Infortelecom

Noticias de norteamerica

07-06-2020 | Fuente: abc.es
El falso racismo de la policía norteamericana
Los policías de Mineápolis que causaron la muerte de George Floyd merecen la más dura pena que la legislación local contemple para casos como el suyo. Pero es simplemente falso decir que la Policía en Estados Unidos tenga conductas racistas. Una afirmación así hay que sostenerla con datos, y las estadísticas dicen exactamente lo contrario. Y cuando hablamos de Policía recordemos que los uniformados que vemos en las televisiones no dependen del Gobierno norteamericano, sino de cada ayuntamiento o de cada Estado en el caso de la Guardia Nacional. El Gobierno de Trump no tiene competencia sobre ellos. En casi todas las ciudades más sacudidas por la violencia en los últimos días -Nueva York, Philadelphia, Mineápolis- los alcaldes demócratas y algunos gobernadores de su mismo partido han dejado a las turbas arrasar con todo. Aplican el principio de «dejad que los alborotadores quemen suficientes coches y rompan y saqueen escaparates para saciar su justa indignación». Hay muchos ejemplos, el más relevante puede ser el de esta semana en Nueva York, donde se permitió el asalto de casi todos los comercios de la parte baja de la Quinta Avenida, Times Square y Soho. El gobernador Cuomo decretó toque de queda a las 23,00 y después no lo aplicó. La Policía de Nueva York tiene 36.000 agentes. No se desplegó más que un pequeño número. Con una fuerza mayor, se podría haber sufrido muchos menos daños. Pero Cuomo y el alcalde Blasio no tenían la voluntad política de hacer frente a la anarquía que ha supuesto la ruina para muchos pequeños comerciantes. Como tampoco la tenía Jacob Frey, el alcalde demócrata de Mineápolis. El «Minneapolis Star Tribune» contaba el pasado martes la historia de Luis Tamay, emigrante ecuatoriano que abrió en la ciudad un restaurante ecuatoriano, «El Sabor Chuchi» en el que invirtió los ahorros de 17 años de trabajo. Cuando empezaron los disturbios Tamay hacía guardia por la noche en su local. Pero el 29 de mayo obedeció el toque de queda asumiendo que la Guardia Nacional mantendría el orden. Tamay vio en Facebook como ardía su restaurante. No tenía un seguro porque no se lo podía permitir. Estas víctimas son las que no salen en la televisión. Seguro que ciertos «intelectuales» no piensan en ellas cuando hablan de que los disturbios son el lenguaje persuasivo de aquellos a los que nadie escucha. Y buena parte de esa violencia se ha montado sobre la mentira del supuesto racismo de la policía norteamericana denunciado por el gobernador de Minnesota, Tim Walzl, (¿Lo adivinan? ¡Demócrata!) que habló del «racismo institucional» de la policía. Veamos los datos. Como explica Heather Mac Donald, profesora del Manhattan Institute («The Myth of Systemic Police Racism» WSJ. 03-06-2020) en 2019 agentes de policía mataron en todo el país a 1.004 personas de las que 235 eran negros. Menos de la cuarta parte. Esa proporción se mantiene desde 2015. Pero el 53 por ciento de los autores de homicidios identificados en el país eran negros, como lo eran el 60 por ciento de los autores de robos, pese a que sólo representan el 13 por ciento de la población, luego la proporción de los que murieron en enfrentamientos con la Policía es muy inferior a la de blancos, hispanos o asiáticos. Las estadísticas prueban que un agente de policía tiene dieciocho veces más posibilidades de morir asesinado por un ciudadano negro de las que tiene un negro desarmado de morir a manos de la Policía. La realidad es bastante simple y por eso no se quiere reconocer: la Policía norteamericana, que suele ser durísima en su actuación con sospechosos de cualquier raza, no es responsable de que los negros mueran por homicidio ocho veces más que la suma de blancos e hispanos. La única razón es la violencia criminal que la Policía combate.
