Infortelecom

Noticias de norteamerica

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Rusia, dispuesta a no ceder en su apoyo a Assad
A pocas horas de la primera visita a Moscú en calidad de secretario de Estado norteamericano de Rex Tillerson, Rusia ha querido dejar claro que no cederá en su apoyo al dictador sirio, Bashar al Assad. Este posicionamiento se recogió primero en una nota de prensa del Ministerio de Exteriores ruso difundida este martes, todo un manifiesto de lo que para el Kremlin constituyen hoy día las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. Después, el propio presidente ruso, Vladimir Putin, alertó de que se preparan nuevas «provocaciones» sobre ataques químicos en Siria para culpar al régimen de Assad. «Es evidente que las relaciones ruso-americanas padecen su momento más complicado desde el final de la Guerra Fría», afirma el Departamento de Prensa de Exteriores ruso al comienzo de su comunicado. Al mismo tiempo, la cancillería rusa advierte que mantendrá su actual política internacional, incluida su ayuda al régimen de Assad. «Rusia no va a renunciar a sus legítimos intereses y solo aceptará cooperar de igual a igual», se asegura en el texto. Por su parte, Vladímir Putin aseguró: «Tenemos información de diferentes fuentes de que similares provocaciones, y no las puedo llamar de otra forma, se preparan en otras regiones de Siria, incluido las afueras al sur de Damasco», dijo tras reunirse con el presidente italiano, Sergio Mattarella. Poco antes de que Tillerson aterrice en Moscú, respondió así a una pregunta sobre si cree que Estados Unidos se dispone a lanzar un nuevo ataque contra Siria, informa Efe. «Se proponen colocar algún tipo de sustancia y culpar de su uso a las autoridades sirias», agregó el presidente ruso, citando a sus servicios de inteligencia. Al respecto, el Estado Mayor ruso informó de que los terroristas están transportando sustancias tóxicas a la zona de Guta Oriental, el oeste de Alepo y Jan Shijún, donde el pasado 4 de abril tuvo lugar el presunto ataque químico que causó cerca de cien muertos. El titular de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha dicho que pedirán «explicaciones» a Tillerson por el ataque lanzado el pasado viernes contra la base aérea siria de Al Shairat, en la provincia de Homs. Esta acción fue calificada por el presidente Vladímir Putin de «agresión contra un Estado soberano (..) con pretextos inventados». Moscú insiste en que Siria no empleó armas químicas la semana pasada en Jan Sheijun, en donde murieron 86 personas. «Occidente ha culpado sin pruebas del ataque a las autoridades de Siria, pese a que en la zona operan combatientes del Frente al Nusra, responsables de la fabricación de bombas cargadas con sustancias venenosas», subraya Moscú. Tillerson, sin embargo, llega a Moscú con el mandato del G7 de disuadir a las autoridades rusas de que dejen de apoyar a Assad y de transmitir que gran parte de la culpa de que su Ejército disponga de armas químicas la tiene Rusia por no haber verificado adecuadamente su destrucción. Objetivo, restablecer los lazos bilaterales En su comunicado, el Ministerio de Exteriores ruso sugiere que lo prioritario ahora es centrarse en restablecer las deterioradas relaciones bilaterales y dar prioridad a las cuestiones en donde las dos partes coinciden, por ejemplo, «la lucha contra el terrorismo, la no proliferación de armas de destrucción masiva y la solución de conflictos regionales». «Confiamos en que haya unas negociaciones productivas. Esto es importante no solo para el futuro desarrollo de nuestra cooperación bilateral, sino para la situación general a nivel internacional», sostiene la Cancillería rusa. Según su opinión, "«os intentos de la élite estadounidense de culpar a Rusia de todo son una hipocresía. No fuimos nosotros los que provocamos la revuelta anticonstitucional en Ucrania, ni tampoco prendimos la hoguera de la llamada primavera árabe». «Quisiéramos entender durante las conversaciones -con Tillerson- si Estados Unidos es consciente de la necesidad de normalizar las relaciones bilaterales. Creemos que la actual parálisis es inaceptable teniendo en cuenta la responsabilidad de nuestros países en la seguridad mundial», prosigue la nota. En un principio, Tillerson debería haber sido recibido, no sólo por Lavrov, sino también por Putin. Luego se anunció que el encuentro con el presidente ruso no estaba previsto, pero este martes, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha dejado caer que es posible que Putin termine recibiéndole. De ser así, la entrevista tendría lugar mañana. También mañana se celebrará el encuentro del secretario de Estado norteamericano con el ministro de Exteriores ruso.