Infortelecom

Noticias de norteamerica

22-03-2020 | Fuente: abc.es
Luis Almagro: «En Venezuela el coronaviruspuede ser una tragedia de dimensiones catastróficas»
Cuando Luis Almagro tomó el viernes su asiento en el Salón de las Américas en Washington llevaba puestos unos guantes de látex y una mascarilla protectora ante la boca. Los miembros del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos, que se disponían a elegir secretario general para los próximos cinco años, mantenían entre ellos una distancia de seguridad de al menos un metro. Sólo aquellos diplomáticos y funcionarios cuya presencia era completamente imprescindible se habían desplazado a la sede histórica de la OEA. El resto, incluida la prensa, siguieron la votación por internet. Finalmente, Almagro fue reelegido cómodamente en un contexto absolutamente excepcional, en una ciudad bajo estado de alarma y ante un continente que sólo ahora comienza a notar los primeros y devastadores efectos de la pandemia del coronavirus. ?Estamos en un contexto completamente insólito. ¿Qué supone esta crisis del coronavirus para América Latina? ?Es un un desafío probablemente de los más fuertes que tiene los sistemas sociales políticos latinoamericanos. Se va a tener que demostrar una gran capacidad de organización, una gran resiliencia, la capacidad para revertir los procesos y las curvas exponenciales de crecimiento que ha tenido el coronavirus. Va a tener que fortalecerse mucho el espíritu comunitario que deben tener nuestras sociedades. Cada ciudadano tiene que cuidar al otro. Cada uno tiene que actuar como si estuviera contaminado y por lo tanto, en todos los casos tiene que ser absolutamente responsable de cuidar a los demás y actuar en cada caso cuidando a sus semejantes y respetando las mejores condiciones de cumplimiento de los protocolos más estrictos. Creo que nuestras sociedades están siendo puestas a prueba de una manera muy dramática, tienen que encontrar esa forma de organización que les permita responder adecuadamente sin que parámetros sociales, productivos y políticos se vean afectados. ?La pandemia está teniendo unos gravísimos efectos sobre la economía en Asia y Europa. ¿Deben los gobernantes americanos prepararse para un golpe similar? ?Hay que tomar medidas de prevención respecto al impacto que esto tiene sobre la economía mundial, lo cual afecta directamente a nuestros países. Las variables de exportación e importación, de comercio exterior, son determinantes en nuestras economías. Por lo tanto se van a ver afectadas por sus condiciones endógenas, por los problemas estructurales que tienen nuestras economías y por esta dificultades que van a encontrar para sostener ese comercio exterior que es fundamental para la economía. ?Ha habido algunos líderes en América Latina que se han resistido a tomar medidas pensando que allí iba a llegar más tarde. Me refiero, por ejemplo, a los presidentes de México y de Brasil. ¿Qué les diría, visto lo que ha pasado aquí en EE.UU.? ?No voy a juzgar de ninguna forma las medidas que tomaron los políticos en Latinoamérica, el Caribe, Norteamérica, ni siquiera en Europa, respecto a la crisis del coronavirus. Cada uno toma las medidas que puede tomar de acuerdo al contexto político, económico y social que tiene en este momento. Cada líder toma las acciones que considera más oportunas. No quiero juzgar eso porque no me corresponde. Creo que han actuado de buena fe y han procurado tomar las decisiones que eran más convenientes en este momento. ?¿Y qué pueden hacer los líderes americanos con respecto a la comunidad más vulnerable, la de los refugiados venezolanos, que ya padecían unas graves penurias antes de esta crisis? ?Hay un problema anterior a eso, que es el tema de Venezuela. Creo que debemos estar muy atentos porque la irresponsabilidad con la que han actuado la dictadura bolivariana respecto a la crisis humanitaria y la crisis migratoria, creo que se va a trasladar a la crisis del coronavirus. Si lo pasamos por el multiplicador de la crisis migratoria y la crisis humanitaria, podríamos estar enfrentando una tragedia de dimensiones catastróficas para el hemisferio. Las democracias tienen sus sistemas de balance, que se van acomodando permanentemente en función de los ajustes que la democracia obliga a tomar. Pero una dictadura irresponsable que ha generado la peor crisis migratoria y humanitaria de la historia del hemisferio, con un patrón de coronavirus que puede multiplicarse en función de esas condiciones, puede transformarse en un desastre absoluto. Por lo tanto, creo que tenemos que estar muy vigilantes por esa responsabilidad y buscar la manera de cooperación internacional y de apoyo que pueda paliar eso y asumir esa responsabilidad que la dictadura no asume en ninguna forma. ?