Infortelecom

Noticias de norteamerica

14-02-2020 | Fuente: abc.es
Carlos Vecchio: «El caso Delcy es la prueba de que el régimen de Maduro es tóxico»
La visita de Juan Guaidó a la Casa Blanca la semana pasada ha dado unos renovados ánimos a los opositores al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, muchos de los cuales viven en Estados Unidos. Hace un año, Guaidó acababa de jurar el cargo de presidente encargado y parecía que la caída del régimen era inminente, dadas las repetidas advertencias por parte de EE.UU. del uso de la fuerza. El año pasado acabó, sin embargo, con la oposición dividida y el riesgo de perder el control de la Asamblea Nacional por una campaña de sobornos orquestada por Maduro. Pese a ello, la oposición resistió y ahora vuelve a estar unida tras la figura de Guaidó, que ha culminado una visita a Europa y Norteamérica donde ha sido recibido como jefe de Estado de su país por todos los mandatarios menos Pedro Sánchez en España. El representante de Venezuela elegido por Guaidó y la Asamblea Nacional en EE.UU. es Carlos Vecchio (Caripe, 1969), un veterano político que huyó de la persecución del régimen en 2014 y que en un año ha tejido una red de contactos y apoyos en la presidencia, la diplomacia y la inteligencia de EE.UU. Fue él quien organizó la visita de Guaidó a Washington, y quien le acompañó en su visita al Despacho Oval. ¿Qué balance hace de la visita del presidente encargado Juan Guaidó a Washington? Se reafirma el liderazgo de Juan como presidente interino legítimo de Venezuela y se reafirma el compromiso del mundo libre para presionar para salir de la dictadura. Cuando Maduro da una entrevista al Washington Post en la que pide mediación y negociación, ¿cuál es la narrativa que trataba de venderle a su grupo íntimo, a los miembros de la Fuerza Armada y a los rusos? Que este proyecto de Guaidó ha fracasado, que es el pasado, que es un títere, que esto no funcionó, que él, Maduro, controla el país, y con quien se tienen que entender es con él. Por eso le pide un diálogo a EE.UU. Esa entrevista coincide con la aparición del presidente interino Guaidó en Colombia y sus primeras reuniones con el presidente Iván Duque, los cancilleres de la región, y con el secretario [de Estado norteamericano Mike] Pompeo. Después sigue la gira por Europa y por Canadá y EE.UU. Eso desmonta la manipulación que Maduro había querido venderle al mundo, a los rusos, a su círculo íntimo y a la Fuerza Armada. El régimen trató de contratar a un lobby aquí en Washington para sortear sanciones. Y fíjese que para firmar ese contrato el régimen estaba usando el procurador [Reinaldo Muñoz], que es la persona que todavía no ha sido sancionada. Maduro montó una narrativa que se cae con la visita de Guaidó y que tuvo su primer episodio primero al nivel interno. Maduro prometió a los rusos que él iba a tener control del Parlamento venezolano. Llegó a ofrecer a algunos diputados más de un millón de dólares como soborno para que no votaran a Guaidó. Le prometió a Rusia que iba a controlar el Parlamento y así iba a controlar los contratos petroleros para poder asignarlos. ¿Por qué no lo lograron? No pudieron por la audacia, el valor y el coraje del presidente interino, junto con los otros diputados que evitaron el asalto al Parlamento. Sólo logró la unificación nuestra y poder reelegir al presidente Juan Guaidó. Finalmente fue juramentado y eso nos da esa legitimidad interna y nos hace ganar de nuevo la iniciativa. Organizar la gira internacional de Guaidó debió ser complicado. Necesitábamos tener seguridad de que el presidente pudiera salir de Venezuela de manera segura, algo que no es una operación fácil. Una vez ya teníamos la seguridad de que el presidente estaba en el sitio seguro en Colombia comenzamos las confirmaciones de todo. La visita a la Casa Blanca se gestionó con gran secretismo.. Tuvimos la oportunidad de construir esto por lo menos por dos semanas y se mantuvo en secreto. Creo que generamos el efecto que nosotros estábamos buscando desde el punto de vista político y comunicacional, el factor sorpresa. Culminó con un episodio histórico, que es la presencia del presidente interino Juan Guaidó en el discurso del Estado de la Unión. No creo que haya pasado con un presidente latinoamericano en la historia. Y luego el respaldo del presidente Trump, con las palabras que utiliza, que son muy poderosas, que manda un mensaje muy claro al mundo, a la coalición, a quienes están apoyando a Maduro. Sí hubo un aplauso de los dos partidos, republicano y demócrata, a esas palabras de Trump. Es un apoyo que no sólo viene del poder ejecutivo y el liderazgo, claro, del presidente, sino también el Congreso, el poder legislativo, apoyando una causa. Pero también es un mensaje claro de que esto es en serio, que esto es una política de Estado y que EE.UU. va a ejercer la mayor presión posible para que nosotros tengamos una región en paz y sin dictadura. Y creo que es un reconocimiento, no solo al presidente interino, sino también a quienes hemos venido luchando dentro de Venezuela, quienes han visto morir a sus familiares, a los presos políticos, a quienes se han visto obligados a dejar a Venezuela por la crisis. Es un reconocimiento a eso y esa ovación de los dos partidos es hacia el pueblo de Venezuela, de mandarle un mensaje a su pueblo de que estamos con ustedes. Durante la visita de Guaidó, «Trump mandó un mensaje muy claro al mundo» Usted estuvo en la visita a Trump en el Despacho Oval. ¿Qué les dijo el presidente que no se sepa? No puedo contarlo