Infortelecom

Noticias de norteamerica

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Fiscales de 16 estados condenan la orden ejecutiva de Trump «inconstitucional y antiestadounidense»
Los fiscales generales de 16 estados norteamericanos han emitido una declaración conjunta en la que condenan la orden ejecutiva que prohíbe el ingreso en Estados Unidos a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. «Como jefes de los funcionarios legales de más de 130 millones de estadounidenses y residentes extranjeros de nuestros estados, condenamos la inconstitucional y antiestadounidense orden ejecutiva del presidente Trump», señalan los fiscales firmantes, entre los que se cuentan los de California, Nueva York o Pensilvania. Los fiscales aseguran que van a «trabajar juntos» para garantizar que el Gobierno federal obedezca la Constitución, respete la historia como nación de inmigrantes y no ataque «ilegalmente a nadie por su país de origen o su religión». Así, defienden que la «libertad religiosa ha sido y siempre será el principio fundacional de nuestro país y ningún presidente puede cambiar esa verdad». La declaración «aplaude» la decisión de varios tribunales federales que han paralizado la aplicación de la orden ejecutiva y anuncian que utilizarán «todas las herramientas de nuestros cargos para combatir esta orden inconstitucional». «Confiamos en que la orden ejecutiva será en última instancia derogada por los tribunales. Mientras, vamos a trabajar para garantizar que la menor cantidad de personas posible sufra la caótica situación que ha creado», concluye el texto. El decreto presidencial suspende durante cuatro meses las concesiones del estatus de refugiado, impone una moratoria provisional a la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y paraliza el Programa de Admisión de Refugiados. Además, fija en 50.000 el máximo de refugiados que acogerá el país en 2017, menos de la mitad de los 117.000 acogidos el año anterior.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
México-EE.UU., un vaticinio de guerra
Hasta ahora, la posibilidad de una guerra entre Estados Unidos y México, como la que vaticinaba el analista George Friedman en su libro «Los próximos cien años» (2010), era inimaginable. Cuando la historia parecía llevarnos a una progresiva integración de los países de Norteamérica, gracias al creciente intercambio comercial propiciado por el TLCAN (o NAFTA, el tratado de libre comercio que incluye también a Canadá), hablar de una grave confrontación se antojaba imposible: costaba visualizar una escalada de tensión que llevara a esa situación extrema. Las primeras decisiones de Donald Trump como presidente y su áspero intercambio de tweets de los últimos días con el presidente Enrique Peña demuestran que las relaciones pueden deteriorarse bruscamente. El mundo, además, como advierten los observadores internacionales, se encamina hacia una mayor anarquía. Con esas premisas, se amplían los posibles escenarios futuros de confrontación en el planeta. Dada la abrumadora superioridad militar de Estados Unidos, un estallido bélico entre los dos vecinos no es contemplable. Por tanto es muy poco probable que las desavenencias lleguen a un punto sin retorno. Pero puede ocurrir que, con el paso del tiempo, la potencia económica de México crezca notablemente, siga aumentando la ola migratoria mexicana y se produzca una divergencia cultural insalvable entre esos hispanos y el resto de estadounidenses. Estas son las condiciones que Friedman, fundador de la agencia de análisis estratégico Stratfor y ahora promotor de Geopolitical Futures, barajó para su predicción. En 2080 Precisamente para dar tiempo a que se consolidara ese contexto, Friedman situó la crisis México-EE.UU. en la década de 2080, ya muy avanzado el siglo. El autor pocas veces yerra en el corto y medio término: en su proyección preveía la desaceleración de China y el resurgimiento de Rusia como actor internacional que hoy estamos viendo. En el largo plazo la bola de cristal puede ser más borrosa, pero Friedman se atrevía a sugerir otra grave crisis económica internacional para los años 30, una guerra mundial en los 40 y una nueva edad de oro para EE.UU. en los 60, durante la cual la necesidad de mano de obra abriría de nuevo las puertas a una inmigración mexicana masiva. Expansión territorial de Estados Unidos- Wikipedia Para entonces, México