Infortelecom

Noticias de norteamerica

17-11-2020 | Fuente: as.com
Prepelic y Williams ponen la quinta en el Valencia Basket
El esloveno fue el más regular (18 puntos y seis asistencias) y el norteamericano se destapó con un gran último cuarto (14 puntos y tres rebotes).
16-11-2020 | Fuente: as.com
Así es Paulina Gretzky, la explosiva pareja de Dustin Johnson, ganador en Augusta
La modelo norteamericana, hija de la leyenda de la NHL Wayne Gretzky, es además una de las celebrities más reconocidas en Estados Unidos.
16-11-2020 | Fuente: abc.es
Pompeo empieza en Francia su gira de despedida en Europa
Emmanuel Macron ha aceptado recibir a Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense, «en toda transparencia con el equipo de Joe Biden», cuando la «refundación» de las relaciones trasatlánticas continúa hipotecada a graves problemas de fondo. Pompeo pasó el fin de semana pasado en París, «haciendo turismo personal», con su esposa. Días antes había declarado estar «trabajando» en una «segunda Administración Trump». Macron, por su parte, fue el primer dirigente en facilitar a Joe Biden, a las pocas horas de conocerse su victoria. Y ha aceptado recibir a Pompeo, sin fotógrafos ni micrófonos, este lunes, día 16, intentando «la máxima discreción» sobre un encuentro de carácter «equilibrista», según fuentes diplomáticas. El presidente francés saludó el triunfo de Joe Biden relanzando su viejo proyecto de «refundación» de las relaciones trasatlánticas. Como la Alemania de Angela Merkel, la Francia de Macron estima, desde hace tiempo, que los EE. UU. de Trump habían dejado de ser un «aliado seguro». A la espera de acontecimientos, la Alemania de Merkel espera la «confirmación» de la solidaridad norteamericana con la seguridad de Europa. Macron, por el contrario, forcejea, desde hace años, intentando hacer pasar su proyecto de «refundación» de la seguridad continental, afirmando la «soberanía estratégica» de Europa. En ese marco, Mike Pompeo también será recibido por Jean-Yves Le Drian, ministro francés de Asuntos exteriores, gran experto en cuestiones militares, con quién podrá discutir, entre otros temas (Irán, Irak, Turquía), del eventual retiro de las tropas norteamericanas de Afganistán. Donald Trump anunció, en su día, la «aceleración» de las tropas estadounidenses en Afganistán. Francia es totalmente hostil a esa eventual retirada. Y así lo reafirmará Le Drian a Pompeo, en unas circunstancias muy vidriosas y equívocas.
16-11-2020 | Fuente: elpais.com
La misión es la primera oficial de la NASA en colaboración con la empresa de Elon Musk, después de que esta lanzara en mayo a dos estadounidenses al espacio por primera vez en nueve años desde Norteamérica
15-11-2020 | Fuente: as.com
El Maestro es Dustin Johnson
El norteamericano de 36 años consolidó su liderato pese a un titubeante comienzo de recorrido y se llevó su primera chaqueta verde. Jon Rahm acabó séptimo.
15-11-2020 | Fuente: abc.es
Mañana arranca una nueva semana clave para el Brexit
La Unión Europea y el Reino Unido volverán mañana a sentarse a la mesa de negociaciones en la capital comunitaria para intentar cerrar su futura relación, tras concluir este viernes otra semana de conversaciones en Londres que no dio los frutos esperados. Y es que los plazos inicialmente planeados para esta fase de la negociación, ya trastocados por el coronavirus, nunca han llegado a cumplirse por las partes negociadoras, que han estirado el calendario para ajustarlo a los acontecimientos. Tanto Londres como Bruselas estaban convencidos de que el escenario preferible era llegar a mediados de octubre con el acuerdo ya sellado para que hubiera tiempo suficiente para la ratificación. Pero llegó esa fecha, no hubo acuerdo y ambas partes optaron por ignorar el límite que ellos se habían impuesto: aún había tiempo para intensificar las negociaciones y lograr un pacto «en torno a finales de octubre», según dijo entonces el jefe negociador de la UE para el brexit, Michel Barnier. Una fecha que, igualmente, terminó sobrepasándose sin grandes aspavientos con varias rondas de negociación alternando entre ambas orillas del Canal de la Mancha, aunque sin avances sustanciales en los temas que siguen siendo un obstáculo: la pesca, la gobernanza del acuerdo y la competencia justa. Perspectiva comercial Las fechas límite nunca han sido arbitrarias: el 1 de enero de 2021, el