todo, lógicamente. Pero la reunión duró una hora y estaba previsto que durara menos de una hora. Una reunión con un presidente de una hora no es una reunión para una foto, es una reunión de trabajo. Luego de eso nos pidió el presidente Trump que completáramos algunos detalles con su equipo en la sala del gabinete de ministros. Nos pidió que nos reuniéramos con el ministro de la Defensa [Mark Esper], su secretario de Seguridad Nacional [Robert O'Brien] y Mauricio Claver [que es el mayor asesor de Trump para América Latina]. En toda su dimensión puedo decir el presidente está cinco pasos más adelante del resto de la administración, es cierto. ¿Ve un compromiso genuino del presidente Trump para buscar una solución pronta y urgente a la crisis en Venezuela? Estoy hablando mi percepción y mi lectura de lo que fue la reunión. Yo siento que hay un compromiso firme del presidente con los venezolanos, con la democracia en Venezuela y con darle estabilidad política esta región, entendiendo que hay un régimen que pone en riesgo la seguridad de toda la zona. ¿Qué pueden hacer en este momento EE.UU. y la comunidad internacional para que Rusia e Irán dejen de apoyar al régimen de Maduro? Rusia se ha convertido en el principal sostén de la peor dictadura que ha tenido la región en su historia reciente. Hoy Rusia se aprovecha del caos nuestro para hacer dinero y para jugar a la geopolítica, para confrontar a su principal enemigo, EE.UU. Se aprovecha del caos, porque nuestra producción petrolera cayó de tres millones y medio [por día] a cerca de 600.000. Parte de ese mercado lo tomó Rusia, porque Rusia es competidor nuestro. Y ahora no le conviene ningún cambio. No le conviene que se aumente la producción porque le quitaríamos mercado. Rusia se beneficia porque se ha convertido en el intermediario para colocar nuestro crudo internacionalmente. Se lo compra con descuento, cobra una comisión y lo coloca donde quiere y de la mejor manera a su beneficio, ganando dinero sin invertir nada. Y luego los pagos se hacen a través del sistema financiero ruso. Es decir, Rusia está haciendo dinero del caos, explotando nuestra riqueza sin invertir nada y al propio tiempo jugando a la geopolítica «Rusia se ha convertido en el principal sosteén de la peor dictadura en la región en su historia reciente» ¿Esto lo sabe la comunidad internacional? Esto se lo hemos dicho a aquellos con los que nos hemos reunido a nivel internacional: solos no podemos. Nosotros lo hemos puesto todo y el presidente Guaidó ha arriesgado su vida al servicio de esta causa. Y creo que lo ha demostrado, saltando vallas, enfrentándose a piquetes militares. Antes de salir recibió 15 disparos en su camioneta de los grupos colectivos armados. Si la comunidad internacional quiere poner presión, tiene que hacer responsable a Cuba y a Rusia de lo que está ocurriendo, principalmente a Rusia. Rusia está apoyando el sufrimiento de los venezolanos al apoyar al régimen de Maduro. Apoya el sufrimiento de los venezolanos y apoya a la peor tiranía que le ha causado el mayor daño a la región, tanto política como económica y socialmente, en la historia moderna. No ha habido un régimen en Latinoamérica que haya hecho tanto daño como éste. La comunidad internacional tiene que poner también presión en actores como estos si quiere construir una salida seria a la transición en Venezuela. Nosotros también le hemos dicho al mundo, y en particular EE.UU., que en Venezuela están sus enemigos. Está Rusia, Cuba e Irán. No es poca cosa. ¿A España qué le pide? Le hemos dicho a Europa que el régimen de Maduro ha sorteado las sanciones norteamericana a través de Europa, ha lavado dinero a través de Europa, ha creado una economía informal con la explotación del oro de sangre, lavado de dinero, tráfico de drogas, todo eso se está conduciendo por ahí y que la única forma de que nosotros podamos enfrentar esto es con mayor presión europea. Por lo tanto hemos pedido que se sancione esta actividad ilícita, las empresas, los individuos y que todas las personas que han estado vinculadas con abusos contra los derechos humanos, que han sido torturadores, que se han prestado a eso, tengan que ser sancionados. No es suficiente la lista [de sancionados] que ha tenido Europa. Se ha frenado esa presión desde Europa. Entonces, la petición no sólo a España sino a toda Europa, es que incremente esa presión. «Pedimos a España que tenga en cuenta que Rodríguez es una torturadora y violadora de derechos humanos» ¿Qué opinión le merece que el Gobierno español recibiera a la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez? El llamado que yo hago es que entiendan que esa persona es una violadora de los derechos humanos, que ha formado parte de un régimen que ha torturado, que ha encarcelado, que ha perseguido a venezolanos simplemente por pensar distinto, y que esa sanción europea tiene que ser respetada por todos los europeos, y que los europeos, y particularmente España, tienen un compromiso común con Venezuela, con los derechos humanos y con la democracia, y que más bien tiene que convertirse en la bisagra de aumentar esa presión para que efectivamente nosotros, los venezolanos, podamos encontrar lo que nosotros también queremos para España, que es democracia. En el episodio Delcy, que tengan en mente que es una torturadora y una violadora de los derechos humanos, que está sancionada. Le pedimos no sólo a España, sino toda Europa, que cumpla las sanciones que ha impuesto, y que incremente las sanciones para evitar que estos violadores sigan yendo a Europa, para