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Kremlin desoye el ultimátum de EE.UU. y mantiene el apoyo a Bashar al Assad
Ante la primera visita a Moscú en calidad de secretario de Estado norteamericano de Rex Tillerson, Rusia ha querido dejar claro que no cederá en su apoyo al líder sirio, Bashar al Assad. Una nota del Ministerio de Exteriores ruso difundida poco antes de la llegada de Tillerson, que es todo un manifiesto de lo que para el Kremlin constituyen hoy día las relaciones entre Estados Unidos y Rusia y de cómo deberían desarrollarse en el futuro. «Es evidente que las relaciones ruso-norteamericanas están en su peor momento desde el final de la Guerra Fría», afirma el comunicado. Al mismo tiempo, la Cancillería advierte de que mantendrá su actual política internacional, incluida su ayuda al régimen de Assad. «Rusia no va a renunciar a sus legítimos intereses y sólo aceptará cooperar de igual a igual», asegura. El Kremlin sale así al paso del ultimátum lanzado ayer por Tillerson cuando, poco antes de su llegada a Moscú, afirmó que Rusia debe elegir entre mantener su alianza con Damasco o «unirse a EE.UU. y otros países occidentales y de Oriente Próximo para resolver la crisis de Siria». Pero Moscú no dio ayer el menor signo de ceder. Es más, el titular de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha dicho que pedirán «explicaciones» a Tillerson por el bombardeo del pasado viernes contra la base aérea siria de Al Shairat en represalia por el ataque químico de Al Assad. «Sin pruebas» «Occidente ha culpado sin pruebas del ataque a las autoridades de Siria, pese a que en la zona operan combatientes del Frente al Nusra (filial de Al Qaida), responsables de la fabricación de bombas cargadas con sustancias venenosas», subraya Moscú, sugiriendo que lo que mató a los civiles en Jan Sheijun (Idlib) fueron armas químicas que tenían los yihadistas. Tras reunirse ayer en el Kremlin con su homólogo italiano, Sergio Mattarella, Putin afirmó en la rueda de prensa conjunta, cuando hacía referencia a posibles ataques químicos de los rebeldes, que «tenemos información de diferentes fuentes de que similares provocaciones se preparan en otras regiones de Siria, incluidos los suburbios del sur de Damasco». «Se proponen colocar algún tipo de sustancia y culpar de su empleo a las autoridades sirias», dijo el presidente ruso. La portavoz de Exteriores, María Zajárova, informó ayer de que los jefes de las diplomacias de Rusia, Irán y Siria mantendrán un encuentro en Moscú a partir del viernes para coordinar una respuesta a las acusaciones de Occidente sobre la utilización de armas químicas. El jefe del Kremlin y su homólogo iraní, Hassán Rohaní, condenaron el fin de semana el bombardeo estadounidense y abogaron por llevar a cabo una investigación para esclarecer qué pasó en Idlib. Pero Tillerson llegó ayer a Moscú a media tarde con el claro propósito de disuadir a las autoridades rusas de que dejen de apoyar a Al Assad y el mensaje de que gran parte de la culpa de que Damasco disponga de armas químicas la tiene Rusia por no haber verificado adecuadamente su destrucción en el pasado. Puntos en común El Ministerio de Exteriores ruso sugiere que lo prioritario ahora es centrarse en restablecer las deterioradas relaciones bilaterales y dar prioridad a las cuestiones en las que las dos partes coinciden, por ejemplo, «la lucha contra el terrorismo, la no proliferación de armas de destrucción masiva y la solución de conflictos regionales». Además de Siria, se hablará en particular de países como Irak, Afganistán y