Infortelecom

Noticias de norteamerica

11-06-2018 | Fuente: abc.es
David Beversluis está a bordo del Aquarius y lleva 48 horas prestando atención médica a los 629 inmigrantes que esperan a que se les autorice un puerto para desembarcar. El doctor norteamericano está trabajando junto al equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée dentro del barco. «La situación de la nave es actualmente estable, sin embargo hay personas muy vulnerables que pueden empeorar durante la noche y no tenemos una capacidad médica avanzada para brindarles», comenta Beversluis en un audio al que tuvo acceso ABC. El médico explica que la mayoría de las personas tienen síntomas generalizados como fatiga, deshidratación, dolores musculares y mareos. «Hemos podido tratarlas pero si permanecen más tiempo en estas condiciones de hacinamiento, anticipamos que muchas más presentarán síntomas similares y puede sobrepasar nuestra capacidad médica en el barco», comenta. Según Beversluis, hay siete mujeres embarazadas que están estables. Sin embargo, hubo pacientes críticos con hipotermia y otros que casi se ahogaron y fueron reanimados con éxitos. «Se están recuperando pero hay posibilidad de que desarrollen rápidamente problemas pulmonares, así que hay que llevarlos a un puerto de seguridad de inmediato» dice. MSF registra 21 pacientes con quemaduras químicas graves por la mezcla del agua salada y de combustible por muchas horas. «Estos pacientes están estables pero necesitan un cuidado constante de la herida y no tenemos suficientes personas para hacerlo», señala. A bordo del Aquarius están cinco médicos que incluye tres enfermeras, un médico y una matrona. Reportaron que tenían comida hasta la noche y que estaban esperando un barco con alimentos desde Malta. «Necesitamos comida con urgencia y un puerto de seguridad donde podamos atracar», finalizó. Por útimo, MSF asegura en un comunicado que un viaje de tres días a Valencia en un barco que supera su capacidad «es inseguro».
11-06-2018 | Fuente: abc.es
El médico a bordo del Aquarius: «Necesitamos llegar a puerto con urgencia»
David Beversluis está a bordo del Aquarius y lleva 48 horas prestando atención médica a los 629 inmigrantes que esperan a que se les autorice un puerto para desembarcar. El doctor norteamericano está trabajando junto al equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée dentro del barco. «La situación de la nave es actualmente estable, sin embargo hay personas muy vulnerables que pueden empeorar durante la noche y no tenemos una capacidad médica avanzada para brindarles», comenta Beversluis en un audio al que tuvo acceso ABC. El médico explica que la mayoría de las personas tienen síntomas generalizados como fatiga, deshidratación, dolores musculares y mareos. «Hemos podido tratarlas pero si permanecen más tiempo en estas condiciones de hacinamiento, anticipamos que muchas más presentarán síntomas similares y puede sobrepasar nuestra capacidad médica en el barco», comenta. Según Beversluis, hay siete mujeres embarazadas que están estables. Sin embargo, hubo pacientes críticos con hipotermia y otros que casi se ahogaron y fueron reanimados con éxitos. «Se están recuperando pero hay posibilidad de que desarrollen rápidamente problemas pulmonares, así que hay que llevarlos a un puerto de seguridad de inmediato» dice. MSF registra 21 pacientes con quemaduras químicas graves por la mezcla del agua salada y de combustible por muchas horas. «Estos pacientes están estables pero necesitan un cuidado constante de la herida y no tenemos suficientes personas para hacerlo», señala. A bordo del Aquarius están cinco médicos que incluye tres enfermeras, un médico y una matrona. Reportaron que tenían comida hasta la noche y que estaban esperando un barco con alimentos desde Malta. «Necesitamos comida con urgencia y un puerto de seguridad donde podamos atracar», finalizó. Por útimo, MSF asegura en un comunicado que un viaje de tres días a Valencia en un barco que supera su capacidad «es inseguro» por lo que lo descarta.
11-06-2018 | Fuente: as.com
Televisión y Fantasy, la gran motivación de la AAF y la XFL
La Alliance of American Football y la XFL nacen porque hay 80 millones de norteamericanos que se quedan huérfanos de deporte en febrero.