evitar que la corrupción y el lavado de dinero se hagan a través de Europa y del sistema financiero europeo. ¿Cuáles son los pasos a seguir a partir de ahora? Primero, lo que hemos hablado con todos los países es la urgencia, la necesidad de parar el sufrimiento de los venezolanos, esto no puede durar indefinidamente en el tiempo. Segundo, más del 80% de los venezolanos quiere un cambio, quiere salir de Maduro, expresa su rechazo. Hay un liderazgo claro, reflejado en el presidente interino Juan Guaidó, y hay una Asamblea Nacional que lo acompaña en ese liderazgo como poder legislativo, ambos se convierten en una base fuerte para una transición estable en Venezuela. De manera que hay una gran oportunidad. Y tercero, estamos enfrentando no una dictadura clásica, sino una dictadura que está vinculada a actividades terroristas delincuenciales, que no la podemos enfrentar solos y que tiene el apoyo, como he dicho, de países como Cuba y Rusia. ¿Ustedes qué han logrado desde dentro? Si bien hemos derrotado políticamente y popularmente al régimen de Maduro, estas fuerzas criminales y la presencia cubana y rusa hace que solos no podamos. Nosotros nos hemos comprometido a esa presión interna de parte nuestra, arriesgando la vida. Cada día en Venezuela es un riesgo para la vida. Insisto, antes de salir le dispararon 15 veces a su carro al presidente Guaidó. A nosotros nos va a tocar esa presión y esa movilización interna, pero necesitamos mayor presión internacional, que tiene que ser coordinada, simultánea y permanente. Solo esa presión por Canadá, EE.UU. Latinoamérica y Europa va a llevar a un desenlace, y vamos a ver de aquí en adelante algunos compromisos que hicieron los países para incrementar esa presión. En los días y semanas que vienen va a haber un conjunto de acciones que apuntan a incrementar esa presión en los distintos niveles. ¿Puede avanzar esas medidas? En este momento no. ¿Cree que el régimen es consciente de ese aumento de la presión? Maduro estaba vendiendo antes que ya tenía el control y que era el interlocutor con Venezuela, que tenía todo controlado. Todo eso se cae, eso es falso, aquí hay un compromiso nuestro y del presidente interino de dejar su vida por rescatar la democracia. Pero también hay un compromiso de todos los países de aumentar esa presión y ese es aislamiento que dieron. El caso Delcy es un ejemplo para el régimen. ¿Es eso lo que ustedes quieren para su futuro? Estar aislado, porque eso es lo que le va a venir. Maduro es el pasado. Maduro no es capaz de resolver ningún problema de los venezolanos. Maduro no representa el futuro de Venezuela, eso lo sabe el pueblo de Venezuela y lo sabe el mundo libre. Y mi mensaje a la fuerza armada y a ese grupo interno es que se pongan a un lado, que faciliten este proceso de transición que va a ser inevitable y que sea menos doloroso para nuestro pueblo que ya ha sufrido suficiente. Que se pongan a un lado y que faciliten la transición, porque esto es inevitable y que sepan de qué lado quieren estar. ¿Cree entonces que el caso Delcy es un ejemplo del efecto de las sanciones? Sí, un ejemplo, la mejor publicidad que se le ha dado a las sanciones y que demuestra exactamente lo que hoy es Maduro, una persona tóxica para el mundo y particularmente para la región. Y es el aislamiento de repudio que se le da a quienes han sido violadores de los derechos humanos, torturadores, asesinos, que han encarcelado a gente simplemente por pensar distinto.
14-02-2020 | Fuente: abc.es
Cuarenta añitos más de chavismo
Los privilegiados del régimen chavista, que ya son legión después de más de dos décadas de dictadura socialista en Venezuela, no sufren las consecuencias del desastre humanitario que padece el país. Las padecen los millones de venezolanos que, por razones muy diversas, no han podido votar con los pies y buscar refugio en España, Estados Unidos, o en otros países de Latinoamérica. Lo saben sus familiares en el extranjero, angustiados por tratar de enviarles ayuda, y habituados a tener que cortar la comunicación cuando llega la hora del suministro diario de agua a los domicilios porque hay que almacenarla. Tras el reciente paso por Washington de Juan Guaidó, el presidente interino, la Administración norteamericana ha afirmado que la estrategia para derrocar la dictadura en Venezuela consiste en «más presión», más sanciones económicas para ahogar su casi inexistente tejido industrial, más aislamiento en los foros internacionales. «El fin de Maduro es inminente» ha llegado a decir Trump sin aportar más pistas. El problema es que cada vez que habla Trump sube el pan literalmente en Venezuela. Y que su propuesta para devolver la democracia se parece, como una gota a otra gota, a la que lleva aplicando EE.UU. para derrocar el castrismo en Cuba desde hace más de sesenta años. Asi que, si no cambia el guión, faltan al menos cuarenta años más de chavismo, si para entonces queda algo en el país con más reservas de petróleo del planeta y patria del Libertador Bolívar. Que la solución ha de partir exclusivamente de los venezolanos es algo sabido y asumido por la oposición democrática. Pese a la represión sistemática, Guaidó y lo suyos ponen su esperanza en la protesta civil, que trata de reiventarse con fórmulas imaginativas. Pero su esfuerzo no debería ser obstáculo para que la Administración Trump ponga su granito de arena y busque también cómo aliviar la crisis humanitaria. Por ejemplo, concediendo un estatus especial a los refugiados venezolanos en EE.UU., una medida a la que se resiste la Casa Blanca.