¿Cuál va a ser su prioridad con respecto a Venezuela en estos próximos cinco años? ?La crisis humanitaria que sufre el país. Cuando tenemos cifras como siete millones de personas en riesgo de hambre, definitivamente esa tiene que ser la prioridad. Tenemos que buscar la forma de hacer llegar la ayuda humanitaria al pueblo venezolano, soluciones reales para el pueblo venezolano, porque los costos que tiene eso en términos migratorios, sociales, de enfermedades, de hambre para la gente en Venezuela, y el impacto que tiene sobre el resto del hemisferio, es demasiado grande. Nuestros esfuerzos deben concentrarse en gran medida en sostener a la gente. Lo primero es el servicio que podemos dar a la gente, al pueblo venezolano, es hoy algo prioritario en el hemisferio. Después trabajar las variables de reinstitucionalización del país. Tenemos que lograr una forma de que las instituciones puedan volver a comenzar a trabajar en Venezuela. Tienen que volver a trabajar. Venezuela no puede ser ese país vaciado institucionalmente en que no hay ninguna institución que esté en condiciones de responder a absolutamente ningún problema que pueda tener el país. Hoy si quieres resolver el tema de seguridad, salud, alimentación o vivienda, no hay una institución que pueda hacerlo. Creo que tenemos que hacer un trabajo desde la base de reinstitucionalización del país para que este pueda comenzar a funcionar de una manera más democrática, paulatinamente hasta restablecer definitivamente la democracia. Los costos de la dictadura son demasiado fuertes. Mientras haya dictadura no vamos a poder tener un gobierno responsable, no va a haber solución para la crisis humanitaria, no va a haber solución para la crisis migratoria, no va a haber seguridad, no va a haber respeto a los derechos humanos. Tenemos que pensar cómo vamos logrando esas condiciones para revertir completamente esa situación dictatorial que vive el país. ?Usted ha denunciado muchas veces el apoyo que el régimen Cuba ha estado prestando al de Venezuela. ?No es un apoyo, no es un apoyo. La de Cuba es una dictadura que completamente cooptó la mentalidad más débil y menos organizada de la dictadura venezolana y empezó a vivir de eso. Esa es su lógica hasta ahora. Es un país cooptado por una dictadura de décadas. ?Quiere decir que en este momento la dictadura cubana está viviendo de los recursos de Venezuela. ?Así es. La cantidad de barriles de petróleo que sacan es fundamental para sostener un proyecto fracasado, arcaico y anacrónico como es el cubano. Proyecto más fracasado desde el punto de vista productivo, social y político no hay en el mundo entero. Todo el mundo se enteró de que fracasó menos la dictadura cubana. Es un despropósito desde todos los aspectos en los que uno lo pueda analizar. ?Hace cinco años, cuando fue elegido por primera vez, usted era más optimista sobre la democratización de Cuba. ?El proceso ese de apertura que se fue dando paulatinamente durante las negociaciones para el restablecimiento relaciones diplomáticas con EE.UU. se revirtió completamente luego que se alcanzó ese objetivo por parte de la llamada revolución cubana. Ese proceso de apertura llegó hasta ese punto, después hubo un retroceso muy importante, un avance muy fuerte de la vieja guardia fidelista con sus ideas arcaicas y eso fue lo que completamente alejó esa posibilidad y ese optimismo originario que podríamos haber tenido en determinado momento. ?Ahora ese proceso está en punto muerto. ?Ese proceso está en un punto en que casi todo el mundo está pensando cómo se prepara una una sucesión, cómo va a ser la verdadera sucesión que se va a dar en el país. Allí se están tomando posiciones para hacer que ese proceso sea todavía más retardatario y con más retrocesos, o ver si hay alguna posibilidad de apertura a futuro. Pero va a depender que cuando se un verdadero proceso sucesorio en Cuba. ?Fuentes de la Casa Blanca dijeron a ABC el mes pasado que están descontenas sobre cómo el gobierno de España está gestionando las presiones al régimen de Venezuela para favorecer la democracia. ¿Opina igual? ?Quiero analizar los hechos, poner los hechos de relieve. No es mi trabajo dar opiniones políticas. Esta es la situación, estos son los hechos: creemos que España debería ser un factor más determinante a la hora de impulsar sanciones de la Unión Europea. España debería tener un compromiso más fuerte con la democratización de Cuba y de Venezuela, España debería liderar los esfuerzos al respecto y no ser el último vagón. Creo que esos sí son datos y necesidades muy precisas y específicas de las que tenemos que ser muy conscientes. Si queremos un hemisferio libre de dictaduras, necesitamos un socio en España que esté comprometido con lograr eso y no en retardar los procesos de sanciones a los dictadores; no pretender hacer vista omisa en las condiciones de derechos humanos y de corrupción que tienen las dictaduras; no ocultar el fracaso que tienen esas dos dictaduras y el costo para sus pueblos que tienen esas dos dictaduras. Esos procesos han corrompido también y polarizado y llevado a extremos autoritarios o a otros países, concretamente Nicaragua. Sí son necesarias respuestas más contundentes, más efectivas, y también es muy importante que se despejen las dudas de corrupción que existen entre un lado y otro del Atlántico. ?