estaría entre el top-ten de las economías del mundo y ejercería una importante influencia cultural sobre los residentes en EE.UU. de origen mexicano, especialmente en los territorios que antiguamente habían sido de México, en los que Washington tendría cada vez menos incidencia. En su simulación, Friedman prevé para EE.UU. una situación de tensión interna como la de Bélgica o la de Quebec y el resto de Canadá, con la diferencia de que aquí el valedor de la cultura en disputa es el gran país vecino. Irredentismo Friedman considera que México no ha olvidado el territorio perdido a mediados del siglo XIX (los hoy estados de Texas, Nuevo México, Arizona, California, Nevada, Utah y parte de Colorado). «México nunca ha estado en posición de intentar revertir las conquistas estadounidenses. No ha tenido más opción que vivir con ello», constata. Pero en un mundo de nuevos impulsos nacionalistas un mayor repoblamiento de esos lugares con personas de ascendencia mexicana podría convertir toda esa área en una suerte de Alsacia o Lorena, que cambiaron varias veces de manos entre Francia y Alemania. Esas dos regiones, sin embargo, no eran sustanciales para el control de Europa, pero lo que aquí sí estaría en juego sería el control del continente norteamericano. En otra de sus obras, Friedman advierte que «en 1800, si una persona razonable hubiera preguntado cuál sería la potencia dominante en América del Norte en doscientos años, la lógica respuesta hubiera sido México. En ese tiempo era un país mucho más desarrollado y sofisticado (y mejor armado) que Estados Unidos». Aún en 1821, el año en que México se independizó del imperio español, los dos países tenían similar extensión y población (siete millones de habitantes cada uno). La incorporación de Texas en 1845 y el resto de territorios «cedidos» por México en 1848 tras la guerra que enfrentó a ambos países, dieron a EE.UU. el dominio continental, clave para su erupción como superpotencia mundial.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El sueño americano se rompe en pedazos
EE.UU. ha sido durante siglos la tierra de las oportunidades, el sueño de millones de personas que buscaban un lugar donde progresar o donde buscar cobijo de las guerras y de las persecuciones. Este fin de semana ese sueño se ha roto para miles de personas tras la firma de un decreto que prohíbe la entrada a ciudadanos de Somalia, Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia y Yemén. El sábado entró en vigor el veto, cuando decenas de personas procedentes de algunos de estos países ya volaban a EE.UU. Los que lograron pisar suelo estadounidense (otros fueron devueltos a su lugar de procedencia antes de embarcar rumbo a EE.UU. o durante una escala) fueron detenidos en los aeropuertos y luego liberados. La decisión de Trump ha abierto un abismo de temor entre los ciudadanos de estos siete países vetados que querían viajar a EE.UU., pero también entre aquellos que, ya viviendo en América con los papeles en regla, tienen que salir por compromisos profesionales o familiares. Se exponen a no poder regresar. El mundo de la ciencia, el académico (miles de estudiantes extranjeros cursan estudios en EE.UU.) y numerosas empresas, principalmente tecnológicas, ha encendido las alarmas pues parte de su personal más cualificado procede de alguno de estos países. Pero el mayor drama lo viven aquellos separados de sus familias por un decreto que no entienden. Sir Mo Farah: «Tendré que decirle a mis hijo que no puedo ir a casa» Ayer trascendieron muchas de las historias personales de quienes se han visto afectados de manera directa y dramática por el decreto de Donald Trump. Es el caso del atleta olímpico Sir Mo Farah, de 33 años, que vive con su familia en Portland, Oregón, pero que estos días se encuentra concentrado en Etipía, entrenándose. Ganador de cuatro oros olímpicos, el pasado 1 de enero, Mo Farah vivió un sueño al recibir el título de Caballero de manos de la Reina Isabel. Sin embargo, tan solo 26 días después, le tocó sufrir una pesadilla: el veto de Trump le ha convertido «en un extraterretre», como el propio deportista confesó este fin de semana en su página de Facebook. «Soy un ciudadano británico que ha vivido los últimos seis años en América ?trabajando duro, contribuyendo a la sociedad, pagando mis impuestos y educando a mis cuatro hijos en un lugar que ellos consideran su