Libia. «Confiamos en que haya unas negociaciones productivas. Esto es importante no solo para el futuro desarrollo de nuestra cooperación bilateral, sino para la situación general a nivel internacional», sostiene la Cancillería. En su opinión, «los intentos de la élite estadounidense de culpar a Rusia de todo son una hipocresía. No fuimos nosotros los que provocamos la revuelta anticonstitucional en Ucrania, ni tampoco prendimos la hoguera de la llamada primavera árabe», subraya acumulando reproches contra Barack Obama. «Nos gustaría saber durante las conversaciones -con Tillerson- si EE.UU. es consciente de la necesidad de normalizar las relaciones bilaterales. La actual parálisis es inaceptable teniendo en cuenta la responsabilidad de nuestros países en la seguridad mundial», prosigue la nota. En principio, Tillerson debería haber sido recibido no sólo por Lavrov, sino también por Putin. Luego se anunció que el encuentro con el presidente ruso no estaba previsto, pero ayer, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dejó caer que es posible que este termine recibiéndole. Pero el interlocutor principal del secretario de Estado en Moscú será su homólogo ruso, con quien se reunió por primera vez el pasado 16 de febrero en Bonn.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El G7 rechaza más sanciones contra Siria y pide una salida política para el conflicto
No hay solución militar para Siria. Se debe encontrar una salida política que implique a Rusia y expulse a Al Assad del poder. Esta es la conclusión de los ministros de Exteriores del G7, los siete países más industrializados reunidos en Lucca: Estados Unidos, Canadá, Francia, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia. «Está claro para todos nosotros que el reinado de Al Assad está llegando a su fin». Así se expresó el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, tras el encuentro de los ministros de Exteriores del G7, en el que ayer participaron también los jefes de la diplomacia de Turquía, Emiratos Árabes, Jordania, Qatar y Arabia Saudí. Los aliados europeos cerraron filas con EE.UU. en su apoyo al bombardeo norteamericano contra la base siria de Al-Shayrat, en respuesta al ataque químico del régimen de Damasco. Pero desde el G7 no han salido amenazas ni nuevas sanciones al Kremlin, como pedía a gritos el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson. Frente al llamamiento británico, Alemania e Italia consideraron que no sería prudente aprobar un nuevo castigo que pondría a Rusia contra las cuerdas antes incluso de la visita de Tillerson a Moscú. El jefe de la diplomacia italiana, Angelino Alfano, subrayó la necesidad de tender la mano a Moscú: «No se puede aislar a Rusia, sino que debe participar en el proceso de transición política. Todos pensamos lo mismo», dijo Alfano. Eso sí, sobre la salida del poder de Al Assad, el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Marc Ayrault, fue muy claro: «No puede haber una solución para Siria con Al Assad en el poder», aunque añadió que conviene contar con la colaboración de Rusia para «poner fin a esta tragedia que ha causado tantos muertos, dolor y refugiados». Elecciones En definitiva, los estados del G7, los países del Golfo y Turquía concluyen por «consenso» que la única solución al conflicto es política. El anfitrión de la reunión, Angelino Alfano, ha explicado que «con la colaboración de Rusia se debería iniciar un proceso político en Siria basado en una nueva Constitución que permita la celebración de elecciones». Ahora, como subrayó Rex Tillerson, «los rusos deben decidir con quién desean estar». Flotando en el aire queda el interrogante de si Estados Unidos lanzará nuevos ataques contra el régimen de Bashar al Assad. En rueda de prensa, el ministro italiano aseguró que «en la voluntad de todos los aliados está iniciar un proceso político y no militar». El ministro alemán, Sigmar Gabriel, llegó incluso a elogiar a Tillerson, por su «posición realista y clara» a favor de una vía no violenta. Por último, los aliados hicieron un llamamiento para que se reanude de inmediato el diálogo entre israelíes y palestinos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El portavoz de la Casa Blanca pide perdón tras afirmar que «ni siquiera Hitler usó armas químicas»