¿Se refiere a esas sospechas de pagos a determinados partidos en España, concretamente Podemos? ?Exacto. ?Tras su reelección la embajadora de México tuvo unas palabras inusualmente duras, revelando que había votado a su contrincante. ¿Tiene algo que responderle? ?No, para nada. No tengo ninguna consideración que hacer al respecto. ?No, para nada. No tengo ninguna consideración que hacer al respecto. ?Mi legado va a ser mucho trabajo, mucha dedicación a las causas de la democracia, el desarrollo, los derechos humanos y la seguridad en el hemisferio. Un compromiso fuerte con el sistema interamericano y haber hecho míos los principios del sistema interamericano. Haber sido absolutamente panamericanista y haber buscado lo mejor para cada uno de los pueblos y dar las mejores condiciones de estabilidad política que permitan mejores condiciones de democracia y de desarrollo en nuestro hemisferio. Ese es mi trabajo. Me gustaría ver un continente libre de dictaduras, con el más pleno respeto de los derechos humanos y en las mejores condiciones posibles de desarrollo y seguridad. Eso es muy claro que el objetivo que perseguimos, pero esto son procesos, una obra que nunca va a estar absolutamente terminada. No está terminada en Europa ni en ninguna parte del mundo. Tenemos que entender que simplemente hacemos lo mejor en fortalecer un proceso en el que buscamos esas mejores condiciones.
22-03-2020 | Fuente: abc.es
Luis Almagro: «En Venezuela el coronavirus puede ser una tragedia de dimensiones catastróficas»
Cuando Luis Almagro tomó el viernes su asiento en el Salón de las Américas en Washington llevaba puestos unos guantes de látex y una mascarilla protectora ante la boca. Los miembros del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos, que se disponían a elegir secretario general para los próximos cinco años, mantenían entre ellos una distancia de seguridad de al menos un metro. Sólo aquellos diplomáticos y funcionarios cuya presencia era completamente imprescindible se habían desplazado a la sede histórica de la OEA. El resto, incluida la prensa, siguieron la votación por internet. Finalmente, Almagro fue reelegido cómodamente en un contexto absolutamente excepcional, en una ciudad bajo estado de alarma y ante un continente que sólo ahora comienza a notar los primeros y devastadores efectos de la pandemia del coronavirus. Estamos en un contexto completamente insólito. ¿Qué supone esta crisis del coronavirus para América Latina? Es un un desafío probablemente de los más fuertes que tiene los sistemas sociales políticos latinoamericanos. Se va a tener que demostrar una gran capacidad de organización, una gran resiliencia, la capacidad para revertir los procesos y las curvas exponenciales de crecimiento que ha tenido el coronavirus. Va a tener que fortalecerse mucho el espíritu comunitario que deben tener nuestras sociedades. Cada ciudadano tiene que cuidar al otro. Cada uno tiene que actuar como si estuviera contaminado y por lo tanto, en todos los casos tiene que ser absolutamente responsable de cuidar a los demás y actuar en cada caso cuidando a sus semejantes y respetando las mejores condiciones de cumplimiento de los protocolos más estrictos. Creo que nuestras sociedades están siendo puestas a prueba de una manera muy dramática, tienen que encontrar esa forma de organización que les permita responder adecuadamente sin que parámetros sociales, productivos y políticos se vean afectados. La pandemia está teniendo unos gravísimos efectos sobre la economía en Asia y Europa. ¿Deben los gobernantes americanos prepararse para un golpe similar? Hay que tomar medidas de prevención respecto al impacto que esto tiene sobre la economía mundial, lo cual afecta directamente a nuestros países. Las variables de exportación e importación, de comercio exterior, son determinantes en nuestras economías. Por lo tanto se van a ver afectadas por sus condiciones endógenas, por los problemas estructurales que tienen nuestras economías y por esta dificultades que van a encontrar para sostener ese comercio exterior que es fundamental para la economía. Ha habido algunos líderes en América Latina que se han resistido a tomar medidas pensando que allí iba a llegar más tarde. Me refiero, por ejemplo, a los presidentes de México y de Brasil. ¿Qué les diría, visto lo que ha pasado aquí en EE.UU.? No voy a juzgar de ninguna forma las medidas que tomaron los políticos en Latinoamérica, el Caribe, Norteamérica, ni siquiera en Europa, respecto a la crisis del coronavirus. Cada uno toma las medidas que puede tomar de acuerdo al contexto político, económico y social que