hogar. Ahora, yo y otros muchos otros como yo no somos bienvenidos. Me preocupa que tendré que decir a mis hijos que papa no podra volver a casa y explicarles por qué el presidente está realizando una política que viene desde la ignorancia y los prejuicios». Sir Mo Farah- REUTERS A continuación, Mo Farah explica cómo llegó a Reino Unido, desde su Somalia natal, cuanto tenía ocho años. Allí tuve la oportundidad «de cumplir mis sueños. Estaba orgulloso de representar a mi país, ganar medallas para los británicos y recibir el gran honor de ser Caballero. Mi historia es un ejemplo de lo que puede ocurrir cuando existen políticas de solidaridad y comprensión, y no de odio y aislamiento». Fuad Sharef Suleman: «Vendí todo para empezar una nueva vida en EE.UU.» A Fuad Sharef Suleman y a su familia se les rompió el sueño americano en el aeropuerto de El Cairo el pasado sábado, antes de embarcar camino a Nueva York. Después de dos años preparando el viaje de su vida, fueron retenidos en la capital egipcia durante horas, sus pasaportes confiscados, y finalmente devueltos, ayer por la noche, a su país de origen en un vuelo con destino a la ciudad iraquí de Erbil. El veto de Trump les pilló en pleno tránsito hacia una nueva vida. Para ello habían tenido que superar dos años de gestiones y comprobaciones de seguridad para lograr los papeles que les permitieran instalarse en EE.UU. Fuad Sharef Suleman,- REITERSe La familia vendió todas sus propiedades, dejaron sus trabajos y sacaron a los niños del colegio. «Nos trataron como narcotraficantes, escoltados por agentes de deportación», explica Sharef a Reuters. «Me siento culpable hacia mi mujer y mis hijos». Desmoralizado, y ya en Irak, se pregunta cómo Trump ha podido llevar adelante una decisión que ha destrozado sus sueños a pesar de haber cumplido con los requisitos. Sharef, que durante años trabajó en una empresa farmaceútica, también colaboró con organizaciones estadounidenses durante la invasión de Irak, lo que le hizo muy vulnerable frente a aquellos que le consideraban un «traidor». Esto, y la violencia continuada en el país con la presencia de Daesh, le animaron a solicitar en 2014 una visa especial creada por el Gobierno norteamericano hace varios años y que permitía acoger en suelo estadounidese a miles de ciudadanos iraquíes que habían ayudado a EE.UU. durante la invasión. «EE.UU. ha cometido un terrible error. Pensaba que ese país era una democracia, pero veo que es como una autocracia. Alguien firma algo y lo hace efectivo inmediatamente. Se parece a las decisiones que tomaba Sadam Husein, sin el respaldo del Congreso. No lo entiendo». Nadhim Zahawi: «Por primera vez me siento un ciudadano de segunda" El diputado tory Nadhim Zahawi, nacido en Bagdad, se cuenta también entre las víctimas de la nueva ley de Donald Trump. Aunque reside en el Reino Unido, su doble nacionalidad (británica e iraquí) le impide entar en EE.UU., según le informó su propio abogado. Nacido en la capital iraquí, Zahawi huyó de Irak y se instaló, con 9 años, en el Reino Unido en los años 70 gracias a su estatus de refugiado kurdo. Su mujer, nacida en Irak, tampoco podrá viajar a EE.UU. «Soy ciudadano británico y me siento muy orgulloso de haber sido bienvenido en este país. Estoy triste al oír que seré vetado en EE.UU. por mi lugar de nacimiento», escribía el sábado en su cuenta de Twitter, en la que reconocía sentirse «como un ciudadano de segunda clase. Por primera vez en mi vida me siento discriminado». Nadhim Zahawi- REUTERS En declaraciones a la prensa, Zahawi señaló que esto le impedirá visitar sus hijos, que actualmente estudian en la Universidad de Princenton, adonde recientemente tuvo que viajar para cuidar a uno de ellos que estaba enfermo. «Ahora no podría hacerlo», se lamentó. Entre la detención y la deportación La familia Assalis, formada por dos matrimonios y sus hijos, son cristianos ortodoxos, una de las minorías más perseguidas en Siria. Aterrizaron en el aeropuerto de Filadelfia el pasado sábado, tras volar desde Doha (Qatar), adonde llegaron procedentes del Líbano. Llevaban con ellos las visas que comenzaron a gestionar en 2003. En EE.UU. ya contaban con algunos parientes. Las autoridades les ofrecieron dos opciones: ser detenidos y retirarles la documentación o volar a Doha. La familia optó por la segunda opción. No podrá disfrutar de su beca en Harvard Seyed Soheil Saeedi