza País (AP), a cambio de adjudicar contratos del Estado a grandes empresas. También fue sentenciado su vicepresidente Jorge Glas, exaltos cargos de su Gobierno y varios empresarios. Ante la emergencia nacional por el coronavirus, la audiencia se realizó por medios telemáticos y con las medidas de videoseguridad exigidas. Estuvieron presente la fiscal Diana Salazar, los abogados defensores y el tribunal de la corte nacional que sentenció, integrado por los jueces Iván León, Marco Rodríguez y Iván Saquicela. El tiempo que duró la audiencia los ecuatorianos dejaron de pensar en la pandemia que tiene al país en vilo; todos se concentraron en el juicio contra el expresidente, esta vez acusado de cohecho, en el caso «Sobornos 2012-2016», una trama de corrupción al más alto nivel mediante la cual Correa, que actualmente vive en Bruselas, y altos funcionarios de su Administración exigían sobornos a las empresas a cambio de mega obras, muchas de las cuales tuvieron grandes sobrecostos. El dinero era para el movimiento en el poder AP, y se usó para el binomio en el poder Rafael Correa-Jorge Glas. Entre 2012 y 2016, los empresarios entregaron 5,6 millones de dólares por cruce de facturas (pago directo a los proveedores de AP);y 6,7 millones de dólares adicionales en efectivo a Alianza País. Uno por uno, comenzando por Rafael Correa, el tribunal valoró y estableció su grado de participación en la trama. Además de Correa y Glas, fueron sentenciados Vinicio Alvarado, exhombre fuerte del gobierno, exministro y quien manejaba la propaganda;Alexis Mera, exsecretario jurídico de la Presidencia;y los exministros, María de los Ángeles Duarte, Walter Solís (prófugo), Viviana Bonilla, y exlegislador Christian Vitedi. Empresarios cómplices También se confirmó a los actores privados de las empresas constructoras como coautores del delito de cohecho. En la lista están:Rafael Córdova, Víctor Fontana, Bolívar Sánchez, Ramiro Galarza, Edgard Salinas, Teodoro Calle, Pedro Verduga, Mateo Choi y William Phillips. El caso «Sobornos 2012-2016» surge de una investigación de los portales digitales La Fuente y Mil hojas, un trabajo de los periodistas Fernando Villavicencio, Christian Zurita y Cristina Solórzano, por el que han sido premiados tanto dentro como fuera de Ecuador. La denuncia daba cuenta de las contribuciones de Odebrecht y otras grandes empresas a la campaña presidencial de 2012. Por acción de la fiscalía se detuvo a Pamela Martínez, asesora de Correa, mientras intentaba subir a un avión rumbo a México, cuando apenas se había bajado de otro vuelo procedente del exterior. Se le dictó prisión preventiva;en pocos días se detuvo a su asistente Laura Terán. En sus domicilios y oficinas fueron encontradas múltiples evidencias. Las dos se acogieron a la cooperación eficaz. En una libreta de anotaciones se descubrieron códigos y claves para recibir los sobornos. El de Rafael Correa, SP (señor presidente); el de Glas, SVP (señor vicepresidente). Ministros y altos cargos tenían sus propias claves. Hoy todos están sentenciados a 8 años, excepto Pamela Martínez, condenada a 33 meses de prisión. Correa, prófugo de la justicia y que vive actualmente en Bruselas, ya vaticinaba este desenlace desde su cuenta de Twitter. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Bueno, esto era lo que buscaban: manejando la justicia lograr lo que nunca pudieron en las urnas.<br>Yo estoy bien. Me preocupan mis compañeros. De seguro ganaremos a nivel internacional, porque todo es una mamarrachada, pero toma años.<br>De tu voto depende que esta pesadilla acabe. <a href="https://t.co/TSo83MICa4">https://t.co/TSo83MICa4</a></p>&mdash; Rafael Correa (@MashiRafael) <a href="https://twitter.com/MashiRafael/status/1247578706312335360?ref_src=twsrc%5Etfw">April 7, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>
06-03-2020 | Fuente: abc.es
La Fiscalía de Ecuador pide ocho años de prisión para el expresidente Rafael Correa
La fiscal general del Estado de Ecuador, Diana Salazar ha pedido ocho años de prisión para el expresidente del país Rafael Correa por el delito de cohecho, dentro del caso «Sobornos 2012-2016». Una trama de corrupción mediante la cual grandes empresas nacionales y extranjeras financiaron al movimiento político Alianza País a cambio de millonarios contratos en obras públicas. Rafael Correa, quien gobernó Ecuador entre 2007 y 2017, fue acusado «como autor indirecto del delito de control de la organización», es decir, dio las órdenes para que se cometa la infracción sin necesidad de gestionar directamente los sobornos. A los demás funcionarios implicados en el caso (19), ministros y exaltos cargos entre ellos, así como a los empresarios involucrados los acusó de autores directos