tiene en este momento. Cada líder toma las acciones que considera más oportunas. No quiero juzgar eso porque no me corresponde. Creo que han actuado de buena fe y han procurado tomar las decisiones que eran más convenientes en este momento. ¿Y qué pueden hacer los líderes americanos con respecto a la comunidad más vulnerable, la de los refugiados venezolanos, que ya padecían unas graves penurias antes de esta crisis? Hay un problema anterior a eso, que es el tema de Venezuela. Creo que debemos estar muy atentos porque la irresponsabilidad con la que han actuado la dictadura bolivariana respecto a la crisis humanitaria y la crisis migratoria, creo que se va a trasladar a la crisis del coronavirus. Si lo pasamos por el multiplicador de la crisis migratoria y la crisis humanitaria, podríamos estar enfrentando una tragedia de dimensiones catastróficas para el hemisferio. Las democracias tienen sus sistemas de balance, que se van acomodando permanentemente en función de los ajustes que la democracia obliga a tomar. Pero una dictadura irresponsable que ha generado la peor crisis migratoria y humanitaria de la historia del hemisferio, con un patrón de coronavirus que puede multiplicarse en función de esas condiciones, puede transformarse en un desastre absoluto. Por lo tanto, creo que tenemos que estar muy vigilantes por esa responsabilidad y buscar la manera de cooperación internacional y de apoyo que pueda paliar eso y asumir esa responsabilidad que la dictadura no asume en ninguna forma. ¿Cuál va a ser su prioridad con respecto a Venezuela en estos próximos cinco años? La crisis humanitaria que sufre el país. Cuando tenemos cifras como siete millones de personas en riesgo de hambre, definitivamente esa tiene que ser la prioridad. Tenemos que buscar la forma de hacer llegar la ayuda humanitaria al pueblo venezolano, soluciones reales para el pueblo venezolano, porque los costos que tiene eso en términos migratorios, sociales, de enfermedades, de hambre para la gente en Venezuela, y el impacto que tiene sobre el resto del hemisferio, es demasiado grande. Nuestros esfuerzos deben concentrarse en gran medida en sostener a la gente. Lo primero es el servicio que podemos dar a la gente, al pueblo venezolano, es hoy algo prioritario en el hemisferio. Después trabajar las variables de reinstitucionalización del país. Tenemos que lograr una forma de que las instituciones puedan volver a comenzar a trabajar en Venezuela. Tienen que volver a trabajar. Venezuela no puede ser ese país vaciado institucionalmente en que no hay ninguna institución que esté en condiciones de responder a absolutamente ningún problema que pueda tener el país. Hoy si quieres resolver el tema de seguridad, salud, alimentación o vivienda, no hay una institución que pueda hacerlo. Creo que tenemos que hacer un trabajo desde la base de reinstitucionalización del país para que este pueda comenzar a funcionar de una manera más democrática, paulatinamente hasta restablecer definitivamente la democracia. Los costos de la dictadura son demasiado fuertes. Mientras haya dictadura no vamos a poder tener un gobierno responsable, no va a haber solución para la crisis humanitaria, no va a haber solución para la crisis migratoria, no va a haber seguridad, no va a haber respeto a los derechos humanos. Tenemos que pensar cómo vamos logrando esas condiciones para revertir completamente esa situación dictatorial que vive el país. Usted ha denunciado muchas veces el apoyo que el régimen Cuba ha estado prestando al de Venezuela. No es un apoyo, no es un apoyo. La de Cuba es una dictadura que completamente cooptó la mentalidad más débil y menos organizada de la dictadura venezolana y empezó a vivir de eso. Esa es su lógica hasta ahora. Es un país cooptado por una dictadura de décadas. Quiere decir que en este momento la dictadura cubana está viviendo de los recursos de Venezuela. Así es. La cantidad de barriles de petróleo que sacan es fundamental para sostener un proyecto fracasado, arcaico y anacrónico como es el cubano. Proyecto más fracasado desde el punto de vista productivo, social y político no hay en el mundo entero. Todo el mundo se enteró de que fracasó menos la dictadura cubana. Es un despropósito desde todos los aspectos en los que uno lo pueda analizar. Hace cinco años, cuando fue elegido por primera vez, usted era más optimista sobre la democratización de Cuba. El proceso ese de apertura que se fue dando paulatinamente durante las negociaciones para el restablecimiento relaciones diplomáticas con EE.UU. se revirtió completamente luego que se alcanzó ese objetivo por parte de la llamada revolución cubana. Ese proceso de apertura llegó hasta ese punto, después hubo un retroceso muy importante, un avance muy fuerte de la vieja guardia fidelista con sus ideas arcaicas y eso fue lo que completamente alejó esa posibilidad y ese optimismo originario que podríamos haber tenido