Saravi es un joven científico iraní que no podrá disfrutar de su beca de medicina cardiovascular en la Universad de Harvard. Según el profesor Thomas Michel, que ha supervisado su trabajo, este joven iraní, que ya había sido investigado, tiene «un enorme potencial que podría contribuir a entender mejor las enfermedades del corazón», declaró a «The New York Times». La nueva ley de Trump ha provocado que tanto su visa como la de su mujer hayan sido suspendidas indefinidamente. «Si no vuelvo pronto lo perderé todo» Daria Zeynalia volvía de Irán, donde había pasado unos días de vacaciones, cuando fue desalojada del avión que estaba a punto de despegar del aeropuerto de Estambul. Todos los pasajeros habían embarcado cuando unos agentes entraron repitiendo su nombre. Con residencia en EE.UU., donde tiene casa y coche, en noviembre de este año sería apta para recibir la nacionalidad. Ahora no sabe cuándo podrá volver. «¿Qué pasará con mi trabajo? Si no regreso pronto lo perderé todo».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Cerca de un millón de británicos firman para que el Gobierno impida la visita oficial de Trump
Cerca de un millón de ciudadanos de Reino Unido han firmado una petición dirigida al Gobierno para que impida que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, realice una visita de Estado al país por considerar que sería una vergüenza para la reina Isabel II. La petición pública remitida al Gobierno británico, que tendrá que dar una respuesta porque la iniciativa ha alcanzado más de 10.000 firmas, señala que Trump debería estar autorizado a visitar Reino Unido por ser el presidente de Estados Unidos pero «no debería ser invitado» a hacer una «visita de Estado porque causaría vergüenza a Su Majestad la Reina». La petición (https://petition.parliament.uk/petitions/171928) ha superado las 945.000 firmas a las 8.30 horas (9.30 hora peninsular española), con un ritmo de incremento de rúbricas que lleva a pensar que superará el millón de adhesiones en las próximas horas. El portal de peticiones al Gobierno británico recuerda que el Ejecutivo tiene la obligación de «responder a todas las peticiones que tengan más de 10.000 firmas». Esta iniciativa ha surgido después de que la semana pasada la reina Isabel II invitara oficialmente a Trump a visitar Reino Unido, una propuesta que trasladó la primera ministra del país, Theresa May, durante su encuentro en la Casa Blanca con el presidente norteamericano. La petición para vetar la visita de Trump fue presentada este domingo por un ciudadano llamado Graham Guest y, en apenas unas horas, logró alcanzar las 100.000 firmas, la cifra que obliga a que el tema sea abordado en el Parlamento. Este sistema de peticiones da seis meses a cada iniciativa para alcanzar 10.000 firmas para obligar al Gobierno a manifestarse al respecto y 100.000 para que la cuestión sea tratada en el Parlamento. «La bien documentada misoginia y vulgaridad de Donald Trump le descalifica para ser recibido por Su Majestad la Reina o el Príncipe de Gales. Por consiguiente, durante su mandato, Donald Trump no debe ser invitado a Reino Unido para una visita de Estado», señala la solicitud, respaldada por más de 945.000 ciudadanos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Tusk: «El cambio en Washington pone a la Unión Europea en una situación difícil»
El presidente del Consejo europeo, el polaco Donald Tusk, ha lamentado este martes que la política del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pone «en una situación difícil» a la Unión Europea, por lo que ha reclamado unidad a los Veintiocho para evitar que su «desintegración» les hiciera dependientes de Estados Unidos, China o Rusia. «El cambio en Washington pone a la Unión Europea en una situación difícil, con una nueva Administración que parece poner en duda los últimos 70 años de política exterior americana», ha resumido Tusk, en su carta de invitación a la cumbre de este viernes en Malta. En la misiva a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, Tusk señala tres «amenazas» a su juicio claves para el bloque comunitario y que exigen una mayor unidad. Así, se refiere primero a la «nueva situación geopolítica» en el plano internacional, en el que Rusia pone en práctica una «política agresiva» con sus vecinos, la «guerra, el terror y la anarquía» se imponen en Oriente Próximo y África y avanza el