13-02-2020 | Fuente: abc.es
El Senado limita los poderes de guerra de Trump frente a Irán
El Senado de Estados Unidos, que controlan los republicanos, ha tomado este jueves la decisión sin precedentes de impedirle al presidente Donald Trump un nuevo ataque contra Irán, después de la operación en la que murió el general Qassem Suleimani el 3 de enero. Finalmente, votaron a favor de reprobar de este modo al presidente todos los demócratas, los dos independientes y, sorprendentemente, ocho republicanos. Trump ya ha anunciado que planea vetar esta resolución para que no entre en vigor. La resolución fue presentada en el Senado por el demócrata Tim Kaine, que fue candidato a la vicepresidencia con Hillary Clinton en 2016, y le impide a Trump atacar de nuevo a Irán en un plazo de 30 días si no pasa antes por el Capitolio. En teoría, la ley manda que sea el Capitolio el que le declara la guerra a una nación extranjera, pero existen una serie de excepciones, todas relacionadas con preservar la seguridad nacional, la mayoría de ellas aprobadas tras los atentados terroristas del 11-S en 2001 La Cámara de Representantes (o Baja) ya aprobó una resolución similar el mes pasado, pero no era vinculante. En esa otra Cámara los demócratas son mayoría y el año pasado reprobó al presidente en el proceso del impeachment, que luego fracasó en el Senado. Ahora la Cámara debe considerar la resolución sí vinculante aprobada en el Senado. Si Trump la veta, sólo una mayoría de dos tercios en ambas cámaras, algo muy difícil de conseguir según la composición actual del Capitolio. Los ocho republicanos que han reprobado a Trump y han intentado limitarle la capacidad de hacerle la guerra a Irán han dado razones variadas, entre ellas la necesidad de que el Capitolio esté informado de las operaciones bélicas. «Apoyamos que EE.UU. tenga una posición dura con respecto a Irán. Tanto es así, que lo que queremos asegurarnos es que cualquier acción militar sea autorizada previamente por este Congreso. Eso no es algo que demuestre debilidad, todo lo contrario, es fortaleza» dijo el senador republicano de Utah, Mike Lee. Aliados y enemigos Es llamativo que haya votado a favor del presidente el que se ha convertido en su principal adversario dentro de su partido, el senador conservador Mitt Romney de Utah. Romney fue el único senador republicano que votó a favor de condenar al presidente en el impeachment la semana pasada. Como candidato a la presidencia en 2012, el senador es opone a limitar los poderes del ejecutivo. «Esta resolución merma nuestra capacidad de disuasión y le envía el mensaje equivocado a Irán». Por su parte, el autor de la resolución, el senador demócrata Kaine, afirmó que «el presidente de EE.UU. siempre debe tener la capacidad de defender a la nación frente a un ataque inminente». Sin embargo, «una guerra ofensiva necesita, sin duda, que el Congreso debata sobre ella y la someta a votación». Los demócratas defienden que se siga lo que establece la ley, y que, como sucedió con la invasión de Irak en 2003, sea siempre el Capitolio el que tenga la última palabra con respecto a una operación bélica. Irán respondió a la operación en Bagdad contra Suleimani con un ataque con misiles contra dos bases militares estadounidenses en Irak, que según ha revelado esta misma semana el Pentágono provocaron traumatismos a 109 soldados, en su mayoría leves. El presidente Trump optó por no responder, como en junio decidió no responder al derribo de un dron (avión no tripulado) norteamericano en aguas del golfo Pérsico. El presidente ha afirmado en varias ocasiones que no quiere abrir una nueva guerra en Oriente Próximo. Además, ha prometido culminar la retirada de Irak y Afganistán. El presidente se ha revuelto contra esta resolución en varios mensajes en la red social Twitter. «Con Irán nos está yendo muy bien y este no es el momento indicado para demostrar ninguna debilidad. Los estadounidenses apoyan de forma mayoritaria nuestro ataque contra el terrorista Suleimani. Si mis manos estuvieran atadas, Irán se aprovecharía de ello. Esto es una señal muy mala. Los demócratas sólo hacen esto para avergonzar al Partido Republicano. ¡No dejen que suceda!». Ocho republicanos le desobedecieron. El ataque contra Suleimani sorprendió a la comunidad internacional y a los demócratas, que lamentaron que la Casa Blanca no avisara antes al Capitolio. La líder demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, acusó al presidente de «irresponsable». Después de la muerte del general, Irán retiró sus compromisos de desnuclearización con la comunidad internacional, a los que ya había renunciado antes EE.UU. por indicación de Trump. Antes de este ataque, EE.UU. aprobó una serie de duras sanciones que han afectado gravemente a la economía iraní.