en determinado momento. Ahora ese proceso está en punto muerto. Ese proceso está en un punto en que casi todo el mundo está pensando cómo se prepara una una sucesión, cómo va a ser la verdadera sucesión que se va a dar en el país. Allí se están tomando posiciones para hacer que ese proceso sea todavía más retardatario y con más retrocesos, o ver si hay alguna posibilidad de apertura a futuro. Pero va a depender que cuando se un verdadero proceso sucesorio en Cuba. Fuentes de la Casa Blanca dijeron a ABC el mes pasado que están descontenas sobre cómo el gobierno de España está gestionando las presiones al régimen de Venezuela para favorecer la democracia. ¿Opina igual? Quiero analizar los hechos, poner los hechos de relieve. No es mi trabajo dar opiniones políticas. Esta es la situación, estos son los hechos: creemos que España debería ser un factor más determinante a la hora de impulsar sanciones de la Unión Europea. España debería tener un compromiso más fuerte con la democratización de Cuba y de Venezuela, España debería liderar los esfuerzos al respecto y no ser el último vagón. Creo que esos sí son datos y necesidades muy precisas y específicas de las que tenemos que ser muy conscientes. Si queremos un hemisferio libre de dictaduras, necesitamos un socio en España que esté comprometido con lograr eso y no en retardar los procesos de sanciones a los dictadores; no pretender hacer vista omisa en las condiciones de derechos humanos y de corrupción que tienen las dictaduras; no ocultar el fracaso que tienen esas dos dictaduras y el costo para sus pueblos que tienen esas dos dictaduras. Esos procesos han corrompido también y polarizado y llevado a extremos autoritarios o a otros países, concretamente Nicaragua. Sí son necesarias respuestas más contundentes, más efectivas, y también es muy importante que se despejen las dudas de corrupción que existen entre un lado y otro del Atlántico. ¿Se refiere a esas sospechas de pagos a determinados partidos en España, concretamente Podemos? Exacto. Tras su reelección la embajadora de México tuvo unas palabras inusualmente duras, revelando que había votado a su contrincante. ¿Tiene algo que responderle? No, para nada. No tengo ninguna consideración que hacer al respecto. En cinco años, cuando le entregue el testigo a otro secretario general, ¿cuál quiere que sea su legado? Mi legado va a ser mucho trabajo, mucha dedicación a las causas de la democracia, el desarrollo, los derechos humanos y la seguridad en el hemisferio. Un compromiso fuerte con el sistema interamericano y haber hecho míos los principios del sistema interamericano. Haber sido absolutamente panamericanista y haber buscado lo mejor para cada uno de los pueblos y dar las mejores condiciones de estabilidad política que permitan mejores condiciones de democracia y de desarrollo en nuestro hemisferio. Ese es mi trabajo. Me gustaría ver un continente libre de dictaduras, con el más pleno respeto de los derechos humanos y en las mejores condiciones posibles de desarrollo y seguridad. Eso es muy claro que el objetivo que perseguimos, pero esto son procesos, una obra que nunca va a estar absolutamente terminada. No está terminada en Europa ni en ninguna parte del mundo. Tenemos que entender que simplemente hacemos lo mejor en fortalecer un proceso en el que buscamos esas mejores condiciones.
21-03-2020 | Fuente: abc.es
El comunismo chino tiene miedo
En medio de la pandemia del coronavirus, la República Popular China ha dado una nueva muestra de la singularidad de ese régimen político. Una singularidad que demuestra la debilidad del gigante. Esta semana hemos visto cómo el Gobierno del Partido Comunista de China ha ordenado la expulsión de aquel país de los periodistas que tenían destacados allí tres grandes diarios norteamericanos: «The New York Times», «The Wall Street Journal» y «The Washington Post». En total aproximadamente una docena de informadores. La razón sería que el régimen de Pekín acusa a los tres medios de ser agentes del Gobierno americano y esbirros del presidente Trump. Creo que lo de que el Times y el Post son esbirros de Trump es algo que la inteligencia china tiene que analizar con mucho cuidado. Eso sí que es novedad. Ése es el nivel de la verdad que difunde el régimen de Pekín. Y al tiempo que China expulsa a esos periodistas, exige un trato respetuoso y profesional para los corresponsales en Estados Unidos de los medios estatales chinos. Porque en la mejor tradición comunista, hay que respetar a quienes son los portavoces de la verdad del Estado. Y los que cuentan «la verdad» de acuerdo con los intereses de ese Estado. Es evidente que los corresponsales de esos tres medios norteamericanos estaban contando lo que veían en China al margen de los intereses de la Administración norteamericana. Y eso le puede parecer muy bien al Gobierno chino. Lo que no pueden soportar es que cuenten la verdad de lo que