radicalismo islámico. En ese contexto ha incluido las declaraciones «preocupantes» de la nueva Administración norteamericana y ha avisado de las consecuencias «impredecibles» que todo ello puede tener para la Unión Europea. «Por primera vez en nuestra historia, un mundo cada vez más multipolar, muchos se están volviendo antieuropeos o euroescépticos», ha lamentado Tusk, para quien los mejores momentos de Europa han sido cuando se ha mantenido unida y ha pedido no olvidar las «trágicas lecciones» aprendidas de una Europa dividida. «Orgullo y dignidad» «Mostremos nuestro orgullo europeo. Si hacemos ver que no oímos las declaraciones y no nos damos cuenta de las decisiones tomadas contra la UE y nuestro futuro, la gente dejará de ver Europa como su gran patria. E igualmente peligroso, los socios mundiales dejarán de respetarnos», ha asegurado Tusk. El exprimer ministro polaco ha subrayado que no existen razones «objetivas» para que los países de la Unión Europea se muestren complacientes con los líderes de potencias extranjeras, por lo que ha reclamado una UE unida y «digna». «Sé que en la política, no se debe abusar del argumento de la dignidad, porque puede llevar a conflictos y emociones negativas, pero hoy en día hay que levantarse con firmeza por la dignidad de una Europa unida», ha insistido. «Tengamos el coraje de oponernos a la retórica de los demagogos, que afirman que la integración europea sólo ha sido beneficiosa para las elites y que la gente corriente sólo ha sufrido sus consecuencias», ha continuado, para alertar del peligro del avance de los nacionalismos y de movimientos euroescépticos y xenófobos en Europa. Así ha pedido a los líderes poner la vista en la conmemoración de los 60 años del Tratado de Roma, que se celebrarán en otra cumbre el 25 de marzo en la capital italiana, y dejar claro que el futuro pasa por una Europa unida a 27. Giro en la política comercial Otra de las claves que Tusk aspira a discutir con los líderes europeos en Malta es la oportunidad que ofrece el giro de la política comercial de Estados Unidos hacia el proteccionismo, para que la UE muestre que está «abierta a los demás» e intensifique sus vínculos con otros socios. «También debemos defender con firmeza el orden internacional basado en el Estado de derecho», ha advertido, para después alertar de que no se debe ceder a quienes aspiran a «debilitar» las relaciones transatlánticas, porque sin ellas el orden y la paz mundial «no podrían sobrevivir».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Crece el malestar de la Unión Europea por la actitud de la Casa Blanca
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha calificado de «preocupante» la actitud de la nueva Administración norteamericana y sus potenciales implicaciones en el futuro de la Unión Europea y en las relaciones transatlánticas. En la carta de invitación que habitualmente remite a todos los jefes de Estado antes de una cumbre (el viernes se reúnen en Malta los presidentes de los 27 países, sin el Reino Unido), Tusk ha reflejado por primera vez una preocupación creciente sobre las consecuencias del cambio en Washington. Según Tusk, «la nueva situación geopolítica en el mundo convierte en altamente impredecible nuestro futuro». El Parlamento Europeo tiene previsto discutir este miércoles a mediodía sobre las consecuencias de la decisión del presidente Donald Trump de cerrar las puertas del país a los inmigrantes de siete países musulmanes. Este martes, la Eurocámara incluyó una resolución del comité de Asuntos Exteriores que censura «las decisiones discriminatorias» respecto a los ciudadanos de estados de población musulmana porque «alimentan discursos antiinmigrantes y xenófobos» en otros países y hay dudas de que respeten el derecho internacional. La resolución señala también que tales decisiones «socavan gravemente los esfuerzos mundiales» para atender el drama de los refugiados de guerra. La propuesta ha sido aprobada por todos los grupos políticos. «En un mundo cada vez más multipolar, hay mucha gente que se vuelve abiertamente antieuropea o, en el mejor de los casos, euroescéptica» El presidente del Consejo, por su parte, se refiere en su carta al hecho de que, «por primera vez en nuestra historia, en un mundo cada vez más multipolar, hay mucha gente que se vuelve abiertamente antieuropea o, en el mejor de los casos, euroescéptica». Y en particular