El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha pedido perdón tras declarar, sobre el el supuesto uso de gases tóxicos por parte del régimen de Bashar al Assad, que «ni siquiera Hitler se rebajó a usar armas químicas», en una polémica comparación que luego ha tratado de enmendar. En una entrevista concedida a la cadena estadounidense CNN, Spicer ha explicado que con esta afirmación quería subrayar los «atroces actos» que Al Assad «llevó a cabo contra su propio pueblo la semana pasada utilizando armas químicas y gases». «Francamente, por error hice una referencia inapropiada e insensible al Holocausto, con el que no cabe comparación», ha agregado. «Por eso me disculpo. Fue un error hacer esa referencia», ha apuntado. Spicer, que ha asegurado ser «consciente» de las cámaras de gas que se utilizaron durante el Holocausto, en el que más de seis millones de judíos fueron exterminados, ha advertido que debería haberse enfocado en Al Assad en sus declaraciones, y ha pedido a la gente que le perdone por este «error». «Soy consciente de que he cometido un error y no quería ser una distracción para la agenda del presidente», ha explicado el portavoz de la Casa Blanca. Spicer se ha referido en la rueda de prensa de este martes al ataque cometido el 4 de abril en la localidad de Jan Sheijun, en la región siria de Idlib. Perdieron la vida alrededor de un centenar de personas y, para Washington, el régimen de Al Assad es el único responsable posible. «No usamos armas químicas en la Segunda Guerra Mundial», ha esgrimido Spicer, que ha aprovechado también para criticar el apoyo que Moscú sigue brindándole a Damasco. «Alguien tan despreciable como Hitler ni siquiera se rebajó a usar armas químicas», ha añadido a continuación. El portavoz ha tenido la oportunidad de matizar esta declaración al ser preguntado de nuevo sobre el tema: «Creo que en lo referente al gas sarín, no había, (Hitler) no lo utilizaba sobre su propio pueblo de la misma forma en que hace Al Assad», ha dicho Spicer entre titubeos. Los medios norteamericanos se han apresurado a sacar todo tipo de informaciones de análisis que contradicen la versión de Spicer. El portal 'Politico' ha recordado que, precisamente durante el Holocausto, Hitler se sirvió de distintos productos tóxicos para aniquilar a los judíos y que el gas sarín fue utilizado como arma por primera vez por científicos nazis en 1938. Enfado de Israel El ministro de Transportes de Israel, Israel Katz, ha pedido al portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, que «se disculpe o dimita» después de decir que «ni siquiera Hitler se rebajó a usar armas químicas», en una polémica comparación que luego ha tratado de enmendar. Katz ha afirmado que las declaraciones de Spicer son «graves» e «indignantes», resaltando que «hay una obligación moral que precede a las políticas diplomáticas», según ha informado el diario israelí 'The Jerusalem Post'. Por su parte, el presidente del comité parlamentario sobre relaciones entre Israel y Estados Unidos, Nachman Shai, ha tildado de «ignorantes» las declaraciones, pidiendo al presidente del país norteamericano, Donald Trump, que renuncie a ellas. «La Casa Blanca necesita urgentemente un profesor de Historia», ha manifestado, subrayando que «la ignorancia no es aceptable« y agregando que «Hitler usó armas químicas de destrucción masiva a una escala que no se había visto ni hasta entonces, ni desde entonces«. «Este es el segundo fallo reciente de la Casa Blanca respecto a la mayor tragedia sufrida por el pueblo judío, y tuvo lugar en el siglo XX«, ha remachado, en referencia al comunicado de la Presidencia estadounidense en el Día del Holocausto, en el que los judíos no fueron mencionados como víctimas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El G7 rechaza más sanciones contra Rusia y pide una salida política para el conflicto