ocurre dentro de su país. El capitalismo salvaje que aplica el régimen comunista chino no alcanza a la libertad de expresión. Eso es simplemente inimaginable porque si un solo periodista chino intentase hacer al presidente Xi cualquiera de las preguntas que se hace cada día al presidente Trump, ese periodista dejaría de serlo. Puede que incluso dejase de consumir oxígeno. Como muy bien ha dicho el columnista Walter Russell Mead («Beijing Escalates the New Cold War» WSJ. 19-03-2020) «en el pasado los comunistas se conformaban con impedir que la población china leyese lo que tiene que decir la prensa libre. Eso hoy no basta. Hoy están trabajando en construir un nuevo Telón de Acero que impida conocer lo que está ocurriendo dentro de las fronteras de China.» Porque cada vez es más difícil de mantener el equilibrio entre una pujanza económica, que permite a la población reclamar algún derecho, y la falta total de libertades que sigue poniendo el régimen chino. Es cierto que el chino es un pueblo extremadamente sumiso, que rara vez habla de sus libertades. Pero lo está haciendo de forma incansable en Hong Kong y saben que no va a renunciar a ellas en Taiwan. El afán de la China unida de reprender crea incertidumbres. Y la única forma de contestar a ellas no es con mayor libertad o escuchando a la población. La respuesta siempre es la de la fuerza y la opresión del Estado. Y con ella se intenta imponer que la mayor sabiduría del partido debe ser reconocida siempre. Pero los medios extranjeros han estado contando e investigando errores que se han puesto de manifiesto en Wuhan, donde empezó esta pandemia todavía pendiente de una explicación. Y la solución de esta pandemia sólo se explica ?hasta ahora? con la mentira. Mentira en sus orígenes y mentira en su resultado, porque por mal que lo estemos haciendo en algunos países europeos, no es creíble que ya haya más muertos en Italia que en China. Lo que hay en Italia es más medios de comunicación libres que pueden decir la verdad. Y el comunismo chino tiene mucho miedo a la verdad.
21-03-2020 | Fuente: abc.es
Colapsa Venezuela, la superpotencia petrolera, por falta de combustible
El país más rico en petróleo no tiene gasolina. El colapso de Venezuela es total por la escasez de combustible. En Caracas solo dos estaciones de servicios están surtiendo a cinco millones de habitantes, lo que ha producido colas kilométricas de más de ocho manzanas. Al este de la capital las únicas estaciones abiertas de PDV son la de Santa Eduvigis, situada en la avenida Rómulo Gallegos, reservada exclusivamente para los cuerpos de bomberos, seguridad, médicos y personas autorizadas con salvoconductos, y la otra es la que está en la segunda avenida de los Palos Grandes. La paralización es absoluta, se quejan los venezolanos. Caracas siempre se ha salvado de las restricciones y del racionamiento de combustible mientras el resto del país no tiene suministro desde hace tres años pero ahora le tocó el turno a los caraqueños de padecer la escasez a raíz de la «cuarentena social colectiva» decretada por Nicolás Maduro hace cinco días. El régimen de Maduro no ha dado una explicación del porqué no hay gasolina. Su única campaña es «quedarse en casa» como el único tratamiento para combatir el coronavirus, dice Maduro y su ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez. Pero ninguno de los portavoces oficiales de la crisis han explicado los motivos de la desaparición de la gasolina más barata del mundo en un país que se ufana de tener las mayores reservas petrolíferas del planeta. La producción ha caído de 3 millones de barriles hace 20 años a menos de 700.000 barriles diarios. Los precios también han caído esta semana a cerca de 18 dólares el barril por debajo del coste de producción, dice Maduro. La otra cara de la caída es la guerra de precios que mantiene Rusia y Arabia Saudí por no bajar la producción y estabilizar el mercado, ahora en franca recesión mundial. Según los analistas la razón verdadera de que Maduro impusiera el toque de queda por el coronavirus cuando apenas había dos casos certificados era ocultar la grave escasez de gasolina. El desabastecimiento de combustible comenzó a extenderse en todo el país hace 15 días cuando el Tesoro de los Estados Unidos sancionó a la empresa rusa Rosneft y su filial por estar operando la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en territorio norteamericano. Las sanciones contra los altos cargos del régimen y sus empresas no afectan las importaciones de alimentos y medicamentos, han aclarado las autoridades de Washington.
20-03-2020 | Fuente: as.com
Las extranjeras del Gernika se van a su país ante el coronavirus
El club dio libertad a la plantilla por la epidemia. Las norteamericanas Wojta, Roundtree y Dietrick se marcharon al día siguiente de decretarse el estado de alarma en España. Después desfilaron la lituana Mazyonite y la bosnia Milic.