asegura que el cambio de administración en Estados Unidos «coloca a la UE en una situación difícil» a la vista de que los nuevos aires al otro lado del Atlántico «parecen cuestionar los últimos 70 años de la política exterior de Estados Unidos». Como elemento para contrarrestar esta situación, Tusk pide unidad a los europeos y «utilizar el cambio en la política comercial de EE.UU. en beneficio de la UE» para impulsar el comercio con otros países con los que Donald Trump ha anunciado que romperá los acuerdos comerciales. La carta de invitación se refiere a la cumbre informal que se celebra este viernes en Malta y que será la segunda a la que no acude el Reino Unido. Inicialmente es la segunda de estas reuniones que tiene lugar sin presencia británica y estaba previsto que se dedicase precisamente a las consecuencias del Brexit. Pero teniendo en cuenta que el Gobierno de Londres no ha dado aún ningún paso concreto para esclarecer sus intenciones, salvo el discurso de Theresa May, la reunión no va a deparar grandes sorpresas en este sentido. Reunión en Roma Sin embargo, los 27 van a aprovechar la reunión para tratar de organizar la política exterior europea en el entorno creado por la llegada de Trump. La siguiente de estas cumbres está prevista en Roma para celebrar el 60 aniversario de la fundación de la UE.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Maduro pide al presidente de Uruguay que ponga fin a su «agresión» contra Venezuela
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha dicho este domingo que lleva «llamando» desde hace una semana a su homólogo de Uruguay, Tabaré Vázquez, para hablar sobre la «actitud» de «ataque» de su Cancillería en contra de Venezuela y añadió que Vázquez podría pasar a la historia como quien detuvo esta «agresión». «Voy a hablar y aclarar todo con el presidente (de Uruguay) Tabaré Vázquez y que el presidente Tabaré Vázquez pase a la historia como el presidente que detuvo la agresión contra Venezuela en todos los espacios en donde el imperialismo norteamericano presiona porque se agreda, se intervenga a Venezuela», afirmó el gobernante venezolano. El presidente hizo esta declaración durante su programa «Domingo con Maduro», en el que señaló: «Estoy llamando al presidente Tabaré Vázquez desde hace una semana para conversar las declaraciones y actitud de su Cancillería, porque yo quiero al presidente Tabaré, lo aprecio de verdad». Maduro dijo que no puede entender por qué el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, «agrede a Venezuela, coordina con el Departamento de Estado las posiciones contra Venezuela, coordina con la embajadora de Estados Unidos en Montevideo la agresión contra Venezuela, y guarda silencio de las masacres en otros países». En este sentido, consideró «extraño» que durante la reciente reunión de cancilleres del Mercado Común del Sur (Mercosur) ?que se realizó, dijo, para «continuar su campaña de linchamiento político de acoso, agresión e intervención contra Venezuela»? no se hablase de los «graves acontecimientos» de Paraguay. Ayer la ministra de Relaciones Exteriores de Argentina ?país que ejerce la presidencia temporal del Mercosur?, Susana Malcorra, se reunió de forma urgente con sus pares de Brasil, Aloysio Nunes; de Paraguay, Eladio Loizaga, y de Uruguay en Buenos Aires para discutir la situación de Venezuela. La reunión se produjo para analizar la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela que anunció la noche del pasado miércoles que asumía las funciones del Parlamento de mayoría opositora, un fallo que la máxima corte echó ayer para atrás después de que se encendieran alarmas nacionales e internacionales. Los cancilleres de los estados miembros del Mercosur instaron a Venezuela a garantizar la separación de poderes, liberar a los «presos políticos» y respetar el cronograma electoral después de la «ruptura del orden democrático» ocurrida en el país caribeño. Uruguay, que hasta ahora era una de las naciones de la OEA más reticentes a aplicar la Carta Democrática a Venezuela, coincidió ayer con sus vecinos en considerar que hay una «ruptura del orden constitucional» y una «intromisión sistemática» por parte del Supremo en el Parlamento en el país caribeño. Y, por ello, se inició el proceso para aplicar la cláusula democrática de Mercosur. Maduro reiteró hoy que «la controversia» que surgió por la decisión del «TSJ autónomo e independiente» fue resuelta «luego de intensas conversaciones» con el Poder Ciudadano, con el presidente del Supremo, Maikel Moreno, con el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y con representantes de su Gobierno.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