No hay solución militar para Siria. Se debe encontrar una salida política que implique a Rusia y expulse a Al Assad del poder. Esta es la conclusión de los ministros de Exteriores del G7, los siete países más industrializados reunidos en Lucca: Estados Unidos, Canadá, Francia, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia. «Está claro para todos nosotros que el reinado de Al Assad está llegando a su fin». Así se expresó el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, tras el encuentro de los ministros de Exteriores del G7, en el que ayer participaron también los jefes de la diplomacia de Turquía, Emiratos Árabes, Jordania, Qatar y Arabia Saudí. Los aliados europeos cerraron filas con EE.UU. en su apoyo al bombardeo norteamericano contra la base siria de Al-Shayrat, en respuesta al ataque químico del régimen de Damasco. Pero desde el G7 no han salido amenazas ni nuevas sanciones al Kremlin, como pedía a gritos el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson. Frente al llamamiento británico, Alemania e Italia consideraron que no sería prudente aprobar un nuevo castigo que pondría a Rusia contra las cuerdas antes incluso de la visita de Tillerson a Moscú. El jefe de la diplomacia italiana, Angelino Alfano, subrayó la necesidad de tender la mano a Moscú: «No se puede aislar a Rusia, sino que debe participar en el proceso de transición política. Todos pensamos lo mismo», dijo Alfano. Eso sí, sobre la salida del poder de Al Assad, el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Marc Ayrault, fue muy claro: «No puede haber una solución para Siria con Al Assad en el poder», aunque añadió que conviene contar con la colaboración de Rusia para «poner fin a esta tragedia que ha causado tantos muertos, dolor y refugiados». Elecciones En definitiva, los estados del G7, los países del Golfo y Turquía concluyen por «consenso» que la única solución al conflicto es política. El anfitrión de la reunión, Angelino Alfano, ha explicado que «con la colaboración de Rusia se debería iniciar un proceso político en Siria basado en una nueva Constitución que permita la celebración de elecciones». Ahora, como subrayó Rex Tillerson, «los rusos deben decidir con quién desean estar». Flotando en el aire queda el interrogante de si Estados Unidos lanzará nuevos ataques contra el régimen de Bashar al Assad. En rueda de prensa, el ministro italiano aseguró que «en la voluntad de todos los aliados está iniciar un proceso político y no militar». El ministro alemán, Sigmar Gabriel, llegó incluso a elogiar a Tillerson, por su «posición realista y clara» a favor de una vía no violenta. Por último, los aliados hicieron un llamamiento para que se reanude de inmediato el diálogo entre israelíes y palestinos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El terror fundamentalista cambia de táctica y de objetivo
El atentado contra el autobús del equipo alemán de fútbol del Borussia Dortmund confirma la proliferación de un yihadismo «low cost», llevado a cabo por terroristas del tipo «lobo solitario» más o menos improvisados, pero con características particulares en el último atentado. En este caso, el terrorista no ha acudido al atentado suicida ni al atropello masivo. Ha optado por un método relativamente novedoso: el artefacto explosivo camuflado, listo para estallar al paso de un vehículo. Una táctica empleada muy frecuentemente en la guerra en Irak, sobre todo contra el Ejército norteamericano tras la invasión, pero no en los atentados de Europa. Por otro lado, los ataques llevados a cabo hasta ahora han sido indiscriminados y con el único objetivo de matar al mayor número posible de personas. Esta vez han ido a por unos futbolistas y en una de las cartas de reivindicación se amenazaba con más ataques contra deportistas o «famosos». En París los yihadistas ya intentaron atacar el estadio de Saint Denis, durante un partido de fútbol al que asistía el presidente Hollande. Pero también en aquel caso se trataba de un atentado indiscriminado. Países con mayor población musulmana Desde Alemania (segundo país con mayor número de musulmanes en Europa), los especialistas locales están intercambiando información y experiencias con los investigadores de Francia (país con mayor número de musulmanes en el Viejo Continente), intentando