Reino Unido dejará de estar vinculado a las estructuras comunitarias y pasará a comerciar con los Veintisiete según los aranceles y cuotas genéricos de la Organización Mundial de Comercio (OMC), a no ser que pacte antes un nuevo marco comercial. La marcha británica supondrá su salida de una de las mayores redes comerciales del mundo, la de la UE, con 45 acuerdos comerciales en vigor que abarcan 77 países y que representan un tercio de su comercio exterior con terceros Estados, con un valor de 1,345 billones de euros en 2019. Por ejemplo, los acuerdos comerciales de la UE con Canadá y Japón han impulsado sobre todo el comercio en casi un 25 % y un 6 %, respectivamente, desde su entrada en vigor, y, mientras que el Reino Unido sí ha logrado cerrar un acuerdo bilateral con el país asiático, aún no lo ha conseguido con el norteamericano. Pero no todo en el acuerdo que se negocia ahora son cuotas y aranceles, sino también la cooperación en todas las áreas en las que el Reino Unido y la Unión Europea han estado vinculadas durante casi medio siglo, hasta el 1 de enero de este año. Es el caso, por ejemplo, del acceso al mercado único europeo de la energía, que supondría al Reino Unido pérdidas de un billón de euros anuales si no se llegara a un pacto, o el sector pesquero, ya que el no acceso a las aguas británicas costaría a la UE unos 750.000 millones de euros por ejercicio. Cambios domésticos Una serie de movimientos en el tablero británico e internacional podrían dar un impulso renovado a las negociaciones entre Londres y Bruselas en su recta final: la llegada a la Casa Blanca de un Joe Biden orgulloso de sus raíces irlandesas y la salida del Gobierno británico de los asesores que diseñaron la campaña del brexit. Por un lado, el presidente electo de Estados Unidos ya ha condicionado cualquier futuro acuerdo entre su país y el Reino Unido a que se respete el Acuerdo del Viernes Santo, y así se lo reiteró al propio primer ministro británico, Boris Johnson, en la primera llamada telefónica entre ambos tras los comicios estadounidenses. El Gobierno británico tramita una ley con la que se reserva el derecho a dejar de controlar las mercancías que cruzan entre la isla de Gran Bretaña y la región británica de Irlanda del Norte, tal como se había comprometido a hacer en el tratado de salida de la UE, algo criticado en Bruselas y a nivel doméstico. Si Londres incumple ese compromiso, la Unión Europea podría establecer una aduana en la frontera terrestre de la República de Irlanda y quedaría en entredicho el Acuerdo de Viernes Santo de 1998, que exige que no haya barreras entre los dos territorios. Está por ver si Johnson sigue adelante con esa estrategia, aunque esto dificultase sus vínculos con la nueva Administración estadounidense tras cuatro años de sintonía con Donald Trump. Por otro lado, hay dudas sobre si la marcha de Dominic Cummings, ideólogo de la campaña para sacar al Reino Unido de la UE, afectará a la postura negociadora del equipo de David Frost o si, como insiste el Gobierno británico, su ausencia será irrelevante. Un precipicio al final Las negociaciones se acercan peligrosamente al punto tras el que sería prácticamente imposible asegurar la ratificación del pacto antes del 31 de diciembre si realmente se llega a un acuerdo. En Londres, la ratificación parlamentaria del acuerdo de salida de la UE ya le generó más de un dolor de cabeza a la entonces primera ministra, Theresa May. Y, en Bruselas, el texto debe traducirse a todos los idiomas oficiales de la UE y las fechas en las que el Parlamento y el Consejo pueden reunirse para darle su visto bueno son mucho más limitadas: solo quedan dos Consejos Europeos programados y dos plenos de la Eurocámara antes de que se acabe el año, sin contar con posibles convocatorias extraordinarias.
14-11-2020 | Fuente: as.com
La fiesta del número 1
Exhibición de Dustin Johnson que lidera el Masters con cuatro golpes de ventaja a falta del recorrido final. Rahm es 7º a siete golpes del norteamericano.
13-11-2020 | Fuente: elpais.com
Gregory Credwson: del enigma de un sueño a la precisión de lo real
Dos exposiciones y un libro reúnen la última serie del artista norteamericano, 'An Eclipse of Moths', una empática y crítica reflexión sobre nuestra sociedad
11-11-2020 | Fuente: abc.es
«Gerrymandering», o cómo redibujar un distrito electoral para ganar votos en EE.UU.