13-02-2020 | Fuente: abc.es
La extrema derecha alemana se apropia de la conmemoración del bombardeo de Dresde
El 13 de febrero de 1945, después de varias jornadas de bruma y nieve, amaneció despejado. Desde diversos aeropuertos, 796 aviones de la RAF y 311 aviones norteamericanos recibieron instrucciones para despegar con rumbo a Dresde y dejar caer 4.500 toneladas de explosivos y artefactos incendiarios sobre una población, fundamentalmente de mujeres, ancianos y niños. El bombardeo devastó por completo más de 20 kilómetros cuadrados de centro histórico, dos días después de finalizar la Conferencia de Yalta y cuando la guerra se daba por terminada. Por eso, cuando escucharon las primeras alarmas, muchos habitantes de Dresde no las tomaron en serio y las asociaron a las fiestas de carnaval con las que la diezmada población alemana deseaba retomar algo parecido a la normalidad después de la pesadilla del nazismo. El número de víctimas mortales de aquel bombardeo nunca ha podido establecerse con exactitud. El día siguiente, Miércoles de Ceniza, los supervivientes comenzaron a apilar los alrededor de dos decenas de miles de cadáveres en una de las plazas principales, según testimonios directos, pero resultó imposible rescatar al menos otros tantos cuerpos calcinados o desparecidos bajo las ruinas de la «Florencia del Elba». Fueron depositados sobre los enormes listones metálicos que habían formado parte de las persianas en los escaparates de unos grandes almacenes de la ciudad, y quemados con lanzallamas en el Altmarkt, en turnos de varios cientos de cuerpos. En 1993, se descubrieron en el Archivo Municipal documentos de la oficina que gestionaba los cementerios municipales y que anotan el enterramiento de otras 21.271 víctimas. Hasta el año 2005 no terminó la reconstrucción de la magnífica cúpula de la Frauenkirche, que hoy hace 75 años cayó desde sus 90 metros de altura. A esas alturas, Dresde era ya una ciudad desarmada y su importancia estratégica muy discutible, por lo que siempre ha resultado problemática la justificación del atroz bombardeo y la herida colectiva quedó abierta, en el corazón de Sajonia, una de las regiones en las que ha arraigado con más fuerza el ala más radical de Alternativa para Alemania (AfD), nostálgica con el nazismo y que cultiva el victimismo respecto a las democracias occidentales. Cada aniversario del bombardeo, grupos ultras desfilan en lo que ellos definen como «marcha fúnebre por la ciudad mártir» y este año, se celebrará el sábado, sienten por primera vez el respaldo que supone el hecho de que el pasado septiembre, en las elecciones regionales, AfD resultase el partido más votado, con el 27,5% de las papeletas. Tensión en el aniversario El presidente de la República, Frank-Walter Steinmeier, junto a otras 11.000 personas, participará una cadena humana en memoria de las víctimas, que trata de adelantarse y fijar la justa medida del a conmemoración. Pero AfD, que contará con un puesto de información en la plaza centrar de Dresde, reivindica un «reconocimiento digno» a las víctimas, tanto en número, que en su opinión ha sido minimizado y alejado de la realidad, como en identidad, ya que los muertos nunca fueron identificados. Para el copresidente del partido, Tino Chrupalla, la cifra real fue de «alrededor de 100.000 víctimas». Chrupalla asegura que confía más en lo que le contaron su abuela, su padre «y otros testigos», en los relatos sobre «las montañas de cadáveres» y en las fotografías tomadas después de los bombardeos, que en «lo que dicen los políticos», en referencia al dictamen de una comisión de historiadores que concluyó en 2010, después de seis años de investigación, que 25.000 personas habían muerto bajo las 650.000 bombas incendiarias lanzadas por aviones estadounidenses y británicos. Chrupalla también pide la construcción de un monumento en Dresde. «Recordar a las víctimas», alega, «requiere un lugar especial para ello». La tensión del aniversario se ha elevado en las últimas jornadas, por el efecto de empoderamiento que para AfD ha tenido la jugada política en Turingia, donde su apoyo a la investidura del presidente regional Kemmerich, que hubo de dimitir en menos de 24 horas, ha tenido consecuencias incluso en la primera fuerza política a escala federal, la conservadora CDU, que ha quedado descabezada por la dimisión de su presidenta, Annegret Kramp-Karrenbauer. Sinclair McKay, autor de «Dresde 1945. Fuego y oscuridad», rebate a los ue «incluso ahora, piensan que la ciudad fue elegida como objetivo puramente porque era un monumento muy importante a la cultura alemana». «Fue a causa de su actividad militar. Allí había muchas fábricas que producían armamento e instrumentos de alta tecnología para la Wehrmacht, y, además, era un importante nudo de comunicaciones», justifca. «El renaciente nacionalismo y el populismo de derecha ponen en peligro cada vez más la cultura del arrepentimiento democrático», ha advertido el alcalde de Dresde, Dirk Hilbert, que teme que AfD instrumentalice el aniversario y se apropie del dolor de la ciudad para ahondar en la escalada nacionalista.