11-06-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. y Corea del Norte ultiman los detalles de la cumbre Trump-Kim de mañana en Singapur
Con una Coca-Cola Light y un par de botes de kétchup en el desayuno, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, ha empezado este lunes (de madrugada hora española) una jornada decisiva para la cumbre de mañana entre el presidente Donald Trump y el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un. «Seguimos comprometidos con la completa, verificable e irreversible desnuclearización de la Península Coreana», tuiteaba Pompeo una foto de su desayuno junto al embajador estadounidense en Filipinas, Sung Kim, su negociador con el régimen comunista de Pyongyang. Early pre-brief with my @StateDept team. Amb Kim meets with #DPRK today. We remain committed to the complete, verifiable, irreversible denuclearization of the Korean Peninsula pic.twitter.com/ybtrMJuqK8? Secretary Pompeo (@SecPompeo) 11 de junio de 2018Poco después, Kim partía hacia el hotel Ritz Carlton, donde se ha reunido con la delegación norcoreana para ultimar los detalles del histórico encuentro de este martes. Ambas partes intentan llegar a un acuerdo sobre esa «desnuclearización» que la Casa Blanca le exige al régimen de Kim Jong-un. Aunque Corea del Norte dice estar dispuesta a «desnuclearizarse», parece poco probable que el joven dictador renuncie a las armas atómicas que ya posee, que son precisamente las que le blindan en el poder. En cambio, los expertos creen que podría suspender sus ensayos nucleares y de misiles y volver al Tratado de No Proliferación, pero conservando el arsenal atómico que ya tiene. Como gestos de buena voluntad, Pyongyang ha destruido el silo donde llevaba a cabo sus pruebas nucleares y ha liberado a los tres estadounidenses que tenía presos. Por ese motivo, reclama a cambio a Estados Unidos que le garantice que no va a derrocar su régimen, como hizo en el pasado con otros dictadores como Sadam Husein o Gadafi en Libia. Con esos precedentes, no es de extrañar que la propuesta de desnuclearización «a la libia» planteada por John Bolton, consejero de Seguridad Nacional del presidente Trump, estuviera a punto de echar a pique esta cumbre. Además de esas garantías de seguridad, el régimen de Pyongyang aspira al levantamiento de las sanciones internacionales que están asfixiando su precaria economía, que había crecido sensiblemente durante los últimos años y mejorado la situación en el país, sobre todo en Pyongyang y otras ciudades. Tras dejar atrás los oscuros tiempos de la Gran Hambruna, que se cobró entre 300.000 y dos millones de vidas a mediados de los 90, dicho cambio se debe al florecimiento de una incipiente economía capitalista gracias a la proliferación de mercados callejeros donde se venden todo tipo de productos traídos de contrabando de China. Pero las sanciones de la ONU que pesan sobre Corea del Norte por sus constantes ensayos nucleares y de misiles parecen haber impactado en dicha mejora económica, lo que ha llevado finalmente a Kim Jong-un a volver a la mesa de negociaciones. A ello también ha contribuido la mediación del presidente surcoreano, Moon Jae-in, muñidor de este deshielo que empezó en febrero con los Juegos Olímpicos de invierno celebrados en su país, a los que asistió una delegación del Norte encabezada por la hermana de Kim Jong-un. Junto a las crecientes amenazas de Trump, que parecen haber convencido a todo el mundo de que era capaz de comenzar una guerra con devastadoras consecuencias atómicas, el factor más importante para la vuelta al diálogo ha sido el éxito del programa militar norcoreano. Con seis pruebas nucleares desde 2006 e innumerables ensayos de misiles, algunos capaces de alcanzar en teoría suelo estadounidense, el régimen de Pyongyang tiene ahora mejores cartas para arrancar concesiones. Entre sus demandas, destaca la normalización de las relaciones diplomáticas y comerciales con EE.UU., lo que entrañaría la firma de un tratado de paz que pondría fin oficialmente a la guerra de Corea, concluida en 1953 solo con un alto el fuego. Debido a la complejidad de un acuerdo nuclear, como el alcanzado en 2007 que acabó en agua de borrajas, dicho tratado de paz se antoja como algo más posible. Pero exigiría también la rúbrica de China y la ONU, que firmaron el armisticio con que EE.UU. y Corea del Norte silenciaron las armas hace seis décadas. Alimentando las especulaciones, en los últimos días no solo se ha anunciado la probable visita del presidente surcoreano, Moon Jae-in, sino también de su homólogo chino, Xi Jinping. En caso de que así fuera, se trataría de un hito histórico porque pondría punto y final al primer conflicto de la Guerra Fría, y al último que queda por resolver de aquella convulsa época. Mientras ambas partes siguen negociando, el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, se ha reunido este lunes con Donald Trump en un almuerzo de trabajo tras recibir ayer a Kim Jong-un. Mañana, ambos harán historia al convertirse en los primeros dirigentes en activo de sus países en verse cara a cara.