afrontar juntos unos desafíos siempre más inquietantes. Los primeros indicios encontrados en Alemania, tras el atentado contra el autobús del Borussia Dortmund, tienen similitudes y novedades con respecto al «modelo francés» de yihadismo criminal. Las cartas descubiertas en las inmediaciones del atentado, «exigiendo» que Alemania retire las unidades de su arma aérea que realizan operaciones en los frentes sirio e iraquí sugieren una relación directa entre el comando o el «lobo solitario» instalados en Alemania, y los objetivos designados o sugeridos desde Daesh o Al Qaida. Sin embargo, el ataque de Dortmund sugiere una cada vez mayor improvisación por parte del voluntariado yihadista.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Kremlin abronca al secretario de Estado de EE.UU. en su visita a Moscú
Para el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, las reuniones que mantuvo ayer en Moscú con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, y a continuación con el presidente Vladímir Putin, debieron ser peor que un dolor de muelas. La primera duró más de cinco tensas horas, y dos la segunda. El ambiente no fue el más propicio porque el encuentro venía precedido de unas duras declaraciones del presidente ruso. «Es importante para nosotros comprender vuestra posición, la posición de EE.UU. y las verdaderas intenciones de la administración» de Donald Trump en sus relaciones con Rusia, dijo Lavrov al comienzo de sus conversaciones con el secretario de Estado norteamericano. El tono de la reunión estuvo marcado por Putin, quien en una entrevista al canal de televisión ruso «Mir 24» aseguró mientras Tillerson y Lavrov discutían que el ambiente de las relaciones entre Moscú y Washington tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump «se ha degradado». Dio a entender que las relaciones son incluso peor que con Obama. «Se puede decir que el nivel de confianza en nuestras relaciones de trabajo, especialmente en el área militar, no ha mejorado (con la llegada de Trump) sino que, al contrario, se ha degradado», afirmó. Especialmente en los últimos días, tras el ataque con armas químicas en Idlib, el 4 de abril, y la respuesta estadounidense, el viernes, bombardeando el aeródromo sirio de Al Shairat, en Homs. Lavrov le dijo ayer a Tillerson que «hay que evitar la repetición de un bombardeo» como el lanzado contra Al Shairat y dedicar los esfuerzos a la creación de «un frente común contra el terrorismo». Le abroncó también subrayando que «nuestra línea de acción se fundamenta en el Derecho Internacional y no en obligar a nadie a tener que elegir bajo el esquema o están con nosotros o contra nosotros». El martes, el secretario de Estado de EEUU dijo en Lucca (Italia) que Moscú tendrá que optar por tenerlos a ellos como aliados o al dictador sirio, Bashar al Assad. «No nos pongan en esa falsa disyuntiva de estar con vosotros o contra vosotros», le advirtió ayer el jefe de la Diplomacia rusa. Siria En la rueda de prensa final que ayer ofrecieron los dos ministros de Exteriores, Tillerson reconoció que sus conversaciones con Putin y Lavrov fueron «productivas», pero defendió el ataque contra la base aérea siria en Homs como «justificado» debido al «convencimiento existente» sobre el uso por Assad de agentes químicos, no sólo en Idlib, sino «en más de 50 ocasiones». Dijo que el final del dictador árabe «se acerca a su fin». Rusia, sin embargo, niega su implicación en el envenenamiento de civiles y Lavrov así lo subrayó. Asimismo Putin insistió en que Siria no empleó sustancias químicas. «¿Donde están las pruebas?, no hay ninguna», aseguró. A juicio del jefe del Kremlin, «lo que sí hay es una violación del Derecho Internacional (..) un ataque contra un país soberano sin autorización del Consejo de Seguridad de la ONU». «¿Y cómo reaccionaron al ataque los aliados de Estados Unidos en la OTAN?, asintiendo como los muñecos de muelle chinos», añadió. Rex Tillerson y su homólgo ruso, Sergéi Lavrov, se saludan esta mañana en el Kremlin- EFE Putin defiende a Siria porque, según sus datos, destruyó su arsenal químico. «Es bien sabido que, por iniciativa de Estados Unidos y