06-06-2020 | Fuente: abc.es
Multitudinaria manifestación en Washington contra el racismo y contra Trump
Puño en alto, boca tapada para prevenir el contagio de coronavirus, una gigantesca multitud desciende este sábado sobre la Casa Blanca en varias manifestaciones que en principio se convocaron para repudiar el racismo, pero que han acabado siendo en realidad un clamoroso rechazo de la presidencia de Donald Trump, quien, ante la peor oleada de disturbios de la historia reciente de Estados Unidos, ha convertido la Casa Blanca y sus calles aledañas en una fortaleza rodeada de barricadas y protegida por cientos de antidisturbios y soldados. Miles de personas se han congregado ante la residencia presidencial. «George Floyd», gritaba esta tarde una multitud que se concentró en el Capitolio, repitiendo el nombre del hombre de raza negra que el 25 de mayo murió en Mineápolis bajo custodia policial, después de que un agente le hincara su rodilla sobre el cuello durante casi nueve minutos. «¡No puedo respirar!», decían después los manifestantes, repitiendo las últimas palabras de Floyd antes de desmayarse, grabadas en los móviles de varios testigos y difundidas después en redes sociales. Manifestantes en los alrededores de la Casa Blanca - DAVID ALANDETE Ha pasado ya una semana desde que comenzaran las concentraciones de protesta contra el racismo frente a la Casa Blanca, acompañadas de noches insomnes de saqueos, incendios y demás actos vandálicos. En estos días, el Ejército se ha desplegado en las calles de una capital bajo toque de queda, algo hasta ahora impensable. Vehículos militares bloquean los accesos a la Casa Blanca. Soldados uniformados vigilan las escaleras del monumento a Lincoln. Algunas noches, helicópteros de combate han dispersado a los manifestantes, volando tan bajo que hasta han quebrado ramas de árboles. Miles de personas ante la Casa Blanca - DAVID ALANDETE La militarización de su respuesta a los disturbios ha enfrentado a Trump a las autoridades de Washington, una ciudad que en realidad es un distrito federal y está bajo la supervisión directa del Gobierno central de la nación. La alcaldesa, la demócrata Muriel Bowser, afroamericana como muchos de los manifestantes, le ha exigido a Trump que ordene el repliegue de los soldados. Este se ha negado y ella ha respondido autorizando que en el asfalto de la Calle 16, que desemboca directamente en la columnata delantera de la Casa Blanca, se pinten unas gigantescas letras amarillas en las que se lee claramente: «Las vidas negras también importan». GALERÍA Vea la galería completa (9 imágenes) La decisión del presidente de involucrar al Pentágono y al Estado Mayor Conjunto en una operación antidisturbios en la capital del país le ha provocado también desavenencias con destacados miembros de su partido. Varios exministros, incluido su primer secretario de Defensa, James Mattis, y su segundo jefe de gabinete, John Kelly, ambos respetados generales del Marine Corps, le han criticado abiertamente, acusándole de falta de madurez y de dividir a la nación, en lugar de unirla. De forma similar se han manifestado la primera mujer de raza negra que fue jefa de la diplomacia norteamericana, Condoleezza Rice, y el anterior presidente republicano, George W. Bush. Manifestantes en las inmediaciones de la Casa Blanca - DAVID ALANDETE Símbolos nacionales Cuando cayó la tarde de este sábado, al menos seis marchas comenzaron a avanzar hacia la residencia del presidente desde diversos puntos de la capital, entre ellos los símbolos más importantes de la historia de este país, escenarios de la lucha por la igualdad racial: la Corte Suprema, que primero legitimó y después prohibió la segregación racial; el Capitolio, que aprobó la Ley de Derechos Civiles en 1964; el monumento a Lincoln, el presidente que ganó la guerra al sur confederado y esclavista. Y aunque en principio estas manifestaciones eran todas para condenar el racismo y pedir medidas para acabar con la brutalidad policial contra las personas de raza negra y otras minorías, pronto se han convertido en una condena integral a Trump. «Lleva años diciendo que quería construir un muro para que no entraran los inmigrantes, y cuatro años después