11-06-2018 | Fuente: abc.es
Jordania frena las protestas tras el compromiso de Al Razaz de no asfixiar la economía
Jordania, un país capaz de permanecer ajeno a los distintos conflictos que azotan oriente Medio, se ha visto envuelta en los últimos días en multitudinarias manifestaciones que pedían el fin de las medidas de austeridad auspiciadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y frenar la subida de impuestos. La presión popular provocó la dimisión del jefe del Gobierno, Hani al Mulki, y el nombramiento el pasado miércoles de un antiguo economista del Banco Mundial, Omar al Razaz, quien en primer término retiró el polémico proyecto de reforma fiscal que ha indignado a los ciudadanos. El moderado Razaz se comprometió entonces a no asfixiar la economía de las familias y empresas y a alcanzar «un sistema fiscal justo para todo el mundo». Su decisión ha traído, por el momento, el fin de unas movilizaciones que han llevado a la calle a una gran mayoría de jóvenes y que han supuesto una amenaza para la estabilidad del reino. La política de austeridad impuesta por el FMI ya causó protestas similares en 2012 y ahora, a pesar de los partidarios de dar un margen de confianza al nuevo primer ministro, son muchos los que desconfían de las promesas de la clase política. Economía estancada La controvertida reforma tributaria desechada por el gobierno era la última de una serie de propuestas adoptadas por Jordania después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le concediese en 2016 un préstamo a tres años de 723 millones de dólares. Con la dura reestructuración se busca, sobre todo, reducir una deuda pública que alcanza los 35.000 millones de dólares así como impulsar el crecimiento de su paralizada economía. Para ello, el proyecto de ley fiscal aspiraba a aumentar el número de contribuyentes en un 6%, rebajando el umbral de ingresos exigido para pagar el impuesto sobre la renta. El gobierno preveía una subida de entre el 5% y el 25% de los impuestos para los particulares y se gravaba a las personas a partir de un sueldo anual superior a 8.000 dinares (unos 9.500 euros). Una decisión mal recibida por los jordanos en un país en el que la tasa de inflación creció en un 50% del 2006 al 2017. Desde enero, el país ha sido testigo de como los precios de los productos básicos, incluido el pan, se han disparado. También el precio de los combustibles se incrementó cinco veces este año y la factura de electricidad registró un alza del 55% desde febrero. Se suma a ello un índice de paro del 18,5 %, según cifras oficiales, y unos índices de pobreza del 20%. Sin los recursos naturales de sus vecinos del Golfo, el país tiene una gran dependencia de la ayuda financiera internacional y, de acuerdo con los expertos, podría derivar hacia la insolvencia económica. Problemas pendientes La estabilidad de la que hace gala el país y su óptica islámica moderada han servido de aval para hacer de Jordania un reconocido y fiable interlocutor en Oriente Medio. Su proceder cauteloso y pragmático ante las crisis de sus vecinos lo han convertido en un aliado clave en la región para Estados Unidos, -Jordania es uno de los principales receptores de ayuda norteamericana-, e Israel. Su posición en la guerra de Siria ha sido un buen ejemplo de ello buscando la forma de alejar al Daesh de sus fronteras y frenando la llegada de refugiados sirios, uno de los retos más complicados que afronta el gobierno. Según cifras de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), 1,3 millones de sirios viven en Jordania de los cuales alrededor de 655.000 se han registrado como refugiados. La gestión del flujo de refugiados provenientes de Siria ha sido difícil no solo por la carga que añade a una ya de por sí ahogada economía, sino también porque una parte de la población les culpa de empeorar la situación laboral. Jordania es al mismo tiempo hogar de una gran población palestina y el único país árabe que les ha concedido la ciudadanía. Aun así, muchos jordanos consideran que su presencia es temporal. No existen datos oficiales pero se calcula que