12-02-2020 | Fuente: abc.es
Trump recibe al presidente de Ecuador y le pone de ejemplo para el resto de América Latina
Un presidente de Estados Unidos ha recibido por primera vez en 17 años en la Casa Blanca a su homólogo ecuatoriano. Durante una reunión en el Despacho Oval este miércoles, Donald Trump ha defendido el buen estado de las relaciones entre ambos países, y ha celebrado que el actual presidente de Ecuador, Lenin Moreno, haya sido capaz de reencauzar el rumbo de política exterior que heredó de su predecesor en el cargo, el socialista Rafael Correa. «Tiene una gran reputación», ha dicho Trump nada más recibir a Moreno ante la columnata de la Casa Blanca. «Estamos trabajando en acuerdos comerciales y en opciones militares, incluida la compra de material militar», añadió después el presidente norteamericano durante la reunión mantenida en su despacho, durante la cual se refirió a Ecuador como «uno de los países más hermosos del mundo». Por su parte, Moreno, al ser preguntado por qué ha cambiado en su país en estos años pasados, dijo: «Ecuador, tras pasar por unos tiempos difíciles, en especial en lo que respeta a relaciones internacionales, ha decidido regresar a la comunidad internacional y renovar sus relaciones, especialmente con aquellos que piensan de una forma similar a nosotros, y queremos acercarnos más a ellos». Agenda de cooperación Entre los temas de cooperación, el presidente Moreno detalló: reformas democráticas en el continente americano, lucha contra el narcotráfico y medidas contra el crimen organizado, además de acuerdos comerciales. Antes de la visita del presidente Moreno, un alto funcionario de la Casa Blanca admitió en una conversación con la prensa el alivio que han provocado en Washington las actuales políticas exteriores ecuatorianas al afirmar que «su predecesor, Rafael Correa, había creado una brecha en las relaciones con EE.UU. El presidente Moreno realmente ha logrado una transición del socialismo bolivariano del siglo XXI a una democracia que está creciendo y que avanza compartiendo nuestros valores». Para la Casa Blanca, estas nuevas relaciones con Moreno, que ascendió a la presidencia en mayo de 2017, son un modelo a seguir para países como Venezuela, que gobierna un régimen socialista, y como Bolivia, que tras la caída de Evo Morales celebra elecciones en mayo. Modelo para Venezuela «Ecuador es un ejemplo para Venezuela y es un ejemplo para Nicaragua de cómo los países pueden hacer una transición pacífica incluso desde adentro. Eso se debe al liderazgo del presidente Moreno. Y estamos viendo ese cambio dramático. Así que es realmente una visita especial», dijo el mismo alto funcionario mencionado antes. Moreno estuvo en Washington el pasado abril en una visita a la Organización de los Estados Americanos, ante la que pronunció un discurso en el que defendió la democratización de Venezuela y Nicaragua. «Los estados tenemos el deber de exigir el cese de la violencia en contra de la población civil en cualquier lugar que esto ocurra», dijo entonces. En otoño, cuando Ecuador padeció una ola de violentas protestas en contra de una retirada de subsidios, el Consejo Permanente de la OEA aprobó por aclamación una declaración para apoyar al gobierno de Moreno y de condena de «cualquier acción encaminada a desestabilizar» el país. Según dijo entonces a ABC el canciller, José Valencia, el gobierno de Ecuador «tiene una serie de indicios muy serios y la justicia está investigando conexiones entre ciudadanos venezolanos que han estado involucrados en las manifestaciones y que no sabemos cómo han entrado en el país. Además de estar ilegalmente en nuestro país han participado de actos de delincuencia, sobre todo actos violentos. Esos actos son ilegales, y más para un extranjero, que no puede hacer agitación política en un país al que no pertenece».
12-02-2020 | Fuente: abc.es
Bernie Sanders, un izquierdista radical que elogiaba la Cuba de Fidel Castro y la URSS
Que Bernie Sanders se defina como «socialista» puede despistar a algunos en Europa. Con ese calificativo, el senador por Vermont y triunfador por la mínima de las primarias de New Hampshire en la carrera electoral por la candidatura demócrata a la Casa Blanca podría pasar por un socialdemócrata tradicional que abogase por una mayor justicia redistributiva. Algunos de sus planteamientos, como la implantación en Estados Unidos de una suerte de sanidad pública universal o la subida de impuestos a los más pudientes abonaría esa idea. Sin embargo, en EE.UU. un socialista se asimila más bien a regímenes como los que imperan hoy día en Cuba o Venezuela. Y repasando el historial de Sanders se ajusta al término como un guante. Documentos y vídeos difundidos en los últimos años dan testimonio de la afinidad del veterano político con la Unión Soviética, la Cuba de Fidel Castro y la Nicaragua de Daniel Ortega, países que visitó en los años 80 en completa oposición a la política de Ronald Reagan en aquellos años. [Todo sobre las elecciones en EE.UU. de 2020, en el especial ABC] Bernie Sanders, ahora con 78 años de edad, visitó esos tres países durante la década previa a la caída del Muro de Berlín en 1989 y en los tres casos mostró sus claras simpatías por ellos. De hecho trató de hacer de Burlington, la ciudad de Vermont de la que fue alcalde, una especie de «refugio para el activismo de izquierdas en el ocaso de la Guerra Fría» y desde sus primeros días en el cargo trató de «ejercer su propia política exterior» no solo en contra de la línea de Reagan, sino «yendo más allá que muchos demócratas al apoyar a líderes socialistas», según apuntaba un reportaje publicado el pasado mayo por «The New York Times». Precisamente de la etapa en Burlington es una declaración pública en la que Sanders elogiaba aún en 1989 la «revolución cubana», al tiempo que rechazaba las críticas al régimen como «propaganda de la derecha», según documentos recogidos por el «Washington Examiner». «Para mejor o peor, la revolución cubana es una revolución muy profunda e intensa. Mucho más profunda de lo que yo había conocido», indicaba. «Más interesante que la sanidad pública gratuita, la educación gratuita y la vivivenda gratuita que proporciona es que están de hecho creando un sistema de valores muy diferente al que conocemos». En esa línea, un vídeo difundido el pasado año en Twitter por «Reagan Battalion», una cuenta anónima de carácter conservador, aparecía supuestamente Sanders en 2016 en la Universidad de Vermont ensalzando el régimen castrista. «Recuerdo, por una razón u otra, estar muy emocionado cuando Fidel Castro hizo la revolución en Cuba. Yo era un niño.. y me pareció justo y apropiado que la gente pobre se levantara contra gente rica y espantosa», aseguraba.