lo único que ha construido es un muro alrededor de la Casa Blanca», decía a las puertas de esta Sarah Jones, una joven de 28 años de raza negra, camarera en paro por la pandemia, con una pancarta en la que se leía «Bunker Baby». Dos manifestantes en las inmediaciones de la Casa Blanca - DAVID ALANDETE Así, y con otras variantes con la palabra «bunker», llaman muchos de estos manifestantes a Trump porque el viernes pasado, durante la primera manifestación ante la Casa Blanca, el Servicio Secreto decidió bajarle a él y a su familia al famoso bunker en el que se refugió el vicepresidente Dick Cheney el 11 de septiembre de 2001 durante los atentados terroristas de Al Qaeda contra Nueva York y Washington. Visiblemente molesto, siempre preocupado por su imagen, Trump ha dicho después que sólo bajó al bunker «para inspeccionarlo». DAVID ALANDETE Su preocupación por mostrar fuerza y dureza llevó al presidente a dar un breve discurso a la nación el lunes en el que se proclamó «el presidente de la ley y el orden» para, acto seguido, hacer algo normalmente impensable: salir por las puertas delanteras de la Casa Blanca, cruzar la verja, y acercarse a una iglesia cuyos bajos había sido quemados el día antes. Para que pudiera dar ese breve paseo ?tres minutos como mucho? los antidisturbios cargaron contra los manifestantes, usando granadas aturdidoras, gas pimienta y pelotas de goma.
06-06-2020 | Fuente: abc.es
Francia teme la propagación de un movimiento anti racista nacional
El Gobierno francés está tomando medidas excepcionales para intentar «contener» la propagación de una ola de protestas que denuncian los comportamientos racistas y violentos entre las fuerzas de seguridad del Estado. Se trata de un movimiento específicamente francés, aparecido como respuesta de solidaridad con el movimiento norteamericano de protesta surgido tras la muerte de George Floyd. El martes pasado, más de 20.000 hombres y mujeres jóvenes participaron en una manifestación prohibida por el ministerio del Interior, en solidaridad con la familia de Adama Traoré, un joven francés, negro, de 24 años, muerto el 19 de julio de 2016, en la «banlieue», los suburbios de París, tras un altercado que lleva años suscitando mucha controversia. La manifestación terminó con estallidos de violencia suburbana. Durante los últimos tres días, sociólogos y analistas analizan los paralelismos y diferencias entre el gran movimiento surgido en los EE. UU. y los estallidos de violencia esporádica que se suceden en los suburbios de París, desde hace años. Estallidos de cólera La noche del viernes, volvieron a sucederse un rosario de manifestaciones de violencia contenida, en París, Burdeos, Nantes, Limoges, Poitiers, Marsella, Lille? La solidaridad inicial con la familia de Adama Traoré, pidiendo «justicia», se transformó rápidamente, en París, en estallidos inflamables de cólera y violencia «de baja intensidad» contra las fuerzas de seguridad del Estado. Alarmado, ante la propagación de las protestas, Christophe Castaner, ministro del Interior, miembro de la «guardia pretoriana» de Emmanuel Macron, ha decidido pedir la intervención de la justicia, con el fin de «investigar» la propagación de mensajes y comportamientos expresamente racistas entre grupos minoritarios de policías y gendarmes. Un vasto despliegue comercial Castaner ha prometido castigar con severidad los mensajes y comportamientos racistas o presumidamente xenófobos de algunos gendarmes y policías. Pero ese gesto político del ministerio del Interior no ha pacificado completamente a los convocantes de nuevas manifestaciones. A primera hora de la tarde del sábado, un impresionante despliegue de fuerzas de seguridad acordó los alrededores de la parisina Plaza de la Concordia y la Embajada de los EE. UU. donde habían sido convocadas varias manifestaciones de protesta. Un despliegue policial, semejante, evitó tensiones graves, la mañana del sábado, en Lyon, Burdeos, Nantes, Rennes, Marselle, Lille, donde se sucedieron manifestaciones algo más que simbólicas convocadas, la mayoría, por el colectivo «Afro Descendientes», integrado por franceses negros, hijos de inmigrantes africanos, o franceses nacidos en las antiguas colonias.