de sus 6,5 millones de habitantes alrededor de la mitad son de procedencia palestina. Ante el problema demográfico que suponen los palestinos para la monarquía hachemita, ésta se ha posicionado oponiéndose, como el Líbano y Siria (los tres países árabes en los que viven la mayoría de los refugiados), a cualquier solución que contemple la reubicación de los palestinos de forma permanente dentro de sus fronteras. Por otro lado, la irrupción del Frente de Acción Islámica (FAI) -brazo político de los Hermanos Musulmanes ? en el parlamento jordano en 2016, aunque con un limitado número de escaños, también ha sido motivo de preocupación para el régimen. La crisis económica que ahoga al país, el alto porcentaje de corrupción política y los conflictos en la región han sido aprovechados por los islamistas para jugar su mejor baza política, la de la desafección. Defensores de Hamás y contrarios a Israel, se alinean en el mismo sentido que sus colegas de otros países. Nunca han defendido la violencia en Jordania, sin embargo, el propio rey Abdalá ha expresado su recelo hacia los islamistas en diversas ocasiones.
10-06-2018 | Fuente: abc.es
Putin apremia a Trump a mantener un encuentro
El presidente Vladímir Putin ha respondido a los llamamientos para que Rusia vuelva a formar parte del G-8, que su homólogo norteamericano, Donald Trump, reiteró este sábado después de plantearlo en el primer día de la cumbre del G-7, con una nueva tanda de elogios. Putin considera necesario entrevistarse con Trump y cree que tal encuentro sería útil. «Nos hemos reunido con el presidente de Estados Unidos en el marco de eventos internacionales, pero ha sido insuficiente para tratar las relaciones ruso-estadounidenses (..) tal reunión sería útil», aseguró el máximo dirigente ruso en una entrevista ofrecida al canal público ruso Rossia-1 y emitida el viernes por el programa informativo «Noticias del sábado». Putin declaró que su país desea «desarrollar, profundizar y normalizar las relaciones con EE.UU.» y recordó que su colega estadounidense también ha opinado siempre que los dos países deben entenderse y «fue una de sus promesas» durante la campaña electoral. Elogió a Trump asegurando que «cumple sus promesas» y que es una persona «reflexiva». «Sabe escuchar y reacciona a los argumentos de su interlocutor. Todo esto me da motivos para pensar que podemos tener un diálogo constructivo», subrayó el primer mandatario ruso. Posible encuentro El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha reconocido que son ciertas las informaciones del «Wall Street Journal» en el sentido de que, durante la visita efectuada esta semana a Viena, Putin le pidió al canciller austriaco, Sebastian Kurz, una mediación con Washington para lograr una cumbre con Trump. Peskov dijo que «Viena podría ser la ciudad que acoja la reunión entre los dos presidentes». El portavoz presidencial, no obstante, avisó de que todavía «no hay acuerdos concretos ni negociaciones» entre Rusia y EE.UU. para organizar tal encuentro. Por su parte, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en otras declaraciones ante las cámaras, dejó claro que «nunca hemos pedido a nadie ser readmitidos» en el G-8, de donde Rusia fue expulsada por la anexión de Crimea. Según Lavrov, hay otros formatos, entre ellos el G-20 que, según sus palabras, «funcionan bien». Peskov cree incluso que el G-8 y el G-7 de ahora «están ya superados». Putin y Trump mantuvieron una conversación telefónica el pasado 20 marzo y convinieron que tenían que celebrar una cumbre. Dos semanas después, el consejero de política exterior del Kremlin, Yuri Ushakov, reveló que el presidente norteamericano propuso entonces que la reunión tuviera lugar en Washington. Ushakov se quejó de la falta de avances en los preparativos del encuentro a causa de la crisis surgida tras el envenenamiento del exagente Serguéi Skripal y su hija. Los presidentes de Rusia y EE.UU. se vieron por primera vez a principios de julio del año pasado durante la cumbre del G-20 en Hamburgo y luego en noviembre en la cumbre de la APEC de Danang (Vietnam).