19-03-2020 | Fuente: abc.es
Trump anuncia pruebas inmediatas para tratar el coronavirus con medicamentos para la malaria
El presidente de Estados Unidos ha anunciado que elimina una serie de regulaciones para acelerar las pruebas con medicamentos antirretrovirales, antipalúdicos y antimaláricos con los que tratar a aquellos que se han infectado del coronavirus y presentan síntomas. Uno de ellos es la hidroxicloroquina, recetado para tratar la malaria y la artritis reumatoide, que según Donald Trump «puede cambiar las reglas del juego». En EE.UU. hay más de 7.000 infectados que han sido diagnosticados y ha fallecido ya un centenar de personas. El presidente Trump se ha vuelto a referir al coronavirus como «el virus chino», a pesar de las protestas que esa expresión ha provocado en Pekín. «Está en el mercado desde hace tiempo, así que sabemos que si no tiene el efecto deseado, no matará a nadie», dijo Trump sobre el medicamento que va a probar EE.UU. en su conferencia de prensa diaria en la Casa Blanca. El medicamento distribuirá con receta médica la Agencia del Medicamento y los Alimentos de EE.UU. El director de esta, Stephen Hahn, expresó optimismo en la misma rueda de prensa en la Casa Blanca: «Tengo esperanza de una mejora en esta situación». El Gobierno federal norteamericano prevé ofrecer medicamentos ya comercializados para otras dolencias a médicos que consideren que pueden tratar con ellos a pacientes de coronavirus, a cambio de obtener datos sobre la evolución de los infectados, para conocer mejor la naturaleza de la enfermedad. «Si hay un medicamento experimental que está posiblemente disponible, un médico podría pedir que ese medicamento se use en un paciente. Tenemos criterios para una rápida aprobación», dijo el director Hahn. El presidente ha explicado que elimina las farragosas regulaciones médicas para probar en enfermos de coronavirus una serie de medicamentos que ya han sido comercializados con nombres como Plaquenil, Axemal, Dolquine, Ilinol, o Quensyl. «Tenemos que eliminar cada barrera innecesaria para lograr el despliegue rápido de tratamientos seguros y efectivos y creemos que tendremos algunas buenas respuestas», dijo Trump. Ya participan 45 pacientes estadounidenses de Seattle en la primera prueba de una vacuna, todos de entre 18 y 55 años y recibirán dos dosis en un periodo de 28 días. Se les ha dividido en tres grupos, según la Casa Blanca, cada uno de ellos con una dosis diferente, para poder medir el efecto. Durante 14 meses, los pacientes tendrán 11 visitas de seguimiento, algo por lo que cobran 1.100 dólares cada uno. De haber una vacuna, esta no llegaría al menos hasta dentro de un año.
19-03-2020 | Fuente: elpais.com
Virginia levanta la prohibición de decir palabrotas y tener sexo sin estar casado
El Estado norteamericano pone fin a una legislación que se remonta al siglo XVIII
18-03-2020 | Fuente: abc.es
Trump anuncia el cierre de la frontera entre EE.UU. y Canadá
Estados Unidos y Canadá han acordado cerrar su frontera, de 8.800 kilómetros, para contener el avance del coronavirus , según ha anunciado el presidente norteamericano, Donald Trump. «De mutuo acuerdo, cerramos temporalmente nuestra frontera norte con Canadá al tráfico no esencial. El comercio no se verá afectado», dijo el presidente Trump en la red social Twitter. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">We will be, by mutual consent, temporarily closing our Northern Border with Canada to non-essential traffic. Trade will not be affected. Details to follow!</p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1240271178692005889?ref_src=twsrc%5Etfw">March 18, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> La frontera entre EE.UU. y Canadá es una de las mayores del mundo, y tiene 119 cruces legales por carretera, además de las vías ferroviarias de pasajeros y mercancías. Por otra parte, el Gobierno de Trump va a desplegar dos buques hospital de la Marina de EE.UU., uno en el puerto de Nueva York y otro en la costa oeste, para reforzar la dotación sanitaria ante la expansión de la pandemia. Lo ha anunciado el propio Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca, donde además ha asegurado que invocará la Ley de Producción de Defensa, una norma de 1950, aprobada en respuesta a la Guerra de Corea, para movilizar recursos. Además, la Casa Blanca estudia opciones para devolver en caliente a todos los inmigrantes que crucen de forma irregular la frontera desde México, según informa el diario «The Washington Post». [El volantazo de Trump con el coronavirus: de «farsa» a «crisis muy grave»] En EE.UU. hay, a fecha de hoy, 4.200 contagiados de coronavirus que han sido debidamente diagnosticados, aunque no hay suficiente material médico para hacer las pruebas a todos los que presentan síntomas. Han fallecido 75 personas. En Canadá hay 569 diagnosticados y 26 muertos. El Gobierno mexicano, que se resiste a tomar medidas de urgencia, ha admitido 82 casos y ninguna muerte. El cierre de la frontera terrestre al norte de EE.UU. se une a las restricciones de entrada a ciudadanos extranjeros que vengan de China, Corea del Sur, Irán y 28 países europeos, incluidos España, Italia, Francia, Alemania y Reino Unido. La frontera con México, fortificada La frontera de EE.UU. con México ha sido fortificada por Trump mucho antes de esta crisis sanitaria. Aun así, sólo el mes pasado, febrero, fueron arrestadas tras cruzarla ilegalmente 37.000 personas. El Gobierno de Trump ha aprobado acuerdos para deportar a esos irregulares a Guatemala y otros países centroamericanos. De momento, sin embargo, la Casa Blanca no ha notificado a México el cierre de la frontera.