Rusia, se hicieron grandes esfuerzos para eliminar las armas químicas que tenían las autoridades sirias. Damasco cumplió con todos sus compromisos, lo que fue confirmado por la organización especializada de la ONU» en armas químicas, la OPAQ. Enumeró dos opciones: «Una, que un avión sirio atacó un taller subterráneo en el que terroristas elaboraban agentes de guerra química (..) u otra, que fue algo orquestado, una provocación premeditada para crear un pretexto que pueda ser utilizado contra las autoridades legítimas sirias», relata Putin. Él mismo presentó esta segunda versión como las más probable. Pero el presidente ruso advierte que todo tendrá que comprobarse y, mientras no se haga mediante una investigación, «Rusia no dará ningún paso contra las autoridades sirias». El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, tildó ayer de «absurdo» que su país retire su apoyo al régimen sirio. «Nos parece corto de miras plantear la necesidad de distanciarse de Assad sin tener en cuenta los dos objetivos principales (..) la lucha contra el terrorismo y encontrar una salida política al conflicto sirio», estima Peskov. A su juicio, Assad «es el presidente legítimo de Siria, su Ejército combate contra el terrorismo internacional, que ocupa todavía gran parte del territorio del país árabe, y Rusia respalda esa lucha antiterrorista». Consejo de Seguridad En cuanto al nuevo borrador de resolución que Estados Unidos, Francia y Reino Unido pretenden que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe condenando el ataque químico de Siria y articulando un mecanismo para investigar los hechos, el viceministro de Exteriores ruso, Guennadi Gatílov, ha advertido que su país, como miembro permanente del Consejo de Seguridad, «no permitirá su aprobación en su actual redacción haciendo uso de su derecho al veto». Por su parte, Rex Tillerson dijo que su país y Rusia «deben restablecer la confianza mutua, que es muy baja tratándose de las dos mayores potencias nucleares» y señaló que la crisis en Ucrania es uno de los indicadores que permitirán determinar el futuro de las relaciones. «Sin resolver esto -el problema ucraniano- nuestras relaciones no podrán normalizarse», aseguró. Ambos acordaron que los acuerdos de Minsk de febrero de 2015 son la fórmula para salir del callejón sin salida, algo que Moscú siempre repite, pero sin cesar su apoyo a los separatistas de Donetsk y Lugansk.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Pentágono reconoce la muerte por error de 18 aliados rebeldes sirios en un bombardeo
El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha reconocido este jueves que 18 integrantes de las Fuerzas Democráticas de Siria, un grupo rebelde aliado, han muerto por error en un bombardeo realizado sobre la localidad de Tabqa el martes 11 de abril por la coalición liderada por el país norteamericano. El ataque, según EEUU, fue solicitado por «fuerzas aliadas», que identificaron una posición supuestamente perteneciente a Estado Islámico. «Sin embargo, ese objetivo era en realidad un puesto avanzado de combate de las FDS», según ha indicado el Pentágono. Las FDS, que comprenden unidades árabes y kurdas, son uno de los principales aliados de la coalición sobre el terreno. El pasado el 6 de noviembre, por ejemplo, anunciaron el comienzo de las operaciones para la reconquista de Raqqa, la autoproclamada capital de Estado Islámico en Siria. La ofensiva, llamada 'Éufrates Enfurecido', cuenta con la participación de la coalición internacional, encargada de dar cobertura aérea a las FDS. La coalición rebelde ha asegurado en un comunicado que colabora con la coalición para investigar el «doloroso incidente» del 11 de abril y evitar que vuelva a repetirse. No obstante, en la nota asume ya que todo fue «resultado de un error».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte advierte a Trump de que reaccionará de la forma «más dura» si es atacada