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Video: <a href="https://twitter.com/BernieSanders?ref_src=twsrc%5Etfw">@BernieSanders</a>, University of Vermont, 1986, recalls his excitement watching Castro?s revolution ?rising up against the ugly rich people.? &amp; his sick feeling watching JFK speak out against communism in Cuba. <br><br>Also bashes the <a href="https://twitter.com/nytimes?ref_src=twsrc%5Etfw">@nytimes</a> for lying about communism. <a href="https://t.co/OUqzLFbsvz">pic.twitter.com/OUqzLFbsvz</a></p>&mdash; Reagan Battalion (@ReaganBattalion) <a href="https://twitter.com/ReaganBattalion/status/1098633261356630016?ref_src=twsrc%5Etfw">February 21, 2019</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Así mismo, recordaba que una vez casi «vomitó» al ver cómo John F. Kennedy instaba a su adversario Richard Nixon a ser más duro con Cuba. «Por primera vez en mi vida adulta lo que estaba viendo era a los demócratas y los republicanos.. y claramente no había mucha diferencia entre ellos», comentaba en el citado vídeo. Por otra parte, en 1988 loaba las infraestructuras que había encontrado durante un viaje a la URSS. «Hay algunas cosas que [la Unión Soviética hace] mejor que nosotros y que eran, de hecho, muy impresionantes. El sistema de metro en Moscú cuestan 5 kopecs ?o 7 céntimos?. Más rápido, limpio, atractivo y eficiente que cualquiera en Estados Unidos ?y barato?», señalaba en un comunicado oficial, al tiempo que ensalzaba los «programas para los jóvenes y los trabajadores» que observó durante su periplo ruso. En cuanto a Nicaragua, que visitó en 1985, se quejó de que los medios estadounidenses no «reflejaran correctamente los objetivos y logros» de la administración de Ortega, que en la actualidad está también en el poder. «Después de muchos años de dominación económica y política, Nicaragua está decidida a no seguir siendo una república bananera, y es libre de tomar sis propias decisiones», declaró. No reconoció a Juan Guaidó Su postura sobre la Venezuela chavista también ha sido objeto de polémica en los últimos años. Aunque ha calificado a Nicolás Maduro como «dictador» y «tirano», Sanders se ha negado a reconocer a Juan Guaidó como presidente legítimo del país caribeño. A su juicio, «Estados Unidos tiene que trabajar con la comunidad internacional para asegurarse de que haya una elección libre y justa en Venezuela», según dijo el pasado año a la cadena norteamericana en español Univisión. En la anterior carrera por la candidatura demócrata a la presidencia, en 2016, su rival Hillary Clinton explotó precisamente esa proximidad a los régimenes dictatoriales comunistas para subrayar el radicalismo de Sanders. «Si los valores son que tú oprimes al pueblo, haces desaparecer gente, la encarcelas o incluso matas personas por expresar sus opiniones, por ejercer su libertad de expresión, esto no es la clase de revolución de los valores que yo querría ver jamás en ningún sitio», le espetó Clinton durante un debate televisivo en Miami. Bernie Sanders no logró entonces la nominación. Cuatro años después, vuelve a intentarlo.
12-02-2020 | Fuente: elpais.com
El Papa evita abrir la puerta a la ordenación de hombres casados
La exhortación apostólica salida del Sínodo de la Amazonía esquiva la cuestión del celibato, según el Pontífice contó a obispos norteamericanos
11-02-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. revela que 109 soldados fueron heridos en los ataques de Irán a las bases
El Pentágono ha revelado que 109 soldados norteamericanos sufrieron traumatismos craneoencefálicos durante el ataque con misiles de Irán contra dos bases en Irak el 8 de enero, en respuesta a la muerte del general iraní Qassem Suleimani cinco días antes. Según las últimas cifras de las fuerzas armadas, la mayoría de casos fueron leves, y 76 de esos soldados ya están en activo de nuevo. Los síntomas de esas dolencias son dolores de cabeza, mareos y náuseas, y pueden demorarse en aparecer, de ahí que se haya atrasado tanto el recuento. El mes pasado, el presidente Donald Trump restó importancia a esas dolencias, diciendo en un discurso en la Casa Blanca que había oído que los soldados «sufrían algún dolor de cabeza y otras cosas parecidas». Si la Casa Blanca ha preferido restar importancia a estos diagnósticos es porque Trump decidió no responder al ataque, alegando que los daños tras el ataque con misiles de Irán eran únicamente materiales. En dos ocasiones, Trump ha optado ya por no responder inmediatamente a una agresión iraní. Primero, tras el derribo de un ?dron? o avión no tripulado norteamericano en el golfo Pérsico en junio y después tras el ataque a las bases el mes pasado. El último informe del Pentágono recogía sólo 64 casos de traumatismo craneoencefálico tras los ataques con misiles iraníes. Tras el ataque con misiles, los medios estatales de Irán anunciaron que habían matado a al menos 80 soldados estadounidenses, algo que el Gobierno estadounidense negó inmediatamente.