17-03-2020 | Fuente: abc.es
Trump estudia pagar 1.000 dólares a los estadounidenses afectados por el coronavirus
El Gobierno estadounidense enviará dinero a los norteamericanos directamente para ayudarles a soportar el peso económico del aislamiento forzado por el coronavirus . «Estamos estudiando cómo enviar cheques inmediatamente a los americanos», ha dicho este martes el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en una rueda de prensa a la que ha acudido el presidente, Donald Trump. El monto inicial de ayudas aprobadas, que además incluye deducciones tributarias, es de 300.000 millones de dólares. La Casa Blanca está preparando un plan general de estímulo, que debe pactar con los demócratas en el Capitolio, de 850.000 millones de dólares, que incluye ayudas directas e indirectas. La Reserva Federal (Fed) tomó el domingo las medidas de intervención en la economía más drásticas desde el inicio de la gran depresión de 2008, recortando su tasa de interés de referencia un punto hasta el rango del 0-0,25%. Según ha dicho el presidente Trump, las ayudas directas a los estadounidenses deberán ser acordadas antes con el Capitolio. «Vamos a hacer algo que le ofrezca liquidez a los estadounidenses de forma inmediata», ha dicho Trump, que estima que tendrá un plan concreto en un par de semanas. La temporada de presentar la declaración de la renta en EE.UU. acaba el 15 de abril, y el plazo sigue vigente, pero Hacienda permitirá un aplazamiento sin penalización de los pagos durante tres meses. «Creo que está claro que no podemos enviar dinero a las personas que ganan un millón de dólares al año. Pero creemos que esta es una idea que nos gusta. Vamos a conversar sobre eso hoy y más adelante daremos detalles», dijo Mnuchin, que después se desplazó al Capitolio a pactar con los demócratas. Trump dijo después que una cantidad que se ha estudiado es de 1.000 dólares por persona, aunque no ha llegado a una decisión final. Varios senadores, incluido el republicano Mitt Romney, han expresado apoyo por ese pago de 1.000 dólares en las negociaciones con el ejecutivo. La Casa Blanca ha pedido a las empresas que ayuden al sector público en la crisis. El vicepresidente Mike Pence, que coordina la respuesta a la pandemia, ha pedido a las constructoras que donen máscaras que emplean los obreros en la obra a los hospitales, ante la escasez de ese material. «Esas máscaras industriales que usan en sitios de construcción son perfectamente aceptables para que los trabajadores de la salud estén protegidos ante una enfermedad respiratoria», dijo Pence. Además, el presidente ha solicitado que los supermercados y las farmacias trabajen en mantener sus tiendas abastecidas y ha pedido a los ciudadanos que no acumulen bienes de primera necesidad de forma apresurada. También ha hablado Trump con los directivos de los restaurantes de comida rápida para que mantengan abiertos sus servicios de compra de comida a través del coche en ventanilla externa, para respetar la distancia de seguridad y reducir el riesgo de contagio. Los gobernadores de los estados más afectados, como Nueva York, han pedido a Trump que movilice al ejército para que construya hospitales de campaña ya que comienzan a escasear las camas en los centros de salud. «Hemos recibido la petición, la estamos estudiando y tenemos pensados algunos lugares», dijo el presidente. «Creemos que podremos ampliar camas de forma rápida».
17-03-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. se retirará de tres de sus ocho bases en Irak
El Ejército norteamericano se retirará en las próximas semanas de tres de sus bases en Irak, entre ellas la simbólica de Al Qaim, según informa la BBC. La decisión de dejar tres de las ocho bases que EE.UU. tiene en Irak es un signo de la decisión adoptada por la Administración Trump de reducir drásticamente su presencia militar en el país. El paso se produce además en medio de las tensiones entre Washington y Bagdad, que mantiene buenas relaciones con el régimen de Irán por razones religiosas: los chiíes iraquíes son los que controlan el Ejecutivo iraquí. En Al Qaim se llevará a cabo una ceremonia esta semana para marcar el traspaso del mando de la base al Ejército iraquí, que a partir de ese momento se ocupará de garantizar la seguridad en esa zona fronteriza con Siria. La información coincide con el lanzamiento de cohetes de grupos subversivos contra bases aliadas en Bagdad. Al menos dos cohetes impactaron esta mañana en la base militar iraquí de Besmaya, en el sur de la capital, que alberga tropas de la coalición internacional de lucha contra Estado Islámico (EI) liderada por Estados Unidos, en el tercer ataque de este tipo en una semana, informaron las autoridades iraquíes.