Apenas unas horas después de que Donald Trump haya arrojado sobre Afganistán la bomba no nuclear más potente de su arsenal, las Fuerzas Armadas de Corea del Norte han advertido a Norteamérica de que emprenderán «la reacción más dura» contra Estados Unidos en caso de que exista algún tipo de ataque por su parte. Corea del Norte ha hecho este aviso en una nueva escalada retórica de cara a los actos del aniversario del nacimiento del fundador del régimen. «Adoptaremos nuestra reacción más dura contra Estados Unidos y sus fuerzas vasallas, sin piedad y sin permitir que los agresores sobrevivan», ha avisado el Ejército norcoreano, en un comunicado difundido por la agencia KCNA y que también alude de forma velada a la colaboración entre Washington y Seúl. En este sentido, las fuerzas de Corea del Norte han prometido responder «con valentía» a quienes pongan en riesgo la «dignidad» y la «soberanía» del país y a cualquier «provocación» por parte de Estados Unidos, según la nota, recogida por la agencia surcoreana Yonhap. Los expertos temen que el régimen de Kim Jong Un pueda realizar una nueva prueba nuclear -la sexta- o disparar algún tipo de misil de cara al aniversario del nacimiento del fundador de Corea del Norte, Kim Il Sung, este 15 de abril. El Gobierno de Donald Trump ha advertido de que no descarta ninguna adopción para responder a las amenazas norcoreanas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Así fue el impacto de la «madre de todas las bombas»
Las Fuerzas Especiales de Estados Unidos en Afganistán han publicado a través de su cuenta oficial en Twitter el primer vídeo del ataque con la bomba no nuclear más potente que se ha usado nunca en combate: la GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast Bomb (MOAB), con 11 toneladas de explosivo TNT de alta potencia. La bomba fue arrojada en torno a las 19.32 horas (las 16.32 de la tarde en España) contra "túneles y personal" de Estado Islámico en la localidad de Achin (provincia de Nangarhar, en el este del país) desde un avión MC-130 comandado por un cuerpo de operaciones especiales de la Fuerza Aérea. El comandante de las fuerzas de Estados Unidos en Afganistán, John Nicholson, ha defendido este viernes que la GBU-43 era «el arma adecuada para el objetivo adecuado» y ha recalcado que se tomaron «todas las precauciones posibles» para evitar víctimas civiles. Nicholson ha asegurado durante una rueda de prensa en Kabul que la decisión de utilizar este artefacto fue puramente táctica. «Era el arma adecuada para el objetivo adecuado», ha esgrimido, en un intento por zanjar las especulaciones sobre una supuesta demostración de fuerza de Estados Unidos. El Ejército afgano ha confirmado la muerte de 36 miembros de Estado Islámico, sin que por el momento exista constancia de muertos o heridos entre la población civil. «No tenemos pruebas de víctimas civiles ni ha habido informaciones al respecto», ha señalado Nicholson. El comandante norteamericano ha defendido la importancia de combatir a Estado Islámico en Afganistán, donde ha cometido todo tipo de atrocidades. En este sentido, ha recordado que los milicianos leales a Abu Bakr al Baghdadi «han sacado a ancianos de sus casas en Nangarhar y los han decapitado delante de sus familias», al tiempo que también «han secuestrado a mujeres e hijas para obligarlas a casarse con milicianos». Nicholson ha reiterado el «compromiso» de Estados Unidos con Afganistán «en esta lucha» y ha dicho que ambos gobiernos están «unidos» para «impedir que los terroristas establezcan feudos seguros» en el país, según declaraciones recogidas por el portal de noticias TOLO. "Trabajaremos codo con codo con nuestros socios afganos y utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para eliminar la amenaza", ha añadido. Por su parte, el portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Dawlat Waziri, también se ha dirigido a los medios para dejar claro, entre otras cosas, que la utilización de la bomba no supone un peligro para la población local. Así, ha explicado que al no tener combustible nuclear no representa riesgo alguno para la agricultura o la salud. Waziri ha apostillado que la única amenaza que existe actualmente para la población de Nangarhar es la presencia de Estado Islámico y ha certificado que la bomba del miércoles causó importantes daños en la infraestructura de la organización terrorista.