06-06-2020 | Fuente: abc.es
Francia anuncia la muerte del líder de Al Qaeda en el Magreb Islámico
La muerte de Abdelmalek Droukdal, jefe de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI), en Malí, marca un jalón importante en la Guerra del Sahel, pero hace más visible la propagación indefinida de un conflicto que enfrenta a cinco Estados: Mali, Níger, Mauritaria, Burkina Faso y Chad, apoyados por Francia y sus aliados, con una nebulosa cambiante de grupúsculos salafistas, practicando una «guerra santa» subversiva y mafiosa. Florence Parly, ministra francesa de la Defensa, se ocupó personalmente de la comunicación política de la muerte de Droukdal, ejecutado a tiros, en Malí, por un comando del ejército de tierra y varios helicópteros del arma aérea, que habría contado con información sensible compartida por los satélites militares franceses y norteamericanos. A juicio de Parly, la muerte de Droukdal es «un gran éxito» en la «lucha conjunta de Francia, sus aliados europeos y africanos por la paz y la estabilidad en la región». También explicó que el 19 de mayo tropas francesas habían capturado a Mohamed el Mrabat, veterano yihadista y uno de los responsables del Daesh en el Gran Sahara (EIGS), «la otra gran amenaza terrorista» en la zona. Droukdal pertenecía a una generación de yihadistas que comienzan a «jubilarse», muertos, asesinados, o sustituidos por nuevos líderes emergentes. Se trata de líderes mauritanos y argelinos curtidos en una guerra civil que se transformó en guerra santa islámica, en el desierto del Sahel durante los últimos veinte años. Droukdal se «educó» en los sucesivos grupúsculos salafistas partidarios de la guerra santa revolucionaria, que terminaría integrándose en la franquicia de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI). Durante la última década han aparecido otros grupúsculos salafistas, terroristas, yihadistas, en las fronteras de Mali, Burkina Faso y Níger, el «triángulo» más ensangrentado de la Guerra del Sahel, donde se cruzan bandas armadas de toda el África occidental. Siendo, siempre, la franquicia mayoritaria y más «influyente» en el Sahel, AQMI había perdido su liderazgo absoluto, y continúa en guerra con el Daesh en el Gran Sahara (EIGS), el segundo y más temible grupúsculo yihadista en África occidental. Presencia de Francia Eliminando físicamente a Abdelmalek Droukdal, Francia acelera un cambio generacional. Están desapareciendo los veteranos del yihadismo argelino y mauritano, con quienes intentaban negociar todos los gobiernos de África occidental, apoyados por Francia.Muerto Droukdal, AQMI sufre la pérdida de un líder histórico. Esa batalla perdida por la organización yijadista deja en suspenso la evolución de la crisis de fondo. La seguridad territorial y económica de Mali, Burkina Faso y Níger estaría amenazada gravemente sin la presencia militar de Francia en la región, donde tiene importantes intereses en minas de uranio, de rentabilidad comercial discutible pero de evidente importancia estratégica. Esos Estados habían intentado alguna forma de «negociación» con AQMI. Ahora, se abre un periodo de transición que el coronel Frédéric Barbry, portavoz del ejército francés, resume de este modo: «Hemos obtenido un gran triunfo contra AQMI, pero nuestro enemigo principal es hoy el Daesh en el Gran Sahara (EIGS), menos proclive a ninguna negociación. La eliminación de Droukdal es solo una parte, un capítulo, de una situación que tiene otros frentes, militares y diplomáticos. Podemos y debemos estar satisfechos de la operación contra Al Qaida en el Magreb Islámico, pero debemos relanzar la ?presión? contra el Daesh en el Gran Sahara».