10-06-2018 | Fuente: as.com
La plantilla de Francia ¡vale 30 veces más que la de USA!
La selección francesa, la más costosa del Mundial, alcanzó apenas a empatar con un modesto plantel norteamericano lleno de jóvenes.
09-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump amenaza con dejar de comerciar si los países no eliminan sus aranceles
El presidente estadounidense, Donald Trump, ha amenazado con dejar de comerciar con aquellos países que mantengan aranceles a los exportaciones estadounidenses, especialmente en el sector agrícola. Ha declarado, en la Cumbre del G7, que «es muy injusto para nuestros agricultores» que otros países como Canadá o India impongan elevadas tarifas a los productos estadounidenses. El mandatario ha afirmado que hará «lo que sea necesario» para que su nación tenga relaciones comerciales «justas» con otros países. Y ha añadido que los días en que otros estados se han aprovechado comercialmente de Estados Unidos «se han acabado». Teniendo en cuenta el lugar en que se encontraba, ha centrado su tiro y ha avisado al resto de los integrantes del G-7 (Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) de que cualquier medida de respuesta que preparen contra las políticas comerciales de Washington «será un error». «No culpo a los líderes del G-7, pero los acuerdos comerciales son injustos y se han estado aprovechando durante décadas y décadas de Estados Unidos», ha asegurado durante su rueda de prensa final tras la cumbre celebrada en la localidad canadiense de Charlevoix. «Y como contraataquen, van a cometer un error. Nosotros tenemos un enorme déficit comercial», ha asegurado Trump. «Hacen muchos más negocios con nosotros que nosotros con ellos. Y si otros países siguen reduciendo sus tarifas, dejaremos de hacer negocios con ellos. En este sentido, nosotros saldríamos ganando», ha manifestado. Relaciones con Corea del Norte Cambiando de tema, el presidente norteamericano también ha avisado de que abandonará las conversaciones de desnuclearización con Corea del Norte del próximo martes en el momento en que perciba falta de seriedad por parte de su interlocutor, Kim Jong-un. «Y lo voy a saber en el mismo momento en que eso suceda», ha declarado. «Si Kim no es serio, no prolongaré más las conversaciones», ha añadido. Por lo demás, Trump ha declarado su optimismo sobre las conversaciones de Singapur. «Creo de verdad que Kim Jong-un quiere hacer algo positivo por su gente. Tenemos que alcanzar la desnuclearización de Corea del Norte», ha hecho saber durante su rueda de prensa final. Ha reiterado que "parte en misión de paz", y entiende la cumbre como "una oportunidad que sucederá una vez en la vida", en el encuentro histórico de dos mandatarios de Estados Unidos y Corea del Norte. Trump planea partir hacia allí a media mañana de este sábado, hora local, cuatro horas antes de lo planeado originalmente. Eso significa que se perderá una sesión de trabajo entre los líderes del G-7 sobre el cambio climático y la energía limpia, así como las conversaciones entre el grupo (formado por Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) y los países más pobres centrados en la salud de los océanos. La salida anticipada también significa que se irá antes de que los aliados comiencen a cerrar conferencias de prensa que probablemente estén cargadas de críticas sobre la postura de los EEUU, tanto sobre las relaciones comerciales como en su intención de reincorporar a Rusia al grupo, tras su expulsión por la incorporación de Crimea en 2014.