11-02-2020 | Fuente: abc.es
Trump presenta un presupuesto con fuertes recortes en gasto social y medioambiental
La Casa Blanca presentó este lunes un presupuesto para el año 2021 de 4,8 billones de dólares (4,4 billones de euros) que, aunque recortaría drásticamente el gasto en ayudas sociales y programas medioambientales, eleva el déficit por encima del billón de dólares por primera vez desde 2012. El cálculo del gobierno norteamericano para hacer frente al gasto público el año que viene imposibilita a Donald Trump cumplir su promesa de que al final de un segundo mandato, en 2024, habría acabado completamente con el déficit. Uno de los mayores recortes de presupuesto ?un 26,5%? lo sufriría la Agencia de Protección Medioambiental. También se reducirían en un 21% las ayudas internacionales a la cooperación y el desarrollo. El presupuesto del ministerio de Sanidad caería un 9%, aun cuando el gobierno se enfrenta a la posible expansión del coronavirus, que ya se ha cobrado su primera vida en EE.UU. Otras reducciones serían la de los departamentos de Educación, de un 8%, y de Vivienda, en un 15,2%.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">President <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump?ref_src=twsrc%5Etfw">@realDonaldTrump</a> held a business meeting with America&#39;s governors at the White House this morning! <a href="https://t.co/P2Yj7f4Hq6">pic.twitter.com/P2Yj7f4Hq6</a></p>&mdash; The White House (@WhiteHouse) <a href="https://twitter.com/WhiteHouse/status/1226925002924199937?ref_src=twsrc%5Etfw">February 10, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Según dijo este lunes en rueda de prensa el director en funciones del Departamento de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, Russel Vought, el recorte de general de todos el gasto no militar será del 5%. «A muchos departamentos les vamos a pedir que reduzcan gastos innecesarios e ineficientse, por eso se reducen las ayudas internacionales un 21%», dijo Vought. «Es hora de repensar en qué gastamos el dinero, sea en construir una estatua a Bod Dylan en Mozambique, en un campamento de la Nasa en Pakistán o en la liga profesional de cricket en Afganistán», añadió. Por qué aumenta el déficit El déficit aumenta, entre otros motivos, porque Trump sí subiría el gasto en otros departamentos, sobre todo relacionados con la seguridad y las fuerzas armadas. La Casa Blanca mantiene que, al ir replegando soldados en el extranjero, sobre todo de Afganistán e Irak, irá ahorrando en años venideros Tras la creación del Comando Espacial, el presidente dotaría a la Nasa de un 12% más de fondos para poder cumplir el encargo de llegar a la luna antes de 2024. Para la construcción del muro con México, para la cual el presidente ha movilizado al ejército, la Casa Blanca estima aun gasto anual de 2.000 millones para construir 1.600 kilómetros. Además, Trump contempla un billón de dólares de gasto en infraestructura. El presupuesto mantiene que preservará el gasto en sanidad para los jubilados, en un programa que lleva por nombre Medicare, a pesar de que prevé una reducción en los pagos, que la Casa Blanca atribuye a una gestión más eficiente de los subsidios a visitas médicas y medicamentos. También prevé el gobierno reducciones en un sistema de subsidios sanitarios para personas de pocos recursos, llamado Medicaid. Crecimiento estimado: 3% En general, el presupuesto, propio de un año de elecciones, es optimista en el sentido de que prevé un crecimiento sostenido de la economía del 3%, cuando el 2019 cerró con apenas un 2,1%. Hace además permanentes las rebajas de impuestos que el propio Trump aprobó en 2017. Es imposible que el Capitolio apruebe este presupuesto, porque los demócratas controlan la cámara Baja. Aunque no tenga apoyos suficientes en el poder legislativo, el presidente debe preparar cada año un presupuesto, que envía por estas fechas al Capitolio, con vistas a que entre en vigor el 1 de octubre. Los tres últimos no han sido aprobados. Una vez rechaza o ignora la propuesta del presidente, el Capitolio debe considerar la financiación de cada programa por separado. La Casa Blanca sabe que los demócratas de hecho quieren gastar más de lo que ella propone en subsidios sociales y otras partidas no militares, por lo que muchos de esos programas tienen su continuidad garantizada.
10-02-2020 | Fuente: as.com
Resúmenes y resultados NBA: Morant, primer triple-doble de su carrera; Young, 48 puntos
Resúmenes y resultados de los siete partidos de la jornada de la Liga norteamericana disputados en la madrugada del 9 al 10 de febrero.