05-06-2020 | Fuente: abc.es
Trump revela qué pensó cuando vio el vídeo de George Floyd
En una entrevista reciente a Newsmax TV, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha relatado qué pensó al ver el vídeo de George Floyd, cuya muerte ha desatado una gran oleada de protestas en el todo el país en los últimos días. En una entrevista realizada por el antiguo jefe de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, Trump ha relatado que fue algo que «nunca debió haber pasado. Fue terrible. Algo pasó en la cabeza de aquel policía y de los tres que se quedaron mirando.. Creo que no deben ponerse en la misma categoría pero, en cualquier caso, es una categoría muy mala. Y nada bueno va a salir de este asunto, es un asunto muy malo, sin duda». Trump añadía poco después que ya no creía que tuviera que usar a las tropas estadounidenses para contrarrestar las protestas internas provocadas por la muerte de Floyd.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">&quot;It was a terrible thing, it should never have happened,&quot; President Trump reacts to the video of <a href="https://twitter.com/hashtag/GeorgeFloyd?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#GeorgeFloyd</a>, &quot;nothing good comes out of that&quot; <a href="https://twitter.com/POTUS?ref_src=twsrc%5Etfw">@POTUS</a> <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump?ref_src=twsrc%5Etfw">@realDonaldTrump</a> on <a href="https://twitter.com/newsmax?ref_src=twsrc%5Etfw">@newsmax</a> <a href="https://t.co/Lt3QA9zXKG">pic.twitter.com/Lt3QA9zXKG</a></p>&mdash; Sean Spicer (@seanspicer) <a href="https://twitter.com/seanspicer/status/1268307122854465536?ref_src=twsrc%5Etfw">June 3, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Por otra parte, la red social Twitter ha eliminado un vídeo divulgado por la campaña para la reelección de Trump por un problema de derechos de autor, en pleno pulso entre el mandatario norteamericano y la firma dirigida por Jack Dorsey. La cuenta @TeamTrump difundió un vídeo de casi cuatro minutos en el que, con la voz de Trump, muestra imágenes de duelo y protestas tras la muerte del joven afroamericano George Floyd a manos de la Policía y las contrapone con otras escenas de disturbios. El presidente ha amenazado con endurecer las restricciones a las redes sociales e incluso «cerrarlas» después de que esta semana Twitter incluyese avisos por posible exaltación de la violencia en uno de sus mensajes, también relativo a las protestas por la muerte de Floyd.
05-06-2020 | Fuente: abc.es
La cabaña del tío Tom
En «La cabaña del tío Tom», la novela «best seller» del siglo XIX en Estados Unidos publicada poco antes de la guerra civil, uno de los personajes blancos afirma en el barco que lleva al protagonista negro hacia el sur: «La parte más espantosa de la esclavitud es, en mi opinión, su atrocidad ante los sentimientos y el afecto: la separación de las familias, por ejemplo». La autora, Harriet Beecher Stowe, no podía siquiera imaginar que, 250 años después, la lacra de la destrucción de las familias llevada a cabo por la esclavitud ?maridos separados de sus mujeres quizá por tener dueños distintos, hijos separados de las madres para convertirse en sirvientes de los del propietario?, iba a mantenerse tan viva en la comunidad afroamericana, como un estigma que a veces parece una maldición. La realidad sociológica de la segregación de la comunidad negra en Estados Unidos se impone sobre cualquier estereotipo. Los esclavos traídos de África fueron los primeros, después de los ingleses, en ocupar Norteamérica. Y sin embargo los recientes inmigrantes hispanos y asiáticos les llevan mucha delantera en materia de integración. El problema racial salta a la vista muy pronto cuando se vive en EE.UU. Los matrimonios mixtos, las parejas de blanco y negro, tan habituales en Hollywood o en los informativos de la televisión, no existen. Forzar esas uniones sería además violentar la realidad y la libertad personal. El problema de rechazo por el color de la piel es grave. Pero más grave aún es el alto índice de divorcios entre los propios afroamericanos. El varón rompe con su mujer, los hijos crecen solo con el cariño materno en el núcleo familiar, pero sin el ejemplo paterno. Hay un déficit de sentido de la autoridad, y en ?el caso de los hijos varones? también de modelo. El conflicto racial en Estados Unidos, en particular el que se refiere a la comunidad negra, es complejo, pero solo una política de fomento de la unidad familiar ?con medidas económicas y educativas para empezar? puede sentar las bases para que se supere con el paso del tiempo.