09-06-2018 | Fuente: abc.es
La gran bronca en la 44. Cumbre del G-7 ya había estallado antes de comenzar. Y ya volaban las amenazas de unos europeos furiosos por las anunciadas medidas arancelarias de Washington. En medio del enfado general con seis en contra uno, ese uno, Donald Trump, se permitió hasta cuestionar la composición de la cumbre. Y dijo que el G-7 debía ser de nuevo G-8 con la reincorporación de Rusia, expulsada tras su invasión de Ucrania y anexión del territorio de Crimea. Además anunció que él abandonará hoy la cumbre antes de tiempo. Y se va a Singapur a preparar su encuentro con el norcoreano Kim Jung-un. El inmenso lío ha convertido ya el ambiente de la cumbre en La Malbaie, en Quebec, Canadá, en el peor que se recuerda. Lo cierto es que todo se debe a algo perfectamente previsible como lo es todo lo anunciado por Trump en su campaña electoral en 2016. Entonces anunció aranceles contra productos de Europa, Canadá, de Japón y China en caso de no llegar a un acuerdo con estos países. Y aunque los europeos siguen albergando las esperanzas de que el presidente Trump se arregle con ellos y olvide sus promesas electorales, la realidad vuelve a desmentirles. Porque Trump considera que son estos países los que desde hace décadas castigan a los productos norteamericanos y que sus aranceles solo intentan equilibrar un poco la balanza. Por eso ayer, Trump advirtió que o se llega a un acuerdo para «el trato justo a los productos norteamericanos» o habrá aun mayores consecuencias, también aranceles por parte de EE.UU. Trump recordó que Canadá impone un 270% a los productos lácteos norteamericanos. Hay ejemplos a puñados. Todos los socios comerciales de EE.UU., menos China que tiene una aproximación más serena, dicen estar indignados y en shock y claman contra «la destrucción del orden internacional» por parte de Trump. Lo cierto es que Trump cumple sus promesas electorales y defiende los intereses de quienes lo votaron por ello y para ello. Que hagan todos lo mismo y busquen nuevos acuerdos. La hipocresía de los europeos y canadienses, proteccionistas en tanto frente a tantos, solo conmueve a los desavisados.
08-06-2018 | Fuente: abc.es
Boris Johnson pide a May más «agallas» con el Brexit e inspirarse en Trump
El excéntrico Boris Johnson ha vuelto a protagonizar hoy las páginas de los medios de comunicación. El ministro de exteriores británico, el líder de los euroescépticos en el Gobierno de May, ha sido noticia por la filtración de unas declaraciones suyas a un grupo de activistas conservadores en las que pedía a Theresa May más «agallas» para afrontar el Brexit. Johnson expuso en una larga charla, mientras cenaba con al menos 20 personas, su punto de vista sobre temas diversos entre los que destaca la salida del Reino Unido de la UE o su opinión sobre los presidentes estadounidense y ruso, Donald Trump o Vladimir Putin. El titular de exteriores advierte en esas confesiones de una posible «crisis» del Brexit y de que la primera ministra ahora «entra en una fase en la que seremos más combativos con Bruselas. Hay que afrontar el hecho de que puede haber una crisis». En esta conversación insiste, además, en que las preocupaciones actuales por la frontera en Irlanda son injustificadas a la vez de asegurar que «es increíble» que la este asunto se haya convertido en un obstáculo en las negociaciones. «Es una absoluta tontería. Es tan pequeño y hay tan pocas empresas que utilizan la frontera de manera regular. Estamos permitiendo que toda nuestra agenda esté dictada por esta locura», señalaba. Para tranquilizar al grupo de activistas con el que cenaba, Johnson les confirmó que el Brexit es «irreversible» a pesar de las últimas llamadas de grupos proeuropeos para la celebración de un segundo referéndum y echó piedras sobre el tejado del ministro de Economía, Phillip Hammond, al que catalogó como el «corazón» de este bando dentro del Gobierno y que pretende mantener los lazos económicos con Bruselas. El Gobierno está «tan aterrorizado por la interrupción económica a corto plazo que corre el riesgo de descartar las oportunidades presentadas por Brexit» afirmaba Johnson. A pesar de esto, el líder de la diplomacia británica cree que el Brexit tendrá final feliz «que no haya pánico ..al final todo saldrá bien» tranquilizaba a sus oyentes. Precisamente ante las preguntas sobre que piensa acerca del presidente Trump, Johnson mostró su «cada vez más creciente admiración» por el mandatario norteamericano al que se imaginó dirigiendo el Brexit «el iría con todas sus fuerzas. Habría todo tipo de crisis, todo tipo de caos. Todos pensarían que se había vuelto loco. Pero en realidad podría llegar a algún lado. Es una idea muy, muy buena». Cuando se le preguntó acerca de Rusia, dijo que el Reino Unido estaba tomando la iniciativa para tratar de combatir la hostilidad dirigida por el Kremlin contra otros países y sobre Putin aseguró que es un «revanchista» que está «avergonzado» de que la economía rusa es ahora más pequeña que la de un país como Australia.