La Cámara de Representantes, equivalente al Congreso de los Diputados en España, se encarga de redactar las leyes de EE.UU., pudiendo llegar a maniatar a presidentes en sus planes de gobierno. Entre sus funciones está la aprobación de los presupuestos. Dado que los miembros de la Camara se eligen por distritos en los diferentes estados, el diseño de estas demarcaciones es crucial en el resultado, lo que ha dado lugar a toda una «ingeniería» por parte de los políticos de uno u partido para tratar de que el mapa sea lo más favorable a sus intereses. La modificación de estos distritos con el fin de obtener una ventaja electoral es lo que se conoce como «gerrymandering». Algunos historiadores consideran que el primer intento de manipulación de este tipo se remonta a 1789, el año en que George Washington ganó las primeras elecciones de la historia de la nación norteamericana. Se dice que el que sería después el cuarto presidente de EE.UU, James Madison, tuvo un rival que diseñó un mapa de los distritos de Virginia a su antojo, Patrick Henry. Sin embargo, hay discrepancias sobre este hecho. De todas maneras, la palabra «gerrymandering» se atribuye a Elbridge Gerry, vicepresidente de la administración Madison. Un grupo de periodistas bautizó esta práctica, mezclando el apellido de este político y la palabra «salamander» (salamandra, en inglés), por la forma caprichosa del distrito electoral redibujado para alcanzar los electorados que interesaban al dirigente de turno. En 1812, año en el que era gobernador de Massachusetts, Gerry firmó una ley que permitía redibujar los distritos electorales de su estado. A lo largo de los años, la población de EE.UU. ha vivido muchos cambios demográficos. Ante eso, el «gerrymandering» ha sido y es una opción tentadora, tanto para demócratas como republicanos , para moldear distritos a su manera. Lo que genera polémica no es la potestad que tiene el poder legislativo para hacerlo, sino su uso arbitrario. Hay dos tipos de «gerrymandering» en la política estadounidense: la racial y la partidista. El primer tipo se suele utilizar con el fin de proteger a minorías étnicas, como permite la enmienda XV de la Constitución, ratificada en 1870, y la Ley sobre derecho de voto (« Voting Rights Act» ) de 1965. Sin embargo, los estados sureños han burlado la primera, hasta el punto de conseguir que el Tribunal Supremo no les haya exigido registrar a habitantes de colectivos raciales concretos para ejercer su derecho al voto. El «gerrymandering» político es más difícil de combatir. En este caso, hay estados que pueden decidir si aplicarlo o no. Los cambios demográficos suelen ser utilizados como excusa para rediseñar distritos electorales. Además, la línea entre ambos tipos de «gerrymandering» suele ser, a menudo, invisible, ya que los votos a un determinado partido están estrechamente relacionados con los de una minoría concreta. Por ejemplo, el electorado negro suelen ser un gran caladero de votos para los demócratas. Cambios que influyen en las elecciones de 2020 La asociación «The People» se encarga de combatir esta y cualquier otra forma de discriminación hacia colectivos determinados en la participación política. En una entrevista en NPR, la radio pública nacional de EE.UU., la directora de dicha organización, Katie Fahey, aseguraba que, en estados como Míchigan, Pensilvania, Florida, Ohio, Carolina del Norte y Wisconsin, el «gerrymandering» se ejecutó con éxito en 2010. Muchos de los legisladores que aplicaron la medida entonces no han permitido a algunos estados ahora, en las elecciones de 2020, tolerar de manera más abierta el voto por correo. Esta medida puede ser aplicada por diferentes estados cada década. Por tanto, este año es capital en el asunto. Aclarando que el «gerrymandering» es algo muy común en los dos partidos más votados de EE.UU., Fahey reconocía que los republicanos son más propensos a utilizarlo. De hecho, afirmaba que estos crearon hace diez años la «Project Red Map», una estrategia que buscaba que el rediseño de diversos distritos garantizase victorias a la formación que actualmente gobierna el país. Para ello, gastaron más dinero de lo normal en comicios para la Cámara de Representantes y el Senado, causa que facilitó que varios legisladores tuvieran más poder a la hora de configurar mapas electorales. Fahey, procedente de Míchigan, también aseguraba que las personas que han aplicado el «gerrymandering» en su estado son las mismas de hace 30 años. «Trabajan con lobistas pagados por el partido», puntualizaba la directora de «The People». Aunque haya estados como California que lo prohíben en su constitución, todavía el «gerrymandering» sigue siendo un obstáculo en gran parte de EE.UU. para que la representación parlamentaria refleje de manera realista los votos de distritos concretos.
10-11-2020 | Fuente: as.com
El Granca anuncia de nuevo la llegada de AJ Slaughter
El escolta norteamericano con pasaporte polaco ya fue descartado el pasado verano por problemas físicos. Su fichaje, a expensas del reconocimiento médico.