05-06-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. aumenta la presión contra el régimen cubano estrangulando más sus remesas de dinero
En coincidencia con el cumpleaños de Raúl Castro, que este miércoles alcanzó los 89 años, Estados Unidos aumentaba la presión contra el Gobierno cubano anunciado nuevas sanciones contra siete empresas controladas por militares. «Estas siete subentidades benefician desproporcionadamente a la dictadura de Castro, un régimen que utiliza las ganancias de estos negocios para oprimir al pueblo cubano y financiar su interferencia en Venezuela, a expensas del pueblo cubano y de la empresa privada en Cuba», argumentó a través de un comunicado el secretario de Estado, Mike Pompeo. Entre las empresas incluidas en esta «lista negra», creada por el presidente Donald Trump en 2018, se encuentra la entidad financiera Fincimex (Financiera Cimex, S.A.). Constituida como sociedad financiera en 1984 en Panamá, el Banco Central de Cuba le otorgó a finales de los años 90 la licencia para gestionar y administrar las remesas de ayuda familiar desde el extranjero hacia la isla. Las sanciones impuestas ahora por EE.UU. le prohíben a esta sociedad hacer negocios con empresas estadounidenses, entre las que se incluye la entidad Western Union, el mayor operador de los aproximadamente 3.500 millones de dólares que llegan en forma de remesas a la isla cada año, donde hay 420 sucursales de la empresa estadounidense. Estas sanciones suponen un duro golpe a Cuba pues de EE.UU. procede el 90% de las remesas que recibe el país. Según un informe de la consultora The Havana Consulting Group (THCG), con sede en Miami, en la última década la isla habría recibido 29.000 millones de dólares procedentes de EE.UU.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Today, we add seven new subentities to the Cuba Restricted List. We will continue to stop the flow of money into the pockets of those who oppress the Cuban people. 61 years of oppression and dictatorship are enough. To the Cuban people: you deserve better and we stand with you.</p>&mdash; Secretary Pompeo (@SecPompeo) <a href="https://twitter.com/SecPompeo/status/1268291482835980288?ref_src=twsrc%5Etfw">June 3, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Las remesas se han convertido en uno de los objetivos del Gobierno de Trump para aumentar la presión sobre el régimen cubano. Ya el pasado mes de octubre la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro implementó una serie de medidas que restrigían los envíos de remesas, limitando a 1.000 dólares por trimestre los envíos que un remitente podía hacer a un ciudadano cubano en la isla. Algo que afectó Western Union, que en febrero anunció que dejaba de operar en todo el mundo, excepto en EE.UU. De esta manera se suspendían las remesas desde terceros países. «La incorporación de la institución financiera Fincimex a la Lista de entidades restringidas de Cuba ayudará a abordar los intentos del régimen por controlar el flujo de divisas que pertenece al pueblo cubano. La gente debería tener la libertad de decidir qué hacer con su propio dinero», subraya Pompeo en el comunicado. Estas sanciones contra Fincimex se producen una semana después de que el Banco Central de Cuba permitiera a los no residentes en la isla la posibilidad de abrir cuentas en dólares en bancos de Cuba. Una medida «desesperada» del Gobierno cubano «para captar divisas en un momento en el que evidentemente se ha producido un derrumbe del sector externo y los motores de la economía que proceden del exterior están paralizados, explicaba entonces el economista cubano Elías Amor al medio «14ymedio». Fincimex pertenece al Grupo de Administración Empresarial S. A. (GAESA), un consorcio económico que está controlado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y que actualmente está dirigido por el general Alberto Rodríguez López Callejas, exyerno de Raúl Castro. Además de a Western Union, las sanciones