del delito de cohecho. El constitucionalista y catedrático Rafael Oyarte aseguró a ABC que la pena agravada supondría hasta 8 años de prisión. Como sanción económica, la fiscal estableció la cantidad de 1.130 millones de dólares (alrededor de un millón de euros), que resultaría de la suma de los contratos recibidos por los empresarios más los sobornos que habrían entregado, que serían 7,5 millones de dólares. La petición de pena máxima hecha por Salazar causó un gran revuelo en el país. Las redes sociales estallaron al conocer la noticia, acrecentada con comentarios del propio Correa cuando fue presidente. Christian Zurita, que junto a Fernando Villavicencio y a Cristina Solórzano, sacó a la luz esta trama de corrupción en el portal «Mil Hojas y La Fuente« se mostró exultante. Reveló estar muy satisfecho por lo logrado periodísticamente y por las acciones de una fiscal que tuvo la voluntad de investigar al grupo político más poderoso que gobernó Ecuador. No obstante, advirtió que los procesados tienen herramientas que pueden usar a su favor «en un país democráticamente vulnerable y falto de memoria». Los otros exfuncionarios acusados como autores directos son el exvicepresidente Jorge Glas (hoy preso por el caso Odebrecht); Vinicio Alvarado, quien fue secretario de la Administración y estratega político; Alexis Mera, exsecretario Jurídico de la Presidencia; los ex ministros María de los Ángeles Duarte, Walter Solís y Viviana Bonilla; el exlegislador Christian Viteri, así como Pamela Martínez y Laura Terán, exasistentes de Correa y quienes se acogieron a la cooperación eficaz, por lo que la pena en su contra se vería reducida en un 90%. Comparado con Pablo Escobar El caso ha desatado comentarios de toda índole. Tales como que la fiscal Salazar comparara a Rafael Correa con el narcotraficante Pablo Escobar, quien en la parte final de su carrera delictiva no tocó la droga pero creó una poderosa red de narcotráfico a su alrededor. También lo comparó con Alberto Fujimori, expresidente de Perú, que sin haber asesinado fue declarado culpable por conformar un comando dedicado a este delito.
20-02-2020 | Fuente: abc.es
Investigan por corrupción al expresidente mexicano Peña Nieto
La Policía de México está investigando al expresidente Enrique Peña Nieto como parte de un caso de presunta corrupción del más alto perfil en los últimos años, según avanzó a The Wall Street Journal un alto funcionario judicial de México. La investigación formaría parte de un amplio caso contra Emilio Lozoya, el exjefe de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex). Lozoya fue arrestado en España la semana pasada y está esperando una audiencia sobre la solicitud de México para su extradición. Los fiscales mexicanos lo acusaron de recibir millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht SA y la siderúrgica mexicana Altos Hornos. «La oficina del fiscal general tiene evidencia de que la corrupción de Lozoya llega al más alto nivel», dijo al Journal el alto funcionario refiriéndose a Peña Nieto. «La extradición y [cualquier posible] confesión de Lozoya son elementos que, junto con las investigaciones en curso, decidirán si el ex presidente será acusado en el futuro». Investigacón sin éxito hasta el fin de su mandato La investigación de México sobre las acusaciones de Odebrecht se abrió a principios de 2017, pero no dio lugar a ningún cargo hasta después de que expirara el mandato de Peña Nieto a fines de 2018. Si Peña Nieto finalmente es procesado, sería la primera vez que un presidente mexicano moderno se enfrenta a cargos de corrupción en los tribunales. En cualquier caso, los cargos no son probables a corto plazo, ya que la extradición de Lozoya por sí sola podría llevar varios meses. Antes de convertirse en fugitivo en mayo, Lozoya dijo que era inocente. Después de su arresto en España, su abogado con sede en México Javier Coello Trejo dijo en una televisión mexicana que su cliente «no actuó por su cuenta», lo que implica que estaba siguiendo las órdenes de sus superiores. Como jefe de Pemex, Lozoya habría reportado directamente a Peña Nieto. Odebrecht admitió haber sobornado a gobiernos de América Latina y otros lugares a cambio de contratos como parte de un acuerdo con las autoridades estadounidenses en 2016. El escándalo ya ha llevado a la cárcel a muchos ex altos funcionarios de toda América Latina, incluidos los ex presidentes de Perú, Panamá y Brasil El mandato de Peña Nieto como presidente en México entre 2012 y 2018 estuvo salpicado por escándalos de corrupción y ayudó a allanar el camino para la victoria aplastante del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien hizo campaña con la promesa de poner fin a la corrupción gubernamental.
1
...