EE.UU. suspende su contribución a un fondo de la ONU que promueve el aborto
El gobierno norteamericano va a dejar de financiar el Fondo de Naciones Unidas para la Población (FNUAP), debido a sus prácticas "coercitivas" de planificación familiar que incluyen el uso forzoso del aborto en China, según anunciaron fuentes oficiales de la Administración Trump. Según un comunicado del Departamentop de Estado, el presidente Trump ha dado instrucciones en ese sentido al secretario de Estado, Rex Tillerson. Los fondos de 32,5 millones de dólares correspondientes al presupuesto de este año serán atribuidos a programas internacionales de salud.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El mensaje de Trump a Obama en 2013: «No ataques Siria. Si lo haces, ocurrirán muchas cosas malas»
En la madrugada de este viernes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha mandado bombardear la base militar siria de Shayrat. Una respuesta al ataque químico que se produjo este martes en la provincia de Idlib, al norte de Siria; que ha matado a, al menos, 80 civiles y que ha sido atribuido al Gobierno de Bashar al Assad. «He ordenado un bombardeo contra la base aérea siria desde donde se llevó a cabo el ataque químico», ha declarado Trump. Además, el mandatario norteamericano ha subrayado que «Siria lanzó un horrible ataque químico contra civiles inocentes», añadiendo que «usando un agente nervioso mortal, Al Assad asfixió las vidas de hombres, mujeres y niños indefensos». «Fue una muerte lenta y brutal para muchos. Incluso preciosos bebés fueron cruelmente asesinados en este ataque bárbaro. Ningún hijo de Dios debería sufrir un horror así», ha concluido. Sin embargo, el presidente estadounidense no siempre ha visto con buenos ojos la incursión de su país en el territorio sirio. Al menos, así lo expresó en 2013, en su cuenta en la red social Twitter. «De nuevo, me dirijo a nuestro loco líder [su predecesor, Barack Obama]: no ataques Siria - Si lo haces, ocurrirán muchas cosas malas. De esta lucha, ¡Estados Unidos no obtendrá nada!». AGAIN, TO OUR VERY FOOLISH LEADER, DO NOT ATTACK SYRIA - IF YOU DO MANY VERY BAD THINGS WILL HAPPEN & FROM THAT FIGHT THE U.S. GETS NOTHING!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 5 de septiembre de 2013Un mes antes, también en Twitter, Trump había escrito: «El presidente [Obama] debe obtener la aprobación del Congreso antes de atacar Siria - Si no lo hace, cometerá un grave error». The President must get Congressional approval before attacking Syria-big mistake if he does not!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 30 de agosto de 2013Cuatro años más tarde, el dirigente norteamericano parece haber cambiado de opinión. Bajo sus órdenes, las fuerzas americanas han lanzado este viernes 59 misiles Tomahawk que tenían como objetivo los aviones que estaban estacionados en la base militar siria Shayrat y su pista de despegue. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) asegura que han muerto al menos cuatro militares sirios, entre ellos un comandante de la Fuerza Aérea. Además, habría decenas de heridos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Ejército sirio acusa a Estados Unidos de ser «socio» de Daesh
El Mando General de las Fuerzas Armadas siria ha condenado la «agresión flagrante» de Estados Unidos contra una de sus bases aéreas en el oeste del país, al tiempo que ha asegurado que este ataque sitúa al Gobierno norteamericano como «socio de Daesh». En un comunicado publicado por la agencia oficial de noticias siria SANA, el mando militar sirio ha denunciado que el ataque lanzado por las Fuerzas Armadas estadounidense ha causado la muerte de seis personas y ha dejado varios heridos y «daños materiales importantes». La «agresión» estadounidense, a juicio del Ejército sirio, «confirma» que «la estrategia equivocada» del Gobierno de Washington continúa y «socava» la operación «antiterrorista» que llevan a cabo las Fuerzas Armadas sirias contra Daesh, por lo que Estados Unidos se sitúa «como un socio» del grupo terrorista y de "otras organizaciones terroristas.