también afectarán a todas aquellas empresas que utilicen la tarjeta AIS, creadas por Fincimex, entre ellas la plataforma Airbnb, pues la mayoría de los dueños de casas de hospedaje en Cuba emplean dichas tarjetas como forma de cobro. Sector turístico Las otras seis empresas sancionadas por el Departamento de Estado también están en manos de militares. Se trata de tres hoteles (Marqués de Cárdenas de Montehermoso y el Regis, ambos en La Habana; y Playa Paraíso, en Ciego de Ávila), dos centros de buceo en Varadero, administrados por el grupo Gaviota; y un parque marino para turistas, el Delfinario Cayo Naranjo, en Rafael Freyre (Holguín), según informa CiberCuba. «La mayor parte de la industria turística de Cuba es propiedad del Ejército cubano y está dirigida por este. Instamos a cualquiera que visite la isla a ser un consumidor responsable y evitar proporcionar fondos adicionales al régimen represivo y abusivo de Castro», indica Pompeo en el comunicado, y a continuación insta a que «los visitantes a Cuba apoyen a los pequeños empresarios cubanos que luchan por tener éxito a pesar de las fuertes restricciones impuestas por el régimen». El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, contestó a estas nueva tanda de sanciones horas después de hacerse públicas a través de su cuenta de Twitter: «El gobierno imperial aplica nuevas sanciones que afectan al pueblo cubano, mientras que el pueblo norteamericano es duramente azotado por la pandemia y la escalada racista. Que gobierno tan inmoral, prepotente y perverso. Aquí no se rinde nadie».objetivo de Washington es "distraer la atención de la opinión pública al criminalizar la actividad económica entre países soberanos como Cuba y Venezuela", "en medio de la crisis humanitaria de la COVID-19 y de revueltas a lo largo de todo su territorio nacional" por la muerte del afroamericano George Floyd. También lo hizo el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, que a través de un comunicado rechazó enérgicamente las sanciones, que calificó como «la nueva agresión del Gobierno supremacista de Donald Trump contra la República de Cuba». Para Arreaza, el objetivo de Washington con estas nuevas medidas es el de «distraer la atención de la opinión pública al criminalizar la actividad económica entre países soberanos como Cuba y Venezuela», «en medio de la crisis humanitaria de la Covid-19 y de revueltas a lo largo de todo su territorio nacional», dijo en referencia a la muerte del afroamericano George Floyd.
04-06-2020 | Fuente: abc.es
Un examen médico descarta que Trump sufra efectos secundarios de la hidroxicloroquina, aunque avisa de su sobrepeso
El presidente de EE.UU., Donald Trump, no ha sufrido efectos secundarios inmediatos del consumo de hidroxicloroquina, un fármaco utilizado habitualmente contra la malaria y al que el mandatario norteamericano recurrió como medida de prevención frente al coronavirus, a pesar de la falta de indicios, según los últimos exámenes médicos.  La Casa Blanca divulgó el miércoles los resultados de estos análisis, realizados entre noviembre de 2019 y abril de 2020, y en los que se demuestra que el presidente «sigue estando sano», según el informe firmado por el médico personal, Sean Conley, y recogido por medios locales. Los niveles de azúcar en sangre, colesterol y presión arterial están dentro de los rangos considerados normales, si bien Trump ha ganado medio kilo y ronda ya los 110,5. Dado que mide 1,90 metros, el presidente tiene un índice de masa corporal de 30,49 , superior al umbral de 30 en el que los expertos establecen la obesidad clínica. Precisamente la obesidad del presidente fue utilizada como argumento por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi , para advertirle recientemente de los riesgos del consumo de hidroxicloroquina. Sin embargo, el inquilino de la Casa Blanca completó sus dos semanas de medicación «de forma segura y sin efectos secundarios», en palabras de su médico.
03-06-2020 | Fuente: abc.es
Maduro cambia casa por cárcel al tío del presidente interino Juan Guaidó
El mismo presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, confirmó anoche que su tío Juan José Márquez fue trasladado a su residencia desde la cárcel de la División de Contrainteligencia Militar (DGCIM) por orden del régimen de Nicolás Maduro sin dar detalles de la repentina decisión chavista. En su cuenta de Twitter, el también presidente de la Asamblea Nacional al que reconocen 60 países, notificó: «El mismo día que allanan a los padres del Procurador José Ignacio Hernández y la vivienda de Ricardo Villasmil, cambian el lugar de secuestro de mi tío Juan Márquez, a su casa La dictadura sigue usando presos políticos para atemorizar y confundir. Seguiremos hasta ver libre a Venezuela». El piloto Juan José Márquez fue detenido el 12 de febrero por el régimen de Maduro o «secuestrado», como lo califica su sobrino el presidente Guaidó, en el momento en que regresaban juntos a Caracas en el aeropuerto internacional de Maiquetía hace cuatro meses después de una larga gira internacional por norteamérica y Europa. En su programa de televisión «Con el mazo», Diosdado Cabello afirmó que Márquez trasladaba «explosivos químicos» y chaleco antibalas en su equipaje, lo que ha sido rechazado y calificado como falso por el gobierno interino. Guaidó mencionó en su mensaje la política intimidatoria y persecutoria del régimen de Maduro, que mientras liberan de manera condicional a su tío revisan para amedrentar a su equipo las viviendas del Procurador Hernández y de Ricardo Villasmil, nombrado presidente en funciones del Banco Central de Venezuela. «Allanan la residencia de quienes han evitado que sigan robando al país y arremeten contra sus padres, personas de la tercera edad. Saben que José Ignacio no está en Venezuela hace mucho. Ya dictadura no se les puede decir, ni mafia. Es terror lo que pretenden. Son terroristas», dijo Guaidó. Pacto entre Maduro y Guaidó por el Covid-19 La liberación del tío de Guaidó también coincide con el polémico pacto que ambos gobiernos, el de Guaidó y de Maduro, acordaron para que la Organización Panamericana de Salud (OPS) pudiera gestionar directamente la ayuda humanitaria y sanitaria para atender la emergencia de los venezolanos ahora que se recrudece la expansión del coronavirus en el país y que ha subido a 1.800 casos positivos. Ante la controversia surgida Guaidó respondió que su política es «salvar la vida de los venezolanos». El Gobierno de Washington también avaló el acuerdo bilateral. La Embajada Virtual de los EE.UU. en Caracas escribió en su cuenta de Twitter: «Gobierno Interino de Juan Guaidó firmó acuerdo con la OPS de asociación coordinada con el régimen para enfrentar el #COVID19, priorizando necesidades urgentes de atención médica de venezolanos. Es un paso importante, pero solo transición democrática salvará Venezuela de catástrofe».
03-06-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. competirá con elReino Unido para atraer a los emprendedores de Hong Kong
Estados Unidos se plantea conceder visados de entrada a determinados ciudadanos de Hong Kong tras la imposición de la nueva ley de seguridad de China sobre la antigua colonia británica, según anunció el jefe diplomático norteamericano, Mike Pompeo. En una conferencia organizada por el «think tank» American Enterprise Institute, a Pompeo se le preguntó si se planteaba conceder visados a emprendedores de Hong Kong. «Lo estamos considerando, pero aun no sé exactamente qué decisión tomaremos», dijo Pompeo. Esas declaraciones fueron publicadas el lunes. El líder de la mayoría republicana en del Senado, Mitch McConnell, también dijo el lunes que espera que la Administración Trump anuncie pronto represalias específicas contra Pekín por cercenar las libertades individuales en Hong Kong. McConnell recomendó.. Ver Más
...
6
...